Será un placer atenderte. Si quieres una consulta personalizada bájate de aquí el cuestionario: Respóndelo y mándalo a mi mail para analizar tu caso y decirte si puedo ayudarte así como las tarifas.

Buen día Dr. Carlos
Quiero agradecerle mucho su ayuda y asesoría para que Camila afrontara su recuperación del hígado con éxito, al inicio a pesar del miedo que tenía de que todo lo que comiera le pudiera hacer daño ya que hubo momentos en los que no paraba de vomitar, tenía la convicción de que requería una asesoría de un nutricionista para tener certeza de lo que realmente podía comer ante tal situación. Hoy después de casi 2 meses de tratamiento Camila se encuentra muy bien y cada día mejorando, sin usted y sus consejos no hubiera sido posible. Un saludo! la nutrición es clave en muchos procesos patológicos (enfermedades) y no podemos decir que demos una buena nutrición si damos como base un alimento industrializada altamente procesado en forma de bolitas. La mejoría en la inmensa mayoría de pacientes que tengo tanto sanos como enfermos es espectacular con alimentos naturales propios para sus enfermedades (Eso aunado a un buen tratamiento médico en el caso que así aplique). No me cabe la más mínima duda del poder curativo y preventivo de una buena nutrición, lo que es increíble es que en menos de 20 años hayamos pasado de dar alimentos caseros a alimentos parcialmente sintéticos y creamos que estos últimos son lo mejor que podemos hacer por nuestros perros. El poder del marketing más lo cómo do que nos volvemos.

Hola Doctor maravilloso todos sus datos Jackson es mi bulldog ingles que casi siempre come su nutram de lamb & rice adult cuando lo come solo, cuando lo mezclo con el hepatic de canine royal lo tolera, tiene 4 años
pesa 20 kilos toma mucha agua corre sus deposiciones son normales y son 3 veces al dia, digame por que vomita?? si le quito esta comida consume mas o menos ( la mezcla de ambas ) 3 meses, le hice analisis y resulto que tenia una ligera elevación en los trigliceridos por ello le di Hepatic y le fue super bien, en su opinion que debiera hacer. Tienes un perro muy mal nutrido como el 99% de los perros alimentados con base en alimento comercail. Mira este gráfico:

hola doctor carlos
tengo una duda mi perro es un teckel tiene tres meses yo le doy a mi perro de todo le doy huevo todas las sobras de mi cas eso incluye frutas verduras y demas el perro esta muy bien pero la verdad a mi me gustaria que comiera también los huesos que usted le da a los perros. la pregunta exacta que tipo de huesos le brinda a sus perros (de que parte y que animal) por cierto son excelentes su tutoriales saludos 🙂 Respecto a tus dudas. En mi página encuentras mucha información, y toda gratuita, que voy subiendo poco a poco, alimentos adecuados y prohibidos según cada caso, recetas, análisis de alimentos… etcétera. Es cuestión de dedicarle tiempo. Puedes tomar mis tutoriales gratuitos presentes en la página principal (sabrás de muchos otros a través del boletín, por eso es muy importante que te suscribas a mi página).

Si aún así quisieras algo más personalizado puedes tomar una asesoría donde yo trato tu caso y te atiendo personalmente, como comprenderás esta última tiene un costo por razones obvias. Será un placer atenderte. Si quieres una consulta personalizada bájate de aquí el cuestionario:

Respóndelo y mándalo a mi mail para analizar tu caso y decirte si puedo ayudarte así como las tarifas. Tengo una siberian Husky cafe/blanco de 2 años 7 meses.
Ha estado sometida a tratamientos contra la EHRLICHIA en 2 ocasiones y ahorita ya iniciara un 3ero.
Ha tenido2 transfusiones de sangre. Tremendo!

Nuestro gran problema con ella, aparte que agarra garrapatas seguido, es que es muy contumeriosa/complicada para comer y apenas come.
Tiene bajo apetito siempre. No le gusta el concentrado de perros (las bolitas) y por eso se nos debilita tan rapido cuando se enferma. Dos cosas quiero solicitarle:
1.Como hago para recuperarla y que se mantenga saludadble, que comida de perro es las mas adecuada para ella?
2.Quisiera que tuviera crias, pero no se bajo sus condiciones si algun dia se podra pq recae casi cada 6 meses.

Respecto a tus dudas. En mi página encuentras mucha información, y toda gratuita, que voy subiendo poco a poco, alimentos adecuados y prohibidos según cada caso, recetas, análisis de alimentos… etcétera. Es cuestión de dedicarle tiempo. Puedes tomar mis tutoriales gratuitos presentes en la página principal (sabrás de muchos otros a través del boletín, por eso es muy importante que te suscribas a mi página). Si aún así quisieras algo más personalizado puedes tomar una asesoría donde yo trato tu caso y te atiendo personalmente, como comprenderás esta última tiene un costo por razones obvias.

Será un placer atenderte. Si quieres una consulta personalizada bájate de aquí el cuestionario: Respóndelo y mándalo a mi mail para analizar tu caso y decirte si puedo ayudarte así como las tarifas.

Inicio » Salud » Dieta para perros con enfermedad Hepática

La dieta para perros con enfermedad hepática debe ser formulada para su perro basándose en el diagnóstico específico establecido por su veterinario.

La dieta para la enfermedad del hígado en los perros debe estar adaptada especialmente a la función hepática de cada perro enfermo, en general, las dietas deben ser bajas en sodio,cobre, Algunos suplementos de proteína y vitaminas pueden ser útiles para la mejora de la función hepática

(1) Suministro de energía y nutrientes adecuados para cumplir con los requisitos básicos y evitar la malnutrición.
(2) limitar el daño al hígado mediante la prevención de la acumulación de cobre y los radicales libres
(3) Apoyar la regeneración de las células hepáticas (4) Evitar o reducir al mínimo las posibles complicaciones, como la función anormal del cerebro causada por el paso de sustancias tóxicas del hígado hacia la sangre (llamado encefalopatía hepática) y la acumulación de líquido en el abdomen de su perro (llamada ascitis).

Los perros con enfermedad hepática usualmente sufren de una condición en la que no se metabolizan las proteínas necesarias procedentes de la alimentación (catabolismo), necesitando por lo tanto un aumento de la proteína.
Las proteínas son esenciales para una dieta adecuada como apoyo al tratamiento de la enfermedad hepática canina
La dieta debe contener cantidades normales de proteínas pero de muy de alta calidad, por lo menos el 20% de las calorías diarias. Si su perro perro padece de (encefalopatía hepática, una enfermedad en la que la enfermedad hepática ha avanzado tanto que el cerebro se haya afectados )En este caso,se recomienda una dieta baja en proteínas,pero de calidad.
Las proteínas de alta calidad son mejor digeridas y tienen un contenido de aminoácidos próximos a los niveles que su perro necesita,la mayoría de los veterinarios recomiendan que los propietarios den comer a sus perros una mezcla de proteínas de origen animal y vegetal.

La soja o la lactosa que contienen algunos piensos no son aptas de algunos perros y pueden causar diarrea.
(Proteínicos no Calóricos) La proteína no calórica pueden ayudar a prevenir la utilización de la proteína (aminoácidos) para la energía y reducir la necesidad de fabricar glucosa en el hígado por moléculas de proteína (llamado gluconeogénesis). Normalmente, la energía se obtiene de la grasa, los perros con enfermedad hepática pueden tolerar grandes cantidades de grasa en la dieta (30 – 50% de las calorías).

La fibra en la dieta del perro con enfermedad hepática.
Cantidades moderadas de fibra dietética soluble e insoluble pueden ayudar a un perro con enfermedad hepática,las fibras soluble, tales como la pulpa de remolacha,disminuye la producción y absorción de amoníaco y ayuda al crecimiento de las bacterias beneficiosas,la fibra (soluble e insoluble) también ayuda a su perro a deshacerse de los ácidos biliares, las fibras insolubles (lignina, celulosa, hemicelulosa) ayudar a normalizar el tiempo de tránsito para las heces, y prevenir el estreñimiento y la creación de toxinas. La dieta para perros con enfermedad hepática deberá incluir suplementos de vitaminas que actúen como antioxidantes naturales.las enfermedades del hígado causan una mayor generación de radicales libres y oxidación, la suplementación con antioxidantes ayuda a reducir la lesión hepática.

Vitaminas B: A menudo se recomienda el doble de la dosis de mantenimiento normal, ya que este es un enfoque clínicamente compatibles con los humanos. Vitaminas C: La vitamina C es un antioxidante y debe ser parte de la dieta de un perro con enfermedad hepática, la mayoría de los alimentos para perros satisfacen los requerimientos diarios de vitamina C. Cuidado con el exceso de vitamina c, ya que podría aumentar la ingesta de cobre, la suplementación adicional sólo será necesaria si el hígado de su perro está teniendo problemas, por ejemplo no digerir las grasas.

Vitamina E: puede prevenir la enfermedad hepática canina grave por la reducción de daño de los radicales libres u oxidantes, una forma soluble en agua de la vitamina E sería la mas recomendable, ya que la absorción de vitaminas solubles en grasa pueden disminuir en algunas formas de enfermedad hepática. Vitamina K: ayuda con la coagulación de la sangre y se recomienda en casos de enfermedad hepática crónica, el hígado produce factores de coagulación, y no produce o almacena la vitamina K cuando está enfermo ( suplementar con vitamina k en su forma “natural” )

Zinc: La dieta también debería ser complementada con zinc, ya que es un antioxidante. También reduce el riesgo de función anormal del cerebro causada por el paso de las sustancias tóxicas del hígado a la sangre (encefalopatía hepática), el zinc reduce la acumulación de cobre en el hígado. Adenosil metionina (SAMe): puede ser útil en la reducción del daño hepático, SAM normalmente producida por el hígado, es necesario para muchas funciones de las células del hígado, también es un anti-oxidante, proporcionar a su perro un suplemento oral ayuda a mejorar la función antioxidante y tiene propiedades anti-inflamatorias.

La fosfatidilcolina (PC): es un componente de la bilis necesarios para el transporte normal de ácido biliar y un bloque de construcción para las membranas celulares. No hay estudios clínicos que muestran que es útil en perros (es útil en humanos). Silimarina: un componente de la leche de cardo se cree que tienen propiedades antioxidantes y ayuda con los radicales libres para varios tipos de enfermedad hepática. También ayuda con la toxicidad. Hay algunos estudios que apoyan su uso en los perros.

Las dosis sugeridas varían de 50 a 250 mg / día Potasio: Las dietas para perros con enfermedad del hígado deben evitar el potasio. Si su perro no está comiendo nada y por lo tanto no obtiene ningún potasio su veterinario puede optar por dar a su mascota el mineral a través de fluidos intravenosos.

Sodio: La restricción moderada de sodio en la dieta si es recomendado para los perros que tienen un menor apetito de lo normal o si su mascota sufre de hipertensión. Cobre: Las dietas bajas en cobre son recomendables para ciertas razas, como:

diltiazem nombre comercial y generico

diltiazem en niños

para que sirve la medicina diltiazem

Otra variedad es la encefalopatía hepática, la cual es un trastorno funcional irreversible del sistema nervioso central, que aparece por la incapacidad del hígado para metabolizar sustancias tóxicas cerebrales, bien sean endógenas o exógenas. Se caracteriza por cambios en el estado mental que varían desde la euforia a comas profundos en los estadios avanzados.

ANÁLISIS MÉDICO LABORAL Las manifestaciones clínicas de la cirrosis son variadas pudiendo ser asintomáticos en los estadios precoces hasta llegar a grados importantes, provocando una Invalidez en los estadios más avanzados en los que puede llegar a ser incompatible con la vida.

Cuando empiezan a aparecer las secuencias de la cirrosis se producen molestias digestivas variadas así como ictericia generalmente asociada a un picor muy molesto y riesgos de hemorragias severas por las varices. El corazón puede verse afectado por la hipertensión portal y puede haber trastornos metabólicos a distintos niveles afectándose el cerebro principalmente.

Todo esto puede llevar a una situación de verdadera invalidez. Uno de los princípiales problemas que presenta el diagnóstico de cirrosis en cuanto a las Incapacidades Laborales es el abanico de limitaciones funcionales, de repercusión de vida y de incapacidad laboral que el mismo proceso puede producir.

Así nos encontramos con cirrosis casi asintomáticos de curso lento hasta algunas mortales en un periodo de semanas o meses. No basta por tanto con el diagnostico sin que sea necesario valorar también la clínica del enfermo así como las pruebas de confirmación diagnostica y el tipo de trabajo.
En función de la gravedad del proceso y su estado se determinará si es compatible con el trabajo o no.

En estos casos habrá que hacer una valoración de Incapacidad por órganos afectados, es decir si tiene repercusión cardiorespiratoria, neuropsíquica o afectación del aparato digestivo o los riñones. La sintomatología puede ser múltiple y es aquí donde muchas veces radica la causa de la invalidez y no en la enfermedad en si misma que puede estar compensada.

En otras ocasiones la cirrosis impide la aplicación de determinados tratamientos por lo que puede influir en la no mejoría de otros procesos, en estos casos tendrá un carácter sumativo en cuanto a la Invalidez. En los estadios finales si no existe contraindicación se puede realizar trasplante hepático por lo que habrá que valorar cada caso individualmente así como las repercusiones funcionales que la cirrosis produzca.

Una de las enfermedades más frecuentes entre las personas que han abusado del alcohol o que han sufrido infecciones agresivas del hígado como la hepatitis es la cirrosis hepática Ésa es una alteración por la que el hígado deja de tener una estructura carnosa y blanda para transformarse en una estructura fibrosa y dura.

Una vez la enfermedad se ha instaurado, no se puede hacer otra cosa que frenar o parar el progreso de la enfermedad. La medicina científica utiliza para ello medicamentos como los corticoides o los inmunosupresores y es difícil pensar que se pueda prescindir de ellos. Sin embargo, la medicina natural ofrece recomendaciones complementarias muy útiles como las infusiones medicinales y que, a continuación, se detallan:

Infusión para la cirrosis hepática #1: Verter 1 cucharada de hojas de cardo mariano en una taza de agua y hervir por 5 minutos. Cubrir y dejar refrescar. Tomar 2 tazas al día. Esta infusión contiene silimarina la cual ayuda a eliminar las toxinas del hígado y la regeneración de las células dañadas. Infusión para la cirrosis hepática #2: Hervir una taza de agua y cuando llegue a su punto de ebullición, verter 1 cucharada de diente de león. Tapar y dejar refrescar. Colar y tomar 2 tazas al día.

Infusión para la cirrosis hepática #3: Lavar 2 cabezas de alcachofa y colocar en un recipiente que contenga 1 litro de agua. Hervir por 10 minutos. Dejar refrescar y tomar a lo largo del día. Infusión para la cirrosis hepática #4: Lavar y picar una pedazo de raíz de regaliz y verter en una taza de agua. Hevir por 5 minutos. Colar y tomar 1 veces al día. Esta infusión no debe tomarse si se sufre de hipertensión.

Infusión para la cirrosis hepática #5: Hervir 50 g de hojas de achicoria en un litro de agua, durante 10 minutos. Filtrar, endulzar y tomar 3 tazas diarias. Existen otros remedios para la cirrosis hepática que se pueden elaborar. El zumo de limón sobre la piel, por ejemplo, ayuda a aliviar los picores de los que padecen problemas de hígado.

