- VARICES ESOFAGICAS. Se tratan mediante la esclerosis de las venas dilatadas del esófago con una sustancia química, impidiendo así que se rompan y sangren, o colocando unas bandas elásticas. También se pueden tratar con cirugía. - TENDENCIA AL SANGRADO. Se trata con inyecciones de vitamina K o con transfusiones de sangre.

- ENCEFALOPATIA. Para evitar que las bacterias del intestino fabriquen más amoníaco a partir de las proteínas de la dieta, se restringen las proteínas de la dieta, se dan antibióticos por boca que maten localmente las bacterias del intestino. Se debe evitar el estreñimiento con laxantes suaves (lactulosa). Es mucho mejor cuando se abandona el alcohol completamente, antes de que la enfermedad se haga severa. La cirrosis avanzada tiene mal pronóstico, con un 50 % de supervivencia a los 2 años.

La cirrosis se caracteriza por un daño de las células del hígado y su reemplazo por un tejido cicatricial que impide el tránsito normal del flujo sanguíneo por el hígado e interfiere muchas de las funciones vitales de este órgano. Mucha gente cree que sólo los alcohólicos sufren cirrosis, y aunque es cierto que el consumo de alcohol es la primera causa de esta enfermedad en los Estados Unidos, también lo es que el abstemio también puede padecer la enfermedad. La posibilidad de padecer cirrosis depende de la cantidad y frecuencia con que se bebe en relación con el peso de la persona, su estatura y la capacidad de su cuerpo para metabolizar productos alcohólicos presentes en la sangre circulante.

Es una enfermedad crónica del hígado en la que las células sanas sufren daños y son reemplazadas por células cicatriciales. Esta afección impide el tránsito habitual del flujo sanguíneo por el hígado y no permite que este órgano funcione debidamente. El hígado contiene tejido capaz de regenerarse cuando ha sido dañado, pero el grado de regeneración de las células depende de cada persona. Una cirrosis que no se trate puede derivar en insuficiencia hepática (del hígado) o incluso en la muerte.

El hígado es un órgano grande y complejo, del tamaño de un balón de fútbol americano, que pesa cerca de 1,3 kg (3 libras). Se encuentra debajo de las costillas en la parte superior derecha del abdomen y está conectado con el intestino delgado por las vías biliares, que transportan a los intestinos la bilis que produce. Un hígado sano es suave y liso al tacto. Es uno de los órganos más importantes del cuerpo humano pues constituye una de las “fábricas” de procesamiento y refinado químico más desarrolladas. Casi toda la sangre procedente del estómago y de los intestinos circula a través del hígado. Además, éste se encarga de depurar el organismo de sustancias tóxicas o venenosas, procesar nutrientes, hormonas o medicamentos y producir proteínas y factores de la coagulación, todos ellos de capital importancia para la salud. En la persona enferma de cirrosis, las sustancias tóxicas y la bilis quedan retenidas en el torrente sanguíneo, porque el hígado no las elimina.

La cirrosis no es contagiosa, no se transmite de una persona a otra. Su origen hay que buscarlo más bien en otros factores: – Consumo de alcohol. Es la causa más frecuente. Cerca de un tercio de las personas muy bebedoras, acaban presentando cirrosis. El resto puede sufrir otras formas de enfermedad hepática.

– Hepatitis vírica crónica (inflamación del hígado): la hepatitis (normalmente de los tipos B, C y D) es la segunda causa más común de cirrosis. – La enfermedad de Wilson, que produce acumulación de cobre en el hígado, cerebro, riñones y ojos.

– La fibrosis quística, que provoca la acumulación de secreciones mucosas en los pulmones, hígado, páncreas e intestinos. – La hemocromatosis, causante de acumulación de hierro en el hígado y otros órganos.

– El bloqueo o inflamación de los conductos biliares (la llamada cirrosis biliar). – La insuficiencia cardíaca congestiva.

– Los trastornos de almacenamiento del glucógeno, que impiden la debida utilización de los azúcares por el hígado. – Las infecciones parasitarias.

– La reacción anómala a los medicamentos recetados, toxinas medioambientales y abuso de inhalaciones (exposición a sustancias tóxicas por vía nasal). Signos y síntomas de la cirrosis

En las primeras fases, la cirrosis se considera una enfermedad silenciosa, ya que ocasiona pocos síntomas. Con el paso del tiempo, sin embargo, los enfermos de cirrosis empiezan a experimentar cansancio, debilidad y pérdida del apetito. Son habituales las náuseas y la pérdida de peso. Conforme la cirrosis empeora, el hígado produce menos proteínas de las que el organismo necesita, lo cual da lugar a otros síntomas: – Menor produción de la proteína albúmina, con lo que el agua se acumula en las piernas (edema) del enfermo o en el abdomen (ascitis).

– Lentificación de la producción de proteínas del plasma sanguíneo como el fibrinógeno, factor esencial para la coagulación, lo que hace al enfermo de cirrosis más propenso a las hemorragias. – La cirrosis puede provocar ictericia, alteración caracterizada por un color amarillento de la piel y el blanco de los ojos. Este trastorno se debe a la acumulación en la sangre de bilirrubina (pigmento biliar), que normalmente el hígado depura del torrente circulatorio y evacua hacia el intestino a través de las vías biliares.

– Algu nos enfermos de cirrosis sienten también una picazón intensa, debida a la acumulación de pigmentos biliares en la piel. – La cirrosis impide que el hígado depure la sangre de toxinas y otras sustancias nocivas, así como de medicamentos. La acumulación de estos elementos en el organismo altera las

funciones mentales y la personalidad del enfermo. Entre los primeros indicios de cirrosis figuran el descuido del aspecto, los despistes, problemas de concentración y hábitos de sueño alterados. La pérdida de conciencia o el coma son posibles síntomas más tardíos. – La cirrosis también puede afectar a los vasos sanguíneos

abdominales. Normalmente, la vena porta, que es un vaso de amplia capacidad, transporta la sangre desde el intestino y el higado hasta el hígado. La cirrosis bloquea este flujo, lo cual repercute en un aumento de la presión arterial en este circuito (hipertensión portal). Conforme el higado se inflama, el cuerpo intenta dar salida a la sangre a través de otros vasos sanguíneos, pero puede ocurrir que estos vasos no sean lo suficientemente fuertes para soportar el flujo y se rompan; entonces, el enfermo vomita sangre, signo de una situación de alto riesgo. Diagnóstico El primer paso en el diagnóstico cirrosis consiste en evaluar el historial médico del enfermo y efectuar un examen físico. La detección de un hígado inflamado o de tamaño mayor al normal, de edema o de ascitis, así como la presencia de síntomas de confusión mental por la acumulación de sustancias tóxicas en el cerebro, sirven al médico para sentar el diagnóstico. Puede encargarse una tomogra-fía computada (TC) o bien ecografías para comprobar si el tejido del hígado tiene cicatrices. También es útil la biopsia por punción, procedimiento mediante el cual se introduce en la piel una aguja para aspirar una muestra de tejido. El hígado también se inspecciona con el laparoscopio, instrumento de observación que se introduce en el organismo a través de una incisión minúscula en el abdomen. Otro indicio de cirrosis es la presencia de telangiectasia, formación de “arañas vasculares” en la piel, a base de redes de minúsculos vasos sanguíneos que se dilatan, especialmente en el rostro y la parte superior del pecho.

Tratamiento El tratamiento depende del tipo de cirrosis y de lo avanzada que se encuentre la enfermedad. El objeto es detener su evolución y, al mismo tiempo, contrarrestar el daño infligido al hígado. Si la causa de la cirrosis es el alcohol, la primera medida que debe tomarse es dejar de beber. En la actualidad no existe un tratamiento para “curar” la cirrosis. La picazón se puede tratar con medicamentos. Para el edema o la ascitis se utilizan diuréticos (medicamentos que eliminan el exceso de sal y de agua del cuerpo). En casos graves de disfunción hepática, es decir, cuando las células del hígado dejan de funcionar, el transplante de hígado es la única solución.

Los adultos que siguen una dieta nutritiva y limitan su consumo de alcohol previenen la destrucción de células sanas en el hígado. A continuación figuran otras medidas de utilidad para la prevención de la cirrosis hepática: – No mezclar nunca medicamentos, especialmente los de venta libre, con el alcohol.

– Seguir al pie de la letra las indicaciones de uso de los productos químicos: asegurarse de que están en lugares bien ventilados, no mezclar sustancias químicas, evitar la inhalación y el contacto de productos químicos con la piel, lavar rápidamente cualquier zona que haya sufrido una exposición accidental y utilizar ropa de protección. – Evitar el abuso de inhalantes de todo tipo.

– Evitar el uso de drogas intravenosas, posibles vehículos de contagio de las variedades de hepatitis B, C, y D. Convivencia con la cirrosis

Los enfermos de cirrosis pueden convivir muchos años con la enfermedad. Incluso cuando surgen complicaciones, existe tratamiento. Muchos de estos enfermos han sobrevivido con el trasplante de hígado y continúan haciendo vida normal. Los enfermos de cirrosis deben abstenerse de beber alcohol. Se cree que la mala alimentación, particularmente si está asociada al alcohol o al abuso de drogas, tiene mucho que ver con la aparición de la cirrosis, aunque continúa la investigación al respecto. Entre tanto se recomienda una dieta sana y equilibrada. American Liver Foundation, 75 Maiden Ln., Ste. 603,

Toll-Free (800)223-0179; (800)GO-LIVER Primary Biliary Cirrhosis Support Group,

timbres impuesto actos juridicos documentados

actos del dia de las fuerzas armadas en cadiz

doctrina de los actos propios derecho penal

Fórmula: Kcal = (% de alcohol) X (ml de alcohol) X (0.789) X (7) / 100 Ejemplo: ¿Cuántas calorías tiene un caballito de tequila (30ml)? El tequila tiene 44% de alcohol.

Kcal= (44 % de alcohol) X (30 ml de alcohol) X (0.789) X (7) / 100= 72.90 kcal Tabla de porcentaje de Alcohol en algunas bebidas

Desde épocas remotas el alcohol ha sido parte importante en la mayoría de las culturas dándole múltiples connotaciones, como el ser una bebida para festejar eventos especiales, olvidar problemas e incluso ser parte clave en rituales sagrados, además de ser utilizada como anestésico en tratamientos médicos y quirúrgicos muy antiguos. En la actualidad, el consumo del alcohol es cada vez a edades más tempranas y en mayor cantidad. Sin embargo ¿sabes que le hace el alcohol a nuestro cuerpo.

Cuando empezamos a beber la concentración de alcohol decrece con el tiempo ya que las enzimas responsables de la degradación, lo transforman a sustancias tóxicas para el organismo (acetaldehído y radicales libres). Estos interfieren con el metabolismo, principalmente de las grasas, originando daño celular a través de procesos de oxidación, inflamación y producción de sustancias que aceleran el proceso de envejecimiento. Por otro lado, aumenta la concentración de ácido láctico y disminuye. Cuando consumimos alcohol se produce un aumento de triglicéridos en sangre y en el hígado, este último el mayor responsable de la metabolización del alcohol. Si el consumo del alcohol es excesivo y continuo, puede ocasionar una cirrosis hepática, condición que provoca la cicatrización del tejido hepático, dañando la estructura del hígado y bloqueando el flujo de sangre a través del órgano. La pérdida del tejido hepático normal disminuye la capacidad que tiene el hígado de procesar nutrimentos, hormonas, fármacos y toxinas entre otras. Las personas con esta condición, son las personas delgadas pero "panzonas" que pueden tener otros signos como verse muy amarillas, hinchadas y en la abdomen con venas rojas asimilándose a una telaraña.

Solamente un 2% del alcohol es metabolizado y eliminado por los pulmones, lo que constituye la base para saber si hemos bebido o no cuando nos someten a la prueba del alcoholímetro. Además, ocurren cambios en el sistema nervioso como entorpecimiento de los reflejos, depresión, mala coordinación, disminución creativa e intelectual; problemas cardíacos como aumento en la frecuencia de las pulsaciones, gasto cardíaco y presión arterial. El alcohol que no se degrada rápidamente y el que queda circulando en la sangre tiene un efecto diurético, lo que promueve la deshidratación y la pérdida de vitaminas y minerales, a este efecto se le conoce como resaca.

Recuerda que el consumo excesivo del alcohol, puede causar una mala absorción de nutrimentos ya que las paredes del intestino delgado y grueso se deterioran y su capacidad de absorción se limita, pudiendo causar a largo plazo una mal nutrición y deficiencias de ácido fólico (B9), tiamina (B1), piridoxina (B6), vitamina C y vitamina A que son necesarias para el metabolismo, así como de magnesio, calcio y zinc. Las personas que ingieren cantidades exageradas de alcohol y que, al mismo tiempo, hacen una dieta con alto contenido de grasas y además llevan una vida sedentaria, al contrario de verse flaquitos y panzones, tendrán problemas de obesidad o sobrepeso.

No todo es malo del alcohol, algunas bebidas por su origen nos proveen de antioxidantes y/o vitaminas del complejo B si bebemos en moderación, pero ¿sabes que es moderación? El consumo es de 0.7 g de alcohol/ kg peso en hombres y 0.5 g/ kg peso en mujeres que serían de 1-2 copas al día (350 ml de cerveza, 150 ml de vino o 52 ml de bebidas destiladas). De aquí la importancia de limitar el consumo de bebidas alcohólicas a 2 copas al día en eventos especiales, como el whisky, vodka, ginebra o el vino tinto; este último benéfico por sus antioxidantes; y evitar consumir el ron, tequila, cerveza entre otras ya que estas te incitarán a comer más alimentos. Todas las bebidas, nos aportan 7 kcal por cada gramo de alcohol; pero estas calorías son vacías ya que no nos proporcionan ningún nutrimento. Las calorías en exceso tanto del alcohol como de los alimentos provocan un aumento de la grasa corporal.

¿Quieres saber cuántas calorías tiene una cuba, un tequila, un whisky, una cerveza, etc.? Para saber tienes que realizar las siguientes operaciones Fórmula: Kcal = (% de alcohol) X (ml de alcohol) X (0.789) X (7) / 100

Ejemplo: ¿Cuántas calorías tiene un caballito de tequila (30ml)? El tequila tiene 44% de alcohol. Kcal= (44 % de alcohol) X (30 ml de alcohol) X (0.789) X (7) / 100= 72.90 kcal

Tabla de porcentaje de Alcohol en algunas bebidas

El hígado es un órgano esencial de nuestro cuerpo. Es el más grande y en él residen un sinfín de funciones básicas imprescindibles para nuestra salud y el correcto funcionamiento de nuestro organismo. Por eso es importante que conozcas cualquier síntoma que te indique la existencia de algún problema en el hígado. Hemos de recordar que el hígado tiene básicamente tres funciones: depurar la sangre eliminando toxinas y células que ya no son útiles; ayudar a sintetizar los glúcidos y los lípidos, permitiéndonos además evitar hemorragias; y una función de almacenamiento, porque gracias al hígado almacenamos vitamina A, D, K y E, básicas para obtener energía.

Es el primer síntoma y el más evidente de un problema en el hígado. Nos podemos sentir mal después de comer o incluso tener pesadez en la tripa, náuseas, mareos… así como la aparición de vómitos. Pero no debes alarmarte, en ocasiones pueden deberse a muchas otras cosas y no precisamente a un problema hepático. Pero si es un hecho repetitivo, no dudes en acudir a tu médico.

El dolor del hígado se sitúa en la parte superior del abdomen, justo debajo de las costillas, pudiendo alcanzar también la espalda, y haber incluso hinchazón abdominal. Es posible que sientas ardor e incluso fiebre, pero ante cualquier síntoma acude a tu médico. Puede deberse a una inflamación o a un cólico biliar. La ictericia se presenta como una decoloración de la piel, un tono amarillento muy característico en nuestro rostro y cuerpo. Esto se debe a un exceso de bilirrubina (bilis) en el organismo y en la sangre, por un problema en nuestro hígado. Son uno de los síntomas iniciales, asociado sobre todo a una hepatitis contagiosa.

Cuando padecemos un problema en el hígado es común sentirnos cansados, agotados y sin mucho apetito. En ocasiones podemos asociarlos a otras cosas y no le damos importancia, ya que es habitual tener uno o más días de debilidad. Pero cuando son continuados y es habitual este estado de inapetencia y agotamiento, hemos de consultar al médico. En ocasiones, suele aparecer un dolor en el abdomen, nos sentimos hinchados, pesados y muy cansados. Ante estos estados debemos cuidar mucho nuestra temperatura, si tenemos fiebre es sinónimo de inflamación e infección. No lo descuides.

Controla tus deposiciones cuando vayas al baño. Si estas presentan un color claro puede que se debe a un problema del hígado. Es posible también que sufras de colon irritable, asociado a su vez a posibles problemas hepáticos. Esto se debe a la acumulación de bilis bajo la piel. El cuerpo nos pica y nos sentimos incómodos ya que la sangre reacciona ante toda esa acumulación de toxinas que el hígado a dejado de depurar.

Un síntoma también menos usual, pero asociado también a un problema hepático. Sangrar muy a menudo por la nariz, o que nos salgan moraduras sin saber cómo, está relacionado con una deficiencia de proteínas debido a un mal funcionamiento del hígado. Hay que tenerlo en cuenta. *Todos los síntomas aquí detallados se deben a un problema en el hígado, pero será tu médico quien determine si se debe a la enfermedad del hígado graso, a una inflamación a una hepatitis..etc, ya que los cuadros descriptivos suelen ser muy similares y solo las pruebas médicas, nos dirán qué tipo de enfermedad hepática padecemos.

Unos hábitos correctos de vida y alimentación, pueden ayudarnos a prevenir muchas enfermedades asociadas al hígado. Sabiendo esto, es recomendable que sigas lo siguientes consejos:

  • Consume frutas y verduras diariamente, en especial los que nos ayudan a limpiar el hígado: manzanas, el kiwi, las uvas, cerezas, espinacas, alcachofas, espárragos y rábanos…
  • Evita los alimentos fritos, congelados y grandes ingestas de proteínas y carbohidratos.
  • Evita las bebidas con gas azucaradas y el alcohol.
  • Consume antioxidantes: naranjas, limones, arándanos, tomates…
  • Cuida el consumo de medicamentos, son grandes enemigos del hígado.

Imagen principal cortesía de © wikiHow.com La espirulina: un alimento sorprendente que seguramente no conoces

chiste actos para niños

Cualquiera que sea la causa, el diagnóstico precoz y el tratamiento de el dolor de hígado es necesario para evitar mayores complicaciones, que a veces puede ser mortal también. Dolor en el hígado es por enfermedad médica subyacente. Normalmente, la orina y la sangre se hacen para determinar la causa exacta del dolor en el hígado. Obtenga más información sobre el dolor de hígado después de beber. Ahora usted sabe más sobre los síntomas de dolor en el hígado, que pueden ser indicios de las enfermedades y trastornos subyacentes. El hígado es uno de los órganos más vitales en el cuerpo, los síntomas asociados a ella deben ser diagnosticados y tratados tan pronto como sea posible.

