como se llama el trataiento y donde lo adquirio Hola mi papá tiene eso quiero saber

jorge, hola. pudes decirme que remedio natural cura esta enfermedad, xfavor respondeme.mi correo es… coty.guarda@gmail.com Jorge Ramos Me puedes mandar el tratamiento alemán para la cirroces

Yo perdi a mi padre hace 18 días solo les digo a las personas q tienen esa enfermedad q buscan la cura xq está enfermedad es muy dolorosa para la familia y para el paciente xq cuando hay hemorragia es traumatico q nunca se puede olvidar solo les digo q se cuiden mucho bendiciones para cada uno de las personas q tiene esa enfermedad. Hola. Envíame información al correo eleydacuencas@hotmail.com

I’m pleased that I seen this website, precisely the proper information that I was trying to find! gdaabddfdfef Es posible que la enfermad se manifieste en sangramiento en forma de vomito bucal. Sin presentar otra manifestacion. Esto ocurrio en una sola opartunidad. El consumo de alcohol seso hace a la fecha dos años aproximadsmente.

Tu sangrado bucal es posible que sea una ulcerasangrante de estómago pero también tengas problemas con el hígado. te recomiendo una estetoscopiao y analítica completa mirate el vih y vhc Gracias por la informacion, he salido de muchas dudas.

Grazie x informazioni mi hermano tiene cirrosis lo diagnosticato 1 año tiene 58 años esta trattamento ke posibilidades ha para ke trapianto de higado Grazie x tutto informazioni Oigan yo he bajado de peso.. Ya estoy saliendo adelante.. Ahora duermo bien pero tengo muchas ojeras a que se debe. y me siento mareado.

O fígado é o segundo maior órgão do corpo humano depois da pele. Ele exerce mais de 200 funções em nosso organismo, sendo as principais o auxílio na digestão de alimentos, produção de bile (substância que atua na digestão de gorduras), a síntese de colesterol e a metabolização dos elementos nocivos de alguns alimentos, como bebidas alcoólicas, café e gorduras. NÃO PARE AGORA. TEM MAIS DEPOIS DA PUBLICIDADE;)

A doença hepática pode ser herdada (genética) ou causada por uma variedade de fatores que danificam o fígado, tais como vírus e uso de álcool. A obesidade também está associada com danos no fígado. Com o tempo, os danos ao fígado pode levar à insuficiência hepática, uma condição com risco de vida. Proteja-se contra as hepatites

Para saber mais sobre doenças hepáticas, consulte: NÃO PARE AGORA. TEM MAIS DEPOIS DA PUBLICIDADE;)

NÃO PARE AGORA. TEM MAIS DEPOIS DA PUBLICIDADE;) Sinais e sintomas de doença hepática incluem:

  • Pele e os olhos amarelados (icterícia)
  • Dor abdominal e inchaço
  • Inchaço nas pernas e tornozelos
  • Coceira na pele
  • Urina escura
  • Fezes claras ou esbranquiçadas
  • Fadiga crônica
  • Náuseas ou vômitos
  • Perda de apetite
  • Machucar-se com facilidade.

NÃO PARE AGORA. TEM MAIS DEPOIS DA PUBLICIDADE;)

NÃO PARE AGORA. TEM MAIS DEPOIS DA PUBLICIDADE;) Alguns exames podem ajudar no diagnóstico de doença hepática:

  • Exames de sangue, sendo que um grupo de testes sanguíneos chamados testes de função do fígado pode ser utilizada para diagnosticar a doença de fígado
  • Tomografia computadorizada
  • Ressonância magnética
  • Ultrassonografia
  • Biópsia.

NÃO PARE AGORA. TEM MAIS DEPOIS DA PUBLICIDADE;)

NÃO PARE AGORA. TEM MAIS DEPOIS DA PUBLICIDADE;) Os medicamentos mais usados para o tratamento de uma doença hepática são:

Somente um médico pode dizer qual o medicamento mais indicado para o seu caso, bem como a dosagem correta e a duração do tratamento. Siga sempre à risca as orientações do seu médico e NUNCA se automedique. Não interrompa o uso do medicamento sem consultar um médico antes e, se tomá-lo mais de uma vez ou em quantidades muito maiores do que a prescrita, siga as instruções na bula. NÃO PARE AGORA. TEM MAIS DEPOIS DA PUBLICIDADE;)

NÃO PARE AGORA. TEM MAIS DEPOIS DA PUBLICIDADE;)

  • Beba álcool com moderação
  • Use camisinha
  • Não compartilhe seringas
  • Vacine-se contra as hepatites
  • Não abuse do uso de medicamentos
  • Evite o contato direto com sangue e fluidos corporais de outras pessoas
  • Pratique atividades físicas
  • Mantenha o peso ideal
  • Não fume.

NÃO PARE AGORA. TEM MAIS DEPOIS DA PUBLICIDADE;) NÃO PARE AGORA. TEM MAIS DEPOIS DA PUBLICIDADE;)

O fígado é o segundo maior órgão do corpo humano depois da pele. Ele exerce mais de 200 funções em nosso organismo, sendo as principais o auxílio na digestão de alimentos, produção de bile (substância que atua na digestão de gorduras), a síntese de colesterol e a metabolização dos elementos nocivos de alguns alimentos, como bebidas alcoólicas, café e gorduras. NÃO PARE AGORA. TEM MAIS DEPOIS DA PUBLICIDADE;)

tratamiento abortivo con cytotec

donde comprar pastillas cytotec en peru

tome cytotec y sangre 2 semanas

  • Sarnas: enfermedades de la piel producidas por ácaros. La piel presenta vesículas, diminutos surcos, costras blanco-grisáceas, rugosidades y complicaciones secundarias debidas a que el animal se rasca.
  • Miasis cutáneas: enfermedades de la piel producidas por moscas que ponen los huevos o larvas vivas en las heridas, cavidades y piel de los vertebrados. Dentro de este grupo destaca por su importancia la denominada hipodermosis, que afecta al ganado vacuno y está producida por ciertas moscas del género Hypoderma.

2. ENFERMEDADES INFECCIOSAS 2.1. Enfermedades bacterianas

Brucelosis: es una enfermedad que en algunos casos puede afectar al hombre, denominándose fiebre ondulante, fiebre de Malta o melitococia. Está causada por las bacterias del género Brucella y afecta fundamentalmente a rumiantes, siendo el ovino y caprino (a través de Brucella melitensis), y menos el bovino (Brucella bovis), los animales a través de los cuales se infecta normalmente el hombre. En rumiantes y cerdos causa aborto en la hembra y en machos produce inflamaciones testiculares. Tuberculosis: enfermedad contagiosa, causada por la bacteria llamada bacilo de Koch. Los gérmenes pueden ser expulsados con la tos, saliva, orina, leche, etc., y pueden contaminar los alimentos, pesebres, recipientes y locales. Al principio de la infección los gérmenes afectan a los ganglios linfáticos, notándose poco. Posteriormente van por la sangre y pueden afectar cualquier órgano, principalmente los pulmones. Los síntomas, aparte de una ligera fiebre y un adelgazamiento progresivo y significativo, varían según el órgano atacado.

Mamitis: es una inflamación del tejido interno de las mamas. Se puede deber a muchos factores, pudiendo no haber infección y estar causada por una alimentación demasiado proteica o por un sobreordeño. La mamitis pude afectar a uno o varios cuarterones de forma independiente y se corre el riesgo de perder la actividad secretora de leche del cuarterón enfermo, ya sea de forma temporal o definitiva. Basquilla: también llamada enterotoxemia, afecta sobre todo al ovino y los agentes causantes son bacterias del género Clostridium, que puede vivir en el suelo y en el intestino de los animales. Su aparición se ve facilitada si se sobrecarga o irrita el intestino por cambios bruscos de alimentación, ingestión rápida de gran volumen de alimento, alimentos excesivamente ricos en energía o proteína (sobre todo proteína), ingestión de alimentos enmohecidos o alterados, pastoreo tras heladas o en prados húmedos por el rocío o la escarcha y parasitosis del aparato digestivo. Afecta sobre todo a animales de menos de un año y el curso de la enfermedad puede ser muy rápido.

2.2. Enfermedades víricas Fiebre aftosa o glosopeda: es una enfermedad contagiosa propia de todos los animales de pezuña partida (bovinos, ovinos, caprinos, cerdos, etc.); está producida por un virus que resiste mucho tiempo en los excrementos y estiércol fluido. También se llama fiebre aftosa porque aparte de provocar fiebre alta, aparecen unas aftas o ampollas llenas de líquido claro en la lengua (que les impide comer), pezuñas (que les obliga a cojear) y ubres.

Mixomatosis: enfermedad contagiosa que afecta a los conejos y es causada por un virus bastante resistente al calor. De entre los síntomas más llamativos podemos destacar conjuntivitis, hinchazones gelatinosas en la cabeza y muestras de desorientación (son fáciles de coger), sobre todo por parte de los gazapos. Además del contagio directo es frecuente el contagio a través de alimentos, personas e insectos (pulgas, moscas y mosquitos que actúan como vectores o transmisores). Peste porcina africana: enfermedad contagiosa del ganado porcino causada por un virus muy variable y, por tanto, difícil de contrarrestar. La principal fuente de contagio es el propio cerdo enfermo o portador que puede eliminar virus en sus secreciones nasales, oculares o genitales, con la saliva, heces y sangre y a través de los productos elaborados. El contagio por picadura de parásitos como la garrapata es importante, siendo también posibles vectores las ratas, moscas y los pájaros.

Peste porcina clásica: es una enfermedad producida por un virus y las manifestaciones son muy parecidas a la anterior. Para diferenciar ambas enfermedades es necesario un diagnóstico de laboratorio. Rabia: es una enfermedad contagiosa causada por un virus, que afecta a los mamíferos, tanto domésticos como salvajes. El agente prefiere el tejido nervioso para reproducirse. La fuente principal es la saliva de los enfermos, por lo que el contagio viene sobre todo por mordedura. El período de incubación es de dos a ocho semanas, siendo los principales síntomas el cambio de comportamiento, hidrofobia, excitación y agresividad, seguidos de parálisis y muerte en pocos días.

CANDICLEAN 60COMPRIMIDOS 1G SORIA NATURAL PROTEGE LAS VIAS URINARIAS E INFECCIONES URINARIAS AL MEJOR PRECIO 10,99 EUROS EN OFERTA EL MAS BARATO
12,96€ 10,99 EUR.

MENTALCONFORT 30 CAPSULAS 100%NATURAL ACTIVA LA MEMORIA Y FORTALECE EL SISTEMA NERVIOSO AL MEJOR PRECIO 23,50 EUROS EN OFERTA EL MAS BARATO
26,75€ 23,50 EUR.

HIPERICO 100 COMPRIMIDOS SOTYA COMBATE LA ANSIEDAD NERVIOSISMO RELAJANTE NATURAL AL MEJOR PRECIO 5,25 EUROS EN OFERTA
16,50€ 15,50 EUR.

BETA CAROTENO OCEANICO 7mg 60C SOLGAR: BRONCEADO NATURAL AL MEJOR PRECIO 13,75 EUROS
16,10€ 13,75 EUR.

COENZIMA Q 10 100MG 60 CAPSULAS LAMBERTS PROTECTOR CELULAR ANTIOXIDANTE REFUERZA EL HIGADO Y SUS FUNCIONES AL MEJOR PRECIO 68,75 EUROS EN OFERTA Marca: LAMBERTS

Descripción *Antioxidante: Las investigaciones de los años 60 demostraron su función anti-oxidante, al inhibir la peroxidación de lípidos y proteínas y eliminar los radicales libres. Se sabe que un estrés oxidativo puede resultar en un serio daño molecular, afectando al ADN y las proteínas. El estrés oxidativo participa en procesos como la mutagénesis, la carcinogénesis, peroxidación lipídica, daño a las membranas y la oxidación y fragmentación proteica. Cada vez se hace más evidente que el estrés oxidativo contribuye a la arteriosclerosis y las neoplasias.

* Estabilización y fluidificación de membranas, mejorando el flujo de la sangre al músculo cardiaco. *Puede bloquear en algunas circunstancias la muerte celular mediante la inhibición de la liberación de la caspasa-3

*El tratamiento con CoQ10 puede actuar influyendo en la composición del tipo de fibra hacia una fibra más joven: es decir tiene efecto sobre el metabolismo tisular. *Dado que es un integrante fundamental del ciclo energético a nivel celular, puede tener importancia en algunos casos de obesidad

*En enfermedades neurodegenerativas ha demostrado aumentar las concentraciones mitocondriales cerebrales y ejerce un efecto neuroprotector. Parece ser que enfermedades como la ataxia familiar o de Friedrich aparece una deficiencia en CoQ10. * En pacientes con diabetes se ha demostrado que disminuyen los cuerpos cetónicos y la glucemia en ayunas después de recibir Co Q10 debido a la mejora de la función endotelial de las arterias de la circulación periférica.

* En inmunodepresión se ha visto un efecto positivo debido a que aumenta la actividad fagocítica de los macrófagos, además de aumentar el número de granulocitos. * En pacientes con cáncer, la administración de Coq10 puede ejercer un efecto protector durante el tratamiento de quimioterapia, gracias a sus efectos antioxidantes.

Hace unos años, en una de esas tantas ocasiones en que hago “zapping”, me encontré con el programa de humor “Bienvenidos”. Uno de los conductores y su esposa -no recuerdo sus nombres- confesaban abiertamente que son fanáticos de la urinoterapia. Había escuchado el término, pero nunca había reparado en él, por lo que decidí prestarles atención. De entrada pensé que la única forma en que funcionaba era aplicando la orina en la piel. Pero qué equivocado estaba. La pareja comentó que la ingieren oralmente.

No les puedo negar que me dejaron con la boca abierta. Verdaderamente sorprendido. Su método me pareció medio “gross”. Luego de un tiempo, comencé a buscar más información al respecto. Más que nada para saciar mi curiosidad. Por más increíble que parezca, descubrí que también se puede aplicar en forma de gotas para ojos y oídos e inhalar para hacer más fluido el moco y limpiar los conductos nasales obstruídos.

precio de pastilla cytotec en venezuela

Las cirrosis posthepatíticas son mucho menos frecuentes. El desarrollo de la cirrosis se origina a partir de la existencia de fenómenos persistentes de necrosis celular asociados con una síntesis aumentada de colágeno, en general a partir de los espacios porta.

El tejido fibroso se dispone formando tractos de grosor variable que delimitan áreas de parénquima hepático, en donde se producen fenómenos de regeneración. Tanto la fibrosis como los nódulos de regeneración constituyen a la desestructuración de la arquitectura vascular intrahepático, que tiene como consecuencia el desarrollo de hipertensión portal y la formación de una circulación colateral que pone en comunicación el área venosa portal con la vena cava superior, así como una mala perfusión del tejido hepático.

Por otra parte, la sustitución de áreas de tejido hepático por fibrosis y necrosis hepatocelulares determina una reducción y endurecimiento de la masa hepática funcionante. Sin un Plan trofológico completo o personalizado. En las compensadas la enfermedad puede ser totalmente asintomática o manifestarse por sintomas inespecíficos como astenia, adelgazamiento, debilidad o sintomas dispépticos.

En algunos pacientes varones la impotencia coeundi puede ser un síntoma inicial. En los pacientes asintomáticos el diagnóstico puede evocarse por el hallazgo de alteraciones en los exámenes de laboratorio efectuados por otra razón o por la constatación de anomalías en la exploración física.

