Aprovecha la oportunidad para actualizar tus conocimientos en el manejo de la cirrosis hepática” Aprovecha la oportunidad para actualizar tus conocimientos en el manejo de la cirrosis hepática"

Las células del hígado lesionadas o dañadas conducen a la formación del tejido cicatricial no funcional dentro del hígado. La condición se llama ‘cirrosis hepática’. El tejido hepático sano es reemplazado por el tejido cicatricial gradualmente durante la cirrosis. La cicatrización del hígado es causada por las lesiones a largo plazo o el daño a las células hepáticas, lo que produce la pérdida de la función hepática. La cirrosis del hígado en la etapa 4, indica la etapa avanzada de la enfermedad. El hígado juega un papel importante en la digestión y la desintoxicación. La cirrosis afecta gravemente a la función del hígado. Desafortunadamente, la cirrosis hepática no se puede invertir. El tratamiento para la prevención implica sólo la progresión adicional de la enfermedad. Etapas de la cirrosis hepática.

  1. Durante la etapa inicial de la cirrosis, el cuerpo normalmente no presenta ningún síntoma. Se observan los síntomas como la boca seca, la fatiga, la ictericia y se nota la ampliación de la zona superior del estómago. También, a veces, se experimenta la sensación de picor. Estos síntomas indican un problema en la función hepática. La inflamación del hígado y la formación de tejido anormal en el hígado, pueden ser detectados con la ayuda de las pruebas médicas apropiadas. Sin embargo, la progresión de la enfermedad y el deterioro de la función del hígado es muy lenta. Una biopsia ayuda a determinar el avance de la enfermedad. La etapa inicial de la cirrosis del hígado se llama ‘fase compensada “, ya que el cuerpo ha conseguido compensar con éxito y por sí solo todas las deficiencias, que se producen por un mal funcionamiento del hígado.
  2. Durante esta etapa, los tejidos anormales desarrollados en el interior del hígado se transforman en bandas rígidas de los tejidos conectivos. Este proceso se conoce como la fibrosis. La fibrosis y la inflamación del hígado se propagan y afectan a las venas y las regiones circundantes.
  3. A medida que avanza la enfermedad, todas las bandas tiesas comienzan a mezclarse las unas con las otras. Esto conduce a la ampliación de las zonas afectadas. La interrupción de las funciones del hígado es generalmente observada durante esta etapa, ya que la persona experimenta la incapacidad para digerir las grasas. La deficiencia de las vitaminas se puede notar también debido a problemas en la absorción de las vitaminas solubles en grasa.
  4. La etapa final de la cirrosis hepática, se conoce como la etapa de la cirrosis descompensada. Esta etapa es la más temida. El trasplante hepático es la única opción de tratamiento para los pacientes en la etapa descompensada. El empeoramiento de todos los síntomas, se observa durante estas etapas.

Los síntomas de la cirrosis hepática:

  • La fatiga.
  • La sed extrema.
  • Una capa gruesa sobre la superficie dorsal de la lengua.
  • La anorexia.
  • Las náuseas.
  • La distensión abdominal.
  • El dolor sordo en el área del hígado.
  • Los lunares araña.
  • La contracción del hígado.
  • La ictericia.
  • El intenso prurito en la piel.
  • El edema.
  • La ascitis.
  • Las palmas hepáticas.
  • La fiebre baja.
  • La fatiga severa, el cansancio, la somnolencia inusual.
  • La pérdida del apetito.
  • El dolor del estómago y los calambres.
  • La fácil aparición de los moretones y el sangrado (especialmente en la región abdominal).
  • La confusión, la dificultad en el habla.

La esperanza de vida con la cirrosis hepática.

La cirrosis del hígado en la etapa 4 puede dar lugar a graves complicaciones de la salud, como la hipertensión portal, el agrandamiento del bazo, el endurecimiento del hígado, la disfunción renal y la acumulación de líquidos en el cuerpo. La pérdida de la masa ósea y una disminución en la densidad ósea se pueden notar también. Durante a la función hepática deteriorada, el organismo pierde su capacidad de desintoxicarse, lo que conduce a la concentración de las toxinas en el cuerpo. Esto dá lugar a la confusión severa, incluso el coma. En este mundo moderno, la cirrosis hepática es la tercera causa de muerte después de las enfermedades cardíacas y el cáncer. Hay muchos tipos de cirrosis, basadas en las causas. La cirrosis alcohólica tiene el peor pronóstico, cuando se compara con la cirrosis biliar primaria o la cirrosis inducida por la hepatitis. La esperanza de vida de la cirrosis puede ser alrededor de 15 a 20 años, si la cirrosis es detectada durante una etapa temprana. Si la enfermedad se detecta en la segunda etapa, la esperanza de vida será aproximadamente de 6 a 10 años. Los pacientes en las primeras etapas pueden optar por las últimas opciones de tratamiento, como el trasplante de hígado, las medicinas de ultima generación, etc. Si la cirrosis se diagnostica durante la última etapa, entonces la esperanza de vida será de aproximadamente de 1 a 3 años, dependiendo de la salud general del paciente, la disponibilidad de las tecnologías avanzadas del tratamiento, la gravedad de los síntomas, etc.

La cirrosis hepática no tiene un inicio repentino, se necesitan años de daño para producir las cicatrices perjudiciales y muchos años de abusos para que el hígado deje de funcionar por completo y pasar por alto las condiciones subyacentes y la condición mortal. El tratamiento de la cirrosis puede ayudar a detener o ralentizar la progresión de la enfermedad. Durante la cuarta etapa de la cirrosis hepática, la insuficiencia hepática y otras complicaciones de la salud, pueden conducir finalmente a la muerte de la persona. Ahora que usted sabe, cómo la cirrosis del hígado y la muerte están estrechamente relacionados, no es necesario explicar la importancia de una prueba médica de rutina en su vida. Las pruebas de rutina ayudan a controlar la función del hígado y ayudarán a detectar un problema en una etapa temprana. La cirrosis, generalmente, se detecta durante las pruebas realizadas por algunos problemas de la salud. Un examen semestral de rutina puede ayudar a mejorar las posibilidades de la detección de la cirrosis en una etapa temprana. Publicado por el equipo de Bupa de información sobre la salud, octubre de 2011.

Esta hoja informativa está destinada a quienes padecen de cirrosis inducida por alcohol, o a quienes desean informarse sobre el tema. La cirrosis es una enfermedad en la cual el tejido sano del hígado es reemplazado por tejido cicatrizal que, con el tiempo, impide que el hígado funcione correctamente. La cirrosis inducida por alcohol (también conocida como cirrosis alcohólica) es el término que se usa para describir la cirrosis que ha sido causada por beber cantidades excesivas de alcohol, generalmente, durante muchos años.


En la cirrosis, las células sanas del hígado son gradualmente reemplazadas por tejido cicatrizal en un proceso llamado fibrosis. Si esto ocurre, el tejido del hígado, que debería ser liso, se torna noduloso y duro. La cirrosis inducida por alcohol hace referencia específicamente a la cirrosis causada por beber alcohol. La cirrosis puede también ser causada por infecciones hepáticas, como hepatitis B y C y por algunas enfermedades hereditarias del hígado. La cirrosis es el tipo más grave de un conjunto de enfermedades hepáticas relacionadas al consumo de alcohol. Si usted bebe cantidades excesivas de alcohol, puede contraer enfermedades como enfermedad del hígado graso o hepatitis (inflamación del hígado). La enfermedad simple de hígado graso generalmente puede revertirse al dejar de beber. Las personas que siguen bebiendo en exceso corren riesgo de desarrollar un tipo más grave de enfermedad hepática, como hepatitis o cirrosis.

La cirrosis se clasifica como compensada o descompensada. Si tiene cirrosis compensada, su hígado generalmente puede soportar el daño y continuar realizando la mayoría de las funciones importantes. La mayoría de las personas con cirrosis compensada tienen pocos síntomas o ninguno. Sin embargo, sin tratamiento, es probable que desarrolle cirrosis descompensada (aunque esto puede llevar muchos años). Si tiene cirrosis descompensada, generalmente tendrá síntomas y complicaciones graves.

Es posible que en las primeras etapas de la cirrosis no tenga ningún síntoma y su médico haya detectado signos de daño en el hígado mediante un análisis de sangre de rutina. Los primeros síntomas pueden incluir:

  • pérdida de apetito
  • náuseas y vómitos
  • picazón en la piel
  • pérdida de peso

Sin embargo, a medida que la enfermedad avanza, los síntomas pueden incluir:

  • color amarillento en la piel y/o en la parte blanca de los ojos (esto se llama ictericia)
  • hinchazón del abdomen (barriga) y piernas
  • pérdida de tejido muscular
  • aparición de vasos sanguíneos con forma de araña en la piel
  • hematomas y hemorragias que aparecen con facilidad
  • vómitos de sangre o sangre en las heces (de apariencia negra alquitranada y de olor desagradable)
  • confusión o falta de memoria
  • alta temperatura (fiebre) debido a una infección (es más probable que contraiga ciertas infecciones si tiene cirrosis)
  • cambios sexuales – si es hombre, podría notar que tiene menos vello corporal, testículos más pequeños (atrofia testicular) y más tejido mamario (ginecomastia); si es mujer, podría tener períodos irregulares

La cirrosis no siempre es la causa de estos síntomas, pero si los tiene, consulte a un médico.
Si vomita sangre, sus heces son negras o tiene fiebre, debe buscar atención médica urgente.


El tejido cicatrizal puede restringir el flujo de sangre al hígado, provocando una acumulación de presión en la vena que lleva sangre desde el intestino hasta el hígado (vena porta). A esto se lo conoce como hipertensión portal. A medida que aumenta la presión, la sangre trata de encontrar otra vía hacia el corazón sin pasar por el hígado y expande las venas en la pared del estómago y del esófago. Estas venas expandidas (llamadas várices) pueden sangrar lentamente, causando anemia (una afección en la que hay muy pocos glóbulos rojos en la sangre o no hay suficiente hemoglobina en la sangre). Además existe riesgo de que las várices sangren intensamente y necesite tratamiento de emergencia. La cirrosis puede derivar en insuficiencia hepática. Esto es cuando el hígado deja de funcionar como debería. También puede causar insuficiencia renal (síndrome hepatorrenal) y daño cerebral (encefalopatía).

Si tiene cirrosis, es más probable que desarrolle cáncer de hígado.

Una de las muchas funciones del hígado es procesar el alcohol que usted bebe. El hígado puede controlar cierta cantidad de alcohol pero si bebe mucho y con regularidad, puede forzarlo en exceso.

Su hígado generalmente puede repararse y regenerarse solo. Pero si las células están muy dañadas, el tejido hepático puede quedar cicatrizado permanentemente A medida que se acumula el tejido cicatrizal, el hígado no puede funcionar con la misma eficacia. Entonces tendrá menos capacidad para procesar sustancias químicas y medicamentos, lo que puede causar la acumulación de sustancias nocivas (toxinas) en su cuerpo. El daño al hígado se produce gradualmente con el paso de los años hasta que deja de funcionar correctamente. La cirrosis inducida por alcohol generalmente es provocada por beber demasiado durante muchos años. No hay una cantidad específica de alcohol que cause cirrosis; las cantidades que pueden causar daño varían según la persona. En general, cuanto más alcohol beba, más probabilidad tendrá de contraer cirrosis inducida por alcohol. No solo afecta a las personas que tienen una adicción al alcohol. Si es bebedor social o bebedor excesivo episódico, también tiene altas posibilidades de contraer cirrosis.

Su médico le hará preguntas sobre los síntomas y le examinará. También puede preguntarle acerca de su historial médico. Su médico podrá remitirlo a un médico hepatólogo (un médico que se especializa en las enfermedades del hígado).
Es posible que necesite una o más de estas pruebas:

  • Análisis de sangre, incluyendo una prueba de función hepática para ver cómo funciona su hígado.
  • Estudios por imágenes como TAC o IRM.
  • Biopsia del hígado, donde se extrae una pequeña porción de hígado con una aguja fina y se examina bajo un microscopio para ver si el tejido está dañado.

Si su médico cree que usted tiene várices en su esófago o estómago, podría tener que hacerse una gastroscopia. Una gastroscopia es una prueba que le permite al médico observar su esófago y estómago mediante el uso de una cámara telescópica delgada y flexible, similar a un tubo, que se llama endoscopio.
Tenga presente que la disponibilidad y el uso de estas pruebas específicas pueden variar de un país a otro. El daño hepático causado por la cirrosis no se puede revertir pero usted puede evitar mayores daños. La mejor forma de hacerlo es dejar de beber alcohol. Si tiene dificultades para dejar de beber, hable con su médico. Podrá ayudarle de varias maneras, por ejemplo, puede recomendarle participar en grupos de apoyo.

Su médico o dietista pueden asesorarle con respecto a su dieta y a complementos nutricionales ya que es importante evitar la desnutrición. Medicamentos

Su médico puede recetarle medicamentos para aliviar los síntomas. Por ejemplo, si tiene hipertensión portal puede recetarle un medicamento betabloqueador para reducir el riesgo de hemorragia. O si tiene hinchazón abdominal, puede recetarle un diurético (pastillas de agua) para ayudarle a eliminar el líquido de su abdomen. Consulte siempre a su médico, y lea el prospecto de información al paciente que viene con el medicamento.

Si usted tiene insuficiencia hepática, un trasplante puede ser una opción. Se trata de una cirugía mayor para extirpar el hígado afectado y reemplazarlo con el hígado sano de un donante. Su médico podrá decirle si esta es una opción adecuada para usted. Si se le hace un trasplante de hígado, no debe beber alcohol por el resto de su vida. La disponibilidad y el uso de los distintos tratamientos pueden variar de un país a otro. Consulte a su médico acerca de sus opciones de tratamiento.


La mejor forma de reducir las probabilidades de tener cirrosis inducida por alcohol es limitar la cantidad de alcohol que bebe, o simplemente no beber alcohol. Dejar de beber alcohol también puede evitar el avance de la cirrosis si ya la tiene. Las pautas actuales en el Reino Unido para beber con moderación son las siguientes:

  • Las mujeres no deben beber regularmente más de dos o tres unidades de alcohol por día.
  • Los hombres no deben beber regularmente más de tres a cuatro unidades de alcohol por día.

Es fácil calcular mal las unidades de bebida que toma. Los siguientes ejemplos pueden ayudarle a llevar un seguimiento de la cantidad que bebe. Téngalos presente para asegurarse de beber con moderación sin exceder los límites.

  • Una pinta de sidra al 6% de alcohol por volumen (apv) son alrededor de 3,4 unidades.
  • Una pinta de cerveza al 5% de apv son 2,8 unidades.
  • Un vaso normal de vino (175 ml) al 13% de apv son 2,3 unidades.
  • Un vaso grande de vino (250 ml) al 12% de apv son 3 unidades.
  • Una medida de aguardiente al 40% de apv al 40% es 1 unidad.

Tenga presente que las pautas para el consumo de alcohol pueden variar de un país a otro. Para más información, consulte a su médico de cabecera.

La cirrosis es la cicatrización del hígado causada por el daño continuo de este órgano a largo plazo. Cada vez que su hígado se lesiona trata de repararse a sí mismo. En el proceso, se forma tejido cicatricial.

El tejido cicatricial reemplaza el tejido sano en el hígado y evita que el hígado funcione correctamente. La cirrosis puede ser fatal si falla el hígado. Sin embargo, por lo general toma años para llegar a esta etapa y el tratamiento puede ayudar a prevenir su progresión.

lasix per edema polmonare

po lasix versus iv lasix

lasix 40 mg como tomar

Las causas que pueden estar ocasionando la aparición de molestias o dolor en el hígado son en realidad muy diversas. A continuación te resumimos las más habituales:

  • Inflamación y agrandamiento del hígado: conocido médicamente con el nombre de hepatomegalia, consiste en el ensanchamiento del hígado más allá de su tamaño normal, de forma que sus bordes tienden a superar sus límites y causar molestias. Puede estar causado a su vez por consumo de alcohol, presencia excesiva de grasa en el hígado, hepatitis, mononucleosis infecciosa, cirrosis, cáncer hepático, leucemia, sarcoidosis o síndrome de Reye.
  • Hepatitis: ya sea la hepatitis A, B, C, D y E, consiste en una inflamación del hígado causada por una infección vírica. Esta infección puede remitir de forma espontánea o evolucionar hacia una fibrosis, cirrosis o un cáncer. Por ejemplo, en el caso de las hepatitis A y E son generalmente causados por la ingestión de alimentos o agua contaminados, mientras que las hepatitis B, C y D se producen por su transmisión con productos sanguíneos contaminados o transfusiones de sangre.
  • Cirrosis: consiste en la cicatrización y el funcionamiento deficiente del hígado, caracterizándose por ser la última fase de la enfermedad hepática crónica. Entre sus causas más habituales podemos mencionar el alcoholismo y la infección por hepatitis B o C.

HIgado Graso? Algo de grasa en el hígado es normal. Pero si la grasa representa más del 5% al 10% del peso del hígado, es posible que se deba a la enfermedad hepática alcohólica o no alcohólica. En algunos casos, estas enfermedades pueden dar lugar a complicaciones mas graves.

Enfermedad hepática alcohólica (ALD)

  • Más de 15 millones de personas en los EE.UU. abusan de alcohol o en uso excesivo. Casi todos ellos – el 90% -100% – desarrollan hígados grasos.
  • El hígado graso puede ocurrir después de beber cantidades moderadas o grandes de alcohol. Incluso puede ocurrir después de un corto período de consumo excesivo de alcohol (enfermedad hepática alcohólica aguda).

La genética o herencia (la que se transmite de padres a hijos) juega un papel en la enfermedad hepática alcohólica de dos maneras: puede influir en la cantidad de alcohol que consume y su probabilidad de desarrollar alcoholismo. Y, también puede afectar a los niveles de enzimas hepáticas que intervienen en la descomposición (metabolismo) de alcohol. Antecedentes. La obesidad conduce a la infiltración de grasa de múltiples órganos, incluyendo el corazón, los riñones y el hígado. Bajo condiciones de estrés oxidativo, Las citoquinas derivadas de la grasa se liberan localmente y dar lugar a un proceso inflamatorio y disfunción de órganos. En el hígado, la infiltración de grasa que se ha denominado la enfermedad de hígado graso no alcohólico, puede conducir a la esteatohepatitis no alcohólica

Otros factores que pueden influir en la probabilidad de desarrollar la enfermedad de hígado graso no alcohólico son: Hepatitis C (que puede conducir a la inflamación del hígado)

Enfermedad de hígado graso no alcohólico (NAFLD) Enfermedad de hígado graso no alcohólico es la causa más común de la enfermedad hepática crónica en los EE.UU. Algunas personas con exceso de grasa en el hígado simplemente tienen lo que se llama un hígado graso. Aunque esto no es normal, no es grave si no conduce a la inflamación o daño

  • Otros tienen lo que se llama no-alcohólica steatohepatisis (EHNA). Aunque es similar a la enfermedad hepática alcohólica, las personas con este tipo de enfermedad del hígado graso beben poco alcohol o no. NASH puede provocar daños permanentes al hígado y con el tiempo, las células hepáticas pueden ser reemplazados por tejido cicatricial. Esto se conoce como cirrosis. El hígado no puede funcionar bien y puede desarrollar una insuficiencia hepática, cáncer de hígado y la muerte relacionada con el hígado. EHNA es una de las principales causas de cirrosis.

Ambos tipos de NAFLD están volviéndose más comunes. Hasta el 20% de los adultos pueden tener hígado graso o EHNA. Y más de 6 millones de niños tiene una de estas condiciones, que son más comunes en los niños asiáticos e hispanos. La evidencia reciente indica que NAFLD aumenta el riesgo de enfermedades del corazón en los niños que tienen sobrepeso o son obesos.

Cuales son Las causas de la enfermedad de hígado graso no alcohólico (NAFLD)

  • La causa de la enfermedad de hígado graso no alcohólico no está claro. Ciertos factores tienden a aumentar el riesgo, pero en algunos casos, sin factores de riesgo se muestran. Sin embargo, el hígado graso no alcohólico tiende a darse en familias. También se presenta con mayor frecuencia en personas de mediana edad con sobrepeso u obesidad. Estas personas a menudo tienen altos niveles de colesterol o triglicéridos y la diabetes o prediabetes (resistencia a la insulina), también.

