Abreviaturas utilizadas en este artículo: EH= Encefalopatía Hepática
GABA= Acido Gamma-Ami nobutirico
EEG= Electroencefalograma
LOLA= Amonio-L-Onitina- L-Aspartato

Palabras clave: Enfermedad Alzheimer, Virus herpes simple, Apolipoproteina E, Placa amiloide. Hepatic encephalopathy is a complex neuropsychiatric syndrome seen with great frequency in patients with chronic liver cirrhosis.The main aspect in its pathophysiology is the access from portal blood to the systemic circulation.This causes the brain's exposure to high concentrations of toxic substances (especially ammonia) which cause changes in astrocytes and defects in neurotransmission.

The diagnosis is established by demonstrating compatible neurological, signs of liver disease and having ruled out other neurological diseases that can cause similar manifestations. The management of hepatic encephalopathy is based on maintaining and minimizing medical complications of patients with liver cirrhosis and correcting precipitating factors. Currently, they are researching a series of molecules that affect the metabolism of ammonia and could play a role in therapy such as lactulose and L-Ornithine and L-aspartate.

Keywords: Alzheimer diseasse, Herpes simplex virus, apolipoprotein E, Amiloid plaque. Acido Gamma - Aminobutirico (GABA)

Organizando a la EH en diversos grados que oscilan entre normal, trastornos mentales leves y coma 5. (Tabla 2). ANTIBIOTICOS NO ABSORBIBLES

- Metronidazol 500 mg V.O. cada 8 a 12 horas. 7. Debbie L, Shawcross, Shabnam S, Shabbir, Nicholas J, Taylor, Robin D. Ammonia and the Neutrophil in the Pathogenesis of Hepatic Encephalopathy in Cirrhosis. HEPATOLOGY 2010; 51(3):1062-69.

9. Ferenci P, Lockwood A, Mullen K, Tarter R, WeissenbornK, Blei T. Hepatic encephalopathy - Definition,nomenclature, diagnosis, and quantification: Final report of the Working Party at the 11th World Congresses of Gastroenterology, Vienna, 1998. Hepatology 2002; 35(3): 716-21. [ Links ] 12. Harrison. Med. Interna 16 a Edicion parte II. Cap. 288. Hepatopatia Alcoholica.

13. Irfan Ahmad, Anwaar A. L-Ornithine-L-Aspartate Infusion Efficacy in Hepatic Encephalopathy. Journal of the College of Physicians and Surgeons Pakistan 2008; 18 (11): 684-87. [ Links ] 14. Jiang Q, Jiang X H, Zheng M H, Chen Y P. L-Ornithine-L-aspartate in the management of hepatic encephalopathy: a meta-analysis. http://www3.interscience.wiley.com/journal/121419710/abstract [ Links ]

15. Mojica M. Guías para manejo de urgencias. Cap. XI. Encefalopatía hepática. 16. Prakash R, Mullen K. Mechanisms, diagnosis and management of hepatic encephalopathy. D. Nat. Rev. Gastroenterol. Hepatol. 2010; 7: 515-25. [ Links ]

19. Stephen M. Riordan, M.D, Roger Williams, M.D. Treatment of hepatic encephalopathy. The New England Journal of Medicine. 1997; 337(7): 473-79. 9. HEMORRAGIA DIGESTIVA SECUNDARIA A HIPERTENSIÓN PORTAL

La hipertensión portal es un síndrome secundario a diversas entidades clínicas que cursa con un aumento de presión en uno o más puntos de la circulación hepatoportal, desde la vena esplénica hasta las venas suprahepáticas. En general, la causa más frecuente de hipertensión portal es la cirrosis hepática (tabla 5). La hemorragia digestiva por rotura de varices gastroesofágicas constituye una de las complicaciones más graves de la hipertensión portal, siendo responsable de aproximadamente un tercio de las muertes en pacientes cirróticos. Entre el 50 y 60% de los pacientes cirróticos poseen varices gastroesofágicas, y alrededor del 30% de los mismos experimentarán un episodio de sangrado en los dos primeros años de diagnóstico (30). Los principales determinantes del riesgo de sangrado en los pacientes cirróticos son el tamaño de la variz y el grado de disfunción hepática (30).

El cese espontáneo del sangrado puede ocurrir hasta en un 30% de los casos, sin embargo la mortalidad asociada a cada episodio puede ser tan elevada como del 40%. Los casos de hemorragia persistente y de recidiva precoz se asocian a un peor pronóstico. Los pacientes que sobreviven a un primer episodio están expuestos a un gran riesgo de recidiva; el 70% de ellos presentarán un nuevo episodio en el primer año tras el sangrado inicial (30), siendo de más alto riesgo los primeros días tras el sangrado, periodo durante el cual las medidas de vigilancia y control deben de ser extremas.

Todo ésto hace que el paciente cirrótico con hemorragia por varices necesite de un estrecho control, y en la mayoría de los casos de medidas terapeúticas agresivas que deben de ser proporcionadas dentro de una Unidad de Cuidados Intensivos. El manejo racional de la hemorragia por varices está basado en la comprensión de los factores implicados en la producción y mantenimiento de la hipertensión portal, así como del entendimiento de los mecanismos de ruptura de la propia variz.

La hipertensión portal es un síndrome caracterizado por un aumento patológico del gradiente de presión entre la vena porta y la vena cava inferior, llamado gradiente de presión portal. Se considera que existe hipertensión cuando este gradiente es superior a 5 mmHg. La presión portal está determinada por la relación entre flujo sanguíneo portal y resistencia vascular ( ley de Ohm ). En condiciones normales, la vena porta ofrece muy escasa resistencia al flujo, siendo el principal punto de resistencia la microcirculación hepática. En el hígado sano existe un gran árbol vascular de baja resistencia, sin embargo en el hígado cirrótico hay un marcado aumento de la resistencia al flujo sanguíneo portal, factor determinante de la hipertensión portal.

Para intentar descomprimir el sistema venoso portal se forma una amplia red de colaterales portosistémicas, siendo las de mayor importancia clínica las varices gastroesofágicas. Junto al aumento de la resistencia hepática, en la cirrosis existe un estado de hiperemia secundario tanto a un estado de vasodilatación arteriolar, como a un aumento de la volemia. Esto hace que exista un aumento de flujo hacia el territorio portal, factor que también contribuye a la elevación de la presión en dicho territorio.

Las varices esofágicas se forman cuando el gradiente de presión portal está por encima de 12 mmHg. Existen numerosas observaciones a favor de establecer en esta cifra el umbral para que se produzca la hemorragia. Distintos estudios demuestran que la hemorragia por varices no se produce si este gradiente de presión es menor de 12 mmHg. (31, 32). Aunque no existe una relación lineal entre el grado de hipertensión y el riesgo de hemorragia, sí está establecido tanto que a más hipertensión mayor riesgo de hemorragia, como que un descenso del 20% o más en el gradiente de presión portal conlleva una disminución del riesgo de sangrado (33).

Las varices suelen formarse en la unión gastroesofágica, zona de confluencia de la circulación venosa con el trayecto submucoso de los vasos. Existen varios factores que facilitan la formación de varices en esta zona: la ausencia de tejido de sostén, la presión negativa intratorácica y la existencia de venas perforantes que comunican las varices con las colaterales periesofágicas. Una vez formadas, existen dos factores implicados en el crecimiento de las varices: la elevación de la presión hidrostática en el interior de la variz y la presencia de alto flujo sanguíneo en el territorio portocolateral. Se ha comprobado la relación entre la presión de las varices y su tamaño y presencia de "signos rojos" en las mismas (34), así como la relación entre la presión en las varices y el flujo sanguíneo en la vena ácigos.

Debido a la distensión de las paredes que hace que éstas disminuyan de grosor, aparecen en determinados puntos de la pared los llamados "signos rojos", hecho que junto al tamaño de la variz se relaciona con el riesgo de hemorragia. La presión dentro de la variz, factor implicado en el mecanismo de rotura, es significativamente más elevada en aquellos pacientes con episodio de hemorragia que en los que no han presentado dicha complicación (35). Diversos estudios demuestran que la presión varicosa media durante un episodio de sangrado agudo es de 20 mmHg. (36). También es sabido que los pacientes con presiones varicosas más elevadas presentan un peor control de la hemorragia. Presiones varicosas superiores a 18 mmHg. se asocian a hemorragia persistente o a recidiva precoz, mientras que los enfermos con presiones inferiores a esta cifra tienen un bajo riesgo de hemorragia (37).

En la actualidad se acepta que la hemorragia por varices se produce cuando su pared está sometida a una tensión elevada y alcanza el llamado punto de rotura (39). Siguiendo a la Ley de Laplace, son las varices de gran tamaño y con presión elevada (38) las que presentan un mayor riesgo de hemorragia. 9. 3. DIAGNOSTICO. FACTORES PRONOSTICOS.

A la hora del diagnóstico, el paciente suele referir un episodio de hematemesis o melenas en las horas o días previos a su llegada al hospital, junto a ésto muchos presentan inestabilidad hemodinámica dependiendo de la cuantía de la pérdida de sangre. No existen datos clínicos que nos indiquen con certeza la localización del sangrado, aunque un cociente urea/creatinina plasmática elevado habla en favor de sangrado en tramos altos del tubo digestivo. Asimismo un paciente cirrótico con un episodio previo de sangrado tiene una alta probabilidad de que el nuevo episodio tenga su origen en el mismo lugar. En muchas ocasiones el paciente presentará un grado importante de inestabilidad hemodinámica ( shock hipovolémico ) que hará que nuestra primera medida se encamine a su estabilización. Se hace necesario la reposición de la volemia mediante expansores plasmáticos y sangre hasta conseguir unas cifras de presión arterial y hematocrito adecuadas. En los casos en que el paciente presente un deterioro importante del nivel de conciencia ( p.e. encefalopatía hepática de grado avanzado ), es preceptivo en primer lugar la protección de la vía aérea mediante intubación orotraqueal para evitar broncoaspiraciones.

Una vez estabilizado el paciente, se procede a una anamnesis adecuada y una exploración física minuciosa que nos oriente acerca de la etiología de la hipertensión portal, en el caso frecuente de que la hemorragia sea la primera manifestación de ésta. Una vez hecho ésto, procederemos a la colocación de una sonda nasogástrica, la cual nos permitirá valorar el aspecto del contenido del estómago, así como realizar lavados que limpien de sangre la cavidad gástrica y nos facilite la realización de nuestra siguiente maniobra, la fibrogastroscopia urgente. Aunque existe la posibilidad teórica de que la sonda nasogástrica pueda traumatizar las varices y por lo tanto provocar más sangrado, ésto no ha sido comprobado a niveles clínicos. Es la realización de la fibrogastroscopia de urgencia el mejor método para conseguir un diagnóstico del origen de la hemorragia, sin embargo ésta debe de estar inserta dentro de un grupo de acciones diagnósticas y terapéuticas, y no ser considerada como la maniobra básica y fundamental. Un grupo importante de pacientes con cirrosis y estigmas periféricos de enfermedad hepática avanzada podrán presentar diversas causas como origen del sangrado ( rotura de varices, ulceraciones, gastritis. ). Aunque el examen de estómago y duodeno es de obligada realización para excluir otras posibles fuentes de sangrado, no siempre es posible poder visualizar una variz de la que fluya la sangre, en ocasiones sólo se obtienen datos indirectos del origen del sangrado, como coágulo de sangre o fibrina sobre una variz (40, 41). Si las varices aparecen limpias, en ausencia de otras lesiones, no podemos asegurar que la hemorragia haya sido originada por su rotura.

Los factores que determinan la gravedad de la hemorragia son (tabla 6) la cuantía de la pérdida hemática y la gravedad de la enfermedad hepática subyacente, valorada por la clasificación de Child (40, 42). La cuantía del sangrado depende de varios factores como son la presión transmural de las varices, el área del orificio de la variz, la viscosidad sanguínea y el grado de alteración de la hemostasia. Existen datos que demuestran que un descenso en la presión de las varices superior al 10% reduce considerablemente el riesgo de recidiva hemorrágica (36). Asimismo, es sabido que si la presión en las varices disminuye por debajo de 16 mmHg. la hemorragia no ocurre (43). En cuanto a la viscosidad sanguínea, hay que tener en cuenta que al realizar la expansión de volumen con cristaloides, ésta puede disminuir, aumentando la cuantía de la pérdida hemática. Una de las grandes inquietudes ha sido encontrar factores que se relacionen con el riesgo de presentar el primer episodio de hemorragia por rotura de varices. Por diversos estudios (44) se ha llegado a establecer que dichos factores son los siguientes (tabla 7): alcoholismo activo, varices esofágicas de gran tamaño, "signos rojos" en la pared de la variz y un grado avanzado de deterioro hepático. Se ha establecido que los pacientes cirróticos con varices grandes y con "signos rojos" en su pared, son los que tienen mayor probabilidad de hemorragia y por lo tanto, deberían recibir tratamiento profiláctico para disminuir este riesgo (31).

Otra de las grandes preocupaciones en estos pacientes consiste en la alta probabilidad de recidiva que sigue a un episodio de sangrado. En el 30 - 50% de los pacientes aparece durante la primera semana, recidiva hemorrágica precoz, ésto hace que las medidas de profilaxis de nuevos sangrados deban de ser aplicadas precozmente. Existe un gran interés en identificar factores (tabla 8) que nos señalen esta probabilidad de recidiva, el más claramente establecido es el grado de insuficiencia hepática, evaluado por la clasificación de Child, sin embargo existen estudios (45) que indican que pacientes con un gradiente de presión portal igual o superior a 16 mmHg la recidiva precoz ocurre en más del 50% de los casos, cosa que no se evidencia cuando este gradiente es inferior. Otros estudios (46) hablan de que la disminución de la presión varicosa en un 20% reduce significativamente la incidencia de recidiva. Los pacientes que sobreviven a un episodio de hemorragia tienen una alta probabilidad de desarrollar no sólo recidivas precoces, sino a lo largo de toda la evolución de la enfermedad. Se ha establecido que si no se realiza ningún tipo de profilaxis, la probabilidad de tener una recidiva hemorrágica a lo largo del primer año oscila entre el 45 y el 75% (47). Esto obliga a instaurar medidas profilácticas encaminadas, a medio y largo plazo, a disminuir el riesgo de nuevos episodios de sangrado. En cuanto a la determinación de factores que indiquen el riesgo de recidiva tardía, vuelve a ser el más estrechamente relacionado el grado de insuficiencia hepática (47). Otros factores que parecen relacionarse son las varices de gran tamaño y el alcoholismo activo. Al igual que en los casos de recidiva precoz, los cambios de gradiente de presión portal parecen estar relacionados con una disminución en el riesgo de recidiva tardía, existen estudios (48) que muestran como un descenso igual o superior al 20% en el gradiente de presión disminuye considerablemente este riesgo, asimismo, cuando el gradiente de presión era inferior a 12 mmHg, el riesgo de recidiva disminuía de forma significativa.

actos libres ejemplos

tipos de actos juridicos internacionales

ejemplos de actos de hostilidad laboral

La miel de abejas es un ingrediente cuyas propiedades ayudan a estimular la capacidad depurativa del organismo; de hecho, la miel es uno de los ingredientes más aconsejados para la recuperación de personas con cirrosis así como para mitigar los efectos de una resaca. Por lo tanto si quieres saber cómo comer si tienes cirrosis, un ingrediente que no puede faltar en tu dieta es la miel de abejas. Las hortalizas y las verduras son buenos aliados para disminuir los efectos de la cirrosis y es que son unos ingredientes que contribuyen a purificar este órgano. Su alto contenido en enzimas y sus propiedades antioxidantes hacen que el hígado elimine con mayor facilidad las sustancias tóxicas y las grasas acumuladas.

De entre todas las verduras que existen, las más beneficiosas para tu hígado son:

  • Alcachofas
  • Zanahorias
  • Brócoli y coliflor
  • Remolacha
  • Espinacas

En este artículo profundizamos sobre las verduras buenas para el hígado. Las frutas también son alimentos buenos para la cirrosis puesto que contribuyen en la depuración y limpieza del hígado favoreciendo las funciones de conversión de los alimentos en energía y de regulación de los niveles de grasa; de entre todas las frutas que existen, las que destacan por encima de todas son los cítricos por ser depurativos naturales.

Otras frutas buenas para la cirrosis son: En este artículo te explicamos en profundidad las frutas para limpiar el hígado.

La grasa procedente de los carbohidratos pueden causar una disfunción hepática y hacer que se acumulen excesos de grasa en el hígado, por lo tanto, es recomendable disminuir el consumo de carbohidratos (sobre todo los refinados) en tu dieta para la cirrosis. Si quieres consejos para el cuidado de tu hígado, en este artículo te informamos cómo cuidar el hígado para intentar reducir los síntomas de la cirrosis.

Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar. Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo comer si tengo cirrosis, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Enfermedades y efectos secundarios.

Dr. Jorge Quiroga
Unidad de Hepatología. Departamento de Medicina Interna. Clínica Universitaria de Navarra

La cirrosis es el resultado final de muchas enfermedades hepáticas crónicas. Disminuye el tejido hepático funcionante y aparece fibrosis. El hígado pierde su función y estructura normales y se producen insuficiencia hepática e hipertensión portal. Es la novena causa de muerte en países occidentales.

En nuestro medio, más del 80% de los casos se deben al alcohol (40%) y a la hepatitis crónica por virus C (40%). El resto se debe a hepatitis crónica por virus B, hepatitis crónica autoinmune, cirrosis biliar primaria, colangitis esclerosante, enfermedades metabólicas congénitas familiares como la hemocromatosis (sobrecarga de hierro), la enfermedad de Wilson (sobrecarga de cobre), el déficit de alfa-1-antitripsina y la porfiria cutánea tarda. La esteatohepatitis no alcohólica (asociada a diabetes y obesidad) es una causa cada vez más frecuente. Muy raramente se debe a toxicidad farmacológica y a otras enfermedades muy infrecuentes. Estas enfermedades son progresivas. En muchas el diagnóstico y tratamiento precoces evitan la progresión a cirrosis o detienen su evolución. Por eso es importantísimo saber si una persona tiene una enfermedad hepática crónica con potencial evolución a cirrosis.

