*Dolor en la parte superior del abdomen. *Datos que apoyan el diagnóstico de úlcera duodenal.

*Datos fuertes *Dolor en el epigastrio señalado con el dedo *Aparición nocturna de dolor

*Antecedentes familiares de úlcera *Toma de AINES (antiinflamatorios no esteroideos)

*Periodicidad del dolor (semanas o meses con dolor y otros sin dolor) *Similitud con otros episodios de úlcera diagnosticados por endoscopia

*Datos débiles *Alivio del dolor con antiácidos o inhibidores de la secreción. *Dolor mal localizado en el abdomen superior

*Nauseas o vómitos ocasionales Cuando una persona previamente sana o con antecedentes de úlcera gastro-duodenal presenta vómitos con sangre roja o con coágulos negros (vómitos en posos de café) u observa que las heces son negras (melenas), debe acudir sin demora a su médico o a un centro sanitario porque éstos son signos de que se ha producido una hemorragia digestiva alta por alguna lesión localizada en esófago, estómago o duodeno. Ante este hecho, dependiendo del estado del paciente (tensión arterial, pulso, estado de conciencia, sudoración. ) y de los antecedentes personales (enfermedades asociadas, tratamiento farmacológico, etc.), el médico valorará la conveniencia de realizar una gastroscopia urgente. Esta podrá servir tanto para diagnosticar la causa y origen de la hemorragia como para tratarla, si fuese necesario, ya que mediante esta técnica se pueden emplear diferentes métodos para detener la hemorragia (inyección de diversas sustancias, colocación de bandas elásticas o clips,, electrocoagulación, etc.).


¿Cómo se puede llegar a un diagnóstico?
La Medicina China Tradicional (MCT) utiliza una terminología única para diagnosticar y tratar una amplia gama de problemas de salud.

Los pacientes que no están familiarizados con la Medicina Tradicional China se preocupan cuando su acupunturista o herbolario les dice que tienen “Estancamiento del Qi del Hígado” o “Insuficiencia de Sangre del Hígado ” A menudo asumen que esto significa que hay algo físicamente malo con su hígado. También pueden pensar que su hígado está “intoxicado, razón por la cual podrían intentar cualquier variedad de dietas de desintoxicación. La teoría de la medicina china utiliza los nombres de los órganos para ayudar a ilustrar patrones relacionados de problemas físicos y psicológicos. Cuando un médico de MCT le dice que tiene un problema de “hígado”, por lo general, están hablando del “sistema hepático” desde una perspectiva china. Este sistema involucra el hígado físico, el meridiano de acupuntura del hígado, desarmonías relacionadas con el hígado (o patrones) y enfermedades (de la medicina occidental) del hígado, como la hepatitis y la cirrosis.

Desde una perspectiva occidental, el hígado físico es un órgano muy importante que almacena la sangre, procesa toxinas, nos ayuda a almacenar energía y ayuda en nuestra inmunidad general. Signos generales de problemas hepáticos físicos pueden ser piel y ojos amarillentos (ictericia), dolor abdominal e hinchazón y fatiga y / o pérdida del apetito. No podemos vivir sin el hígado así que, su salud, es muy importante para nuestro bienestar general. Desde la perspectiva de la medicina china, el “sistema del hígado” tiene una gama mucho más amplia de funciones. Algunas de ellas son evidentes a partir de las funciones del hígado físico y otras están más relacionadas con el meridiano del hígado y cómo se conecta éste a través del cuerpo.

  • Almacena la sangre y ayuda en la circulación adecuada de la sangre durante el movimiento. Una disfunción aquí puede dar lugar a espasmos musculares, adormecimiento de las extremidades, visión borrosa o problemas menstruales.
  • Controla el flujo de “qi”, o “energía”, en el cuerpo. Esto se refiere a la circulación de la sangre y de la energía necesaria para el movimiento y la digestión (secreción de la bilis, por ejemplo), y a la fluidez de las emociones (que son también una forma de “qi” o “energía”). Una disfunción en esta función puede dar lugar a depresión, insomnio, ira y / o frustración. Síntomas digestivos, tales como náuseas y vómitos pueden indicar problemas en el sistema de “hígado”.
  • “Controla” los tendones y se manifiesta en las uñas. Esto tiene que ver con la buena circulación de la sangre a los músculos y a los tendones. Una disfunción aquí puede dar lugar a problemas en las articulaciones y los tendones en cualquier parte del cuerpo, dolor de rodilla y / o uñas quebradizas.
  • “Abre los ojos”. La relación en este caso tiene que ver con la idea de la nutrición de promueve la sangre a través de la trayectoria del meridiano del hígado. Los síntomas de una falta de armonía en este sistema pueden ser la ceguera nocturna, sequedad en los ojos u ojos rojos e irritados.

Desde una perspectiva china la siguiente lista de síntomas y enfermedades son algunos de los signos de desequilibrio de hígado

Dolores de cabeza, irritabilidad, tinnitus (zumbido en los oídos), insomnio, espasmos musculares, mareos, accidentes cerebrovasculares, sabor amargo en la boca, vómitos, labios morados, dolor abdominal, depresión, ansiedad, síndrome premenstrual y problemas menstruales.

Como se puede ver, la perspectiva de la medicina china contiene una serie de síntomas y relaciones que no existen en la medicina occidental y no necesariamente están relacionadas con el funcionamiento físico del hígado. Así que, si el acupunturista le dice que tiene estancamiento del Qi del Hígado, un examen convencional no necesariamente mostrará algo malo con su hígado físico. La terminología que se utiliza en la MCT sirve para categorizar y dar sentido a las funciones naturales y las relaciones en el cuerpo las cuales se han observado con el tiempo. La medicina china es, ante todo, una forma observacional de la medicina y en los miles de años de su existencia, la teoría, la terminología y las relaciones se han observado, catalogado y tratado. Algunos de estos hallazgos coinciden con los conocimientos médicos occidentales modernos, sin embargo, otros nunca serán “entendidos” desde el paradigma de un médico occidental.

La medicina china trata “patrones” y no “condiciones”. Cuando visitamos a un profesional de la MCT, éste usualmente encuentra y utiliza las relaciones entre una variedad de síntomas que, desde una perspectiva occidental pueden parecer ajenas. Desde un punto de vista chino, sin embargo, el tratamiento del patrón principal puede conducir a la eliminación de todos los síntomas relacionados que el paciente está experimentando. Esto, en contraposición con el tratamiento de cada síntoma de forma individual, como suele ser el caso en la medicina occidental. Tomemos, por ejemplo, el diagnóstico “Estancamiento del Qi del Hígado ” de la MCT. Una persona que tiene este patrón puede experimentar cualquiera o todos los siguientes síntomas: Distensión en el pecho, dolor hipocondríaco, náuseas, vómitos, falta de apetito, diarrea, depresión, mal humor, sensación de tener algo pegado en la garganta, síndrome pre-menstrual, sensibilidad en los senos, dolor y menstruación irregular.

Como se puede ver, hay una gran variedad de condiciones que se encuentran dentro de este patrón único. Ciertamente, la náusea, el vómito y falta de apetito también son signos diagnósticos occidentales para problemas hepáticos físicos, pero la depresión, el síndrome premenstrual y los cambios de humor son, desde la perspectiva de la MCT, una relación única con la función del hígado en la buena circulación de la sangre y la energía (qi) en el cuerpo. Desde la perspectiva dietética de la MCT, los siguientes alimentos son perjudiciales para el sistema hepático: alimentos fritos, alimentos grasos, alcohol, exceso de cafeína y lácteos, particularmente leche. Una dieta centrada en estos alimentos fomentará muchos de los síntomas de un desequilibrio del sistema de hígado. Ejemplos de alimentos que son beneficiosos son: harina de avena, pan de centeno, habas, nueces de la India, calabacín, judías verdes, limones, limas y aguacate.

Desde el punto de vista del estilo de vida, el hígado se asocia con las emociones de ira y frustración. Una expresión excesiva (o represión) de estas emociones pueden indicar un desequilibrio del sistema hepático. Altos niveles de estrés también pueden crear un desequilibrio en este sistema. A medida que el sistema del hígado goza de y promueve el movimiento – el ejercicio (caminar, tai chi, trotar, etc), junto con cambios de dieta- se resolverá el estancamiento causado por el estrés y las emociones negativas como la frustración. Si se presenta cualquiera de los síntomas mencionados anteriormente, trabajar para mejorar el funcionamiento del sistema hepático es importante. Con un sistema de hígado que fluye adecuadamente, las articulaciones estarán sanas, los ojos brillantes, y la energía del cuerpo (físico y emocional) fluirá libremente. El Estancamiento del Qi del Hígado en particular, es un desequilibrio muy común en las sociedades occidentales modernas. Estar consciente de los signos más leves de desequilibrio y trabajar para corregirlos puede evitar problemas más serios en el futuro y ayudar a vivir mejor en el presente.

Las Enfermedades Transmitidas Sexualmente (para abreviar las llamamos ETS) son serias, algunas veces dolorosas y pueden causar mucho daño. Algunas pueden infectar los órganos sexuales y reproductores. Otras (VIH, hepatitis B, sífilis) causan infecciones generales en el cuerpo. A las ETS antes se las llamaba enfermedades venéreas y en la actualidad infecciones de transmisión sexual. Son causadas por más de 30 distintas bacterias, virus y parásitos; la mayoría pueden conducir a enfermedades crónicas, esterilidad y eventualmente la muerte. Sin embargo, a pesar de su alta incidencia, muchos jóvenes y adultos las desconocen. Y no se hacen suficientes esfuerzos para prevenirlas y controlarlas.

Son las enfermedades de transmisión sexual (ETS), que a nivel mundial afectan a uno de cada 10 jóvenes de entre 15 y 24 años y a cada vez más adultos mayores de 45 años. ENFERMEDADES DE TRANSMISION SEXUAL

Las (ETS) son aquellas infecciones cuya transmisión se realiza sobre todo durante el acto sexual. Algunas, como la hepatitis B y el Sida, se transmiten también a través de la sangre. Una gran parte de estas enfermedades se centran en los genitales de ambos sexos. Pero, en algunos casos, también pueden verse afectados otros órganos o zonas, como el hígado, el intestino, las articulaciones, entre otros. Las causas de las ETS pueden ser por bacterias, parásitos y virus. Si padece de ETS causada por bacterias o parásitos, el médico puede tratarla con antibióticos u otros medicamentos. Si padece de ETS causada por un virus, no hay curación. La mayoría de las Enfermedades de transmisión sexual afectan tanto a hombres como a mujeres, pero en muchos casos los problemas de salud que provocan pueden ser más graves en las mujeres. Si una mujer embarazada padece de ETS, pueden causarle graves problemas de salud al bebé.

Es también llamada Blenorragia, Blenorrea o Uretritis Gonocócica, es una infección de transmisión sexual provocada por la bacteria Neisseria gonorrhoeae o gonococo, un microorganismo que se encuentra en zonas húmedas del cuerpo (el conducto urinario y el cuello uterino). Se puede heredar de madre a hijo durante el embarazo, y por contacto sexual. Los síntomas aparecen entre los 2 y 21 días después de haber adquirido la enfermedad.

Secreción uretral mucosa blanquecina o purulenta (gruesa, amarillenta). En las mujeres, la infección suele cursar de forma asintomática. Sin embargo, pueden presentar:

También produce enfermedades como vaginitis, cervicitis y endometritis. Puede causar daño a los órganos reproductores.

escitalopram no funciona

escitalopram bajar dosis

comparacion entre citalopram y escitalopram

* La cirugía coronaria o angioplastia coronaria transluminal percutánea para la cardiopatía isquémica
* Reparación de la válvula tricúspide o la sustitución de la insuficiencia tricúspide o estenosis tricúspide

* Pericardiectomía (decorticación cardíaca) de la pericarditis constrictiva
* La derivación peritoneovenosa no esta indicada para tratar la ascitis cardíaca

* Derivación portosistémica intrahepática transyugular (TIPS). La derivación portosistémica intrahepática transyugular esta generalmente contraindicada debido al riesgo de descompensación aguda en el lado derecho por retorno venoso aumentado. Fava M, Meneses L, Loyola S, Castro P y Barahona F. en el 2007 informaron del uso de un procedimiento de TIPS en un paciente con cirrosis cardiaca después de trasplante de corazón que resultó con éxito

* El trasplante cardíaco se puede considerar en fase terminal de miocardiopatía. La presencia de cirrosis cardíaca con fibrosis hepática significativa se considera una contraindicación para el trasplante.

Aunque los criterios estándar de trasplante se aplican, varias advertencias deben ser consideradas. En primer lugar, la insuficiencia cardiaca derecha puede estar acompañada de hipertensión pulmonar significativa, lo que puede requerir trasplante combinado de corazón y pulmón.

En segundo lugar, la función hepática sintética puede verse afectada, dando lugar a complicaciones hemorrágicas asociadas con el trasplante. Sin embargo, un estudio sobre la reversibilidad de la cirrosis cardíaca en pacientes sometidos a trasplante de corazón demostró que mejoró significativamente la función sintética en el plazo de 3 meses después de transplante

La restricción de sodio es un componente fundamental de la gestión a largo plazo. El objetivo de la ingesta de sodio debe de ser inferior a 2 g / d. Un programa de ejercicio sensato es apropiado para la mayoría de los pacientes con cirrosis cardiaca después de un control médico de su insuficiencia cardíaca subyacente.

Con pocas excepciones (por ejemplo, infarto agudo de miocardio del ventrículo derecho), la diuresis es la piedra angular de la gestión inicial de la cirrosis cardíaca. Como la cirrosis cardiaca es una complicación directa de la elevación de la presión venosa central, una diuresis eficaz debería mejorar las alteraciones hepáticas. La falta de mejoría debe motivar la búsqueda de enfermedad hepática primaria.

Más allá de los diuréticos, el tratamiento médico debe estar dirigido a tratar la insuficiencia cardíaca subyacente y la corrección de la causa de la elevación de la presión cardíaca derecha. El tratamiento inicial de la cirrosis cardíaca por lo general requiere un diurético de asa (por ejemplo, furosemida). La espironolactona puede proporcionar la diuresis adicional a través de sus efectos antagonistas de la aldosterona.

Por favor visite nuestra calculadora de Indice de Masa Corporal (IMC) para saber si tiene un peso equilibrado Por favor visite nuestra calculadora de Indice Metabolico Basal(IMB) para saber el numero de calorias que debe tomar

This page describes our privacy practices with respect to Yahoo Search and Yahoo Assistants.

