Bupleurum chino
Phellodendron wüsonii
Clementis chinensis
Solanum incanum
Ixeris chinensis
Gardenia jasminoides Recomendaciones

Evitar totalmente el consumo de alcohol. Hacer una dieta vegetariana rica en vitaminas B, C y ácido fólico, sin abusar nunca de las proteínas.

Consumir porciones pequeñas de comidas para no sobrecargar al hígado Eliminar los alimentos grasos y precocinados.

Combatir el estreñimiento con una dieta rica en fibra y aplicar enemas para mantener el colon y el recto limpios de heces. Evitar la ingesta de medicamentos como el paracetamol que recargan al hígado.

Practicar terapias alternativas como hidroterapia, las imágenes dirigidas y el masaje. La cirrosis es la cicatrización del hígado causada por muchas formas de enfermedades y afecciones del hígado, como la hepatitis y el abuso crónico de alcohol. El hígado realiza varias funciones esenciales, incluyendo la desintoxicación de sustancias nocivas en el cuerpo, la limpieza de su sangre y hacer los nutrientes vitales.

La cirrosis se produce en respuesta al daño en el hígado durante muchos años. El daño hepático realizado por la cirrosis no se puede deshacer. Pero si la cirrosis hepática se diagnostica y se trata la causa, más daño puede ser limitada. A medida que avanza la cirrosis, más y más se forma tejido cicatricial, lo que hace difícil para el hígado para funcionar. Cirrosis avanzada puede ser potencialmente mortal. La cirrosis con frecuencia no presenta signos o síntomas hasta que el daño hepático es extenso. Cuando los signos y síntomas ocurren, pueden abarcar:

  • Fatiga
  • Sangrar fácilmente
  • Fácil aparición de moretones
  • Picazón en la piel
  • Coloración amarillenta en la piel y los ojos (ictericia)
  • Acumulación de líquido en el abdomen (ascitis)
  • Pérdida de apetito
  • Náusea
  • Hinchazón en las piernas
  • La pérdida de peso

Cuándo consultar a un médico
haga una cita con su médico si usted tiene síntomas persistentes o síntomas de la cirrosis.

La cirrosis es causada por tejido cicatrizal que se forma en el hígado en respuesta a los daños que ocurren durante muchos años. Cada vez que su hígado está lesionado, se trata de repararse a sí mismo. En el proceso, se forma tejido cicatricial. A medida que el tejido cicatrizal se acumula, empeora la función hepática. En la cirrosis avanzada, el hígado ya no funciona muy bien. Es importante determinar la causa de la cirrosis, ya que el tratamiento de la causa subyacente puede ayudar a prevenir un mayor daño en el hígado. Una amplia gama de enfermedades y condiciones pueden dañar el hígado y conducir a la cirrosis, incluyendo:

  • El abuso crónico de alcohol
  • La hepatitis C
  • La hepatitis B
  • Acumulación de grasa en el hígado (esteatosis hepática no alcohólica)
  • La destrucción de los conductos biliares (cirrosis biliar primaria)
  • El endurecimiento y cicatrización de los conductos biliares (colangitis esclerosante primaria)
  • La acumulación de hierro en el cuerpo (hemocromatosis)
  • La enfermedad hepática causada por el sistema inmune de su cuerpo (hepatitis autoinmune)
  • La fibrosis quística
  • El cobre se acumula en el hígado (enfermedad de Wilson)
  • La infección por un parásito común en los países en desarrollo (esquistosomiasis)
  • Conductos biliares mal formados (atresia biliar)
  • Trastornos hereditarios del metabolismo del azúcar (galactosemia, enfermedad de almacenamiento de glucógeno)

Algunas personas pueden tener más de una causa de cirrosis, como el abuso de alcohol y la hepatitis viral. Hasta el 20 por ciento de las personas con cirrosis no tienen una causa identificable para la condición (cirrosis criptogénica).

Las complicaciones de la cirrosis pueden incluir:

  • La presión arterial alta en el hígado (hipertensión portal). cirrosis retarda el flujo normal de la sangre a través del hígado, aumentando la presión en la vena que lleva la sangre desde los intestinos y el bazo al hígado.
  • Hinchazón en las piernas y el abdomen. La hipertensión portal puede causar que se acumule líquido en las piernas (edema) y en el abdomen (ascitis). El edema y ascitis también pueden ser resultado de la incapacidad del hígado para hacer ciertas proteínas de la sangre.
  • Infecciones. Si usted tiene cirrosis, su cuerpo puede tener dificultad para combatir las infecciones. La ascitis puede provocar peritonitis bacteriana, una infección grave.
  • Sangrado. hipertensión portal puede causar que la sangre se redirige hacia las venas más pequeñas. Filtrado por la carga extra, estas venas más pequeñas pueden reventar, causando una hemorragia grave. La presión arterial alta también puede ampliar las venas y causar un sangrado mortal en el esófago (várices esofágicas) o el estómago (várices gástricas).
  • La desnutrición. cirrosis puede hacer más difícil para su cuerpo para procesar los nutrientes, lo que lleva a la debilidad y pérdida de peso.
  • Los altos niveles de toxinas en la sangre (encefalopatía hepática). Un hígado dañado por cirrosis no es capaz de eliminar las toxinas de la sangre, así como un hígado sano puede. Las toxinas en la sangre pueden causar confusión mental y dificultad para concentrarse. Con el tiempo, la encefalopatía hepática puede progresar a la falta de respuesta o estado de coma.
  • La ictericia. La ictericia ocurre cuando el hígado enfermo no elimina suficiente bilirrubina, un producto de desecho de la sangre, de la sangre. La ictericia causa coloración amarillenta de la piel y la parte blanca de los ojos, y oscurecimiento de la orina.
  • Aumento del riesgo de cáncer de hígado.

Si usted tiene cirrosis, es posible que sea derivado a un médico que se especializa en el sistema digestivo (gastroenterólogo) o el hígado (hepatólogo). Aquí hay alguna información para ayudarle a prepararse para su cita, y qué esperar de su médico.

Lo que puedes hacer

  • Esté al tanto de cualquier restricción previa cita, como las restricciones de dieta en el día antes de su cita.
  • Anote sus síntomas, incluyendo cuando empezaron y cómo pueden haber cambiado o empeorado con el tiempo.
  • Lleve una lista de todos sus medicamentos, así como cualquier tipo de vitaminas o suplementos.
  • Escriba su información médica clave, incluyendo otras condiciones diagnosticadas.
  • Traiga resultados de las pruebas médicas realizadas hasta el momento, incluyendo copias digitales de CT, MRI o imágenes de ultrasonido y biopsia diapositivas si una biopsia del hígado se ha hecho.
  • Anote la información personal clave, incluyendo cualquier cambio reciente o estresantes en su vida.
  • Tome un familiar o amigo para ayudarle a recordar las cosas.
  • Anote las preguntas para preguntar a su médico.

Preguntas que debe hacerle a su médico
Algunas preguntas básicas para preguntar a su médico incluyen:

  • Lo que es más probable que la causa de mi cirrosis?
  • ¿Hay una manera de ralentizar o detener mi daño hepático?
  • ¿Cuáles son mis opciones de tratamiento?
  • ¿Cómo puedo proteger mi hígado de un daño mayor?
  • ¿Existen medicamentos que pueden dañar el hígado?
  • ¿Qué signos y síntomas de complicaciones debo tener en cuenta?
  • Tengo estas otras condiciones de salud. ¿Cómo puedo manejarlos mejor juntos?

No dude en hacer preguntas durante su cita. ¿Qué esperar de su médico
Esté preparado para responder preguntas a su médico probablemente le preguntará, entre ellos:

  • ¿Cuándo fue la primera comienza a experimentar los síntomas?
  • ¿Sus síntomas sido continua u ocasional?
  • ¿Qué tan grave son los síntomas?
  • Lo que, en todo caso, parece mejorar los síntomas?
  • Lo que, en todo caso, parece empeorar sus síntomas?
  • ¿Con qué frecuencia consume alcohol?
  • ¿Ha estado expuesto a, o tomado drogas tóxicas?
  • ¿Tiene antecedentes familiares de enfermedades del hígado, hemocromatosis o la obesidad?

Las personas con cirrosis en estadio temprano del hígado por lo general no tienen síntomas.A menudo, la cirrosis se detectó por primera vez a través de un análisis de sangre de rutina o chequeo.

Las pruebas y los procedimientos utilizados para el diagnóstico de cirrosis incluyen:

  • Pruebas de función hepática. Su sangre está marcada por el exceso de bilirrubina y ciertas enzimas que pueden indicar daño hepático.
  • Elastografía por resonancia magnética. Esta prueba avanzada de imágenes no invasiva, desarrollada en la Clínica Mayo, detecta el endurecimiento del hígado.
  • Otras pruebas de imagen. MRI, CT y ultrasonidos crear una imagen del hígado.
  • Biopsia. Una muestra de tejido (biopsia) se puede tomar para identificar la gravedad, el alcance y la causa de daños en el hígado.

Si usted tiene cirrosis, su médico probablemente le recomendará exámenes diagnósticos regulares para monitorear los signos de progresión de la enfermedad o complicaciones, varices esofágicas y en especial el cáncer de hígado. El tratamiento para la cirrosis depende de la causa y el alcance de la lesión hepática. Los objetivos del tratamiento son reducir la progresión de tejido cicatrizal en el hígado y para prevenir o tratar los síntomas y complicaciones de la cirrosis. La hospitalización puede ser necesaria para el daño hepático severo.

El tratamiento para la causa subyacente de la cirrosis
En la cirrosis temprana, puede ser posible para minimizar el daño al hígado mediante el tratamiento de la causa subyacente. Las opciones incluyen:

teoria de los hechos y actos juridicos

actos legislativos 1945

trabajos de actos administrativos

Hola. Envíame información al correo eleydacuencas@hotmail.com I’m pleased that I seen this website, precisely the proper information that I was trying to find! gdaabddfdfef

Es posible que la enfermad se manifieste en sangramiento en forma de vomito bucal. Sin presentar otra manifestacion. Esto ocurrio en una sola opartunidad. El consumo de alcohol seso hace a la fecha dos años aproximadsmente. Tu sangrado bucal es posible que sea una ulcerasangrante de estómago pero también tengas problemas con el hígado. te recomiendo una estetoscopiao y analítica completa mirate el vih y vhc

Gracias por la informacion, he salido de muchas dudas. Grazie x informazioni mi hermano tiene cirrosis lo diagnosticato 1 año tiene 58 años esta trattamento ke posibilidades ha para ke trapianto de higado Grazie x tutto informazioni

Oigan yo he bajado de peso.. Ya estoy saliendo adelante.. Ahora duermo bien pero tengo muchas ojeras a que se debe. y me siento mareado. Unique Access ofrece acceso a un amplio protocolo de tratamientos para la Cirrosis Hepática que utiliza mayores cantidades de células madre, una amplia rehabilitación, y muchas terapias de apoyo. Esta combinación eficaz de las tecnologías médicas más avanzadas, con las terapias físicas y ocupacionales sistemáticas, ha ayudado a pacientes tratados previamente obtener beneficios importantes.

Hay evidencias que sugieren que el trasplante de células madre es capaz de reducir la fibrosis hepática y mejorar la función hepática. Las Células Madre Mesenquimales (CMM) son el tipo más ampliamente estudiado de las células madre que se extrae de los tejidos adultos sin ningún tipo de problema ético ni riesgo alguno para el donante. Las Células Madre Mesenquimales (CMM) tienen la capacidad de diferenciarse en una variedad de células funcionales que incluyen las células del hígado (hepatocitos). Los pacientes con Cirrosis Hepática tratados con Células Madre Mesenquimales (CMM) han demostrado mejoras visibles en la función hepática y los síntomas asociados. Por otra parte, la progresión de la enfermedad ha disminuido significativamente después del trasplante de células madre.

(A) Las Células Madre Mesenquimales (CMM) se diferencian en hepatocitos del parénquima para mejorar la función hepática. Se estima que se necesitan aproximadamente 2-3 x 1010 hepatocitos parenquimatosos sanos para mantener la función normal de un hígado adulto. En hígados fibróticos o cirróticos graves, el número de hepatocitos se reduce significativamente. Se ha demostrado en varias ocasiones la trans-diferenciación de las células madre mesenquimales (CMM) de donantes para convertirse en hepatocitos parenquimatosos. (B) Las Células Madre Mesenquimales (CMM) evitan que el hígado de someterse a la fibrogénesis a través de la secreción de una variedad de citoquinas, tales como HGF, la interleucina (IL) -6 y -10 y

(C) Las Células Madre Mesenquimales (CMM) pueden disolver directamente la fibrosis. No había evidencia que sugiera que las células madre mesenquimales (CMM) fueran capaces de producir la metaloproteinasa de matriz (MPM), una enzima capaz de degradar la matriz extracelular, lo que alivia la cirrosis hepática directamente. Los pacientes con Cirrosis Hepática tratados con células madre generalmente observan mejoras en las siguientes áreas:

    mejora de la función hepática y los síntomas asociados
    Letargo
    Fatiga
    Ascitis
    Sangrado viático
    Coma hepático
    Cognición

Nosotros creemos que siempre hay esperanza y que los pacientes merecen un acceso a tratamientos seguros y efectivos.

Somos independientes, contamos con un departamento médico interno. Combinamos el servicio de hospitales acreditados internacionalmente con tratamientos de última generación, productos únicos y servicios que son integradores y efectivos para asegurar que el tratamiento tenga el mejor resultado posible.

En cuanto a las células madre que empleamos, nos aseguramos que el paciente reciba la célula madre correcta y necesaria en lo que concierne a la calidad, cantidad y viabilidad. Nuestro exclusivo compañero de investigación garantiza una viabilidad celular de 95%, mientras que muchas inyecciones tienen una sorprendente viabilidad de 98%-99%.

Los objetivos del tratamiento para la cirrosis hepática son para frenar la progresión de tejido cicatrizal en el hígado y prevenir o tratar las complicaciones de la enfermedad. La hospitalización puede ser necesaria para la cirrosis con complicaciones. El tratamiento para la cirrosis del hígado depende de la causa de la enfermedad y si se presentan complicaciones. Si usted es un bebedor empedernido, debe dejar de consumir alcohol. Su médico será capaz de ofrecerle un plan integral para ayudar a que lo haga. Las perspectivas de su enfermedad no es bueno si continúan bebiendo mientras que los beneficios de dejar son enormes. Usted se detiene la progresión de la enfermedad desde el primer día y también se sentirá mucho mejor.

Algunos de los síntomas de la cirrosis puede aliviarse con medicamentos. Ascitis y la retención de líquidos pueden ser tratados con medicamentos conocidos como diuréticos que ayudan a eliminar el exceso de líquido. Una dieta baja en sodio y la ingesta de restricción de líquidos también puede ayudar con estos problemas. Si la cirrosis hepática es causada por la hepatitis viral, que se puede tratar con medicamentos antivirales para reducir el daño permanente. El tratamiento de la hepatitis B y C en las primeras etapas es cada vez más éxito en la prevención de la cirrosis. La hepatitis autoinmune se puede tratar con esteroides u otros medicamentos que suprimen el sistema inmunológico.

La encefalopatía hepática es tratado por la limpieza del intestino con lactulosa, un laxante por vía oral o en enemas. Los antibióticos son añadidos al tratamiento si es necesario. Los pacientes pueden solicitar que reducir la ingesta de proteínas de la dieta. La encefalopatía hepática puede mejorar a medida que otras complicaciones de la cirrosis son controlados. Debido a que la malnutrición es común en personas con cirrosis, una dieta saludable es importante en todas las etapas de la enfermedad. Los médicos recomiendan un plan de alimentación que está bien equilibrado. Si la ascitis se desarrolla, una dieta restringida en sodio es recomendable. Una persona con cirrosis no deben comer mariscos crudos, que pueden contener una bacteria que causa infecciones graves. Para mejorar la nutrición, el médico puede agregar un suplemento líquido por vía oral oa través de una sonda nasogástrica, un pequeño tubo insertado a través de la nariz y la garganta que llega hasta el estómago.

Si la cirrosis es muy grave y el hígado deja de funcionar, el trasplante de hígado es la única opción. A menudo se recomienda cuando los síntomas se vuelven difíciles de controlar por otros métodos. La cirrosis es irreversible. la función de muchos pacientes de hígado poco a poco va a empeorar a pesar del tratamiento y las complicaciones de la cirrosis aumentará y se convierten en difíciles de tratar. Por lo tanto, cuando la cirrosis está muy avanzada, el trasplante de hígado es a menudo la única opción para el tratamiento. No todas las personas con cirrosis es un candidato para el trasplante. El trasplante de hígado no se suele administrar a las personas con cirrosis que están activamente el uso de alcohol o drogas, aunque las personas que tienen cirrosis como consecuencia de beber en exceso, y que puedan demostrar que han dejado, pueden ser buenos candidatos para el trasplante.

Los conductos biliares son tubos por los cuales la bilis pasa del hígado al intestino delgado. La bilis es una sustancia que ayuda con la digestión. Todos los conductos biliares juntos se denominan tracto biliar. Cuando los conductos biliares se hinchan o inflaman, esto bloquea el flujo de bilis. La acumulación de bilis daña las células del hígado y conduce a la cicatrización del hígado, llamada cirrosis. Esto se llama cirrosis biliar.