El término de cirrosis descompensada se aplica en los casos que presentan alguna de las siguientes manifestaciones: ictericia, ascitis, hemorragia digestiva, encefalopatía hepática, etc. Los pacientes con cirrosis avanzada suelen presentar hemorragias en las mucosas (gingivales o nasales) y equimosis espontaneas debidas a fragilidad capilar y a deficiencias de los factores de coagulación, así como astenia y reducción de la tolerancia al esfuerzo.

El examen físico puede mostrar la existencia de hepatomegalia (hígado grande) y esplenomegalia (bazo grande), y algunos estigmas cutáneos del tipo telangiectasias y arañas vasculares en el territorio de la vena cava superior, enrojecimiento de las eminencias tenar e hípotenar de las palmas de las manos e hipertrofia del parotidea. La hepatomegalia se detecta más fácilmente en el epigastrio debido a la hipertrofia del lóbulo caudado, y suele ser indolora, de consistencia dura y borde cortado.

En ocasiones se aprecia la irregularidad de la superficie debida a los nódulos de regeneración. En los pacientes varones se observa a veces la perdida de algunos caracteres sexuales masculinos, como la disminución del vello corporal y su distribución feminoide.

En las cirrosis descompensadas es frecuente la comprobación de una halitosis especial, denominada foetor hepático, a causa de la presencia en el aire espirado de mercaptanos derivados de la metionina por defecto de su desmetilación en el hígado. En algunas cirrosis compensadas las pruebas de laboratorio pueden ser estrictamente normales, aunque es habitual detectar alteraciones en una o más de las denominadas pruebas hepáticas.

Es habitual la elevación moderada de las transaminasas séricas, que traduce la existencia necrosis hepatocelulares, con un índice GOT/GPT superior a la unidad, y la elevación de la gammaglutamiltranspeptidasa. Prácticamente solo la trofología puede normalizar las transaminasas hepáticas. La bilirrubina sérica puede estar elevada, tanto a expensas de la fracción no conjugada como la fracción conjugada.

En la cirrosis avanzada el proteinograma muestra reducción de los valores de albúmina, indicativos de un déficit de la síntesis hepática, y aumento de las cifras de gammaglobulina. Este aumento se debe a la formación de anticuerpos frente a antígenos bacterianos y dietarios (alimentos), procedentes de la luz intestinal, que han pasado a la circulación general al no ser depurados adecuadamente en su paso por el hígado o por haber pasado libremente por la circulación colateral formada como consecuencia de la hipertensión portal (vena porta hepática).

Las alteraciones hematológicas son comunes. Unas se incluyen bajo el término de hiperesplenismo (exageración de las funciones inhibidoras y destructivas del bazo) y consisten en una reducción del número de hematíes, leucocitos y plaquetas circulantes, por quedar retenidos en un bazo hipertrófico.

No suelen poseer expresividad clínica, aunque la plaquetopenia (disminución del número de plaquetas de la sangre) puede favorecer los fenómenos hemorrágicos. La insuficiencia hepatocelular es causa de alargamiento del tiempo de protrombina (es una proteína que actúa en el proceso de coagulación) y de macrocitos.

Es frecuente la constatación de hiperglucemia (altos niveles de azúcar en la sangre), que no es indicativa de una verdadera diabetes mellitus, sino de una resistencia a la insulina. El diagnóstico de certeza de cirrosis hepática exige la demostración histológica de la existencia de nódulos de regeneración y de fibrosis rodeando los nódulos. Ya sea por biopsia hepática percutánea o ecografía abdominal, etc.

En los pacientes con colestasis (supresión o detención del flujo biliar) debe investigarse el estado de la vía biliar mediante una colangiografía retrógrada (radiografía de las vías biliares) para excluir la existencia de un obstáculo en la vía biliar principal, pues un resultado positivo de este test permite establecer el diagnóstico de cirrosis biliar primaria. En los casos de cirrosis se ha de investigar la presencia de varices esofágicas mediante una fibroendoscopia digestiva alta.

En los enfermos con una hepatitis crónica de etiología (el estudio de las causas de las enfermedades) vírica o autoinmune se sospechará que ya se ha establecido una cirrosis hepática. Los pacientes con cirrosis compensada pueden permanecer libres de complicaciones de la enfermedad durante periodos prolongados de tiempo.

A los 5 años del diagnóstico se han descompensado el 40% y a los 10 años el 60%. Para evitar las descompensaciones insisto que es necesario llevar una vida más trofológica. La probabilidad de supervivencia a los 5 años y a los 10 años del diagnóstico de los pacientes compensados se sitúa alrededor del 70% y el 45%, respectivamente, los hay que pueden tener un peor pronóstico.

La probabilidad de supervivencia a los pacientes con ascitis (acumulación de liquido en la cavidad peritoneal) a los 12 y a los 24 meses es del 55% y el 50% respectivamente. Sin un Plan trofológico completo o mejor personalizado. Los pacientes con ascitis pueden fallecer a causas de otras complicaciones de la cirrosis hepática, pero en una proporción importante la muerte está en relación con una insuficiencia renal funcional progresiva, peritonitis (inflamación aguda del peritoneo (membrana serosa que tapiza las paredes abdominales) bacteriana espontánea, etc, complicación que afecta aproximadamente al 15-25% de los pacientes cirróticos con ascitis.

Aproximadamente el 25% de los pacientes con cirrosis hepática, con independencia de su etiología, desarrolla carcinoma hepatocelular. Sin la trofología. Probablemente muchos pacientes no llegan a desarrollar esta complicación, porque fallecen antes por alguna de las muchas complicaciones de la propia cirrosis.

Bueno aquí hay que aclarar una cosa de muchísima importancia, no es lo mismo llevar la misma vida que llevaba antes y con la enfermedad o llevar una vida según la madre naturaleza hay las cosas cambian de manera espectacular. No olvidar que mientras aun quede un 10% de hígado sano, la madre naturaleza le puede ayudar a sanar el resto del hígado. Esto no le parece maravilloso.

cual es la mejor forma de usar cytotec


venta de cytotec en saltillo

  1. Ultrasonido: Este examen usa ondas de sonido para examinar los conductos biliares, hígado y páncreas. Es muy seguro. Con el ultrasonido, sería factible visualizar cálculos en la vesícula biliar o en los conductos biliares. Las imágenes podrían tener interferencia en pacientes muy obesos o en quienes ingirieron alimentos poco tiempo antes del examen.
  2. Ultrasonido endoscópico: Este dispositivo utiliza una sonda especial con una extensión de ultrasonido en la punta. Se inserta la sonda por la boca para examinar internamente los conductos biliares, vesícula biliar y conductos pancreáticos.. El uso del dispositivo para ultrasonido endoscópico requiere entrenamiento especial y es útil para ubicar cálculos en el conducto biliar que podrían pasarse por alto con el ultrasonido normal. También es útil para diagnosticar cáncer dentro del páncreas o conductos biliares.
  3. Exploración por CT or CAT scan: Es útil para diagnosticar cáncer dentro del hígado o páncreas. Podría identificar cálculos biliares pero no es tan eficaz como el ultrasonido. Este es uno de los mejores exámenes para evaluar la gravedad de la pancreatitis.
  4. CPRE: La CPRE (colangiopancreatografía retrógrada endoscópica) usa un tipo especial de endoscopio que permite acceso a los conductos biliares y pancreáticos. También permite realizar terapias, tales como extirpar cálculos de los conductos biliar o pancreático. Se pueden tomar mediciones de la presión dentro del músculo del esfínter de Oddi mediante una prueba adicional llamada manometría del esfínter de Oddi (ver la sección sobre disquinesia biliar). Esto se realiza simultáneamente con el CPRE y es un examen especializado que requiere entrenamiento especial para realizarlo.
  5. CPRM (MRI): Colangiopancreatografía por resonancia magnética. Este examen utiliza una máquina llamada IRM (Imágenes por resonancia magnética – MRI). Es una prueba no invasora que emplea software especial de computadora para crear imágenes de los conductos biliar y pancreático, similares a los obtenidos mediante la CPRE pero no requiere realizar una endoscopía. Las anomalías descubiertas en la CPRM serán luego evaluadas más a profundidad o tratadas mediante CPRE o intervención quirúrgica.

* El Dr. Silverman es Fellow del Colegio Americano de Gastroenterología.

La cirrosis hepática es una enfermedad crónica, que se desarrolla lentamente en el hígado- Ésta se caracterizada por la proliferación exagerada y continua de pequeñas cicatrices en el interior del hígado que impide el normal funcionamiento de este órgano (depurar la sangre, elaborar proteínas y vitaminas, formar elementos defensivos) y produce una alteración de la circulación sanguínea a través de este.

La cirrosis hepática es más frecuente entre los varones mayores de 50 años aunque los primeros síntomas sue­len aparecer a partir de los 30. Por lo general, es causado por el consumo prolongado de elevadas cantidades de be­bidas alcohólicas, por Infecciones anteriores (hepatitis) y algunas intoxicaciones con sustancias químicas industriales (fós­foro) y medicamentos.

En la primera etapa de esta enfermedad, la persona manifiesta pérdida de apetito, fatiga o indigestión. Luego aparecen otros síntomas como alteraciones en las hormonales sexuales (impotencia, disminución de la libido, cambios en la distribución del vello corporal, crecimiento de las mamas del hombre y reducción de las de la mujer, disminución del tamaño de los testículos, esterilidad y trastornos en el ciclo menstrual), hemorragias frecuentes, hinchazón del abdomen, dilatación de las venas del esófago, entre otros. Es importante observar que en la cirrosis hepática, al igual que otras enfermedades del hígado, la piel adopte un tinte amarillento debido a la permanencia y el depósito en la piel de un pigmento biliar, denominado bilirrubina, normalmente transformado en el hígado sano antes de su eliminación por la orina.

También puede aparecer signos en las manos, como eritema (enrojecimiento) palmar, que puede llegar a afectar a los pulpejos de los dedos. También pueden presentarse uñas en «vidrio de reloj» o cianosis ungueal. Igualmente, se pueden apreciar cambios de conducta en las personas con cirrosis hepática de­bido a la acción ejercida sobre el cerebro por sustancias que un hígado no ha podido eliminar. Entre las alteraciones más comunes se encuentran los trastornos de la personalidad, los cambios bruscos de humor, la pérdida de la capacidad intelectual (memoria, concentración), la de­sorientación, el temblor de las manos, las alteraciones en la escritura, la som­nolencia diurna y el insomnio nocturno, etc.

A continuación remedios caseros y naturales que ayudan a aliviar la cirrosis hepática Remedio para la cirrosis hepática #1: Dejar en remojo 30 almendras por toda la noche. Retirar la piel a la mañana siguiente y verter en 1/4 de litro. Luego colocar en una licuadora y batir por unos instantes. Filtrar y guardar en una botella. Tomar medio vaso un par de veces al día durante tres o cuatro días. Repetir este remedio cada dos o tres meses.

Remedio para la cirrosis hepática #2: Tomar por 30 días consecutivos, preferiblemente en ayunas, 1 cucharada de aceite de oliva mezclada en un jugo de limón Remedio para la cirrosis hepática #3: Consumir a diario, en las ensaladas, 1 cebolla cruda picada. Igualmente, recomendado es el consumo, además, de sopa de cebolla.

Remedio para la cirrosis hepática #4: Hervir 100 g de vainas de judías secas en 2 litros de agua hasta reducir a 1 litro. Filtrar y agregar 80 g de bayas de alquequenje y 30 g de bayas dé enebro. Dejar hervir nuevamente por 3 minutos, filtrar y distribuir en 6 partes que se tomarán durante 3 días, a razón de 2 veces diarias, por 6 días consecutivos; descansar 4 días y tomar 6 días más, hasta completar una cura de 3 a 5 períodos de 6 días. Remedio para la cirrosis hepática #5: Hervir hasta reducir de 2 litros a 1 litro 80 g de equiseto menor y 60 g de cardo mariano. Tapar y dejar en infusión durante media hora. Filtrar y distribuir en 6 partes, que se tomarán en 3 días, a razón de 2 veces diarias, durante 3 días consecutivos; descansar 1 o 2 días, y seguir 3 días más, 8 veces seguidas, es decir, 24 días en total.

Remedio para la cirrosis hepática #6: Hervir, por 10 minutos, 1 cucharada de corteza de encina, otro de cardo mariano, otro de romero y un puñado de hojas de naranjo dulce en un litro de agua. Tapar, colar y dejar refrescar. Tomar esta preparación a lo largo del día. Remedio para la cirrosis hepática #7: Aplicar compresas en la zona del hígado elaboradas con flores de heno, serpol y hamamelis en 3 períodos de 8 días consecutivos separados por un descanso de 3 días, esdecir, 24 días en total

Remedio para la cirrosis hepática #8: Hervir 20 grs. de raíz de guaycuru en un litro de agua. Tapar y dejar refrescar. Filtrar y tomar 2 tazas al día Remedio para la cirrosis hepática #9: Mezclar, a partes iguales, hojas de polipodio; brezo; vara de oro; correhuela; ajenjo y extraer 10 gramos. Verter en 1 taza de agua que esté hirviendo. Tapar y tomar 3 tazas al día, lejos de las comidas.

Remedio para la cirrosis hepática #10: Mezclar a partes iguales, menta; boldo; condurango y melisa. Extraer 1 cucharada de la mezcla en una taza de agua que esté hirviendo. Tapar y dejar refrescar. Tomar 1 taza de esta preparación 3 veces al día.. Remedio para la cirrosis hepática #11: Mezclar trébol de agua, 10 gr, levístico, 15 gr., condurango, 15 gr., boldo, 10 gr. y menta, 20 gr. Extraer 1 cucharada de la mezcía y colocar en una taza de agua que esté hirviendo. Tapar, dejar en infusión y tomar 3 tazas por día. Una después de cada comida.

Remedio para la cirrosis hepática #12: Mezclar boldo, 20 gr.; abedul, 20 gr.; cardo bendito, 10 gr. y menta, 10 gr. Extraer una cucharada y verter en una taza de agua que esté hirviendo. Tapar y dejar en infusión. Tomar 1 taza después de cada comida. Remedio para la cirrosis hepática #13: Mezclar 20 gr. de abedul y 10 gr. de cada una de las siguientes plantas: Menta, levístico, boldo, cardo santo y condurango. Extraer 1 cucharada de la mezcla y verter en una taza de agua. Hervir por 5 minutos. Tomar 1 taza después de cada comida.

Remedio para la cirrosis hepática #14: Colocar 2 cucharadas de diente de león, la mitad de una alcachofa, un puñado de uvas y unas hojas de acelga en una licuadora junto a un vaso de agua. Licuar por unos instantes. Colar y tomar este jugo todos los días. Remedio para la cirrosis hepática #15: Machacar un puñado de hojas de la planta eclipta alba, previamente lavadas, y extraer su jugo. Tomar tres veces diarias una cucharadita mezcladas con unas giotas de miel.

Evitar ingerir be­bidas alcohólicas Evitar el estrés. Para ello se debe asegurar las ocho horas de sueño nocturnas y practicar técnicas de relajación.