  • When you conduct a search on a product or service that uses Yahoo’s search technology, we collect information from your experience, such as your search queries.
  • Search Assist helps you find what you are looking for by automatically offering popular search terms and new topics to consider. Search Assist may base suggestions on aggregated searches across all users and your individual search history.
  • The Yahoo Search History tool allows you to see what you've searched for in the past. Learn how to manage your Search History tool.
  • When you use Yahoo Search, you may see relevant, private results selected from other sources, such as your Yahoo Mail. Only you can see your private search results when you’re signed in. Learn how to manage, including turning off, Private Results.
  • Some advertising you receive may be customized based on your searches or related terms at Yahoo. Please visit our Opt-Out page to learn more about the information used to personalize your search experience. If you opt-out, you will continue to see ads Yahoo serves on these websites, but they won’t be customized to your interests or search history.
  • Visit the Search Preferences page to manage your Yahoo Search experience, including Safe Search, Search History, and Private Results.
  • Yahoo Search uses image recognition algorithms to identify public figures, scenes, actions, or objects to make it easier to search images
  • A variety of third party providers help power Yahoo search and sponsored search services.
  • We may share your search query, IP address, and other depersonalized information from your web browser or app, such as a unique identifier for your web browser, with these search partners.
    • These third party providers may use this information, as well as your search results clicks, to provide more relevant advertising and search results for search product improvement, research and analysis, and to help detect and defend against fraudulent activity on sponsored or contextual search results.
  • We may reformat results provided by these search partners to provide an enhanced search experience to you.
  • To learn more about the data collection and use practices by these search partners, please visit our Third Parties page.
  • Search results may consist of sites that have paid for placement in the search results. Learn more.
  • Search results may contain tracking URLs provided by Yahoo Search Marketing and/or our Search Partners to identify clicks from the search results page.
  • Yahoo Assistants are a new category of products and services using artificial intelligence guided by humans. These include chat bots operating in messenger platforms, virtual personal assistants and stand-alone apps accessed on Yahoo or through third-party apps and services.
  • Yahoo Assistants may interact and converse with you to answer questions, help complete tasks or perform other activities. Assistants rely on our personnel and automated systems to respond to questions or instructions from users.
  • We may collect information about you when you use our Assistants, in a manner different from our search technology, including your conversations and interactions with the Assistant, your Yahoo ID and information associated with your Yahoo account.
  • We may also collect information provided by a third-party (including apps, messaging platforms and other services) interacting with our Assistants, which could include: your account information with the third-party, such as user ID, name, photo, phone number, email address; and device information such as device ID, device type, operating system, and mobile carrier.
  • Yahoo’s personnel and automated systems may have access to all communications content as it is sent, received, and when it is stored, in order to fulfill your requests, further product and services development, and provide personalized experiences and advertising through Yahoo’s products and services.
  • When you are communicating with our Assistants through a third-party, please read that company’s privacy policy to better understand what information it may retain and for what purposes.
  • Location information collected through the Yahoo Assistants may not appear in the Location Management page.
  • Please see Yahoo Search Help if you have questions about this service.
  • Yahoo users who are European residents can request that certain URLs be blocked from search results in certain circumstances.

For additional information on how Yahoo treats your personal information, please visit our Privacy Policy. To find out how Yahoo treats your personal information, please visit our Privacy Policy. This page describes current Yahoo practices with respect to this product or topic. Information on this page may change as Yahoo adds or removes features.

By bringing content and advertising to you that is relevant and tailored to your interests, Yahoo provides a more compelling online experience. Update your content or search preferences, manage your advertising choices, or learn more about relevant advertising. Comunicado de prensa de la FDA 28 de junio de 2016

La FDA aprueba Epclusa para el tratamiento de la infección crónica por el virus de la hepatitis C Primer régimen para el tratamiento de los seis genotipos principales del VHC

La Administración de Alimentos y Fármacos de Estados Unidos aprobó Epclusa para el tratamiento de pacientes adultos con hepatitis C crónica (VHC) con y sin cirrosis (enfermedad hepática avanzada). Para los pacientes con moderada a severa cirrosis (cirrosis descompensada), Epclusa está aprobado para su uso en combinación con el fármaco ribavirina. Epclusa es un comprimido de combinación de dosis fija que contiene sofosbuvir, un fármaco aprobado en 2013, y velpatasvir, un nuevo fármaco, y es el primero en tratar a los seis principales formas de VHC. “Esta aprobación ofrece una opción de manejo y tratamiento para una gama más amplia de pacientes con hepatitis C crónica”, dijo Edward Cox, MD, director de la Oficina de productos antimicrobianos en el Centro de la FDA para la Evaluación e Investigación de Medicamentos.

La hepatitis C es una enfermedad viral que causa inflamación del hígado que puede conducir a la disminución de la función hepática o insuficiencia hepática. Existen al menos seis genotipos distintos del VHC, o tensiones, que son genéticamente distintos grupos de virus. Conocer el genotipo ayuda a informar a las recomendaciones de tratamiento y la duración del tratamiento. Aproximadamente el 75 por ciento de los estadounidenses con el VHC tienen el genotipo 1; 20-25 por ciento tienen genotipos 2 ó 3; y un pequeño número de pacientes están infectados con los genotipos 4, 5 o 6. De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, la infección por el VHC se vuelve crónica en aproximadamente 75 a 85 por ciento de los casos. Los pacientes que sufren de la infección crónica por el VHC durante muchos años pueden tener complicaciones, como hemorragias, ictericia (ojos o piel amarillentos), acumulación de líquido en el abdomen, infecciones, cáncer de hígado y la muerte. La seguridad y eficacia de Epclusa durante 12 semanas se evaluó en tres ensayos de fase III de ensayos clínicos de 1.558 sujetos sin cirrosis o con cirrosis compensada (cirrosis leve). Los resultados demostraron que el 95-99 por ciento de los pacientes que recibieron Epclusa tenía ningún virus detectado en la sangre de 12 semanas después de terminar el tratamiento, lo que sugiere infecciones de los pacientes se habían curado. La seguridad y eficacia de Epclusa también se evaluó en un ensayo clínico de 267 pacientes con cirrosis descompensada (moderados a cirrosis grave), de los cuales 87 sujetos recibieron Epclusa en combinación con ribavirina durante 12 semanas, y 94 por ciento de estos pacientes no se detectó ningún virus en la sangre a las 12 semanas después de terminar el tratamiento.

Los efectos secundarios más comunes de Epclusa incluyen dolor de cabeza y fatiga. Epclusa y regímenes de combinación de ribavirina están contraindicados para pacientes en los que está contraindicada la ribavirina. Epclusa lleva una advertencia para los pacientes y los profesionales de la salud que se han reportado disminución grave de la frecuencia cardíaca (bradicardia sintomática) y los casos que requieren la intervención marcapasos cuando amiodarona se utiliza con sofosbuvir en combinación con otro VHC antivirales de acción directa. No se recomienda la co-administración de amiodarona con Epclusa. Epclusa también lleva una advertencia de no usar con ciertos medicamentos que pueden reducir la cantidad de Epclusa en la sangre que podría conducir a la reducción de la eficacia de Epclusa.

Epclusa fue revisada con arreglo al programa de revisión prioritaria de la FDA, que prevé una revisión acelerada de los medicamentos que tratan enfermedades graves y, si se aprueba, proporcionaría una mejora significativa en la seguridad o eficacia. Edición: Hepatitis 2000 para HCV Sin Fronteras
Fuente: FDA

El dolor de hígado o molestias hepáticas suele aparecer como síntoma en determinadas enfermedades y trastornos relacionadas con este órgano. Conocer a que se deben y cual es su tratamiento es lo que trataremos de resolver en el presente artículo. Sino conoce realmente cual es la función del hígado, le recordamos que probablemente, es uno de los órganos más importantes del cuerpo. Sus funciones mas importantes son la de almacenamiento de grasas, producción del colesterol, secreción de bilis, síntesis de ácidos, producción de plasma, procesamiento alcohol o producción del glúcogeno. Todas ellas funciones imprescindibles en nuestro metabolismo.

Su color tiende es marrón rojizo, de forma triangular y está situado en el lado derecho de la cavidad abdominal. Obviamente si la respuesta fuera negativa no estaríamos redactando este artículo. El hígado, como cualquier otro órgano puede enfermar por diferentes trastornos. Y uno de los síntomas es el dolor. De hecho, ante el consumo de sustancias abusivas como el alcohol o medicamentos es habitual sentir dolor de hígado (en la zona lateral del abdomen).

yasmin y escitalopram

Un sabor amargo en la boca es un síntoma atribuido popularmente a problemas del hígado, pero es una queja no muy específica, que puede ser activada por muchas otras causas, como reflujo, gastritis, lesiones de los dientes, lesiones en las encías, infecciones en la faringe o amígdalas, deshidratación, ayuno prolongado, medicamentos, cigarrillos. Si el paciente no presenta ningún otro síntoma, es poco probable que la sensación de boca amarga sea un signo de problema hepático relevante. Síntomas del hígado 2# – Cansancio

Un síntoma frecuente en cualquier tipo de enfermedad del hígado es la fatiga o cansancio fácil. Esta falta de energía afecta a pacientes con hepatitis, cirrosis e inclusive esteatosis hepática. Cuanto más avanzado es el daño al hígado, más pérdida de apetito el paciente se siente. Síntomas del hígado 3# – Ascitis

La ascitis es el nombre dado a la acumulación de líquidos dentro de la cavidad abdominal, conocida popularmente como barriga de agua. La ascitis es un síntoma típico de la cirrosis hepática y a menudo ocurre cuando el paciente presenta hipertensión portal. Además de la cirrosis, la esquistosomiasis es otra enfermedad que suele afectar al hígado y causar hipertensión portal y ascitis.

La ascitis surge porque la sangre represada y la elevada presión dentro de las venas del tracto gastrointestinal provocan un desplazamiento de agua de los vasos sanguíneos, llevando a la acumulación de líquido dentro de la cavidad abdominal. Es como si los vasos sanguíneos comenzasen a transformación de suero en agua. La ascitis es una manifestación típica de la enfermedad hepática, pero también puede ocurrir en enfermedades de otros órganos, como en la insuficiencia cardiaca descompensada (lee: INSUFICIENCIA CARDÍACA – Causas y Síntomas) y en el síndrome nefrótico (lee: ORINA ESPUMOSA Y PROTEINURIA).

Síntomas del hígado 4# – Circulación colateral Circulación colateral y ascitis

Cuando hay una obstrucción al paso de sangre a través de la vena porta, el cuerpo necesita encontrar otra manera de este sangre retornar al corazón. Si el camino natural se cierra, es necesario encontrar un desvío; es lo que hace el cuerpo. La sangre pasa a volver en gran cuantidad por venas colaterales, que en personas sanas fluyen solamente pequeños volúmenes de sangre. La desviación de gran cantidad de sangre a las venas colaterales hace con que estas se dilaten, quedando bastante evidentes al examen del abdomen. En la foto al lado, hay el ejemplo de un paciente con ascitis y abundante circulación colateral, dos signos típicos de la hipertensión portal.

Síntomas del hígado 5# – Sangrado digestivo La obstrucción de la vena porta provoca un aumento de la presión en todo el sistema venoso del aparato digestivo, incluyendo las venas del estómago y del esófago. Este aumento en la presión provoca varices en estos órganos, facilitando la ocurrencia de sangrados.

La hemorragia digestiva por sangrado de várices esofágicas es una manifestación típica de cirrosis hepática en estadios avanzados. El paciente presenta súbitamente cuadro de vómitos hemorrágicos pudendo perder gran cantidad de sangre en estos episodios El aumento de la presión en el sistema digestivo también afecta a las venas de los intestinos y del recto, causando una mayor incidencia de hemorroides (Lee: HEMORROIDES – Síntomas y tratamiento) y sangrado anal.

Síntomas del hígado 6# – Encefalopatía La encefalopatía es el nombre dado a una disfunción de las funciones básicas del cerebro. La encefalopatía hepática, como su propio nombre indica, es el cambio de las funciones cerebrales que ocurre en pacientes con insuficiencia hepática.

Uno de los objetivos del sistema porta hepático es hacer con que toda sustancia digerida y absorbida en el tracto digestivo pase obligatoriamente por el hígado antes de dirigirse al resto de la circulación sanguínea. Algunas sustancias que comemos, especialmente proteínas de origen animal, son tóxicas y necesitan ser metabolizadas por el hígado antes de que puedan ser utilizadas por el cuerpo. En los casos de hipertensión portal, la sangre sigue su camino a través de las venas colaterales y varias sustancias tóxicas terminan por no ser metabolizadas por el hígado antes de que se propaguen por el cuerpo. Además de hipertensión portal, un cuadro de insuficiencia hepática aguda, como en las hepatitis severas, puede causar una insuficiencia aguda de las funciones del hígado, haciendo que él pierda la capacidad de neutralizar sustancias tóxicas.

La encefalopatía hepática es el resultado de la acción de estas toxinas en el cerebro. Dependiendo del grado de insuficiencia hepática o hipertensión portal el paciente puede presentar desde cuadros leves, con letargo, irritabilidad y dificultad para concentrarse, incluso severa encefalopatía, con una reducción en el nivel de conciencia y coma. Síntomas del hígado 7# – Ictericia

Ictericia es el nombre dado a la coloración amarillenta de la piel, ojos y mucosas, que se presenta debido a la acumulación de bilirrubina en la sangre. La bilirrubina es una sustancia producida en el bazo a partir de la destrucción de glóbulos rojos viejos. Una de las funciones del hígado es capturar esta bilirrubina de la sangre, metabolizándola y excretándola hacia las vías biliares y los intestinos, eliminándola por las heces.

Cuando el hígado se enferma, el mismo pierde la capacidad de metabolizar y/o eliminar la bilirrubina que se produce constantemente por el bazo. En esta situación hay acumulación de bilirrubina en la sangre y deposición de exceso en la piel, lo que provoca la apariencia de color amarillento. La ictericia está frecuentemente, asociada con picazón, pues la bilirrubina depositada en la piel causa irritación de las terminaciones nerviosas Dos otros signos suelen aparecer junto con ictericia: claro heces (acolia fecal) y orina muy oscura. La bilirrubina es responsable de la coloración marrón de las heces. Si por alguna razón la bilirrubina no se excreta hacía a los intestinos, las heces dejarán de tener su coloración habitual, convirtiéndose cada vez más claras. Ya la orina oscura, color de Coca-Cola o Mate, se produce por el filtraje del exceso de bilirrubina circulante en la sangre por los riñones, que termina por ser excretado por la orina.

Muchas enfermedades del hígado pueden causar ictericia, las más comunes son la hepatitis y la cirrosis. La ictericia también puede ocurrir en enfermedades de las vías biliares en infecciones como malaria o la leptospirosis, en los casos de hemólisis (destrucción masiva de glóbulos rojos) o por reacción adversa a algunos medicamentos. Por lo tanto, la ictérica es un signo típico de enfermedades del hígado, sin embargo, no es un signo exclusivo de problemas hepáticos.

Síntomas del hígado 8# – Manchas púrpuras en la piel El paciente con enfermedad hepática puede presentar una mayor facilidad en desarrollar equimosis (manchas púrpuras en la piel) y sangrados después de traumas de poca intensidad. Esto es porque el hígado es responsable de la producción de proteínas que participan del sistema de coagulación de la sangre. Pacientes con enfermedad hepática pueden tener deficiencia de la coagulación presentando sangrados más fácilmente.