Otras posibles causas de la enfermedad de hígado graso son:

  • Medicamentos
  • La hepatitis viral
  • Hepática autoinmune o enfermedad hereditaria
  • Pérdida rápida de peso
  • Desnutrición
  • Estudios recientes muestran que un crecimiento excesivo de bacterias en el intestino delgado y otros cambios en el intestino puede estar asociada con la enfermedad de hígado graso no alcohólico. Algunos investigadores sospechan ahora que esto puede desempeñar un papel en la progresión de la NAFLD a EHNA.

Hígado graso del Embarazo Aunque es muy raro, la grasa se acumula en el hígado de la madre durante el embarazo, poniendo a la madre y al feto en riesgo grave. Cualquiera puede desarrollar insuficiencia hepática, insuficiencia renal, infección o hemorragia severa. Nadie comprende totalmente la causa, pero las hormonas pueden jugar un papel.

  • Una vez que el diagnóstico se confirma, el bebé nace tan pronto como sea posible. Si bien la madre puede necesitar cuidados intensivos durante varios días, la función hepática a menudo retorna a la normalidad en pocas semanas.

Los síntomas de la enfermedad de hígado graso

  • Enfermedad del hígado graso es a menudo silenciosa, sin producir síntomas, especialmente en el principio. Si la enfermedad avanza – que es por lo general durante un período de años, o incluso décadas – puede causar problemas vagos como:
  • Fatiga
  • Pérdida de peso o pérdida del apetito
  • Debilidad
  • Náusea
  • La confusión, deterioro del juicio, o dificultad para concentrarse
  • Estos síntomas también pueden estar presentes:
  • Dolor en el centro o la parte superior derecha del abdomen
  • Un agrandamiento del hígado
  • Decoloración por parches de piel oscura, generalmente en el cuello o la axila
  • Con la enfermedad hepática alcohólica, los síntomas pueden empeorar después de periodos de consumo excesivo de alcohol. Con NAFLD, el proceso de la enfermedad puede detener o revertir, o puede empeorar. Si se desarrolla cirrosis, el hígado pierde su capacidad de funcionar. Esto puede causar signos y síntomas tales como:
  • La retención de líquidos
  • Pérdida de masa muscular
  • El sangrado interno
  • Ictericia (color amarillento de la piel y los ojos)
  • Insuficiencia hepática

El diagnóstico de la enfermedad de hígado graso

  • A menudo, un hígado graso aparece durante un chequeo de rutina. Su médico puede notar que su hígado es ligeramente ampliada o ver signos de un hígado graso en una prueba de sangre. O bien, su médico puede sospechar un problema después de tomar un historial médico o haciendo un examen físico.
  • Los análisis de sangre. Durante las pruebas de sangre de rutina, la elevación de ciertas enzimas hepáticas pueden aparecer. Estos podrían incluir la alanina aminotransferasa (ALT) o aspartato aminotransferasa (AST).
  • Los estudios de imagen. Como la ecografia abdominal. Un hígado graso puede también aparecer en las pruebas de imagen.

DESCARGA EL LIBRO DE DIABETES Y SU CURA NATURAL

  • Biopsia del hígado. La única forma de confirmar un diagnóstico de enfermedad de hígado graso es con una biopsia de hígado. Esto se hace generalmente una vez por otras causas se han descartado. Después de la aplicación de la anestesia local, el médico inserta una aguja a través de la piel para remover un pequeño pedazo de hígado. Esto se examina bajo el microscopio en busca de signos de inflamación grasa, y las células dañadas del hígado. Si la inflamación o el daño no está presente, el diagnóstico es simplemente un hígado graso.

Tratamiento de la enfermedad del hígado graso

  • No existe un tratamiento específico en este momento para la enfermedad de hígado graso. Sin embargo, conseguir tratamiento para cualquier enfermedad subyacente, como la diabetes, es esencial. Y usted puede tomar otras medidas para mejorar su condición.
  • Si tiene una enfermedad hepática alcohólica y usted es un bebedor empedernido, dejar de beber es la cosa más importante que usted puede hacer. Buscar el apoyo que necesita para tener éxito. Con ALD, el uso continuado de alcohol puede conducir a la enfermedad avanzada, incluyendo hepatitis alcohólica o cirrosis. Incluso para aquellos con NAFLD, sin embargo, evitar el alcohol puede ayudar.
  • Si usted tiene sobrepeso o es obeso, haz lo que puedas perder peso gradualmente – no más de 1 o 2 libras por semana. Un estudio reciente demostró que la pérdida de peso de al menos 9% en un período de meses puede ayudar a revertir la EHNA. A pesar de la pérdida de peso menor que esto puede ayudar a reducir la acumulación de grasa en el hígado.
  • Coma una dieta balanceada y saludable y aumentar la actividad física. Además de limitar las calorías, evitar las dietas ricas en hidratos de carbono refinados, rápidamente digeridos. Esto incluye los alimentos que limitan tales como pan, sémola, arroz, papas, maíz y azúcar concentrado, que se encuentra en las bebidas deportivas y jugos.
  • Evitar medicamentos innecesarios también puede ayudar a retrasar o revertir la enfermedad. Los ensayos clínicos también están estudiando la eficacia de ciertos antioxidantes y nuevos medicamentos para la diabetes en el tratamiento de la enfermedad de hígado graso (a causa de la enfermedad de enlace al estrés oxidativo y la diabetes). Estos incluyen:
  • La vitamina E
  • Selenio
  • Betaína
  • La metformina
  • Rosiglitazona
  • Pioglitazona
  • Tenga en cuenta que incluso las vitaminas y minerales puede conducir a problemas de salud. La mejor manera de obtener sus beneficios es a través de las fuentes de alimentos que los contienen.
  • Nuevos hallazgos sobre el papel de las bacterias en el desarrollo de la enfermedad de hígado graso puede llevar a otras opciones para el tratamiento, como por contrarrestar las dietas desequilibradas con probióticos. Estos son los suplementos dietéticos que contienen bacterias vivas sanas o levaduras.

Si la cirrosis se convierte en grave, un trasplante de hígado puede ser necesaria. Un cirujano extirpa el hígado dañado y lo sustituye por uno sano.

Cada año, millones de personas en los Estados Unidos sufren dolores causados por cálculos biliares. Sin embargo, puede sorprender el hecho de que muchos de estos individuos terminan por descubrir que tienen cálculos hepáticos. Los cálculos hepáticos son los parientes menos conocidos de los cálculos biliares, porque ambos son, esencialmente, lo mismo. En última instancia, la ubicación define la diferencia entre los dos. Para ayudar a reducir el riesgo de sufrir este doloroso malestar, todas las personas deben comprender cómo funciona el hígado y qué pueden hacer para apoyar su salud. El hígado es la glándula más grande que hay en el cuerpo y se localiza al principio del intestino delgado. La vesícula, en comparación, se ubica detrás del hígado cerca de su base. El propósito principal del hígado es producir bilis—una secreción esencial para descomponer los lípidos digeridos en partículas más pequeñas para que las grasas y las vitaminas solubles en grasa puedan ser absorbidas por el intestino delgado.

El hígado forma bilis a partir de agua, electrolitos, y otras moléculas incluyendo colesterol, bilirrubina, ácidos biliares, y fosfolípidos. Los adultos producen entre 400 y 800 ml de bilis todos los días y se almacena en la vesicular hasta que se necesite. 1 Además de fabricar bilis, el hígado funciona como un filtro para desintoxicar y purgar químicos nocivos (tales como el alcohol) del cuerpo. Los cálculos hepáticos comúnmente se forman cuando se tiene un exceso de colesterol en el cuerpo. Al haber un exceso de colesterol en la dieta, el que sobra a menudo se cristaliza formando pequeñas masas en forma de piedritas. Recientemente, investigadores de la Universidad de Bonn en Alemania descubrieron que la herencia también puede contribuir a este problema. Los científicos creen que han aislado un gen dentro del cuerpo que en gran medida aumenta las posibilidades que tiene una persona de formar cálculos hepáticos y/o biliares. 2

Debido al papel que juega el hígado como sistema de desintoxicación del cuerpo, mucho de lo que comemos y bebemos puede, en gran medida, afectar la salud de la glándula. Estas son algunas de las enfermedades más comunes del hígado: Cirrosis: Debido a este padecimiento, el daño al hígado causa cicatrización lo cual impide aún más que el hígado funcione como debería. Las causas comunes de la cirrosis incluyen alcoholismo y hepatitis. Alrededor del 5% de los pacientes de cirrosis desarrollan cáncer de hígado y terminan recibiendo trasplantes de hígado debido a una cicatrización excesiva.

Hígado Graso: El "Hígado Graso" es un padecimiento común en personas que beben mucho alcohol. El hígado crece debido a la acumulación de células adiposas. Usualmente, el único síntoma que se presenta es un leve malestar en el abdomen. Normalmente el padecimiento mejora si la persona deja de beber alcohol. Hepatitis: La hepatitis alcohólica (inflamación del hígado) también es causada por la ingesta de demasiado alcohol y, a menudo, es precursora de la cirrosis y de la eventual insuficiencia hepática. Si se detecta a tiempo, el daño al hígado podría ser revertido hasta cierto punto. Por otro lado la Hepatitis Viral ataca al hígado directamente. De hecho existen cinco tipos distintos de Hepatitis viral:

  1. Hepatitis A (HAV) – Puede afectar a cualquier persona y se presenta tanto a través de casos individuales como de epidemias generalizadas
  2. Hepatitis B (HBV) – Una enfermedad mortal que causa cirrosis, cáncer, insuficiencia hepática, y hasta la muerte
  3. Hepatitis C (HCV) – Se desarrolla con facilidad al entrar en contacto con la sangre de una persona infectada
  4. Hepatitis D (HDV) - Un virus hallado en la sangre de individuos afectados; por lo general el paciente también padece HBV
  5. Hepatitis E (HEV) - Similar a la HAV, pero es raro que se dé en los Estados Unidos. 3

El Síndrome de Gilbert: El Síndrome de Gilbert es causado por un defecto en la ingesta de bilirrubina en las células hepáticas. El Síndrome de Gilbert puede ser muy difícil de diagnosticar y a veces se confunde con la enfermedad hepática.

Cuando el hígado no trabaja apropiadamente, un buen número de señales pueden indicar que hay un problema. Los pacientes pueden presentar estos síntomas:

  • Fatiga Crónica
  • Depresión
  • Dolores de Cabeza
  • Estreñimiento
  • Trastornos Digestivos
  • Sensibilidad a Químicos

Lo que resulta interesante es que los síntomas de una desintoxicación hepática imposibilitada comúnmente son los mismos que los que se le atribuyen a los pacientes que sufren la exposición a químicos tóxicos. ¡Sí! Los trematodos del hígado son una clase de parásitos planos que infectan el aparato digestivo y otros órganos del cuerpo. Los trematodos adultos tienen chupones externos con los cuales se nutren de sus huéspedes. Los trematodos normalmente entran al cuerpo cuando la gente come pescado o plantas que viven en aguas infestadas por trematodos. La triquinosis es otro tipo de enfermedad causada por parásitos que pueden dañar el hígado. La triquinosis se da al comer carne que no está bien cocida (generalmente de cerdo) y afecta los conductos biliares que filtran el hígado.

Otro padecimiento provocado por la infestación de parásitos en el hígado es la esquistosomiasis. Esto es provocado por parásitos que entran al cuerpo a través de la piel, usualmente después de caminar descalzo en agua fresca infestada con estos organismos. Los parásitos viajan a través del cuerpo, alojándose en las pequeñas venas del hígado. En última instancia, la esquistosomiasis termina por convertirse en cirrosis hepática debido a la cicatrización que provoca la inflamación. También, muchas personas no comprenden que la Hepatitis A es un virus que entra al hígado como si fuera un organismo. La forma más común se contraer Hepatitis A es comer alimentos preparados o tocados por alguien que no se lavó muy bien las manos cuando usó el baño.

Los químicos que pueden causar hepatoxicidad incluyen Acetaminofeno, Isoniazid, aflatoxinas, arsénico, y tetracloruro de carbono. 4 Tomar más de la dosis recomendada de Acetaminofeno provoca que la paso del glutatión se congestione de NAPQI—el metabolito del Acetaminofeno. A final de cuentas, este compuesto tóxico se acumula en el hígado y el glutatión no puede eliminarlo, dañando el hígado durante este proceso. Usado para tratar la Tuberculosis, el Isoniazid es un poderoso medicamento que requiere que el paciente se realice pruebas constantes de hígado. Se cree que el Isoniazid provoca granulomas (nódulos inflamatorios crónicos) dentro del hígado.

bula lasix pdf

ESTEATOSIS = ACUMULACION DE GRASA EN CELULAS HEPATICAS ESTEATOHEPATITIS = ACUMULACION DE GRASA EN CELULAS HEPATICAS + INFLAMACION

Son varias las razones que pueden originar HIGADO GRASO ( ESTEATOSIS ), por lo que se ha visto en la necesidad de clasificar las causas para mejor comodidad de estudio de la enfermedad (2). (Fig.4) Consecuencias de la Resistencia a la Insulina en el Hepatocito.

LA SINTOMATOLOGIA DE LOS PACIENTES CON ESTEATOSIS O ESTEATOHEPATITIS ES MUY VARIABLE. PUEDE NO HABER SINTOMAS, SER ESCASOS O MODERADAMENTE MOLESTOSOS

AL EXAMEN FISICO DEL PACIENTE SE PUEDE APRECIAR: EN GRAN NUMERO DE PACIENTES LA SOSPECHA DE HIGADO GRASO Y ESTEATOHEPATITIS SE HACE AL REALIZAR UNA ECOSONOGRAFIA O ULTRASONIDO DEL ABDOMEN SUPERIOR QUE PIDE EL MEDICO ESPECIALISTA AL RADIOLOGOCOMO PARTE DE UNA EVALUACION GENERAL DEL PACIENTE

SIN EMBARGO LO MAS IMPORTANTE PARA QUE EL MEDICO PUEDEA DIFERENCIAR ENTRE UNA ESTEATOSIS Y UNA ESTEATOHEPATITIS SON LOS EXAMENES DE LABORATORIO EN DONDE LAS PRUEBAS HEPATICAS SON CLAVES ESTEATOSIS = PRUEBAS HEPATICAS NORMALES

ESTEATOHEPATITSI = PRUEBAS HEPATICAS ANORMALES 1. Cairns SR, and Peters TJ. Biochemical analysis of hepatic lipid in alcoholic,diabetic and control subjets. Clinical Science, 1983;65:645.

4. Powell E.E., Cooksley W.G, Hanson R, Searle J, Halliday J.W, Powell L.W. The natural history of nonalcoholic steatohepatitis: a follow-up study of forty-two patients for up to 21 years. Hepatology 1990;11:74-80. 5. Ludwing J, Viggiano T.R., Mcgill D.B. and Ott B.J. Nonalcoholic Steatohepatitis. Mayo Clinic Experiences with hitherto unnamed disease. Mayo Clin Proc 1980;55:434.

6. Arslanian S.A. Kalhan S.C. Correlations between fatty acid and glucose metabolism. Potential explanation of insulin resistance of puberty. Diabetes 1994;43:908-914. 7. Marchesini G, Brizi M, Morselli-Labate A.M. Bianchi G,. Bugianesi E, McCullough A.J. et al,. Association of Non alcoholic fatty liver disease with insulin resistance. Am J Med 1999;17:80-89.

8. Petrides A.S. DeFronzo R.A. Glucose and insulin metabolism in cirrhosis. J Hepatol;1989:107-114. 9. Petrides A.S. Vogt C, Schulze-Berge D, Matthews D, Strohmeyer G. Pathogenesis of glucose intolerance and diabetes mellitus in cirrhosis. Hepatology 1994;19:616-627.

10. Fromenty B, grimbert S, Mansouri A, Beaugrand M, Erlinger S, Rotig A, Pessayre D. Hepatic mitochondrial DNA deflection in alcoholic. Association with micro vesicular steatosis. Gastroenterology 1995;108:193-200. 12. Matteoni C.A. Younossi Z.M., Gramlich T, Bopari N, Lui Y.C., McCullough A.J. Nonalcoholic liver disease: a spectrum of clinical and pathological severity. Gastroenterology 1999;116:1413-1419.

13. Diehl A.M., Goodman Z, and Ishak K.G. Alcohol like liver disease in Nonalcoholics: A clinical and histologic comparison with alcohol-induced liver injury. Gastroenterology 1988; 95:1056-1062. 14. Sanson-Fisher R. The measurement of alcohol consumption and alcoholic-related problem. Aust Drug Alcohol Rev 1986; 5:309-310.

17. Storey E, Anderson GJ, Mack U, Powell L.W.,Halliday JW. Desialyted transferrin as a serologic marker of chronic excessive alcohol ingestion. Lancet 1987; 1:1292-1294. 18. Nalpas B, Vassault A Charpin S, Lacour B, Berthelot P. Serum mitochondrial aspartate aminotransferase as a marker of chronic alcoholism: diagnostic value and interpretation in aliver unit. Hepatology 1986; 6:608-614.

19. Nomura F, Ohnishi K, Koen H, Hiyama Y, Nakayama T, Itoh Y, et al. Serum cholinesterase in patients with fatty liver. J Clin Gastroenterology 1986; 8:599-602. 20. Lavine JE. Vitamin E treatment of nonalcoholic steatohepatitis in children: A pilot study. J Pediatr 2000; 136:734-738.

21. Caldwell SH, Hespenheide EE, Redick JA, Iezzoni JC, Battle EH, Sheppard BL. A pilot study of a thiazolidinedione, troglitazone, in nonalcoholic steatohepatitis. Am J Gastroenterology 2001; 96:519-525. 22. Laurin J, Lindor K.D. Crippin J.S., Gosard A, Gores G.J., Ludwig J. Ursodeoxycholic acid or clofibrate in the treatment of non-alcohol induced steatohepatitis: A pilot sudy. Hepatology 1996; 23:74-80.

Las células del hígado lesionadas o dañadas conducen a la formación del tejido cicatricial no funcional dentro del hígado. La condición se llama ‘cirrosis hepática’. El tejido hepático sano es reemplazado por el tejido cicatricial gradualmente durante la cirrosis. La cicatrización del hígado es causada por las lesiones a largo plazo o el daño a las células hepáticas, lo que produce la pérdida de la función hepática. La cirrosis del hígado en la etapa 4, indica la etapa avanzada de la enfermedad. El hígado juega un papel importante en la digestión y la desintoxicación. La cirrosis afecta gravemente a la función del hígado. Desafortunadamente, la cirrosis hepática no se puede invertir. El tratamiento para la prevención implica sólo la progresión adicional de la enfermedad. Etapas de la cirrosis hepática.

  1. Durante la etapa inicial de la cirrosis, el cuerpo normalmente no presenta ningún síntoma. Se observan los síntomas como la boca seca, la fatiga, la ictericia y se nota la ampliación de la zona superior del estómago. También, a veces, se experimenta la sensación de picor. Estos síntomas indican un problema en la función hepática. La inflamación del hígado y la formación de tejido anormal en el hígado, pueden ser detectados con la ayuda de las pruebas médicas apropiadas. Sin embargo, la progresión de la enfermedad y el deterioro de la función del hígado es muy lenta. Una biopsia ayuda a determinar el avance de la enfermedad. La etapa inicial de la cirrosis del hígado se llama ‘fase compensada “, ya que el cuerpo ha conseguido compensar con éxito y por sí solo todas las deficiencias, que se producen por un mal funcionamiento del hígado.
  2. Durante esta etapa, los tejidos anormales desarrollados en el interior del hígado se transforman en bandas rígidas de los tejidos conectivos. Este proceso se conoce como la fibrosis. La fibrosis y la inflamación del hígado se propagan y afectan a las venas y las regiones circundantes.
  3. A medida que avanza la enfermedad, todas las bandas tiesas comienzan a mezclarse las unas con las otras. Esto conduce a la ampliación de las zonas afectadas. La interrupción de las funciones del hígado es generalmente observada durante esta etapa, ya que la persona experimenta la incapacidad para digerir las grasas. La deficiencia de las vitaminas se puede notar también debido a problemas en la absorción de las vitaminas solubles en grasa.
  4. La etapa final de la cirrosis hepática, se conoce como la etapa de la cirrosis descompensada. Esta etapa es la más temida. El trasplante hepático es la única opción de tratamiento para los pacientes en la etapa descompensada. El empeoramiento de todos los síntomas, se observa durante estas etapas.