PAR BIO MANUAL 1 PAR BIO MANUAL 2

PAR BIO MANUAL 3 PAR BIO MANUAL 4

MANUAL BIOMAGNETISMO PARA PRINCIPIANTES Alimentos y pares para bajar de peso

PARES POR ENFERMEDAD MANUAL BIOMAGNETISMO Y SALUD

El Par Biomagnético es un sistema de tratamiento alternativo
que no se contrapone con ningún otro método terapéutico y
puede utilizarse en conjunto. Los Imanes naturales de
mediana y Alta potencia con fines terapéuticos: No se
inyectan. No se ingieren. No son tóxicos. No producen
efectos colaterales. No requiere procedimientos Quirúrgicos.
No producen alteraciones celulares o de tejido orgánico. Tipos de pares del biomagnetismo medico

MANUAL EN PDF Manual con 108 pares totalmente actualizados con fotos

El presente manual tiene como objetivo guiar de manera sencilla la adecuada aplicación de los imanes para equilibrar energéticamente el organismo a través de la técnica denominada por el Dr. Isaac Goiz Durán, “Biomagnetismo médico” o “par biomagnético”, y que por sus resultados, en la actualidad tiene está técnica una gran cantidad de adeptos, tanto terapeutas, médicos, enfermeras, etc., que aplican esta terapia, así como personas que afirman haber sentido sus beneficios, tanto en México como en otras parte del mundo, así es el caso de España, Ecuador, Chile, Venezuela, Argentina, etc.
DESCARGA EL LIBRO INGRESANDO AQUI

Esta recopilación está hecha a partir de los libros de Enric Corbera, los apuntes del CP1 de Biodescodificación, algunos apuntes del CP2 y de las charlas de Salomon Sellam, Christian Fleche o las mismas tablas del dr. Hamer. También recojo la información extraida de los libros de Louisa L. Hay, Jacques Martel, Lisa Bourbeau, Laura Elena Armas y Coral Von Ruster (incluyo el libro completo ―Manual de Técnicas de PNL‖) y muchas y variadas fuentes de internet como wikipedia o documentos y apuntes como los de cromoterapia de Ángel Sancho, Pilar Lozano y Elena De La Ossa. El objetivo es tener una herramienta para buscar, comparar y aprender. Está diseñada desde mi personal punto de vista, pero puede ser modificada según el criterio de cada uno y sus necesidades, y es por eso que está en versión Word, pdf abierto o fichas Evernote. Yo utilizo la versión en fichas para Evernote para así sincronizarlo y poder acceder a la información desde cualquier lugar o dispositivo (como el móvil). Muchas gracias a todos los que habéis compartido apuntes, documentos y experiencias por los canales adecuados de Internet y que están aquí incluidos. Respeto la personalidad y confidencialidad de los apuntes y pido el mismo respeto para este documento ya que procede de esos otros. No lo considero un plagio, pues es simplemente una recopilación (seguramente con un pequeño porcentaje personal) con el objetivo de mejorar su utilidad. No pretende este diccionario sustituir las terapias, los libros o la formación en biodescodificación, solo es una herramienta más para los que viven y piensan en Bio. Gracias a todos los hermanos Bio y a todos los seres humanos por hacer posible esta maravillosa bio-experiencia en este, nuestro planeta.
LIMPIEZA DE HIGADO MANUAL

Cuando comemos en exceso o comer alimentos procesados ​​o fritos y, en cualquier momento estamos expuestos a contaminantes ambientales o el estrés, el hígado se sobrecarga y exceso de trabajo. Cuando el hígado está gravado, que no puede procesar toxinas y grasa de una manera eficiente. Hay muchos alimentos que pueden ayudar a limpiar el hígado, naturalmente, al estimular su capacidad natural para limpiar los desechos tóxicos del cuerpo.

La vesícula biliar es un órgano con forma de pera situado debajo del hígado que se encarga de almacenar y liberar la bilis, un líquido que produce el hígado para digerir las grasas. Las piedras en la vesícula pueden no generar síntomas ni necesitar tratamiento pero ¿y si causan complicaciones? Según explica a Infosalus Xavier Calvet, vicepresidente de la Asociación Española de Gastroenterología (AEG), los cálculos en la vesícula son piedras de material duro que en la mayoría de los casos están formadas por colesterol y sólo en casos raros por otros materiales.

"Se desconocen sus causas y los factores de riesgo asociados a su desarrollo son la obesidad y el sobrepeso, ser mujer, haber tenido hijos o estar en edad fértil y tener más de 40 años", aclara Calvet que apunta que a pesar de que estas piedras están formadas por colesterol no se deben a los niveles elevados en sangre de este componente. Calvet señala que la patología es muy frecuente y que no siempre presenta síntomas. "Cuando se descubren a causa de algún otro examen físico, como por ejemplo una ecografía del riñón, se prefiere no intervenir y seguir un tratamiento conservador ya que rara vez existe riesgo de complicaciones", apunta.

Cuando existen síntomas vagos que no pueden ser atribuidos con claridad a los cálculos, el especialista recomienda no actuar sobre ellos ya que podrían tener otro origen y empeorar el curso de otro trastorno existente. Los síntomas y complicaciones que indican la necesidad de intervenir los cálculos biliares son el cólico hepático, caracterizado por dolor intenso debajo de las costillas en el lado derecho que puede acompañarse con nauseas y vómitos; la inflamación de páncreas (pancreatitis) al obstaculizar el flujo de enzimas digestivas del páncreas; o la obstrucción biliar, que impide que la bilis drene de forma adecuada y que da lugar a que la piel tome una tonalidad amarillenta (ictericia).

Para su diagnóstico Calvet señala que el método más fiable y económico es la ecografía abdominal, aunque se pueden emplear otras técnicas más específicas cuando existen complicaciones como la afectación pancreática. En cuanto a su prevención, el especialista indica que sólo se puede actuar sobre el factor de riesgo del sobrepeso o la obesidad y seguir un estilo de vida que asegure nuestra calidad de vida y salud a través del control del peso, la eliminación de tóxicos como el tabaco o el alcohol e integrar la actividad física en el día a día.

El tratamiento en caso de complicaciones asociadas a los cálculos es la extirpación de la vesícula biliar a través de una intervención que se denomina colecistectomía y que se realiza por vía laparoscópica, lo que disminuye las molestias, dolor o posibles complicaciones con respecto a una cirugía abierta. El hígado es el encargado de producir la bilis que se encarga de almacenar y liberar la vesícula biliar cuando comienza la digestión para participar en el proceso de descomposición y asimilación de las grasas. Tras la extirpación de la vesícula, el hígado libera la bilis al intestino, lo que en un porcentaje muy pequeño de las personas intervenidas puede dar lugar a diarrea.

La intervención en sí dura menos de una hora y Calvet aclara que existen pacientes en los que el procedimiento puede realizarse incluso a nivel ambulatorio aunque por lo general suele suponer un ingreso de dos o tres días a lo sumo. "Al igual que sucede con la extirpación del apéndice, la persona que pasa por una intervención para eliminar la vesícula y con ello las piedras que ocasionan la obstrucción puede hacer vida normal", aclara Calvet, que apunta que se llevan años realizando estas intervenciones con buenos resultados y sin complicaciones para los pacientes.

  • falta de apetito;
  • debilidad al mamar;
  • llanto agudo;
  • episodios en los que el tono muscular alterna entre la rigidez y la flaccidez;
  • convulsiones;
  • coma, que puede terminar en la muerte.
  • durante enfermedades o infecciones;
  • falta de apetito;
  • fiebre;
  • cambios en la conducta o la personalidad;
  • dificultad para caminar o problemas de equilibrio.
  • cetoaciduria de cadena ramificada
  • deficiencia de alfa-ceto deshidrogenasa de cadena ramificada
  • deficiencia de BDKD
  • enfermedad de jarabe de arce
  • deficiencia de BCKD
  • Cetoaciduria de cadena ramificada intermitente
  • Cetoaciduria de cadena ramificada intermedia
  • MSUD sensible a la tiamina
  • MSUD Tipo 1B
  • MSUD Tipo II

CLIMB (Children Living with Inherited Metabolic Disorders)
http://www.climb.org.uk

El folleto fue actualizado en el: 4 de septiembre de 2014 CARACTERISTICAS Y ENFERMEDADES

La hepatitis autoinmune es una enfermedad hepática que se produce por una disfunción del sistema inmunitario que provoca que éste ataque y destruya las células del hígado. Es decir los mecanismos de defensa del propio cuerpo reaccionan frente a las células hepáticas.

La enfermedad es poco frecuente, suele presentarse como una hepatitis aguda grave, como una hepatitis crónica o como una cirrosis, y se caracteriza porque mejora con medicamentos inmunosupresores. La presencia de anticuerpos antinucleares y su similitud con varios síntomas del lupus eritematoso sistémico hizo que se etiquetara como hepatitis lupoide. Posteriormente se demostró que esta enfermedad no estaba relacionada con el lupus, de manera que, actualmente, se denomina hepatitis autoinmune.

Esta hepatitis se vuelve crónica y no puede prevenirse. No se conocen las causas pero se piensa que puede haber una predisposición genética, ya que muchas veces afecta a personas con familiares que tienen enfermedades autoinmunes.Se ha sugerido que algunos agentes ambientales tóxicos o microbianos podrían ser los factores precipitantes del inicio de la enfermedad. Así se ha implicado a virus que ocasionan diferentes enfer­medades como el sarampión o la enfermedad del beso, así como el virus de la hepatitis A. También algunos fármacos, entre ellos algunos que se utilizan para reducir el colesterol como la pravastatina y la atorvastatina.

También se ha postulado la acción de algunos productos de herbolario. Sin embargo, no hay ninguna evidencia segura de que sean los responsables de la enfermedad. La hepatitis autoinmune és poco frecuente y se da principalmente en niñas y mujeres jóvenes; afecta al sexo femenino en un 70% de los casos. La enfermedad puede iniciarse a cualquier edad, pero es más frecuente en la adolescencia o en el inicio de la edad adulta. Los síntomas más comunes de la hepatitis autoinmune son el cansancio, molestias abdominales imprecisas, dolores articulares, prurito, ictericia, hepatomegalia y arañas vasculares (dilataciones venosas) en la piel. Cuando los pacientes presentan una cirrosis hepática pueden tener, además, ascitis (líquido en la cavidad abdominal) y encefalopatía hepática (estado de confusión mental).

no cometerás actos impuros ejemplos


definicion de actos del habla

Si la diarrea persiste, tal vez no se trate de una diarrea, sino de un síntoma que nos indica una enfermedad más importante. Lo primero que hago yo siempre que veo que uno de mis periquitos esta raro, es fijarme en las heces, ya que nos pueden dar muchas pistas acerca de lo que le pueda estar pasando a nuestro periquito.

Cuando las heces son blancas, como indicaba anteriormente son sólo un exceso de orina, no tiene mayor importancia. Lo mismo puede ocurrir al administrarle algún alimento como las fresas, y que expulsen las heces de un color rojizo. Es debido al alimento, no hay de qué preocuparse.

Si las heces aparecen de un color marrón bastante oscuro, tirando a negro indican que las heces contienen sangre y pueden indicar inflamación del intestino, puede ser infección por coccidios, pero siempre hay que acudir enseguida al veterinario porque nos indican que la enfermedad está muy avanzada y hay que tratarle inmediatamente. Si las heces contienen la parte líquida de color verde indican que pueden tener una infección de hígado o que el hígado no funciona bien por cualquier otro motivo.

Cuando las heces contienen semillas sin digerir pueden tener gusanos intestinales o algún tipo de hongo que hace que no asimilen bien las semillas en el estómago y por eso las expulsan directamente con las heces. Si vemos cualquier otro tipo de cambio en las heces que tenga mala pinta y además va acompañado de otros síntomas (apatía, embolamiento…) puede tratarse de cualquier enfermedad.

Una medida que debemos tomar es aislar al periquito del resto (si está con más periquitos) y dejarle como mucho con su pareja. En cualquier caso hay que acudir al veterinario para que examine las heces y diagnostique la enfermedad que tiene el periquito mediante el análisis de los excrementos. El veterinario pondrá en tratamiento al periquito (si tiene pareja, no será necesario separarle en un principio puesto que si tiene algo infeccioso, seguro que la pareja también lo tiene, en cuyo caso el veterinario nos va a recomendar que tratemos a los dos periquitos) con los medicamentos que considere oportuno.

Hiperqueratosis La hiperqueratosis es un trastorno por el cual se produce un sobrecrecimiento de la cera, que está compuesta por queratina.

Afecta principalmente a las hembras y en casos extremos puede llegar a obstruir los orificios nasales y provocar en el periquito trastornos respiratorios. No voy a decir que puedan llegar a asfixiarse, ya que es como si a nosotros nos taparan la nariz. Instintivamente respiraríamos por la boca, lo cual resultaría más incomodo y podría darnos más problemas de infecciones respiratorias y ser más propensos a enfermedades. La cera está muy abultada, y los orificios nasales se encuentran prácticamente obstruidos.

No hay que confundirse con el cambio de cera que sufren las hembras en los ciclos de celo (en muchas ocasiones se les abulta y se pone de un tono marrón oscuro, pero al final acaba cayéndose por sí solo). Tratamiento:

Con un tratamiento a base de reblandecer la queratina que sobra, se resuelve fácilmente. Las fracturas más frecuentes se producen en las alas y en las patas. Pueden hacérselas cuando están fuera de la jaula al chocarse con algo, o al tener cualquier accidente.

Si el periquito cojea, no puede apoyarse bien en la percha o le cuesta ir de un sitio a otro puede tratarse de alguna fractura en la pata o en algún dedo. Hígado graso

El hígado es un órgano muy importante para el metabolismo. Entre otras, regula funciones como la desintoxicación de la sangre, producción de bilis, metabolismo de lípidos y carbohidratos, síntesis de proteínas. Un periquito que esté obeso, que apenas haga ejercicio, o que tenga una alimentación a base de semillas, tiene más probabilidades de adquirir esta enfermedad. Las grasas se van acumulando en el hígado (cuando hay un exceso de las mismas) sustituyendo a los tejidos hepáticos. El problema es que este tejido hepático se destruya por las grasas, pasando a ser tejido conectivo, lo cual indica que en esa zona ha desaparecido una parte del hígado.

El periquito se encuentra embolado, apático, débil, y la parte de orina aparece teñida de un tono verdoso o verdoso amarillento (es el síntoma más fácil de reconocer) y también puede tener la zona abdominal inflamada. Tratamiento:

La hembra se muestra intranquila, entra y sale del nido e intenta hacer un gran esfuerzo para poner el huevo. Podemos notar el huevo palpándolo con mucho cuidado. La cloaca se mostrará enrojecida y en algunos casos puede producirse el prolapso de la cloaca.

Tratamiento: Como primera medida podemos untarle un poco de aceite de oliva en la cloaca con el fin de que pueda salir el huevo más fácilmente, y además suministrarle el máximo calor posible.
Si vemos que en 2 horas no ha conseguido poner el huevo, acudir urgentemente al veterinario porque de lo contrario puede morir.

No debemos intentar bajo ningún concepto sacar el huevo nosotros mismos empujándolo. Podríamos romperlo y esto resultaría fatal para la hembra. Consiste en que el útero y las vísceras de la madre se desplazan hacia abajo y se desgarran. Muchas veces viene ligado a un atravesamiento de huevo, frente al cual la periquita hace fuerza, y lo único que consigue es que el útero y los intestinos se vean impulsados hacia abajo junto al huevo. En los peores casos puede quedar parte de la matriz fuera de la cloaca con el huevo dentro. La periquita sufre mucho y se producen importantes pérdidas de sangre.

Puede empezar con síntomas de cloacitis o huevo atravesado. Es muy difícil ver los síntomas con anterioridad, ya que hasta que no se ve “asomar” la matriz no podemos afirmar que se trate de este caso. Tratamiento:

Si no se acude al veterinario es imposible la curación del animal, y aun llevándolo, debe ser sometido a una cirugía que muchas hembras no llegan a superar. Como opinión personal, creo que en ocasiones es mejor cortar el sufrimiento del ave en aquellos casos en los que está agonizando y no tiene posible salida. Los sintomas de la leucemia incluyen carencia de síntomas, fiebre, escalofríos, síntomas parecidos a los de la gripe, anemia, palidez, debilidad, fatiga, cansancio, dificultad para respirar, sangrado y fácil aparición de moretones entre otros.

Esta página intenta proporcionar una lista con información de algunos de los posibles síntomas de la leucemia. Ten en cuenta que los síntomas de la leucemia pueden variar de forma individual en cada paciente y podrían no presentarse de la misma forma o incluso no manifestarse en todos los casos de leucemia. Esta información sobre síntomas ha sido obtenida de diversas fuentes y puede no ser totalmente exacta y tampoco tiene porqué ser la lista completa de los síntomas de la leucemia. Debes consultar con tu médico si notas los primeros síntomas de la leucemia ya que sólo tu médico puede proporcionar un correcto diagnóstico de los síntomas de forma precisa.

chiste actos para niños

chiste actos para niños

El cuidado de apoyo es una parte importante del tratamiento de los conejos con enfermedad hepática. La atención de apoyo puede incluir la terapia de fluidos, la alimentación (alimentación forzada o la colocación de sondas de alimentación), y el estrés minimizando. Las vitaminas, como la vitamina B y K, pueden ser útiles si el conejo no ha estado comiendo. Coccidiosis: Es un parásito que puede afectar el hígado de los conejos. Es una enfermedad común en las granjas de conejos y conejos pequeños. Cualquier conejo puede portar coccidios de su lugar de origen. Los coccidios pueden causar depresión, diarrea, pérdida de peso, abdómen distendido, y la muerte del animal. Se puede identificar mediante un examen fecal. En los casos más graves, cuando se ha producido un daño hepático grave (el parásito puede generar lesiones como abscesos nodulares de color blanco amarillento en el hígado), el conejo puede morir a pesar del tratamiento. Este parásito se puede tratar con una variedad de medicamentos. La buena higiene y la prevención de la contaminación fecal de los comederos y bebederos ayudan a controlar esta enfermedad.

Hidatidosis: La Fasciola hepatica es una casualidad del hígado que puede afectar a los conejos que pastan en terrenos que contienen caracoles portadores (el caracol es un hospedador intermediario para el parásito). El diagnóstico puede hacerse por un examen feca l. En algunos casos, la enfermedad puede no ser detectada hasta el examen post mortem (examen de los tejidos después de la muerte). El tratamiento es con un antiparasitario y con el cese de los pastos contaminados. Enfermedades microbianas: Las bacterias como Pasteurella multocida, Clostridium piliformis, colibacilosis, salmonelosis, la listeriosis, la tuberculosis, cystneros Taenia y parásitos como la toxoplasmosis puede causar enfermedad hepática y la muerte en los conejos. El diagnóstico puede hacerse con aspirados de hígado, biopsias, o cultivos. El tratamiento con diversos antibióticos puede o no puede ser eficaz, dependiendo de la severidad de la enfermedad y la respuesta individual a la terapia.

Toxinas: Las aflatoxinas son sustancias de hongos que pueden estar presentes en los alimentos con moho. Las aflatoxinas son muy tóxicas para el hígado y pueden causar enfermedad y muerte en los conejos afectados. El diagnóstico puede sospecharse mediante una biopsia hepática y los niveles de aflatoxinas de los alimentos se puede medir. El tratamiento es principalmente de apoyo y consiste en la extracción de los alimentos afectados. Si ha ocurrido daño hepático severo, el conejo puede morir antes de que se realice un diagnóstico.
El plomo y otros metales pesados ​​pueden causar enfermedad y muerte en los conejos. El diagnóstico de la intoxicación por metales pesados ​​se puede hacer mediante radiografías y comprobar los niveles de metales en la sangre. Hay una variedad de otras toxinas, ya sea inhalado o contacto, que puede ser perjudicial para el hígado de conejo. Lo más notable es el hecho de que el cedro y las virutas de pino son citotóxicos (tóxicos para las células), y pueden causar daños en el hígado. Además, estas virutas usadas como sustrato podría estar relacionado con una mayor incidencia de tumores. Eucalipto y vermiculita también pueden ser tóxicos. Estos materiales deben evitarse como sustrato en conejos y roedores.