Se desconoce la causa de la inflamación de las vías biliares en el hígado. Sin embargo, la cirrosis biliar primaria es un trastorno autoinmunitario, lo cual significa que el sistema de defensas de su propio cuerpo ataca por error el tejido sano. La enfermedad puede estar relacionada con trastornos autoinmunitarios, como:

  • Celiaquía
  • Fenómeno de Raynaud
  • Síndrome de las mucosas secas (resequedad en ojos o boca)
  • Enfermedad de la tiroides

La enfermedad afecta más comúnmente a mujeres de mediana edad. Más de la mitad de los pacientes no tiene ningún síntoma al momento del diagnóstico. Los síntomas aparecen más a menudo de manera lenta. Los síntomas tempranos pueden incluir:

  • Náusea y dolor abdominal
  • Fatiga y pérdida de energía
  • Depósitos de grasa debajo de la piel
  • Deposiciones grasosas
  • Picazón
  • Poco apetito y pérdida de peso

A medida que empeora la función del hígado, los síntomas pueden incluir:

  • Acumulación de líquido en las piernas (edema) y en el abdomen (ascitis)
  • Color amarillo en la piel, en las membranas mucosas o en los ojos (icteria)
  • Enrojecimiento de las palmas de las manos
  • En hombres, impotencia, encogimiento de los testículos e hinchazón de las mamas
  • Fácil aparición de moretones y sangrado anormal, a menudo de las venas hinchadas en el tracto digestivo
  • Confusión o problemas para pensar
  • Heces pálidas o de color arcilla

El proveedor de atención médica llevará a cabo un examen físico.

Con los siguientes exámenes se puede revisar si el hígado está funcionando apropiadamente:

  • Examen de albúmina en la sangre
  • Pruebas de la función hepática (la fosfatasa alcalina en suero es la más importante)
  • Tiempo de protrombina (TP)
  • Exámenes de lipoproteínas y colesterol en la sangre

Otros exámenes que pueden ayudar a diagnosticar esta enfermedad son:

  • Nivel de inmunoglobulina M en la sangre elevado
  • Biopsia del hígado
  • Anticuerpos mitocondriales (los resultados son positivos en aproximadamente el 95% de los casos)

El objetivo del tratamiento es aliviar los síntomas y prevenir complicaciones. La colestiramina (o colestipol) puede reducir el prurito. El ácido ursodeoxicólico también puede mejorar la eliminación de bilis del torrente sanguíneo. Esto puede mejorar la supervivencia en algunos pacientes.

La terapia sustitutiva de vitaminas repone las vitaminas A, K y D, que se pierden en las deposiciones grasosas. Se pueden agregar un suplemento de calcio u otros medicamentos para los huesos para prevenir o tratar los huesos blandos y débiles. El trasplante de hígado puede ser eficaz si se hace antes de que se produzca insuficiencia hepática.

El desenlace clínico puede variar. Si la afección no recibe tratamiento, la mayoría de los pacientes morirá sin un trasplante de hígado. Aproximadamente un cuarto de los pacientes que ha tenido la enfermedad durante 10 años experimentará insuficiencia hepática. Los médicos ahora pueden emplear un modelo estadístico para predecir el mejor momento para realizar el trasplante. También se pueden presentar otras enfermedades como hipotiroidismo y anemia.
La cirrosis progresiva puede llevar a insuficiencia hepática. Las complicaciones pueden abarcar:

  • Sangrado
  • Daño al cerebro (encefalopatía)
  • Desequilibrio hidroelectrolítico
  • Insuficiencia renal
  • Malabsorción
  • Desnutrición
  • Huesos blandos o débiles (osteomalacia u osteoporosis)
  • Ascitis (acumulación de líquido en la cavidad abdominal)

Llame a su proveedor si presenta:

todos los actos de las administraciones publicas seran siempre ejecutivos

• Proporciona los factores de coagulación de la sangre • descompone el amoniaco (y otras toxinas ) creado en el colon por bacterias; evitando así la muerte

• Ayuda a mantener la presión arterial • Las construcciones de colesterol y el estrógeno, reconstruye las hormonas

• humaniza nutrientes, metaboliza las proteínas, hidratos de carbono, grasa para obtener energía • Sintetiza urea, las construcciones de proteína de la sangre, interconvierte aminoácidos

• Construye 50.000 sistemas de enzimas para gobernar la actividad metabólica en todo el cuerpo • Elimina las células rojas de la sangre dañados

• Convierte el hormona tiroidea tiroxina ( T4) en él de forma más activa triyodotironina ( T3). Conversión inadecuada puede conducir a hipotiroidismo, fatiga crónica, aumento de peso, falta de memoria y otras condiciones debilitantes. • Crea GTF (factor de tolerancia a la glucosa ) a partir de cromo, niacina y, posiblemente, el glutatión. GTF es necesaria para la hormona insulina para regular adecuadamente los niveles de azúcar en sangre. Fabrica sales biliares que emulsionan las grasas y las vitaminas solubles en grasa A, D, E y K para la correcta absorción. El hígado también elimina algunas toxinas solubles en grasa del cuerpo.

• Activa las vitaminas B en sus formas de coenzima biológicamente activos. Prácticamente todos los nutrientes debe ser biotransformados por el hígado en su forma bioquímica adecuada antes de que el nutriente puede ser almacenado, transportado o utilizado en el metabolismo celular. • Tiendas de diversos nutrientes, especialmente A, D, B – 12 y hierro para su liberación, según sea necesario.

• Manufacturas carnitina a partir de lisina y otros nutrientes. La carnitina es el único conocido bionutriente que puede acompañar a las grasas en la mitocondria donde se utilizan para generar energía ATP. Las mitocondrias generan 90 % de la energía ATP a nivel celular. • Convierte el ácido láctico a partir de un residuo tóxico para un almacenamiento de combustible importante. El ácido láctico es producido cuando la glucosa se metaboliza a través del ciclo de producción de energía. Cuando se acumulan niveles excesivos, usted experimenta dolor en los músculos. Un hígado sano va a extraer el ácido láctico de la sangre y convertirlo en el combustible de resistencia de reserva, glucógeno.

• Sirve como el buffer de glucosa principal, evitando extremos altos o bajos de azúcar en la sangre. El hígado es el regulador clave de azúcar en la sangre entre las comidas debido a su fabricación, el almacenamiento, y la liberación de glucógeno, la forma de almidón de la glucosa. Cuando el azúcar en la sangre es bajo, un hígado sano convierte almacena glucógeno en glucosa, liberando en el torrente sanguíneo para elevar los niveles de azúcar en la sangre. Cuando el azúcar en la sangre es alto, un hígado sano se convierte el exceso en glucógeno o grasa almacenada. • Regulador de Jefe de metabolismo de las proteínas. El hígado convierte aminoácidos diferentes entre sí según sea necesario.

• produce el colesterol y la convierte en las diversas formas necesarias para el transporte de sangre. • Convierte los ácidos grasos esenciales como GLA, EPA, y DHA en las formas necesarias para permitir el transporte a través del torrente sanguíneo a las células que requieren 50 billones de ácidos grasos de lipoproteínas.

• Principal órgano veneno – desintoxicante en el cuerpo. El hígado tiene que derribar todas las sustancias tóxicas para el cuerpo, incluyendo los desechos metabólicos, insecticidas y residuos de plaguicidas, drogas, alcohol, etc. El incumplimiento de esta función suele causar la muerte en 12 a 24 horas. • elimina el amoníaco, un subproducto tóxico del metabolismo de proteínas animal, del cuerpo.

• descompone las hormonas después de haber cumplido su función. es decir, si el hígado no se degrada la insulina lo suficientemente rápido, los resultados de hipoglucemia debido a que la insulina circulante continúa para reducir el azúcar en la sangre. • El hígado es vital para una serie de otras funciones metabólicas, pero esta breve visión general debe servir para ilustrar el papel central que desempeña el hígado en el mantenimiento de la buena salud y la importancia de implementar el cambio de estilo de vida si es necesario.

Esto es sólo el comienzo de una muy larga lista de funciones del hígado. Todavía es incierto exactamente cuántas funciones del hígado es responsable de, pero en la actualidad la lista supera al menos 500 funciones diferentes. Por Healing Edge Ciencias

Gran parte de la mala alimentación que en general llevamos hoy en día repercute en uno de los órganos más importantes de nuestro cuerpo, el hígado, y aunque todos son importantes pasa lo mismo que en un motor, si falla una pieza el resto del motor termina por fallar, pues en nuestro organismo sucede lo mismo. Todas las toxinas tanto internas como externas, grasas y demás elementos nocivos se almacenan en el hígado alterando la normalidad de sus funciones y causando molestias y enfermedades en el. Asimismo provoca otras alteraciones en el resto de órganos. Resumiendo, dentro de las funciones que realiza el hígado podemos destacar tres de ellas, aunque realiza más de 500 funciones en nuestro cuerpo, para que comprobéis la importancia de tener este órgano en perfecto estado y cuidarlo. La primera de sus funciones a señalar es la de depurar todo el organismo, trasforma los tóxicos en elementos menos nocivos para poder eliminarlos y destruye ciertas bacterias de la sangre, se podría decir que es nuestro filtro corporal, otra de las tareas indispensables que realiza son metabolizar proteínas, grasas como el colesterol, glúcidos, etc.…, y terminaremos con otra muy importante, almacena todas las vitaminas necesarias y el glucógeno, necesario para trasformar este azúcar en energía. Existen cuatro enfermedades principales que afectan al órgano sólido más grande de nuestro cuerpo, estas son congestión del hígado, ictericia, hígado graso e inflamación crónica del hígado, para estas afecciones podemos encontrar varias plantas medicinales que nos ayudarán a recuperar la salud de esta importante pieza de nuestro motor orgánico. Aquí algunas de ellas pero hay muchas más.

El boldo es una de las mejores plantas para el cuidado del hígado, su sabor amargo y sus alcaloides estimulan su funcionamiento y aumenta la secreción de la bilis que es por así llamarla el detergente que limpia sobre todo nuestro aparato digestivo. Hervir 15 g de hojas de boldo en 1 litro de agua durante 2 minutos, filtrar y tomar hasta dos tazas diarias, podemos endulzar con miel.

Esta planta cumple la función de protector hepático, siendo uno de las mejores hierbas y más utilizada para ello. Consumir cardo mariano impedirá que las toxinas penetren en el hígado y ayudará al mismo tiempo a eliminar los venenos que no han podido ser eliminados por él, también desintoxica las células hepáticas. La mejor manera de consumirlo es en tinturas que podemos encontrar en herbolarios especializados y siguiendo las indicaciones del fabricante ya que aunque también se pueden elaborar infusiones y decocciones, en esta planta se perderían bastantes de sus propiedades. Aunque no es de las plantas más utilizadas para los problemas hepáticos, si la queremos recomendar por su facilidad para conseguirla y su facilidad de uso. Esta planta de sabor amargo es útil en el drenaje del hígado y lo descongestiona, además favorece la secreción de bilis. Para aprovechar sus beneficios la manera más fácil es añadir sus hojas a las ensaladas y nos quedarán también muy ricas.

Muchos hombres me escriben preguntando por la enfermedad del hígado graso. Quieren saber qué es, si afecta más a los hombres y cuál es su relación con la cirrosis. Este artículo puede ayudarles a resolver algunas de sus dudas. “Hígado graso” significa literalmente que tu hígado está acumulando grasa (ácidos grasos y triglicéridos) en sus células. El término médico es Esteatosis Hepática. Es un problema metabólico muy común, tanto en los hombres como en las mujeres, y se debe a que tu hígado no puede asimilar (procesar) las grasas correctamente y las acumula.

Las enfermedades del hígado graso se dividen en dos: las que son causadas por el consumo de bebidas alcohólicas y las que no. La cirrosis, por ejemplo, es un tipo de enfermedad del hígado graso causado en la mayoría de los casos por el exceso de alcohol, especialmente en Estados Unidos, pero algunas personas desarrollan cirrosis debido al hígado graso sin consumir alcohol. En este artículo vamos a hablar de la Enfermedad del hígado graso no alcohólico. ¿Qué causa este problema? Aún no se sabe exactamente. Pero hay ciertas condiciones que aumentan el riesgo de desarrollar esta enfermedad:

  • Colesterol alto y/o triglicéridos elevados en la sangre
  • Desnutrición, obesidad o pérdida de peso muy rápida
  • Diabetes tipo 2 (resistencia a la insulina)
  • La cirugía de gastric by-pass para perder peso
  • Exposición a algunos pesticidas
  • Tomar ciertos medicamentos

Generalmente, la acumulación de grasa en el hígado, cuando no es excesiva, no causa problemas de salud significativos ni provoca síntomas graves. Muchas veces es un hallazgo durante un examen médico de rutina. Los síntomas, cuando se presentan, pueden incluir: cansancio, dolor en la parte superior del estómago y pérdida de peso.

cuales son los actos de comercio segun el codigo de comercio


jurisprudencia en actos contra el pudor

Por el cuidado de su salud, usted puede ser capaz de retardar la progresión de la enfermedad. Comer sano y reducir el sodio en su dieta como sodio tiende a hincharse tejidos. Evite el alcohol, ya que acelera el daño al hígado. Para reducir el uso de compresas frías y húmedas picazón y tomar baños de avena. El hígado es el órgano más grande del cuerpo y lleva a cabo varias funciones importantes, incluyendo la conversión de los alimentos en energía y la eliminación de alcohol y otras toxinas del cuerpo. Además de la eliminación de sustancias extrañas del cuerpo, la bilis producida en el hígado ayuda a la digestión. La cirrosis hepática, una enfermedad degenerativa, hace que el órgano funcione mal debido a la cicatrización del tejido hepático. La National Digestive Diseases Information Clearinghouse afirma que la cirrosis impide que el cuerpo absorba la grasa, controlar las infecciones o el procesamiento de alimentos, medicamentos y hormonas.

De acuerdo con la Fundación Americana del Hígado, el hígado descompone el alcohol, por lo que es más fácil para el cuerpo para digerir. Las personas que han estado en los grandes bebedores durante mucho tiempo aumentan su riesgo de cirrosis debido a que el hígado no puede procesar grandes cantidades de alcohol. Como el alcohol causa el deterioro hepático, proteínas proceso el hígado lesionado ya no puede, grasas e hidratos de carbono. La cirrosis no se puede revertir; Sin embargo, la abstinencia de alcohol disminuye el daño hepático. Las personas que no paran de beber riesgo de morir de esta enfermedad. La Asociación Americana de Gastroenterología señala que la cirrosis hepática relacionada con la obesidad es la principal causa de muerte entre los no bebedores. La obesidad es un factor de riesgo de cirrosis, ya que conduce a un hígado graso y la enfermedad crónica. Enfermedad del hígado graso no alcohólico se produce porque un IMC alto provoca resistencia a la insulina, lo que conduce a una acumulación de grasa en las células del hígado. Cuanto más grasa contenida en el hígado; mayor es el daño al hígado. Los médicos recomiendan la reducción de peso para disminuir los hígados grasos y otras condiciones que causan daño al hígado, como la diabetes y la enfermedad arterial coronaria.

El hígado ayuda al cuerpo a metabolizar los fármacos y toxinas químicas que pasan a través del cuerpo. Este es un riesgo menos común cirrosis factores presentes en personas que han tenido reacciones negativas a ciertos medicamentos o que han sido expuestos a las toxinas químicas durante un largo período de tiempo. El hígado finalmente pierde la capacidad de procesar estas sustancias debido a daños en el hígado. En las personas que experimentan reacciones negativas a ciertos medicamentos, cambio de medicamentos y evitando ciertos over-the-counter medicamentos alivian algunos de los daños en el hígado. La National Digestive Diseases Information Clearinghouse afirma que los trastornos genéticos como la fibrosis quística, la enfermedad de Wilson, la alfa-1 antitripsina y enfermedades glucógeno de almacenamiento son factores de riesgo de cirrosis. Estas condiciones obstaculizan la capacidad del hígado para procesar y almacenar las enzimas, proteínas y otras sustancias necesarias en el cuerpo a causa de acumulaciones anormales de hierro y cobre. La cirrosis hepática se produce si estas condiciones no se tratan a tiempo. Sin embargo, los médicos pueden recetar medicamentos orales que ayudan al cuerpo a eliminar estas sustancias a través de la orina.

De acuerdo con la Biblioteca Nacional de Medicina, el hígado produce la bilis, la sustancia que facilita la digestión en el cuerpo. Cuando se produce la bilis, la vesícula biliar mueve a los conductos biliares y al intestino delgado. Conductos biliares bloqueados aumentan el riesgo de cirrosis debido a la obstrucción evita que la bilis que sale del cuerpo a través del intestino delgado. En cambio, la bilis se acumula en el hígado, causando inflamación y cicatrización. Conductos biliares bloqueados son el resultado de otras condiciones médicas, tales como cálculos biliares, pancreatitis y complicaciones de la cirugía de la vesícula biliar. En algunos casos, los cirujanos realizan cirugía de derivación para abrir bloqueos. Como la gente envejece, su riesgo de desarrollar cirrosis hepática aumenta, según el National Digestive Diseases Information Clearinghouse. La cirrosis ocurre en parte debido a la exposición a largo plazo a los virus, los medicamentos, las condiciones de salud y las toxinas ambientales. El envejecimiento, por supuesto, no se puede evitar, pero manteniendo un estilo de vida saludable disminuye este riesgo. Los medicamentos, también, tratar varias condiciones que son factores de riesgo de cirrosis.

