PRESIÓN ARTERIAL ALTA O HIPERTENSIÓN La hipertensión es una condición muy común en la mayoría de los países industrializados y con una prevalencia variada en los países en desarrollo. En América del Norte y Europa occidental, alrededor del 25 por ciento de las personas de más de 55 años de edad tienen presión arterial alta. Las tasas de hipertensión en el Japón son mayores.

La presión arterial alta se asocia con una incidencia mayor de accidentes cerebrovasculares y enfermedad coronaria. Estas condiciones son las principales causas de muerte en países industrializados y ahora además están adquiriendo importancia en los países en desarrollo, sobre todo en los países emergentes de Asia y América Latina, y en las personas pudientes y occidentalizadas de los países pobres en desarrollo, incluso los de África. El tipo más común de hipertensión arterial se denomina hipertensión esencial; se distingue de la hipertensión que es secundaria a una condición patológica.

La presión arterial se mide con un esfigmomanómetro, que da dos lecturas, la sistólica (la más alta) y la diastólica. La medición se hace en milímetros de mercurio. Una lectura normal es alrededor de 120/80 mm. El límite superior normal es aproximadamente 140/90 mm en adultos. Una lectura sistólica un poco más alta en personas mayores no es motivo de preocupación grave pero no es normal. La causa verdadera de la hipertensión esencial no se conoce, pero la obesidad y los factores psicológicos son dos de los factores de riesgo importantes. Es probable que los factores genéticos predispongan a ciertas personas a la hipertensión. El principal factor dietético que se relaciona con la hipertensión esencial es el consumo de sodio, aunque quizá es un factor sólo en los que tienen una sensibilidad a la sal genéticamente determinada. Este tema no se ha resuelto en forma definitiva. Como en la actualidad no hay un marcador genético confiable para identificar las personas expuestas a riesgo, casi todas las recomendaciones de salud pública indican que es prudente limitar la ingesta de sal. Aunque variaciones extremas en el consumo de sodio se asocian con diferencias en la presión arterial, no existen datos aleatorios prospectivos que apoyen la creencia, ampliamente difundida, que la restricción del consumo de sal en personas normotensas (o sea, en personas con presión normal para su grupo de edad y comunidad) prevenga una aparición posterior de la hipertensión.

La mayoría de la gente obtiene gran parte de su sodio de la sal o cloruro de sodio, que se puede agregar durante la cocción, en la mesa o en el procesamiento (como en pescado enlatado, jamón o galletas saladas). Sin embargo, en algunas sociedades asiáticas, el glutamato monosódico que usualmente se usa como condimento, puede ser la principal fuente de sodio. También se recibe sodio de medicamentos sencillos como la aspirina o ciertos antiácidos. No es raro que las personas consuman más de 50 gramos de sal por día, que es cinco veces más de lo necesario o recomendado. La hipertensión esencial puede estar presente por largo tiempo y la presión arterial ser bastante alta y asintomática, antes que surjan complicaciones adversas. Sin embargo, muchos síntomas son informados a menudo por los hipertensos, incluyendo dolor de cabeza, cansancio y mareo. Estos síntomas pueden además tener otras causas.

Las complicaciones incluyen enfermedad arteriosclerótica del corazón, insuficiencia cerebrovascular que puede llevar a hemorragia cerebral y estrechez o trombosis de vasos sanguíneos del cerebro (que se denomina con frecuencia apoplejía); falla renal y problemas oftalmológicos como hemorragia de la retina. La gravedad de la hipertensión se estima habitualmente por el nivel de la presión arterial y principalmente en cuanto la presión diastólica excede los niveles normales. La observación de la retina o el fondo del ojo mediante un oftalmoscopio, es también útil. Un examinador experimentado puede ver los vasos de la retina y el disco óptico y clasificar el grado de cambios relacionados con la gravedad de la enfermedad.

La disminución del consumo de sal en los hipertensos, frecuentemente redundará en descenso de la presión arterial. Algunas veces la reducción de sal es el único tratamiento necesario. Otros factores nutricionales en la hipertensión y accidentes cerebro-vasculares son la obesidad y el alcoholismo. Es evidente que la presión arterial en personas con sobrepeso frecuentemente baja al reducir el peso corporal. En general, los vegetarianos tienen una presión arterial menor que los no vegetarianos. La hipertensión que no responde a los regímenes dietéticos o a la pérdida de peso puede necesitar medicamentos específicos. Éstos se describen en los textos de medicina.

La diabetes melitus es un desorden metabólico crónico en el que los niveles de glucosa sérica son altos debido a una carencia o disminución en la efectividad de la insulina. La enfermedad no es curable, y puede llevar a una variedad de complicaciones, algunas de ellas graves. El tratamiento puede reducir las complicaciones. La diabetes en algunas ocasiones es secundaria a otras enfermedades, de modo especial a las que afectan el páncreas, el órgano que produce la insulina. Existen diferentes clasificaciones de diabetes, pero la mayoría de los casos se pueden dividir así:

Tipo 1 o diabetes insulino dependiente, que se denomina también diabetes juvenil porque no es raro que empiece temprano en la vida, comúnmente alrededor de los 8 a los 14 años; Tipo 2 o diabetes no insulino dependiente, que es mucho más común y que casi siempre empieza a una edad más avanzada.

Durante mucho tiempo se ha sabido que la diabetes se presenta en forma familiar y que por lo tanto, existe un compromiso de factores genéticos. Además las familias, por lo general, comparten un entorno, comen alimentos similares y tienen un patrón común de actividades. Los factores dietéticos y el patrón de actividad tienen un papel; en la diabetes Tipo 2 la obesidad es un precursor frecuente. Los diabéticos obesos que pierden peso mejoran su condición. No se ha constatado que los grandes consumos de azúcar aumenten la probabilidad de la diabetes o que las dietas altas en fibra y carbohidratos complejos reduzcan la probabilidad de la diabetes, excepto porque desplazan la grasa en la dieta y reducen el riesgo de la obesidad. La diabetes Tipo 1 en algunos casos parece que se asocia con infecciones virales tempranas. El informe de la Conferencia Internacional de Nutrición (FAO/OMS, 1992) sugiere que una «aparente epidemia de diabetes ataca a adultos de 30 a 62 años de edad en el mundo entero», y que la tendencia se «relaciona mucho con el estilo de vida y el cambio socioeconómico». La tendencia compromete principalmente a los diabéticos Tipo 2 o no insulino dependientes. Para este grupo de edad los niveles de diabetes son moderados, entre 3 y 6 por ciento, en Europa y EE.UU. y en algunos países en desarrollo. Una prevalencia alta (del 10 al 20 por ciento) se observa en algunas sociedades urbanas de la India y China y en inmigrantes (algunas veces segunda o tercera generación) del continente hindú que se han establecido en el Caribe, Fiji, Mauricio, Singapur y Sudáfrica. La diabetes es poco común en muchas comunidades en el mundo en desarrollo donde se mantienen las dietas y los patrones de actividad tradicionales.

No está absolutamente claro porque grupos particulares de emigrantes u otros que cambian sus estilos de vida de tradicionales a sedentarios parecen estar a riesgo de contraer la diabetes. Sin embargo, es probable que los cambios dietéticos, que algunas veces incluyen un exceso de consumo de alcohol, son un factor importante. Los cambios dietéticos también se acompañan de un cambio en la forma de vida, de rural a urbana, de trabajo físico pesado a una vida sedentaria y quizá de pobreza rural a una mayor abundancia. Desde el punto de vista nutricional la diabetes se relaciona con la obesidad, con la enfermedad cardiovascular y con el alcoholismo.

La enfermedad se caracteriza por niveles anormalmente altos de glucosa en la sangre. No es raro que la primera evidencia de diabetes sea una prueba urinaria donde se descubre glucosa. El diagnóstico se confirma con un nivel alto de glucosa en la sangre: ya sea una glicemia al azar por encima de 11 mmol/l (200 mg/dl) o un nivel en ayunas por encima de 7 mmol/litro (120 mg/dl). Una prueba anormal de tolerancia a la glucosa confirma aún más el diagnóstico y brinda más información. Las complicaciones incluyen, entre otras, enfermedad cardíaca arterioesclerótica, cataratas, problemas renales, impotencia sexual, anormalidades neurológicas y mala circulación, que algunas veces lleva a gangrena de las extremidades.

La meta del tratamiento es proteger la salud y evitar las complicaciones. Esto se logra tratando de mantener los niveles de glucosa sanguínea tan cerca de lo normal como sea posible, durante tanto tiempo como sea posible y al hacerlo reducir la cantidad de glucosa que se elimina por la orina. El control es en gran parte asistido por la reducción de peso en los diabéticos obesos y por medio del mantenimiento de un peso corporal saludable en todos los diabéticos. Hay tres principios cardinales en el tratamiento y control de la diabetes: disciplina, dieta y medicamentos. Los diabéticos deben organizar un estilo de vida regular y disciplinado con comidas a ciertas horas, trabajo, recreación, ejercicio y sueño. Deben regular su consumo alimenticio para controlar la diabetes y utilizar medicamentos como recurso sólo cuando el régimen no logre controlarlo. El control exige una buena cooperación entre quien sufre la enfermedad y el trabajador de la salud que deberían tener una buena comunicación para aclarar que no existe cura para la diabetes pero que no es difícil mantenerse en una buena salud hasta la vejez. La mayoría de la diabetes Tipo 2 se puede controlar por medio de disciplina y dieta. Muchos diabéticos jóvenes Tipo 1 y otros diabéticos Tipo 2 más graves, pueden necesitar insulina u otra terapia con medicamentos pero bajo supervisión médica. Los diabéticos de edad, con frecuencia tienen sobrepeso, y sus dietas deben ser muy rígidas para ayudarles a lograr un peso deseable. Esto es factible pero no fácil.

Existe todavía debate y desacuerdo sobre cuál es el mejor tratamiento dietético para la diabetes. Los lectores deben consultar bibliografía de nutrición o medicina interna para obtener informes detallados. Muchos médicos ahora recomiendan una dieta en la que de 55 a 65 por ciento de la energía viene de los carbohidratos, 10 a 20 por ciento de la proteína y 20 a 30 por ciento de la grasa. La dieta debe ser mixta y variada, debe contener cereales, legumbres o raíces, frutas y hortalizas. Se aconsejan los alimentos ricos en fibra. Lo importante es recalcar que la alimentación debe ser regular. El diabético debe comer cantidades moderadas con frecuencia, y evitar las comilonas o pasar períodos muy largos sin alimentarse. Los dietistas encuentran que es útil suministrar listas de intercambio que informen al diabético sobre grupos de alimentos o platos que contienen cantidades similares de carbohidrato, proteína, grasa y energía.

Los diabéticos pueden necesitar atención especial durante enfermedades, especialmente en el caso de infecciones; durante embarazos y partos; o en caso de cirugía. El alcohol no está totalmente prohibido, pero se debe consumir sólo en cantidades muy pequeñas. Los diabéticos deben ser conscientes de las probables complicaciones, de manera que puedan buscar un tratamiento lo antes posible. En los países industrializados el cáncer se encuentran entre las principales causas de muerte. Resulta cada vez más evidente que ciertos tipos de cáncer se asocian con algunas dietas y factores antinutricionales. Como ocurre con la enfermedad coronaria, la hipertensión, la obesidad y la diabetes, la evidencia epidemiológica sugiere que algunos tipos de cáncer son menos comunes en las personas que regularmente consumen cereales, legumbres, frutas y hortalizas.

Los cánceres de colon, próstata y mama, que son muy frecuentes en países industrializados, son en general mucho menos comunes en los países en desarrollo. Muchos creen que estos cánceres aumentan a medida que las dietas cambian con una disminución de frutas, hortalizas y fibra, y más cantidad de grasa. Ciertamente, el cáncer del colon parece estar influido por estos tipos de dietas. Por el contrario, las dietas basadas en vegetales en las que los principales alimentos son cereales no procesados, legumbres, frutas y hortalizas, parecen ser protectores contra el cáncer de colon y quizás otros tipos de cáncer. Estas dietas tradicionales son altas en fibra, y las dietas altas en fibra aumentan el tiempo de tránsito de los alimentos del estómago hasta su excreción en las heces. La pregunta sigue abierta sobre si la vitamina C, la vitamina E y el beta caroteno (vitaminas antioxidantes) u otros compuestos no nutrientes, de las frutas y hortalizas son protectores contra estos u otros tipos de cáncer, incluyendo los del aparato gastrointestinal. Un alto consumo de alcohol parece resultar en mayores tasas de cáncer de hígado y estómago. Las madres que lactan a sus hijos parecen presentar menores tasas de cáncer de mama que las que no han amamantado.

En algunos países en desarrollo, especialmente en África y el sudeste asiático, el cáncer primario de hígado es mucho más común que en los países industrializados del Norte. En algunos países africanos, este tipo de cáncer, también denominado hepatoma, es el más común. La investigación ahora demuestra que las altas tasas de prevalencia son el resultado de hepatitis previa en la vida, causada por el virus de hepatitis B. Algunos cánceres hepáticos, al igual que algunas otras enfermedades hepáticas, se pueden relacionar con el consumo de hepatotoxinas (toxinas para el hígado) en los alimentos. La que más comúnmente se menciona es la aflatoxina. La osteoporosis es una enfermedad crónica, muy común ahora en las personas mayores, sobre todo mujeres, en los países industrializados. La enfermedad se caracteriza por excesiva desmineralización de los huesos. En general, la reducción en el contenido de calcio de los huesos se ha considerado como un proceso normal de envejecimiento. Sin embargo, la pérdida de densidad ósea en las mujeres postmenopáusicas de los países industrializados es particularmente acelerada.

La osteoporosis aumenta en buena parte el riesgo de fracturas, aún por caídas o traumas menores. Las fracturas del cuello del fémur (cerca de la articulación de la cadera) son casi epidémicas en las mujeres ancianas de EE.UU. y Europa; además, estas personas tienen con mucha frecuencia fracturas en las vértebras. La estatura disminuye, las espaldas se doblan y hay dolores muy fuertes. La causa de la osteoporosis no se conoce. Casi con certeza, en las mujeres después de la menopausia, se debe en parte a niveles menores de hormonas (como el estrógeno) y a que hacen menos ejercicio. Algunos consideran que el bajo consumo de calcio tiene un papel importante y muchos millones de personas toman calcio medicinal porque creen que reducirán el riesgo de sufrir osteoporosis. Sin embargo, el consumo dietético de calcio es mucho mayor en EE.UU. donde la prevalencia de osteoporosis es más alta que en muchos otros países de Asia y África, donde la osteoporosis es poco común. Un consumo alto de proteína aumenta la necesidad de calcio, por lo tanto las personas que consumen dietas altas en proteína tienen mayores necesidades de calcio.

Existe alguna evidencia de que al aumentar el consumo de flúor se ayuda a mantener la densidad ósea, y el flúor se ensayó en el pasado para tratar la osteoporosis, pero ahora no se recomienda tanto. Muchas mujeres en los países industrializados ahora toman estrógenos después de la menopausia y esto quizá reduce la desmineralización que lleva a la osteoporosis. El ejercicio regular relativamente extenuante además reduce la pérdida de masa ósea. Las mujeres rurales de África, Asia y América Latina, quienes habitualmente trabajan en el campo, transportan leña y agua, caminan largas distancias al mercado y en general son bastante activas, cumplen con los requisitos para disminuir la probabilidad de osteoporosis. Los seres humanos inmovilizados, ya sean individuos con fracturas destinados a guardar o los astronautas en el espacio, pierden definitivamente calcio de sus huesos. En EE.UU. y Europa el aumento en el consumo de calcio puede reducir la probabilidad de desarrollar osteoporosis. En Estados Unidos y en el Reino Unido, la leche aporta de 30 a 50 por ciento del calcio dietético consumido. La leche entera, si se consume en las cantidades que con frecuencia se recomiendan para prevenir la osteoporosis, además aumentará apreciablemente la posibilidad de niveles no saludables de consumo de grasa total, grasa saturada y energía. En general se recomienda utilizar suplementos de calcio. Recientes experimentos en seres humanos demuestran que el tratamiento con hormonas paratiroideas puede ser efectivo en algunos casos de osteoporosis.

OTRAS ENFERMEDADES CRÓNICAS CON IMPLICACIONES NUTRICIONALES Las caries de los dientes, o caries dentales, es la enfermedad más común en los seres humanos del mundo entero. Esta condición y el papel de la dieta en su etiología se describen con detalle en el Capítulo 21.

El consumo excesivo de alcohol, que puede ser esporádico o alcoholismo con una dependencia crónica o adicción al alcohol, son problemas comunes en muchos países del Norte y el Sur. El alcohol aporta energía (aproximadamente 7 kcal por gramo de etanol) y en una persona que mantiene un peso óptimo, la energía del alcohol puede reducir el consumo de alimentos en 30, 50 o incluso hasta el 70 por ciento. Una persona que apenas consume un 50 por ciento de los alimentos de otra persona de la misma edad y peso, recibe sólo la mitad de los minerales y vitaminas esenciales que suministra una dieta normal. Por lo tanto, en los alcohólicos son comunes las condiciones y enfermedades por carencias. Una enfermedad grave, el síndrome de Wernicke-Korsakoff, debido a carencia de tiamina, es común en los alcohólicos (véase el Capítulo 16). Los alcohólicos a menudo desarrollan cirrosis hepática que casi siempre progresiva hasta provocar la muerte de quien la sufre. La adicción crónica al alcohol puede llevar a graves consecuencias familiares y sociales, y éstas a su vez pueden tener implicaciones nutricionales. El dinero que se podría gastar en la compra de alimentos o para cubrir necesidades básicas de la familia se gasta en alcohol. Una esposa o un padre alcohólicos puede ser una esposa o padre malos y pueden tener dificultades cada vez mayores para obtener el sustento de la familia. El alcoholismo causa muchos problemas en la sociedad, incluso, por ejemplo, muertes por accidentes de tránsito y aumento de la violencia.

se puede usar voltaren crema en el embarazo

voltaren para lombalgia

se puede usar voltaren emulgel en el embarazo

Tratamiento con opioides administrados por vía epidural o subaracnoidea Bupivacaína intratecal, ondansetrón 4 mg iv. profilácticamente

AINE, ondansetrón 4-8 mg iv., nalbufina (no disponible en Chile), butorfanol (no disponible en Chile), naloxona o naltrexona, gabapentina, propofol, prometazina (no disponible en Chile) Tratamiento sistémico con morfina u otros opioides

Hidratación de la piel, disminución de la temperatura ambiental, antagonistas del receptor H 1 de I generación Cambio a otro opioide (sobre todo en caso de morfina), si el prurito no se ha resuelto en unos días y es muy molesto; ondansetrón, paroxetina

Capsaicina tópica en notalgia parestésica (y probablemente en otros síndromes de atrapamiento), antidepresivos tricíclicos o fármacos antiepilépticos (sobre todo gabapentina) Otras causas o prurito idiopático

Mirtazapina, gabapentina, aprepitant 5. Tratamiento de cansancio crónico: modafinilo (registrado en la UE solamente para el tratamiento de la narcolepsia) a dosis de 100-200 mg/d disminuye los síntomas de cansancio crónico, incluso la somnolencia diurna en los enfermos con CBP.