Se deben a dos hechos principales: la insuficiencia hepática y la hipertensión portal. La insuficiencia hepática produce, entre otros, fallos en la fabricación de proteínas, en la depuración de sustancias y en el control de la nutrición. Por ello, la cirrosis repercute gravemente sobre todo el organismo. La hipertensión portal se debe a que el hígado cirrótico opone mayor resistencia al paso de la sangre. Como resultado, mucha de la sangre portal que debería pasar por el hígado no lo hace y circula por trayectos venosos anormales con dos consecuencias. Primera, la aparición de varices esofágicas y gástricas que pueden romperse y producir hemorragias muy graves. Segunda, la falta de depuración en el hígado de la sangre procedente del territorio abdominal por lo cual muchas sustancias llegan al resto del organismo en cantidades muy superiores a las normales con múltiples consecuencias nocivas.

En las personas con cirrosis existen dos etapas: una inicial (cirrosis compensada) y otra avanzada (cirrosis descompensada).
En la fase inicial el paciente puede estar asintomático y hacer vida normal. De hecho, hay personas que tienen cirrosis y lo desconocen. Algunos pacientes pasan de esta situación a tener una complicación aguda muy grave que puede comprometer su vida. En otros casos la enfermedad progresa hasta llegar a la fase avanzada en la cual aparece el cuadro florido de la cirrosis, la calidad de vida disminuye y el riesgo de muerte crece. Más del 50% de estos enfermos fallecen en un lapso de 5 años si no reciben un trasplante hepático o se instaura un tratamiento frene la evolución (por ejemplo abandono del alcohol o tratamiento antiviral, según la causa). El diagnóstico se hace por combinación de hallazgos clínicos, analíticos y de imagen y/o por la realización de una biopsia hepática. Una persona puede enterarse de padecer cirrosis por:

  • Hallazgo imprevisto: por alteración de los análisis del hígado o hallazgos anormales en ecografía o escáner en consultas por otro motivo.
  • Por estudio familiar tras identificar una enfermedad hepática hereditaria. Por ejemplo, una hemocromatosis.
  • En el seguimiento de hepatopatías progresivas conocidas. Por ejemplo, hepatitis crónica C.
  • Por síntomas iniciales inespecíficos. Por ejemplo, cansancio o hinchazón de tobillos.
  • Por complicaciones graves. Por ejemplo, una hemorragia digestiva por rotura de varices o encefalopatía hepática.

Las manifestaciones clínicas más importantes de la cirrosis avanzada son las siguientes:

  • Deterioro del estado general: cansancio, falta de apetito y desnutrición con pérdida de masa y fuerza muscular.
  • Color amarillento de la piel (ictericia), aparición de dilataciones vasculares en la piel sobre todo de la cara, tronco y extremidades superiores y facilidad para tener hematomas con golpes mínimos y hemorragias gingivales. A veces se observan venas muy marcadas en la pared del abdomen.
  • Distensión del abdomen por acúmulo de líquido (ascitis) e hinchazón de tobillos y piernas por edemas. El síndrome hepato-renal y la peritonitis bacteriana espontánea pueden aparecer sólo si hay ascitis y el pronóstico es muy grave.
  • Hemorragias digestivas por rotura de varices esofágicas o gástricas, que son muy graves.
  • Alteraciones de la función cerebral con cambios sutiles (mayor torpeza, lentitud de pensamiento) o manifiestas como desorientación alteración de la conducta, somnolencia o incluso coma (encefalopatía hepática).

La cirrosis predispone al cáncer de hígado y más del 90% de los hepatocarcinomas aparecen en hígados cirróticos. Por eso los pacientes con cirrosis deben ser vigilados ya que el diagnóstico precoz de estos tumores permite tratamientos curativos.

Los consejos generales con respecto a las enfermedades hepáticas crónicas son los siguientes:

  • Una persona con enfermedad hepática no debe consumir alcohol. Una persona sana no debe consumir alcohol en cantidades excesivas (60 gramos/día para varones y 30 gramos/día para mujeres sería la cantidad máxima). De modo orientativo, un litro de cerveza tiene unos 40 gramos de alcohol, un litro de vino unos 115 y un litro de whisky o bebida similar unos 320.
  • Seguir las indicaciones con respecto a la vacuna contra el virus B que indique el médico (ya se vacunan todos los niños y en adultos depende del riesgo).
  • Evitar automedicación, especialmente si se tiene una enfermedad hepática.
  • Incluir análisis básicos de hígado (transaminasas, fosfatasa alcalina y gamma-GT) cuando se hagan análisis por otro motivo.
  • Comunicar al médico habitual la existencia de familiares con hepatopatías
  • Si una persona tiene cualquier enfermedad hepática o alteraciones de los análisis del hígado, seguir el programa de revisiones que sus médicos aconsejen.

Si una persona tienen una cirrosis debe ser seguida un mínimo de 2 ó 3 veces al año por sus médicos para prevenir complicaciones, darle el tratamiento adecuado y, en su caso, valorar la posibilidad de realizar un trasplante hepático. Las medidas de prevención y tratamiento de las complicaciones de la cirrosis son complejas y deben ser siempre indicadas por sus médicos. La cirrosis es un proceso difuso caracterizado por la conversión de la actividad normal del hígado en nódulos, estructuralmente anormales.

Las causas de las cirrosis son múltiples aunque la más frecuente es el alcohol, pero también puede ser producida por drogas o fármacos o enfermedades metabólicas. La clínica de los pacientes con cirrosis depende de si esta ésta descompensada o estabilizada y de cuál es la causa que la produce.

No existe ningún tratamiento que modifique claramente la historia natural de la cirrosis. Su tratamiento va dirigido directamente a las complicaciones.

Las secuelas de la cirrosis están directamente relacionadas con la hipertensión portal. Las varices esofágicas son una de las complicaciones más importantes de la cirrosis y las desarrollan hasta un 15% de los cirróticos anualmente. La ascitis es el acumulo patológico de líquido en la cavidad peritonial y la causa mas frecuente es la cirrosis hepática.

Generalmente se manifiesta con un aumento del perímetro abdominal y dificultad respiratoria por compresión diafragmática. El diagnostico se puede hacer con la exploración física y cuando hay dudas el mejor método para confirmar el diagnostico es la ecografía abdominal.

todos los actos de las administraciones publicas seran siempre ejecutivos

No es nada recomendable que los pacientes con cirrosis hepática tomen antiinflamatorios no esteroides, que pueden facilitar la aparición de graves hemorragias digestivas y provocar la aparición de una ascitis, ni barbitúricos, benzodiacepinas, etc, que favorecen la aparición de encefalopatía (enfermedad o trastorno del encéfalo (porción del sistema nervioso central contenida dentro del cráneo que comprende el cerebro, el cerebelo, etc.). Evitar al máximo el alcohol y cualquier tipo de medicamento, siempre leer los prospectos de los medicamentos.

Bueno lo dejamos aquí, creo que el que sufre de esta patología ya se puede hacer una idea de que es de suma necesidad urgente de cambia de estilo de vida, medicamentos, alimentos, etc. Para más información sobre esta enfermedad o patología, si usted cree que es necesario, preguntar a su médico o especialista, libros e inclusive en internet, donde encontraras cientos o miles de páginas, rellenitas de información, que seguramente ya sabe usted, pero no vas a encontrar ninguna o muy poquísima información útil para la verdadera: recuperación, regeneración o simplemente la plena curación (salud).

La mayoría te dirá lo chungo que es esa enfermedad, en teoría por qué se ha producido, o que su clínica tiene mucha experiencia en ese caso (¿?), o tal productos es ideal o único, las personas estas muy confundidas o quizás en cierta manera engañadas o mareadas vaya a saber, bueno así va la salud general de la población, no hay casi ninguno sano, usted mismo salud verdadera o salud chunga. Por favor no se deje engañar por nadie. Nadie puede tener salud verdadera si no modifica sus hábitos trofológicos (Trofología).

Ningún aparato, medicamento, cirugía (amputaciones de órganos o miembros) las mayorías de veces innecesarias realmente porque seguramente con la Trofología se hubieran recuperado completamente a no ser una urgencia en que la vida este en juego, pócimas, etc. Puede hacer eso por usted, y mucho menos cuanto mayor sea la gravedad del estado de su salud, solo repito solo la Trofología, que nos alimenta, mantiene sanos de verdad, nos regenera, único para danos un alto nivel de calidad de salud y de vida, nos da vitalidad y energía. Eso no lo puede hacer ningún aparato, pócima, etc. Por si solos.

Por desgracia la salud se ha convertido en un gran negocio en todos los bandos y puntos. Abra los ojos. La información en esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, y está diseñada para ayudar a los usuarios a aclarar sus inquietudes de salud.

La información está basada en la revisión de nuestros datos de investigación científica y colaboradores especialistas, patrones históricos de práctica y experiencia clínica. Esta información no se debe interpretar como un consejo médico especifico.

Antes de nada deberá de consultar con su médico o especialista. Nota: cuando se usa conjuntamente la binipatia, con la Trofología (Plan trofológico completo o personalizado) con los remedios de tu médico o especialista, la recuperación, curación, etc. Se multiplica en un 100%. Esto es muy importante para esta patología.

Prueba de ello los extraordinarios resultados que se obtienen con la binipatia y su (Plan trofológico completo). Para esta enfermedad o trastorno. Alimentación (Trofología) más recomendable para esta patología:

Para la mayor eficacia y garantía seguir las indicaciones del Plan trofológico completo. Este Plan trofológico completo está elaborado específicamente según las indicaciones de la Trofología, junto con nuestros colaboradores especialistas profesionales en (endocrinólogos, hepatólogos, inmunólogos y medicina interna.), para obtener la máxima garantía y eficacia para esta enfermedad.

Más disponemos de todo un arsenal eficaz científico avanzado para que usted se recupere de esta dolencia o enfermedad, gracias a la ciencia moderna. Trofología (Plan trofológico completo), Binipatia (la ciencia moderna de la madre naturaleza), homeopatía, hierbas medicinales, fitoterapia, Yemoterapia, epigenética, oligoelementos, sales de Schüssler, plantas medicinales, suplementos dietéticos (vitaminas, minerales, proteínas, enzimas, nutriceuticos, medicinas naturales, etc.).

Tu primer medico si usas la Trofología puede que sea tu único médico. Debe de saber que la Trofología por si sola es capaz de mejora sustancialmente e radicar o curar el 99,9% de todas las enfermedades sea cual sea.

Todo lo que usted necesita para su bienestar y recuperación de su salud, o mejor nivel de vida. Todo lo que usted necesita esta en el Plan trofológico completo, o personalizado no necesita más. Ver información completa. Si además quiere enriquecer su plan trofológico completo con algún suplemento más, en el apartado de sustancias súper nutritivas encontrará las mejores sustancias para su patología compatibles con su plan trofológico completo o personalizado.

Para una información más completa póngase en contacto con nosotros. Si tiene alguna duda sea cual sea, o deseas obtener un Plan personalizado, llámenos al 626 868 980 o al 650 273 886 o si lo desea al Teléfono: 96 283 37 26 sin compromiso alguno, y estaremos encantados de atenderle en cualquiera que sea su caso.

También puede adquirir directamente su plan trofológico completo para esta enfermedad. Soy de Chile. Mi hermano de 53 años fue diagnosticado de cirrosis hepática en Agosto del año pasado. Actualmente está en tratamiento para la ascitis y várices esofágicas.
Nos gustaría adquirir el plan trofológico personalizado. ¿Qué información tengo que entregarles?
Gracias,
Katya

Hola soy de chile, mi mamá tiene 66 años y le acaban de diagnósticar cirrosis hepática y no fue por alcohol, ella jamás ha bebido y nos dijieron que fue por el hígado graso. Tiene várices esofágicas. Nos gustar adquirir el plan trofológico personalizado. Como lo podemos hacer? Gracias esperamos su respuesta

Hola Dª Paola, buenas tardes y bien venida a la binipatia, trofología e higienismo.
En su correo electrónico, nos comunica lo siguiente: Hola soy de chile, mi mamá tiene 66 años y le acaban de diagnósticar cirrosis hepática y no fue por alcohol, ella jamás ha bebido y nos dijieron que fue por el hígado graso. Tiene várices esofágicas. Nos gustar adquirir el plan trofológico personalizado. Como lo podemos hacer? Gracias esperamos su respuesta
Bien Dª Paola, atendiendo a su comunicado, vemos que su señora Mamá padece de una cirrosis hepática no alcohólica, sino más bien por hígado graso (esteatosis hepática), con la cual le ha provocado también várices esofágicas.
Todo esto es serio y se requiere de un buen tratamiento y lo menos dañino posible que no provoque efectos secundarios.
En este caso lo mejor de todo es un buen tratamiento alternativo personalizado integro (Plan trofológico personalizado).
Nosotros utilizamos un tratamiento alternativo personalizado, para combatir eficazmente la cirrosis de origen (hígado graso) como de origen alcohólico.
El plan trofológico personalizado es de gran eficacia ya que no daña al paciente en ninguna forma y además es lo más eficaz hoy en día y sin tener que usar la cirugía para nada.
La trofología personalizada tiene un éxito en estos casos del aproximadamente 98% y sin efectos secundarios de ninguna clase.
Utilizamos un tratamiento alternativo integral muy eficaz (Plan trofológico personalizado), en dos modalidades diferentes:
En qué consiste un Plan trofológico personalizado:
-Plan trofológico personalizado avanzado.
-Plan trofológico personalizado avanzado clínico (TAEN).
En el Plan trofológico personalizado va todo bien explicado paso por paso, como por ejemplo:
• Alimentación personalizada (trofología Epigenética y Nutrigenómica/ Nutrigenética), específica para esta patología, ya que este tipo de enfermedad no se puede tomar un montón de alimentos, hay que eliminarlos de la dieta. El Plan trofológico personalizado quita dichos alimentos y promueve los más eficaces y beneficiosos para el paciente, tenga en cuenta que en esta patología seria la alimentación si cuenta es muy importante.
• Desayunos, comidas del mediodía, meriendas y cenas. Específicos para el paciente.
• Suplementos, como tomarlos, en que comidas, cantidades, etc. Específicos para el paciente.
• Si tiene que practicar alguna curar o cualquier otras cosas. Especificas todo para la recuperación del paciente.
• Unos consejos básicos muy importantes para el paciente y su patología.
• En el Plan personalizado se le indica una serie de sustancias específicas (nutriceuticos), de gran eficacia y específicos para esta patología.
• Es necesario también que se nos indique que otras patologías sufre como pueden ser (diabetes, hipertensión, colesterol, obesidad, ictericia, etc.).
• Etc.
Como puede ver Dª Paola disponemos de dos tratamientos personalizados diferentes, porque nuestra intención es que puedan beneficiarse todos los enfermos, todos los pacientes deberían tener derecho a obtener un tratamiento digno alternativo eficaz.
La diferencia de un tratamiento a otro, es el número de colaboradores expertos implicados en cada Plan trofológico personalizado.
¿No es maravilloso ver cómo la naturaleza nos brinda la cura para tantas de nuestras enfermedades? Y lo hace de una manera que por lo general es mucho más efectiva que las mezclas de medicamentos químicos.
Es necesario en su caso que se nos confirme el deseo de que le elaboremos el Plan trofológico personalizado avanzado, y se le enviara lo necesario para poder empezar con el tratamiento elegido por usted.
Horarios de atención:
Desde las 8 de la mañana, hasta las 11 de la noche, todos los días de la semana incluyendo los sabados y domingos; además de días festivos.
Si desea comunicarse con nosotros por vía telefónica, lo puede hacer sin ningún compromiso por su parte en los siguientes números de Valencia (España):
-Teléfono: 96 2833726.
-Móvil: 626 868 980 o bien al 650 273 886.
-Correo electrónico: binipatia.integral@gmail.com
Le atenderemos sea cual sea su caso, como ustedes se merecen.
Más si tuviera dudas o preguntas nos las puede hacer sin ningún compromiso por su parte, ya que para eso estamos para poder atenderles como ustedes se merecen.
Un saludo cordial y una pronta recuperación para su señora Mamá.

Buenas tardes Paola quisiera saber como va tu madre a mi mamá también le diagnosticaron esta enfermedad Hola Nidia puedes utilizar un buen plan trofológico ya que está dando resultados espectaculares en todos a aquellos que lo utilizan, va muy bien.

Deseo saber como implementar en mi esposo hace poco detectaron adenocarcinoma El término cirrosis se refiere a una alteración de la estructura del tejido del hígado, que se aprecia a nivel macroscópico pero fundamentalmente microscópico. Esta afectación del tejido hepático se refleja a nivel clínico con múltiples manifestaciones.

clasificacion y ejemplos de actos administrativos


todos nuestros actos tienen consecuencias

El problema surge cuando la acumulación de grasa empieza a causar inflamación del hígado. O cuando se genera fibrosis (tejido de cicatrización) en los tejidos, que hace que el hígado se endurezca y no pueda funcionar bien. La enfermedad del hígado graso o Esteatohepatitis no alcohólica entonces puede ser mucho más grave, ya que con el tiempo, la acumulación de grasa en el hígado puede provocar cirrosis e insuficiencia hepática (falla en su funcionamiento). No hay que esperarse a que cause síntomas para prestarle atención. No existen medicinas que remuevan la grasa. No existen suplementos naturales tampoco. Los estudios con vitaminas también han sido desalentadores. Hay que obtener las vitaminas de los alimentos. En este momento, fuera de remover estímulos externos tóxicos si se demuestra un pesticida, por ejemplo, en la mayoría de los casos, el tratamiento consiste en un cambio en nuestro estilo de vida y alimentación y en controlar los factores a nuestro alcance para evitar complicaciones.