Además de la deficiencia de los factores de coagulación, que puede ocurrir en cualquier situación de disfunción hepática, los pacientes con cirrosis e hipertensión portal a menudo también cuentan con un número bajo de plaquetas, que es otro factor que contribuye para una mayor dificultad para la coagulación de la sangre. Síntomas del hígado 9# – Ginecomastia

Ginecomastia es el nombre dado al desarrollo de mamas en los hombres. Pacientes del sexo masculino con cirrosis frecuentemente presentan ginecomastia. Las causas todavía no son bien conocidas, pero se cree que es debido a la elevación de la concentración de estrógeno en la sangre, que se produce tanto por el aumento de la producción como por la reducción del metabolismo de esta hormona femenina por el hígado. Otro factor importante para la aparición de la ginecomastia es el uso habitual del diurético espironolactona, indicado para el tratamiento de la ascitis en los pacientes con cirrosis. Uno de los más comunes efectos secundarios de la espironolactona es la ginecomastia, que puede ocurrir inclusive cuando se utiliza en pacientes sin enfermedad hepática.

Síntomas del hígado 10# – Telangiectasias Las telangiectasias, también llamadas arañas vasculares, son lesiones vasculares compuestas por una arteriola central rodeada por muchos vasos pequeños. Las telangiectasias son, a menudo, más encontradas en el tronco, cara y brazos.

El origen de las arañas vasculares no está completamente revelado; no obstante, se cree que estas lesiones son resultantes de cambios en el metabolismo de las hormonas sexuales, especialmente del estrógeno. Las telangiectasias son muy comunes en la cirrosis, pero también se puede ver durante el embarazo o en personas sanas. En estos dos casos las lesiones tienden a ser pequeñas y en menos de tres. En la cirrosis, cuanto más avanzada es la enfermedad, mayor suele ser el tamaño y el número de arañas vasculares presentes.

Síntomas del hígado 11# – Eritema palmar Eritema palmar es el nombre dado a una palma de la mano muy roja, principalmente en las áreas tenar e hipotenar (músculos de la palma de la mano), sin afectar, generalmente, a las partes centrales de la palma. El eritema palmar no es una muestra específica de enfermedad hepática y también puede ser visto en pacientes con artritis reumatoide, hipertiroidismo y mujeres embarazadas.

Síntomas del hígado 12# – Dolor abdominal El dolor abdominal localizado en el cuadrante superior derecho es un síntoma común de enfermedad hepática, especialmente en las hepatitis agudas. Ocurre generalmente por aumento del tamaño del hígado, causando la ruptura de la cápsula hepática, una especie de capa que cubre el hígado entero.

Debe señalarse que el dolor en la región del hígado también puede ser causado por muchas otras condiciones, incluyendo problemas en la vesícula, vías biliares, base del pulmón derecho e inclusive lesiones en las costillas o en los músculos abdominales. Este artículo también está disponible en Português

efectos secundarios de escitalopram a largo plazo


vareniclina y escitalopram

María: Además de los problemas hepáticos hay otras causas de picazón en la piel, por ejemplo la intolerancia al gluten o celiaquía, el hipotiroidismo, problemas renales, estrés, etc. Puedes hacer una prueba y durante un par de semanas suprimir los alimentos que contienen gluten para ver si notas que la picazón disminuye. Tengo Hepatitis tipo B. Me la díagnósticaron hace 3 semanas últimamente me ha dado mucha picazón por las noches y estos últimos días Hasta por las mañanas he estado en reposo, aparte llevo mí dieta. Y he bajado 18 KG en el transcurso de la enfermedad. La verdad ya estoy muy desesperado me gustaría que me recomendarán algo para la comezón. Y saber cuantas semanas mas aproximadamente estare así.

Antonio: No dices si se trata de hepatitis B aguda (reciente) o de hepatitis B crónica, porque si es crónica requiere un tratamiento específico que debe ser indicado por un especialista (hepatólogo). Existe un remedio natural para el hígado que se extrae de las semillas del Cardo Mariano y se llama Silimarina, este producto se puede adquirir en extracto o en cápsulas y suele resultar beneficioso para reparar el tejido dañado por el virus, a la vez que mejora los síntomas como las molestias o la picazón, pero antes de tomarlo debes consultarlo con tu médico. Hola hace casi ya un mes estoy con una comezon los médicos han dicho que es alergia me han tratado con unas pastillas y unas cremas de cortisona pero no me han ayudado mucho solo se me pasa la picazón cuando estoy tomando el medicamento lo termino y vuelve el malestar de la comezon y me punza quisiera saber si es problema del hígado solo me han salidos ronchas en mis senos estomago y a hora entre mis piernas

marina: Los medicamentos y las cremas con cortisona no curan la alergia, lo que hacen es tratar los síntomas y por eso la picazón se va mientras estás haciendo el tratamiento, pero una vez que lo terminas vuelve igual o peor que antes, si es que continúas en contacto con el material o la sustancia que te produce alergia.
Con esto quiero decirte que puede ser alergia, ya que muchas cosas pueden producir reacciones alérgicas, incluso los restos de jabón o el suavizante utilizados para lavar la ropa, una prenda de vestir, jabón de ducha, crema, perfume, etc.
Pero la alergia no es la única causa de picazón en la piel, también están las dermatitis, micosis, los problemas hepáticos, la enfermedad celíaca, mal funcionamiento de la glándula tiroides, enfermedades de los riñones, etc.
Debes volver a consultar para que el médico vea que el problema continúa y te indique los estudios que correspondan para determinar la causa de la picazón. Mi nombre es jose mi hijo de 18 anos viene padeciendo de una picazon en casi todo el cuerpo el dermatologist me ha dicho que es normal me le ha recetada cremas que le ayudan pero por cierto tiempo y luego le vuelve la picazon le aparece entre los genitales y cuello axilas brazos y alrededor del ano se muestro como al que mediente se rasga se hace como se fuera quemada y luego bota la piel seca le pongo locion para humectar la piel y eso le ayuda un poco que me recomienda o sugiere hacer ya le he comprado cremas y se mejora por un tiempo y luego le vuelve ahora le salen unos bultos como si fueran granos x dentro de la piel me gustaria saber si uds saben que podria ser muchas gracias Dios me los bendiga

Jose: Resulta extraño que un dermatólogo diga que la picazón es normal, ya que lo normal es no sentir picazón y si la hay es porque existe un problema. Supongo que el médico les dio un diagnóstico y les explicó a que se debe esa picazón, si se trata de dermatitis atópica, dermatitis de contacto, hongos o cual es la causa.
Si no les informó nada al respecto entonces es necesario consultar a otro especialista para que examine a tu hijo, porque tienen que saber cual es la causa de la picazón para que pueda recibir el tratamiento que corresponde.
Por ejemplo, no es el mismo tratamiento para una dermatitis atópica que para una micosis (hongos), por eso es imprescindible determinar la causa concreta y eso sólo puede hacerlo un médico examinando la piel o indicando estudios en caso de no estar seguro de cual es el problema. Mi madre padece de hepatitis tipo c le da mucha picazon en el cuerpo,siente los ojos hinchados, dolor de cabeza,mareos ojala pudiera ayudarme a recetar algo para esto estoy muy desesperada

Arisone: Los artículos que se encuentran en la página sólo pretenden brindar información y no podemos indicar o recomendar remedios de ningún tipo, pero te dejo un enlace a este tema: Silimarina, el remedio para el hígado. Buen dia, en una ocasion tuve que llevar a un ahijado al doctor, tenia mucha picason el el cuerpo y tenia una parte de su cuello muy dañada parecia como si fuera una quemadura grave. Pero ul diagnostico fué que la poel era muy sensible y por lo tanto alergico a suavisantes, shampoo, cremas, jabon, la recomendación fue solo usar jabón con ph neutro, nada de suavisantes en la ropa, no shampoo solo, nada de cremas, claro que si le recetaron algun medicamento para la infección pero inmediatamente se vieron los cambios en la piel.

Ruben: Efectivamente, las personas de piel sensible son propensas a sufrir irritaciones, dermatitis de contacto y otro tipo de problemas en la piel, pero la picazón que producen las enfermedades el hígado (que es el tema del artículo) es diferente, ya que no se presentan sarpullidos o ronchas en determinadas áreas del cuerpo, sino que la picazón es generalizada y quienes la sufren dicen sentir la picazón debajo de la piel. Pueden formarse erupciones en la piel posteriormente y por el rascado, pero no se caracteriza por presentar ronchas, granos o sarpullido. Tengo alrededor de 3 años tratandome esta comezón en ambos pies. Unicamente los pies. es una comezón tremenda, me rasco hasta que se abre la piel. Me han dado tratamiento de todo tipo, cremas y nada. Me siento desesperada. Siento toda la planta de los pies acartonada cuando piso descalza.

Ma Antonia: Te dejo un enlace a este tema: Picazón en la planta de los pies porque en ese artículo vas a encontrar una lista de las posibles causas ya que son varias y van desde problemas en la piel (dermatitis, psoriasis, hongos) hasta problemas en la glándula Tiroides, el hígado o los riñones. Muchas veces es necesario realizar pruebas de sangre y orina para poder determinar la verdadera causa. Hola, hace 5 años tuve colestasis de embarazo y 7 meses despues me operaron de la vesicula, ahora llevo con picazon en manos y pies insoportable especialmente por la noche, me hicieron ecografia hepatica hace dos meses y todo estaba normal, no se que hacer porque ahora llevo dias sin descansar bien de vuelta debido a la picazon.

Nancy: Te dejo un enlace a este tema: Picazón en manos y pies porque en ese artículo se describen varias de las posibles causas, pero si sospechas que el problema está relacionado con el hígado (aunque en la ecografía se vea normal) puedes solicitar al médico que te indique un análisis de sangre que se llama funcional hepático. Hola, hace 14años estoy operada de vesícula, pero igualmente me sacan Por colangio 7 veces mas calculos y barro del colédoco. Ayer fui a la guardia porque estoy toda brotada y con picazón y disfonia y me dijeron que era alergia y me inyectaron algo endovenoso que me calmo. Luego me aplicaron betametasona en la cola pero cuando llegue estaba mas brotada que antes. A las 8 Casi no tenia nada, y tome la pastilla que me dieron en la guardia (betametasona y loratadina) y a la media hora me empecé a brotar de nuevo. Que le.puedo.solicitar al medico de guardia para verificar que no sea nada del hígado? Muchas gracias

Me olvide de comentarte que en diciembre de 2015 me internaron con pancreatitis por diez días y que hace un tiempo empecé con.malestares en la Zona del higado Lorena: La función de los médicos de guardia (generalmente) suele ser aliviar los síntomas pero no tratar el problema de fondo, ya que para eso deben derivarte al especialista que corresponda. Si fuiste brotada te administraron medicación para calmar una reacción alérgica, pero no mencionas que en la guardia te hayan realizado estudios (ecografía, pruebas de sangre para comprobar el funcionamiento del hígado, etc).Si los hicieron y salió todo bien entonces puede tratarse de alergia y no estaría relacionada con la litiasis en el colédoco, pero si no lo hicieron debes consultar a un especialista, ya sea un hepatólogo o un gastroenterólogo.

disculpen llevo meses tratando de ver mi problema lo que pasa es que sentia un dolor en mi estomago con apretar o rosar toda la parte de este y salia sangre al ir al baño cuando defecaba paso el tiempo solo comia frutas y verduras y me cure un tiempo empese a sacar parasito y pense que era eso luego empese con mi comidas normales y otra ves se inflamo mi estomago un poco no como antes ya no tengo el sangrado pero me salio ronchas en el lado derecho de mi estomago y me da picaso por varias sonas del cuerpo andresleo: Cuando se expulsa sangre en las heces es necesario consultar al médico para determinar cual es la causa, en ocasiones la sangre proviene de hemorroides (internas o externas) pero siempre hay que constatar que no sea síntoma de gastritis, úlceras o enfermedades del intestino. No debes perder más tiempo y aunque ahora no tengas sangrado es imprescindible que consultes ya que no existe ninguna otra forma de saber cual es la causa de la inflamación y las ronchas.

Hola, tengo 20 años y vengo teniendo problemas de urticaria desde hace más o menos diez años sin saber la causa. La primera vez que me dio se me pasó después de un par de días y supuse que era relacionado a algo que había comido. Episodios así se han vuelto a dar al año o los dos años sin poder explicarme qué es lo que los causa, ya que nunca hay un alimento en común (y se trata de alimentos que usualmente puedo comer sin problema). Este año en marzo me dio urticaria más fuerte, por todo el cuerpo y tardó en irse una semana. El dermatólogo me hizo seguir una dieta pero aún así seguía teniendo ronchas, por lo que algo me dice que no se trata de alguna alergia. Incluso ahora me salen ronchas de vez en cuando sin que sepa porqué; pero me inclino a pensar que pueden ser parásitos o problemas en el hígado (no tengo sobrepeso y mi alimentación está dentro de lo normal). ¿Qué pruebas debería realizarme? Agradezco la ayuda. Majo: Puedes consultar a un médico clínico o médico general y solicitarle que te indique las pruebas que considere necesarias para determinar si la urticaria es síntoma de un problema interno. No sólo los problemas hepáticos pueden causar picazón en la piel, por ejemplo la Celiaquía (intolerancia al gluten) suele manifestarse con granitos y picazón en la piel, incluso sin tener trastornos digestivos. Al haber tantas posibles causas deben indicarte pruebas de sangre, orina y heces, pero el médico debe señalar específicamente que tipo de análisis quiere.

hola buenas tardes, a mi hijo le salio un moreton en el estomago del lado izquierdo y le da comezon, aun no se por que, me podrian ayudar por fa gracias alejandra: Una mancha morada en la piel que produce picazón requiere consultar al médico porque es necesario que la examine para determinar de que se trata, ya que no existe ninguna otra forma de saber a que se debe.

hace como seis meses que sufro mucha picazon en los pies y se me inflaman y quedan rojos y cansados y la doctora siempre dice es tu sobrepeso y ahora me acuerdo que hace mas de 15 años tuve una lesion en el higado con el virus de hepatitis c, estoy muy confundida ahora que me recomiendan marti: No podemos publicar comentarios sin nombre y tuve que tomar unas letras de tu dirección de correo. Con relación a tu pregunta, si hace 15 años te diagnosticaron hepatitis C lo que corresponde es realizar pruebas de sangre para determinar si el virus se eliminó o la hepatitis se transformó en crónica. Si no le comentaste a la doctora lo de la hepatitis C tienes que consultarla nuevamente para informarle.
Con esto no estoy diciendo que la inflamación y picazón en los pies se debe a un problema en el hígado ya que ambas cosas pueden ser por otras causas, pero nunca está demás realizar un análisis de sangre para comprobar el funcionamiento del hígado.

