Aunque no lo parezca, o no lo sepamos, el hígado es uno de nuestros principales organos vitales ya que son muchas sus funciones que ahora os enumeramos.

  • Almacena grasas de los alimentos
  • Produce las proteínas del plasma
  • Almacena y libera la glucosa en sangre según las necesidades corporales
  • Produce el colesterol y lo usa para fabricar componentes de la bilis (que nos ayuda a desintoxicarnos)
  • Procesa los fármacos y alcohol para su eliminación a través de la orina
  • Almacena el hierro, cobre y vitaminas como la D la A y la B12
  • Ayuda a desintoxicar las impurezas de la sangre
  • Transforma el producto de la descomposición de las proteínas, el amoniaco tóxico en la urea que es menos tóxica y se elimina por la orina.

Es importante que cuidemos de nuestro hígado y que llevemos una dieta sana o equilibrada, aunque de hecho podemos señalar una serie de alimentos concretos y que son beneficiosos para este órgano. Alimentos que además son considerados muy saludables y no son difíciles de encontrar.

Un tesoro para la salud, el ajo es una hortaliza de la familia de las Allium donde también están las cebollas, y los puerros. Los ajos contiene azufre que activa las enzimas hepáticas responsables del la desintoxicación de las toxinas. los ajos contienen selenio alicina es un potente antioxidante, anti hongos muy beneficiosa para el hígado. A sus muchas propiedades el té verde une la de frenar la acumulación de grasa en el hígado. El efecto desintoxicante del té verde se fundamenta en los beneficios que aporta al hígado. Diferentes estudios evidencias que el té verde protege las células del hígado además de estimular el sistema inmunológico. Las catequinas, poderosos antioxidantes presentes en el té verde, protegen el hígado del alcohol, el tabaco y otras sustancias.

Las uvas junto a otras plantas poseen un potente antioxidante el resveratrol. Esta sustancia ha demostrado sus efectos saludables en la salud cardiovascular y el hígado graso. El resverastrol ayuda a mantener un mejor metabolismos y salud del hígado. Espinacas, acelgas, rúcula, achicoria, berros, brócoli posee sustancias antioxidantes que ayudan a neutralizar los metales pesados. Las verduras de hoja verde poseen variedad de antioxidantes, flavonoides y carotenoides sustancias que tienen un efecto protector para el organismo.

Reducen el riesgo de cáncer de estómago así como de otros tipos de cáncer. Las verduras de hoja verde poseen un bajo índice glucémico por lo que son beneficiosas para las personas con diabetes tipo 2. Ricas en fito nutrientes que nos protegen, como los tocoferoles, los fitoesteroles, el selenio, los flavonoides los ácidos omega-3. Las nueces posee L-arginina un aminoácido que junto a los ácidos grasos omega-3 ayuda a desintoxicar el hígado.

Son ricos en vitamina B6, vitamina C, vitamina E, potasio, magnesio y ácido fólico. Tienen más potasio que los plátanos y son ricos en grasas monoinsaturadas. Consumir de forma regular aguacate es beneficioso para el hígado. Las investigaciones ha descubierto que los aguacates poseen sustancias químicas que ayudan a reducir el daño en el hígado. Una especia del Oriente medio muy usada en la medicina China y Ayurvedica. Es de la familia del jengibre y uno de los ingredientes de la especia de curry. La cúrcuma es muy beneficiosa para el sistema digestivo. La curcumina es una sustancia procedente de la cúrcuma posee grandes propiedades como anti inflamatorio, para evitar la formación de úlceras, y la enfermedad inflamatoria intestinal.

La cúrcuma ayuda al hígado en su labor de desintoxicación, ayuda a prevenir el daño de los radicales libres. Si te ha gustado el artículo puedes compartirlo en Facebook, Twitter o Google +, gracias por leer Viviendosanos.com

Existen otro tipo de alimentos que te pueden ayudar muy bien a desintoxicar al máximo el hígado y así mejorar tu salud. Además de los que hemos visto anteriormente, hay una mezcla de ellos que es perfecta para poder hacer la misma función. Veamos algunos de estos alimentos y combinaciones:

  • -Verduras: Las verduras y vegetales son muy buenos para el hígado. Se tratan de sustancias químicas que neutralizan al máximo todas las toxinas como sucede por ejemplo con los alimentos anteriores. Las verduras como el brócoli, los coles de Bruselas, el coliflor o el repollo cuentan en su interior con glucosinolatos que hacen que en el hígado se produzcan enzimas que terminarán afectando y creando que el cuerpo se desintoxique al máximo.
  • -Cebolla y ajo: Ya vimos antes que el ajo es uno de los desintoxicantes por excelencia para que tu cuerpo esté bien en todo momento. La combinación de ambos puede ser el desintoxicante natural más potente que hayas probado, así que intenta mezclarlos de alguna forma con el fin de mejorar tu hígado.
  • Limón en agua caliente: El limón cuando se le quita todo su zumo y se lo coloca en una taza de agua caliente para ayudar por la mañana puede ser un buen limpiador de hígado en general ayudar a la desintoxicación. Además de ello, ayuda a que se pueda limpiar también el intestino, el estómago y la producción de bilis algo fundamental para que toda la zona estomacal funcione a la perfección.
  • -Frutos antioxidantes: hay algunos frutos que son más antioxidantes que otros, al es el caso por ejemplo de los arándanos, las moras, las fresas, las frambuesas, las ciruelas, naranjas, pomelo rosa o el melón. Todos ellos ayudan que se pueda proteger el hígado con altos niveles haciendo que así el proceso de desintoxicación sea mucho mayor. Un caso aparte merece la manzana, la cual al contener pectina reduce al máximo la carga del hígado y hace que sus capacidades de desintoxicación sean mucho mayores.
  • Ensaladas de hoja verde: Bien decíamos antes que los vegetales son fundamentales en el proceso de desintoxicación. En lo que se refiere al diente de león, achicoria, escarola o rúcula son alimentos perfectos para poder estimular la bilis y así dejar fluir al máximo todo el hígado.

Como verás, la combinación de alimentos es muy variada, con lo que solo queda que elijas qué tipo de alimentos vas a consumir para mejorar la salud de tu hígado. Después de haber visto los alimentos que puedes consumir para mejorar la salud de tu hígado, es importante tener en cuenta que hay muchas otras rutinas, a parte de la alimentación, con las que vamos a poder mejorar la salud de este órgano tan importante en nuestra vida. En este sentido, vamos a decirte que cuidar del hígado se puede hacer con mucho más que con solo una dieta adecuada. Vamos a ver estas rutinas:

  • Cuidado con las emociones: aunque no lo parezca, el hígado se ve afectado por las diferentes emociones que experimentamos en la vida. Es especialmente sensible a las emociones que contenemos y que no podemos expresar por cualquier motivo. Es por ello que expresar las emociones que sentimos y cuando las sentimos es una buena manera de poder mejorar la salud de este órgano tan importante en nuestras vidas. En este caso, podemos deciros que podéis tomar infusiones para mejorar el estado de nervios o bien podéis también tomar tres bolitas de Chamomilla 15CH, un medicamento homeopático de lo más eficaz.
  • Insomnio: las personas que padecen de insomnio también están afectando a la salud de su hígado y es que el insomnio es algo que afecta, en general, a todo nuestro organismo. El hígado trabaja de maravilla cuando tenemos el descanso adecuado y usar una bolsa de agua tibia nos ayudará a conciliar más fácilmente el sueño. Además, si la ponemos justo encima del hígado, este va a trabajar mucho mejor, pues la temperatura es una gran ayuda para él a la hora de hacer todos los procesos.
  • Limpiar y tonificar el hígado: para ayudar a que nuestro hígado trabaje mejor y poder limpiarlo de todas las impurezas que quedan en él tenemos un remedio de lo más eficaz: tomar una cucharada de jugo de limón natural y una cucharada de aceite de oliva. Esto es algo que debemos hacer nada más despertarnos y después de tomar estas cucharadas tendremos que esperar unos 20 minutos y deberemos tomar dos vasos de agua tibia. Al cabo de un rato, ya podremos desayunar como hacemos cada día.
  • Plantas medicinales: hay una gran cantidad de plantas medicinales con las que podremos ayudar a trabajar mejor a nuestro hígado y podremos limpiarlo correctamente. Las plantas medicinales que más se usan son el diente de león, la alcachofera, el cardo mariano, el boldo y la celidonia. Para tomar estas plantas medicinales, lo haremos a modo de infusión y les podemos añadir miel de romero o estevia para darles un poco más dulzor.

Como puedes ver, no solo puedes ayudar a mejorar la salud de tu hígado a través de la dieta, sino que hay también otros aspectos a tener en cuenta que te ayudarán a que tu hígado funcione mejor. La verdad es que son pocas las personas que suelen preocuparse de su hígado antes de tener problemas con él y es por esto que nosotros hemos querido hablar de ello para que podamos tomar consciencia de lo necesario que es para la salud tener el hígado en condiciones saludables.

Parásitos externos, Acaros. TABERNIL POMADA ACARICIDA

Parásitos externos e internos IVOMEC ( Ivermectina )
Inyectable para ovinos

Infecciones de los ojos, oídos y heridas Infecciones de los ojos y heridas

OFTALMOLOSA CUSI AUREOMICINA TERRAMICINA CON VITAMINAS

Bactericida (Salmonelosis y otras bacterias) Ascarides, gusanos y parásitos intestinales

MYCOSTATIN
suspensión oral Squibb Industria Farmacéutica SA

Desinfectante para jaulas Sandoz Novartis Farmacéutica SA

Dosificación para las aves y modo de empleo de algunos medicamentos: - IVOMEC: 1 cc por 453 cc de agua. Se quita el agua de beber la noche anterior y por la mañana se les pone el agua con IVOMEC durante 1 hora para asegurarse de que todas las aves beben, a continuación se les pone agua normal porque la Ivermectina es un insecticida muy agresivo. Se repite el tratamiento a los 15 días. Es aconsejable realizar esta medicación cada 6 meses.

- TEDIPRIMA: 5 cc por litro de agua durante 5 días, se puede repetir el tratamiento cada 6 meses. A continuación se les da 3 días agua con vitaminas. - FLAGY: 5 cc por litro de agua durante 5 días, se puede repetir el tratamiento cada 3 meses. A continuación se les da 3 días agua con vitaminas. Las trichomonas atacan sobre todo a las tórtolas.

- MYCOSTATIN: 1 cc por litro de agua durante 2 semanas. - DAYAMINERAL: 10 gotas por litro de agua.

- SYNTOCINON: Son unas inyecciones, se ponen en un cuentagotas mediante una jeringa para evitar que caigan partículas de cristal. Cuando una hembra sufre retención del huevo se le pone una gota en el ano y la absorbe parcialmente al hacer movimientos de contracción. A continuación os expongo un artículo muy interesante, hallado en una magnífica web argentina, concretamente en "Asociación Jilguericultura Lanús", la cual os recomiendo si queréis verlo completo.

Enfermedades y Medicación Los antibióticos tanto en polvo como en Inyectable (en casos extremos de no poder salvar al animal) solo se tienen que usar como último remedio, ya que afectan a la flora intestinal. Para ello una vez tratado el pájaro, administraremos - Probioticos - existen varios en el Mercado (Prolyte etc.) - durante una semana y complejo B. Siempre se debería administrar antibióticos una vez efectuado un antibiograma para estar seguros de que realmente padece una infección bacteriana, lamentablemente muchos pájaros fallecen por ser mas costoso tratar al animal en un buen veterinario que reponerlo por otro, esta errónea idea del Secretismo pajarero en cuanto a los medicamentos ha hecho que muchos mueran por no existir historiales amplios de enfermedades cotidianas que muchas veces se tratan de oído (este me ha dicho, el otro me ha aconsejado etc.)

ADVERTENCIA: Siempre que se administre tetraciclinas se tiene que suprimir el grit ya que inactiva el medicamento.

Oxitetraciclina (Terramicina):
En polvo 50 mg por 80 a 100 ml de agua de bebida.
En inyectable de 2 a 4 mg dia. Clorotetraciclina (Aureamycine)
En polvo 1 comprimido de 100 mg por cada 200 a 300 cc de agua de Boinon.

efectos secundarios de risperdal inyectable

risperdal para niños autistas

efectos secundarios de risperdal inyectable

En estos casos lo más frecuente es crear una anastomosis portocava o mesentericocava en H mediante un injerto de politetrafluoroetileno anillado o mediante vena yugular. Con ello se pretende conseguir un adecuado flujo portal con una incidencia baja de encefalopatías. El inconveniente fundamental es la trombosis del cortocircuito, que puede ocurrir hasta en un 20% de los casos, por lo que se recomienda la revisión de la prótesis mediante cateterismo a la semana de su colocación, para que de aparecer trombosis pueda ser tratada ( p.e. mediante urocinasa ). Esta es una técnica que es usada en muchos casos como procedimiento de urgencia cuando no es posible el control del sangrado con las medidas médicas habituales. Ante una hemorragia aguda por rotura de varices (Figura 1), una vez establecido el diagnóstico endoscópico, se iniciará tratamiento farmacológico y/o endoscópico, lo que consigue el control de la hemorragia en un alto porcentaje de casos, si ésto no ocurre podremos optar por repetir la esclerosis, intensificar el tratamiento farmacológico o colocar una sonda para taponamiento esofágico. Si con ello conseguimos controlar el episodio de sangrado, el paciente entraría en un protocolo para tratamiento electivo de las varices. Si el sangrado continúa, se optaría por medidas quirúrgicas de control, si existe una buena reserva funcional hepática se realizarían anastomosis portosistémicas, mientras que si existe una gran deterioro de la función hepática colocaríamos un TIPS como medida temporal previo al trasplante hepático.

e) TIPS ( Transjugular intrahepatic portosystemic shunt; DPPI, derivación portosistémica percutánea intrahepática ) Esta técnica consiste en la creación, usando técnicas de radiología intervencionista, de una comunicación de diámetro prefijado entre la vena porta y la vena cava a través del parénquima hepático mediante el cateterismo de las venas suprahepáticas.

Para su colocación se canaliza la vena yugular interna derecha, en caso de alteraciones anatómicas se puede usar otras venas, como la yugular externa o femoral derechas. Mediante control Ecográfico se dirige la aguja de punción hacia la vena suprahepática más próxima a la rama portal que se desea puncionar. Una vez llegado a esta rama portal se determina el gradiente de presión portocava basal, después de hecho ésto se procede a la dilatación del trayecto parenquimatoso y de las paredes vasculares de venas porta y suprahepáticas con un balón de angioplastia. Finalmente se coloca una prótesis metálica que evite el colapso de la comunicación portosistémica realizada. La prótesis debe recubrir tanto el trayecto intraparenquimatoso como zonas de venas porta y suprahepática. Se ha demostrado que la protección frente a las hemorragias por rotura de varices sólo se consigue si el gradiente de presión portocava es igual o inferior a 12 mmHg, para ello es necesario en ocasiones la colocación de una segunda prótesis (70). × Hemorragia digestiva por rotura de varices esofágicas: las indicaciones más claramente aceptadas para la colocación de TIPS son las hemorragias por varices que no se controlan mediante tratamiento farmacológico y/o endoscópico, y las hemorragias recidivantes a pesar de medidas de profilaxis adecuadas, especialmente si ambos casos presentan una hepatopatía avanzada ( estadío C de Child-Pugh ), con alto riesgo para la derivación quirúrgica. En estos pacientes se ha observado después de la colocación del TIPS una alta incidencia de encefalopatía, relacionado con el grado de deterioro hepático en el momento de la colocación

× Ascitis refractaria o recidivante (72): la colocación de TIPS en estos pacientes se ha demostrado eficaz para el control de su ascitis, aunque se ha visto que la mortalidad puede ser superior a grupos tratados de distinta forma, por ello son necesarios estudios de control que determinen el papel de este procedimiento en este tipo de pacientes. × Sd. de Budd-Chiari: los TIPS podrían ser una opción terapéutica en casos de pacientes con Sd. de Budd-Chiari agudo y en aquellos con gran deterioro de la función hepática.

× Previo a trasplante hepático: esta técnica podría ser de elección en los pacientes candidatos a trasplante hepático con hemorragia por varices, evitando así las técnicas quirúrgicas convencionales. × Técnicas: lesiones ocupantes de espacio, dilatación de la vía biliar.

× Clínicas: enfermedad hepática terminal sin criterios de trasplante, tumores hepáticos no susceptibles de tratamiento, encefalopatía rebelde al tratamiento, enfermedades cardíacas descompensadas, infecciones graves y trombosis de la arteria hepática. × Complicaciones precoces: la mortalidad asociada a la técnica es muy baja ( 0-2% ). Una de las complicaciones más graves es la hemorragia intraperitoneal, que suele ser secundaria a la perforación y dilatación extrahepática de la vena porta. La perforación de la cápsula hepática suele ser frecuente, pero en general no presenta trascendencia clínica. En casos de deterioro de la función cardíaca pueden aparecer edema agudo de pulmón o insuficiencia cardíaca. Es frecuente la aparición de fiebre después del procedimiento, a veces se aisla S. aureus en sangre, por lo que se recomienda el uso de profilaxis antibiótica.

× Complicaciones tardías: alguna de ellas pueden ser importantes. - Encefalopatía hepática: puede afectar hasta el 20-40% de los pacientes. Se relaciona con la derivación del flujo sanguíneo portal y con el deterioro hepático que ésto provoca, por lo que el grado de encefalopatía suele ser más grave en los primeros meses de colocación del TIPS e ir disminuyendo a medida que éste disfunciona o se trombosa. En general suele controlarse con tratamiento médico.