Lipidosis hepática: La lipidosis hepática, también conocida como hígado graso, describe la acumulación anormal de grasa en las células del hígado. Esto no suele ser una condición primaria en conejos, pero es causado por períodos de no comer. Algunas de las causas de la lipidosis hepática puede ser una enfermedad dental, por un contenido demasiado bajo de fibra en la dieta, animales obesos que enfermen, gestaciones difíciles. Los análisis de sangre y ecografías pueden ayudar a diagnosticar esta afección. El tratamiento es principalmente de apoyo e incluye soporte nutricional lo más rápido posible. El pronóstico puede ser pobre en función de la gravedad de la enfermedad. Parte del tratamiento será aumentar la actividad de la lipasa hepática y proteger a las células hepáticas de la degeneración grasa en conejos.

Neoplasia: Muchos tumores pueden afectar el hígado de los conejos. El linfoma, adenoma del conducto biliar, y el carcinoma se encuentran entre los tipos más comunes de tumores descritos en el hígado de conejo. Los tumores en otras partes del cuerpo, tales como los tumores uterinos, pueden propagarse al hígado. Los tumores de hígado tienen un mal pronóstico, ya que la cirugía no suele ser una opción. Las radiografías, ultrasonido y biopsia hepática se utilizan para diagnosticar tumores en el hígado. Los análisis de sangre no son buenas pruebas de detección de tumores en el hígado, ya que pueden ser normales en la enfermedad. La quimioterapia ha sido utilizada en conejos y puede ayudar a prolongar la vida del conejo si se detecta un tumor en el hígado. En conclusión, una variedad de enfermedades y toxinas puede causar trastornos hepáticos en conejos. Debido a que los conejos muestran signos inespecíficos de enfermedad, se recomienda en estos casos un examen realizado por un veterinario especializado en animales exóticos con experiencia con el fin de determinar qué pruebas de diagnóstico adicionales pueden ser necesarias para definir mejor la enfermedad. En los casos en que se sospeche de enfermedad hepática, pueden estar indicadas pruebas diagnósticas como analíticas, radiografías, ultrasonido y aspirados o biopsias hepáticas. El pronóstico varía dependiendo de la gravedad de la enfermedad y la respuesta individual a la terapia.

El dueño del conejo puede disminuir el riesgo de enfermedad hepática en su conejo evitando proporcionar determinados tipos de pienso y alimentos con moho, y evitar el uso de virutas como el cedro y pino como sustrato. Además, la esterilización de los conejos a una edad temprana elimina el riesgo de tumores uterinos que se puede diseminar al hígado. Un hígado sano trabaja para el organismo luchando contra las infecciones, depurando la sangre y almacenando energía. Pero en ocasiones puede convertirse en el blanco del ataque de sustancias químicas, de virus o incluso, de tu propio sistema inmunológico. Si el hígado goza de buena salud, podrá regenerarse y recuperarse del daño; pero si hay algo que se lo impide o es incapaz de hacerlo por cualquier motivo, es preciso que estés atento a los primeros signos para buscar atención médica inmediata.

Presta atención a los primeros signos de aviso. Si en tu familia ha habido problemas hepáticos o si estás tomando una medicación que pueda afectar a este órgano (p.ej., para la diabetes o para el corazón), tienes que ser especialmente cauteloso. Según la Clínica Mayo, estos pueden ser algunos de los síntomas iniciales: alteración del color en piel y ojos -sobre todo si adoptan un tono amarillento-; sensibilidad en la piel, que pica y se inflama con facilidad; y dolor e hinchazón abdominal. Si experimentas cualquiera de estos síntomas, junto con orina siempre oscura, pérdida de apetito, náuseas, fatiga crónica, o deposiciones pálidas con sangre o de color alquitranado, y dichos síntomas persisten, debes buscar atención médica de inmediato. Observa tus síntomas. Si se te ha diagnosticado alguna dolencia hepática o tienes problemas de hígado, es preciso que vigiles constantemente tus síntomas para asegurarte de no empeorar. Si tu hígado está sano, pero tomas algún medicamento que puede dañarlo, es importante que estés alerta ante el menor cambio que se produzca en tu cuerpo, antes de que te sobrevenga un daño permanente.

Sométete a exámenes médicos. El Instituto Nacional de la Salud reconoce tres métodos para evaluar la salud del hígado: análisis de sangre, TAC y biopsia de tejido hepático. Además, recomienda a las personas que ya tienen problemas hepáticos, a los diabéticos, a los obesos y a los que padecen otras enfermedades, hacerse una revisión al menos una vez al año. Si perteneces a uno de los grupos de alto riesgo, es posible que tu médico te recomiende un número mayor de revisiones, pero todo va a depender de tus necesidades individuales. Busca las diversas opciones de tratamiento. Si ya tienes problemas en el hígado o eres susceptible de padecerlos, es importante que sepas qué opciones de tratamiento existen. Cada tratamiento se basa en el tipo de problema que el hígado presenta; por ejemplo, para una hepatitis provocada por un virus, se utilizará medicación antiviral, como el interferón alfa. Otros procedimientos incluyen el uso de ribavirina, lamivudina, esteroides o antibióticos. Cuando se padece una hemocromatosis (acumulamiento excesivo de hierro en el cuerpo, especialmente en el hígado), el tratamiento irá destinado a extraer del organismo el excedente de hierro. Para controlar los síntomas que aparecen cuando hay un problema hepático, se prescriben también suplementos de vitaminas y minerales. Si a pesar de estas medidas, el hígado continúa fallando, solo quedará el trasplante como último recurso.

Cambia tu dieta. El Centro Médico de la Universidad de Illinois ofrece unas cuantas recomendaciones dietéticas para personas con problemas hepáticos. El primer paso es limitar la ingesta de proteínas, porque a un hígado dañado le cuesta procesarlas. Luego, se debería incrementar el aporte de carbohidratos, con el fin de mantener altas las reservas energéticas del cuerpo. Esta institución también recomienda reducir o moderar la cantidad de grasas, líquidos y sodio en la dieta, porque un hígado con problemas tiene dificultad para procesar y digerir estas sustancias. Por último, si tu hígado no va bien, es posible que necesites un aporte extra de ciertas vitaminas y minerales -siempre bajo prescripción facultativa-. Un hígado enfermo no es capaz de almacenar adecuadamente ciertas vitaminas y minerales esenciales, de ahí que necesites ese aporte extra para que tu cuerpo se mantenga sano. Por favor, consulta con tu médico antes de tomar dosis excesivas de vitaminas o suplementos dietéticos. Pidiéndole consejo, evitarás daños irreparables en el hígado. Es sabido que ciertas hierbas, como la cimicifuga o la efedra (también conocida como "ma huang"), provocan daños en el hígado si se administran en grandes cantidades. Antes de tomar cualquier suplemento a base de hierbas, consulta a tu médico, nutricionista o dietista, para asegurarte de que no estás sobrecargando de trabajo a tu hígado innecesariamente.

Las personas con un riesgo mayor de sufrir problemas de hígado son aquellas con una historia familiar de enfermedades hepáticas; las que padecen diabetes; las que trabajan con productos químicos tóxicos o en laboratorios donde se manipula sangre, virus, bacterias u otros patógenos; las que desarrollan su labor en un centro de salud; las que tienen obesidad; las que han tatuado su cuerpo (especialmente debido al uso de agujas no esterilizadas); o aquellas que recibieron una transfusión antes de 1992. Si perteneces a alguna de estas categorías, sométete a revisiones de forma regular para asegurar la salud de tu hígado. El acné (acné vulgaris) es una infección de la piel bacteriana que ocurre principalmente en el rostro, así como en la espalda, pecho, hombros, cuello y nalgas.

Es causada por cambios en las glándulas sebáceas de la piel, produciendo grasa en demasía, la que obstruye los poros, generando lesiones en la piel que se conocen como granos (puntos blancos), barritos (puntos blancos), espinillas (puntos negros) etc. Es muy frecuente en los adolescentes de ambos sexos, entre 12 y 25 años, persistiendo hasta los 40 años en algunos casos. El acné afecta al 70% de la población juvenil. El acné es generado en principio por problemas depresivos, que generan problemas orgánicos, digestivos, hepáticos, intestinales y hormonales; estos problemas orgánicos producen acné. Eliminar la depresión y los problemas orgánicos es eliminar el acné.

El acné encuentra un aliado muy fuerte en problemas depresivos, ya sea del paciente o en la familia, por cargar muchas preocupaciones en la mente, por tener un estado anímico bajo, que disminuye las defensas del organismo, por estar incluido en familias complicadas no bien constituidas. Todos estos problemas depresivos mencionados generan problemas orgánicos, cambios hormonales, problemas digestivo hepáticos y problemas intestinales, que a la larga generan acné en el rostro, cuello, espalda del paciente. La mejor manera de eliminar todos esos problemas orgánicos y el acné es por supuesto manteniendo una alimentación saludable y un ambiente sin estrés.

  • Los cambios hormonales generan acné: Los cambios hormonales en la pubertad generan acné. En las mujeres, el exceso de progesterona en días previos al período menstrual, se suele generar más acné y mayor acumulación de grasa en la parte afectada. Esto ocurre en la segunda mitad del ciclo menstrual, o sea, dentro de las dos semanas anteriores a la menstruación. Es la actividad hormonal durante los ciclos menstruales. En los hombres es el exceso de la hormona masculina llamada Testosterona. En resumen: Es el incremento de secreción de hormonas sexuales lo que aumenta la producción de sebo cutáneo.
    Principalmente en mujeres los cambios hormonales también se reflejan en las mujeres después de la pubertad, entre los 1os 18 y 30 años aproximadamente, que por desequilibrios hormonales provoca en las mujeres problemas menstruales (cólicos menstruales, dismenorrea, quistes del ovario, salpingitis, etc.). Las mujeres que tienen trastornos hormonales sufren de acné días antes de cada menstruación; esta es la forma de reconocer si el acné es de origen hormonal, pero solamente en las mujeres con periodos menstruales y antes de los 30 años. Una forma de tratar este problema es usar un tratamiento natural debe ser responsable y muy disciplinado, ya que por estos cambios hormonales durante el embarazo también suelen aparecer, es por eso que se recomienda una alimentación saludable.
    El acné desarrollado por problemas hormonales en los púberes se localiza en la barbilla, parte superior del labio y mentón, como comedones (puntos blancos y espinillas) y microquistes del tamaño de un alfiler y tiende a tener un color rosado.
  • Los problemas hepáticos generan acné: Este tipo de acné se manifiesta acompañado de manchas, es por tener un hígado graso o por un mal funcionamiento del hígado y de la vesícula biliar, se da tanto en mujeres como en hombres. El tratamiento de acné por causas hepáticas tiene que estar complementados estrictamente con una buena alimentación, para brindar salud y fortalecimiento al hígado.
  • Los problemas intestinales generan acné: Las personas que tienen problemas de estreñimiento, colon irritable o colon perezoso, generan en su cuerpo problemas intestinales y por ende acumulación de materia fecal en la zona del intestino. La única manera de eliminar los problemas intestinales es eliminar los desechos fecales acumulados en el intestino. También puede acudir a tu médico naturista o medico de confianza y pedir un método de limpieza de colon y eso te ayudara muchísimo a desaparecer los problemas intestinales y por ende tu acné. Este tipo de acné se localiza generalmente en el cuello y en mentón como forúnculos. Brotes de acné en mentón y cuelo.
  • Acné medicamentoso: Brotes de granos en cualquier parte de cuerpo, la ingesta de antibióticos, litio, hidantoína, corticoides tópicos y sistémicos, pastillas anticonceptivas, etc. podrían genera este tipo de acné.
  • Renal: Cuando los riñones están afectados se presenta un tipo de acné llamado acné renal esto se manifiesta como pústulas o comedones milimetricos notorios principalmente en la barbilla y debajo del labio inferior.
  • Emocional: Cambios de humor, estrés, depresión se presenta en cualquier parte, pero principalmente en el rostro.

Las glándulas sebáceas producen aceite (sebo) que normalmente llega a través de los folículos pilosos a la superficie de la piel. Sin embargo, las células de la piel pueden taponar los folículos y bloquear el aceite que llega desde las glándulas sebáceas. Cuando los folículos se taponean, las bacterias de la piel (llamadas acné propionibacterium o acné P.), comienzan a multiplicarse dentro de los folículos y provocan inflamación. El acné se desarrolla de la siguiente manera:

  • El bloqueo incompleto del folículo piloso origina puntos negros (un tapón negro, semisólido).
  • El bloqueo completo del folículo piloso origina puntos blancos (un tapón blanco, semisólido).
  • La infección y la irritación hace que se formen los puntos blancos. Finalmente, el folículo taponeado explota y derrama aceite, células epiteliales y bacterias sobre la superficie de la piel como consecuencia, la piel se irrita y empiezan a desarrollarse espinillas o lesiones. La lesión básica producida por el acné se denomina comedón.
  • El acné puede ser superficial (espinillas, son abscesos) o profundo (cuando las espinillas inflamadas hacen presión hacia dentro de la piel, lo cual provoca la formación de quistes con pus que, al romperse, causan la aparición de abscesos más grandes.)
  • Acné comedoniano
  • acné pápulo – pustulento
  • acné nodular o foruncular
  • acné nodular (foruncular) quístico
  • acné conglobata.
  • Acné rosáceo

Medicinas naturistas es una comunidad sin ánimo de lucro que se apoya en subvenciones y donaciones de personas agradecidas por nuestras publicaciones. Si donan unos dólares o compartes nuestras publicaciones, estan colaborando con la supervivencia de este portal y la difusion de alternativas naturales como complemento a alguna enfermedad.
facebook.com/medicinasnaturistas

Esta información ha sido creada con el fin de dar a conocer alternativas distintas en la lucha de enfermedades, mas no pretende sustituir a su médico o a la medicina alopática. tampoco exonera o sustituye la consulta a un médico naturista. Se recomienda consultar con su médico antes de usar esta información. El hígado es uno de los órganos más importantes de tu cuerpo. También es el más grande: es casi del tamaño de un balón de fútbol americano. Se ubica tras la parte inferior derecha de las costillas, donde queda protegido de las lesiones.

El hígado funciona como la planta de procesamiento químico del cuerpo. Sus funciones son:

  • Convertir los nutrientes en sustancias químicas y proteínas que el cuerpo necesita para estar sano.
  • Almacenar los nutrientes de los alimentos que comes.
  • Metabolizar los medicamentos y el alcohol.
  • Eliminar los desechos de la sangre.
  • Producir las enzimas y la bilis que ayudan a digerir los alimentos.
  • Producir las proteínas que necesita el sistema inmunitario para ayudar a tu cuerpo a resistir las infecciones.

Para las personas VIH+, el hígado tiene una importancia vital, puesto que éste procesa muchos de los medicamentos utilizados para tratar el VIH. Lamentablemente, los medicamentos anti-VIH pueden provocar hepatotoxicidad (daño hepático), lo que puede evitar que el hígado funcione adecuadamente. Además, las personas VIH+ pueden sufrir daño hepático o su hígado puede verse sobrecargado debido a:

  • Otros medicamentos de venta con receta médica, medicamentos de venta sin receta médica como el acetaminofeno (Tylenol), el uso frecuente de antibióticos o la exposición a sustancias químicas
  • Infecciones oportunistas (IO) relacionadas con el SIDA como el MAC (complejo Mycobacterium avium), la TB (tuberculosis), el CMV (citomegalovirus) o la criptosporidiosis
  • Hepatitis (inflamación del hígado) causada habitualmente por la infección con un virus, como la hepatitis A, B o C
  • Abuso de alcohol o drogas

Algunos problemas hepáticos ocurren sólo durante el embarazo o afectan a las mujeres más que a los hombres. Éstos son:

  • Cálculos biliares
  • Cirrosis biliar (daño en el conducto biliar)
  • Enfermedades hepáticas autoinmunes
  • Enfermedad de hígado graso no alcohólico
  • Adenomas hepáticos (tumores en el hígado)

Además, las mujeres tienden a desarrollar enfermedades hepáticas relacionadas con el alcohol, en particular cirrosis (cicatrices en el hígado) y hepatitis, después de un período más corto que los hombres.

Los anticonceptivos orales (píldoras anticonceptivas) pueden provocar un aumento en los adenomas hepáticos (tumores en el hígado) y las mujeres que tengan antecedentes significativos de estos tumores benignos (no cancerosos) no deben usarlos. Los medicamentos anti-VIH de la clase de los inhibidores nucleósidos de la transcriptasa reversa (INTR) pueden tener efectos secundarios negativos que pueden llevar a problemas hepáticos. Uno de ellos es la toxicidad mitocondrial.

Las mitocondrias están en el interior de las células y producen energía al metabolizar los azúcares y los lípidos. Al mismo tiempo, se crea ácido láctico como producto de desecho. Normalmente, el cuerpo procesa el ácido láctico y lo elimina. La toxicidad mitocondrial daña las mitocondrias y, por lo tanto, el ácido láctico no se procesa. Esto hace que suban los niveles de ácido láctico. Si éstos se elevan demasiado, se produce una afección muy poco frecuente pero grave que se llama acidosis láctica.

La acidosis láctica puede originar problemas hepáticos, como la acumulación de grasa en el hígado y en sus alrededores y la inflamación de éste. Esta afección es más común en mujeres VIH+ que en hombres, en especial aquéllas embarazadas u obesas. Una de las mejores formas para saber si tienes daño hepático son análisis de sangre especiales llamados pruebas de la función hepática (LFT, liver function test). Las LFT miden los niveles de algunas enzimas hepáticas en el torrente sanguíneo. Niveles enzimáticos altos pueden indicar un daño hepático causado por medicamentos, alcohol, hepatitis o drogas ilícitas. Las LFT habitualmente forman parte de los análisis de sangre rutinarios para personas con VIH. Las LFT más comunes son:

descargar conjunto primavera actos de un tonto

clopidogrel idosos

actos del comercio articulo 75

Aumento de la presión venocapilar. La éstasis venosa es el mecanismo fisiopatoló- gico más antiguo del edema en la insuficiencia cardiaca, sin embargo no es el único a considerar. No existe una correlación única entre la hipertensión venocapilar y la aparición del edema en la IC, pues se encuentran enfermos con pronunciada elevación de la presión venosa y con edema discreto, al mismo tiempo que edemas voluminosos pueden surgir en pacientes con presión venosa discretamente elevada. El mecanismo por el cual la presión venocapilar hace aparecer el edema es el simple fenómeno de la trasudación, resultante del desequilibrio de presiones entre los sistemas intra y extravascular.

Trastornos del equilibrio del medio interno con retención de agua y sodio. Son cuatro los mecanismos considerados actualmente en la retención de sodio en la IC: 1. Elevación de la presión venosa renal por la congestión, 2. disminución del flujo plasmático renal y vasoconstricción renal, 3. disminución de la filtración glomerular, y 4. aumento de la reabsorción tubular de sodio y agua, como consecuencia de la acción de hormonas y otras influencias químicas.

Reducción de la presión coloidosmótica del plasma. La hipoalbuminemia coparticiparía en la formación del edema. Las causas probables de hipoalbuminemia en esta situación serían: síntesis proteica disminuída como consecuencia de la congestión venosa crónica del hígado, expoliación proteica en virtud de una enteropatía perdedora de proteínas como consecuencia de la congestión de la mucosa intestinal y pérdida prolongada de proteínas a través de la orina y de los trasudados cavitarios. Alteración de la permeabilidad capilar. La posibilidad de que la existencia de un estado de hiperpermeabilidad capilar sea un factor agregado en la formación del edema de la IC, tiene como explicación teórica la siguiente: La hipoxia resultante de la éstasis capilar sería responsable de una alteración de la membrana capilar, que permitiría el pasaje de proteínas y sodio hacia el intersticio.