Los síntomas de la cirrosis hepática:

  • La fatiga.
  • La sed extrema.
  • Una capa gruesa sobre la superficie dorsal de la lengua.
  • La anorexia.
  • Las náuseas.
  • La distensión abdominal.
  • El dolor sordo en el área del hígado.
  • Los lunares araña.
  • La contracción del hígado.
  • La ictericia.
  • El intenso prurito en la piel.
  • El edema.
  • La ascitis.
  • Las palmas hepáticas.
  • La fiebre baja.
  • La fatiga severa, el cansancio, la somnolencia inusual.
  • La pérdida del apetito.
  • El dolor del estómago y los calambres.
  • La fácil aparición de los moretones y el sangrado (especialmente en la región abdominal).
  • La confusión, la dificultad en el habla.

La esperanza de vida con la cirrosis hepática.

La cirrosis del hígado en la etapa 4 puede dar lugar a graves complicaciones de la salud, como la hipertensión portal, el agrandamiento del bazo, el endurecimiento del hígado, la disfunción renal y la acumulación de líquidos en el cuerpo. La pérdida de la masa ósea y una disminución en la densidad ósea se pueden notar también. Durante a la función hepática deteriorada, el organismo pierde su capacidad de desintoxicarse, lo que conduce a la concentración de las toxinas en el cuerpo. Esto dá lugar a la confusión severa, incluso el coma. En este mundo moderno, la cirrosis hepática es la tercera causa de muerte después de las enfermedades cardíacas y el cáncer. Hay muchos tipos de cirrosis, basadas en las causas. La cirrosis alcohólica tiene el peor pronóstico, cuando se compara con la cirrosis biliar primaria o la cirrosis inducida por la hepatitis. La esperanza de vida de la cirrosis puede ser alrededor de 15 a 20 años, si la cirrosis es detectada durante una etapa temprana. Si la enfermedad se detecta en la segunda etapa, la esperanza de vida será aproximadamente de 6 a 10 años. Los pacientes en las primeras etapas pueden optar por las últimas opciones de tratamiento, como el trasplante de hígado, las medicinas de ultima generación, etc. Si la cirrosis se diagnostica durante la última etapa, entonces la esperanza de vida será de aproximadamente de 1 a 3 años, dependiendo de la salud general del paciente, la disponibilidad de las tecnologías avanzadas del tratamiento, la gravedad de los síntomas, etc.

La cirrosis hepática no tiene un inicio repentino, se necesitan años de daño para producir las cicatrices perjudiciales y muchos años de abusos para que el hígado deje de funcionar por completo y pasar por alto las condiciones subyacentes y la condición mortal. El tratamiento de la cirrosis puede ayudar a detener o ralentizar la progresión de la enfermedad. Durante la cuarta etapa de la cirrosis hepática, la insuficiencia hepática y otras complicaciones de la salud, pueden conducir finalmente a la muerte de la persona. Ahora que usted sabe, cómo la cirrosis del hígado y la muerte están estrechamente relacionados, no es necesario explicar la importancia de una prueba médica de rutina en su vida. Las pruebas de rutina ayudan a controlar la función del hígado y ayudarán a detectar un problema en una etapa temprana. La cirrosis, generalmente, se detecta durante las pruebas realizadas por algunos problemas de la salud. Un examen semestral de rutina puede ayudar a mejorar las posibilidades de la detección de la cirrosis en una etapa temprana. Diagnosis and Treatment of hepatic encephalopathy

1 Médicos generales egresados de la Universidad Mayor de San Simón
2 Médico del Instituto Gastroenterológico Boliviano Japones Procedencia y arbitraje: no comisionado, sometido a arbitraje externo.

Recibido para publicación: 4 de junio del 2013
Aceptado para publicación: 25 de junio del 2013 Citar como: Rev Cient Cienc Med 2013; 16(1): 35-39

que es el lasix


lasix furosemida presentacion

El cardo de leche puede no ser adecuado para aquellos que sufren de complicaciones como la hemorragia por varices o ascitis debido a la cirrosis. Tampoco se recomienda para las personas con antecedentes de condiciones hormonales.

  • Extraer el jugo de las hojas de eclipta.
  • Mezcle 1 cucharadita de este jugo y miel cruda.

La historia natural de la cirrosis se caracteriza por una fase asintomática, denominada cirrosis hepática compensada, seguida de una fase sintomática y rápidamente progresiva, en la que se manifiestan complicaciones derivadas de la hipertensión portal y de la insuficiencia hepática. Esta última fase se conoce como cirrosis hepática descompensada. Recientemente, se propuso un nuevo esquema en la historia natural de la cirrosis que describe cuatro fases con unas características clínicas y un pronóstico bien diferenciados:

Los estadios 1 y 2 corresponden a pacientes con la fase de cirrosis hepática compensada mientras que los estadios 3 y 4 corresponden con la fase de cirrosis hepática descompensada. Por ello, se considera que el conocimiento de la fase en la que se encuentra el paciente permite asignarle una categoría pronostica.4,5 A nivel global la probabilidad de que un enfermo con cirrosis hepática desarrolle varices esofágicas es del 5% al año de establecer el diagnóstico y del 12% a los tres años. Este hecho no es probable que ocurra sin un gradiente de presión portal superior a 10 mm Hg. Con el tiempo, el aumento de la presión portal produce una dilatación progresiva de la varice y un adelgazamiento de su pared. Cuando la presión hidrostática intravaricosa supera el límite elástico de su pared, se genera una tensión excesiva que produce su rotura (teoría de la explosión).5 El riesgo es más alto entre los pacientes con mala función hepática y varices de gran tamaño o con signos de color rojo (estrías longitudinales o manchas de color rojo cereza sobre la superficie de la variz). Por ejemplo, unpaciente con un grado Child C, ascitis a tensión y varices de gran tamaño con signos endoscópicos de riesgo, presenta una probabilidad de sangrado del 76%. La mortalidad de la HDA por hipertensión portal oscila entre un 10-15% para cada episodio y depende, no solamente del carácter exanguinante del sangrado, sino de otros factores, como la magnitud del incremento del GPVH (mayor de 20 mmHg), la coexistencia de otra patología (falla renal, hepatitis alcohólica concomitante, hepatocarcinoma, trombosis portal) y la aparición de recidiva precoz (mayor frecuente en las primeras 48 horas) o bien de infecciones concomitantes que pueden ocasionar un fallo multiorgánico.5-7

La ascitis es una de las complicaciones más conocidas de la enfermedad en fases avanzadas y se relaciona con la presencia de hipertensión portal e insuficiencia funcional hepática. Alrededor de 50% de los pacientes con cirrosis desarrollan ascitis en un plazo de 10 años después del diagnóstico.8 La existencia de un episodio de ascitis clasifica al paciente en la categoría de cirrosis descompensada y obliga a establecer maniobras terapéuticas específicas ya que se asocia a un mal pronóstico, con 50% de mortalidad a 3 años. Conforme la ascitis progresa puede asociarse hiponatremia dilucional, ascitis refractaria y síndrome hepato-renal que constituyen complicaciones asociadas a alta mortalidad a corto plazo.9 De acuerdo a las recientes guías de la Asociación Europea para el estudio del hígado, la ascitis se diagnostica y maneja de acuerdo a las recomendaciones descritas en el siguiente cuadro. En caso de existir ascitis refractaria el manejo se vuelve más complejo y el pronóstico de sobrevida se reduce notablemente, en parte por su asociación con peritonitis bacteriana espontánea, que a su vez se asocia en un 30% de los casos con síndrome hepato-renal de elevada mortalidad.7-9

Se clasifica actualmente en tres categorías (cuadro 4), y es otra de las grandes complicaciones de la cirrosis relacionada con la pérdida de la capacidad funcional de las células hepáticas y la aparición de cortocircuitos portosistémicos que exponen al cerebro a diversas toxinas, principalmente amonio proveniente del área intestinal. A este fenómeno también contribuye la emaciación muscular característica del enfermo con cirrosis avanzada que impide disponer de un tejido muscular como un órgano de apoyo para la conversión de amonio en glutamina.10 La encefalopatía se asocia a pobre pronóstico. Su presencia en insuficiencia hepática aguda (tipo A) se asocia a sobrevida de 10 al 40%. La encefalopatía tipo C también se asocia a un pobre pronóstico con sobrevidas de solo 42% a un año y 23% a 3 años, después de la aparición del primer episodio.10

En el paciente con cirrosis hepática existe una clara asociación entre la progresión de la hipertensión portal y particularmente de la apertura de corto-circuitos porto-sistémicos y la aparición de encefalopatía hepática.11 Al inicio puede ser episódica, asociada a un claro factor precipitante, o bien espontánea, reflejando el daño hepatocelular avanzado con pérdida de la capacidad de detoxificación del amonio, que es considerado el principal metabolito involucrado en los síntomas neuro-psiquiátricos de la enfermedad. Cuando la encefalopatía se convierte en recurrente, se le puede clasificar de acuerdo a la gravedad de la alteración del estado mental. Los criterios de West Haven son los más utilizados en la práctica clínica en nuestro país.10-11

Las infecciones bacterianas constituyen una manifestación común en la cirrosis hepática. Comparado con el 5-7% de tasa de infección nosocomial descrita en la población general, los pacientes con cirrosis presentan una tasa del 30-40%. Los factores de riesgo más importantes para el desarrollo de infecciones son la hemorragia gastrointestinal y el deterioro avanzado de la función hepática. Las infecciones más frecuentes son la peritonitis bacteriana espontánea (25%), infecciones del tracto urinario (20%), neumonía (15%) y bacteremia espontánea (12%). La mortalidad en pacientes cirróticos que desarrollan infecciones bacterianas es alta, entre el 25-50%.7,9,12 El cáncer de hígado se asocia a cirrosis hepática en el 70-80% de los casos, por lo cual este padecimiento se le considera pre-neoplásico. La sobrevida a 5 años es de tan solo un 8.9%. La incidencia del hepatocarcinoma varía dependiendo de la causa de la cirrosis y del grado de fibrosis, con frecuencias de aparición de 2.6 a 5.8% por año.13

El hepatocarcinoma es un fenómeno ligado a la historia natural de la cirrosis, particularmente si su etiología guarda relación con el alcohol, virus de las hepatitis B y C, hemocromatosis o porfiria hepatocutánea tarda. Aunque el espectro de posibilidades sintomáticas de este tumor es amplio, algunos hepatomas pueden diagnosticarse en pacientes asintomáticos, en una fase en la que la cirugía de exéresis, el propio trasplante o la alcoholización del tumor, pueden llegar a ser curativas. Ello se consigue cuando se efectúan programas de detección oportuna basados en la realización de ultrasonidos de control.14 Se considera que los pacientes con cirrosis e incluso a aquellos con hepatitis crónica viral C con fibrosis grado 3, o bien a aquellos con hepatopatía crónica viral B o C tratados deben ser sujetos a detección temprana de hepatocarcinoma. El mejor método en calidad-precio es el ultrasonido hepático realizado por personal experimentado y su frecuencia ideal debe ser cada 6 meses. No se recomienda el uso de alfa fetoproteína como maniobra de escrutinio, por su baja sensibilidad. Puede utilizarse como complemento diagnóstico o bien como seguimiento en pacientes con elevación basal de los valores y en quienes se decide dar un seguimiento mixto (radiológico y serológico).14

Se considera que la valoración del pronóstico tiene utilidad práctica en la predicción de la sobrevida de los pacientes. El índice más utilizado es el de Child-Pugh15 que se reproduce a continuación. En el grado A se consideraba que la mortalidad a un año era de 0 y de 15% a los 2 años; en grado B a un año de 20% y de 40% a 2 años; en grado C, la mortalidad era de 55% a un año y de 65% a los 2 años.

En 1964, Child y Turcotte publicaron un sistema de clasificación que se convirtió en el método predominante para evaluar pronóstico en los pacientes cirróticos. Ellos estratificaron los pacientes, sometidos a cirugía de shunt para aliviar la hipertensión portal, de acuerdo con su riesgo, seleccionando empíricamente 5 parámetros (albúmina sérica, bilirrubina sérica, ascitis, encefalopatía y estado nutricional). Cada variable fue colocada en uno de tres estratos de severidad y una clase fue estimada Clase A (bajo riesgo), Clase B (riesgo intermedio) y Clase C (riesgo alto). Los puntajes son sumados con un resultado entre 5 y 15. Los cuestionamientos se generaron por tres de los parámetros (ascitis, encefalopatía y nutrición) considerados muy subjetivos y el resultado final coloca al paciente en tres clases, más que reflejar un espectro de urgencia.

En 1972, Pugh modificó la clasificación de Child-Turcotte como instrumento para predecir desenlaces después de cirugía porto-sistémica. Reemplazó nutrición por tiempo de protrombina (TP), con un puntaje como sigue: TP prolongado 6 s:3. Para la albúmina, se cambio el punto de corte de 3 g. a 2.8 g. Y redefinió los siguientes grados A, B y C para el Score combinado: A:5-6;B: 7-9 y C:10-15. Encefalopatía, el sistema de evaluación es como sigue:

  • Grado 1 (leve): Cambios de comportamiento, inversión del ritmo de sueño.
  • Grado 2 (moderado): Asterixis, somnolencia, confusión.
  • Grado 3 (severo): Estupor, asterixis, pobre respuesta a estímulos externos.
  • Grado 4 (pone en riesgo la vida): Coma

Referencias bibliográficas

  1. Zipprich A, Garcia-Tsao G, Rogowski S, Fleig WE, Seufferlein T, Prognostic indicators of survival in patients with compensated and decompensated cirrhosis Dollinger MM. Liver Int. 2012 October; 32(9): 1407–1414
  2. D’Amico G, García-Tsao G & Pagliaro L. Natural history and prognostic indicators of survival in cirrhosis: a systematic review of 118 studies. J Hepatol 2006;44:217-31.
  3. De Franchis R. Revising consensus in portal hypertension: Report of the Baveno V consensus workshop on methodology of diagnosis and therapy in portal hypertension. Journal of Hepatology 2010;53:762–768.
  4. Pleguezuelo M, Benitez JM, Jurado J, Montero JL, De la Mata M. Diagnosis and management of bacterial infections in decompensated cirrhosis. World J Hepatol 2013; 5(1): 16-25.
  5. Solá E, Ginés P. Renal and circulatory dysfunction in cirrhosis: current management and future perspectives. J Hepatol 2010 Dec; 53:1135-45.
  6. European Association for the Study of the Liver. Ascites, spontaneous bacterial peritonitis, and hepatorenal syndrome in cirrhosis. Journal of Hepatology 2010; 53:397–417
  7. Lee W. M., Stravitz R. T., Larson A. M. Introduction to the Revised American Association for the Study of Liver Diseases Position Paper on Acute Liver Failure 2011. Hepatology. 2012 Mar; 55(3):965-7.
  8. Ferenci P, Lockwood A, Mullen K, Tarter R, Weissenborn K, Blei AT. Hepatic encephalopathy-definition, nomenclature, diagnosis and quantification: final report of the working party at the 11th World Congress of Gastroenterology, Vienna, 1998.Hepatology 2002; 35:716-721.
  9. Arvaniti V, D’Amico G, Fede G, et al. Infections in patients with cirrhosis increase mortality 4-fold and should be used in determining prognosis. Gastroenterology 2010; 139 (4): 1246- 1256.
  10. Meza-Junco J, Montano-Loza A, Candelaria M. Treatment modalities in patients with hepatocellular carcinoma: a retrospective series in a single institution in Mexico. Gastroenterol-Hepatol 2004; 27(1): 11-7.
  11. European Association for the Study of the Liver. European Organisation for Research and Treatment of Cancer. EASL–EORTC Clinical Practice Guidelines: Management of hepatocellular carcinoma. Journal of Hepatology 2012;56:908–943.
  12. Pugh RN, Murray-Lyon IM, Dawson JL, Pietroni MC, Williams R. Transection of the oesophagus for bleeding oesophageal varices. Br J Surg 1973; 60:646-649.
  13. Wiesner R, Edwards E, Freeman R, et al. Model of end-stage liver disease (MELD) and allocation of donor livers. Gatroenterology 2003; 124: 91-96
  14. Bohórquez HE, Beltrán O. Modelos de pronóstico en enfermedad hepática Child &Meld. Rev Colomb Gastroenterol 2004: 19 (2); 109- 113.
  15. Christensen E. Prognostic models in chronic liver disease: validity, usefulness and future role. Journal of hepatology 1997:26;1414-1424.

Material Didáctico:

Dra. Fernanda García Alvarado.
Comité Editorial Amhigos del Hígado

Vitamina E: Un tratamiento efectivo para el “NASH” por sus siglas en inglés (Esteatohepatitis No Alcohólica)

Esteatohepatitis No-Alcohólica (NASH) es una enfermedad del hígado común que a menudo pasa sin ser detectada hasta que existe un daño hepático significativo. Los factores de riesgo para el NASH incluyen la obesidad, diabetes, colesterol y triglicéridos altos en la sangre. El NASH representa la acumulación de grasa en el hígado (“hígado graso”), se presenta inflamación del hígado en las personas que consumen una cantidad pequeña de alcohol o que no lo consumen. El NASH puede conducir a la cirrosis hepática, el hígado sufre un daño permanente y la cicatrización se convierte progresivamente en disfuncional. Según el Instituto Nacional de diabetes y enfermedades de digestión y de los riñones, del 10 al 20 por ciento de la población estadounidense tiene hígado graso, donde se presenta exceso de grasa en el hígado, y que no han desarrollado todavía inflamación o daño hepático. En las primeras etapas del NASH, el paciente se siente bien. Según avanza la enfermedad, los pacientes desarrollan síntomas, tales como la fatiga, pérdida de peso y debilidad, asociado con fisuras excesivas del hígado y el desarrollo de cirrosis. En las últimas etapas de la enfermedad, los pacientes sufren de retención de líquidos, desgaste muscular, sangrado intestinal e insuficiencia hepática. No existen tratamientos específicos para el NASH, pero se recomienda a las personas con este mal, reducir su peso. Si tiene sobrepeso o es obeso, siga una dieta balanceada que puede incluir alimentos fortificados, incremente la actividad física, evite el alcohol y evite medicamentos innecesarios. El estrés oxidante también se aumenta en el hígado de los pacientes con NASH, los antioxidantes tales como la vitamina E, están siendo utilizados experimentalmente como un tratamiento para la NASH.

Un reciente artículo en el New England Journal of Medicine por AJ Sanyal y colegas de la red de investigación clínica de Esteatohepatitis No-alcohólica describe los resultados de su ensayo clínico (llamada PIVENS, pioglitazona frente a vitamina E y frente a placebo para el tratamiento de pacientes No diabéticos con Esteatohepatitis No-alcohólica) que demuestran la eficacia de la vitamina E para el tratamiento del NASH. En el juicio de PIVENS, 247 sujetos adultos con NASH y sin diabetes fueron seleccionados para recibir uno de los tres tratamientos (placebo, n = 83; 800 IU/día RRR-α tocoferol (vitamina E), n = 84; o 30 mg/día pioglitazona, n = 80) por 96 semanas. La pioglitazona es un fármaco antidiabético. Las biopsias hepáticas se obtuvieron al principio y al final del estudio para evaluar las características histológicas de NASH. Al tratamiento con vitamina E se le asoció con una tasa de mejora en el NASH significativamente mayor en comparación con la de placebo (43% frente a 19%). Características histológicas indicaron que la vitamina E y el tratamiento de pioglitazona reducen el grado de hígado graso y la inflamación. Ambos tratamientos también redujeron los niveles sanguíneos de las enzimas del hígado apoyando un efecto positivo sobre la salud hepática como resultado de estos nuevos tratamientos. Sin embargo, el tratamiento de pioglitazona produjo un aumento de peso de 4.7 kg durante el estudio 96 semanas.