6. El trasplante hepático está indicado cuando están presentes: síntomas de insuficiencia hepática con características de hipertensión portal que no responde al tratamiento sintomático, prurito intenso y resistente al tratamiento, cansancio crónico significativo que impide una actividad normal, carcinoma hepatocelular secundario a cirrosis. Derivar a la consulta de trasplante a todo enfermo con una concentración de bilirrubina en el suero ≥5,9 mg/dl (100 µmol/l). En Chile se evalúan todos los pacientes con MELD >15, prurito intratable, CHC. 1. Osteoporosis: es imprescindible la profilaxis (y el tratamiento) →cap. 16.16. El examen densitométrico está indicado cada 2 años.

2. Déficit de vitaminas liposolubles (A, D, E, K) a consecuencia de una absorción alterada en el estadio avanzado de la CBP (hiperbilirrubinemia crónica) → utilizar suplementación adecuada. 3. Carcinoma hepatocelular: se desarrolla casi exclusivamente en enfermos con cirrosis hepática (en

En pacientes asintomáticos y en aquellos con diagnóstico temprano en los que se ha iniciado el tratamiento con ácido ursodeoxicólico, la supervivencia media es parecida a la supervivencia en la población general. Un 95 % de los enfermos que responden bien al tratamiento con ácido ursodeoxicólico sobreviven 14 años sin necesidad de trasplante hepático. La supervivencia media de los enfermos con hiperbilirrubinemia persistente sin trasplante de hígado no sobrepasa 5 años, y después del trasplante hepático la tasa de supervivencia a 5 años es La hepatitis alcohólica es una inflamación aguda del hígado y es una enfermedad mortal con limitadas alternativas de tratamiento, por eso es importante la abstinencia para evitar que el hígado sufra más daños.

1.- Abstinencia: Este es el primer paso para dejar de dañar al hígado, ya que si los pacientes siguen bebiendo, la hepatitis alcohólica puede avanzar hasta convertirse en cirrosis e insuficiencia hepática. 2.- Dejar de fumar: Eliminar este hábito ayudaría a disminuir la velocidad de la enfermedad.

3.- Dieta equilibrada: El paciente debe estar bien nutrido, para que el cuerpo mejore la capacidad de absorber nutrientes. Una alimentación con adecuada cantidad de proteína y suplementada con vitaminas B, C, K y ácido fólico, puede ayudar. La obesidad también exacerba la enfermedad alcohólica del hígado. 4.- Medicamentos: A veces se recurre a los medicamentos para tratar la hepatitis alcohólica, aunque no haya mucho consenso respecto a su eficacia. Entre algunas alternativas medicamentosas están: los corticosteroides, que son los fármacos más investigados para el tratamiento de este padecimiento, pero los estudios arrojan resultados variables.

Los resultados plantean que con los corticosteroides podría mejorar la supervivencia de los pacientes con hepatitis grave y encefalopatía hepática, que es un síndrome de daño cerebral debido a la hepatitis alcohólica. La pentoxifilina que es un fármaco que favorece el flujo sanguíneo porque disminuye la viscosidad de la sangre y mejora la supervivencia a corto plazo de los pacientes con hepatitis alcohólica. Este es un tratamiento muy utilizado. 5.- Trasplante de hígado: Es una alternativa para las personas con enfermedad hepática alcohólica terminal. No obstante, debido en parte a la falta de donantes vivos, solamente 6% de los enfermos terminales recibe un trasplante.

Muchos centros de trasplante requieren seis meses de abstinencia alcohólica antes de considerar realizarlo, y algunos pacientes mejoran durante la abstinencia sin necesitar más el trasplante. Entre las personas que se someten al trasplante, la tasa de supervivencia a los siete años es de alrededor de 60%, similar o mejor al resultado de los trasplantes debidos a otras enfermedades hepáticas. La causa de la hepatitis alcohólica es la lesión e inflamación ocurrida en el hígado como respuesta al consumo prolongado y excesivo de alcohol. En los hombres, beber entre cuatro y ocho bebidas diarias se considera un factor de riesgo para el desarrollo de ésta; y en las mujeres, más de 3 o 5 bebidas diarias.

La enfermedad se desarrolla entre el 10 y 35% de las personas que abusan del alcohol. Parece que algunos factores genéticos no definidos hasta el momento aumentan el riesgo de padecer hepatitis alcohólica. La hepatitis alcohólica es más común entre los hombres, pero las mujeres desarrollan los tipos más graves de la enfermedad, aunque consumen menor cantidad de alcohol. Una posible razón para ello es que a pesar de que las mujeres y los hombres beban la misma cantidad de alcohol, la sangre femenina muestra mayor contenido alcohólico. Esto se mantiene, incluso después de tomar en cuenta las diferencias en el peso corporal.

La hepatitis alcohólica en etapa inicial no presenta síntomas en algunas personas, mientras que en otros, los síntomas son generales, tales como náusea, vómito, pérdida de peso, debilidad, dolor, fiebre, ictericia y diarrea. Un hepatólogo, que es un especialista en enfermedades hepáticas, es la mejor opción para atender a una persona diagnosticada con hepatitis alcohólica. Si no es conveniente acudir a un hepatólogo, entonces un gastroenterólogo o un especialista en medicina interna con experiencia en estos padecimientos hepáticos serían otras buenas alternativas.

Síguenos en @Salud180 y Salud180 en Facebook ¿Quieres recibir más información de tu interés? Regístrate con nosotros

La cirrosis hepática es una enfermedad crónica, a saber, difusa e irreversible del hígado, que constituye la fase final de procesos de etiología bien variante. Con medicamentos no hay vuelta atrás, solo la trofología bien dirigida puede regenerar el hígado. Se caracteriza por una distorsión de la arquitectura vascular del hígado debida a la sustitución de su estructura normal por nódulos de regeneración y fibrosis.

La enfermedad normalmente puede mantenerse compensada durante largos períodos de tiempo y carecer de expresividad clínica. Al cabo de un tiempo variable aparecen sus manifestaciones clínicas, que pueden estar producidas por insuficiencia hepatocelular o por una hipertensión portal causada por la alteración de la vascularización intrahepático.

Las causas más frecuentes de la cirrosis hepática en el adulto son los virus de la hepatitis B (VHB) y de la hepatitis C (VHC) y el consumo excesivo del alcohol, que constituyen la etiología de más del 85% de los casos. La importancia relativa de estos agentes varía según las áreas geográficas.

Causas menos frecuentes de cirrosis son la obstrucción biliar crónica y las alteraciones congénitas del metabolismo del hierro (hemocromatosis) y del cobre (enfermedad de Wilson). El desarrollo de cirrosis después de una infección crónica, a saber, por VHB o por el VHC, ocurre en aproximadamente el 25% de los casos.

El intervalo de tiempo entre la infección aguda y el establecimiento de la cirrosis varía de unos casos a otros, aunque suele exceder de 10-12 años. A saber. Puede acortarse en casos de infección por VHB con sobreinfección por el virus de la hepatitis delta y en casos de infección por VHC con sobreinfección por el virus de la inmunodeficiencia humana.

En los alcohólicos crónicos el desarrollo de cirrosis tiene lugar solo en un tercio de los casos, habitualmente después de episodios de hepatitis alcohólica. La constatación de la presencia de anticuerpos contra el VHC es más de la mitad de los alcohólicos con cirrosis sugiere que la infección por el virus favorece la progresión de la lesión hepática.

El desarrollo de cirrosis en enfermedades congénitas como la hemocromatosis y la enfermedad de Wilson se efectúa con lentitud; habitualmente después de los 40 años en la primera y rara vez antes de los 15 años en la segunda. El diagnostico de ambas enfermedades puede realizarse en fase precirrótica.

Las hepatitis crónicas autoinmunes y las hepatitis crónicas por medicamentos pueden progresar también a cirrosis hepática. En los niños las causas más frecuentes de cirrosis hepática son la atresia de las vías biliares y algunas enfermedades de causa metabólica, como por ejemplo: galactosemia, tirosinosis, glucogenosis de tipos III y IV, enfermedad de Wilson, déficit antitripsina, etc.

voltaren cada cuanto

¿Cómo se trata la enfermedad por hígado graso no alcohólico y la esteatohepatitis no alcohólica?

Actualmente no existen tratamientos médicos que reviertan la enfermedad por hígado graso y que resuelvan la presencia de grasa dentro del hígado. Según se mencionó antes, algunos estudios han planteado que perder peso podría relacionarse con una regresión de la grasa en el hígado. Por lo tanto, las recomendaciones más importantes para quienes padecen de hígado graso es de perder peso si son gordos u obesos, aumentar su actividad física, mantener una dieta balanceada y evitar consumir alcohol o medicamentos innecesarios. En los pacientes con esteatohepatitis no alcohólica, que es la forma más grave de la enfermedad por hígado graso no alcohólico, las mismas recomendaciones también podrían ser útiles. Además, es importante controlar la diabetes y tratar los niveles elevados de colesterol. El desarrollo de medicamentos capaces de tratar la enfermedad por hígado graso no alcohólico y la esteatohepatitis no alcohólica es un campo de intensa investigación. Entre los factores que médicos y científicos actualmente evalúan para disminuir la cantidad de grasa en el hígado están los siguientes:

  • Reducción de peso (alimentación + ejercicio, medicamentos, operación)
  • Medicamentos para reducir los lípidos
  • Sensibilizantes a la insulina (medicamentos)
  • Disminución de la cantidad de inflamación en el hígado mediante la administración de medicamentos antioxidantes, antiapoptóticos y anticitocinas.

Algo de grasa en el hígado es normal. Pero si la grasa en el hígado representa más del 5% al 10% del peso de tu hígado, puedes tener enfermedad hepática alcohólica o no alcohólica. En algunos casos, estas enfermedades pueden llevar a complicaciones graves. Está atento a la siguiente guía que te ayudarán a entender los síntomas, causas y tratamientos para el hígado

Más de 15 millones de personas en simplemente Estados Unidos abusan del alcohol. Casi todos ellos – el 90% -100% – desarrollan grasa en el hígado. El hígado graso puede ocurrir después de beber cantidades moderadas o grandes de alcohol. Incluso puede ocurrir después de un corto período de consumo excesivo de alcohol (hepatopatía alcohólica aguda).

La genética o herencia (lo que se transmite de padres a hijos) juega un papel en el desarrollo de grasa en el hígado por la enfermedad hepática alcohólica de dos maneras: Puede influir en la cantidad de alcohol que se consume y su probabilidad de desarrollar alcoholismo. Y también, puede afectar los niveles de enzimas hepáticas implicadas en la descomposición (metabolismo) de alcohol. Otros factores que pueden influir en la probabilidad de desarrollar la enfermedad de hígado graso alcohólico incluyen:

  • Hepatitis C (que puede conducir a la inflamación del hígado)
  • Una sobrecarga de hierro
  • Obesidad
  • Dieta

La enfermedad del hígado graso no alcohólico es ahora la causa más común de enfermedad hepática crónica en muchas partes del mundo, como por ejemplo en Estados Unidos. Algunas personas con exceso de grasa en el hígado simplemente tienen lo que se llama un hígado graso. Aunque esto no es normal, no es grave si no conduce a la inflamación o daño.

Otros tienen lo que se llama esteatohepatisis no alcohólica. Aunque es similar a la enfermedad hepática alcohólica, las personas con este tipo de enfermedad del hígado graso beben poco o nada de alcohol. La esteatohepatisis no alcohólica puede conducir a daño hepático permanente. El hígado puede agrandarse y con el tiempo las células hepáticas pueden ser reemplazadas por tejido cicatricial. Esto se llama cirrosis. El hígado no puede funcionar bien y puede que desarrolles insuficiencia hepática, cáncer de hígado y muerte relacionada con el hígado. La esteatohepatisis no alcohólica es una de las principales causas de cirrosis. Ambos tipos de enfermedad hepática no alcohólica son cada vez más comunes. Hasta un 20% de los adultos pueden tener hígado graso o esteatohepatisis no alcohólica. Y más de 6 millones de niños tienen una de estas condiciones, que son más comunes en los niños asiáticos e hispanos. La evidencia reciente indica que la esteatohepatisis no alcohólica aumenta el riesgo de enfermedades del corazón en los niños que tienen sobrepeso o son obesos.

La causa de la enfermedad del hígado graso no alcohólico no está claro. Ciertos factores tienden a aumentar el riesgo, pero en algunos casos, no se presentan factores de riesgo. Sin embargo, el desarrollo de grasa en el hígado por enfermedad hepática no alcohólica tiende a darse en familias. También se presenta con mayor frecuencia en personas que son de mediana edad y con sobrepeso u obesidad. Estas personas a menudo tienen niveles altos de colesterol o triglicéridos y diabetes o prediabetes (resistencia a la insulina), también.

  • Medicamentos
  • Hepatitis viral
  • Enfermedad hepática autoinmune o heredada
  • La pérdida rápida de peso
  • Desnutrición

Estudios recientes muestran que un crecimiento excesivo de bacterias en el intestino delgado y otros cambios en el intestino puede estar asociado con la enfermedad de hígado graso no alcohólico. Algunos investigadores sospechan ahora que esto puede desempeñar un papel en la progresión de la enfermedad hepática no alcohólica y a la esteatohepatisis no alcohólica. Aunque es muy raro, la grasa se acumula en el hígado de la madre durante el embarazo, poniendo tanto a la madre como al feto en riesgo grave. Cualquiera de los dos puede desarrollar insuficiencia hepática, insuficiencia renal, infección grave, o hemorragia. Nadie entiende plenamente su causa, pero las hormonas pueden jugar un papel.

Una vez que se confirma el diagnóstico, el bebé tiene que nacer lo más rápido posible. Aunque la madre puede necesitar cuidados intensivos durante varios días, la función hepática a menudo retorna a la normalidad en pocas semanas. Acumular grasa en el hígado es a menudo silencioso, no produce síntomas, sobre todo al principio. Si la enfermedad avanza – que es por lo general durante un período de años, o incluso décadas – puede causar problemas como:

  • Fatiga
  • Pérdida de peso o pérdida del apetito
  • Debilidad
  • Náusea
  • Confusión, juicio dañado, o dificultad para concentrarse

Estos síntomas también pueden estar presentes:

  • Dolor en el centro o la parte superior derecha del abdomen
  • Agrandamiento del hígado
  • Irregular decoloración oscura de la piel, generalmente en el cuello o la zona de la axila

Con la enfermedad hepática alcohólica, los síntomas pueden empeorar después de períodos de consumo excesivo de alcohol. Con el hígado graso por enfermedad hepática no alcohólica, el proceso de la enfermedad puede detenerse o revertirse, o puede empeorar. Si hay la cirrosis, el hígado pierde su capacidad de funcionamiento. Esto puede causar signos y síntomas tales como:

  • Retención de líquidos
  • Pérdida de masa muscular
  • Hemorragia interna
  • Ictericia (coloración amarillenta de la piel y los ojos)
  • Insuficiencia hepática

A menudo, el diagnóstico de un hígado graso se presenta durante un chequeo de rutina. El médico puede notar que el hígado se agranda ligeramente o ver signos de grasa en el hígado en un análisis de sangre. O bien, el médico puede sospechar un problema después de tomar un historial de salud o hacer un examen físico.

  1. Análisis de sangre. Durante las pruebas de sangre de rutina, elevaciones de ciertas enzimas hepáticas pueden aparecer. Estos podrían incluir la alanina aminotransferasa o aspartato aminotransferasa.
  2. Estudios de imagen. Un hígado graso también puede aparecer en los estudios por imágenes, como una ecografía abdominal.
  3. Biopsia hepática. La única manera de confirmar el diagnóstico de grasa en el hígado es con una biopsia del hígado. Esto se hace generalmente una vez que otras causas han sido descartadas. Después de aplicación de anestesia local, el médico inserta una aguja a través de la piel para eliminar un pequeño trozo de hígado. Esto se examina bajo un microscopio para detectar signos de grasa, inflamación y células hepáticas dañadas. Si la inflamación o el daño no está presente, el diagnóstico es simplemente un hígado graso.

El hígado inflamado es un trastorno muy común. Sus síntomas suelen ser muy diversos, algunas que las causas y el tratamiento para la inflamacion de higado. Descubre más sobre ello.

  • El hígado inflamado consiste en la inflamación y agrandamiento de este órgano.
  • Lo padecen muchas personas hoy en día. Su tratamiento médico depende de la causa de la inflamación.
  • Enfermedades hepáticas: Las principales enfermedades del hígado
  • Cáncer de hígado: qué es, síntomas, causas y tratamiento

Con el nombre de hepatomegalia se conoce médicamente a la inflamación del hígado. Es decir, cuando existe un agrandamiento o ensanchamiento del hígado más allá de lo que se considera como su tamaño normal. De esta forma, sus bordes superan sus límites considerados como normales, pudiendo causar a su vez determinadas molestias. No obstante, no siempre causa síntomas, de ahí que en muchos casos quizá no sea posible conocer que realmente el hígado está agrandado hasta que éste no evoluciona a etapas más graves.

De hecho, si la inflamación se deja progresar y se mantiene en el tiempo se pueden producir fibrosis, hasta progresar a cirrosis hepática, una afección aún más grave. Si tenemos en cuenta la gran diversidad de funciones del hígado, en las que precisamente participa de forma activa este importantísimo órgano de nuestro cuerpo, nos damos cuenta en realidad de que son muchos los padecimientos que pueden llegar a afectarle, y que en definitiva pueden causar la presencia de un hígado inflamado. De hecho, se trata de una afección muy relacionada con el higado graso, pudiendo ser una de sus complicaciones principales.

Normalmente el borde inferior del hígado llega justo hasta el borde inferior de las costillas, sobre el lado derecho. Este borde suele ser en la mayoría de los casos delgado y firme, no siendo posible sentirlo con las puntas de los dedos cuando éstos se sitúan por debajo del borde de las costillas (a no ser que se tome una respiración profunda, en cuyo caso sí sería posible). Por tanto, el hígado está inflamado o agrandado si el médico puede sentirlo en esta área. Como ya te comentábamos al comienzo de esta nota, nos encontramos ante un problema de salud más común de lo que se piensa, que médicamente es conocida con el nombre de hepatomegalia. Básicamente consiste en la inflamación hepática (o inflamación del hígado), lo que se traduce en que este órgano posee un tamaño mayor al considerado como normal.

Cuando el hígado se inflama es habitual que esté causado por otra enfermedad más grave, como por ejemplo podría ser como consecuencia de una acumulación excesiva de grasa en este órgano, o por una infección contraída por cualquiera de los virus que ocasionan hepatitis. No obstante, en la mayoría de las ocasiones no es fácil identificar la causa original que está causando la inflamación del hígado. Cuando la inflamación del hígado no es grave, en la mayoría de los casos tiende a no producir síntomas. ¿Por qué? Muy sencillo: fundamentalmente porque el hígado no presenta terminaciones nerviosas. Pero cuando el hígado ha crecido mucho sí es posible notar algunas molestias o síntomas, sobre todo cuando éste empieza a invadir a otros órganos, como por ejemplo pueden ser el estómago o el páncreas.

Sea como fuere, cuando hablamos de los síntomas de la inflamación del hígado, podemos mencionar a los siguientes:

  • Sensación de malestar.
  • Dolor muscular.
  • Náuseas, con vómitos o mareos en ocasiones.
  • Dolor intenso.
  • Distensión abdominal.
  • Sensación de pesadez, situada en el abdomen del costado derecho.
  • Cuando el hígado inflamado avanza, se produce ictericia (consistente en la coloración amarillenta/anaranjada de la piel).
  • Cambio en el color de las heces o de la orina.