Adoptar una dieta basada en alimentos de fácil asimilación (pavo y pescado) y ricos en fibra, pero bajo en grasa animal, especias, frituras y sal. Remedios para limpiar o depurar la vesícula biliar

Dieta para las personas con problemas en la vesícula biliar Remedios para los cálculos biliares

Remedios para los cólicos biliares Remedios naturales para la vesícula inflamada o colecistitis

Remedios naturales para el higado graso Remedios para la hepatitis

Remedios para limpiar y depurar el páncreas Remedios para la pancreatitis

¿Cómo desintoxicar el organismo? El cardo mariano y sus propiedades curativas

La alcachofa: Un remedio natural para el hígado El cardo mariano y sus propiedades curativas

La cirrosis consiste en la fibrosis del hígado causada por diferentes tipos de enfermedades hepáticas, tales como la hepatitis viral crónica, el abuso crónico del alcohol y la hepatopatía grasa no alcohólica. La cirrosis es consecuencia del daño infligido al hígado durante el transcurso de varios años y a medida que avanza, aparece más y más fibrosis, lo que impide el adecuado funcionamiento del hígado. Los científicos de Mayo Clinic emitieron un nuevo estudio que invierte la tendencia actual respecto al tratamiento de los pacientes cirróticos con diabetes tipo 2. El estudio descubrió que los pacientes diabéticos que continuaron con la metformina después del diagnóstico de cirrosis obtuvieron mejores tasas de supervivencia.

Por lo general, se suele suspender la metformina una vez establecido el diagnóstico de cirrosis debido a la inquietud de que dicho tratamiento aumente el riesgo de sufrir efectos adversos en los pacientes con deterioro hepático. El estudio de Mayo Clinic se publicó recientemente en Hepatology. La metformina se utiliza para tratar los niveles altos de glucosa sanguínea ocasionados por la diabetes tipo 2. Ese tipo de diabetes opera de dos maneras: primero, impide que el páncreas produzca suficiente insulina, lo que regula el paso hacia las células de la glucosa, que es la fuente principal de energía del cuerpo. Segundo, en la diabetes tipo 2, el hígado, los músculos y los tejidos grasos se vuelven más resistentes a los efectos de la insulina. La combinación de la menor producción de insulina con la resistencia a la misma deriva en un nivel anormalmente alto de glucosa en la sangre.

cytotec pastillas ecuador

malas experiencias cytotec

Toll-Free (800)223-0179; (800)GO-LIVER Primary Biliary Cirrhosis Support Group,

1430 Garden Rd., Pearland, TX 77581 http://pbcers.org/ U.S. National Digestive Diseases Information Clearinghouse,

2 Information Way, Bethesda, MD 20892-3570 Telephone (301)654-3810 Toll-free 800-891-5389 Facsimile (301)907-8906 1. Ferenci P, Dragosics B, Dittrich H, et al. Randomized controlled trial of silymarin treatment in patients with cirrhosis of the liver. J Hepatol. 1989;9:105 - 113.

2. Benda L, Dittrich H, Ferenzi P, et al. The effectiveness of silymarin therapy on the survival rate of patients with liver cirrhosis [translated from German]. Wien Klin Wochenschr. 1980;92:678 - 683. 3. Pares A, Planas R, Torres M, et al. Effects of silymarin in alcoholic patients with cirrhosis of the liver: results of a controlled, double-blind, randomized and multicenter trial. J Hepatol. 1998;28:615 - 621.

12. Horowitz JH, Rypins EB, Henderson JM, et al. Evidence for impairment of transsulfuration pathway in cirrhosis. Gatroenterology. 1981;81:668 - 675. 13. Duce AM, Ortiz P, Cabrero C, et al. S-adenosyl-L-methionine synthetase and phospholipid methyltransferase are inhibited in human cirrhosis. Hepatology. 1988;8:65 - 68.

14. Mato JM, Camara J, Fernandez de Paz J, et al. S-adenosylmethionine in alcoholic liver cirrhosis: a randomized, placebo-controlled, double-blind, multicenter clinical trial. J Hepatol. 1999;30:1081 - 1089. 24. Marchesini G, Bianchi G, Rossi B, et al. Nutritional treatment with branched-chain amino acids in advanced liver cirrhosis. J Gastroenterol. 2000;35(suppl):7 - 12.

25. Lesbere FX. Effect of endotelon on the capillary fragility index in a specific group: cirrhotic subjects [in French; English abstract]. Gaz Med Fr. 1983;90:332 - 337. 26. Liu G-T. Pharmacological actions and clinical use of Fructus schizandrae. Chin Med J. 1989;102:740 - 749.

27. Matsuzaki Y, Tanaka N, Osuga T. Is taurine effective for treatment of painful muscle cramps in liver cirrhosis? [letter]. Am J Gastroenterol. 1993;88:1466 - 1467. 28. Okita M, Watanabe A, Nagashima H. A vegetable protein-rich diet for the treatment of liver cirrhosis. Acta Med Okayama. 1985;39:59 - 65.

29. Lieber CS, Robins SJ, Li J, et al. Phosphatidylcholine protects against fibrosis and cirrhosis in the baboon. Gastroenterology. 1994;106:152 - 159. 30. Epstein O, Kato Y, Dick R, et al. Vitamin D, hydroxyapatite, and calcium gluconate in treatment of cortical bone thinning in postmenopausal women with primary biliary cirrhosis. Am J Clin Nutr. 1982;36:426 - 430.

31. Compston JE, Horton LW, Thompson RP. Treatment of osteomalacia associated with primary biliary cirrhosis with parenteral vitamin D2 or oral 25-hydroxyvitamin D3. Gut. 1979;20:133 - 136. 32. Watson JP, Jones DE, James OF, et al. Case report: oral antioxidant therapy for the treatment of primary biliary cirrhosis: a pilot study. J Gastroenterol Hepatol. 1999;14:1034 - 1040.

33. Lucena MI, Andrade RJ, de la Cruz JP, et al. Effects of silymarin MZ-80 on oxidative stress in patients with alcoholic cirrhosis. Results of a randomized, double-blind, placebo-controlled clinical study. Int J Clin Pharmacol Ther. 2002;40:2 - 8. 34. Lang I, et al. Hepatoprotective and immunological effects of antioxidant drugs. Tokai J Exp Clin Med. 1990;15:123 - 127.

35. Lang I, et al. Immunomodulatory and hepatoprotective effects of in vivo treatment with free radical scavengers. Ital J Gastroenterol. 1990;22:283 - 287. 36. Lucena MI, Andrade RJ, de la Cruz JP, et al. Effects of silymarin MZ-80 on oxidative stress in patients with alcoholic cirrhosis. Results of a randomized, double-blind, placebo-controlled clinical study. Int J Clin Pharmacol Ther. 2002;40:2 - 8.

37. Leo MA, Aleynik SI, Aleynik MK, et al. Beta-carotene beadlets potentiate hepatotoxicity of alcohol. Am J Clin Nutr. 1997;66:1461-1469. 38. Ni R, Leo MA, Zhao J, Lieber CS. Toxicity of beta-carotene and its exacerbation by acetaldehyde in HepG2 cells. A Alcohol. 2001;36:281-285.

39. Leo MA, Lieber CS. Alcohol, vitamin A, and beta-carotene: adverse interactions, including hepatotoxicity and carcinogenicity. Am J Clin Nutr. 1999;69:1071 - 1085. 40. Kircheis G, Wettstein M, Dahl S, et al. Clinical efficacy of L-ornithine-L-aspartate in the management of hepatic encephalopathy. Metab Brain Dis. 2002;17:453 - 462.

41. Mendal JN, Roy BK. Studies with Liv.52 in the treatment of infective hepatitis, chronic active hepatitis and cirrhosis of the liver. Probe. 1983;22:217. 42. de Silva HA, Saparamadu PA, Thabrew MI, et al. Liv.52 in alcoholic liver disease: a prospective, controlled trial. J Ethnopharmacol. 2003;84:47 - 50.

43. European Scientific Cooperative on Phytotherapy. Valerianae radix. Exeter, UK: ESCOP; 1996 - 1997:2. Monographs on the Medicinal Uses of Plant Drugs, Fascicule 4. 44. Chan TY, Tang CH, Critchley JA. Poisoning due to an over-the-counter hypnotic, Sleep-Qik (hyoscine, cyproheptadine, valerian). Postgrad Med J. 1995;71:227 - 228.

45. Chan TY. An assessment of the delayed effects associated with valerian overdose [letter]. Int J Clin Pharmacol Ther. 1998;36:569. Last reviewed agosto 2013 by EBSCO CAM Review Board

Please be aware that this information is provided to supplement the care provided by your physician. It is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. CALL YOUR HEALTHCARE PROVIDER IMMEDIATELY IF YOU THINK YOU MAY HAVE A MEDICAL EMERGENCY. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with any questions you may have regarding a medical condition. Hola Cesar! El cardo mariano es uno de los mejores aliados que existen para la salud hepática. De hecho, tiene una gran capacidad para regenerar células y mejorar las funciones del hígado en general. Hoy por hoy, la silimarina (su principio activo) se emplea en todo tipo de medicamentos para mejorar las funciones de dicho órgano. Claro está, también puede emplearse para combatir la cirrosis.

La acción del cardo mariano para el hígado es realmente notable. Es antioxidante de las células hepáticas, protege al órgano de los daños que causan los radicales libres, aumentando a su vez la capacidad de regeneración de los tejidos. También es bueno para eliminar toxinas. No es necesario saber si el cardo mariano se consigue como planta o no en Puerto Rico, ya que la mejor manera de consumirlo es a través de comprimidos. Es que su máximo potencial se encuentra en las semillas y la extracción de la silimarina de las mismas no es tarea que pueda hacerse en tu hogar.

Es por esto que lo ideal es que recurras a farmacias especializadas en homeopatía o plantas medicinales, como así también busques en herbolarios. De todas formas, puedes comprar el cardo mariano online. Periodista. Bebedor empedernido de té verde y convencido de los remedios caseros.

en que farmacia puedo comprar cytotec sin receta en el df

que son los actos de administración y señalarlos

el aborto con cytotec es efectivo

Muchas veces las células cancerosas conservan las características físicas y biológicas del tejido del que proceden a pesar de estar ampliamente diseminadas. De este modo, un patólogo puede, a través del examen microscópico de estas células, determinar la procedencia de los tumores metastásicos. Los tumores de las glándulas (véase Sistema endocrino) pueden ser identificados porque en ocasiones producen de forma indiscriminada la misma hormona producida por el tejido del que proceden. A veces, también responden a las hormonas que controlan esos tejidos en condiciones normales. Cuanto más agresivo y maligno es un cáncer, menos recuerda a la estructura del tejido del que procede, pero la tasa de crecimiento del cáncer depende no sólo del tipo celular y grado de diferenciación, sino también de factores dependientes del huésped. Una característica de malignidad es la heterogeneidad celular del tumor. Debido a las alteraciones en la proliferación celular, las células cancerosas son más susceptibles a las mutaciones. Con la evolución, el tumor es cada vez menos diferenciado y de crecimiento más rápido. También puede desarrollar resistencia a la quimioterapia o a la radiación.

Ciertos factores son capaces de provocar un cáncer en un porcentaje de los individuos expuestos a ellos. Entre éstos se encuentran la herencia, las infecciones, las radiaciones ionizantes, los productos químicos y las alteraciones del sistema inmunológico. Los investigadores estudian como estos diferentes factores pueden interactuar de una manera multifactorial y secuencial para producir tumores malignos. El cáncer es, en esencia, un proceso genético. Las alteraciones genéticas pueden ser heredadas, o producidas en alguna célula por un virus o por una lesión provocada de manera externa. Probablemente una serie de mutaciones secuenciales conduce a la malignización de una única célula que se multiplica como un solo clon. En un principio se consideró que un clon maligno era completamente anormal, y que la única curación posible era la eliminación de todas las células anormales del organismo. En la actualidad, se sabe que el problema reside en la incapacidad de la célula de diferenciarse en su estado adulto y funcional, quizás por la ausencia de algún factor necesario para esa diferenciación. Se calcula que de un 5 a un 10% de los cánceres tienen un origen hereditario. Algunas formas de cáncer son más frecuentes en algunas familias: el cáncer de mama es un ejemplo de ello. El cáncer de colon es más frecuente en las familias con tendencia a presentar pólipos de colon. Una forma de retinoblastoma sólo aparece cuando está ausente un gen específico. Estos genes, denominados genes supresores tumorales o antioncogenes, previenen en condiciones normales la replicación celular. Su ausencia elimina el control normal de la multiplicación celular. En algunos trastornos hereditarios, los cromosomas tienen una fragilidad intrínseca; estos procesos conllevan un riesgo elevado de cáncer.

Existen cada vez más evidencias de que algunas infecciones pueden llegar a provocar cáncer y, en concreto, aquellas relacionadas con los cánceres de estómago, hígado, cérvix y con el sarcoma de Kaposi (un tipo especial de cáncer que aparece en enfermos de SIDA). Se ha relacionado la bacteria Helicobacter pylori con el cáncer de estómago. Distintos estudios demuestran que personas infectadas con esta bacteria tienen cuatro veces más probabilidad de desarrollar este tipo de cáncer.

Los virus son la causa de muchos cánceres en animales. En el ser humano, el virus de Epstein-Barr se asocia con el linfoma de Burkitt y los linfoepiteliomas, el virus de la hepatitis con el hepatocarcinoma, y el virus herpes tipo II o virus del herpes genital con el carcinoma de cérvix. Todos estos virus asociados a tumores humanos son del tipo ADN. El virus HTLV, sin embargo, es del tipo ARN, o retrovirus, como la mayor parte de los virus asociados a tumores en animales. Produce una leucemia humana. En presencia de una enzima denominada transcriptasa inversa, induce a la célula infectada a producir copias en ADN de los genes del virus, que de esta manera se incorporan al genoma celular. Estos virus del tipo ARN contienen un gen denominado oncogén viral capaz de transformar las células normales en células malignas. Distintas investigaciones han demostrado que los oncogenes virales tienen una contrapartida en las células humanas normales: es el protooncogén, u oncogén celular. Los productos de los oncogenes (las proteínas que producen) son factores de crecimiento (o proteínas necesarias para la acción de tales factores de crecimiento), que estimulan el crecimiento de las células tumorales. Las radiaciones ionizantes son uno de los factores causales más reconocidos. La radiación produce cambios en el ADN, como roturas o trasposiciones cromosómicas en las que los cabos rotos de dos cromosomas pueden intercambiarse. La radiación actúa como un iniciador de la carcinogénesis, induciendo alteraciones que progresan hasta convertirse en cáncer después de un periodo de latencia de varios años. En este intervalo puede producirse una exposición a otros factores.

El proceso por el que los productos químicos producen cáncer ha sido ampliamente estudiado. Algunos actúan como iniciadores. Sólo se requiere una única exposición, pero el cáncer no aparece hasta pasado un largo periodo de latencia y tras la exposición a otro agente denominado promotor. Los iniciadores producen cambios irreversibles en el ADN. Los promotores no producen alteraciones en el ADN pero sí un incremento de su síntesis y una estimulación de la expresión de los genes. Su acción sólo tiene efecto cuando ha actuado previamente un iniciador, y cuando actúan de forma repetida. El humo del tabaco, por ejemplo, contiene muchos productos químicos iniciadores y promotores. La actuación del tabaco como promotor es tal, que si se elimina el hábito de fumar, el riesgo de cáncer de pulmón disminuye de forma rápida. El alcohol es también un importante promotor; su abuso crónico incrementa de manera importante el riesgo de cánceres que son inducidos por otros agentes, como el cáncer de pulmón en los fumadores. Los carcinógenos químicos producen también roturas y translocaciones cromosómicas. Se cree que el sistema inmunológico es capaz de reconocer algunas formas de células malignas y producir células capaces de destruirlas. Algunas enfermedades o procesos que conducen a una situación de déficit del sistema inmunológico son la causa del desarrollo de algunos cánceres. Esto sucede en el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA), en enfermedades deficitarias del sistema inmunológico congénitas, o cuando se administran fármacos inmunodepresores.