La National Digestive Diseases Information Clearinghouse afirma que todas las formas de hepatitis son un factor de riesgo de cirrosis y pueden infectar el hígado durante años antes de los médicos descubren las condiciones. La hepatitis puede conducir a infecciones crónicas del hígado y las inflamaciones que se desarrollan en la sangre. Hepatitis autoinmune, a diferencia de otras formas de hepatitis, no se contrae por el contacto humano. Esto se produce porque el sistema inmunológico del cuerpo ataca las células del hígado, disminuyendo gradualmente las funciones del hígado. Las personas que sufren de enfermedades autoinmunes como el VIH y el SIDA son particularmente susceptibles a cirrosis hepática. Estas condiciones no son curables; Sin embargo, varias opciones de tratamiento disponibles para ayudar a las personas a manejar la hepatitis. La cirrosis del hígado es una enfermedad altamente peligrosa, a menudo fatal del hígado. La cirrosis es una condición en la que la inflamación y la cicatrización excesiva se producen en el hígado. Esta enfermedad se asocia a menudo como un subproducto del alcoholismo. El tratamiento hospitalario para la cirrosis incluye pero no se limita a la cirugía o prescritas medicamentos para el dolor. Tratamiento en el hogar para esta dolencia médica, por supuesto, se diferencia de los procedimientos del hospital, en el sentido de ayudar al paciente a hacer frente en casa, lejos de los hospitales.

Dado que se trata en relación con el tratamiento en el hogar y no una cura, lo que tienes que hacer es mantener la conciencia de la cirrosis. Usted tiene que mirar hacia fuera en busca de signos de mejora o un empeoramiento de la condición. El más mínimo cambio necesita atención como pueden ocurrir complicaciones y sin previo aviso. Puede ser necesaria la atención médica de emergencia para este tipo de eventos. Puesto que el consumo excesivo de alcohol es la causa principal de la cirrosis del hígado es muy recomendable para detener el consumo de bebidas alcohólicas inmediatamente. El ir pavo frío sólo ayudará a la condición. Ser consciente dieta es importante. Evite todos los alimentos con alto contenido de sodio. Los alimentos salados contribuyen a la retención de líquidos en pacientes con cirrosis, ya que tienden a retener sodio más debido a su hígado saludable. Recuerde, sin sal.

Evite los medicamentos sin receta como Tylenol y el ibuprofeno; sólo tome los medicamentos por orden de su médico. ¿Por qué evitar el Tylenol o ibuprofeno? Estos son medicamentos que pueden causar más daño que bien al hígado. Tylenol se sabe que causa daño al hígado si se usa en exceso. Revise todos los medicamentos que ingieren con su médico. El médico sabrá exactamente qué prescribir y en qué dosis. La mezcla de diferentes medicamentos sin el conocimiento del médico puede provocar la muerte. La cirrosis del hígado es generalmente irreversible. En los peores casos, un trasplante de hígado es necesario. Esto no significa que su calidad de vida tiene que deteriorarse. Siga los pasos, continúe consulta con su médico, mantener una actitud positiva y usted puede ver un cambio en su estado para mejor.

Factores que contribuyen a la existencia de este bajo Hcto:

  • Almacenar y liberar glucosa cuando el cuerpo lo necesita.
  • Intervenir en el procesamiento de la hemoglobina para utilizar el hierro.
  • Aclaramiento de la bilirrubina.

Un estudio realizado en la Virginia Commonwealth University Medical Center, de Estados Unidos, presentado durante el congreso DDW-2009 muestra qué pasó en el estado del hígado en los pacientes después de cinco años de la cura de la hepatitis C con el tratamiento realizado utilizando interferón y ribavirina. Los resultados del estudio muestran que aquellos pacientes que responden al tratamiento consiguiendo la cura de la enfermedad logran mejorías impresionantes en el estado del hígado, incluso la desaparición de la cirrosis, según explica el Dr. Richard Sterling, uno de los coordinadores del estudio.

Fueron incluidos en el estudio pacientes atendidos en el hospital desde el año de 1991 comparando el resultado de las biopsias realizadas cuando diagnosticados, con el resultado de biopsias realizadas años después. Un grupo de 230 pacientes fue acompañado durante cinco años, entre esos pacientes 41 se recusaron a recibir el tratamiento y 189 fueron tratados con interferón, pero no consiguieron respuesta con el tratamiento, permaneciendo infectados.

Un segundo grupo era formado por 102 pacientes que lograron la cura de la enfermedad (respuesta sostenida) con el tratamiento utilizando el interferón. Entre los que consiguieron la cura de la enfermedad la biopsia inicial mostraba que 29% presentaban fibrosis portal, 52% presentaban fibrosis en puentes y, 19% se encontraban con cirrosis. Al se comparar el resultado de las biopsias realizadas cinco años antes con el estadio actual del hígado en el grupo que no obtuvo la cura con la biopsia de los pacientes que no aceptaron el tratamiento fue observado que no existía ninguna diferencia significante con relación a la progresión de la enfermedad, demostrando que el tratamiento fracasado no producía ningún beneficio con relación a la inflamación o al grado de fibrosis o cirrosis.

Cuando comparadas biopsias realizadas antes del tratamiento con las realizadas cinco años después de obtener la cura en los 102 pacientes del segundo grupo fue observada una reducción significante en el grado de fibrosis: Concluyen los investigadores que los pacientes que logran la cura de la enfermedad utilizando el interferón convencional o el interferón pegilado, con o sin ribavirina, obtiene excelentes beneficios en el daño hepático.

Con lo pasar de los años es emocionante verificar los beneficios que logra el paciente que cura la hepatitis C, comprobando por diversos estudios que el hígado posee un formidable poder de recuperación. Alerto para tener en cuenta que el hígado consigue se regenerar si no existen otros factores que permanezcan afectando su funcionamiento, esto es, si el paciente solamente ésta infectado con a hepatitis C y logra curar la enfermedad el hígado va a se regenerar lentamente, pero si existen otras enfermedades o condiciones que continúan a atacar el hígado, entonces el daño hepático va a continuar progresando.

Hago el alerta porque es muy común que individuos que curan la hepatitis C me preguntan se pueden volver a ingerir bebidas alcohólicas, llevando como respuesta de mi parte que cada uno es dueño de su libre arbitrio y se suicida con el veneno que quiera, explicando a continuación que él logró eliminar el virus de la hepatitis, pero que eso no significa que el hígado quedó automáticamente libre de cualquier daño o deterioro. Los datos de esta investigación muestran que es posible regenerar el hígado, pero que se trata de un proceso lento, demorado, que en mucho va a depender de como el propio paciente ayuda para que esa regeneración pueda acontecer. ¡Nunca olviden qué alcohol, peso arriba del normal, diabetes, presión alta, otras hepatitis, HIV/SIDA, vida sedentaria, estrés, etc. etc., también afectan el hígado!
No es posible una comparación exacta con la escala Metavir, pero aproximadamente una fibrosis portal podría se situar como una fibrosis F1 y una fibrosis en puentes podría se situar aproximadamente como una fibrosis F2 ó F3.

Este artículo fue redactado con comentarios e interpretación personal de su autor, tomando como base la siguiente fuente:
Shiffman M, et al "The long term effects of interferon based (IFNTx) therapy on hepatic histology in patients with chronic hepatitis C virus: results of a five year prospective evaluation on fibrosis progression and fibrosis regression" DDW 2009; Abstract 7.

Carlos Varaldo
Grupo Optimismo

Las hemorroides externas se pueden producir cuando hay un aumento de presión dentro de las venas hemorroidales externas. Cuando estas venas alrededor del ano se hinchan e inflaman, una persona puede desarrollar síntomas como prurito anal, sangrado y dolor. Hay varios factores que pueden aumentar su riesgo de desarrollar esta condición. Por ejemplo, el embarazo, la obesidad y la cirrosis son algunas de las condiciones que puede poner presión extra sobre las venas hemorroidales externas. Las opciones de tratamiento pueden incluir cambios en la dieta, modificar los hábitos intestinales y la cirugía. Hay una serie de factores que pueden aumentar la presión dentro de las venas hemorroidales externas. Estos factores de riesgo incluyen:

  • Exceso de presión para expulsar las heces u otros malos hábitos intestinales como estar sentado por largos períodos de tiempo.
  • Embarazo
  • Envejecimiento.
  • Estreñimiento o diarrea crónica.
  • El coito anal
  • Cirrosis
  • Obesidad
  • Una dieta rica en grasa y pobre en fibra.

A diferencia de las hemorroides internas, que no suelen ser dolorosas, las hemorroides externas pueden ser muy dolorosas. Para una persona con una hemorroide externa, los síntomas también pueden incluir:

  • Sangrado
  • Comezón o picazón anal.

Estos síntomas pueden ser causados por un esfuerzo excesivo, por frotación o mal método de limpieza alrededor del ano. La presencia de moco también puede causar picazón.

Los síntomas de hemorroides externas pueden incluir un bulto duro alrededor del ano que resulta cuando se forma un coágulo de sangre. Esta condición se conoce como hemorroide externa trombosada. Tenga en cuenta que no todas las personas con hemorroides externas presentan síntomas. Con el fin de diagnosticar las hemorroides externas, el médico comenzará haciendo una serie de preguntas (conocido como el historial médico), seguido de un examen físico. Él o ella también pueden recomendar ciertas pruebas. Una minuciosa evaluación y un diagnóstico efectivo de las hemorroides por parte del médico es muy importante en el momento que se presente sangrado del recto o sangre en las heces. El sangrado también puede ser un síntoma de otras enfermedades digestivas, incluyendo cáncer de colon o de recto.

En la mayoría de los casos, el tratamiento para las hemorroides externas se centra en:

  • Aliviar síntomas de las hemorroides.
  • Aliviar la presión mediante el aumento de fibra y líquidos en la dieta.
  • Modificación de los hábitos intestinales.

Prevención de las hemorroides externas La mejor forma de prevenir las hemorroides externas incluye:

actos liturgicos de semana santa

formalidades judiciales de los actos procesales

El cardo de leche puede no ser adecuado para aquellos que sufren de complicaciones como la hemorragia por varices o ascitis debido a la cirrosis. Tampoco se recomienda para las personas con antecedentes de condiciones hormonales.

  • Extraer el jugo de las hojas de eclipta.
  • Mezcle 1 cucharadita de este jugo y miel cruda.

La historia natural de la cirrosis se caracteriza por una fase asintomática, denominada cirrosis hepática compensada, seguida de una fase sintomática y rápidamente progresiva, en la que se manifiestan complicaciones derivadas de la hipertensión portal y de la insuficiencia hepática. Esta última fase se conoce como cirrosis hepática descompensada. Recientemente, se propuso un nuevo esquema en la historia natural de la cirrosis que describe cuatro fases con unas características clínicas y un pronóstico bien diferenciados:

Los estadios 1 y 2 corresponden a pacientes con la fase de cirrosis hepática compensada mientras que los estadios 3 y 4 corresponden con la fase de cirrosis hepática descompensada. Por ello, se considera que el conocimiento de la fase en la que se encuentra el paciente permite asignarle una categoría pronostica.4,5 A nivel global la probabilidad de que un enfermo con cirrosis hepática desarrolle varices esofágicas es del 5% al año de establecer el diagnóstico y del 12% a los tres años. Este hecho no es probable que ocurra sin un gradiente de presión portal superior a 10 mm Hg. Con el tiempo, el aumento de la presión portal produce una dilatación progresiva de la varice y un adelgazamiento de su pared. Cuando la presión hidrostática intravaricosa supera el límite elástico de su pared, se genera una tensión excesiva que produce su rotura (teoría de la explosión).5 El riesgo es más alto entre los pacientes con mala función hepática y varices de gran tamaño o con signos de color rojo (estrías longitudinales o manchas de color rojo cereza sobre la superficie de la variz). Por ejemplo, unpaciente con un grado Child C, ascitis a tensión y varices de gran tamaño con signos endoscópicos de riesgo, presenta una probabilidad de sangrado del 76%. La mortalidad de la HDA por hipertensión portal oscila entre un 10-15% para cada episodio y depende, no solamente del carácter exanguinante del sangrado, sino de otros factores, como la magnitud del incremento del GPVH (mayor de 20 mmHg), la coexistencia de otra patología (falla renal, hepatitis alcohólica concomitante, hepatocarcinoma, trombosis portal) y la aparición de recidiva precoz (mayor frecuente en las primeras 48 horas) o bien de infecciones concomitantes que pueden ocasionar un fallo multiorgánico.5-7

La ascitis es una de las complicaciones más conocidas de la enfermedad en fases avanzadas y se relaciona con la presencia de hipertensión portal e insuficiencia funcional hepática. Alrededor de 50% de los pacientes con cirrosis desarrollan ascitis en un plazo de 10 años después del diagnóstico.8 La existencia de un episodio de ascitis clasifica al paciente en la categoría de cirrosis descompensada y obliga a establecer maniobras terapéuticas específicas ya que se asocia a un mal pronóstico, con 50% de mortalidad a 3 años. Conforme la ascitis progresa puede asociarse hiponatremia dilucional, ascitis refractaria y síndrome hepato-renal que constituyen complicaciones asociadas a alta mortalidad a corto plazo.9 De acuerdo a las recientes guías de la Asociación Europea para el estudio del hígado, la ascitis se diagnostica y maneja de acuerdo a las recomendaciones descritas en el siguiente cuadro. En caso de existir ascitis refractaria el manejo se vuelve más complejo y el pronóstico de sobrevida se reduce notablemente, en parte por su asociación con peritonitis bacteriana espontánea, que a su vez se asocia en un 30% de los casos con síndrome hepato-renal de elevada mortalidad.7-9

Se clasifica actualmente en tres categorías (cuadro 4), y es otra de las grandes complicaciones de la cirrosis relacionada con la pérdida de la capacidad funcional de las células hepáticas y la aparición de cortocircuitos portosistémicos que exponen al cerebro a diversas toxinas, principalmente amonio proveniente del área intestinal. A este fenómeno también contribuye la emaciación muscular característica del enfermo con cirrosis avanzada que impide disponer de un tejido muscular como un órgano de apoyo para la conversión de amonio en glutamina.10 La encefalopatía se asocia a pobre pronóstico. Su presencia en insuficiencia hepática aguda (tipo A) se asocia a sobrevida de 10 al 40%. La encefalopatía tipo C también se asocia a un pobre pronóstico con sobrevidas de solo 42% a un año y 23% a 3 años, después de la aparición del primer episodio.10

En el paciente con cirrosis hepática existe una clara asociación entre la progresión de la hipertensión portal y particularmente de la apertura de corto-circuitos porto-sistémicos y la aparición de encefalopatía hepática.11 Al inicio puede ser episódica, asociada a un claro factor precipitante, o bien espontánea, reflejando el daño hepatocelular avanzado con pérdida de la capacidad de detoxificación del amonio, que es considerado el principal metabolito involucrado en los síntomas neuro-psiquiátricos de la enfermedad. Cuando la encefalopatía se convierte en recurrente, se le puede clasificar de acuerdo a la gravedad de la alteración del estado mental. Los criterios de West Haven son los más utilizados en la práctica clínica en nuestro país.10-11

Las infecciones bacterianas constituyen una manifestación común en la cirrosis hepática. Comparado con el 5-7% de tasa de infección nosocomial descrita en la población general, los pacientes con cirrosis presentan una tasa del 30-40%. Los factores de riesgo más importantes para el desarrollo de infecciones son la hemorragia gastrointestinal y el deterioro avanzado de la función hepática. Las infecciones más frecuentes son la peritonitis bacteriana espontánea (25%), infecciones del tracto urinario (20%), neumonía (15%) y bacteremia espontánea (12%). La mortalidad en pacientes cirróticos que desarrollan infecciones bacterianas es alta, entre el 25-50%.7,9,12 El cáncer de hígado se asocia a cirrosis hepática en el 70-80% de los casos, por lo cual este padecimiento se le considera pre-neoplásico. La sobrevida a 5 años es de tan solo un 8.9%. La incidencia del hepatocarcinoma varía dependiendo de la causa de la cirrosis y del grado de fibrosis, con frecuencias de aparición de 2.6 a 5.8% por año.13

El hepatocarcinoma es un fenómeno ligado a la historia natural de la cirrosis, particularmente si su etiología guarda relación con el alcohol, virus de las hepatitis B y C, hemocromatosis o porfiria hepatocutánea tarda. Aunque el espectro de posibilidades sintomáticas de este tumor es amplio, algunos hepatomas pueden diagnosticarse en pacientes asintomáticos, en una fase en la que la cirugía de exéresis, el propio trasplante o la alcoholización del tumor, pueden llegar a ser curativas. Ello se consigue cuando se efectúan programas de detección oportuna basados en la realización de ultrasonidos de control.14 Se considera que los pacientes con cirrosis e incluso a aquellos con hepatitis crónica viral C con fibrosis grado 3, o bien a aquellos con hepatopatía crónica viral B o C tratados deben ser sujetos a detección temprana de hepatocarcinoma. El mejor método en calidad-precio es el ultrasonido hepático realizado por personal experimentado y su frecuencia ideal debe ser cada 6 meses. No se recomienda el uso de alfa fetoproteína como maniobra de escrutinio, por su baja sensibilidad. Puede utilizarse como complemento diagnóstico o bien como seguimiento en pacientes con elevación basal de los valores y en quienes se decide dar un seguimiento mixto (radiológico y serológico).14

Se considera que la valoración del pronóstico tiene utilidad práctica en la predicción de la sobrevida de los pacientes. El índice más utilizado es el de Child-Pugh15 que se reproduce a continuación. En el grado A se consideraba que la mortalidad a un año era de 0 y de 15% a los 2 años; en grado B a un año de 20% y de 40% a 2 años; en grado C, la mortalidad era de 55% a un año y de 65% a los 2 años.