Trastornos de la presión hística. Los pacientes sometidos a repetidos episodios de edema en la IC, presentarían una disminución de la presión hística ocasionada por el estiramiento periódico de los tejidos intersticiales. (Factor accesorio ). Alteración del drenaje linfático. Es probable que la hipertensión venosa en la IC, se refleje en el drenaje linfático, dificultando este flujo vascular.

Trastornos hormonales. La aldosterona y la hormona antidiurética son sustancias vinculadas con la retención hidrosalina en la IC. La disminución del VACE, producida por el débito cardiaco alterado, estimularía a las células del aparato yuxtaglomerular, provocando activación del sistema renina- angiotensina- aldosterona.También existiría una degradación hepática de aldosterona disminuída como consecuencia de la congestión hepática de la IC. En cuanto a la participación de la hormona antidiurética, las pruebas aún no son concluyentes. En la práctica, las causas más comunes de este tipo de edema son las obstrucciones venosas intraluminales (coágulo sanguíneo, trombos de células malignas), las compresiones venosas extrínsecas y las varicosidades venosas.

Sintéticamente los mecanismos fisiopatológicos que participan de este edema son dos: *la éstasis venosa regional y la consiguiente hipertensión en el sector capilar venoso correspondiente y * el factor inflamatorio, la flebitis. Esta última acompaña comúnmente a las trombosis venosas. Las alteraciones inflamatorias de la pared venosa y de los tejidos perivasculares, que aparecen en la flebitis, rompen el equilibrio hidrostático intra y extravascular, sumándose al factor éstasis en la génesis del edema. En las compresiones extrínsecas y en las varicosidades sin complicaciones, el componente inflamatorio no participa.

El edema, en la cirrosis hepática, surge generalmente después del establecimiento de la ascitis. Los factores implicados en la fisiopatología de este edema son varios: trastorno de la síntesis de albúmina, retención de agua y sodio, hipertensión de la cava inferior e hiperaldosteronismo secundario.

-La hipoalbuminemia disminuye la presión oncótica del plasma y facilita el pasaje de líquidos del sistema intravascular hacia los espacios intersticiales.Este hecho es básico en el origen del edema de la cirrosis hepática. -La retención del sodio no tiene aún una explicación definida, y parece producirse principalmente por el hiperaldosteronismo secundario que se desarrolla en la cirrosis hepática. Este resulta de la disminución de la perfusión renal existente en los cirróticos, hecho que estimula el aparato yuxtaglomerular y el sistema renina angiotensina. Este mecanismo explicaría la reabsorción mayor de sodio a nivel tubular distal, región donde actúa la aldosterona, pero no justifica la reabsorción igualmente más elevada en los túbulos proximales observada en la cirrosis hepática. Al lado de esto, la degradación de la hormona por el hígado estaría disminuída, provocando su elevación plasmática. No solo la aldosterona, sino también los glucocorticoides y los estrógenos son deficientemente inactivados y probablemente participan en la fisiopatología del edema en la cirrosis.

-En relación con el agua, se mencionan dos mecanismos: aumento de la cantidad de hormona antidiurética (rechazado por algunos), y una segunda hipótesis, en la cual una cantidad extremadamente grande de sodio sería reabsorbida en los túbulos proximales, ocasionando una oferta de iones tan reducida en los túbulos distales que no permitiría que el agua “libre” fuese generada en este segmento del “nefrón”. El edema de origen renal tiene dos ejemplos principales, cada uno de ellos con una fisiopatología diferente.

EDEMA DEL SÍNDROME NEFRÓTICO. El síndrome nefrótico es un estado clínico caracterizado por edema, proteinuria superior a 3 gr % en las 24 horas, hipoproteinemia, hiperlipidemia y lipiduria. La base anatomopatológica fundamental del síndrome nefrótico consiste en una alteración morfológica de la membrana filtrante renal. Puede tener como causas: glomerulonefritis, nefropatía diabética, amiloidosis, enfermedades del colágeno, etc. La lesión de la membrana filtrante, provoca el aumento de la permeabilidad glomerular. La hiperpermeabilidad glomerular tendrá como primera consecuencia, la eliminación excesiva de proteínas por la orina (proteinuria) y la consiguiente hipoproteinemia. Esta provocará disminución de la presión coloidosmótica del plasma, trasudación de líquido plasmático hacia el espacio extravascular y edema. El pasaje de líquidos del interior del sistema vascular hacia los espacios intersticiales disminuye el volumen plasmático circulante, provocando el estímulo de la secreción de aldosterona con retención de sodio y agua, y aparte el estímulo de la secreción de hormona antidiurética, retención de más agua y, consecuentemente, más edema.

EDEMA DEL SÍNDROME NEFRÍTICO. El síndrome nefrítico se caracteriza por edema, hipertensión arterial, hematuria y proteinuria leve o moderada. Pueden observarse otros signos y síntomas de acuerdo a la etiología, sin embargo, siendo la etiología más frecuente la glomerulonefritis, ésta servirá de base para su explicación. En la glomerulonefritis aguda difusa existe una intensa reacción inflamatoria, que entre otras disfunciones, conduce a la reducción de la filtración glomerular. Otra observación común es el pasaje de proteínas hacia el filtrado glomerular, pasaje que nunca es cuantitativamente semejante al del síndrome nefrótico y no constituye la base fisiopatológica de este tipo de edema. La reducción de la filtración glomerular, parece ser el denominador fundamental en este tipo de edema. Dicho trastorno hemodinámico renal provocará un aumento de la reabsorción de sodio y agua, resultando edema.

Otros factores coparticipan en la génesis del edema del síndrome nefrítico. Se acepta que en la glomerulonefritis existe una alteración de la permeabilidad del sistema capilar como consecuencia del trastorno inmunológico que provoca la trasudación capilar y ayuda a la formación del edema. Junto con eso, la hipervolemia resultante de la retención de sodio y agua, redundaría en falla cardíaca. Este mismo mecanismo explicaría, al lado de otros, la hipertensión arterial y la mayor sobrecarga del trabajo cardiaco. Es discutida la presencia de una miocarditis de tipo seroso en la glomérulo nefritis que contribuiría al desarrollo del edema, provocando insuficiencia cardiaca. Y finalmente hay que destacar que la administración de sodio y agua en forma indiscriminada antes de sentar el diagnóstico de la enfermedad, es otro factor importante en la retención hidrosalina. El factor básico en la fisiopatología del edema carencial es la hipoproteinemia. Desde el punto de vista clínico-fisiopatológico, el edema aparece cuando la tasa de albúmina desciende (en término medio y como factor aislado), por debajo de 2 gr %.

Las proteínas plasmáticas y en especial, la albúmina, representan una de las fuerzas que tienden a retener líquidos en los vasos, o a reabsorber líquidos extravasados. Esta fuerza esta representada por la presión coloidosmótica. Las causas del edema carencial, tienen como ejemplos: ingestión deficiente de proteínas, pérdida excesiva (por el riñón o tubo digestivo), síntesis inadecuada y catabolismo exagerado (neoplasias, hipertiroidismo, exceso de cortisol). En la práctica, la asociación de los factores antes descritos es lo más frecuente.

Aún cuando la hipoproteinemia sea el factor básico del edema carencial, otros también participan. En los síndromes carenciales existe autofagia de las proteínas del organismo. Este fenómeno se produce especialmente en los músculos esqueléticos, produciendo la consunción de las masas musculares. La falta de sostén de las venas y linfáticos por los tejidos musculares hace disminuir la presión mecánica intersticial y la del flujo de estos vasos. De tal forma, en posición ortostática especialmente se produce éstasis sanguínea en las venas de los miembros inferiores y reducción del volumen plasmático circulante. De esto resultará el estímulo de la secreción de aldosterona y retención de sodio y agua, contribuyendo a la formación del edema. Los estados carenciales van acompañados generalmente por deficiencias vitamínicas. La hipovitaminosis B1 conduce a la vasodilatación capilar periférica y la deficiencia de vitamina C provoca trastornos de la permeabilidad vascular, favoreciendo ambas la trasudación.

La ingestión de glúcidos, por mecanismos aún desconocidos, probablemente con intervención del potasio, provocaría el estímulo de la secreción de aldosterona con retención de agua y sodio, y el ulterior edema. Factores como la hipoxia y la hipovitaminosis C pueden alterar la permeabilidad vascular, sin embargo nos referimos ahora a los trastornos inflamatorios. En relación con el mecanismo de la inflamación, se consideran dos causas principales: la infección y la alergia, o sea el edema provocado por la infección y el alérgico o angioneurótico.

Las bases fisiopatológicas son semejantes en los dos tipos, razón por la cual se estudian en conjunto. En estas, se produce reacción antígeno-anticuerpo a nivel de los capilares con activación del sistema complemento, el cual provoca liberación de histamina y polipéptidos vasodilatadores denominados “cininas”, los cuales provocan aumento de la permeabilidad de la pared capilar, causando trasudación y edema.

En algunas ocasiones raras, se observa deficiencia de la síntesis de un inhibidor de la fracción C1 del sistema complemento, que desencadenaría los mismos hecho que la reacción antígeno-anticuerpo. Se transmite en forma autosómica dominante EDEMA DE ORIGEN LINFÁTICO

Este edema aparece cuando existe un flujo linfático deficiente. También se denomina linfedema. Las causas más comunes son debidas a obstrucciones, y los mejores ejemplos son los procesos infecciosos, trombosis por células neoplásicas, irradiaciones, compresiones extrínsecas, filariasis y anomalías congénitas. La principal función del sistema capilar linfático es la extracción de líquidos de los espacios intersticiales, aparte de las proteínas. En presencia de deficiencia del flujo linfático, este trabajo de extracción se ve disminuido y las proteínas se acumulan en el espacio intersticial. Este hecho provoca la elevación de la presión oncótica del intersticio, facilitando la trasudación capilar. El secuestro de plasma por los espacios intersticiales conduce a la disminución del volumen plasmático circulante, aumento de la secreción de aldosterona y retención de sodio y agua.

El mixedema es una forma especial de edema que se observa en la hipofunción tiroidea. La deficiencia de las hormonas tiroideas activas (triyodotironina y tiroxina) provoca, entre otras alteraciones acumulación de material mucopolisacárido (mucoproteínas) en diversos sectores del organismo. El depósito de muco proteínas en los espacios intersticiales aumenta la presión oncótica local y la trasudación capilar como consecuencia de la atracción ejercida por las proteínas en relación con el agua. La traducción clínica de este fenómeno es el edema, que, semiológicamente, es de tipo plástico, poco depresible. Junto a la acumulación de mucoproteínas existe, en el hipotiroidismo, reducción del volumen plasmático circulante. Esto acarrea la disminución de la filtración renal y el consiguiente aumento de la reabsorción de agua y sodio. A veces, la insuficiencia cardiaca se suma a los anteriores, representando otro factor edemigénico.

Edema de la gravidez. Se produce por el aumento de sustancias hormonales (maternas, fetales y placentarias) que retienen sodio. Además el aumento de presión intrabdominal como consecuencia del crecimiento uterino, provoca hipertensión de la cava inferior y éstasis venosa en los miembros inferiores. Edema de la toxemia del embarazo. La toxemia del embarazo tiene como expresión anatomopatológica renal una endoteliosis glomerular. Esta alteración lleva a la reducción acentuada de la filtración glomerular y el consiguiente aumento de la reabsorción de agua y sodio. Paralelamente y por mecanismos todavía no aclarados, existe una vasoconstricción arterial capilar que reduzca aún más la filtración glomerular. La hipertensión arterial que acompaña al cuadro de toxemia (debida a la vasoconstricción general), puede contribuir al síndrome edematoso en caso de insuficiencia cardiaca.

Edema premenstrual. Generalmente aparece en la semana que antecede a la menstruación. Parece depender del exceso de estrógenos, los cuales retienen sodio. Aparte de ello, los estrógenos producen vasodilatación periférica, hecho que contribuye a la extravasación capilar. Edema trófico. Es el edema observado en las parálisis, de allí que se denomina edema neurológico. Los factores que participan en el origen del edema trófico son:

Ø Disminución de la presión mecánica intersticial por la atrofia muscular. Ø Estasis venosa como consecuencia de la ausencia o disminución de la contracción muscular.

nulidad delos actos administrativos de efectos particulares

La medida más eficaz en la prevención del cáncer es la eliminación del consumo de tabaco, ya que el 30% de las muertes por cáncer son producidas por su consumo. El control de la dieta también reduce la mortalidad: disminuir la ingesta calórica para evitar la obesidad, reducción de las calorías procedentes de la grasa a un 20% de la dieta, reducción del consumo de carnes rojas, aumento de la ingesta de fibra (cereales, frutas y verduras) y alimentos protectores (con contenido en vitaminas C y A, verduras como el repollo, la coliflor, el brócoli o las coles de Bruselas). Debe limitarse el consumo de alimentos ahumados, en salazón o ricos en nitritos, así como el consumo de alcohol. El control sobre los factores ambientales incluye la eliminación de productos carcinógenos en el lugar de trabajo y en el hogar, como por ejemplo la eliminación de la exposición a las fibras de asbesto o la reducción del gas radón en el hogar.

Las técnicas de detección precoz o screening pueden realizarse para el cáncer de cérvix (cuello uterino), mama, colon, recto y próstata. Es recomendable la realización de un chequeo anual a partir de los 40 años incluso en la ausencia de síntomas; los países con sistema público de salud no siempre ofrecen este servicio y el paciente debe sufragar el gasto. El cáncer de mama se considera uno de los principales problemas de salud en los países desarrollados y muchas mujeres mueren cada año por esta causa. Las mujeres mayores de 50 años son las que tienen mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama y el riesgo máximo lo presentan las pacientes con una edad superior a 75 años. Los médicos recomiendan realizar un examen anual o bienal, mediante mamografía y exploración física, a las mujeres de 50 o más años de edad. En general, no se recomienda realizar mamografías por debajo de los 39 años de edad. En cuanto al grupo de mujeres entre 40 y 49 años de edad existen controversias sobre la utilidad de las mamografías. El cáncer de endometrio supera en frecuencia, en España, al de cérvix, pero no se dispone de ningún estudio que evalúe los beneficios de biopsias en pacientes asintomáticas. La citología ha demostrado ser un método eficaz para la detección precoz de cáncer de cérvix. Se recomienda la realización de una citología cada 3 años siempre que se hayan detectado 2 citologías negativas en intervalos anuales. En muchos países desarrollados el aumento en el número de personas que disfrutan sus vacaciones en países de clima cálido ha producido un aumento en el cáncer de piel. Se recomiendan las medidas preventivas, como el uso de cremas o pantallas protectoras frente a la acción potencialmente lesiva de los rayos ultravioletas solares. La adopción generalizada de las medidas de detección precoz podría reducir la incidencia de cáncer de mama y colon, e incrementar la tasa de curación del cáncer de mama, colon, recto, cuello uterino y próstata.

Las causas que provocan el cáncer al estómago no están bien establecidas, pero hay muchas factores de riesgo que contribuyen a la formación de un cáncer. Entre éstas podemos contar: -Infección por Helicobacter Pylori

-Consumo frecuente de comida ahumada y salada -Consumo de alimentos altos en almidón y bajos en fibra

-Consumo frecuente de vegetales en escabeche -Consumo habitual de comida y bebida que contengan nitrato y nitrito

-Una previa intervención estomacal -Anemia perniciosa (causada por deficiencias de la vitamina B12)

-Padecimiento de la enfermedad de Ménétrier -Tener un tipo de sangre A

-Tener Antecedentes familiares de cáncer -Antecedentes de pólipos estomacales

-Estar expuesto frecuentemente (en especial en el lugar de trabajo) a humo Estudios recientes han concluido que una dieta que incluye un alto consumo de carne roja, especialmente si es asada, contribuye también a un cáncer gástrico.

A veces el cáncer puede encontrarse en el estomago durante mucho tiempo y crecer considerablemente antes de que cause síntomas. En las etapas iniciales, el paciente podría sufrir de: -Molestia o dolor estomacal

- Hinchazón después de comer En las etapas avanzadas, el paciente sufrirá los siguientes síntomas:

Si hay síntomas, el médico suele ordenar una radiografía de la región gastrointestinal superior (también conocida como serie GI superior). Para este examen, el paciente bebe un líquido que contiene bario, el cual permite que se observe el estómago con mayor facilidad en la radiografía. Generalmente, esta prueba se realiza en la oficina del médico o en el departamento de radiología del hospital. El médico también puede mirar dentro del estómago con un tubo delgado iluminado que se llama un gastroscopio. Este procedimiento, conocido con el nombre de gastroscopia, detecta la mayoría de los cánceres del estómago. Para efectuar este examen, se introduce el gastroscopio por la boca y se dirige hacia el estómago. El médico poner anestesia local (un medicamento que causa pérdida de la sensibilidad durante un período corto) en la garganta o administrar otra medicina para relajarle antes del examen para que no sienta dolor.

Si el médico observa tejido anormal, quizás tenga que extraer un pedazo pequeño para observarlo en el microscopio con el fin de determinar si hay células cancerosas. Este procedimiento se conoce como biopsia. Generalmente, las biopsias se hacen durante la gastroscopia. La probabilidad de recuperación (pronóstico) y la selección del tratamiento dependerán de:

-La edad, el estado de salud y el historial medico del paciente -Etapa en la que el cáncer se encuentre (si se encuentra en el estómago o si se ha diseminado a otras partes del cuerpo)

-La tolerancia del paciente a ciertos medicamentos, procedimientos o terapias -Las expectativas de sanación (o del curso de la enfermedad)

-La opinión o preferencia del paciente. Explicación de las etapas:

Una vez que se encuentra cáncer en el estómago, se hace otras pruebas para determinar si las células cancerosas se han diseminado a otras partes del cuerpo. Este proceso se denomina clasificación por etapas. El médico necesita saber la etapa en la que se encuentra la enfermedad para poder planear el tratamiento adecuado. Las siguientes etapas se emplean en la clasificación del cáncer del estómago: El cáncer del estómago en etapa 0 es un cáncer en su etapa inicial. El cáncer sólo se encuentra en la capa más interior de la pared estomacal.

El cáncer se encuentra en la segunda o tercera capa de la pared estomacal y no se ha diseminado a los ganglios linfáticos cercanos al cáncer o se encuentra en la segunda capa de la pared estomacal y se ha diseminado a los ganglios linfáticos que se encuentran muy cerca del tumor. (Los ganglios linfáticos son estructuras pequeñas en forma de frijol que se encuentran en todo el cuerpo y cuya función es producir y almacenar células que combaten la infección.) Se puede presentar cualquiera de las siguientes situaciones:

1. El cáncer se encuentra en la segunda capa de la pared estomacal y se ha diseminado a los ganglios linfáticos que se encuentran lejos del tumor. 2. El cáncer sólo se encuentra en la capa muscular (la tercera capa) del estómago y se ha diseminado a los ganglios linfáticos muy cercanos al tumor.

3. El cáncer se encuentra en las cuatro capas de la pared estomacal pero no se ha diseminado a los ganglios linfáticos ni a otros órganos. Se puede presentar cualquiera de las siguientes situaciones:

1. El cáncer se encuentra en la tercera capa de la pared estomacal y se ha diseminado a los ganglios linfáticos que se encuentran lejos del tumor. 2. El cáncer se encuentra en las cuatro capas de la pared estomacal y se ha diseminado a los ganglios linfáticos que están muy cerca del tumor o lejos del tumor.