- Trombosis del TIPS (74): la obstrucción parcial o total del TIPS es un hecho muy frecuente, ésto conlleva el riesgo de reaparición de la hipertensión portal y la probabilidad de hemorragia. Debido a que la protección frente al sangrado por varices se consigue cuando el gradiente portocava es igual o inferior a 12 mmHg, una forma de controlar la viabilidad del TIPS es la medición directa de este gradiente, para ello podemos utilizar la ultrasonografía con Doppler pulsado. Aunque la aparición de trombosis sea un hecho frecuente ( 89% de casos al año ), ésta suele ser fácilmente corregible mediante angioplastia o bien con la colocación coaxial de una nueva prótesis. 9. 5. PROFILAXIS DEL RESANGRADO

Tras el control de un episodio agudo de hemorragia por varices esofágicas existe un alto riesgo de recurrencia, cifrado en los dos tercios del total de pacientes en las primeras seis semanas, por ello es de capital importancia el inicio de medidas encaminadas a disminuir este riesgo de resangrado. El riesgo de recidiva hemorrágica parece relacionarse con el grado de deterioro hepático presente, siendo la encefalopatía hepática, la hipoalbuminemia y la ascitis los parámetros que más se correlacionan con el riesgo de recidiva. Sin embargo, la etiolagía de la cirrosis no parece estar relacionada, aunque en casos de cirrosis alcohólica, la abstinencia de alcohol parece disminuir el riesgo de resangrado. En cuanto a parámetros endoscópicos, es el tamaño de las varices el factor que más se relaciona con la recidiva hemorrágica.

× beta -bloqueantes: el uso de bloqueantes beta del tipo del propranolol o nadolol produce en la cirrosis hepática una reducción de la presión portal de entre el 15-20%, ésto se consigue mediante la reducción del flujo sanguíneo portocolateral. Para ello los beta -bloqueantes actúan a distintos niveles: vasoconstricción esplácnica a través del bloqueo de los receptores beta 2, reducción de la frecuencia y el gasto cardíacos con descenso del flujo sanguíneo al territorio esplácnico ( bloqueo de receptores beta 1 ), y por último, reducción del flujo sanguíneo de la vena ácigos, lo que refleja una disminución del flujo a través de las varices esofágicas. Todo ésto explica porqué los bloqueantes beta selectivos son menos efectivos en reducir la presión portal. El flujo a través de la arteria hepática también disminuye con el uso de estos fármacos, lo que puede demostrarse por un deterioro en las pruebas de función hepática, aunque no parece tener relevancia clínica. La dosis a administrar difiere considerablemente, debido a que su biodisponibilidad varía en gran medida con la función hepática (propranolol, entre 40-80 mg. dos veces al día ). Aunque el grado de reducción en la frecuencia cardíaca no se correlaciona con el descenso en la presión portal ( de forma ideal la dosis debería de ser ajustada a la respuesta en la presión portal ), a efectos prácticos, la dosis suele ajustarse de acuerdo con lograr una reducción de la frecuencia cardíaca del 25% del valor basal ( con un límite de entre 55-60 latidos/ min. ).

Una consideración importante en el uso de los bloqueantes beta es el momento de inicio del tratamiento una vez controlada la hemorragia inicial, se cree que deben ser iniciados tras unos tres días de estabilidad hemodinámica después del cese de la hemorragia, antes podría ser peligroso ya que se aumentaría la hipotensión y se disminuiría la respuesta hemodinámica frente a la hemorragia. Entre el 25 y 30% de los pacientes cirróticos no responden al tratamiento con beta -bloqueantes, en la actualidad no es posible predecir la respuesta de un paciente determinado a los bloqueantes beta en cuanto a la reducción de la presión portal. El riesgo de hemorragia desaparece cuando el gradiente de presión portal se disminuye hasta 12 mmHg o menos, o cuando se reduce en un 20% respecto al valor basal.

× Nitratos: de la misma forma que la nitroglicerina tiene un efecto aditivo en la reducción de la presión portal cuando se asocian a la vasopresina, los nitratos orales se han mostrado eficaces cuando se asocian a los beta -bloqueantes. El uso de nitratos orgánicos produce una vasodilatación del músculo liso vascular mediante la formación intracelular de 5-nitrosotiol y óxido nítrico, que estimulan la producción de GMPc. Los nitratos tiene un efecto predominantemente venodilatador. Los estudios que comparan el tratamiento farmacológico combinado con otras modalidades terapéuticas ( cirugía, escleroterapia ) muestran la falta de diferencia significativa en cuanto a la tasa de resangrado entre el tratamiento médico y otras modalidades más agresivas (75). De entre los nitratos orales, el agente de elección para ser administrado a pacientes con hipertensión portal es el 5-mononitrato de isosorbida, ya que es el que menos afecta a la función renal y menos empeora la ascitis. Estos reducen la presión portal al actuar tanto en las resistencias vasculares intrahepáticas como en la circulación portocolateral. Todo hace que al ser administrado junto a los bloqueantes beta se produzca un efecto sinérgico sobre la reducción de la presión portal sin deterioro de la perfusión ni la función hepáticas. Se ha comprobado que el 5-mononitrato de isosorbida es capaz de disminuir la presión portal incluso en pacientes en los cuales los b -bloqueantes no se han mostrado eficaces, por lo que podría constituir una alternativa para aquellos pacientes que no toleran o presentan contraindicaciones para el uso de b -bloqueantes. La dosis aconsejable es de 80 mg./ 24 h., dividida en dos tomas.

9. 6. HEMORRAGIA POR VARICES GASTRICAS Las varices gástricas pueden coexistir con las esofágicas, siendo una prolongación de éstas, o bien presentarse aisladamente.

La prevalencia de la hemorragia por rotura de varices gástricas es muy variable, oscilando, según los estudios, entre el 14 y el 70% de los pacientes con hipertensión portal. Los distintos estudios coinciden en la mayor gravedad que comporta una hemorragia por varices gástricas, reflejado en unos mayores requerimientos transfusionales (76). La hemorragia digestiva es la principal manifestación de la rotura de las varices gástricas. En la actualidad se desconoce el mecanismo que causa la rotura de las varices gástricas. Estas están recubierta por la gruesa capa de la mucosa gástrica y se encuentran sometidas a una menor presión.

Las varices gástricas pueden desarrollarse debido a la obliteración de las varices esofágicas, así la incidencia de varices gástricas tras la escleroterapia de varices esofágicas varía en los distintos estudios publicados entre el 8 y el 50% de los casos, éstas suelen estar localizadas en la unión cardioesofágica y la incidencia de hemorragia por su rotura suele ser baja, inferior al 10% en la mayoría de los estudios. Al igual que en las varices esofágicas, en la gástricas el diagnóstico se realiza por endoscopia, aunque en este caso suelen existir mayores dificultades diagnósticas relacionadas con el lugar de localización de las varices, lo que exige revisión adecuada de toda la cavidad gástrica. Lo mejor para ello es realizar la maniobra de retroversión en la exploración del fundus.

Endoscópicamente, las varices gástricas se muestran como estructuras submucosas que no alteran el color de la mucosa que las recubre, ésto hace que en ocasiones puedan ser confundidas con los pliegues gástricos normales. Su forma más característica es semejante a una racimo de uvas, también pueden adoptar forma de pliegues transversales con una disposición arrosariada, en el caso de presentar forma longitudinal pueden ser confundidas con los pliegues gástricos. La esplenoportografía permite visualizar las colaterales de la pared gástrica, lo que puede ser de ayuda en casos de duda diagnóstica o tratamiento quirúrgico, pero no ayuda en el diagnóstico de hemorragia activa.

Existen numerosas clasificaciones basadas en la localización de las varices (77), en general no suelen reflejar los posibles datos endoscópicos que nos orienten a cerca del riesgo de sangrado. Las varices más frecuentemente observadas son las de la unión gastroesofágica, las que se extienden entre 2 y 5 cms. por debajo de dicha unión constituyen alrededor del 75% del total, mientras que las que se extienden 5 cms. por debajo del cardias son cerca del 15%, las menos frecuentes son las aisladas en el fundus ( 10% del total ). Al igual que en la hemorragia por varices esofágicas es necesario considerar el tratamiento del episodio agudo y la profilaxis de la recidiva del sangrado.

La hemorragia por rotura de varices gástrica es una complicación grave de los pacientes con hipertensión portal, además de las complicaciones que pueda originar ( mayor deterioro hepático, encefalopatía, infecciones. ), está gravada con una mortalidad que puede ser de hasta el 60%. En cuanto al tratamiento del episodio agudo, además de las medidas encaminadas a conseguir el control hemodinámico debemos adoptar distintas medidas encaminadas a conseguir el cese de la hemorragia.

Para taponamiento con sonda con balón se utiliza la sonda de Linton-Nachlas el caso de varices fúndicas y la sonda de Sengstaken-Blakemore en las de cardias, aunque en general es un método bastante eficaz en conseguir el cese de la hemorragia suele presentar el inconveniente de la alta tasa de recidiva al deshinchar el balón. Respecto al tratamiento farmacológico, los más utilizados han sido la glipresina y la somatostatina, aunque los datos a cerca de su eficacia en el control de la hemorragia son poco concluyentes.

La esclerosis de las varices puede realizarse de forma intravaricosa, paravaricosa o combinada. En la actualidad parece más eficaz la inyección de sustancias adhesivas, del tipo del butilcianocrilato (78). 478x324 La única cura es un trasplante, para el cual no califican los alcohólicos. (Milenio)

risperdal solucion oral presentacion

La hiperfibrinolisis es un trastorno frecuente en pacientes con cirrosis, con bases fisiopatológicas poco conocidas. Se caracteri­za por disminución del tiempo de lisis de la euglobina, aumento del dímero –D y otros productos de la degradación de la fibrina, y aumento del activador tisular del plasminogeno. La hiperfibrino­lisis está presente en el 93% de los pacientes con cirrosis y ascitis y en el 33% de los cirróticos sin ascitis, por lo que se atribuye a la ascitis un factor etiológico implicado en la aparición de este tras­torno. En todo paciente con enfermedad hepática crónica severa con sangrado cutáneo-mucoso excesivo, en ausencia de CID, se debe sospechar hiperfibrinolisis. La deficiencia de vitamina K, explica la aparición de san­grado en los pacientes con enfermedad hepática crónica avan­zada, por ser un cofactor de la gamma carboxilacion de los residuos de ácido glutámico en la región amino terminal, así, se generan pocos residuos gamma carboxilados que activen los Factores de la coagulación II,VII, IX y X que dependen de la vitamina K y del calcio.

AGENTES TERAPEUTICOS ESPECIFICOS PARA PREVENIR O TRATAR EL SANGRADO Los trastornos de la coagulación en los pacientes con cirrosis he­páticas se corrigen en casos de sangrado activo previo a proce­dimientos diagnósticos o terapéuticos invasivos, o bien, antes de una cirugía.

Se cuentan con los siguientes compuestos que aparecen en en cuadro. EVENTOS TROMBOEMBOLICOS EN PACIENTES CON CIRROSIS HEPATICA

Siempre se había pensado que el paciente con cirrosis hepática estaba anticoagulado debido a que la síntesis de los factores procoagulantes se encuentra muy disminuida. Sin embargo, se ha demostrado que este grupo de pacientes tiene un riesgo entre 2.4% y 6.3% para desarrollar eventos tromboembolicos. La inci­dencia de trombosis entre los pacientes hospitalizados con cirro­sis es alta, habiéndose reportado que oscila entre el 4 y el 12%. La trombosis de la vena porta (TVP) se presenta en un 10% a 25% de pacientes con enfermedad hepática avanzada, lo cual ha motivado a diferentes grupos de estudio a investigar los me­canismos fisiopatológicos involucrados en la trombogénesis y fi­brinólisis, demostrando así, varias proteínas alteradas: TP, TPT, Antitrombina, dímero-D, Proteínas S y C. El valor predictivo más alto para tener riesgo de TVP, lo obtuvieron la deficiencia de Proteína C (componente de la vía de la anticoagulación) y el aumento del dímero-D (producto de la fibrinólisis) en pacientes cirróticos. La disminución de proteína C se debe a la ausencia del receptor endotelial de trombomodulina. La trombosis mesentérica venosa y la trombosis de la arteria hepática igualmente se han descrito en pacientes con cirrosis hepática.

Dos estudios caso-control y un estudio retrospectivo, relacionaron la cirrosis con el riesgo de trombosis venosa periférica profunda y tromboembolismo pulmonar, identificando varios mecanismos invo­lucrados, entre ellos, la síntesis hepática disminuida de albumina. El riesgo de trombosis en pacientes con cirrosis es sustancial cuando alguno de los componentes de la triada de Virchow está presente: estasis venoso, daño endotelial e hipercoagulabilidad. En el pacien­te con cirrosis, el estasis del flujo de la vena porta se ve favorecido por la vasodilatación esplácnica y la alterada arquitectura del híga­do que genera una gran resistencia al flujo venoso portal. Algunos autores han demostrado que la velocidad del flujo portal es el más importante factor predictor para el desarrollo de TVP, especialmente cuando la velocidad del flujo portal es inferior a 15 cm/s por eco­grafía Doppler. Cuando se desarrolla un carcinoma hepatocelular, la incidencia de TVP aumenta entre 10% y 40%. Varios estudios han reportado la existencia de una base ge­nética para el desarrollo de fenómenos tromboembolicos en pa­cientes con cirrosis hepática, así, se ha identificado un genotipo trombofilico en el 69.5% de los pacientes con cirrosis y TVP; mu­taciones TT677 de metilentetrahidrofolato reductasa y G20210A del gen de la protrombina. Altos niveles plasmáticos del Factor VIII (≥129 UI/L), el rol de los anticuerpos anticardiolipina, la en­dotoxemia y la escleroterapia de várices esofágicas, son factores independientes que se han asociado con riesgo para eventos tromboembolicos en pacientes con cirrosis hepática.

La obesidad, un factor de riesgo importante en la etiopato­genia del hígado graso no alcohólico (EHGNA), se asocia con fibrinólisis alterada, resistencia a los agentes antiplaquetarios e hiperreactividad plaquetaria. Por otra parte, la esteatosis hepáti­ca se ha asociado con un aumento del factor inhibidor de plasmi­nógeno (PAI-1) y del factor VII de la coagulación. Recientemente, se han descrito en pacientes no cirróticos con EHGNA, la corre­lación entre la formación del coágulo - riesgo de trombosis y el grado de fibrosis hepática. La hipoalbuminemia parece ser el factor de riesgo de trom­bosis más consistente entre diferentes estudios, encontrando un riesgo cinco veces mayor en pacientes con albúmina menor de 1,9 g/dl.

Los estudios por imágenes de mayor utilidad en el diagnóstico de eventos tromboembolicos en pacientes cirróticos son: angio­grafía (sigue siendo la prueba de oro), ecotomografía doppler-duplex, TAC. La Tromboelastografia (TEG) es un test que permite evaluar la dinámica de la sangre para coagular y también la de factores plasmáticos y celulares, pero su utilidad para determinar el riesgo de trombos en el paciente con cirrosis, está aun por demostrarse. Las estrategias terapéuticas en pacientes con cirrosis y eventos tromboembolicos varían, desde la anticoagulación y trombec­tomia, hasta el shunt portosistémico intrahepático transyugular (TIPS). Es motivo de grandes controversias, indicar anticoagula­ción profiláctica a pacientes con cirrosis, quienes ya presentan fallas en la síntesis de factores procoagulantes. Se ha indicado en pacientes cirróticos con alto riesgo de Trombosis, el uso de he­parina de bajo peso molecular y antagonistas de la vitamina K, sin embargo son cuestionables, debido a que la heparina para su acción necesita de antitrombina la cual está muy disminuida en cirrosis y los inhibidores de la vitamina K prolongan el TP, alargado en este grupo de pacientes. Se están llevando a cabo investigaciones sobre el Factor Xa y los inhibidores directos de la trombina, que pudieran tener más ventajas, en teoría, sobre la heparina y los antagonistas de la vitamina K.