Se calcula que los factores ambientales son la causa del 80% de los cánceres. La relación causa efecto más demostrada es la del humo del tabaco, inhalado de forma activa o pasiva; es responsable de cerca del 30% de las muertes por cáncer. Los factores alimentarios pueden ser responsables de un 40%, pero la relación causal no está tan establecida, y no se conocen con exactitud los constituyentes de la dieta que son responsables. La obesidad es un factor de riesgo para algunos cánceres como los de mama, colon, útero y próstata. El alto contenido en grasa y el bajo contenido en fibra de la dieta se asocian con una alta incidencia de cáncer de colon. Al igual que ocurre con el alcohol, las grasas y la obesidad parecen actuar como promotores. Sea cual fuere la causa inicial por la que una célula normal se transforma en cancerosa y transmite a su descendencia esta alteración, es necesario que esta modificación se encuentre impresa en su ADN. Esto supone que todos los posibles agentes promotores o causales del cáncer actúan sobre un sustrato genético común dentro de la célula. Actualmente, se acepta que todos los factores cancerígenos (sustancias químicas, radiaciones, infecciones, etc.) actúan sobre porciones del ADN que deben ser fundamentales en la regulación del crecimiento y diferenciación celular. Estas porciones reciben el nombre de protooncogenes y bajo la acción de diversos factores sufren pequeñísimas alteraciones que ocasionan el comienzo del fenómeno canceroso, desarrollándose el oncogén.

Se cree que la malignización es la consecuencia de una serie de alteraciones que comienzan con un gen alterado o una mutación somática (una mutación de una célula normal de un tejido corporal), seguida de la acción promotora de algún agente que estimula la expresión de uno o varios oncogenes, o inhibe los efectos de uno o varios antioncogenes; en consecuencia se liberan factores de crecimiento. Es posible que el primer evento sea la falta de producción de los metabolitos necesarios para la diferenciación celular normal. La estimulación por los factores de crecimiento produce la proliferación del clon de células indiferenciadas, y un defecto del sistema inmunológico permite que estas células alteradas escapen a la destrucción por el sistema de control del organismo. Cuanto más temprano sea el diagnóstico y el tratamiento, mayores posibilidades de curación habrá. Las pruebas de detección precoz en pacientes aparentemente sanos permiten realizar el diagnóstico antes del desarrollo de los síntomas, en una fase en la que el cáncer es más curable. Algunos de los cánceres más mortíferos, como los de mama, colon y recto, cuello uterino y próstata, pueden ser puestos en evidencia mediante pruebas de detección.

El diagnóstico precoz de las formas de cáncer para las que no existe una prueba práctica de detección depende de la identificación por parte del paciente de los signos tempranos de la enfermedad. Los síntomas enumerados en la siguiente lista pueden señalar la existencia de un cáncer: -Cambios en el ritmo intestinal o urinario

-Heridas que no cicatrizan -Bultos en las mamas o en otras regiones del organismo

-Dificultad para tragar alimentos -Cambios repentinos en el aspecto de verrugas cutáneas

-Tos persistente o ronquera El diagnóstico del cáncer comienza por una exhaustiva historia clínica y un examen físico, que incluye la inspección y palpación de todas las localizaciones corporales accesibles, en especial piel, cuello, mamas, abdomen, testículos y ganglios linfáticos accesibles. Debe realizarse el examen de los orificios corporales, en particular el examen rectal para los cánceres de recto y próstata, y el examen pélvico para los cánceres de cuello y matriz uterina.

La biopsia sigue siendo el único método definitivo para el diagnóstico del cáncer. En una biopsia, se toma para estudio una sección del tejido tumoral o de una metástasis. Diversas técnicas recientes han reducido la necesidad de realizar biopsias quirúrgicas abiertas. La mayor parte de los tumores en cualquier localización corporal son accesibles a la biopsia a través de una fina aguja flexible dirigida por palpación o tomografía axial computerizada (TAC). Con el diagnóstico previo a la cirugía, el médico puede realizar una mejor planificación del tratamiento y de la cirugía, si es preciso. Una vez establecido el diagnóstico definitivo de cáncer, la extensión o estadio de la enfermedad deben ser evaluados puesto que de ellos dependen el pronóstico y tratamiento adecuado. Para cada tipo específico de tumor el estadio (I, II, III, IV) se define en función del hallazgo de ciertos datos con significación pronóstica: tumor localizado de pequeño tamaño, tumor localizado más extenso, afectación de los ganglios linfáticos regionales y metástasis a distancia. El estadio clínico se deduce de los datos obtenidos antes de la exploración quirúrgica, y condiciona la elección del tratamiento inicial. El estadio quirúrgico depende de los hallazgos exploratorios durante la intervención y puede diferir del estadio clínico; el tratamiento posterior y el pronóstico se establecen en función de éste. También permite analizar los efectos de diferentes tratamientos.

Las medidas terapéuticas tradicionales incluyen la cirugía, la radiación y la quimioterapia. En la actualidad se estudia la utilidad de la inmunoterapia y la modulación de la respuesta biológica. La principal estrategia para el tratamiento curativo del cáncer es la excisión de todas las células malignas mediante una intervención quirúrgica. En el pasado, esto implicaba la excisión de todo el tejido afectado y de la mayor cantidad posible de tejido potencialmente afectado, incluidos los tejidos vecinos y los ganglios linfáticos. Para algunos tumores, y en especial el cáncer de mama, no es precisa una cirugía tan ablativa (mastectomía) en la mayor parte de los casos. Las mejoras en las técnicas quirúrgicas, los conocimientos en fisiología, en anestesia y la disponibilidad de potentes antibióticos y hemoderivados, han permitido realizar cirugías más limitadas, con menos secuelas y más pronta recuperación. Sin embargo, muchos cánceres están demasiado extendidos en el momento del diagnóstico para que la cirugía curativa sea posible. Si la extensión local del tumor afecta a tejidos vecinos que no pueden ser resecados, o si existen metástasis a distancia, la cirugía no será un tratamiento curativo. Sin embargo, puede ser beneficiosa para el alivio sintomático de ciertas situaciones como la obstrucción, o puede tener el objetivo de disminuir la masa tumoral para permitir una mejor respuesta al tratamiento quimioterapéutico o radioterapéutico sucesivo.

Las radiaciones ionizantes pueden ser electromagnéticas o por partículas y producen una destrucción tisular. La radiación electromagnética incluye los rayos gamma, una forma de emisión radiactiva, y los rayos X, que se producen cuando un haz de electrones impacta en un metal pesado. La radiación de partículas incluye haces de electrones, protones, neutrones, partículas alfa (núcleos de helio) y piones. Véase Física: Partículas elementales. La sensibilidad de los tumores a las radiaciones es muy variable. Son tumores sensibles aquellos cuya sensibilidad es superior a la de los tejidos vecinos normales. Cuando tales tumores son además accesibles —los tumores superficiales o los tumores en órganos como el útero en el que se puede introducir una fuente de radiación— pueden ser curados mediante radioterapia. La propiedad de la radiación de respetar hasta cierto punto los tejidos normales permite el tratamiento de tumores en localizaciones donde no es posible la cirugía por la proximidad de tejidos vitales o porque el tumor ha empezado a infiltrar estructuras adyacentes que no pueden ser sacrificadas. La radioterapia también se emplea con frecuencia como tratamiento paliativo, sobre todo en las metástasis.

La radioterapia puede ser útil como coadyuvante a la cirugía. La radiación preoperatoria puede esterilizar las células tumorales con rapidez, impidiendo su diseminación en el acto quirúrgico. También puede disminuir la masa tumoral facilitando la cirugía, o transformando un tumor inoperable en otro operable. En otros casos la radioterapia se emplea en el postoperatorio. Consiste en la utilización de fármacos para el tratamiento del cáncer. Puesto que los fármacos se distribuyen en el organismo a través del sistema circulatorio, la quimioterapia es útil para aquellos tumores cuya diseminación los hace inaccesibles a la cirugía o a la radioterapia. Existen multitud de fármacos anticancerosos, la mayor parte de los cuales actúan interfiriendo la síntesis o función del ADN. Por tanto las células en división son más sensibles a la quimioterapia.

El tejido canceroso tiene una mayor proporción de células en división que los tejidos normales (en los que las células de soporte o de relleno están en una fase quiescente y son por tanto resistentes a los efectos del fármaco). Dentro de los tejidos normales, los que tienen una tasa de proliferación más rápida son la médula ósea y las células de recubrimiento del tracto gastrointestinal. Son los dos tejidos más sensibles al efecto de la quimioterapia y del grado de lesión de éstos depende la toxicidad, que limitará la máxima dosis tolerable de los fármacos anticancerosos. Para que el tratamiento sea efectivo, la sensibilidad del tumor debe ser superior a la del tejido normal más sensible. Mientras algunos tumores son varias veces más sensibles, otros sólo son ligeramente sensibles. Por fortuna, las células de la médula ósea pueden dividirse a mayor velocidad que las células malignas y por tanto se recuperan con mayor rapidez. Si se repite un ciclo del fármaco en este momento, el tumor no ha tenido tiempo de crecer demasiado. Los ciclos repetidos reducen de forma paulatina el tumor antes de la aparición de resistencias.

La sensibilidad de ciertos tumores a la quimioterapia es tal que es posible la curación en un alto porcentaje: esto sucede en el cáncer uterino; las leucemias agudas (sobre todo en los niños); la enfermedad de Hodgkin y los linfomas difusos de células grandes; el carcinoma de testículo; el carcinoma de ovario; los carcinomas de células pequeñas del pulmón, y gran parte de los cánceres infantiles. Muchas veces estos procesos cancerosos se han diseminado en el momento del diagnóstico y no existe otra opción terapéutica. Otros cánceres avanzados tienen buena respuesta a la quimioterapia y pueden ser controlados durante periodos prolongados, por lo que se utiliza con frecuencia como tratamiento paliativo. Los dos principales problemas que limitan la utilización de la quimioterapia son la toxicidad y la resistencia. Las técnicas que evitan o controlan la toxicidad y disminuyen el riesgo de resistencias se han ido perfeccionando. Es importante la instauración precoz del tratamiento, la utilización de dosis óptimas del fármaco, la repetición de los ciclos con intervalos cortos si es posible, siempre que se permita la recuperación del paciente de los efectos tóxicos.

Es eficaz la utilización de múltiples fármacos. Los protocolos de quimioterapia utilizan diferentes fármacos (a menudo entre 3 y 6 al mismo tiempo), cada uno de los cuales es eficaz de forma aislada. Se combinan fármacos con diferentes mecanismos de acción para evitar la aparición de resistencias cruzadas, y con diferentes tipos de toxicidad para poder emplear la dosis óptima de cada fármaco, sin producir toxicidad aditiva que puede resultar fatal. Se puede utilizar la quimioterapia junto a la cirugía o a las radiaciones en la denominada terapia combinada. Muchas veces se utiliza como tratamiento coadyuvante cuando la cirugía es la principal modalidad terapéutica. Suele administrarse tras la cirugía. Esta terapia es muy eficaz en el cáncer de mama. El objetivo principal de la quimioterapia como coadyuvante es la eliminación de las micrometástasis que pudieran existir previamente a la cirugía. Es más reciente la utilización de la quimioterapia previa a la cirugía como tratamiento coadyuvante, que puede además reducir la masa del tumor y facilitar su operabilidad.

Muchos cánceres procedentes de tejidos que son sensibles a la acción hormonal, como la mama, la próstata, el endometrio y el tiroides, responden al tratamiento hormonal. Consiste en la administración de diferentes hormonas o antihormonas o en la anulación de la hormona estimulante correspondiente. Se están empezando a emplear nuevas estrategias, algunas de ellas prometedoras, en el tratamiento del cáncer. Se pueden utilizar agentes biológicos denominados moduladores de la respuesta biológica, para modificar la respuesta del organismo (y en especial del sistema inmunológico) al cáncer. Otro planteamiento es utilizar agentes biológicos para estimular a determinadas células a que ataquen a las células malignas. El mejor ejemplo es la utilización de la interleuquina 2 para estimular a los linfocitos killers sensibles a linfoquinas (células LAK).

Se ha investigado en profundidad la existencia de antígenos específicos de algunos tumores que permitan la elaboración de anticuerpos antitumorales: éstos atacarían el cáncer de manera directa o constituyendo el vehículo para un fármaco quimioterapéutico. Así, el anticuerpo identificaría la célula maligna a la que se adheriría permitiendo al fármaco ejercer su acción. Incluso en el caso de conseguirse la curación, el cáncer puede haber producido serias secuelas. Se debe intentar ofrecer al paciente la mejor calidad de vida posible, mediante técnicas de rehabilitación que pueden incluir cirugía reconstructiva. Cuando no es posible la curación, el tratamiento paliativo tiene por objetivo brindar al paciente la mejor calidad de vida y función durante los siguientes meses o años. El dolor puede controlarse en la actualidad de manera mucho más eficaz que en otras épocas.

efectos pastillas cytotec

Otros medicamentos pueden aliviar ciertos síntomas, como picazón, fatiga y dolor. Suplementos alimenticios pueden ser prescritos para contrarrestar la malnutrición asociada a la cirrosis y para evitar cualquier debilidad en los huesos (osteoporosis).

Su médico trabajará para tratar las complicaciones de la cirrosis, incluyendo: El exceso de líquido en su cuerpo

Una dieta baja en sodio y medicamentos para prevenir la acumulación de líquido en el cuerpo puede ayudar controlar la ascitis y la hinchazón. La acumulación de líquido más grave puede requerir procedimientos para drenar los fluidos u otras intervenciones para aliviar la presión.

A veces, un pequeño tubo se coloca en la vena porta del hígado para reducir la presión sanguínea en el hígado y reducir la acumulación de líquido. Hipertensión de la vena porta

Ciertos medicamentos para la presión arterial pueden controlar el aumento de la presión en las vena porta del hígado (hipertensión portal) y prevenir la hemorragia grave. Su médico le realizará una endoscopia superior a intervalos regulares para buscar venas dilatadas en el esófago o el estómago (várices) que pueden sangrar.

Si desarrolla várices, es probable que necesite medicamentos para reducir el riesgo de sangrado. Si no es capaz de tolerar la medicación y tienen indicios de que las várices están sangrando o que son propensas a sangrar, es posible que necesite un procedimiento para detener el sangrado o reducir el riesgo de sangrado posterior.

Infecciones Puede recibir antibióticos u otros tratamientos para las infecciones.

Su médico también es probable que recomiende la vacunación de la gripe, neumonía y hepatitis. Aumento del riesgo de cáncer de hígado

Su médico le recomendará análisis de sangre y pruebas de ultrasonido cada seis meses para buscar signos de cáncer de hígado. Encefalopatía hepática

Se le puede recetar medicamentos para ayudar a prevenir la acumulación de toxinas en la sangre debido al mal funcionamiento del hígado. El trasplante de hígado

En casos avanzados de cirrosis, cuando el hígado deja de funcionar, un trasplante de hígado puede ser la única opción de tratamiento. La gente en general tiene que considerar esta opción cuando se desarrollan los síntomas de la cirrosis, como la ictericia (coloración amarilla en la piel), retención de líquidos significativa (ascitis), várices, encefalopatía hepática, disfunción renal, cáncer o sangrado.

Un trasplante de hígado reemplaza su hígado con un hígado sano de un donante fallecido o con parte de un hígado de un donante vivo. La cirrosis es la razón más común para un trasplante de hígado.