3. El cáncer se encuentra en las cuatro capas de la pared estomacal y se ha diseminado a tejidos cercanos. El cáncer puede haberse diseminado o no a los ganglios linfáticos muy cercanos al tumor. El cáncer se ha diseminado a los tejidos cercanos y a los ganglios linfáticos que se encuentran lejos del tumor o se ha diseminado a otras partes del cuerpo.

La enfermedad recurrente significa que el cáncer ha reaparecido (recurrido) después de haber sido tratado. Puede reaparecer en el estómago o en otra parte del cuerpo como el hígado o los ganglios linfáticos. Tratamiento del cáncer del estómago

actos graduacion urjc 2013

¿Cómo saber o confirmar que nos encontramos ante una enfermedad o proceso con afectación del bazo? La exploración clásica del bazo se realiza básicamente mediante la palpación. En situación normal, el bazo no es palpable en hipocondrio izquierdo. Su palpación, prácticamente siempre significa que está patológicamente agrandado. La magnitud de la esplenomegalia se expresa en traveses de dedo o mejor en centímetros por debajo del reborde costal izquierdo. La percusión puede ayudar a la exploración.

La ecografía abdominal y la tomografía axial computerizada abdominal permiten valorar más objetivamente el tamaño del bazo. La radiografía simple puede ser útil en algún caso. Se admite que el bazo grande secuestra y destruye a las células sanguíneas provocando la aparición de una disminución de los hematíes (anemia), leucocitos (leucopenia) y plaquetas (trombopenia), o sea de citopenias que se observan en el hemograma.

¿Que consecuencia puede tener la afectación del bazo? El aumento de tamaño en algunos casos dará lugar a la sintomatología descrita y a la disminución de alguna de las células sanguíneas. También es más fácil que se produzca su rotura ante un traumatismo, y raramente de forma espontánea.

Las consecuencias de la disminución de las funciones del bazo son ciertos cambios en la cantidad y calidad de las células sanguíneas y el aumento del riesgo de sufrir infecciones graves, más frecuentemente por bacterias que tienen la característica de estar recubiertas por una cápsula. ¿Que consecuencia puede tener la afectación del bazo?

El aumento de tamaño en algunos casos dará lugar a la sintomatología descrita y a la disminución de alguna de las células sanguíneas. También es más fácil que se produzca su rotura ante un traumatismo, y raramente de forma espontánea. Las consecuencias de la disminución de las funciones del bazo son ciertos cambios en la cantidad y calidad de las células sanguíneas y el aumento del riesgo de sufrir infecciones graves, más frecuentemente por bacterias que tienen la característica de estar recubiertas por una cápsula.

¿Cómo se evitan los problemas relacionados con las enfermedades del bazo? La vacunación frente a los gérmenes más frecuentemente implicados en infecciones severas por disminución de la función del bazo, se debería realizar siempre antes de toda extirpación del bazo programada o después en caso de que se realice de forma urgente.

La toma de antibióticos eficaces frente a dichos gérmenes de forma prolongada en el tiempo permite evitar infecciones severas. ¿Cómo se solucionan los problemas relacionados con el bazo?

La afectación del bazo en el seno de múltiples enfermedades requiere un tratamiento correcto y específico de la enfermedad principal que da lugar al problema del bazo. En algunas ocasiones, el bazo puede llegar a ser el problema principal por su excesiva función o su gran tamaño y requerir un tratamiento que consiste habitualmente en su extirpación, bien de forma quirúrgica (cirugía clásica o laparoscópica) o bien mediante la embolización y supresión del riego sanguíneo esplénico que lleva a una disminución de función. En raras ocasiones, se puede recurrir a la irradiación del bazo para disminuir su tamaño y su función.

En caso de sospecha de rotura del bazo, tras accidente de tráfico u otro, la solución también pasará por la extirpación del órgano de forma urgente. No parece probable que se acuda al médico directamente sospechando una enfermedad del bazo. Si es frecuente que se acuda por una sintomatología diversa que permita el diagnóstico de una enfermedad que afecta al bazo y ello se demuestre en los estudios que se realicen dirigidos al diagnóstico.

Entonces, en el seno de cualquier dolencia, será el médico o cirujano quién investigará la existencia de afectación del bazo sobre la base de la sintomatología presente, los datos analíticos y la frecuencia de dicha afectación en la enfermedad que se esté estudiando. Ictericia, color amarillento en los ojos, uñas o piel ¿Qué es?

La ictericia es la coloración amarillenta de la piel y las mucosas debido al aumento de la concentración de la bilirrubina en la sangre. Habitualmente, el aumento de bilirrubina produce ictericia cuando su concentración es mayor de 2-3 mg/dL. Existen otras causas por las que la piel puede tomar una coloración amarillenta; se pueden distinguir de la ictericia porque en ellas no se produce coloración amarillenta de la conjuntiva de los ojos. En algunos casos, la ictericia puede acompañarse de coluria (orinas de color muy oscuro por la presencia de bilirrubina en la orina) y acolia (heces muy claras por la ausencia de pigmentos derivados de la bilirrubina). ¿Cuáles son sus causas?

La bilirrubina es un producto de desecho de la hemoglobina, que es el contenido principal de los glóbulos rojos. Esta bilirrubina es transformada en el hígado y transportada a través de la vía biliar al intestino delgado y se elimina por las heces. Por lo tanto, puede producirse ictericia cuando existe un aumento en el ritmo de destrucción de glóbulos rojos (hemólisis), en las enfermedades hepáticas (tanto en las hepatitis agudas como en las hepatopatías crónicas como la cirrosis) y en las enfermedades en las que se produce una obstrucción de la vía biliar (las causas más frecuentes son cálculos biliares y tumores de la vía biliar o del páncreas). Además, existe un grupo de enfermedades en las que se produce una alteración aislada en el metabolismo de la bilirrubina, sin que se afecten otras funciones del hígado; la más frecuente de ellas es la enfermedad de Gilbert, en la que suele existir una ligera ictericia, sin que ello provoque una limitación en la supervivencia ni en la calidad de vida.La ictericia neonatal aparece en la mitad de los recién nacidos sanos (y es más frecuente en los niños prematuros). Se debe a una inmadurez de los mecanismos de transformación de la bilirrubina en el hígado y no suele prolongarse más de dos semanas después del parto. ¿Qué consecuencias puede tener?

En el adulto, el aumento de los niveles de bilirrubina en sangre no tiene consecuencias importantes, pero, en algunas enfermedades hepáticas crónicas, puede ser un indicio de mala función hepática. En el niño pueden producirse alteraciones del sistema nervioso, que pueden llegar a ser graves. ¿Cómo se trata?

En el adulto, la ictericia debe considerarse únicamente como un síntoma de enfermedad, sin consecuencias negativas en sí. Por ello, el tratamiento no debe ser el de la ictericia, sino el de la enfermedad que la cause. En el niño recién nacido, si los niveles de bilirrubina son muy elevados, se indica interrumpir la lactancia materna, fototerapia (exposición a la luz) y, si es necesario, intercambio sanguíneo. Gracias Marcela y Daniel P., de Madrid.
Fuente Dr. Herrero Santos C.U.N

Archivado en: Inicio » Hepatitis C (HCV) » Ictericia (color amarillo en piel y ojos) Moderando estos alimentos estarás evitando dañar tu hígado.

Existen una serie de comidas que, si las tomamos en exceso, pueden llegar a hacer daño seriamente a nuestro hígado. Por el contrario, si nuestro hígado ya está dañado y seguimos consumiendo estas comidas en exceso lo estaremos deteriorando todavía más. Perjudicar nuestro hígado es muy peligroso para nuestra salud, no solamente por los dolores abdominales fuertes que podemos llegar a padecer, sino porque también estaremos destruyendo y haciendo daño uno de los órganos más importantes de nuestro cuerpo. En Bekia te contamos porqué debemos mantener nuestro hígado sano y qué alimentos no debemos tomar o abusar si no queremos dañarlo.

El hígado es el órgano de nuestro cuerpo, situado en el abdomen, que se encarga de filtrar toda la comida y la bebida que ingerimos. Por lo tanto, tiene una función desintoxicante, ya que absorbe aquellos nutrientes beneficiosos para nuestro cuerpo y descarta todo aquello que debe ser expulsado del mismo. La función de este órgano es, así pues, muy importante, ya que si no funciona bien no estaremos recibiendo los nutrientes y las vitaminas necesarias de las comidas para que nuestro cuerpo funcione con normalidad. A las personas que tienen daño y no les funciona correctamente este órgano deben de serle inyectadas las vitaminas, puesto que no podrán tomarlas por vía oral porque el hígado no absorberá sus nutrientes. Además de filtrar, el hígado también produce la bilis, una sustancia química que genera nuestro propio cuerpo para poder disolver los alimentos que comemos en el estómago, y así expulsar lo no necesario más fácilmente.

Lo mejor de este órgano tan importante es que se regenera solo, sorprendentemente y a diferencia del resto de órganos de nuestro cuerpo. Sin embargo, no se mantiene sano eternamente, por lo que si se ha hecho daño y regenerado muchas veces, puede que cada vez le cueste más y llegue un punto que esté totalmente irreparable. Este órgano es, entonces, esencial para una vida sana y normal en una persona. Por lo tanto, debemos tratarlo bien y el mejor modo de hacerlo es no consumir aquellas comidas en exceso que pueden dañarlo.

Los alimentos que más dañan nuestro hígado son los siguientes: Estas, sobre todo por su alto contenido en azúcar, son malas para nuestra salud en general, así como para nuestro hígado. Sin embargo, el alcohol es la peor de ellas, porque corroe el hígado haciéndole cada vez más difícil regenerarse y poder filtrar bien los alimentos.

Estas comidas tampoco ayudarán a la salud de este órgano tan importante para nuestro cuerpo y es muy probable que aquellas personas con una mala alimentación puedan sufrir de hígado graso, el cual tiene dificultades para filtrar el alimento por causa de la gran cantidad de grasa acumulada o la cirrosis, problemas también al ir al baño. Si estas enfermedades se diagnostican a tiempo, la persona afectada se ahorrará muchos dolores a la vez que podrá empezar una dieta sana y equilibrada y recuperar el estado de salud de su hígado para que vuelva a funcionar con normalidad.

El exceso de especias también contribuye a dañar a nuestro hígado. Por lo tanto, cuando tengas que escoger qué comer o estés cocinando, intenta no comer demasiado picante, con mucha sal o especias, ya que podrías sufrir consecuencias inmediatas (como dolor de barriga o ir al baño en exceso y con dolor) o a largo plazo, como dañando el hígado de forma irreversible. Consumir demasiada bollería industrial, grasas saturadas y dulces también dificulta la tarea de filtración a este órgano, lo que hace que se deteriore con mucha más facilidad.

Hay alimentos que hacen que nuestro estómago e hígado tengan que trabajar más que con otros. Las verduras son muy sanas y fáciles de digerir, pero la carne roja, los huevos, los cereales (pan, gluten, pasta) son mucho más pesados, por lo que nuestro organismo tiene que hacer más esfuerzo para eliminarlos de nuestro cuerpo. Por eso, debemos consumir todos los alimentos y bebidas citados siempre con moderación. Si mantenemos una dieta equilibrada con un ritmo de vida sano tendremos muchas menos probabilidades de dañar nuestro hígado y podremos mantenerlo mucho más tiempo sano.

Existen enfermedades del hígado que son virales, como un tipo de hepatitis, que de nada depende nuestra dieta previa, pero sí influirá durante su curación si tomamos los consejos prestados con anterioridad. Así pues, evitar los alimentos que dañan nuestro hígado es fácil, y más si los consumimos solamente con moderación, puesto que entendemos y respetamos la importante labor de este órgano en nuestro cuerpo. Los medicamentos usados para tratar el VIH/SIDA, al igual que cualquier medicamento para el tratamiento de enfermedades crónicas (como los problemas con la presión arterial, la diabetes y el corazón) entre otras, son indicados con el propósito específico de controlar la enfermedad. Todos los demás efectos que aparezcan, son considerados secundarios. Algunos son leves, como el dolor de cabeza; otros pueden ser severos e incluso graves, como lo es el daño del hígado. Algunos duran pocos días o semanas y otros continúan durante todo el tratamiento e incluso después de haberlo terminado. Esto no significa que todas las personas que tomen un medicamento o combinación de medicamentos experimentarán efectos secundarios.

actos tendenciales

41. Rubio C, González D, Martín-Izquierdo RE y cols. El zinc: oligoelemento esencial. Nutr Hosp 2007; 101-107. [ Links ] 42. Marchesini G, Fabbri A, Bianchi GP y cols. Zinc supplementation and amino acid nitrogen matabolism in patients with advanced cirrhosis. Hepatology 1996; 23:1084-1092. [ Links ]

Recibido: 10-I-2008.
Aceptado: 15-II-2008.

La cirrosis hepática es la consecuencia final de muchas enfermedades hepáticas crónicas que lleva a la pérdida de la arquitectura normal del hígado y una disminución progresiva de sus funciones. La cirrosis hepática es la consecuencia final de muchas enfermedades hepáticas crónicas que lleva a la pérdida de la arquitectura normal del hígado y una disminución progresiva de sus funciones. Cualquier enfermedad que produzca una inflamación crónica del hígado puede, en el curso de años, llegar a producir cirrosis. La cirrosis se define por las alteraciones estructurales que aparecen en el hígado. Las fundamentales son tres:
➤ necrosis hepatocelular
➤ fibrosis
➤ nódulos de regeneración.

Necrosis significa muerte o destrucción de las células del hígado. En los pacientes que llegarán a desarrollar cirrosis esta muerte celular se produce de modo continuo, como consecuencia del daño hepático que produce la causa de la enfermedad. Las células muertas son, durante mucho tiempo, sustituidas por otras nuevas, hecho denominado regeneración. La fibrosis es la consecuencia del proceso de cicatrización que producen las lesiones inflamatorias que ocurren en el hígado, de manera que con el paso de los años el hígado se convierte en un órgano con gran cantidad de tejido cicatricial que altera por completo su estructura. Como consecuencia, las células nuevas, generadas para sustituir a las desaparecidas, no pueden colocarse en el lugar adecuado y se sitúan donde les permite la trama de cicatrices que surca el hígado. Por este motivo se habla de nódulos de regeneración, por encontrarse grupos de células hepáticas rodeados de fibras colágenas (de cicatriz) formando nódulos. Además, esta trama fibrosa produce un segundo efecto que es cerrar y endurecer los pequeños vasos hepáticos (sinusoides) por los que circula la sangre a través del hígado. Este hecho va a tener una consecuencia muy importante: aumentar la dificultad (resistencia) para que la sangre que entra en el hígado por la vena porta circule a través del órgano. Esta dificultad genera un aumento de presión en todo el sistema venoso que aporta sangre al hígado (el sistema portal) y a este hecho, capital en las complicaciones de la cirrosis, se le denomina hipertensión portal. Por otra parte, la capacidad de regeneración hepática no es infinita, de manera que llega un momento en que empieza a disminuir la cantidad total de células hepáticas, y el hígado es progresivamente más incapaz de cumplir adecuadamente sus múltiples funciones. Por lo tanto, al final, todas las manifestaciones clínicas de la cirrosis son la consecuencia de dos hechos fundamentales: la insuficiencia hepatocelular y la hipertensión portal. Epidemiológicamente es una enfermedad importante que está incluida entre las 10 principales causas de muerte en los países occidentales. Hay muchas causas de cirrosis. Las principales en nuestro medio son dos: El consumo excesivo de alcohol (cirrosis etílica o alcohólica) y la hepatitis crónica por virus C (cirrosis por virus C), que son responsables del 80 por ciento de los casos de cirrosis en España. Además, se puede producir cirrosis por hepatitis crónica por virus B, por infección crónica mixta por virus B y virus D, por enfermedades, denominadas colestásicas crónicas (que afectan a la producción o a la salida de la bilis del hígado, tales como la cirrosis biliar primaria o la colangitis esclerosante) y por enfermedades metabólicas congénitas del hígado que se manifiestan en la vida adulta, como la hemocromatosis primaria (sobrecarga hepática de hierro -bastante frecuente-), la enfermedad de Wilson (sobrecarga hepática de cobre -muy rara-) y el déficit de alfa-1-antitripsina (también bastante rara). Otras causas poco comunes de cirrosis son la hepatitis autoinmune, en la que se produce una agresión al hígado por parte de nuestro propio sistema defensivo, y la toxicidad hepática por algunos fármacos. Existen otras causas mucho más raras y algunas específicas de la infancia que producen cirrosis precoz en niños o adolescentes. Todas las enfermedades citadas necesitan años de evolución para llegar a producir cirrosis. Además, en muchos casos, el consumo excesivo de alcohol o la hepatitis crónica por virus C no llegan a producir cirrosis y el paciente fallece por un motivo independiente de la enfermedad hepática.

¿Quiénes están expuestos a padecer cirrosis? Todas las personas con una enfermedad hepática crónica tienen riesgo de desarrollar cirrosis. Por este motivo, para individualizar el riesgo, para valorar la posibilidad de tratamiento de la enfermedad causante del daño hepático y para prevenir complicaciones, estas personas deben ser vigiladas periódicamente por el médico.

Los síntomas dependen de la gravedad del daño hepático. Cuanto más insuficiencia hepática y más hipertensión portal existan más intensos son los síntomas del paciente. En las fases iniciales los pacientes pueden estar asintomáticos y llevar una vida normal no siendo, por tanto, conscientes de su enfermedad. De hecho, en algunos casos la enfermedad se descubre de modo casual durante una revisión general de salud o al consultar por otra enfermedad no relacionada. Más adelante, el paciente se encuentra cansado, le falta energía, pierde el apetito, puede tener molestias digestivas y perder peso y masa muscular. Cuando la enfermedad está avanzada, el paciente se encuentra siempre enfermo, no puede llevar vida normal y aparecen, entre otros los siguientes síntomas principales: ➤ Ictericia, que es una coloración amarillenta de la piel debida a la incapacidad del hígado de eliminar la bilirrubina de la sangre.

➤ Cambios en la piel: Aparición de dilataciones vasculares sobre todo en las mejillas, tronco y brazos, que según su forma se llaman telangiectasias o arañas vasculares. Además, puede aparecer enrojecimiento de las palmas de las manos y los pulpejos de los dedos y las uñas cambian su color rosado por otro más blanquecino. ➤ Retención de sal y agua, que se manifiesta por un acúmulo de líquido en las extremidades inferiores (edemas) y en al abdomen (ascitis), que se distiende.

➤ Facilidad para el sangrado: El hígado fabrica muchas de las sustancias que permiten la coagulación de la sangre. Al fallar el hígado es frecuente el sangrado por las encías, por la nariz y la aparición de hematomas con golpes suaves. Además, debido a la hipertensión portal el bazo secuestra plaquetas, que son células de la sangre muy importantes para la coagulación, lo que también facilita el sangrado. Algunos pacientes presentan hemorragias internas graves, sobre todo en el aparato digestivo, debido a la rotura de varices (venas dilatadas, que se forman como consecuencia de la hipertensión portal) en el esófago o el estómago. Estas hemorragias son graves, pueden ser mortales y requieren ingreso en un hospital para su tratamiento. ➤ Cambios en la conducta y en el nivel de consciencia: El hígado se encarga de retirar de la sangre sustancias tóxicas para el cerebro. Cuando el hígado fracasa, estas sustancias producen una intoxicación cerebral que se manifiesta por insomnio nocturno, somnolencia diurna, cambios en la conducta y en el humor y finalmente, desorientación y progresiva disminución del nivel de consciencia que puede llegar al coma. Esta complicación es grave y requiere ingreso hospitalario.