Las causas pueden ser en realidad sumamente diversas, dado que debemos tener en cuenta no solo la grandísima diversidad de funciones en las que participa y que realiza el hígado, sino que también existen muchos padecimientos, enfermedades y patologías que lo afectan. Por tanto, las causas de la inflamación del hígado pueden ser las siguientes, sobre todo las más comunes:

  • Consumo de alcohol, lo que habitualmente genera a su vez hígado graso (conocida médicamente como esteatohepatitis hepática alcohólica).
  • Sobrepeso y obesidad.
  • Hepatitis: A, B y C.
  • Insuficiencia cardíaca congestiva.
  • Enfermedad por almacenamiento de glucógeno.
  • Mononucleosis infecciosa.
  • Sarcoidosis.
  • Carcinoma hepatocelular.
  • Síndrome de Reye.
  • Cirrosis biliar primaria.
  • Leucemia.
  • Enfermedad de Niemann-Pick.
  • Intolerancia hereditaria a la fructosa.
  • Esteatosis (hígado graso causado por obesidad, diabetes y triglicéridos altos).

Debemos tener en cuenta que el tratamiento del hígado inflamado debe pasar en primer lugar por el diagnóstico; es decir, por conocer cuál es la causa que haya provocado el agrandamiento del hígado. Una vez conocido, se establece un tratamiento cuyo objetivo es resolverlo o paliar sus síntomas.

Pongamos un ejemplo. En caso de hígado graso, es posible revertirlo siguiendo una dieta sana y baja en grasas, practicando ejercicio físico regular, evitando el consumo de alcohol y bajar de peso. De hecho, en caso de que ese hígado graso haya sido producido por el consumo de alcohol, es fundamental dejarlo para que no se siga dañando. Desde un punto de vista natural, es posible ayudar a que el hígado se desinflame y vuelva a su tamaño normal. En muchos casos, sobretodo cuando existe acumulación de grasa, una opción útil es depurar el hígado.

Para ello, existen determinadas plantas medicinales que pueden ser de grandísima ayuda:

  • Alcachofa: ayuda en el proceso natural de depuración del hígado. Está recomendada además en caso de mala digestión de las grasas, ictericia e hígado perezoso.
  • Cardo mariano: contiene silimarina, que ayuda a la hora de proteger las células del hígado. Además, ayuda en el proceso de regeneración de las células hepáticas.
  • Diente de león: ayuda a la hora de tratar la inflamación del hígado, gracias a que es una hierba depurativa y muy diurética. Actúa como tónico, con ligero efecto laxante y además ayuda a aumentar la producción de bilis.
  • Regaliz: ejerce un interesantísimo efecto antiinflamatorio, a la vez que es hepatoprotector (es decir, protege el hígado de forma natural, en especial las células hepáticas).

Bienvenido / Welcome / Benvenuto / Bienvenue /Boa Vinda / Willkommen / 歓迎 / υποδοχή Conoce la Anatomía y mucho más de éste fascinante e importante órgano: lo que ya conocías, lo que te faltaba por conocer y mucho más. From Aguascalientes, Mexico La hepatitis es una afección ó enfermedad inflamatoria que afecta al hígado. Su causa puede ser infecciosa (viral, bacteriana, etc.), inmunológica (por auto-anticuerpos) o tóxica (por ejemplo por alcohol, venenos o fármacos). También es considerada, dependiendo de su etiología, una enfermedad de transmisión sexual.

Son aquellos específicos para la hepatitis, es decir, aquellos que sólo provocan hepatitis. Existen muchos: virus A, virus B, C, D, E, F, G. Los más importantes son los virus A, B, C y, en menor medida, el D y el E, siendo los últimos, F y G los últimos descritos y los menos estudiados.
Vias de transmisión:

Virus A (HAV) y E (HEV):

  • Fecal - Oral: La forma de transmisión más frecuente es por el agua contaminada: verduras lavadas con esta agua, mariscos de aguas pantanosas… por lo que la higiene es fundamental para una buena prevención. También lo puede contagiar un familiar infectado por el virus.

Virus B (HBV), D (HDV): Virus C (HCV):

mezclar voltaren y trombocid


voltaren para las varices

También puede manifestarse la diabetes sacarina, aquí la explicación: normalmente encontramos en la sangre una mínima cantidad de azúcar (glucosa) que fluctúa según el ejercicio físico, emociones, alimentación, etc. El hígado, bajo la influencia de la insulina y otras hormonas, almacena glucosa en forma de glucógeno o la libera según las necesidades energéticas. Pero en un diabético el páncreas genera menos insulina y el hígado no puede recoger el azúcar de la sangre y cuando el exceso de azúcar alcanza un cierto nivel el riñón no puede evitar que pase a la orina que por lo general no debería contener glucosa, allí es cuando se produce la diabetes sacarina. La otra glándula mencionada previamente es el glucagón, que tiene una acción contraria a la de la insulina ya que lo que hace es aumentar la cantidad de azúcares en la sangre. Hace que los azúcares que se almacenan en los tejidos en forma de gránulos pasen a ella.

El páncreas no solo tiene esta función endocrina de generar insulina y glucagón, sino que posee una función exócrina, que hace que otra de sus principales funciones sea facilitar la digestión. El ser humano segrega de 500 a 1000 cc de jugo pancreático, de acción alcalina, en 24 horas.

Enfermedades por el exceso de carbohidratos Se produce, generalmente por el consumo en exceso de los carbohidratos llamados refinados que son los azucares, almidones y sus combinaciones manufacturadas.

También es provocada por la obesidad. El metabolismo de carbohidratos es el que se encarga de convertir los carbohidratos que consumimos en energía. La mayoría de los carbohidratos refinados provocan un aumento del índice de glucosa en el organismo. Exceso de carbohidratos dulces, especialmente en los niños. Por lo que lo más importante es mantener una dieta equilibrada y comer sano.

Enfermedades por deficiencia de carbohidratos Estas enfermedades, si bien no se provocan por el mal funcionamiento del organismo, tienen su causa en la psiquis, tiene como principal síntoma la supresión de alimentos del tipo de los carbohidratos almidones y progresivamente la mayoria de los carbohidratos.

Debido a que los carbohidratos son la fuente de energía, por lo que si no se consumen en cantidades adecuadas la desnutricion comienza. El cuerpo intenta conseguir esa energía quitándola a los órganos que considere menos importantes y con el tiempo se vuelve esquelético y a partir de ahí por la falta de carbohidratos comenzarán a fallar el resto de órganos. Enfermedades por exceso de proteínas

las proteínas, sobre todo animales, suelen ir acompañadas de grasas saturadas las cuales en exceso aumentarán nuestro colesterol. La proteína animal ayuda a perder o eliminar calcio ya que además de mucho fósforo se acostumbra cocinarse con mucha sal.

El alto consumo de proteínas altera el proceso de reciclaje vital de las neuronas por lo que se desarrolla una degeneración progresiva y eventual muerte celular, sobre todo en aquellas que regulan el movimiento y emociones, dando origen a esta enfermedad. El alto consumo de proteínas animales causa pérdida ósea, sobre todo en caderas.

Enfermedades por deficiencia de proteínas Es una enfermedad causada por una deficiencia severa de proteínas y calorías que afectan a los bebés y niños muy pequeños, resultando a menudo en la deshidratación y pérdida de peso.

Causada por una deficiencia severa de proteínas en dietas que contienen calorías principalmente de hidratos de Carbono como ñame, arroz y plátanos. Es una afección que involucra la deficiencia de la proteína, agotamiento de los músculos esqueléticos y un aumento en la tasa de degradación de proteínas.

Enfermedades por exceso de grasa Es una enfermedad producida por la acumulación de grasa a modo de placas en la parte interna de las paredes de las arterias. Conforme estas placas van creciendo se va produciendo un estrechamiento de la luz arterial y, por lo tanto, el flujo sanguíneo disminuye.

Es producida por la presencia de colesterol en la sangre por encima de los niveles normales. Se considera que una persona está afectada de hipercolesterolemia cuando el nivel de colesterol en la sangre es superior a 200mg/dl. Consiste en la acumulacion, fundamentalmente, de triglicéridos en células como, por ejemplo, los hepatocitos (células del hígado).

Enfermedades por deficiencia de grasas El consumo inadecuado de grasa puede producir enfermedades psicológicas como la depresión. Según la revista “Psychology Today”, la depresión grave es el resultado de la disfunción de la serotonina. Una dieta baja en grasa puede contribuir a perjudicar el funcionamiento, disminuyendo las grasas necesarias en las membranas de las células nerviosas.

Las grasas son necesarias en el cuerpo para la absorción de las vitaminas esenciales. Las vitaminas se dividen en el tipo soluble en agua, como la vitamina By C, y las solubles en grasa, las vitaminas A, D, E y K. La deficiencia puede hacer variar de desórdenes digestivos y dolor en los huesos a una mala salud en la piel.

La Medicina Tradicional China desde el punto de vista anatómico y funcional considera la existencia de 5 órganos: pulmón, corazón, hígado, bazo y riñón; y 6 vísceras: estómago, intestino grueso, intestino delgado, vejiga, vesícula biliar y triple calentador (sanjiao).


La teoría de los Órganos Internos es descrita como el núcleo de la teoría médica China, porque es la que mejor representa la visión de la medicina china del cuerpo como un todo integrado. Esta teoría representa un panorama de las relaciones funcionales mentales, tejidos, órganos e influencias medio ambientales. Cuando estudiamos la teoría China de los órganos Internos, lo ideal es abandonar completamente el concepto Occidental de los órganos. La Medicina Occidental ve cada órgano sólo en su aspecto anatómico y material, mientras que los sabios chinos taoístas ven cada órgano como un complejo sistema que acompaña a su entidad anatómica una serie de correspondencias: emoción, tejido, órgano sensorial, facultad mental, color, clima y otros aspectos.

Actualmente tendemos a pensar que todos nuestros pensamientos y emociones se originan en la cabeza. La Medicina Tradicional China nos dice que las emociones son energías surgidas de distintos órganos del cuerpo, no sólo del cerebro. Este conocimiento también forma parte de nuestro acervo occidental. Siempre hemos asociado la emoción amorosa con el corazón y la cólera con el hígado, ideas provenientes quizás de nuestro inconsciente colectivo.
Veamos las funciones y características de nuestros cinco órganos internos:

  • Gobierna la sangre y controla la circulación sanguínea.
  • Su esencia se refleja en la cara. Si la cara es sonrosada y húmeda nos indica que hay suficiente cantidad de energía y sangre en el corazón.
  • Se refleja en la lengua. Una lengua pálida indica insuficiencia de sangre del corazón. Una lengua oscura y gris o con puntos rojos: estancamiento de la sangre del corazón. Una lengua roja y con úlceras: hiperactividad o exceso de fuego del corazón.
  • Una lengua blanca y habla con dificultad: la energía del corazón es débil e insuficiente.
  • Lo que le molesta al órgano de corazón es la relajación, pero los alimentos de sabor ácido contraen tal relajación.
  • El canal de corazón se comunica con el intestino delgado.

A nivel psíquico: el corazón controla la mente, el espíritu y el pensamiento. Cuando tenemos insomnio, mala memoria, delirio, confusión, odio, arrogancia y exceso de alegría es que existe una alteración de la energía del corazón. En equilibrio, la persona es amorosa y servicial. Una herramienta muy importante para vencer sus estados emocionales negativos es la creatividad y ser auténticos; con ello se puede superar la arrogancia y la propensión a la charlatanería, el sedentarismo y la holgazanería. Estas tendencias negativas conllevan a padecer enfermedades del aparato circulatorio. Cuando la alegría es excesiva o negativa dispersa la energía del corazón, lo cual provoca alteraciones en el espíritu, produciendo insomnio, histeria, manías y palpitaciones. Un ejemplo de alegría negativa es la satisfacción que producen para alguna gente, los sufrimientos e inconvenientes de los demás.

El corazón controla el habla. Cuando se está muy alegre, se habla muy deprisa, si hay demasiada alegría e incluso si se traba la lengua, se debe a un exceso de energía en el meridiano del corazón, que debe ser tratado. La condición del corazón se refleja en nuestras palabras que emitimos, por consecuencia, al mejorar nuestra forma de hablar, mejoramos el estado de nuestro corazón (siendo veraces, auténticos, serviciales, bondadosos, no insultar, no criticar, etc.). Las drogas y el alcohol aumentan peligrosamente la energía del corazón.

  • Su función es controlar y distribuir correctamente la energía.
  • Controlan a la vez, la piel y los poros. Si la energía del pulmón no es suficiente, la piel es seca.
  • Se refleja en la nariz. Cuando el pulmón es atacado por el frío, se produce obstrucción nasal y pérdida del olfato.
  • Lo que le molesta al órgano del pulmón es la energía rebelde que asciende, pero ingerir alimentos salados hará descender dicha energía.
  • El canal del pulmón se comunica con el intestino grueso.

A nivel psíquico: La energía del pulmón en equilibrio se manifiesta en la persona con: serenidad, rectitud, coraje, mirar dentro de nosotros mismos y la vitalidad. Cuando la energía del pulmón se ve afectada aparece la tristeza, la nostalgia, la depresión, la melancolía, el ánimo decae. Los casos graves de melancolía pueden conducir a la demencia (el deterioro de la inteligencia) y al cáncer
Cuando una persona presenta ronquera, mal olfato, eczema, tristeza, exceso de vellos, sinusitis, rinitis, es nostálgico, etc. Indica que la función del pulmón y su meridiano respectivo está afectada. El miedo a la muerte está relacionado con una deficiencia de energía en los pulmones.

voltaren supositorios lactancia

voltaren para las agujetas

La linaza no sirve para tratar directamente la condición de la cirrosis hepática, pero ayuda a reducir la carga que sufre el hígado, aliviando así los síntomas. Usa estas semillas ricas en fitonutrientes junto con tus comidas o con las frutas de tu desayuno.

Infusiones de boldo, albahaca, ajenjo, caballa, manzanilla, carqueja, mil-en-rama y diente de león son indicadas para favorecer la digestión, depurar la sangre y combatir la ictericia. Hierve ½ litro de agua y agrégale una cucharada de una de las hierbas mencionadas. Apaga el fuego y deja la infusión descansar por 10 a 15 minutos.

Cuélala y toma 2 a 3 tazas diariamente. Varía las hierbas cada pocos días.

Luego de una semana de consumo, descansa dos días antes de continuar, pero sigue tomando bastante agua en ese periodo. Bien, esto ha sido todo por hoy. Esperamos que estas informaciones sobre cómo se hace el diagnóstico y el tratamiento de la cirrosis te sean de bastante utilidad.

Muchas gracias por tu visita y, si lo deseas, déjanos tus preguntas o comentarios más abajo.

La Fibrosis Hepática es la acumulación de tejido fibroso a causa de la cicatrización de una lesión en el higado

La cicatrización es una respuesta normal del cuerpo a una lesión, pero cuando se produce la fibrosis, este proceso de curación se convierte en perjudicial. Cuando los hepatocitos (células del hígado funcionales) se dañan debido a la infección con un virus, el abuso de alcohol, toxinas, trauma u otros factores, el sistema inmune se activa para reparar el daño.

La lesión o muerte (necrosis) de los hepatocitos estimula la liberación de citoquinas, factores de crecimiento y otros productos químicos por las células inmunes inflamatorias. En las primeras etapas, las funciones hepáticas funcionan relativamente bien y algunas personas no experimentan síntomas. Pero a medida que continúa la inflamación y las lesiones se extienden, el tejido cicatricial comienza a acumularse con el tejido de la cicatriz existente, lo que termina alterando las funciones metabólicas del hígado.

Si la enfermedad progresa, se termina dando lugar a cirrosis, una condición en la que el hígado está lleno de cicatrices que restringen el flujo de sangre e impiden el funcionamiento del organo. La fibrosis hepática en sí no causa síntomas. Los síntomas pueden resultar de la fibrosis causando trastorno o, una vez la fibrosis progresa a cirrosis, causando complicaciones de la hipertensión portal.

Estos síntomas incluyen sangrado por várices, ascitis y encefalopatía portosistémica. La cirrosis puede resultar en insuficiencia hepática e insuficiencia hepática potencialmente fatal. Factores de riesgo de la Fibrosis Hepática

La fibrosis no evoluciona al mismo ritmo en todas las personas y que, de hecho, en algunas personas con hepatitis B o C es estable. Hay algunos factores que pueden causar la enfermedad progresa más rápidamente:

  • El sexo masculino.
  • Edad avanzada.
  • La depresión del sistema inmune (co-infección con el VIH o el uso de fármacos inmunosupresores).
  • Consumir alcohol.
  • La esteatosis (hígado graso).
  • Resistencia a la insulina.

La causa más común es la hepatitis B y el virus de la hepatitis C. Se aconseja a los portadores de la hepatitis B y la hepatitis C mantener siempre su estado de salud con el fin de evitar que el virus infecte el hígado y cause inflamación del hígado, lo que dará lugar a la fibrosis, hepatitis crónica, la fibrosis hepática y la cirrosis. El exceso de consumo de bebidas alcoholicas en periodos de largo plazo provoca necrosis de las células del hígado, la hepatitis inducida por el alcohol, la fibrosis hepática y la cirrosis.

Las enfermedades metabólicas, como la enfermedad por deficiencia de hierro, enfermedad por deficiencia de cobre, y la enfermedad de Wilson, pueden causar fibrosis hepática. La obesidad y el consumo de alimentos con alto contenido de colesterol pueden causar el hígado graso. Un pequeño porcentaje de personas con hígado graso causado por la inflamación por grasas tendrá la fibrosis hepática.

El uso de medicamentos equivocados puede dañar las células del hígado y causar fibrosis hepática. Etapa 0: hígado normal
Etapa 1: fibrosis leve, ampliación del portal hepático como resultado de la fibrosis.
Etapa 2: fibrosis moderada, los tejidos fibrosos han salido de la zona hepática y forman puentes entre las áreas del portal.
Etapa 3: fibrosis severa, puentes fibrosos se forman entre las áreas del portal en el hígados y las venas del centro.
Etapa 4: cirrosis.

La fibrosis hepática se sospecha si los pacientes han conocido la enfermedad hepática crónica (por ejemplo, la hepatitis C crónica viral y la hepatitis B, enfermedad hepática alcohólica) o si los resultados de las pruebas de función hepática son anormales; en tales casos, se realizan pruebas para comprobar si hay fibrosis y, si está presente la fibrosis, para determinar su gravedad (etapa). El conocimiento del estado de fibrosis puede guiar las decisiones médicas.

Las pruebas usadas para el estudio de fibrosis incluyen pruebas no invasivas de imagen, análisis de sangre, biopsia hepática, y nuevas pruebas que evalúan la rigidez del hígado. Pruebas de imagen no invasivas – incluyen la ecografía convencional, TC y RM, deben incluir vistas en sección transversal. Estas pruebas pueden detectar indicios de cirrosis y la hipertensión portal, como esplenomegalia y varices. Sin embargo, no son sensibles para la fibrosis moderada o incluso avanzada si la esplenomegalia y varices están ausentes.

Las nuevas tecnologías pueden aumentar la precisión de la ecografía y la resonancia magnética para detectar la fibrosis o cirrosis temprana; que incluyen la Elastografía por resonancia magnética, y las imágenes impulso de fuerza de radiación acústica. Para estas pruebas, vibraciones acústicas se aplican al abdomen con una sonda. La rapidez que transmiten estas vibraciones a través del tejido del hígado mide una indicación de la rigidez del hígado.