Cada paciente debe ser minuciosamente estudiado y las op­ciones terapéuticas deben ser discutidas con un equipo multidis­ciplinario. 1.Veldman A. et al. New insights into the coagulation system and implications for new therapeutics options with recombinant factor VII. Curr Med Chem 2003;10:797-811. [ Links ]

2. Ousama Dabbagh et al. Coagulopathy does not protect against venous throboembolism in hospitalized patients with chro­nic liver disease. CHEST 2010;137(5):1145-1149. [ Links ] 3. Tellez-Avila et al. Trastornos de coagulación en el Cirrótico. Revista de Investigación Clínica. 2007;59(2):153-160. [ Links ]

4. Bosh J, Reverter JC. The coagulopathy of cirrhosis: Myth or reality. Hepatology 2005;41:434-5. [ Links ] 5. Caldwell SH, Chang C, Macik bg. Recombinant avtivated fac­tor VII (rFVIIa) as a hemostatic agent in liver disease; A break with tradition in need of controlled trials. Hepatology 2004;39:592-8. [ Links ]

6. Caldwell SH, Northup PG and Sundaran v. Correcting the coa­gulopathy of severe liver disease. Update in Treatment of liver disease. Ars Medica 2005;103-115. [ Links ] 7. Caldwell y col. Coagulation disorders and hemostasis in liver disease: pathophysiology and critical assessment of current ma­nagement. Hepatology. 2006;44:1039-1046. [ Links ]

8. Zhang Lei Dong, Hao Yu-Jian, Yang Ning. Value of D-dimer and protein S for diagnosis of Portal Vein thrombosis in patients with Liver Cirrhosis. J Int Med Res. 2012;41(3):664-72. [ Links ] 9. Shah Neeral, Northup Patrick, Caldwell Stephen. A Clinical survery of bleeding, Thrombosis and blood product use in decom­pensated cirrhosis patients”. Ann Hepatol, 2011(5):686-690. [ Links ]

10. Huard Genevieve, Biloden Marc, 2012. Management of An­ticoagulation for portal vein Thrombosis in individuals with cirrho­sis”: A Systematic Review. Int J Hepatol, (ID 672986):1-6. [ Links ] 11. Bernal Vanesa, Bosch Jaume, 2009. Cirrosis Hepática”. Rev. Hígado; 1:867-892. [ Links ]

12. Abdulaziz Aldawood et al. The incidence of venous throm­ boembolism and practice of deep venous trombosis prophylaxis in hospitalized cirrhotic patients. Thrombosis Journal 2011;9:1:1-6. [ Links ] 13. Lisman Ton and Porter Robert. Platelet function in patients with cirrhosis. J of Hepatology 2012;56;993-999. [ Links ]

14. Hodge Alexander and Crispin Philip. Coagulopathy in liver disease: The Whole is greater than thr sum of its parts. J of Gas­troenterology and Hepatology 2010;25:1-7. [ Links ] 15. Lisman Ton y col. Hemostasis and thrombosis in patients with liver Disease: The up and Downs”. J Hepatol 2010;3:362-371. [ Links ]

16. Inakiri Yasuko, Groszmann Roberto. Vascular Endothelial Dis­function in Cirrhosis. J. Hepatol. 2007;46:927-934. [ Links ] 17. Fimognari y col.Evaluation of D-dimer and factor VIII in cirr­hotic patients with asymptomatic portal venous thrombosis. J Lab Clinic Medic 2005;146(4):238-43. [ Links ]

18. Zocco y col. Thrombotic Risk Factor in Patients with Liver Ci­rrhosis: Correlations with MELD Scoring System and Portal Vein Thrombosis Development. J Hepatol 2009;51(4):682-9. [ Links ] 19. Muhammad y col. Deep vein Thrombosis and pulmonary em­bolism in hospitalized patients cirrhosis: A nationwide Analysis. Dig. Dic. Sci, 2011;56(7):2152-9. [ Links ]

20. Cosmas y col. Deep Vein Thrombosis in patients with advan­taced liver cirrhosis: a rare Conditions? Hepatol Int 2010;4:430. [ Links ] 21. Mammen EF. Coagulation defects in liver disease. Med. Clin. North Am. 1994;78:545-54. [ Links ]

22. Pernalette y col. Trombosis de Vena Porta. A propósito de 4 casos en el Hospital Militar Dr. Carlos Arvelo. Gen. 2010; 64(4):353-355. [ Links ] 23. Walsh y col. Risk factors for venous thromboembolism in pa­tients with chronic liver disease” Ann Pharmacother. 2013;47: 333-339. [ Links ]

24. Kapoor S. Pal S. Thromboelastographic evaluation of coa­gulation in patients with extrahepatic portal vein thrombosis and non cirrhotic portal fibrosis: A pilot study. J Gastroenterol. Hepa­tology. 2009;24:992-7 [ Links ] 25. Lesmana y col.Deep Vein Thrombosis in Patients with Advan­ced Liver Cirrhosis: rare Conditions? Hepatol Int,2010;4:433- 438. [ Links ]

risperdal 2 mg para que sirve


risperdal consta que es

Ascitis es la acumulación de agua dentro de la cavidad abdominal. La ascitis en la cirrosis es causada por la hipertensión porta y por la disminución de la concentración de albúmina en la sangre (vamos a hablar sobre albúmina más adelante). En la cirrosis, puede haber una acumulación de más de 10 litros de líquido ascítico en la cavidad peritoneal, lo que hace que el paciente quede con un abdomen muy voluminoso. Una de las complicaciones de la ascitis es la peritonitis, que se produce cuando el líquido dentro de la barriga se infecta por las bacterias de los intestinos. Es una situación grave; si no es identificada y tratada en el tiempo cierto puede evolucionar con sepsis.

Además de la acumulación de líquido dentro del abdomen, el paciente cirrótico puede presentar retención de líquidos en las piernas y en los pulmones. a) Encefalopatía hepática

El hígado es el órgano responsable del metabolismo de muchas sustancias tóxicas. Cuando este deja de funcionar, la acumulación de toxinas produce cambios en el sistema nervioso, que van desde pequeños cambios mentales, somnolencia, desorientación o coma, en casos más avanzados. b) Ictericia

El hígado cirrótico no puede eliminar la bilirrubina producida, que pasa a acumularse en el torrente sanguíneo. El exceso de bilirrubina se deposita en la piel, dejando el paciente con la piel y los ojos con una coloración amarillenta. Este fenómeno se llama ictericia. Además de la piel amarillenta, la ictericia de la cirrosis también suele causar orina oscura y heces claras.

La orina oscura se produce porque el exceso de bilirrubina en la sangre es filtrado por los riñones, lo que deja la orina con una coloración similar al mate o Coca-Cola (Lee: COLOR DE LA ORINA (Orina naranja, verde, azul, roja…)). En personas sanas, el color oscuro de las heces es dado por la presencia de bilirrubina. Como en la cirrosis el drenaje de la bilirrubina para el intestino se encuentra afectado, las heces comienzan a salir cada vez más claras, pudiendo quedarse casi blancas.

c) Carencia de proteínas El hígado es responsable de producir varias proteínas, incluyendo la albúmina. La falta de albúmina causa desnutrición y es uno de los factores que lleva a la formación de edemas y ascitis.

Otra proteína producida en el hígado es la vitamina K, que está relacionada con la coagulación de la sangre. Los pacientes con cirrosis avanzada presentan trastornos de coagulación y mayor facilidad de tener sangrados. Los cuadros de hemorragia digestiva causados por ruptura de várices esofágicas suelen ser graves, ya que los pacientes, además de perder gran volumen de sangre, todavía tienen dificultad para detener el sangrado, ya que, además de las plaquetas bajas, también presentan deficiencia de los factores de coagulación.

d) Ginecomastia El mal funcionamiento del hígado también cambia el equilibrio de las hormonas sexuales. El aumento de estrógeno causa la aparición de senos y pérdida de pelo corporal en los pacientes masculinos.

e) Otros síntomas Todavía hay varios otros signos y síntomas relacionados con la cirrosis, entre ellos:

Síndrome hepatorrenal: insuficiencia renal aguda que ocurre en la cirrosis avanzada y generalmente indica un caso terminal. El paciente que desarrolla síndrome hepatorrenal tiene una supervivencia muy corta y el único tratamiento es el trasplante de hígado. • Eritema palmar: palmas de las manos rojizas.

Hipocratismo digital: uñas más anguladas, dando el aspecto de baquetas a los dedos. • Nefropatía por IgA: algunos pacientes con cirrosis pueden presentar una enfermedad renal causada por la acumulación de anticuerpos en los riñones.

Cáncer del hígado: pacientes con cirrosis están bajo mayor riesgo de desarrollar cáncer de hígado, especialmente si la cirrosis ha sido causada por el alcohol o la hepatitis viral. La cirrosis en etapas tempranas puede ser asintomática. En las etapas finales, la mayoría de los signos y síntomas descritos anteriormente están presentes.

La severidad de la cirrosis es generalmente descrita por la escala de Child-Pugh que se basa en parámetros clínicos y de laboratorio. Según estos resultados, los pacientes son clasificados en 3 clases: A, B y C, siendo esta última la más grave. Pacientes clasificados como Child C tiene una tasa de mortalidad de más del 60% en los próximos dos años.

También existe la clasificación MELD, basada en la severidad de los exámenes de sangre. Tanto el Child como el MELD son modos de estandarizar la severidad de la cirrosis, sirviendo también como base para la lista de trasplante hepático que, hasta el momento, es el único tratamiento efectivo para la cirrosis.

El único tratamiento eficaz de la cirrosis es el trasplante de hígado, que solamente se indica en casos seleccionados. Mientras el paciente espera para un trasplante, el tratamiento se realiza con el fin de controlar los síntomas y complicaciones. Ejemplos: para la ascitis y los edemas, pueden utilizarse diuréticos como espironolactona y furosemida. Para las varices del esófago, el tratamiento se realiza a través de endoscopia digestiva. Laxantes, como la lactulosa, ayudan a controlar la encefalopatía hepática.

Es importante que el paciente evite el consumo de alcohol y otros medicamentos nefrotóxicos. Este artículo también está disponible en Português

La cirrosis es una grave enfermedad del hígado, la cual puede ser provocada por el consumo excesivo de alcohol, también se puede producir por algunas enfermedades, medicamentos o virus. La cirrosis aparece cuando el hígado sufre daños continuos e irreversibles que afectan las células de una manera muy agresiva. Esta enfermedad del hígado no es contagiosa, no se adquiere tras el contacto con una persona infectada, por esta razón es importante buscar su origen en el organismo y encontrar el problema que lo ha causado para poder iniciar un tratamiento realmente efectivo. Algunas de sus principales causas son:

  • El consumo exagerado de alcohol
  • Hepatitis
  • La enfermedad de Wilson
  • La fibrosis quística
  • La hemocromatosis
  • La inflamación constante de los conductos biliares
  • La cirrosis biliar.
  • Las infecciones provocadas por una invasión de parásitos.
  • Trastornos que impidan la correcta asimilación de los azúcares por parte del hígado.
  • Reacciones alérgicas provocadas por medicamentos recetados o no
  • Inhalación de algunas sustancias tóxicas

Desafortunadamente para los pacientes con esta enfermedad, cuando ésta apenas está comenzando no presenta ningún tipo de síntoma que pueda alertar sobre este delicado problema de salud, ya que en sus inicios simplemente se observan algunas cicatrices que en realidad no afectan el correcto funcionamiento del hígado. Cuando la enfermedad se encuentra en un estado mucho más avanzado se pueden presentar las siguientes señales de alarma:

  • Fatiga, debilidad y cansancio inexplicables.
  • Perdida significativa del apetito.
  • Pérdida de peso.
  • Náuseas, especialmente cuando se consumen alimentos grasos.
  • Se presenta alternadamente tanto estreñimiento como diarrea.
  • Se experimenta una exagerada y desagradable producción de gases.
  • Edemas en las piernas y se hincha o inflama el vientre.
  • Se experimentan algunos temblores en los dedos y en la lengua.
  • El vaso se crece y el hígado se deforma.
  • Se presenta una grave insuficiencia renal y cardíaca.

Cuando la causa de la cirrosis no se trata a tiempo, esta grave enfermedad puede seguir avanzando y causar daños irreversibles tanto en el hígado como en otros órganos importantes del cuerpo.

  • Moretones que se presentan con gran facilidad.
  • Comezón en cualquier parte del cuerpo, abundantes hemorragias nasales.
  • Insuficiencia hepática
  • Varices esofágicas
  • Hemorragias nasales o gástricas.
  • Acumulación de líquidos en el abdomen acompañado de hinchazón.
  • Vómitos de sangre o sangrado rectal.
  • Delirio, confusión, desmayos, alucinaciones, entre otros.
  • Hinchazón en las piernas
  • Temblores musculares
  • Dificultad para mantenerse en pie
  • Dificultad para respirar
  • Color amarillento tanto en la piel como en los ojos.

Como primera medida se recomienda un cambio total de hábitos alimenticios, si la enfermedad se produjo por el consumo de licor, indudablemente este debe ser eliminado por completo. Se debe evitar al máximo el consumo de sal, además se debe tratar a parte cada una de las complicaciones que se han presentado por causa de la cirrosis.

En los casos extremadamente graves, como por ejemplo si la cirrosis ha llegado a un nivel de enfermedad terminal, se recomienda el trasplante de hígado, ya que esta es la única manera de salvar a la persona de una muerte inminente. La cirrosis es incurable, pero siguiendo un tratamiento adecuado y teniendo presentes las recomendaciones que aconsejen los médicos tratantes, sin duda se puede llevar una vida normal y sin llegar a tener las complicaciones antes descritas. La sábila es un excelente remedio natural para sanar el hígado, ya que esta planta tiene propiedades regenerativas. Se puede tomar licuando una o dos cucharadas de sus cristales o pulpa con cualquier jugo, resulta un excelente remedio para el tratamiento de la cirrosis.

Algunas investigaciones realizadas al respecto han dado como resultado que estas semillas tienen la propiedad de sanar en el hígado los daños provocados por el excesivo consumo de medicamentos que lo hayan podido afectar. Según estudios realizados recientemente se ha podido demostrar que la cúrcuma tiene la propiedad de eliminar las toxinas del organismo que le puedan provocar daños al hígado.

hiperactividad y risperdal

risperdal gotas presentacion

Los pacientes con enfermedad de Fabry a menudo mueren prematuramente de complicaciones de enfermedad cardíaca, insuficiencia renal o accidente cerebrovascular. A menudo se recetan medicamentos como la fenitoína y la carbamazepina para tratar el dolor que acompaña a la enfermedad de Fabry. Metoclopramida o Lipisorb (un complemento nutricional) puede aliviar el malestar gastrointestinal que se produce a menudo en los pacientes con Fabry, y algunos individuos pueden necesitar un trasplante o diálisis renal. Experimentos recientes indican que el reemplazo enzimático puede reducir el almacenamiento, aliviar el dolor, y mejorar la función orgánica de los pacientes con la enfermedad de Fabry. La enfermedad de Farber, también conocida como lipogranulomatosis de Farber o deficiencia de la ceramidasa, describe aun grupo de trastornos recesivos autosómicos raros que causan una acumulación de material graso en las articulaciones, los tejidos y el sistema nervioso central. El trastorno afecta tanto a hombres como a mujeres. El inicio de la enfermedad ocurre típicamente en la primera infancia pero puede ocurrir más tarde. Los niños con la forma clásica de la enfermedad de Farber desarrollan los síntomas neurológicos en las primeras semanas de vida. Estos síntomas pueden incluir capacidad mental moderadamente deteriorada y problemas para tragar. El hígado, el corazón y los riñones también pueden estar afectados. Otros síntomas pueden incluir vómitos, artritis, ganglios linfáticos inflamados, articulaciones inflamadas, contracturas articulares (acortamiento crónico de los músculos o tendones alrededor de las articulaciones), ronquera, y xantemas que se engruesan alrededor de las articulaciones a medida que evoluciona la enfermedad. Los pacientes con dificultad para respirar pueden requerir la inserción de un tubo para respirar. La mayoría de los niños con la enfermedad muere a los 2 años, generalmente de enfermedad pulmonar. En una de las formas más graves de la enfermedad, puede diagnosticarse un agrandamiento del hígado y el bazo (hepatoesplenomegalia) poco después del nacimiento. Los niños nacidos con esta forma de la enfermedad generalmente mueren a los 6 meses.

No existe tratamiento específico para la enfermedad de Farber. Pueden recetarse corticosteroides para aliviar el dolor. Los trasplantes de médula ósea pueden mejorar los granulomas (pequeñas masas de tejido inflamado) en los pacientes con poca o ninguna complicación pulmonar o del sistema nervioso. En los pacientes mayores, los granulomas pueden extirparse o reducirse quirúrgicamente. Las gangliosidosis son dos grupos genéticos diferentes de enfermedades. Ambas son recesivas autosómicas y afectan a los hombres y las mujeres por igual.

Las gangliosidosis GM1 están causadas por una deficiencia de beta-galactosidasa, con un almacenamiento anormal resultante e materiales lípidos acídicos en las células de los sistemas nervioso central y periférico, pero particularmente en las células nerviosas. GM1 tiene tres formas: infantil temprana, infantil tardía y adulta. Los síntomas de GM1 infantil temprana (el subtipo más grave, con inicio poco después del nacimiento) pueden incluir neurodegeneración, convulsiones, agrandamiento del hígado y el bazo, aspereza de los rasgos faciales, irregularidades esqueléticas, rigidez articular, abdomen distendido, debilidad muscular, respuesta exagerada a los sonidos, y problemas con la marcha. Alrededor de la mitad de los pacientes afectados desarrolla manchas rojo-cereza en los ojos. Los niños pueden ser sordos y ciego al año de vida y a menudo mueren a los 3 años de complicaciones cardíacas o neumonía. El inicio de GM1 infantil tardía es típicamente entre 1 y 3 años de edad. Los síntomas neurológicos incluyen ataxia, convulsiones, demencia, y dificultades con el habla. El inicio de GM1 adulto es entre los 3 y los 30 años. Los síntomas incluyen atrofia muscular, complicaciones neurológicas que son menos graves y evolucionan a una velocidad más lenta que las otras formas del trastorno, nubosidad corneal en algunos pacientes, y distonía (contracciones musculares sostenidas que causan movimientos repetitivos y de torsión o posturas anormales). Pueden desarrollarse angioqueratomas en la parte inferior del tronco. La mayoría de los pacientes tiene el hígado y el bazo de tamaño normal. Las gangliosidosis GM2 también causan que el cuerpo almacene materiales grasos acídicos en exceso en tejidos y células, más notablemente en las células nerviosas. Estos trastornos se producen por una deficiencia de la enzima beta-hexosaminidasa. Los trastornos GM2 incluyen:

  • La enfermedad de Tay-Sachs (también conocida como GM2 variante B). Tay-Sachs y sus formas variantes están causadas por una deficiencia en la enzima beta-hexosaminidasa A. La incidencia es particularmente alta entre las poblaciones de Europa Oriental y los judíos asquenazí, al igual que ciertos Franco- canadienses y Cajuns de Luisiana. Los niños afectados parecen desarrollarse normalmente durante los primeros meses de vida. Los síntomas comienzan a los 6 meses de edad e incluyen pérdida progresiva de la capacidad mental, demencia, contacto ocular disminuido, reflejo aumentado de susto al ruido, pérdida progresiva de la audición, que lleva a la ceguera, dificultad para tragar, ceguera, manchas rojo-cereza en las retinas, y algo de parálisis. Las convulsiones pueden comenzar en el segundo año de vida del niño. Finalmente los niños pueden necesitar un tubo de alimentación y a menudo mueren a los 4 años de infección recurrente. No se dispone de un tratamiento específico. Inicialmente los medicamentos anticonvulsivos pueden controlar las convulsiones. Otro tratamiento de apoyo incluye la nutrición e hidratación adecuadas y técnicas para mantener abierta la vía aérea. Una forma mucho más rara del trastorno, que se produce en pacientes entre los veinte y treinta años, se caracteriza por inestabilidad en la marcha y deterioro neurológico progresivo.
  • La enfermedad de Sandhoff (variante AB). Esta es una forma grave de la enfermedad de Tay-Sachs. Generalmente el inicio se produce a la edad de 6 meses y no está limitado a un grupo étnico. Los síntomas neurológicos pueden ser el deterioro progresivo del sistema nervioso central, debilidad motora, ceguera temprana, característica respuesta de susto a los sonidos, espasticidad, mioclono (contracciones de un músculo parecidas a una descarga), convulsiones, macrocefalia (cabeza anormalmente agrandada), y manchas rojo-cereza en los ojos. Otros síntomas pueden incluir infecciones respiratorias, soplos cardíacos, características faciales de muñeca, y agrandamiento del hígado y el bazo. No existe un tratamiento específico para la enfermedad de Sandhoff. Como con la enfermedad de Tay-Sachs, el tratamiento de apoyo incluye mantener abierta la vía aérea y nutrición e hidratación adecuadas. Inicialmente los medicamentos anticonvulsivos pueden controlar las convulsiones. Generalmente los niños mueren a los 3 años de infecciones respiratorias.