➤ Cambios en la función sexual: Debido a cambios hormonales y a la desnutrición, es frecuente la pérdida del deseo y la potencia sexual en los varones y de la menstruación y de la fertilidad en las mujeres aún en edad de procreación. Además, en los varones estos cambios hormonales pueden producir aumento del tamaño de las mamas (ginecomastia), que a veces son dolorosas. ➤ Desnutrición: El hígado es muy importante en la absorción y aprovechamiento de los nutrientes que ingerimos. Por ello, en fases avanzadas, los cirróticos se hallan desnutridos y pierden mucha masa y fuerza muscular.

➤ Otras complicaciones: la cirrosis es el factor de riesgo más importante para la aparición de cáncer de hígado y esta es una complicación muy grave que aparece en algunos pacientes cirróticos. La cirrosis se sospecha por:
➤ Historia clínica; antecedentes de consumo de alcohol, factores de riesgo para la hepatitis crónica B y C (uso de drogas por vía parenteral, promiscuidad sexual, pareja sexual de enfermos de Hepatitis B o C); fármacos, tratamientos de herbolarios y homeópatas y consumo de drogas; presencia de prurito en la mujer, patología pulmonar o historia familiar de enfermedades hepáticas.

➤ Exploración del paciente; presencia de hepatomegalia (aumento del tamaño del hígado), esplenomegalia (aumento del bazo), presencia de lesiones cutáneas como las arañas vasculares, telangiectasias en los pómulos o enrojecimiento de las palmas de las manos. ➤ Estudios analíticos; alteración en el número de células sanguíneas, marcadores de la función hepática, o de infecciones por los virus de la hepatitis B o C, entre otros y estudio de la coagulación.

➤ Ecografía abdominal es muy útil y permite frecuentemente el diagnóstico indirecto. ➤ El diagnóstico directo de certeza se realiza mediante biopsia hepática.

Las cosas más importantes que puede hacer una persona para prevenir la cirrosis son: no consumir alcohol en exceso y hacer una consulta inicial para valorar clínica y analíticamente si existe una enfermedad hepática crónica silente que pueda llegar a producir cirrosis. Si un paciente sabe que tiene alguna enfermedad hepática debe consultar periódicamente con su médico por si es una enfermedad tratable, cuya progresión se pueda evitar (enfermedad alcohólica o hepatitis B o C, por ejemplo). La cirrosis como tal carece de tratamiento médico específico dado que es irreversible. Se pueden tratar algunas de las enfermedades que la producen y evitar o retardar la evolución de una cirrosis en estadio inicial a las fases avanzadas. En las Cirrosis por Hepatitis B o C, existen distintos fármacos, según el virus causal, indicados para el tratamiento de hepatitis crónica activa o cirrosis hepática. Deben evitarse escrupulosamente las sustancias hepatotóxicas (drogas, algunos medicamentos, plantas medicinales y el alcohol). Tienen tratamiento preventivo o paliativo algunas de las complicaciones de la cirrosis tales como las hemorragias digestivas, la retención de líquidos y la encefalopatía hepática, que siempre deben ser indicados por un médico. Se emplean tratamientos dietéticos y farmacológicos. Entre los dietéticos está la reducción de la sal para prevenir la retención de líquidos y la de proteínas (carnes, pescados) para la encefalopatía hepática. Como es necesaria una buena nutrición y, hasta que hay riesgo de encefalopatía, la restricción de proteínas no es necesaria, la dieta debe ser siempre supervisada por el médico. A veces se necesitan suplementos de vitaminas y minerales. Entre los fármacos se usan fundamentalmente los diuréticos para tratar la retención de líquidos y los llamados beta-bloqueantes para prevenir las hemorragias digestivas. Pueden ser necesarios otros muchos fármacos para tratar las complicaciones pero la mayor parte de ellos se usan fundamentalmente en el ámbito hospitalario. Finalmente hay que conocer que el tratamiento definitivo de la cirrosis es el trasplante hepático. Se realiza en los pacientes en que se estima una supervivencia menor de dos años, a consecuencia de la cirrosis, y en los que no existe contraindicación para realizarlo por otros motivos. Es muy importante que todo paciente con cirrosis sea visitado por su médico al menos 2 veces al año y siempre que presente alguna complicación. Esto permite al médico estimar más fiablemente el momento en el que el paciente debe ser considerado candidato a trasplante y proceder a su estudio como tal. Esperar a que el paciente esté en muy mala situación por cirrosis muy avanzada aumenta mucho las posibilidades de que el fallecimiento se produzca antes de que de tiempo a realizar el trasplante.

Artículo facilitado por:
El término cirrosis se refiere a una alteración de la estructura del tejido del hígado, que se aprecia a nivel macroscópico pero fundamentalmente microscópico. Esta afectación del tejido hepático se refleja a nivel clínico con múltiples manifestaciones.

Lo que sucede en la cirrosis hepática es que el tejido normal se sustituye por tejido fibroso que no realiza correctamente la metabolización de sustancias. Esta lesión es irreversible y cuando se llega a ella podemos considerar que nos encontramos ante una enfermedad crónica. Las causas que llevan a que se produzca una cirrosis hepáticas son múltiples. Las más importantes son:

  • Hepatopatía y cirrosis por alcohol: el alcohol es una de las causas de la cirrosis hepática, pero no la única. La hepatitis alcohólica es considerada la precursora de la cirrosis. Se produce una lesión en el hígado determinada por el consumo de alcohol cuya cicatrización posterior produce la cirrosis hepática. La cantidad de alcohol y el tiempo de consumo que puede ocasionar daño hepático varía mucho entre una y otra persona. Es importante establecer el tiempo y la cantidad de alcohol consumida porque es inversamente proporcional al tiempo de aparición de la cirrosis. En las mujeres, la cantidad de alcohol necesaria para que se produzca la cirrosis es menor que en el hombre, ya que poseen menos cantidad de la enzima que metaboliza el alcohol en el hígado. Aunque como ya hemos mencionado la cirrosis hepática se trata de un estadio irreversible de daño del hígado, la abstinencia alcohólica y el tratamiento adecuado pueden frenar la progresión de la enfermedad.
  • Hepatitis C crónica: la hepatitis crónica por virus C acaba produciendo cirrosis hepática. La evolución de la cirrosis por virus C es más lenta que por el alcohol. Actualmente, el tratamiento para este tipo de hepatitis, aunque aún no es del todo eficaz, ha dado una esperanza a los pacientes infectados por virus de la hepatitis C (muchos de ellos también infectados con el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), que al haber aumentado la supervivencia en los últimos años están sufriendo graves problemas de salud por la hepatitis).
  • Hepatitis crónica por virus B y D: del mismo modo puede suceder con la hepatitis crónica por virus de la hepatitis B. La hepatitis D en sí misma no degenera en cirrosis pero es coadyuvante si el paciente está sobreinfectado con el virus de la hepatitis B.
  • Hepatitis autoinmune: este tipo de hepatitis es causada por un problema en el sistema inmunitario y puede desencadenar en cirrosis.
  • Enfermedades hereditarias: son enfermedades que producen alteraciones metabólicas con daño hepático que pueden desencadenar en cirrosis. Dentro de las más conocidas nos encontramos con:
  • La deficiencia de Alfa-1 Antitripsina.
  • La hemocromatosis.
  • La enfermedad de Wilson.
  • La galactosemia.
  • Las enfermedades por depósito de glucógeno.
  • Esteatohepatitis no alcohólicas: existen cúmulos de grasa en el hígado, los que puede derivar en una cirrosis hepática después de cierto tiempo de evolución. Esta lesión aparece asociado con la diabetes, desnutrición proteica, obesidad, enfermedad arterial coronaria y tratamiento con corticoesteroides.
  • Bloqueo de los conductos biliares: se produce daño hepático por la obstrucción de los canalículos intra y extrahepáticos. Existen ciertas enfermedades en las que se produce esta obstrucción como en la cirrosis biliar primaria.
  • Fármacos y toxinas: ciertas medicamentos o tóxicos pueden generar una cirrosis hepática, cada uno de ellos por diferentes mecanismos de producción. Éste es otro de los motivos por los que es importante que un médico controle cualquier tipo de tratamiento y se evite radicalmente la automedicación. Las consecuencias pueden resultar irreversibles.

La cirrosis hepática produce numerosas manifestaciones clínicas aunque en ciertos estadios de la enfermedad el paciente puede permanecer completamente asintomático. Se observa falta de apetito, malnutrición, disminución del peso y de la masa muscular en pocas semanas o meses.

Posteriormente se produce una pérdida de vello en todo el cuerpo e incluso en los hombres se observa aumento de las mamas (término que se conoce como ginecomastia). Estos dos últimos síntomas se deben a una alteración en el metabolismo de los estrógenos. Se observan arañas vasculares que son aumento de los vasos sanguíneos que se observan en el tórax, en el abdomen, etc. El enfermo puede presentar una coloración amarillenta por el cúmulo de bilirrubina en piel y mucosas (ictericia). Un signo característico del alcoholismo, aunque no de la cirrosis, es la contractura palmar de Dupuytren que consiste en una fibrosis de los tendones de la palma de la mano y que produce una flexión de los dedos. A causa de la alteración fibrosa del hígado, la sangre cir-cula peor por este órgano, lo que provoca un aumento de la tensión dentro de los vasos hepáticos como la vena porta. Esto lleva a un aumento de las venas del estómago y del esófago, que se conoce como varices esofágicas. La complicación más grave de dichas varices es el sangrado.

La disminución de la producción de albúmina, una pro-teína producida por el hígado y que mantiene la presión dentro de los capilares sanguíneos, hace que el líquido permanezca dentro de los mismos y quede libre en el abdomen, esto se conoce con el nombre de ascitis. El paciente presenta el abdomen distendido y puede llegar a tener tal cantidad de líquido libre que resulte necesario el drenaje para mejorar la respiración y disminuir la distensión. Si la enfermedad sigue evolucionando se producen múl-tiples complicaciones en diferentes regiones anatómicas del cuerpo, como ya hemos comentando. Las complicaciones más graves y significativas de la cirrosis son:

  • Edema y ascitis: la ascitis es una de las complicaciones más frecuentes dentro de la cirrosis hepática como ya hemos visto. Al igual que el líquido tiende a extravasarse fuera de los vasos en el abdomen y se produce la ascitis, también puede acumularse líquido en las piernas produciéndose edemas.
  • Hematomas y sangrado: en el hígado se producen las proteínas necesarias para la coagulación. Cuando éste se encuentra afectado pueden aparecer hematomas o sangrados espontáneos.
    Ictericia: como vimos anteriormente, se produce por el cúmulo de bilirrubina en la piel y en las mucosas.
  • Prurito: se produce por la bilirrubina que depositada en la piel produce intenso picor.
  • Encefalopatía hepática: consiste en una alteración del estado mental del paciente por el aumento de toxinas que el hígado no es capaz de metabolizar. Ésta es una situación muy grave que puede desencadenar la muerte del paciente. Existen diferentes estadios de encefalopatía hepática. En un principio se observa una alteración de la conducta del enfermo, con abandono de la higiene personal, dificultad en el habla, etc. hasta que se llega al coma
  • Aumento de la sensibilidad a fármacos: la cirrosis provoca que se reduzca el metabolismo de ciertos fármacos y que sea necesario administrar menor dosis de los mismos o inclusive, no poder emplearlos.
  • Hipertensión portal: es el aumento de la presión dentro de la vena porta que recoge la sangre que procede del intestino y del bazo y que es transportada hacia el hígado.
  • Várices: como consecuencia de la hipertensión portal se produce una dilatación de los vasos sanguíneos del esófago y del estómago, se conocen como varices, existe una alta probabilidad de que se rompan provocando una hemorragia digestiva alta que requiere atención médica inmediata.
  • Otras alteraciones: la cirrosis puede ocasionar alteraciones en el sistema inmune, favoreciendo las infecciones. La ascitis puede infectarse con bacterias normalmente presentes en el intestino, produciendo una peritonitis.

El diagnóstico de cirrosis hepática viene determinado por la clínica, los síntomas y las alteraciones analíticas que muestran la función hepática del paciente. En muchas ocasiones se conocen los antecedentes personales y se trata de un estadio evolucionado de una enfermedad conocida previamente (como la hepatitis vírica o alcohólica). En otras ocasiones, el paciente permanece asintomático hasta momentos muy avanzados de la enfermedad.

En la exploración física se puede palpar el hígado que es duro y en ocasiones doloroso y, por supuesto, suele estar aumentado de tamaño. Los datos de laboratorio nos muestran alteraciones en la función hepática y en la coagulación.

Las pruebas de imagen nos muestran lesiones macroscópicas del hígado. Sin embargo, hasta que no se realiza una biopsia hepática no se podrá confirmar el diagnóstico porque, como dijimos anteriormente, la cirrosis se trata de una alteración de la morfología de la estructura del hígado. La biopsia debe ser tomada por un médico con experiencia. La cirrosis es un daño hepático irreversible. Un tratamiento adecuado puede detener o atrasar la progresión y reducir las complicaciones inevitables de la cirrosis.

Según la causa que produzca la cirrosis serán necesarios determinados tratamientos. En la cirrosis alcohólica es fundamental la abstinencia absoluta del alcohol. En la hepatitis se emplea el interferón aunque éste presenta múltiples efectos secundarios y no todos los pacientes son subsidiarios de recibirlo. En las hepatitis autoinmunes se emplean los corticoides. El tratamiento de las complicaciones de la cirrosis es fun-damental porque en muchas ocasiones pueden poner en peligro la vida del paciente. Es necesario que el enfermo con cirrosis tome una dieta baja en sal y en proteínas, ya que el paciente con cirrosis hepática metaboliza mal estos compuestos que pueden llegar a ocasionar encefalopatía hepática. Para facilitar la eliminación de los compuestos tóxicos que se generan es necesario que el paciente con cirrosis no presente estreñimiento. Por ello, el médico prescribe laxantes.

El uso de antibióticos es fundamental ante las posibles infecciones que sufre el paciente cirrótico. Una de las más graves es la peritonitis bacteriana. El tratamiento de la hipertensión portal es complicado. Se deben controlar la complicaciones que ésta provoca. El sangrado de las várices es una urgencia médica. La hemorragia debe deternerse y para ello se emplea la esclerosis de las mismas mediante endoscopia.

La única curación posible de la cirrosis hepática es el trasplante hepático. El trasplante hepático ha sido uno de los mayores avances de la medicina en los últimos años, ya que el paciente con cirrosis no tenía esperanza de vida. Se trata de sustituir el hígado del enfermo por el de un donante sano. Las indicaciones de trasplante hepático están determinadas por muchos factores, pero los más importantes son los que definen la esperanza de vida del paciente. Las contraindicaciones para realizar un trasplante hepático son:

registro de actos de ultima voluntad direccion

La contaminación de los alimentos puede ocurrir en cualquier momento durante su producción: el cultivo, la cosecha, el procesamiento, el almacenamiento, el transporte o la preparación. La contaminación cruzada – la transferencia de organismos nocivos desde una superficie a otra – es a menudo la causa. Esto es especialmente problemático para alimentos crudos, como ensaladas u otros productos. Debido a que estos alimentos no se cocinan, los organismos nocivos no se destruyen antes de comer y pueden causar intoxicación alimentaria. Muchos agentes bacterianos, virales o parasitarias causan intoxicación por alimentos. La siguiente tabla muestra algunos de los posibles contaminantes, cuanto tardan en aparecer los síntomas y las formas comunes de propagación.

  • Campylobacter. 2 a 5 días. Carne y aves de corral. La contaminación se produce durante el procesamiento si las heces de animales entran en contacto con la superficie de la carne. Otras fuentes incluyen la leche no pasteurizada y el agua contaminada.
  • Clostridium botulinum. 12 a 72 horas. Alimentos enlatados en casa con poca acidez, alimentos comerciales indebidamente enlatados, ahumados o salados, papas al horno en papel de aluminio y otros alimentos conservados a temperaturas cálidas durante demasiado tiempo.
  • Clostridium perfringens. 8 a 16 horas. Carnes, guisos y salsas. Comúnmente se propaga cuando el plato no se mantiene lo suficientemente caliente o se enfría muy lentamente.
  • Escherichia coli (E. coli) O157: H7. 1 a 8 días. Carne contaminada con heces durante la matanza. Se transmite principalmente por carne picada mal cocida. Otras fuentes incluyen la leche no pasteurizada y la sidra de manzana, brotes de alfalfa y agua contaminada.
  • Giardia lamblia. 1 a 2 semanas. Los productos listos para comer y agua contaminados. Puede ser extendida por un manipulador de alimentos infectado.
  • Hepatitis A. 28 días. Productos crudos listos para comer y mariscos de aguas contaminadas. Puede ser extendido por un manipulador de alimentos infectado.
  • Listeria. 9 a 48 horas. Los perritos calientes, carnes frías, leche sin pasteurizar y quesos, y productos crudos sin lavar. Se puede propagar a través del suelo y el agua contaminada.
  • Norovirus (virus tipo Norwalk). 12 a 48 horas. Productos crudos listos para comer y mariscos de aguas contaminadas. Puede ser extendido por un manipulador de alimentos infectado.
  • Rotavirus. 1 a 3 días. Producto crudo listo para el consumo. Puede ser extendido por un manipulador de alimentos infectado.
  • Salmonella. 1 a 3 días. Carne cruda o contaminada, aves, leche o yema de huevo. Sobrevive a una cocción inadecuada. Puede ser transmitida por cuchillos, superficies de corte o un manipulador de alimentos infectado.
  • Shigella. 24 a 48 horas. Mariscos y alimentos crudos listo para el consumo. Puede ser extendido por un manipulador de alimentos infectado.
  • Staphylococcus aureus. 1 a 6 horas. Las carnes y ensaladas preparadas, salsas de crema y pasteles rellenos de crema. Se puede transmitir por contacto con las manos, toser y estornudar.
  • Vibrio vulnificus. 1 a 7 días. Las ostras crudas y los mejillones crudos o poco cocidos, almejas y vieiras enteras. Se puede propagar a través del agua de mar contaminada.

Enfermará después de comer alimentos contaminados dependiendo de su organismo, la cantidad de exposición, su edad y su salud. Los grupos de alto riesgo incluyen:

  • Adultos mayores. A medida que envejece, su sistema inmunológico no puede responder tan rápida y eficazmente a los microorganismos infecciosos como cuando era más joven.
  • Mujeres embarazadas. Durante el embarazo, los cambios en el metabolismo y la circulación pueden aumentar el riesgo de intoxicación alimentaria. Su reacción puede ser más grave durante el embarazo. En raras ocasiones, el bebé puede enfermarse también.
  • Bebés y los niños pequeños. Sus sistemas inmunológicos no se han desarrollado plenamente.
  • Personas con enfermedades crónicas. Tener una condición crónica – como la diabetes, enfermedades del hígado o del SIDA – o estar recibiendo quimioterapia o radioterapia para el cáncer reduce la respuesta inmunitaria.

La complicación grave más común de intoxicación alimentaria es la deshidratación – una severa pérdida de sales y minerales del agua y esencial. Si usted es un adulto sano y bebe lo suficiente para reponer los líquidos que pierde por el vómito y la diarrea, la deshidratación no debería ser un problema. Pero los niños, los adultos mayores y las personas con sistemas inmunes suprimidos o enfermedades crónicas pueden llegar a deshidratarse mucho cuando se pierden más líquidos de los que pueden reemplazar. En ese caso, es posible que deban ser hospitalizados y recibir líquidos por vía intravenosa. En casos extremos, la deshidratación puede ser fatal.