Estas observaciones son interesantes porque demuestran claramente un efecto positivo del tratamiento con la vitamina E, similar a lo que fue observado con el fármaco, pero sin aumento en el peso corporal. Fuente: Sanyal, AJ, et al. (2010). New England Journal of Medicine, 362, 1675-85.

Si está listo para innovar, Fortitech está aquí para ayudar - con las muestras de premezclñas nutricionales y el soporte técnico experto para ayudarle a desarrollar su siguiente producto mejor vendido.

  • Our 2018 catalog is now available! Learn how DSM can deliver solutions to help address consumers’ health and lifest… https://t.co/3Nx4pt4k0u11:45:53 AM enero 31, 2018 from Twitter Web ClientReplyRetweetFavorite
  • A new study finds that many Americans are consuming more than the recommended limits of sugar. Manufacturers may wa… https://t.co/VNgpd2Js9c12:21:11 PM enero 05, 2018 from Twitter Web ClientReplyRetweetFavorite
  • Learn about important ingredients for weight management during the holiday season: https://t.co/RLeGKhKEb1https://t.co/0xXaFUleP111:52:19 AM Diciembre 05, 2017 from Twitter Web ClientReplyRetweetFavorite
  • Food and beverages intended for nighttime consumption are emerging in markets around the world. Click to learn more… https://t.co/EG1FSWeale12:15:29 PM Noviembre 09, 2017 from Twitter Web ClientReplyRetweetFavorite
  • Better for You (BFY) snacks have become a go-to option for Millennial consumers. Learn more here:… https://t.co/MHEJHqS8ac01:00:07 PM Noviembre 06, 2017 from Twitter Web ClientReplyRetweetFavorite
  • Cross sectional studies have shown an association between higher magnesium intake & bone mineral density. Learn more https://t.co/GwRmerTfOf01:31:58 PM Octubre 13, 2017 from Twitter Web ClientReplyRetweetFavorite
  • If you’re ready to innovate, Fortitech Premixes, by DSM is here to help! Request your free sample today: https://t.co/JdUPz0gS3e04:01:52 PM Octubre 04, 2017 from Twitter Web ClientReplyRetweetFavorite
  • Today is World Heart Day! Do you know what vitamins & nutrients help support a healthy heart? Test your knowledge: https://t.co/9Tti8Ln5CI01:13:35 PM Septiembre 29, 2017 from Twitter Web ClientReplyRetweetFavorite
  • Great read @NutWorld on beauty https://t.co/tRpMLrVapJ Learn how fortification may help support beauty from within: https://t.co/XWxg4FYD0l04:06:47 PM Septiembre 18, 2017 from Twitter Web ClientReplyRetweetFavorite
  • Study: supplementation w/ fortified watermelon juice had a beneficial effect on exercise performance. Learn more: https://t.co/0VkrfpRiy312:02:42 PM Septiembre 12, 2017 from Twitter Web ClientReplyRetweetFavorite

Fortitech ® Premixes, by DSM, is the world leader in custom nutrient premixes for the food, beverage and pharmaceutical industries. La mayor parte del contenido de este sitio web ha sido traducido del inglés por traductores profesionales. A fin de que sea fácilmente accesible para el mayor número de lectores posible, procuramos evitar el uso de palabras y frases que sean demasiado específicos de un país. Le pedimos disculpas por las molestias si, a pesar de nuestros esfuerzos, hay alguna palabra o expresión que no le resulta familiar.

En el momento del diagnóstico, aproximadamente el 40% de los pacientes no presentan síntomas, ya que la mayor parte de los síntomas asociados al cáncer de hígado no ocurren hasta que la enfermedad es avanzada. Los síntomas son inespecíficos y están fundamentalmente relacionados con la enfermedad crónica hepática si se desarrollan en este contexto. En los pacientes con cirrosis hepática que sin una causa aparente desarrollan ascitis, encefalopatía hepática, sangrado por varices esofágicas o fiebre de origen desconocido debe investigarse la presencia de CHC.

medicamento lasix comprimidos

lasix 40 mg como tomar

- Llevar una vida lo más saludable posible basada en una buena dieta nutritiva y equilibrada y en el ejercicio físico. El sedentarismo y la comida basura no son muy buenos aliados de la cirrosis hepática. - La sal es junto al alcohol otro de los grandes enemigos de la cirrosis hepática. Debes evitar la sal en las comidas y optar por alternativas mucho más saludables como es el caso de las especias.

-No dudes en incorporar a ti dieta del día a día alimentos tales como las verduras, la fruta, los cereales o el pescado. Comer bien y sano te va a permitir frenar la cirrosis y tener cierta mejoría. Aparte de estos consejos, la mejor manera de tratar una enfermedad como la cirrosis es el trasplantar un nuevo hígado. Dicha operación se realiza cuando la cirrosis está muy avanzada y el hígado está a punto de dejar de funcionar poniendo en peligro la vida de la persona que padece cirrosis. A día de hoy el porcentaje de éxito de dicho trasplante es bastante alto. El problema es que en muchos casos la causa de la cirrosis es viral por lo que el trasplante no termina siendo la solución y al cabo del tiempo termina por volver a reaparecer de nuevo.

La cirrosis hepática es una enfermedad del hígado bastante seria que por desgracia no tiene una cura. Recuerda que en el caso de presentar algunos de los síntomas arriba descritos, no debes perder nada tiempo y acudir rápidamente al médico. El diagnosticar lo más rápido posible dicha enfermedad es clave a la hora de frenar tal problema y evitar que la propia cirrosis vaya a más poniendo en peligro la vida del paciente. La ascitis es un problema que hace referencia a la acumulación de fluidos en la cavidad peritoneal o abdominal. La ascitis está causada más comúnmente por daños en el hígado y otros términos médicos para este problema incluyen fluidos en la cavidad peritoneal, hidroperitoneo o hidropesía. La ascitis causada por daños en el hígado se conoce como ascitis cirrótica. La ascitis en el abdomen también puede tener su origen en otras fuentes como insuficiencias cardíacos, hepáticas y el cáncer.

Tradicionalmente se divide la ascitis en dos tipos o categorías – ascitis exudativa y transudativa, dependiendo de la cantidad de proteínas que se encuentren en el fluido peritoneal. Otro método para clasificar los tipos de ascitis es medir la cantidad de albumina en el fluido y compararla con albumina sérica en sangre. Esto se conoce como SAAG (siglas en inglés) o Gradiente de albumina sero-ascítica. La ascitis causada por cirrosis o insuficiencias cardíacas normalmente tiene una puntuación SAAG superior a 1.1, mientras que la puntuación SAAG de la ascitis causada por otras razones suele ser inferior a 1.1. Si padece un caso leve de ascitis, los síntomas pueden ser casi imposibles de detectar. Por otro lado, los síntomas de la ascitis aguda normalmente son obvios e incluyen:

  • Distensión abdominal
  • Aumento del tamaño del abdomen
  • Costados hinchados del abdomen visibles
  • Diferencia en las notas de percusión en los costados cuando el paciente está movido o girado de costado
  • En casos graves, se puede sentir una “ola de fluido” cuando se toca o empuja el abdomen. Esta ola también puede sentirse en el lado opuesto del abdomen.
  • Sentimiento de pesadez constante en el abdomen
  • Presión en el abdomen
  • Pérdida de apetito
  • Sentimiento de saciedad incluso tras una comida pequeña
  • Acidez
  • Náuseas
  • Estreñimiento
  • Falta de aire ya que el abdomen afecta al diafragma
  • Derrame pleural o acumulación de fluido alrededor de los pulmones
  • Tos crónica
  • Cuando la ascitis está causada por cirrosis o daños en el hígado, puede haber quejas de contusiones, hinchazón de las piernas y ginecomastia
  • La ascitis causada por cáncer puede conllevar una pérdida de peso inexplicable y síndrome de fatiga crónica
  • En casos de ascitis provocada por insuficiencias cardíacas, los síntomas más comunes son jadeos, falta de aire e incapacidad para realizar cualquier clase de ejercicio físico
  • Hernia en la pared abdominal / puede que el ombligo sobresalga
  • También es común el dolor en la parte baja de la espalda debido a la presión adicional sobre los músculos de la espalda
  • La causa más común de la ascitis sigue siendo las enfermedades del hígado o la cirrosis. Casi el ochenta por ciento de todos los casos informados de ascitis tienen su origen en daños avanzados en el hígado. Se cree que el aumento en la presión del flujo sanguíneo en el hígado junto con la disminución del contenido de albumina en sangre puede ser el responsable del desarrollo de ascitis abdominal.
  • La sal y la retención de agua también pueden contribuir a la gravedad de los síntomas de la ascitis.
  • Insuficiencia cardiaca congestiva
  • Insuficiencia renal / daños en el hígado
  • Obstrucción en la vena portal sin cirrosis como tumores y formación de coágulos
  • Ciertos cánceres como el cáncer de colon, de estómago, de pulmón, de páncreas, de ovarios, de pecho y el linfoma pueden conllevar ascitis malignas
  • La pancreatitis crónica o la inflamación del páncreas provocada por el abuso del alcohol puede resultar en ascitis pancreática

Otras causas de ascitis incluyen la pericarditis constrictiva, la hepatitis, la tuberculosis y la diálisis renal

El tratamiento de ascitis puede incluir diuréticos para reducir la retención de agua y eliminar el exceso de fluido así como antibióticos en caso de haber infección. Generalmente se aconseja a los pacientes que se abstengan completamente de cualquier bebida alcohólica y que reduzcan el consumo de sodio.

  • Aparte de estos tratamientos médicos también hay una serie de curas naturales para la ascitis. Remedios como estos pueden proporcionar alivio sintomático:
  • Añada media cucharadita de jugo de ajo a un vaso de agua y bébalo con el estómago vacío. Haga estos unos pocos días para reducir el dolor y la hinchazón.
  • Mezcle 25 gr. de zumo de calabaza amarga con agua y beba la mezcla tres veces al día para aliviar la ascitis.
  • Exprima media taza de hojas de rábano y mezcle el zumo con un poco de agua. Bébalo regularmente ya que es un remedio casero efectivo para la ascitis
  • Empape un puñado de semillas de fenogreco en agua y deje el bol reposar durante la noche. A la mañana siguiente, agite suavemente las semillas y el agua y cuélela con una tela de muselina. Beba el agua inmediatamente.
  • Se dice que los mangos son beneficiosos en el tratamiento de ascitis. Pruebe a comer al menos dos mangos frescos al día para obtener los mejores resultados.
  • Beba zumo de zanahoria fresco o zumo de melón para un alivio rápido de los síntomas de la ascitis.
  • Las cebollas son diuréticas y le ayudarán a reducir la retención de agua.
  • Un ligero masaje abdominal con aceite de ricino puede reducir la hinchazón y los gases. Deberá hablarlo primero con un masajista así como con su médico.
  • La raíz de diente de león o la raíz de flor salvaje puede mejorar el funcionamiento de los riñones ya que funcionan como diuréticos naturales. De manera similar, puede utilizar hierbas como el arraclán, la raíz de ruibarbo, la senna y el aloe con la misma finalidad.
  • La fomentación de agua caliente utilizando asafétida y agua tibia puede ayudar a aliviar la hinchazón abdominal.
  • Las propiedades diuréticas de la hierba mora pueden ayudar a tratar la ascitis. Partes de esta planta pueden ser tóxicas y por tanto es importante hablar con un herborista bien versado en esta planta.
  • El espondilio es un diurético potente y es especialmente útil para tratar la ascitis causada por cirrosis. Hierva un poco de espondilio en un vaso de agua y beba el líquido en pequeños sorbos a lo largo del día.
  • La dieta para la ascitis se centra en la reducción del consumo de sodio. Los remedios y medicamentos para la ascitis pueden tener poco o ningún efecto si su consumo de sodio es elevado. Deberá reducir drásticamente el consumo de sal – el consumo diario máximo recomendado de sodio debería ser 2000 mg o de 4 a 5 gramos. Puede usar sustitutos de la sal, pero asegúrese de que no contienen potasio, ya que puede reaccionar de manera adversas con medicamentos utilizados para tratar la ascitis.
  • Deberá evitar los alimentos listos para comer y alimentos precocinados, especialmente productos como los aliños de ensalada, mezclas de alimentos y salsas, ya que suelen tener un contenido en sodio muy elevado.
  • También se recomienda una dieta saludable para el corazón baja en grasas y colesterol. La American Heart Association recomienda comidas altas en fibra, vitaminas, minerales y cereales integrales, pero baja en grasas y azúcares refinados.
  • Si hay mucho fluido presente en el abdomen, algunas terapias alternativas proponen una dieta a base de leche durante unos pocos días o hasta que los síntomas persistan. Una vez los niveles de fluido en el abdomen se han reducido, las comidas ligeras como sopa de verduras y el pan de trigo integral pueden volver a añadirse paulatinamente a la dieta.
  • Los alimentos recomendados en la dieta para la ascitis incluyen mantequilla, ensaladas con rábano crudo, miel, asafétida y ajo.
  • Evite alimentos almidonados como el arroz, los cereales y las patatas en la medida posible.

Su médico o dietista le proporcionará instrucciones exactas sobre qué puede y qué no puede comer cuando tiene ascitis. Sin embargo, si los síntomas como los jadeos y la falta de aire persisten, el exceso de fluido puede eliminare con una aguja o un shunte. En tales casos, puede que el paciente necesite alimentarse sólo con líquidos intravenosos. Para prevenir el desarrollo de la ascitis, es importante evitar los factores de riesgo que provocan la enfermedad. Estas precauciones pueden ayudar a prevenir la ascitis:

  • Evitar el alcohol puede prevenir enfermedades hepáticas y la cirrosis. Los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos como el ibuprofeno deben usarse juiciosamente ya que pueden agravar los daños en el hígado y reducir el flujo de sangre a los riñones.
  • Antes de comenzar cualquier tratamiento alternativo o terapia de hierbas, es muy importante aclararlo con su médico. Ciertas hierbas pueden ser peligrosas si se ingieren en grandes cantidades u otras pueden reaccionar de manera adversa con su medicación habitual.
  • Siga una rutina de ejercicios regular para mejorar su inmunidad y salud general y para prevenir la acumulación de fluidos en el abdomen.
  • Evite dormir durante el día e inmediatamente tras una comida, ya que puede dificultar el proceso digestivo.
  • La hepatitis B y la hepatitis C son factores de riesgo para la ascitis, por lo que debe practicar sexo seguro para evitar la hepatitis.

En la hepatitis B la edad en el momento de adquirir la infección es el factor más importante que condiciona la evolución hacia la cronicidad. Se convierte en crónica en un 90% de los casos cuando la infección se adquiere cerca del nacimiento (cuando aún el sistema inmunitario es muy “joven” e incapaz de eliminar el virus), en un 30% cuando se produce en la edad infantil, y en un 5% de los casos si es en la edad adulta. El marcador serológico general de infección por VHB es el HBsAg (antígeno de superficie o antígeno Australia). Cuando este es positivo durante más de 6 meses, se puede establecer el diagnóstico de infección crónica por VHB.
La replicación viral persiste a lo largo de todo el curso de la infección crónica por VHB. Es un proceso dinámico con fluctuaciones de los niveles del virus circulante en el organismo infectado (viremia o carga viral).

La respuesta inmunológica de la persona infectada por el VHB juega un papel muy importante para hacer frente a la infección y para intentar reducir (controlar) los niveles de viremia (niveles en sangre de ADN del VHB (ADN-VHB), que son en definitiva los que favorecerán una mayor o menor progresión de la enfermedad hepática. Hay cuatro fases en la historia natural de la hepatitis crónica por VHB: La primera es la fase de inmunotolerancia o tolerancia inmune que se caracteriza por una alta replicación viral sin respuesta inmune y en la que hay muy poco daño hepático con transaminasas (AST, ALT) normales. Esta fase es típica de la infección adquirida en el periodo alrededor del nacimiento y estas personas pueden mantenerse estables hasta pasados 10-30 años. Después entran en una segunda fase conocida como immunoactiva o de immunoeliminación en la que el sistema inmune reconoce el virus e intenta eliminarlo de las células hepáticas infectadas, y en muchos casos ocurre la conocida seroconversión del HBeAg a anti-HBe. Algunos de estos pacientes consiguen el control de la replicación viral pasando a una tercera fase no replicativa o de portador inactivo, caracterizada por la persistencia del HBsAg, en la que hay una escasa replicación viral que es suprimida por la respuesta inmune del huésped. Si se resuelve la infección, desaparece el HBsAg y aparece el anticuerpo anti-HBs (protector). Por último, una proporción importante de estos pacientes que no resuelven la infección pasarán a una cuarta fase denominada de HBeAg negativo (ver tabla 1).

En la práctica los pacientes con hepatitis crónica por el VHB se dividen en dos tipos:
HBeAg positivos y HBeAg negativos. Esta clasificación tiene importantes connotaciones desde el punto de vista pronóstico y terapéutico. En España predominan los pacientes HBeAg negativo (un 75% de los casos), situación en la que no hay replicación viral o ésta es mínima. Son pacientes que suelen tener niveles bajos y fluctuantes de viremia, y con un nivel poco elevado de las transaminasas. A veces, cuando estos pacientes HBeAg negativo pasan por una fase de baja replicación viral son casi indistinguibles de los portadores inactivos. Los pacientes HBeAg positivo habitualmente suelen tener niveles circulantes de ADN-VHB relativamente elevados y estables. El riesgo de evolución hacia la cirrosis es del 2-5% personas-año en los pacientes BeAg positivo y del 8-10% de las personas HBeAg negativo. La edad avanzada, los niveles elevados de viremia, la coinfección con otros virus como el C (virus de la hepatitis C), D (virus de la hepatitis D o delta) o VIH (virus de la inmunodeficiencia humana), el abuso de alcohol, la presencia de fibrosis en el momento del diagnóstico y la actividad necroinflamatoria (evaluadas en la biopsia hepática), son los principales factores que condicionan la evolución más o menos rápida de la enfermedad hepática hacia la cirrosis.

Objetivos del tratamiento En la hepatitis crónica B el objetivo del tratamiento es erradicar la infección viral para evitar su progresión a cirrosis, controlar que ésta no se descompense o que aparezca un hepatocarcinoma o carcinoma hepatocelular. La eliminación del VHB con la desaparición del HBsAg y aparición de su anticuerpo protector (anti-HBs) sólo se consigue en menos del 10% de pacientes con los tratamientos actuales. Un objetivo más realista es lograr la supresión de la replicación viral lo más intensa y sostenida posible, idealmente por debajo del límite más bajo de detección. Esto se mide mediante una técnica de PCR (reacción en cadena de la polimerasa) en tiempo real, que actualmente tiene un nivel mínimo de detección de 10-15 UI/ml. Cuando esto sucede suelen normalizarse las transaminasas y también mejoran las lesiones histológicas hepáticas incluida la fibrosis, incluso en aquellos casos que ya han evolucionado a cirrosis hepática.

Fármacos disponibles y respuesta al tratamiento Tres fármacos de la familia de los análogos de nucleósidos han quedado fuera de la lista de opciones recomendadas debido a su menor eficacia y a que tienen una menor barrera al desarrollo de resistencias: lamivudina (Epivir ® ), adefovir (HepSera ® ) y telbivudina (Sebivo ® o Tyzeka ® ). Las directrices en general no recomiendan el uso de interferón pegilado junto con los análogos de nucleósido/nucleótido.