El tratamiento generalmente consiste en perder peso gradualmente (una a dos libras a la semana) si se está en sobrepeso. Nunca a base de vitaminas, polvos, suplementos o dietas de moda. Hay que tener mucho cuidado con todo lo que se consume que pasa por el hígado. No tomar bebidas alcohólicas. Llevar una alimentación saludable rica en frutas y vegetales y baja en grasas, especialmente grasas saturadas y azúcares refinados (los pastelitos, las golosinas, los postres). Hacer ejercicio regularmente. Controlar la diabetes, el colesterol, los triglicéridos y la presión arterial, tomando los medicamentos que te recete tu médico, si es necesario. Si crees que tienes problemas con tu hígado, o crees que tienes riesgo de sufrir de hígado graso, consulta con tu médico y empieza a cuidarte desde ya. El hígado es un órgano de vital importancia en tu organismo. Préstale la atención que se merece para estar sano.

Copyright © 2017 Vida y Salud Media Group. Todos los derechos reservados. Basado en el número de muertes registradas en la República Dominicana y con la idea de aportar datos para que la población tenga un mejor entendimiento de la contagiosa enfermedad, consultamos algunas fuentes científicas sobre la leptospirosis.

Raramente, la leptospirosis es fatal en los pacientes que la contraen. Y basado precisamente en el número de muertes registradas en la República Dominicana, con la idea de aportar datos para que la población tenga un mejor entendimiento de la contagiosa enfermedad, la cual ha generado cientos de enfermos en la República Dominicana, creí oportuno consultar algunas fuentes científicas sobre la leptospirosis y hacer de conocimiento público el resultado de esta investigación. ¿Qué es la leptospirosis?

Esta es una enfermedad infecciosa la cual es causada por un tipo específico de bacteria llamada “spirochete”. La leptospirosis puede ser transmitida por el contacto de muchos animales entre los cuales se encuentran las ratas, mofetas, zarigüeyas, mapaches, zorros, aves, y otros bichos o sabandijas. Igualmente, se transmite a través del contacto con aguas infectadas, tierra, basura, contacto con la suciedad, y el estiércol. En el caso de la tierra y el agua, la enfermedad se transmite mediante el consumo del líquido infectado o por medio del consumo de alimentos, extraídos de la tierra, que ha sido igualmente contaminada por el paso de animales enfermos.

La enfermedad puede entrar en el cuerpo por medio de las membranas mucosas (ojos, nariz, la boca) y por medio de las rupturas y/o laceraciones en la piel que tengan contacto con el agua y/o basura contaminadas. La leptospirosis es una enfermedad mundial, pero se adquiere comúnmente en los países tropicales. Por ejemplo, en los Estados Unidos, el Centro de Prevención y Control de Enfermedades, mejor conocido por sus siglas en ingles como CDC, dice que aproximadamente unos 100 a 200 casos de leptospirosis se reportan cada año en los Estados Unidos, de los cuales un 50% de estos ocurren en Hawai.

¿Cuáles son los síntomas de la leptospirosis? Los síntomas pueden comenzar entre dos y 25 días después del contacto directo con la orina o tejidos de animales infectados, lo cual ocurre también con la tierra y el agua como se explicó anteriormente. Por ejemplo, los veterinarios, dueños de mascotas, trabajadores de la plomería, granjeros, están en un alto riesgo de contraer esta enfermedad.



La enfermedad típicamente progresa en el cuerpo en dos fases:
La primera fase se caracteriza por síntomas de fiebre sin alguna razón específica y la cual incluye dolores de cabeza, dolores musculares, dolor en los ojos acompañado de “luces brillantes”, seguido de escalofríos y fiebre y un color rojizo en los ojos. Sin embargo, los síntomas mejoran después de cinco a nueve días.

La segunda fase comienza después que el paciente tiene algunos días sintiéndose bien. Es luego cuando los síntomas iniciales recurren, pero con más fiebre y endurecimiento del cuello, algo conocido en el argot popular como “Tengo el cuello duro o tieso”. Algunos pacientes desarrollan una inflamación seria de los nervios de los ojos, el cerebro, y entre otros nervios se afecta la columna vertebral (meningitis). Otro de los síntomas en la segunda fase consiste en el dolor de la parte superior del abdomen, y los síntomas menos comunes se relacionan a la enfermedad del hígado, los pulmones, los riñones, y el corazón.

A propósito, la leptospirosis asociada con el hígado y enfermedad de los riñones se le conoce como el síndrome de Weil y se caracteriza por un color amarillo en los ojos. Los pacientes con el síndrome de Weil desarrollan un estado mucho más serio con todos los órganos que se afectan con esta enfermedad. ¿Cómo se diagnostica la leptospirosis?

El diagnóstico de esta enfermedad se hace mediante el cultivo del organismo de la bacteria llamada Leptospira, la cual es extraída de la sangre infectada, fluidos de la columna vertebral, o la orina. Sin embargo, muchos especialistas optan por elevar los niveles de los anticuerpos de la Leptospira en la sangre para hacer un diagnóstico, ya que la técnica requerida para llevar a cabo el cultivo es muy delicada y difícil. ¿Cuál es el tratamiento de la leptospirosis?

Este tratamiento conlleva alta dosis de antibióticos. El tratamiento de antibióticos como la penicilina tiene mejor efectividad si se aplica en el principio del curso de la enfermedad. Los pacientes que están severamente enfermos necesitan ser hospitalizados para que reciban los fluidos intravenosos correspondientes y un tratamiento de antibiótico supervisado por profesionales. Las manifestaciones severas de la infección en los riñones y el hígado requieren entonces de un tratamiento médico intenso y en muchos casos requiere del tratamiento de diálisis.

Es importante documentar en este artículo que aún en los casos severos de la enfermedad, en pacientes que no presentan otras condiciones médicas, las funciones tanto del hígado como de los riñones retornan a su normalidad después de que el paciente se recupera de la enfermedad. El índice de mortalidad entre los pacientes que son afectados severamente por la leptospirosis oscila entre 5%-40%, dependiendo de cuan afectado esté el organismo, además del estado de salud general del paciente antes de haber sido infectado. Los pacientes que gocen de un estado de salud fuerte, pues obviamente tendrán una recuperación completa.

La vacuna contra la leptospirosis está disponible en Europa y el Asia. La misma debe ser aplicada cada año. Las personas que podrían estar expuestas a la enfermedad tienen que tomar unos 200 mg de doxycyline por semana y dicho tratamiento debe ser aplicado antes y durante el tiempo de exposición a las áreas que presenten una posibilidad potencial de contagio. ¿Cómo se previene la leptospirosis?

Los riesgos de infectarse con la enfermedad se pueden reducir en gran medida si se evita el contacto con agua contaminada, no se recomienda nadar en ríos donde ha habido desechos de animales, ya que la orina de estos tarda en diluirse, las mascotas domésticas tienen que ser examinadas por veterinarios y determinar si estas están en riesgo, los técnicos y profesionales de Salud Pública, por la necesidad de hacer su trabajo, tienen que usar ropas y calzados de protección antes de entrar en contacto con personas o animales infectados con la enfermedad, se recomienda lavarse las manos con jabón varias veces al día, y mantener un nivel de higiene más supervisado especialmente en los lugares donde se han descubierto brotes epidémicos. * La leptospirosis es una enfermedad infecciosa causada por una bacteria
* La leptospirosis se transmite en los humanos por medio del contacto con la orina o tejido de animales infectados
* La leptospirosis típicamente progresa por medio de dos fases y con síntomas no específicos
* La leptospirosis se puede diagnosticar por medio del cultivo de sangre infectada, orina, fluidos de la columna vertebral, y pruebas de anticuerpos
* La leptospirosis se trata clínicamente con antibióticos y es raramente mortal.

¿Sabía usted que una pareja de ratones puede crear una colonia de aproximadamente 2,000 ratones al año? ¿Sabía usted que la orina y otros desechos de los ratones es la reserva más grande de la leptospirosis?

¿Qué la basura acumulada en las calles es también fuente de leptospirosis? Si usted encuentra este artículo de algún valor, dada la situación en nuestro país, entonces le recomiendo que pase la información a quienes usted crea puedan estar en riesgo o expuestos a las características que causan y propagan esta terrible enfermedad.

Nota del editor: Esta información se publicó por primera vez en junio de 2013 tras la muerte del actor Enrique Lizalde. Este lunes la actriz Lorena Rojas murió a causa del cáncer de hígado que padecía, informó la compañía Latin World Entertainment.

El hígado es el órgano interno más grande del cuerpo, y debido a que realiza tantas funciones vitales, es imposible vivir sin él. Se desconoce qué tipo de cáncer de hígado tenía el actor, pero el más común es el carcinoma hepatocelular y representa aproximadamente el 85% de todos los cánceres de hígado.

El hígado también es susceptible al cáncer derivado de otros órganos (especialmente del cáncer colorrectal), lo cual se conoce como metástasis. Sin embargo, este tipo que se extiende de otros órganos se denomina metastásico. Causas y factores de riesgo

actos de comercio de acuerdo al codigo de comercio

frases celebres sobre nuestros actos

Puedes tomar hasta dos tazas de esta infusión al día mientras los problemas persistan. 4 Gramos o una cucharada de salvia
1 Taza de agua

La salvia tiene propiedades depurativas y hepatoprotectoras por lo que es perfecta para la eliminación de toxinas, y combatir los problemas de hígado, así como para depurarlo. Para preparar esta infusión, tienes que poner a calentar el agua, y cuando rompa a hervir, verterla sobre una taza que contenga los 4 gramos o la cucharada de salvia, para dejarla reposar después durante 15 minutos, tapada. A continuación, puedes colarla para separar los restos de la planta y tomarla. Es estupenda para tomar después de comer ya que te facilitará además la digestión.

1 Cucharadita de hojas de té verde.
1 Taza de agua hirviendo. El té verde protege el hígado ejerciendo una acción antivírica sobre él, por lo que resulta muy adecuado en el tratamiento de la hepatitis y para combatir los problemas de hígado, ya que gracias a sus propiedades antioxidantes, lo protegen evitando la degeneración producida por intoxicaciones alimentarias o químicas.

Para beneficiarte de estas propiedades y poner en práctica este sencillo remedio, tienes que poner a calentar el agua y cuando rompa a hervir, tienes que verterla en una taza que contenga una cucharadita de hojas de té verde, dejándola reposar ello, sólo tendrás que tomar tres tazas al día de té verde en infusión, que elaborarás poniendo una cucharadita de hojas de té verde secas por cada taza de agua hirviendo que prepares. P.D.: ¿Sabías que en nuestro libro “365 Remedios Caseros” puedes encontrar estos y otros remedios para los Problemas de Hígado y otros problemas frecuentes? Consigue ya tu libro y benefíciate de sus más de 350 páginas llenas de remedios naturales para cuidar tu salud y de los que más te importan.

Nuestros remedios naturales para los Problemas de Hígado pretenden ayudarte a estar informado, pero nunca deben sustituir una consulta médica. Es fundamental que consultes a tu médico sobre este o cualquier otro tratamiento natural, así como posibles contraindicaciones o incompatibilidades. La evolución de los enfermos con cirrosis avanzada se ve complicada por una serie de síntomas que son independientes de la causa de la enfermedad, es decir, que aparecen por igual en pacientes con cirrosis de origen alcohólico o por virus de la hepatitis C. Estos efectos son producidos por la alteración severa de la función del hígado e indican que el órgano está fallando.

Las complicaciones más frecuentes son las varices, el aumento del tamaño del bazo, la ascitis, la encefalopatía hepática, la peritonitis bacteriana o el cáncer de hígado.

  • Las varices esofágicas son dilataciones de las venas del esófago. La alteración del tejido hepático obstruye los vasos y aumenta la presión. Si se rompen pueden sangrar dando lugar a una hemorragia digestiva que puede llegar a ser muy grave. Esta puede manifestarse por vómitos de sangre o eliminación de sangre por las heces. Los vómitos pueden ser de sangre roja fresca, si las varices son grandes y el sangrado importante. Si se sangra menos cantidad, la sangre se digiere en el estómago, los vómitos son de color negro, y se denominan 'en posos de café' por el aspecto que presentan. Cuando la sangre se elimina por las heces también puede hacerlo de dos formas: si el sangrado es abundante el paciente puede tener deposiciones de color rojo; si es de menor cuantía la sangre se digiere, en parte, en el estómago y las heces se tiñen de color negro, dando lugar a lo que conocemos por 'melenas'.

    ^

El tratamiento de las varices se puede hacer de diferentes formas, muchas de ellas simultáneas. Cuando el paciente está sangrando se suele realizar una endoscopia digestiva (se mete un tubo flexible por la boca, con una cámara de video que permite ver las lesiones que existen). A través del tubo se pueden realizar algunos tratamientos como la esclerosis de las varices (inyección de una sustancia química que cicatriza el vaso). También se pueden anudar las venas, con unas bandas elásticas, para evitar que sigan sangrando. El principal problema de este tratamiento es que a veces el sangrado es tan grande que no se puede ver exactamente por dónde fluye. En algunas ocasiones, los enfermos tienen que ser intervenidos. También existen medicamentos que ayudan a reducir la tensión de las venas y, con ello, el riesgo de sangrado. El principal problema es que estos medicamentos bajan la tensión y algunos pacientes se marean al tener tensiones muy bajas. Los fármacos usados con más frecuencia son el propranolol (Sumial®) y el dinitrato de isosorbida (Uniket®), aunque hay otros muchos.

  • Sangrado a otros niveles. En los pacientes cirróticos el hígado no produce suficiente cantidad de sustancias que actúan en la coagulación de la sangre por lo que, si existe una herida, por pequeña que sea, ésta puede sangrar sin que los mecanismos de control sean eficaces como para que se produzca el taponamiento. Es frecuente que los pacientes sangren por las encías o por la nariz, o que tengan hematomas ante pequeños golpes.
  • Se suele dar vitamina K por vía oral o inyectada para intentar mejorar la coagulación de la sangre. Es muy importante que los pacientes eviten los cortes o los golpes importantes y todas las situaciones que les expongan a un alto riesgo de producirse una herida. Es preferible el afeitado con máquina eléctrica, por ejemplo, antes que las cuchillas de afeitar.

    • Episodios de ascitis. La acumulación de líquido en la cavidad abdominal se denomina ascitis. El paciente puede notar aumento del perímetro abdominal (como si se hinchara) e incluso puede ganar peso. En ocasiones esto se acompaña de aparición de edemas (hinchazón) de las piernas.

    La ascitis se puede tratar con restricción de sodio (dietas pobres en sal), medicamentos que hacen orinar más al paciente (diuréticos) y le ayudan a eliminar líquidos retenidos. También puede tratarse con la extracción del líquido mediante punción en la tripa con una aguja que se conecta a un sistema por el que va drenándose el líquido. Esta última forma es más rápida puesto que puede llegar a eliminar más de 8 litros en una sola sesión (se necesitan muchos días de tratamiento con diuréticos para eliminar esta cantidad), aunque más molesta. Se reserva para las situaciones en las que el líquido produzca distensión en el abdomen y dolor.

    • Peritonitis bacteriana. Algunas veces el líquido que hay en el abdomen (líquido ascítico) puede infectarse, lo que puede producir fiebre, dolor abdominal y descompensación de la situación del paciente. Ocurre con más frecuencia cuando la enfermedad está avanzada y el líquido no tiene casi proteínas que puedan defenderse de las bacterias. Se trata con antibióticos y en algunos casos (si las peritonitis son frecuentes o el riesgo de que vuelvan a aparecer muy alto) se da al paciente antibióticos de forma prolongada para evitar que aparezcan de nuevo.
    • Encefalopatía hepática. La causa concreta de esta complicación no se conoce. El hígado, que actúa en condiciones normales como un filtro, pierde parte de su capacidad y eso conduce a que se acumulen en la sangre sustancias tóxicas que no han sido debidamente depuradas por el hígado. Parece que el aumento de amoniaco en la sangre podría ser responsable de algunos de los síntomas de este cuadro.

    Los pacientes se desorientan, tienen tendencia al sueño y a la confusión y aparecen temblores. La afectación se divide en grados: inicialmente el enfermo puede estar eufórico o deprimido, un poco confuso. En grados más avanzados tiende a dormirse y se desorienta (no sabe donde está, confunde a sus familiares, o no se acuerda de su edad). Si la afectación progresa, el paciente pasa a estar dormido, aunque puede despertarse si se le estimula. El grado más avanzado es el del coma: los enfermos pueden no llegar a despertarse ni con estímulos intensos. Generalmente la encefalopatía suele aparecer después de algún desencadenante: por ejemplo, una hemorragia digestiva, la sangre se absorbe en el estómago y se aumenta el amoniaco en la sangre. Dietas muy ricas en proteínas, estreñimientos, fármacos etc también pueden contribuir a la aparición de este cuadro.

    Para evitar que las bacterias de intestino fabriquen más amoniaco a partir de las proteínas de la dieta se debe reducir el consumo de éstas, se dan antibióticos por boca para que maten las bacterias del intestino y se debe evitar el estreñimiento. Para esto último, los individuos deben recibir laxantes suaves, como la lactulosa, que asegure que hagan una o dos deposiciones al día. En caso de que no sean eficaces debe recurrirse a los enemas.

    • Esplenomegalia. El incremento del tamaño del bazo se debe al aumento de la presión sanguínea de los vasos que salen del hígado. Su consecuencia más importante es que se destruyen más glóbulos rojos, blancos y más plaquetas de los que es preciso, por lo que los pacientes pueden tener anemia, leucopenia o plaquetas bajas. Por lo general, no se trata de ninguna manera especial, aunque en algunas situaciones es preciso quitar el bazo para controlar los problemas (sobre todo los derivados de las bajadas de plaquetas).
    • Cáncer de hígado. Las enfermedades crónicas del hígado predisponen a la aparición del cáncer de hígado. Los pacientes con cirrosis tienen muchas más posibilidades de presentar la enfermedad que la población sana. Muchas veces los tumores pasan desapercibidos y los síntomas pueden confundirse con los de la cirrosis. El empeoramiento de una enfermedad estable puede ayudar a sospechar la presencia de un cáncer que se puede diagnosticar con una ecografía, o un escáner. El aumento de una sustancia en la sangre denominada alfa-fetoproteína es sugestivo de aparición de un tumor. El diagnóstico seguro se hace con biopsia hepática (se toma una muestra de la parte del hígado sugestiva de tumor y se mira a través del microscopio. La forma del tejido permite saber si las células son tumorales o no).