Es importante observar que, en la medicina ayurveda, existen otras plantas de efectos indudables para los problemas del hígado y que han mostrado eficacia contra las hepatitis virales como son la Eclipta alba o yerba de tago y la Picrorhiza kurroa. En la medicina china, existen plantas que son utlizadas para la cirrosis hepática como son:

Bupleurum chino
Phellodendron wüsonii
Clementis chinensis
Solanum incanum
Ixeris chinensis
Gardenia jasminoides Evitar totalmente el consumo de alcohol.

Hacer una dieta vegetariana rica en vitaminas B, C y ácido fólico, sin abusar nunca de las proteínas. Consumir porciones pequeñas de comidas para no sobrecargar al hígado

Eliminar los alimentos grasos y precocinados. Combatir el estreñimiento con una dieta rica en fibra y aplicar enemas para mantener el colon y el recto limpios de heces.

Evitar la ingesta de medicamentos como el paracetamol que recargan al hígado. Practicar terapias alternativas como hidroterapia, las imágenes dirigidas y el masaje.

This page describes our privacy practices with respect to Yahoo Search and Yahoo Assistants.

composicion del diltiazem

La cirrosis biliar es una forma poco frecuente de El hipo en estos casos puede deberse a una hepatitis, uremia,

se encuentran la hepatitis B y C, dolencias autoinmunes, cirrosis,. Enfermedades infecciosas y producidas por hongos

Psitacosis (Ornitosis, Fiebre del loro) La psitacosis es una enfermedad muy seria, no solo porque sin tratamiento resulta mortal para los periquitos, sino también porque se contagia a los humanos, y también en este caso, no se debe tomar a la ligera.

Pero no está justificado el pánico que tienen muchos dueños de periquitos a esta enfermedad: en realidad, no es muy frecuente, y sus síntomas acompañan también a otras enfermedades menos graves. Además con el tratamiento correcto (y realizado a tiempo) no tiene que resultar mortal para los periquitos, y en humanos, también tratada a tiempo, la mortalidad está entre el 1 - 5 %, menos que en el caso de una gripe. Aún así, cualquier persona que tenga periquitos debería conocer las síntomas de la enfermedad para poder reconocerla a tiempo si aparece. La psitacosis está causada por Chlamydia psittaci, un microorganismo que se clasifica como bacteria, aunque presenta algunas características más bien propias de los virus. Se transmite por inhalación de polvo contaminado por el agente infeccioso, normalmente procedente de las heces secas del ave. La enfermedad es muy contagiosa entre aves, (afecta a prácticamente todas las especies, no solo a psitácidos), y el riesgo de contagio es algo menor, aunque considerable, entre aves y humanos. Desde el contagio hasta la aparición de la enfermedad pueden pasar varios meses, durante los cuales el periquito infectado excreta a las chlam i dias con sus excrementos. La enfermedad puede permanecer latente durante mucho tiempo, muchas veces se desencadena cuando el periquito pasa por un periodo de estrés u otra enfermedad. También ocurre que crías, con el sistema inmune todavía en desarrollo, sufran la enfermedad, contagiados por sus padres donde la infección permanece latente.

La enfermedad en sí es difícil de reconocer, las síntomas pueden variar, aparecer todas o solo algunos, y no son exclusivos de la psitacosis. Posibles síntomas son: inflamación de los ojos (muchas veces de un ojo solo), respiración forzosa, ruidos al respirar, segregaciones por la nariz, diarrea verdosa y tos. Los periquitos parecen enfermos, permanecen con el plumaje levantado, se muestran apáticos, comen menos y duermen mucho. Si se deja sin tratar la enfermedad lleva a la muerte de la mayoría de los animales infectados en un plazo de dos a diez semanas. En humanos la enfermedad produce síntomas parecidas a gripe: falta de apetito, fiebre, dolores musculares y de cabeza. En personas adultas y previamente sanos normalmente se queda ahí, pero en ancianos, niños pequeños y personas enfermas puede llevar a una especie de neumonía, e incluso a problemas cardiacos y del sistema nerviosos central.

Tanto en aves como en humanos el diagnóstico se hace mediante un análisis de sangre (en humanos) o de las heces (en periquitos). Así también se puede diagnosticar durante las fases latentes. El tratamiento es mediante antibióticos. ¡Es imprescindible acudir a un veterinario ante la sospecha! Intentar tratar la enfermedad por cuenta propia pone en peligro tanto la vida del periquito como la del dueño. Con el antibiótico adecuado (no sirve cualquiera, se suelen utilizar tetraciclinas ) el tratamiento no es muy complicado y normalmente exitoso. Si tienes un periquito infectado hay que tratar TODAS las aves que hayan estado en contacto con el, y también el propio dueño debería acudir al médico para hacerse el análisis.

La aspergillosis es una infección de las vías respiratorias y los sacos aéreos con el hongo Aspergillus fumigatus. No se contagia a los humanos, y el riesgo de contagio entre dos periquitos es muy bajo. El hongo entra en contacto con los periquitos con más frecuencia a través de una mezcla de semillas en mal estado, donde vive dentro de los granos, y el ave, al pelarlos, inhala las esporas. Aquí hay que mencionar que muchos loros más grandes se contagian a través de cacahuetes con cáscara, donde el hongo vive con predilección. ¡Si tienes un loro y le quieres dar cacahuetes, solo pelados! También se encuentra en paredes (moho).

El hongo, una vez que entra en el organismo del periquito, prolifera primero en sus sacos aéreos, y después puede extenderse a otros órganos como el tracto digestivo, incluso a los ojos. Lo peligroso no es el hongo en sí, sino una toxina que produce, la aflatoxina, que tiene efectos devastadores sobre el organismo y sobre todo sobre el sistema nerviosos central. Es más fácil la prevenir que curar: un periquito tiene menos probabilidades de infectarse si su dueño sigue una serie de reglas. Hay que cuidar la alimentación del periquito, dar abundante fruta y verdura (todos los días), poner la jaula en un lugar ventilado (pero sin corrientes), con luz natural, proporcionar la oportunidad de volar libremente por la habitación al periquito. Todos estos factores aumentan las defensas del perico.

Cuando un periquito se infecta se crean una especie de gránulos con el hongo en sus pulmones y sacos aéreos, y después en otros órganos. Además las toxinas del hongo dañan los riñones. La aspergillosis puede ser aguda o crónica. La forma aguda es casi siempre mortal, también con tratamiento. Los periquitos respiran con dificultad, estornudan, bostezan, sufren diarreas, se muestran apáticos y mueren al cabo de pocos días por asfixia o un fallo renal.

La forma crónica se suele descubrir muy tarde, ya que las síntomas no son muy evidentes y no hacen sospechar nada grave. El periquito se cansa rápidamente al volar, necesita unos minutos para recuperarse de cualquier esfuerzo. Bebe más de lo normal, y aunque su comportamiento en principio es normal, duerme un poco más. A veces sufre diarrea, que puede aparecer y desaparecer. Esta fase de la enfermedad puede durar semanas a meses. Después va empeorando progresivamente: hace ruidos al respirar, mueve la cola con el ritmo de la respiración, cambia la voz, las diarreas se hacen más persistentes, el periquito regurgita con frecuencia y se nota decaído. Si sospechas que tu periquito podría sufrir aspergillosis, llévalo a un veterinario especializado en aves cuanto antes. Con un tratamiento adecuado a tiempo la enfermedad se puede parar, aunque raramente curar del todo, y cuanto antes se detecta más años puede vivir el periquito con una calidad de vida aceptable. Sin tratamiento lleva a la muerte inevitablemente en un plazo de algunos meses. El diagnóstico se hace mediante una radiografía y / o un análisis de un frotis traqueal.

El tratamiento se hace con un antimicótico, que, según el fármaco que se utilice, se aplica en el pico o por inhalación. Además se debería dar un preparado vitamínico que contenga vitamina A. Aparte del tratamiento prescrito por el veterinario hay que cuidar al máximo la alimentación, la higiene, proporcionar la posibilidad de volar al periquito (es importante que se "ventilen" los pulmones) y, sobre todo, aumentar la humedad ambiental a valores superiores a 60 - 70 %. Para ello se puede utilizar un humidificador, un aparato sencillo y en su versión más simple, poco costoso. Con estas medidas y el tratamiento adecuado un periquito enfermo de aspergillosis puede vivir bastantes años con su enfermedad sin que ello le suponga sufrimiento.

La candidiasis es una infección con el hongo Candida albicans que prolifera en las mucosas del interior del pico y del buche, pero que puede extender al tracto digestivo. Afecta sobre todo a periquitos expuestos a uno o varios de los factores de riesgo: carencias nutricionales (vitamina A), heridas o inflamación de la mucosa del buche, mala higiene sobre todo de los bebederos, una terapia con antibióticos. Los periquitos afectados se muestran "decaídos", comen menos, pierden peso y regurgitan (lo que regurgitan tiene un olor ácido). Además sufren diarreas, a veces con semillas sin digerir. El buche puede verse abultado y el interior del pico aparece cubierto de una sustancia blanquecina. El diagnóstico normalmente se hace mediante un análisis del contenido del buche.

El tratamiento no es muy complicado, hay antimicóticos bastante efectivos que erradican el hongo completamente. Aun así, es imprescindible consultar a un veterinario especializado en aves a tiempo, ya que la enfermedad en fases avanzadas puede ser bastante peligrosa para el periquito. Durante el tratamiento no se debe dar ningún alimento que contenga azúcar, como "barritas de miel" o frutas, ya que constituye un buen caldo de cultivo para el hongo.

Ácaros del pico (sarna aviar, sarna cnemidocóptica) Es una enfermedad bastante frecuente producida por un ácaro cuyo nombre científico es Knemidokoptes p i lae. El parásito de tamaño microscópico (unos 0,5 mm) vive bajo la piel y dentro de la queratina del pico del periquito, donde cava pequeños túneles en los que desarrolla su vida. Se alimentan de las células dérmicas y acumulan a la salida de sus "cuevas" sus productos de deshecho, que se hacen visibles como costras blanquecinas sobre la piel del periquito.

La infestación no es muy peligrosa y relativamente fácil de tratar, pero extremadamente molestosa para el periquito, ya que los ácaros le producen un fuerte escozor. Además, si se deja sin tratar, los ácaros acaban agujerando el pico, haciéndolo poroso, provocando deformaciones y facilitando su ruptura. Si se parte el pico el periquito prácticamente estará condenado a morir de hambre. Los ácaros no son muy contagiosos, entre periquitos adultos el contagio es posible, aunque sí que se produce entre la periquita y sus crías al alimentarlos, y también es más probable entre periquitos emparejados. No se transmite a los humanos. Entre el contagio y la aparición de las síntomas pueden pasar varios meses, un periquito infectado en el nido empezará a mostrar las típicas costras a los 4 - 8 meses de edad aproximadamente. Un periquito sano con el sistema inmune en buen estado puede vivir mucho tiempo con los ácaros sin que muestre síntomas, que se evidenciarán si pasa por otra enfermedad o si vive una situación de estrés o esfuerzo (un cambio de ambiente, cría. ).

Las costras primero suelen mostrarse en las comisuras del pico, donde coinciden las dos mitades. Son abultados, de color blanco, grisáceo a amarillento y no se quitan con facilidad. En esta región se suelen perder algunas plumas. Después los ácaros pasan al pico, sobre el que aparecen también las costras, pero menos gruesas. El pico da la apariencia de estar cubierto de harina con agua seca en algunas regiones. Es importante actuar con rapidez cuando los ácaros han llegado a invadir el pico, ya que se corre peligro de que éste se rompa, ya que se vuelve muy quebradizo. Los ácaros ahora también invaden las regiones alrededor de la cloaca, las piernas y la región que rodea los ojos, produciendo un fuerte escozor. El periquito se rasca mucho y parece intranquilo.

El tratamiento no es muy complicado, en casos leves incluso se puede intentar tratar la enfermedad con aceite de parafina (en farmacias), y si no se puede conseguir, aceite de cocina normal o vaselina. El pico y las regiones con las costras se untan dos veces al día con el aceite, por ejemplo con un bastoncillo de algodón o un pincel de pintar acuarelas. Este tratamiento actúa obstruyendo las aperturas de los túneles cavados por los ácaros, con lo que éstos se asfixian. Ofrece la ventaja de no tener ningún peligro para la salud del periquito, al no ser venenoso. Aún así, procura que el periquito no trague nada del aceite, ya que le provocaría diarreas. Procura también proteger los ojos. Aunque las costras se caerán en pocos días seguirá habiendo ácaros bajo la piel, y hay que prolongar el tratamiento durante al menos dos semanas para que tenga efecto duradero.

Aunque el aceite representa un buen "remedio casero", según el caso muchas veces es mejor recurrir a otro tipo de tratamiento, sobre todo si la infestación es fuerte, se concentra alrededor de los ojos o si el periquito afectado no está acostumbrado a la mano y se estresa mucho con el tener que cogerlo dos veces al día. Para el tratamiento de los ácaros del pico se suele utilizar un fármaco llamado Ivomec (u otro que actúe de forma parecida), que el veterinario aplica en la nuca o bajo las alas del periquito desde donde difunde al resto del organismo y actúa como veneno de contacto para los ácaros. A veces también se administra por vía oral. La principal ventaja es la efectividad del tratamiento, normalmente solo hace falta repetirlo uno o dos veces para erradicar los ácaros definitivamente. Pero no deja de ser un veneno bastante fuerte, que tampoco es sano para el propio periquito. Por tanto SOLO se debe aplicar bajo supervisión veterinaria.

No son muy recomendables las pomadas que se venden en las tiendas para el tratamiento de ácaros, por ejemplo de la marca Tabernil, Hagen, etc. Son muy agresivos, provocan una fuerte irritación de la piel, y su efectividad contra los ácaros es demasiado baja como para justificar los fuertes efectos secundarios. ¡Nunca se pueden aplicar cerca de los ojos, si entran en el ojo provocarían ceguera! Los malófagos son pequeños parásitos alargados que a primera vista se parecen a las pulgas (pero pertenecen a los llamados "piojos mordedores"), de escasa movilidad, y que miden unos 2 - 3 mm. Viven entre las plumas del periquito y se alimentan de ellos, como consecuencia, el plumaje pierde brillo y parece desordenado. Mirando bien, se ven las plumas comidas. Los periquitos afectados se limpian y rascan mucho y se muestran intranquilos, sobre todo por la tarde - noche, que es cuando los malófagos son más activos. Los malófagos depositan sus huevos entre las plumas y se alimentan de las plumas y de las células muertas de la piel, algunas especies también de sangre. Se transmiten fácilmente de un periquito a otro, y las especies que afectan a los periquitos solo afectan a aves, no a mamíferos.

Normalmente la infestación no es peligrosa y fácil de tratar, únicamente en periquitos debilitados, crías o si es muy fuerte puede debilitar las aves hasta tal punto de poner en peligro su vida. En cualquier caso, los malófagos resultan bastante molestosos para el periquito: produces escozor y permeabilizan el plumaje. El tratamiento consiste en la aplicación de un antiparasitario específico sobre el propio periquito. Para dar con el preparado adecuado y aplicarlo sin poner en peligro al propio pájaro conviene acudir al veterinario.

diltiazem en niños


diltiazem nombre quimico

PRESIÓN ARTERIAL ALTA O HIPERTENSIÓN La hipertensión es una condición muy común en la mayoría de los países industrializados y con una prevalencia variada en los países en desarrollo. En América del Norte y Europa occidental, alrededor del 25 por ciento de las personas de más de 55 años de edad tienen presión arterial alta. Las tasas de hipertensión en el Japón son mayores.