Hola las pastillas para la alergia llamadas histalon B, las calma hasta que se vaya el efecto de las pastillas de nuevo. Bebanla hasta que vayan al medico asi se calman un pouito. me gustaria saber q hacer si una persona tiene alergias y picazon en todo el cuerpo sobre todo en cabeza las manos hinchadas y dolor mucho sueños, las manos se estan colocando negras y esta hinchada ella sufre de diabetes e higado graso

MARIA: Una persona en esas condiciones necesita ser examinada por un médico sin demora. Llevo 7 años con problemas de picazón en el pecho, abdomen y espalda a causa de cambios de temperatura, incluso a veces es bastante sensible, estoy en reposo y un pequeño movimiento activa la picazón. So!o me lo ha aliviado usar cremas hidratantes, y mantener una rutina de ejercicio (aunque al inicio del mismo sienta picazón, después se pasa). No se si da un problema alimenticio, no sabría detectar que es lo que me hace daño, si la leche, harina, huevos, granos (lenteja, frijoles, garbanzos) o azúcar, o si en cambio existe alguna deficiencia.

Javier: La única forma de saber si la picazón se debe a una intolerancia alimenticia, a problemas en el hígado, el páncreas o los riñones es realizando los análisis de sangre correspondientes y cualquier médico te los puede indicar.
Si llevas 7 años con picazón es poco probable que desaparezca sola por eso te recomiendo que consultes ya que el primer paso es identificar la causa. Hola buenos días mi hijita tiene picazón y le salen ronchas ya le he llevado al pediatra y nada yo le estoy tratando en casa todo lo natural para tomar y bañarla y esta dando resultado Pero igual le salen pero ya poquito x favor algo mas le puedo dar ya q los doctores me tienen paseando y no tengo resultados con la medicina gracias

Noe: No dices que edad tiene tu hijita, porque algunos niños pequeños tienen la piel sensible y son propensos a sufrir urticarias, dermatitis de contacto, alergias y dermatitis atópica, estos problemas van disminuyendo a medida que crecen y suelen desaparecer antes de la adolescencia.
Tendrías que llevarla a un médico especialista en problemas de la piel (dermatólogo) porque es el médico especializado en problemas de la piel y luego de observar las ronchas te va a decir exactamente de que se trata y cual es el tratamiento específico para ese problema.
Hay productos especiales para piel sensible como jabón, shampoo y loción hidratante, los cuales se adquieren en farmacias pero es mejor que sean recetados por el médico.
También debes tener cuidado con las prendas de vestir, debe ser ropa suave en lo posible de algodón, evitar que tengan costuras ásperas, quitar las etiquetas (grifas), enjuagar las prendas a mano para que no queden con restos de jabón, el baño debe ser rápido y con agua templada.
Hace una lista de todo lo que come o bebe para saber si algunos alimentos pueden tener relación con los brotes de ronchas.
Quisiera ayudarte más pero no se me ocurren otras sugerencias y reitero la recomendación de que la vea un dermatólogo. Buenas que hago si siento una sensacion de piquiñiña y pelliscones dentro de mi cuerpo primera ves que me sucede algo asi no se si seran los medicamentos que tomo para el paludismo sufro de eso hace aproximadamente 6 meses con paludismo pero esto me empezó hace un mes

Yasa: Es necesario que lo consultes con un médico porque tiene que examinarte para saber si esa sensación es un efecto secundario de la medicación o se trata de otro problema. No debes continuar perdiendo tiempo, consulta a la brevedad. Hola…si en algo les sirve alas personas que tienen alergias ubicadas en un lugar del cuerpo como gluteos,ano estas cremas juntas en un recipiente crema antipañalitis,vaselina,clorotrimazol 0,5,betametazona las revuelves y haces una sola crema y te lavas bien y te secas y te la aplicas mañanay noche espero les sirva pero tambiem debemos poner cuidado con lo que comemos el huevo y la grasa causan alergias en mi igual que la carne solo miren con cuidado que les causa la alergia y tambien les cuento que limpiar el intestino ayuda mucho lo pueden hacer con frutas naturales en YouTube puden encontrar como limpiarlo

El hígado es un órgano situado en la parte superior y derecha del abdomen, es la más voluminosa de las visceras. Éste pesa unos 1.500 grs y se encuentra formado de células llamadas hepáticas, cada una de las cuales es una glándula en miniatura. Dichas células están agrupadas constituyendo bloques de forma poliédrica, llamados lobulillos hepáticos.

Entre dichos lobulillos queda un espacio triangular por el cual circula una arteriola, rama de la arteria hepática; una vena, rama de la vena porta, y un canal biliar que recoge la bilis producida por la célula hepática y, unido a otros canalículos biliares, va a formar, a la salida del hígado, el canal hepático por el cual es llevada la bilis al intestino. El hígado tiene múltiples funciones y posee el doble carácter de glándula de secreción externa y de secreción interna.

Como glándula de secreción interna tiene numerosas y tan complejas funciones que con razón se ha dicho que es un verdadero laboratorio: trasforma los hidrocarbonados, azúcares y almidones en glucógeno; almacena éste para ir luego entregándolo a la circulación, a medida de las necesidades de los tejidos; disocia las albúminas y proteicos complejos en cuerpos más simples—ácidos aminados—, que son los verdaderos constructores del protoplasma celular; detiene las sustancias tóxicas, trasformán-dolas en productos de eliminación, como la urea y otros, que se eliminan por el riñón; interviene en el proceso de coagulación sanguínea y en la trasformación y excreción de la hemoglobina de los glóbulos rojos destruidos. Los fisiólogos van poniendo de manifiesto más y más funciones cada día en la célula hepática, que hacen de dicho órgano, sin lugar a dudas, uno de los más importantes para la vida.

Dados sus múltiples funciones, no es extraño que el hígado se llene de tóxinas las cuales sean necesarias limpiar. Sin embargo, surge la siguiente pregunta ¿Cómo saber si tenemos que limpiar nuestro hígado? A continuación se describen algunos síntomas que nos indica la existencia de un hígado intoxicado. Una persona que tiene un hígado “sucio” manifesta síntomas como los siguientes:

• Digestiones difíciles, mareos y nauseas después de consumir alimentos grasos
• Lengua blanca, se siente un sabor amargo en la boca y existe halitosis (especialmente al levantarse).
• Dificultad para pensar o concentrarse, pesadez mental y problemas con la memoria.
• Alergias, picazón y erupciones en la piel
• Dolores de cabeza especialmente en la nuca
• Intolerancia de alimentos grasos, piedras en la vesícula biliar y ganas de vomitar.
• Cansancio excesivo Alcachofa: Durante los años treinta, los estudios clínicos sobre esta planta establecieron su valor para disminuir el colesterol en la sangre y otros productos metabólicos de desecho. El sabor amargo y áspero de la alcachofa se debe a la cinarina, principio activo que estimula la secreción biliar. Como planta medicinal se emplean las hojas desecadas. Como alimento se utiliza la inflorescencia antes de abrirse. Se emplea en caso de hígado intoxicado, insuficiencia hepática, digestiones débiles, cálculos biliares y estreñimiento crónico.

Cardo mariano: Tradicionalmente considerado como útil en el tratamiento de afecciones hepáticas, la investigación moderna ha confirmado dichas propiedades. Es el cardo mariano un protector del hígado, regenerador, antihipoglucémico, anti-inflamatorio y antioxidante. Ayuda en la hepatitis crónica, la cirrosis, la colestasis, el hígado perezoso o lento el hígado graso. Sus tallos se toman cocidos. Diente de león: Los médicos árabes medievales lo recomendaban para tratar todo tipo de trastornos hepático-biliares. Aparece citado en las farmacopeas de todo el mundo para trastornos digestivos y hepáticos. Las propiedades terapéuticas del diente de león se deben en parte a las sustancias amargas inulina y taraxacina. También contiene flavonoides, pectina, ácidos grasos, minerales y vitaminas. Sus hojas frescas se pueden tomar en ensalada.

Lecitina: Contiene colina y fosfolípidos, que protegen la membrana de las células hepáticas, previenen la acumulación de grasa en el hígado y lo resguardan de trastornos relacionados con abusos de bebidas alcohólicas, tabaco, grasas y fármacos. Sus propiedades hacen aconsejable su uso en las dietas para perder peso, ya que acelera y mejora la absorción del intestino, protege el hígado, reduce el nivel de colesterol y facilita la circulación sanguínea. Té verde: Contiene elevados niveles de polifenoles, sustancias que por sus propiedades antioxidantes, anticancerígenas y antibióticas ayudan a prevenir las enfermedades cardíacas y hepáticas, incluido el cáncer de hígado.

citalopram versus clomipramine

cuanto dura el tratamiento con escitalopram

  • AST y ALT elevadas (no >2-3 veces el valor normal).
  • Tiempo de protrombina prolongado.
  • Fosfatasa alcalina, GGT y bilirrubina elevada (sobre todo en enfermedades colestásicas crónicas).
  • Anemia de causa multifactorial, leucopenia y trombocitopenia por hiperesplenismo.
  • Colesterol y triglicéridos disminuidos en fases avanzadas de la cirrosis.
  • Hiperglucemia (intolerancia a carbohidratos o diabetes tipo II por resistencia a la insulina), en especial es estadios avanzados de la cirrosis (hipoglucemia en IH grave).
  • Hipergammaglobulinemia policlonal. Por fenómeno de traslocación bacteriana.
  • Hipoalbuminemia debida a IH.

Pruebas de Imagen: Ante todo paciente con sospecha de cirrosis hepática debe realizarse una ecografía doppler abdominal. Los hallazgos ecográficos compatibles con la cirrosis hepática son la alteración de la ecogenicidad del parénquima hepático, hipertrofia del lóbulo caudado, superficie nodular, y datos de HTP: aumento calibre portal, esplenomegalia, formación o repermeabilización de colaterales venosas. Biopsia hepática: Valorar el beneficio/riesgo en cada caso, y la necesidad de estudio anatomopatológico, en la mayoría de los pacientes actualmente se establece el diagnóstico y seguimiento sin necesidad de realizar una biopsia hepática. El acceso habitual es por vía percutánea, pero en caso de coagulopatía severa (INR > 1.5 ó plaquetas 2.5 o en contextos de hiperfibrinolisis evidente (hematomas espontáneos, coagulación intravascular diseminada. )

Si la punción del líquido es dificultosa o la ascitis escasa se valorará realizar la paracentesis guiada por ecografía. No suele ser necesaria y puede desencadenar complicaciones (EH, Insuficiencia Renal). En todo caso, se valorará en caso de hiponatremia diluccional crónica, realizando una restricción de 1000-1500ml/ día (en estudio fármacos acuaréticos o vaptanes).

B) Restricción de Sodio en la dieta: Restricción a 88mmol/ día (2gramos ClNa). Lo que se traduce en el siguiente consejo práctico: no añadir sal a la dieta, evitar ciertos alimentos (embutidos, enlatados, etc.) y dar preferencia a otros (frescos, congelados), aderezar la comida con limón, picantes, etc. El objetivo consiste en excretar >78mmol/día de sodio en orina de 24h(*) (10mmol: pérdidas no renales), realizando un balance negativo de sodio.

Espironolactona (Aldactone ® ) y Furosemida (Seguril®). La espironolactona es el diurético que ha demostrado mayor eficacia en generar balances negativos de Na en el paciente cirrótico.

Dosis: Espironolactona 100mg/ día // Furosemida 40mg día; comenzando con esta dosis y manteniendo la relación 100/40 podemos incrementar la dosificación cada 3-5días si el efecto es inferior al deseado. Dosis máxima: 400mg espironolactona y 160mg furosemida/ día. Si la ascitis es leve podemos comenzar con espironolactona en monoterapia. A scitis: pérdida de 300-500gr de peso/ día.

Ascitis + edemas: pérdida 800-1000gr/ día. Valorar modificaciones en la relación 100/40 si hiper- hipopotasemias.

Si yatrogenia (ginecomastia) por espironolactona: Amilorida 10-40mg/día. D) ASCITIS REFRACTARIA: Existen dos tipos:

Ascitis resistente a diuréticos: no logramos su eliminación o bien recidiva a dosis máximas de diuréticos y con restricción de sodio. Ascitis intratable: no podemos alcanzar dosis suficientes de diuréticos por el desarrollo de complicaciones secundarias al mismo (EH, insuficiencia renal, hiponatremia 5 litros, en 2.3mg/dl, ausencia trombocitopenia y coagulopatía)

P auta recomendada: Norfloxacino 400mg/ día hasta trasplante hepático o fallecimiento. En alérgicos a quinolonas y/o gérmenes quinolona-resistentes la pauta recomendada es: Cotrimoxazol 800/160mg/ 5días/ semana.

3. ENCEFALOPATÍA HEPÁTICA (EH): DEFINICIÓN: Se trata de un deterioro reversible de las funciones neurocognitivas, que se manifiesta como un estado mental alterado que abarca desde una encefalopatía de cambios mínimos (alteración del patrón del sueño, pérdida de memoria, etc.) a un coma.

La cirrosis es una enfermedad que daña el hígado de forma irreversible. El hígado de una persona con cirrosis presenta una cicatrización anormal, generando la acumulación de estructuras anómalas conocidas como nódulos de regeneración. Lo cuál en últimas provoca el daño de las funciones del hígado. ¿Qué función tiene el hígado? Es hígado es uno de los órganos más complejos del cuerpo. Este se encarga de procesar los nutrientes de los alimentos que se metabolizan en el proceso digestivo, adicionalmente genera ciertas sustancias esenciales del organismo como el colesterol o la bilis (que ayuda a la correcta digestión de las grasas). Adicionalmente ayuda a mantener limpia la sangre eliminando sustancias tóxicas.

La cirrosis es una evolución de la hepatitis crónica. La hepatitis se caracteriza por la inflamación de las células del hígado si esta dura más de 6 meses se empieza a denominar como crónica. La hepatitis crónica puede progresar con lentitud y causar un daño limitado, o rápidamente y degenerar en cirrosis.

Por medio de la medicina alternativa es posible generar un tratamiento para la cirrosis, que elimine las toxinas del cuerpo, mejorando así la calidad de vida. Por medio del método bio-detox que hemos desarrollado en Aportar Vida, es posible estabilizar la célula eliminando las sustancias nocivas. Esto prevendrá las enfermedades futuras y blindará al organismo para impedir el avance de la enfermedad. La cirrosis tiene cura. No. Pero es posible vivir con ella y disfrutar de una gran calidad de vida por medio de la medicina alternativa

De acuerdo a la escuela médica de la homotoxicología, la enfermedad realmente se desarrolla cuando sustancias tóxicas invaden la célula e inhiben su capacidad de defenderse y de tener una función intracelular armónica. En el ambiente se encuentra una gran cantidad de sustancias que afectan gravemente el organismo, especialmente en las grandes ciudades existen increíbles fuentes de contaminación en el aire, en el agua, e incluso en los alimentos que distribuyen las grandes corporaciones como paquetes de frituras, gaseosas y enlatados, llenos de conservantes y sustancias altamente nocivas.