    Basado en el número de muertes registradas en la República Dominicana y con la idea de aportar datos para que la población tenga un mejor entendimiento de la contagiosa enfermedad, consultamos algunas fuentes científicas sobre la leptospirosis. Raramente, la leptospirosis es fatal en los pacientes que la contraen. Y basado precisamente en el número de muertes registradas en la República Dominicana, con la idea de aportar datos para que la población tenga un mejor entendimiento de la contagiosa enfermedad, la cual ha generado cientos de enfermos en la República Dominicana, creí oportuno consultar algunas fuentes científicas sobre la leptospirosis y hacer de conocimiento público el resultado de esta investigación.

    ¿Qué es la leptospirosis? Esta es una enfermedad infecciosa la cual es causada por un tipo específico de bacteria llamada “spirochete”. La leptospirosis puede ser transmitida por el contacto de muchos animales entre los cuales se encuentran las ratas, mofetas, zarigüeyas, mapaches, zorros, aves, y otros bichos o sabandijas. Igualmente, se transmite a través del contacto con aguas infectadas, tierra, basura, contacto con la suciedad, y el estiércol.

    En el caso de la tierra y el agua, la enfermedad se transmite mediante el consumo del líquido infectado o por medio del consumo de alimentos, extraídos de la tierra, que ha sido igualmente contaminada por el paso de animales enfermos. La enfermedad puede entrar en el cuerpo por medio de las membranas mucosas (ojos, nariz, la boca) y por medio de las rupturas y/o laceraciones en la piel que tengan contacto con el agua y/o basura contaminadas.

    La leptospirosis es una enfermedad mundial, pero se adquiere comúnmente en los países tropicales. Por ejemplo, en los Estados Unidos, el Centro de Prevención y Control de Enfermedades, mejor conocido por sus siglas en ingles como CDC, dice que aproximadamente unos 100 a 200 casos de leptospirosis se reportan cada año en los Estados Unidos, de los cuales un 50% de estos ocurren en Hawai. ¿Cuáles son los síntomas de la leptospirosis?

    Los síntomas pueden comenzar entre dos y 25 días después del contacto directo con la orina o tejidos de animales infectados, lo cual ocurre también con la tierra y el agua como se explicó anteriormente. Por ejemplo, los veterinarios, dueños de mascotas, trabajadores de la plomería, granjeros, están en un alto riesgo de contraer esta enfermedad.

    La enfermedad típicamente progresa en el cuerpo en dos fases:

    La primera fase se caracteriza por síntomas de fiebre sin alguna razón específica y la cual incluye dolores de cabeza, dolores musculares, dolor en los ojos acompañado de “luces brillantes”, seguido de escalofríos y fiebre y un color rojizo en los ojos. Sin embargo, los síntomas mejoran después de cinco a nueve días. La segunda fase comienza después que el paciente tiene algunos días sintiéndose bien. Es luego cuando los síntomas iniciales recurren, pero con más fiebre y endurecimiento del cuello, algo conocido en el argot popular como “Tengo el cuello duro o tieso”.

    Algunos pacientes desarrollan una inflamación seria de los nervios de los ojos, el cerebro, y entre otros nervios se afecta la columna vertebral (meningitis). Otro de los síntomas en la segunda fase consiste en el dolor de la parte superior del abdomen, y los síntomas menos comunes se relacionan a la enfermedad del hígado, los pulmones, los riñones, y el corazón. A propósito, la leptospirosis asociada con el hígado y enfermedad de los riñones se le conoce como el síndrome de Weil y se caracteriza por un color amarillo en los ojos. Los pacientes con el síndrome de Weil desarrollan un estado mucho más serio con todos los órganos que se afectan con esta enfermedad.

    ¿Cómo se diagnostica la leptospirosis? El diagnóstico de esta enfermedad se hace mediante el cultivo del organismo de la bacteria llamada Leptospira, la cual es extraída de la sangre infectada, fluidos de la columna vertebral, o la orina. Sin embargo, muchos especialistas optan por elevar los niveles de los anticuerpos de la Leptospira en la sangre para hacer un diagnóstico, ya que la técnica requerida para llevar a cabo el cultivo es muy delicada y difícil.

    ¿Cuál es el tratamiento de la leptospirosis? Este tratamiento conlleva alta dosis de antibióticos. El tratamiento de antibióticos como la penicilina tiene mejor efectividad si se aplica en el principio del curso de la enfermedad. Los pacientes que están severamente enfermos necesitan ser hospitalizados para que reciban los fluidos intravenosos correspondientes y un tratamiento de antibiótico supervisado por profesionales.

    Las manifestaciones severas de la infección en los riñones y el hígado requieren entonces de un tratamiento médico intenso y en muchos casos requiere del tratamiento de diálisis. Es importante documentar en este artículo que aún en los casos severos de la enfermedad, en pacientes que no presentan otras condiciones médicas, las funciones tanto del hígado como de los riñones retornan a su normalidad después de que el paciente se recupera de la enfermedad.

    El índice de mortalidad entre los pacientes que son afectados severamente por la leptospirosis oscila entre 5%-40%, dependiendo de cuan afectado esté el organismo, además del estado de salud general del paciente antes de haber sido infectado. Los pacientes que gocen de un estado de salud fuerte, pues obviamente tendrán una recuperación completa. La vacuna contra la leptospirosis está disponible en Europa y el Asia. La misma debe ser aplicada cada año. Las personas que podrían estar expuestas a la enfermedad tienen que tomar unos 200 mg de doxycyline por semana y dicho tratamiento debe ser aplicado antes y durante el tiempo de exposición a las áreas que presenten una posibilidad potencial de contagio.

    ¿Cómo se previene la leptospirosis? Los riesgos de infectarse con la enfermedad se pueden reducir en gran medida si se evita el contacto con agua contaminada, no se recomienda nadar en ríos donde ha habido desechos de animales, ya que la orina de estos tarda en diluirse, las mascotas domésticas tienen que ser examinadas por veterinarios y determinar si estas están en riesgo, los técnicos y profesionales de Salud Pública, por la necesidad de hacer su trabajo, tienen que usar ropas y calzados de protección antes de entrar en contacto con personas o animales infectados con la enfermedad, se recomienda lavarse las manos con jabón varias veces al día, y mantener un nivel de higiene más supervisado especialmente en los lugares donde se han descubierto brotes epidémicos.

    actos liturgicos de semana santa

    solpadol tramadol

    casos sobre actos contra el pudor

    El azufre requiere del
    yodo
    para trabajar adecuadamente. El azufre es considerado un excelente complemento de las
    curas termales y supone una ayuda en el tratamiento para la artritis.

    También se asocia a los oligoelementos mayores y se usa para las enfermedades
    alérgicas. Asociado con el manganeso-cobre o el manganeso-cobalto
    se utiliza para las afecciones reumáticas e insuficiencia hepáticas y de la vesícula
    biliar
    .

    El
    azufre para uso alimentario no existe en si mismo, sino que lo encontraremos en
    algunos alimentos.
    Alimentos tales como el
    ajo, cebolla, brócoli, repollo,judías o alubias secas, germen de trigo, en las
    proteínas, como parte de los aminoácidos Cisteína, Cistina y Metioninay en
    forma de Oligoelemento (se pueden conseguir en herbolarios y farmacias).

    Beneficios del Azufre Ayuda amejorar lacalidad del cabello, uñas y piel
    ya que favorece la síntesis de Queratina y Colágeno que son sustanciasvitales
    en su formación y equilibrio.

    Favorece la depuración de
    toxinas por parte del Hígado viéndose especialmente beneficiada la piel y casos
    como la
    Psoriasis, Eczemas, Acné, Dermatitis, etc. Ayuda al hígado en la
    secreción de la bilis siendo pues muy importante para una buena digestión.
    Puede aliviar el dolor en la artritis y en la fibromialgia, sobre todo cuando
    se toma en forma de MSMo Metilsulfonilmetano (en algunos países se consigue en
    farmacias y herbolarios).

    Es muy necesario para
    regular los niveles de azúcar o glucosa en sangre (interviene en la síntesis de
    la insulina).
    Facilita la nutrición de las células y la eliminación de sus residuos. Los baños termales de azufre (aguas sulfurosas)

    Desde hace muchos siglos se viene usando los manantiales
    ricos en azufre (el agua huele como
    a huevos podridos) para bañarse y tomar sus aguas. Las personas notaban como además de relajarse,
    mejoraba la calidad de su piel y se aliviaban sus dolores óseos y musculares.
    Por suerte hoy en día en todo el mundo se están recuperando a través de los
    balnearios los beneficios de estas aguas azufradas o sulfurosas. Las personas que fuman
    deben de tener en cuenta que el tabaco puede disminuir la absorción de Azufre.
    Puede ser interesante en estos casos aumentar o intentar que no les falte en su
    dieta alimentos que aporten Azufre (ajo, cebolla, brócoli, repollo,judías o
    alubias secas, germen de trigo) o comentar a su médico o especialista la
    conveniencia de tomar aminoácidos como
    la Cisteína, Cistina y Metionina.

    El azufre en la nutricion Este macromineral es un importante componente de tres
    aminoácidos que se ocupan de formar proteínas así como
    de la tiamina reconocida como
    Vitamina B1.

    Dado que el azufre se
    encuentra presente en la queratina, que es una sustancia proteica de la piel,
    uñas y pelo, participa en la síntesis del
    colágeno (elemento que mantiene unidas a las células). También interviene en el
    metabolismo de los lípidos y de los hidratos de carbono. El azufre absorbido por
    el sistema digestivo siendo separado de los aminoácidos que lo contienen, para
    luego ser transportado al torrente sanguíneo y a
    las células del
    cuerpo y pelo.

    La carencia de azufre en
    el organismo se ve reflejada en un retardo en el crecimiento debido a su
    relación con la síntesis de las proteínas. ¿Dónde se encuentra?

    La mayoría del
    azufre que se consume en la dieta forma parte de ciertos aminoácidos presentes
    en los alimentos ricos en proteínas. La carne, el pollo, las vísceras, el
    pescado, los huevos, los frijoles y los productos lácteos son buenas fuentes de
    aminoácidos que contienen azufre. El azufre también está presente en el ajo y
    la cebolla y puede ser el responsable, en parte, de los beneficios para la
    salud asociados con estos alimentos. ¿Cuál es la dosis usual?

    No se han establecido
    niveles de consumo recomendados para el azufre. Como la mayoría de las dietas occidentales
    tienen un alto contenido de proteínas, probablemente proporcionan suficiente
    azufre. LOS BAÑOS TERMALES DE
    AZUFRE, ( Aguas Sulfurosas )

    La Balneoterapia en
    Dermatología Dermatólogo del Hospital Casa de Salud de Valencia

    Ir a pasar unos días hoy a un
    balneario, ya no es un signo de lujo, es una necesidad para un sector creciente
    de la población. La balneoterapia tuvo su
    última época de oro a finales del
    siglo XIX; y en el siglo XX, a mediados de los 80 y en los 90, ha vuelto a
    resurgir.

    A finales del siglo XIX, debido a
    la escasez de tratamientos farmacológicos, se empleaba la cura termal para casi
    todo lo que no tenía tratamiento específico satisfactorio. Hoy esto ya no es
    así, debido al gran avance de la farmacología en el siglo XX. En la actualidad, las
    indicaciones de las aguas termales están mucho más claras, y más aún en el
    terreno de la dermatología, donde las indicaciones son muy específicas. En la
    actualidad, no son sólo los ancianos, los que acuden allí de vacaciones de
    salud; a los más jóvenes también les atrae pasar unos días haciendo una cura de
    reposo, porque no es necesario estar enfermo o ser mayor para acudir al
    balneario. Con la vida tan ajetreada que llevamos, que nos lleva al stress
    continuo, una vez al año al menos, es necesario descargar el cuerpo de las
    tensiones y potenciar nuestro estado de salud.

    Un campo importante de
    aplicación de las curas hidrotermales, lo constituyen los trastornos
    funcionales, puesto que son muchas las manifestaciones sintomáticas que pueden
    aliviarse con la balneoterapia. El término ya clásico de
    distonía neurovegetativa, o el más actual de trastorno psicosomático, engloba
    las más diversas manifestaciones del
    aparato digestivo (dispepsia, colitis, estreñimiento, etc..), respiratorio
    (bronquitis espasmódico, reacciones asmatiformes, etc..), circulatorio
    (arritmias, palpitaciones, hipertensión, etc..).

    Los procesos morbosos suelen
    iniciarse en el soma y posteriormente repercutir en el psiquismo, aunque a
    veces es el psiquismo el condicionante del
    enfermar humano. En todos los casos la
    característica de estos procesos es la alteración de la función orgánica sin
    lesión anatómica subyacente demostrable, pero con un cortejo psicológico
    relevante.

    En estos enfermos la
    cura termal puede reportar grandes beneficios por sus efectos somáticos, junto
    a la serenidad, relajación y apacible actuación del ambiente balneario. Indicaciones de
    la Balneoterapia: Dermatosis

    Las enfermedades de la piel
    han sido objeto de multiples aplicaciones de la balneoterapia. Y aunque la
    utilización de medicaciones como
    los antibióticos, antihistamínicos, antinflamatorios, etc… ha ayudado a
    resolver el tratamiento de muchos de los procesos cutáneos, todavía las curas
    hidrotermales correctamente aplicadas pueden ser de gran eficacia, en
    enfermedades como la psoriasis, la dermatitis
    atópica, liquen plano
    y otras neurodermatitis. La piel, resulta fácilmente
    accesible a la medicación tópica, y en el caso de las curas termales, las
    compresas, abluciones, alusiones, duchas baños, ilutaciones, etc., pueden
    actuar directamente sobre las dermatosis.

    Las aguas medicinales pueden
    producir efectos directos locales pero también suscitar respuestas a distancia,
    bien sea por sus peculiares características fisicoquímicas o por la técnica
    crenoterápica utilizada. Las aguas medicinales que dan
    resultados más favorables en los procesos cutáneos son las siguientes:

    presuncion legal actos administrativos

    * La leptospirosis es una enfermedad infecciosa causada por una bacteria
    * La leptospirosis se transmite en los humanos por medio del contacto con la orina o tejido de animales infectados
    * La leptospirosis típicamente progresa por medio de dos fases y con síntomas no específicos
    * La leptospirosis se puede diagnosticar por medio del cultivo de sangre infectada, orina, fluidos de la columna vertebral, y pruebas de anticuerpos
    * La leptospirosis se trata clínicamente con antibióticos y es raramente mortal. ¿Sabía usted que una pareja de ratones puede crear una colonia de aproximadamente 2,000 ratones al año?

    ¿Sabía usted que la orina y otros desechos de los ratones es la reserva más grande de la leptospirosis? ¿Qué la basura acumulada en las calles es también fuente de leptospirosis?

    Si usted encuentra este artículo de algún valor, dada la situación en nuestro país, entonces le recomiendo que pase la información a quienes usted crea puedan estar en riesgo o expuestos a las características que causan y propagan esta terrible enfermedad. El hígado inflamado, hepatomegalia o inflamación hepática se da cuando este órgano adquiere un tamaño mayor al normal. Se trata de una condición muy seria puesto que, a veces, la inflamación viene derivada por otra enfermedad de carácter más grave, como las contraídas por cualquiera de los virus de la hepatitis. Sin embargo, identificarla no es fácil, pues durante la primera etapa de la inflamación hepática apenas se notan los síntomas, estos aparecen conforme la anomalía avanza. No obstante, existen algunas señales y signos que pueden ayudarnos a descubrir si sufrimos hepatomegalia y, por ello, en este artículo de unComo queremos ayudarte a ampliar tu conocimiento y contarte cuáles son los síntomas del hígado inflamado.

    El hígado es uno de los órganos más importantes de nuestro cuerpo puesto que es el encargado de transformar los alimentos en energía, de eliminar las toxinas de la sangre, regular los niveles de aminoácidos y las grasas, entre muchas otras funciones. Es el más grande de todos y su inflamación puede causarnos graves consecuencias, por ello es fundamental cuidarlo y asegurarnos de que funciona sin problemas. Al cumplir tantas funciones y estar involucrado en tantos procesos de nuestro organismo no es de extrañar que las causas que provocan la inflamación hepática también sean variadas. Los factores principales que pueden provocar hepatomegalia son:

    • El consumo excesivo de alcohol hace que el hígado no pueda eliminarlo correctamente y puede producir una inflamación del mismo
    • Una infección por cualquiera de los virus de la hepatitis, hepatitis A, B, C, D, E, siempre causa la inflamación hepática
    • Otras infecciones virales, como la mononucleosis infecciosa, por citomegalovirus o bacterianas también pueden ser causantes del hígado inflamado
    • Una intoxicación producida por medicamentos desencadenará, también, en la inflamación hepática
    • Otros causantes pueden ser la enfermedad de Niemann-Pick, la cirrosis biliarprimaria, el Síndrome de Reye, la sarcoidosis o la colangitis esclerosante
    • El hígado graso es otra de la anomalías que, si no se trata, también puede derivar en una inflamación del mismo
    • Por último, cabe destacar que la aparición de una metástasis de tumores o la leucemia tambien pueden provocar la hepatomegalia

    Durante los primeros días de la inflamación hepática es muy probable que no notes ningún síntoma ni rareza en tu cuerpo relacionado con el hígado. Sin embargo, conforme avanza el tiempo se hacen cada vez más evidentes. En general, los primeros síntomas suelen ser muy similares a los que presenta una gripe común, malestar, décimas de fiebre, dolor muscular y náuseas.