La enfermedad de Krabbé (también conocida como leucodistrofia de las células globoides y lipidosis de la galactosilceramida) es un trastorno recesivo autosómico causado por la deficiencia de la enzima galactosilceramidasa. La enfermedad afecta más a menudo a los bebés, con el inicio antes de los 6 meses, pero puede producirse en la adolescencia o la edad adulta. La acumulación de grasas no digeridas afecta el crecimiento de la vaina de mielina protectora de los nervios y causa grave degeneración de aptitudes mentales y motoras. Otros síntomas incluyen debilidad muscular, hipertonía (capacidad reducida para que un músculo se estire), convulsiones mioclónicas (contracciones súbitas, como un shock de los miembros), espasticidad, irritabilidad, fiebre no explicada, sordera, atrofia óptica y ceguera, parálisis, y dificultad para tragar. También pude producirse una pérdida de peso prolongada. La enfermedad puede diagnosticarse su agrupación característica de ciertas células, desmielinización y degeneración nerviosas, y destrucción de células cerebrales. En los bebés, la enfermedad generalmente es fatal antes de los 2 años. Los pacientes con una forma de inicio posterior tienen un curso más leve de la enfermedad y viven significativamente más. No se ha desarrollado un tratamiento específico para la enfermedad de Krabbé, aunque el transplante de médula ósea puede ayudar a algunos pacientes.

La leucodistrofia metacromática es un grupo de trastornos caracterizados por depósitos acumulados en la materia blanca del sistema nervioso central, en los nervios periféricos y hasta cierto punto en los riñones. Similar a la enfermedad de Krabbé, esta enfermedad afecta la mielina que cubre y protege los nervios. Este trastorno recesivo autosómico está causado por una deficiencia de la enzima arilsufatasa A. Tanto los hombres como las mujeres se afectan por este trastorno. Esta leucodistrofia tiene tres fenotipos característicos: infantil tardía, juvenil, y adulta. La forma más común de la enfermedad es la infantil tardía, que típicamente comienza entre los 12 y 20 meses después del nacimiento. Los bebés pueden aparecer normales al comienzo pero desarrollan dificultad para caminar y una tendencia a caerse, seguido por dolor intermitente en los brazos y las piernas, pérdida progresiva de la visión, que lleva a la ceguera, retraso del desarrollo, deglución deteriorada, convulsiones, y demencia antes de los 2 años. Los niños también desarrollan consumo y debilidad muscular gradual y finalmente pierden la capacidad de caminar. La mayoría de los niños con esta forma del trastorno muere a los 5 años de edad. Los síntomas de la forma juvenil típicamente comienzan entre los 3 y los 10 años. Los síntomas incluyen desempeño escolar deteriorado, deterioro mental, ataxia, convulsiones, y demencia. Los síntomas son progresivos y la muerte se produce entre 10 y 20 años después del inicio. En la forma adulta, los síntomas comienzan después de los 16 años y pueden comprender concentración deteriorada, depresión, perturbaciones siquiátricas, ataxia, convulsiones, temblor, y demencia. Generalmente la muerte se produce entre los 6 y 14 años desde el inicio de los síntomas.

No existe cura para la leucodistrofia. El tratamiento es sintomático y de apoyo. En algunos casos el transplante de médula ósea puede retrasar la evolución de la enfermedad. La enfermedad de Wolman, también conocida como deficiencia de la lipasa ácida, es una grave enfermedad por almacenamiento de lípidos que generalmente es fatal al año de vida. Este trastorno recesivo autosómico está caracterizado por la acumulación de ésteres de colesteril (normalmente una forma de transporte del colesterol) y triglicéridos (una forma química en la cual existen grasas en el cuerpo) que pueden acumularse significativamente y causar daño en las células y los tejidos. Ambos sexos son afectados por este grave trastorno. Los bebés son normales y activos en el nacimiento pero rápidamente desarrollan deterioro mental progresivo, agrandamiento del hígado y gran agrandamiento del bazo, abdomen distendido, problemas gastrointestinales que incluyen esteatorrea (cantidades excesivas de grasas en las heces), ictericia, anemia, vómitos, y depósitos de calcio en las glándulas suprarrenales, haciendo que se endurezcan.

Otro tipo de deficiencia de la lipasa ácida es la enfermedad con almacenamiento del éster de colesteril. Este trastorno extremadamente raro se produce por el almacenamiento de ésteres de colesteril y triglicéridos en las células sanguíneas y linfáticas y en el tejido linfoide. Los niños desarrollan un agrandamiento del hígado que lleva a la cirrosis y la insuficiencia hepática crónica antes de la edad adulta. Los niños también pueden tener depósitos de calcio en las glándulas suprarrenales y pueden tener ictericia tardíamente en el trastorno. No existe un tratamiento específico para la enfermedad de Wolman o la enfermedad por almacenamiento de éster de colesteril.

Actualmente no existe un tratamiento específico disponible para la mayoría de las enfermedades con almacenamiento de lípidos pero se dispone de terapia de reemplazo enzimático para pacientes con la enfermedad de Gaucher de tipo 1 y algunos pacientes con la enfermedad de Gaucher de tipo 3. Los pacientes con anemia pueden requerir transfusiones de sangre. En algunos pacientes, el bazo agrandado debe ser extirpado para mejorar la función cardiopulmonar. Pueden recetarse los medicamentos fenitoína y carbamazepina para ayudar a tratar el dolor (inclusive el dolor óseo) en los pacientes con la enfermedad de Fabry. Restringir la dieta no impide la acumulación de lípidos en células y tejidos. Dentro del gobierno Federal, el principal patrocinador de la investigación sobre trastornos neurológicos es el Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares (NINDS), una parte de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) dentro del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE.UU.. Como parte de su misión, el NINDS realiza investigación sobre enfermedades de almacenamiento de lípidos y otros trastornos neurometabólicos heredados. Los investigadores en el NINDS identificaron el gen que está alterado en la mayoría de los pacientes con los tipos C y D de la enfermedad de Niemann-Pick. En el año 2000, científicos descubrieron un segundo gen que está mutado en una minoría de los pacientes con el tipo C de la enfermedad de Niemann-Pick. Los investigadores de NINDS han desarrollado una terapia de reemplazo enzimático altamente eficaz para las enfermedades de Gaucher y de Fabry. Estos investigadores ahora están desarrollando técnicas mejoradas de investigación, incluido un modelo de ratón de la enfermedad de Fabry. Parece ser especialmente alentadora la terapia genética en este modelo.

Entre otras terapias potenciales en curso para las enfermedades de almacenamiento de lípidos, los científicos del NINDS están estudiando la eficacia y seguridad de un medicamento llamado OGT-918, que se ha demostrado que retrasa la producción del lípido que se acumula en la enfermedad de Gaucher. Los científicos esperan que el medicamento, que pasa a través de la barrera sanguínea- cerebral hacia el cerebro, reducirá el almacenamiento de lípidos y por ende los síntomas neurológicos de la enfermedad. Otros investigadores de NINDS están evaluando la eficacia y seguridad del reemplazo continuo de la enzima alfa-galactosidasa-A en pacientes con la enfermedad de Fabry. En un ensayo clínico preliminar de 24 semanas de duración, se encontró que esta terapia reduce el dolor, mejora la función renal, y revierte los problemas cardíacos entre los pacientes con Fabry. Los científicos de NINDS también están estudiando los mecanismos por los cuales los lípidos que se acumulan en estas enfermedades de almacenamiento dañan al organismo. La meta de esta investigación es desarrollar nuevos enfoques para el tratamiento de estos trastornos.

Entre diversos proyectos actuales patrocinados por el NINDS, los científicos están estudiando formas de enviar genes y proteínas dentro del cerebro de modelos de animales con la enfermedad de Krabbé. Otros científicos patrocinados por el NINDS están examinando el papel posible de la proteína psicosina en la respuesta neuroinflamatoria vista en esta enfermedad y esperan identificar potenciales medicamentos terapéuticos para el uso en ensayos en humanos. Los investigadores están estudiando los mecanismos de distribución de colesterol intracelular y el metabolismo en el tipo C de la enfermedad de Niemann-Pick y esperan desarrollar una herramienta diagnóstica para el trastorno. Otros investigadores están estudiando el procesamiento disfuncional del colesterol (visto en la enfermedad de Niemann-Pick) como una característica clave en el desarrollo de varios trastornos neurodegenerativos. El terrier de Yorkshire, a menudo llamado Yorkie, fue en principios un resistente y pequeño perro de trabajo en el norte de Inglaterra. Criado para cazar alimañas, el yorkie de hoy generalmente frecuenta restaurantes y tiendas de moda con su dueño. Junto con el cambio de escenario, algo de esa resistencia también se perdió.

Enfermedades dentales
Al igual que muchos perros pequeños, los yorkies a menudo sufren de la enfermedad dental y periodontal, como resultado de 42 dientes caninos ya adultos hacinados en una pequeña boca. Es por ello que su dieta debe consistir en croquetas secas para ayudar a mantener los dientes limpios. Se reomienda comenzar a cepillarle los dientes con pasta de dientes especial para perros desde que es un cachorro para que esto forme parte de su rutina. Debido a sus problemas dentales, el yorkie debe tener un examen dental anual con el veterinario. Si tiene típicamente una mala dentadura, podría requerir una limpieza anual bajo anestesia. Desviación del hígado
Cuando el cachorro se encuentra todavía en el vientre de su madre, la desviación del hígado proporciona alimento al feto en crecimiento. El vaso sanguíneo del hígado se desvía alrededor del órgano, fenómeno conocido como desviación del hígado. Normalmente, este desvío desaparece después del nacimiento y el hígado comienza a hacer su trabajo. Si no ocurre de esa forma, se liberan toxinas que el hígado debía filtrar en el cuerpo del perrito. Los síntomas de la desviación del hígado en un joven yorkie incluyen sed y micción constante, babeo, falta de apetito, depresión, vómitos y letargo. También conocida como desviación portosistémica, esta condición que amenaza la vida puede ser aliviada solamente mediante cirugía. Tras la recuperación de una operación de este tipo, es necesario que el perro haga mucho ejercicio y no adquiera sobrepeso.

Enfermedad de necrosis avascular de la cabeza del fémur o Legg-Calve-Perthes
Esta enfermedad suele afectar las articulaciones de la cadera en los yorkies. En su presencia, la cabeza del fémur se deforma, con la eventual falta de suministro de sangre al hueso haciendo que este muera. Su yorkie puede experimentar dolor y presentar cojera. Aunque muchos perros pequeños son propensos a la enfermedad de Legg-Calve-Perthes, es más común en el Yorkie. Generalmente afecta a los perros que no han alcanzado su primer año de vida. En la mayoría de los casos, la cirugía puede restaurar la movilidad de la articulación. Colapso traqueal
El yorkie siempre debe caminar con un arnés y una correa, en lugar de una correa atada al cuello. Esto evita que al tirar accidentalmente de la correa, se haga presión sobre la tráquea y ocurra un colapso traqueal, cuyos signos incluyen tos peculiar, dificultad para respirar y falta de aliento después de un ejercicio ligero. A pesar de que muchas razas son propensas a esta condición, los yorkies la presentan con mucha frecuencia, afectando generalmente a los perros de mediana edad. Después que un veterinario hace el diagnóstico, por lo general comienza recetando antibióticos, supresores de la tos y esteroides para reducir la inflamación. Si no se observa mejoría en pocas semanas o la condición de su perro se torna muy grave, la cirugía traqueal puede ser una opción.

El hígado, es la glándula más grande del cuerpo humano, lleva las funciones de la realización de las actividades metabólicas, así como el equilibrio de la homeostasis. Hay muchas funciones del hígado, como la digestión de las grasas, la producción de la bilis, la regulación de los productos químicos en la síntesis de las proteínas en la sangre, la filtración de la sangre, la eliminación de las toxinas del cuerpo, etc. Cuando el hígado aumenta más que el tamaño normal es llamado un agrandamiento del hígado. También se conoce médicamente como la hepatomegalia. Los signos del agrandamiento del hígado indican un problema médico subyacente en el cuerpo. En los párrafos siguientes se cubren parte de la información relacionada con las causas del agrandamiento del hígado, los síntomas y el tratamiento. ¿Cuáles son las causas del agrandamiento del hígado?
Cuando uno es diagnosticado con un agrandamiento del hígado, la gente a menudo se pregunta cuáles son las causas del agrandamiento del hígado. Mucha gente piensa que el agrandamiento del hígado es una enfermedad que debe ser tratada. De hecho, el agrandamiento del hígado no es una enfermedad, en realidad es un signo o un síntoma de otras enfermedades como la enfermedad hepática, el cáncer, la insuficiencia cardiaca congestiva, etc. Hay muchas condiciones y las enfermedades que conducen a un agrandamiento del hígado incluyendo las siguientes:

  • Cirrosis hepática
  • Hepatitis A
  • Hepatitis B
  • Hepatitis C
  • La mononucleosis infecciosa
  • La enfermedad alcohólica del hígado graso
  • La enfermedad de hígado graso no alcohólico
  • Hemocromatosis (absorción excesiva de hierro en el hígado)
  • La amiloidosis (acumulación anormal de las proteínas en el hígado)
  • La enfermedad de Wilson (acumulación anormal de cobre en el hígado)
  • La enfermedad de Gaucher (acumulación anormal de las sustancias grasas en el hígado)
  • Los quistes hepáticos (bolsas de líquido en el hígado)
  • Hemangioma y adenoma (tumores no cancerosos)
  • Vesícula biliar o la obstrucción del conducto
  • La hepatitis tóxica
  • Metástasis del cáncer de hígado
  • Leucemia
  • Cáncer primario de hígado
  • Linfoma
  • Budd-Chiari (obstrucción de las venas hepáticas)
  • Pericarditis
  • Regurgitación tricuspídea
  • La insuficiencia cardíaca congestiva

Los síntomas del agrandamiento del hígado
No existen síntomas específicos del agrandamiento del hígado. Esto es porque el hígado no tiene nervios que ayudan a enviar los impulsos del dolor al cerebro. Sin embargo, los síntomas del agrandamiento del hígado se ven sólo cuando la ampliación es extrema. Esto provoca las molestias en la zona abdominal como las prensas del hígado en sí contra otros órganos. Esto puede dar una sensación de la plenitud debido al agrandamiento del hígado. Uno puede sentirse extremadamente cansado u observar la coloración amarillenta de la piel y la parte blanca de los ojos. Esta coloración amarillenta puede ser un signo de la ictericia. Si la ampliación se produce muy rápidamente, puede conducir a la sensibilidad del hígado. El médico puede sospechar de un agrandamiento del hígado por sentirlo durante un examen físico. Él observará si el hígado se extiende por debajo del nivel de las costillas.

El diagnóstico del hígado agrandado
Los signos ayudan a diagnosticar la causa del agrandamiento del hígado. Si el hígado se siente suave al tacto, indica la infiltración de la grasa, la congestión sanguínea, la obstrucción de los conductos biliares o la hepatitis aguda. En el caso de que el hígado se siente irregular y firme al tacto, puede ser un signo de la cirrosis del hígado. El cáncer del hígado es sospechoso si hay unos bultos distintos sentidos en el hígado. El tratamiento del agrandamiento del hígado
El tratamiento del agrandamiento del hígado depende de la causa subyacente. El tratamiento más común es la abstinencia del alcohol, la pérdida de peso en el caso de las personas obesas, y el cambio en los medicamentos, si los hay. En el caso de los signos del agrandamiento del hígado debido a la hepatitis, al paciente se le puede recomendar que tome los medicamentos que reducen la inflamación. Las personas obesas se les recomienda bajar de peso si sufren de los problemas de hígado graso no alcohólicos. Los diabéticos se les recomiendan controlar los niveles del colesterol y los niveles del azúcar en la sangre. La quimioterapia y la radiación se llevan a cabo en los pacientes con la leucemia con el agrandamiento del hígado. Y los que son alcohólicos crónicos, deben dejar de beber por completo si desean salvar su hígado de un daño mayor.

El hígado es un órgano muy importante de nuestro cuerpo que sigue funcionando y soportando los años de la tortura. Comenzar a seguir un estilo de la vida saludable para aliviar un poco la presión sobre el hígado. Hable con su médico sobre el tratamiento correcto de acuerdo a los síntomas del hígado exhibidos en su caso particular. Los quistes son sacos como estructuras, que se forman en los tejidos corporales y contienen gases, líquidos o algún tipo de materia semisólida. El hígado también puede formar los quistes hepáticos, que son bolsas de paredes delgadas, que son cavidades llenas de líquido. Los quistes hepáticos son muy comunes y generalmente no causan ningún tipo de problemas de la salud. Alrededor de cada 6 de 1000 personas sufren de la enfermedad hepática poliquística. Esta es una enfermedad hereditaria, donde en el hígado se forman múltiples quistes. Hay muchos quistes que aparecen como un racimo de uvas en el hígado.

¿Qué es la enfermedad del hígado poliquístico? La enfermedad hepática poliquística (EHP) es un trastorno hereditario. En esta condición, se observa un número de quistes hepáticos repartidos por todo el hígado. Esto puede causar el hinchado abdominal en algunos individuos, mientras que otros no muestran ningún síntoma en absoluto. Puede ser un trastorno autosómico genético en algunos, y en otros casos se produce sin ninguna causa aparente. Las mujeres son más propensas a formar la EHP que los hombres, ya que se cree, que está asociada con los niveles de estrógeno, una hormona. En la mayoría de los casos, estos quistes causan algunos problemas menores de la salud. Sin embargo, aproximadamente el 8% de las personas pueden desarrollar las complicaciones graves, como la compresión de los órganos adyacentes, etc. La función del hígado rara vez se vé comprometida debido a la EHP, y puede disminuir el metabolismo de los estrógenos en cierta medida.