En 1964, Child y Turcotte publicaron un sistema de clasificación que se convirtió en el método predominante para evaluar pronóstico en los pacientes cirróticos. Ellos estratificaron los pacientes, sometidos a cirugía de shunt para aliviar la hipertensión portal, de acuerdo con su riesgo, seleccionando empíricamente 5 parámetros (albúmina sérica, bilirrubina sérica, ascitis, encefalopatía y estado nutricional). Cada variable fue colocada en uno de tres estratos de severidad y una clase fue estimada Clase A (bajo riesgo), Clase B (riesgo intermedio) y Clase C (riesgo alto). Los puntajes son sumados con un resultado entre 5 y 15. Los cuestionamientos se generaron por tres de los parámetros (ascitis, encefalopatía y nutrición) considerados muy subjetivos y el resultado final coloca al paciente en tres clases, más que reflejar un espectro de urgencia.

En 1972, Pugh modificó la clasificación de Child-Turcotte como instrumento para predecir desenlaces después de cirugía porto-sistémica. Reemplazó nutrición por tiempo de protrombina (TP), con un puntaje como sigue: TP prolongado 6 s:3. Para la albúmina, se cambio el punto de corte de 3 g. a 2.8 g. Y redefinió los siguientes grados A, B y C para el Score combinado: A:5-6;B: 7-9 y C:10-15. Encefalopatía, el sistema de evaluación es como sigue:

  • Grado 1 (leve): Cambios de comportamiento, inversión del ritmo de sueño.
  • Grado 2 (moderado): Asterixis, somnolencia, confusión.
  • Grado 3 (severo): Estupor, asterixis, pobre respuesta a estímulos externos.
  • Grado 4 (pone en riesgo la vida): Coma

Referencias bibliográficas

  1. Zipprich A, Garcia-Tsao G, Rogowski S, Fleig WE, Seufferlein T, Prognostic indicators of survival in patients with compensated and decompensated cirrhosis Dollinger MM. Liver Int. 2012 October; 32(9): 1407–1414
  2. D’Amico G, García-Tsao G & Pagliaro L. Natural history and prognostic indicators of survival in cirrhosis: a systematic review of 118 studies. J Hepatol 2006;44:217-31.
  3. De Franchis R. Revising consensus in portal hypertension: Report of the Baveno V consensus workshop on methodology of diagnosis and therapy in portal hypertension. Journal of Hepatology 2010;53:762–768.
  4. Pleguezuelo M, Benitez JM, Jurado J, Montero JL, De la Mata M. Diagnosis and management of bacterial infections in decompensated cirrhosis. World J Hepatol 2013; 5(1): 16-25.
  5. Solá E, Ginés P. Renal and circulatory dysfunction in cirrhosis: current management and future perspectives. J Hepatol 2010 Dec; 53:1135-45.
  6. European Association for the Study of the Liver. Ascites, spontaneous bacterial peritonitis, and hepatorenal syndrome in cirrhosis. Journal of Hepatology 2010; 53:397–417
  7. Lee W. M., Stravitz R. T., Larson A. M. Introduction to the Revised American Association for the Study of Liver Diseases Position Paper on Acute Liver Failure 2011. Hepatology. 2012 Mar; 55(3):965-7.
  8. Ferenci P, Lockwood A, Mullen K, Tarter R, Weissenborn K, Blei AT. Hepatic encephalopathy-definition, nomenclature, diagnosis and quantification: final report of the working party at the 11th World Congress of Gastroenterology, Vienna, 1998.Hepatology 2002; 35:716-721.
  9. Arvaniti V, D’Amico G, Fede G, et al. Infections in patients with cirrhosis increase mortality 4-fold and should be used in determining prognosis. Gastroenterology 2010; 139 (4): 1246- 1256.
  10. Meza-Junco J, Montano-Loza A, Candelaria M. Treatment modalities in patients with hepatocellular carcinoma: a retrospective series in a single institution in Mexico. Gastroenterol-Hepatol 2004; 27(1): 11-7.
  11. European Association for the Study of the Liver. European Organisation for Research and Treatment of Cancer. EASL–EORTC Clinical Practice Guidelines: Management of hepatocellular carcinoma. Journal of Hepatology 2012;56:908–943.
  12. Pugh RN, Murray-Lyon IM, Dawson JL, Pietroni MC, Williams R. Transection of the oesophagus for bleeding oesophageal varices. Br J Surg 1973; 60:646-649.
  13. Wiesner R, Edwards E, Freeman R, et al. Model of end-stage liver disease (MELD) and allocation of donor livers. Gatroenterology 2003; 124: 91-96
  14. Bohórquez HE, Beltrán O. Modelos de pronóstico en enfermedad hepática Child &Meld. Rev Colomb Gastroenterol 2004: 19 (2); 109- 113.
  15. Christensen E. Prognostic models in chronic liver disease: validity, usefulness and future role. Journal of hepatology 1997:26;1414-1424.

Material Didáctico:

Dra. Fernanda García Alvarado.
Comité Editorial Amhigos del Hígado

Vitamina E: Un tratamiento efectivo para el “NASH” por sus siglas en inglés (Esteatohepatitis No Alcohólica)

Esteatohepatitis No-Alcohólica (NASH) es una enfermedad del hígado común que a menudo pasa sin ser detectada hasta que existe un daño hepático significativo. Los factores de riesgo para el NASH incluyen la obesidad, diabetes, colesterol y triglicéridos altos en la sangre. El NASH representa la acumulación de grasa en el hígado (“hígado graso”), se presenta inflamación del hígado en las personas que consumen una cantidad pequeña de alcohol o que no lo consumen. El NASH puede conducir a la cirrosis hepática, el hígado sufre un daño permanente y la cicatrización se convierte progresivamente en disfuncional. Según el Instituto Nacional de diabetes y enfermedades de digestión y de los riñones, del 10 al 20 por ciento de la población estadounidense tiene hígado graso, donde se presenta exceso de grasa en el hígado, y que no han desarrollado todavía inflamación o daño hepático. En las primeras etapas del NASH, el paciente se siente bien. Según avanza la enfermedad, los pacientes desarrollan síntomas, tales como la fatiga, pérdida de peso y debilidad, asociado con fisuras excesivas del hígado y el desarrollo de cirrosis. En las últimas etapas de la enfermedad, los pacientes sufren de retención de líquidos, desgaste muscular, sangrado intestinal e insuficiencia hepática. No existen tratamientos específicos para el NASH, pero se recomienda a las personas con este mal, reducir su peso. Si tiene sobrepeso o es obeso, siga una dieta balanceada que puede incluir alimentos fortificados, incremente la actividad física, evite el alcohol y evite medicamentos innecesarios. El estrés oxidante también se aumenta en el hígado de los pacientes con NASH, los antioxidantes tales como la vitamina E, están siendo utilizados experimentalmente como un tratamiento para la NASH.

Un reciente artículo en el New England Journal of Medicine por AJ Sanyal y colegas de la red de investigación clínica de Esteatohepatitis No-alcohólica describe los resultados de su ensayo clínico (llamada PIVENS, pioglitazona frente a vitamina E y frente a placebo para el tratamiento de pacientes No diabéticos con Esteatohepatitis No-alcohólica) que demuestran la eficacia de la vitamina E para el tratamiento del NASH. En el juicio de PIVENS, 247 sujetos adultos con NASH y sin diabetes fueron seleccionados para recibir uno de los tres tratamientos (placebo, n = 83; 800 IU/día RRR-α tocoferol (vitamina E), n = 84; o 30 mg/día pioglitazona, n = 80) por 96 semanas. La pioglitazona es un fármaco antidiabético. Las biopsias hepáticas se obtuvieron al principio y al final del estudio para evaluar las características histológicas de NASH. Al tratamiento con vitamina E se le asoció con una tasa de mejora en el NASH significativamente mayor en comparación con la de placebo (43% frente a 19%). Características histológicas indicaron que la vitamina E y el tratamiento de pioglitazona reducen el grado de hígado graso y la inflamación. Ambos tratamientos también redujeron los niveles sanguíneos de las enzimas del hígado apoyando un efecto positivo sobre la salud hepática como resultado de estos nuevos tratamientos. Sin embargo, el tratamiento de pioglitazona produjo un aumento de peso de 4.7 kg durante el estudio 96 semanas.

Estas observaciones son interesantes porque demuestran claramente un efecto positivo del tratamiento con la vitamina E, similar a lo que fue observado con el fármaco, pero sin aumento en el peso corporal. Fuente: Sanyal, AJ, et al. (2010). New England Journal of Medicine, 362, 1675-85.

Si está listo para innovar, Fortitech está aquí para ayudar - con las muestras de premezclñas nutricionales y el soporte técnico experto para ayudarle a desarrollar su siguiente producto mejor vendido.

  • Our 2018 catalog is now available! Learn how DSM can deliver solutions to help address consumers’ health and lifest… https://t.co/3Nx4pt4k0u11:45:53 AM enero 31, 2018 from Twitter Web ClientReplyRetweetFavorite
  • A new study finds that many Americans are consuming more than the recommended limits of sugar. Manufacturers may wa… https://t.co/VNgpd2Js9c12:21:11 PM enero 05, 2018 from Twitter Web ClientReplyRetweetFavorite
  • Learn about important ingredients for weight management during the holiday season: https://t.co/RLeGKhKEb1https://t.co/0xXaFUleP111:52:19 AM Diciembre 05, 2017 from Twitter Web ClientReplyRetweetFavorite
  • Food and beverages intended for nighttime consumption are emerging in markets around the world. Click to learn more… https://t.co/EG1FSWeale12:15:29 PM Noviembre 09, 2017 from Twitter Web ClientReplyRetweetFavorite
  • Better for You (BFY) snacks have become a go-to option for Millennial consumers. Learn more here:… https://t.co/MHEJHqS8ac01:00:07 PM Noviembre 06, 2017 from Twitter Web ClientReplyRetweetFavorite
  • Cross sectional studies have shown an association between higher magnesium intake & bone mineral density. Learn more https://t.co/GwRmerTfOf01:31:58 PM Octubre 13, 2017 from Twitter Web ClientReplyRetweetFavorite
  • If you’re ready to innovate, Fortitech Premixes, by DSM is here to help! Request your free sample today: https://t.co/JdUPz0gS3e04:01:52 PM Octubre 04, 2017 from Twitter Web ClientReplyRetweetFavorite
  • Today is World Heart Day! Do you know what vitamins & nutrients help support a healthy heart? Test your knowledge: https://t.co/9Tti8Ln5CI01:13:35 PM Septiembre 29, 2017 from Twitter Web ClientReplyRetweetFavorite
  • Great read @NutWorld on beauty https://t.co/tRpMLrVapJ Learn how fortification may help support beauty from within: https://t.co/XWxg4FYD0l04:06:47 PM Septiembre 18, 2017 from Twitter Web ClientReplyRetweetFavorite
  • Study: supplementation w/ fortified watermelon juice had a beneficial effect on exercise performance. Learn more: https://t.co/0VkrfpRiy312:02:42 PM Septiembre 12, 2017 from Twitter Web ClientReplyRetweetFavorite

Fortitech ® Premixes, by DSM, is the world leader in custom nutrient premixes for the food, beverage and pharmaceutical industries. La mayor parte del contenido de este sitio web ha sido traducido del inglés por traductores profesionales. A fin de que sea fácilmente accesible para el mayor número de lectores posible, procuramos evitar el uso de palabras y frases que sean demasiado específicos de un país. Le pedimos disculpas por las molestias si, a pesar de nuestros esfuerzos, hay alguna palabra o expresión que no le resulta familiar.

En el momento del diagnóstico, aproximadamente el 40% de los pacientes no presentan síntomas, ya que la mayor parte de los síntomas asociados al cáncer de hígado no ocurren hasta que la enfermedad es avanzada. Los síntomas son inespecíficos y están fundamentalmente relacionados con la enfermedad crónica hepática si se desarrollan en este contexto. En los pacientes con cirrosis hepática que sin una causa aparente desarrollan ascitis, encefalopatía hepática, sangrado por varices esofágicas o fiebre de origen desconocido debe investigarse la presencia de CHC.

actos materiales y actos formales

  • Dieta balanceada
  • Hacer ejercicio
  • Pérder peso
  • Disminuir el consumo de alcohol
  • Controlar los niveles de colesterol

Continuar leyendo: Las personas con los triglicéridos aumentados en sangre deben hacer un cambio en su estilo de vida pero también se debe considerar la toma de medicamentos si el paciente no responde de la manera esperada.

  • Las estatinas ayudan si el paciente además de los triglicéridos tiene niveles de colesterol elevados.
  • Los fibratos son especialmente útiles para bajar los triglicéridos.
  • La ezetimiba es un medicamento que bloquea la absorción del colesterol.
  • Los ácidos grasos omega-3, (suplementos de aceite de pescado) pueden ayudar a reducir sus niveles de triglicéridos

Continuar leyendo:

Su alimentación afecta de manera significativa la utilización de las grasas por el organismo. La obesidad es un factor importante que se relaciona con el aumento de los triglicéridos.

Por esta razón no debe excederse en la cantidad de calorías que se consumen al día ya que las dietas altas en calorías, estimulan la producción de triglicéridos en el hígado. Las dietas con un alto contenido de carbohidratos elevan los niveles de triglicéridos por un aumento de la síntesis de triglicéridos en el hígado.

Conviene en este caso reducir la ingesta de alimentos ricos en carbohidratos simples, como el azúcar (azúcar refinada, bebidas azucaradas, refrescos gaseosos, helados), la fructosa (presente en los jugos de frutas comerciales), además de consumir porciones más pequeñas de pan, arroz, pastas, papa y otros alimentos altos en carbohidratos. Evite el consumo de alimentos elaborados con harinas refinadas

El arroz blanco, el pan y la pasta hechos con harina blanca aumentan los triglicéridos. En su lugar, consuma cantidades moderadas de granos enteros como panes integrales de 7 granos, pasta de trigo integral, arroz integral y otros granos como quinoa, cebada, avena y mijo integrales.

Las grasas de la dieta están constituidas casi exclusivamente por triglicéridos.Para disminuir los triglicéridos, es importante disminuir el aporte total de grasa, preferiblemente en un 25-30%. Grasa Saturada

La grasa saturada eleva los niveles de triglicéridos y colesterol. Todas las grasas animales, con excepción de las procedentes del pescado, son saturadas, por lo que es preferible limitar su consumo.

Elimine la piel del pollo, y consuma carne de res o cerdo muy ocasionalmente, tratando de que se consuman únicamente los cortes magros (constituidos por fibra muscular, sin grasa). Debe disminuir el consumo de productos lácteos ricos en grasa como mantequilla y crema así como los alimentos de origen vegetal con alto grado de grasas saturadas como el aceite de palma y aceite de coco.

Consumir bebidas con alcohol es un fuerte contribuyente a altos niveles de triglicéridos. Incluso una pequeña cantidad de alcohol puede elevar los triglicéridos. Estas bebidas incluyen: cerveza, vino, ron, whisky, vodka y otros licores. El hígado es uno de los órganos más grandes del cuerpo (después de la piel). Es de crucial importancia ya que lleva a cabo una larga lista de tareas de las cuales dependen muchas funciones del cuerpo. Entre estas tareas se encuentra la importante labor de filtrar alrededor de un litro de sangre por minuto (cuando está saludable), el hígado depura hormonas, sustancias químicas, gérmenes, alérgenos, bacterias, medicamentos, toxinas, etc. Hoy veremos algunas hierbas medicinales para el hígado, para cuidarlo y mantenerlo sano.

El hígado también realiza la función de mantener la proporción de glucosa, proteínas, grasas, colesterol, vitaminas y hormonas, además de que ayuda a utilizar los nutrientes de los alimentos, aprovechando y reciclando el hierro, facilitando la asimilación de lo que comemos segregando más de un litro de bilis al día, incluso participa de forma importante en un adecuado y óptimo funcionamiento del sistema inmune. Malas digestiones, gases, dolor de hígado, inflamación del vientre, dolor de cabeza, mareos, depresiones, incapacidad para concentrarse, urticaria, erupciones cutáneas, mal humor, hipoglucemia, mal aliento por las mañanas, asma y necesidad de comer azúcar.

Hay muchas formas de cuidar al hígado, mantenerlo joven y sanarlo de forma natural. Una dieta baja en grasas y productos de procedencia animal, evitar alcohol y procesados, refinados (azucares, harinas, pastas, etc.), así como mantener una vida con buen descanso, bajos niveles de estrés y con ejercicio, son algunas claves para mantenerlo fuerte en todas las etapas de la vida. Sin embargo, además de lo anterior, podemos apoyarnos en la poderosa medicina herbolaria, hay hierbas medicinales para el hígado que no sólo ayuda a sanar y a mantener nuestro hígado saludable, sino que ayudan a estimular la capacidad auto-curativa del cuerpo sin dañarlo ni causarle dependencias o debilitarlo.

Es importante no tomar las infusiones de hierbas medicinales para el hígado con la comidas, ya que obstruyen la absorción del hierro de los alimentos. La hora adecuada para las infusiones es después de media hora de haber comido, en ayunas (cuando es necesario), o antes de acostarse.