La presión arterial alta se asocia con una incidencia mayor de accidentes cerebrovasculares y enfermedad coronaria. Estas condiciones son las principales causas de muerte en países industrializados y ahora además están adquiriendo importancia en los países en desarrollo, sobre todo en los países emergentes de Asia y América Latina, y en las personas pudientes y occidentalizadas de los países pobres en desarrollo, incluso los de África. El tipo más común de hipertensión arterial se denomina hipertensión esencial; se distingue de la hipertensión que es secundaria a una condición patológica.

La presión arterial se mide con un esfigmomanómetro, que da dos lecturas, la sistólica (la más alta) y la diastólica. La medición se hace en milímetros de mercurio. Una lectura normal es alrededor de 120/80 mm. El límite superior normal es aproximadamente 140/90 mm en adultos. Una lectura sistólica un poco más alta en personas mayores no es motivo de preocupación grave pero no es normal. La causa verdadera de la hipertensión esencial no se conoce, pero la obesidad y los factores psicológicos son dos de los factores de riesgo importantes. Es probable que los factores genéticos predispongan a ciertas personas a la hipertensión. El principal factor dietético que se relaciona con la hipertensión esencial es el consumo de sodio, aunque quizá es un factor sólo en los que tienen una sensibilidad a la sal genéticamente determinada. Este tema no se ha resuelto en forma definitiva. Como en la actualidad no hay un marcador genético confiable para identificar las personas expuestas a riesgo, casi todas las recomendaciones de salud pública indican que es prudente limitar la ingesta de sal. Aunque variaciones extremas en el consumo de sodio se asocian con diferencias en la presión arterial, no existen datos aleatorios prospectivos que apoyen la creencia, ampliamente difundida, que la restricción del consumo de sal en personas normotensas (o sea, en personas con presión normal para su grupo de edad y comunidad) prevenga una aparición posterior de la hipertensión.

La mayoría de la gente obtiene gran parte de su sodio de la sal o cloruro de sodio, que se puede agregar durante la cocción, en la mesa o en el procesamiento (como en pescado enlatado, jamón o galletas saladas). Sin embargo, en algunas sociedades asiáticas, el glutamato monosódico que usualmente se usa como condimento, puede ser la principal fuente de sodio. También se recibe sodio de medicamentos sencillos como la aspirina o ciertos antiácidos. No es raro que las personas consuman más de 50 gramos de sal por día, que es cinco veces más de lo necesario o recomendado. La hipertensión esencial puede estar presente por largo tiempo y la presión arterial ser bastante alta y asintomática, antes que surjan complicaciones adversas. Sin embargo, muchos síntomas son informados a menudo por los hipertensos, incluyendo dolor de cabeza, cansancio y mareo. Estos síntomas pueden además tener otras causas.

Las complicaciones incluyen enfermedad arteriosclerótica del corazón, insuficiencia cerebrovascular que puede llevar a hemorragia cerebral y estrechez o trombosis de vasos sanguíneos del cerebro (que se denomina con frecuencia apoplejía); falla renal y problemas oftalmológicos como hemorragia de la retina. La gravedad de la hipertensión se estima habitualmente por el nivel de la presión arterial y principalmente en cuanto la presión diastólica excede los niveles normales. La observación de la retina o el fondo del ojo mediante un oftalmoscopio, es también útil. Un examinador experimentado puede ver los vasos de la retina y el disco óptico y clasificar el grado de cambios relacionados con la gravedad de la enfermedad.

La disminución del consumo de sal en los hipertensos, frecuentemente redundará en descenso de la presión arterial. Algunas veces la reducción de sal es el único tratamiento necesario. Otros factores nutricionales en la hipertensión y accidentes cerebro-vasculares son la obesidad y el alcoholismo. Es evidente que la presión arterial en personas con sobrepeso frecuentemente baja al reducir el peso corporal. En general, los vegetarianos tienen una presión arterial menor que los no vegetarianos. La hipertensión que no responde a los regímenes dietéticos o a la pérdida de peso puede necesitar medicamentos específicos. Éstos se describen en los textos de medicina.

La diabetes melitus es un desorden metabólico crónico en el que los niveles de glucosa sérica son altos debido a una carencia o disminución en la efectividad de la insulina. La enfermedad no es curable, y puede llevar a una variedad de complicaciones, algunas de ellas graves. El tratamiento puede reducir las complicaciones. La diabetes en algunas ocasiones es secundaria a otras enfermedades, de modo especial a las que afectan el páncreas, el órgano que produce la insulina. Existen diferentes clasificaciones de diabetes, pero la mayoría de los casos se pueden dividir así:

Tipo 1 o diabetes insulino dependiente, que se denomina también diabetes juvenil porque no es raro que empiece temprano en la vida, comúnmente alrededor de los 8 a los 14 años; Tipo 2 o diabetes no insulino dependiente, que es mucho más común y que casi siempre empieza a una edad más avanzada.

Durante mucho tiempo se ha sabido que la diabetes se presenta en forma familiar y que por lo tanto, existe un compromiso de factores genéticos. Además las familias, por lo general, comparten un entorno, comen alimentos similares y tienen un patrón común de actividades. Los factores dietéticos y el patrón de actividad tienen un papel; en la diabetes Tipo 2 la obesidad es un precursor frecuente. Los diabéticos obesos que pierden peso mejoran su condición. No se ha constatado que los grandes consumos de azúcar aumenten la probabilidad de la diabetes o que las dietas altas en fibra y carbohidratos complejos reduzcan la probabilidad de la diabetes, excepto porque desplazan la grasa en la dieta y reducen el riesgo de la obesidad. La diabetes Tipo 1 en algunos casos parece que se asocia con infecciones virales tempranas. El informe de la Conferencia Internacional de Nutrición (FAO/OMS, 1992) sugiere que una «aparente epidemia de diabetes ataca a adultos de 30 a 62 años de edad en el mundo entero», y que la tendencia se «relaciona mucho con el estilo de vida y el cambio socioeconómico». La tendencia compromete principalmente a los diabéticos Tipo 2 o no insulino dependientes. Para este grupo de edad los niveles de diabetes son moderados, entre 3 y 6 por ciento, en Europa y EE.UU. y en algunos países en desarrollo. Una prevalencia alta (del 10 al 20 por ciento) se observa en algunas sociedades urbanas de la India y China y en inmigrantes (algunas veces segunda o tercera generación) del continente hindú que se han establecido en el Caribe, Fiji, Mauricio, Singapur y Sudáfrica. La diabetes es poco común en muchas comunidades en el mundo en desarrollo donde se mantienen las dietas y los patrones de actividad tradicionales.

No está absolutamente claro porque grupos particulares de emigrantes u otros que cambian sus estilos de vida de tradicionales a sedentarios parecen estar a riesgo de contraer la diabetes. Sin embargo, es probable que los cambios dietéticos, que algunas veces incluyen un exceso de consumo de alcohol, son un factor importante. Los cambios dietéticos también se acompañan de un cambio en la forma de vida, de rural a urbana, de trabajo físico pesado a una vida sedentaria y quizá de pobreza rural a una mayor abundancia. Desde el punto de vista nutricional la diabetes se relaciona con la obesidad, con la enfermedad cardiovascular y con el alcoholismo.

La enfermedad se caracteriza por niveles anormalmente altos de glucosa en la sangre. No es raro que la primera evidencia de diabetes sea una prueba urinaria donde se descubre glucosa. El diagnóstico se confirma con un nivel alto de glucosa en la sangre: ya sea una glicemia al azar por encima de 11 mmol/l (200 mg/dl) o un nivel en ayunas por encima de 7 mmol/litro (120 mg/dl). Una prueba anormal de tolerancia a la glucosa confirma aún más el diagnóstico y brinda más información. Las complicaciones incluyen, entre otras, enfermedad cardíaca arterioesclerótica, cataratas, problemas renales, impotencia sexual, anormalidades neurológicas y mala circulación, que algunas veces lleva a gangrena de las extremidades.

La meta del tratamiento es proteger la salud y evitar las complicaciones. Esto se logra tratando de mantener los niveles de glucosa sanguínea tan cerca de lo normal como sea posible, durante tanto tiempo como sea posible y al hacerlo reducir la cantidad de glucosa que se elimina por la orina. El control es en gran parte asistido por la reducción de peso en los diabéticos obesos y por medio del mantenimiento de un peso corporal saludable en todos los diabéticos. Hay tres principios cardinales en el tratamiento y control de la diabetes: disciplina, dieta y medicamentos. Los diabéticos deben organizar un estilo de vida regular y disciplinado con comidas a ciertas horas, trabajo, recreación, ejercicio y sueño. Deben regular su consumo alimenticio para controlar la diabetes y utilizar medicamentos como recurso sólo cuando el régimen no logre controlarlo. El control exige una buena cooperación entre quien sufre la enfermedad y el trabajador de la salud que deberían tener una buena comunicación para aclarar que no existe cura para la diabetes pero que no es difícil mantenerse en una buena salud hasta la vejez. La mayoría de la diabetes Tipo 2 se puede controlar por medio de disciplina y dieta. Muchos diabéticos jóvenes Tipo 1 y otros diabéticos Tipo 2 más graves, pueden necesitar insulina u otra terapia con medicamentos pero bajo supervisión médica. Los diabéticos de edad, con frecuencia tienen sobrepeso, y sus dietas deben ser muy rígidas para ayudarles a lograr un peso deseable. Esto es factible pero no fácil.

Existe todavía debate y desacuerdo sobre cuál es el mejor tratamiento dietético para la diabetes. Los lectores deben consultar bibliografía de nutrición o medicina interna para obtener informes detallados. Muchos médicos ahora recomiendan una dieta en la que de 55 a 65 por ciento de la energía viene de los carbohidratos, 10 a 20 por ciento de la proteína y 20 a 30 por ciento de la grasa. La dieta debe ser mixta y variada, debe contener cereales, legumbres o raíces, frutas y hortalizas. Se aconsejan los alimentos ricos en fibra. Lo importante es recalcar que la alimentación debe ser regular. El diabético debe comer cantidades moderadas con frecuencia, y evitar las comilonas o pasar períodos muy largos sin alimentarse. Los dietistas encuentran que es útil suministrar listas de intercambio que informen al diabético sobre grupos de alimentos o platos que contienen cantidades similares de carbohidrato, proteína, grasa y energía.

Los diabéticos pueden necesitar atención especial durante enfermedades, especialmente en el caso de infecciones; durante embarazos y partos; o en caso de cirugía. El alcohol no está totalmente prohibido, pero se debe consumir sólo en cantidades muy pequeñas. Los diabéticos deben ser conscientes de las probables complicaciones, de manera que puedan buscar un tratamiento lo antes posible. En los países industrializados el cáncer se encuentran entre las principales causas de muerte. Resulta cada vez más evidente que ciertos tipos de cáncer se asocian con algunas dietas y factores antinutricionales. Como ocurre con la enfermedad coronaria, la hipertensión, la obesidad y la diabetes, la evidencia epidemiológica sugiere que algunos tipos de cáncer son menos comunes en las personas que regularmente consumen cereales, legumbres, frutas y hortalizas.

Los cánceres de colon, próstata y mama, que son muy frecuentes en países industrializados, son en general mucho menos comunes en los países en desarrollo. Muchos creen que estos cánceres aumentan a medida que las dietas cambian con una disminución de frutas, hortalizas y fibra, y más cantidad de grasa. Ciertamente, el cáncer del colon parece estar influido por estos tipos de dietas. Por el contrario, las dietas basadas en vegetales en las que los principales alimentos son cereales no procesados, legumbres, frutas y hortalizas, parecen ser protectores contra el cáncer de colon y quizás otros tipos de cáncer. Estas dietas tradicionales son altas en fibra, y las dietas altas en fibra aumentan el tiempo de tránsito de los alimentos del estómago hasta su excreción en las heces. La pregunta sigue abierta sobre si la vitamina C, la vitamina E y el beta caroteno (vitaminas antioxidantes) u otros compuestos no nutrientes, de las frutas y hortalizas son protectores contra estos u otros tipos de cáncer, incluyendo los del aparato gastrointestinal. Un alto consumo de alcohol parece resultar en mayores tasas de cáncer de hígado y estómago. Las madres que lactan a sus hijos parecen presentar menores tasas de cáncer de mama que las que no han amamantado.

En algunos países en desarrollo, especialmente en África y el sudeste asiático, el cáncer primario de hígado es mucho más común que en los países industrializados del Norte. En algunos países africanos, este tipo de cáncer, también denominado hepatoma, es el más común. La investigación ahora demuestra que las altas tasas de prevalencia son el resultado de hepatitis previa en la vida, causada por el virus de hepatitis B. Algunos cánceres hepáticos, al igual que algunas otras enfermedades hepáticas, se pueden relacionar con el consumo de hepatotoxinas (toxinas para el hígado) en los alimentos. La que más comúnmente se menciona es la aflatoxina. La osteoporosis es una enfermedad crónica, muy común ahora en las personas mayores, sobre todo mujeres, en los países industrializados. La enfermedad se caracteriza por excesiva desmineralización de los huesos. En general, la reducción en el contenido de calcio de los huesos se ha considerado como un proceso normal de envejecimiento. Sin embargo, la pérdida de densidad ósea en las mujeres postmenopáusicas de los países industrializados es particularmente acelerada.

La osteoporosis aumenta en buena parte el riesgo de fracturas, aún por caídas o traumas menores. Las fracturas del cuello del fémur (cerca de la articulación de la cadera) son casi epidémicas en las mujeres ancianas de EE.UU. y Europa; además, estas personas tienen con mucha frecuencia fracturas en las vértebras. La estatura disminuye, las espaldas se doblan y hay dolores muy fuertes. La causa de la osteoporosis no se conoce. Casi con certeza, en las mujeres después de la menopausia, se debe en parte a niveles menores de hormonas (como el estrógeno) y a que hacen menos ejercicio. Algunos consideran que el bajo consumo de calcio tiene un papel importante y muchos millones de personas toman calcio medicinal porque creen que reducirán el riesgo de sufrir osteoporosis. Sin embargo, el consumo dietético de calcio es mucho mayor en EE.UU. donde la prevalencia de osteoporosis es más alta que en muchos otros países de Asia y África, donde la osteoporosis es poco común. Un consumo alto de proteína aumenta la necesidad de calcio, por lo tanto las personas que consumen dietas altas en proteína tienen mayores necesidades de calcio.

Existe alguna evidencia de que al aumentar el consumo de flúor se ayuda a mantener la densidad ósea, y el flúor se ensayó en el pasado para tratar la osteoporosis, pero ahora no se recomienda tanto. Muchas mujeres en los países industrializados ahora toman estrógenos después de la menopausia y esto quizá reduce la desmineralización que lleva a la osteoporosis. El ejercicio regular relativamente extenuante además reduce la pérdida de masa ósea. Las mujeres rurales de África, Asia y América Latina, quienes habitualmente trabajan en el campo, transportan leña y agua, caminan largas distancias al mercado y en general son bastante activas, cumplen con los requisitos para disminuir la probabilidad de osteoporosis. Los seres humanos inmovilizados, ya sean individuos con fracturas destinados a guardar o los astronautas en el espacio, pierden definitivamente calcio de sus huesos. En EE.UU. y Europa el aumento en el consumo de calcio puede reducir la probabilidad de desarrollar osteoporosis. En Estados Unidos y en el Reino Unido, la leche aporta de 30 a 50 por ciento del calcio dietético consumido. La leche entera, si se consume en las cantidades que con frecuencia se recomiendan para prevenir la osteoporosis, además aumentará apreciablemente la posibilidad de niveles no saludables de consumo de grasa total, grasa saturada y energía. En general se recomienda utilizar suplementos de calcio. Recientes experimentos en seres humanos demuestran que el tratamiento con hormonas paratiroideas puede ser efectivo en algunos casos de osteoporosis.