    • A medida que pasa el tiempo los síntomas aumentan y se intensifican. La hepatomegalia suele provocar ictericia, que es cuando la piel adquiere un tono amarillento (los ojos también pueden tornarse amarillos). Los vómitos y la diarrea son otros de los síntomas más comunes del hígado inflamado.
    • Al tratarse de una inflamación, es muy probable que también notes la parte del abdomen ligeramente más hinchada al principio y, conforme avanzan los días, aumente de tamaño. Asimismo, el dolor abdominal es otra de las consecuencias de esta condición.
    • El color de las heces es otro de los factores que debes tener en cuenta si sospechas que tu hígado está inflamado, pues esta anomalía hace que se vuelvan más claras, incluso blancas. Esto sucede, sobre todo, cuando el causante de la inflamación es uno de los virus de la hepatitis. Recuerda que la hepatitis es la inflamación del hígado a causa de una infección vírica o bacteriana. En relación con esto, la orina puede tornarse de un color más oscuro del normal, tener un constante sabor amargo en la boca y mal aliento.

    Estos son los síntomas más comunes del hígado inflamado pero, en función del causante, es posible que no aparezcan todos o que, incluso, no se muestre ninguno. Por ello es importante realizarse exámenes anuales en caso de contar con alguno de los factores de riesgo, como padecer alguna de las enfermedades expuestas de manera crónica, el alcoholismo o tomar un exceso de medicamentos.

    Ahora que ya conocemos los síntomas del hígado inflamado es importante que, si padeces esta condición, apostemos por incluir remedios naturales que nos ayudarán a desinflamar esta zona del cuerpo y conseguir que mejore nuestra salud. A continuación vamos a descubrirte los remedios caseros que te ayudarán a conseguir bajar la hinchazón de esta zona del cuerpo: Es una de las infusiones que mejor funcionan para tratar el hígado inflamado ya que se trata de una planta muy depurativa que ayuda a que el cuerpo elimine el exceso de toxinas acumuladas y, también, se aminore la presencia de retención de líquidos.

    También es otra de las mejores plantas medicinales para reducir la hinchazón del hígado ya que se trata de un remedio casero con un alcaloide que consigue mejorar el funcionamiento de la vesícula biliar y, por tanto, favorece la expulsión de toxinas gracias a que se incrementa la producción de bilis. El tamarindo es un ingrediente perfecto para depurar el cuerpo ya que consigue mejorar el funcionamiento de la vesícula biliar y, por tanto, consigue bajar la inflamación que pueda padecer el hígado. Además, cuenta con propiedades protectoras que garantizarán la salud al hígado. La mejora manera de aprovechar estas propiedades es elaborando una infusión de tamarindo y tomarla 2 o 3 veces al día.

    El limón es una fruta repleta de propiedades digestivas y diuréticas que conseguirán fomentar la depuración del cuerpo de forma natural y, por tanto, bajar la hinchazón. Puedes preparar un zumo que cuente con la mitad de agua y la mitad de limón y tomarlo cada mañana en ayunas. En este otro artículo de unCOMO te damos más remedios caseros para el hígado inflamado.

    Si notas presente algunos de los síntomas expuestos deberás acudir a tu médico inmediatamente para que realice las pruebas pertinentes y confirme o descarte la inflamación hepática. Recuerda que muchos de los causantes son enfermedades graves, de manera que quizás hayas contraído alguna y todavía no lo sepas. Para detectar la hepatomegalia el médico primero palpará la zona de debajo de las costillas, pues si la inflamación es severa lo notará de inmediato, luego realizará una radiografía abdominal para observar si se ha producido un agrandamiento del hígado o no. En caso de haber indicios de ellos, puede hacer una ecografía abdominal para confirmarlo.

    Si se confirma, las siguientes pruebas serán una tomogradía computarizada del abdomen para averiguar la causa que ha provocado la inflamación, pruebas de la función hepática a fin de evaluar el funcionamiento del hígado, y una resonancia magnética del abdomen para confirmar los resultados de la tomografía. Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

    Si deseas leer más artículos parecidos a Cuáles son los síntomas del hígado inflamado, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Enfermedades y efectos secundarios. El bazo es un órgano esponjoso, suave y color púrpura situado en la parte superior del abdomen, cuyas funciones son eliminar materiales de desecho de la sangre y defender al organismo de agresiones externas. Hay ocasiones en que su funcionamiento se altera y es necesario extirparlo.

    Es importante saber que el bazo está constituido por dos tipos de tejido denominados pulpa blanca y roja. El primero de ellos tiene la labor de producir linfocitos (células sanguíneas que forman parte de los glóbulos blancos), los cuales participan de manera activa en la lucha contra infecciones. Por su parte, la llamada pulpa roja contiene otros glóbulos blancos (fagocitos) que se encargan de "ingerir" elementos que pueden ser perjudiciales o que ya no le sirven al organismo, como bacterias o células defectuosas presentes en la sangre. Pero ahí no termina la labor de dicha porción del bazo, ya que también controla a los glóbulos rojos; determina cuáles son demasiado viejos o anormales y los destruye.

    Al respecto, el cirujano Jesús Reyes Zamorano refiere que "el bazo es un órgano situado justo debajo de las costillas, el cual pesa entre 100 y 250 gramos y, pese a sus labores de defensa y purificación, hay ocasiones en que estas funciones pueden verse afectadas debido a la existencia de trastornos en la sangre, ruptura del bazo a causa de accidentes o golpes severos y enfermedades que generan hiperesplenismo, trastorno que ocasiona que el bazo trabaje exageradamente y, por ende, destruya células sanguíneas sin control. Ante tal situación se hace necesaria la extirpación del órgano". "Cabe destacar que con la extirpación del bazo, el organismo pierde parte de su capacidad para producir anticuerpos y eliminar bacterias de la sangre, lo que en consecuencia hace más susceptible al paciente a adquirir infecciones. No obstante, con el paso del tiempo, el hígado, principalmente, aumenta sus defensas para compensar dicha pérdida y ello impide que se sufran este tipo de padecimientos".

    Entre los diversos problemas que este órgano presenta, está el aumento del tamaño del bazo, el cual puede ser generado por cáncer en sangre e infecciones crónicas. Cuando lo anterior ocurre, dicho órgano incrementa su capacidad de atrapar y almacenar células sanguíneas, lo que puede reducir la cantidad de glóbulos rojos y blancos, así como las plaquetas (encargadas de la coagulación) presentes en la circulación. En el momento en que el bazo agrandado atrapa gran cantidad de células sanguíneas anormales, éstas lo obstruyen e interfieren en su funcionamiento, pues cuantas más estructuras celulares captura, más crece.

    Es necesario tomar en cuenta que cuando el bazo elimina demasiadas células sanguíneas de la circulación se pueden presentar diversos padecimientos, por ejemplo, anemia (escasa cantidad de glóbulos rojos), infecciones frecuentes (debido al reducido número de glóbulos blancos) y trastornos hemorrágicos (por falta de plaquetas). Finalmente, el bazo demasiado agrandado también atrapa células sanguíneas normales y las destruye junto con las anormales. A la cirugía mediante la cual se extirpa el bazo se le llama esplenectomía, procedimiento que forma parte del arsenal terapéutico en aquellas enfermedades de la sangre donde el bazo se convierte en el órgano de destrucción predominante de las células del vital líquido.

    De acuerdo al Dr. Reyes, además de las afecciones antes descritas hay otras condiciones en las que se puede requerir la extirpación del bazo, por ejemplo:

    • Lesión importante en el órgano con sangrado incontrolable.
    • Ruptura del bazo espontánea.

    En caso electivo (cuando hay tiempo de elegir el tratamiento):

    • Anemia hemolítica. Trastorno en el cual los glóbulos rojos de la sangre se destruyen más rápido de lo que la médula ósea (tejido esponjoso que se encuentra en el interior de los huesos) puede producirlos.
    • Esferocitosis hereditaria. Enfermedad que afecta a la membrana de los glóbulos rojos, de modo que las células más dañadas se destruyen fácilmente y ello da lugar a anemia grave.
    • Linfomas. Tumores cancerosos que invaden al sistema que se encarga de transportar las defensas a todo el organismo, al cual se le denomina linfático.
    • Púrpura trombocitopénica idiopática. Enfermedad que se caracteriza por disminución considerable de plaquetas (elementos que intervienen en la coagulación de la sangre), por lo cual se presentan hemorragias en la piel que forman manchas de color violeta, como los populares moretones (equimosis), o diminutos puntos rojos debajo de la piel que son el resultado de hemorragias muy pequeñas (petequias).
    • Trombosis de los vasos sanguíneos del bazo. Formación de coágulos en venas y arterias que impiden que la circulación sanguínea del órgano se efectúe adecuadamente.

    Para detectar dichos padecimientos es preciso que el médico palpe el bazo, el cual en muchas ocasiones puede sentirse agrandado, lo que deberá apoyarse con una radiografía del abdomen; en algunos casos se puede solicitar la realización de una tomografía, estudio que proporciona imagen más detallada (muestra lesiones o ruptura del órgano). Por otra parte, también es fundamental efectuar análisis de sangre para determinar si hay reducción en el número de las células que la conforman, además de examen de médula ósea debido a que puede detectar la presencia de cáncer en la sangre. Una vez confirmado el diagnóstico se procede a la esplenectomía o extirpación del bazo, intervención quirúrgica que se realiza con el paciente bajo anestesia general en la que se hace una incisión en el abdomen, se ubica al órgano y se separa de sus adherencias a las estructuras circundantes. Luego de ello, se retira el bazo del abdomen, se vigila la hemorragia y se cierra el corte abdominal.

    Cabe destacar que la extirpación del bazo puede efectuarse mediante cirugía abierta y laparoscópica; esta última consiste en hacer cuatro orificios, a través de los cuales se introducen unas pinzas especiales y pequeña cámara que le permiten al médico intervenir al paciente vigilando el proceso a través de un monitor. Aunque las indicaciones son prácticamente las mismas para cirugía abierta o de invasión mínima, "la principal ventaja entre ambos procedimientos quirúrgicos es el beneficio cosmético (por el tamaño de la herida), ya que no hay diferencias significativas, como en el tiempo de recuperación y complicaciones, aunque sí la hay en el costo. El mejor candidato es aquel paciente con bazo pequeño, mientras que en individuos con bazos de grandes proporciones el beneficio de una cirugía laparoscópica es más cuestionable", advierte el cirujano.

    La recuperación del paciente tras la intervención quirúrgica suele ser rápida y requiere un periodo de hospitalización menor a una semana (1 a 2 días en caso de esplenectomía laparoscópica) y la curación completa se llega a presentar en un lapso de 4 a 6 semanas. Es muy importante tener en cuenta que la extirpación quirúrgica del bazo aumenta la susceptibilidad a ciertas infecciones, particularmente las causadas por neumococos y meningococos. "Por esta razón los pacientes que se someten a esplenectomía, sobre todo niños, se deben vacunar contra estos gérmenes antes (cuando el procedimiento es electivo) o después (cuando se trata de un caso de emergencia). Asimismo, se requiere tratamiento con antibióticos a manera de prevención antes, durante y después del procedimiento", indica el doctor Reyes Zamorano.

    Ahora bien, después de la cirugía el organismo puede reaccionar de diversas maneras por la ausencia del bazo, lo cual puede incluir trombocitosis (aumento del conteo de plaquetas, que puede causar coágulos sanguíneos), hemólisis (destrucción de glóbulos rojos) y aumento de la susceptibilidad a infecciones severas, problemas a los que se les debe dar un manejo especial mientras el cuerpo logra adaptarse. Queda por decir que el resultado de la esplenectomía varía dependiendo de la enfermedad que se padezca o de la extensión de otras lesiones, no obstante, en la mayoría de los casos el paciente logra recuperarse completamente.

    A continuación encontrará el listado de especialidades. Pulse sobre la especialida sobre la que desea información para ver su definición y enfermedades más frecuentes, así como el nombre y currículum del especialista de la materia: La ‘anatomía patológica’ es la especialidad médica que se encarga del estudio de las lesiones celulares, tejidos, órganos, de sus consecuencias estructurales y funcionales y por tanto de las repercusiones en el organismo. Lo hace a través del estudio de muestras titulares (biopsias y piezas quirúrgicas) y celulares (citología).

    Se entiende por Alergología la especialidad médica que comprende el conocimiento, diagnóstico y tratamiento de la patología producida por mecanismos inmunológicos, con las técnicas que le son propias; con especial atención a la alergia. La cardiología es la especialidad médica que se ocupa de las afecciones del corazón y del aparato circulatorio. Se incluye dentro de las especialidades médicas, es decir que no abarca la cirugía, aún cuando muchas enfermedades cardiológicas son de sanción quirúrgica, por lo que un equipo cardiológico suele estar integrado por cardiólogo, cirujano cardíaco y fisiatra, integrando además a otros especialistas cuando el terreno del paciente así lo requiere.

    actos aislados de sociedades extranjeras

    Por favor, tenga en cuenta que los artículos del blog que están escritos por individuos fuera del gobierno pueden pertenecer al escritor, y el material gráfico puede pertenecer a su creador. En tales casos, es necesario ponerse en contacto con el escritor, con los artistas o con el editor para obtener su autorización para poder usarlo. Agradecemos sus comentarios sobre este artículo. Todos los comentarios deberán satisfacer nuestra política de comentarios.

    ¿Desea usar este contenido en su sitio web o en otra plataforma digital? En nuestra página de sindicación de contenidos le decimos cómo hacerlo. La encefalopatía hepática también conocida como encefalopatía de hígado o coma hepático, es la disfunción cerebral ocasionada por la incapacidad del hígado para eliminar toxinas del torrente sanguíneo. En algunos pacientes esta enfermedad puede ser puntual y corregirse, en otros casos se detecta como un problema crónico que suele empeorar.

    Se desconocen las causas específicas, pero esta patología está asociada a trastornos que afectan al hígado, como las enfermedades que provocan insuficiencia hepática, como la hepatitis fulminante o la cirrosis hepática y por Shunt portosistémicos (que es un vaso anómalo que no deja circular la sangre al hígado para que pueda filtrarse y se pueda depurar) y obstrucciones que impiden que la sangre pase por el hígado. Según la Fundación Española del Aparato Digestivo (FEAD), una de las causas es la exposición del cerebro a sustancias tóxicas por una disfunción hepática que impide filtrarlas. Cuando el hígado deja de filtrar las toxinas de la sangre, estas se acumulan en los vasos sanguíneos provocando problemas al organismo. Una de las sustancias neurotóxicas que el hígado depura y transforma en inofensiva es el amoniaco, pero en caso de no modificarse puede generar problemas. Los pacientes que padecen esta patología suelen tener antes una enfermedad hepática crónica.

    La encefalopatía hepática puede ser ocasionada también por: la ingesta de cantidades elevadas de proteínas, la deshidratación, anomalías en los electrolitos en la sangre (puede ocasionarse por los vómitos o por tratamientos diuréticos). Los sangrados en el sistema digestivo, las infecciones, bajos niveles de oxígeno en el cuerpo, los problemas de riñón y fármacos que inhiben el sistema nervioso central pueden ser causas también del coma hepático. Los síntomas de la encefalopatía hepática pueden presentarse poco a poco y gradualmente ir empeorando, o pueden aparecer repentinamente y con elevada gravedad. Se presenta como alteración de la conducta, alteraciones neurológicas y de comportamiento. La sintomatología la podemos clasificar según su gravedad:

    • Halitosis o presencia de mal olor en el aliento de los pacientes.
    • Modificación de los patrones habituales de sueño.
    • Confusiones leves y olvidos.
    • Cambios de personalidad o de estado anímico.
    • Deficiencia en la concentración y en la capacidad de discernimiento.
    • Empeoramiento de la escritura.
    • Temblor en manos y brazos, y movimientos extraños.
    • Agitación, excitación y, en raras ocasiones, convulsiones.
    • Desorientación, confusión o somnolencia.
    • Graves trastornos de personalidad.
    • Movimientos pausados y dificultad importante para pronunciar.

    Los pacientes que padecen esta patología pueden resultar inconscientes e incluso llegar a entrar en coma. Muchas veces se vuelven dependientes a causa de la sintomatología.

    El paciente debe consultar con el especialista cuando note que su sistema nervioso o estado mental está siendo afectado. El diagnóstico es muy importante, en especial para los pacientes que ya sufren alguna alteración hepática, porque esta encefalopatía puede volverse una enfermedad grave y urgente muy rápido. Una de las medidas preventivas principales es evitar el consumo de alcohol o drogas.

    Evitar el consumo de alcohol u otras drogas, especialmente si afectan al hígado. Conviene evitar la absorción de amoniaco u otras sustancias neurotóxicas, y se recomienda prevenir el estreñimiento, el sangrado digestivo, las alteraciones hidroelectrolíticas y huir de los sedantes como las benzodiacepinas. Además, la FEAD insta a los pacientes a que mantengan una dieta equilibrada que garantice un correcto estado nutricional acompañado de una correcta hidratación y ejercicio físico. La encefalopatía hepática, según María Luisa García Buey, especialista en medicina Digestiva y responsable de la Unidad de Hepatología del Hospital Universitario de la Princesa de Madrid, se clasifica en tres tipos según su origen:

    • Causada por fallo hepático.
    • Causado por shunt portosistémico (es un vaso anómalo que no permite el paso de la sangre por el hígado para ser filtrada).
    • Causada por cirrosis.

    El coma hepático también puede presentar cuatro grados:

    • Alteración del comportamiento.
    • Confusión moderada y bradipsiquia (lentitud de los procesos psíquicos y del pensamiento).
    • Estupor y gran confusión.
    • Coma.

    Para el correcto diagnóstico de esta enfermedad y evitar la confusión con otras causas de afectación mental suelen llevarse a cabo estudios de neuroimagen, acompañados por la exploración física y la consulta del historial del paciente. Hay varias pruebas recomendadas:

    • Un análisis de sangre para llevar a cabo un conteo sanguíneo completo o hematocrito para descartar la anemia.
    • Resonancia magnética cerebral.
    • Electroencefalograma o examen de las ondas cerebrales para medir la actividad del cerebro.
    • Pruebas para medir la función del hígado.
    • Tiempo de protrombina, que mide cuánto tarda el plasma sanguíneo en coagularse.
    • Medida de componentes como amoniaco en suero, sodio y potasio.
    • Nivel de sodio y potasio en el torrente sanguíneo.
    • BUN o examen de nitrógeno ureico en sangre, para valorar el funcionamiento renal del paciente.
    • Tomografía Computerizada (TC).
    • Test psicométricos.