  1. Cardo mariano: uno de los mejores remedios para el hígado (conocido como guardián del hígado), puedes beneficiarte de esta hierba en ensaladas (cruda y tierna) o en infusión. Ayuda a sanar hígado y vesícula, desintoxica, protege y reduce inflamaciones del hígado, además de ayudarlo a reparar tejidos dañados y eliminar venenos biológicos. Cuando el hígado no elimina o neutraliza sustancias dañinas el hígado se daña y deteriora. El cardo mariano previene y ayuda al hígado a eliminar estas sustancias además de que lo protege contra sus agresiones, resguarda al hígado de drogas, alcohol, hongos venenosos, sustancias perjudiciales, etc., ayuda a eliminar exceso de hierro que daña el hígado y es un potente antioxidante que lo repara y regenera, además de que protege contra la diabetes, lo desinflama, baja el colesterol nocivo y estimula sus funciones vitales. Toma una dosis de 250mg al día para proteger el hígado y combatir diabetes y otros daños hepáticos.
  2. Diente de León: un fuerte depurador sanguíneo, ideal para descongestionar el hígado, un tónico general para el cuerpo con propiedades antiinflamatorias, laxantes y reparadoras. Es un tónico amargo y vesicular. Consume esta planta en ensaladas frescas o en polvo (mezclado con zumos) o infusión. La dosis varía alrededor de 500 y 2000 mg al día, según la dolencia. Una cura con diente de león es beber 3 tazas al día pero no junto con las comidas sino 30 minutos después de comer.
  3. Alcachofa: tónico amargo con propiedades protectoras y regenerativas del hígado, depura la sangre y ayuda a mejorar las digestiones, combatir urticaria, alergias, acidez, gases, mejorar los mareos y vértigos, fatiga sin saber porqué, hinchazón abdominal, etc., síntomas de un hígado en mal funcionamiento. Previene hepatitis, insuficiencia hepática y problemas como diabetes, excelente para bajar de peso y eliminar colesterol nocivo y a purificar la sangre. Además, posee propiedades que estimulan la producción de bilis y drena la vesícula, por lo que previene y combate la formación de piedras vesiculares. La mejor forma de consumir la alcachofa es comerla en ensaladas, bien limpia y cocinada con un poco de sal. Se debe rascar la carne con los dientes directamente de la hoja. Además, te puedes preparar una infusión con hojas de alcachofa, hirviendo en una taza de agiua 10 hojas de alcachofa. Recuerda no endulzar con nada para mejores resultados. Evita al máximo utilizar cualqueir tipo de azuar, incluso el azucar de dieta, que es muy nocivoa para el hígado. En el mercado ya venden cápsulas de alcachfa las cules también son apropiadas para sanar el higado (consulta las dosis en el empaque).

Las enfermedades cardiovasculares son diferentes padecimientos en las que se incluyen las enfermedades del corazón y las que se relacionan con los vasos sanguíneos. Estas enfermedades son la causa número uno de muertes en el mundo. Por esta razón es de suma importancia conocer cuáles son sus factores de riesgo. La enfermedad coronaria, reumática, congénita, trombosis venosa, arteriopatías y embolias son algunos ejemplos de enfermedades cardiovasculares. Muchas de éstas y otras enfermedades ni siquiera presentan síntomas y su primera manifestación puede llegar a ser un infarto.

Los factores de riesgo más importantes de estas enfermedades son:

  • Presión arterial alta (hipertensión arterial): este es el principal factor de riesgo de tener un paro cardiaco, insuficiencia renal o un accidente cerebrovascular.
    La presión arterial es la fuerza de las paredes de las arterias cuando el corazón bombea la sangre a todo el cuerpo.
    Para saber si se sufre hipertensión se debe consultar a un médico especialista ya que la mayoría de las personas que la sufren no presentan síntomas. En algunos casos se sienten palpitaciones en la cabeza o en el pecho y cuando no hay síntomas pueden pasar años hasta que se den cuenta que la padecen.
    El riesgo de desarrollar este padecimiento es mayor con la ingesta excesiva de sal, sobrepeso, consumo de alcohol y tabaco.
  • Obesidad y Sobrepeso: esto es cuando se acumula grasa excesiva en el cuerpo. Estos trastornos alimentarios son el desequilibro entre la calorías consumidas y las gastadas.
    Si tu Índice de Masa Corporal es igual o mayor a 25, padeces sobrepeso y si es mayor a 30 padeces obesidad. Esta es la fórmula para calcularlo: IMC = kg/m 2
    Con estos trastornos no solo puedes desarrollar enfermedades cardiovasculares sino también diabetes, osteoartritis y otras enfermedades degenerativas.
  • Colesterol: el colesterol es una molécula compuesta de ácidos grasos que se transporta en la sangre, el hígado es el encargado de producir suficiente, pero al consumir productos animales lo aumentamos.
    Si se lleva exceso de grasa en la sangre, se acumula y se pueden tapar las arterias. Esto aumenta la probabilidad de tener enfermedad coronaria y terminar en un infarto agudo al miocardio.
    Esto se puede prevenir con un check up en el que un médico mide los niveles de colesterol y puede evaluar los resultados.
  • Diabetes: la diabetes es una enfermedad en donde el cuerpo tiene alteraciones en cuanto a la producción de insulina, la cual es una hormona que se encarga de convertir la glucosa (azúcar) en energía.
    Ésta se puede diagnosticar mediante un análisis para medir los niveles de glucosa en sangre. El análisis se realiza estando en ayunas desde la noche anterior.
    Si se detecta a tiempo puede controlarse, el médico especialista puede indicar cambio en la alimentación y programas de ejercicios físicos.
  • Tabaquismo: mucha gente sabe que el tabaquismo aumenta el riesgo de cáncer de pulmón, pero pocos saben que aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Se ha demostrado que el fumar acelera la frecuencia cardiaca, contrae las arterias y ocasiona alteraciones en el ritmo cardiaco.
    Las sustancias que contiene el cigarro provocan la acumulación de grasa en las arterias, también afectan la concentración de colesterol, aumentando el riesgo de que se forme un coágulo sanguíneo, que podría causar un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular.
  • Herencia: la herencia también es un factor importante en las enfermedades cardiovasculares, si tus padres o tus hermanos tuvieron un problema cardiaco o circulatorio antes de los 55 años, se tiene un mayor riesgo cardiovascular. Otras herencias como hipertensión, diabetes y obesidad aumentan también el riesgo.
  • Edad: como lo mencionábamos antes, el factor de la edad es de suma importancia ya que las personas de mayor edad tienen mayor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. Con el paso de los años la actividad del corazón tiende a deteriorarse, también puede que el grosor de las paredes del corazón aumenten, las arterias se pueden endurecer y la eficiencia para bombear sangre, disminuye.

Estos son algunos de los factores de riesgo más importantes de enfermedades cardiovasculares que debemos tomar en cuenta ya que estudios de la Organización Mundial de la Salud señalaron que estos padecimientos constituyen la segunda causa de muerte en México, esto quiere decir que el 30% de las muertes son causa de algún problema cardiaco. La cardiopatía isquémica es uno de los principales factores que condicionan más de la mitad de las muertes. Su principal causa es por arteriosclerosis, que es la alteración de las arterias, principalmente endurecimiento, aumento del grosor y se pérdida la elasticidad.

Si se cuentan con más factores de riesgo, mayor será la probabilidad de padecer enfermedades cardiovasculares. Estos factores pueden modificarse o tratarse y otros, desgraciadamente no. Por esta razón en el Hospital San Ángel Inn te invitamos a hacerte un check up periódicamente para descartar todo tipo de padecimientos cardiacos. Contamos con médicos especialistas listos para darte una valoración mediante los estudios que incluyen desde un check up ejecutivo, una química sanguínea, antígenos y perfil de lípidos, hasta radiografía de tórax y un electrocardiograma.

Tabla de Contenido

modalidades de los actos juridicos unam

- VARICES ESOFAGICAS. Se tratan mediante la esclerosis de las venas dilatadas del esófago con una sustancia química, impidiendo así que se rompan y sangren, o colocando unas bandas elásticas. También se pueden tratar con cirugía. - TENDENCIA AL SANGRADO. Se trata con inyecciones de vitamina K o con transfusiones de sangre.

- ENCEFALOPATIA. Para evitar que las bacterias del intestino fabriquen más amoníaco a partir de las proteínas de la dieta, se restringen las proteínas de la dieta, se dan antibióticos por boca que maten localmente las bacterias del intestino. Se debe evitar el estreñimiento con laxantes suaves (lactulosa). Es mucho mejor cuando se abandona el alcohol completamente, antes de que la enfermedad se haga severa. La cirrosis avanzada tiene mal pronóstico, con un 50 % de supervivencia a los 2 años.

1. GUIA DE PRÁCTICA CLINICA CIRROSIS HEPÁTICA Autor:- Dr. Víctor Cercado Vásquez 1 2. GUIA DE PRACTICA CLINICA 1. INDICEPág. • Índice… Fisiopatología de la cirrosis

UNIVERSIDAD NACIONAL AUTONOMA DE MEXICO FACULTAD DE ESTUDIOS SUPERIORES IZTACALA H.G.Z. 57 LA QUEBRADA CIRROSIS HEPATICA DR. Martínez FLORES RAMIREZ WILLIAMS MELENDEZ SANCHEZ… 1. Instituto Politécnico Nacional Escuela Superior de Medicina Centro Médico Nacional 20 de Noviembre 8CM19 2014-2015 Cirrosis hepática Ramírez García Sergio Rosas Gonzalez…

SINTOMAS DE LA CIRROSIS HEPÁTICA SINTOMAS DE LA CIRROSIS HEPÁTICA ICTERICIA RETENCIÓN DE SAL Y AGUA SANGRADO HEMORRAGIAS INTERNAS CAMBIOS EN LA CONDUCTA Y CONCIENCIA… CIRROSIS HEPÁTICA I. INTRODUCCIÓN La cirrosis hepática constituye uno de los principales problemas de salud en el mundo, debido a su alta morbilidad y mortalidad. Las…

Cirrosis hepática La cirrosis hepática es la cirrosis que afecta al tejido hepático como consecuencia final de diferentes enfermedades crónicas. Las consecuencias de… 1.  Es una entidad anátomo-clínica expresada por una desorganización difusa de la estructura hepática normal por nódulos regenerativos que…

1.  Es una entidad anátomo-clínica expresada por una desorganización difusa de la estructura hepática normal por nódulos regenerativos que… 1. Cirrosis hepáticaLaura Sofía Garcia Lee R1MIInstituto Mexicano del Seguro SocialHospital General de Zona 2A “Francisco del Paso y Troncoso”…

1. CIRROSIS HEPÁTICA. Victoria Morgado Hernández. 2. SÍNDROME. Conjunto sistematizado de síntomas y signos. Se presentan habitualmente… UDI de Gastroenterología. Tema tratado: Cirrosis Hepática, de etiología nutricional, alcoholica, postnecótica, cardiaca y por colestasis.

1. “AVANCES EN EL TRATAMIENTO DE LA CIRROSIS HEPÁTICA” Anna Emilia Piccolo np:103810 2. DEFINICIÓN:fibrosis progresiva del parénquima hepático,… 1. Cirrosis hepática Maria Emanuela Ferrera Gandolfo NP:100652 2. Índice: • Concepto de cirrosis hepática • Epidemiología • Etiopatogenia…

1. CIRROSIS HEPÁTICA Magister Médica Ana María Silvestre Cátedra de Clínica Médica Facultad de Ciencias Médicas. Universidad Nacional de Córdoba 2. Concepto: La… Fisiopatología, etiología, signos, síntomas, y pruebas de laboratorio para el diagnóstico de Cirrosis hepática.

Cirrosis hepática, Manual de Gastroenterología, Universidad de La Frontera. Temuco, Chile. 1. CIRROSIS HEPÁTICA Interno de PregradoFrancisco Mujica La Guaira, junio 2010 República Bolivariana de Venezuela Ministerio del P.P. para la Educación Superior Universidad…

1.  Es una entidad anátomo-clínica expresada por una desorganización difusa de la estructura hepática normal por nódulos regenerativos que… 1. Una fábricaUna fábrica dañada…dañada… Jaime Vidal Marambio Becado 1º año Hospital Naval Almirante Nef 2. Caso clínico…

Cirrosis hepática Introducción: La cirrosis hepática es una condición ocasionada por ciertas enfermedades crónicas del hígado que provocan la formación de tejido cicatrizal…

  1. Ingesta de alcohol
  2. Enfermedades auto inmunes
  3. Hemocromatosis ( Hierro ), Galactosemia y otras,
  4. Causa desconocidas ( Pacientes com cirrosis que no tienen antecedentes )

Complicaciones graves de la Cirrosis

  1. Presencia de liquido en la cavidad abdominal (ASCITIS)

DESARROLLO DE VARICES ESOFAGICAS VARICES ESOFAGICAS Y RIESGO DE SANGRADO

  1. CIRROSIS DESCOMPENSADA, CHILD C
  2. VARICES GRANDES AL EXAMEN ENDOSCOPICO
  3. VARICES CON PUNTOS ROJOS AL EXAMEN ENDOSCOPICO
  4. GRADIENTE DE PRESION PORTAL SOBRE 12 mm. de Mercurio

Mientras mas grandes sean ( grado III y IV ) mayor riesgo de ruptura y sangrado

un alto riesgo de sangrar TRATAMIENTO DE LA HEMORRAGIA DIGESTIVA POR VARICES ESOFAGICAS

Cuando se sufre un daño en el hígado causado por una enfermedad crónica y prolongada hablamos de cirrosis hepática. Esta enfermedad afecta al tejido fibroso de este órgano vital, lo cual acaba lesionando al hígado y mermando su funcionamiento. Las causas del desarrollo de la cirrosis pueden ser diversas, aunque generalmente se produce por un alto y excesivo consumo de alcohol o como consecuencia de enfermedades como la hepatitis. ¿Quieres saber más sobre esta enfermedad crónica que afecta al hígado? En tuSíntoma te lo explicamos todo sobre la cirrosis hepática. A continuación, hablamos de qué es, cómo se origina, cuáles son sus síntomas y sus posibles tratamientos.

La cirrosis hepática es una enfermedad que afecta, básicamente, al buen funcionamiento del hígado. Su tejido fibroso se daña y, en consecuencia, aparecen nódulos que alteran tanto la apariencia del órgano, como su estructura y sus funciones. La cirrosis hepática es crónica y prolongada, lo cual produce una lesión del hígado que se mantiene durante mucho tiempo. El hígado es uno de los órganos más importantes del cuerpo humano. Se sitúa en la parte superior derecha del abdomen, justo debajo de las costillas. El hígado sano, aquel que no está afectado por ningún tipo de enfermedad, cuenta con un contorno liso y elástico y se conecta directamente al intestino delgado mediante el conducto biliar, es decir, el encargado de transportar la bilis que ayudará a hacer la digestión en el estómago. A grandes rasgos, podríamos decir que el hígado se comporta igual que una fábrica química y cumple funciones diferentes como producir proteínas para coagular la sangre, producir bilis y enzimas digestivas, controlar las infecciones, metabolizar el colesterol, mantener, regular o equilibrar los niveles hormonales, metabolizar medicamentos, alcohol y otras drogas… Teniendo en cuenta estas funciones básicas del hígado es importante saber cuan importante es que este órgano se mantenga sano.

En el caso de la cirrosis hepática el daño y las lesiones se acumulan en el hígado, lo cual hace que su aspecto se modifique y se merme, el tejido hepático se reduce y también disminuye su rendimiento. Las complicaciones que puede ocasionar un hígado dañado o que padece cirrosis hepática en la sangre y en sus funciones pueden ser muy graves. Las causas que pueden producir una cirrosis hepática son múltiples y pueden variar dependiendo de la zona geográfica y de los antecedentes de la persona. No obstante, las más frecuentes son:

  • Consumo excesivo de alcohol.
  • Reacción al exceso de drogas, medicamentos u otros compuestos químicos.
  • Padecer hepatitis vírica crónica, es decir, hepatitis B y C.
  • Hígado graso no alcohólico también conocido como esteatohepatitis no alcoholica. Esta patología se relaciona con la diabetes y la obesidad.
  • Enfermedades hereditarias como la hemocromatosis (acumulación de hierro en el hígado) o la enfermedad de Wilson (alteración del transporte de cobre, que se acumula en el hígado y otros tejidos).
  • Enfermedades autoinmunes como la hepatitis autoinmune (el sistema inmunitario ataca al hígado) o la cirrosis biliar primaria (afecta generalmente a mujeres, se desconocen a ciencia cierta los motivos que desencadenan el ataque del higado por parte del propio organismo).
  • Ausencia de proteínas y enximas para metabolizar sustancia en el hígado.
  • Enfermedades del corazón o insuficiencia cardíaca.
  • Sobreexposición a agentes tóxicos medioambientales.

La cirrosis hepática es una enfermedad que puede tener diversos síntomas, dependiendo de su severidad y su presencia en el hígado. Es una malaltía crónica y prolongada, por lo que las molestias también podrán variar en función de la fase de desarrollo por la que esté pasando la enfermedad. Al principio, incluso, puede no haber síntomas específicos, pero el cansancio, la pérdida del apetito, la debilidad, la pérdida de peso o las náuseas irán aparenciendo conforme avance la enfermedad. Los síntomas más severos se presentan durante las fases avanzadas de la cirrosis hepática, cuando el hígado, además, empezará a tener dificultades para realizar todas sus funiones eficientemente. Algunos de los síntomas más destacados durante el proceso severo de cirrosis son:

  • Oscurecimiento de la piel y otras alteraciones.
  • Fragilidad de la piel y las mucosas, lo cual produce hemorragias nasales, cardenales, erosiones cutáneas…
  • Coagulación deficiente.
  • Ictericia, es decir, la piel y la parte blanca del ojo (esclerótica) se vuelven amarillentas. Esto se debe a la incapacidad del hígado para eliminar de la sangre la bilirrubina.
  • Alteraciones en las uñas (uñas en vidrio de reloj).
  • Retención de líquidos, que puede acumularse en piernas (edemas) o en el abdomen (ascitis).
  • Alteración de los vasos sanguíneos.
  • Ginecomastia, es decir, incremento de las mamas y disminución de los testículos en los hombres.