OTRAS ENFERMEDADES CRÓNICAS CON IMPLICACIONES NUTRICIONALES Las caries de los dientes, o caries dentales, es la enfermedad más común en los seres humanos del mundo entero. Esta condición y el papel de la dieta en su etiología se describen con detalle en el Capítulo 21.

El consumo excesivo de alcohol, que puede ser esporádico o alcoholismo con una dependencia crónica o adicción al alcohol, son problemas comunes en muchos países del Norte y el Sur. El alcohol aporta energía (aproximadamente 7 kcal por gramo de etanol) y en una persona que mantiene un peso óptimo, la energía del alcohol puede reducir el consumo de alimentos en 30, 50 o incluso hasta el 70 por ciento. Una persona que apenas consume un 50 por ciento de los alimentos de otra persona de la misma edad y peso, recibe sólo la mitad de los minerales y vitaminas esenciales que suministra una dieta normal. Por lo tanto, en los alcohólicos son comunes las condiciones y enfermedades por carencias. Una enfermedad grave, el síndrome de Wernicke-Korsakoff, debido a carencia de tiamina, es común en los alcohólicos (véase el Capítulo 16). Los alcohólicos a menudo desarrollan cirrosis hepática que casi siempre progresiva hasta provocar la muerte de quien la sufre. La adicción crónica al alcohol puede llevar a graves consecuencias familiares y sociales, y éstas a su vez pueden tener implicaciones nutricionales. El dinero que se podría gastar en la compra de alimentos o para cubrir necesidades básicas de la familia se gasta en alcohol. Una esposa o un padre alcohólicos puede ser una esposa o padre malos y pueden tener dificultades cada vez mayores para obtener el sustento de la familia. El alcoholismo causa muchos problemas en la sociedad, incluso, por ejemplo, muertes por accidentes de tránsito y aumento de la violencia.

diltiazem nombre comercial y generico

diltiazem para las fisuras anales

Los genes desempeñan un papel importante en el desarrollo de la AR. Los genes que están asociados con la AR son más frecuentes en la población anglosajona. Sin embargo, no todas estas personas llegarán a desarrollar AR. Se cree que estos genes generan, en algunas personas, una susceptibilidad o tendencia a incrementar el riesgo de desarrollar AR. Aún se desconoce la razón por la cual algunas personas que poseen estos genes presentan mayor riesgo de desarrollar AR y otras no.

Los síntomas de la AR varían de una persona a otra y en casi todas las personas también varían de un día para el otro, aunque siempre existe un cierto grado de artritis. En algunas personas, la enfermedad puede ser leve, con períodos de actividad (en los que la inflamación de las articulaciones empeora) conocidos como períodos de agudización. En otras, la enfermedad permanece activa continuamente y empeora, o progresa con el paso del tiempo. Articulaciones que se pueden ver afectadas por la artritis reumatoide:

Si tiene AR, es probable que sienta los siguientes síntomas en algunas articulaciones: • dificultad en la movilidad

Estas señales físicas de la artritis se deben a la inflamación del revestimiento, o sinovio, de las articulaciones. Si esta inflamación persiste o no responde bien al tratamiento, puede causar ladestrucción de cartílago, hueso, tendones y ligamentos adyacentes, conduciendo así, a las deformidades de las coyunturas. La artritis reumatoide puede hacerle sentir completamente enfermo, particularmente durante los períodos de agudización y usted podría:

• presentar fiebre de temperatura baja (febril) • volverse anémico (tener un número de glóbulos rojos más bajo de lo normal); y

• desarrollar nódulos reumatoides (bultos de tejido que se forman bajo la piel) La artritis reumatoide puede afectar diferentes partes de una articulación, como:

A menudo los nódulos reumatoides se forman sobre áreas óseas expuestas a presión. Éstos frecuentemente se encuentran alrededor del codo, y también en otras partes del cuerpo, como los dedos, sobre la espina dorsal o en los pies. En ocasiones, las personas con AR presentan inflamación de:

• los revestimientos que rodean al corazón (pericarditis) y a los pulmones (pleuritis). • las glándulas lacrimógenas y salivares (síndrome de sica / resequedad o síndrome de Sjögren)

• los vasos sanguíneos (vasculitis) Historial clínico y examen físico

Para diagnosticar la AR, su médico tomará su historial clínico y le hará un examen físico. El médico buscará ciertas características de la AR, incluyendo: • hinchazón, calor y movilidad limitada de las articulaciones

• nódulos o bultos bajo la piel • el patrón de las articulaciones afectadas

Su médico también podría preguntarle si ha experimentado fatiga o una sensación general de rigidez, especialmente al levantarse por las mañanas, ya que estos dos síntomas están asociados con la AR. Análisis de sangre

Su médico también podría recomendar que se practique algunos análisis de sangre. Ciertos análisis detectan la presencia de un anticuerpo llamado factor reumatoide, el que puede ser una señal de AR. Sin embargo, el factor reumatoide se halla también en muchas personas que no tienen de AR. Otras anomalías que se descubren a través de pruebas de laboratorio, incluyen la anemia y una elevada velocidad de sedimentación globular media (VSG) o proteína C reactiva (PCR), las cuales indican presencia de inflamación. Aunque estos análisis de sangre pueden ser útiles para establecer un diagnóstico, no hay una prueba única que pueda establecer o excluir un diagnóstico de AR.

Aunque durante la primera etapa de la AR las radiografías suelen resultar normales, los daños articulares que pueden aparecer a medida que progresa la enfermedad, ayudan a confirmar el diagnóstico. Entre los resultados que suelen sugerir la presencia de AR se incluyen: • pérdida ósea en los márgenes de la articulación, llamadas erosiones

• pérdida de cartílago articular Consulte con un reumatólogo siempre que haya dudas sobre el diagnóstico.

En la actualidad, no existe cura para la AR y tal vez hasta que no se conozca una causa de la AR, probablemente no será posible erradicar la enfermedad por completo. Sin embargo, el tratamiento inmediato es crucial y en la actualidad existen tratamientos con medicamentos muy eficaces. Los métodos actuales de tratamiento se centran en:

• detener o retrasar el daño articular • mejorar las funciones y el bienestar del paciente

El programa de tratamiento será adaptado de acuerdo a sus necesidades teniendo en cuenta la gravedad de la artritis, si existieran otras afecciones clínicas y su propio estilo de vida. Su médico y otros miembros de su equipo de asistencia médica trabajarán en conjunto para encontrar el mejor programa de tratamiento para usted. Su equipo de asistencia médica

El tratamiento de la AR a menudo requiere de trabajo en equipo, el cual beneficia al paciente, al unir la experiencia de profesionales de la salud de diferentes ramas. Un reumatólogo (médico especializado en artritis y otras enfermedades de los huesos, músculos y articulaciones) debería participar como líder del equipo de salud. El reumatólogo puede coordinar su cuidado con el médico de familia, con un médico especializado en medicina interna (un internista), o con otros profesionales de la salud que a menudo desempeñan papeles importantes para ayudarle a controlar la AR, incluyendo:

¿QUÉ MEDICAMENTOS SE UTILIZAN? Los medicamentos que se utilizan para tratar la AR se pueden dividir en dos grupos:

• los que pueden aliviar los síntomas; y • los que pueden modificar la enfermedad.

Su médico quizás le recomiende el uso de dos o más medicamentos en forma simultánea, cada uno de los cuales tendrá un propósito específico en el tratamiento de la AR. Algunos de estos medicamentos afectan el sistema inmunológico o tienen efectos secundarios, por lo que será de gran importancia una cuidadosa supervisión durante el tratamiento. Es necesario considerar que, aunque todos los medicamentos (incluso aquellos cuya venta no está restringida) tienen efectos secundarios, es necesario el tratamiento pronto de la AR, ya que si no se la trata puede causar problemas serios, como la destrucción de las articulaciones. Por lo tanto, las decisiones relacionadas con el tratamiento deben hacerse pensando también en los beneficios del tratamiento (alivio del dolor, prevención de la discapacidad) y los riesgos. Inclusive se debe analizar el costo de la utilización de ciertos tipos de fármacos.

Llame a su médico, enfermero o farmacéutico si tiene alguna duda sobre sus medicamentos, o si piensa que éstos están produciéndole efectos secundarios o si es que no están actuando adecuadamente. Más información adelante. EJERCICIO, ACTIVIDAD Y DESCANSO: ¿CUÁNTO DEBE HACER?

diltiazem presentacion y dosis

cytotec venezuela precio

para que es la diltiazem

Esta enfermedad no afecta solo a personas adultas, sino que puede producirse a cualquier edad, lo que seguramente es debido al aumento de la obesidad en las sociedades occidentales. En el nuevo estudio publicado en la revista 'Journal of Hepatology', los autores examinaron el efecto de diferentes regímenes de ejercicios aeróbicos en la mejora de la grasa del hígado y visceral en personas con sobrepeso y obesas que tenían estilos de vida sedentarios.

En un ensayo clínico aleatorio controlado con placebo, se asignó al azar a 48 participantes en cuatro grupos iguales de 12 personas: ejercicio aeróbico de alto volumen de baja a moderada intensidad (LO: HI, por sus siglas en inglés); ejercicio aeróbico de bajo volumen de alta intensidad (HI: LO); ejercicio aeróbico de bajo volumen de intensidad baja a moderada (LO: LO); y placebo (PLA) durante ocho semanas. Se analizó el cambio de grasa en el hígado mediante espectroscopia de resonancia magnética (MRS, por sus siglas en inglés). Los tres grupos, independientemente del régimen de ejercicio, mostraron una mejora en la grasa del hígado de alrededor de entre el 18 y el 29 por ciento en comparación con el grupo placebo en el que la grasa del hígado aumentó en un promedio de un 14 por ciento. La mejoría fue independiente de la pérdida de peso de los participantes de los grupos.

No hubo diferencias significativas entre los diversos regímenes de ejercicios aeróbicos en la reducción de grasa en el hígado durante un periodo de ocho semanas. Sin embargo, los investigadores realizaron análisis exploratorios adicionales y señalan que hubo una tendencia hacia una mayor reducción en la grasa en el hígado y la grasa visceral en los dos grupos que utilizaron ejercicio de alta intensidad con bajo volumen (HI: LO) o actividad física de baja intensidad con alto volumen (LO: HI). "Los resultados de nuestro estudio muestran que todas las dosis de ejercicio, independientemente de su volumen o intensidad, fueron eficaces en la reducción de la grasa en el hígado y la grasa visceral en una cantidad que fue clínicamente significativa, en adultos previamente inactivos, con sobrepeso u obesidad en comparación con el placebo. Estos cambios fueron observados sin pérdida de peso clínicamente significativa", explica el investigador principal, Nathan Johnson, profesor titular de la Universidad de Sydney, Australia.

"No se encontraron diferencias entre los regímenes de ejercicio en relación a estos beneficios", agrega Jacob George, profesor de Medicina Hepática de la Universidad de Sydney, Australia, y jefe del Departamento de Gastroenterología y Hepatología del Hospital Westmead y la Universidad de Sydney. DEFINICIÓN Y ETIOPATOGENIA Arriba

NASH es una hepatitis crónica y progresiva que se presenta en personas que no abusan de alcohol, si bien las lesiones histopatológicas son similares a las descritas en la enfermedad hepática alcohólica. Un concepto más amplio es el de la enfermedad hepática grasa no alcohólica ( NAFLD ), que abarca tanto la esteatosis hepática simple, como la NASH que se desarrolla a base de esta (→tabla 11-1), sin causas de esteatosis secundaria (→tabla 11-2). Tabla 11-1. NAFLD y definiciones afines

Enfermedad hepática grasa no alcohólica (NAFLD) Engloba todo el espectro de la enfermedad hepática grasa en personas que no consumen cantidades significativas de alcohol: desde una esteatosis hepática simple hasta la esteatohepatitis y la cirrosis.

Esteatosis hepática no alcohólica (NAFL) Esteatosis hepática sin rasgos de afectación de los hepatocitos en forma de balonamiento y sin fibrosis. El riesgo de progresión a cirrosis e insuficiencia hepática es mínimo.

Esteatohepatitis no alcohólica (NASH) Coexistencia de esteatosis y hepatitis con afectación de los hepatocitos (balonamiento), con fibrosis o sin fibrosis. Puede presentar progresión a cirrosis e insuficiencia hepática, a veces también a hepatocarcinoma.

Cirrosis con base en la NASH Cirrosis hepática con esteatosis o esteatohepatitis detectadas en el examen histológico actual o en uno previo.

Cirrosis hepática sin causa evidente. Los enfermos con cirrosis criptogénica frecuentemente tienen factores metabólicos de riesgo, como la obesidad y el síndrome metabólico. Tabla 11-2. Causas de esteatosis hepática

– fármacos: antibióticos (tetraciclina, bleomicina, puromicina), citostáticos (metotrexato, L-asparaginasa), vitaminas (vitamina A a altas dosis), y otros (amiodarona, estrógenos, glucocorticoides, salicilatos, valproato sódico, warfarina) – sustancias químicas: clorohidrocarburos, tetracloruro de carbono, disulfuro de carbono, fósforo, sales de bario, hidrazina

– toxinas de hongos (α-amanitina) Trastornos metabólicos y factores nutricionales:

– sobrealimentación y obesidad, ayuno prolongado, desnutrición proteica ( kwashiorkor ) – nutrición parenteral total a largo plazo (déficit de colina y carnitina)

Trastornos de digestión y absorción – enfermedades del páncreas

– anastomosis intestinal (p. ej. anastomosis yeyunoileal) – síndrome de absorción deficiente

– enfermedad inflamatoria intestinal (colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn) Alteraciones congénitas del metabolismo

– déficit de acil-CoA deshidrogenasa de ácidos grasos de cadena media – enfermedades de almacenamiento: ésteres de colesterol (enfermedad de Wolman), esfingomielina (enfermedad de Niemann-Pick), gangliósidos (enfermedad de Tay-Sachs), glucocerebrosidos (enfermedad de Gaucher), cobre (enfermedad de Wilson), hierro (hemocromatosis), glucógeno (glucogenosis), galactosa, fructosa, tirosina, homocisteína, ácido fitánico (síndrome de Refsum)

– trastornos congénitos del ciclo de la urea – hepatitis vírica fulminante tipo D

– complicaciones del embarazo: esteatosis hepática aguda de embarazo, eclampsia, síndrome HELLP (hemólisis, aumento de la actividad de enzimas hepáticas y trombocitopenia) La NAFLD es la manifestación hepática del síndrome metabólico (→cap. 13.5) y está relacionada con un aumento del riesgo de ateroesclerosis prematura. El papel principal en su patogénesis está desempeñado por: insulinorresistencia, alteraciones en la regulación de la adiponectina y estrés oxidativo en personas con sobrepeso u obesidad, consecuencia de una dieta hipercalórica (sobre todo rica en fructosa) y de falta de actividad física; la influencia de factores genéticos tiene una importancia significativa.