Cuando se consigue la eliminación del virus, esta respuesta virológica puede o no,ser completa y mantenida. Si la respuesta virológica no se acompaña de la desaparición de los marcadores de infección del VHB, el tratamiento antiviral oral deberá continuar indefinidamente, por el riesgo de reactivar la enfermedad si se suspende la medicación. Esta situación es más frecuente en los pacientes HBeAg negativos en los que la respuesta completa y sostenida es más inusual y en los que el tratamiento suele ser de por vida. Todos estos pacientes requieren seguimiento periódico por parte de su especialista. Valoración de los pacientes candidatos a medicarse para una hepatitis crónica B

La valoración tanto de los pacientes HBeAg positivo como los HBeAg negativo se basa en la combinación de tres criterios que incluyen los niveles sanguíneos de ADN-VHB (viremia o carga viral), los de la transaminasa ALT y el del grado de lesión hepática, valorado en la biopsia hepática. La evolución de la hepatitis crónica B es en muchos pacientes, a pesar del paso de los años, poco expresiva, sin síntomas y con una mínima lesión hepática. Es por eso que antes de decidir iniciar el tratamiento, no exento de problemas potenciales, hay que hacer una valoración de la gravedad de la lesión hepática y del nivel de replicación viral. Una biopsia hepática es habitualmente necesaria para determinar el grado de necroinflamación y fibrosis hepática, datos que ayudarán mucho a la hora de decidir iniciar un tratamiento. La determinación de la transaminasa ALT en la sangre del paciente que suele utilizarse para hacer una estimación indirecta del grado de lesión hepática y para identificar los candidatos al tratamiento, no siempre tiene una correlación directa con los niveles sanguíneos de ADN-VHB ni con la necroinflamación hepática observada en la biopsia. La evaluación más completa de un candidato a tratamiento por una hepatitis crónica B incluye pues la práctica y valoración de las tres pruebas: ADN-VHB, transaminasa ALT y biopsia hepática.

Diversos estudios muestran que las medidas de rigidez hepática por elastometría pueden ser útiles para confirmar o excluir la presencia de fibrosis hepática significativa o para establecer el diagnóstico de cirrosis hepática por VHB. No obstante, la precisión diagnóstica y los valores de corte para definir los diferentes estadios de fibrosis no están tan bien establecidos, como sucede en la hepatitis C, y también hay que tener en cuenta que situaciones de gran inflamación hepática con transaminasas muy elevadas pueden sobreestimar la puntuación de la fibrosis hepática.
Tras el estudio del paciente y aunque éste no sea (en el momento de su evaluación) candidato a ser tratado, sí deberá seguir controles periódicos. Pueden existir reactivaciones de la actividad del virus y/o aparecer manifestaciones que indiquen progresión de la enfermedad hepática y que de otra forma podrían pasar desapercibidas. Elección de los fármacos y pautas de tratamiento

Se pueden seleccionar los diferentes fármacos para cada paciente valorando la edad,el grado de afectación hepática por la enfermedad, la carga viral y las características analíticas, pero hay dos estrategias que pueden aplicarse tanto a pacientes HBeAg positivo o negativo. Se puede empezar por una pauta de duración limitada con Peg-IFN y luego una pauta con análogos de los nucleósidos o nucleótidos, o bien desde el principio hacer tratamiento a largo plazo con nucleósidos o nucleótidos. La estrategia de tratar con Peg-IFN, que se administra con una duración limitada a 48 semanas, tiene el objetivo de lograr una respuesta virológica sostenida al finalizar el tratamiento. La mejor respuesta al tratamiento con interferón se obtiene en los pacientes con genotipo A o B, carga viral relativamente baja (

Remedios caseros para la cirrosis del hgado nota: es importante consultar a su mdico para el diagnstico y el tratamiento de esta condicin adecuadamente. La cirrosis del hgado es una enfermedad crnica que se produce como resultado de daos en el hgado durante varios aos. Es una enfermedad progresiva en la que se destruye el tejido heptico sano y es reemplazado por tejido cicatricial, lo que resulta en un mal funcionamiento del hgado. Las principales causas de cirrosis del hgado son desde hace mucho tiempo el abuso del alcohol, enfermedad de hgado graso asociada a la obesidad y la diabetes, y el virus de la hepatitis B y C. los hombres que consumen de 3 a 4 bebidas alcohlicas y las mujeres que consumen 2 a 3 bebidas alcohlicas por da tienen un mayor riesgo de desarrollar este problema. La enfermedad tambin puede ser causada por enfermedades como la cirrosis biliar primaria,.

Hepatitis autoinmune, hepatitis txica, hemocromatosis (acumulacin de hierro en el cuerpo), los repetidos ataques de insuficiencia cardaca con congestin heptica, fibrosis qustica y otros. Si la cirrosis es leve, el hgado hace reparaciones y sigue funcionando correctamente, pero a medida que la enfermedad progresa se forma tejido cicatricial, y hace que el dao sea irreparable. Los sntomas de la cirrosis incluyen prdida de apetito, fatiga, nuseas y vmitos, prdida de peso, picazn en la piel, ictericia, edema, calambres musculares, una tendencia a sangrar o tener moretones con facilidad y la apariencia de los vasos sanguneos pequeos, en forma de araa bajo la piel. Puede haber slo unos pocos sntomas en las primeras etapas de esta enfermedad, con ms sntomas en desarrollo a medida que avanza.

lasix emzirme

cytotec mujeres cesarea

bula lasix pdf

  • Nivel ideal: menor de 200 mg/dL
  • Colesterol ligeramente elevado: entre 200 y 240 mg/dL
  • Colesterol moderadamente elevado: entre 240 y 300 mg/dL
  • Colesterol muy elevado: por encima de 300 mg/dL.

Niveles de colesterol En general, se admiten los siguientes valores en los niveles de colesterol (mg/dl):

  • Ideal: menor de 200
  • Ligeramente alto: entre 200 y 240
  • Alto: entre 240 y 300
  • Muy alto: más de 300

Artículos relacionados

  • Colesterol, enemigo declarado
  • Arterioesclerosis
  • Enfermedades vasculares (general)
  • Infarto de miocardio

¿Qué produce la elevación del nivel de colesterol?

En los niveles de colesterol intervienen factores muy diversos: raza, origen geográfico, la dieta, el estilo de vida, etc., y en los países de sur de Europa, como España, los niveles medios de colesterol son inferiores a los del norte o los Estados Unidos. El principal factor es, sin embargo, la influencia o herencia genética. Ésta es la razón por la que se encuentran varias personas con colesterol elevado en la misma familia. Existe una forma hereditaria que produce elevaciones ligeras de los niveles, pero cuando existen numerosos familiares con colesterol muy alto se debe sospechar una enfermedad seria del metabolismo, como la hipercolesterolemia familiar (HF) o la hiperlipemia familiar combinada (HFC), en la que los triglicéridos también están elevados. En algunos casos, el colesterol está alto como consecuencia de otras enfermedades, tales como defecto de hormonas tiroideas, enfermedades renales o diabetes. Una causa muy frecuente de elevación de triglicéridos es la ingestión excesiva de alcohol.

¿Qué síntomas produce la elevación del colesterol? La mayoría de las personas con colesterol alto no presentan ningún síntoma o alteración que permita sospecharlo. En algún caso se pueden observar depósitos de colesterol en los ojos, la piel y los tendones. Como se ha dicho antes, la verdadera importancia de la hipercolesterolemia es que, junto con otros factores de riesgo, favorece el desarrollo prematuro de la arteriosclerosis y enfermedades cardiovasculares.

La arteriosclerosis es un proceso lento de forma que, a lo largo de años, se va depositando grasa y colesterol en las paredes de las arterias (placas de ateroma). Como resultado se produce su endurecimiento y estrechamiento, lo que reduce la cantidad de sangre que puede pasar por ellas y disminuye el riego necesario para los diferentes órganos. Con el tiempo, la arteria puede obstruirse y provocar así un infarto en las zonas que dependen de su riego sanguíneo (lo que se traduce en la muerte de esos tejidos). Por tanto, cuando aparecen los síntomas son consecuencia de la enfermedad arterial. Éstos dependen del grado de obstrucción y del órgano abastecido por las arterias afectadas. Un problema añadido es la posibilidad de que las placas se rompan, originando un coágulo de sangre (trombo) que obstruye de forma brusca y total la arteria.

Es muy frecuente que las personas con arteriosclerosis tengan afectadas a la vez las arterias de distintos lugares u órganos. Además de las ya mencionadas, suelen enfermar la gran arteria aorta (que sale del corazón y va repartiendo la sangre al resto del cuerpo), las arterias del riñón y las del intestino (arterias mesentéricas).

  • En el cerebro se puede obstruir una ramificación arterial por un trombo, dejando una zona de cerebro sin riego sanguíneo, lo que da lugar a un infarto cerebral. En otras ocasiones, puede romperse la arteria y se origina una hemorragia. Cualquiera de estas dos circunstancias puede producir síntomas parecidos y se denominan ictus o accidente cerebrovascular (ACV). Puede suceder también que se formen pequeños coágulos en las arterias del cuello y que al llegar al cerebro obstruyan durante un tiempo breve una pequeña rama vascular (accidente isquémico transitorio o AIT). Sin embargo, cuando se repiten estos últimos hay que temer la posibilidad de un infarto cerebral.
  • En el corazón, el estrechamiento de las arterias coronarias causan la angina de pecho, y la ruptura de una placa de grasa (ateroma) produce la trombosis coronaria que da lugar a un infarto de miocardio. Si se daña una cantidad importante de tejido cardiaco, puede existir una reducción de la capacidad del corazón para bombear sangre (insuficiencia cardiaca).
  • La obstrucción parcial de las arterias de la piernas producen un dolor típico al caminar que desaparece al detenerse y que se conoce como claudicación intermitente. Si se llega a producir una obstrucción completa o muy rápida de una de las arterias, la falta de riego da lugar a la muerte de todos los tejidos (isquemia aguda), lo que obliga a la amputación del miembro.

Todos los estudios muestran claramente que los hombres y las mujeres de mediana edad que fuman tienen un riesgo mucho mayor de sufrir un infarto de miocardio. Al dejar de fumar, este riesgo va disminuyendo de forma progresiva. La alimentación es otro factor importante y sus posibles beneficios son mayores de lo que indican las variaciones que producen en los niveles de colesterol. Se recomienda mantener una dieta mediterránea rica en pan, legumbres, frutas, verduras, pescado azul y aceite de oliva, así como limitar el consumo de lácteos enteros (no descremados), carnes y productos derivados con alto contenido en grasas perjudiciales.

Su consumo muy moderado, especialmente de vino, aumenta el colesterol HDL y puede reducir el efecto negativo del colesterol LDL. Sin embargo, produce a la vez un aumento de la tensión arterial y puede dañar el hígado y otros órganos. Es muy beneficioso incluso si no es demasiado intenso, y ha demostrado que reduce el riesgo de enfermedad coronaria. El ejercicio físico vigoroso y regular favorece la eliminación de coágulos.

Peso corporal excesivo La obesidad y el sobrepeso, especialmente cuando la grasa se concentra en el abdomen, favorecen la aparición de enfermedades cardiovasculares. Es beneficiosa la pérdida, aunque sea ligera, de ese exceso de peso.

¿Qué se puede hacer para prevenir la enfermedad vascular? La arterioesclerosis (con sus complicaciones) es una enfermedad compleja, que no tiene un único origen. El nivel de colesterol elevado, aunque es uno de los factores de riesgo más importantes, no suele determinar por sí solo su aparición. Lo habitual es que coincidan varios factores, lo que produce un marcado aumento del riesgo. Por ello es fundamental que se reconozcan y se corrijan el mayor número posible de éstos.

¿Cómo realiza el médico el diagnóstico? Se analiza una muestra de sangre, tras un periodo de ayuno de al menos 12 horas (sólo se puede beber agua), para medir el nivel de colesterol total, colesterol LDL y HDL y triglicéridos. Para evitar errores es necesario saber que algunos medicamentos y el embarazo producen elevaciones del colesterol y, que, por el contrario, se observa un descenso transitorio durante muchas enfermedades, como puede ser un infarto de miocardio.

En algunos pacientes con hipercolesterolemia grave de origen hereditario pueden encontrarse los depósitos externos de colesterol antes mencionados. Siempre que se encuentre el colesterol elevado, el médico debe buscar posibles síntomas de enfermedad cardiovascular, midiendo la tensión arterial y por la auscultación del corazón y comprobación de los pulsos arteriales (medición de la tensión). Es conveniente también medir la cifra de glucosa en sangre, valorar la función renal y realizar un electrocardiograma (ECG). ¿Cuándo se debe tratar con medicamentos el colesterol elevado?

Las primeras medidas para tratar una hipercolesterolemia son una dieta adecuada (hipolipemiante), reducir el exceso de peso y realizar ejercicio regularmente. Cuando estos cambios en la dieta y estilo de vida no son posibles o no han conseguido una reducción suficiente del nivel de colesterol, debe plantearse, si es necesario, el tratamiento con medicamentos. Esta decisión depende del riesgo cardiovascular global debido a la presencia o ausencia de otros factores, o si ya existen síntomas de una enfermedad cardiovascular. Según sea el caso de cada persona se elige una cifra concreta de colesterol total y de LDL a partir de la cual se deben tratar con fármacos y se establecen unos objetivos a conseguir. En todo caso, es importante saber que cuando se necesita realmente un tratamiento medicamentoso, suele ser para siempre.

Los medicamentos más eficaces para reducir el colesterol en la actualidad son las llamadas estatinas, que, aunque son caros, tienen relativamente pocos efectos secundarios. También se pueden utilizar fibratos y polvos con resinas. Grupos de apoyo

Fundación Española de Hipercolesterolemia Familiar, Sociedad Española de Arteriosclerosis. Dr. Neal Uren, especialista en Cardiología; Dr. Stephen C. P. Collins, médico general; Dra. Annebirthe Bo Hansen, especialista en Inmunología Clínica

La cirrosis como tal carece de tratamiento médico específico dado que es irreversible. Se pueden tratar algunas de las enfermedades que la producen y evitar o retardar la evolución de una cirrosis en estadio inicial a las fases avanzadas. Tienen tratamiento preventivo o paliativo algunas de las complicaciones de la cirrosis tales como las hemorragias digestivas, la retención de líquidos y la encefalopatía hepática, que siempre deben ser indicados por un médico. Se emplean tratamientos dietéticos y farmacológicos. Entre los dietéticos está la reducción de la sal para prevenir la retención de líquidos y la de proteínas (carnes, pescados) para la encefalopatía hepática. Como es necesaria una buena nutrición y, hasta que hay riesgo de encefalopatía, la restricción de proteínas no es necesaria, la dieta debe ser siempre supervisada por el médico. A veces se necesitan suplementos de vitaminas y minerales. Entre los fármacos se usan fundamentalmente los diuréticos para tratar la retención de líquidos y los llamados beta-bloqueantes para prevenir las hemorragias digestivas. Pueden ser necesarios otros muchos fármacos para tratar las complicaciones pero la mayor parte de ellos se usan fundamentalmente en el ámbito hospitalario.Finalmente hay que conocer que el tratamiento definitivo de la cirrosis es el trasplante hepático. Se realiza en los pacientes en que se estima una supervivencia menor de dos años, a consecuencia de la cirrosis, y en los que no existe contraindicación para realizarlo por otros motivos. Es muy importante que todo paciente con cirrosis sea visitado por su médico al menos 2 veces al año y siempre que presente alguna complicación. Esto permite al médico estimar más fiablemente el momento en el que el paciente debe ser considerado candidato a trasplante y proceder a su estudio como tal. Esperar a que el paciente esté en muy mala situación por cirrosis muy avanzada aumenta mucho las posibilidades de que el fallecimiento se produzca antes de que de tiempo a realizar el trasplante.

  • Mediante revisión médica y ecografías (evidencian el aumento de tamaño del hígado), centellograma hepático y biopsias del tejido El análisis de sangre revela anemia, alteraciones en la coagulación, aumento de las enzimas hepáticas, alta concentración de bilirrubina y baja concentración de albúmina.

Las cosas más importantes que puede hacer una persona para prevenir la cirrosis son: no consumir alcohol en exceso y hacer una consulta inicial para valorar clínica y analíticamente si existe una enfermedad hepática crónica silente que pueda llegar a producir cirrosis. Si un paciente sabe que tiene alguna enfermedad hepática debe consultar periódicamente con su médico por si es una enfermedad tratable, cuya progresión se pueda evitar (enfermedad alcohólica o hepatitis B o C, por ejemplo). La información presentada en este espacio es solo de caracter general y educativo. En ningún caso dicha información reemplaza la atención del profesional de salud que corresponde o el diagnóstico o tratamiento de una enfermedad determinada. Esta información es derivada de la revisión del tema a través de varias fuentes de consulta informativa Profesional, Editorial y Electrónica. Para obtener información sobre la fuente bibliográfica por favor presione el siguiente enlace: Bibliografía

"Advertencia: Era Salud, no asume ninguna responsabilidad por las consecuencias que genere el uso de esta información."Con esta información no se esta practicando la medicina, ni se diagnóstica, pronostica o aconseja un determinado tratamiento médico o el consumo de un mediacmento determinado. Lea los Términos y Condiciones de Uso de Era Salud para estar mejor informado al respecto. Consulte siempre a su médico." Todos ellos se multiplican en los

Ambos compuestos son llevados por la sangre a los de los pacientes con deficit de secrecion de la enzima anti- tripsina.


300000 mitocondrias en ovocitos
1 mitocondria en flagelados. En estudios con eslicarbazepina en

Cuando usted tiene diabetes tipo 2, los adipocitos, los , seguido del flujo pasivo de agua.

ovale que se encuentra en los

composicion de lasix

La investigación ha demostrado que el cannabidiol (CBD), un cannabinoide importante encontrado en el cannabis el cual activa los receptores CBD2 del sistema endocannabinoide del cuerpo, es terapéuticamente beneficial al tratar muchos desordenes del hígado. (Mallat, et al., 2011). El CBD también ha comprobado poseer propiedades protectoras para el hígado y la promoción de la salud del hígado. Un estudio encontró que los cannabinoides inhibe actividad enzimática, el cual reduce el riesgo de que el hígado sufra de toxicidad y cáncer (Ashino, Hakukawa, Itoh & Numazawa, 2014).

Un estudio en animales encontró que el CBD era efectivo en restaurar función hepática en ratones con insuficiencia hepática. Investigaciones también sugieren que las propiedades protectoras y anti inflamatorias del cannabis ayudan en el tratamiento de Hepatitis. Un estudio ha encontrado que las propiedades anti inflamatorias efectivamente reducen la inflamación de un hígado dañado. Investigadores por lo tanto sugieren que el cannabis puede ser desarrollado como una medicina potencial para la hepatitis. Otro estudio encontró que los cannabinoides aparecen tener efectos inmunosupresores y profibrogénicas en pacientes con Hepatitis C crónica (Patsenker, et al, 2015). El Cannabis Demuestra la Manera en la que Ayuda con la Enfermedad de Crohn y Colitis.

Para aquellas personas con la enfermedad de Crohn o colitis, hasta ahora existen pocos tratamientos para estas condiciones dolorosas y una condición que altera la vida. Aunque algunos tratamientos están disponibles a través de dieta y medicamento, la gente sufriendo del Crohn y colitis suelen ser abandonados a administrar su tratamiento por su cuenta. El Crohn y la Colitis son desordenes gastrointestinales, quienes pertenecen a la familia de desórdenes conocidos como síndrome del Intestino Irritable (EII). La enfermedad de Crohn ocasiona inflamación crónica y dolorosa a través del tracto gastrointestinal, desde el esófago hasta el recto anal. Síntomas de la enfermedad de Crohn incluye dolor severo abdominal y calambres en el estómago, constipación, diarrea persistente o una sensación persistente de que los intestinos no están vacíos.

La colitis ulcerativa es similar a la enfermedad de Crohn excepto que solamente afecta la capa más interna del colon. Los síntomas de la colitis son similares al Crohn e incluye fiebre, reducción de apetito, pérdida de peso, fatiga y amenorrea en las mujeres. La razón por la que el cannabis es efectivo en el tratamiento de estas enfermedades es porque el cannabis puede limitar significativamente la inflamación intestinal. De acuerdo a una declaración por La Fundacion de Chron & Colitis de America en 2012, compuestos encontrados en la planta de marijuana imitan a los endocannabinoides (moléculas que funcionan naturalmente en el cuerpo) y han demostrado desempeñar un papel importante en la reducción de inflamación gastrointestinal.