En las fases más graves o finales de la enfermedad, el paciente puede experimentar complicaciones graces como los vómitos de sangre o hemorragias difestivas, la rotura de las dilataciones venosas o úlceras de estómago, que requeriran hospitalización. Asimismo, una de las funciones principales del hígado, eliminar las sustancias tóxicas de la sangre, se verá paralizada, pues con la cirrosis la sangre es incapaz de atravesar la estructura hepática y, como consecuencia, las substancias tóxicas pueden llegar hasta el cerebro, provocando un trastorno llamado como encefalopatía hepática que se traduce en confusión, trastornos de conducta, somnolencia y hasta un estado de coma.

Para poder otorgar un diagnóstico determinado y establecer un tratamiento preciso es indispensable acudir al médico cuanto antes, sobre todo si se experimenta algún síntoma que pueda hacer sospechar de que se puede desencadenar una cirrosis hepática. Generalmente, los profesionales médicos realizarán pruebas como la imafen con ultrasonidos del órgano o ecografía hepática o la obtención de muestras del tejido del hígado, mediante una biopsia. Las causas de la cirrosis hepática pueden identificarse fácilmente con el análisis médico. En el caso de la cirrosis hepática provocada por el consumo de alcohol se pueden determinar los antecedentes de consumo en exceso, los cambios físicos, los cambios de conducta o mediante la realización de una biopsia para analizar el tejido del hígado. Si, por lo contrario, la cirrosis hepática ha sido desencadenada por una enfermedad como la hepatitis, se necesitarán exámenes de sangre que permitan identificar el virus u otros marcadores más específicos que conlleva la enfermedad, además del análisis del tejido hepático.

oficio al registro de actos de última voluntad del colegio de escribanos

Con el tiempo, el exceso de glucosa en la sangre puede provocar lesiones en los ojos, los riñones y los nervios. La diabetes también puede causar enfermedades cardíacas, derrames cerebrales e incluso la necesidad de amputar un miembro. Las mujeres embarazadas también pueden desarrollar diabetes, la llamada diabetes gestacional. Los síntomas de la diabetes tipo 2 pueden incluir fatiga, sed, pérdida de peso, visión borrosa y micciones frecuentes. Algunas personas no tienen síntomas. Un análisis de sangre puede mostrar si se tiene diabetes. El ejercicio, el control de peso y respetar el plan de comidas puede ayudar a controlar la diabetes. También se debe controlar el nivel de glucosa y, tomar medicamentos.
Hernia: Las hernias se presentan cuando una parte de un órgano interno se abulta a través de un área muscular débil. La mayoría de las hernias ocurren en el abdomen. Existen varios tipos de hernias, entre ellos:

Inguinal, el tipo más común, ocurre en la ingle. Umbilical, alrededor del ombligo.

Incisional, a través de una cicatriz. Hiatal, una pequeña apertura en el diafragma que permite que la parte superior del estómago se desplace hacia el tórax.

Diafragmática congénita, un defecto de nacimiento que exige una cirugía. Las hernias son comunes. Pueden afectar a los hombres, mujeres y niños. La combinación de la debilidad y distensión muscular, como lo es levantar cosas pesadas, puede contribuir a su aparición. Algunas personas nacen con músculos abdominales débiles y tienen más probabilidades de herniarse.

El tratamiento habitual para una hernia es la cirugía, para reparar la apertura en la pared muscular. Las hernias descuidadas pueden causar dolor y problemas con la salud. Vómito: Consiste en la expulsión brusca, por la boca, del contenido gástrico y, a veces, también del intestino. Los músculos abdominales se contraen con fuerza, elevando la presión abdominal, que empuja el contenido estomacal, lo impulsa hacia el esófago, y luego es expulsado por la boca. El vómito prolongado puede provocar deshidratación grave, y otros problemas que requieren de asistencia médica.

Estreñimiento o estitiquez: Retardo de la defecación. La causa de esta demora puede ser patológica, como tumores o inflamaciones de la pared intestinal, aunque dentro de sus orígenes más frecuentes, hoy en día, están el estrés, las dietas incorrectas, la ingestión de medicamentos como antidepresivos, y la vida sedentaria. Diarrea: Es la defecación frecuente de materias generalmente líquidas. Se debe al paso anormalmente rápido de las heces por el intestino grueso, sin tener el tiempo suficiente para la absorción del agua. Las causas pueden ser bacterias patógenas, sustancias químicas, trastornos nerviosos o una irritación provocada en las paredes intestinales por los alimentos no digeridos. Una diarrea prolongada puede traer como consecuencia una deshidratación.

Nuestra conclusión sobre este trabajo de investigación es que pudimos informarnos mejor acerca de varias de las enfermedades que pueden afectar parte de nuestro organismo (sistema digestivo) pudimos observar sus síntomas, sus causas, sus consecuencia, el tratamiento y como podemos tratar de prevenirlas. Además logramos ver que algunas de estas enfermedades pueden curarse si se las detecta a tiempo, en caso contrario pueden llegar a causar graves trastornos en el aparato digestivo y, a veces hasta pueden llegar a causar la muerte sino se realiza la prevención y el tratamiento necesarios y adecuados para poder combatir estas enfermedades. ¿Pueden padecer cirrosis los perros?

Dado que la cirugía de la vesícula biliar se convirtió en una de las cirugías más comunes hoy en día, es muy normal que mucha gente quiere aprender más sobre ello. La mayoría de ellos no saben lo que es una vesícula biliar, y cuál es su papel en su organismo.

Aún más, sería muy útil para entender que los problemas de la vesícula biliar podría causar graves daños en nuestro sistema. La pregunta es, ¿hay que elegir la eliminación de la vesícula biliar o tratamiento alternativo? ¿Cuáles son los beneficios de la cirugía de la vesícula biliar, y cuáles son las consecuencias? No tenemos demasiadas preguntas con demasiadas respuestas diferentes. La mayoría de ustedes le gustaría aprender más acerca de la convalecencia y el tiempo de recuperación después de la cirugía de la vesícula biliar, pero vamos a empezar con algunos hechos generales.

La eliminación de la vesícula biliar es una de las operaciones quirúrgicas más comunes. Miles de personas, se someten a cirugía para extirpar la vesícula debido a cálculos biliares. El problema es que aproximadamente el 80% de todos los cálculos biliares no muestran síntomas y puede permanecer en silencio durante años. Una vez surgen síntomas, éstos persisten y aumentan en frecuencia, donde los desencadenantes más comunes de ataques de la vesícula biliar son la cafeína, chocolate, huevos, productos lácteos y alimentos grasosos o fritos. Los síntomas pueden incluir malestar abdominal o dolor agudo, el gas, y la plenitud después de una comida. El dolor también puede extenderse a pecho, el hombro, el cuello o la espalda del paciente. Además de estos síntomas, piedras expulsadas de la vesícula biliar durante la contracción puede llegar a ser presentada dentro del conducto biliar, lo que podría conducir a la infección de las vías biliares o la vesícula biliar. En la medicina convencional, hay diferentes enfoques a los problemas de la vesícula biliar, y todos llevan riesgos no deseados.

El tratamiento más común tiene hasta el 10% de los pacientes que salen de la cirugía con piedras que queda en los conductos biliares. La vesícula biliar está conectado al bazo por los nervios, y también estrechamente relacionada con el hígado. Cualquier persona con problemas de vesícula biliar o con la vesícula biliar eliminada deben evitar o reducir al mínimo los alimentos que debilita el hígado o el bazo, como la harina blanca, azúcar blanca, la cafeína, el chocolate y los alimentos fritos. Según la medicina china, comida fría, bebidas frías, cítricos, tomate, plátano y hasta ensalada debe ser evitado o minimizado porque debilitan el bazo y los riñones. Los nombres alternativos para la misma cirugía son la colecistectomía abierta, la colecistectomía laparoscópica, o simplemente la colecistectomía. Extirpación de la vesícula es una cirugía que extirpa una vesícula biliar inflamada u obstruida, especialmente si los cálculos biliares están causando pancreatitis, o si se sospecha de cáncer. Vesícula biliar remoción o colecistectomía se realiza bajo anestesia general. Esto significa que el paciente está inconsciente y sin dolor. La extirpación de la vesícula se realiza con mayor frecuencia a través de cuatro pequeñas incisiones, con el médico utilizando una pequeña cámara de video, llamado laparoscopio. En la cirugía laparoscópica, el abdomen se infla con dióxido de carbono para proporcionar más espacio para que el cirujano trabaje. Los vasos y conductos que conducen a la vesícula se identifican, recortan, y el corte, por lo que se elimina la vesícula biliar y se cierran las incisiones.

En casos complicados, se puede realizar una colecistectomía abierta. Una incisión más grande se hace justo debajo de las costillas en el lado derecho del abdomen. A continuación se identifican los vasos y conductos que van a la vesícula biliar, recortadas y cortadas. Más tarde, la vesícula biliar se eliminará y las incisiones cerradas. Es importante destacar que la cirugía laparoscópica a menudo tiene una menor tasa de complicaciones, una estancia hospitalaria más corta, y mejores resultados estéticos que un procedimiento abierto. Una colecistectomía generalmente se hace para tratar diferentes enfermedades de la vesícula biliar, cálculos biliares, infección o inflamación conocida como colecistitis, cáncer de la vesícula biliar y discinesia biliar (función de la vesícula biliar anormal).

Los riesgos de cualquier procedimiento con anestesia incluyen reacciones a medicamentos o problemas respiratorios, así como la cirugía de extirpación de sí mismo. Los riesgos de esta cirugía incluyen específicamente sangrado, infección o lesión en el conducto biliar común. Sin embargo, la mayoría de los pacientes toleran bien el procedimiento, se recuperan rápidamente, y vuelven a la salud normal sin la vesícula biliar. Para la eliminación de la vesícula biliar abierta, la mayoría de los pacientes generalmente necesitan alrededor de 2 semanas de recuperación. Para la cirugía laparoscópica de la vesícula, la estancia hospitalaria de un paciente es probable que sea más corto, y que estará en casa dentro de 24 horas; es probable que sea más corto así el tiempo de recuperación. El resultado de una colecistectomía es generalmente bueno, y los síntomas se alivian por completo en aproximadamente 90% de los pacientes que se someten a la extracción de la vesícula biliar. Las lesiones causadas por un nuevo procedimiento para remover la vesícula biliar son más bajos que se ha informado en los medios de comunicación. Las tasas de lesiones más elevadas que se había informado anteriormente se basan en inferencias imprecisas de lesiones de la vía biliar de los registros administrativos del hospital. Reportes de prensa han indicado erróneamente la tasa de lesiones de la vía biliar, tanto extirpación de la vesícula quirúrgica laparoscópica y abierta se ha triplicado desde el 0,3 por ciento a 0,9 por ciento desde 1991 hasta 1995.

Una alternativa a la cirugía es una eliminación de cálculos biliares por disolución química, el llamado a ras de la vesícula biliar. Este remedio popular tradicional europeo recomienda el uso de jugo de aceite de oliva y limón para eliminar los cálculos biliares. Una preocupación importante es que si las piedras son demasiado grandes, puede que no vienen fácilmente o incluso pueden quedar atrapados en el camino, que no es bueno. Si su problema es de cálculos biliares, usted debe saber que la medicina tradicional china recomienda el uso de la moneda de oro de la hierba. Esta planta se supone que aplastar y ablandar las piedras para que puedan salir lentamente. El problema es que esto tiende a tomar un tiempo relativamente largo, pero la ventaja es que no causa ningún efecto secundario. Virus de estómago causa la inflamación del intestino. Los individuos afectados presentan síntomas como vómitos…

El síndrome del intestino irritable o SII es una enfermedad que se caracteriza por cólicos… Su estómago se ha distendido por un tiempo y está empezando a ponerse nervioso. Espera…

Cuando existen cálculos biliares, la vesícula biliar no puede contraerse de manera eficiente y sólo piedras en la zona frontal de la vesícula biliar puede ser empujado fuera en la primera descarga. A continuación, las piedras de la zona de la espalda podrían avanzar lentamente y pueden causar problemas repetidos. Flushing es un proceso utilizado para limpiar todas las piedras, y necesita tres y cincuenta y siete repeticiones para lograr resultados. Básicamente, el rubor debe repetirse hasta que casi ninguna piedra que sale pesar de que un paciente ha tenido un buen color. Cuanto más débil es la contracción de una vesícula biliar, se necesitarán los más rubores con el fin de expulsar a todas las piedras. Un buen ras significa que todas las piedras sueltas están fuera y el paciente debe sentirse bien durante al menos unos días. Las piedras que quedan son los envasados, que se debe permitir a relajarse y prepararse para salir. El intervalo entre las buenas rubores debe ser 1-2 meses, debido a la repetición de la descarga demasiado pronto después de un buen enjuague puede ser un desperdicio de esfuerzo, ya que las piedras embaladas no están listos para salir todavía. Una vez que las piedras se han formado, la vesícula biliar tiende a ser lento. Nuevas piedras se pueden formar de nuevo, por lo tanto, del 1 al 2 rubores un año se recomienda para el mantenimiento. El problema real si la vesícula biliar está cargado con piedras, es que hay un espacio muy limitado en la vesícula biliar para almacenar la bilis. La bilis, producida en el hígado, se queda en el hígado y conduce a la congestión del hígado, lo que podría llevar a más problemas. Cuando el hígado está muy congestionado, nutrientes o hierbas no pueden llegar a la vesícula biliar. Esto explica por qué algunas personas con hígado muy congestionado no pueden ahuyentar a sus piedras a menos que descongestionan el hígado primero. Otro problema es que la bilis producida en el hígado tiene que fluir hacia abajo a la vesícula biliar con el fin de empujar hacia fuera las piedras con la ayuda de la contracción de la vesícula biliar, asistido por limón o zumo de pomelo. Si el hígado está congestionado, el flujo de bilis está restringida, por lo que, como resultado, hay insuficiente bilis en la vesícula biliar para empujar las piedras.

Para entender este artículo tenemos que saber que las tiendas de la vesícula biliar, concentrados y segrega bilis, que se produce en el hígado. La mayoría de la gente sabe que la bilis es necesario en el intestino para la digestión y la absorción de grasa, y también es importante para la lubricación de la pared intestinal. Una vez que se retira la vesícula biliar, la bilis ha perdido su espacio de almacenamiento y tiende a acumularse en el hígado, por lo que el resultado es un flujo de bilis reducido, porque el hígado no se contrae a chorro de la bilis en el intestino como una vesícula biliar sana hace. El flujo de la bilis reducida generalmente causa problemas como la indigestión, estreñimiento o diarrea. Cuando la bilis acumulada se congestiona en el hígado, que debilita las funciones del hígado. Esto podría incluso conducir a la depresión, que es, según la medicina china, un signo de la energía del hígado bloqueado. Los efectos combinados de la congestión del hígado y atonía intestinal también pueden causar trastornos del sueño, insomnio, o mal aliento. Además, el flujo biliar reducido podría debilitar el bazo y el páncreas. En algunos casos este efecto secundario es tan fuerte que incluso puede dar lugar a diabetes. Enfermedades y alergias autoinmunes también pueden ser el resultado de remova vesícula biliar, debido a que a menudo son causadas por un hígado débil y bazo. Otros problemas de salud que pueden ser experimentados después de la extirpación de la vesícula biliar incluyen picazón en la piel, artritis, o anemia, donde la alergia y la artritis se asocian con un hígado débil y bazo. Picazón en la piel es causado generalmente por el bazo débil y, si la inflamación está implicada. Si no hay erupciones cutáneas, puede ser causada por la bilirrubina, que es uno de los principales componentes de la bilis que cristalizan bajo la piel. Cuando la bilirrubina es excesiva en la sangre debido a la bilis excesiva llevado a la circulación de sangre desde el hígado, puede cristalizar. Esta sustancia cristaliza porque tiene baja solubilidad en sangre. Bilis excesiva en la sangre es generalmente el resultado de un flujo de bilis estancada causados por la congestión del hígado o algún tipo de bloqueo, como se explicó anteriormente. En este proceso, es importante entender que nuestras células rojas de la sangre viven alrededor de 100-120 días. Las células gastadas son destruidas por el bazo o el hígado, por lo que cuando el bazo y el hígado son saludables, los productos desglosados se pueden reciclar para producir nuevos glóbulos rojos. Débil hígado y el bazo débil que tiene capacidades de reciclaje pobres pueden conducir a la anemia. En estos casos, el único alivio es estimular el flujo de bilis. Hasta ahora, una combinación de tomar chinos Amargo en la mañana y en la noche Coptis mostró mejores resultados para los pacientes que ya se sometieron a cirugía de la vesícula biliar. Esto se supone para ayudar a estos pacientes a aliviar los síntomas relacionados con la extracción de la vesícula biliar, tales como problemas de sueño y dificultad para defecar.