Los principales factores de riesgo de la NAFLD son: obesidad (sobre todo visceral), diabetes tipo 2, dislipidemia, síndrome metabólico y sexo masculino. Se ha establecido una relación más débil con el síndrome del ovario poliquístico, hipotiroidismo, hipopituitarismo, hipogonadismo y con la apnea obstructiva de sueño. Son factores de riesgo para el desarrollo de fibrosis y cirrosis hepática en enfermos con NAFLD/NASH: edad ≥45 años, diabetes tipo 2, obesidad (sobre todo visceral), trombocitopenia, hipoalbuminemia, INR >1,2, AST/ALT >1, signos de hipertensión portal en pruebas de imagen. 1. Síntomas: generalmente ausentes. Puede presentarse cansancio, debilidad, malestar general o sensación de incomodidad en el cuadrante superior derecho del abdomen. La enfermedad se diagnostica con frecuencia de forma accidental al realizar una ecografía prescrita por otras causas, o después de identificar una elevación de enzimas hepáticas en el plasma.

2. Signos: obesidad, epatomegalia ( AST). 2) Rasgos de esteatosis hepática en ecografía en personas que no abusan de alcohol (ingesta ×

contraindicacion de diltiazem

Dependiendo de la severidad de la enfermedad, los signos pueden ser muy discretos (tales como fatiga o hipoalbuminemia, por ejemplo) o muy intensos (tales como hemorragias por várices). Exámenes de imagen pueden colaborar con el diagnóstico, pero la confirmación se debe hacer con la biopsia hepática.

Cuando la cirrosis ya está establecida, las pruebas de las funciones hepáticas suelen estar muy alteradas. El médico deberá buscar también la causa de la cirrosis, aunque en algunos casos no será capaz de determinarla.

Si la enfermedad no está en un grado muy avanzado, puede haber mejoría si se logran eliminar las causas de la enfermedad. La recuperación del hígado es posible porque su capacidad regenerativa es muy grande.

El órgano puede perder más de dos tercios de su estructura y la porción restante puede crecer hasta alcanzar un tamaño prácticamente normal. Es algo similar a lo que sucede en un trasplante, donde el receptor recibe sólo una porción del hígado del donante, que luego crece de forma gradual.

Como el trasplante sólo se indica en casos muy graves, en los demás casos es necesario intentar la detección precoz y el tratamiento de las complicaciones, procediéndose así a las intervenciones requeridas. Se puede hacer el tratamiento farmacológico de algunos de sus síntomas, tales como la ictericia, la ascitis y la encefalopatía hepática, entre otros.

Pero en todos los casos es el médico responsable quien deberá hacer la prescripción de los medicamentos de acuerdo al historial clínico del paciente. En estos casos terminales, en que las funciones del hígado están totalmente comprometidas, la enfermedad es irreversible y el transplante es la única solución para su cura definitiva.

El tratamiento propuesto consiste en una dieta de desintoxicación suave y rica en frutas frescas y granos enteros. A continuación te mostramos un ejemplo de dieta diaria:

Zumo de fruta, o fruta picada con copos de cereales y un poco de cuajada magra. Según la aceptación, pueden incluirse algunas almendras.

Como variación, yogur de leche de cabra (o yogur descremado común) con plátano y papaya. Ensalada o jugo de zanahoria cruda con germinados y verduras cocidas.

Arroz integral o maíz cocido. Los frijoles usualmente agravan la indigestión, pero se puede usar algo del caldo, o un poco de garbanzos cocidos.

Dependiendo de la aceptación, se puede incluir tofu o una pequeña rebanada de huevo bien cocido. Pasteles horneados, muy ligeros, con relleno simple (legumbres, por ejemplo), ayudan a abrir el apetito.

Parecido al almuerzo, pero más liviano. Sugerimos la ingestión de fruta, galletas de arroz integral o un jugo natural.

La regla de oro aquí es la masticación lenta y completa de los alimentos. Hay casos en que el paciente sólo podrá consumir pequeñas cantidades de alimentos a la vez, por lo que serán requeridas varias comidas pequeñas.

En ciertos casos puede ser necesaria una dieta de jugos naturales por varios días. Deben ser tomados zumos de tres en 3 horas, tales como de manzana, zanahoria con apio y naranja, por ejemplo. Los siguientes remedios caseros ayudan a mejorar la cirrosis hepática cuando la enfermedad está en sus etapas iniciales.

Recuerda que en los casos más severos es necesario que un médico indique el tratamiento. Remedio casero para la cirrosis: semillas de papaya con limón

Las semillas de la papaya son buenos remedios caseros para tratar la cirrosis hepática. Debes batir las semillas para extraer el jugo y mezclarlo con dos cucharadas de zumo de limón.

Tómalo 2 veces al día para mejorar la función hepática. El comino es uno de los mejores remedios naturales para mejorar la cirrosis.

Para prepararlo, deberás usar dos vasos de agua, dos cucharadas de yogur natural y 2 cucharadas de polvo de semillas de comino. Añádele sal al gusto. La idea es hacer un suero de leche.

Es útil para mantener niveles sanos de bacterias en el cuerpo, lo que ayuda a la digestión. La zanahoria es rica en betacaroteno y la espinaca es una fuente rica de hierro.

Lava dos zanahorias y algunas hojas de espinacas. Lleva los ingredientes a la licuadora hasta obtener una pasta bien fina y luego pasa la mezcla a través de un tamiz fino para extraer su jugo.

Bebe este jugo para obtener un poco de alivio de los síntomas de la cirrosis y fortalecer el hígado. El vinagre de sidra de manzana es bueno porque ayuda a mejorar el metabolismo de la grasa.

Pero además, funciona como un buen agente desintoxicante para el hígado. Para preparar este remedio casero necesitarás un vaso de agua al que deberás añadirle una cucharada de vinagre de sidra de manzana y una cucharadita de miel.

Bebe esta mezcla tres veces al día para obtener un hígado sano. La linaza es un buen remedio casero para la cirrosis

para que sirve la medicina diltiazem

Las enfermedades del hígado son aquellas patologías o condiciones que se asientan o afectan directamente a dicho órgano, el cual es el segundo más grande del cuerpo después de la piel. El hígado se localiza debajo del diafragma y las costillas, del lado derecho del abdomen, extendiéndose hacia el izquierdo y se divide en dos lóbulos, el izquierdo y el derecho. Cada uno de esos lóbulos está constituido por unidades más pequeñas llamados lobulillos, los cuales tienen una vena que se encuentra rodeada por hepatocitos y en ellos, se dan varios procesos como: Purificación de la sangre, eliminación y desecho de toxinas y almacenamiento de de nutrientes, que serán usados cuando el cuerpo lo necesite.

La importancia de muchas de las enfermedades del hígado es su evolución crónica, lo que determina que haya afección permanente del órgano y por lo tanto, alteraciones en sus funciones; mientras que los procesos agudos que involucran al hígado ocasionan alteraciones pero transitorias. El personal de salud se puede valer de un gran número de pruebas para establecer el diagnostico de las distintas patologías que afectan al hígado, desde estudios de laboratorio hasta biopsias para estudiar el tejido afectado y determinar específicamente la enfermedad que padece la persona.

En vista de la diversidad de las enfermedades, el tratamiento para ellas no es estándar. Primero se debe identificar el tipo de patología hepática que presenta la persona para luego escoger el tratamiento ideal según cada caso. Por fortuna, existen diversas alternativas que brindan no sólo una mejor calidad de vida, sino que representan la cura de la enfermedad.

  • Esteatosis alcohólica.
  • Esteatohepatitis alcohólica.

6.- Hígado graso no alcohólico. 7.- Nódulos y tumores benignos.

A continuación serán descritas cada una de esas patologías que afectan al hígado.

  • Este es el estadio más grave que se asocia a las enfermedades del hígado, cualquiera que sea su causa.
  • Se define como la pérdida de la función hepática de un 80-90%, lo que representa una condición irreversible en la que el trasplante es la mejor alternativa terapéutica.

Las causas que se asocian a insuficiencia hepática se pueden dividir en función del tiempo en el cual evoluciona la enfermedad: Se presenta como consecuencia de una necrosis hepática masiva que puede ser ocasionada por:

  • Intoxicación hepática por fármacos: Los fármacos que en dosis tóxicas pueden causar insuficiencia hepática son: Inhibidores de la monoaminooxidasa, Acetaminofén, rifampicina, isoniazida, entre otros.
  • Infecciones virales fulminantes: Como las que se observan en algunos casos de hepatitis B y C.

Independientemente de la causa de la insuficiencia hepática, las manifestaciones clínicas son similares e incluyen:

  • Ictericia: Es el tinte amarillento que adquieren la piel y las mucosas producto de un incremento de la bilirrubina y dicha sustancia incrementa porque no puede ser metabolizada por el hígado.
  • Ascitis: Se refiere al incremento del perímetro abdominal producto de la acumulación de líquido.
  • Hipertensión portal: Cuyas manifestaciones incluyen esplenomegalia (aumento del tamaño del bazo) y derivaciones portales (cabeza de medusa, enfermedad hemorroidal, várices esofágicas).

Para saber sobre las causas y el tratamiento de la hipertensión portal, pincha aquí.

  • Hiperestrogenismo: Algunos hallazgos que orientan son: Hipogonadismo, ginecomastia, angiomas en araña y eritema palmar.
  • Encefalopatía hepática: Condición grave que puede presentarse en casos de insuficiencia hepática, la cual ocurre como consecuencia de la incapacidad del hígado para metabolizar sustancias tóxicas, las cuales llegan al sistema nervioso central y producen alteraciones.
  • Síndrome hepatorrenal o hepatopulmonar: Ambos son condiciones más graves que la mayoría de las veces son mortales.

Esta constituye una de las enfermedades del hígado más frecuentes, representando el estadio final de diversas afecciones hepáticas crónicas.

  • Enfermedades de depósito: Como es el caso de la hemocromatosis.
  • Hepatitis viral.
  • Esteatohepatitis no alcohólica.
  • Consumo crónico de alcohol.
  • Son muy similares a las que se presentan en casos de insuficiencia hepática.
  • Esto se explica porque el hígado sufre modificaciones que impiden el cumplimiento normal de sus funciones.
  • Algunos cambios observados en la morfología microscópica del hígado con cirrosis son:
  • Fibrosis en puente.
  • Nodularidades parenquimatosas que se disponen entre dichos puentes.
  • Lesión parenquimatosa difusa de todo el hígado.

Dichos cambios son los que condicionan que la cirrosis hepática sea de carácter irreversible.

La colestasis es la disminución o interrupción el flujo de la bilis, la cual puede ser producto de una obstrucción extrahepática o por la alteración de su producción en los hepatocitos. Estas son las causas extrahepáticas e incluyen:

  • Atresia de los conductos biliares.
  • Colelitiasis: Se refiere a la presencia de cálculos en la vesícula biliar, los cuales pueden obstruir el flujo de la bilis, esta patología también recibe el nombre de litiasis vesicular.

Si quieres saber más sobre ella, te recomiendo leer: 6 aspectos de la litiasis vesicular que necesitas conocer.

  • Alteraciones congénitas.
  • Colangitis: Es la inflamación de la vesícula biliar cualquiera que sea su causa.
  • Neoplasias abdominales con compromiso de los conductos biliares: Como ocurre en casos de tumores de cabeza de páncreas.
  • Neoplasias hepáticas y de conductos biliares.

Estas son las que involucran a los hepatocitos y entre ellas se encuentran:

  • Defectos congénitos en la secreción de bilis.
  • Fármacos.
  • Hepatitis virales.

Las manifestaciones clínicas ocasionadas por estas enfermedades del hígado son muy similares entre sí, independientemente de la causa e incluyen:

  • Malabsorción de grasas: Esto se debe a que la bilis es necesaria para el procesamiento adecuado de las grasas.
  • Ictericia: Producto de la hiperbilirrubinemia, que puede ser indirecta si la causa es intrahepática o directa cuando la causa es extrahepática.
  • Acolia: Son heces blancas que también se presentan como consecuencia de la hiperbilirrubinemia.
  • Dolor abdominal: El cual se localiza en el hepicondrio derecho, que es el lugar del abdomen en donde se localiza el hígado.
  • Coluria: Es el color oscuro de la orina, que parece del color del refresco de cola o del té.
  • Prurito: Se refiere al picor de la piel, que en estos casos es consecuencia de la ictericia por el acúmulo de bilirrubina en la piel.
  • Degeneración plumosa de los hepatocitos.
  • Dilatación de los conductos biliares con pigmentos biliares.
  • Necrosis: Esta suele evidenciarse por hipereosinofilia y pérdida del núcleo de los hepatocitos.
  • Edema del espacio portal.
  • Duplicación de conductos y conductillos en el espacio portal.
  • Infiltrado neutrofílico predominante en el espacio portal.
  • Formación de células hepáticas gigantes.

A pesar de que estas enfermedades del hígado pueden ser ocasionadas por un gran número de virus, los más frecuentemente asociados son los virus de la hepatitis (A, B, C, D y E), además de que son los más importantes debido a la posible cronicidad que pueden presentarse en casos de hepatitis B y C.

  • El virus de la hepatitis A ocasiona un cuadro de hepatitis autolimitado, presentándose endémicamente en zonas donde hay condiciones higiénicas deplorables.
  • Tiene un período de incubación que va de 15 a 50 días.
  • Por fortuna, es el tipo de hepatitis viral más frecuente, ya que no suele revestir ningún tipo de gravedad y en casos excepcionales se asocia a hepatitis fulminante.
  • El período de contagio se extiende a 2 semanas antes y 1 semanas después del inicio de los síntomas.
  • La resolución de los síntomas y del proceso va de 3 a 12 semanas, lo que coincide con la elevación de anticuerpos IgG.
  • Fecal oral.
  • Por lo que suele adquirirse al consumir alimentos o agua contaminada con heces que contienen el virus.
  • Fiebre.
  • Malestar general.
  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Anorexia.
  • Diarrea.
  • Tríada clásica sintomática: Esta puede llegar a presentarse y consiste en: Orinas colúricas, ictericia y dolor en hipocondrio derecho.
  • A pesar de la sospecha clínica, el diagnóstico debe confirmarse mediante una serología.
  • Se debe solicitar la determinación de IgM anti VHA, que es positiva si la infección esta presentándose actualmente.
  • Tanto las enzimas hepáticas como la bilirrubina se encuentran elevadas y ambos son parámetros usados para el seguimiento del paciente afectado.
  • Ésta constituye una de las enfermedades del hígado con las que se debe tener mayor cuidado debido a la posibilidad de cronicidad y a su relación con el desarrollo de carcinoma hepatocelular.
  • La infección por el virus de la hepatitis B se asocia con una gran incidencia.
  • El período de incubación va de 45 a 165 días.
  • Tener contacto con objetos inanimados infectados.
  • Contacto sexual.
  • Contacto con sangre contaminada: Esto puede ocurrir mediante vía percutánea (infección de heridas en la piel, uso de agujas infectadas), transfusiones sanguíneos o por vía perinatal.

Estas enfermedades del hígado pueden manifestarse de distintas formas que incluyen:

  • Infección activa: Esta puede ser sintomática o asintomática; teniendo resolución de los síntomas. La mayoría de los pacientes (90%) pasan por esta forma clínica. Estos síntomas son inespecíficos e incluyen: Letargia, anorexia, náuseas y malestar general.
  • Infección activa con progresión a hepatitis fulminante: La hepatitis fulminante es una condición muy temida, ya que las tasas de mortalidad que se asocian a ella son muy elevadas y se refiere a un proceso en donde se produce insuficiencia hepática aguda debido a la necrosis que genera el virus.
  • Hepatitis crónica con resolución.
  • Hepatitis crónica con progresión a cirrosis.
  • Portador asintomático.