Como se trata de una enfermedad hereditaria, la tendencia a desarrollar los quistes en el hígado está presente desde el nacimiento. Sin embargo, estos quistes no causan un grán problema hasta que se llega a la treintena. Estos quistes pueden variar en tamaño y pueden ser tan pequeños como una cabeza de alfiler. Algunos quistes crecen más de 10 cm de tamaño y pueden o no causar el agrandamiento del hígado. Los primeros signos de la EHP se vén durante la pubertad. A medida que la persona madura y entra en la treintena, los síntomas se hacen evidentes. Los síntomas incluyen:

  • La tala de la llenura después de comer un poco de comida
  • Las náuseas
  • La dispepsia
  • La acidez
  • El dolor
  • La distensión

En algunas personas, el agrandamiento del hígado hará que el estómago parezca como una grán barriga cervecera. A medida que la enfermedad progresa, los síntomas tardíos incluyen el amarillamiento de la piel, la fatiga, la falta de aliento, la inflamación de los conductos biliares, el hinchado de los pies, así como el edema. Por lo general, el tratamiento está dirigido a frenar el crecimiento del quiste. Al paciente se le aconseja no consumir la cafeína y los productos lácteos. Los medicamentos que ayudan a controlar la presión arterial, son los diuréticos. Si el paciente desarrolla una infección del tracto urinario, se prescriben los antibióticos. También se recomienda una dieta baja en sal para disminuir la presión en el hígado, así como de los riñones. Además de esto, a muchos pacientes se les aconseja someterse a una cirugía para extirpar los quistes. Los quistes pueden reaparecer después de la cirugía y el trasplante hepático es la única opción que queda. El trasplante del hígado es considerado sólo cuando la calidad de vida es muy pobre, y no haya otro tratamiento que sea útil.

En la mayoría de los casos, la enfermedad poliquística del hígado no requiere ningún tipo de tratamiento. El destechamiento laparoscópico ayuda en el cuidado de los quistes incómodos. Muchos pacientes viven una vida larga y completa con la EHP. Muy pocos casos presentan complicaciones, las que requieren un tratamiento intensivo. Recordando el rostro de mi madre, no puedo dejar de lado las características manchas de color café claro sobre su piel. A ella, sus amigas y conocidos, siempre le dijeron que eran causadas por problemas en su hígado.

Curiosamente, esta culpabilidad del hígado, la he escuchado de varias personas que sufren de manchas en la piel; pero ¿Es culpable el hígado de esas manchas de color café en nuestra piel? Es el que ocasiona estas manchas en el rostro? En la mayoría de casos, como en el de mi madre, la respuesta es no. El hígado no es el culpable de las manchas comunes que aparecen en la piel del rostro, y de otras partes del cuerpo.

No, en la mayoría de los casos no. Del mismo modo que no se ha encontrado una relación entre los problemas del hígado y el envejecimiento prematuro de la piel; aún no existe una asociación clara entre las manchas comunes (de color café-marrón) y el hígado. En la mayor parte de personas que tienen manchas en el rostro, o en otras partes del cuerpo, estas corresponden a hiperpigmentaciones, a zonas en donde la piel tiene una mayor concentración de pigmento (de color). Al existir más color, la piel se oscurece, y adopta este color café-marrón tan característico. Se deben a procesos que ocurren directamente en la estructura de la piel. Entre los principales tipos de manchas, de hiperpigmentaciones, se encuentran el melasma y las hiperpigmentaciones secundarias:

  • Es el causante de la gran mayoría de manchas en el rostro.
  • Este tipo de manchas se ubican principalmente en el rostro (mira la Figura 1); pero pueden aparecer en el cuello o la espalda. Suelen ser manchas simétricas, apareciendo en ambos lados de la cara, y con formas muy similares en cada lado.
  • La aparición de estas manchas, descritas muchas veces como de color “café con leche”, está relacionada con cambios hormonales, factores genéticos, y la exposición al sol.
  • Al ser expuestas al sol, tienden a hiperpigmentar, a hacerse más oscuras, a notarse más; de ahí la importancia primaria de utilizar un protector solar, en caso de tenerlas.
  • Se ha encontrado una relación entre la aparición, y desarrollo, del melasma y el consumo de pastillas anticonceptivas, la “píldora”.

Cuando mi madre consultó con el dermatólogo, este le indicó que sus manchas se debían al melasma.

Son todas aquellas manchas ocasionadas por un factor externo al cuerpo. A diferencia del melasma, que es ocasionado por algo interno (hormonal o genético), este tipo de pigmentaciones aparecen luego de que nuestra piel es dañada o irritada por un agente externo. Esta irritación externa ocasiona una respuesta del cuerpo, que en muchos casos, incluye una producción excesiva de pigmento (hiperpigmentación), de color, en el área irritada. Se forma una mancha.

risperdal solucion presentacion

arcoxia y celecoxib

risperdal consta equivalent dose

  • Sobrepeso
  • Prediabetes y diabetes
  • Colesterol alto
  • Triglicéridos altos
  • Hipertensión arterial
  • Mala dieta
  • Pérdida de peso excesivamente rápida
  • Enfermedades intestinales

Al contar con uno de estos (o varios) factores de riesgo, conviene tener especial cuidado, porque es posible que se llegue a padecer hígado graso. Y, por supuesto, en la medida de lo posible, conviene controlar dichos factores de riesgo. Vistas las causas, pasemos a ver los síntomas habituales del hígado graso. De este modo, si sientes algunos síntomas que no sabes interpretar, podrás saber si es posible que estés sufriendo esteatosis hepática.

Dolor en la parte superior derecha del abdomen Este es el síntoma más habitual y uno de los primeros que aparecen. Se caracteriza por un dolor agudo en la parte superior derecha del abdomen, generalmente, después de las comidas.

Malestar general El malestar general también se da con bastante prontitud cuando se padece este problema, y también se sufre más gravemente después de las comidas. El mayor problema de este síntoma, es que hay muchos otros problemas que pueden causarlo.

Cansancio y fatiga crónica

El cansancio y la fatiga crónica también son propios del hígado graso, porque el hígado es un órgano que almacena nutrientes, elimina toxinas y sintetiza enzimas. Si este trabajo no se realiza adecuadamente, el organismo se resiente notablemente, y se siente falto de fuerzas. Pérdida de peso

En algunas personas, también puede darse una pérdida de peso vinculada al hígado graso. Sin embargo, no se da en todas las personas, y es un síntoma que puede camuflarse en exceso, por lo tanto, es recomendable fijarse en otros síntomas más que en este. Sensación de pesadez

La sensación de pesadez está relacionada con el cansancio y la fatiga crónica. Sin embargo, al igual que otros síntomas de esta lista, la sensación de pesadez puede darse por muchas otras razones. En cualquier caso, lo mejor es ir al médico y salir de dudas. Ictericia (en algunas ocasiones)

En casos extremos, puede aparecer ictericia. No obstante, este síntoma es un poco extraño en el hígado graso. Sin embargo, si llegase a aparecer, aunque se asocie con enfermedades más graves, normalmente, no tienes por qué asustarte más de la cuenta. Sin síntomas

Como mencionábamos algo más arriba, hay algunos pacientes que no presentan síntomas, ni dolores ni molestias. Hasta cierto punto, este es un tema peligroso, porque la enfermedad podría evolucionar de forma silenciosa. Es cierto que, en general, el hígado graso es una enfermedad benigna que no evoluciona a estadios más graves, y es por ello por lo que hay personas que pueden vivir con hígado graso durante muchos años.

Sin embargo, siempre existe la posibilidad de que evolucione hacia el hígado inflamado, la cirrosis o el cáncer. Es por ello que, aunque no se tengan síntomas, conviene hacerse chequeos periódicos y prestar atención a su posible existencia. Ahora, veamos cuáles son los tratamientos más habituales para el hígado graso. Como verás, hace ya bastante tiempo que convivimos con este problema, por lo que tenemos buenos métodos para tratarlo sin dificultades.

Hay que señalar que no existe un tratamiento definitivo que permita resolver el problema. Sin embargo, sí se recomiendan algunos elementos básicos, tales como reducir el peso corporal a través de la dieta y del ejercicio. Por supuesto, en la medida en que el hígado graso tiene mucho que ver con haber llevado una mala calidad de vida, especialmente en lo que respecta a la alimentación, una muy buena forma de controlar el problema es mediante una alimentación saludable, rica en frutas y verduras.

El ejercicio permite que el cuerpo elimine las grasas, y, puesto que el hígado graso se basa en tener células grasas en el hígado, eliminar dicha grasa será de gran ayuda para mejorar la calidad de vida, pese a que se sufra la enfermedad. Lo mejor que se puede hacer a la hora de controlar el hígado graso, en general, es acudir al nutricionista. Si dicho nutricionista tiene conocimientos de diseño de planes de ejercicios, mejor que mejor.

De esta forma, puedes plantearle que tienes hígado graso, y él se encargará de hacerte el mejor plan de ejercicios y de dieta posible para resolver tu problema, basado en tus características personales. Esto puede hacerlo, hasta cierto punto, el médico, pero, en general, es mejor acudir a un especialista en el campo de la alimentación, y no conformarse con la opinión de un médico que no tiene una especialidad, sino solo conocimientos generales de diferentes campos.

Además, acudir a un nutricionista será de gran ayuda, porque, como ya hemos mencionado anteriormente, la pérdida rápida de peso también está vinculada a los problemas de hígado. Siendo así, es mejor acudir al nutricionista y que éste nos indique cómo ir perdiendo peso poco a poco, de forma que el hígado no sufra más de la cuenta. Empecemos por los remedios naturales para prevenir la esteatosis hepática. Después, veremos los remedios naturales para tratarla, en el caso de que ya haya aparecido.

Tienes que tener en cuenta que, en la mayoría de casos, el hígado graso viene causado por hábitos y estilos de vida poco saludables. Por lo tanto, es una evidencia que el hígado graso se puede prevenir. Además, teniendo en cuenta que, hace algún tiempo, cuando la gente comía de una forma más saludable y realizaba ejercicio de forma más constante, el hígado graso era una enfermedad sin apenas incidencia en la sociedad, se puede asumir que se puede prevenir con simples remedios naturales.

Llevándolo un poco más al extremo, si tenemos hígado graso en las primeras etapas, no solo puede prevenirse, sino que puede, incluso, curarse (bastará con controlar los niveles de grasa en el organismo mediante ejercicio y buena dieta). En lo que respecta a la alimentación, la mejor dieta que se puede seguir para prevenir el hígado graso es una que cuente con alimentos frescos y saludables, y que sea baja en grasas. La dieta mediterránea, por ejemplo, es una muy buena opción. De hecho, la presencia de sobrepeso, obesidad y, por extensión, hígado graso, es inferior en los países mediterráneos que en otros con otras dietas. No es casualidad. Y no es casualidad que la presencia de estas enfermedades haya crecido al perderse la tradición de esta dieta y adoptar hábitos alimentarios de otros países menos saludables.

Otro aspecto clave es el del alcohol. El alcohol interviene de una forma fundamental en la acumulación de grasa en el hígado, por lo tanto, es importante que se reduzca sustancialmente (incluso eliminándolo completamente) el alcohol de la dieta. Por otro lado, habrá que hacer ejercicio de forma constante, con una media hora diaria, por ejemplo. Preferiblemente, ejercicios que contribuyan a quemar grasas, como salir a correr un rato cada día. De esta forma, eliminaremos la grasa que hay en el organismo, y contribuiremos a que el hígado graso tenga menos grasas con las que lidiar, reduciendo los problemas asociados al hígado graso y llegando, en algunos casos, a curarlo completamente.

Ahora, vistos los remedios naturales para prevenir el hígado graso, veamos cuáles son los mejores remedios naturales para tratarlo una vez ya ha aparecido:

  • Consejos anteriores: Los consejos anteriores, pensados para la prevención, también sirven para tratar el hígado graso. Por lo tanto, no dejes de aplicarlos, porque reducir la cantidad de grasas, aunque sirva para prevenir, también sirve para tratar el hígado graso.
  • Infusiones depurativas: Las infusiones de alcachofa y diente de león son altamente depurativas. Te permitirán ayudar a tu hígado a eliminar toxinas y asimilar nutrientes, y, además, contribuirá a eliminar parte de la grasa de su interior. Todo ello te ayudará a tener una mejor calidad de vida pese a que padezcas hígado graso.
  • Cardo mariano: El cardo mariano es una de las plantas con mayores beneficios para el hígado. Cuenta con silimarina, que contribuye enormemente a regenerar y proteger las células hepáticas. Puedes tomar cápsulas de cardo mariano o extractos, que puedes localizar en todo tipo de herbolarios.
  • Tés: Los tés, especialmente el verde, son de gran ayuda para regenerar el hígado, y contribuyen enormemente a reducir los problemas asociados al hígado graso. Con los tés, se contribuye a disolver y eliminar la grasa acumulada, por lo que no dejes de consumirlos.

Como puedes ver, el hígado graso es una enfermedad que conviene tener vigilada, pero que no implica excesivos problemas. Con la información anterior, y un buen control médico, no deberías por qué tener ningún problema. - Almacenar las vitaminas A y D.

- Sintetizar elementos coagulantes de la sangre. - Encargarse del equilibrio hormonal.

- Las frutas deben lavarse y pelarse bien para evitar los pesticidas. - Evitar dejar comida preparada fuera de la nevera.

todo sobre el risperdal

Hola!! hace aproximadamente dos meses empece con picazon debajo del corpiño,luego en la espalda,mas tarde entre las piernas,otras veces en el abdomen….la ropa se me marca y en esos lugares me pica mucho…tome antialergicos,cesa por unos dias y vuelve,ademas aveces siento como pinchazos de adentro hacia afuera…como si tuviera algo en la sangre.
Gracias.
Saludos!! Adry: Es necesario que consultes a un médico porque no hay otra forma de saber si esa picazón en el cuerpo está relacionada con problemas hepáticos o se trata de dermatitis, alergia, etc.

buenas tardes, me opere de la vesicula hace 15 dias, todo bien,como bien y no tengo ningun otro malestar,pero hace 1 semana me escuece todo el cuerpo,recalco TODO, si me rasco se enroncha como sarpullidos con un color casi rojizo,dejo de rascar y desaparece en media hora mas o menos,que puede ser,quisiera ir a conusulta medica pero sale algo caro,pero si esto continua asi lo hare,si pudiera indicarme que podria estara ocurriendo en mi cuerpo,cabe recalcar que mis ojitos estan algo amarillos. yaquelin: Tienes que consultar a la brevedad porque la picazón en todo el cuerpo y los ojos amarillos pueden ser síntomas de algún problema en el hígado o en los conductos hepáticos. Si el médico descarta esa posibilidad entonces podría tratarse de una reacción alérgica y te indicará el antihistamínico adecuado para ti. Insisto en que no pierdas más tiempo y consultes, puedes volver al mismo lugar donde te operaron, supongo que no te van a cobrar ya que todo lo que te ocurra a 15 días de una cirugía no te lo pueden cobrar extra.

Muchas gracias, no me imagine que pudiera ser eso,que examen me puedo realizar para saber si el problema es hepatico?pero me dare prisa en sacar una cita, de todas maneras estare en comunicacion,gracias por su respuesta. yaquelin: Los estudios tiene que indicarlos un médico porque pueden ser ecografía o tomografía, análisis de sangre o las pruebas que considere adecuadas. Esto sería en caso de ser necesarias, porque de pronto sólo con examinarte ya es suficiente para saber lo que ocurre y no tienes que hacerte ningún tipo de estudio.

hola les paso a contar mi problema desde algún tiempo como un mes me pica todo el cuerpo,en especial los brazos el sintoma que experimento es mucho picor,y lo otro es una sensacion como si anduvieran bichos por debajo de mi piel.
y lo otro que no tengo marcas o ronchas que se puedan ver.solamente las que yo dejo al rascarme.
y lo otro que me siento cansado y con dolores en las piernas y un pequeño malestar en el estomago.y ya no puedo dormir bien por que me siento con mucho calor y picor nachopou: Te dejo un enlace a este tema: Causas de picazón en el cuerpo, para que leas sobre las causas más frecuentes, verás que son varias y por esa razón te aconsejo que consultes a un médico para que te examine ya que no existe ninguna otra forma de saber a que se debe y es imposible darte siquiera una idea de porqué te está ocurriendo eso.

mi picazon con mucha comezon me enpieza por la noche en cuanto me acuesto parece que me pican animalitos muy pequeños o invisibles porque nunca los puedo tocar y me corren desde la cabeza hasta las pies ya tengo mucho tiempo sintiendo esto. ubaldo: La picazón en todo el cuerpo puede deberse a problemas en el hígado, pero también puede tener varias causas diferentes por eso es necesario consultar a un médico para que te examine, de esa forma sabrás cual es la causa y que tratamiento necesitas para solucionarlo.