Es común que las personas que han tenido su vesícula biliar quirúrgicamente removidos de tener cálculos biliares en el hígado. Cuando la bilis que se produce en el hígado no puede ser almacenado en la vesícula biliar más, tiende a ser congestionado en el hígado. Cuando la bilis se ha estancado en el hígado durante demasiado tiempo, se vuelve demasiado concentrada, por lo que luego de colesterol y pigmentos biliares pueden cristalizar. Este proceso conduce a la formación de piedras en el hígado, de forma similar a lo que sucede en la vesícula biliar. Los cálculos biliares son un problema nacional de salud que no puede ser resuelto por la simple eliminación de vesículas biliares de la gente en el momento que desarrollan problemas. Uno de los efectos post-secundarios más comunes de cirugía de la vesícula biliar es la diarrea. Como se mencionó antes, la función de la vesícula biliar es almacenar la bilis, que contiene sales digestivas producidas por el hígado. Durante las comidas, la vesícula biliar libera las sales biliares almacenados en el intestino para ayudar a la digestión, y después de la comida se digiere y se absorbe en el intestino, las sales biliares también se reabsorbe y se recicla. Después de una colecistectomía, el hígado tiene que hacer más sales biliares, y más son liberados entre las comidas. Esto es necesario porque no hay lugar para almacenar estas sustancias. El problema es que una mayor cantidad de sales biliares a veces puede desbordar la capacidad de los intestinos para absorber ellos. En este caso, las sales biliares no absorbidos pueden llevar el colon para secretar fluidos, lo que conduce a la diarrea. Este escenario es benigno y que no empeore, pero cada paciente debe ser consciente de ello. Curiosamente, algunos pacientes que tendían a ser estreñido antes de su cirugía son realmente feliz por este efecto secundario, mientras que ciertos medicamentos, como Questran, que se unen las sales biliares en exceso se puede dar a los pacientes que sufren de diarrea grave.

Sin embargo, si una diarrea de color amarillo pálido se produce poco después de la cirugía de la vesícula biliar, también deben tenerse en cuenta otros factores. Estos incluyen nuevos medicamentos que el paciente pueda estar tomando o una infección que puede haber sido adquirida en el hospital. Si esto ocurre, el paciente debe discutir estos síntomas con el médico, quien realizará pruebas de diagnóstico apropiado.
Hay también algunos otros síntomas gástricos comunes después de una colecistectomía, a menudo agrupadas bajo el término “síndrome post-colecistectomía”. Los síntomas más comunes reportados por los pacientes de la vesícula biliar incluyen dolor en el lado derecho del abdomen, flatulencia, distensión abdominal y náuseas. La razón de estos síntomas no está claro. Generalmente no tienen ninguna relación con el procedimiento quirúrgico. A menudo estaban presentes antes de la operación y puede haber sido la razón de que las pruebas de diagnóstico y el diagnóstico se realizaron en el primer lugar. Pueden haber sido confundido con los síntomas de la vesícula biliar, lo que conduce a la operación, pero como los cálculos biliares son tan comunes, la búsqueda de ellos no significa necesariamente que sean la causa de los síntomas del paciente.

Por eso, la extirpación de la vesícula no puede eliminar los problemas después de todo. En algunos casos, estos son nuevos síntomas y pueden indicar una enfermedad en otro órgano que debe ser investigado por su médico. La extirpación de la vesícula puede ser un shock para el sistema, pero en general, no hay restricciones a largo plazo en su dieta después de la cirugía. Sin embargo, algunos pacientes se quejan del aumento de gas o hinchazón después de las comidas durante varias semanas después de la cirugía de la vesícula biliar. En la mayoría de los casos, estos cambios son temporales y mejorar a las pocas semanas de tener la operación. Si usted ha tenido una cirugía mayor que implica la eliminación de otros órganos como el páncreas, es posible que tenga problemas para digerir su comida y no tenga ganas de comer mucho; comer comidas pequeñas a menudo puede parecer más fácil que tener tres comidas grandes al día.

Es importante cuidar de sus intestinos después de la cirugía de la vesícula biliar. El hecho es que el 20% de las personas que tienen su vesícula biliar eliminado experiencia diarrea después, como el intestino delgado absorbe una gran cantidad de sustancias que no deberían estar allí en esas cantidades. Es por ello que la bilis adicional pasa a intestino grueso, o colon. La bilis retiene el agua en el intestino grueso, causando heces sueltas y acuosas, así que después de la vesícula biliar se ha sacado, heces del paciente tienden a permanecer en el intestino durante menos tiempo. Esta es la razón por la cual el paciente tiene movimientos intestinales más frecuentes después de la cirugía de la vesícula biliar. Diarrea mejorará con el tiempo, pero, por desgracia, puede durar muchos años, lo que puede hacer más difícil la vida cotidiana. Estar continuamente preocupado por tener un accidente intestinal, cuando una persona está fuera puede ser una gran tensión, pero algunas cosas puede ayudar. Las personas con este problema podía comer una dieta alta en fibra para absorber el exceso de agua y hacer movimientos intestinales más voluminoso. Se recomienda consultar a su médico, que podría recetarle medicamentos contra la diarrea a ralentizar el movimiento intestinal excesiva. Algunos expertos recomiendan evitar alimentos que pueden empeorar la diarrea, como el té y el café, productos lácteos, picantes y los alimentos grasos. También puede probar el uso de una pequeña almohadilla en los pantalones, ya que podría ayudar a prevenir momentos embarazosos en público y le ayudará a sentirse más seguro. Última actualización el September 14, 2017, 5:27 pm

TITULO: Alteración de las Enzimas Hepáticas: Guía para Médicos Clínicos AUTOR: Giannini EG, Testa R, Savarino V

TITULO ORIGINAL: [Liver Enzyme Alteration: A Guide for Clinicians] CITA: Canadian Medical Association Journal 172(3):367-379, Feb 2005

MICRO: Las elevaciones asintomáticas de las enzimas hepáticas constituyen un problema particular para el médico. En esta revisión, los autores brindan una guía para interpretar estas anomalías mediante el abordaje esquemático de alteraciones con predominio hepatocelular o colestásico. La elevación de las enzimas hepáticas puede reflejar daño hepático o alteración del flujo biliar. Puede ocurrir en un paciente con signos o síntomas compatibles con enfermedad hepática o puede presentarse aisladamente, como un hallazgo inesperado, durante un estudio de laboratorio de rutina.

actos personales y personalisimos

La cirrosis es causada por enfermedades crónicas del hígado (a largo plazo) que dañan el tejido hepático. Puede tomar muchos años para que el daño del hígado conduzca a la cirrosis. El alcoholismo crónico

El alcoholismo crónico es la causa principal de cirrosis. El consumo excesivo de alcohol puede causar que el hígado se inflame, lo que con el tiempo puede conducir a la cirrosis.

La cantidad de alcohol que causa la cirrosis es diferente para cada persona. La hepatitis viral crónica

La hepatitis C hace que el hígado se inflame, lo que con el tiempo puede conducir a la cirrosis. Aproximadamente una de cada cuatro personas con hepatitis C crónica desarrollan cirrosis. La hepatitis B y la hepatitis crónica D también puede causar cirrosis.

El hígado graso no alcohólico La grasa que se acumula en el hígado y que no es causada por el consumo de alcohol, es el cuadro denominado hígado graso no alcohólico.

Esta enfermedad puede provocar inflamación en el hígado y esto puede conducir a la cirrosis. Las personas con hígado graso no alcohólico a menudo tienen otros problemas de salud como la diabetes, la obesidad, el colesterol alto, enfermedades de la arteria coronaria y malos hábitos alimenticios.

Enfermedad de las vías biliares La enfermedad de la vías biliares evita que la bilis fluya hacia el intestino delgado.

La bilis se acumula en el hígado provocando inflamación de hígado, lo que puede conducir a la cirrosis. Dos enfermedades de la vía biliar son la colangitis esclerosante primaria y cirrosis biliar primaria.

Enfermedades genéticas Algunas enfermedades genéticas pueden conducir a la cirrosis.

Estas enfermedades incluyen la enfermedad de Wilson, hemocromatosis, enfermedad de almacenamiento de glucógeno, alfa-1 antitripsina, y la hepatitis autoinmune. Por lo general hay pocos síntomas durante las primeras etapas de la cirrosis.

En las primeras etapas de la cirrosis, el hígado es capaz de funcionar correctamente a pesar de estar dañado. A medida que la enfermedad progresa, los síntomas tienden a desarrollarse cuando se ven afectadas las funciones del hígado.

Los síntomas de la cirrosis pueden incluir:

  • Cansancio y debilidad
  • Pérdida de apetito
  • Pérdida de peso y pérdida de masa muscular
  • Sensación de mareo (náuseas) y vómitos
  • Sensibilidad o dolor en la zona del hígado
  • Líneas rojas diminutas (capilares sanguíneos) en la piel encima de la cintura
  • Picazón en la piel
  • Coloración amarillenta de la piel y la parte blanca de los ojos (ictericia)
  • Una tendencia a sangrar o tener moretones con facilidad, tales como hemorragias nasales frecuentes o sangrado de las encías
  • Perdida de cabello
  • Fiebre y escalofríos
  • Hinchazón en las piernas, los tobillos y los pies causadas por una acumulación de líquidos (edema)
  • Hinchazón en el abdomen causado por una acumulación de líquido, cuadro conocido como ascitis.

La fase tardía de los síntomas: En las últimas etapas de la cirrosis, es posible que haya vómitos de sangre o presencia de heces negras.

En los estados avanzados de cirrosis hay cambios en la personalidad, problemas de sueño (insomnio), pérdida de memoria, confusión y dificultad para concentrarse. Esto se conoce como encefalopatía hepática, y se produce cuando las toxinas afectan al cerebro ya que el hígado no es capaz de eliminarlas del cuerpo.

Con el tiempo, las toxinas que normalmente serían eliminadas al exterior por un hígado sano puede causar insuficiencia orgánica múltiple, seguida de la muerte. El diagnóstico de cirrosis generalmente se basa en la presencia de un factor de riesgo para cirrosis, como por ejemplo el consumo excesivo de alcohol o la obesidad, y se confirma mediante exámenes físicos, pruebas de sangre e imágenes radiográficas.

El médico preguntará acerca de la historia médica y los síntomas de la persona y realizará un examen físico completo para buscar signos clínicos de la enfermedad. Por ejemplo, en el examen abdominal, el hígado puede sentirse duro o agrandado con signos de ascitis (acumulación de liquido en la cavidad abdominal).

El médico indicará pruebas de sangre que pueden resultar útiles para evaluar el hígado y aumentar la sospecha de cirrosis. Para ver en el hígado signos de aumento de tamaño, flujo sanguíneo reducido o ascitis, el médico puede indicar imagenes médicas, tales como: una tomografía computarizada (TAC), un ultrasonido o ecografía; una resonancia magnética (RM) o una gammagrafía del hígado.

El médico puede observar el hígado directamente introduciendo un laparoscopio en el abdomen. El laparoscopio es un instrumento que tiene una cámara que transmite imágenes a un monitor. El diagnóstico de cirrosis se puede confirmar mediante una biopsia de hígado, pero no siempre resulta necesaria.

Generalmente, la biopsia se realiza si el resultado puede tener un impacto sobre el tratamiento. La biopsia se realiza mediante la introducción de una aguja entre las costillas o en una vena en el cuello.

Se toman precauciones para minimizar las molestias. Se examina una pequeña muestra de tejido hepático con un microscopio para buscar cicatrices u otros signos de cirrosis. A veces, durante la biopsia se encuentra una causa de daño hepático que no es cirrosis.

El tratamiento de la cirrosis depende de la causa y la magnitud del daño en el hígado. Los objetivos del tratamiento son frenar la progresión de tejido cicatricial en el hígado y prevenir o tratar los síntomas y las complicaciones de la cirrosis.

Es posible que tenga que ser hospitalizado si tiene daño severo del hígado. En la cirrosis temprana, puede ser posible minimizar el daño al hígado mediante el tratamiento de la causa subyacente.

Las opciones incluyen: Tratamiento para la dependencia del alcohol

actos para niños de maternal

  • Huesos: fracturas óseas, epifisiólisis
  • Ligamentos y articulaciones: esguinces, luxaciones, artritis traumáticas
  • Músculos y tendones: roturas fibrilares, hematomas, tendinitis

La urología es la especialidad médico-quirúrgica que se ocupa del estudio, diagnóstico y tratamiento de las patologías que afectan al aparato urinario y retroperitoneo de ambos sexos y al aparato reproductor masculino, sin límite de edad.

This page describes our privacy practices with respect to Yahoo Search and Yahoo Assistants.

  • When you conduct a search on a product or service that uses Yahoo’s search technology, we collect information from your experience, such as your search queries.
  • Search Assist helps you find what you are looking for by automatically offering popular search terms and new topics to consider. Search Assist may base suggestions on aggregated searches across all users and your individual search history.
  • The Yahoo Search History tool allows you to see what you've searched for in the past. Learn how to manage your Search History tool.
  • When you use Yahoo Search, you may see relevant, private results selected from other sources, such as your Yahoo Mail. Only you can see your private search results when you’re signed in. Learn how to manage, including turning off, Private Results.
  • Some advertising you receive may be customized based on your searches or related terms at Yahoo. Please visit our Opt-Out page to learn more about the information used to personalize your search experience. If you opt-out, you will continue to see ads Yahoo serves on these websites, but they won’t be customized to your interests or search history.
  • Visit the Search Preferences page to manage your Yahoo Search experience, including Safe Search, Search History, and Private Results.
  • Yahoo Search uses image recognition algorithms to identify public figures, scenes, actions, or objects to make it easier to search images
  • A variety of third party providers help power Yahoo search and sponsored search services.
  • We may share your search query, IP address, and other depersonalized information from your web browser or app, such as a unique identifier for your web browser, with these search partners.
    • These third party providers may use this information, as well as your search results clicks, to provide more relevant advertising and search results for search product improvement, research and analysis, and to help detect and defend against fraudulent activity on sponsored or contextual search results.
  • We may reformat results provided by these search partners to provide an enhanced search experience to you.
  • To learn more about the data collection and use practices by these search partners, please visit our Third Parties page.
  • Search results may consist of sites that have paid for placement in the search results. Learn more.
  • Search results may contain tracking URLs provided by Yahoo Search Marketing and/or our Search Partners to identify clicks from the search results page.
  • Yahoo Assistants are a new category of products and services using artificial intelligence guided by humans. These include chat bots operating in messenger platforms, virtual personal assistants and stand-alone apps accessed on Yahoo or through third-party apps and services.
  • Yahoo Assistants may interact and converse with you to answer questions, help complete tasks or perform other activities. Assistants rely on our personnel and automated systems to respond to questions or instructions from users.
  • We may collect information about you when you use our Assistants, in a manner different from our search technology, including your conversations and interactions with the Assistant, your Yahoo ID and information associated with your Yahoo account.
  • We may also collect information provided by a third-party (including apps, messaging platforms and other services) interacting with our Assistants, which could include: your account information with the third-party, such as user ID, name, photo, phone number, email address; and device information such as device ID, device type, operating system, and mobile carrier.
  • Yahoo’s personnel and automated systems may have access to all communications content as it is sent, received, and when it is stored, in order to fulfill your requests, further product and services development, and provide personalized experiences and advertising through Yahoo’s products and services.
  • When you are communicating with our Assistants through a third-party, please read that company’s privacy policy to better understand what information it may retain and for what purposes.
  • Location information collected through the Yahoo Assistants may not appear in the Location Management page.
  • Please see Yahoo Search Help if you have questions about this service.
  • Yahoo users who are European residents can request that certain URLs be blocked from search results in certain circumstances.

For additional information on how Yahoo treats your personal information, please visit our Privacy Policy. To find out how Yahoo treats your personal information, please visit our Privacy Policy. This page describes current Yahoo practices with respect to this product or topic. Information on this page may change as Yahoo adds or removes features.

By bringing content and advertising to you that is relevant and tailored to your interests, Yahoo provides a more compelling online experience. Update your content or search preferences, manage your advertising choices, or learn more about relevant advertising. Un análisis de sangre es cuando se saca una muestra de sangre para analizarla en un laboratorio. Los médicos mandan análisis de sangre para evaluar cosas como la concentración de glucosa, la hemoglobina o los glóbulos blancos en sangre. Esto puede ayudar a detectar problemas, como una enfermedad o una afección médica. A veces, los análisis de sangre les pueden ayudar a saber lo bien que está funcionando un órgano (como el hígado o los riñones).

Un panel de la función hepática es un análisis de sangre que ayuda a los médicos a evaluar lesiones, infecciones o enfermedades que afectan al hígado. Los paneles de la función hepática también ayudan a evaluar los efectos secundarios sobre el hígado de algunos medicamentos. El panel de la función hepática se hace para obtener información sobre las concentraciones de:

  • La albúmina y la proteína total, que ayudan a construir y mantener los músculos, los huesos, la sangre y los tejidos de los órganos corporales. Una concentración baja de estas sustancias se puede ver en las enfermedades hepáticas o renales, así como en los problemas nutricionales.
  • Enzimas hepáticas: Fosfatasa alcalina (FA), alanina aminotransferasa (ALT), aspartato aminotransferasa (AST). Estas enzimas ayudan al hígado a transformar el alimento en energía. Cuando sus concentraciones son altas, puede ser un signo de que el hígado está lesionado o irritado.
  • Bilirrubina. La bilirrubina es un derivado de la descomposición de los glóbulos rojos. El hígado modifica la bilirrubina para que el cuerpo la pueda expulsar al exterior. Una cantidad alta de bilirrubina en sangre puede indicar un problema en el hígado. Esto puede hacer que la piel se vea amarillenta, una afección conocida como ictericia.