La biopsia hepática sigue siendo el estándar de oro para el diagnóstico de la fibrosis hepática y para el diagnóstico de la enfermedad hepática subyacente que causa la fibrosis. Sin embargo, la biopsia hepática es invasiva, lo que resulta en un riesgo de 10 a 20% de complicaciones menores (por ejemplo, dolor después del procedimiento) y un riesgo de 0,5 a 1% de complicaciones graves (por ejemplo, sangrado significativo).

Los análisis de sangre incluyen paneles disponibles en el mercado que combinan marcadores indirectos (por ejemplo, bilirrubina sérica) y marcadores directos de la función hepática. Los marcadores directos son sustancias que intervienen en la patogénesis de la deposición de la matriz extracelular o citoquinas que inducen la deposición de matriz extracelular.

Estos paneles son los más utilizados para distinguir entre 2 niveles de fibrosis: ausente a mínimo vs moderada a grave; no distinguen con precisión entre los grados de moderada a severa. Por lo tanto, si se sospecha de fibrosis, un enfoque es comenzar con uno de estos paneles y luego hacer la biopsia hepática sólo si el panel indica que la fibrosis es de moderada a severa.

Debido a que la fibrosis representa una respuesta al daño hepático, el tratamiento primario debe centrarse en la causa (la eliminación de la base de la lesión del hígado). Dicho tratamiento puede incluir la eliminación de virus de la hepatitis B o el virus de la hepatitis C en la hepatitis viral crónica, la abstención de alcohol en la enfermedad hepática alcohólica, la eliminación de metales pesados como el hierro en la hemocromatosis o cobre en la enfermedad de Wilson, y descompresión de los conductos biliares en la obstrucción biliar.

Tales tratamientos pueden detener la progresión de la fibrosis y, en algunos pacientes, también revertir algunos de los cambios fibróticos. Los tratamientos para revertir la fibrosis son generalmente demasiado tóxicos para su uso a largo plazo (por ejemplo, corticosteroides, penicilamina) o no tienen una eficacia probada (por ejemplo, colchicina).

Otros tratamientos antifibróticos están bajo estudio. El uso simultáneo de múltiples fármacos antifibróticos en el tiempo puede resultar más beneficioso. La fibrosis hepática es la acumulación de tejido cicatrizal, resultado de la inflamación del hígado y muerte de células hepáticas. Se produce en la mayoría de tipos de enfermedades crónicas del hígado. Los nódulos -zonas esféricas anormales de las células- se forman a medida que las células del hígado mueren y son reemplazadas por la otras células nuevas. Esta regeneración hace que el hígado se vuelva duro.

mezclar voltaren y trombocid

para que son las pastillas de cialis

voltaren supositorios lactancia

Creatinina: estos valores tienen relación con la función excretora renal, es decir, nos indican cómo están funcionando los riñones. Glucosa: los análisis de glúcidos o glucidico es un valor relativo a la concentración plasmática o sanguínea de glucosa, el principal “carburante” de las células. La regulación de la glucemia depende de una hormona hipoglucemiante segregada por el páncreas, la insulina. La determinación de la glucosa es útil para el diagnóstico de numerosas enfermedades metabólicas.

Ácido úrico: está relacionado con la síntesis de nuestro ADN. Se excreta mayormente por el riñón y en menor medida por el tracto intestinal. Los valores anómalos podrían indicarnos insuficiencia renal o diabetes mellitus. Colesterol: corresponde a lo que podríamos llamar el análisis de lípidos (de “lipo” grasa), esencial para las personas que viven con VIH. Los lípidos sanguíneos sintetizados por el organismo o aportados por la alimentación son necesarios para la constitución y el funcionamiento celular. Las analíticas que se muestran incluyen el análisis del colesterol y sus fracciones, las lipoproteínas y los triglicéridos. Parece claro que los tratamientos antirretrovirales prolongados se relacionan con la aparición de anomalías lipídicas.

Las fracciones del colesterol corresponden a lo que vulgarmente llamamos “colesterol bueno” y “colesterol malo”. El primero es el HDL (lipoproteínas de alta densidad, en inglés; high density lipoproteins) y unos valores altos de éste parecen ser una buena señal, mientras que el segundo es el LDL (liporoteínas de baja densidad, en inglés; low density lipoproteins), el colesterol malo cuyos valores deberían de ser inferiores al marcador de referencia. En todo caso, el colesterol, que es sintetizado por el organismo y especialmente por el hígado, es el principal lípido relacionado con algunos tipos de enfermedades vasculares. Triglicéridos: son una forma de grasa que se encuentra en el torrente sanguíneo y que almacena los ácidos grasos, de origen alimenticio normalmente. Se originan en el hígado y actúan cómo si almacenaran energía. Los valores altos indican un trastorno metabólico y es un importante factor de riesgo para enfermedades vasculares y coronarias.

La aspartato aminotransferasa o AST es una hormona presente en muchas partes de nuestro organismo además del hígado, como el corazón, los intestinos y los músculos por lo que tener elevado este marcador no supone necesariamente que exista daño hepático. La medición de este parámetro en combinación con otros sí podría servir para realizar un seguimiento en caso de tener una enfermedad hepática conocida. La alanino transferasa o ALT es una enzima que muchas de las células de nuestro hígado fabrican cuando se encuentran bajo presión, enfermas o muriendo. Un incremento de ALT es un indicador de inflamación o daño hepático, pero no nos da información sobre su causa: si se debe a hepatitis, a toxicidad farmacológica o a otras complicaciones. Así, en el ejemplo, el valor 54 UI/L, al superar el máximo de referencia (40 UI/L), indica que el hígado puede estar inflamado o sufriendo algún tipo de daño. Sin embargo, también podría suceder que los niveles de ALT estuvieran dentro de los márgenes aceptables y, en cambio, el hígado estuviera inflamado o con fibrosis. Lo que parece seguro es que si los niveles de ALT aumentan de forma progresiva, el hígado estará enfermando, quizás por la presencia de un patógeno (virus o bacteria) y/o por efecto tóxico de los antirretrovirales, de otros fármacos o sustancias, por sí mismos o combinados entre sí.

Otro parámetro directamente relacionado con el funcionamiento del hígado es la bilirrubina. Esta sustancia es la resultante de la degradación de la hemoglobina –proteína que transporta el oxígeno en la sangre y lo distribuye en los tejidos– que ocurre cuando los glóbulos rojos que la contienen mueren. Este proceso sucede en gran parte en el hígado y la bilirrubina entonces se excreta en la bilis y luego fuera del cuerpo en las heces. Pero cuando la función hepática disminuye se pueden encontrar cantidades importantes de bilis en sangre, y por tanto de bilirrubina, lo que en algunas ocasiones se reconoce por un característico color amarillo en la piel, en los ojos y un oscurecimiento de la orina. La bilirrubina tota l es la suma de la libre y de la conjugada. La bilirrubina libre (también conocida como indirecta o sin conjugar) es aquella que se produce en la sangre y es transportada por la albúmina. Una vez que pasa por el hígado se llama bilirrubina conjugada (o directa). Aunque se trata de la misma sustancia sus cualidades son distintas. Saber cuál de las bilirrubinas está elevada nos permite conocer si el problema se encuentra antes, después o en el hígado.

Fuentes: Aidsmap (Entidad certificada por The Information Standard, perteneciente al Servicio Nacional de Salud Británico [NHS]) y HIV-iBase (Entidad certificada por HONcode). La Verdolaga es una gran desconocida, pero poco a poco ha demostrado ser eficaz y beneficiosa para tratar varias enfermedades y dolencias, es comestible y podemos añadirla a nuestra dieta para aprovecharnos de todos sus beneficios, a continuación le damos mas información sobre esta sanadora y sabrosa planta:

El extracto de Verdolaga mata in vitro el 83% de las células del cáncer de hígado. Un estudio demostró que un extracto de semillas de Verdolaga demostró podía llegar a matar in vitro hasta el 83% de las células del cáncer de hígado humanas en 24 horas. El extracto de Verdolaga ha demostrado ser tóxico para el cáncer de mama, cáncer de pulmón, cáncer cervical y sarcoma. Que hace que esta hoja verde sea tan poderosa? Además de contener flavonoides anti cancerígenos como el kaempferol, apigenina, luteolina y quercetina, este súper vegetal también proporciona 17 vitaminas y minerales, ácidos grasos omega-3 y antioxidantes poderosos.

Los beneficios para la salud de la Verdolaga no acaban ahí. Se ha demostrado en ensayos clínicos que puede ayudar a los adultos con diabetes tipo 2 mediante la reducción significativa de su nivel de azúcar en la sangre, el colesterol, los triglicéridos, e incluso puede ayudar a bajar de peso, después de sólo cinco semanas de comer semillas de Verdolaga. La Verdolaga también ha demostrado tener potentes propiedades anti-inflamatorias, anti-bacterianas, anti-hongos y anti-virales, también ha demostrado ser buena para ayudar al sistema inmune al aumentar el número de células blancas en la sangre (en ratones).

Todo esto solo con 13 calorías por cada 80 gramos de porción! Los fans de la dieta alcalina deben tomar nota, ya que esta hoja verde baja en calorías tiene el doble de poder alcalinizante que el jugo de limón puro! La verdolaga es deliciosa en ensaladas, sopas, curry, sofrita con otras verduras, o para añadirla en su batido vegetal favorito. La verdolaga es una planta poderosa que posee una cantidad considerable de nutrientes necesarios para el cuerpo humano, puede comerse cruda o cocida, también puede consumirse mediante batidos o jugos y acompañada para potenciar a un mas su efecto de una gran variedad de frutas entre ellas cerezas, arándanos, manzana y piña.

Su extracto se ha confirmado como un agente anticancerígeno, estudios han comprobado su eficacia sobre el cáncer de hígado, también es muy efectivo para tratar el cáncer de mama, esta planta contiene una carga importante de antioxidantes, que ayudan a la regeneración celular. Esta planta es rica en flavonoides anticancerígenos, como el kaempferol y quercetina, contiene un alto índice de vitaminas, minerales y el ácido graso omega 3, cuyo beneficio para el corazón se ha demostrado en los últimos tiempos, sin duda alguna esta planta es muy benéfica para cuidar la salud del organismo.

En pacientes diabéticos se ha demostrado la reducción de los niveles de azúcar en sangre, también contribuye a la disminución de los niveles de colesterol y triacilgliceridos, también se ha comprobado su eficacia en la pérdida de peso ya que acelera el metabolismo y reduce considerablemente el nivel de grasa abdominal. Es una hierba que posee las mismas propiedades alcalinas del limón, ayudando en la regulación de la digestión y la disminución del pH acido por su acción alcalinizante, en países como áfrica consumen sus semillas las secan y las trituran para formar una harina.

De la verdolaga se consume todo, ya sean sus flores, semillas, tallo y hojas, es una planta que se aprovecha al máximo, y sus propiedades son innumerables, ingerirla dentro de la dieta aporta los nutrientes que el organismo necesita para su buen funcionamiento. También es rica en calcio, hierro, magnesio, zinc, potasio y fosforo, contiene proteínas y un 92% de agua, dentro de sus beneficios están los siguientes

  • Es un excelente laxante natural
  • Es diurética y depurativa
  • Tiene efectos hipoglucémicos
  • Es un potente purificador de la sangre
  • Por su alto contenido férrico ayuda a combatir la anemia
  • Ayuda a controlar las enfermedades genitourinarias

El efecto beneficioso de esta planta es muy alto, sin embargo, debe consumirse moderadamente, ya que contiene acido oxálico que ayuda a la formación de cálculos renales, también no es aconsejable comerla durante el periodo de gestación ya que ayuda al movimiento uterino lo que puede provocar abortos espontáneos.

Su sabor es suave ligeramente acidulado, además es refrescante y crujiente, ideal para comerla en ensaladas ya sean crudas o cocidas, también puede ingerirse bajo la presentación de jugos combinándola con otros vegetales y frutas ayudara a potenciar sus efectos para mantener el equilibrio orgánico. Es importante acotar que la verdolaga es una planta silvestre, rica en fibra por eso ayuda en el estreñimiento, su efecto es más importante que otros vegetales una ración de verdolaga equivale al aporte nutricional de diferentes verduras, es decir obtienes el requerimiento que necesitas en una ración de esta planta.

El hígado, nuestro principal órgano de depuración, elimina en primavera las toxinas y tensiones guardadas durante el invierno haciendo rebrotar alergias, problemas de piel y de vías respiratorias. La llegada de esta estación supone para el cuerpo un proceso de adaptación de los nuevos biorritmos, generando muchas veces la famosa astenia primaveral (cansancio y bajo ánimo).

Si nuestro hígado está recargado por un exceso de proteína animal, azúcares y grasas, estos síntomas se acentuarán más que nunca. Y es que este órgano realiza más de 500 funciones entre las que está metabolizar las grasas, convertir glucosa en glucógeno, almacenar hierro, y depurar toxinas. La vida sedentaria, el estrés, y las emociones como los conflictos familiares o laborales también afectan al hígado ralentizando sus funciones (es por eso que a veces ante los disgustos hay personas que ven alteradas sus digestiones o tránsito intestinal).

A su vez, un hígado inflamado (muy Yin) o muy contraído (muy Yang) según el Tao, se relaciona con generar emociones como el enfado, la irritabilidad, la frustración y la rabia. Para mantener un hígado saludable debemos evitar comer en exceso, aunque sean alimentos de buena calidad y sobretodo de noche, que es cuando el hígado se regenera. Es importante reducir el consumo de harinas, grasas, fritos, azúcares, y controlar los lácteos y la proteína animal.

De vez en cuando debemos dejar descansar a nuestro cuerpo de fármacos y suplementos. Una dieta depurativa antes de empezar la estación es lo más recomendado para empezar con fuerza. Hoy sabemos que hay ciertos alimentos que nos pueden ayudar a mantener el equilibrio de nuestro hígado cada día, así como acelerar el proceso de depuración: las crucíferas, vegetales amargos como las endivias o los espárragos, las especias como la cúrcuma, el aguacate, las algas, los germinados o el té verde bancha y kukicha, el miso, la umeboshi, y los picles. Substituir el azúcar por el Sirope de Arroz, un edulcorante de cadena larga que ayuda a relajar el hígado y sus estancamientos.

El miso desintoxica y alcaliniza la sangre, aumentando la resistencia ante las enfermedades, genera un sistema nervioso despierto pero sin excitación, y evita la sensación de cansancio. Para obtener estos beneficios podemos tomarlo hasta cada día. 1 ó 2 Umeboshi a la semana nutre el hígado gracias a su sabor ácido. Esta ciruela actúa como emulsionante de las grasas pesadas que le sobrecargan y favorece la digestión de las proteínas. Además tiene un gran efecto alcalinizante.

Una cucharada de picles al día depura el cuerpo, especialmente los intestinos, ya que aporta enzimas para un correcto funcionamiento de la flora intestinal. Es bueno tener en cuenta el índice de histamina que estamos consumiendo. El exceso de histamina en el cuerpo es responsable muchas veces de estos cuadros alérgicos.

Si no hemos estado a tiempo de hacer una dieta depurativa preventiva y la alimentación rica en depurativos se nos hace corta, la suplementación natural nos puede ayudar aliviar muy bien ciertos síntomas propios de la alergia, la astenia o la bajada de defensas de la primavera. El DHA (que activa la producción de prostaglandinas y eicosanoides), tiene un efecto antiinflamatorio ante las alergias primaverales. Además, ayuda a subir nuestro estado de ánimo. Por otro lado, lo mejor que podemos hacer ante la astenia primaveral aparte de nutrirnos mejor, es salir más al aire libre, practicar más ejercicio físico y entablar más contacto social.

Artículo escrito por la nutricionista Neus Elcacho El hígado es uno de los órganos vitales del cuerpo y tiene muchísimas funciones. Sin embargo, no siempre le damos la importancia que deberíamos. Muchas veces cuando las personas buscan consejos de los herbolarios sobre cómo resolver los problemas crónicos de la piel, como erupciones cutáneas, forúnculos, eczema y psoriasis, ellos les dan una lista de hierbas para limpiar el hígado.

Según el doctor Daniel Mowrey el diente de león es la planta medicinal número 1 cuando de la salud del hígado se trata. Las hojas son diuréticas lo que ayuda al cuerpo a deshacerse del exceso de agua. Las raíces se han usado por muchos años para tratar la ictericia, una enfermedad del hígado que pone la piel amarilla. A pesar de su fama como mala hierba, el diente de león es en realidad una fuente inagotable de fitonutrientes antioxidantes, pigmentos vegetales, vitaminas y minerales esenciales.

parches para el dolor+voltaren

  • los ojos (enrojecimiento, dolor y picazón)
  • la boca (llagas)
  • las articulaciones (inflamación y dolor)
  • la piel (erupciones sensibles, ulceraciones dolorosas y otras llagas/salpullido)
  • los huesos (osteoporosis)
  • los riñones (piedras)
  • el hígado (colangitis esclerosante primaria, hepatitis y cirrosis)—un acontecimiento muy raro

Todos éstos son conocidos como manifestaciones extraintestinales de la enfermedad de Crohn porque ocurren fuera del sistema digestivo. En algunas personas éstos pueden ser los primeros signos de la enfermedad de Crohn, los cuales aparecen aun años antes de los síntomas del intestino. En otros, pueden coincidir con un rebrote de los síntomas intestinales.

Variedad de síntomas Los síntomas y complicaciones posibles de la enfermedad de Crohn difieren, dependiendo de qué parte del tracto gastrointestinal está afectada. Los siguientes son cinco tipos de la enfermedad de Crohn:

  • Colitis de Crohn (granulomatosa): afecta solamente el colon.
  • Enfermedad de Crohn gastroduodenal: Afecta el estómago y el duodeno (la primera parte del intestino delgado).
  • Ileítis: Afecta el íleon.
  • Ileocolitis: Es la forma más común de la enfermedad de Crohn que afecta el colon y el íleon (la última sección del intestino delgado).
  • Yeyunoleítis: Produce parches desiguales de inflamación en el yeyuno (la mitad superior del intestino delgado).

Patrones de la enfermedad

  • Enfermedad de Crohn obstructiva/fibroestenosante: El curso de esta enfermedad de Crohn varía de persona a persona y de año en año. Por lo general sigue un patrón de brotes (cuando ocurren los síntomas y empeora la afección) y remisiones. Este patrón es el curso crónico de recaídas de la enfermedad de Crohn—también conocido como enfermedad de Crohn obstructiva/fibroestenosante. La enfermedad de Crohn fibroestenosante está caracterizada por la constricción o estrechamiento del intestino.
  • Enfermedad de Crohn luminal: La enfermedad de Crohn luminal se refiere a la enfermedad de Crohn que causa cambios inflamatorios en el lumen o tubo del intestino. Aproximadamente el 55 por ciento de los pacientes con la enfermedad de Crohn luminal están libres de síntomas o en remisión en un año determinado. Otro 15 por ciento presenta actividad baja de la enfermedad, mientras que el 30 por ciento experimenta una actividad alta. Un paciente que se mantiene en remisión por un año tiene el 80 por ciento de probabi-lidad de mantenerse en remisión un año más, mientras que aquellos experimentando la enfermedad activa en el año anterior, tienen el 70 por ciento de probabilidad de un rebrote recurrente sintomático el año siguiente.
  • Enfermedad de Crohn fistulante: Otro patrón de la enfermedad de Crohn es conocido como enfermedad de Crohn fistulante. Las fístulas son canales anormales entre dos bucles del intestino, o entre el intestino y otra estructura (tal como la vagina, la vejiga, o la piel). El riesgo de las personas con la enfermedad de Crohn de desarrollar, de por vida, una fístula es del 20 al 40 por ciento. El pronóstico para este tipo de enfermedad de Crohn depende del lugar y complejidad de las fístulas. Sin embargo, la mayoría tiende a recurrir después de tratamiento médico o quirúrgico.