Aunque las propiedades anti inflamatorias del cannabis medicinal son ciertas para todas las personas, pacientes con enfermedad inflamatoria del intestino (EII) han demostrado tener más receptores cannabinoides en el tejido del colon que las personas con síndrome del intestino irritable (SII).Es más probable que personas afectadas por la enfermedad de Chron y Colitis respondan a las propiedades anti inflamatorias de la marijuana medicinal. Más que eso, el mismo estudio encontró que, después de tres meses de tratamiento con marijuana medicinal, pacientes afectados por la enfermedad de Chron o Colitis disfrutaban de una mejor calidad de vida, mayor habilidad en trabajar en un trabajo normal, incrementó la habilidad de realizar tareas diarias y mantener una vida social, ya como un cambio drástico en la reducción del dolor y sufrimiento mental. Estos resultados fueron reportados sin acompañar ningún efecto secundario.

Es importante apuntar que estudios anteriores implicaron al cannabis en la progresión de cirrosis, fibrosis y otras enfermedades del hígado. Sin embargo, estudios más recientes han determinado que el fumar marihuana no está asociado con el desarrollo o progresión de la enfermedad del hígado. El cannabis puede también ser beneficiario con el manejo de síntomas asociados con cirrosis y otros desordenes hepáticos que se pueden desarrollar en un futuro. El cannabis ha establecido ya por mucho tiempo el ser efectivo al limitar nausea, vomito…En adicion, si pacientes con cirrosis están sufriendo de pérdida de apetito, la marijuana medicinal ha demostrado efectivamente incrementar el apetito y estabilizar el peso corporal (Beal, et al., 1995).

Cirrosis,¨Es la cicatrización y el funcionamiento deficiente del hígado. Es la última fase de la enfermedad hepática crónica¨. Estudios han demostrado que el CBD puede ayudar combatir la cirrosis al asistir en la muerte de células estrelladas hepáticas (HSCs) las cuales son responsables por la acumulación de la cicatrización del hígado. La activación de los receptores CBD2 por el CBD, sin embargo, ha demostrado ser efectivo en inducir apoptosis (muerte) en estas células activadas (HSCs). (Lim, Devi & Rozenfeld, 2011). Investigación también comprueba como reduce la fuerza de las vías inflamatorias y la oxidación de tejido, por lo tanto limitando el daño ocasionado por cirrosis (Mukhopadhya, Rajesh & Pacher, 2011). Que es la Fibrosis? ¨Cualquier agresión crónica al hígado induce una inflamación que, en una segunda fase, provoca la formación de una cicatriz fibrosa del tejido hepático, convirtiéndose en una fibrosis hepática. Dicha fibrosis es, por tanto, un proceso de cicatrización que sustituye las células hepáticas dañadas¨.

¨La activación de los receptores CB2 no solo disminuye significativamente los signos de fibrosis como es la inflamación, sino que además mejora la presión arterial. Esto se demostró en un estudio con ratas con cirrosis en el que se utilizó un agonista selectivo de dichos receptores durante nueve días¨. La dieta para la cirrosis consiste en una dieta equilibrada y variada, que cumpla con las siguientes pautas:

Cocciones suaves, con aceite de calidad (virgen o no refinado), pero en poca cantidad (vapor, hervido, papillote. ) Eliminar grasas perjudiciales de la dieta: fritos, embutidos,etc.

Las personas con cirrosis deben realizar una dieta saludable normal, con las pautas siguientes: La textura de los alimentos debe ser suave y jugosa.

Las personas no vegetarianas pueden tomar carne blanca (pollo, pavo, conejo) y pescado (merluza, rape. ). Se recomienda consumirlos hervidos para reducir su contenido en purinas (desechar el caldo). - Cocciones con mucho aceite: Evitar los sofritos, frituras, restaurantes, y alimentos cocinados con mucho aceite.

- Alimentos muy ricos en sal: Embutidos, conservas, precocinados, caldos de tetrabrick, pastillas de sabor, salsa de soja, etc. Existen una serie de infusiones con plantas medicinales y suplementos que pueden complementar la dieta para la cirrosis.

El 30 por ciento de los pacientes con cirrosis hepática fallecen de un síndrome conocido como 'insuficiencia hepática aguda sobre la cirrosis', siendo la principal causa de muerte de estos enfermos. Así lo ha señalado en Alcázar de San Juan (Ciudad Real) el doctor Vicente Arroyo, una de las máximas autoridades de la Hepatología y Nefrología europeas, que ha participado en el I Symposium Nacional de Hígado y Riñón, organizado por el Hospital General 'La Mancha Centro', ha informado la Junta en nota de prensa.

El doctor Arroyo ha mostrado a los 120 hepatólogos y nefrólogos asistentes los resultados de un estudio multicéntrico europeo sobre la materia. Según el experto, este nuevo síndrome "está relacionado con un trastorno inflamatorio sistémico, que a veces es debido a infecciones, otras al alcohol, o en muchos casos no se sabe; y que determina que no solamente falle el hígado, sino que también otros órganos como el riñón, el corazón, el cerebro. es decir, se produce un fallo multisistémico". Los organizadores del primer congreso que se celebra en España entre especialistas de ambas especialidades han señalado la necesidad que había de celebrar un encuentro como éste, dado que "los nefrólogos y hepatólogos tratamos nuestras patologías de forma aislada y nunca nos juntamos para resolver dudas que nos surgen de una y otra rama".

Y más aún teniendo en cuenta que la investigación está avanzando a pasos agigantados y "hay muchos pacientes renales que tienen patologías del hígado, y viceversa, por lo que al juntarnos podemos obtener mejores resultados a nivel de diagnóstico y tratamiento de estos pacientes", en palabras de la responsable de Nefrología del Hospital Mancha Centro y presidenta del comité organizador, Rebeca García. Por su parte, el especialista en Hepatología del hospital alcazareño y también organizador del congreso, Sami Aofi, ha informado de que en el Hospital Mancha Centro se llevan a cabo múltiples líneas de investigación que engloban hígado y riñón, entre ellas un estudio nacional multicéntrico liderado por ambos especialistas sobre la situación hepática del paciente con hepatitis C crónica en hemodiálisis.

Esto fue lo que les llevó a organizar el primer Symposium, del que ya han avanzado que habrá más ediciones que se están planificando. "Hemos conseguido atraer a este congreso los ponentes que más experiencia tienen en el tema y, por lo tanto, estamos convencidos de que sacaremos múltiples conclusiones que nos ayudarán a mejorar la calidad de nuestros pacientes", según el doctor Aoufi. La inauguración también ha contado con la presencia de la coordinadora del Grupo de virus en Diálisis de la Sociedad Española de Nefrología, Guillermina, Barril, quien ha mostrado los buenos resultados registrados desde la creación de este grupo a la hora de reducir la transmisión dentro de las unidades de diálisis.

Como prueba de ello, ha señalado que en el año 1991 cuando empezaron, un 37 por ciento de los pacientes tenían anticuerpos del virus C positivo, y ahora están por debajo del 10 por ciento, "gracias al esfuerzo y a la concienciación de todos". Programa científico

El I Symposium Nacional de Hígado y Riñón ha arrancado hoy con dos mesas redondas. En la primera de ellas, sobre cirrosis e insuficiencia renal, se abordan los avances en el síndrome hepatorrenal, la insuficiencia renal crónica en el paciente cirrótico y los aspectos relacionados con la diálisis en el paciente con hepatopatía crónica. La segunda mesa redonda, sobre hepatitis y riñón, ha abordado las manifestaciones extrahepáticas de la infección por el virus de la hepatitis B y C, la infección oculta por el virus C, y el diagnóstico y el tratamiento de la infección crónica por el virus C en el paciente con enfermedad renal crónica.

Para este sábado se han programado otras dos mesas redondas, la segunda dedicada a la hepatitis y el riñón, con ponencias que mostrarán las conclusiones del estudio nacional multicéntrico SHECTS, la experiencia del nefrólogo en el tratamiento de la hepatitis C crónica y las nuevas estrategias terapéuticas en la infección crónica por el virus B y C en los pacientes renales. La última mesa redonda del Symposium estará centrada en el trasplante de hígado-riñón, sus indicaciones, epidemiología y la prevención de la infección por el virus B en el trasplante hepático y renal.

Se han descrito diferentes factores precipitantes de EH, entre ellos: Alteraciones de las estructuras craneales

lasix 40 mg como tomar

Tratamiento de la causa desencadenante: DR. JORGE ADEVA ALFONSO / GREGORIO DEL ROSARIO | javier Martes 12.11.2013

Luis Montes, excoordinador de Urgencias del hospital Severo Ochoa de Leganés (Madrid) y presidente de la asociación Derecho a Morir Dignamente (DMD) desde 2009, ha fallecido hoy tras sufrir un infarto cuando se dirigía a la localidad murciana de Molina de Segura, donde iba a participar en un acto La fermentación, proceso conocido desde la antigüedad en alimentos como yogur, queso, vino o cerveza, vive ahora una época dorada gracias a su uso en productos funcionales que responden a necesidades concretas de los consumidores y de los que se habla, y mucho, en Alimentaria 2018 de Barcelona

  • The latest EFEciencia (EFEfuturo)! https://t.co/vijqhZpddM#inundaciones#crecidadelebro07:22:53 PM Abril 16, 2018 from Paper.li
  • Nuevo fármaco capaz de frenar la diabetes tipo 1 en ratones https://t.co/shELS1IsLe@DrBermudezSilva@cabimer… https://t.co/klxDNQYk2706:49:04 PM Abril 16, 2018 from Twitter Web Client
  • Tecnología aeroespacial para mejorar las cosechas en la Tierra https://t.co/5ZLUcBL3Gh@Groen_Agro05:57:04 PM Abril 16, 2018 from Twitter Web Client
  • La Palma mantiene sus opciones para el TMT https://t.co/LtFsZXsbQL02:28:37 PM Abril 16, 2018 from Twitter Web Client
  • Tortugas bobas: su cría en cautividad multiplica por 6 su supervivencia, según un estudio de Marine Biology… https://t.co/RfVjeE8vWJ01:51:58 PM Abril 16, 2018 from Twitter Web Client
  • Resuelta la estructura de un complejo de proteínas relacionado con la supervivencia celular https://t.co/eoX9MIW6c6@CNIO_Cancer12:14:04 PM Abril 16, 2018 from Twitter Web Client

La presidenta del Parlamento canario defiende actuar en países de origen para frenar la crisis de los refugiados

  • La comunidad #universitaria reclama más #convenios laborales con #empresashttps://t.co/ctuX0b1Rze@IpsosSpain08:30:07 AM Abril 17, 2018 from HootsuiteReplyRetweetFavorite
  • . @caser crea una red de #asesores#financieros con el objetivo de gestionar 1.500 millones https://t.co/iLAOXcxYgb…https://t.co/HpMURzc2gP08:05:05 AM Abril 17, 2018 from HootsuiteReplyRetweetFavorite
  • #Atlantia, #ACS y #Hochtief cierran la financiación para la compra de Abertis https://t.co/xNY8U3D0gJ…@Abertishttps://t.co/mTMDFBwC1v08:00:16 AM Abril 17, 2018 from HootsuiteReplyRetweetFavorite
  • .@OVBAllfinanzSp y @AXASegurosEs lanzan #PIAS Proyecto Futuro, un plan para complementar la jubilación https://t.co/5SAzHVmaA708:00:16 AM Abril 17, 2018 from HootsuiteReplyRetweetFavorite
  • La #CE y el Banco Central Europeo afirman que la banca española tiene liquidez y es rentable… https://t.co/TUdOCXHb1x08:00:16 AM Abril 17, 2018 from HootsuiteReplyRetweetFavorite
  • #Atlantia confirma la venta del 29,9 % de #Cellnex a #Edizione Holding https://t.co/ERlF3aiZm3…@cellnextelecom08:00:14 AM Abril 17, 2018 from HootsuiteReplyRetweetFavorite

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Veamos ahora algunos remedios caseros para combatir la cirrosis. Suero de leche y comino

Usted puede mezclar el suero de leche, alumbre asado, sal y semillas de comino para tratar la cirrosis Ficus religiosa

Clinical and epidemiological profile of Cirrhosis in the liver unit at Edgardo Rebagliati Martins national hospital INTRODUCCION: La cirrosis es causa importante de morbilidad y mortalidad en el mundo. En Peru ocupa el 5` lugar entre las causas de mortalidad general y el 2` lugar entre las enfermedades digestivas y hepatobiliares. Es la primera causa de demanda de hospitalizacion en el servicio de gastroenterologia del HNERM. Es necesario conocer sus caracteristicas clinicas y epidemiologicas para proponer medidas claras de prevencion.
METODOS: Estudio transversal, observacional, descriptivo de las caracteristicas epidemiologicas y clinicas de los pacientes hospitalizados por cirrosis hepatica en la Unidad de Higado del HNERM entre enero 2001 y junio 2004.
RESULTADOS: Se incluyeron 475 pacientes. El 45.1% correspondio al sexo femenino, la edad promedio fue 63.4 anos (r=26-93). Las causas mas frecuentes de cirrosis fueron consumo de alcohol (28%), hepatitis B cronica (15.2%) y hepatitis C cronica (11.8%). Estuvieron en estadio B de Child-Pugh el 42.3%, y estadio C el 42.5%. El principal motivo de hospitalizacion fue el sangrado digestivo por hipertension portal, seguido por ascitis y encefalopatia. Las infecciones mas frecuentes fueron la urinaria, la neumonia y la peritonitis bacteriana espontanea. Se encontro carcinoma hepatocelular en el 7.9% de casos
CONCLUSIONES: La cirrosis afecta a varones en mayor proporcion y son el consumo cronico de alcohol y la enfermedad viral cronica las principales causas. El sangrado digestivo es el principal motivo de hospitalizacion. La mayoria de casos llega en estadios avanzados de enfermedad. Las infecciones mas frecuentes son la urinaria, la neumonia y la PBE. Se requieren mayores estudios para confirmar los hallazgos de este trabajo.

PALABRAS CLAVE: Cirrosis, hepatitis viral, alcohol, Child-Pugh, infecciones, carcinoma hepatocelular, hemorragia digestiva. Background. Liver cirrhosis is an important cause of morbidity and mortality all around the world. In Peru it is the 5th cause of general mortality and the 2nd one between all those related to gastrointestinal and hepatobiliary diseases. At HNERM it is the principal etiology between all the cases that need hospitalization in gastroenterology. It is clear that we need to know all the clinical and epidemiologic characteristics to propose national actions to try to control and prevent this disease.
Material and Methods. The present is a descriptive, transversal and observational study to clarify the clinical and epidemiological profile of patients with cirrhosis hospitalized in the Liver unit at the Edgardo Rebagliati Martins National Hospital between january 2001 and june 2004.
Results. 475 patients were included, 45.1% were female, medium age was 63.4 years (r=26-93). The most frequent causes of cirrhosis were alcoholism (28%), chronic hepatitis B (15.2%), and chronic hepatitis C (11.8%). According to Child-Pugh score 42.3% was in stage B, and 42.5% en C. The main cause for hosipitalization was upper gastrointestinal bleeding related to portal hypertension, followed by ascitis and encephalopathy. The principal infections were urinary, pulmonar and spontaneous bacterial peritonitis. Hepatocellullar carcinoma was found in 7.9% of the cases.
Conclusions. Liver cirrhosis affects principally males. The principal causes are alcoholism and chronic viral hepatitis. The principal cause of hospitalization is upper gastrointestinal bleeding. Most of the patients have an advanced disease at the moment of diagnosis. Principal infections are urinary, neumonia and SBP.

KEY WORDS: Cirrhosis, alcoholism, viral hepatitis, Child-Pugh, gastrointestinal bleeding, infections, hepatocellular carcinoma. 1. VARVASOVSZKY Z, MCKEE M. Problem drinking among hospitalized patients in Hungary. Alcohol & Alcohol 2000;35(6):574-579.

5. MANDAYAM S, JAMAL M, MORGAN T. Epidemiology of Alcoholic Liver Disease. Sem Liv Dis 2004;24:217- 232. 6. BELLENTANI S, SACCOCCIO G, COSTA G, et al. Drinking habits as cofactors of risk for alcohol induced liver damage. Gut 1997;41:845-850.

7. BELLENTANI S, TIRIBELLI C, SACCOCCIO G, et al. Prevalence of chronic liver disease in the general population of northern Italy: the Dionysos Study. Hepatology 1994; 20:1442-1449. 11. GREENBERG NJ. History Taking and Physical Examination in the Patient with Liver Disease. In: Chapter 6. Diseases of the Liver 7th Ed. Philadelphia: Lippincot-Raven Publishers. 1999.

12. GANEM D, PRINCE AM: Hepatitis B Virus Infection - Natural History and Clinical Consequences. NEJM 2004;350:1118-1129. 14. BELLENTANI S, SACCOCCIO G, COSTA G, et al. Drinking habits asn cofactors of risk for alcohol induced liver damage. The Dionysos Atudy Group. GUT 1997;41:845-850.

15. CLARK JM, BRANCATI FL, and DIEHL AM. Nonalcoholic Fatty Liver Disease. Gastroenterology 2002;122:1649–1657 20. PINTO VALDIVIA JL, VIDAL ESCUDERO J, BUSSALLEU A, HUERTA MERCADO TENORIO J, Hepatitis C en donadores al banco de sangre del Hospital Nacional Cayetano Heredia (1998 – 2002). Rev Gastroenterol Peru. 2003;23:22-8.

22. SANCHEZ JL, SJOGREN MH, CALLAHAN JD, WATTS DM y col. Hepatitis C in Peru: risk factors for infection, potential iatrogenic transmission, and genotype distribution. Am J Trop Med Hyg. 2000;63:242-8. 24. DAVIS GL, ALBRIGHT JE, COOK SF, ROSENBERG DM. Projecting future complications of chronic hepatitis C in the United States. Liver Transpl. 2003 Apr;9(4):331-8.

25. BUTI M, SAN MIGUEL R, BROSA M, et al. Estimating the impact of hepatitis C virus therapy on future liver-related morbidity, mortality and costs related to chronic hepatitis C. J Hepatol. 2005 May;42(5):639- 45. 26. MORENO-SANCHEZ D. Epidemiology and natural history of primary non-alcoholic fatty liver disease. Gastroenterol Hepatol. 2006;29:244-254.

27. CLARK JM. The epidemiology of non-alcoholic fatty liver disease in adults. J Clin Gastroenterol. 2006 Mar;40(3 Suppl 1):S5-10 28. KOJIMA H, SAKURAI S, MATSUMURA M, et al. Cryptogenic cirrhosis in the region where obesity is not prevalent. World J Gastroenterol 2006;12:2080- 2085.

29. MARTORELL R, KETTEL KHAN L, HUGHES ML, AND GRUMMER-STRAWN LM. Obesity in Latin American Women and Children. The Journal of Nutrition Vol. 128 No. 9 September 1998, pp. 1464-1473 30. FILOZOF C, GONZALEZ C, SEREDAY M, MAZZA C, BRAGUINSKY J. Obesity prevalence and trends in Latin-American countries. Obes Rev. 2001 May;2(2):99-106

31. SABERIFIROOZI M, SERATI AR, MALEKHOSSEINI SA, ET AL.. Analysis of patients listed for liver transplantation in Shiraz, Iran. Indian J Gastroenterol 2006;25:11-13 32. RAY G, GHOSHAL UC, BANERJEE PK, et al. Aetiological spectrum of chronic liver disease in eastern India. Trop Gastroenterol. 2000;21(2):60-2.

33. MENDEZ-SANCHEZ N, AGUILAR-RAMIREZ JR, REYES A, ET AL.Etiology of liver cirrhosis in Mexico. Ann Hepatol. 2004;3:30-33. 34. FERNANDEZ J, NAVASA M, GOMEZ J, et al. Bacterial infections in cirrosis: epidemiological changes with invasive procedures and norfl oxacin prophylaxis: Hepatology 2002;

35: 140-8 35. BORZIO M, SALERNO F, PLANTONI L, et al. Bacterial infection in patients with advanced cirrhosis: a multicentre prospective study. Digest. Liver Dis 2001; 33: 41-8 37. MATTOS, ANGELO A. DE; CORAL, GABRIELA P; MENTI, EDUARDO; ET AL. Arq. gastroenterol 2003; 40(1):11-15

38. SILVANO FASOLATO, PAOLO ANGELI, et al. Renal failure and bacterial infections in patients with cirrhosis: Epidemiology and clinical features Hepatol.2007; 45: 223-229 41. PETRIDES AS, DEPRONZO RA. Glucose metabolism in cirrhosis: A review with some perspectives for the future. Diabetes Metab Rev 1989;5:691-709.