Aparte de esto si no se lleva una vida saludable y se abusa del alcohol, es muy probable que la cirrosis aparezca… pero no todo está perdido, si sigues nuestras recomendaciones podrás limpiar tu organismo de todas estas sustancias dañinas y empezar a disfrutar de una gran calidad de vida. Es muy importante dejar el alcohol, ya que la función hepática se disminuye a mínimos críticos.

Los medicamentos tradicionales están contraindicados para los pacientes con cirrosis, no obstante la medicina homeopática no tiene contraindicación alguna y ayudará totalmente a la reparación celular del hígado. Tener una buena alimentación, rica en frutas, verduras y cereales. Así mismo la administración de suplemente vitamínicos, minerales y oligoelementos está recomendada.

Aportar Vida dispone de un método excepcional para el tratamiento de la enfermedad, una terapia en 3 pasos que asegura una mejora de la calidad y una eliminación de las toxinas de las células, lo que hará que el paciente con cirrosis presente una mejor calidad de vida, aumentando sus defensas y alcanzando un equilibrio orgánico. El primer paso de este método es la detoxificación, esta elimina el exceso de sustancias nocivas en la célula, previniendo nuevas enfermedades y mejorando el estado de salud en general.

En el segundo paso que es la alcalinización orgánica, a través de múltiples suplementos se llega a un PH ideal de la célula que inhiba la aparición de la enfermedad. Por último la nutrición celular activa reestablecerá el equilibrio químico del organismo, mejorando los procesos celulares.

La cirrosis puede ser tratada por medio de la medicina alternativa, nuestro equipo médico experto te apoyará.

CRA 49 # 93 – 87 Barrio La Castellana.

Calle 47 # 79-48 Barrio la Floresta Calle 52A # 31-137 Barrio Cabecera.

Nuestro compromiso con el paciente es ofrecer una consulta profesional, cálida y humana, por este motivo y con el objetivo de brindar al paciente la mejor experiencia con nuestros servicios, hemos diseñado una política de devolución del dinero. Como ocurre en cualquier otra compra, las transacciones en Aportar Vida están sujetas a determinadas condiciones y obligaciones del paciente, las cuales son explicadas al momento de la consulta. Si cumplidas estas condiciones Aportar Vida no cumplió con la promesa de realizar una consulta cálida y humana, con la cual el paciente quede altamente satisfecho, solo debe elaborar y radicar una carta haciendo la solicitud del reintegro del dinero pagado por la consulta adjuntando la factura de compra.

El plazo con que cuenta el paciente para hacer la solicitud formal de la devolución del dinero, el en el mismo momento de finalizar la consulta. Si el paciente pagó con tarjeta de crédito o débito, el reembolso se remite a la entidad emisora de la tarjeta en un plazo de cinco días hábiles a partir de la recepción de la solicitud de devolución de dinero. Para saber cuándo se abonará el crédito a la cuenta, el paciente debe ponerse en contacto con la entidad emisora de la tarjeta.

Si el paciente realizó el pago en efectivo, deberá adjuntar a la solicitud de devolución del dinero y esta se hará de manera inmediata. Aportar vida en adelante AV es una sociedad dedicada a desarrollar alternativas de salud física, belleza y bienestar, a través de una exclusiva red de servicios integrada por varias empresas especializadas en diversos campos de la salud. Dentro de los establecimientos de comercio que opera, se encuentra Medilife. A efectos de lo previsto en el presente documento, las bases de datos vinculadas a dichos establecimientos tiene como responsable a AV.

Las políticas contenidas en el presente documento se elaboraron teniendo en cuenta las disposiciones contenidas en los artículos 15 y 20 de la Constitución Política, la Ley 1581 de 2012 “Por la cual se dictan disposiciones generales para la protección de datos personales” y el Decreto 1377 de 2013 “por el cual se reglamenta parcialmente la ley 1581 de 2012.” Las políticas que se describen a continuación se aplican al tratamiento de los datos de carácter personal que recoja y controle AV. con domicilio en la Autopista Norte No. 94 – 71 de Bogotá, correo electrónico protecciondedatos@(Aportar Vida)losrobles.com y teléfono 7569171.

yasmin y escitalopram

orlistat tiempo de accion

propiedades del escitalopram

Fecha de Recepción Sep. 2005- Fecha de Revisión Feb. 2006- Fecha de Aprobación. Abr. 2006 La fibrosis hepática es el resultado de un proceso dinámico en el cual la acumulación de matriz extracelular fibrilar está asociada con su degradación y remodelación, en un proceso balanceado y puede resultar en un estado avanzado definido como "cirrosis" o bien revertirse para restaurar la estructura hepática normal y por lo tanto su función. La cirrosis se caracteriza por la formación de nódulos de regeneración del parénquima que son separados por una cápsula de tejido conectivo en septos fibrosos y está asociado con cambios angio-estructurales. A la luz de éste importante cambio estructural, el tejido hepático cirrótico puede ser "remodelado" en respuesta a la remoción de la causa primaria que ocasiona el daño cualquiera sea su etiología. Esto no significa que la cirrosis en su completa expresión sea reversible, aunque éste punto es materia de especulación. 1

La fibrosis y cirrosis representa la consecuencia de una cicatrización de una herida en respuesta a una variedad de causas: viral, inducida por drogas, autoinmune, colestasis y enfermedades metabólicas. Las manifestaciones clínicas de la cirrosis varían ampliamente desde asintomático a la falla hepática y está determinada por la severidad y naturaleza de la enfermedad hepática, así como a la extensión de la fibrosis hepática. 2,3 La biopsia hepática analizada con coloración del tejido conectivo ha sido considerada como la "prueba de oro" para confirmar el diagnóstico clínico y evaluar el tejido hepático desde la severidad de la actividad de la enfermedad, fibrosis hepática, sirve además de guía para el tratamiento a seguir, además de evaluar posibles enfermedades concomitantes. Sin embargo, está asociada con un potencial riesgo de morbilidad y mortalidad. Igualmente tiene varias limitaciones como son: error de muestreo, el cual es posible cuando la muestra es muy pequeña, variabilidad interobservador de aproximadamente 20% en categorizar el grado de fibrosis. La distribución no homogénea de la necroinflamación y fibrosis hepática de las enfermedades hepáticas crónicas tales como la hepatitis C, frecuentemente impide la interpretación correcta de la biopsia hepática, particularmente cuando se necesita ser comparada con otras biopsias obtenidas en un mismo paciente. Finalmente, la biopsia hepática proporciona solamente datos estáticos, siendo imposible evaluar el balance entre la producción y degradación de la matriz extracelular y no revela suficientemente los mecanismos patogénicos subyacentes. 1,2

De acuerdo a los hallazgos de Poynard y colaboradores 4 la hepatitis C es una enfermedad fibrótica progresiva y no una hepatitis de carácter inflamatoria. Por lo tanto hay una necesidad de disponer de una herramienta no invasiva que sea rápida que sirva como marcador de fibrosis hepática que sea confiable y reproducible y para monitorizar la progresión de la fibrosis sin la necesidad de biopsias repetidas en las enfermedades crónicas hepáticas y en particular en las enfermedades hepáticas que sean sometidas a tratamiento. El marcador serológico ideal de fibrosis hepática debe tener los siguientes requisitos: especificidad hepática, sensibilidad tanto para fibrogénesis como para fibrólisis, vida media conocida, ruta de excreción conocida, sintetizada por una fuente celular identificada, que sea reproducible y de rápida metodología. Existen marcadores indirectos que reflejan alteraciones de la función hepática pero no del metabolismo de la matriz extracelular (parámetros bioquímicos) como son: Índice PGA (Tiempo de protrombina, GGT y Apolipoproteína), Induce PGAA que incluye además de las anteriores a la Alfa 2 macroglobulina, Induce de Forn y el Índice APRI y marcadores directos relacionados con modificaciones de la matriz celular durante la fibrogénesis, producto de la síntesis y degradación de la matriz extracelular. 1 El propósito de éste estudio fue utilizar un índice ya validado: Índice APRI, que consiste en la relación AST/Contaje plaquetario para la determinación de fibrosis significativa y cirrosis hepática en pacientes con hepatitis crónica por virus C.

El siguiente es un estudio retrospectivo en el cual se evaluaron 142 casos con infección crónica por virus C detectado por Anticuerpos para Virus C, tomados de la base de datos provenientes de la consulta de hepatología del Hospital del IVSS Dr. Miguel Pérez Carreño del período 1999 a 2005. Se seleccionó 54 casos quienes cumplieron los criterios de inclusión: presencia de Anti-HCV positivo y confirmado por PCR cualitativo (ARN del VHC), biopsia hepática, ecosonograma abdominal, ausencia de otras enfermedades hepáticas como: coinfección con otros virus, enfermedades autoinmunes, enfermedades metabólicas, por alcohol, tumores hepáticos primarios o metastásicos. Se aplicó el Indice APRI con valores de corte para ausencia de fibrosis 1,5. Para cirrosis se utilizó valores de corte para ausencia de cirrosis 2. El análisis estadístico se realizó utilizando valores absolutos, promedios, Prueba Chi, Sensibilidad, Especificidad, Valor Predictivo Positivo y Valor Predictivo Negativo.

La muestra quedó constituida por 54 casos de los cuales el sexo femenino predominó en un 57% (n=31). Grafico 1 El promedio de edad para el total de la muestra fue de 41,7 años.

Según el grado de fibrosis el F1 predominó con 28 % (n=15). Tabla 1 Frecuencia según el grado de fibrosis de la muestra estudiada.

Según sexo y grado de fibrosis, la fibrosis significativa (F3 y F4) predominó en el sexo femenino, aunque no hubo diferencias significativas, Chi 0,94 GL 1. Tabla 2 Frecuencia de grados de fibrosis según sexo de la muestra estudiada

El 46% de los pacientes con cirrosis presentaron contaje plaquetario 150.000 mm3 debieron ser sometidos a biopsia hepática ya que dichos parámetros no pudieron predecir en estos casos el estadio de la fibrosis hepática.. Por su parte Imber-Bismut y colaboradores 6 a diferencia de estudio previo utilizó 6 marcadores bioquímicos con un alto Valor Predictivo Positivo y Valor Predictivo Negativo (> 90% de ausencia de F2, F3 y F4). Se utilizaron los siguientes parámetros: Alfa 2 macroglobulina, Haptoglobina, GGT, Gammaglobulina, Bilirrubina total y Apolipoproteína A1. Por lo que de éste estudio se obtiene como conclusión que se requiere la combinación de varios marcadores séricos, los cuales pueden detectar la mayoría de los pacientes con actividad histológica moderada y severa pero no los casos con fibrosis clínicamente significativa. Estos parámetros: Alfa 2 macroglobulina y Haptoglobina, no son de fácil disponibilidad y están relacionados con la activación de las células esteladas, y no con el estadio de fibrosis.

Forns y colaboradores 7 utilizó un simple modelo predictivo para discriminar pacientes con fibrosis de aquellos sin fibrosis significativa, a través de un análisis de multivarianza donde se evaluó edad, GGT, colesterol, contaje plaquetario y Tiempo de protrombina. El modelo identificó alrededor de la mitad de los pacientes sin fibrosis o fibrosis portal (F0 y F1) con un alto Valor Predictivo a través de la combinación de pocas variables clínicas, bioquímicas y hematológicas. Sin embargo, se determina a través de una fórmula algo complicada no siendo útil en la práctica diaria. Wai y colaboradores 8 proponen un modelo más sencillo, el cual no es un concepto nuevo ya que anteriormente se había observado que se podía predecir la fibrosis con dos parámetros y con datos de laboratorio rápidamente disponible y con un carácter objetivo como son: los valores de AST y contaje plaquetario, 9 para confirmar dicha premisa se realizó un índice (Relación AST/Contaje plaquetario) o APRI que permitiera predecir tanto la fibrosis significativa como la cirrosis in pacientes con hepatitis crónica por virus C. El APRI fue exacto en detectar tanto la fibrosis significativa como la cirrosis en el 81% de los casos con cirrosis y en el 51% de los pacientes con fibrosis significativa. En nuestro estudio, la sensibilidad del índice APRI para la fibrosis fue de 52% con una especificidad de 17%, mientras que la sensibilidad del índice APRI para la cirrosis fue de 29% con una especificidad de 17%. Por lo tanto el índice APRI es más sensible para detectar fibrosis pero con una baja especificidad, mientras que es poco sensible y específico para detectar la cirrosis, tal como se observó en el modelo propuesto por Wai y colaboradores.

Recientemente Iacobellis y colaboradores 10 en su publicación validó todos los índices que hasta la fecha han sido propuestos como marcadores de fibrosis. Utilizó una serie de 1252 casos, ya que en los estudios previos eran menores de 200 pacientes. El valor Predictivo fue aceptable en algunos índices con rangos > de 82% para acertar la fibrosis significativa no así para diagnosticar la cirrosis. El contaje plaquetario con valores de corte 1, resultó ser significativo. En éste estudio el contaje plaquetario en su distribución individual entre los estados diferentes de fibrosis se encontró valores bajos en pacientes con ausencia de fibrosis o fibrosis leve y valores altos en aquellos con fibrosis severa o cirrosis. Esto pudiera explicarse: en la primera situación, y pudiera ser explicado como secundario al aclaramiento de complejos inmunes o un incremento del secuestro plaquetario por la respuesta inmune antigeno-anticuerpo inducido por el virus de la hepatitis C. La segunda sdebida a error de muestreo o variación intraobservador, o bien por deficiencia inherente al índice. Nuestro trabajo revela hallazgos similares. Recientemente Iacobellis y colaboradores 10 en su publicación validó todos los índices que hasta la fecha han sido propuestos como marcadores de fibrosis. Utilizó una serie de 1252 casos, ya que en los estudios previos eran menores de 200 pacientes. El valor Predictivo fue aceptable en algunos índices con rangos > de 82% para acertar la fibrosis significativa no así para diagnosticar la cirrosis. El contaje plaquetario con valores de corte 1, resultó ser significativo. En éste estudio el contaje plaquetario en su distribución individual entre los estados diferentes de fibrosis se encontró valores bajos en pacientes con ausencia de fibrosis o fibrosis leve y valores altos en aquellos con fibrosis severa o cirrosis. Esto pudiera explicarse: en la primera situación, y pudiera ser explicado como secundario al aclaramiento de complejos inmunes o un incremento del secuestro plaquetario por la respuesta inmune antigeno-anticuerpo inducido por el virus de la hepatitis C. La segunda sdebida a error de muestreo o variación intraobservador, o bien por deficiencia inherente al índice. Nuestro trabajo revela hallazgos similares.