Para mayor información, visite nuestro sitio Web entrando a www.crohnscolitisfoundation.org. Sólo está disponible en inglés.

Determinar el diagnóstico El procedimiento para determinar el diagnóstico comienza con el historial médico y familiar completo del paciente, incluyendo detalles completos de los síntomas. También se lleva a cabo un examen físico. Ya que muchas otras enfermedades pueden producir los mismos síntomas que la enfermedad de Crohn, su médico se basa en varios análisis médicos para descontar otras posibles causas tales como una infección.

Los análisis pueden incluir:

  • Análisis de las heces: Para descartar una infección o para revelar si hay sangre.
  • Análisis de sangre: Puede detectar la presencia de inflamación y anticuerpos o anemia.
  • Colonoscopia y Endoscopia del Tracto

Digestivo Superior: Se lleva a cabo con un lente o tubo con una cámara y una luz en la punta para mirar la pared de su tracto gastrointestinal. Se pueden obtener biopsias con estos tubos. También hay una cámara miniatura especial que puede ser tragada por el paciente y usada especialmente para evaluar los nueve pies (aprox. 2,75mts) de intestino delgado que no es fácilmente accesible con los endoscopios.

  • CT (tomografía computarizada) o MRI (imagen por resonancia magnética) son procedimientos que pueden ser usados para mirar ya sea el grosor de la pared del intestino y/o evaluar si existen fístulas y obtener fluido infectado en el abdomen conocido como abscesos.
  • Colografía tomográfica computarizada
    (colonoscopia virtual) es una técnica relativamente nueva para tomar imágenes de pólipos. El uso de esta técnica en la enfermedad de Crohn no está respaldada por investigaciones y es controversial hasta este momento.

Para mayor información, por favor vea nuestra hoja, “Cómo diagnosticar la EII,” disponible entrando a www.crohnscolitisfoundation.org. Sólo está disponible en inglés. Algunas preguntas que hacerle a su médico

Es importante establecer una buena comunicación con su médico. Los pacientes necesitarán establecer una relación de trabajo en equipo con todos sus proveedores de cuidados médicos, especialmente con su gastroenterólogo, para así obtener los mejores resultados a largo plazo. Es normal que olvide hacerle ciertas preguntas críticas durante su visita al consultorio. A continuación hay una lista de preguntas que pueden ayudarle durante su próxima visita al consultorio:

  • ¿Es posible que alguna otra enfermedad, aparte de mi enfermedad actual, sea la causa de mis síntomas?
  • ¿Qué análisis necesito obtener para llegar a la raíz de mi problema?
  • ¿Debo obtener estos análisis durante un brote o en forma rutinaria?
  • ¿Qué partes de mi tracto gastrointestinal están afectadas?
  • ¿Cómo puedo saber si mi medicamento necesita ser modificado?
  • ¿Aproximadamente cuánto tiempo va a tomar ver algunos de los resultados o saber que el medicamento no es el correcto para mí?
  • ¿Cuáles son los efectos secundarios del medicamento? ¿Qué debo hacer si los noto?
  • ¿Qué debo hacer si los síntomas regresan?
  • ¿Si no puedo hacer una cita imediatamente, hay un medicamento opcional que puedo comprar sin receta médica que pueda substituir a mi medicamento recetado? De ser así, ¿cuáles?
  • ¿Debo cambiar mi dieta o tomar suplementos dietéticos? De ser así, ¿me puede recomendar un nutricionista o un suplemento dietético específico?
  • ¿Necesito hacer algún cambio en mi estilo de vida?
  • ¿Cuándo debo regresar para una cita de seguimiento?
  • ¿Cuáles son mis opciones si no puedo pagar por mis medicamentos?

Tratamiento

Hay tratamientos disponibles muy efectivos que pueden controlar su enfermedad de Crohn y aun entrar en remisión. Estos tratamientos funcionan al disminuir la inflamación anormal en el sistema gastrointestinal. Esto le permite al colon reponerse. También ayuda a aliviar los síntomas de diarrea, sangrado rectal y dolor abdominal. Los dos objetivos básicos del tratamiento son obtener la remisión y una vez que eso se haya logrado, mantener la remisión. Si no se puede establecer la remisión, entonces el siguiente objetivo es reducir la enfermedad para mejorar la calidad de vida del paciente. Algunos de los medicamentos usados para llevar esto a cabo pueden ser los mismos, pero administrados en dosis diferente y en período de tiempo diferente.

No todos los tratamientos son iguales para todos los que sufren de la enfermedad de Crohn. El enfoque debe ser adoptado a la persona porque la enfermedad de cada persona es diferente. El tratamiento médico puede dar lugar a la remisión la cual puede durar meses y hasta años, pero la enfermedad brotará de vez en cuando por la reaparición de una inflamación o por algo que la active. Un brote de la enfermedad también puede ser activada por una combinación de tales como fisura, fístula, estrechamiento o absceso. Los brotes de la enfermedad de Crohn pueden indicar la necesidad de cambiar la dosis, frecuencia o tipo de medicamento.

Los médicos han estado usando varios medicamentos para tratar la enfermedad de Crohn durante muchos años. Otros son avances significativos. Los medicamentos recetados más comúnmente están comprendidos en las siguientes cinco categorías:

  • Aminosalicilatos: Estos incluyen medicamentos que contienen 5-aminosalicílico (5-ASA). Algunos ejemplos son la sulfazalazina, mesalamina, olsalazina y balsalazida. Estas drogas no están especialmente aprobadas por la FDA (“Food and Drug Administration”) para su uso en la enfermedad de Crohn. Sin embargo, pueden funcionar al nivel de la pared del tracto gastrointestinal para reducir la inflamación. También se cree que son efectivas en el tratamiento de episodios leves a moderados de la enfermedad de Crohn y útiles como tratamiento de prevención de recaídas de esta enfermedad. Funcionan mejor en el colon y no son particularmente efectivos si la enfermedad está limitada al intestino delgado.
  • Corticosteroides: Estos medicamentos afectan la habilidad del cuerpo para iniciar y mantener un proceso de inflamación. Además, su misión es mantener el sistema inmunológico bajo control. Los corticosteroides se usan para las personas con la enfermedad de Crohn moderada a severa. Son muy eficaces en el control a corto plazo de brotes; sin embargo, no se recomienda su uso a largo plazo o para mantenimiento debido a sus efectos secundarios. Si no puede dejar de tomar esteroides sin que sus síntomas sufran recaída, existe la posibilidad de que su médico necesite agregar otros medicamentos para ayudarle a controlar su enfermedad. Es muy importante no dejar de tomar esteroides repentinamente.
  • Inmunomoduladores: Esta clase de medicamentos modula o suprime la respuesta del sistema inmunológico para evitar inflamación continua. Los inmunomoduladores son, por lo general, usados en las personas que no han tenido éxito con los aminosalicilatos y los corticosteroides o sólo han tenido un resultado parcial. Pueden ayudar a reducir a eliminar la necesidad de tomar corticosteroides. También su efectividad puede ayudar a mantener la remisión en las personas que no han respondido a otros medicamentos recetados para este propósito. El efecto de los inmunomoduladores puede tomar varios meses.
  • Terapias biológicas: Las terapias biológicas, también conocidas como agentes anti-FNT, representan la clase más reciente de terapia usada para las personas con la enfermedad de Crohn de moderada a severa. FNT (factor de necrosis tumoral) es un químico producido por nuestros cuerpos para causar la inflamación. Los anticuerpos son proteínas producidas para adherirse a estos químicos y permitirle al cuerpo destruir el químico y reducir la inflamación.
  • Antibióticos: Los antibióticos pueden ser usados cuando ocurran infecciones—tal como los abscesos—en la enfermedad de Crohn. También pueden ser útiles con fístulas en el área anal y el área vaginal.

Para mayor información, vea nuestro folleto “Cómo Entender los Medicamentos para la EII y sus Efectos Secundarios” en el sitio Web www.crohnscolitisfoundation.org. Cómo manejar sus síntomas

La mejor manera de controlar la enfermedad de Crohn es tomar los medicamentos tal como los receta su médico u otro profesional de la salud. Sin embargo, es posible que los medicamentos no eliminen todos los síntomas que está sintiendo. Es posible que continúe teniendo diarrea ocasional, cólicos, náuseas y fiebre. Aun cuando no haya efectos secundarios o éstos sean sólo mínimos, puede ser fastidioso estar sujeto a un régimen fijo de medicamentos. Su proveedor de servicios de salud puede brindarle el apoyo que usted necesita. Recuerde, sin embargo, que el tomar medicamentos para controlar los síntomas puede reducir considera-blemente el riesgo de brotes de la enfermedad de Crohn. Entre brotes, la mayoría de las personas se sienten bastante bien y libres de síntomas.

Hable con su médico acerca de otros medicamentos que no requieren receta médica que pudiera tomar para ayudarle a calmar esos síntomas. Estos pueden incluir el Lomotil® o la loperamida (Imodium®) que se toman, según sea necesario, para controlar la diarrea. La mayoría de los productos para controlar los gases y ayudar a la digestión también pueden usarse sin peligro, pero consulte primero a su médico antes de tomarlos. Para bajar la fiebre o disminuir el dolor de las articulaciones, hable con su proveedor de salud sobre la posibilidad de tomar acetaminofén (Tylenol®) en vez de una droga antiinflamatoria no esteroidea (AINEs) tal como la aspirina, el ibuprofeno (Advil®, Motrin®), y el naproxeno (Aleve®). Los AINEs pueden irritar su sistema digestivo. Muchos de los medicamentos sin receta médica pueden tener efectos adversos en la enfermedad de Crohn propiamente dicha o interactuar con algunas de las medicinas recetadas para tratar su enfermedad de Crohn. La manera más segura de manejar los medicamentos sin receta médica es seguir las pautas e instrucciones de su médico y farmaceuta. Para mayor información, favor de leer nuestro folleto, “Cómo Manejar los Brotes y otros Síntomas de la EII.” Sólo está disponible en inglés.

Medicamentos para la enfermedad de Crohn Clase de Drogas

Nombre Genérico Indicación (uso)

Vía de administración

  • sulfasalazina (Azulfidine®)
  • mesalamina (Asacol®, Asacol HD®, Lialda®, Pentasa®, Rowasa®)
  • olsalazina (Dipentum®)
  • balsalazida (Colazal®)

Aunque no estén aprobados por la FDA, se cree que estos medicamentos son efectivos para los episodios leves a moderados de la enfermedad de Crohn y útiles en la prevención de recaídas de la enfermedad. Para la enfermedad de Crohn leve a mode-rada. La budesonida es una clase nueva de esteroide no sistemática también para la enfermedad de Crohn leve a moderada. También es efectiva para el control a corto plazo de brotes.

se puede usar voltaren crema en el embarazo

Vitamina E (tocoferol): Una carencia de esta vitamina no es muy frecuente, pero tiene consecuencias devastadoras: temblores, movimientos repentinos de la cabeza, convulsiones, ceguera y hemorragias internas. Sin un tratamiento inmediato es mortal, pero aún con ayuda inmediata las síntomas no desaparecerán, solamente se hacen mas débiles. Si has elegido tener un gato como mascota seguramente quieras saber todo sobre sus cuidados y su higiene pero, ¿sabes cuáles pueden ser las enfermedades que puede tener tu gato?

Tu gato puede enfermaraunque estén vacunados y les cuides muy bien. Pueden contraer enfermedades que deben ser tratadas y es bueno que las conozcas para poder buscar ayuda del veterinario si fuera oportuno. Por eso desde uncomo.com queremos explicarte cuáles son las enfermedades más comunes en los gatos domésticos. Igual que las personas padecemos alergias estacionales, los gatos también pueden padecer diferentes tipos de alergias. Los síntomas pueden ser:

  • Respiratorios: estornudos, tos, mucosidades y dificultades respiratorias.
  • Cutáneos: picor intenso y persistente, lagrimeo de ojos.

Si piensas que tu gato puede estar padeciendo una alergia primero se debe descubrir qué es lo que le ocasiona este trastorno para eliminarlo.

Otra de las enfermedades más comunes en los gatos domésticos es la bronconeumonía, una dolencia que consiste en una inflamación de los bronquios y los alvéolos pulmonares. Se produce por la infección de un virus haciendo que tu gato tenga los ojos llorosos, mucosidad abundante, tos e incluso úlceras en la boca. Aunque tu gato haya sido vacunado igualmente puede contagiarse con el virus de la gripe, otra de las enfermedades comunes de los gatos. Sabrás rápidamente si tu gato tiene la gripe porque verás síntomas como:

  • Ojos lagrimosos
  • Tose y estornuda con frecuencia
  • Percibes que tiene la nariz congestionada y mucosidad

Si crees que tu gato ha sido contagiado con la gripe lo más recomendable es que lo lleves al veterinario para que le trate con antibióticos específicos y aptos para la raza de tu gato. En unComo te damos algunas claves para que sepas cómo tratar el resfriado en los gatos.

Otra de las enfermedades comunes de los gatos domésticos es la conjuntivitis. Al igual que los humanos, los gatos pueden padecer de esta enfermedad en la zona de los ojos que puede resultarle muy molesta en la visión y en su salud. Puedes determinar si tu gato tiene conjuntivitis observando la apariencia de sus ojos: si ves que tiene muchas legañas, que lagrimea en abundancia, que tiene los ojos enrojecidos o los párpados inflamados son síntomas de la conjuntivitis en los gatos.

Las cataratas en los gatos pueden ser congénitas o adquiridas, pero sea cuál sea la causa, verás rápido si tu gato las padece porque verías en el ojo como el interior de la pupila es de color blanco. Igualmente si ves que tu gato empieza a tener movimientos extraños o se choca contra los muebles, llévale al veterinario para que le haga un seguimiento. También puede ser que, a causa las cataratas, tu gato tenga menos visión o, incluso, se le haya desarrollado ceguera. Podrás detectarlo si notas que el animal está desorientado, si se rasca mucho los ojos o si no reaccionan a la luz. En unComo te damos algunos consejos para saber si tu gato es ciego.

Normalmente son los gatos más pequeños los que pueden padecer problemas gastrointestinales a causa de un virus, de parásitos, de una infección bacteriana o porque tu gato ha ingerido alimentos en mal estado. Los síntomas que presentaría tu gato serían: vómitos, diarreas, dolor abdominal, pérdida de apetito, debilidad o apatía. Si tu gato tiene estos síntomas acude a tu veterinario urgentemente porque se puede deshidratar rápido y peligrar su vida.

La otitis es otra de las enfermedades más comunes de los gatos domésticos y es una enfermedad que produce la inflamación del conducto auditivo y es muy doloroso; además, la otitis en los gatos puede tener consecuencias muy graves como la perforación del tímpano. Se puede producir a causa de la presencia de parásitos como ácaros, hongos o bacterias. Si observas que tu gato tiene una secreción marrón por las orejas llévalo inmediatamente al veterinario.

Para poder evitar que tu gato presente alguna de estas enfermedades comunes, es imprescindible que tengas en cuenta los cuidados específicos que necesita tu animal de compañía. Debes extremar la precaución en aspectos básicos de la vida del gato como son su alimentación, el cuidado de su pelaje, la higiene de sus dientes y tener en cuenta que hay estaciones en el año en las que el animal tiene más riesgos de contraer enfermedades, por eso, en unComo te ayudamos a que sepas cómo cuidar a un gato en invierno y en verano.

Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento veterinario ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar. Si deseas leer más artículos parecidos a Cuáles son las enfermedades más comunes en los gatos domésticos, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Mascotas.

  • Las legumbres que se comen crudas como las zanahorias, la lechuga, los tomates, etc., deben de lavarse muy bien. El vinagre en algunos aderezos para ensalada mata muchos tipos de bacterias.
  • No coma alimentos en mal estado, o alimentos con un olor o sabor desagradable. Los organismos nocivos no siempre se pueden detectar por la apariencia, el olor, o el sabor. En caso de duda, tire los alimentos pasados en vez de arriesgarse a enfermarse.
  • El herpes (herpes labial y herpes genital)
  • Paperas
  • Borrelia - una espiroqueta transmitida por garrapatas que causa la enfermedad de Lyme (borreliosis).
  • Tuberculosis - una enfermedad de los pulmones causada por Mycobacterium tuberculosis
  • Criptosporidiosis - enfermedad parasitaria del intestino causada por Cryptosporidium.
  • Blastomicosis - infecciones de la piel y los pulmones.
  • Coccidioidomicosis - puede causar tos, dolor en el pecho, o dificultad para respirar
  • Criptococosis - puede ser transmitida por los excrementos de las palomas
  • Anquilostomiasis
  • Oxiuros
  • Tenia o Solitaria
  • Triquinosis - una enfermedad causada por el consumo de carne mal cocida, que contiene quistes de Trichinella spiralis.

Enfermedades infecciosas y producidas por hongos

Psitacosis (Ornitosis, Fiebre del loro) La psitacosis es una enfermedad muy seria, no solo porque sin tratamiento resulta mortal para los periquitos, sino también porque se contagia a los humanos, y también en este caso, no se debe tomar a la ligera.

Pero no está justificado el pánico que tienen muchos dueños de periquitos a esta enfermedad: en realidad, no es muy frecuente, y sus síntomas acompañan también a otras enfermedades menos graves. Además con el tratamiento correcto (y realizado a tiempo) no tiene que resultar mortal para los periquitos, y en humanos, también tratada a tiempo, la mortalidad está entre el 1 - 5 %, menos que en el caso de una gripe. Aún así, cualquier persona que tenga periquitos debería conocer las síntomas de la enfermedad para poder reconocerla a tiempo si aparece. La psitacosis está causada por Chlamydia psittaci, un microorganismo que se clasifica como bacteria, aunque presenta algunas características más bien propias de los virus. Se transmite por inhalación de polvo contaminado por el agente infeccioso, normalmente procedente de las heces secas del ave. La enfermedad es muy contagiosa entre aves, (afecta a prácticamente todas las especies, no solo a psitácidos), y el riesgo de contagio es algo menor, aunque considerable, entre aves y humanos. Desde el contagio hasta la aparición de la enfermedad pueden pasar varios meses, durante los cuales el periquito infectado excreta a las chlam i dias con sus excrementos. La enfermedad puede permanecer latente durante mucho tiempo, muchas veces se desencadena cuando el periquito pasa por un periodo de estrés u otra enfermedad. También ocurre que crías, con el sistema inmune todavía en desarrollo, sufran la enfermedad, contagiados por sus padres donde la infección permanece latente.