    Esta enfermedad precisa la hospitalización del enfermo. Primero los médicos valoran cuál ha sido la causa que ha originado la encefalopatía hepática y en base al diagnóstico, deciden la terapia más adecuada.

    Uno de los tratamientos consiste en evitar la absorción de amoniaco con laxantes osmóticos, como la lactulosa y antibióticos, como la rifaximina o neomicina. Es necesario detener la hemorragia gastrointestinal y drenar la sangre localizada en los intestinos. Después se procede, si es necesario, a curar las posibles infecciones, la insuficiencia renal y anomalías electrolíticas. Es vital que el paciente esté bien nutrido y provisto del oxígeno suficiente, para evitar más daños al encéfalo. En algunos casos no se puede suministrar sedantes y tranquilizantes porque no se asimilan bien por el hígado. García Brey dice que “el pronóstico de esta patología suele ser grave, limita la supervivencia del paciente y los hace subsidiarios de trasplante hepático”. La encefalopatía crónica suele empeorar o reaparecer, aunque la forma aguda es curable. Sin embargo, tanto la forma crónica como la aguda, puede desembocar en un coma y en la muerte del afectado.

    Las enfermedades por almacenamiento de lípidos, o lipidosis, son un grupo de trastornos metabólicos heredados en los cuales cantidades perjudiciales de materiales grasos llamados lípidos se acumulan en algunas de las células y tejidos del cuerpo. Las personas con estos trastornos no producen suficiente de una de las enzimas necesarias para metabolizar los lípidos o producen enzimas que no funcionan adecuadamente. Con el tiempo, este almacenamiento excesivo de grasas puede causar daño tisular y celular permanente, particularmente en el cerebro, el sistema nervioso periférico, el hígado, el bazo y la médula ósea. Los lípidos son sustancias parecidas a las grasas que son partes importantes de las membranas encontradas dentro y entre las células y en la vaina de mielina que recubre y protege los nervios. Los lípidos incluyen a los aceites, ácidos grasos, ceras, esteroides (como el colesterol y el estrógeno), y otros compuestos vinculados.

    Estos materiales grasos se almacenan naturalmente en las células, órganos y tejidos del cuerpo. Diminutos cuerpos dentro de las células llamados lisosomas habitualmente convierten o metabolizan a los lípidos y las proteínas a componentes más pequeños para proporcionar energía para el cuerpo. Los trastornos que almacenan este material intracelular se llaman enfermedades por almacenamiento de lisosomas. Además de las enfermedades por almacenamiento de lípidos, otras enfermedades por almacenamiento de lisosomas son las mucolipidosis, en las cuales cantidades excesivas de lípidos y moléculas de azúcar se almacenan en los tejidos y las células, y las mucopolisacaridosis, en las cuales se almacenan cantidades excesivas de moléculas de azúcar. Las enfermedades por almacenamiento de lípidos se heredan de uno o ambos padres que transportan el gen defectuoso que regula una proteína particular en una clase de células del cuerpo. Pueden heredarse de dos formas:

    • La herencia recesiva autosómica se produce cuando ambos padres transportan y transmiten una copia del den defectuoso, pero ninguno de los padres está afectado por el trastorno. Cada niño nacido de estos padres tiene una probabilidad del 25 por ciento de heredar ambas copias del gen defectuoso, una probabilidad del 50 por ciento de ser un portador, y una probabilidad del 25 por ciento de no heredar ninguna copia del gen defectuoso. Los hijos de cualquier sexo pueden estar afectados por un recesivo autosómico con este patrón de herencia.
    • La herencia recesiva ligada a X (o ligada al sexo) se produce cuando la madre transporta el gen defectuoso en el cromosoma X que determina el sexo del bebé y lo transmite a su hijo. Los hijos de portadoras tienen una probabilidad del 50 por ciento de heredar el trastorno. Las hijas tienen una probabilidad del 50 por ciento de heredar el cromosoma ligado a X pero generalmente no está gravemente afectadas por el trastorno. Los hombres afectados no pasarán el trastorno a sus hijos pero sus hijas serán portadoras del mismo.

    El diagnóstico se hace por el examen clínico, la biopsia, pruebas genéticas, análisis molecular de las células o tejido para identificar los trastornos metabólicos heredados, y ensayos enzimáticos (para evaluar una variedad de células o líquidos corporales en cultivo para detectar deficiencias enzimáticas). En algunas formas del trastorno, un análisis de orina puede identificar la presencia de material almacenado. Algunas pruebas también pueden determinar si una persona transporta el gen defectuoso que puede trasmitirse a sus hijos. Este proceso se conoce como genotipificación.

    La biopsia para enfermedades por almacenamiento de lípidos implica extraer una pequeña muestra del hígado u otro tejido y estudiarlo bajo el microscopio. En este procedimiento, un médico administrará un anestésico local y luego extraerá un pequeño trozo de tejido ya sea quirúrgicamente o por biopsia con aguja (se extrae un pequeño trozo de tejido insertando una aguja hueca y delgada a través de la piel). Generalmente la biopsia se realiza en una instalación para pruebas ambulatoria. Las pruebas genéticas pueden ayudar a los individuos que tienen antecedentes familiares de una enfermedad por almacenamiento de lípidos a determinar si transportan un gen mutado que cause el trastorno. Otras pruebas genéticas pueden determinar si el feto tiene el trastorno o es un portador del gen defectuoso. Generalmente las pruebas prenatales se hacen por muestreo del vello coriónico, en el cual se extrae una muestra muy pequeña de la placenta y se estudia al comienzo del embarazo. La muestra, que contiene el mismo ADN que el feto, se extrae por catéter o aguja fina insertada a través del cuello del útero o por aguja fina insertada a través del abdomen. Generalmente se dispone de los resultados en 2 semanas.

    La enfermedad de Gaucher es la más común de las enfermedades de almacenamiento de lípidos. Está causada por una deficiencia de la enzima glucocerebrosidasa. Puede obtenerse material graso en el bazo, el hígado, los riñones, los pulmones, el cerebro y la médula ósea. Los síntomas pueden ser agrandamiento del bazo y el hígado, disfunción hepática, trastornos esqueléticos y lesiones óseas que pueden causar dolor, complicaciones neurológicas graves, inflamación de los ganglios linfáticos y (ocasionalmente) las articulaciones adyacentes, abdomen distendido, una coloración pardusca en la piel, anemia, bajo recuento plaquetario, y manchas amarillentas en los ojos. Las personas afectadas más seriamente también pueden estar más susceptibles a infecciones. La enfermedad afecta igualmente a hombres y mujeres. La enfermedad de Gaucher tiene tres subtipos clínicos comunes. El tipo 1 (o tipo no neuropático) es la forma más común de la enfermedad. Se produce más comúnmente entre personas de herencia judía asquenazí. Los síntomas pueden comenzar a temprana edad o en la edad adulta e incluyen agrandamiento hepático y gran agrandamiento del bazo, que puede romperse y causar complicaciones adicionales. La debilidad esquelética y la enfermedad ósea pueden ser extensas. El cerebro no está afectado, pero puede haber deterioro pulmonar e infrecuentemente renal. Los pacientes en este grupo generalmente tienen moretones con facilidad y experimentan fatiga debido al bajo recuento plaquetario. Dependiendo del inicio y la gravedad de la enfermedad, los pacientes de tipo 1 pueden vivir hasta la edad adulta. Muchos pacientes tienen una forma leve de la enfermedad o pueden no mostrar ningún síntoma. El tipo 2 (o enfermedad de Gaucher neuropática infantil aguda) típicamente comienza a los 3 meses del nacimiento. Los síntomas incluyen agrandamiento del hígado y del bazo, daño cerebral extenso y progresivo, trastornos del movimiento ocular, espasticidad, convulsiones, rigidez de los miembros, y poca capacidad para succionar y tragar. Los niños afectados generalmente mueren a los 2 años. El tipo 3 (la forma neuronopática crónica) puede comenzar en cualquier momento de la niñez o en la edad adulta. Está caracterizado por síntomas neurológicos más leves pero lentamente progresivos comparados con la versión aguda o de tipo 2. Los síntomas principales son un agrandamiento del bazo y/o hígado, convulsiones, mala coordinación, irregularidades esqueléticas, trastornos del movimiento ocular, trastornos sanguíneos que incluyen la anemia, y problemas respiratorios. A menudo los pacientes viven hasta sus años adolescentes y a veces hasta la edad adulta.

    Para los pacientes del tipo 1 y la mayoría del tipo 3, el tratamiento con reemplazo enzimático por vía intravenosa cada dos semanas puede disminuir dramáticamente el tamaño del hígado y el bazo, reducir las anormalidades esqueléticas, y revertir otras manifestaciones. El trasplante exitoso de médula ósea cura las manifestaciones no neurológicas de la enfermedad. Sin embargo, este procedimiento conlleva riesgo significativo y se realiza raramente en los pacientes con Gaucher. En raras ocasiones puede ser necesaria la cirugía para extirpar el bazo (si el paciente está anémico o cuando el órgano agrandado afecta la comodidad del paciente). Las transfusiones de sangre pueden beneficiar a algunos pacientes anémicos. Otros pacientes pueden requerir cirugía de reemplazo articular para mejorar la movilidad y la calidad de vida. Actualmente no existe un tratamiento eficaz para el daño cerebral grave que puede producirse en pacientes con los tipos 2 y 3 de la enfermedad de Gaucher. La enfermedad de Niemann-Pick es realmente un grupo de trastornos recesivos autosómicos causados por una acumulación de grasas y colesterol en las células del hígado, el bazo, la médula ósea, los pulmones y en algunos pacientes, el cerebro. Las complicaciones neurológicas pueden incluir la ataxia, parálisis ocular, degeneración cerebral, problemas de aprendizaje, espasticidad, dificultades para alimentarse y tragar, habla incoherente, pérdida de tono muscular, hipersensibilidad al tacto, y nubosidad corneal. Un halo rojo-cereza característico se desarrolla alrededor del centro de la retina en el 50 por ciento de los pacientes.

    La enfermedad de Niemann-Pick actualmente está subdividida en cuatro categorías. El inicio del tipo A, la forma más grave, se produce en la primera infancia. Los bebés parecen normales en el nacimiento pero desarrollan un agrandamiento del hígado y el bazo, ganglios linfáticos inflamados, nódulos bajo la piel (xantemas), y daño cerebral profundo a los 6 meses de edad. El bazo puede aumentar hasta 10 veces su tamaño normal y puede romperse. Estos niños se vuelven progresivamente débiles, pierden la función motora, pueden volverse anémicos, y son susceptibles a infecciones recurrentes. Raramente viven más de 18 meses. Esta forma de la enfermedad es más frecuente en familias judías. En el segundo grupo, llamado tipo B (o de inicio juvenil), el agrandamiento del hígado y el bazo se produce característicamente en los años preadolescentes. La mayoría de los pacientes también desarrolla ataxia, neuropatía periférica, y dificultades pulmonares que evolucionan con la edad, pero generalmente el cerebro no está afectado. Los pacientes de tipo B pueden vivir comparativamente largo tiempo pero pueden necesitar oxígeno complementario debido a la implicación pulmonar. Los tipos A y B de Niemann-Pick se producen por la acumulación de la sustancia grasa llamada esfingomielina, debido a la deficiencia de la esfingomielinasa ácida. La enfermedad de Niemann-Pick también incluye dos otras formas variantes llamadas tipos C y D. Éstas pueden aparecer a temprana edad o desarrollarse en la adolescencia o hasta en la edad adulta. Los tipos C y D de la enfermedad de Niemann-Pick no están causados por una deficiencia de la esfingomielinasa sino por una carencia de las proteínas NPC1 o NPC2. Como resultado, diversos lípidos y colesterol se acumulan dentro de las células nerviosas y hacen que funcionen mal. Los pacientes con los tipos C y D sólo tienen agrandamiento moderado de sus bazos e hígados. La implicación cerebral puede ser extensa, llevando a la incapacidad de mirar hacia arriba y hacia abajo, dificultad para caminar y tragar, y pérdida progresiva de la visión y la audición. Los pacientes con el tipo D típicamente desarrollan síntomas neurológicos más tarde que aquellos con el tipo C y tienen una velocidad progresivamente más lenta de pérdida de la función nerviosa. La mayoría de los pacientes con tipo D comparten un origen ancestral común en Nova Scotia. Las expectativas de vida de los pacientes con los tipos C y D varían considerablemente. Algunos pacientes mueren en la niñez mientras que otros que parecen estar menos gravemente afectados viven hasta la edad adulta.

    Actualmente no existe cura para la enfermedad de Niemann-Pick. El tratamiento es de apoyo. Generalmente los niños mueren de una infección o por pérdida neurológica progresiva. Se ha intentado el trasplante de médula ósea en algunos pacientes con tipo B. Frecuentemente los pacientes con los tipos C y D se colocan en una dieta con bajo colesterol y/o medicamentos para disminuir el colesterol, aunque la investigación no ha demostrado que estas intervenciones cambien el metabolismo del colesterol o detengan la evolución de la enfermedad. La enfermedad de Fabry, también conocida como deficiencia de la alfa-galactosidasa-A, causa una acumulación de material graso en el sistema nervioso autónomo, los ojos, los riñones, y el sistema cardiovascular. La enfermedad de Fabry es la única enfermedad por almacenamiento de lípidos ligado a X. Los hombres están principalmente afectados aunque es común una forma más leve en las mujeres, algunas de las cuales tienen manifestaciones graves similares a las vistas en los hombres afectados. Generalmente el inicio de los síntomas es durante la niñez o la adolescencia. Los síntomas neurológicos incluyen dolor quemante en los brazos y las piernas, que empeora en agua caliente o luego de hacer ejercicio, y la acumulación de material de exceso en las capas transparentes de la cornea (dando como resultado una nubosidad pero ningún cambio en la visión). Los depósitos grasos en las paredes de los vasos sanguíneos pueden deteriorar la circulación, colocando al paciente en riesgo de tener un accidente cerebrovascular o un ataque cardíaco. Otros síntomas incluyen el agrandamiento cardíaco, deterioro progresivo de los riñones que lleva a insuficiencia renal, dificultades gastrointestinales, disminución del sudor y fiebre. Pueden desarrollarse angioqueratomas (manchas elevadas pequeñas, no cancerosas, de color púrpura-rojizo en la piel) en la parte inferior del tronco y volverse más numerosas con la edad.

    que son actos de habla yahoo

    2) Evaluación con la Escala de Glasgow 25: aunque dicha escala no se ha evaluado de forma rigurosa para pacientes con EH, su utilización generalizada no solo en procesos estructurales cerebrales sino también en alteraciones metabólicas, justifica su utilización en EH aguda y crónica. Tratamiento nutricional en la cirrosis compensada

    Se define como aquella que no presenta ascitis o encefalopatía. La primera evidencia de que la nutrición adecuada podía mejorar los resultados en pacientes con cirrosis se dio ya a mediados del siglo XX. Son pacientes que tienen un elevado riesgo de presentar desnutrición por lo que es fundamental utilizar técnicas de cribado para identificar a aquellos que se encuentran bajo riesgo nutricional importante. Un resumen del tratamiento nutricional en las diferentes fases de la cirrosis se expone en la tabla II. El cirrótico compensado puede tener un aceptable estado nutricional, usualmente con niveles séricos de albúmina mayores de 3,5 g/dl y bilirrubina total menor de 1,5 mg/dl, así como suficiente apetito, por lo que con frecuencia puede recibir una dieta prácticamente normal, aunque hay que ser prudentes en la administración de sodio, hasta 2,5 g/día, para minimizar en lo posible la formación de ascitis o edemas.

    El tratamiento nutricional reporta beneficios en los estadios avanzados de la enfermedad. Los beneficios a corto plazo están en relación con la mejoría del balance nitrogenado, el descenso en la estancia hospitalaria, y la mejoría de la función hepática 26, 27. También se ha encontrado beneficios a largo plazo como disminución de la incidencia y severidad de la encefalopatía y mejoría del balance nitrogenado. La suplementación oral con dietas líquidas es a menudo difícil debido a la anorexia y otros síntomas gastrointestinales, aunque la nutrición oral suplementaria ha demostrado ser beneficiosa en pacientes seleccionados. Además, se ha visto en pacientes con cirrosis que la suplementación con nutrición enteral (NE) puede mejorar el aporte proteico, descender la frecuencia de hospitalización, mejorar el estado nutricional y la función inmune y, cuando el paciente precisa hospitalización, en aquellos que no pueden cubrir sus necesidades nutricionales en las primeras 48 h, la administración de NE ha demostrado mejoría en la estancia y en la severidad de la enfermedad 26. La NE a largo plazo no se ha estudiado con detalle en la cirrosis avanzada principalmente porque la colocación de gastrostomías está normalmente contraindicada en pacientes con ascitis. En pacientes con ingesta oral espontánea, sin nutrición artificial, se ha constatado una estrecha correlación entre gravedad del proceso, ingesta calórica y mortalidad a los seis meses 28. Con ingestas 3.000 kcal/d próxima a cero. Se consideraba que la ingesta era realmente un marcador de la gravedad de la enfermedad más que un reflejo de la mortalidad. Sin embargo, otros estudios 29 contradicen la idea de que la ingesta voluntaria es solo un marcador de la severidad de la enfermedad y, con administración de nutrición enteral, obtienen mejores resultados en cuanto a parámetros nutricionales y mortalidad.