Algunos tipos de intoxicación alimentaria tienen complicaciones potencialmente graves para algunas personas. Estas incluyen:

  • Listeria monocytogenes. Las complicaciones de una intoxicación alimentaria listeria pueden ser más graves para el feto. Al comienzo del embarazo, una infección de listeria puede causar aborto involuntario. Más adelante en el embarazo, una infección de listeria puede dar lugar a muerte fetal, nacimiento prematuro o una infección potencialmente mortal en el bebé después del nacimiento – incluso si para la madre era sólo una enfermedad leve. Los bebés que sobreviven a una infección de listeria pueden presentar daño neurológico a largo plazo y retraso en el desarrollo.
  • Escherichia coli (E. coli). Ciertas cepas de E. coli pueden causar una complicación grave conocida como síndrome urémico hemolítico. Este síndrome daña el revestimiento de los pequeños vasos sanguíneos de los riñones, que a veces lleva a una insuficiencia renal. Los adultos mayores, los niños menores de 5 años y las personas con sistemas inmunitarios debilitados tienen un mayor riesgo de desarrollar esta complicación. Si usted está en alto riesgo de síndrome urémico hemolítico, consulte a su médico a la primera señal de diarrea fuerte o con sangre.

La intoxicación alimentaria se diagnostica basándose en una historia detallada, incluyendo el tiempo que ha estado enfermo, las características de sus síntomas y los alimentos específicos que ha comido. Su médico también le realizará un examen físico en busca de signos de deshidratación. Dependiendo de sus síntomas y su historia clínica, su médico puede realizar pruebas de diagnóstico, como un cultivo de heces, un análisis de sangre o un examen para los parásitos, para identificar la causa y confirmar el diagnóstico. Para un cultivo de heces, el médico le pedirá una muestra de materia fecal y la enviará a un laboratorio, donde un técnico intentará hacer crecer e identificar el organismo infeccioso. En algunos casos, la causa de las intoxicaciones alimentarias no puede ser identificada.

El tratamiento para una intoxicación por alimentos depende típicamente de la fuente de la enfermedad, si se conoce, y la gravedad de sus síntomas. Para la mayoría de las personas, la enfermedad se resuelve sin tratamiento en unos pocos días, aunque algunos tipos de intoxicación alimentaria pueden durar una semana o más. Muy a menudo, la intoxicación alimentaria es leve y se resuelve sin tratamiento. Pero algunos casos son graves requieren hospitalización. El tratamiento de la intoxicación por alimentos puede incluir:

  • Reemplazo de los líquidos perdidos. Los líquidos y electrolitos – minerales como el sodio, el potasio y el calcio que mantienen el equilibrio de líquidos en su cuerpo – que se han perdido por la diarrea necesitan ser reemplazados. Los niños y adultos que están gravemente deshidratados necesitan tratamiento en un hospital, donde puedan recibir las sales y líquidos por vía intravenosa, en lugar de por vía oral. La hidratación intravenosa proporciona al cuerpo agua y nutrientes esenciales mucho más rápidamente que las soluciones orales.
  • Antibióticos. Su médico podría prescribir antibióticos si tiene ciertos tipos de intoxicación alimentaria bacteriana y sus síntomas son severos. La intoxicación alimentaria causada por listeria necesita ser tratada con antibióticos intravenosos en el hospital. Cuanto más pronto comience el tratamiento, mejor. Durante el embarazo, el tratamiento antibiótico rápido puede ayudar a evitar que la infección afecte al bebé.

La intoxicación alimentaria suele mejorar por sí sola al cabo de 48 horas. Para ayudarle a mantenerse más cómodo y evitar la deshidratación mientras se recupera, intente lo siguiente:

  • Calme el estómago. Deje de comer y beber durante unas horas.
  • Trate de chupar cubitos de hielo o tomar pequeños sorbos de agua. También puede intentar beber agua, caldos claros, sin cafeína o bebidas deportivas. Los adultos afectados deben tratar de beber al menos de 8 a 16 vasos de líquido al día, tomando pequeños sorbos frecuentes. Sabrá que está recibiendo suficiente líquido cuando se está orinando con normalidad, y su orina es clara y no oscura.
  • Vuelva a comer. Poco a poco comience a comer alimentos blandos fáciles de digerir, como galletas, tostadas, gelatina, bananas y arroz. Deje de comer si siente náuseas.
  • Evitar ciertos alimentos y sustancias hasta que se sienta mejor. Estos incluyen los productos lácteos, la cafeína, el alcohol, la nicotina, y los alimentos grasos o muy condimentados.
  • Descanse lo suficiente. La enfermedad y la deshidratación pueden hacer que se sienta débil y cansado.
  • No utilice medicamentos antidiarreicos. Los medicamentos destinados a tratar la diarrea, como la loperamida y el difenoxilato con atropina, pueden retardar la eliminación de las bacterias o las toxinas de su sistema y pueden hacer que su condición empeore.

A continuación tiene algunos pasos que puede tomar para prevenir la intoxicación alimentaria en el hogar:

  • Lávese las manos, los utensilios y las superficies de los alimentos a menudo. Lávese bien las manos con agua tibia y jabón antes y después de manipular o preparar la comida. Use agua caliente y jabón para lavar los utensilios de cocina, comida y otras superficies que utiliza el corte.
  • Mantenga los alimentos crudos separados de los alimentos listos para el consumo. Al preparar la comida o almacenarla, mantenga la carne cruda, aves, pescados y mariscos lejos de otros alimentos. Esto evita la contaminación cruzada.
  • Cocine los alimentos a una temperatura segura. La mejor manera de saber si los alimentos se cocinan a una temperatura segura es usar un termómetro para alimentos. Puede matar a los organismos nocivos en la mayoría de los alimentos al cocinar a la temperatura adecuada. La carne picada debe cocinarse a 71 ° C, mientras que los filetes y asados ​​se deben cocinar por lo menos a 63 ° C. El cerdo necesita ser cocinada a por lo menos 71 ° C, y el pollo y el pavo tiene que cocinarse a 74 ° C. El pescado generalmente está bien cocido a 63 ° C.
  • Refrigere o congele los alimentos perecederos rápidamente. Refrigere o congele los alimentos perecederos dentro de las dos horas de la compra o elaboración. Si la temperatura ambiente es superior a 32 ° C, refrigere los alimentos perecederos dentro de una hora.
  • Descongele los alimentos de forma segura. No descongele los alimentos a temperatura ambiente. La manera más segura de descongelar alimentos es descongelar los alimentos en el refrigerador o el microondas. Verter agua fría sobre la comida también la descongela con seguridad.
  • Tire hacia fuera en caso de duda. Si no está seguro de si un alimento ha sido preparado, servido o almacenado de forma segura, descártelo. Los alimentos que se dejan a temperatura ambiente durante demasiado tiempo pueden contener bacterias o toxinas que no pueden ser destruidas por la cocción. No pruebe alimentos que no está seguro que estén en buen estado. Simplemente tírelos. Incluso si se ven y huele bien, pueden no ser seguros para comer.

La intoxicación alimentaria es especialmente grave y potencialmente mortal para los niños pequeños, las mujeres embarazadas y sus fetos, los ancianos y las personas con sistemas inmunológicos debilitados. Estas personas deben tomar precauciones adicionales al evitar los siguientes alimentos:

  • Carne de aves de corral cruda o poco cocida
  • Pescado o mariscos crudos o poco cocidos, incluyendo ostras, almejas, mejillones y vieiras
  • Huevos crudos o alimentos que puedan contenerlo crudo o mal cocido, como la masa de galletas y helados caseros
  • Brotes crudos, como la alfalfa, frijol, trébol o brotes de rábano
  • Jugos y sidras pasteurizados
  • Leche no pasteurizada
  • Quesos blandos (como feta, Brie y Camembert), queso de pasta azul y queso sin pasteurizar
  • Patés refrigerados y carne para untar
  • Salchichas crudas, embutidos y fiambres

Doctor, me puedo tomar un vinito de vez en cuando.

Esta es una pregunta frecuente que nos hacen los pacientes, o sus esposas cuando van a consulta.

EL AZUFRE, LA MARAVILLOSA MEDICINA NATURAL, QUE CURA LAS ENFERMEDADES, RELAJA Y REJUVENECE EL CUERPO FISICO.

EL AZUFRE, LA MARAVILLOSA
MEDICINA NATURAL, QUE CURA LAS ENFERMEDADES, QUE RELAJA, HACE SENTIR EL CUERPO FISICO MUY RELAJADO Y LIVIANO, Y QUE REJUVENECE EL CUERPO
FISICO.
ESTE TEMA, LO ESCRIBIMOS, EL DIA 31 DE MARZO DEL AÑO 2.002.

PARA AQUELLOS DIAS NO ENTREGAMOS EL NOMBRE DE ESTA MEDICINA
NATURAL, PORQUE LA MAYORIA DE PERSONAS QUE ENTRAN A LEER ESTOS TEMAS, SON
PERSONAS MUY NEGATIVAS.
ESTA MARAVILLOSA MEDICINA NATURAL, NOS AYUDA A CURAR LAS
ENFERMEDADES, A RELAJAR A REGENERAR A REJUVENECER Y A INMUNIZAR EL CUERPO
FISICO; A ESA MEDICINA NATURAL, LE LLAMO LA MEDICINA MARAVILLOSA, PORQUE REALMENTE,
CURA MUCHAS ENFERMEDADES.

TAMBIEN ENFERMEDADES, CAUSADAS POR LOS MALEFICIOS, DE LAS ARTES
TENEBROSAS Y DIABOLICAS DE LA BRUJERIA, DE LA HECHICERIA, DE LA SANTERIA ETC.
TAMBIEN ES UNA PODEROSA
PROTECCION, CONTRA LOS MALEFICIOS DE LAS ARTES TENEBROSAS Y DIABOLICAS DE LA
BRUJERIA, DE LA HECHICERIA DE LA SANTERIA ETC.

ESTA MEDICINA NATURAL Y
MARAVILLOSA, ES LA MEDICINA MAS MARAVILLOSA, Y MAS PERFECTA QUE DIOS Y LA
MADRE NATURALEZA NOS DA, PARA QUE PODAMOS VIVIR SANOS, FUERTES, CON BUENA
ENERGIA, ELECTRICA MAGNETICA, CON BUENA SALUD Y CON BUENA VITALIDAD.
ESTA MEDICINA NATURAL TAMBIEN NOS AYUDA A REGENERAR LAS
CELULAS, PORQUE NOS AYUDA A DESARROLLAR MAS VIBRACION Y ENERGIA ELECTRICA
MAGNETICA, ( MAGNETISMO MEDICINAL ) EN LOS ELECTRONES, EN LOS PROTONES, Y EN
LOS NEUTRONES, EN LOS MILES DE MILLONES DE ATOMOS Y CELULAS QUE TENEMOS EN EL
CUERPO, DANDOLES FUERZA Y VITALIDAD A LOS ORGANOS.

ESTA MEDICINA MARAVILLOSA ES MUY IMPORTANTE PARA TODOS LOS
PROCESOS METABOLICOS BASICOS DEL CUERPO, PORQUE CONTIENE; VITAMINAS, MINERALES,
AMINOACIDOS, ENZIMAS, ANTIBIOTICOS, ANTIOXIDANTES, CALMANTES, PROTEINAS;
TRABAJA CON TODAS LAS VITAMINAS DEL COMPLEJO – B – Y SE ENCUENTRA EN LA
VITAMINA – B-1 ( TIAMINA
) EN LA VITAMINA – B-2- LA ( RIBOFLAVINA ) EN LA VITAMINA – B-5- ( ACIDO
PANTOTENICO ) EN LA VITAMINA – B-6- LA ( PIRIDOXINA ) EN LA VITAMINA – B-12 –
LA ( CYANOCOBALAMINA ) TAMBIEN SE ENCUENTRA CONTENIDA EN LA
INSULINA, EN LA ADRENALINA, Y EN LA TIROXINA; LA HEMOGLOBINA CONTIENE ALTOS
CONCENTRADOS DE ESTA MEDICINA NATURAL, PORQUE CONTIENE UN ALTO CONCENTRADO DE
HIERRO.
ESTA MEDICINA TAMBIEN SE ENCUENTRA EN TODAS LAS PROTEINAS DEL
CUERPO, DE HECHO, ESTA MEDICINA ESTA CONSIDERADA COMO UNO DE LOS INGREDIENTES
CLAVES DE LAS PROTEINAS, AYUDANDOLAS EN TODAS LAS FUNCIONES.

AYUDA EN LA PRODUCCION DEL COLAGENO ELIMINANDO MANCHAS Y
ARRUGAS EN LA PIEL.
AYUDA EN EL DESARROLLO DE LOS TEJIDOS.

AYUDA EN LA REPARACION, DE LOS HUESOS DEL CUERPO Y DE SU
MANTENIMIENTO, PORQUE CONTIENE UN ALTO CONCENTRADO DE CALCIO, AYUDANDO A CURAR
ENFERMEDADES COMO: LA OSTEOPOROSIS Y LA ARTRITIS.
AYUDA EN LA PRODUCCION Y DESARROLLO DE ANTICUERPOS Y DEFENSAS,
PORQUE CONTIENE UN ALTO CONCENTRADO DE ANTIOXIDANTES, ENZIMAS Y
ANTIBIOTICOS.

AYUDA A COMBATIR LAS INFECCIONES BACTERIALES. AYUDA AL HIGADO A SECRETAR BILIS, PORQUE EL HIGADO CONTIENE
MUCHAS ENZIMAS QUE CONTIENEN ESTA MEDICINA NATURAL.

AYUDA EN EL METABOLISMO DE LOS CARBOHIDRATOS; SE MEZCLA A LAS
TOXINAS, A LOS CONTAMINATES,Y A LOS QUIMICOS; PARA QUE ESTOS PUEDAN SER
REMOVIDOS Y EXPULSADOS DEL
CUERPO.
AYUDA A LIMPIAR Y A DESINTOXICAR EL ORGANISMO DESDE EL
ESOFAGO HASTA EL INTESTINO, DE GASTRITIS, DE ACIDES, DE AGRIERAS DE
INFLAMACION, DANDOLE FUERZA Y VITALIDAD A LA FLORA INTESTINAL.

AYUDA A CURAR LAS ULCERAS DEL ESOFAGO Y DEL ESTOMAGO. AYUDA AL TRANSPORTE DEL OXIGENO EN LA SANGRE.

AYUDA AL MANTENIMIENTO, DEL
EQUILIBRIO DEL OXIGENO, NECESARIO PARA LAS
FUNCIONES ADECUADAS DEL CEREBRO.
AYUDA AL CEREBRO Y A LAS NEURONAS DEL CEREBRO, PARA PODER
TENER BUENA MEMORIA Y BUENOS REFLEJOS MENTALES PORQUE CONTIENE UN ALTO
CONCENTRADO DE FOSFORO; POR ESE MOTIVO ESTA MEDICINA NATURAL CURA Y PREVIENE LAS
ENFERMEDADES DEL CEREBRO COMO: INFLAMACION EN EL CEREBRO, DERRAMES CEREBRALES,
TUMORES CEREBRALES, EL PARKINSON Y EL ALZHEIMER.

AYUDA A AUMENTAR LA ENERGIA ELECTRICA MAGNETICA ( EL
MAGNETISMO ) EN EL CEREBRO, EN LOS ORGANOS, EN LAS GLANDULAS, EN EL CUERPO
FISICO Y EN EL AURA.
AYUDA A REGENERAR Y A REJUVENECER LA PIEL, DANDOLE APARIENCIA
JUVENIL Y TONOFICADA.

actos administrativos requisitos esenciales


EJERCICIOS RESPIRATORIOS RECOMENDADOS PARA PERSONAS CON FIBROSIS PULMONAR INTRODUCCION:
Las personas que tenemos la F.P.I. (fibrosis pulmonar idiopática) debemos de aceptar que llego para quedarse para siempre. No hay manera de desaparecerla de nuestros pulmones. Es un “huésped incomodo” y tenemos que aprender como vamos a convivir con ella, el resto de nuestras vidas. Nuestra lucha para sobrevivir esta centrada en dos frentes. El primero es medico y debemos de confiar en un Neumólogo. El segundo frente depende de nosotros mismos. Los ejercicios físicos pueden mantener a nuestro cuerpo en buenas condiciones, pero se requiere fuerza de voluntad y de constancia. La salud se gana todos los días. Si quieres ganarle más años a la vida. Aprender a respirar bien y practicar el o los ejercicios que mas te gusten.
Esta respiración es sumamente efectiva para cualquier persona con deficiencias respiratorias, o que simplemente tenga su sistema respiratorio debilitado. También muestra sus múltiples beneficios saludables si tenemos tendencia a pescar resfriados o gripe con demasiada frecuencia.
Por último, al actuar sobre el sistema respiratorio estamos afectando indirectamente a todo nuestro organismo, mejorando el nivel de energía vital total.

RESPIRACIÓN DE ESTÍMULO PULMONAR
– Como de costumbre, nos ponemos cómodos y buscamos un lugar con aire puro.
– Esta respiración la realizamos sentados. Puede ser en la tradicional postura yoga de piernas cruzadas como en una silla de respaldo recto. – Inhalamos en forma suave y profunda por la nariz. Intentamos que esta inhalación sea lo más prolongada posible. Al mismo tiempo que inhalamos vamos dando suaves golpecitos con la punta de los dedos de nuestras manos en todo el tórax: el esternón, las costillas, los espacios intercostales, las clavículas. La idea es cubrir toda la superficie del tórax a lo largo del tiempo de práctica de esta respiración.