La enfermedad en sí es difícil de reconocer, las síntomas pueden variar, aparecer todas o solo algunos, y no son exclusivos de la psitacosis. Posibles síntomas son: inflamación de los ojos (muchas veces de un ojo solo), respiración forzosa, ruidos al respirar, segregaciones por la nariz, diarrea verdosa y tos. Los periquitos parecen enfermos, permanecen con el plumaje levantado, se muestran apáticos, comen menos y duermen mucho. Si se deja sin tratar la enfermedad lleva a la muerte de la mayoría de los animales infectados en un plazo de dos a diez semanas. En humanos la enfermedad produce síntomas parecidas a gripe: falta de apetito, fiebre, dolores musculares y de cabeza. En personas adultas y previamente sanos normalmente se queda ahí, pero en ancianos, niños pequeños y personas enfermas puede llevar a una especie de neumonía, e incluso a problemas cardiacos y del sistema nerviosos central.

Tanto en aves como en humanos el diagnóstico se hace mediante un análisis de sangre (en humanos) o de las heces (en periquitos). Así también se puede diagnosticar durante las fases latentes. El tratamiento es mediante antibióticos. ¡Es imprescindible acudir a un veterinario ante la sospecha! Intentar tratar la enfermedad por cuenta propia pone en peligro tanto la vida del periquito como la del dueño. Con el antibiótico adecuado (no sirve cualquiera, se suelen utilizar tetraciclinas ) el tratamiento no es muy complicado y normalmente exitoso. Si tienes un periquito infectado hay que tratar TODAS las aves que hayan estado en contacto con el, y también el propio dueño debería acudir al médico para hacerse el análisis.

La aspergillosis es una infección de las vías respiratorias y los sacos aéreos con el hongo Aspergillus fumigatus. No se contagia a los humanos, y el riesgo de contagio entre dos periquitos es muy bajo. El hongo entra en contacto con los periquitos con más frecuencia a través de una mezcla de semillas en mal estado, donde vive dentro de los granos, y el ave, al pelarlos, inhala las esporas. Aquí hay que mencionar que muchos loros más grandes se contagian a través de cacahuetes con cáscara, donde el hongo vive con predilección. ¡Si tienes un loro y le quieres dar cacahuetes, solo pelados! También se encuentra en paredes (moho).

El hongo, una vez que entra en el organismo del periquito, prolifera primero en sus sacos aéreos, y después puede extenderse a otros órganos como el tracto digestivo, incluso a los ojos. Lo peligroso no es el hongo en sí, sino una toxina que produce, la aflatoxina, que tiene efectos devastadores sobre el organismo y sobre todo sobre el sistema nerviosos central. Es más fácil la prevenir que curar: un periquito tiene menos probabilidades de infectarse si su dueño sigue una serie de reglas. Hay que cuidar la alimentación del periquito, dar abundante fruta y verdura (todos los días), poner la jaula en un lugar ventilado (pero sin corrientes), con luz natural, proporcionar la oportunidad de volar libremente por la habitación al periquito. Todos estos factores aumentan las defensas del perico.

Cuando un periquito se infecta se crean una especie de gránulos con el hongo en sus pulmones y sacos aéreos, y después en otros órganos. Además las toxinas del hongo dañan los riñones. La aspergillosis puede ser aguda o crónica. La forma aguda es casi siempre mortal, también con tratamiento. Los periquitos respiran con dificultad, estornudan, bostezan, sufren diarreas, se muestran apáticos y mueren al cabo de pocos días por asfixia o un fallo renal.

La forma crónica se suele descubrir muy tarde, ya que las síntomas no son muy evidentes y no hacen sospechar nada grave. El periquito se cansa rápidamente al volar, necesita unos minutos para recuperarse de cualquier esfuerzo. Bebe más de lo normal, y aunque su comportamiento en principio es normal, duerme un poco más. A veces sufre diarrea, que puede aparecer y desaparecer. Esta fase de la enfermedad puede durar semanas a meses. Después va empeorando progresivamente: hace ruidos al respirar, mueve la cola con el ritmo de la respiración, cambia la voz, las diarreas se hacen más persistentes, el periquito regurgita con frecuencia y se nota decaído. Si sospechas que tu periquito podría sufrir aspergillosis, llévalo a un veterinario especializado en aves cuanto antes. Con un tratamiento adecuado a tiempo la enfermedad se puede parar, aunque raramente curar del todo, y cuanto antes se detecta más años puede vivir el periquito con una calidad de vida aceptable. Sin tratamiento lleva a la muerte inevitablemente en un plazo de algunos meses. El diagnóstico se hace mediante una radiografía y / o un análisis de un frotis traqueal.

para que sirven las voltaren dolo

Una creencia popular es que la cirrosis siempre es causada por el consumo excesivo. Eso no es siempre el caso, como la cirrosis puede ser causada por otros problemas y puede aparecer en personas que no beben alcohol en absoluto. La cirrosis es una enfermedad crónica que es causada por una lesión en el hígado, y se caracteriza por el deterioro y mal funcionamiento del hígado. El tejido cicatrizal reemplaza los tejidos sanos normales de los bloques del hígado y parcialmente el flujo de sangre a través del hígado. La cirrosis es causada generalmente por factores tales como el alcoholismo excesivo y ciertas condiciones médicas, tales como la hepatitis B y C. Sin embargo, en algunos casos, la cirrosis es de naturaleza idiopática, sin una causa específica para su ocurrencia.

La ictericia es uno de los síntomas que a menudo se asocian con la cirrosis del hígado. El hígado ayuda a producir y mantener los niveles de bilirrubina en el cuerpo; sin embargo, en los pacientes que padecen cirrosis, el hígado pierde total o parcialmente su capacidad para desempeñar sus funciones. Como resultado, grandes cantidades de bilirrubina se acumulan en el torrente sanguíneo del individuo, lo que causa coloración amarillenta de la piel o ictericia. Otro síntoma común que se asocia con la cirrosis es fácil aparición de moretones. Una de las principales funciones del hígado humano es la producción de factores de coagulación de la sangre, que desempeñan un papel vital en la ayuda del proceso de coagulación de la sangre en las heridas o lesiones. Sin embargo, en el caso de la cirrosis, el hígado pierde su capacidad para producir factores de coagulación de la sangre. Esta reducción en el número de factores de coagulación de la sangre puede hacer que una persona sea más susceptible a otros riesgos para la salud y las complicaciones debido a retraso en la cicatrización de las lesiones y heridas.

El dolor abdominal es un síntoma más común que las personas que sufren de cirrosis hepática pueden experimentar. Esta condición se produce principalmente debido a la acumulación de líquido en el abdomen, lo que reduce el flujo de sangre a varios órganos, causando dolor severo. Otros síntomas comunes, tales como náuseas, debilidad extrema, sensación de cansancio, incluso mientras se está sentado inactivo, prurito y pérdida excesiva de peso se asocian a menudo con la cirrosis del hígado.

Ciertas complicaciones como hinchazón de las piernas y los brazos, agrandamiento del bazo, el desarrollo de cálculos biliares y resistencia a la insulina a menudo se asocian con estados avanzados de cirrosis. Si se deja sin tratar durante un largo período de tiempo, los individuos también pueden desarrollar condiciones tales como cáncer de hígado y encefalopatía hepática, una condición en la que los desechos tóxicos se acumulan en el cerebro debido a que no se filtran de la sangre por el hígado mal funcionamiento. Esto puede llevar al coma e incluso la muerte. La cirrosis hepática es una enfermedad crónica en la que el órgano se convierte en cicatrices como respuesta a daño crónico. El hígado tiene muchas funciones del cuerpo, incluyendo los nutrientes de fabricación, purificar la sangre y la desintoxicación del cuerpo. La cicatrización causada por la cirrosis no es reversible, por lo que la condición de tiempo puede causar el hígado falle. Las causas de la cirrosis incluyen el uso crónico de alcohol, la fibrosis quística, hepatitis B y C, enfermedad de hígado graso y problemas con los conductos biliares. El tratamiento depende de la causa, pero cuando es causada por otra condición médica, el control de esa condición es la clave.

Una de las causas más comunes de cirrosis en los Estados Unidos es el alcoholismo, de acuerdo con los Institutos Nacionales de Salud. El consumo excesivo de alcohol comienza a dañar el hígado, ya que se ve obligado a trabajar en el disco. La cantidad de consumo de alcohol que causa cirrosis varía de persona a persona, pero las personas que son diagnosticadas con cirrosis que dejar de beber por completo. Si los pacientes no pueden dejar de beber por su cuenta, su médico puede recomendar un programa de tratamiento para combatir la adicción. Debido a que la cirrosis es una condición crónica y el daño al hígado es irreversible, el tratamiento en muchos casos se centra en la gestión y tratamiento de las complicaciones. Una complicación común es la acumulación de líquido en el cuerpo, llamado edema. En los casos leves o moderados, diuréticos pueden prescribir o una dieta baja en sodio serán recomendados. En casos severos, el exceso de líquido puede ser tiene que ser drenado. Otras complicaciones incluyen infecciones, que pueden ser tratadas con antibióticos, y el aumento de la presión sanguínea en ciertas venas, que se puede controlar con los medicamentos para la presión arterial. La mayoría de los pacientes con cirrosis también se proyectarán para el cáncer de hígado, porque la condición aumenta el riesgo de una persona para ello.

Cuando la cirrosis llega a etapas avanzadas y el hígado comienza a fallar, algunos pacientes pueden ser colocados en la lista de espera para un trasplante de hígado. En un trasplante de hígado, se retira hígado enfermo de un paciente y se reemplaza con un hígado sano de un donante de órganos o una pieza de un hígado de un donante vivo. No todos los pacientes con cirrosis serán elegibles para un trasplante, sin embargo. Por ejemplo, las personas que abusan del alcohol no podrán recibir un trasplante. El hígado es un órgano muy importante para la supervivencia global del cuerpo humano, y condiciones crónicas como la cirrosis biliar primaria puede haber condiciones muy graves y peligrosos. Para diagnosticar la condición, el médico utilizará un análisis de sangre, una prueba de imagen, como una ecografía o una resonancia magnética y una biopsia hepática para detectar cualquier daño extenso del hígado o cicatrices.

El cuerpo humano tiene una intrincada red de tubos que se refiere como los conductos biliares. La bilis es una sustancia que se produce en el hígado y que el cuerpo utiliza para descomponer las grasas y disponer de los glóbulos rojos muertos. Los conductos biliares transportan la bilis desde el hígado hasta las diferentes partes del cuerpo que más lo necesitan. La condición de la cirrosis biliar primaria es el deterioro gradual de los conductos biliares, causando la acumulación de bilis en el hígado - y las sustancias que se suponía que la bilis para eliminar a acumularse en el cuerpo. Según la Clínica Mayo, la razón exacta de por qué los conductos biliares se destruyen lentamente aún se desconoce. Es posible diagnosticar la cirrosis biliar primaria antes de experimentar ningún síntoma perceptible. En algunos casos, un médico puede notar la aparición de la cirrosis biliar primaria a través de los niveles encontrados en un análisis de sangre. Pero los primeros síntomas de la cirrosis biliar primaria, aunque modestos ya menudo ignorado, se pueden observar si la persona sabe lo que son. Estos primeros síntomas incluyen fatiga crónica que no parece ser mejor no importa cuánto descanso la persona recibe, un problema picazón crónica que puede llegar a ser tan grave que puede causar que la persona se despierta de un sueño profundo y un descenso apreciable de la producción de la saliva y las lágrimas que pueden dar lugar a sequedad de los ojos y la boca.

Algunos de los síntomas avanzados de la cirrosis biliar primaria son muy notables. Uno de los síntomas posteriores es la ictericia. Esto es cuando la bilis comienza a filtrarse en el cuerpo gracias a la descomposición de los conductos biliares y le da un tinte amarillento en la piel y la parte blanca de los ojos. Otros síntomas posteriores incluyen los pies hinchados y dolorosos, dolor abdominal y calambres, diarrea crónica y dolor al orinar que es el resultado de infecciones recurrentes de las vías urinarias. No hay cura para la cirrosis biliar primaria, así que el tratamiento se enfoca en retrasar la progresión de la enfermedad y ofreciendo la mejor calidad de vida posible. Hay una serie de medicamentos que un médico puede utilizar para ayudar a retrasar el desarrollo de la cirrosis biliar primaria y reducir los efectos de los síntomas. En algunos casos, la cirrosis biliar primaria puede causar el hígado para empezar a fallar. En estas circunstancias extremas un trasplante de hígado puede ser usado para reemplazar el hígado morir. Aunque esto le ayudará a prolongar la vida de una persona mientras que sufren de cirrosis biliar primaria, un trasplante de hígado no va a curar la enfermedad.

La Clínica Mayo sugiere que 9 de cada 10 personas que contraen la cirrosis biliar primaria son mujeres. Es una condición que es muy poco frecuente en los niños y es más propenso a atacar a personas en sus años 40, 50 o 60 años. La condición no es genético y no se transmite de una generación a otra dentro de la misma familia. Pero los números sugieren que una historia familiar de la cirrosis biliar primaria tiende a aumentar las posibilidades de contraer la enfermedad. La cirrosis es una enfermedad en la que el hígado se convierte en cicatrices y daña. La cicatrización es irreversible y, finalmente, puede hacer que el hígado falle. El hígado tiene muchas funciones, incluyendo la purificación de la sangre, la desintoxicación del cuerpo y los nutrientes de fabricación. Las dos causas más comunes de la cirrosis en los Estados Unidos son las infecciones de abuso de alcohol y la hepatitis C, según los Institutos Nacionales de Salud. Varias otras condiciones médicas pueden causar la afección, pero no es causada por una lesión en el hígado. El tratamiento varía dependiendo de la causa, sino el control de las condiciones subyacentes es la clave.

Cuando la cirrosis es causada por el abuso del alcohol, los pacientes deben dejar de beber para detener el daño al hígado de progresar. Si los pacientes continúan bebiendo, el hígado se continuará con cicatrices y dañada y, finalmente, se producirá un error. Las personas que son adictas al alcohol a menudo tienen dificultades para dejar de beber. Los médicos pueden ayudar a recomendar un programa de tratamiento o instalación a los pacientes que están teniendo problemas para dejar por su cuenta. Debido a que la cirrosis es irreversible, el tratamiento de los pacientes a menudo se centra en el manejo de las complicaciones causadas por la enfermedad. Por ejemplo, la cirrosis causa el exceso de acumulación de líquido en el cuerpo, una condición llamada edema. Los pacientes con edema pueden seguir una dieta baja en sodio o tomar diuréticos para ayudar a controlar el edema. Otras complicaciones que pueden resultar de la cirrosis incluyen el aumento de la presión sanguínea en ciertas venas y las infecciones más frecuentes, los cuales se pueden controlar con los medicamentos recetados. Pacientes con cirrosis también se aconseja someterse regularmente exámenes para el cáncer de hígado debido a la condición aumenta el riesgo de padecerla.

Cuando la cirrosis progresa hasta el punto de que el hígado está fallando, la única opción de tratamiento es el trasplante de hígado. Los pacientes que cumplan con ciertos criterios serán colocados en una lista de espera de trasplante de órganos. Un trasplante de hígado consiste en quitar el hígado enfermo y su reemplazo, ya sea con un hígado de un donante fallecido o de una parte de un hígado de un donante vivo. No todos los pacientes con cirrosis serán elegibles para un trasplante. Por ejemplo, los que siguen a abusar del alcohol no recibirán un trasplante. La cirrosis se clasifica como la cicatrización del hígado que ocurre después de un daño hepático a largo plazo. Después de bastante daño, el hígado no es capaz de curarse a sí mismo y deja de funcionar. Si se deja sin tratamiento, el pronóstico para las personas con cirrosis es bastante pobre.

Si se detecta a tiempo, el daño al hígado causado por la cirrosis puede ser minimizado y el pronóstico puede ser positivo. Muy a menudo, el tratamiento implica abstenerse de beber alcohol; si la hepatitis es la causa, se pueden recetar medicamentos. Cirrosis severa puede causar insuficiencia hepática. Si el hígado deja de funcionar, el paciente puede tener que someterse a un trasplante de hígado para sobrevivir. Según Merck, después de las enfermedades cardíacas y el cáncer, la cirrosis es la tercera causa de muerte más común de las personas en el grupo de edad de 45 a 65.

Otras complicaciones de la cirrosis incluyen infecciones más frecuentes, el cáncer de hígado, desnutrición y presiones ejercidas sobre las venas que llevan la sangre al hígado. La cirrosis puede ser causada por una serie de factores, incluyendo la enfermedad, el alcoholismo, los parásitos y la acumulación de grasa. El pronóstico puede ser afectado en gran medida si se identifica la causa de los daños e inmediatamente remediada.

Varias opciones de estilo de vida pueden prevenir la cirrosis, como la moderación de su peso, limitar el consumo de alcohol y la garantía de no contraer enfermedades como la hepatitis que afectan al hígado. El hígado, un órgano esencial en el cuerpo humano, lleva a cabo varias funciones esenciales, tales como la desintoxicación de sustancias nocivas, la purificación de la sangre, la fabricación de nutrientes vitales, por lo que las proteínas que regulan la coagulación de la sangre, y la producción de la bilis para absorber grasas y vitaminas solubles en grasa, una sana es necesario para la supervivencia de hígado. Es capaz de regenerar la mayoría de sus propias células cuando se dañan. Cuando el hígado no es capaz de repararse a sí mismo, el tejido cicatricial se forma que bloquea parcialmente el flujo de sangre a través del hígado y deteriora la capacidad del órgano para controlar las infecciones.

La cirrosis es una enfermedad en la que el hígado se deteriora y funciona mal debido a una lesión crónica lentamente. Con la formación de tejido cicatricial, el hígado ya no es capaz de realizar como debería. La sangre puede pasar por alto el hígado, pasando sustancias venenosas en el cerebro que podría resultar en somnolencia, confusión y coma. Los síntomas pueden incluir fatiga, debilidad, agotamiento, hemorroides sangrantes, ictericia, pérdida de peso, hinchazón de las piernas, dolor abdominal, disminución del gasto urinario y fiebres. Desafortunadamente, esta enfermedad no muestra síntomas en sus primeras etapas,

La causa principal de cirrosis del hígado es el alcoholismo a largo plazo. Muchas personas tienen más de una base de la enfermedad, incluyendo la obesidad, enfermedades hereditarias, la acumulación de hierro en el cuerpo y una infección de la hepatitis C. Las complicaciones causadas por la enfermedad pueden incluir la malnutrición, las infecciones frecuentes, aumento del riesgo de cáncer de hígado y un alto nivel de toxinas en la sangre.

Un profesional médico discutirá la historia clínica y los síntomas del paciente con él y programar un examen físico completo. Workups laboratorio incluirán pruebas de sangre y procedimientos de imagen, incluyendo una tomografía computarizada, resonancia magnética y ecografía. Una biopsia de hígado también puede ser programado para determinar la causa de la enfermedad, la extensión de los daños y opciones de tratamiento. Examen de tejidos es el único método definitivo para confirmar un diagnóstico de cirrosis. El tratamiento puede incluir antibióticos, análisis de sangre periódicos, exámenes de ultrasonido, medicamentos para la presión arterial, diuréticos o medicamentos para controlar la hepatitis. El individuo puede necesitar dejar de tomar ciertos medicamentos o buscar tratamiento para la dependencia del alcohol. Un trasplante de hígado será necesario cuando las complicaciones de la enfermedad no pueden ser controlados por el tratamiento y la condición se convierte en peligrosa para la vida.