Las limitaciones de nuestro estudio es el tamaño de la muestra, ya que no todos los casos pudieron ser biopsiados, a diferencia de los trabajos anteriores, las muestras histológicas no fueron evaluadas por un mismo patólogo en su mayoría por ser un trabajo retrospectivo. Concluimos que nuestros resultados no logró demostrar el alto valor predictivo reportado en otras series para el diagnostico de fibrosis significativa ni cirrosis, utilizando un modelo ya validado (Indice APRI). Sin embargo, insistimos en la necesidad de evaluar de manera prospectiva utilizando parámetros clínicos y bioquímicos de fácil disponibilidad para la evaluación posterior al tratamiento, evitar biopsias innecesarias en los casos de fibrosis mínima o ausente, igualmente en los casos donde estén contraindicados o rehúsen al procedimiento. Se requiere la evaluación histológica por un patólogo experto para disminuir la variabilidad intraobservador dada la importancia de su resultado para la decisión del tratamiento a instaurar.

1. Pinzani M., Rombouts K., Colagrande S. Fibrosis in chronic liver diseases: diagnosis and management. J Hepatol 2005; 42: S22-S36. [ Links ] 2. Friedman S. Liver fibrosis-from bench to bedside. J Hepatol 2003; 38: S38-S53. [ Links ]

3. Friedman S. Evaluation of fibrosis and hepatitis C. Am J Med 1999;107(6B):27S-30S. [ Links ] 4. Poynard T., Bedossa P., Opolon P. Natural history of liver fibrosis progression in patients with chronic hepatitis C. Lancet 1997;349:825-832. [ Links ]

5. Pohl A., Behling C, Oliver D., Kilani M., Monson P., Hassanein T. Serum aminotransferase levels and platelet counts as predictors of degree of fibrosis in chronic hepatitis C virus infection. Am J Gastroenterol 2001; 96:3142-3146. [ Links ] 6. Imbert-Bismut F., Ratziu V., Pieroni L., Charlotte F., Benhamou Y., Poynard T. Biochemical markers of liver fibrosis in patients with hepatitis C virus infection: a prospective study. Lancet 2001;357:1069-1075. [ Links ]

7. Forns X., Ampurdanês S., Llovet J., Aponte J., Quintó Ll., Martínez-Bauer E., y col. Identification of chronic hepatitis C patients without hepatic fibrosis by a simple predictive model. Hepatology 2002;36:986-992. [ Links ] 8. Wai Ch., Greenson J., Fontana R., Kalbfleisch J., Marrero J., Conjeevaram and Lok A. A simple noninvasive index can predict both significant fibrosis and cirrhosis in patients with chronic hepatitis C. Hepatology 2003; 38:518-526. [ Links ]

9. Williams A., Hoofnagle J. Ration of serum aspartate to alanine aminotransferase in chronic hepatitis. Relationship to cirrhosis. Gastroenterology 1988;95:734-739. [ Links ] 10. Iacobellis A., Mangia A., Leandro G., Clemente R., Festa V., Attino V., y col. External validation of biochemical indices for noninvasive evaluation of liver fibrosis in HCV chronic hepatitis. Am J Gastroenterol 2005; 100:868-873. [ Links ]

11. Benlloch S., Berenguer M., Prieto M., Rayón J., Aguilera V., Berenguer J. Prediction of fibrosis in HCV-infected liver transplant recipients with a simple noninvasive index. Liver Transpl 2005; 11:456-462. [ Links ] En este post exponemos la alimentación en Insuficiencia Hepática. Una insuficiencia hepática supone la pérdida de la capacidad funcional del hígado. Existen dos tipos de Insuficiencia Hepática, la Aguda y la Crónica.

La Insuficiencia Hepática Aguda puede producirse tras una hepatitis vírica, cirrosis o el abuso de medicamentos. Suele aparecer en semanas. La Insuficiencia Hepática Crónica es de más lenta evolución, y tarda años en manifestar el daño de una gran superficie del hígado. Las funciones del hígado son depurar la sangre, metabolizar las toxinas y facilitar la digestión y el tránsito intestinal. La alimentación en insuficiencia hepática se basa en controlar el consumo de proteínas, restringir el sodio en la dieta, evitar el alcohol pero a veces es necesario un trasplante hepático.

Normalmente los pacientes presentan ictericia, cansancio, debilidad y pérdida de apetito. Además son frecuentes las hemorragias los hematomas y la acumulación de líquido en el abdomen (ascitis). Se ha descrito que el aliento puede oler como a humo o moho. Con frecuencia se produce encefalopatía hepática, un estado de intoxicación sanguínea producida por las toxinas que el hígado no es capaz de procesar. Suele afectar al sistema nervioso, con confusión, somnolencia e incluso pérdida de consciencia.

Como el hígado ya no puede procesar adecuadamente la bilirrubina (producto de desecho formado a partir de la degradación de los glóbulos rojos envejecidos), ésta se acumula en la sangre y se deposita en la piel, otorgando el tono amarillo a estos pacientes (ictericia). También falla la síntesis de las proteínas que controlan la coagulación, por lo que se forman hematomas y se producen sangrados con facilidad. La retención de líquidos hace que aumente la presión en las venas hepáticas (hipertensión portal). En ocasiones se forman nuevas venas en el esófago y estómago que desvían la sangre del hígado. Si se dilatan, se forman varices esofágicas o gástricas que sangran con facilidad, pudiendo aparecer sangre en el vómito o en las heces.

Es común que los pacientes con insuficiencia hepática desarrollen una insuficiencia renal, lo que se conoce como síndrome hepatorrenal. También son frecuentes alteraciones inmunitarias y del metabolismo, como diabetes, hipoglucemias o hipopotasemias. En los pacientes con insuficiencia hepática se debe asegurar una ingesta adecuada de Kcal y proteínas y el mantenimiento de un peso saludable. El paciente debe seguir una dieta restringida, limitando la cantidad de proteínas de origen animal, para no comprometer la función cerebral.

También debe limitarse el consumo de sodio (sal y muchos alimentos). Si se hace, se puede ayudar a evitar la acumulación de líquido en el abdomen. El alcohol está completamente prohibido, ya que agrava la lesión hepática. Está indicada en los pacientes con enfermedad hepática crónica que tienen disminución de al menos el 50% de la función hepática y que con la regulación de la alimentación, de la medicación y de los hábitos de vida, se puede frenar la progresión de la insuficiencia y retrasar la necesidad de transplante.

En cuanto se diagnostica una insuficiencia hepática se deben tomar las siguientes medidas alimentarias: Cuando los riñones no funcionan, el sodio y el líquido se acumulan en el cuerpo, causando inflamación en los tobillos, hinchazón, hipertensión, dificultad para respirar e insuficiencia cardiorrespiratoria. Ten en cuenta que en la dieta occidental existe mucha y sal oculta en los alimentos, como puedes ver en nuestro post.

En una cirrosis compensada no es necesario hacer restricción de proteínas, pero cada caso debe ser evaluado de forma individual. Estos pacientes tienen alterados la utilización y el almacenamiento de los carbohidratos y presentan un aumento del catabolismo proteico y graso, que conduce a la pérdida de las reservas proteicas y lipídicas. Si a esto le sumamos una menor asimilación de nutrientes, un menor apetito e ingesta, tienen un gran riesgo de malnutrición proteico-calórica. La alteración metabólica más importante de los pacientes con insuficiencia hepática avanzada es el cambio en el metabolismo de los aminoácidos. Los niveles plasmáticos de los aminoácidos de cadena ramificada (AARR) están disminuidos y los niveles de aminoácidos aromáticos (AAA) elevados. Esto debe ser evaluado por el médico y el nutricionista para ajustar el tratamiento y la Alimentación en Insuficiencia Hepática.

Si te ha gustado nuestro post de Alimentación en Insuficiencia Hepática, o tienes dudas con algún alimento en el que te podamos ayudar, déjanos un comentario y nuestros nutricionistas te responderán enseguida. Be coher! Puedes seguirnos en nuestras RRSS, Facebook, Twitter, Pinterest, Google +, Instagram o nuestro Canal de Youtube para seguir todos nuestros consejos.

escitalopram nombres comerciales en ecuador

Disminucin de la produccin de orina y orina oscura; edema; picazn en la piel; y dificultad para respirar. A medida que los niveles de creatinina aumenten pueden indicar problemas renales y dao a los riones, lo mejor es consultar a su mdico para el diagnstico y tratamiento adecuado. Adems, se puede probar algunos remedios caseros y consejos dietticos para ayudar a controlar el problema. Beber mucha agua, por ejemplo, es muy recomendable cuando se trata de este problema. Adems, hay algunas hierbas que actan como diurticos naturales y por lo tanto ayudan a proporcionar algo de alivio. Puede seguir uno o ms de estos remedios a base de hierbas todos los das durante unas pocas semanas o hasta que sus niveles de creatinina se reduzcan. Es importante consultar a un profesional de la salud antes de tomar estas hierbas o sus combinaciones, ya que puede interferir con ciertos medicamentos recetados o pueden no ser adecuados para algunos casos. Algunos de estos remedios pueden no ser adecuados.

Para las personas con un historial de clculos renales u otras condiciones preexistentes. 1. t de manzanilla Un estudio publicado encontr una disminucin de los niveles de creatinina en los participantes del estudio que beban t de manzanilla. Adems, esta hierba funciona como un sedante suave e induce a la relajacin. Ponga dos o tres cucharaditas de flores secas de manzanilla en una taza de agua caliente. Deje reposar durante tres a cinco minutos. Colar el t y beberlo. Beber un par de tazas de t de manzanilla diariamente. 2. Ortiga La ortiga puede ayudar a eliminar los desechos metablicos y promover la excrecin renal debido a sus propiedades diurticas. Adems, purifica la sangre y mejora la inmunidad. Aadir dos o tres cucharaditas de hojas de ortiga seca a una taza de agua caliente. Deje reposar durante 10 minutos. Colar y beber. Beber este t de ortiga, una o dos veces.

Al da. nota: este remedio puede interferir con diluyentes sanguneos, presin arterial alta, diurticos y medicamentos para la diabetes. Consulte a su mdico antes de usar este remedio. 3. Raz de diente de len EL t de raz de Diente de len tambin funciona como un diurtico natural para eliminar las toxinas y los niveles de creatinina. Tambin ayuda a mejorar la funcin renal y aliviar el edema o hinchazn debido a la retencin. De agua. Ponga una cucharada de polvo de raz de diente de len seca en una taza de agua caliente. Permitir que se empape durante unos 10 minutos. Colar y beber. Beber este t dos o tres veces al da durante unos pocos das o semanas. Nota: El diente de len puede interactuar con medicamentos para la diabetes y la presin arterial alta.

DESCRIPCION El prurito es un síntoma frecuente en varias enfermedades biliares y hepatobiliares. En particular, tanto la colestasis intra-hepática como la extrahepática pueden producir prurito: la primera se debe a una insuficiencia secretora de los hepatocitos, como ocurre en la colestasis intrahepática del embarazo, la hepatitis viral, algunos tipos de hepatitis inducida por fármacos, la colestasis familiar benigna y otras enfermedades hepáticas, pero también se debe a una lesión del conducto biliar intrahepático. Por su parte, la colestasis extrahepática es menos frecuente, se debe sobre todo a obstrucciones biliares y produce menos prurito que la colestasis intrahepática

Debe considerarse la colestasis como causa de un prurito crónico en cualquier paciente que no muestre signos de una enfermedad dermatológica. Los pacientes con prurito colestásico suelen tener una picazón más intensas en las palmas de las manos y en las plantas de los pies, pero la comezón puede ser general. En la mayoría de los pacientes se manifiesta por la tarde y durante las primeras horas de la noche. Al comienzo no se observan lesiones de la piel, pero pronto el intenso rascado hace que aparezcan escoriaciones y prurigo nodular. La intensidad del prurito puede ser pequeña, sin interferir con las actividades de la vida diaria hasta discapacitante. Se han dado casos de pacientes con tales molestias que les han llevado a pensar en el suicidio, de tal forma que estos casos extremos puede estar indicado el trasplante hepático Sólo en una minoría de los pacientes se observan signos clínicos de enfermedades hepáticas crónicas tales como ictericia, angioma o eritema palmar u otras condiciones como contractura de Dupuytren, leuconiquia, ginecomastia o atrofia testicular en los hombres. Esto se debe a que el prurito empieza a manifestarse en los estadios más precoces de las enfermedades hepáticas. Por este motivo, en el examen clínico de los pacientes con prurito inespecífico es recomendable llevar a cabo estudios de la función hepática, incluyendo las transaminasas y la fosfatasa alcalina.

PATOGENESIS Aunque se sabe que el desarrollo del prurito colestásico es independiente de la histamina, su patogenesis es casi completamente desconocida. Tampoco se conocen los agentes pruritogénicos en la colestasis. El tratamiento con fármacos que alivian la colestasis, como la colestiramina, con inductores hepáticos como el fenobarbital o la rifampina, con antagonistas opioides como la naloxona o la naltrexona o con inhibidores de la recaptación de serotonina han llevado a la conclusión que los agentes pruritogénicos en la colestasis son biotransformados en el hígado y quizás en el intestino, son excretados en la bilis, experimentan una circulación enterohepática e interaccionan con los sistemas opioides y serotoninérgicos internos. Se ha especulado que la acumulación de sales biliares, metabolitos de la progesterona y opiáceos endógenos son los responsables de la inducción del prurito.

En efecto, en la enfermedad colestásica se acumulan ácidos biliares en el organismo. En los pacientes con estenosis del conducto biliar y prurito intratable, este mejora cuando se elimina la obstrucción biliar o cuando se lleva a cabo un drenaje nasobiliar. También mejora el prurito cuando se administra colestiramina, un secuestrante intestinal de los ácidos biliares. ¿Acaso son los ácidos biliares los inductores del prurito colestásico? Las evidencias son contradictorias: a) la severidad del prurito no está relacionada con los niveles de ácidos biliares; b) el desarrollo del prurito en los pacientes con cirrosis biliar primaria es independiente del estadio de la enfermedad e incluso disminuye en los pacientes en estadio terminal, cuando son mayores las concentraciones de ácidos biliares; c) con el tiempo, el prurito disminuye manteniéndose o incluso aumentando la enfermedad colestásica; las resinas de intercambio iónico alivian el prurito no solo en los pacientes con enfermedad colestásica sino que también lo hacen en los pacientes con enfermades dermatológicas en las que no hay aumentos de ácidos biliares. Por su parte, en la colestasis intrahepática del embarazo el prurito se desarrolla en el segundo y tercer trimestre del embarazo, en paralelo con aumentos de metabolitos de progesterona y de sales biliares. Se ha observado un paralelismo entre la intensidad del prurito en estas mujeres y los niveles urinarios de metabolitos disulfatados de progesterona. Aunque después de iniciar un tratamiento con ácido ursodesoxicólico mejoró el prurito, no se observó ninguna correlación entre su intensidad y las sales biliares. ¿Pueden ser lo sulfatos de progesterona inductores del prurito colestásico del embarazo? No se sabe con certeza

La cirrosis hepática es la consecuencia final de muchas enfermedades hepáticas crónicas que lleva a la pérdida de la arquitectura normal del hígado y una disminución progresiva de sus funciones. La cirrosis hepática es la consecuencia final de muchas enfermedades hepáticas crónicas que lleva a la pérdida de la arquitectura normal del hígado y una disminución progresiva de sus funciones. Cualquier enfermedad que produzca una inflamación crónica del hígado puede, en el curso de años, llegar a producir cirrosis. La cirrosis se define por las alteraciones estructurales que aparecen en el hígado. Las fundamentales son tres:
➤ necrosis hepatocelular
➤ fibrosis
➤ nódulos de regeneración.