Establecer el diagnóstico de infección por el virus de hepatitis B resulta un poco más complejo en vista de los distintos anticuerpos que pueden ser determinados:

  • HBsAg: Este es el antígeno de superficie, el cual se encuentra positivo cuando hay infecciones agudas o crónicas.
  • Anti-HBs: Se refiere al anticuerpo contra el antígeno de superficie, que es positivo en aquellas personas con infecciones pasadas.
  • HbeAg: Este es el antígeno de replicación, el cual se encuentra positivo en personas que están actualmente infectadas y que tiene alto riesgo de transmitir el virus.
  • Anti-HBe: Este es el anticuerpo contra el antígeno de replicación; lo poseen aquellos portadores del virus que tienen un menor riesgo de transmisión.
  • Anti-HBc: Utilizado para determinar infecciones agudas, estableciéndose el diagnóstico de hepatitis B cuando el IgM Anti-HBc es positivo.
  • Esta es otra de las enfermedades del hígado más importantes debido a su alta prevalencia de evolución crónica (70-80% de los casos).
  • Al menos el 20% de los paciente con hepatitis C desarrollarán cirrosis hepática en los 5-20 años posteriores.
  • En estos casos, las formas autolimitadas son poco frecuentes, sólo representando el 15-20% de los casos.
  • No son comunes los casos de hepatitis fulminantes.

Son las mismas que las del virus de la hepatitis B.

  • En la fase activa, se establece por la presencia del ARN correspondiente al virus de la hepatitis C.
  • Para establecer el diagnóstico de hepatitis C crónica, los valores del ARN deben estar elevados incuso después de los 6 meses de la infección aguda.

El virus de la hepatitis D también puede producir hepatitis, siempre y cuando se asocie con el virus de la hepatitis B. Pudiéndose presentar los siguientes casos:

  • Ocurre la infección simultánea por ambos virus, es decir, el VHB y el VHD.
  • Esto genera un cuadro de hepatitis aguda autolimitada, de forma similar al que se presenta cuando ocurre la infección por el virus de la hepatitis B sola.

En los casos de superinfección, se pueden presentar dos situaciones:

  • Un paciente que sea portador de VHB y sufra una superinfección por el VHD, presentará un cuadro agudo grave con una posible progresión hacia hepatitis crónica.
  • En el paciente con hepatitis B crónica, la superinfección por el VHD producirá exacerbaciones graves, manteniendo la cronicidad.

La hepatitis agua producida por el virus de la hepatitis E es muy parecida a la ocasionada por el VHA y no progresa hacia una hepatitis crónica.

  • Contacto con heces contaminadas.
  • Una particularidad del virus de la hepatitis E es que posee mayor cantidad de reservorios, que incluyen: Puercos, perro, gatos y changos.
  • Este tipo de hepatitis también es autolimitado, con una tasa de mortalidad muy baja.
  • En el caso de las embarazadas es todo lo contrario, ya que se presentan tasas de mortalidad que alcanzan el 20%.
  • Se basa en la determinación de anticuerpos IgM contra el virus de la hepatitis E.
  • A medida que pasan los meses, dichos anticuerpos desaparecen y aparecen los IgG contra el VHE.

Si quieres conocer con más detalle cada uno de los tipos de hepatitis, pincha aquí.

composicion del diltiazem

María: Además de los problemas hepáticos hay otras causas de picazón en la piel, por ejemplo la intolerancia al gluten o celiaquía, el hipotiroidismo, problemas renales, estrés, etc. Puedes hacer una prueba y durante un par de semanas suprimir los alimentos que contienen gluten para ver si notas que la picazón disminuye. Tengo Hepatitis tipo B. Me la díagnósticaron hace 3 semanas últimamente me ha dado mucha picazón por las noches y estos últimos días Hasta por las mañanas he estado en reposo, aparte llevo mí dieta. Y he bajado 18 KG en el transcurso de la enfermedad. La verdad ya estoy muy desesperado me gustaría que me recomendarán algo para la comezón. Y saber cuantas semanas mas aproximadamente estare así.

Antonio: No dices si se trata de hepatitis B aguda (reciente) o de hepatitis B crónica, porque si es crónica requiere un tratamiento específico que debe ser indicado por un especialista (hepatólogo). Existe un remedio natural para el hígado que se extrae de las semillas del Cardo Mariano y se llama Silimarina, este producto se puede adquirir en extracto o en cápsulas y suele resultar beneficioso para reparar el tejido dañado por el virus, a la vez que mejora los síntomas como las molestias o la picazón, pero antes de tomarlo debes consultarlo con tu médico. Hola hace casi ya un mes estoy con una comezon los médicos han dicho que es alergia me han tratado con unas pastillas y unas cremas de cortisona pero no me han ayudado mucho solo se me pasa la picazón cuando estoy tomando el medicamento lo termino y vuelve el malestar de la comezon y me punza quisiera saber si es problema del hígado solo me han salidos ronchas en mis senos estomago y a hora entre mis piernas

marina: Los medicamentos y las cremas con cortisona no curan la alergia, lo que hacen es tratar los síntomas y por eso la picazón se va mientras estás haciendo el tratamiento, pero una vez que lo terminas vuelve igual o peor que antes, si es que continúas en contacto con el material o la sustancia que te produce alergia.
Con esto quiero decirte que puede ser alergia, ya que muchas cosas pueden producir reacciones alérgicas, incluso los restos de jabón o el suavizante utilizados para lavar la ropa, una prenda de vestir, jabón de ducha, crema, perfume, etc.
Pero la alergia no es la única causa de picazón en la piel, también están las dermatitis, micosis, los problemas hepáticos, la enfermedad celíaca, mal funcionamiento de la glándula tiroides, enfermedades de los riñones, etc.
Debes volver a consultar para que el médico vea que el problema continúa y te indique los estudios que correspondan para determinar la causa de la picazón. Mi nombre es jose mi hijo de 18 anos viene padeciendo de una picazon en casi todo el cuerpo el dermatologist me ha dicho que es normal me le ha recetada cremas que le ayudan pero por cierto tiempo y luego le vuelve la picazon le aparece entre los genitales y cuello axilas brazos y alrededor del ano se muestro como al que mediente se rasga se hace como se fuera quemada y luego bota la piel seca le pongo locion para humectar la piel y eso le ayuda un poco que me recomienda o sugiere hacer ya le he comprado cremas y se mejora por un tiempo y luego le vuelve ahora le salen unos bultos como si fueran granos x dentro de la piel me gustaria saber si uds saben que podria ser muchas gracias Dios me los bendiga

Jose: Resulta extraño que un dermatólogo diga que la picazón es normal, ya que lo normal es no sentir picazón y si la hay es porque existe un problema. Supongo que el médico les dio un diagnóstico y les explicó a que se debe esa picazón, si se trata de dermatitis atópica, dermatitis de contacto, hongos o cual es la causa.
Si no les informó nada al respecto entonces es necesario consultar a otro especialista para que examine a tu hijo, porque tienen que saber cual es la causa de la picazón para que pueda recibir el tratamiento que corresponde.
Por ejemplo, no es el mismo tratamiento para una dermatitis atópica que para una micosis (hongos), por eso es imprescindible determinar la causa concreta y eso sólo puede hacerlo un médico examinando la piel o indicando estudios en caso de no estar seguro de cual es el problema. Mi madre padece de hepatitis tipo c le da mucha picazon en el cuerpo,siente los ojos hinchados, dolor de cabeza,mareos ojala pudiera ayudarme a recetar algo para esto estoy muy desesperada

Arisone: Los artículos que se encuentran en la página sólo pretenden brindar información y no podemos indicar o recomendar remedios de ningún tipo, pero te dejo un enlace a este tema: Silimarina, el remedio para el hígado. Buen dia, en una ocasion tuve que llevar a un ahijado al doctor, tenia mucha picason el el cuerpo y tenia una parte de su cuello muy dañada parecia como si fuera una quemadura grave. Pero ul diagnostico fué que la poel era muy sensible y por lo tanto alergico a suavisantes, shampoo, cremas, jabon, la recomendación fue solo usar jabón con ph neutro, nada de suavisantes en la ropa, no shampoo solo, nada de cremas, claro que si le recetaron algun medicamento para la infección pero inmediatamente se vieron los cambios en la piel.

Ruben: Efectivamente, las personas de piel sensible son propensas a sufrir irritaciones, dermatitis de contacto y otro tipo de problemas en la piel, pero la picazón que producen las enfermedades el hígado (que es el tema del artículo) es diferente, ya que no se presentan sarpullidos o ronchas en determinadas áreas del cuerpo, sino que la picazón es generalizada y quienes la sufren dicen sentir la picazón debajo de la piel. Pueden formarse erupciones en la piel posteriormente y por el rascado, pero no se caracteriza por presentar ronchas, granos o sarpullido. Tengo alrededor de 3 años tratandome esta comezón en ambos pies. Unicamente los pies. es una comezón tremenda, me rasco hasta que se abre la piel. Me han dado tratamiento de todo tipo, cremas y nada. Me siento desesperada. Siento toda la planta de los pies acartonada cuando piso descalza.

Ma Antonia: Te dejo un enlace a este tema: Picazón en la planta de los pies porque en ese artículo vas a encontrar una lista de las posibles causas ya que son varias y van desde problemas en la piel (dermatitis, psoriasis, hongos) hasta problemas en la glándula Tiroides, el hígado o los riñones. Muchas veces es necesario realizar pruebas de sangre y orina para poder determinar la verdadera causa. Hola, hace 5 años tuve colestasis de embarazo y 7 meses despues me operaron de la vesicula, ahora llevo con picazon en manos y pies insoportable especialmente por la noche, me hicieron ecografia hepatica hace dos meses y todo estaba normal, no se que hacer porque ahora llevo dias sin descansar bien de vuelta debido a la picazon.

Nancy: Te dejo un enlace a este tema: Picazón en manos y pies porque en ese artículo se describen varias de las posibles causas, pero si sospechas que el problema está relacionado con el hígado (aunque en la ecografía se vea normal) puedes solicitar al médico que te indique un análisis de sangre que se llama funcional hepático. Hola, hace 14años estoy operada de vesícula, pero igualmente me sacan Por colangio 7 veces mas calculos y barro del colédoco. Ayer fui a la guardia porque estoy toda brotada y con picazón y disfonia y me dijeron que era alergia y me inyectaron algo endovenoso que me calmo. Luego me aplicaron betametasona en la cola pero cuando llegue estaba mas brotada que antes. A las 8 Casi no tenia nada, y tome la pastilla que me dieron en la guardia (betametasona y loratadina) y a la media hora me empecé a brotar de nuevo. Que le.puedo.solicitar al medico de guardia para verificar que no sea nada del hígado? Muchas gracias

Me olvide de comentarte que en diciembre de 2015 me internaron con pancreatitis por diez días y que hace un tiempo empecé con.malestares en la Zona del higado Lorena: La función de los médicos de guardia (generalmente) suele ser aliviar los síntomas pero no tratar el problema de fondo, ya que para eso deben derivarte al especialista que corresponda. Si fuiste brotada te administraron medicación para calmar una reacción alérgica, pero no mencionas que en la guardia te hayan realizado estudios (ecografía, pruebas de sangre para comprobar el funcionamiento del hígado, etc).Si los hicieron y salió todo bien entonces puede tratarse de alergia y no estaría relacionada con la litiasis en el colédoco, pero si no lo hicieron debes consultar a un especialista, ya sea un hepatólogo o un gastroenterólogo.

disculpen llevo meses tratando de ver mi problema lo que pasa es que sentia un dolor en mi estomago con apretar o rosar toda la parte de este y salia sangre al ir al baño cuando defecaba paso el tiempo solo comia frutas y verduras y me cure un tiempo empese a sacar parasito y pense que era eso luego empese con mi comidas normales y otra ves se inflamo mi estomago un poco no como antes ya no tengo el sangrado pero me salio ronchas en el lado derecho de mi estomago y me da picaso por varias sonas del cuerpo andresleo: Cuando se expulsa sangre en las heces es necesario consultar al médico para determinar cual es la causa, en ocasiones la sangre proviene de hemorroides (internas o externas) pero siempre hay que constatar que no sea síntoma de gastritis, úlceras o enfermedades del intestino. No debes perder más tiempo y aunque ahora no tengas sangrado es imprescindible que consultes ya que no existe ninguna otra forma de saber cual es la causa de la inflamación y las ronchas.

Hola, tengo 20 años y vengo teniendo problemas de urticaria desde hace más o menos diez años sin saber la causa. La primera vez que me dio se me pasó después de un par de días y supuse que era relacionado a algo que había comido. Episodios así se han vuelto a dar al año o los dos años sin poder explicarme qué es lo que los causa, ya que nunca hay un alimento en común (y se trata de alimentos que usualmente puedo comer sin problema). Este año en marzo me dio urticaria más fuerte, por todo el cuerpo y tardó en irse una semana. El dermatólogo me hizo seguir una dieta pero aún así seguía teniendo ronchas, por lo que algo me dice que no se trata de alguna alergia. Incluso ahora me salen ronchas de vez en cuando sin que sepa porqué; pero me inclino a pensar que pueden ser parásitos o problemas en el hígado (no tengo sobrepeso y mi alimentación está dentro de lo normal). ¿Qué pruebas debería realizarme? Agradezco la ayuda. Majo: Puedes consultar a un médico clínico o médico general y solicitarle que te indique las pruebas que considere necesarias para determinar si la urticaria es síntoma de un problema interno. No sólo los problemas hepáticos pueden causar picazón en la piel, por ejemplo la Celiaquía (intolerancia al gluten) suele manifestarse con granitos y picazón en la piel, incluso sin tener trastornos digestivos. Al haber tantas posibles causas deben indicarte pruebas de sangre, orina y heces, pero el médico debe señalar específicamente que tipo de análisis quiere.

hola buenas tardes, a mi hijo le salio un moreton en el estomago del lado izquierdo y le da comezon, aun no se por que, me podrian ayudar por fa gracias alejandra: Una mancha morada en la piel que produce picazón requiere consultar al médico porque es necesario que la examine para determinar de que se trata, ya que no existe ninguna otra forma de saber a que se debe.

hace como seis meses que sufro mucha picazon en los pies y se me inflaman y quedan rojos y cansados y la doctora siempre dice es tu sobrepeso y ahora me acuerdo que hace mas de 15 años tuve una lesion en el higado con el virus de hepatitis c, estoy muy confundida ahora que me recomiendan marti: No podemos publicar comentarios sin nombre y tuve que tomar unas letras de tu dirección de correo. Con relación a tu pregunta, si hace 15 años te diagnosticaron hepatitis C lo que corresponde es realizar pruebas de sangre para determinar si el virus se eliminó o la hepatitis se transformó en crónica. Si no le comentaste a la doctora lo de la hepatitis C tienes que consultarla nuevamente para informarle.
Con esto no estoy diciendo que la inflamación y picazón en los pies se debe a un problema en el hígado ya que ambas cosas pueden ser por otras causas, pero nunca está demás realizar un análisis de sangre para comprobar el funcionamiento del hígado.

Hola las pastillas para la alergia llamadas histalon B, las calma hasta que se vaya el efecto de las pastillas de nuevo. Bebanla hasta que vayan al medico asi se calman un pouito. me gustaria saber q hacer si una persona tiene alergias y picazon en todo el cuerpo sobre todo en cabeza las manos hinchadas y dolor mucho sueños, las manos se estan colocando negras y esta hinchada ella sufre de diabetes e higado graso

MARIA: Una persona en esas condiciones necesita ser examinada por un médico sin demora. Llevo 7 años con problemas de picazón en el pecho, abdomen y espalda a causa de cambios de temperatura, incluso a veces es bastante sensible, estoy en reposo y un pequeño movimiento activa la picazón. So!o me lo ha aliviado usar cremas hidratantes, y mantener una rutina de ejercicio (aunque al inicio del mismo sienta picazón, después se pasa). No se si da un problema alimenticio, no sabría detectar que es lo que me hace daño, si la leche, harina, huevos, granos (lenteja, frijoles, garbanzos) o azúcar, o si en cambio existe alguna deficiencia.