    Hay consenso en que la restricción proteica no está indicada en la cirrosis compensada. Se recomienda una dieta conteniendo alrededor de 30 kcal/kg/d y 1,2 g de proteínas/kg/d. El paciente desnutrido, suele tolerar bien dietas incluso con 1,2-1,5 g/kg/d de proteínas sin presentar repercusión del tipo de encefalopatía y con mejora del balance nitrogenado. Se puede iniciar con 0,7 g/kg/d, con aumentos progresivos. Solo si coexiste un importante shunt porto-sistémico debe procederse con más cautela. Para pacientes con cirrosis moderada o compensada, una dieta bien balanceada será suficiente. En general, estos pacientes deben ingerir una dieta que proporcione cantidades suficientes de calorías, proteínas, vitaminas y minerales, aunque con estricto control. Deben ofrecerse alimentos frecuentes y en poca cantidad, para solventar los frecuentes problemas de náuseas y sensación de plenitud. Hay que tener en cuenta que la depleción de glicógeno hace recomendable la ingesta de entre 5-7 veces/día, con el menor descanso nocturno posible, para minimizar el catabolismo muscular nocturno 30. Los pacientes con cirrosis avanzadas deben recibir los alimentos convenientemente cocinados, dada la frecuencia de complicaciones infecciosas gastrointestinales que aumentan considerablemente la mortalidad 31. Para los pacientes que desarrollan esteatorrea, debe limitarse la administración de LCT y aumentar la cantidad de SCT o MCT.

    Si no se mantiene el peso corporal, pueden asociarse suplementos líquidos entre horas que completen la ingesta. Si a pesar de todo, sigue sin cubrirse las necesidades mínimas, se deberá administrar una NE, lo más precozmente posible, sin dejar que avance el estado de malnutrición. Inicialmente nocturna complementada con aportes dietéticos diurnos y, en último caso, completa. Podría darse en yeyuno si los vómitos y náuseas impiden una adecuada ingesta gástrica y, en casos excepcionales, nutrición parenteral. Tratamiento nutricional en la cirrosis descompensada

    Se define como aquella que presenta ascitis o encefalopatía. La albúmina plasmática usualmente es inferior a 3 g/dl y la bilirrubina total superior a 2-2,5 mg/dl. Los pacientes con encefalopatía pueden manifestar cambios del comportamiento, inversión de los patrones del sueño, incorrecta articulación de las palabras, desorientación o coma. Los episodios agudos de encefalopatía pueden presentarse intermitentemente en pacientes con cirrosis avanzada como resultado de infección, hemorragia gastrointestinal, deshidratación, alteraciones electrolíticas, sedantes, incumplimiento del tratamiento con lactulosa o estreñimiento severo. No es común que ocurra solo por ingesta de proteínas en cantidades superiores a las recomendadas por lo que debe buscarse otra causa. Sin embargo, cuando la causa de la encefalopatía no está clara, debe sospecharse transgresión dietética e incumplimiento terapéutico. Hay que tener en cuenta que además de la ingesta proteica, otra fuente de amonio es el gasto proteico en diferentes órganos. En la encefalopatía aguda debe corregirse agresivamente el posible factor precipitante. Durante los episodios agudos, puede necesitarse una restricción proteica temporal que usualmente no supera las 48 h y que debe minimizarse lo más posible. Debe administrarse el GEB x 1,2-1,3, con 1-1,3 g/kg/d de proteínas (pasadas las primeras 48 h), 30-40% de energía no proteica en forma de grasa y 60-70% de carbohidratos complejos 30, 32. Se ha constatado que incluso en pacientes con EH se obtienen mejores resultados sin una restricción proteica severa. También se ha comprobado que la NE para muy corto plazo (3 días) no ha demostrado beneficiar al paciente cirrótico hospitalizado con encefalopatía.

    Cuando el estado mental del paciente se normaliza y la causa de la encefalopatía ha sido identificada y tratada, debe restaurarse el tratamiento dietético con aporte suficiente de proteínas (1,2-1,5 g/kg/d). En contraste, en pacientes con encefalopatía crónica (básicamente en cirrosis terminal), el estado mental basal está frecuentemente alterado y debe mantenerse una cierta restricción proteica. Es evidente que la desnutrición agrava el pronóstico y que las dietas con restricción proteica utilizadas de forma indiscriminada contribuyen a extender la desnutrición entre pacientes de riesgo, que probablemente no la desarrollarían si tuvieran ingestas adecuadas, por lo que es necesario discriminar adecuadamente las indicaciones de dicha restricción. Como norma general, solo debe establecerse en los pacientes con EH aguda hasta su resolución, lo más pronto posible, o en la EH crónica recidivante 33.

    Así pues, una de las cuestiones más importantes en la práctica clínica, y objeto de controversia, es la cantidad y calidad de las proteínas requeridas en los pacientes con enfermedad hepática avanzada. Se sabe ahora que los requerimientos proteicos en los pacientes cirróticos son de 1-1,5 g/kg/d. Esta cantidad de proteínas es bien tolerada por muchos pacientes y solo aquellos con encefalopatía crónica intratable podrían necesitar una restricción proteica hasta 0,8 g/kg/d. A este respecto, se ha constatado recientemente 34 que el aporte de 1,2 g de proteínas/kg/d es seguro en pacientes con cirrosis y episodios de encefalopatía episódica y que la restricción proteica, incluso transitoria, no confiere ningún beneficio. Las fórmulas enriquecidas con AARR se han estudiado en pacientes cirróticos con encefalopatía y siguen siendo objeto de controversia. En trabajos clínicos randomizados han probado ser mejores que el placebo y similares a la lactulosa o la neomicina en el tratamiento de la encefalopatía, pero no está claro su beneficio frente a soluciones proteicas estándar 35. Sin embargo, estudios recientes 36,37 resaltan que su suplementación oral a largo plazo enlentece la progresión de la enfermedad hepática y prolongan la supervivencia y la calidad de vida. Los estudios que han preconizado el uso intravenoso de AARR en la EH son pocos, con muestras pequeñas y heterogéneas de pacientes y en diferentes estadios de EH. A pesar de ello, sugieren que su uso podría ser eficaz para tratar la EH aguda persistente y para prevenir los episodios recidivantes en pacientes con hepatopatía crónica avanzada 19. Un meta-análisis de estudios que comparan aminoácidos estándar frente a AARR en el tratamiento de la encefalopatía hepática, no muestran diferencia en su eficacia 38. Las guías de práctica clínica para enfermedades hepáticas de la ASPEN 33, restringen el uso de esas fórmulas a pacientes con encefalopatía refractaria que no responden al tratamiento médico habitual. En este escenario particular, puede alcanzarse un balance positivo de nitrógeno, a pesar de la restricción proteica, con el uso de estas fórmulas. Por todo ello, no se pueden obtener conclusiones definitivas de estos estudios, pero sin embargo en ninguno de ellos se ha demostrado o sugerido que su utilización sea perjudicial para la evolución de la EH, por lo que su administración puede estar indicada en aquellos pacientes cirróticos desnutridos y/o con grados avanzados de la enfermedad y/o con encefalopatía recurrente y/o con intolerancia proteica.

    Los pacientes no críticos con encefalopatía crónica o recurrente pueden necesitar períodos prolongados de cierta restricción proteica dietética y recibir alrededor de 0,8-1 g de proteínas/kg/d. Paradójicamente, sin embargo, la restricción del aporte nitrogenado puede contribuir a la malnutrición y agravar el pronóstico 10. Por otra parte, un balance positivo de nitrógeno puede tener efectos positivos en la encefalopatía favoreciendo la regeneración hepática y aumentando la capacidad del músculo para la eliminación del amonio. Por ello, el tratamiento nutricional incluye efectos intrínsecos de los propios componentes dietéticos así como efectos a largo plazo en los órganos cuya disfunción contribuye a la patogénesis de EH. En este sentido, como hemos visto, las formulaciones orales de AARR pueden proporcionar una fuente proteica mejor tolerada en pacientes con EH crónica e intolerancia proteica a la dieta. El hipercatabolismo de la cirrosis sugiere una recomendación de 1-1,5 g de proteínas/kg/día 30, pero la administración de dosis adecuadas de nitrógeno es con frecuencia difícil, por la propia enfermedad y por la posible existencia de un cierto grado de encefalopatía crónica. Teniendo en cuenta que la tolerancia proteica depende también de su origen, siendo alta en la láctea, mediana en la vegetal y más pobre en la cárnica, se ha recomendado el abordaje de otros medios de manipulación dietética, como la suplementación con fibra o dietas con aporte proteico de origen vegetal, que aportan alto contenido en fibra y menos AAA, o bien con proteínas lácteas y/o la administración de una elevada relación calorías/nitrógeno 39. La fibra soluble es fermentada por el mismo mecanismo que la lactulosa y el alto contenido en fibra de la dieta vegetal mejora la función del colon, disminuye el tiempo de tránsito, aumenta el pH luminar y la excreción de amonio, aumentando así mismo las concentraciones plasmáticas de arginina y citrulina.

    La preservación de la masa muscular esquelética parece ser beneficiosa para la prevención de la encefalopatía recurrente, quizá debido al papel del músculo esquelético en la eliminación de amonio vía síntesis de glutamina. Dadas las anormalidades metabólicas descritas en la cirrosis, que producen un aumento del catabolismo y un descenso de la disponibilidad de la glucosa durante el ayuno, los alimentos ricos en carbohidratos pueden recomendarse, siempre que no coexista una intolerancia hidrocarbonada o aumento de la resistencia periférica a la acción de la insulina. Un tentempié al acostarse junto a 4-6 comidas diarias ha demostrado que proporciona un balance positivo de nitrógeno en los pacientes cirróticos 40. Si hay ascitis e hiponatremia, está indicada la restricción hídrica. La deficiencia de zinc es común en estos pacientes, especialmente cuando se asocia con malnutrición, debido a un descenso en la capacidad de almacenamiento hepático. Debe considerarse su suplementación si los niveles plasmáticos están bajos o en los casos con disgeusia o alteración de la visión 41. Puesto que el zinc es un cofactor en la síntesis hepática de urea desde el amonio, se ha postulado que los suplementos de zinc pueden mejorar la encefalopatía, aunque hay evidencias clínicas conflictivas sobre su eficacia como terapia para la encefalopatía hepática 42. Parece que su administración mejora la actividad del ciclo de la urea en modelos experimentales de cirrosis y se ha constatado que su deficiencia puede ser un factor precipitante de encefalopatía 25, por lo que se recomienda su suplementación oral (220 mg/d).

    Por último, respecto de las alteraciones vitamínicas 1, los niveles de vitamina E están bajos en el 47% de los cirróticos y el 59% tiene enfermedad metabólica ósea, principalmente osteoporosis y raramente osteomalacia. Puede coexistir un déficit de vitamina A debido a un descenso en la liberación desde el hígado. Además, los niveles plasmáticos de vitamina B12 están habitualmente altos debido a un aumento en las transcobalaminas I y III pero, sin embargo, los niveles tisulares de Vitamina B12 están depleccionados, con un descenso en la transcobalamina II. 1. Esteller Pérez A, González Gallego J. Nutrición en las enfermedades hepatobiliares. En: Gil A Ed. Tratado de nutrición. Tomo IV. Acción Médica, Madrid, 2005, pp. 907-57. [ Links ]

    2. Caregaro L, Alberino F, Samodio P y cols. Malnutrition in alcoholic and virus-related cirrosis. Am J Clin Nutr 1996; 63:602-609. [ Links ] 3. Marsano L, Martin A, Randall H. Current nutrition in liver disease. Curr Opin Gastroenterol 2002; 18:246-253. [ Links ]

    4. McCullough AJ, Tavill AS. Disordered energy and protein metabolism in liver disease. Semin Liver Dis 1991; 11:265-277. [ Links ] 5. Madden AM, Bradbury W, Morgan MY. Taste perception in cirrhosis: its relationship to circulating micronutrients and food preferences. Hepatology 1997; 26:40-48. [ Links ]

    6. Quigley EM. Gastrointestinal dysfunction in liver disease and portal hypertension. Gut-liver interaction revisited. Dig Dis Sci 1996; 41:557-561. [ Links ] 7. Thompson GR. Actions of neomycin on the intraluminal phase of lipid absorption. J Clin Invest 1971; 50:321-323. [ Links ]

    8. Muller MJ. Energy expenditure and substrate oxidation in patients with cirrhosis: the impact of cause, clinical staging and nutritional state. Hepatology 1992; 15:782-794. [ Links ] 9. Selberg O, Bottcher J, Tusch G y cols. Identification of high and low risk patients before liver transplantation. A prospective cohort study of nutritional and metabolic parameters in 150 patients. Hepatology 1997; 25:652-657. [ Links ]

    10. Merli M, Riggio O, Dally L. Does malnutrition affect survival in cirrhosis? Hepatology 1996; 23:1041-1046. [ Links ] 11. Pirlich M, Seiberg O, Boker K y cols. The creatinine approach to estimate skeletal muscle mass in patients with cirrhosis. Hepatology 1996; 24:1422-1427. [ Links ]

    12. Pirlich M, Schutz T, Spachos T y cols. Bioelectrical impedance analysis is a useful bedside technique to assess malnutrition in cirrhotic patients with and without ascites. Hepatology 2000; 32:1208-1215. [ Links ] 13. Merli M, Riggio O, Romiti A y cols. Basal energy production rate and substrate use in stable cirrhotic patients. Hepatology 1990; 12:106-112. [ Links ]

    14. Campillo B, Bories P, Pornin B y cols. Influence of liver failure, ascites and energy expenditure on the response to oral nutrition in alcoholic liver cirrhosis. Nutrition 1997; 13:613-621. [ Links ] 15. Petrides AS. Liver disease and diabetes mellitus. Diabetes Rev 1994; 2:2-18. [ Links ]

    16. Mullen KD, Webwe FL. Role of malnutrition in hepatic encephalopathy. Semin Liver Dis 1991; 11:292-304. [ Links ] 17. Khoruts A, Stahnke L, McClain CJ y cols. Circulating tumor necrosis factor. Interleukin-1 and interleukin-6 concentrations in chronic alcoholic patients. Hepatology 1991; 13:267-276. [ Links ]

    18. Guarner C, Soriano G, Tomas A y cols. Increased serum nitrite and nitrate levels in patients with cirrhosis: relationship to endotoxemia. Hepatology 1993; 18:1139-1143. [ Links ] 19. Jiménez Jiménez FJ, Montejo González JC, Núñez Ruiz R. Nutrición artificial en la insuficiencia hepática. Nutr Hosp 2005; 20(Supl. 2):22-24. [ Links ]

    20. Wright G, Jalan R. Management of hepatic encephalopathy in patients with cirrosis. Best Pract Res Clin Gastroenterol 2007; 21:95-110. [ Links ] 21. Norenberg MD. Astrocytic-ammonia interactions in hepatic encephalopathy. Semin Liver Dis 1996; 16:245-253. [ Links ]

    actos publicos 2013 quilmes

    Intenta llevar una muestra de los excrementos cuando lleves al periquito al veterinario: para ello quita toda la arena y pon papel de celofán o de aluminio en el suelo de la jaula (vigilando que el periquito no se lo puede comer), ya que la muestra no puede estar contaminada por arena, restos de alimentos o cualquier otra cosa, y debe ser más o menos fresca. Si la diarrea es leve y supones que fue provocada por estrés, por comer alimento demasiado frío (¡frutas de la nevera!), un cambio de ambiente. o que acompaña a alguna enfermedad leve o que ya se está tratando puedes tomar una serie de medidas que pueden ayudar a que desaparezca esta diarrea pasajera:

    Una posibilidad es el tratamiento con infrarrojas, que también aquí puede ser bastante útil. Coloca la lámpara a aprox. 70 cm. de la jaula y mantenla encendida durante unos 10 minutos. Repite esto 1 - 2 veces al día. Evita el frío y las corrientes de aire. Suprime todas las frutas y verduras de la dieta hasta que la situación se haya normalizado. Para aportar suficientes vitaminas añade un complejo vitamínico a las semillas o la bebida. El panizo siempre viene bien, es energético, sabroso y tiene efectos positivos en caso de la diarrea.

    Sustituye el agua por infusión de manzanilla a temperatura ambiente o té negro muy (¡!) diluido, o una mezcla de los dos. Puedes añadir una pizca de glucosa. Con diarreas persistentes el periquito pierde muchas sales, puedes preguntar al veterinario si quizás deberías añadir un preparado especial al agua para recuperarlos. Si el periquito lo come: ofrécele copos de avena, patatas cocidas, arroz cocido y pan integral, aparte de la mezcla de semillas normal.

    ¡Si la situación no se normaliza en dos o tres días, el periquito tiene una apariencia enferma, o se añaden otras síntomas, hay que acudir a un veterinario! ¡El "tratamiento casero" descrito solo alivia las síntomas, pero no combate la causa! Enfermedades del plumaje

    La muda es un proceso natural y NO ES UNA ENFERMEDAD. Los periquitos renuevan su plumaje dos o tres veces al año. El proceso se lleva a cabo poco a poco, así no surgen zonas completamente desplumadas y normalmente el periquito tampoco pierde su capacidad de vuelo. Dura aprox. 2 - 3 semanas en completarse. Las plumas nuevas salen envueltos en la prolongación del cañón, y parecen "pinchos" blanquecinos. Estos cañones se abren al cabo de poco tiempo y dejan a la vista la nueva pluma plenamente desarrollada. No te preocupes si tu periquito durante la muda parece un pequeño erizo - sobre todo la región de la frente se llene amucho de estos "pinchos". Muchos dueños se asustan pensando que se trata de parásitos u otra enfermedad, pero es algo absolutamente normal.

    Durante la muda los periquitos son menos activos, duermen más y algunos muestran bastante "mala leche". Las nuevas plumas les pican al salir, y con el plumaje incompleto es más fácil que pasen frío. Sobre todo periquitos viejos o debilitados por alguna otra causa puede perder demasiadas plumas a la vez, y por tanto perder parcialmente la capacidad de vuelo. Esto hay que tenerlo en cuenta al soltarlos a volar por la habitación, es fácil que sufran algún accidente en un intento de vuelo. La muda más fuerte es la juvenil, es decir la primera en la que se cambia el plumaje infantil por el adulto. Se produce a los cinco a seis meses de edad, y después ya no será posible reconocer la edad del periquito a simple vista.