Necrosis significa muerte o destrucción de las células del hígado. En los pacientes que llegarán a desarrollar cirrosis esta muerte celular se produce de modo continuo, como consecuencia del daño hepático que produce la causa de la enfermedad. Las células muertas son, durante mucho tiempo, sustituidas por otras nuevas, hecho denominado regeneración. La fibrosis es la consecuencia del proceso de cicatrización que producen las lesiones inflamatorias que ocurren en el hígado, de manera que con el paso de los años el hígado se convierte en un órgano con gran cantidad de tejido cicatricial que altera por completo su estructura. Como consecuencia, las células nuevas, generadas para sustituir a las desaparecidas, no pueden colocarse en el lugar adecuado y se sitúan donde les permite la trama de cicatrices que surca el hígado. Por este motivo se habla de nódulos de regeneración, por encontrarse grupos de células hepáticas rodeados de fibras colágenas (de cicatriz) formando nódulos. Además, esta trama fibrosa produce un segundo efecto que es cerrar y endurecer los pequeños vasos hepáticos (sinusoides) por los que circula la sangre a través del hígado. Este hecho va a tener una consecuencia muy importante: aumentar la dificultad (resistencia) para que la sangre que entra en el hígado por la vena porta circule a través del órgano. Esta dificultad genera un aumento de presión en todo el sistema venoso que aporta sangre al hígado (el sistema portal) y a este hecho, capital en las complicaciones de la cirrosis, se le denomina hipertensión portal. Por otra parte, la capacidad de regeneración hepática no es infinita, de manera que llega un momento en que empieza a disminuir la cantidad total de células hepáticas, y el hígado es progresivamente más incapaz de cumplir adecuadamente sus múltiples funciones. Por lo tanto, al final, todas las manifestaciones clínicas de la cirrosis son la consecuencia de dos hechos fundamentales: la insuficiencia hepatocelular y la hipertensión portal. Epidemiológicamente es una enfermedad importante que está incluida entre las 10 principales causas de muerte en los países occidentales. Hay muchas causas de cirrosis. Las principales en nuestro medio son dos: El consumo excesivo de alcohol (cirrosis etílica o alcohólica) y la hepatitis crónica por virus C (cirrosis por virus C), que son responsables del 80 por ciento de los casos de cirrosis en España. Además, se puede producir cirrosis por hepatitis crónica por virus B, por infección crónica mixta por virus B y virus D, por enfermedades, denominadas colestásicas crónicas (que afectan a la producción o a la salida de la bilis del hígado, tales como la cirrosis biliar primaria o la colangitis esclerosante) y por enfermedades metabólicas congénitas del hígado que se manifiestan en la vida adulta, como la hemocromatosis primaria (sobrecarga hepática de hierro -bastante frecuente-), la enfermedad de Wilson (sobrecarga hepática de cobre -muy rara-) y el déficit de alfa-1-antitripsina (también bastante rara). Otras causas poco comunes de cirrosis son la hepatitis autoinmune, en la que se produce una agresión al hígado por parte de nuestro propio sistema defensivo, y la toxicidad hepática por algunos fármacos. Existen otras causas mucho más raras y algunas específicas de la infancia que producen cirrosis precoz en niños o adolescentes. Todas las enfermedades citadas necesitan años de evolución para llegar a producir cirrosis. Además, en muchos casos, el consumo excesivo de alcohol o la hepatitis crónica por virus C no llegan a producir cirrosis y el paciente fallece por un motivo independiente de la enfermedad hepática.

¿Quiénes están expuestos a padecer cirrosis? Todas las personas con una enfermedad hepática crónica tienen riesgo de desarrollar cirrosis. Por este motivo, para individualizar el riesgo, para valorar la posibilidad de tratamiento de la enfermedad causante del daño hepático y para prevenir complicaciones, estas personas deben ser vigiladas periódicamente por el médico.

Los síntomas dependen de la gravedad del daño hepático. Cuanto más insuficiencia hepática y más hipertensión portal existan más intensos son los síntomas del paciente. En las fases iniciales los pacientes pueden estar asintomáticos y llevar una vida normal no siendo, por tanto, conscientes de su enfermedad. De hecho, en algunos casos la enfermedad se descubre de modo casual durante una revisión general de salud o al consultar por otra enfermedad no relacionada. Más adelante, el paciente se encuentra cansado, le falta energía, pierde el apetito, puede tener molestias digestivas y perder peso y masa muscular. Cuando la enfermedad está avanzada, el paciente se encuentra siempre enfermo, no puede llevar vida normal y aparecen, entre otros los siguientes síntomas principales: ➤ Ictericia, que es una coloración amarillenta de la piel debida a la incapacidad del hígado de eliminar la bilirrubina de la sangre.

➤ Cambios en la piel: Aparición de dilataciones vasculares sobre todo en las mejillas, tronco y brazos, que según su forma se llaman telangiectasias o arañas vasculares. Además, puede aparecer enrojecimiento de las palmas de las manos y los pulpejos de los dedos y las uñas cambian su color rosado por otro más blanquecino. ➤ Retención de sal y agua, que se manifiesta por un acúmulo de líquido en las extremidades inferiores (edemas) y en al abdomen (ascitis), que se distiende.

➤ Facilidad para el sangrado: El hígado fabrica muchas de las sustancias que permiten la coagulación de la sangre. Al fallar el hígado es frecuente el sangrado por las encías, por la nariz y la aparición de hematomas con golpes suaves. Además, debido a la hipertensión portal el bazo secuestra plaquetas, que son células de la sangre muy importantes para la coagulación, lo que también facilita el sangrado. Algunos pacientes presentan hemorragias internas graves, sobre todo en el aparato digestivo, debido a la rotura de varices (venas dilatadas, que se forman como consecuencia de la hipertensión portal) en el esófago o el estómago. Estas hemorragias son graves, pueden ser mortales y requieren ingreso en un hospital para su tratamiento. ➤ Cambios en la conducta y en el nivel de consciencia: El hígado se encarga de retirar de la sangre sustancias tóxicas para el cerebro. Cuando el hígado fracasa, estas sustancias producen una intoxicación cerebral que se manifiesta por insomnio nocturno, somnolencia diurna, cambios en la conducta y en el humor y finalmente, desorientación y progresiva disminución del nivel de consciencia que puede llegar al coma. Esta complicación es grave y requiere ingreso hospitalario.

➤ Cambios en la función sexual: Debido a cambios hormonales y a la desnutrición, es frecuente la pérdida del deseo y la potencia sexual en los varones y de la menstruación y de la fertilidad en las mujeres aún en edad de procreación. Además, en los varones estos cambios hormonales pueden producir aumento del tamaño de las mamas (ginecomastia), que a veces son dolorosas. ➤ Desnutrición: El hígado es muy importante en la absorción y aprovechamiento de los nutrientes que ingerimos. Por ello, en fases avanzadas, los cirróticos se hallan desnutridos y pierden mucha masa y fuerza muscular.

➤ Otras complicaciones: la cirrosis es el factor de riesgo más importante para la aparición de cáncer de hígado y esta es una complicación muy grave que aparece en algunos pacientes cirróticos. La cirrosis se sospecha por:
➤ Historia clínica; antecedentes de consumo de alcohol, factores de riesgo para la hepatitis crónica B y C (uso de drogas por vía parenteral, promiscuidad sexual, pareja sexual de enfermos de Hepatitis B o C); fármacos, tratamientos de herbolarios y homeópatas y consumo de drogas; presencia de prurito en la mujer, patología pulmonar o historia familiar de enfermedades hepáticas.

➤ Exploración del paciente; presencia de hepatomegalia (aumento del tamaño del hígado), esplenomegalia (aumento del bazo), presencia de lesiones cutáneas como las arañas vasculares, telangiectasias en los pómulos o enrojecimiento de las palmas de las manos. ➤ Estudios analíticos; alteración en el número de células sanguíneas, marcadores de la función hepática, o de infecciones por los virus de la hepatitis B o C, entre otros y estudio de la coagulación.

➤ Ecografía abdominal es muy útil y permite frecuentemente el diagnóstico indirecto. ➤ El diagnóstico directo de certeza se realiza mediante biopsia hepática.

Las cosas más importantes que puede hacer una persona para prevenir la cirrosis son: no consumir alcohol en exceso y hacer una consulta inicial para valorar clínica y analíticamente si existe una enfermedad hepática crónica silente que pueda llegar a producir cirrosis. Si un paciente sabe que tiene alguna enfermedad hepática debe consultar periódicamente con su médico por si es una enfermedad tratable, cuya progresión se pueda evitar (enfermedad alcohólica o hepatitis B o C, por ejemplo). La cirrosis como tal carece de tratamiento médico específico dado que es irreversible. Se pueden tratar algunas de las enfermedades que la producen y evitar o retardar la evolución de una cirrosis en estadio inicial a las fases avanzadas. En las Cirrosis por Hepatitis B o C, existen distintos fármacos, según el virus causal, indicados para el tratamiento de hepatitis crónica activa o cirrosis hepática. Deben evitarse escrupulosamente las sustancias hepatotóxicas (drogas, algunos medicamentos, plantas medicinales y el alcohol). Tienen tratamiento preventivo o paliativo algunas de las complicaciones de la cirrosis tales como las hemorragias digestivas, la retención de líquidos y la encefalopatía hepática, que siempre deben ser indicados por un médico. Se emplean tratamientos dietéticos y farmacológicos. Entre los dietéticos está la reducción de la sal para prevenir la retención de líquidos y la de proteínas (carnes, pescados) para la encefalopatía hepática. Como es necesaria una buena nutrición y, hasta que hay riesgo de encefalopatía, la restricción de proteínas no es necesaria, la dieta debe ser siempre supervisada por el médico. A veces se necesitan suplementos de vitaminas y minerales. Entre los fármacos se usan fundamentalmente los diuréticos para tratar la retención de líquidos y los llamados beta-bloqueantes para prevenir las hemorragias digestivas. Pueden ser necesarios otros muchos fármacos para tratar las complicaciones pero la mayor parte de ellos se usan fundamentalmente en el ámbito hospitalario. Finalmente hay que conocer que el tratamiento definitivo de la cirrosis es el trasplante hepático. Se realiza en los pacientes en que se estima una supervivencia menor de dos años, a consecuencia de la cirrosis, y en los que no existe contraindicación para realizarlo por otros motivos. Es muy importante que todo paciente con cirrosis sea visitado por su médico al menos 2 veces al año y siempre que presente alguna complicación. Esto permite al médico estimar más fiablemente el momento en el que el paciente debe ser considerado candidato a trasplante y proceder a su estudio como tal. Esperar a que el paciente esté en muy mala situación por cirrosis muy avanzada aumenta mucho las posibilidades de que el fallecimiento se produzca antes de que de tiempo a realizar el trasplante.

contraindicaciones de escitalopram

GLUCAGON El principal mecanismo regulador para la secreción de glucagón es el nivel de glucosa en sangre. Es decir, cuando los niveles de esta aumentan, se produce una inhibición en la secreción de glucagón y un aumento en la secreción de insulina, mientras que cuando la glucemia disminuye aumenta la secreción de glucagón y disminuye la de insulina respectivamente. A nivel de carbohidratos, el glucagón:

 Promueve la glucogenólisis y la neo glucogénesis a partir de amino ácidos en el hígado, ya que estos dos procesos generan un aumento de los niveles de glucosa disponibles para el organismo.  Genera estimulación de la lipasa de hormona sensible por lo que, promueve el desdoblamiento de triglicéridos y, aumento de la concentración de ácidos grasos en sangre.

El glucagón produce también, un aumento en el catabolismo nitrogenado, promoviendo así, un incremento en la pérdida por orina de urea, creatinina y ácido úrico. SOMATOSTATINA: Fue descrita como una de las hormonas del hipotálamo que se desempeñaba como factor inhibidor de STH. Esta hormona, también es secretada por las células Delta de los islotes da Langerhans promoviendo:

 Inhibición de la secreción de insulina y glucagón. El hígado es una víscera u órgano de los seres vertebrados, que tiene forma irregular y color rojo oscuro. Se encuentra ubicado en la parte anterior derecha del abdomen y está recubierto por una cápsula fibrosa. Este órgano cumple con diversas funciones que resultan vitales, como filtrar y almacenar la sangre en el organismo y colaborando en la conversión de los alimentos en energía.

En los seres humanos, el hígado es la glándula más voluminosa. Se encarga de la síntesis de las proteínas plasmáticas, almacena vitaminas y elimina de la sangre las sustancias que son dañinas para el organismo, entre otras funciones. En concreto, el hígado produce bilis (una sustancia necesaria para la digestión de los alimentos), metaboliza los carbohidratos y los lípidos (con lo que sintetiza el colesterol), elimina la insulina, sintetiza las proteínas, transforma el amonio en urea y actúa como depósito de glucógeno y vitaminas, por ejemplo.

El hígado, que tiene un peso aproximado de 1,5 kilos, se encuentra dividido en cuatro lóbulos: el derecho, el izquierdo, el cuadrado y el lóbulo caudado o de Spiegel. Las principales relaciones de este órgano se realizan con aquellas estructuras que se sitúan a la izquierda del abdomen. Entre las enfermedades, puede mencionarse a la hepatitis (A, B y C), la cirrosis hepática, el hepatocarcinoma (cáncer de hígado), la esteatohepatitis no alcohólica y varias enfermedades congénitas como el síndrome de Dubin-Johnson y el síndrome de Gilbert.

Para evitar la intoxicación del hígado, los médicos recomiendan una alimentación sana, con un amplio consumo de frutas y agua, y el abandono de las bebidas alcohólicas (este tipo de bebidas causan la cirrosis). Otra dolencia común y muchas veces grave en este órgano, es el cáncer. Dicha enfermedad tiene lugar cuando las células del hígado comienzan a desarrollarse de forma acelerada y aquéllas que deben morir no lo hacen, convirtiéndose en células anormales y formando un tumor. El cáncer de hígado más conocido es el que recibe el nombre de hepatoma maligno, carcinoma hepatocelular o cáncer primario y puede desarrollarse en cualquier edad; cuando lo hace en niños muy pequeños recibe el nombre de hepatoblastoma.