Javier: La única forma de saber si la picazón se debe a una intolerancia alimenticia, a problemas en el hígado, el páncreas o los riñones es realizando los análisis de sangre correspondientes y cualquier médico te los puede indicar.
Si llevas 7 años con picazón es poco probable que desaparezca sola por eso te recomiendo que consultes ya que el primer paso es identificar la causa. Hola buenos días mi hijita tiene picazón y le salen ronchas ya le he llevado al pediatra y nada yo le estoy tratando en casa todo lo natural para tomar y bañarla y esta dando resultado Pero igual le salen pero ya poquito x favor algo mas le puedo dar ya q los doctores me tienen paseando y no tengo resultados con la medicina gracias

Noe: No dices que edad tiene tu hijita, porque algunos niños pequeños tienen la piel sensible y son propensos a sufrir urticarias, dermatitis de contacto, alergias y dermatitis atópica, estos problemas van disminuyendo a medida que crecen y suelen desaparecer antes de la adolescencia.
Tendrías que llevarla a un médico especialista en problemas de la piel (dermatólogo) porque es el médico especializado en problemas de la piel y luego de observar las ronchas te va a decir exactamente de que se trata y cual es el tratamiento específico para ese problema.
Hay productos especiales para piel sensible como jabón, shampoo y loción hidratante, los cuales se adquieren en farmacias pero es mejor que sean recetados por el médico.
También debes tener cuidado con las prendas de vestir, debe ser ropa suave en lo posible de algodón, evitar que tengan costuras ásperas, quitar las etiquetas (grifas), enjuagar las prendas a mano para que no queden con restos de jabón, el baño debe ser rápido y con agua templada.
Hace una lista de todo lo que come o bebe para saber si algunos alimentos pueden tener relación con los brotes de ronchas.
Quisiera ayudarte más pero no se me ocurren otras sugerencias y reitero la recomendación de que la vea un dermatólogo. Buenas que hago si siento una sensacion de piquiñiña y pelliscones dentro de mi cuerpo primera ves que me sucede algo asi no se si seran los medicamentos que tomo para el paludismo sufro de eso hace aproximadamente 6 meses con paludismo pero esto me empezó hace un mes

Yasa: Es necesario que lo consultes con un médico porque tiene que examinarte para saber si esa sensación es un efecto secundario de la medicación o se trata de otro problema. No debes continuar perdiendo tiempo, consulta a la brevedad. Hola…si en algo les sirve alas personas que tienen alergias ubicadas en un lugar del cuerpo como gluteos,ano estas cremas juntas en un recipiente crema antipañalitis,vaselina,clorotrimazol 0,5,betametazona las revuelves y haces una sola crema y te lavas bien y te secas y te la aplicas mañanay noche espero les sirva pero tambiem debemos poner cuidado con lo que comemos el huevo y la grasa causan alergias en mi igual que la carne solo miren con cuidado que les causa la alergia y tambien les cuento que limpiar el intestino ayuda mucho lo pueden hacer con frutas naturales en YouTube puden encontrar como limpiarlo

El hígado es un órgano situado en la parte superior y derecha del abdomen, es la más voluminosa de las visceras. Éste pesa unos 1.500 grs y se encuentra formado de células llamadas hepáticas, cada una de las cuales es una glándula en miniatura. Dichas células están agrupadas constituyendo bloques de forma poliédrica, llamados lobulillos hepáticos.

Entre dichos lobulillos queda un espacio triangular por el cual circula una arteriola, rama de la arteria hepática; una vena, rama de la vena porta, y un canal biliar que recoge la bilis producida por la célula hepática y, unido a otros canalículos biliares, va a formar, a la salida del hígado, el canal hepático por el cual es llevada la bilis al intestino. El hígado tiene múltiples funciones y posee el doble carácter de glándula de secreción externa y de secreción interna.

Como glándula de secreción interna tiene numerosas y tan complejas funciones que con razón se ha dicho que es un verdadero laboratorio: trasforma los hidrocarbonados, azúcares y almidones en glucógeno; almacena éste para ir luego entregándolo a la circulación, a medida de las necesidades de los tejidos; disocia las albúminas y proteicos complejos en cuerpos más simples—ácidos aminados—, que son los verdaderos constructores del protoplasma celular; detiene las sustancias tóxicas, trasformán-dolas en productos de eliminación, como la urea y otros, que se eliminan por el riñón; interviene en el proceso de coagulación sanguínea y en la trasformación y excreción de la hemoglobina de los glóbulos rojos destruidos. Los fisiólogos van poniendo de manifiesto más y más funciones cada día en la célula hepática, que hacen de dicho órgano, sin lugar a dudas, uno de los más importantes para la vida.

Dados sus múltiples funciones, no es extraño que el hígado se llene de tóxinas las cuales sean necesarias limpiar. Sin embargo, surge la siguiente pregunta ¿Cómo saber si tenemos que limpiar nuestro hígado? A continuación se describen algunos síntomas que nos indica la existencia de un hígado intoxicado. Una persona que tiene un hígado “sucio” manifesta síntomas como los siguientes:

• Digestiones difíciles, mareos y nauseas después de consumir alimentos grasos
• Lengua blanca, se siente un sabor amargo en la boca y existe halitosis (especialmente al levantarse).
• Dificultad para pensar o concentrarse, pesadez mental y problemas con la memoria.
• Alergias, picazón y erupciones en la piel
• Dolores de cabeza especialmente en la nuca
• Intolerancia de alimentos grasos, piedras en la vesícula biliar y ganas de vomitar.
• Cansancio excesivo Alcachofa: Durante los años treinta, los estudios clínicos sobre esta planta establecieron su valor para disminuir el colesterol en la sangre y otros productos metabólicos de desecho. El sabor amargo y áspero de la alcachofa se debe a la cinarina, principio activo que estimula la secreción biliar. Como planta medicinal se emplean las hojas desecadas. Como alimento se utiliza la inflorescencia antes de abrirse. Se emplea en caso de hígado intoxicado, insuficiencia hepática, digestiones débiles, cálculos biliares y estreñimiento crónico.

Cardo mariano: Tradicionalmente considerado como útil en el tratamiento de afecciones hepáticas, la investigación moderna ha confirmado dichas propiedades. Es el cardo mariano un protector del hígado, regenerador, antihipoglucémico, anti-inflamatorio y antioxidante. Ayuda en la hepatitis crónica, la cirrosis, la colestasis, el hígado perezoso o lento el hígado graso. Sus tallos se toman cocidos. Diente de león: Los médicos árabes medievales lo recomendaban para tratar todo tipo de trastornos hepático-biliares. Aparece citado en las farmacopeas de todo el mundo para trastornos digestivos y hepáticos. Las propiedades terapéuticas del diente de león se deben en parte a las sustancias amargas inulina y taraxacina. También contiene flavonoides, pectina, ácidos grasos, minerales y vitaminas. Sus hojas frescas se pueden tomar en ensalada.

Lecitina: Contiene colina y fosfolípidos, que protegen la membrana de las células hepáticas, previenen la acumulación de grasa en el hígado y lo resguardan de trastornos relacionados con abusos de bebidas alcohólicas, tabaco, grasas y fármacos. Sus propiedades hacen aconsejable su uso en las dietas para perder peso, ya que acelera y mejora la absorción del intestino, protege el hígado, reduce el nivel de colesterol y facilita la circulación sanguínea. Té verde: Contiene elevados niveles de polifenoles, sustancias que por sus propiedades antioxidantes, anticancerígenas y antibióticas ayudan a prevenir las enfermedades cardíacas y hepáticas, incluido el cáncer de hígado.

diltiazem en niños

1. Síntomas: generalmente ausentes. Puede presentarse cansancio, debilidad, malestar general o sensación de incomodidad en el cuadrante superior derecho del abdomen. La enfermedad se diagnostica con frecuencia de forma accidental al realizar una ecografía prescrita por otras causas, o después de identificar una elevación de enzimas hepáticas en el plasma. 2. Signos: obesidad, epatomegalia ( AST).

2) Rasgos de esteatosis hepática en ecografía en personas que no abusan de alcohol (ingesta × En el momento del diagnóstico, aproximadamente el 40% de los pacientes no presentan síntomas, ya que la mayor parte de los síntomas asociados al cáncer de hígado no ocurren hasta que la enfermedad es avanzada.

Los síntomas son inespecíficos y están fundamentalmente relacionados con la enfermedad crónica hepática si se desarrollan en este contexto. En los pacientes con cirrosis hepática que sin una causa aparente desarrollan ascitis, encefalopatía hepática, sangrado por varices esofágicas o fiebre de origen desconocido debe investigarse la presencia de CHC. La ictericia puede deberse a la compresión de la vía biliar o debido a la infiltración tumoral difusa del hígado, aunque principalmente se deberá a la enfermedad crónica hepática de base.

Raramente, los tumores pueden romperse dentro de la cavidad peritoneal causando hemorragia intraperitoneal y peritonitis. En tumores grandes bien vascularizados puede auscultarse un murmullo vascular en la zona del hígado en un 25% de los pacientes. Raramente, la trombosis de la vena hepática o de la vena cava inferior serán una manifestación inicial del CHC.

En la siguiente tabla se muestran los síntomas más comunes asociados al cáncer de hígado. Hay que resaltar que algunos de ellos pueden o no darse con frecuencia en función del tipo y, sobre todo, de la extensión del tumor. Por ello es recomendable asistir al médico de atención primaria ante la aparición de algunos de estos síntomas, especialmente si se prolongan en el tiempo, para poder realizar un diagnostico precoz y proporcionar el tratamiento más adecuado.

  • Dolores abdominales
  • Sensación de presión o plenitud en la parte superior del abdomen.
  • Pérdida de peso.
  • Ictericia: Coloración amarillenta en la piel, conjuntiva de los ojos, y membranas mucosas;
  • Murmullo vascular: Ruido anormal que se ausculta como resultado del flujo turbulento en un vaso sanguíneo reducido.
  • Ascitis
  • Sangrado esofágico
  • Fiebre de origen desconocido

El principal factor de riesgo para el desarrollo del cáncer de hígado es la cirrosis hepática. Por lo tanto, cualquier enfermedad que pueda dar lugar a cirrosis hepática debe considerarse un factor de riesgo para el CHC. Los principales factores de riesgo conocidos están bien definidos e incluyen, hepatitis crónicas víricas, tóxicos, enfermedades metabólicas del hígado, enfermedades hepáticas inmunitarias y enfermedades metabólicas hereditarias.

La presencia de más de un factor de riesgo aumenta significativamente el riesgo de desarrollar cáncer de hígado. El desarrollo del CHC requiere aproximadamente 10 años a partir del diagnóstico de cirrosis y aproximadamente 30 años desde la exposición al virus de la hepatitis C. La secuencia temporal para los otros factores de riesgo no ha sido definida pero un tiempo de evolución parecido puede ser aplicable a la enfermedad crónica secundaria a la ingesta de alcohol.

El screening, cribado o diagnóstico precoz es un conjunto de actividades que pretenden detectar la enfermedad en sujetos sanos antes de que se manifieste clínicamente y poder adoptar el tratamiento adecuado precozmente, y así modificar la historia natural de la enfermedad y reducir la mortalidad. Más del 80% de los pacientes afectados de cáncer de hígado presentan una cirrosis hepática subyacente y en la actualidad el hecho de que se desarrolle CHC supone la principal causa de muerte en pacientes afectos de cirrosis.

Teniendo en cuenta que la única posibilidad de aplicar tratamientos con intención curativa es diagnosticando la enfermedad en una fase inicial asintomática deben considerarse candidatos para pruebas de diagnóstico precoz a todos los sujetos con cirrosis, que podrían recibir un tratamiento en el caso de ser diagnosticados de CHC. Está demostrado a través de diferentes estudios que el diagnóstico precoz es eficaz y puede llegar a reducir la mortalidad un 37%.

La prueba médica recomendada para la realización de un cribado es la ecografía abdominal, una prueba no invasiva, aceptada por la población, con un sensibilidad del 60-80% y una especificidad superior al 90% para la detección precoz del CHC. La ecografía abdominal debe ser realizada siempre por personal experto.

Se recomienda realizar cribado cada 6 meses. A aquellos pacientes de los que se sospecha que han desarrollado un cáncer de hígado, se le practicaran pruebas diagnósticas con los siguientes objetivos:

  • Confirmación del diagnóstico,
  • Determinación de la extensión de la enfermedad
  • Determinación de la reserva funcional hepática
  • Determinación de factores biológicos que afecten al pronóstico

Para realizar el diagnóstico, en primer lugar se lleva a cabo una exploración física del paciente, observando el cuerpo del mismo, la piel y los ojos en búsqueda de síntomas de ictericia y una palpación abdominal para comprobar si existen cambios en el tamaño del páncreas, el hígado o la vesícula biliar. Ante la sospecha de un problema con el hígado se solicita la realización de analíticas de sangre, heces y orina. También pueden ir acompañados de pruebas de diagnóstico por imagen (TAC), biopsia, o una resonancia magnética.

Para un diagnóstico completo del tipo de cáncer de hígado, así como para el seguimiento durante los tratamientos, se llevan a cabo pruebas adicionales que se describen a continuación. Las técnicas de imagen son la piedra angular en el diagnóstico del CHC.

Los cambios arquitecturales del hígado cirrótico, de todas formas, hacen difícil el diagnóstico, y los nódulos regenerativos son difíciles de distinguir de los nódulos neoplásicos. Existen las siguientes pruebas de imagen:

  • Ecografía con contraste,
  • Tomografía computerizada (TC) trifásica
  • Resonancia magnética (RM) trifásica.


El seguimiento para el estudio del nódulo hepático detectado mediante ecografía abdominal se recomienda hacer de esta manera:

Los nódulos menores de 1 cm detectados mediante ecografía de cribado deben seguirse mediante una ecografía cada 3 a 6 meses. Si tras 2 años no se detecta crecimiento, se debe volver al cribado habitual cada Los nódulos mayores o iguales a 1 cm detectados mediante ecografía en sujetos cirróticos pueden diagnosticarse de CHC sin necesidad de obtener una biopsia si presentan en técnicas de imagen dinámicas captación de contraste en fase arterial seguido de lavado en fases tardías.

En los nódulos de entre 1 y 2 cm, este patrón vascular debe detectarse de forma coincidente en 2 técnicas de imagen. La biopsia puede realizarse por punción, por aspiración o con aguja gruesa para la obtención de un cilindro de tejido guiadas por ecografía o por TC.

La biopsia hepática se realizará siempre en pacientes sin cirrosis y en pacientes con cirrosis en los cuales la masa hepática tenga un tamaño entre >1 centímetro y no presente una patrón vascular típico. Debe tenerse en cuenta que el rendimiento diagnóstico de una biopsia en nódulos pequeños no es óptimo y presenta una sensibilidad cercana al 70%. Por tanto, en estos casos una biopsia negativa no puede descartar el diagnóstico de CHC.

Entre las posibles complicaciones de la biopsia hepática están la ruptura del tumor, la hemorragia, y el sembrado local del tumor.
En la mayoría de tumores sólidos, se han desarrollado sistemas de estadificación que describen el grado de extensión del tumor y son útiles para determinar el pronóstico antes y después de un tratamiento particular y para guiar las decisiones terapéuticas.