Los candidatos para trasplante de hígado se someten a pruebas exhaustivas para determinar si son lo suficientemente sanos como para tener un buen resultado después de la cirugía. Además, los centros de trasplante suelen requerir un periodo de abstinencia de alcohol para las personas con enfermedad hepática relacionada con el alcohol antes de que puedan recibir trasplantes.

Publicado por el equipo de Bupa de información sobre la salud, octubre de 2011. Esta hoja informativa está destinada a quienes padecen de cirrosis inducida por alcohol, o a quienes desean informarse sobre el tema.

La cirrosis es una enfermedad en la cual el tejido sano del hígado es reemplazado por tejido cicatrizal que, con el tiempo, impide que el hígado funcione correctamente. La cirrosis inducida por alcohol (también conocida como cirrosis alcohólica) es el término que se usa para describir la cirrosis que ha sido causada por beber cantidades excesivas de alcohol, generalmente, durante muchos años.

En la cirrosis, las células sanas del hígado son gradualmente reemplazadas por tejido cicatrizal en un proceso llamado fibrosis. Si esto ocurre, el tejido del hígado, que debería ser liso, se torna noduloso y duro. La cirrosis inducida por alcohol hace referencia específicamente a la cirrosis causada por beber alcohol. La cirrosis puede también ser causada por infecciones hepáticas, como hepatitis B y C y por algunas enfermedades hereditarias del hígado.

La cirrosis es el tipo más grave de un conjunto de enfermedades hepáticas relacionadas al consumo de alcohol. Si usted bebe cantidades excesivas de alcohol, puede contraer enfermedades como enfermedad del hígado graso o hepatitis (inflamación del hígado). La enfermedad simple de hígado graso generalmente puede revertirse al dejar de beber. Las personas que siguen bebiendo en exceso corren riesgo de desarrollar un tipo más grave de enfermedad hepática, como hepatitis o cirrosis. La cirrosis se clasifica como compensada o descompensada. Si tiene cirrosis compensada, su hígado generalmente puede soportar el daño y continuar realizando la mayoría de las funciones importantes. La mayoría de las personas con cirrosis compensada tienen pocos síntomas o ninguno. Sin embargo, sin tratamiento, es probable que desarrolle cirrosis descompensada (aunque esto puede llevar muchos años). Si tiene cirrosis descompensada, generalmente tendrá síntomas y complicaciones graves.


Es posible que en las primeras etapas de la cirrosis no tenga ningún síntoma y su médico haya detectado signos de daño en el hígado mediante un análisis de sangre de rutina. Los primeros síntomas pueden incluir:

  • pérdida de apetito
  • náuseas y vómitos
  • picazón en la piel
  • pérdida de peso

Sin embargo, a medida que la enfermedad avanza, los síntomas pueden incluir:

  • color amarillento en la piel y/o en la parte blanca de los ojos (esto se llama ictericia)
  • hinchazón del abdomen (barriga) y piernas
  • pérdida de tejido muscular
  • aparición de vasos sanguíneos con forma de araña en la piel
  • hematomas y hemorragias que aparecen con facilidad
  • vómitos de sangre o sangre en las heces (de apariencia negra alquitranada y de olor desagradable)
  • confusión o falta de memoria
  • alta temperatura (fiebre) debido a una infección (es más probable que contraiga ciertas infecciones si tiene cirrosis)
  • cambios sexuales – si es hombre, podría notar que tiene menos vello corporal, testículos más pequeños (atrofia testicular) y más tejido mamario (ginecomastia); si es mujer, podría tener períodos irregulares

La cirrosis no siempre es la causa de estos síntomas, pero si los tiene, consulte a un médico.
Si vomita sangre, sus heces son negras o tiene fiebre, debe buscar atención médica urgente.

El tejido cicatrizal puede restringir el flujo de sangre al hígado, provocando una acumulación de presión en la vena que lleva sangre desde el intestino hasta el hígado (vena porta). A esto se lo conoce como hipertensión portal. A medida que aumenta la presión, la sangre trata de encontrar otra vía hacia el corazón sin pasar por el hígado y expande las venas en la pared del estómago y del esófago. Estas venas expandidas (llamadas várices) pueden sangrar lentamente, causando anemia (una afección en la que hay muy pocos glóbulos rojos en la sangre o no hay suficiente hemoglobina en la sangre). Además existe riesgo de que las várices sangren intensamente y necesite tratamiento de emergencia.

cytotec pastillas ecuador

La hepatitis crónica provocada por el virus de la hepatitis C, pero también los virus de la hepatitis B y la coinfección por virus de la hepatitis B y D pueden constituir la causa de esta enfermedad que afecta a 4 de cada 10.000 personas en nuestro país. En la evolución de la cirrosis suele distinguirse entre dos etapas: cirrosis compensada y cirrosis descompensada. Que una persona con cirrosis se encuentre en una u otra fase depende de que haya desarrollado o no complicaciones, de forma que cuando la cirrosis está compensada puede no darse ningún síntoma e incluso puede desconocerse que se sufre la enfermedad. Sin embargo, lo habitual es que la cirrosis se vuelva descompensada con el tiempo, por lo cual es fundamental conseguir un diagnóstico temprano.

Cuando la cirrosis está descompensada, las complicaciones que pueden experimentarse son muchas y de carácter grave. Todas ellas guardan relación con la hipertensión de la vena porta y la insuficiencia hepatocelular. Las más frecuentes son: - Ascitis. Es la acumulación de líquido en el espacio que existe entre el revestimiento del abdomen y los órganos abdominales como causa de una presión alta en los vasos sanguíneos del hígado y unos niveles bajos de albúmina, una proteína que debe encontrarse en gran proporción en el plasma sanguíneo.

- Síndrome hepatorrenal. Se trata de una insuficiencia renal progresiva que ocurre cuando los riñones dejan de funcionar y se elimina menos orina del cuerpo. Como consecuencia, los productos de desecho se acumulan en el torrente sanguíneo. - Encefalopatía hepática. Cuando el hígado ya no es capaz de eliminar las toxinas de la sangre, se produce encefalopatía hepática, la pérdida de la función cerebral. Este deterioro, aunque muy grave, suele ser reversible si se trata a tiempo.

- Hemorragia digestiva. Se tratan de sangrados que suelen darse debido a la existencia de varices esofágicas que se rompen. Aunque no exista un tratamiento que sea capaz de curar la cirrosis, es importante llevar a cabo algunas intervenciones para paliar los síntomas de la enfermedad. De esta forma, resulta fundamental introducir algunos cambios en el estilo de vida que impliquen el seguimiento de una dieta equilibrada (y baja en sodio) y el abandono absoluto del consumo de alcohol.

De la misma forma, es muy importante disminuir la presión sanguínea, para lo cual pueden emplearse medicamentos o colocar unas pequeñas prótesis cilíndricas en las paredes arteriales (endoprótesis vasculares). También es posible que el especialista decida que es necesario extraer los cálculos biliares que obstruyen el paso de la bilis, para lo cual se estirarán las vías biliares mediante un endoscopio.

En los estadios más avanzados de la enfermedad es habitual que se plantee el trasplante de hígado como única solución. No existen pruebas a favor o en contra del tratamiento con glucocorticosteroides en pacientes con cirrosis biliar primaria

La cirrosis biliar primaria es una enfermedad hepática colestásica progresiva crónica de presunta etiología autoinmune. Los glucocorticosteroides deben mejorar la evolución clínica. Sólo se identificaron dos ensayos clínicos aleatorios pequeños sobre este tema. Los ensayos no fueron lo suficientemente grandes en cuanto al tamaño de la muestra o la duración del seguimiento, para permitir evaluar de manera adecuada los cambios en la mortalidad. Los glucocorticosteroides se asociaron con una mejoría en los marcadores séricos de la histología inflamatoria y hepática, ambos de significación clínica incierta. También se asociaron los glucocorticosteroides con eventos adversos, como una reducción en la densidad mineral ósea. Se necesitan más ensayos si se desea evaluar de manera adecuada la efectividad de los glucocorticosteroides. No hay datos suficientes para apoyar o refutar el uso de glucocorticosteroides para los pacientes con cirrosis biliar primaria. Puede ser apropiado considerar un ensayo clínico aleatorio prospectivo amplio para este tema.

La cirrosis biliar primaria es una enfermedad hepática colestásica progresiva crónica de posible etiología autoinmune, que se caracteriza por la destrucción de los conductos biliares intrahepáticos de pequeño diámetro y finalmente causar el desarrollo de cirrosis e insuficiencia hepática. Su evolución puede estar influida por la inmunosupresión. Los glucocorticosteroides son agentes inmunosupresores potentes, pero se los asocia con efectos adversos significativos como la osteoporosis. Evaluar sistemáticamente los efectos beneficiosos y perjudiciales de los glucocorticosteroides versus placebo o la ausencia de intervención para los pacientes con cirrosis biliar primaria.

Se realizaron búsquedas en el EMBASEMEDLINERegistro de Ensayos Controlados del Grupo Cochrane Hepatobiliar (Cochrane Hepato-Biliary Group),The Cochrane Library,, y en los textos completos de los estudios identificados, hasta junio de 2004. La estrategia de búsqueda incluyó términos para cirrosis biliar primaria y glucocorticosteroides (incluso los nombres de las preparaciones frecuentemente utilizadas). Se estableció contacto con grupos de investigación y fabricantes para obtener referencias adicionales. No se aplicó ninguna restricción de idioma. Se incluyeron ensayos clínicos aleatorios a doble ciego, simple ciego o sin cegamiento que evaluaban ensayos de preparaciones de glucocorticosteroides versus placebo o ausencia de intervención en pacientes con cirrosis biliar primaria, diagnosticada mediante pruebas de función hepática anormales y anticuerpos antimitocondriales o histología. Se permitieron agentes adicionales si se los administraba a ambos grupos de la misma forma.

Se evaluó la calidad de los ensayos clínicos aleatorios mediante componentes metodológicos (generación de la secuencia de asignación; ocultamiento de la asignación; cegamiento y seguimiento). Los análisis se realizaron según el método de intención de tratar (intention-to-treat) y los datos faltantes se explicaron mediante imputación. Se identificaron sólo dos ensayos con poder estadístico insuficiente (36 y 40 pacientes informados). Estos fueron notablemente diferentes en cuanto a los criterios de inclusión y protocolos de tratamiento. Ambos informaron que utilizaron placebo. Sin embargo, el ocultamiento de la asignación no fue claro. Sólo un ensayo informó la muerte de los pacientes. No se identificó una mejoría significativa sobre la mortalidad (odds-ratio [OR] 0,42; intervalo de confianza [IC] del 95%; 0,10 a 1,76). Se identificaron mejorías en los marcadores séricos de inflamación e histología hepática. Los marcadores pronóstico posiblemente vinculados, como la bilirrubina y la albúmina, se informaron de manera incompleta. La densidad mineral ósea (diferencia de medias ponderada -2,84%; IC del 95%: -4,16 a -1,53) y el número de pacientes con eventos adversos (OR 8,99; IC del 95%: 2,15 a 37,58) aumentaron de manera significativa en el grupo con glucocorticosteroides.

OBJETIVOS GENERAL 2. OBJETIVO ESPECÍFICOS 5. PATRONES DE RESPUESTA HUMANA ALTERADOS 6. DIAGNÓSTICOS DE ENFERMERÍA IDENTIFICADOS 7. INTERVENCIONES DE ENFERMERÍA Y RECOMENDACIONES 8. CONCLUSIONES 9. ANEXO 1. APARATO DIGESTIVO 10. ANEXO 2. CIRROSIS HEPÁTICA ALCOHÓLICO NUTRICIONAL 11. BIBLIOGRAFÍA 3 4 4 4 6 6 10 12 13 26 37 1. INTRODUCCION El alcohol es, probablemente, la droga más antigua conocida por el hombre. Su uso data…. enzimas: proteasas, amilasa, nucleasas y lipasas. Una persona sana secreta de 1.2 a 1.5 litros de jugo pancreático al día. El pH del jugo pancreático es de 8 y actúa a una temperatura aproximada de 25 a 37 °C. Por otro lado se cuenta también con la secreción Hepática, considerándose al hígado como la glándula más grande del organismo, formada por hepatocitos que adoptan una disposición en láminas formando los lobulillos hepáticos. La secreción biliar es sintetizada y secretada por el hepatocito a los canalículos….

Congestión hepática Congestión es el aumento del flujo sanguíneo en un órgano o tejido determinado consecutivo a un mayor volumen sanguíneo en el lecho venoso, o bien por su drenaje defectuoso. Dado el enorme flujo sanguíneo a través del hígado, no es sorprendente que las alteraciones circulatorias tengan un impacto considerable sobre este órgano. El bloqueo de la vena porta, por ejemplo, puede ser insidioso y bien tolerado, o puede ser un acontecimiento catastrófico y potencialmente letal; la mayoría…. de la cirrosis del hígado son asintomáticos. Algunos síntomas clínicos zona manifiesta de la siguiente manera. El tejido cicatrizal se sustituye por células sanas y la función del hígado comienza a fallar y los siguientes síntomas de la cirrosis del hígado son sentidas por los pacientes. * Pérdida de apetito debido a una alteración del nivel de enzimas hepáticas es el principal síntoma de la cirrosis hepática. * Fatiga debido a un metabolismo lento es el síntoma de la cirrosis hepática. * La….

estas habilidades contribuye a la mejora de la atención del profesional de enfermería al cuidado de la salud del cliente, incluyendo el nivel de salud del mismo, y de su familia. PROCESO DE ATENCION DE ENFERMERIA CASO CLINICO PACIENTE CON CIRROSIS HEPATICA DATOS DEL CASO Nombre: J. P.Q Sexo: masculino Etapa de Vida: Adulto Mayor Edad Cronológica: 85 años Lugar de Nacimiento: TACNA Grado de Instrucción: Primaria…. INTRODUCCION En el presente trabajo se hablará sobre Cirrosis Hepática en el cual se mencionarán los factores que conllevan a esta enfermedad, sus síntomas, su tratamiento, su prevención etcétera. Realicé esta investigación porque se me hizo muy importante, ya que es unos de los principales problemas de salud en México y afecta principalmente a los hombres. La cirrosis hepática es uno de los principales problemas de salud en México, ya que es la sexta causa de mortalidad general y la tercera….

HIGADO NORMAL - ATROFIA HEPÀTICA HIGADO NORMAL Células hepáticas: las células hepáticas o hepatocitos tienen una forma poliédrica de unos 30 mm de diámetro. Su núcleo es central y único, con uno o más nucléolos. El citoplasma tiene un aspecto granular y contiene gran cantidad de glucógeno. En su interior pueden observarse pigmentos, habitualmente lipofuscina. Las células hepáticas se disponen en láminas de una célula de espesor, denominadas trabéculas, entre los espacios…. Glucogenolisis hepatica La glucogenolisis se activa en el hígado en respuesta de una demanda de glucosa en la sangre ya sea por utilización durante el estadio postabsortivo o para la utilización aumentada de glucosa en resouesta al estrés. 1.- comienza con la eliminación de los abundantes de residuos externos de glucosa alfa -4 en el glucógeno. esto se realiza mediante una hidrolasa, si no por la glucógeno fosforilasa, una enzima que utiliza el fosfato citosolico y libera glucosa del glucógeno….

sobre Cirrosis hepática, en la cual se encontraran tratamientos efectivos, cuidados hacia el paciente, indicaciones y preparación para la familia con la intención de inculcar algo de enseñanza a quien la necesita y le sea de utilidad. PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA. PREGUNTA DE INVESTIGACION. ¿Qué cuidados de enfermería se le deben de realizar a un paciente masculino de 35 a 45 años que lleva un tratamiento de cirrosis hepática…. CIRROSIS HEPATICA INTRODUCCION La cirrosis hepática es una enfermedad crónica del hígado, consistente en la muerte progresiva del tejido hepático normal y su sustitución por tejido fibroso, lo que lleva a la incapacidad del hígado para ejercer sus funciones de detoxificación del organismo, conocido como insuficiencia hepática, fenómenos de sangrado, es decir, una coagulopatía, el aumento de presión en la vena porta, que causa acumulación de líquido en el abdomen también conocido como ascitis y dilatación….