42. PROIETTO J, ALFORD FP, DUDLEY FJ. The mechanism of the carbohydrate intolerance of cirrhosis. J Clin Endocrinol Metab 1980; 51:1030-1036. 43. EL-SERAG HB, MASON AC. Rising incidence of hepatocellular carcinoma in the United States. N Engl J Med 1999;340:745–50.

po lasix versus iv lasix

Las varices esofágicas son venas dilatadas y tortuosas de la submucosa del tercio inferior del esófago y del fundus gástrico. Pueden cursar con hemorragia digestiva alta (hematemesis, melenas o ambas), que aparece en aproximadamente un tercio de los enfermos con cirrosis y varices, siendo una de las principales causas de muerte en el cirrótico. Ante este sangrado debe practicarse endoscopia urgente y actuación inmediata, dado el alto riesgo de shoch hipovolémico y de muerte. Factores que, al incrementar la presión, pueden originar sangrado con los grandes esfuerzos, los pujos al defecar. los vómitos, la tos y los estornudos, etc. Otros síntomas tardíos de la cirrosis se atribuyen a insuficiencia hepática crónica. Una menor concentración de albúmina plasmática predispone a la formación de edema generalizado, pero que a menudo afecta extremidades inferiores, extremidades superiores y la zona presacra. El edema facial no es típico.

La sobreproducción de aldosterona da lugar a retención de sodio y agua y a excreción de potasio. Debido a la formación, empleo y almacenamiento inadecuados de algunas vitaminas, como A, C y K, a menudo se observan signos de avitaminosis, en particular fenómenos hemorrágicos por deficiencia de vitamina K ya que actúa en los factores de coagulación.

La anemia que suele acompañar a la cirrosis se debe a gastritis crónica o al funcionamiento gastrointestinal inadecuado, además de ingestión insuficiente de alimentos y disminución del funcionamiento hepático. La anemia, el estado nutricional insatisfactorio y el mal estado general ocasionan fatiga intensa que interfiere con la capacidad de lleva a cabo las actividades cotidianas.

Se caracteriza por cambios del estado mental que van desde la euforia o alteraciones del sueño hasta el coma hepático, como consecuencia de la acumulación de amoníaco y otras sustancias tóxicas cerebrales, por alteraciones metabólicas hepáticas. Cursa con alteraciones psíquicas leves y perturbaciones motoras, con ligera confusión y alteraciones del estado de ánimo, perturbación en el ritmo de sueño, flapping tremor o asterixis (temblor de manos), hedor hepático (olor a acetona), etc. Como tratamiento, se contempla la administración de lactulosa, que disminuye el amoníaco en sangre, por vía oral o en enemas. Tiene una elevada tasa de mortalidad. Después de analizar los datos de laboratorio, se determinan el grado de la hepatopatía y el tipo de tratamiento. Debido a que las funciones del hígado son complejas, hay muchas pruebas diagnósticas que pueden proporcionar información al respecto.

En casos de disfunción grave del parénquima hepático, los niveles de albúmina sérica tienden a disminuir y el nivel de globulina sérica se eleva. Las pruebas enzimáticas indican daños en las células hepáticas:

  • Se incrementan los niveles de fosfatasa de alanina y GGT
  • El nivel de colinesterasa sérica disminuye
  • Se hacen pruebas de bilirrubina para medir la excreción o retención de bilis; en caso de cirrosis u otros trastornos hepáticos es posible que las concentraciones se eleven.
  • El tiempo de protombina se prolonga.

La ultrasonografía se utiliza para medir las diferencias de densidad de las células del parénquima y el tejido cicatrizal. Las pruebas con tomografía computadorizada (TAC), imágenes por resonancia magnética y gammagrafías hepáticas con radio-isótopos proporcionan información sobre el tamaño del hígado y el flujo sanguíneo, así como obstrucciones.

El diagnóstico se confirma mediante biopsia hepática. La gasometría arterial revela pérdida de la relación ventilación-perfusión e hipoxia. El tratamiento del individuo cirrótico suele basarse en los síntomas de presentación.

  • Se administran antiácidos para disminuir las molestias gástricas y la posibilidad de hemorragia gastrointestinal
  • Los complementos de vitaminas y nutrientes permiten la regenaración de los hepatocitos dañados y mejoran el estado nutricional general.
  • Los diuréticos ahorradores de potasio (espironolactona, triamtereno) están indicados para disminuir la ascitis, en su caso, estos diuréticos son preferibles porque minimizan los cambios hidroelectrolíticos.
  • Llevar una dieta adecuada y evitar el consumo de alcohol.
  • Paracentesis
  • Trasplante de hígado.

Estudios preliminares indican que la colquicina, aumenta la sobrevida de los pacientes con cirrosis leve a moderada, sobre todo en personas con cirrosis alcohólica. Se supone que la colquicina revierte los procesos fibróticos en la cirrosis.

  • Manual CTO de Enfermería. Enfermería medicoquirúrgica 1: aparato digestivo. Casillas Santana, M.L. 5ª Edición. Tomo II. Madrid: CTO, 2011. ISBN: 978-84-15062-52-3
  • Enfermería medicoquirúgica: trastornos hepáticos. Smeltzer, S.; Bare, B. 10ª Edición. Vol. I. México: McGraw-Hill Interamericana, 2007. ISBN: 970-10-5578-0
  • García Bueya, L. González Mateosb, G. Moreno-Oteroa, R. Cirrosis hepática [en línea]. Madrid: Servicio de Aparato Digestivo. Unidad de Hepatología. Hospital Universitario La Princesa. [Consulta el 10 de diciembre de 2014]. Disponible en:
  • Bernal, V. Bosch, J. Cirrosis hepática [en línea]. Barcelona: Unidad de Gastroenterología y Hepatología. [Consulta el 10 de diciembre de 2014]. Disponible en:

Ocurre por la ausencia o disminución marcada de secreciones biliares al intestino delgado. farm vol.43 no.2 méxico abr./jun. peritonitis bacteriana espontánea en el paciente con cirrosis hepática. ascites in cancer patients. 2012. spontaneous bacterial peritonitis in cirrosis hepatica fisiopatologia pdf the patient presenting with. en esto radica la importancia de conocer cuáles son las causas asociadas a la. aldo montaño–loza,* judith meza–junco** * residente de. patogénesis de la hipertensión portal. trabajos originales. mex. guía para el manejo del doloren condiciones de bajos recursos editado por andreas kopf and nilesh b. farm vol.43 no.2 méxico abr./jun. spontaneous bacterial peritonitis in the patient presenting with. para este grupo, todos los criterios mayores deben estar presentes para el diagnóstico de shr y los criterios cirrosis hepatica fisiopatologia pdf adicionales no son necesarios para el diagnóstico. aldo cirrosis hepatica fisiopatologia pdf montaño–loza,* judith meza–junco** * residente de. la aparición de barro biliar puede traer aparejada consecuencias para la salud. mex. pathogenesis of portal hypertension. peritonitis bacteriana espontánea en el paciente con cirrosis hepática.

MediaFire.com
ThePirateBay.org

Softonic.com
Drive.Google.com

Mex. en esto radica la importancia de conocer cuáles son las causas asociadas a la. la cirrosis representa el estadio final de muchas enfermedades crónicas del hígado y se asocia con malnutrición en mayor o menor grado, con cirrosis hepatica fisiopatologia pdf independencia. aldo montaño–loza,* judith meza–junco** * cirrosis hepatica fisiopatologia pdf residente de. guía para el manejo del doloren condiciones de bajos recursos editado por andreas kopf and nilesh b. para este grupo, todos los criterios mayores deben estar presentes para el diagnóstico de shr y los criterios adicionales no son necesarios para el diagnóstico. ascites in cancer patients. farm vol.43 no.2 méxico abr./jun. la hemorragia por várices es una complicación letal de la cirrosis, en particular, en pacientes en los que ya se ha desarrollado la descompensación clínica (es. patogénesis de la hipertensión portal. en esto radica la importancia de conocer cuáles son las causas asociadas a la. patogénesis de la hipertensión portal. la hemorragia por várices es una complicación letal de la cirrosis, en particular, en pacientes en los que ya se ha desarrollado la descompensación clínica (es. revisión y puesta al día sobre un problema que, a pesar de las mejoras en el pronóstico, continúa siendo grave y cirrosis hepatica fisiopatologia pdf cirrosis hepatica fisiopatologia pdf muchas veces letal. pathogenesis of portal hypertension. resumen. Para este grupo, todos los criterios mayores deben estar presentes para el diagnóstico de shr y los criterios adicionales no son necesarios para el diagnóstico. mex. en esto radica la importancia de conocer cuáles son las causas asociadas a la. rincón del residente. ascites in cirrosis hepatica fisiopatologia pdf cancer patients. mex. resumen. la hemorragia por várices es una complicación letal de la cirrosis, en particular, en pacientes en los que ya se ha desarrollado la descompensación clínica (es. aldo montaño–loza,* judith meza–junco** * residente de. ascites in cirrosis hepatica fisiopatologia pdf cancer patients. fundamento: revista mexicana de ciencias farmacéuticas versión impresa issn 1870-0195 rev. trabajos originales. la acolia es la decoloración de las cirrosis hepatica fisiopatologia pdf heces por falta de pigmentos biliares. por lo general se debe a. rev soc esp dolor 2004; 11: la hemorragia por várices es una complicación letal de la cirrosis, en particular, en pacientes en los que ya se ha desarrollado la descompensación clínica (es. pathogenesis of portal hypertension. revisión y puesta al día sobre un problema que, a pesar de las mejoras en el pronóstico, continúa siendo grave y muchas veces letal.

Ocurre por la ausencia o disminución marcada de secreciones biliares al intestino delgado. farm vol.43 no.2 méxico abr./jun. peritonitis bacteriana espontánea en el paciente con cirrosis hepática. ascites in cancer patients. 2012. spontaneous bacterial peritonitis in cirrosis hepatica fisiopatologia pdf the patient presenting with. en esto radica la importancia de conocer cuáles son las causas asociadas a la. aldo montaño–loza,* judith meza–junco** * residente de. patogénesis de la hipertensión portal. trabajos originales. mex. guía para el manejo del doloren condiciones de bajos recursos editado por andreas kopf and nilesh b. farm vol.43 no.2 méxico abr./jun. spontaneous bacterial peritonitis in the patient presenting with. para este grupo, todos los criterios mayores deben estar presentes para el diagnóstico de shr y los criterios cirrosis hepatica fisiopatologia pdf adicionales no son necesarios para el diagnóstico. aldo cirrosis hepatica fisiopatologia pdf montaño–loza,* judith meza–junco** * residente de. la aparición de barro biliar puede traer aparejada consecuencias para la salud. mex. pathogenesis of portal hypertension. peritonitis bacteriana espontánea en el paciente con cirrosis hepática. MediaFire.com

ThePirateBay.org
Softonic.com

Drive.Google.com
Mex. en esto radica la importancia de conocer cuáles son las causas asociadas a la. la cirrosis representa el estadio final de muchas enfermedades crónicas del hígado y se asocia con malnutrición en mayor o menor grado, con cirrosis hepatica fisiopatologia pdf independencia. aldo montaño–loza,* judith meza–junco** * cirrosis hepatica fisiopatologia pdf residente de. guía para el manejo del doloren condiciones de bajos recursos editado por andreas kopf and nilesh b. para este grupo, todos los criterios mayores deben estar presentes para el diagnóstico de shr y los criterios adicionales no son necesarios para el diagnóstico. ascites in cancer patients. farm vol.43 no.2 méxico abr./jun. la hemorragia por várices es una complicación letal de la cirrosis, en particular, en pacientes en los que ya se ha desarrollado la descompensación clínica (es. patogénesis de la hipertensión portal. en esto radica la importancia de conocer cuáles son las causas asociadas a la. patogénesis de la hipertensión portal. la hemorragia por várices es una complicación letal de la cirrosis, en particular, en pacientes en los que ya se ha desarrollado la descompensación clínica (es. revisión y puesta al día sobre un problema que, a pesar de las mejoras en el pronóstico, continúa siendo grave y cirrosis hepatica fisiopatologia pdf cirrosis hepatica fisiopatologia pdf muchas veces letal. pathogenesis of portal hypertension. resumen.

Para este grupo, todos los criterios mayores deben estar presentes para el diagnóstico de shr y los criterios adicionales no son necesarios para el diagnóstico. mex. en esto radica la importancia de conocer cuáles son las causas asociadas a la. rincón del residente. ascites in cirrosis hepatica fisiopatologia pdf cancer patients. mex. resumen. la hemorragia por várices es una complicación letal de la cirrosis, en particular, en pacientes en los que ya se ha desarrollado la descompensación clínica (es. aldo montaño–loza,* judith meza–junco** * residente de. ascites in cirrosis hepatica fisiopatologia pdf cancer patients. fundamento: revista mexicana de ciencias farmacéuticas versión impresa issn 1870-0195 rev. trabajos originales. la acolia es la decoloración de las cirrosis hepatica fisiopatologia pdf heces por falta de pigmentos biliares. por lo general se debe a. rev soc esp dolor 2004; 11: la hemorragia por várices es una complicación letal de la cirrosis, en particular, en pacientes en los que ya se ha desarrollado la descompensación clínica (es. pathogenesis of portal hypertension. revisión y puesta al día sobre un problema que, a pesar de las mejoras en el pronóstico, continúa siendo grave y muchas veces letal. El hígado es el órgano más voluminoso que presenta el ser humano, pesa alrededor de 2 Kg en los adultos y está situado en la parte superior derecha del abdomen, por debajo de las costillas, alcanzándose apenas a palpar por debajo del reborde de la última costilla, a pesar de su gran tamaño.
El funcionamiento normal del hígado es fundamental para la vida, pues mantiene un importante papel en la digestión de las grasas a través de la producción de bilis, sintetiza la mitad del colesterol, interviene en la formación de las hormonas, produce factores de coagulación, almacena el excedente de azúcar como fuente de energía para la vida, remueve sustancias tóxicas, como alcohol, algunos medicamentos y, la bilirrubina resultante del continuo proceso de formación y destrucción de los glóbulos rojos que utiliza como componente de la bilis.

El hígado, a pesar de ser un órgano muy fuerte, puede sufrir alteraciones en su estructura y funcionamiento por múltiples causas expresadas en distintas manifestaciones. Se puede inflamar por motivos de origen viral, alcohólica o tóxica o relacionada con enfermedades autoinmunes, en las cuales las lesiones son producto de la autoagresión por el mismo organismo, como en el caso del Lupus Eritematoso Sistémico. En el mismo se pueden acumular grasas y formar el llamado hígado graso, que es un trastorno asociado al consumo frecuente y continuo de alcohol.

En la fase avanzada de la mayoría de las enfermedades del hígado, no tratadas, el hígado se fibrosa, se endurece y no puede cumplir con sus funciones vitales, presentándose la Cirrosis Hepática. El hígado también puede ser asiento de tumores, tanto benignos como de cánceres, que pueden acabar con la vida de la persona. Se caracteriza por una inflamación del hígado producida por diversos agentes, sobre todo, ciertos virus (principalmente hepatotróficos), pero también, trastornos autoinmunitarios, reacciones a algunos fármacos y consumo de alcohol. La hepatitis puede ser crónica o aguda. En todos los tipos de hepatitis hay algunas características clínicas comunes, a saber:

lasix emzirme

Las Proteínas de alta calidad son mejor digeridas y tienen un contenido de aminoácidos cerca de los niveles que tu perro necesita. Los alimentos que provienen de animales o de plantas tales como soja, gluten de trigo y productos lácteos son mejor tolerados que las proteínas de carne. La mayoría de los veterinarios recomiendan que los propietarios alimenten a sus perros una mezcla de proteínas animales y vegetales. Esto porque el uso de la soja o la lactosa que contienen las dietas de proteínas lácteas no son apreciadas por algunos perros y pueden causar diarrea.

Aprende cómo hacer Comida Casera para Perros Las calorías no proteicas ayudan a prevenir el uso de aminoácidos como energía. Y reducen la necesidad de que el cuerpo produzca glucosa en el hígado mediante la conversión de moléculas de proteínas.

Normalmente, la energía proviene de la grasa y es una fuente concentrada de energía. Los perros con enfermedad hepática pueden tolerar mayores cantidades de grasa en su dieta (30 – 50% de calorías). Cantidades moderadas de fibra dietética soluble e insoluble pueden ayudar a un perro con enfermedad hepática. La fibra soluble tal como la pulpa de la remolacha disminuye la producción y la absorción del amoníaco. Y ayuda al crecimiento de bacterias beneficiosas.

La Fibra (soluble e insoluble) también ayuda a tu perro a librarse de los ácidos biliares. Las fibras insolubles (lignina, celulosa, hemicelulosa) ayudan a normalizar el tiempo de tránsito de las heces y prevenir el estreñimiento. Los alimentos para perros con problemas hepáticos deben incluir suplementos vitamínicos que actúen como antioxidantes. Las enfermedades hepáticas causan una mayor generación de radicales libres y estrés oxidante. La suplementación con antioxidantes ayuda a reducir las lesiones hepáticas.

A menudo se recomienda doblar la dosis de mantenimiento normal, ya que este es un enfoque clínicamente apoyado en los seres humanos. La vitamina C es un antioxidante y debe ser parte de la dieta de alimentos para perros con problemas hepáticos. La mayoría de los alimentos para perros cumplen con los requerimientos diarios de vitamina C. Cuidado con una sobredosis vitamina c ya que podría aumentar la ingesta de cobre.

La suplementación adicional sólo debe ser necesaria si en el hígado de tu perro está teniendo problemas con la digestión de la grasa. Puede prevenir que la enfermedad hepática canina empeore reduciendo la lesión de radicales libres y oxidantes. Se prefiere una forma soluble en agua de vitamina E. Ya que la absorción de vitaminas liposolubles puede disminuir en algunas formas de enfermedad hepática.

Te contamos acerca de las Vitaminas para Perros Ayuda con la coagulación de la sangre y se recomienda en casos de enfermedad hepática crónica. El hígado produce factores de coagulación, y no produce ni almacena vitamina K cuando está enfermo.

Los alimentos para perros con problemas hepáticos también debe ser suplementados con zinc, ya que es un antioxidante. También reduce el riesgo de una función cerebral anormal. Esta es causada por el paso de sustancias tóxicas del hígado a la sangre. El zinc reduce la acumulación de cobre en el hígado. Puede ser útil para reducir la lesión hepática. Es normalmente producida por el hígado y es necesaria para muchas funciones del mismo. También es un antioxidante. Proporcionar a su perro con un suplemento oral ayuda a mejorar la función antioxidante y tiene propiedades anti-inflamatorias.

En los alimentos para perros con problemas hepáticos se debe evitar el potasio. Si tu perro no está comiendo y por lo tanto no obtiene potasio tu veterinario puede optar por darle el mineral a través de líquidos intravenosos. Moderada restricción de sodio dietético si se recomienda para perros que tienen un apetito inferior al normal o si tiene hipertensión.

Se recomiendan dietas de bajo contenido de cobre para ciertas razas que son propensas a una forma de enfermedad hepática llamada enfermedad de almacenamiento de cobre. En esta se acumula demasiado cobre en el hígado y causa problemas con la función hepática. Cabe señalar que los perros con enfermedad de almacenamiento de cobre no deben recibir vitamina C. Esta combinación puede aumentar el daño al hígado.

Si tu perro tiene poco o ningún apetito puedes intentar calentar la comida un poco para que sea más apetecible. Trata de alimentar pequeñas cantidades varias veces al día. Si eso no funciona, puede ser necesario que tu perro deba ser alimentado con una jeringa o un tubo de alimentación. Tu perro también necesita estar recibiendo un montón de líquidos. Si no está bebiendo por su cuenta, puede que necesites darle líquidos intravenosos o subcutáneos para prevenir la deshidratación.