    El nuevo plumaje tendrá el color definitivo, y la frente sin ondulaciones. El color puede cambiar notablemente en algunos variedades: en las cabeza amarilla variedad II las plumas antes azules se vuelven azul turquesas con un toque verde bastante notable. Pero también las otras variedades cambian bastante. En la imagen aparece mi periquito "Guisante" antes y después de la muda juvenil. Era un amarillo opalino canela Para ayudar al periquito en su muda es importante proporcionarle un ambiente tranquilo, evitar cualquier tipo de estrés (no es buena época para empezar a criar) y no sacarle de su ambiente habitual si no es imprescindible. Durante la muda el periquito suele dormir más de lo normal y tiene que tener la oportunidad para hacerlo. Durante la muda las necesidades nutricionales son mayores, el cuerpo necesita mucha energía para formar las plumas nuevas. Conviene cuidar la dieta al máximo y eventualmente mezclar un complejo vitamínico con el agua, además de proporcionar frutas, verduras y semillas germinadas a diario. Especialmente el pepino tiene un efecto muy positivo en esta época, contiene minerales y vitaminas en la proporción idónea. Un trozo de pepino a diario no debería faltar durante la muda.

    Otro suplemento de la dieta muy recomendable durante esta época es la infusión de cola de caballo. Prepáral a según lo recomendado en el envase y dilúyel a con media taza de agua por taza de infusión. Déjala enfriar y ofrece la infusión en vez de agua. Asegura una adecuada humedad ambiental (superior al 60 %) y ofrece a diario un baño templado a los periquitos.

    Muda de defensa ("muda de susto") Igual que la muda normal, tampoco es un proceso patológico sino un mecanismo de defensa: un periquito que se ve atrapado por un depredador puede perder de golpe buena parte de su plumaje. De este modo, tiene una oportunidad para escapar y el depredador se queda solo con un puñado de plumas entre las garras.

    Los periquitos en cautividad no han perdido este mecanismo de defensa, y puede ocurrir que pierdan sus plumas después de ser espantados o sostenidos en la mano de forma incorrecta. Incluso ante situaciones de estrés repentinas pueden perder bastantes plumas sin que hayan sido agarrados físicamente. Esta pérdida de plumas es indolora y las plumas vuelven a crecer antes de la siguiente muda en un periodo de algunos días o semanas, dependiendo del tamaño de las plumas perdidas. La muda de defensa en sí no es peligrosa, pero sí lo es exponer al periquito a situaciones de estrés innecesarias.

    Muda interrumpida o muda anormal La muda interrumpida no es una única enfermedad, sino que es un síntoma de que algo va mal. Un periquito afectado no acaba la muda en pocas semanas como es normal, sino que se prolonga por más tiempo y/o es muy fuerte. Muchas veces aparecen zonas desplumadas sobre todo en la región del cuello y la nuca. Muchas plumas se quedan dentro de sus cañones sin abrirse éstos, y las plumas que se abren aparecen deshechas, cambiadas de color (puntas más oscuras) y a veces incluso deformadas, por ejemplo en forma de espiral. En general al plumaje le falta brillo y parece desordenado. Según el caso, estas síntomas de desarrollan todos, solo algunos y con mayor o menor intensidad.

    La razón principal de este problema son carencias nutricionales: falta de minerales, de aminoácidos o de vitaminas. También puede deberse a trastornos hormonales y situaciones de estrés prolongado. El tratamiento consiste en remediar la causa: cuidar al máximo la alimentación y revisar las condiciones de vida del periquito: ¿tiene compañía? ¿La jaula es lo suficientemente grande? ¿La temperatura es la adecuada? ¿Se está peleando continuamente con otro periquito? ¿Hay otra causa del estrés, por ejemplo niños que pueden asustar al periquito? Otra enfermedad que causa muda anormal es la hepatitis (inflamación del hígado) y cualquier otra enfermedad hepática.

    Para ayudar a que el proceso de muda vuelva a su forma normal se pueden tomar las mismas medidas que en el caso de la muda normal: ofrecer pepino, infusión de cola de caballo, asegurar una correcta humedad ambiental y ofrecer a diario la oportunidad de bañarse con agua templada. Si la pérdida de plumas es muy fuerte y el periquito se comporta de forma distinta de lo normal, o las plumas no vuelven a crecer de forma normal después de pocas semanas, conviene consultar a un veterinario. Sobre todo hay que excluir la posibilidad de que se trate de PBFD o de muda francesa, y tratar posibles problemas hepáticos.

    Es un trastorno del comportamiento que sobre todo sufren los psitácidos grandes, como yacos, amazonas y guacamayos, pero también hay periquitos que practican esta automutilación. Las principales razones son psíquicas: soledad, aburrimiento, frustración, tristeza, estrés prolongado. La mayoría de los periquitos que se arrancan las plumas viven sin compañía de un congénere, una forma de vida completamente antinatural para un animal tan social como un periquito, que le lleva a desarrollar esta (y otras) anomalías de comportamiento. Evidentemente, la mejor prevención es no tener un periquito sin un compañero de su misma especie, si está emparejado es más bien raro que un periquito se arranca las plumas.

    Una vez que el periquito haya comenzado con la automutilación, es muy difícil que deje esta costumbre, aunque se remedie la causa, probablemente seguirá con el vicio. Un periquito desplumado es más sensible al frío, se ve fuertemente discapacitado en su capacidad de vuelo y es muy fácil que sufra resfriados y otras enfermedades. Por tanto el dueño deberá tener cuidado de colocar la jaula en un lugar cálido y libre de corrientes de aire, además de tener mucho cuidado al sacarlo de la jaula para que el periquito no se lastime al caer desde grandes alturas. Lo primero es excluir causas patológicas: por ejemplo, el escozor producido por parásitos o un eczema puede llevar al periquito al arrancarse las plumas en la zona afectada. Además un trastorno hormonal o enfermedades como PBFD o muda francesa pueden hacer que las plumas se parten con mucha facilidad y que el periquito los rompa al limpiarse, pero parece que se los está arrancando. Por tanto, siempre es recomendable acudir a un veterinario especializado en aves si un periquito muestra este comportamiento.

    Si el periquito está sano y aún así se arranca las plumas la causa es psicológica. En este caso el "tratamiento" requiere mucha paciencia y dedicación, y no siempre es exitoso. Hay que averiguar la causa: ¿El periquito tiene pareja? Si no, cómprale una cuanto antes.

    ¿Hay algo en el ambiente que le produce estrés continuo? ¿Ruidos, niños, el periquito se trata con rudeza, la jaula se encuentra en un lugar inadecuado? ¿Hay suficientes estímulos en el ambiente como para que el periquito no se aburra? ¿Dispone de juguetes? ¿La dieta es variada? ¿Tiene oportunidades para trepar? ¿Lo sueltas suficientes horas diarias a volar por la habitación?

    ¿La jaula es grande y adecuada? ¿No hay demasiados periquitos en la misma jaula? A veces los periquitos no se arrancan las plumas a si mismos sino a otros periquitos, incluso a sus crías. Las causas de este comportamiento pueden ser parecidas a las anteriores, pero también hay casos en los que lo hacen sin ninguna razón aparente.

    La muda francesa es una enfermedad vírica. El síntoma más evidente es la pérdida de las timoneras (las plumas de la cola) y las remeras (las plumas largas de las alas) en periquitos jóvenes pocos días o semanas después de haber abandonado el nido. Algunos periquitos pierden todo el plumaje largo, rara vez incluso se ven afectadas las coberteras, es decir, el plumaje que recubre el cuerpo. Otros solo pierden algunas timoneras y/o remeras, pero la capacidad de vuelo casi siempre se ve seriamente afectada. Esto ha llevado a que los periquitos afectados también se llamen pichones corredoras o saltadores, su única forma de desplazarse. El virus responsable de la enfermedad es un polyomavirus, llamado "b udgerigar fledgling disease virus " (BFDV). Ataca a aves pertenecientes a los psitácidos (loros, a los que pertenece el periquito), pero también a paseriformes y rapaces. El contagio se produce a través del polvo de las plumas, el contenido del buche y los excrementos, además de la madre a sus hijos.

    actos en madrid dia de la hispanidad

    Buenas noches, tengo un perro pitbull Blue de 7 años de edad, y el veterinario me dio el diagnóstico de que Empieza a tener problemas en el hígado, el perro a bajado de peso, esta flaco. Quiero saber por favor que croquetas son recomendadas para este tipo de problemas hepatico o que dieta debo de seguir. Gracias Los pacientes hepáticos, necesitan tomar una dieta natural, adecuada a su enfermedad.
    Si quieres que te ayudemos con su nutrición, rellena el siguiente cuestionario, aportándonos la mayor información posible.
    Aquí tienes el link:

    Analizaremos el caso y te daremos una respuesta en 24-48 horas, así como las tarifas. Hola… me acaban de decir que mi caniche (de gran tamaño – 15kgs y 47cms de pecho a cola) tiene el higado mal, con grasa y me recomendaron la comida Hill´s l/d. El precio es exhorbitante y realmente no lo puedo pagar, ademas una bolsa de 2 kgs no me llega a un mes. Que me sugiere que le de “casero”? Hay alguna otra marca para problemas de grasa en el higado?
    Gracias

    Los paciente hepáticos necesitan tomar una alimentación adecuada a su enfermedad. Desde luego que una dieta natural específica para su condición, te va a salir más barato que los piensos de prescripción.
    Si quieres que te ayudemos con la alimentación de tu perro, rellena el siguiente cuestionario y nos lo envías, aportándonos la mayor información posible.
    Aquí tienes el link: Analizaremos el caso y te daremos una respuesta en 24-48 horas, así como las tarifas.

    Buenos dias, tengo un perro hepático, 15 años, 10kg de peso y lo estaba alimentando con hills pero se me es muy costosa y hace meses lo alimento con carne picada cocida y arroz, que dieta me recomendarías? Los pacientes hepáticos necesitan tomar una dieta natural, adecuada a su enfermedad.
    Si te interesa que te ayudemos, rellena el siguiente cuestionario y nos lo envías.
    Aquí tienes el link:

    Te responderemos en 24-48 horas y te diremos qué hacer, así como las tarifas. Soy Mariela y soy Mexicana, te conocí en el desayuno de aniversario de Zita y platicamos un poco y te comenté que tengo 3 perros y uno de ellos es hepilético. Estoy a punto de comprarle pienso de nuevo, pero me acordé de ti, y quiero ver otras alternativas para mi adorado max. Actualmente max come pienso de Royal Canin Hepatic. Qué me recomiendas? dónde puedo verte, o cuánto me cobrarías por una asesoría?

    En espera de tus comentarios, te mando un saludo. Abajo te pongo mi celular: 606 44 3751

    Lo primero que necesitamos es que rellenes el siguiente cuestionario, aportándonos la mayor información posible sobre tus perros (tanto de los sanos, como del que es epiléptico). Nuestros veterinarios lo revisarán y te responderán lo antes posible.
    Al principio del cuestionario, comenta que conociste a Carlos en el desayuno de Zita
    Aquí tienes el link: Maria Fernanda Lopez Agudelo dice

    hola, tengo un perro criollo y fue diagnosticado con higado graso, el tratamiento que me mandaron es la dieta del concentrado hill id pero en realidad es muy caro, el paquete de 1 1/2 vale 65.000 pesos… me pueden recomendar algo que lo ayude, tiene el higado muy hinchado Los pacientes hepáticos necesitan tomar una alimentación natural, adecuada a su enfermedad.
    Te recomendamos que rellenes el siguiente cuestionario y nos lo envíes, para que podamos ayudarte con su nutrición.
    Aquí tienes el link:

    Buen dia:
    Tengo un beagle, tiene problemas de tipo hepatico, que posible dieta natural podria suministrarle para mantener su estado de salud. Si te interesa, nosotros podemos ayudarte con la preparación de una dieta para paciente hepático.
    Te recomendamos que rellenes el siguiente cuestionario y nos lo envíes:

    Te responderemos lo antes posible tengo perrita de 7 años que se le detecto hígado graso, lo tenia inflamado, se le dio antibiótico, dieta blanda casera, arroz con pollo y la silimarina para uso veterinario, mi pregunta que comida de purina le debo dar adecuada para ella¿ y cuidar su, que no sea royal can ine porque es difícil conseguirla y muy cara

    En el caso de los pacientes hepáticos, es muy importante una dieta natural adecuada para su condición.
    Nosotros podemos ayudarte con el caso de tu perra. Si te interesa, rellena el siguiente cuestionario y nos lo envías: Te responderemos en 24-48 horas.

    Hola tengo un pastor alemán de 11 años, tiene daño hepático, me podría recomendar una dieta natural adecuada porfavor. Saludos Te recomendamos que rellenes el siguiente cuestionario y nos lo envíes, para que podamos ayudarte con la nutrición de tu perro.
    Aquí tienes el link:

    Tengo una border collie de 4 años y esta cln problemas de colesterol elevado cual seria la dieta adecuada? El primero paso es que rellenes el siguiente cuestionario y nos lo envíes:

    Te responderemos lo antes posible. Buena noche mi cocker tiene 14 meses esta sufriendo de hepatis mi veterinario le formuló renal balance silyvet Omega 3 taambien 3 inyecciones una diaria durante 3 días consecutivos aplicada en el cuello y compleland pechugas de pollo y la lata l/d es su alimentación q puedo agregar a esa dieta doctor mi perro está muy delgado el se come todo no le desagrada la lata pero es algo muy costoso para mi leo a recomiendas usarlo de complemento q me recomiendas e leído arroz integral y zanahorias? Mil gracias por tu atención sandra

    La mejor forma de alimentar a un paciente hepático es con una dieta natural adecuada a ese problema.
    Si quieres que te ayudemos con la alimentación de tu perro, rellena el siguiente cuestionario y nos lo envías: Te responderemos en 24-48 horas

    Hola tengo un poodle de 15 años. Basicamente esta sano. Pero sufre convulsiones derrepente. Los estudios dicen q es xq se le sube el amoniaco ocasionado x comer carne. Nosotros no le damos carne pero aveces agarra del piso. Le damos proplan senior. Pero queria ver si combiene mezclar el royal renal o el hepatic. Gracias Por favor ayuda. Tengo un perrito de 15 años, pesa 7.4 kilos y tiene problemas en el higado. Tiene 4 tumores de 20,21,23 y 28 milimetros en el higado. Tiene perdida de leucocitos (tiene 5980/ul), perdida de neutrofilo segmentado(tiene 3890/ul) y perdida de linfocitos(tiene 1290/ul). Muestra monocitos elevados en 560/ul y la fosfatasa alcalina en 1570 (lo normal ed 15-127 U/L). Le estoy dando segun el doctor comida royal canin hepatico 3/4 taza al dia(antes le daba hills l/d que le cambie porque ya no queria comer eso). 1/2 camote machucado con 2 crdas y media de noni. Una capsula de uña de gato. 4 ml de trihepat (2ml 2 veces al dia) y 2 ml de proteliv (1ml 2 veces por dia). Mi pregunta es la siguiente. Ya no le quiero dar camote porque se estriñe, y he leido en su blog que la proteina vegetal es buena para regeneral el higado, me podrian recomendar que comida es buena para darle? Porque no quiero darle solo las bolitas, tambien me gustaria complementarlas con algo que no sea el camote. Por favor si me pueden responder se lo agradeceria mucho. Gracias. Cabe indicar que ya llene el formulario que uds solicitan que llenemos.

    Tu perro necesita, urgentemente, una dieta natural adecuada a su problema hepático.
    Si te interesa, rellena el siguiente cuestionario, cuanto antes y nos lo envías: tengo un beagle de 14 años, lo lleve al veterinario y dice que tiene problema hepático, siempre le he dado dog chow, como le puedo complementar la alimentación con comida casera.
    El come bien y se ve alegre.

    Los pacientes hepáticos necesitan un dieta natural adecuada a su problema.
    Si deseas que te asesoremos nutricionalmente, rellena el siguiente cuestionario y nos lo envías: Te responderemos lo antes posible.

    Hola Diagnósticaron a mi poodle de 6 años con problema hepático pero aun a tiempo de recuperar y le recomendaron los alimentos que nombra, y si leeo los ingredientes del que come ahora que earthborn holistic en comparación con los de royal o hills los de earthborn son mucho mejores. mi consulta es es recordarle cambiar a un alimento de pescado. La mejor manera de alimentar a un paciente hepático es con una dieta natural adecuada a ese problema.
    Si deseas que te asesoremos nutricionalmente, rellena el siguiente cuestionario y nos lo envías:

    Te responderemos en 24-48 horas. hola como estan uds. quisiera que me ayudaran con el caso de mi perro.el es doberman de 8 años fue diagnosticado con problema hepatico.lucas llego a convulsionar y despues de ciertos examenes se le diagnostico con daño hepatico. el ejoro con estos alimentosque uds nombran peo me gustaria saber si puedo darle otros alimentos u otra dieta. de antemano muchas gracias.

    Para que podamos asesorarte nutricionalmente, rellena el siguiente cuestionario y nos lo envías: Te responderemos lo antes posible.

    Holaaaa, mi perrito fue diagnosticado con daño hepático, ya le compre alimento especial pero no quiere comerlo, me recomienda darle pollo o pavo? Carlos Alberto Gutiérrez dice

    ¿Tu alimentarías a un humano con problemas hepáticos con esos alimentos “especiales”? Pollo y pavo no son adecuados para este tipo de pacientes, pero existen dietas naturales, de muchísimo mayor calidad, como es obvio, y mucho más baratas, que esos alimentos altamente industrializados, busca en la red y en nuestro blog Hola tengo una puddle de 6 años y le encontraron un daño hepatico y nos recomendaron estos dos tipos de alimentos mencionados, pero yo le he estado dando dieta casera como pollo con arroz cocido y quisiera saber que me recomienda usted, seguir con lo casero o comprar ese alimento?

    que son los actos de comercio en derecho