Alcachofa en pastillas: Alcachofa en infusión: La cirrosis es una enfermedad hepática que puede traernos problemas muy graves. El hígado es un organos que de…
Video Rating: 4 / 5 Hola soy de san luis potosi mex y mi pregunta espor cuanto tiempo se debe
tomar el remedio de antemano le agradesco por sus consejos y sus remedios
bay

Nececito algun telefono a donde yamar hola disculpa donde puedo encontrar el extracto de ALCACHOFA o el EXTRACTO
DE ALCACHOFERA espero tu respuesta en mi pagina. ….

Dejad vuestros comentarios, sugerencias o demás remedios para estos
problemas de hígado. Un saludo y gracias 🙂 hola yo soy de ecuador y deseo saber donde se puede encontrar la
alcachofera, luego de un inplante de los dientes que me hice y desde ese
dia ya no puedo dormir ni estar trankilo, y luego de ir de emergencia a un
hospital me dijeron que yo tengo una depresion. y inflamado mi higado y
por eso deseo seguir tratamiento para la inflamacion del higado y me de la
informacion les daree las gracias desde el fondo de mi corazon

Buen video muchs gracias, like y me suscribo.. saludos desde Washington,
D.C. EUA HOLA MUCHAS GRACIAS POR EL VÍDEO, EXPLICATIVO, TENGO A PAPA, CON ASCITIS
,UNA ENFERMEDAD DEL HÍGADO, TIENE 80 AÑOS, ME GUSTARÍA SABER, SI EL
PODRÍA TOMAR, ALCACHOFERA, PARA ENCONTRAR MEJORÍA DE SU ASCITIS, UN
ABRAZO Y GRACIAS POR SU INFORMACIÓN …

Gracias por su informacion lo tomare muy en cuenta y ojala no sea tarde
para que le ayude a alguien que amo y quiero setoma en te y si. lotienes ke colar amigo.?

Hola me llamo omar. amigo me gusta su video,necesito un gran favor, mi
amigo le descubrieron cirrozis hace un mes, y esta muy flaco y devil ya no
puede trabajar vive en new york long island … El favor que le pido es:
que me explique si la alcachofa se toma en té hervido con todo y la
alcachofa ó la cuelo en el colador? De antemano Pido disculpa por no
entender castellano gracias y espero su respuesta? Por cuánto tiempo hay que tomarlo?

hola soy de argentina tergo a mi padre con cirrocis k cura ay x favor
gracias? Por cuánto tiempo hay que tomarlo?

cytotec es peligroso

  • El tratamiento para la dependencia del alcohol. Las personas con cirrosis causada por el abuso del alcohol tiene que dejar de beber. Si se detiene el consumo de alcohol es difícil, el médico puede recomendar un programa de tratamiento para la adicción al alcohol.
  • La pérdida de peso. Las personas con cirrosis causada por la enfermedad de hígado graso no alcohólico necesita perder peso y controlar los niveles de azúcar en la sangre.
  • Medicamentos para el control de la hepatitis. Los medicamentos pueden controlar el daño a las células del hígado causado por la hepatitis B o C.
  • Los medicamentos para controlar otras causas y síntomas de la cirrosis.medicamentos pueden retardar la progresión de ciertos tipos de cirrosis hepática. Por ejemplo, las personas con cirrosis biliar primaria que se diagnostica y se trata a tiempo nunca pueden experimentar síntomas.

Otros medicamentos pueden aliviar los síntomas como el picor, la fatiga y el dolor. Los suplementos alimenticios pueden ser prescritos para contrarrestar la desnutrición asociada a la cirrosis y prevenir la osteoporosis (huesos débiles). El tratamiento de las complicaciones de la cirrosis
Su médico trabajará para tratar las complicaciones de la cirrosis, entre ellos:

  • El exceso de líquido en el cuerpo. edema o ascitis se puede manejar con una dieta baja en sodio y medicamentos para prevenir la acumulación de líquido en el cuerpo.Acumulación de líquido más graves pueden requerir procedimientos para drenar el líquido o cirugía para aliviar la presión.
  • El aumento de la presión arterial. Medicamentos para la presión arterial pueden controlar la hipertensión portal y prevenir el sangrado severo. Si usted desarrolla varices, usted puede necesitar un procedimiento (ligadura) para detener la hemorragia y medicamentos para ayudar a prevenir el sangrado futuro. En los casos graves, un pequeño tubo (stent) se puede colocar en las venas para reducir la presión sanguínea en el hígado.
  • Infecciones. Puede recibir antibióticos u otros tratamientos para las infecciones. Su médico también es probable que recomiende la vacunación de la gripe, la neumonía y la hepatitis.
  • El aumento de riesgo de cáncer de hígado. Su médico podría recomendar pruebas de sangre periódicas y pruebas de ultrasonido para buscar signos de cáncer de hígado.
  • La encefalopatía hepática. Los medicamentos pueden ser recetados para ayudar a reducir la acumulación de toxinas en la sangre debido a la mala función hepática.

La cirugía de trasplante de hígado
en casos avanzados de cirrosis, cuando el hígado deja de funcionar, un transplante de hígado puede ser la única opción de tratamiento. Un trasplante de hígado es un procedimiento para reemplazar el hígado con un hígado sano de un donante fallecido o de una parte de un hígado de un donante vivo. La cirrosis es la razón más común para un trasplante de hígado.

Se necesita pruebas exhaustivas antes de un trasplante de hígado para garantizar que un candidato está en buena salud suficiente para tener la operación de trasplante. Además, los centros de trasplante suelen requerir un periodo de abstinencia de alcohol, a menudo, al menos, seis meses antes del trasplante para las personas con enfermedad hepática relacionada con el alcohol. Si usted tiene cirrosis, tome precauciones para limitar el daño hepático adicional:

  • No beba alcohol. Ya sea que su cirrosis fue causada por el uso crónico de alcohol u otra enfermedad, evitar el alcohol. El consumo de alcohol puede causar daño hepático adicional.
  • Consuma una dieta baja en sodio. exceso de sal puede hacer que su cuerpo retenga líquidos, el empeoramiento de la hinchazón en el abdomen y las piernas. Use hierbas para sazonar los alimentos, en lugar de sal. Elija alimentos preparados con bajo contenido de sodio.
  • Coma una dieta saludable. Las personas con cirrosis pueden experimentar la desnutrición. Lucha contra esto con una dieta saludable a base de plantas que incluye una variedad de frutas y verduras. Elija proteínas magras, como las legumbres, pollo o pescado. Evite los mariscos crudos.
  • Evite infecciones. cirrosis hace más difícil para que usted pueda combatir las infecciones. Protéjase evitando las personas que están enfermas y lavarse las manos con frecuencia. Vacúnese contra la hepatitis A y B, influenza y neumonía.
  • Usar medicamentos de venta libre con cuidado. cirrosis hace que sea más difícil para su hígado a procesar las drogas. Por esta razón, pregunte a su médico antes de tomar cualquier medicamento, incluyendo medicamentos de venta libre. Evite fármacos como la aspirina y el ibuprofeno (Advil, Motrin IB). Si tiene daños en el hígado, el médico puede recomendar acetaminofeno (Tylenol, otros) en dosis bajas para el alivio del dolor.

Varias de las medicinas alternativas, especialmente la leche de cardo (silimarina) y raíz de regaliz (glicirricina) se han utilizado para el tratamiento de enfermedades hepáticas. No hay suficiente evidencia de beneficio a partir de ensayos en pacientes para recomendar el uso de estos u otros productos a base de hierbas para el tratamiento de la cirrosis hepática.Hable con su médico si usted está interesado en probar la medicina alternativa para ayudar a hacer frente a la cirrosis.

Reduzca su riesgo de cirrosis en el cuidado de su hígado:

  • Beber alcohol con moderación, en todo caso. Si usted decide beber alcohol, hágalo con moderación. Para los adultos sanos, lo que significa hasta un trago por día para mujeres de todas las edades y hombres mayores de 65 años, y un máximo de dos bebidas al día para los hombres de 65 años o menos.
  • Lleve una dieta saludable. Elija una dieta basada en plantas que está lleno de frutas y verduras. Elija granos enteros y fuentes de proteína magra. Reducir la cantidad de alimentos grasos y fritos que consume.
  • Mantenga un peso saludable. Una cantidad excesiva de grasa en el cuerpo puede dañar su hígado. Hable con su médico acerca de un plan para bajar de peso si usted es obeso o tiene sobrepeso.
  • Reduzca su riesgo de hepatitis. Compartir agujas y tener relaciones sexuales sin protección puede aumentar el riesgo de hepatitis B y C. Pregúntele a su médico acerca de las vacunas contra la hepatitis.

Si usted está preocupado por el riesgo de la cirrosis del hígado, hable con su médico acerca de las maneras que usted puede reducir su riesgo. La cirrosis del hígado está causada por la cicatrización progresiva como resultado de la enfermedad del hígado u otras afecciones tales como la hepatitis crónica o el abuso de alcohol.

Su médico podría realizar una CPRM u otros exámenes abdominales por imágenes utilizando TAC, ultrasonido o RMN para ayudar a diagnosticar su condición. Para confirmar el diagnóstico se puede realizar una biopsia, exámenes de la función hepática o una cirugía. A pesar de que no existe una cura para la cirrosis, su médico podría tratar sus síntomas mediante la recomendación de cambios en el estilo de vida, medicamentos, desvío portosistémico intrahepático transyugular (DPIT) o cirugía de transplante.

La cirrosis de hígado es una enfermedad debida a la cicatrización progresiva del hígado causada por diversas enfermedades del hígado y otras condiciones tales como la hepatitis crónica, la enfermedad biliar, la fibrosis quística y el abuso del alcohol. La cicatrización causada por estas enfermedades disminuye la circulación sanguínea en el hígado y reduce la capacidad del hígado para producir proteínas esenciales, nutrientes y hormonas, y para procesar toxinas. La cirrosis causa cambios que incluyen la obstrucción del flujo de sangre hacia el hígado, llamada hipertensión portal, que puede resultar en un bazo agrandado, ascitis y várices y puede causar sangrado gastrointestinal (GI). El daño causado al hígado por la cirrosis es irreversible, y las etapas avanzadas puede ser fatales. Por lo general, los síntomas de la cirrosis no son detectables hasta que el daño en el hígado se encuentra en una fase avanzada. Los síntomas pueden incluir:

  • Náuseas
  • Pérdida del apetito
  • Pérdida de peso
  • Fiebre
  • Sangre en las heces
  • Ictericia
  • Picazón en la piel
  • Fatiga
  • Aparición fácil de moretones
  • Hinchazón abdominal

Si su médico sospecha que usted tiene cirrosis, se pueden realizar uno o más de los siguientes exámenes por imágenes:

  • Tomografía computada del abdomen (TC): este procedimiento combina un equipo especial de rayos X con computadoras sofisticadas para producir múltiples imágenes o fotografías digitales del hígado. Puede ayudar a determinar la gravedad de la cirrosis como así también la de otras enfermedades del hígado. Consulte la página de Seguridad para más información acerca de TC.
  • Ultrasonido abdominal: el ultrasonido es un tipo de examen por imágenes que utiliza ondas sonoras para crear imágenes del interior del abdomen y/o la pelvis, incluyendo imágenes del hígado. El ultrasonido Doppler permite evaluar el flujo sanguíneo hacia, y desde el hígado.
  • Resonancia magnética nuclear del cuerpo (RMN): este examen por imágenes utiliza un potente campo magnético, pulsos de radiofrecuencia y una computadora para producir imágenes detalladas del hígado, permitiendo la evaluación del daño causado por varias enfermedades del hígado. Consulte la página de Seguridad para obtener más información acerca de la RMN.
  • Colangiopancreatografía por resonancia magnética (CPRM): la CPRM es un tipo especial de examen por RMN que puede evaluar anormalidades mediante la creación de imágenes detalladas de los ductos que envuelven al hígado y a la vesícula biliar, comúnmente conocidos como sistema biliar que se encuentra dentro del hígado.
  • Biopsia: Biopsia: parte del tejido del hígado puede ser muestreado y examinado en el laboratorio para analizar los daños.
  • Exámenes de la función hepática: este examen consiste en analizar la sangre para detectar unas enzimas particulares que indican la presencia de daño en el hígado.
  • Cirugía: la cirrosis puede ser diagnosticada durante la cirugía abierta, cuando el médico puede visualizar todo el hígado. Esto normalmente no es necesario para realizar el diagnóstico de cirrosis.

Si bien no existe una cura para la cirrosis, su médico puede recomendar varios tratamientos para ayudar a reducir la velocidad de la cicatrización y aliviar los síntomas. En primer lugar, su médico puede intentar tratar la enfermedad subyacente, que es la causa de la cirrosis, a través de medicamentos, la pérdida de peso o programas de tratamiento para el alcoholismo. Para tratar los síntomas de la cirrosis misma, su médico le puede recomendar:

  • Cambios en el estilo de vida: cambios en la dieta, tales como poco sodio o una dieta a base de vegetales y el abandono del consumo de alcohol.
  • Se pueden prescribir medicamentos como los antibióticos para evitar infecciones, como así también vacunas contra la hepatitis viral, la neumonía y la gripe, que lo ayudarán a evitar posibles enfermedades que podrían causar infecciones. Su médico también le puede prescribir medicamentos para ayudar a reducir las toxinas en la sangre.
  • Desvío portosistémico intrahepático transyugular (TIPS): TIPS es un procedimiento para tratar la hipertensión portal debida a la cirrosis. Un radiólogo de intervención utiliza una técnica de toma de imágenes llamada fluoroscopia para colocar un pequeño tubo (stent) para así proporcionar un canal abierto para que la sangre fluya libremente de ida y de vuelta a través del hígado.
  • Cirugía: en casos muy graves, es posible que se requiera de un transplante de hígado. En un trasplante de hígado se sustituye el hígado dañado con uno sano, proveniente de un donante.

La cirrosis es una condición muy seria que causa graves daños en el hígado. Si no sabes bien de qué se trata, acá te contamos. El hígado es un órgano vital y debes estar alerta ante esta enfermedad reduciendo los riesgos de que se desarrolle. ¡Cuida a tu hígado! Es crucial para la vida.

Por alguna razón, se habla con más frecuencia de la cirrosis en los hombres. Tal vez porque una de sus principales causas es el alcoholismo, y son los hombres quienes tienden a usar más el alcohol para tratar de buscar la salida a sus problemas. El beber de vez cuando no tiene consecuencias graves, pero si su abuso crónico le causa graves daños al cuerpo — sobre todo al hígado. ¿Y qué órgano es el encargado de desintoxicar al cuerpo? El hígado. ¿Y qué pasa cuando el hígado sufre daños graves? Desarrolla cirrosis. En la cirrosis el hígado va formando tejido fibroso hasta que las células originales se ven reemplazadas por cicatrices, ya no pueden funcionar. El hígado, por si no lo sabes, es un órgano grande que se localiza en la parte superior derecha de tu abdomen. Pero no está ahí de adorno. Es más, cumple varias funciones muy importantes que nos mantienen vivos, como las siguientes:

  • Produce sustancias como la bilis que ayudan a digerir los alimentos y a que se formen coágulos para detener los sangrados.
  • Actúa como filtro de la sangre.
  • Almacena vitaminas y minerales.
  • Controla la cantidad de proteínas, azúcares y grasas que circulan en el torrente sanguíneo.
  • Metaboliza el alcohol y las drogas.