– Retenemos el aire la mayor cantidad de tiempo posible. Al mismo tiempo, con las palmas de nuestras manos golpeamos en forma alternada con moderada intensidad nuestro pecho, una mano sobre cada pectoral. Al hacerlo visualizamos la energía vital en forma de luz, actuando en toda la estructura del pulmón y el sistema respiratorio. – Al llegar al límite de la retención del aire, exhalamos por la boca ligeramente entreabierta en forma suave y profunda, vaciando totalmente los pulmones. Imaginamos que estamos expulsando energías discordantes de nuestro sistema respiratorio.
– Mantenemos la Respiración de Estímulo Pulmonar de 5 a 15 minutos.
Como en los ejercicios de Respiración Bioenergética anteriores, los efectos benéficos aparecen rápidamente, a veces en cuestión de días. El aumento en la resistencia y recuperación de las enfermedades pulmonares será más que evidente al poco tiempo de práctica de este maravilloso ejercicio respiratorio.
Como todos sabemos el Sistema Respiratorio es el que introduce el aire atmosférico en los pulmones para captar el oxigeno y desechar el dióxido de carbono, pero además de eso cumple otras funciones:

• Permite la fonación.
• Limpia la sangre de compuestos farmacológicos
• Ayuda a regular el pH
• Realiza el intercambio de gases entre el aire alveolar y la sangre
El Sistema respiratorio se puede dividir en dos porciones, según se encarguen de transportar el aire, o de realizar el intercambio gaseoso:
1. Porción conductora: Conduce el aire a zonas más distales, calentándolo y humidificándolo:
• Nariz
• Cavidad oral
• Laringe
• Tráquea
• Bronquios:
• Bronquiolos
• Bronquiolos terminales
2. Porción respiratoria:
• Bronquiolos respiratorios
• Conductos alveolares
• Alvéolos

La función de tanta división y subdivisión en porciones cada vez más pequeñas es la de reducir la velocidad del aire para que cuando llegue a los alvéolos se pueda realizar el intercambio de gases con la sangre.
A partir de la Tráquea hacia abajo, se introducen las estructuras dentro de la caja torácica, la cual contiene a los pulmones, y está formada por:
• Vértebras de la I a la XII torácicas.
• Doce costillas clasificadas en: verdaderas (las 7 primeras), falsas (de la VIII a la X) y flotantes (la XI y la XII) llamadas estas últimas así por no articularse en su cara anterior con el esternón.
• Esternón, dividido en tres partes:
o Manubrio esternal ( zona superior)
o Cuerpo del esternón ( zona media)
o Apófisis Xifoides ( zona inferior)
Las vértebras se articulan con las costillas mediante dos articulaciones:
• Articulación costo transversa
• Articulación costo vertebral
Las costillas se articulan con el esternón a través de los cartílagos costales, a excepción de las dos últimas.
Estos cartílagos costales, durante los movimientos respiratorios, hacen movimientos de torsión, permitiendo así que las costillas asciendan y desciendan en la inspiración y espiración respectivamente.
Estos movimientos de la caja torácica la realizan los músculos que toman inserción en ella, muchos de ellos pueden colaborar tanto en la inspiración como en la espiración por la posición de sus fibras:
• Escalenos: están activos siempre en inspiración elevando las cuatro primeras costillas, aumentando así el diámetro antero posterior.
• Esternocleidomastoideo: en individuos sanos no suele contraerse durante la respiración, en cambio si hacen uso de él los pacientes pulmonares crónicos con disminución de sus capacidades pulmonares. Este músculo colabora al elevar el esternón.
• Pectoral:
o Porción Menor: eleva la 3º, 4º y 5º costilla, abriendo la parte superior de la parrilla costal aumenta el diámetro antero posterior)
o
o Porción Mayor: este músculo puede actuar como inspirador o espirador, depende de la posición de la cabeza humeral que es su lugar de origen.
o Si ésta se encuentra elevada, colaborará en la inspiración aumentando el diámetro antero posterior.
o Si ésta está descendida, actuará como músculo espiratorio, descendiendo las costillas superiores y la clavícula.
• Serratos: La porción superior eleva las 5 primeras costillas (inspirador), y la porción inferior desciende las cuatro últimas costillas (espirador).
• Diafragma: Músculo respiratorio por excelencia. Este músculo durante su contracción consigue el 70% de la capacidad pulmonar, ya que abre los tres diámetros pulmonares: antero superior, transversal y vertical. Es el músculo respiratorio que menos energía consume por variación de volumen pulmonar.
En el sistema respiratorio es necesario la buena colaboración e interacción de las distintas partes para un buen funcionamiento, cuando existe patología, quiere decir que alguno de los componentes están fallando, y es obligado poner remedio para que no acabe afectando al resto de las partes. Que nuestro Aparato Respiratorio esté en constante movimiento no quiere decir que nuestra musculatura respiratoria se esté moviendo de la forma más eficiente.
Un músculo eficiente es aquel en el que, con el menor gasto energético, se obtiene el máximo rendimiento; en caso del Sistema Respiratorio: una correcta ventilación pulmonar.

CON LA REEDUCACIÓN RESPIRATORIA MEJORAMOS LA EFICACIA RESPIRATORIA MEJORANDO LA FUNCIÓN PULMONAR Y CON ELLO NUESTRA CALIDAD DE VIDA. Antes de realizar cualquier tipo de ejercicio debemos aprender a respirar “bien”, este tipo de respiración recibe el nombre de respiración Abdominal diafragmática, consiste en realizar una inspiración por la nariz con el músculo Diafragma, para esto debemos sentir que mientras tomamos el aire nuestra tripa sale hacia fuera, luego soltamos el aire con los labios semicerrados, contrayendo la musculatura abdominal para ayudar a sacar el aire.

El tiempo espiratorio debe ser el doble del inspiratorio, por ejemplo dos segundos de inspiración y cuatro segundos de espiración.
Este tipo de respiración se puede hacer sentado, de pie o tumbado boca arriba, y cuando lleguemos a automatizarlo incluso durante la marcha.

Una vez que hemos aprendido la respiración Abdominal diafragmática, el resto es muy fácil ya que los siguientes ejercicios se basan en esta respiración pero añadiendo movimientos de los brazos para aumentar los espacios intercostales y entrenar la musculatura respiratoria
1. Posición de partida: Se pude realizar tumbado boca arriba o sentado, esta última requiere mayor esfuerzo ya que tenemos la gravedad en contra del movimiento inicial de los brazos.
2.
Ejercicio: Consiste en subir los brazos mientras realizamos la inspiración, y bajarlos en la espiración. El movimiento de ascenso y descenso de los brazos debe durar lo mismo que la inspiración y la espiración respectivamente (por ejemplo: 2 segundos de ascenso y 4 segundos de descenso). 2. Posición de partida: Tumbado de lado con la cabeza apoyada en una almohada o sobre el brazo y las piernas ligeramente flexionadas. Ejercicio: Durante la inspiración iremos separando el brazo del cuerpo, llevándolo hacia la cabeza. En la espiración bajaremos el brazo y al final comprimiremos suavemente el tórax y el abdomen con el mismo para ayudar a expulsar el aire.

3. Posición de partida: Tumbado boca arriba con ligera flexión de piernas. Ejercicio: Apoyamos las manos en el abdomen cerca de las últimas costillas. Cuando tomemos aire sentiremos con las manos como se distiende el abdomen, y al soltarlo empujaremos con las manos ayudando a realizar el movimiento. Todos estos ejercicios varían dependiendo de la posición en que se realicen ya que en algunos tendremos la fuerza de la gravedad en contra por lo que conllevará mayor esfuerzo.
Variando la intensidad de los movimientos respiratorios (haciendo movimientos más profundos y más rápidos) podemos mover las secreciones a zonas más fáciles para expulsar, por ejemplo, haciendo espiraciones más rápidas arrastraremos las secreciones a vía aérea proximal desde donde es más fácil de expulsar.
Actividad física y Deporte en personas con problemas pulmonares

Los estudios en población general indican que la práctica de una actividad física regular, estable y moderada ayuda a mejorar tanto la salud física como la psicológica, incrementando así la calidad de vida El ejercicio físico mejora el rendimiento cardiovascular debido a cambios hormonales, metabólicos, neurológicos y de la función respiratoria. La perfusión de los pulmones se intensifica gracias a las adaptaciones inducidas por el ejercicio, y se facilita el paso de oxígeno de los alvéolos a los capilares pulmonares Las adaptaciones inducidas por el ejercicio contrarrestan las modificaciones del sistema respiratorio típicas de la persona fumadora. Interviene en la modificación de los factores de riesgo cardiovascular y, en consecuencia, desempeña un papel relevante en la prevención primaria y secundaria de la cardiopatía isquémica,
Como se puede comprobar en estudios el ejercicio físico realizado con unas determinadas condiciones es beneficioso para prevenir numerosas enfermedades, ayuda en la mejora de la condición física de los sujetos practicantes y ofrece una ayuda más favorable.

MECANISMO DE LA FISIOLOGÍA RESPIRATORIA DURANTE EL EJERCICIO La respuesta pulmonar al ejercicio –cualquiera que sea la duración e intensidad del mismo- tiene como función principal el control homeostático de la concentración de los gases en la sangre arterial para minimizar en lo posible el costo fisiológico del ejercicio que se está realizando, Durante el ejercicio -sobre todo cuanto más intenso sea éste- el sistema respiratorio ha de realizar las siguientes funciones:

q Contribuir a oxigenar y disminuir el grado de acidez de una sangre venosa mixta marcadamente hipoxémica
q Mantener un bajo grado de resistencia vascular pulmonar
q Minimizar el paso de agua al espacio intersticial pulmonar Por otra parte los músculos respiratorios tienen que generar- y mantener-unas altas presiones intratorácicas, a veces a la máxima presión que estos músculos son capaces de generar

COSTE ENERGÉTICO DE LA VENTILACIÓN Las personas sanas raramente sienten que realizan un esfuerzo al respirar, incluso durante un ejercicio de intensidad moderada. En individuos afectados por alguna patología respiratoria, el simple trabajo de la respiración puede considerarse un trabajo en sí. En aquellas personas que padecen una patología pulmonar obstructiva el costo energético de la ventilación se incrementa considerablemente, llegando a representar el 40% del consumo de oxígeno necesario para realizar el ejercicio. Esto, a su vez, disminuye la cantidad de oxígeno disponible para los músculos no respiratorios, limitando por ello considerablemente la capacidad de realizar ejercicio en este tipo de pacientes.

SINTOMATOLOGÍA RESPIRATORIA EN DEPORTISTAS Y PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA PERSONAS CON ENFERMEDADES PULMONARES los síntomas más frecuentes presentados por un deportista son la disnea, el dolor torácico, tos y hemoptisis.
La prescripción del ejercicio consiste en proporcionar una dosificación del ejercicio que sea segura y efectiva para mejorar la condición vascular.
El entrenamiento con ejercicio es la llave principal de los programas de rehabilitación pulmonar. Los beneficios documentados del entrenamiento físico en personas con enfermedades respiratorias son múltiples e incluyen incremento de la capacidad funcional y/o resistencia y del estado funcional, descenso en la severidad de la disnea y mejora de la calidad de vida.

BENEFICIOS POTENCIALES DEL EJERCICIO La actividad física resulta beneficiosa en general pero también en aquellas personas con problemas pulmonares ya sea asma, epoc, bronquitis,…..por ejemplo en la fibrosis pulmonar los beneficios del ejercicio son a nivel de la enfermedad hay un aumento de la tolerancia al ejercicio, disminución de la respuesta bronco constrictora, disminución de los síntomas, menor uso de medicación en general y menor uso de medicación de rescate.
Los pacientes con enfermedades respiratorias discapacitantes (Asma, fibrosis pulmonar, enfisema, bronquitis crónica, enfermedades pulmonares restrictivas), presentan una limitación de causa multifactorial para el ejercicio por su enfermedad de base (limitación ventilatoria, debilidad muscular, disfunción cardiaca, motivación, etc.) que pese a recibir todos los recursos farmacológicos disponibles, continúan con una situación de inactividad física, principalmente al ejercicio y un desentrenamiento que hace entrar al paciente en un círculo vicioso de cada vez mayor inactividad y postración. La incapacidad al ejercicio aumenta la sintomatología de los enfermos y tiene una repercusión innegable en su calidad de vida.
Muchos son los que piensan en los beneficios de la actividad física. Tanto para asmáticos como para personas con epoc como para personas con bronquitis crónicas,… la actividad física ayudará a mejorar su condición respiratoria y su resistencia al esfuerzo.
La actividad a realizar dependerá de cada uno por ejemplo los asmáticos pueden realizar cualquier tipo de deporte (si mantiene unas normas mínimas para evitar la crisis) aunque claro está que son mejores aquellas actividades que se realizan en un ambiente cálido y húmedo, como los acuáticos, los de carácter intermitente, los que desarrollan toda su acción en un corto periodo de tiempo o los que se desarrollan a cubierto,

La natación es uno de los deportes más beneficiosos según explica el artículo de la guía completa de la salud uno de los beneficios de variar la posición vertical del cuerpo a la horizontal es que provoca el movimiento de las secreciones bronquiales, lo que hace más fácil eliminarlas. La utilización de los músculos superiores del cuerpo puede servir en mucho a una reeducación respiratoria. Por ello, nadar resulta muy beneficioso para personas con problemas respiratorios, como la fibrosis pulmonar

La práctica regular de la natación hace que los músculos respiratorios adquieran elasticidad y movilidad. Los pulmones son capaces, consecuentemente, de tomar mayor cantidad de aire, con lo que también las células del cuerpo se benefician con un mayor aporte de oxígeno. La expulsión de los gases de desecho al espirar resulta también más eficiente.
Los pulmones son órganos elásticos que dependen, para un buen funcionamiento, de la capacidad de contracción y expansión de los músculos de la pared torácica. Estos músculos adquieren fortaleza y trabajan con mayor efectividad en respuesta a un ejercicio efectuado de manera regular.
En definitiva, el deporte resulta positivo para las personas no sólo con asma sino para las personas con bronquitis crónica, en estos últimos el ejercicio a todos los niveles, mejora la utilización del oxigeno, la capacidad de trabajo y la mentalidad de los pacientes que sufren la enfermedad. Las actividades de bajo esfuerzo son más fáciles de practicar, para estos enfermos, que las actividades de alta intensidad,
La intensidad del ejercicio determina habitualmente en los individuos sanos sobre la base de la respuesta circulatoria que el mismo provoca. Esto hace obteniendo por tabla la frecuencia del ejercicio hasta alcanzar aquella que lleva frecuencia cardiaca al 60% de este valor. En los pacientes con fibrosis pulmonar, este valor puede resultar excesivamente bajo, por lo cual es habitual realizar la ejercitación al nivel de actividad seleccionado por el paciente que les resulte bien tolerado. Este nivel de actividad debe mantenerse durante 30 a 60 minutos, pudiendo realizar las interrupciones que resulten necesarias. No es necesario realizar entrenamiento todos los días. Para obtener efectos apreciables en un Programa de Fisioterapia, debería cumplirse durante más de 6 semanas. Pero mantener sus efectos debe hacerse de por vida. Esto logra aumento en la tolerancia al ejercicio y una reducción apreciable en la disnea. En los pacientes que logran alcanzar un nivel de actividad muscular suficiente para cruzar su umbral anaeróbico se logra además una disminución en los requerimientos ventilatorios durante el ejercicio, ya que para el mismo nivel de actividad es menor el consumo de oxígeno y la producción CO2.
Estos mismos conceptos se aplican al entrenamiento de la musculatura del tren superior. Sus resultados son valiosos porque los pacientes con EPOC sufren una disnea aparentemente desproporcionada cuando realizan actividades con los brazos, en especial cuando estas implican elevarlos sin apoyo. Esto se debe a que parte de la musculatura de los miembros superiores es simultáneamente auxiliar de la respiración y su uso para mover los brazos provoca a sincronía respiratoria. El entrenamiento de estos grupos musculares puede mejorar francamente la aptitud del paciente para tareas como peinarse, afeitarse, etc., que habitualmente son penosas en la EPOC avanzada. Cada vez más hay mayor evidencia del importante papel que desempeña la fuerza muscular periférica, con desarrollo de gran potencia en un corto intervalo de tiempo.
En resumen, podemos comprobar que la actividad física es beneficiosa para las personas con problemas pulmonares.

POSDATA
Soy uno de los miles de personas que viven y conviven con ese “huésped incomodo” llamado F.P.I desde hace largos 10 años. Mi condición es “estable”
Mi F.P.I y yo hicimos un pacto. Ella me deja vivir más años si me cuido y hago ejercicio para mantenerme en buena forma. Así los dos estamos tranquilos y seguimos adelante >
¿Qué hago por mi cuerpo? como no tengo uno de repuesto lo cuido mucho. Nado varias veces a la semana y uso un snorkel para jalar aire a mis pulmones. Lagartijas y sentadillas varias veces al día. Como se que las piernas es lo que primero se acaba (a los deportistas como los boxeadores y a los futbolistas pierden velocidad después de los 30 años y se tienen que retirar)
Ejercito mis piernas, caminando lo que mas puedo “que ya no es mucho” por que quiero seguir viajando. Este año iré a Argentina y después a Canadá.
Si me sobra cuerda para el siguiente año estaré en Las Vegas y en Nueva Orleans [soy un fan del jazz] Pero además, soy alumno de UNIVERSIDAD DE LA 3 EDAD en donde realice cursos sobre WORD, internet, Publisher y estoy en el diseño de páginas Web, redes sociales como twitter, facebook, y ambientes virtuales de aprendizaje

Enviado por delmaalicia • 6 de Octubre de 2013 • 6.213 Palabras (25 Páginas) • 1.613 Visitas Hospital General De Iztapalapa

Trabajo: Proceso de Atención de enfermería • Hernández Rodríguez Delma Alicia

• Hernández Campos Enrique Emiliano • Luna Reyes Cristhian Alexis

El proceso de atención de enfermería es una serie de pasos ordenados sustentables, por el medio estos se busca brindar una atención más específica y oportuna en el proceso salud-enfermedad de los seres humanos; cuyo objetivo principal sea la recuperación o estabilización de este, tomando en cuenta que cada individuo es una totalidad compleja la cual presenta necesidades biológicas, psicológicas y socio-culturales distintas. Por ello en el siguiente caso clínico abordaremos el tema cirrosis hepática ya que es una de las afecciones que tiene un alto índice de mortalidad, estudios revelan que por cada 100.000 habitantes un 74% muere por las complicaciones del fallo hepático, del cual 24%debido al consumo del alcohol.

Por lo anterior debe considerar más acerca de este padecimiento dado que algunas de las veces no presenta sintomatología hasta que existe un daño importante en el hígado. En el capítulo 1°. Se describe la situación del problema, por el cual el paciente ingresa, así mismo justificaremos el estudio de dicho caso, mediante datos estadísticos que permite al lector abordar una perspectiva de la problemática que genera en nuestra población. Como se presenta tal patología signos y síntomas, además expondremos los objetivos y metas a alcanzar que nos permitan realizar una evaluación al termino del proceso, finalmente daremos en este capítulo un breve ensayo del modelo teórico de Virginia Henderson.

En el capítulo 2°. Se desarrolla la valoración Holística al paciente, mediante la cedula de valoración de Virginia Henderson, que nos permita recopilar datos de gran importancia para la realización de nuestro proceso. En el capítulo 3°. Se estructura la metodología del trabajo aplicando los diagnósticos de enfermería de la NANDA, de acuerdo al formato PES. (Problema, Etiología, Signos o Síntomas) tomando el modelo teórico de Virginia Henderson que mediante las 14 necesidades básicas nos permita priorizar los cuidados que efectuamos en dicho proceso; realizando la fundamentación científica de las acciones de enfermería a ejecutar. Elaborando el plan de cuidados en apego a la evolución del paciente mediante la observación de datos objetivos y subjetivos.

En el capítulo 4°. Se realiza la evaluación al paciente, se elabora el plan de alta que favorezca a mejorar las expectativas y calidad de vida del paciente en función de los cuidados que debe seguir al paciente para su recuperación. En el capítulo 5°. Se aborda las conclusiones a lo largo de dicho proceso, que permita al lector realizar la evaluación de este, el logro de los objetivos planteados, las limitaciones de tiempo, espacio y beneficio que proporciona en el caso clínico.

En el capítulo 6°. Se documenta las referencias bibliográficas, que permitan al lector consulta de acervos documentales que puede consultar y que fueron consultados a lo largo de todo el proceso. DESCRIPCION DE LA SITUACION DEL PROBLEMA

Se trata de un paciente masculino de 49 años que ingresa al servicio de urgencias, por alcoholismo crónico-convulsión debido a ingesta de alcohol. Narra el familiar que comienza episodio con espuma en área bucal, debido a ingesta de alcohol de 96° de 8 días de evolución, desviación de la mirada perdida del sentido, vomito; así mismo nos informa que su paciente padece hipertensión arterial.

Al la exploración física; paciente con aliento a alcohólico, estado etílico, deshidratación, tórax sin compromiso ventila torio, abdomen globoso por panículo adiposo, perístasis presente, dolor a la palpación en mesogastrio, extremidades integras, tono conservados, reflejos exaltados. Refiere familiar, que en egresos anteriores se brinda tratamiento a base de ranitidina, metoclopramida, complejo B. El paciente se muestra renuente, no acepta el tratamiento, lo que manifiesta en los familiares preocupación por la integridad de su familiar, de igual manera la problemática que genera en su ambiente laboral debido a las contantes faltas.

pastillas cytotec san luis potosi