Ola buenas necesito respuesta tengo 35 semanas de embarazo hace 15 dias me da mucha picazon en la piel y hace 4 dias orino de color amarillo oscuro. Fui al medico y me realizo el examen de sangre y la bilirubina salio alta. la solucion q me dieron fue tomar antibitico (ampicilina) y me cuidara en la comida. Debido a q el dr me diagnostico q posiblement tenga hepatitis A. Pero ya han pasado dos y tres dias y me siento igual. No veo solucion. Lo otro me preocupa es el bebe nacera con hepaptis A y cuales serian la prevencion ante el bebe recien nacido en todo. Gracias Hola le cuento mi problema es que me da mucha comezon en el cuerpo y me salieron unos granitos que casi no se ven y algunos se marca un punto rojo pero cuando me rasco se nota mucho y es una comezon insoportable en algunas partes me salieron como granos hinchados como cuando te pica alguna hormiga y todo comenzo cuando me dormi con una amiga que dice que asi le pasaba queria saber que es o como lo puedo tratar ya tome loratadina pero no me funciono en nada

Alfredo: Si esa comezón en el cuerpo empezó al estar en contacto con una persona que también presentaba esos puntos rojos y granos, entonces no se trata de alergia sino del contagio de algún tipo de infección ya sea por parásitos, virus o bacterias y es imprescindible que te examine un médico porque tiene que observar la piel para saber que tipo de problema es y de acuerdo a la causa te indicará el medicamento específico para solucionarlo. Hola, les cuento ayer me despierto a la madrugada porque me picaba el cuerpo, voy al baño y me doy cuenta que tengo ronchas gigantes en el cuerpo.
Ya me había pasado en otra oportunidad cuando hice una dieta proteica hará 4 meses y ahora estuve muy mal del estomago o del hígado “no se”y me vuelve a pasar! Mi análisis es que algo anda mal con el hígado!!
Ah la primera vez que me paso también a la madrugada, me levante y fui a la guardia me dieron una inyección y se me fue todo a las horas.
Esta vez me fui acostar y espere! a las dos horas no tenia ni una roncha. Que puede ser? Estoy preocupada, es la segunda vez que me pasa sera algo hepático?

laura: Lo que describes parece una reacción alérgica o un brote de urticaria, pero si te ocurrió lo mismo después de hacer una dieta proteica y ahora se repite después de tener trastornso digestivos, entonces puedes consultar a un médico y pedir que te realicen pruebas para saber como están funcionando el hígado y los riñones, ya que los problemas renales también pueden causar picazón en el cuerpo. No estoy sugiriendo que hay un problema sino que es esa la única forma de despejar tus dudas. hola, necesito una respuesta urgente xfavor,yo padesco de alergia ala sangre mas 15 años a raiz de una transfucion de sangre que me hicieron en el parto de uno de mis hijos, esta alergia parece emotiva y lo controlaba con loratadina diaria, pero hace unos meses me vino horrible que nada me calmaba. fui al medico y me dijo urticaria xq eran unas ronchas feas que se borraban cada vez que iba a emergencia me aplicaban corticoides en exceso lo cual ocasiono una bronconeumonia. me recetaro higalab-b levocetiricina- y unos sueros ala vena.me calmo todo y todo estaba bien, y bueno deje de tomarlas y solo segui con el levocertiricina. ahora empezo a arderne,dolerme y picarme un costado de la cadera, no le tome importancia pero esto se a avanzado toda la pierna, me da insomnio, se me hinchan las manos y me duelen horrores, y a la vez me pica. la picazon en la pierna derecha me es horrible con dolor, la dexa y la clorfenamina ya no me hacen nada. pero lo raro es que no tengo ronchas. a vista parece que no tubiera nada… pero ya no soporto el dolor en las manos avanza a los labios de mi boca. y esta empezando en las axilas y partes intimas. xfavor necesito ayuda urgente… ya no cuento para seguir gastando y no puedo tumbarme tengo dos bebes que atender. anteriormente gaste demaciado y quede endeudada, que hasta ahora no termino de cancelar…estoy desesperada… gracias

susan: ¿Te realizaron análisis específicos de Hepatitis B o C? Porque si recibiste transfusiones de sangre y tienes picazón en el cuerpo puede ser un síntoma de que el hígado no está funcionando bien. Obviamente no estoy asegurando que esa es la causa del problema pero es raro que te hayan administrado un hepatoprotector si no suponen que es un problema hepático. Pienso que deberías exigirle al médico que te diga concretamente cual es el problema. hola, tengo hepatitis cronica, estoy en tratamiento. mi inquietud es saber si esta enfermedad hace que uno adelgaze de la cintura para abajo,( es decir piernas )gracias, espero respuesta…

betty: No tengo información sobre que las hepatitis crónicas produzcan adelgazamiento en las piernas. Hola, voy a compartirles lo que a mi me dio resultados para eliminar la horrible picazón en la parte superior del cuerpo. Trabajo en el campo en jornadas de 12 horas, con Temperaturas de 38°C y Humedad Relativa de 95%. Cuando me atacaba la picazón dejaba de trabajar porque no soportaba ni ponerme la camisa. No encontraba la solución, hasta que un día me mandé hacer un Análisis de Sangre y resulté con la Urea alta. Por lo anterior investigue las causas de esta anomalía; encontrando que se puede deber a: mal funcionamiento de los Riñones, exceso de ejercicio, dieta alta en Proteínas y/o deshidratación. Me analizaron el funcionamiento de los Riñones y salieron bien. El ejercicio intenso no lo puedo dejar de hacer y por lo mismo no puedo cambiar mi dieta; por lo que me fui por el lado de la deshidratación. En los días en que me daba la picazón, la orina era escasa, en frecuencia y en cantidad; además de tener un color amarillo intenso. Entonces decidí aumentar el consumo de Agua natural, hasta que mi orina fuera mas frecuente y su color de un amarillo muy pálido, casi incolora. De esta manera la picazón desapareció. Para recuperar los electrolitos perdidos por el sudor y por la orina, tomo un litro de Gato..de disuelto en otro litro de Agua natural. Espero que mi experiencia les sea de utilidad. Saludos.

Hola, hace unos tres días estoy sintiendo una picazón en el cuerpo, sobre todo por las noches y en los muslos, pensé que era la pijama y me la quité pero seguía igual, entonces pensé que era la cama de mi sobrina, pero llego a mi casa y la picazón sigue, ni me deja dormir, no tengo brotes, que podrá ser, me ayudan por fa Karin: La picazón en el cuerpo puede tener tantas causas que resulta imposible decirte una en particular, por eso te dejo un enlace a este artículo por si deseas leer las causas más frecuentes: Causas de picazón en el cuerpo

saludos tengo 11 años.lo que pasa es que hace un mes y medio me empezo a picar la parte baja del dedo pulgar de la mano y me aparecen algo parecido a una rocha blanca.Varios dias me empezo a pica
r los dos brazos y me empezo a aparecer puntos muy pequeños rojos.mi madre cree que es por la esponja de lufa del baño que la tengo aproximadamente 7 meses sin cambiar.la bote y hoy no me ha picado nada pero hoy me aparecio esas ronchas.gracias luz selenia: Es necesario consultar a un médico porque debe observar esas ronchas y puntos rojos para saber de que se trata el problema.

Saludos, mi caso es el siguiente mi papá tiene un caso severo de picazón ya tiene mucho tiempo y ahora mi madre también lo tiene, lo característico de esto es que le pican los brazos y tienen rosetones no es el hígado porque los ojos no los tienen amarillos, se han hidratado constantemente y tampoco se les calma tiendo a pensar que es psoriasis por favor oriénteme….gracias César: La picazón en los brazos puede tener diversas causas, por ejemplo alergia, dermatitis de contacto (contacto frecuente con sustancias o materiales que generan una reacción en la pie), eczema, escabiosis (sarna), urticaria, psoriasis etc. Si tanto tu papá como tu mamá tienen lo mismo es posible que se trate de una reacción alérgica o una dermatitis de contacto, generada por algo con lo que están en contacto diario. La otra posibilidad es que se trate de una infección (hongos, bacterias o virus) que afectó primero a tu papá y luego tu mamá se contagió. Como verás es imposible “acertar” la causa, deben consultar a un médico para que los examine y les indique la crema o tratamiento adecuado.

mi esposa de 80 años padece de cirrosis hepática e insuficiencia renal. esta atendida por un medico internista y nefrólogo desde en mes de enero del presente año. también padece de picazón en todo el cuerpo y movimientos involuntarios en pernas, brazos y parte central del cuerpo. por lo anterior no puede dormir y descansar por las noches. le he comentado lo anterior al medico que la atiende y la única respuesta es decirme que es de origen nervioso y solo se quita, no proporcionando algún tratamiento.
esta situación ha empeorado esta ultima semana recién pasada.
agradeceré su opinión al respecto en especial si algún tratamiento puede empeorar su enfermedad renal y/o hepática.
agradezco su atención al respecto. GRACIAS. manuel: La picazón en el cuerpo posiblemente sea consecuencia de la cirrosis y también influye la insuficiencia renal. Los movimientos involuntarios del cuerpo también puedes estar relacionados con la cirrosis si afectó al sistema nervioso, pero son suposiciones ya que no tengo forma de saberlo y es el médico quien tiene que explicarles detalladamente las causas de estos problemas, es deber del médico brindar toda la información al paciente o sus familiares.

Hola, tengo mi hijo de 2 años. A los 7 meses dejó de aumentar de peso, tenía la panza muy inflamada, pero activo y sano en lo demás. Le hicieron estudios de celiaquía que dieron negativo, también de la hormona iga, normal. Al año tuvo una fuerte neumonía y al poco tiempo le descubrieron hígado graso, le descartaron fribisis quística y se le sumaron síntomas como diarrea frecuente, gastritis frecuente y sin causa, lo derivaron al garrahan donde lo antendieron los de gastro y me lo mandaron a casa diciendo que no tenía nada y con una dieta hipofermentativa y leche deslactosada. Ahora empezó con caca marrón claro y blanca (parece como plastilina) ayer hizo caca con sangre (como menstruación) el médico no encontró nada visible, también le salio una fuerte herpes en la boca y la piel está áspera, como pequeños granitos en cada poro, sobre todo en las piernas. La doctora lo manda a todos los médicos y no encuentran nada todavía (gastro, endocrinologa, genetista…) Ana: Dejamos tu comentario publicado por si alguien atravesó por una situación similar y puede colaborar con alguna idea o sugerencia, porque si al bebé lo han examinado tantos especialistas alguno tendría que haber hecho un diagnóstico concreto. Pienso que si salió que tenía hígado graso y hace heces de color blanco deberían consultar a un hepatólogo que es el médico especialista en problemas hepáticos. Con respecto a la sangre en las heces puede deberse a muchas causas, entre ellas infecciones intestinales o fisuras en el recto, pero en estos casos no hay que hacer suposiciones y los médicos deben encontrar las causas.

si es cierto la picazón y es horrible, tengo el higado con problemas, hola siento picazon en mi cuerpo no se que sera me pica la pierna la mano la barriga la espalda me podran ayudar xfa

raul: Es imposible saber si la picazón se debe a un problema en la piel como una dermatitis o una reacción alérgica o si se trata, por ejemplo, de un síntoma de un problema hepático. Es necesario que consultes a un médico para poder determinar la causa ya que no hay otra forma de saberlo. Hola tengo un problema llevo dos semanas que se me hincha el labio de la voca el de arriva y me da mucha comezon en el cuerpo asi tambien plantas de los pies alguien me puede ayudar por favor gracias

Buenas tarde mi caso es parecido algunos alimentos me causan picazón me hice una serie de análisis y todo sale bien pero la molestia esta permanente ni parásitos tengo es algo estraño quisiera una orientación o análisis de q tipo tienen q hacerme, espero su respuesta gracias. Guisela: Si un médico te indicó análisis de sangre y orina seguramente lo hizo para comprobar o descartar la posibilidad de que esa picazón en el cuerpo se deba a problemas hepáticos o renales. En ese caso ya estarían descartados. De todos modos te digo que el análisis de sangre para saber si hay problemas en el hígado se llama Funcional hepático.
También puede ser una reacción alérgica a determinados alimentos, cualquier alimento podría causar alergia, desde los lácteos hasta vegetales o frutas. Algunas personas tienen picazón en la piel al consumir leche o derivados de la leche, otras a las harinas (o ambas cosas a un mismo tiempo) y al suspender el consumo la picazón desaparece. Como verás no es nada sencillo encontrar la causa.

Yo vivo con picazón en todo el cuerpo ojos,mano,cuerpo,cabeza,es decir cuero cabelludo,tuve hepatitis A hace 43 años y ahora tengo algunos nódulos y pequeños quistes,estoy en tratamiento con la hematologa,pero,los números me dan bien por ahora.me sacaron un nódulo y la vesícula y mejore. El ultimo funcional hepatico me dio bien,hace un año,ahora tengo el nuevo análisis,justo en diciembre de 2016y consulta con la hematologa también,.Fracias.?

risperdal solucion presentacion

Natalia Khalaf y colegas, firmantes del artículo, concluyen diciendo: “Una modesta cantidad de cafeína (tan pequeña como 100 mg) puede proteger contra fibrosis hepática avanzada en hombres con infección crónica por el virus de la hepatitis C. Se requieren investigaciones adicionales para confirmar estos hallazgos en mujeres y en personas con otras enfermedades hepáticas crónicas”. Es evidente que se requieren más estudios para corroborar esta sorprendente conclusión, sobre todo, estudios prospectivos de cohortes o, mejor aún, estudios experimentales (ensayos clínicos).

Consumo de café: Reducción del riesgo de progresión de hígado grado a cirrosis En febrero de 2012 se publicó en Hepatology el primer estudio que valoró la relación entre hígado graso no alcóholico (esteatosis hepática), su evolución a hepatitis y, luego, a cirrosis, con el consumo de café. 8 Para ello, los investigadores efectuaron a 306 pacientes (de 18 a 70 años) sin enfermedad hepática conocida, ecografías abdominales, con objeto de detectar hígado graso. Después, los que no sufrían este proceso (126) se incluyeron en el grupo control, mientras que a los que tenían signos de esteatosis en las ecografías se les practicó una biopsia hepática, a fin de comprobar el grado de lesión en la estructura del hígado. De esta forma se procedió a dividirlos en tres grupos: hígado graso sin hepatitis; hígado graso con hepatitis sin cirrosis (estadio O-1); e hígado graso con hepatitis evolucionado a cirrosis (estadios 2-4). Tras comprobar el consumo de café y cafeína de todos los participantes y controlar otras variables de confusión, observan que el consumo de café se asocia a una significativa reducción del riesgo de fibrosis o cirrosis avanzada. En realidad, comprueban que las personas que tenían hepatitis grasa leve (estadio 0-1) bebían bastante más café que los que estaban en estadios avanzados de cirrosis (esteatohepatitis grado 2-4). Los primeros bebían al día 255,7 mg de cafeína, frente a los 152,7 mg de los segundos. Por todo ello, los responsables del estudio pueden colegir que el café es capaz de prevenir la progresión a cirrosis en personas con hepatitis crónica por hígado graso.

Los citados autores apuntan que "este estudio es el primero en el que se demuestra una interrelación histopatológica entre enfermedad hepática grasa y la ingesta estimada de café. Los resultados demuestran que en el grupo de personas con hepatitis por hígado graso, el incremento de la ingesta de café confiere una significativa reducción del riesgo de cirrosis avanzada". Es preciso resaltar que la esteatosis hepática o hígado graso está aumentando tanto en las sociedades avanzadas occidentales como lo hace la obesidad, su principal factor de riesgo.

La citada obesidad centrípeta (hombres con un perímetro abdominal superior a 102 cm y mujeres por encima de 88cm) es responsable del llamado Síndrome Metabólico, que está constituido por hipercolesterolemia, aumento de resistencia a la insulina (gran riesgo de diabetes tipo 2), hipertensión arterial y gran riesgo independiente de infarto agudo de miocardio, entre otros procesos. Si, además de combatir el sobrepeso y obesidad con dietas equilibradas (Dieta Mediterránea) y actividad física aeróbica, incrementamos la ingesta de café es muy probable que evitemos muchas de estas graves enfermedades. Ingesta regular de café: reducción del riesgo de muerte por cirrosis alcohólica

En abril de 2014 se publicó en Hepatology, revista oficial la Asociación Americana para el Estudio de las Enfermedades Hepáticas, un notable estudio prospectivo (The Singapore Chinese Health Study) cuyo objetivo era evaluar los efectos del consumo de café, alcohol, té verde, té negro y refrescos sobre la mortalidad por cirrosis hepática. 9 Los investigadores reclutaron a 63.275 chinos de 45 a 74 años, que vivían en Singapur. Mediante entrevistas personales se obtuvo información sobre dieta, estilos de vida y antecedentes médicos de todos los miembros de la muestra. Durante casi 15 años de seguimiento se constataron 14.928 fallecimientos (24%), de los cuales 114 fueron por cirrosis. La edad media de muerte fue 67 años.

Los resultados evidenciaron que los que bebieron al menos 20 gramos de alcohol diario tenían un mayor riesgo de morir por cirrosis que los no bebedores. En contraste, la ingesta de café se asoció con un menor riesgo de muerte por cirrosis, especialmente por la de origen no vírico. En efecto, los que bebieron dos o más tazas de café al día tenían un 66% menos de riesgo de muerte, comparado con los no bebedores. Sin embargo, el consumo de café no se asoció con una reducción del riesgo de muerte por cirrosis secundaria a hepatitis crónica por el virus hepatitis B. El consumo de zumos de fruta, refrescos, té verde y té negro tampoco se asoció con el riesgo de muerte por cirrosis. Los autores concluyen diciendo: "Este estudio demuestra el efecto protector del café sobre la mortalidad por cirrosis no causada por virus de la hepatitis B, por lo que fortalece la idea de considerar al café como un potencial agente terapéutico en pacientes con cirrosis".

Estos mismos investigadores consideran que su trabajo es el primero que demuestra una diferencia entre los efectos del café y la mortalidad por cirrosis secundaria a hepatitis víricas y no víricas. También creen que, aunque actualmente los efectos del café son menores en poblaciones asiáticas, donde la hepatitis crónica por el virus hepatitis B representa la primera causa de cirrosis, en los próximos años empezarán a predominar las cirrosis de origen no vírico, pues los jóvenes chinos están incorporando el estilo de vida occidental a marchas forzadas. Ello conllevará un incremento de las cirrosis por esteatosis hepática no alcohólica y de las cirrosis por alcohol. Hipótesis más plausibles sobre el efecto hepatoprotector del café

El equipo de Jonathan A. Dranoff, de la División de Gastroenterología y Hepatología, de la Universidad de Arkansas junto a Jordan J. Feld, del Centro Hepático del Hospital del Oeste de Toronto, han publicado dos notables revisiones sobre este punto: una 10, en agosto de 2014; la otra 11, en abril de 2015. Aunque estos autores no descartan que la capacidad antioxidante y antiinflamatoria ejercida por los potentes antioxidantes contenidos en el café (ácido clorogénico, cafestol, kawehol) represente un cierto papel en su gran efecto protector de daño hepático causado por el alcohol y otros tóxicos, se inclinan más por los efectos de la cafeína.