Cuando el hígado sufre daños leves (cirrosis leve) puede cicatrizar y repararse para poder seguir cumpliendo con su papel en el organismo. Pero si se sigue dañando, se generan más cicatrices que eventualmente hacen que el hígado no pueda funcionar. El abuso del alcohol es una de las principales causas de la cirrosis. La cirrosis por causa del alcohol se desarrolla por lo general luego de diez años de beber mucho regularmente. ¿Qué es beber mucho? Simple: en el caso de los hombres, 5 o más bebidas al día. En el de las mujeres, 3 o más bebidas alcohólicas al día. Y aunque esta es la causa más común de la cirrosis, no es la única. Hay otros factores y condiciones que pueden causarle daño al hígado. Entre ellos están:

  • Hepatitis B y Hepatitis C.
  • Grasa que se acumula en el hígado como consecuencia del colesterol alto, la obesidad o la diabetes.
  • Fibrosis quística (una enfermedad hereditaria que provoca la acumulación de mucosidad en los pulmones y el tubo digestivo).
  • Enfermedades auto inmunes, específicamente hepatitis auto inmune que sucede cuando el sistema inmunológico del cuerpo ataca al hígado.
  • Por destrucción de los conductos biliares (cirrosis biliar primaria).
  • Por endurecimiento de los conductos biliares (colangitis esclerosante primaria).
  • Por malformación de los conductos biliares (atresia biliar).
  • Por parásitos.
  • Incapacidad para procesar el azúcar presente en la leche (galactosemia)
  • Acumulación de hierro en el cuerpo (hemocromatosis).
  • Acumulación de cobre (enfermedad de Wilson).
  • Exposición a venenos como el arsénico.

Para que estés alerta en cuanto a la cirrosis, presta atención a los síntomas:

  • Cansancio y debilidad extrema
  • Hemorragias nasales y aparición de moretones en la piel con facilidad
  • Dolor y acumulación de líquido en el abdomen
  • Pérdida de apetito, puede haber náusea
  • Coloración amarillenta de la piel
  • Retención de líquidos (hinchazón) en las piernas (edema)

El tratamiento para la cirrosis varía dependiendo de la causa. Si es causada por el alcohol, la solución obvia es dejar de tomar. Si se trata de cirrosis causada por hepatitis, hay medicamentos para controlar el daño. Cuando existen complicaciones como hinchazón en las piernas y el abdomen, el médico te recomendará una dieta baja en sodio. Si la hinchazón es demasiado severa, quizá se necesite drenaje o cirugía para aliviar la presión. Cuando el daño del hígado es tan severo que deja de funcionar, se recurre el trasplante de hígado. Esto quiere decir que te sacan tu hígado y lo reemplazan con el de alguna persona que haya fallecido y lo haya donado; o con partes del tejido del hígado de alguien que aún vive. Esta opción sin embargo es complicada porque es costosa y hay que encontrar donantes, lo cual no siempre es una tarea fácil. ¿Qué puedes hacer para prevenir la cirrosis? Hay varias cosas que están a tu alcance y tienen que ver con tu estilo de vida.

  • No bebas alcohol o hazlo en moderación
  • Lleva una dieta rica en vegetales y frutas
  • Mantén un peso sano
  • Evita la exposición a sustancias químicas tóxicas
  • Reduce tu riesgo de hepatitis teniendo sexo seguro y evitando compartir agujas. Pregúntale a tu doctor acerca de la vacuna contra la hepatitis B.

Habla con tu médico si tienes otras dudas al respecto. La cirrosis es una enfermedad grave, y afecta un órgano que es vital. Toma las medidas necesarias para prevenir que tu hígado se dañe. No podrás vivir sin él.

La cirrosis del hígado está causada por la cicatrización progresiva como resultado de la enfermedad del hígado u otras afecciones tales como la hepatitis crónica o el abuso de alcohol. Su médico podría realizar una CPRM u otros exámenes abdominales por imágenes utilizando TAC, ultrasonido o RMN para ayudar a diagnosticar su condición. Para confirmar el diagnóstico se puede realizar una biopsia, exámenes de la función hepática o una cirugía.

A pesar de que no existe una cura para la cirrosis, su médico podría tratar sus síntomas mediante la recomendación de cambios en el estilo de vida, medicamentos, desvío portosistémico intrahepático transyugular (DPIT) o cirugía de transplante. La cirrosis de hígado es una enfermedad debida a la cicatrización progresiva del hígado causada por diversas enfermedades del hígado y otras condiciones tales como la hepatitis crónica, la enfermedad biliar, la fibrosis quística y el abuso del alcohol. La cicatrización causada por estas enfermedades disminuye la circulación sanguínea en el hígado y reduce la capacidad del hígado para producir proteínas esenciales, nutrientes y hormonas, y para procesar toxinas. La cirrosis causa cambios que incluyen la obstrucción del flujo de sangre hacia el hígado, llamada hipertensión portal, que puede resultar en un bazo agrandado, ascitis y várices y puede causar sangrado gastrointestinal (GI). El daño causado al hígado por la cirrosis es irreversible, y las etapas avanzadas puede ser fatales.

que reaccion tiene la pastilla cytotec

  • Venas prominentes en las piernas, que no están asociadas con el ejercicio intenso o con las rutinas para aumentar la musculatura.
  • Pérdida de grasa en piernas y brazos.

  • Pérdida de forma en las nalgas.
  • Aumento de grasa en el abdomen, llamada obesidad troncal o central. No se trata de los depósitos de grasa blanda debajo de la piel que se atribuyen al proceso de envejecimiento, sino a un rápido aumento de grasa dura detrás de los músculos abdominales localizada entre los órganos.

  • Agrandamiento de los senos que puede ser doloroso, sobre todo en las mujeres.
  • Cojín de grasa en la parte inferior de la nuca (joroba de búfalo) que puede provocar dolor de cabeza, o dificultad para respirar o dormir.

  • Lipomas (pequeñas pelotitas de grasa en diferentes partes del cuerpo).
  • Niveles altos de grasa en la sangre pueden aumentar el riesgo de enfermedad cardíaca (del corazón).

  • La acidosis láctica, aunque ocurre raramente, puede ser mortal.
  • La resistencia a la insulina que puede llevar a la diabetes.
  • Una teoría sugiere que los inhibidores de la proteasa (PI) interfieren con el procesamiento de la grasa. Las moléculas de los PI son similares a algunas proteínas humanas que procesan y transportan grasa. Sin embargo, algunas personas que nunca han tomado estos medicamentos también padecen de lipodistrofia.

  • Otra teoría sugiere que la resistencia a la insulina juega un papel importante. Las personas con resistencia a la insulina tienden a aumentar de peso en la zona del abdomen. Además, por la baja calidad de la insulina que ellos tienen en la sangre, es necesario que el azúcar se degrade en el hígado, dando como consecuencia un incremento de los niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre.
  • La lipodistrofia es similar al "síndrome X", que ocurre en personas que se han recuperado de algunas enfermedades serias como la leucemia infantil o el cáncer de seno. Estas personas desarrollan características similares a las descritas. En el VIH es posible que la recuperación del sistema inmunológico, luego de un tratamiento antiviral efectivo, sea la causa. En realidad, la lipodistrofia es más común en las personas con mejores respuestas al tratamiento.

  • Algunas personas cambian sus combinaciones de medicamentos para dejar de tomar PI. Sin embargo, no hay evidencia de que la lipodistrofia desaparezca si se deja de tomar PI.

  • Los depósitos de grasa pueden ser extraídos quirúrgicamente o con liposucción (sobre todo en el cuello o mamas).
  • Algunas personas reciben implantes para rellenar las mejillas hundidas. Este procedimiento es arriesgado y los resultados pueden ser sólo temporarios.

  • Los niveles altos de colesterol y triglicéridos deben ser tratados de igual forma que en las personas negativas al VIH, pero a los que están tomando antiretrovirales se les recomienda usar sin riesgo Pravacol o Lipitor. El Pravacol no interactúa con ningún medicamento anti VIH. El Lipitor puede utilizarse sin riesgo si se usa la mitad de la dosis recomendada (40 mg al día en lugar de 80 mg al día).
  • Los tratamientos hormonales usando la hormona de crecimiento o la testosterona pueden ayudar a aumentar la masa muscular en las piernas y en los brazos; por consiguiente, restablecen el grosor de éstos. Se plantea además que la hormona de crecimiento ayuda a disminuir la grasa acumulada alrededor de las vísceras, los pechos y la parte posterior del cuello. Sin embargo, esta hormona no produce ningún efecto sobre los niveles de lípidos en la sangre; al contrario, puede elevarlos, al igual que el azúcar, según algunos estudios en los que se ha utilizado.

  • Para mejorar la sensibilidad a la insulina, algunos doctores recetan metformin (Glucophage) y/o rosiglitazone (Avandia) para disminuir los niveles de azúcar en la sangre y el colesterol. Algunos estudios reportan que estos medicamentos pueden disminuir la grasa abdominal.
  • Una dieta adecuada que consiste en frutas y vegetales, baja en azúcar y sin grasas, al igual que el ejercicio físico diario, es la recomendación a la que se le está prestando mayor atención en la actualidad.
  • Como podemos observar, debido a que todavía no se conoce la causa de la lipodistrofia, no se sabe como tratarla. Lo que no se recomienda es dejar de tomar o sustituir los medicamentos anti VIH sin consultar a tu médico.

    Enfermedades Oportunistas: todas aquellas enfermedades que aparecen como consecuencia de una disminución de las funciones del sistema inmunológico. Hepático: relacionado al hígado

    Hepatitis Tóxica: inflamación del hígado como resultado del uso de medicamentos o sustancias químicas. NRTI (nucleoside reverse transcriptase inhibitors): análogos nucleósidos inhibidores de la transcriptasa reversa.

    NNRTI (non-nucleoside reverse transcriptase inhibitors): inhibidores no nucleósidos de la transcriptasa reversa. PI (protease inhibitors): inhibidores de la proteasa.

    Osteoporosis (hueso poroso): sucede cuando demasiada cantidad de mineral (calcio) desaparece de la estructura del hueso. Osteopenia: una pérdida de minerales del hueso, pero menos severa que la osteoporosis.

    Movilidad Articular: habilidad de mover las coyunturas o articulaciones. La rodilla y el codo son articulaciones. Vasos Sanguíneos: venas y arterias; éstas circulan la sangre a través de todo el cuerpo.

    PCP: pulmonía por pneumocystis carinii. Cálculos o Piedras Renales: producto de la acumulación de minerales o cristales de medicamentos en los riñones.

    Hay dos tipos de tumores: los tumores benigos, y los tumores malignos. Los tumores benignos son conocidos como Lipomas. Pueden producirse por que tienen una alimentación muy grasa, si apenas se mueven de la jaula…en definitiva, un periquito obeso va a tener más probabilidades de tener lipomas que uno que esté en su línea. Suelen salir en la zona del vientre o pecho, y son fácilmente reconocibles. A diferencia de los tumores malignos, los lipomas son de color amarillento, y blandos al tacto.

    No son peligrosos, pero en casos extremos pueden “aplastar” otro tipo de órganos más vitales y perjudicarles. En algunos casos el veterinario puede extirparlos mediante cirugía, pero antes que llegar a esto, es mejor ponerles un poco a dieta y que sobre todo hagan mucho ejercicio. El ejercicio es lo que más les va a ayudar a adelgazar, y la dieta, en vez de darle esas golosinas que tanto le gustan, habrá que darles más fruta y verdura. Nunca hay que dejarles sin comer porque tienen un metabolismo muy delicado y les puede cambiar en varias horas. Los tumores malignos probablemente son la enfermedad que causa más muertes entre los periquitos (sobre todo en edades de 2 a 6 años). Estos tumores se reconocen porque son duros y de color morado u oscuro. Los tumores que afectan a los órganos internos no se pueden reconocer de esta forma. Se detectan cuando ya están en un estado más avanzado y empieza a afectar a otros órganos. Los tumores más usuales se encuentran en el hígado, riñones y órganos sexuales.

    Un periquito que presenta cojera en una pata puede indicar un tumor en la cavidad abdominal. Cuando presentan parálisis en una pata puede tener un tumor renal y si un macho cambia el color de la cera a marrón indica que tiene un tumor genital. Desgraciadamente no hay cura para este tipo de tumores. En algunos casos se podría intentar operarle, pero someterlo a una operación ya implica un riesgo. Lo máximo que puede hacerse es administrarle medicamentos para retardar la enfermedad (suministrado por el veterinario) o para paliarles el dolor.

    Los resfriados pueden producirse cuando tenemos la jaula expuesta a corrientes de aire, o cuando los periquitos sufren un cambio brusco de temperatura. El periquito estornuda, tose, expulsa mucosidad por los orificios nasales, tiene el plumaje erizado y en ocasiones produce ruidos al respirar.

    Tratamiento: Tener al periquito en un lugar cálido, sin exposición a corrientes de aire. Proporcionarle panizo y cambiar el agua por infusión muy diluida de manzanilla o de tomillo.

    Si pasados 2 o 3 días el periquito sigue con los mismos síntomas o incluso peor, acudir al veterinario porque puede tratarse de algo más serio que un simple resfriado. Las diarreas no se pueden considerar como enfermedad, más bien nos “avisan” de que pueda haber otro problema más serio.

    Hay que saber diferenciar lo que es una diarrea y lo que aparentemente es una diarrea, pero no lo es. Las heces contienen dos partes diferenciadas: una parte blanca o incluso beige (la orina) y la parte oscura (los excrementos). Hay ocasiones en las que el contenido de la parte blanca es mucho mayor, pudiendo ser liquido y podemos pensar que esto es una diarrea. No lo es, es simplemente un exceso de orina, ya sea porque el periquito ha ingerido demasiada fruta o lechuga que contienen mayor cantidad de agua y por eso el periquito produce más orina. En cambio si la parte oscura aparece liquida podemos hablar de diarrea.

    Si es una diarrea en sí, no hay de qué preocuparse. Normalmente suele pasárseles en horas o un par de días como mucho. Lo que podemos hacer es eliminar de su dieta la fruta y verdura (durante el tiempo que dure la diarrea) y cambiarle el agua por manzanilla muy diluida, o té negro muy diluido. Aparte de esto podemos administrarle panizo y darle más calor o ponerle en un sitio que se encuentre más protegido.

    muertes por tomar cytotec

    Existen otras formas más complejas y costosas de medir la grasa corporal, la densidad corporal, el agua corporal y la composición corporal. Aquí se incluyen peso bajo agua, análisis de impedancia bioeléctrica y diversas medidas ultrasónicas. Estos procedimientos no son generalmente posibles en las instituciones de salud ordinarias en los países en desarrollo. Se describen en libros de texto especializados. La actitud ante las personas gruesas o relativamente obesas varía de sociedad a sociedad y de una generación a la siguiente. En muchos países del Norte, la delgadez se considera como algo deseable para las mujeres y las muy jóvenes tienen como meta la figura de «vara delgada». En contraste con esto, en gran parte de África una mujer con sobrepeso ligero se considera más atractiva que una mujer muy delgada. En realidad, al terminar el siglo las esposas de la realeza en Uganda, por ejemplo, eran sobre todo mujeres muy obesas. En Uganda, la percepción de los efectos consuntivos del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA), que se denomina la «enfermedad de la delgadez», ha llevado a la creencia, algunas veces equivocada, que una prostituta gorda es más segura que una delgada.