Además, el estadiaje puede ser tener un papel crítico en la evolución del tratamiento al facilitar la selección adecuada del paciente apropiado para una terapéutica específica y al proporcionar una estratificación del riesgo después del tratamiento. Dado que el cáncer de hígado aparece en la mayoría de los casos asociado a cirrosis hepática y que el grado de alteración de la función hepática determina las opciones terapéuticas y la supervivencia (independientemente de la presencia del CHC), es imprescindible considerar conjuntamente el grado de disfunción hepática y la extensión tumoral.

diltiazem en niños

Abreviaturas utilizadas en este artículo: EH= Encefalopatía Hepática
GABA= Acido Gamma-Ami nobutirico
EEG= Electroencefalograma
LOLA= Amonio-L-Onitina- L-Aspartato

Palabras clave: Enfermedad Alzheimer, Virus herpes simple, Apolipoproteina E, Placa amiloide. Hepatic encephalopathy is a complex neuropsychiatric syndrome seen with great frequency in patients with chronic liver cirrhosis.The main aspect in its pathophysiology is the access from portal blood to the systemic circulation.This causes the brain's exposure to high concentrations of toxic substances (especially ammonia) which cause changes in astrocytes and defects in neurotransmission.

The diagnosis is established by demonstrating compatible neurological, signs of liver disease and having ruled out other neurological diseases that can cause similar manifestations. The management of hepatic encephalopathy is based on maintaining and minimizing medical complications of patients with liver cirrhosis and correcting precipitating factors. Currently, they are researching a series of molecules that affect the metabolism of ammonia and could play a role in therapy such as lactulose and L-Ornithine and L-aspartate.

Keywords: Alzheimer diseasse, Herpes simplex virus, apolipoprotein E, Amiloid plaque. Acido Gamma - Aminobutirico (GABA)

Organizando a la EH en diversos grados que oscilan entre normal, trastornos mentales leves y coma 5. (Tabla 2). ANTIBIOTICOS NO ABSORBIBLES

- Metronidazol 500 mg V.O. cada 8 a 12 horas. 7. Debbie L, Shawcross, Shabnam S, Shabbir, Nicholas J, Taylor, Robin D. Ammonia and the Neutrophil in the Pathogenesis of Hepatic Encephalopathy in Cirrhosis. HEPATOLOGY 2010; 51(3):1062-69.

9. Ferenci P, Lockwood A, Mullen K, Tarter R, WeissenbornK, Blei T. Hepatic encephalopathy - Definition,nomenclature, diagnosis, and quantification: Final report of the Working Party at the 11th World Congresses of Gastroenterology, Vienna, 1998. Hepatology 2002; 35(3): 716-21. [ Links ] 12. Harrison. Med. Interna 16 a Edicion parte II. Cap. 288. Hepatopatia Alcoholica.

13. Irfan Ahmad, Anwaar A. L-Ornithine-L-Aspartate Infusion Efficacy in Hepatic Encephalopathy. Journal of the College of Physicians and Surgeons Pakistan 2008; 18 (11): 684-87. [ Links ] 14. Jiang Q, Jiang X H, Zheng M H, Chen Y P. L-Ornithine-L-aspartate in the management of hepatic encephalopathy: a meta-analysis. http://www3.interscience.wiley.com/journal/121419710/abstract [ Links ]

15. Mojica M. Guías para manejo de urgencias. Cap. XI. Encefalopatía hepática. 16. Prakash R, Mullen K. Mechanisms, diagnosis and management of hepatic encephalopathy. D. Nat. Rev. Gastroenterol. Hepatol. 2010; 7: 515-25. [ Links ]

19. Stephen M. Riordan, M.D, Roger Williams, M.D. Treatment of hepatic encephalopathy. The New England Journal of Medicine. 1997; 337(7): 473-79. 9. HEMORRAGIA DIGESTIVA SECUNDARIA A HIPERTENSIÓN PORTAL

La hipertensión portal es un síndrome secundario a diversas entidades clínicas que cursa con un aumento de presión en uno o más puntos de la circulación hepatoportal, desde la vena esplénica hasta las venas suprahepáticas. En general, la causa más frecuente de hipertensión portal es la cirrosis hepática (tabla 5). La hemorragia digestiva por rotura de varices gastroesofágicas constituye una de las complicaciones más graves de la hipertensión portal, siendo responsable de aproximadamente un tercio de las muertes en pacientes cirróticos. Entre el 50 y 60% de los pacientes cirróticos poseen varices gastroesofágicas, y alrededor del 30% de los mismos experimentarán un episodio de sangrado en los dos primeros años de diagnóstico (30). Los principales determinantes del riesgo de sangrado en los pacientes cirróticos son el tamaño de la variz y el grado de disfunción hepática (30).

El cese espontáneo del sangrado puede ocurrir hasta en un 30% de los casos, sin embargo la mortalidad asociada a cada episodio puede ser tan elevada como del 40%. Los casos de hemorragia persistente y de recidiva precoz se asocian a un peor pronóstico. Los pacientes que sobreviven a un primer episodio están expuestos a un gran riesgo de recidiva; el 70% de ellos presentarán un nuevo episodio en el primer año tras el sangrado inicial (30), siendo de más alto riesgo los primeros días tras el sangrado, periodo durante el cual las medidas de vigilancia y control deben de ser extremas.

Todo ésto hace que el paciente cirrótico con hemorragia por varices necesite de un estrecho control, y en la mayoría de los casos de medidas terapeúticas agresivas que deben de ser proporcionadas dentro de una Unidad de Cuidados Intensivos. El manejo racional de la hemorragia por varices está basado en la comprensión de los factores implicados en la producción y mantenimiento de la hipertensión portal, así como del entendimiento de los mecanismos de ruptura de la propia variz.

La hipertensión portal es un síndrome caracterizado por un aumento patológico del gradiente de presión entre la vena porta y la vena cava inferior, llamado gradiente de presión portal. Se considera que existe hipertensión cuando este gradiente es superior a 5 mmHg. La presión portal está determinada por la relación entre flujo sanguíneo portal y resistencia vascular ( ley de Ohm ). En condiciones normales, la vena porta ofrece muy escasa resistencia al flujo, siendo el principal punto de resistencia la microcirculación hepática. En el hígado sano existe un gran árbol vascular de baja resistencia, sin embargo en el hígado cirrótico hay un marcado aumento de la resistencia al flujo sanguíneo portal, factor determinante de la hipertensión portal.

Para intentar descomprimir el sistema venoso portal se forma una amplia red de colaterales portosistémicas, siendo las de mayor importancia clínica las varices gastroesofágicas. Junto al aumento de la resistencia hepática, en la cirrosis existe un estado de hiperemia secundario tanto a un estado de vasodilatación arteriolar, como a un aumento de la volemia. Esto hace que exista un aumento de flujo hacia el territorio portal, factor que también contribuye a la elevación de la presión en dicho territorio.

Las varices esofágicas se forman cuando el gradiente de presión portal está por encima de 12 mmHg. Existen numerosas observaciones a favor de establecer en esta cifra el umbral para que se produzca la hemorragia. Distintos estudios demuestran que la hemorragia por varices no se produce si este gradiente de presión es menor de 12 mmHg. (31, 32). Aunque no existe una relación lineal entre el grado de hipertensión y el riesgo de hemorragia, sí está establecido tanto que a más hipertensión mayor riesgo de hemorragia, como que un descenso del 20% o más en el gradiente de presión portal conlleva una disminución del riesgo de sangrado (33).

Las varices suelen formarse en la unión gastroesofágica, zona de confluencia de la circulación venosa con el trayecto submucoso de los vasos. Existen varios factores que facilitan la formación de varices en esta zona: la ausencia de tejido de sostén, la presión negativa intratorácica y la existencia de venas perforantes que comunican las varices con las colaterales periesofágicas. Una vez formadas, existen dos factores implicados en el crecimiento de las varices: la elevación de la presión hidrostática en el interior de la variz y la presencia de alto flujo sanguíneo en el territorio portocolateral. Se ha comprobado la relación entre la presión de las varices y su tamaño y presencia de "signos rojos" en las mismas (34), así como la relación entre la presión en las varices y el flujo sanguíneo en la vena ácigos.

Debido a la distensión de las paredes que hace que éstas disminuyan de grosor, aparecen en determinados puntos de la pared los llamados "signos rojos", hecho que junto al tamaño de la variz se relaciona con el riesgo de hemorragia. La presión dentro de la variz, factor implicado en el mecanismo de rotura, es significativamente más elevada en aquellos pacientes con episodio de hemorragia que en los que no han presentado dicha complicación (35). Diversos estudios demuestran que la presión varicosa media durante un episodio de sangrado agudo es de 20 mmHg. (36). También es sabido que los pacientes con presiones varicosas más elevadas presentan un peor control de la hemorragia. Presiones varicosas superiores a 18 mmHg. se asocian a hemorragia persistente o a recidiva precoz, mientras que los enfermos con presiones inferiores a esta cifra tienen un bajo riesgo de hemorragia (37).

En la actualidad se acepta que la hemorragia por varices se produce cuando su pared está sometida a una tensión elevada y alcanza el llamado punto de rotura (39). Siguiendo a la Ley de Laplace, son las varices de gran tamaño y con presión elevada (38) las que presentan un mayor riesgo de hemorragia. 9. 3. DIAGNOSTICO. FACTORES PRONOSTICOS.

A la hora del diagnóstico, el paciente suele referir un episodio de hematemesis o melenas en las horas o días previos a su llegada al hospital, junto a ésto muchos presentan inestabilidad hemodinámica dependiendo de la cuantía de la pérdida de sangre. No existen datos clínicos que nos indiquen con certeza la localización del sangrado, aunque un cociente urea/creatinina plasmática elevado habla en favor de sangrado en tramos altos del tubo digestivo. Asimismo un paciente cirrótico con un episodio previo de sangrado tiene una alta probabilidad de que el nuevo episodio tenga su origen en el mismo lugar. En muchas ocasiones el paciente presentará un grado importante de inestabilidad hemodinámica ( shock hipovolémico ) que hará que nuestra primera medida se encamine a su estabilización. Se hace necesario la reposición de la volemia mediante expansores plasmáticos y sangre hasta conseguir unas cifras de presión arterial y hematocrito adecuadas. En los casos en que el paciente presente un deterioro importante del nivel de conciencia ( p.e. encefalopatía hepática de grado avanzado ), es preceptivo en primer lugar la protección de la vía aérea mediante intubación orotraqueal para evitar broncoaspiraciones.

Una vez estabilizado el paciente, se procede a una anamnesis adecuada y una exploración física minuciosa que nos oriente acerca de la etiología de la hipertensión portal, en el caso frecuente de que la hemorragia sea la primera manifestación de ésta. Una vez hecho ésto, procederemos a la colocación de una sonda nasogástrica, la cual nos permitirá valorar el aspecto del contenido del estómago, así como realizar lavados que limpien de sangre la cavidad gástrica y nos facilite la realización de nuestra siguiente maniobra, la fibrogastroscopia urgente. Aunque existe la posibilidad teórica de que la sonda nasogástrica pueda traumatizar las varices y por lo tanto provocar más sangrado, ésto no ha sido comprobado a niveles clínicos. Es la realización de la fibrogastroscopia de urgencia el mejor método para conseguir un diagnóstico del origen de la hemorragia, sin embargo ésta debe de estar inserta dentro de un grupo de acciones diagnósticas y terapéuticas, y no ser considerada como la maniobra básica y fundamental. Un grupo importante de pacientes con cirrosis y estigmas periféricos de enfermedad hepática avanzada podrán presentar diversas causas como origen del sangrado ( rotura de varices, ulceraciones, gastritis. ). Aunque el examen de estómago y duodeno es de obligada realización para excluir otras posibles fuentes de sangrado, no siempre es posible poder visualizar una variz de la que fluya la sangre, en ocasiones sólo se obtienen datos indirectos del origen del sangrado, como coágulo de sangre o fibrina sobre una variz (40, 41). Si las varices aparecen limpias, en ausencia de otras lesiones, no podemos asegurar que la hemorragia haya sido originada por su rotura.

Los factores que determinan la gravedad de la hemorragia son (tabla 6) la cuantía de la pérdida hemática y la gravedad de la enfermedad hepática subyacente, valorada por la clasificación de Child (40, 42). La cuantía del sangrado depende de varios factores como son la presión transmural de las varices, el área del orificio de la variz, la viscosidad sanguínea y el grado de alteración de la hemostasia. Existen datos que demuestran que un descenso en la presión de las varices superior al 10% reduce considerablemente el riesgo de recidiva hemorrágica (36). Asimismo, es sabido que si la presión en las varices disminuye por debajo de 16 mmHg. la hemorragia no ocurre (43). En cuanto a la viscosidad sanguínea, hay que tener en cuenta que al realizar la expansión de volumen con cristaloides, ésta puede disminuir, aumentando la cuantía de la pérdida hemática. Una de las grandes inquietudes ha sido encontrar factores que se relacionen con el riesgo de presentar el primer episodio de hemorragia por rotura de varices. Por diversos estudios (44) se ha llegado a establecer que dichos factores son los siguientes (tabla 7): alcoholismo activo, varices esofágicas de gran tamaño, "signos rojos" en la pared de la variz y un grado avanzado de deterioro hepático. Se ha establecido que los pacientes cirróticos con varices grandes y con "signos rojos" en su pared, son los que tienen mayor probabilidad de hemorragia y por lo tanto, deberían recibir tratamiento profiláctico para disminuir este riesgo (31).

Otra de las grandes preocupaciones en estos pacientes consiste en la alta probabilidad de recidiva que sigue a un episodio de sangrado. En el 30 - 50% de los pacientes aparece durante la primera semana, recidiva hemorrágica precoz, ésto hace que las medidas de profilaxis de nuevos sangrados deban de ser aplicadas precozmente. Existe un gran interés en identificar factores (tabla 8) que nos señalen esta probabilidad de recidiva, el más claramente establecido es el grado de insuficiencia hepática, evaluado por la clasificación de Child, sin embargo existen estudios (45) que indican que pacientes con un gradiente de presión portal igual o superior a 16 mmHg la recidiva precoz ocurre en más del 50% de los casos, cosa que no se evidencia cuando este gradiente es inferior. Otros estudios (46) hablan de que la disminución de la presión varicosa en un 20% reduce significativamente la incidencia de recidiva. Los pacientes que sobreviven a un episodio de hemorragia tienen una alta probabilidad de desarrollar no sólo recidivas precoces, sino a lo largo de toda la evolución de la enfermedad. Se ha establecido que si no se realiza ningún tipo de profilaxis, la probabilidad de tener una recidiva hemorrágica a lo largo del primer año oscila entre el 45 y el 75% (47). Esto obliga a instaurar medidas profilácticas encaminadas, a medio y largo plazo, a disminuir el riesgo de nuevos episodios de sangrado. En cuanto a la determinación de factores que indiquen el riesgo de recidiva tardía, vuelve a ser el más estrechamente relacionado el grado de insuficiencia hepática (47). Otros factores que parecen relacionarse son las varices de gran tamaño y el alcoholismo activo. Al igual que en los casos de recidiva precoz, los cambios de gradiente de presión portal parecen estar relacionados con una disminución en el riesgo de recidiva tardía, existen estudios (48) que muestran como un descenso igual o superior al 20% en el gradiente de presión disminuye considerablemente este riesgo, asimismo, cuando el gradiente de presión era inferior a 12 mmHg, el riesgo de recidiva disminuía de forma significativa.

cuanto cuesta viagra en ecuador