La cirrosis es causada por la cicatrización irreversible del hígado. No es posible curar el hígado o recuperar su funcionamiento normal. Esta es una condición muy seria que puede llevar a muchas complicaciones. Consejo médico Sound, el tratamiento y un cambio en el estilo de vida son necesarios para la supervivencia. Hígados sanos son capaces de regenerar y sanar. La cirrosis hepática es una enfermedad que se produce con el tiempo. La primera etapa de la enfermedad hepática se caracteriza por la inflamación del hígado. Si no se trata o no diagnosticada, que la inflamación comienza a formar tejido cicatrizal en el hígado. El tejido cicatricial reemplaza el tejido sano del hígado y causa la disfunción hepática.

El tejido cicatrizado no puede realizar de la misma manera que el tejido sano del hígado se puede. Como resultado, se disminuye la capacidad de su hígado. Ya no es tan eficaz en el control de infecciones; filtrar las toxinas y las bacterias de la sangre; el procesamiento de drogas y nutrientes; y la producción de las proteínas que contribuyen a la coagulación de la sangre. La producción de bilis de su hígado también se ve afectada. La bilis ayuda a su cuerpo a absorber las vitaminas solubles en grasa y metabolizar las grasas. A medida que la cirrosis avanza, los síntomas externos como picazón en la piel, pérdida de peso y la aparición de los vasos sanguíneos de araña en la superficie de la piel comienzan a emerger. Síntomas externos adicionales incluyen el ir de discotecas de sus puntas de los dedos, la aparición de pequeñas protuberancias de color amarillo en la piel y la ictericia (coloración amarillenta de la piel y los ojos).
Algunos síntomas adicionales en esta etapa pueden incluir náuseas / vómitos, cambios en el apetito, fatiga y debilidad.
Muchas personas que tienen cirrosis no presentan síntomas en las primeras etapas de la enfermedad.

Debido a que su cuerpo no es capaz de absorber la grasa y vitaminas como efectivamente, la pérdida de peso es común. Síntomas externos adicionales incluyen la atrofia (o pérdida) de los músculos, el enrojecimiento de las palmas de las manos (una condición llamada eritema palmar) y agrandamiento de las glándulas salivales. Los hombres a menudo experimentan una atrofia de los testículos, menor vello de las axilas y la ginecomastia (agrandamiento de las mamas). Un síntoma más externa es la contractura de Dupuytren, que es causada por la contracción de los tendones en la mano, lo que resulta en los dedos de curling.
Síntomas internos incluyen el mal funcionamiento de los nervios de todo el sistema nervioso central, agrandamiento del bazo, acumulación de líquido en el abdomen y los cambios en el tamaño del hígado. Debido a la capacidad del cuerpo para absorber la vitamina D disminuye, la osteoporosis puede desarrollarse. Las complicaciones de la cirrosis incluyen problemas internos. La formación de venas retorcidas puede formar en el estómago, el recto o la porción inferior del esófago. Si esas zonas retorcidas sangran, los pacientes pueden vomitar sangre. La insuficiencia renal y la función cerebral reducida son comunes en cirrosis en etapa terminal.

Las causas comunes de la cirrosis incluyen la obesidad, el consumo excesivo de alcohol, hepatitis C, hepatitis B, la hepatitis D, enfermedad de hígado graso y cualquier enfermedad que pueda causar daños a los conductos biliares. Si usted tiene algún factor de riesgo para el desarrollo de la cirrosis, debe hablar con su médico acerca de tener chequeos regulares. La captura de cualquier enfermedad hepática en las primeras etapas es la única manera de prevenir un daño permanente. Cuando el hígado se daña debido a una enfermedad, una condición conocida como la cirrosis, el tejido cicatrizal se acumula en el hígado y le impide funcionar correctamente. A diferencia de algunos de los órganos de su cuerpo --- el bazo y la vesícula biliar, por ejemplo --- usted no puede vivir sin el hígado. Se filtra las toxinas en la sangre y crea nutrientes esenciales. Aunque un hígado ligeramente dañado por lo general puede repararse a sí mismo, cirrosis grave acortará su vida útil.

Debido a que el hígado es un órgano vital como, su vida puede acortarse considerablemente si el hígado se vuelve demasiado dañado para funcionar correctamente. Como con cualquier condición que amenaza la vida, el número de años perdidos puede variar de persona a persona, dependiendo de si hay otras complicaciones presentes. Si usted tiene cirrosis del hígado debido al consumo excesivo de alcohol y deje de beber y comenzar un estilo de vida saludable con un montón de comida nutritiva y ejercicio, usted tendrá una alta probabilidad de revertir o al menos detener el progreso de su daño en el hígado. Sin embargo, si usted continúa con consumo excesivo de alcohol y un estilo de vida poco saludable, la probabilidad de una muerte temprana de la enfermedad hepática es mucho mayor. Al igual que la presión arterial alta, la cirrosis es a menudo un asesino silencioso. A menudo no hay síntomas hasta que la enfermedad es grave o incluso irreversible. Las personas que tienen síntomas pueden ser fatigados, han hinchazón en las piernas y el abdomen, sentir náuseas, moretones o sangrar con facilidad, y tienen una pérdida inesperada de apetito y pérdida de peso. Aunque usted puede no sentir ningún síntoma, una simple prueba de sangre a intervalos regulares (durante su examen físico anual, por ejemplo) puede detectar posibles problemas en el hígado. El descubrimiento de daño hepático temprano puede ayudar a prolongar su vida útil.

Existen varias enfermedades que contribuyen a la cirrosis. El más frecuente son el abuso a largo plazo de alcohol y la hepatitis B y C. El exceso de hierro o de cobre en el cuerpo también puede dar lugar a daños en el hígado, mientras que la fibrosis quística, la enfermedad de hígado graso, y los conductos biliares inadecuados o dañados también pueden causar cirrosis. En algunos países en desarrollo, los parásitos pueden contribuir a la enfermedad hepática. En todas estas condiciones, el tejido cicatrizal se acumula en el hígado con el tiempo y puede acortar drásticamente la esperanza de vida. Los factores de riesgo para la cirrosis incluyen el abuso a largo plazo de alcohol. Los consumidores de drogas intravenosas también están en alto riesgo de cirrosis ya la hepatitis B y C se puede contraer a través de compartir agujas. Estas enfermedades también pueden transmitirse a través de tatuaje o piercing agujas no desinfectadas. En años anteriores, los pacientes de cirugía a veces en contacto con la hepatitis C a través de transfusiones de sangre, pero el suministro de sangre en los EE.UU. hoy en día es cribado para prevenir esto. Otros factores de riesgo para la cirrosis incluyen los factores genéticos, tales como la malformación o disfunción de los conductos biliares, así como condiciones como la fibrosis quística.

voltaren sirve para el dolor de muelas

Para Virginia, una cabeza ladeada puede ser sintoma de otitis. Revisa los palos en busca de piojitos, limpia y desinfecta todo. Aplica un producto insecticida apto para aves y dale vitamina B. Ayuda!
Tengo una periquita hembra que al parecer tiene ácaros del pico porque presenta deformación en las uñas y en el pico (están creciendo excesivamente larg@s), le cuelgan escamitas de las patas y tiene como piel muerta en el pico y en el céreo, como si fuera lama o algo así, pero blanco y seco. Ahorita está en una jaula con división junto con otros 4 pericos, 3 adultos y uno bebé y su pareja (con la que está) ya está presentando algo de descamación en las patas y pico con esa lamita, voy a tener que separar a todos y lavar muy bien esa jaula poruqe ya se me han muerto 3 pajaritos, pero no se si sea de lo mismo, a ellos se les empezó a caer mucho las plumas y a uno le salió un tumor benigno en la cabeza, pero aún así no quero que contagie a nadie más, ahora la estoy tratando con Bioparacit Tópico de Marvell (tiene Ivermectina), pero quiero saber si la tintura de yodo u otra cosa le puede servir. Gracias y espero la respuesta de alguien.

…Gracias a los que por lo menos se hayan interesado en responderme. Bueno, para los que les esté pasando algo similar con periquitos u otras aves ésta enfermedad es la sarna, creo que la mencionan en el texto; mis periquitos y un gorrión jaspeado que ya se me estaba contagiando se han curado con Bioparacit Tópico y Vaselina en las áreas con escamas. Puedes ponerle a tu ave enferma (si tiene esto) los dos al mismo tiempo por un día, o sólo uno, la sarna se irá quitando poco a poco con una sola aplicación, pero si ves que a tu ave le siguen saliendo escamas y le siguen creciendo el pico y las uñas, vuelve a poner sólo uno de los dos en las áreas afectadas y continuar con el tratamiento hasta que desaparesca. Si las uñas y el pico de tu ave han quedado muy largos, puedes poner una lija alrededor de su percha. Las uñas pueden ser cortadas CON MUCHO CUIDADO con un cortador de uñas normal en buen estado. El pico debe ser rebajado por un especialista, y de preferencia las uñas también. Saludos y que todos tengan un buen día… También recuerden que lo mejor es llevar a nuestras aves enfermas al veterinario. hola yo tambien te aconsejo que corte el pico un veterinario, pero no todos tienen experiencia con las aves domésticas. aprovecho para preguntarte si sabes que la puede ocurrir a mi canaria que pone huevos sin ser fecundada aunque esta con un macho jilguero. y se pasa todo el día piando desde el nido. Me da mucha pena. gracias

Hola: mira, no creo que sea algo malo para tu canaria, ya que las aves ponen huevos no fecundados (sin haberse apareado) en sus primeras nidadas; aunque también puede que los esté poniendo no fecindados por falta de vitamina E, calcio y otros nutrientes. Puedes dejar que la canaria empolle sus huevos, ya que puede que sí se esté apareando con el macho, pero no siempre lo hacen cuando tú los ves. Para ver si están fecundados puedes observarlos a partir del 5° o 7° día de incubación, se tornan más azulados. También hay otro método, pero éste tiene que ser con más cuidado: Tomas los huevos y los pones a trasluz de un foco o de una linterna, si el huevo se ve transparente por dentro o la yema está muy redodnda, no está fecundado, y si se ve la yema oscura o roja y el huevo casi no es muy traslúcido, tiene un pollito dentro. Hay otro método que no es muy fiable y es de más delicadeza: se toman los huevos y se sumergen en agua tibia o de la misma temperatura del huevo. El huevo que se hunde y se mueve un poco está fecundado, y el que flota y no se mueve, no. Se deben quitar los huevos no fecundados. Si te da cosa estar tocando los huevos (ya que las madres los pueden abandonar o destruir), puedes esperar a que pasen los 13 a 18 días de incubación, si en más tiempo (más de 20 días) no nace nada, debes retirar los huevos. También debes estar checando los huevos en el periodo de incubación para ver que no estén podridos. Cuando están podridos la cáscara se empieza a tornar negra u obscura, y por lo general las madres lo hacen a un lado, pero si no es así lo debes de retirar, ya que puede ser un foco de infección. Generalmente los pollitos de huevos fecundados pueden morir entre el día 11 y el 13.
Si ningun huevo estaba fecundado o todos murieron y los has retirado, pero la canaria sigue metida en su nido, sin empollar nada, debes sacar el nido por un tiempo, y volverlo a poner si observaste que tuvieron apareamiento o si quieres que vuelvan a criar.
Para solucionar la falta de nutrientes, debes darle una dieta más variada, con semillas diferentes, frutas, verduras, proteínas (pasta de huevo y mosco para aves u otros insectos), etc. así como complementos, tónicos y alimentos para postura y multivitamínicos. También, para que no falte el calcio, se le da hueso de jibia o piedra de calcio. Hay frutas, plantas, flores, tec. que tienen partes tóxicas para las aves, te doy un link con las plantas NO TÓXICAS: http://www.facebook.com/note.php?note_id=354153101304129 y las TÓXICAS: http://www.facebook.com/note.php?note_id=354140697972036
Que esté piando desde el nido puede significar que la canaria le esté pidiendo alimento para ella a su compañero, si el macho no responde a su llamado, ella saldrá a alimentarse. Es mejor poner los comederos y bebederos cerca del nido para que no le sea tan difícil salir y luego regresar, también facilitará al macho poder alimentar a su “esposa” y a sus crías, si responde el llamado que le hace la hembra.
También puedes intercambiar las parejas de aves que tengas (que sean de la misma especie o que puedan procrear entre ellas), para obtener mejores resultados por si alguno llegara a ser estéril o infértil.
Como ya he dicho, si la hembra no sale del nido y los huevos no nacen o ya han sido retirados, se debe sacar el nido por un tiempo, y volverlo a poner si observaste que tuvieron apareamiento o si quieres que vuelvan a criar.
Saludos, y si tienes más dudas no olvides en decirme. Espero haberte ayudado y suerte! 🙂 les encuentro el la parte de arriba..no en la cola,,un granito de puz…se lo saco y mejoran..de que viene eso..y que les doy..son 2 canarios naranja….gracias por contestar

HOLA A TODOS YO TENGO UN CLARIN QUE TIENE 6 CANTOS DISTINTOS ES MI CONSENTIDO, UN JILGUERO, UN CENZONTLE, UN MULATO, UN TIGRILLO LORA, UN MIRLO PRIMAVERA, Y UN CANARIO. TODOS CANTAN POR LA MAÑANA Y A LO LARGO DEL DIA. LOS CUIDO MUY BIEN Y DIARIO LES LAVO SUS RECIPIENTES DE ALIMENTACION Y LAVO LAS LAMINAS DE LAS JAULAS, TAMBIEN LIMPIO LOS PALITOS CADA SEMANA O LOS CAMBIO CUANDO ESTAN DAÑADOS, TODAS MIS JAULAS SON IGUALES DE TAMAÑO Y COLOR ES MUY IMPORTANTE LA LIMPIEZA ESTO EVITA INFECCIONES, NO ES BUENO ACOSTUMBRAR A LAS AVES A ESTAR ENCERRADAS TODO EL TIEMPO ESTO OCASIONA INFECCIONES RESPIRATORIAS O TRISTEZA Y COMO CONSECUENCIA DEJAN DE CANTAR YO DEJO MIS AVES AFUERA UNICAMENTE LAS TAPO CON UN TRAPO DELGADO PERO CUBRO MUY BIEN SUS JAULAS AMANECEN MUY CONTENTOS Y CANTAN DESDE LAS 7 AM HASTA LAS 7 PM DIARIO. MI CONSEJO ES QUE CUIDEN MUCHO A SUS MASCOTAS SE NECESITA TIEMPO Y PACIENCIA, CUANDO SE ACOSTUMBRAN A TI CANTAN CON MAS ENTUSIASMO HASTA PIDEN DE COMER, TE VEN COMO DE SU FAMILIA Y ESO NO TIENE PRECIO ES MUY GRATIFICANTE. SI NO TIENES LA PACIENCIA NECESARIA MEJOR NO COMPRES ANIMALITOS, ES MUY TRISTE VER MORIR A LAS MASCOTAS POR FALTA DE CUIDADOS TAMPOCO ES BUENO MEDICARLOS SI NO ES ESTRICTAMENTE NECESARIO, LA LIMPIEZA Y BUENA ALIMENTACION SON LA PRINCIPAL FUENTE DE ENERGIA Y SALUD. SUERTE PARA TODOS. Las plantas medicinales para el hígado logran recuperar los tejidos dañados del hígado, un órgano que puede verse afectado por excesos de colesterol, provocando como consecuencia un estado de hígado graso o bien los daños que pueden producir una ingesta excesiva de alimentos o de alcohol. Si cometemos muchos excesos, este órgano suele ser el encargado de depurar nuestro organismo de todo el exceso, sin embargo, en muchas ocasiones puede llegar a soportar cantidades por encima de las aconsejables, por lo que es recomendable recurrir a algunas de estas plantas para el hígado a fin de cuidarlo y evitar que reciba un daño demasiado elevado.

Vamos a hacer un resumen sobre cuáles son las plantas medicinales para el hígado más importantes, si bien en los artículos inferiores podrás descubrir algunas más, indicándote con detalle cómo se pueden aplicar, los beneficios de cada una de ellas así como todas las otras propiedades que obtenemos por la utilización de estas plantas o productos naturales. Entre estas destacan: el cardo mariano, la menta, la manzanilla, el diente del león así como el anís. Mediante el uso de cada una de estas plantas medicinales para el colesterol, podemos lograr un cuidado óptimo de este órgano tan importante para la asimilación de muchas de las sustancias que ingerimos diariamente. Evitaremos recurrir a algunos fármacos que pueden resultar dañinos para usos prolongados. Todas estas plantas no sólo servirán para mejorar el estado de nuestro hígado, sino que tienen propiedades beneficiosas para muchos otros aspectos.

Estas son las propiedades del agracejo (berberis vulgaris), una planta con propiedades medicinales ideales para el sistema digestivo, tratando diferentes afecciones. Analizamos cómo puede ayudarte la verdolaga, una planta medicinal muy utilizada por sus beneficios para cuidar el hígado y la gran cantidad de vitaminas que aporta.

La carqueja es una planta muy popular en América del Sur, conoce sus beneficios para la medicina alternativa, gracias a sus interesantes propiedades. Conoce más sobre el ciruelo japonés, un árbol cuyo fruto resulta ideal para beneficiarnos de sus múltiples propiedades medicinales, además de suministrarnos proteínas, vitaminas o minerales esenciales.

Gracias a las hojas o la corteza del sombra de toro podemos beneficiarnos de sus propiedades medicinales de esta planta, ideal para problemas de hígado, digestivos o resfriados. Conoce las propiedades y los beneficios del bailahuen para su uso como planta medicinal, cómo usarlo y cómo te puede ayudar.

El diente de león ofrece unas propiedades que propician una curación más rápida, de ahí que pueda resultar muy beneficiosa para cuidar órganos tan importantes como el hígado, los riónes o el estómago; un modo natural de mantener nuestro cuerpo en La artemisia es una planta medicinal que incluye diferentes especies, cada una con unas propiedades y aplicaciones diferentes que aquí aprenderás a utilizar.

Descubre los principales tipos de plantas medicinales, plantas y remedios naturales que pueden servirnos para aplicar cuidados para nuestra salud. Conoce las propiedades y las aplicaciones que te ofrece la chilca del campo, una planta medicinal muy recomendada para tratar problemas cutáneos como varicela, sarpullidos o inflamaciones que aparezcan.

Vamos a enseñarte las propiedades beneficiosas del cabello de ángel, un ingrediente natural muy utilizado para tratar problemas en la piel, cuidar el hígado o como diurético. La cúrcuma es una planta muy aromática, utilizada habitualmente como colorante natural, pero que es eficaz para diferentes enfermedades, desde tratar el colesterol hasta el cáncer.

Conoce las aplicaciones medicinales de la planta flor escondida o rompe piedra, un ingrediente que podemos aprovechar mediante infusiones para tratar diferentes dolencias. Te explicamos cómo usar el ajenjo para obtener resultados beneficiosos, siempre en pequeñas proporciones por el peligro que implica esta planta en grandes cantidades para la salud.

Encuentra las propiedades medicinales que el cepa caballo puede aportar y qué aplicaciones se pueden preparar graciasaa esta planta. Órgano con funciones esenciales para el cuerpo: 1) fabrica la bilis, necesaria para la digestión de las grasas; 2) metaboliza y neutraliza sustancias tóxicas: alcohol, toxinas de la sangre, fármacos, etc.; 3) almacena vitaminas y glucógeno.