Sin ánimo de confundir ni de cansar en exceso a los que ya han llegado a estas líneas, me parece necesario resaltar algún aspecto patogénico del desarrollo de cirrosis, para, luego, entender cómo podría actuar la cafeína. En la cirrosis hepática se producen varios hechos anómalos: el incremento desmesurado de colágeno tipo I (fibrosis); la desorganización de la arquitectura hepática; el deterioro de la comunicación entre las células (hepatocitos, células endoteliales de los sinusoides…); la activación de las denominadas células estrelladas del hígado, cuya función fisiológica es almacenar vitamina A, pero que cuando se activan exhiben una intensa capacidad sintética de colágeno tipo I, iniciando el proceso de cirrosis.

Estos investigadores están convencidos de que la inhibición de la activación y proliferación de las células estrelladas hepáticas y, por ende, del freno de la sobreproducción de colágeno tipo I en la matriz extracelular representan unas acciones clave para poder evitar e interrumpir la cirrosis hepática. Pues bien, la cafeína parece que puede ejercer ese efecto, mediante la inhibición de una serie de sustancias que activan a las citadas células estrelladas, a saber: - Inhibiendo a un reconocido activador y estimulador de las células estrelladas del hígado, el TGF-B.

- Bloqueando la acción de la adenosina, merced a ser un antagonista de los receptores de adenosina A 2a AR, abundantes en la membrana de las células estrelladas y capaces de activar relevantemente a estas células del hígado, cuando son estimulados por la referida adenosina. Por otra parte, se ha comprobado que el consumo de café con cafeína reduce los marcadores o indicadores sanguíneos de activación de las referidas células estrelladas, como la actina del músculo liso (α-SMA), por lo que es posible que realmente consiga inhibirlas.

Bueno, estamos en el resbaladizo terreno de las hipótesis causales, que hace que lo que ahora parece muy sugestivo, luego, con nuevos avances científicos, parezca poco verosímil. Sin embargo, siempre es encomiable el esfuerzo de búsqueda de las causas o de los mecanismos que justifiquen nuestros hallazgos. ¿CAFÉ, COPA Y PURO?

Aunque el consumo de café puede reducir notablemente el daño de cirrosis por alcohol, si queremos reducir realmente el riesgo de cirrosis alcohólica y de ciertos tumores malignos, lo más sensato es no beber el elixir de Baco (fácil para los que no lo beben) o ser muy moderados con su ingesta: las damas, por debajo de los 10 gramos de alcohol al día; los caballeros, cantidades inferiores a 20 gramos alcohol/día (no más de dos copas de vino diarias). Estas cantidades umbrales de alcohol etílico diario son las recomendadas en la Cuarta Edición del Código Europeo contra el Cáncer, publicada en octubre de 2014 por la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC), dependiente de la Organización Mundial de la Salud (OMS). De esta suerte, es posible que un ingrediente de la Dieta Mediterránea, el vino, pueda cooperar con sus antioxidantes (resveratrol) en los beneficios de nuestra saludable dieta. En cuanto al tabaquismo, parece que no hay nada que pueda neutralizar su efecto devastador en el organismo de la mayoría de los que se complacen con su consumo. Ni siquiera la ingesta habitual de café. Tampoco la actividad física aeróbica regular. No en balde representa la primera causa de muerte evitable en el mundo desarrollado. Su consumo regular es una forma de suicidio programado. No obstante, disponemos de medios efectivos y seguros para que los fumadores activos dejen definitivamente este hábito.

Patricia, lateando con un café especial de Costa Rica-Libertad MÁS BARISTAS, POR FAVOR

La ciencia está revelando que de la triada anterior, sólo el café resulta ser un producto altamente saludable y libre de sospecha. Pero que sea un café de calidad, sin mezcla de tueste con azúcar, molido al instante y preparado con buena técnica barista, a fin de evitar quemarlo por una extracción prolongada. Lo de la buena técnica no es un asunto baladí, pues si no es así, hasta el mejor café especial puede resultar quemado y, por tanto, amargo y de mal sabor. Por este motivo considero crucial la presencia de estos grandes y escasos profesionales, que son capaces de regular el molino y las complejas cafeteras tantas veces como sean necesarias, incluso en el mismo día.

Una forma exquisita de degustar esta universal bebida es mediante técnicas de infusión, como las obtenidas con las cafeteras de filtro de papel, tipo V 60, Chemex, aeroprés o, la más tediosa, de sifón. Por otra parte, en algunos de estos artículos se especificaba que los mayores efectos protectores del hígado se observaban con los cafés infusionados. En fin, en este artículo hemos visto la notable capacidad del café para proteger al hígado de su destrucción por cirrosis secundaria a estilos de vida nocivos, como el alcoholismo y la obesidad, promotora de hígado graso, hepatitis y cirrosis. En otro futuro artículo veremos la extraordinaria capacidad preventiva de cáncer de hígado exhibida por el café.

Bibliografía 1Alcohol, Smoking, Cofee, and Cirrhosis. Arthur L. klatsky and Mary Anne Armstrong Am. J. Epidemiol. (1992) 136 (10):1248-1257.

2 The effect of drinking coffee and smoking cigarettes on the risk of cirrhosis associated with alcohol consumption G. Corrao, Dr A. R. Lepore, P. Torchio, M. Valenti, G. Galatola, A. D'Amicis, S. Aricò, F. di Orio European Journal of Epidemiology. December 1994, Volume 10, Issue 6, pp 657-664 3 Coffee, Caffeine, and the Risk of Liver Cirrhosis. Giovanni Corrao, PhD, Antonella Zambon, BSc Vincenzo Bagnardi, BSc, Amleto D'Amicis, PhD, Arthur Klatsky, MD Annals of Epidemiology. Volume 11, Isue 7. Pages 458-465 October 2001

risperdal solucion oral presentacion

La inyección percutánea de etanol (aguja de inyección de etanol en el tejido tumoral, la deshidratación y la desactivación de la estructura celular). Embolización transarterial (implantación de pequeñas partículas, esferas – en el tejido tumoral para detener su flujo sanguíneo, causando la muerte de los tumores, a menudo estas partículas están recubiertas con un fármaco de quimioterapia)

Radiación (destrucción de las células tumorales con energía láser). La quimioterapia (productos químicos tóxicos introducidos por vía intravenosa o en forma de pastillas para matar las células cancerosas y combatir su propagación).

Los pacientes con Carcinoma Hepatocelular con frecuencia experimentan pérdida de peso y un cambio en los intereses y sensibilidades alimentarias. Los pacientes deben tratar de mantener una dieta saludable que sea baja en sodio e ingesta adecuada de proteínas.

  • Deja de fumar.
  • Interrumpir el consumo de alcohol.
  • Realizar ejercicio suave.
  • Encontrar algo para reír todos los días.

La mayoría de españoles considera la cirrosis como la enfermedad digestiva más grave por detrás del cáncer

El 94 por ciento de los españoles considera que la cirrosis es la enfermedad digestiva más grave, por detrás de los cánceres digestivos, según datos del estudio Las Enfermedades Digestivas en la Población Española realizado por la Sociedad Española de Patología Digestiva (SEPD).

La cirrosis es una patología crónica, progresiva e irreversible en la que el tejido hepático va siendo sustituido por tejido fibroso junto a nódulos de regeneración. Existen multitud de síntomas asociados a la enfermedad, ascitis, náuseas, vómitos, confusión, ictericia, debilidad, pérdida de peso y dolor abdominal, entre otros. Se caracteriza por el desarrollo de complicaciones derivadas de la presencia de hipertensión portal, insuficiencia hepática y una disfunción circulatoria que se conoce como síndrome hepatocirculatorio. Las complicaciones más frecuentes son las varices esofágicas (dilatación de las venas del esófago, las cuales pueden sangrar y dar lugar a una hemorragia digestiva), ascitis y encefalopatía hepática. Según este estudio, el 94 por ciento de los españoles considera que la cirrosis es la enfermedad digestiva más grave, por detrás de los cánceres digestivos. Además, un 15 por ciento de los encuestados cree que esta patología no tiene un tratamiento adecuado. Sin embargo, según la doctora Marina Berenguer, portavoz de la SEPD y especialista en Aparato Digestivo del Hospital Universitario La Fe de Valencia, “el concepto de cirrosis engloba un espectro muy amplio, con diferentes características dependiendo del estadio de la enfermedad. De hecho, cuando la cirrosis está compensada, sin complicaciones, la supervivencia es del 90 por ciento a los cinco años”, afirma.

La cirrosis está ocasionada, principalmente, por el abuso de alcohol prolongado y la infección por hepatitis C (aunque hoy se han disminuido drásticamente los nuevos contagios, su incidencia aumenta ya que el virus puede estar alojado en la sangre sin manifestarse hasta 30 años). Otras causas de cirrosis pueden ser: hepatitis B, medicamentos, inflamación autoinmune del hígado, trastornos en el sistema de drenaje del hígado (el sistema biliar); y trastornos metabólicos de hierro y cobre (hemocromatosis y enfermedad de Wilson). “Eliminar o actuar contra la causa etiológica que subyace tras esta enfermedad”, asegura la doctora Berenguer, “es la mejor forma de luchar contra la cirrosis, es decir, la eliminación del alcohol y el control de los virus de la hepatitis C y B son las principales armas para luchar contra la causa que produce esa alteración hepática”, recuerda esta especialista.

Según diversas estimaciones de los expertos, la prevalencia de la cirrosis en España es de entre un uno y un dos por ciento de la población; y es más frecuente en varones a partir de los 50 años. Además, los casos de cirrosis en España podrían multiplicarse en los próximos años debido al incremento del sobrepeso en la población, que actualmente afecta a la mitad de la población, y a los nuevos casos de hepatitis C crónica. El diagnóstico de la cirrosis puede ser en ocasiones casual si el médico observa alteraciones analíticas en un control del paciente. “A veces, según la doctora Berenguer, puede existir alteración estructural en el hígado pero el paciente no saberlo al no tener molestias”.

Tratamiento de las complicaciones y trasplante hepático El tratamiento está orientado hacia el manejo de las complicaciones de la cirrosis y a prevenir un daño hepático posterior. Se debe suspender el consumo de alcohol. Y dependiendo de las complicaciones que desarrolle el paciente, se empleará un tratamiento farmacológico u otro.

Cuando la descompensación de la enfermedad es tan grave que está en peligro la vida del paciente en un plazo de seis a doce meses, el tratamiento de elección es el trasplante hepático. “Se trata de una cirugía agresiva que, obviamente hay que realizar cuando no existan contraindicaciones, pero que permite prolongar la supervivencia del paciente. Los datos de supervivencia se cifran en el 80- 90 por ciento al año y en el 60-80 por ciento a los cinco años”, detalla la doctora Berenguer. ALBERTO ALBORNOZ – PLATA, M.D., F.A.C.P.

Académico de Número Profesor Emérito de Medicina Interna y Gastroenterología Entre los años de 1975 y 1989 se ha hecho un estudio en pacientes con cirrosis hepática tratados con Colchicina en Colombia. 124 pacientes de los cuales sólo 91 se han podido evaluar en su totalidad y repartidos 67 pacientes del Hospital de “La Samaritana” en Bogotá y 21 de la consulta privada; todos han recibido primordialmente como tratamiento Colchicina 1 mg. al día en forma permanente y repartidos en el siguiente grupo:

– 5 años: 50%
– 3 años: 30%
– 1 – 2 años: 15%
– 10 – 14 años: 5% De acuerdo con el sexo 57 son masculinos con una edad promedio de 45.2 años y 34 femeninos con edad promedio de 42.3 años. Se debe mencionar que la cirrosis en Colombia no es tan frecuente como en otros países.

Tipos de cirrosis: 84 pacientes con cirrosis alcohólica, 3 con hepatitis crónica y 4 con cirrosis biliar primaria. Se clasifican de acuerdo con la Escala de Child-Turcotte: 22 clase A, 53 clase B y 16 clase C.

Los resultados indican: 4 pacientes se consideran curados (4.39%),71 (78.02%) se han estabilizado y 16 (7.58%) han muerto. Este grupo tratado con Colchicina se ha comparado retrospectivamente con otro grupo de cirróticos atendidos antes de 1975 y tratados por métodos convencionales sin Colchicina: en este grupo no se observaron curaciones y todos tuvieron una sobrevida de 5-10 años. De los pacientes curados 2 han tomado Colchicina desde 1975 y los otros 2 desde 1980 (2 Escala Child- Turcotte A y 2 B); los pacientes que han muerto, 11 Escala C y 5 en Escala B.

During the period from 1975 to 1989, patients with cirrhosis of the Iiver have been treated with Colchicine. Initially 124 patients, were under this trial, but finally only 91 were completely evaluated: 67 from the Hospital “La Samaritana” in Bogotá, and 24 from private practice. It is important to mention that cirrhosis is not very common in Colombia as happen in other countries.

AII received Colchicine 1 mgr daily permanente ]y as main treatment: during 5 years 50%, 3 years 30%, 1-2 years 15% and 10-14 years 5 . The patients 57 M (age X 45.2 yrs.) and 34 F (age X 42.3 yrs.).

Diagnosis: 87 with alcoholic cirrhosis, 3 chronic hepatitis and 4 Primary Biliary Cirrhosis. For clasification purposes the Child-Turcotte Scale was used: group A, 22; B, 53; and C, 16. The results shows: 4 cases were cured (4.39%), 2 of them were taken Colchicine since 1975 and the other 2 since 1980; 71 (78.02%) are stabilized and 16 (7.58%) died. The patients that cured, 2 are in Group A and 2 in Group B of the Scale of Child- Turcotte; the patients that died are 11 in Scale C and 5 in Sca]e B. The mayority of patients stabilized are in Scale A (20) and B (49); in C (2).

This is an open study, and was compared with a similar group observed without Colchicine and treated befare 1975: in this group not any patient was cured and all died in the course of 5-10 years. The patients with biliary cirrhosis had some ameIlioration and obtai

a better quality of Iife, but aIl the 4 cases died, 3-4 years later. En mayo de 1975 asistiendo en San Antonio, Texas, al Congreso de la Asociación Americana de Gastroenterología, un distinguido amigo mexicano me informó que ya estaban ellos iniciando en firme un estudio con Colchicina en el tratamiento de la cirrosis hepática y de acuerdo con los primeros casos comprobados, se veía la efectividad dc esta terapéutica.( 1)

A mi regreso, en julio de 1975, inicié con los primeros pacientes un plan similar al que estaban adelantando en México, con la diferencia de que ellos daban la Colchicina 5 días en cada semana; para una mejor disciplina para los pacientes escogí darla en forma permanente. Sobre el particular di un informe en una revista nacional(2), después de que ya habían aparecido en la literatura mundial informes sobre esta nueva terapéutica (3, 4, 5, 6). 2.A. La droga Colchicina, llamada así por crecer en la Provincia de Colchis, en el Asia Menor, tiene mucha antigüedad ya que se usa en forma clásica desde 1763 para los enfermos con gota, de acuerdo con los estudios de Stork.

Fue introducida por Benjamín Franklin, quien era gotoso, a los Estados Unidos, y su alcaloide -la Colchicina- fue aislado en 1820 por Pelletier y Caventou. Además de la gota se ha utilizado en la poliserositis o fiebre del Mediterráneo y su estudio como droga antimitótica se debe a Litz y Amoroso.(7)

risperdal tabletas 2 mg precio

La cirrosis es causada por enfermedades crónicas del hígado (a largo plazo) que dañan el tejido hepático. Puede tomar muchos años para que el daño del hígado conduzca a la cirrosis. El alcoholismo crónico

El alcoholismo crónico es la causa principal de cirrosis. El consumo excesivo de alcohol puede causar que el hígado se inflame, lo que con el tiempo puede conducir a la cirrosis.

La cantidad de alcohol que causa la cirrosis es diferente para cada persona. La hepatitis viral crónica

La hepatitis C hace que el hígado se inflame, lo que con el tiempo puede conducir a la cirrosis. Aproximadamente una de cada cuatro personas con hepatitis C crónica desarrollan cirrosis. La hepatitis B y la hepatitis crónica D también puede causar cirrosis.

El hígado graso no alcohólico La grasa que se acumula en el hígado y que no es causada por el consumo de alcohol, es el cuadro denominado hígado graso no alcohólico.

Esta enfermedad puede provocar inflamación en el hígado y esto puede conducir a la cirrosis. Las personas con hígado graso no alcohólico a menudo tienen otros problemas de salud como la diabetes, la obesidad, el colesterol alto, enfermedades de la arteria coronaria y malos hábitos alimenticios.

Enfermedad de las vías biliares La enfermedad de la vías biliares evita que la bilis fluya hacia el intestino delgado.

La bilis se acumula en el hígado provocando inflamación de hígado, lo que puede conducir a la cirrosis. Dos enfermedades de la vía biliar son la colangitis esclerosante primaria y cirrosis biliar primaria.

Enfermedades genéticas Algunas enfermedades genéticas pueden conducir a la cirrosis.

Estas enfermedades incluyen la enfermedad de Wilson, hemocromatosis, enfermedad de almacenamiento de glucógeno, alfa-1 antitripsina, y la hepatitis autoinmune. Por lo general hay pocos síntomas durante las primeras etapas de la cirrosis.

En las primeras etapas de la cirrosis, el hígado es capaz de funcionar correctamente a pesar de estar dañado. A medida que la enfermedad progresa, los síntomas tienden a desarrollarse cuando se ven afectadas las funciones del hígado.

Los síntomas de la cirrosis pueden incluir:

  • Cansancio y debilidad
  • Pérdida de apetito
  • Pérdida de peso y pérdida de masa muscular
  • Sensación de mareo (náuseas) y vómitos
  • Sensibilidad o dolor en la zona del hígado
  • Líneas rojas diminutas (capilares sanguíneos) en la piel encima de la cintura
  • Picazón en la piel
  • Coloración amarillenta de la piel y la parte blanca de los ojos (ictericia)
  • Una tendencia a sangrar o tener moretones con facilidad, tales como hemorragias nasales frecuentes o sangrado de las encías
  • Perdida de cabello
  • Fiebre y escalofríos
  • Hinchazón en las piernas, los tobillos y los pies causadas por una acumulación de líquidos (edema)
  • Hinchazón en el abdomen causado por una acumulación de líquido, cuadro conocido como ascitis.