Es posible que pidan a su hijo que deje de comer y de beber durante 8 a 12 horas antes de hacerse el análisis de sangre. Informe al médico de su hijo sobre cualquier medicación que esté tomando porque hay algunos medicamentos que pueden influir en los resultados de la prueba.

El hecho de que su hijo lleve puesta una camiseta de manga corta el día del análisis puede facilitarle las cosas; también pueden llevar un juguete o un libro para que se distraiga. En la mayoría de los análisis de sangre, se extrae una muestra de sangre a partir de una vena. A tal efecto, un profesional de la salud:

  • limpia la piel
  • coloca una goma (torniquete) alrededor del área para que las venas se hinchen de sangre.
  • inserta una aguja en una vena (generalmente en el brazo, sea en la cara interna del codo, o bien en dorso de la mano)
  • introduce la muestra de sangre en un frasco o una jeringa.
  • extrae la goma y retira la jeringa de la vena

En los lactantes, la sangre se puede extraer a partir de una punción en el talón. Después de limpiar el área, el profesional de la salud hará una pequeña punción en el talón del bebé con una pequeña aguja (o lanceta) para recoger una pequeña muestra de sangre.

La extracción de una muestra de sangre solo provoca molestias de carácter temporal y lo único que se siente es un breve pinchazo. Los padres se suelen poder quedar con sus hijos durante los análisis de sangre. Intente que su hijo se relaje y dígale que se quede muy quieto porque unos músculos tensos pueden dificultar la extracción de sangre. Es posible que su hijo prefiera apartar la mirada de la aguja cuando se la claven en la piel y cuando le extraigan sangre. Anime a su hijo a relajarse haciendo respiraciones profundas o cantando su canción preferida.

La mayoría de las pruebas solo duran unos pocos minutos. En algunas ocasiones, puede costar mucho encontrar una vena, de modo que el profesional de la salud puede tener que probarlo más de una vez. El profesional de la salud extraerá la goma y la aguja y después cubrirá el área con un algodón o una tirita para que deje de sangrar. Después de la extracción, es posible que aparezca un pequeño hematoma, que debería desaparecer en pocos días.

Las muestras de sangre se procesan utilizando una máquina, y los resultados pueden tardar de unas pocas a un día en estar listos. Si los resultados de la prueba indicaran un posible problema, el médico pediría otras pruebas para averiguar en qué consiste el problema y cómo tratarlo. El panel de la función hepática es un procedimiento seguro con unos riesgos mínimos. Algunos niños se marean o se desmayan cuando les sacan sangre. Unos pocos niños y adolescentes tienen mucho miedo a las agujas. Si su hijo está ansioso, hable con su médico antes de hacerle la prueba sobre formas de hacer el procedimiento más sencillo.

Es habitual que aparezca un pequeño hematoma y/o un dolor muscular leve en la zona del pinchazo, que puede durar unos pocos días. Pida ayuda médica si el malestar o las molestias de su hijo empeoran o duran más tiempo. Si tiene alguna duda sobre el panel de la función hepática, hable con el médico de su hijo o con el profesional que vaya a hacerle la extracción de sangre.

Cualquier persona es capaz de reconocer un Cocker, ya que debido a su gran popularidad se le puede ver en multitud de hogares. Son de un irresistible encanto, tiernos y afectuosos con su familia, aunque llenos de caracter.

El Cocker es algo terco, pero si por algo se le conoce es por sus muestras de alegría constantes, de las que hace partícipe a todo el mundo, le gusta ser tratado como un miembro más de la familia y participar en todas las actividades de ella. Siente un profundo apego por su dueño con el que crea vínculos muy fuertes de afecto y mantiene excelentes relaciones con quienes lo rodean, aunque puede mostrarse celoso cuando no es él quien recibe las mayores dosis de caricias. Es sociable con los extraños y bastante confiado por lo que puede ser víctima de los amigos de lo ajeno. Es posible que la palabra “spaniel” derive de un vocablo cartaginés “span” con el que eran llamados los perros que perseguían conejos allá por el año 500 a.C. en Europa, también se dice que puede derivar de la palabra “Espaigneul” (español) de origen Románico. La verdad es que no puede asegurarse nada, lo que si se sabe es que los Spaniels eran reconocidos antes de la llegada a Gran Bretaña desde Normandía, de Jaime “El Conquistador”. En las crónicas se menciona un Spaniel cuyo valor en el año 920 d.C. era de una libra, toda una fortuna en la época.

En el año 1340 se encuentra una referencia en la literatura inglesa sobre un Spaniel de talla pequeña que se usaba para la cacería de una especia de gallineta silvestre llamada en inglés “woodcock”, del que es probable que derive el nombre Cocker. En el siglo XV se usaban los Spaniel en la cetrería o halconería. Más tarde, en el siglo XIX, se emplearon para levantar las aves.

Su versatilidad creció y fue cuando se dieron cuenta de que este perro era feliz en diferentes condiciones y también le gustaba nadar. El alegre Cocker Spaniel, se convirtió en un perro muy popular como mascota de compañía, también es empleado como perro de terapia para personas discapacitadas y ancianos, donde está desarrollando una labor muy apreciada. Existen dos tipos de Cocker, el Spaniel Inglés y Spaniel Americano, el primero es procedente de Gales, el Americano es descendiente del Inglés y fue criado en los Estados Unidos buscando un perro más pequeño, con abundancia de pelo, lucido y elegante, orientado más hacia la compañía que a la cacería.

La cabeza tiene un cráneo ancho, de aspecto ligero con una trufa grande. Las orejas se implantan bajas, son lobulares y cubiertas de pelo, de gran longitud. Predisponen a padecer otitis por dichas características, sobre todo si se bañan a menudo. Los ojos, en forma de almendra y grandes, son de color oscuro y suelen padecer problemas de párpados. Los maxilares son fuertes, con cierre en tijera y potente dentición. El cuerpo es compacto, con pecho bien desarrollado y ligera inclinación desde el lomo hasta la cola. Las patas son fuertes y musculadas, sobre todo las traseras.

Es un perro glotón y su peso varía de 12 a 15 kg, en función de la actividad que se le dé. Tiene un manto de pelo liso de textura suave y sedosa, el pelaje del cuerpo es denso, brillante y suave al tacto, los flecos son largos en zonas como las patas, orejas y pecho.Los colores pueden ser variados desde el negro, negro y fuego, negro y blanco, dorado, chocolate, particolor, etc. Cuanto mas oscuro es el color mas denso es el pelo, siendo los de color claro de pelaje mas sedoso. Su cola, en caso de no haber sido cortada, no debe estar muy pegada al cuerpo y está siempre en constante movimiento. Tiene un promedio de vida de 12 a 14 años.

Es una magnífica mascota para personas adultas que puedan dedicarle tiempo al perro. Se llevan bien con niños mas bien grandes, que con los muy pequeños, a estos hay que enseñarles desde temprana edad a respetar al perro, especialmente cuando desee descansar, ya que pueden ser poco tolerantes si se los fastidia mucho y pueden llegar a molestarse. Son extremadamente afectuosos, tiernos con su familia, pero llenos de temperamento. Ama la compañía y no soporta los ratos prolongados de soledad, querrá acompañar a su dueño a todas partes y se quedará apenado cuando no lo lleven, aunque puede sobrellevarlo si es acostumbrado desde pequeño, por lo que le aconsejamos le enseñe desde el principio. Igualmente hará toda una fiesta de entusiasmo cuando su dueño regrese aunque haya salido sólo a comprar el periódico, lo seguirá por toda la casa curioso y feliz. Es un juguetón inagotable que, a pesar de su expresión tristona, desea ser y hacer feliz al que le acompaña.

Son consumados deportistas, muy dinámicos y poseedores de una gran fogosidad que puede confundirse con nerviosismo. El tamaño del Cocker combinado con su iniciativa extrovertida es compatible con la vida en un apartamento. Desde temprana edad se debe definir quien es el que manda en la casa, sin abusos ni golpes físicos, pero tampoco permitirle malacrianzas, pues puede convertirse en un tirano peludo.

Como perro de cacería requiere ejercicio por lo que se recomienda llevarlo a caminar todos los días. En las competencias de agilidad lo hace muy bien. Es sociable con los extraños por lo que no es extraño los robos de cachorros que no están vigilados y pasean a su aire.
Salud y Cuidados El Cocker es un perro robusto, nada propenso a padecer enfermedades. Si bien es cierto que existen algunos males relacionados con la raza, debido a su morfología o herencia:

Otitis: una de las dolencias más frecuentes que aquejan a los perros de orejas largas, ya que estas impiden que se airee bien la zona, lo que favorece la instalación de parásitos y focos bacterianos que causan infecciones. Es muy importante llevar una higiene regular de la zona y se sugiere la depilación del pelo interior de la oreja. Atrofia progresiva de la retina: se trata de una enfermedad hereditaria y para que se manifieste ambos padres deben ser portadores (recesiva), se manifiesta en la madurez del perro, iniciándose con pérdida de la visión nocturna degenerando hasta la ceguera total. No tiene cura.

actos creativos en familia

  • Disminuye el consumo de alcohol.
  • Vacúnate contra la hepatitis B, el neumococo o la influenza.
  • Consume alimentos bajos en sal.
  • Evita el intercambio de jeringas.
  • Utiliza el preservativo.
  • Aumenta la ingesta de verdura, frutas y cereales.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cirrosis hepática: síntomas y pronóstico, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sistema digestivo. La cirrosis hepática es una afección en la cual el hígado empieza a debilitarse, deteriorarse y a funcionar deficientemente. Un hígado sano puede regenerar sus propias células cuando se dañan, pero en el caso de la cirrosis no, además de que bloquea parcialmente la circulación sanguínea, restringiendo su capacidad para eliminar toxinas y bacterias, procesar nutrientes, hormonas y medicamentos, y fabricar proteínas para regular la coagulación sanguínea; en la etapa terminal, el hígado es incapaz de reemplazar de forma eficaz las células dañadas, y es cuando se requiere un hígado sano para poder sobrevivir.

Sin embargo la cirrosis, como cada enfermedad, puede ser un trampolín para saltar a nuevos conocimientos y oportunidades. Una de ellas podría ser la de considerar nuestro alimento como fuente importante de salud. Lo que comemos es una pieza fundamental para que el organismo funcione con armonía, así que aquí te damos algunos alimentos claves y deliciosas recetas para que puedas prevenir y ayudar a erradicar la cirrosis. Alimentos favorables: verduras frescas en jugo y ensalada (especialmente el nabo, la zanahoria y la remolacha, esta última usarla con moderación, sobre todo si no se esta acostumbrado), algas marinas, cereales integrales, semillas y frutos secos, leches vegetales, kéfir o yogurt casero, alimentos probióticos y frutas frescas, de temporada bien combinadas y las semillas negras de la papaya.

Alimentos y productos no favorables: alcohol, café, medicamentos, azúcares y harinas refinadas, cereales y aceites refinados o hidrogenados, alimentos en conserva, vinagres, salsa kétchup, mostazas, pimienta y chile o productos picantes, lácteos de origen animal (quesos, leches etc), embutidos, exceso de carne animal, comida frita, chatarra, comida adicionada con colorantes, aditivos, conservadores, refrescos y jugos enlatados adicionados. Ingredientes
• Medio litro de jugo de zanahoria fresco
• Una taza de espinacas ( o un pepino mediano sin cáscara ni semillitas)
• Un pedacito de remolacha
• 1 o 2 cucharadas de semillas de papaya

Procedimiento
1. Licuar los ingredientes y beber sin colar. Si es la primera vez que tomas este jugo, reducir las cantidades a la mitad y beber muy despacio, ensalivando muy bien cada trago y masticándolo de ser necesario. Ingredientes
• 2 cucharadas soperas de semillas de papaya
• Un vaso de agua pura
• 3 cucharaditas de jugo de lima o aloe

Procedimiento
1. Licua todo y bebe, sin endulzar. 2 vasos al día, durante un mes.

Caldo reconstructivo de verduras y miso (el miso ayuda a desintoxicar y a combatir infecciones)

Ingredientes
• 3 tazas de zapallo calabaza cortado en cubitos
• 1 nabo largo ó redondo
• 1 cebolla mediana
• 1 zanahoria mediana
• 1 trozo pequeño de algas Wakame
• sal marina a gusto
• ½ cucharadita de miso por porción
• 1 cucharadita de jugo de jengibre fresco por porción
• agua de buena calidad
• Cebollita de verdeo o perejil finamente picado Preparación
1. Se cortan todas las verduras en trozos. Se les agrega agua hasta cubrirlas, se cocinan y se deja que se ablanden pero no demasiado, tratando de evitar que lo snutrientes se vayan. Si se hubiera consumido mucho agua, agregar un poco más como para que quede también bastante caldo. Se agrega sal marina y se le da otro hervor. En el momento de servir se agrega a cada plato el jugo de jengibre y luego, una vez servida la cebollita de verdeo o bien el perejil picado, la cucharita de miso previamente disuelta en un poco de caldo.

Ingredientes
• Poner en remojo durante 2 horas 2 tazas de avena en 1 taza de agua (250cc.)
Aparte
• 1 cebolla pelada y picada
• 2 cucharadas de perejil
• 1 morrón rojo, chico, picado
• 50 gramos de aceitunas picadas
• 1 huevo
• 2 cucharadas de queso fresco rallado
• 3 cucharadas de aceite de maíz
• 1 cucharadita de orégano
• sal, pimienta a gusto
pan rallado Preparación

1. Poner en una cacerola el aceite junto con una cucharada de agua.
2. Dejar calentar y agregar la cebolla y el morrón.
3. Rehogar un poco hasta que se ablanden pero sin dejar cocer mucho.
4. Retirar del fuego y agregar el perejil, las aceitunas, el queso y los condimentos.
5. Incorporar la avena y el huevo, mezclar bien e ir formando las croquetas.
6. Pasarlas por harina integral luego por huevo batido con tres cucharadas de agua y finalmente por pan rallado.
7. Untar poco aceite de oliva extra virgen una placa y llevarla a horno moderado hasta que esté caliente.
8. Retirar la placa y acomodar las croquetas.
9. Volverlas al horno y dejarlas cocinar, girándolas cada tanto para que doren un poco.
10. Servirlas calientes con una ensaladas fresca d evegetales. Ingredientes

• 1/2kg de zanahorias medianas
• 1/2kg de remolacha
• Jicama al gusto
• Sésamo crudo
Aderezo
• 2 cucharadas de aceite de oliva
• 1 diente de ajo picado
• 1 cucharada de pimentón rojo
• Sal de mar al gusto Preparación
1. Se lavan las zanahorias, la jícama y las remolachas. Se raspan superficialmente las zanahorias y se pelan las remolachas.
2. Se rallan con el rallador o con el procesador. Se pone la remolacha rallada en un bol y se ajusta bien. Se deja un rato en la heladera y luego se desmolda en el centro de una ensaladera quedando así con la forma. Alrededor se acomoda la zanahoria rallada.
3. Aderezo: se pone en un bol el aceite de oliva, el ajo picado, pimentón y sal a gusto. Se mezcla todo y se deja en heladera hasta el momento de servir. Después de condimentada la ensalada se espolvorea con sésamo.

Después de las enfermedades cardíacas y el cáncer, la cirrosis es la tercera causa más común de muerte en personas de 45-65 años. La cirrosis es un término general para la enfermedad hepática en fase terminal, que puede tener muchas causas, y que altera el tejido normal del hígado.

La cirrosis no tiene cura, pero la eliminación de la causa subyacente puede retardar la enfermedad. La cirrosis puede ser causada por una serie de condiciones, incluyendo la inflamación de larga data, venenos, infecciones, y enfermedades del corazón.

El alcoholismo más a menudo causa la enfermedad, seguido de la hepatitis, por lo general una infección víral del hígado. Sin embargo, el 30-50% de los casos de cirrosis, no se puede encontrar la causa.

La cirrosis alcohólica: el alcohol puede envenenar todas las células vivas y hacer que las células del hígado se inflamen y mueran. Su muerte lleva a su cuerpo a formar tejido cicatrizal alrededor de las venas de su hígado. Las células hepáticas curativas (nódulos) también forman y presionan las venas hepáticas.

Este proceso de cicatrización se produce en el 10-20% de los alcohólicos y es la forma más común de cirrosis. El proceso depende de la cantidad de alcohol que se consume y durante cuánto tiempo. Algunas familias pueden tener más riesgo de este tipo de cirrosis que otros.

Cirrosis postnecrótica: hepatitis, una infección viral del hígado por lo general provoca esta enfermedad, a pesar de que sustancias venenosas también la pueden causar. Dos tipos de hepatitis, hepatitis B o hepatitis C, causan 25-75% de estos casos. Grandes áreas de tejido cicatricial se mezclan con grandes áreas de nódulos de curación.

Cirrosis biliar: cuando los pequeños tubos que ayudan a digerir los alimentos se bloquean, su cuerpo por error se ataca a sí mismo y reacciona contra estos tubos biliares. Los cálculos biliares a menudo bloquean los tubos y causan este tipo de cirrosis. La enfermedad generalmente afecta a las mujeres de 35-60 años.

Cirrosis cardiaca: el corazón es una bomba que impulsa la sangre por todo el cuerpo. Cuando el corazón no bombea bien, la sangre “retrocede” en el hígado. Esta congestión provoca daños en el hígado. Puede llegar a estar hinchado y ser doloroso. Más tarde se vuelve duro y menos doloroso.

voltaren para las agujetas