El hígado está situado en la parte superior derecha de la cavidad abdominal, parcialmente por delante del estómago. Es la víscera de mayor tamaño del cuerpo. Tiene una superficie granulada, es de color rojizo y pesa unos 1500 g. El tejido hepático está compuesto de pequeños lobulillos, formados por hepatocitos (células hepáticas) que rodean una vena. do El hígado tiene una importante función metabólica. A parte de intervenir en la regulación y transformación del azucar, grasa y proteínas, también es el principal centro desintoxicador de nuestro cuerpo, transformando muchas sustancias.

no Las semillas del cardo mariano contienen una sustancia llamada silimarina que facilita la regeneración de las células hepáticas dañadas por toxinas, a la vez que las protege de futuras agresiones y ayuda al hígado a eliminar toxinas del. ro Al considerar la cantidad de hierro que tienen los alimentos es importante tener en cuenta que el hierro procedente de la carne y el pescado se absorbe mucho más fácilmente que el hierro procedente de los alimentos vegetales. En los.

co La hepatitis vírica es una infección en el hígado causada por un virus. Es una enfermedad caracterizada por una inflamación del hígado y una progresiva destrucción de sus células. Hay 5 tipos de virus causantes: A, B, C, D, E. Excepto la. is Las metástasis son tumores malignos desarrollados en otras partes del cuerpo a partir de células cancerígenas desplazadas del tumor primario de origen. El 90% de las muertes por cáncer son debidas al desarrollo de metástasis y no a causa.

ina Libro del Dr. Mario Schwarz que aborda de forma práctica y didáctica los temas fundamentales de la Medicina Tradicional China. Capítulos del libro: 1.- La filosofía de la Medicina Tradicional China 2.- Yin Yang 3.- Los cinco elementos. ano Cardo mariano ('Silybum marianum') Sustancias que contiene: Flavonoides, silimarina. Partes útiles: Frutos secos (semillas) Propiedades: Protector del hígado, excelente remedio contra las afecciones hepáticas. Reduce la inflamación del.

A La vitamina A o retinol es una vitamina liposoluble que se puede absorber proformada de alimentos de origen animal, como los huevos, los productos lácteos y el hígado. También se sintetiza en el organismo a partir del pigmento betacaroteno. as En los niños, pero a veces también en los adultos, pueden aparecer en las uñas unas manchas blancas de aspecto nebuloso. Estas señales blanquecinas nacen en la raíz de la uña y se amplian hacia fuera a medida que la uña crece. Médicamente se.

co Se llama ictericia a la coloración amarilla de la piel, fluidos corporales o mucosas, causado por la acumulación de bilirrubina (más de 2,3 mg/dl). La bilirrubina proviene mayoritariamente de la degradación de la hemoglobina de los glóbulos. B ¿Qué es la hepatitis B? La hepatitis B es una enfermedad que afecta la hígado. Cuando una persona adulta se contagia con este virus, la infección puede evolucionar de dos maneras distintas: 1.) En la mayoría de los casos el organismo.

voltaren crema y lactancia

Cuando existe cirrosis se generan problemas de diversa índole (Figura 3), que a su vez dan origen a situaciones que requieren atención médica especializada. Uno de los principales problemas es que se bloquea el normal flujo de sangre a través del órgano, generando una situación de alza en la presión sanguínea sectorizada, en las venas del abdomen. Esto se denomina HIPERTENSIÓN PORTAL. Ello puede llevar por una parte a la acumulación de líquido en el abdomen, (lo que se conoce como ASCITIS, y por otra parte a la dilatación de las venas ubicadas en el interior del abdomen. El aumento de la presión en dichas venas condiciona la aparición de venas dilatadas en el esófago (VÁRICES ESOFÁGICAS) o estómago (VÁRICES GASTRICAS). La cirrosis también lleva a la pérdida progresiva de las múltiples tareas que el hígado realiza, como son la formación de proteínas, tanto estructurales como de defensa; la regulación de los niveles sanguíneos de variadas moléculas como por ejemplo la glucosa, insulina, hormonas sexuales, colesterol o triglicéridos; la formación de la bilis para la digestión de alimentos; la depuración de bacterias o toxinas, como fármacos o el alcohol; además del rol de almacenamiento de nutrientes, minerales y vitaminas. Esta situación se hace evidente sólo cuando el daño del hígado es severo, apareciendo coloración amarilla de la piel o mucosas (ICTERICIA). También el paciente puede experimentar alteraciones de conciencia (perdida de memoria, pérdida de la orientación en el tiempo o el espacio, pérdida del equilibrio, temblores, o somnolencia) lo que se llama ENCEFALOPATÍA HEPÁTICA, la que se cree se debe a una suerte de "intoxicación del cerebro", muchas veces asociado a síntomas generales como pérdida de peso y/o debilidad.

Finalmente, la cirrosis es uno de los principales factores de riesgo para el desarrollo de CÁNCER DEL HÍGADO (llamado también HEPATOCARCINOMA). En nuestro país la gran mayoría de los cánceres del hígado se desarrollan en un hígado cirrótico (sobre el 85%). Los detalles más relevantes de las complicaciones de la Cirrosis son:

1. La hemorragia digestiva alta por rotura de várices esófago gástricas, complicación grave que siempre tiene un riesgo elevado de morir directamente por ella o por complicaciones asociadas. Por ello requiere siempre de terapia precoz, con endoscopia y fármacos específicos, así como de ingreso en una unidad de cuidados intensivos. La mortalidad global por ella, esta entre el 15 y 30%, dependiendo de la experiencia del equipo médico, así como de lo avanzado que esté el daño hepático en el individuo. 2. La acumulación de líquido en el abdomen, conocida como Ascitis, suele tener una cuantía variable e instalarse lentamente en la mayoría de los casos. Su aparición es señal de una enfermedad hepática avanzada, con un pronóstico de vida pobre a 5 años plazo. La ingesta de sal excesiva así como algunos medicamentos, especialmente anti-inflamatorios suelen agravarla o desencadenarla. Su tratamiento es con reposo, dieta pobre en sal, y diuréticos.

3. El deterioro neurológico conocido como encefalopatía hepática o coma hepático, caracterizado por un trastorno funcional y reversible del sistema nervioso. Se produce por la menor capacidad del hígado para eliminar toxinas con efecto sobre el cerebro; la más conocida es el amonio. Pueden desencadenarlo una multitud de situaciones clínicas, las mas importantes son la hemorragia digestiva, las infecciones, y la insuficiencia renal, también pueden hacerlo el estreñimiento, las trasgresiones alimentarias, las pérdidas de líquidos o sales (vómitos y/o diarrea), y el uso de sedantes o inductores del sueño. Los síntomas suelen ser muy variados desde leves alteraciones del lenguaje, del ánimo, de la motricidad fina o del equilibrio, hasta el coma, pasando el comportamiento francamente inadecuado, la desorientación, el lenguaje incoherente y la somnolencia. El tratamiento requiere de suspensión temporal de diuréticos y psicofármacos, acelerar el transito intestinal, a veces con enemas, mas una dieta baja en carnes, todo ello unido a fármacos específicos. Según la magnitud de cada caso se podrá tratar en forma ambulatoria u hospitalizada. ADVERTENCIA; LA DETECCIÓN DE UNA DE ESTAS COMPLICACIONES; ASCITIS, ENCEFALOPATÍA, HEMORRAGIA DIGESTIVA POR VÁRICES, O DE UN HEPATOCARCINOMA, CAMBIA Y ENSOMBRECE DRAMATICAMENTE EL PRONOSTICO DE VIDA DEL PACIENTE, POR LO QUE SIEMPRE DEBE EVALUARSE EN ÉL, LA FACTIBILIDAD DE EFECTUAR UN TRASPLANTE DE HÍGADO.

LO QUE TODO ENFERMO DEL HIGADO DEBE SABER O NO PUEDE DESCONOCER Hay algunas complicaciones determinadas por el daño hepático que en si mismas tienen un alto riesgo de mortalidad, y que pueden ser prevenidas o tratadas a tiempo, mejorando mucho su pronóstico.

Ellas son la hemorragia digestiva, las infecciones y el desarrollo de un cáncer hepático. HEMORRAGIA DIGESTIVA POR VARICES ESOFAGO GASTRICAS

La principal causa de muerte en los cirróticos sigue siendo la hemorragia digestiva por varices esófago gástricas Esta complicación se debe a la rotura de las venas dilatadas del esófago o estómago, la que se manifiesta por vómito de sangre o de color café negruzco, o deposiciones negras y/o con restos de sangre. Esta complicación tiene una mortalidad alta especialmente, si no se actúa rápidamente. Siempre hay que hospitalizar y realizar estudio y tratamiento para detener el sangrado e impedir que nuevas complicaciones se agreguen.

¿Cómo prevenirla? Esta complicación puede prevenirse si se detectan a tiempo várices grandes o con señales de riesgo alto de rotura en su pared (manchas rojas). Ello se hace con un estudio endoscópico del esófago y estómago. Por ello todo paciente enfermo del hígado debe hacerse precozmente este estudio de endoscopia para evaluar la existencia o no de varices.

De existir várices grandes o con signos de riesgo debe iniciarse un tratamiento que prevenga esta complicación, lo que se puede hacer o con un fármaco que hay que tomar diariamente, o con un procedimiento endoscopico de sellado de las várices (ligadura elástica). El término hígado graso se refiere a una enfermedad del hígado caracterizada por acumulación de ácidos grasos y triglicéridos en las células hepáticas (hepatocitos). El alcohol es una causa frecuente de hígado graso, y es un factor que siempre debe considerarse en un paciente con hígado graso. En este artículo nos referiremos a la esteatosis hepática no asociada al consumo de alcohol. La acumulación de grasa en los hepatocitos puede llevar a inflamación hepática, con la posibilidad de desarrollar fibrosis y finalmente terminar en el daño hepático crónico (o cirrosis).

La obesidad y el sobrepeso son las causas más importantes de hígado graso. El hígado graso se conoce de varias formas:

  • Hígado graso: Término general. Cuando no es por alcohol es conocida como hígado graso no alcohólico, en inglés NAFLD (non-alcoholic fatty liver disease).
  • Esteatosis hepática: Acumulación de grasa en el hígado, sinónimo de hígado graso.
  • Esteatohepatitis no alcohólica: Cuando la acumulación de grasa en el hígado también es acompañada por un proceso inflamatorio. En inglés se conoce como NASH (non-alcoholic steatohepatitis).
  • Esteatohepatitis metabólica: También se ha propuesto llamar a esta enfermedad esteatohepatitis metabólica (metabolic steatohepatitis; MESH).

Un paso crítico en el tratamiento del hígado graso es un cambio en los hábitos de alimentación, reduciendo las comidas calóricas y los excesos de grasa. La causa de la acumulación de grasa en el hígado no se conocen con certeza, pero hay algunos mecanismos que han demostrado ser muy importantes en el desarrollo de la enfermedad:

  • Resistencia a la insulina.
  • El estrés oxidativo.
  • Liberación de citokinas.

El hallazgo de hígado graso es extremadamente frecuente. Esta enfermedad está asociada con los siguientes factores de riesgo:

  • Obesidad y sobrepeso.
  • Sedentarismo.
  • Diabetes.
  • Hipercolesterolemia.
  • Hipertrigiceridemia.

Sin embargo, cada vez es más común encontrar personas con hígado graso sin estos factores de riesgo. No todas las personas con hígado graso desarrollan complicaciones o daño hepático crónico.

En Chile, un estudio realizado por el Departamento de Gastroenterología de la Universidad Católica de Chile muestra que la prevalencia de hígado graso en la población general de Santiago es del 23%. El hígado graso es habitualmente asintomático, y se descubre sólo después de una ecografía (o ultrasonido) abdominal que muestra el hígado con aumento de ecogenicidad (“brillante”). La otra manera de llegar al diagnóstico es a través del hallazgo de aminotransferasas (transaminasas) elevadas en un análisis de sangre rutinario o por cualquier otra razón. Algunas personas se quejan de dolor leve a moderado abdominal en el hipocondrio derecho (la zona donde se encuentra el hígado). Sólo un pequeño porcentaje de los pacientes desarrollan síntomas de insuficiencia hepática con elevación de bilirrubina o síntomas como ascitis o encefalopatía hepática.

Una parte fundamental del tratamiento consiste en un cambio de hábitos alimenticios, dejando comidas calóricas y exceso de grasas El diagnóstico de hígado graso se basa en los hallazgos de la biopsia hepática. Esta muestra acumulación de grasa en los hepatocitos, y también puede haber diversos grados de inflamación y fibrosis.

Aunque la biopsia hepática es el único examen que certifica el diagnóstico y es un procedimiento de bajo riesgo, no todas las personas con sospecha de hígado graso son sometidas a este procedimiento. Es común hacer el diagnóstico presuntivo de hígado graso en alguien con imágenes sugerentes (ecografía, tomografía computada o resonancia magnética). La biopsia hepática es, sin embargo, la única prueba que distingue entre “esteatosis simple” (acumulación de grasa) y “esteatohepatitis “(grasa asociada a inflamación y fibrosis). Algunas personas con hígado graso tienen adicionalmente elevación de las transaminasas o aminotransferasas en la sangre (SGOT y SGPT, también conocidas como ALT y AST). En estos casos es importante descartar otras causas de inflamación hepática, como la infección por virus de hepatitis B y hepatitis C, la hemocromatosis y la hepatitis autoinmune, entre otros.

La mayoría de las personas con hígado graso no desarrollará una enfermedad con consecuencias graves. Aproximadamente el 20% de los sujetos puede tener algún grado de fibrosis hepática en la biopsia, que puede progresar a etapas más avanzadas de la enfermedad, como cirrosis y cáncer hepático. El hígado graso es probablemente la causa más común de cirrosis criptogénica (cirrosis, sin causa aparente). El tratamiento del hígado graso consiste fundamentalmente en la normalización del peso y aumentar la actividad física. La obesidad y el sobrepeso, principales factores de riesgo son modificables mediante cambios en el estilo de vida. Otras recomendaciones incluyen evitar el alcohol y los medicamentos innecesarios.

En los pacientes que se encuentran en etapas más avanzadas de la enfermedad (inflamación o fibrosis hepática importante), algunos medicamentos pueden ayudar, como antioxidantes (vitamina E) o agentes sensibilizadores a la insulina. El uso de pioglitazona, que ha demostrado beneficios normalizando las aminotransferasas y la histología hepática, sigue siendo algo controversial. 1. ¿Qué es el hígado graso? El hígado graso es una enfermedad en la que el hígado aumenta el contenido de grasas (triglicéridos y colesterol). Esto puede hacer que el hígado aumente de tamaño y tome una coloración amarillenta, llegando.

Si Ud. tiene cirrosis o alguna enfermedad hepática, le interesarán estos consejos sobre la alimentación, dieta y nutrición. Las transaminasas o aminotransferasas son exámenes que indican inflamación hepática. Este examen está alterado casi por definición en todas las hepatitis.

Las enfermedades hepáticas como la hepatitis y la cirrosis, podrían cambiar la manera en que el cuerpo utiliza los nutrientes de los alimentos. Es posible que algunas personas con enfermedades del hígado no obtengan suficientes nutrientes y pierdan peso. Una dieta para enfermedad del hígado proporciona la cantidad correcta de calorías, nutrientes y líquidos que usted necesita para controlar los síntomas de una enfermedad hepática. El dietista trabajará con usted para elaborar un plan alimenticio basado en el tipo de enfermedad hepática que usted tenga. Es muy importante consumir cada día una variedad de alimentos de todos los grupos alimenticios para permanecer en un peso saludable. Es posible que usted no sienta hambre o que se sienta lleno inmediatamente después de comer. Tome de 4 a 6 comidas pequeñas a lo largo del día para asegurarse de consumir suficientes calorías. Pregunte al dietista cuántas calorías y cuánto de lo siguiente usted debería consumir cada día:

  • Proteína: Es importante consumir la cantidad correcta de proteínas cuando se tiene una enfermedad en el hígado. Los siguientes alimentos son buenas fuentes de proteínas. La cantidad de proteínas (en gramos) están enseguida de cada alimento.
    • 3 onzas de carne, puerco, pavo, pollo o pescado (21 gramos)
    • 1 taza de leche o yogur (8 gramos)
    • 1 huevo grande (7 gramos)
    • 2 cucharadas de crema de cacahuate (7 gramos)
    • ½ taza de tofu (7 gramos)
    • ¼ de taza de requesón (7 gramos)
    • 1 onza de queso (7 gramos).
    • ½ taza de frijoles pinto, riñón o blanco cocidos (3 gramos).
  • Grasas: Algunas personas con enfermedad en el hígado tienen problemas para digerir y absorber la grasa. La grasa que no se digiere, es eliminada a través de las evacuaciones intestinales. Si usted tiene este problema de salud, es posible que necesite consumir menos grasas. Pida al médico o dietista mas información acerca de una dieta baja en grasas.
  • Carbohidratos: Los carbohidratos se encuentran en el pan, pasta, arroz, cereal, granos (arroz, avena) y vegetales con almidón (papas, elote, chícharos). La enfermedad del hígado podría provocar que los niveles de azúcar en la sangre se eleven o bajen demasiado en algunas personas. Es posible que usted necesite controlar la cantidad de carbohidratos que consume para ayudarlo a controlar los niveles de azúcar en la sangre.

Pregunte al dietista si usted necesita limitar o evitar algunos alimentos. Esto dependerá del tipo de enfermedad hepática y otros problemas de salud que usted tenga.

  • Sodio: Es posible que usted necesite disminuir la cantidad de sodio en la dieta si su cuerpo está reteniendo líquidos. Cuando usted retiene líquidos, tendrá inflamación en el cuerpo. Pida mas información al médico acerca de una dieta baja en sodio. Algunos alimentos que contienen altas cantidades de sodio son:
    • Sal de mesa
    • Tocino, chorizo y carnes gourmet
    • Vegetales enlatados y jugo de vegetales
    • Comidas congeladas y bocadillos empaquetados, como papas fritas y pretzels
    • Salsa de soya, de barbacoa y teriyaki
    • Sopas
  • Líquidos: También es posible que necesite consumir menos líquido si tiene inflamación. Los líquidos incluyen el agua, leche, jugo, gaseosa y otras bebidas. Algunos alimentos contienen líquido, como las sopas. Los alimentos que son líquido a temperatura ambiente, como las gelatinas o paletas de hielo, también deben contarse como líquido. Pregunte al dietista cuánto líquido debería beber cada día.
  • Alcohol: Evite el alcohol porque podría empeorar la enfermedad del hígado. Hable con el médico si tiene preguntas acerca del alcohol en la dieta.

El dietista podría pedirle que tome suplementos vitamínicos y minerales. Tome solo el suplemento que el médico le recomiende. Hable con el dietista acerca de otros cambios que necesita realizar en la dieta. La enfermedad hepática podría provocarle problemas de salud que usted puede controlar a través de cambios en la dieta.

Si usted no sigue la dieta para enfermedad del hígado, los síntomas de la enfermedad hepática podrían empeorar. Es posible que usted desarrolle otros problemas de salud.

  • Gana o pierde mucho peso dentro de un corto periodo de tiempo.
  • Tiene preguntas o inquietudes acerca de la dieta para enfermedad del hígado.

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances. ¿Qué alimentos nos ayudan a proteger el hígado? Es el principal encargado de desintoxicarnos y expulsar toxinas filtrando la sangre. El buen funcionamiento del cuerpo pasa por la actividad del hígado. En Viviendosanos.com te contamos alimentos beneficiosos para el hígado.

como cortar la lactancia materna con dostinex