La fase tardía de los síntomas: En las últimas etapas de la cirrosis, es posible que haya vómitos de sangre o presencia de heces negras.

En los estados avanzados de cirrosis hay cambios en la personalidad, problemas de sueño (insomnio), pérdida de memoria, confusión y dificultad para concentrarse. Esto se conoce como encefalopatía hepática, y se produce cuando las toxinas afectan al cerebro ya que el hígado no es capaz de eliminarlas del cuerpo.

Con el tiempo, las toxinas que normalmente serían eliminadas al exterior por un hígado sano puede causar insuficiencia orgánica múltiple, seguida de la muerte. El diagnóstico de cirrosis generalmente se basa en la presencia de un factor de riesgo para cirrosis, como por ejemplo el consumo excesivo de alcohol o la obesidad, y se confirma mediante exámenes físicos, pruebas de sangre e imágenes radiográficas.

El médico preguntará acerca de la historia médica y los síntomas de la persona y realizará un examen físico completo para buscar signos clínicos de la enfermedad. Por ejemplo, en el examen abdominal, el hígado puede sentirse duro o agrandado con signos de ascitis (acumulación de liquido en la cavidad abdominal).

El médico indicará pruebas de sangre que pueden resultar útiles para evaluar el hígado y aumentar la sospecha de cirrosis. Para ver en el hígado signos de aumento de tamaño, flujo sanguíneo reducido o ascitis, el médico puede indicar imagenes médicas, tales como: una tomografía computarizada (TAC), un ultrasonido o ecografía; una resonancia magnética (RM) o una gammagrafía del hígado.

El médico puede observar el hígado directamente introduciendo un laparoscopio en el abdomen. El laparoscopio es un instrumento que tiene una cámara que transmite imágenes a un monitor. El diagnóstico de cirrosis se puede confirmar mediante una biopsia de hígado, pero no siempre resulta necesaria.

Generalmente, la biopsia se realiza si el resultado puede tener un impacto sobre el tratamiento. La biopsia se realiza mediante la introducción de una aguja entre las costillas o en una vena en el cuello.

Se toman precauciones para minimizar las molestias. Se examina una pequeña muestra de tejido hepático con un microscopio para buscar cicatrices u otros signos de cirrosis. A veces, durante la biopsia se encuentra una causa de daño hepático que no es cirrosis.

El tratamiento de la cirrosis depende de la causa y la magnitud del daño en el hígado. Los objetivos del tratamiento son frenar la progresión de tejido cicatricial en el hígado y prevenir o tratar los síntomas y las complicaciones de la cirrosis.

Es posible que tenga que ser hospitalizado si tiene daño severo del hígado. En la cirrosis temprana, puede ser posible minimizar el daño al hígado mediante el tratamiento de la causa subyacente.

Las opciones incluyen: Tratamiento para la dependencia del alcohol

risperdal solucion oral presentacion

Riesgo Vital: **** (Es una patología grave que tarde o temprano le provocará la muerte).

Le cogí odio a mi médico de toda la vida cuando supe que él sabía que esto curaba el hígado graso en 3 días y no me lo dijo

El hígado es uno de los órganos más importantes de nuestro organísmo, encargado de llevar a cabo una gran variedad de funciones vitales, por lo que al verse este órgano dañado o afectado de alguna manera, nuestra salud lo padecerá de inmediato. Hoy queremos mostrarte un espectacular remedio casero para tratar el higado graso a base de una poderosa planta que de seguro ya tienes en tu jardín. Pero antes de pasar a la elaboración de este fabuloso remedio casero para tratar el higado graso, recordemos cuales son algunas de las funciones principales del higado en nuestro organísmo.

  • Se encarga de la producción de urea
  • Colabora en la síntesis de proteínas plasmáticas
  • Realiza la interconversión de los aminoácidos no esenciales
  • Se encarga del almacenamiento de las vitaminas A, B12 y D
  • Es el órgano encargado de realizar los procesos de gluconeogénesis y cetogénesis durante periodos de ayuno
  • Realiza el catabolísmo de pases púricas
  • Procesa las bebidas alcohólicas y los fármacos que ingerimos, con el fin de que estas sustancias sean eliminadas mediane la orina
  • El hígado descompone las hormonas, para que puedan estas ser eliminadas
  • Se encarga del almacenamiento de hierro
  • Es el responsable de la secreción de bilis en el organísmo
  • Realiza el metabolísmo de la bilirrubina
  • Realiza la biosíntesis del grupo hemo
  • Transforma el amoníaco tóxico en ura

Como hemos podido ver, el hígado es para nuestro organísmo más importante de lo que podríamos haber imaginado.

Pasemos ahora si a presentar este poderoso remedio casero para tratar el higado graso y cualquier tipo de padecimiento hepático. Muchas personas sufren hoy en día de hígado graso, padecimiento que afecta gravemente a nuestro sistema hepático y digestivo.

Ahora bien, existe una planta que de seguro ya todos conocemos, la cual es capaz de curar este padecimiento en tan solo un par de semanas. Se trata de la hierbabuena; mira cómo preparar este poderoso remedio de hierbabuena para curar el higado graso.

Ingredientes:

  • 2 litros de agua mineral
  • Un puñado de hierbabuena
  • El jugo de 2 limones
  • El jugo de una naranja
  • 2 cucharadas de miel

Procedimiento: Preparar este poderoso remedio casero para tratar el higado graso es muy sencillo.

  1. Pone a hervir la hierbabuena en agua hirviendo durante 10 minutos.
  2. Deja reposar la infusión durante 15 minutos.
  3. Agrega ahora al preparado los demás ingredientes.

Bebe un vaso diario de este poderoso remedio casero para tratar el higado graso, hasta que tu higado se recupere por completo.

Comparte con todos esta valiosa información. La bilirrubina es un pigmento biliar que tiene un color amarillo o anaranjado. Este pigmento es el resultado de la degradación de la hemoglobina. La bilirrubina es un compuesto poco soluble en agua y es potencialmente tóxica y nociva.

La bilirrubina es emulsionada en el hígado con ácido glucurónico, lo cual produce una bilirrubina llamada “directa”, que es soluble, no tóxica y se excreta fácilmente a través de la bilis. A los niveles altos de bilirrubina se le conoce como hiperbilirrubinemia y esto a su vez se conoce como ictericia. Los niveles normales de ictericia son de aproximadamente 1mg/dL. Cuando estos niveles suben entre 2 y 3 mg/dL, entonces hay detección clínica de ictericia.

Cuando este aumento de bilirrubina es directa o conjugada, se elimina mediante la orina, la cual produce un color oscuro característico que se conoce con el nombre de coluria. Mientras ocurre el proceso de recuperación de una ictericia prolongada, la coluria puede menguar o desaparecer, pero la ictericia aún puede prevalecer, por lo que no es síntoma de que esta haya menguado. En caso contrario, cuando existe obstrucción de los conductos biliares o una deficiencia o falla acentuada de la excreción hepática de bilirrubina, ésta no llega al intestino, lo que provoca que la coloración café de las heces fecales no suceda y las deposiciones sean blanquecinas (lo cual se conoce como acolia).

La detección de bilirrubina alta puede ser directa o indirecta. La hiperbilirrubina indirecta es el aumento de bilirrubina por aumento del catabolismo de la hemoglobina, como en el caso de anemias hemolíticas o el síndrome de Gilbert, el cual se caracteriza por una disminución de la capacidad hepática de conjugación de la bilirrubina. Una causa poco frecuente es el síndrome de Crigler-Najjar, que suele diagnosticarse al momento de nacer por hiperbilirrubinemia acentuada de 20 mg/dL en Crigler-Najjar tipo I. La hiperbilirubinemia directa se relaciona con afecciones hepáticas, cuando el hígado está débil y es insuficiente su capacidad de excreción.

El aumento de bilirrubina directa puede ser provocado por varias causas:

  • Hepatitis agudas: cuando el hígado sufre de inflamación aguda, puede ocasionar elevaciones acentuadas de la bilirrubina debido a la deficiencia de la excreción hepática. Las hepatitis virales (virus hepatitis A, hepatitis B), y hepatitis por toxicidad de medicamentos ya sea por paracetamol, o tóxicos como hongos), pudiese ocasionar daño hepático e ictericia.
  • Obstrucción de la vía biliar: lo cual sucede cuando hay presencia de cálculos hepáticos, o tumores de la vía biliar o páncreas.
  • Enfermedades del hígado como cirrosis biliar primaria, hepatoxicidad por exceso de medicamentos y/o tóxicos, etc.
  • Cirrosis: esta afección hepática puede provocar elevaciones progresivas de la bilirrubina. Cabe mencionar que el aumento de bilirrubina es una reacción que sucede relativamente tarde en afecciones hepáticas crónicas, y refleja un daño importante de la función hepática.Elevaciones aisladas de bilirrubina directa pueden ser provocadas por el síndrome de Rotor y Dubin-Johnson.

La bilirrubina elevada habla, en general, de una debilidad hepática, por lo que se debe de enfocar en tratar de fortalecer el hígado y eliminar el exceso de toxinas, así como ayudar a la recuperación del hígado mediante una dieta de calidad.

  • Se recomienda que la persona se ponga a dieta de purificación dos días consecutivos comiendo una fruta, ya sea piña, naranja o uvas (escoger sólo una). Comer toda la que se apetezca durante el día, junto con dos litros de agua pura dosificándola en el día.
  • Luego, para el tercer día, hay que empezar a introducir alimentos paulatinamente, eliminando de la dieta por unos meses los siguientes: azúcar y harinas refinadas, huevo, leche de vaca y derivados, carnes rojas, comida procesada (chatarra), embutidos y fritos. Se debe procurar una dieta basada en vegetales frescos, cereales integrales y leches y aceites vegetales.
  • Beber dos litros de agua al día es básico para empezar un proceso de depuración de toxinas y grasas nocivas.
  • Las tisanas y tés no deben faltar en tu dieta. El té o infusión de alcachofa es excelente para depurar y fortalecer el hígado, así como el té de cardo mariano, diente de león, verbena, etc.
  • Evita consumir alcohol, y procura no comer a la hora de la comida con ninguna bebida dulce ni mezclar las frutas a la hora de la comida. Esto es muy importante, ya que si mezclas frutas o comida azucarada con los alimentos, estos fermentarán y producirán alcohol, así que aunque no tomes alcohol, es como si lo hicieras.
  • Bebe un vaso de jugo de vegetales al día. El mejor es el de aloe con zanahoria, o el de tomate con alfalfa o apio.
  • Empieza el día bebiendo en ayunas un te de diente de león con el jugo de un limón exprimido. Bébelo caliente e inmediatamente después de que hayas exprimido el limón.
  • La falta de ejercicio provoca muchos desequilibrios y desórdenes en el cuerpo, incluyendo el mal funcionamiento del hígado. Así que trata de realizar ejercicio, pues la vida sedentaria no ayudara a su recuperación. Debes practicar al día al menos 20 minutos de caminata, bicicleta o trote. El yoga es muy benéfico para el cuerpo en general.
  • Trata de descansar correctamente, pues todo abuso de falta de buen descanso debilitará el hígado.

Si eres iracundo, te enfadas a menudo o te guardas lo que sientes (sobre todo el enojo), tu hígado lo resentirá sin duda. Es necesario que aprendas formas de liberar tu ira de una manera que no te perjudique ni a ti ni a los demás. Desahogar la ira es muy saludable, así que cuando te enfades no lo dejes pasar o pegues gritos en donde estés. Trata de ir a un lugar donde puedas desahogarte, ya sea llorar, pegarle a una almohada o incluso gritar ahogando el grito en tu almohada o en el carro. Si no liberas tu ira, esta se guardara en tu cuerpo y creará mucha tensión en él. Una vez que liberes la ira, trata de entender nuevas formas de relacionarte y aprender de las experiencias, pues recuerda que cada cosa que te sucede es un desafío para que aprendas a conocerte mejor y te engrandezcas. Siempre que se habla de cura en cuestiones médicas, resulta por lo demás sensible y hay que manejarlo con muchísima precaución.

Pero esa palabra "mágica" fue el común denominador de muchos médicos hepatólogos durante el último Congreso Internacional de Enfermedades del Hígado (EASL 2014), que tuvo lugar en Londres este mes, al exponer los resultados de los tratamientos que van a aprobarse este año en el mundo contra la hepatitis C. "La única enfermedad viral crónica que hoy tiene cura en la medicina es el virus de la hepatitis C", afirmó a LA NACION el doctor Fernando Bessone, médico hepatólogo y profesor adjunto de Gatroenterología de la Facultad de Medicina de Rosario, que participó del encuentro anual en Londres.

"Uno no deja de impactarse con el resultado de las nuevas drogas que se han anunciado recientemente. Los hepatólogos nos hemos venido acostumbrando a respuestas exitosas a tratamientos del 50%, luego del 75% adoptando el triple esquema y ahora tenemos medicamentos del 95% y hasta el 100%", sostuvo con entusiasmo el especialista. Según datos de la Organización Mundial de la Salud, esta enfermedad infecciosa que afecta principalmente al hígado y es causada por el virus de la hepatitis C (VHC), la padecen más de 160 millones de personas en todo el mundo (cinco veces más que el HIV), con casi tres millones de nuevos de contagios cada año.

El virus descubierto en 1989 y que recién en 1992 se lo pudo detectar masivamente mediante análisis de sangre específicos, afecta aproximadamente a 600.000 argentinos (el 1,5% de la población). De esa cifra, unas 240.000 personas padecerían cuadros avanzados de una enfermedad que tarda entre 20 y 30 años en manifestarse en el hígado. Por eso los expertos estiman que esta afección podría "explotar" en los próximos años y que el número de enfermos se duplicaría para el final de esta década. "Se trata de una infección por lo general asintomática, con una dinámica viral especial, ya que cuando uno se infecta con hepatitis C, no te das cuenta que lo portás, ya que se manifiesta a veces como una gripe o una infección cualquiera que luego pasa. No es como la hepatitis A o B que te ponen amarillo (ictericia) y que hacés pis oscuro, con fiebre alta", agregó Bessone.

Mientras que hoy existen vacunas para la hepatitis A y B, que son gratuitas y forman parte del Calendario Nacional de Vacunación, no existe una vacuna contra la hepatitis C debido a la complejidad del virus, que en el peor de los casos llega a convertirse en una infección hepática crónica con consecuencias directas de cirrosis en un 30% de los casos y cáncer de hígado (5% de probabilidad cada año). "El virus de la hepatitis C es muy particular dentro de las llamadas enfermedades del hígado, además de ser el primer causante de trasplante hepático: entre el 20 % de quienes lo contraen lo eliminan naturalmente. En el restante 80% el virus se cronifica a lo largo de 20 o 30 años, pasando de una fibrosis hasta cirrosis o cáncer de hígado. También en muchos casos la enfermedad es leve y no progresiva. Pero nunca se sabe de qué manera afectará a cada uno en particular, por ello es sumamente importante un examen de detección y también la aparición de medicamentos nuevos sin efectos adversos, para que los afectados se sumen al tratamiento y no arriesguen su vida", enfatizó el experto.

Graham Foster, hepatólogo de la Universidad Queen Mary de Londres, habló con LA NACION y explicó que esta es una enfermedad que se transmite por sangre mediante una transfusión, un accidente, un rasguño, una herida, pidiendo el cepillo de dientes o la afeitadora equivocada, o simplemente yendo al dentista. "Se trata de una enfermedad silenciosa, traicionera y con un proceso de deterioro lento en el hígado pero continuo. En occidente la hepatitis C se multiplicó junto al crecimiento de la drogadicción a partir de los 60 y 70, mediante el uso compartido de jeringas. También en transfusiones de sangre y falta de esterilización adecuada de los dentistas durante décadas pasadas", agregó el Foster, presidente de la Asociación Británica para el Estudio del Hígado.

Este virus fue creciendo y diversificándose durante muchos siglos hasta que se lo pudo detectar por primera vez en 1989. Esa diversificación se la llama genotipos. El virus de la hepatitis C tiene seis genotipos detectados, en el que el genotipo 1 es el más preponderante en la Argentina y el continente americano. "Si bien hay varios genotipos y subtipos de virus, las drogas nuevas pueden atacar a cada uno de ellos. Es una época muy interesante como médico para lidiar con pacientes con Hepatitis C", apuntó el especialista británico.

El experto señaló que es imprescindible realizarse exámenes de sangre específicos para detectarlo a tiempo: "Me molesta que los exámenes de sangre sirvan sólo para detectar colesterol o glucosa en sangre. Muchos pacientes me decían que no podían tener hepatitis C porque se habían hecho un examen de sangre recientemente y estaba todo normal. La respuesta es incorrecta. Uno debe buscar específicamente este virus para encontrarlo". En coincidencia con Foster, el doctor Bessone explicó que el test de chequeo para hepatitis C en la población es muy barato (no llega a los 100 pesos) y se puede pedir de rutina en cualquier consultorio. "Un médico tiene la obligación de hacer un análisis de enfermedades sistémicas y metabólicas. Uno con un hemograma, una glicemia, una uremia, una transaminasas, colesterol, triglicéridos, ácido úrico, virus y anticuerpos de hepatitis B y C, estás descartando una gran cantidad de enfermedades", precisó Bessone.

Según datos de la OMS, casi el 70% de los enfermos tiene el genotipo 1 que es el más difícil de tratar y que en el mejor de los casos alcanza un 50% de curación. Y se cura más el genotipo 1B que el 1A, con varios efectos adversos como la anemia, neutropenia, depresión, síntomas neurológicos serios, síntomas gripales. "Hace poco llegó una nueva generación de drogas que agregó el telaprevir y el boceprevir, para aplicar una triple terapia sobre la base de interferón y ribavirina que elevó la tasa de curación del 40 al 70%, pero con una toxicidad importante y grandes efectos colaterales, como fiebre, anemia, pérdida de peso, hipotiroidismo, trastornos neuropsiquiátricos (cambios de carácter y alta depresión)", precisó Bessone.

venden cytotec en cualquier farmacia