    Obesidad y problemas de salud Varios riesgos de salud se han asociado con la obesidad o el sobrepeso.

    Diabetes. La obesidad indudablemente contribuye a la diabetes Tipo II, conocida como diabetes no-insulino-dependiente o diabetes del adulto. La pérdida de peso puede, algunas veces, mejorar la tolerancia a la glucosa. Hipertensión y enfermedad cardiovascular. Existen muchas evidencias que indican una relación entre el exceso de peso corporal y la hipertensión de modo que la reducción de peso a menudo conduce a una reducción de la presión arterial. La obesidad aumenta la resistencia en las arterias y por lo tanto aumenta la presión arterial. También establece una carga cardíaca adicional que puede llevar a un agrandamiento del corazón. Estas condiciones pueden contribuir a la enfermedad arteriosclerótica del corazón, a trombosis coronaria y a insuficiencia cardíaca congestiva.

    Enfermedad de la vejiga. Las mujeres de edad media se encuentran especialmente con un mayor riesgo de enfermedad de la vejiga urinaria si tienen sobrepeso. Artritis. La artritis posiblemente se agrava por el exceso de peso corporal, si no es causada por él. Las articulaciones sufren al tener que sostener un peso adicional.

    Alteraciones psicológicas. Los puntos de vista culturales y sociales peculiares sobre la obesidad, y la percepción de cada persona con sobrepeso sobre su propia imagen corporal, determinará si las personas obesas sufren psicológicamente. Se tiene información sobre graves problemas mentales en niños y adultos obesos, más comunes en mujeres que en varones. Debido a que el tratamiento de la obesidad es difícil y con frecuencia fracasa, es preferible prevenir el sobrepeso a tratarlo una vez desarrollado. La educación en nutrición, que empieza en los colegios, puede proporcionar a las personas información y quizá motivación para que siempre equilibren el consumo con el gasto de energía. Mantener un alto grado de actividad es útil. En países en desarrollo, sobre todo en las áreas rurales, no es necesario instituir programas de trote o ejercicios aeróbicos. Más bien es importante evaluar el trabajo físico e invitar a todas las personas de todas las edades a realizar una cantidad apropiada de trabajo físico, ya sea labores en el campo, cortar madera para el hogar o realizar una actividad de servicio público; caminar donde sea factible en vez de utilizar un medio de transporte alterno o viajes de corta distancia, y si se desea y es factible, realizar algún deporte.

    Algunos profesionales de la salud recomiendan que el tratamiento se justifica sólo para las obesidades grado II y III. La gente con IMC entre 25 y 29,9, sí se mantiene en ese rango, no tendrá un mayor riesgo de enfermedad o disminución de la expectativa de vida. Sin embargo, todas las personas obesas han pasado a través del grado I para llegar a los grados II y III. Por lo tanto, las personas en el grado I no necesitan un tratamiento muy activo, pero sí requieren prevención; estas personas deben tomar medidas para no llegar a ser más obesas. La única forma lógica de tratar la obesidad es reducir el consumo de energía y aumentar su gasto. El consumo de energía se puede disminuir si se reduce el tamaño de las raciones en cada comida; el gasto de energía se puede aumentar, al elevar la cantidad de ejercicio que se hace. Sin embargo, por simple que parezca, mantener a largo plazo el peso reducido es muy difícil para las personas que han sido obesas.

    Estudios recientes sugieren que el equilibrio energético se mantiene, en condiciones normales de vida, sí se logra un equilibrio entre el consumo y la oxidación para cada uno de los macronutrientes (carbohidratos, proteínas y grasas). En el caso de proteínas y carbohidratos, la oxidación normalmente se iguala al consumo. Por lo tanto, las fluctuaciones en el equilibrio energético se rigen de modo especial por variaciones en el equilibrio de las grasas. En el contexto de reducción de peso quiere decir que para inducir un balance negativo de grasa, la oxidación diaria de grasa debe exceder su consumo diario. El ejercicio regular y prolongado y una reducción en el consumo de grasa resultaría por consiguiente una pérdida importante de peso y de grasa. Al final, el cuerpo alcanza un nuevo equilibrio de grasa con la reducción de la masa de grasa corporal. Por consiguiente, la mejor forma de bajar el consumo energético de la dieta en la reducción de peso, es bajar el consumo de grasa y aumentar el de hortalizas y frutas. No existe un tratamiento profiláctico que pueda por sí mismo inducir a la pérdida de peso. El uso de anfetaminas, extractos de la tiroides y otras drogas en el manejo de la obesidad, está en general desaprobado y lo debe supervisar cuidadosamente un médico con experiencia. Asimismo, la mayoría de las dietas de rápida reducción, que son bastante promocionadas, inclusive algunas que son promovidas por los mismos médicos, se ha visto que son ineficaces y algunas veces hasta peligrosas.

    PRESIÓN ARTERIAL ALTA O HIPERTENSIÓN La hipertensión es una condición muy común en la mayoría de los países industrializados y con una prevalencia variada en los países en desarrollo. En América del Norte y Europa occidental, alrededor del 25 por ciento de las personas de más de 55 años de edad tienen presión arterial alta. Las tasas de hipertensión en el Japón son mayores.

    La presión arterial alta se asocia con una incidencia mayor de accidentes cerebrovasculares y enfermedad coronaria. Estas condiciones son las principales causas de muerte en países industrializados y ahora además están adquiriendo importancia en los países en desarrollo, sobre todo en los países emergentes de Asia y América Latina, y en las personas pudientes y occidentalizadas de los países pobres en desarrollo, incluso los de África. El tipo más común de hipertensión arterial se denomina hipertensión esencial; se distingue de la hipertensión que es secundaria a una condición patológica.

    La presión arterial se mide con un esfigmomanómetro, que da dos lecturas, la sistólica (la más alta) y la diastólica. La medición se hace en milímetros de mercurio. Una lectura normal es alrededor de 120/80 mm. El límite superior normal es aproximadamente 140/90 mm en adultos. Una lectura sistólica un poco más alta en personas mayores no es motivo de preocupación grave pero no es normal. La causa verdadera de la hipertensión esencial no se conoce, pero la obesidad y los factores psicológicos son dos de los factores de riesgo importantes. Es probable que los factores genéticos predispongan a ciertas personas a la hipertensión. El principal factor dietético que se relaciona con la hipertensión esencial es el consumo de sodio, aunque quizá es un factor sólo en los que tienen una sensibilidad a la sal genéticamente determinada. Este tema no se ha resuelto en forma definitiva. Como en la actualidad no hay un marcador genético confiable para identificar las personas expuestas a riesgo, casi todas las recomendaciones de salud pública indican que es prudente limitar la ingesta de sal. Aunque variaciones extremas en el consumo de sodio se asocian con diferencias en la presión arterial, no existen datos aleatorios prospectivos que apoyen la creencia, ampliamente difundida, que la restricción del consumo de sal en personas normotensas (o sea, en personas con presión normal para su grupo de edad y comunidad) prevenga una aparición posterior de la hipertensión.

    La mayoría de la gente obtiene gran parte de su sodio de la sal o cloruro de sodio, que se puede agregar durante la cocción, en la mesa o en el procesamiento (como en pescado enlatado, jamón o galletas saladas). Sin embargo, en algunas sociedades asiáticas, el glutamato monosódico que usualmente se usa como condimento, puede ser la principal fuente de sodio. También se recibe sodio de medicamentos sencillos como la aspirina o ciertos antiácidos. No es raro que las personas consuman más de 50 gramos de sal por día, que es cinco veces más de lo necesario o recomendado. La hipertensión esencial puede estar presente por largo tiempo y la presión arterial ser bastante alta y asintomática, antes que surjan complicaciones adversas. Sin embargo, muchos síntomas son informados a menudo por los hipertensos, incluyendo dolor de cabeza, cansancio y mareo. Estos síntomas pueden además tener otras causas.

    Las complicaciones incluyen enfermedad arteriosclerótica del corazón, insuficiencia cerebrovascular que puede llevar a hemorragia cerebral y estrechez o trombosis de vasos sanguíneos del cerebro (que se denomina con frecuencia apoplejía); falla renal y problemas oftalmológicos como hemorragia de la retina. La gravedad de la hipertensión se estima habitualmente por el nivel de la presión arterial y principalmente en cuanto la presión diastólica excede los niveles normales. La observación de la retina o el fondo del ojo mediante un oftalmoscopio, es también útil. Un examinador experimentado puede ver los vasos de la retina y el disco óptico y clasificar el grado de cambios relacionados con la gravedad de la enfermedad.

    La disminución del consumo de sal en los hipertensos, frecuentemente redundará en descenso de la presión arterial. Algunas veces la reducción de sal es el único tratamiento necesario. Otros factores nutricionales en la hipertensión y accidentes cerebro-vasculares son la obesidad y el alcoholismo. Es evidente que la presión arterial en personas con sobrepeso frecuentemente baja al reducir el peso corporal. En general, los vegetarianos tienen una presión arterial menor que los no vegetarianos. La hipertensión que no responde a los regímenes dietéticos o a la pérdida de peso puede necesitar medicamentos específicos. Éstos se describen en los textos de medicina.

    La diabetes melitus es un desorden metabólico crónico en el que los niveles de glucosa sérica son altos debido a una carencia o disminución en la efectividad de la insulina. La enfermedad no es curable, y puede llevar a una variedad de complicaciones, algunas de ellas graves. El tratamiento puede reducir las complicaciones. La diabetes en algunas ocasiones es secundaria a otras enfermedades, de modo especial a las que afectan el páncreas, el órgano que produce la insulina. Existen diferentes clasificaciones de diabetes, pero la mayoría de los casos se pueden dividir así:

    Tipo 1 o diabetes insulino dependiente, que se denomina también diabetes juvenil porque no es raro que empiece temprano en la vida, comúnmente alrededor de los 8 a los 14 años; Tipo 2 o diabetes no insulino dependiente, que es mucho más común y que casi siempre empieza a una edad más avanzada.

    Durante mucho tiempo se ha sabido que la diabetes se presenta en forma familiar y que por lo tanto, existe un compromiso de factores genéticos. Además las familias, por lo general, comparten un entorno, comen alimentos similares y tienen un patrón común de actividades. Los factores dietéticos y el patrón de actividad tienen un papel; en la diabetes Tipo 2 la obesidad es un precursor frecuente. Los diabéticos obesos que pierden peso mejoran su condición. No se ha constatado que los grandes consumos de azúcar aumenten la probabilidad de la diabetes o que las dietas altas en fibra y carbohidratos complejos reduzcan la probabilidad de la diabetes, excepto porque desplazan la grasa en la dieta y reducen el riesgo de la obesidad. La diabetes Tipo 1 en algunos casos parece que se asocia con infecciones virales tempranas. El informe de la Conferencia Internacional de Nutrición (FAO/OMS, 1992) sugiere que una «aparente epidemia de diabetes ataca a adultos de 30 a 62 años de edad en el mundo entero», y que la tendencia se «relaciona mucho con el estilo de vida y el cambio socioeconómico». La tendencia compromete principalmente a los diabéticos Tipo 2 o no insulino dependientes. Para este grupo de edad los niveles de diabetes son moderados, entre 3 y 6 por ciento, en Europa y EE.UU. y en algunos países en desarrollo. Una prevalencia alta (del 10 al 20 por ciento) se observa en algunas sociedades urbanas de la India y China y en inmigrantes (algunas veces segunda o tercera generación) del continente hindú que se han establecido en el Caribe, Fiji, Mauricio, Singapur y Sudáfrica. La diabetes es poco común en muchas comunidades en el mundo en desarrollo donde se mantienen las dietas y los patrones de actividad tradicionales.

    No está absolutamente claro porque grupos particulares de emigrantes u otros que cambian sus estilos de vida de tradicionales a sedentarios parecen estar a riesgo de contraer la diabetes. Sin embargo, es probable que los cambios dietéticos, que algunas veces incluyen un exceso de consumo de alcohol, son un factor importante. Los cambios dietéticos también se acompañan de un cambio en la forma de vida, de rural a urbana, de trabajo físico pesado a una vida sedentaria y quizá de pobreza rural a una mayor abundancia. Desde el punto de vista nutricional la diabetes se relaciona con la obesidad, con la enfermedad cardiovascular y con el alcoholismo.

    La enfermedad se caracteriza por niveles anormalmente altos de glucosa en la sangre. No es raro que la primera evidencia de diabetes sea una prueba urinaria donde se descubre glucosa. El diagnóstico se confirma con un nivel alto de glucosa en la sangre: ya sea una glicemia al azar por encima de 11 mmol/l (200 mg/dl) o un nivel en ayunas por encima de 7 mmol/litro (120 mg/dl). Una prueba anormal de tolerancia a la glucosa confirma aún más el diagnóstico y brinda más información. Las complicaciones incluyen, entre otras, enfermedad cardíaca arterioesclerótica, cataratas, problemas renales, impotencia sexual, anormalidades neurológicas y mala circulación, que algunas veces lleva a gangrena de las extremidades.

    La meta del tratamiento es proteger la salud y evitar las complicaciones. Esto se logra tratando de mantener los niveles de glucosa sanguínea tan cerca de lo normal como sea posible, durante tanto tiempo como sea posible y al hacerlo reducir la cantidad de glucosa que se elimina por la orina. El control es en gran parte asistido por la reducción de peso en los diabéticos obesos y por medio del mantenimiento de un peso corporal saludable en todos los diabéticos. Hay tres principios cardinales en el tratamiento y control de la diabetes: disciplina, dieta y medicamentos. Los diabéticos deben organizar un estilo de vida regular y disciplinado con comidas a ciertas horas, trabajo, recreación, ejercicio y sueño. Deben regular su consumo alimenticio para controlar la diabetes y utilizar medicamentos como recurso sólo cuando el régimen no logre controlarlo. El control exige una buena cooperación entre quien sufre la enfermedad y el trabajador de la salud que deberían tener una buena comunicación para aclarar que no existe cura para la diabetes pero que no es difícil mantenerse en una buena salud hasta la vejez. La mayoría de la diabetes Tipo 2 se puede controlar por medio de disciplina y dieta. Muchos diabéticos jóvenes Tipo 1 y otros diabéticos Tipo 2 más graves, pueden necesitar insulina u otra terapia con medicamentos pero bajo supervisión médica. Los diabéticos de edad, con frecuencia tienen sobrepeso, y sus dietas deben ser muy rígidas para ayudarles a lograr un peso deseable. Esto es factible pero no fácil.

    Existe todavía debate y desacuerdo sobre cuál es el mejor tratamiento dietético para la diabetes. Los lectores deben consultar bibliografía de nutrición o medicina interna para obtener informes detallados. Muchos médicos ahora recomiendan una dieta en la que de 55 a 65 por ciento de la energía viene de los carbohidratos, 10 a 20 por ciento de la proteína y 20 a 30 por ciento de la grasa. La dieta debe ser mixta y variada, debe contener cereales, legumbres o raíces, frutas y hortalizas. Se aconsejan los alimentos ricos en fibra. Lo importante es recalcar que la alimentación debe ser regular. El diabético debe comer cantidades moderadas con frecuencia, y evitar las comilonas o pasar períodos muy largos sin alimentarse. Los dietistas encuentran que es útil suministrar listas de intercambio que informen al diabético sobre grupos de alimentos o platos que contienen cantidades similares de carbohidrato, proteína, grasa y energía.

    dutasteride libido loss