Revitaliza tu vida cotidiana y siéntete en total libertad para hacer cualquier clase de actividad con ayuda de la Cúrcuma. Una planta fascinante cuyo parecido físico al jengibre es bastante notable. Continúa leyendo y nutre tu mente con todo lo que debes saber sobre la cúrcuma, planta que debes conocer. La cúrcuma,Curcuma longa, es una especia muy comúnmente usada en la India desde hace cientos de años. Posee un color mostaza o amarillo característico que denota su potencial cantidad de nutrientes para el cuerpo humano. Esta especia no solo sirve para darle saber a la comida, sino para mucho más. Aprovecha al máximo el potencial de la cúrcuma y descubre para qué es bueno. ¡No dejes de leer y empieza a comer saludablemente!

El mundo herbal tiene mucha clase de vertientes e ingredientes con los cuales preparar toda clase de cosas. Desde remedios hasta comidas deliciosas, lo que se te ocurra puede ser potenciado por algún producto de la naturaleza. ¡No esperes más y úsalos en tu vida diaria! La cúrcuma, como ya se mencionó, es una planta usada como especia proveniente de la India y del sudeste asiático. Es usada desde hace más de 4000 años en la gastronomía y en uno que otro remedio en particular. Otros nombres con los cuales se conoce a la cúrcuma son palillo de azafrán u oro indio.

Este producto natural tiene toda una gama de propiedades medicinales que valen la pena saber. Entre ellas se tienen las siguientes: Propiedades benéficas para el estómago: Esta especia picante es una aliada efectiva para cualquier tipo de trastorno del estómago. Tiene una alta cantidad de componentes activos que producen más jugo gástrico y por tanto, pueden mejorar la digestión. Para personas con dispepsia, gastritis, o que simplemente tienen falta de apetito esta planta es la ideal. Por si fuera poco, ayuda a promover más creación de jugo pancreático y a equilibrar el pH de este órgano.

Propiedades contra los problemas hepáticos: La planta cúrcuma cuenta con la capacidad de proteger el hígado. El compuesto que le da ese color tan característico, es el encargado de ayudar a este órgano en específico. Puede ayudar a eliminar los cálculos en la vesícula biliar y a evitar la inflamación en esa zona tan particular. Todo lo que tenga que ver con cirrosis, ictericia o trastornos hepáticos y de vesícula pueden ser contrarrestados con éxito. ¡Haz la prueba! Propiedades contra el cáncer: Quizás no pueda combatir todos los tipos de cáncer, pero si los más representativos. Investigaciones recientes dan a conocer que esta planta cuenta con 10 compuestos activos que combaten el cáncer. Los tipos de cáncer que la cúrcuma puede tratar son: cáncer de mama, cáncer de colon y cáncer de piel.

Propiedades contra la depresión: En la lista de alimentos que alegran tu vida figura, por supuesto, la cúrcuma. La medicina tradicional china hacia alarde de esta propiedad de la cúrcuma a diestra y siniestra sin contemplación. ¡Realmente funcionaba! Sus componentes estimulantes influyen de manera positiva en el ánimo y en el sistema inmune en general. ¡Funciona también contra el estrés! Propiedades que ayudan a la piel y al sistema respiratorio: Si buscas un expectorante natural, pues la cúrcuma puede servirte. Gracias a la acción antiinflamatoria de la cúrcuma, puedes tratar problemas graves como la bronquitis. Por si fuera poco, también es bastante útil para eliminar hongos o piel de atleta.

Propiedades especiales para todas las mujeres: La cúrcuma longa funciona como regulador del ciclo menstrual femenino. Disminuye los dolores de vientre bajo y de cabeza a un nivel realmente sorprendente y acelerado. ¡El aliado ideal de cualquier mujer! Propiedades contra los microbios: La cantidad de componentes activos que tienen pueden luchar sin problemas contra cualquier tipo de microbio. Ello evita que las heridas se infecten de manera acelerada y puedan ser curadas de manera más segura.

Que esta lista sea tan abundante, es reflejo directo de que esta especia asiática es perfecta para cualquier malestar. Todas las bondades y beneficios de la cúrcuma ya se han mencionado, ahora resta saber cómo utilizarla eficientemente. ¡No te separes de aquí y descúbrelo cuanto antes! En la actualidad existen mucha clase de usos para la cúrcuma que no se limitan únicamente a la cocina. Cada modo de emplear la cúrcuma te ayuda a solventar un tipo de molestia o malestar en específico. Ya se han mencionado algunos trastornos que ayuda a contrarrestar esta planta, ahora verás cómo hacer para solventarlos. Lee detalladamente el siguiente listado con las formas de usar la cúrcuma:

Toma la cúrcuma en su forma de raíz e ingiérela en trozos. Si haces esto, puedes contrarrestar eficientemente problemas respiratorios, problemas del corazón, y evitar el cáncer. Toma la cúrcuma en polvo y disuélvela en agua caliente como si fuera un té. De esta forma, podrás obtener relajación, mejorar tu sistema inmune y sentirte mucho mejor en el día.

Toma la cúrcuma en forma de aceite y podrás contrarrestar todos esos problemas hepáticos que te aquejan. Opta por ingerir dos gotas de este aceite en un vaso de agua y verás cómo mejoras. Si tienes desorden con tu ciclo menstrual, puedes usar esta presentación de la cúrcuma también. Toma la cúrcuma y prepárala en forma de masa. Para ello, solo debes de mezclar agua con cúrcuma en polvo y jengibre en polvo. Puedes aplicarlo de manera tópica para tratar lesiones o cortadas serias. ¡Así evitas que se infecten! También puedes mezclarla con aloe vera y así tendrás un potente analgésico para las quemaduras graves.

Añade la cúrcuma como mejor te parezca a todas tus comidas, desde la mañana hasta la noche. Combatirás el cáncer de mama de manera exagerada y podrás tu cuerpo en armonía. Además ¡le darás mucho sabor a todas tus comidas! No importa la presentación de la cúrcuma, siempre y cuando uses de forma medicinal, esta te hará bien. Sigue probando y experimentando con la raíz de cúrcuma y la planta en general para tratar padecimientos específicos.

lasix furosemida argentina

La dieta para la cirrosis consiste en una dieta equilibrada y variada, que cumpla con las siguientes pautas: Cocciones suaves, con aceite de calidad (virgen o no refinado), pero en poca cantidad (vapor, hervido, papillote. )

Eliminar grasas perjudiciales de la dieta: fritos, embutidos,etc. Las personas con cirrosis deben realizar una dieta saludable normal, con las pautas siguientes:

La textura de los alimentos debe ser suave y jugosa. Las personas no vegetarianas pueden tomar carne blanca (pollo, pavo, conejo) y pescado (merluza, rape. ). Se recomienda consumirlos hervidos para reducir su contenido en purinas (desechar el caldo).

- Cocciones con mucho aceite: Evitar los sofritos, frituras, restaurantes, y alimentos cocinados con mucho aceite. - Alimentos muy ricos en sal: Embutidos, conservas, precocinados, caldos de tetrabrick, pastillas de sabor, salsa de soja, etc.

Existen una serie de infusiones con plantas medicinales y suplementos que pueden complementar la dieta para la cirrosis. La cirrosis hepática es la consecuencia de un daño acumulado en el hígado, durante años, conocer su tratamiento nos puede ayudar a cuidar nuestro hígado.

La cirrosis hepática es una enfermedad crónica del hígado. Sus células hepáticas van siendo reemplazadas por tejido cicatrizado, lo cual interfiere progresivamente con el funcionamiento normal del hígado, ocasionando que este no cumpla sus funciones adecuadamente.

  • El consumo excesivo de alcohol es una de las principales causas.
  • Algunas hepatitis crónicas del tipo B, C, y D.
  • Enfermedades hereditarias o congénitas como hemocromatosis, la enfermedad de Wilson, etc.
  • Como resultado de una reacción a alguna medicación o producto tóxico.
  • Obstrucción prolongada del conducto biliar, como en el caso de la colangitis esclerosante.

El problema de la cirrosis hepática es que a menudo no da síntomas importantes hasta que el hígado está muy afectado y entonces las posibilidades de mejora son menores. Los síntomas son: náuseas, vómitos, malestar general, pérdida de apetito y de peso, Ictericia o coloración amarilla de la piel y de la parte blanca de los ojos, agrandamiento del hígado, acumulación de líquidos o ascitis en el abdomen, picores en la piel, etc.

El hígado es la morada de la rabia y la indignación. Emociones como la ira o el resentimiento que se van guardando durante años nos van autodestruyendo. Puedo expresar mi disgusto sin temor. Soy el único responsable de mi felicidad y no culpo a nadie.

La Alcachofera y el Cardo Mariano o Silybum Marianum son dos plantas de gran ayuda para el hígado en los casos de cirrosis hepática ya que facilitan un poco su función drenante. El Cardo Mariano es un buen desintoxicante hepático (preguntar al médico en caso de que seamos hipertensos o tomemos antidepresivos) También la Menta, el Boldo y el Romero pueden ayudarnos.

El Aloe Vera o Sábila es un remedio muy interesante ya que además de favorecer el trabajo del hígado también favorece el sistema inmune gracias a su riqueza en Germanio. Tengamos en cuenta la Echinacea y el Propóleo ya que muchos pacientes se vuelven más propensos a infecciones.

Hay que personalizar cada caso ya que hay pacientes que presentan diabetes, nerviosismo, digestiones interminables, etc. El control de la dieta por un especialista aquí es vital. Hay que abstenerse del alcohol, el tabaco y cualquier tipo de droga.
Nuestro médico vigilará si podemos tomar algún tipo de medicación y la dosis.
Tomar algún suplemento multivitamínico, bajo control de un profesional, ya que en la cirrosis hepática la absorción de nutrientes a partir de la dieta se ve afectada.

Una dieta baja en sal nos ayudará a no retener más líquidos (Ascitis) y a facilitar el trabajo al “amigo” del hígado que es el riñón ya que este drenará parte de lo que no pueda hacer el hígado. Por este mismo motivo hemos de cuidar la dieta ya que ahora hemos de tener en cuenta que sus funciones de depurar, filtrar y fabricar han quedado menguadas.

  • Hay que comer poca cantidad cada vez y controlar la cantidad de azúcar en la dieta ya que la diabetes es un gran riesgo en esta enfermedad (cirrosis hepática)
  • Aumentar el consumo de verduras, frutas y cereales es muy importante. En cambio los lácteos, las grasas y la proteína animal se han de evitar o reducir al mínimo (seguir la dieta de algún especialista)
  • Potenciar los alimentos que favorecen la función del hígado (apio, rábanos, alcachofa, zanahoria, nabo y rabanitos)
  • Hemos de evitar el estreñimiento a toda costa ya que aquellos residuos que no eliminamos vía intestinal lo haremos vía hepática, colapsando así aún más nuestro pobre hígado.
  • La levadura de cerveza nos puede beneficiar ya que actúa de suave multivitamínico, ayuda a depurar el hígado y es muy rica en Zinc y Cromo, dos minerales muy importantes para el control de los niveles de “azúcar” en sangre (problema colateral en algunas cirrosis hepática)

Un problema muy importante es que si hemos de tomar algún medicamento hemos de ir revisando constantemente la dosis ya que según nos encontramos nuestro cuerpo reacciona de un modo u otro. Caminar un ratito cada día es una actividad suave pero muy beneficiosa para el equilibrio de nuestro organismo.
Evitar las situaciones estresantes ya que sólo ayudan a empeorar estos casos de cirrosis hepática.

La cirrosis o cicatrización del hígado, es la reacción del cuerpo a un daño hepático crónico. Comúnmente relacionada con el abuso de alcohol a largo plazo, realmente puede deberse a una amplia variedad de causas, incluyendo la fibrosis quística, la hepatitis B y C, las enfermedades autoinmunes, la enfermedad de hígado graso y una serie de otros factores. En sus peores formas, la cirrosis destruye progresivamente todas las funciones del hígado y, en última instancia, conduce a la muerte. No existe una cura conocida para la cirrosis, pero los investigadores han comenzado a descubrir algunas vías prometedoras para futuros avances del tratamiento. El hígado es uno de los órganos más indispensables del cuerpo. Con la responsabilidad de la limpieza de la sangre, la producción de nutrientes esenciales y la desintoxicación de sustancias dañinas, es vital para la salud adecuada. También es muy resistente, y es perfectamente capaz de hacer frente a la cirrosis leve o a la cirrosis de un evento a corto plazo. Siempre y cuando el daño se limite, el hígado puede repararse a sí mismo, pasar por alto cualquier tejido cicatrizar y continuar con su trabajo.

Pero el daño hepático permanente o progresivo hace que la recuperación sea imposible. En un determinado momento, la cicatrización es demasiado grande para que el órgano la compense, y la insuficiencia hepática se establece. Es precisamente este tipo de degeneración e insuficiencia que las potenciales curas para la cirrosis deben tratar de superar. La cirrosis normalmente hace una cierta cantidad de daño antes de manifestar síntomas. Los tratamientos habituales giran en torno a detener o retardar el progreso de la enfermedad lo antes posible, o aliviar los efectos del daño avanzado. Las complicaciones potenciales de la cirrosis avanzada incluyen exceso de líquido en el torso o las piernas, infección, aumento de los niveles de toxinas de la sangre, y un mayor potencial para el cáncer de hígado. Tu médico puede ayudarte a manejar estos efectos, u otros que pudieran surgir. La última línea de ataque para la cirrosis avanzada es el transplante de hígado.

Una palabra de precaución. Las organizaciones de la salud coinciden en que en la actualidad no existe cura para la cirrosis. Algunos médicos alternativos no están de acuerdo. Mientras que muchas autoridades tradicionales no rechazan explícitamente la búsqueda de enfoques alternativos, recomiendan que cualquier tipo de experimentación se realice bajo la supervisión de un médico. La Clínica Mayo ha identificado dos tratamientos alternativos que han recibido al menos alguna prueba científica: la leche de cardo y SAMe (un compuesto sintético diseñado para imitar los aminoácidos naturales y el trifosfato de adenosina). Aunque ninguna de estas sustancias han demostrado eficacia clara en el tratamiento de la enfermedad, parecen ser más o menos químicamente seguras en un programa supervisado.

Ciertos remedios herbarios alternativos para la cirrosis no sólo son ineficaces, sino que pueden causar un daño real a tu hígado. Entre ellos se encuentran la valeriana, el solideo, el cohosh negro, la kava, la consuelda y el poleo. Para proteger tu salud, asegúrate de que consultas a un médico antes de intentar cualquier tratamiento alternativo. La investigación médica ha producido al menos una posibilidad de que en el futuro sea posible curar la cirrosis. En 2007, investigadores de la Universidad de California, San Diego, fueron capaces no sólo de detener, sino también de revertir la acumulación de tejido cicatrizal en el hígado de los ratones de prueba. Aunque estos ratones no tenían cirrosis, sino más bien una enfermedad separada que causa síntomas similares, los científicos creen que los resultados se aplican a los ratones con cirrosis también. La investigación adicional está en sus primeras etapas, pero no hay razón para esperar que estos resultados puedan un día proporcionar un alivio permanente para pacientes humanos con cirrosis.

Conoce en el siguiente artículo remedios y tratamientos naturales para la cirrosis, además de consejos y recomendaciones. La cirrosis, esta enfermedad no tiene cura y conlleva a tener muchas más infecciones y enfermedades al portarla, sin embargo; la gran capacidad del hígado para regenerarse podría hacer que el mismo vuelva a su condición original.

La cirrosis básicamente es el mal funcionamiento del hígado en el cuerpo, el cual si no es tratado puede generar enfermedades adicionales a la misma. Bien para la cirrosis existen algunos remedios que puedes probar para ir contra-restando la infección y el deterioro del órgano, para ello tendrás que hacer lo siguiente.

Este remedio está basado en las semillas de papaya, la manera como se lo preparara es la siguiente, tomar la mayor cantidad de semillas de papaya y aplastarlas hasta extraerles el zumo, a este zumo deberás mezclarle dos cucharadas de zumo de limón, beber este preparado dos veces al día. La papaya como el limón tienen grandes elementos curativos y cicatrizadores, bien al mezclar estos dos elementos agregando a una papaya unas góticas de limón, la acción que harán los dos juntos es la de cicatrizar y ayudar a que el hígado vuelva a tener sus propiedades innatas entre la principal es la de regenerarse, de esa manera iras combatiendo poco a poco dicha enfermedad.

Otro consejo muy bueno y que seguro te ayudará bastante es tomar yogurt natural con avena, la preparación consistirá en mezclar dos cucharadas de yogurt natural en dos tazas con agua, a este concentrado añadirle dos cucharadas de avena y agregarle fresas, esta fórmula da como resultado una especie de suero de leche, el cual deberás tomarlo una vez al día o día por medio, esto servirá para aliviar los dolores estomacales principalmente, ayudar en la digestión y mantener el cuerpo libre de bacterias. Yogur natural con avena y fresas

El siguiente remedio se llama soda de lima india; aunque no es un remedio de este lugar definitivamente te ayudará con todos los males que presenta el hígado. Un alimento muy rico, pero muy poco considerado para la rehabilitación es la zanahoria y la espinaca, la idea es que la zanahoria junto a la espinaca trabajen de una manera en conjunto suministrando hierro y nutrientes rehabilitadores principalmente de la zanahoria, bien la preparación de la misma se la hará mediante un proceso de machacado de ambos vegetales, la idea es sacarle el zumo combinado, ayúdate usando un cedazo para separar el gabazo del zumo y bébelo, con esto poco a poco notarás como tu cuerpo mejora considerablemente, pero; no olvides no puedes parar de hacerlo y lo deberás hacer como mínimo dos veces al día, el hacerlo en ayunas te ayudará mucho y hacerlo antes de acostarte colabora mientras descansas, tu cuerpo no para e internamente esto te aliviara.

Algo que te ayudará a desintoxicar y purificar al hígado es el vinagre de manzana, la idea es que tomando pequeñas dosis en diferentes horarios de estos elementos (en estado natural seria la fermentación de la manzana ya sea machacada o triturada) ayudará a cauterizar las lesiones internas del hígado y a purificarlo, a este elemento o ingrediente agrégale miel natural y revuélvelo en un vaso con agua, lo cual deberás hacerlo como mínimo tres veces al día antes de cada comida, veras que iras expulsando muchas toxinas mediante la orina principalmente y tu hígado empezará a trabajar y a recuperarse. Siempre es necesario recomendar lo mejor para tu vida y lo mejor es no te excedas en beber bebidas alcohólicas, aunque lo ideal es no beber nada de alcohol, recuerda el alcohol es químico concentrado y muchos de ellos con el tiempo van trastornando todo lo que tocan en el cuerpo, recuerda cero alcohol, limitar el consumo de sal es muy recomendable los alimentos salados y picantes porque irritan más al hígado causando ulceras y dolores a nivel abdominal y finalmente cuidarte de todo lo que comes, es sano y aconsejable comer de manera balanceada sin abusar de nada en lo absoluto, de esta manera seguro te recuperaras y evitaras recaer en este tipo de daño que en muchos casos ha llevado a la muerte.

Cuando hay una cirrosis, el hígado forma nódulos delimitados por tejido fibroso. La funcionalidad de estos nódulos no es igual a la del hígado normal. L a cirrosis afecta al hígado, uno de los órganos más importantes del cuerpo humano. El hígado está ubicado en la zona superior del abdomen en el lado derecho, por debajo de las costillas y pesa aproximadamente 1,5 kg. Un hígado normal es de contorno liso y elástico, está conectado directamente al intestino delgado por medio del conducto biliar, el cual transporta la bilis que se produce en el hígado hacia el intestino delgado donde es utilizada para la digestión. El hígado funciona como una gran fábrica química, que se altera cuando hay cirrosis. Casi toda la sangre que sale del estómago e intestino pasa por el hígado. Entre las muchas funciones que el hígado cumple están las siguientes:

pastilla cialis en venezuela