En algunos casos el cáncer de hígado deriva de una propagación (la enfermedad se ha iniciado en otra zona del organismo), en este caso se conoce como cáncer metastásico. Además según lo devuelven ciertos estudios, esta enfermedad se encuentra relacionada con la hepatitis B (VHB) y la hepatitis C (VHC) ya que, entre un 10 a un 20 por ciento de las personas que alguna vez han tenido esta otra, posteriormente han sufrido de este tipo de cáncer. Otras causas que pueden provocarla son el abuso indiscriminado de alcohol o la desnutrución; las mismas pueden llevar a que el individuo padezca primero de cirrosis (un trastorno que va cicatrizando el hígado de forma progresiva afectando sus funciones fundamentales) y que posteriormente se haga presente el cáncer de hígado.

Entre los primeros síntomas de esta enfermedad se encuentran pérdida del apetito, de peso, fiebre, fatiga y debilidad; sin embargo es muy difícil de detectar debido a que sus señales son vagas y podrían encontrarse relacionadas con otras dolencias. Posteriormente se presentan síntomas más claros como dolor en la parte superior del abdomen que va extendiéndose a la espalda y hombros; además suelen presentarse crisis de vómitos e ictericia (la piel y lo blanco de los ojos toman una tonalidad amarillenta y la orina se torna oscura).

Para determinar el diagnóstico justo, el médico ordena una serie de estudios para comprobar el funcionamiento de este órgano y verificar la existencia de marcadores tumorales. Además se realizan radiografías de tórax y de abdomen e imágenes por resonancia magnética, entre otros estudios. Finalmente, si todos los resultados han dejado ver la presencia de esta enfermedad, se realiza una biopsia que es lo que confirmará el diagnostico definitivamente. La misma consiste en remover con una aguja el tejido del hígado, extrayendo una muestra que será analizada en un microscopio para ver si existen células cancerosas. Una vez se ha confirmado la enfermedad se procede al tratamiento adecuado; aunque éste es uno de los cánceres más difícil de controlar, existen muchos tratamientos que pueden ayudar a los que lo padecen. De acuerdo a su estadio y de las condiciones en las que se halle el hígado se puede recomendar cirugía, quimioterapia o tratamiento con rayos de alta energía o una combinación de diversos tratamientos.

La abdominoplastia es una intervención quirúrgica orientada a corregir la pared abdominal tensando la piel flácida por exceso de piel y grasa y corregiendo en muchas ocasiones la posición del ombligo. La acalasia es una enfermedad el esófago que afecta la capacidad del esófago para movilizar el alimento hacia el estómago.

La acidez de estomago es una sensación de quemazón que a veces es dolorosa. Puede aparecer a nivel del esternón o más arriba en la garganta o abajo en propio estómago, suele extenderse en todo este espacio desde el cuello hasta el abdomen. La acidez de estómago es especialmente corriente durante el embarazo. Ocurre cuando los alimentos del estómago son impulsados hacia el esófago junto con la secreción ácida.

Se denomina ascitis a la acumulación de líquido en la cavidad abdominal. Dicha acumulación puede ser debida a múltiples causas como problemas hepáticos, déficit de albumina o enfermedades peritoneales. La blastocistosis es una enfermedad contagiosa producida por el protozoo Blastocystis Sp que puede encontrarse de forma muy frecuente en el intestino.

Los cálculos renales son masas sólidas compuestas de pequeños cristales. Los cálculos en el riñón se pueden presentar como masa solitarias o bien ser múltiples. Los cálculos pueden formarse cuando la orina contiene una gran cantidad de ciertas sustancias. Estas sustancias pueden crear pequeños cristales que se convierten en cálculos. El cáncer del colon es una enfermedad en la cual se encuentran células cancerosas en los tejidos del colon. En este tipo de cáncer hay una herencia familiar que se trasmite por un gen (cadena de DNA), los portadores de este gen pueden ser detectados y tratados muy precozmente.

El cáncer gástrico o cáncer de estómago consiste la aparición de células malignas cancerosas en el revestimiento del estómago que pueden propagarse a otros órganos. Cirrosis: Enfermedad cronica del higado, consistente en la muerte progresiva del tejido hepatico normal y su sustitucion por tejido fibroso, lo que lleva a la incapacidad del higado para ejercer sus funciones de desintoxificacion del organismo (insuficiencia hepática), a fenomenos de sangrado (coagulopatia), aumento de presion en la vena porta, que causa acumulación de liquido en el abdomen (ascitis) y dilatacion peligrosa de las venas del esofago (varices esofagicas) y a alteraciones del cerebro, con somnolencia y desorientacion debidos a la circulacion de amoniaco en sangre (encefalopatia hepatica).

La cirugía de la hernia umbilical es la cirugía que se utiliza para reparar una hernia umbilical, que es una masa o bulto que sobresale por el ombligo. La colecistitis es la inflamación de la vesícula biliar que causa dolor abdominal intenso.

La colecistitis crónica es la inflamación prolongada en el tiempo de la vesícula biliar. El colon irritable es un trastorno de la movilidad que afecta a todo el tubo digestivo, causando grados variables de dolor abdominal, estreñimiento o diarrea y distensión abdominal después de comer. Los síntomas, por lo general, se desencadenan por stress emocional.

El divertículo de Meckel es una anomalía congénita del tracto digestivo por la que aparece una bolsa en la parte baja del intestino que puede producir hemorragias u obstrucciones intestinales. El dolor abdominal es un síntoma que se produce en el área abdominal, tanto a nivel alto (estómago), o más bajo (a nivel intestinal).

El ecógrafo es una máquina que emite ultrasonidos de alta frecuencia, que aplicados sobre el abdomen llegan a los órganos internos, y allí se reflejan hacia fuera. Esta reflexión se recoge en una imagen tipo televisión, en un monitor. No se utilizan radiaciones ionizantes en esta prueba. Con este procedimiento se representan en el monitor las imágenes reflejadas del hígado, vesícula, bazo, páncreas y riñones. Los ejercicios abdominales sirven para fortalecer los músculos abdominales. Tonificar el abdomen no sólo favorece en la estética, sino que además se logra un organismo mucho más enérgico y libre de enfermedades. Los abdominales son un grupo de músculos especiales y forman la parte central del cuerpo, es por este motivo que ejercitarlos traerá muchos beneficios a nuestra salud.

La enfermedad celiaca o sprue, es enfermedad inflamatoria del intestino delgado producida por la ingestión de trigo en individuos predispuestos (genéticamente). La enfermedad de Hodgkin es un tipo cáncer que se desarrolla en el sistema linfático que es una parte del sistema inmunitario o de defensas, por ello se le describe como un linfoma. La extensión del sistema linfático por el cuerpo hace que la enfermedad de Hodgkin pueda aparecer en cualquier parte del mismo (hígado, medula ósea, bazo).

La enterocolitis necrosante consiste en una inflamación severa del intestino que puede causar la muerte. Suele producirse con frecuencia en bebés prematuros La esofagitis eosinofílica es una inflamación del esófago que produce síntomas de disfunción esofágica asociados a por lo menos una biopsia con más de 15 eosinófilos por campo de mayor aumento y la exclusión de RGE.

Una fístula es una comunicación anormal entre un órgano, un vaso sanguíneo o el intestino y otra estructura. Generalmente, las fístulas son el producto de traumas o cirugías, pero también pueden resultar de infecciones o inflamaciones del órgano afectado. La flatulencia es la presencia de aire o de gases en el intestino que puede o no expulsarse a través del ano, o bien en ocasiones se expulsa por la boca en forma de eructos.

escitalopram y hormigueo

La pancreatitis por cálculos biliares es una inflamación del páncreas, resultado de la obstrucción del conducto pancreático por un cálculo biliar. Esto ocurre al nivel del esfínter de Oddi, un músculo redondo ubicado en la abertura del conducto biliar hacia el intestino delgado. Cuando un cálculo de la vesícula biliar se desplaza por el conducto biliar común y queda atrapado en el esfínter, bloquea el flujo de salida de todo material proveniente del hígado y páncreas. El resultado es la inflamación del páncreas, la cual puede ser muy grave. La pancreatitis por cálculos biliares puede ser una enfermedad que conlleva peligro de muerte, y es necesario que un médico examine de urgencia a la persona con cálculos biliares que repentinamente presenta dolor abdominal fuerte. Los factores de riesgo para la pancreatitis por cálculos biliares son similares a los descritos para la enfermedad de cálculos biliares.

Los síntomas podrían ser similares a los arriba explicados, bajo Cálculos biliares y enfermedad de cálculos biliares. Además, podría sentirse dolor en el abdomen superior izquierdo o en la espalda, que generalmente aparece en forma repentina, es muy fuerte, normalmente agudo o como una sensación de que algo se aprieta, y con frecuencia viene acompañado por náusea y vómito. Los exámenes de sangre pueden identificar la inflamación del páncreas (amilasa y lipasa) y pueden encontrar pruebas de obstrucción del flujo de salida de la bilis desde el hígado (ALT, AST, fosfatasa alcalina y bilirrubina). La inflamación del páncreas se observa mejor con una prueba radiológica (CT scan o CAT scan), la cual también puede determinar la gravedad de la inflamación pancreática. El CT scan no tiene tanta sutileza como para identificar los cálculos biliares pequeños, y por ello, podría requerirse un ultrasonido abdominal en caso de considerarse que esa es la causa de la pancreatitis.

Al inicio, la pancreatitis se trata mejor evitando la ingesta de cualquier tipo de líquido o sólido hasta que la inflamación disminuya. Normalmente, todo lo que se requiere es administrar líquidos por vía intravenosa cuando la inflamación es moderada, y los síntomas se resuelven dentro de pocos días. Una inflamación grave, dolor persistente y fiebre sugieren pancreatitis severa e inflamación continua. En ese caso, se iniciará la administración de nutrientes por vía intravenosa, si no es posible volver a empezar la ingesta oral en aproximadamente 5 a 7 días. La náusea grave y el vómito se tratan inicialmente aliviando al estómago de los líquidos; por ello se usa una sonda nasogástrica y se administran medicamentos antiheméticos (contra la náusea). Las terapias para el dolor podrían administrarse por vía intravenosa hasta que pueda reiniciarse la ingesta de alimentos y uso de tratamientos por vía oral. A veces, es importante extirpar urgentemente un cálculo biliar que ocasiona pancreatitis; y en otras ocasiones, podría ser adecuado esperar entre 24 y 48 horas con valoraciones regulares para asegurarse que la persona permanece estable. Los cálculos biliares que causan la pancreatitis de cálculos biliares podrían pasar y salir del conducto sin intervención o podrían requerir una extirpación endoscópica o quirúrgica. En los casos con infección del tejido pancreático, ocurre la enfermedad conocida como necrosis (tejido muerto) pancreática, y se podrían usar antibióticos para controlar o prevenir la infección. La disfunción del esfínter de Oddi (DEO) comprende un complejo de síntomas de dolor abdominal superior irregular que podría presentarse acompañado por náusea y vómito. No se comprende completamente a este trastorno aún. Se cree que la causa es cicatrización o espasmo del músculo del esfínter de Oddi, un músculo circular de aproximadamente 1cm (1/2 pulgada) de longitud y ubicado en el extremo inferior de los conductos biliar y pancreático. La función de este músculo es mantener cerrados los músculos del conducto biliar y del conducto pancreático, para de esa manera prevenir el reflujo de los contenidos intestinales hacia esos conductos. Si este músculo sufre un espasmo o presenta cicatrices, el drenaje de los conductos biliar y pancreático podría comprometerse. La dilatación anormal del conducto biliar y/o pancreático normalmente se relaciona con aumento de los productos y enzimas del hígado, vesícula biliar y páncreas, lo cual puede analizarse mediante exámenes de sangre (pruebas hepáticas en suero sanguíneo, amilasa, lipasa). El dolor podría ser el resultado de la obstrucción de los conductos.

La disquinesia biliar podría desarrollarse después de la extirpación de la vesícula biliar, y por ello el nombre de síndrome post-colecistectomía. Los síntomas podrían ser similares a aquellos por los cuales inicialmente se extirpó la vesícula biliar, e incluyen dolor abdominal, náusea y vómito. Los síntomas pueden ser ocasionales o podrían aumentar y disminuir. Las personas podrían perder peso debido a la falta de apetito. Fiebre, escalofríos y diarrea no son características de esta enfermedad. Si los síntomas son graves y no responden al tratamiento tradicional, se requeriría investigar más a fondo.

Es importante verificar que no se pasa por alto otras enfermedades más graves antes de embarcarse en el diagnóstico de disfunción del esfínter de Oddi. Por lo tanto, será importante verificar que el paciente no tenga cálculos en los conductos biliares, cáncer del páncreas o de los conductos biliares, enfermedad de úlcera péptica o enfermedad cardíaca (mala circulación hacia el corazón, llamada “isquemia”, o una “angina” que podría imitar esos síntomas). El diagnóstico de disfunción del esfínter de Oddi puede evaluarse y confirmarse mediante un endoscopio especial que permite colocar un catéter en los conductos biliar y pancreático. Mediante la inyección de sustancia de contraste a través del catéter, junto con el uso de radiografías, el médico obtiene fotografías de los conductos biliar y pancreático. Este procedimiento que requiere de una sonda especial se conoce como colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE), y puede ayudar a determinar la presencia de cálculos biliares en la vesícula biliar o conducto biliar. En el caso de cálculos en el conducto biliar, pueden utilizarse instrumentos y procedimientos especiales (esfinterotomía con extracción de cálculo) (ver figura 2, arriba) mientras se realiza la CPRE para extirpar la mayor parte de ellos. Es posible tomar mediciones de la fuerza de contracción del músculo del esfínter de Oddi mediante un tubo plástico especial que se inserta dentro del conducto biliar o del conducto pancreático, a nivel del músculo del esfínter de Oddi. Esto se conoce como “manometría del esfínter de Oddi” y se emplea para determinar si el músculo presenta “disquinesia” o si se contrae normalmente. Se confirma el diagnóstico de disquinesia biliar si el músculo no se contrae en forma normal.

En los pacientes con síntomas graves e intolerables, podría cortarse el músculo del esfínter con la sonda para la CPRE y un tubo plástico especial con un alambre pequeño adherido a un lado (llamado “esfinterotomo”). Se pasa este esfinterotomo a través del canal de la sonda de CPRE y luego hacia el conducto biliar y/o conducto pancreático, al nivel del músculo del esfínter. Después se aplica una pequeña cantidad de corriente eléctrica al alambre, el cual a su vez corta y cauteriza el músculo abierto. Esto se denomina “esfinterotomía”, procedimiento que sólo pueden realizar médicos altamente experimentados y únicamente cuando los síntomas son graves además de sin resolución. Aproximadamente 5 a 15 por ciento de pacientes sometidos a esta terapia podrían presentar inflamación del páncreas (llamada “pancreatitis”) como complicación, inmediatamente después del procedimiento. Exámenes utilizados para evaluar la enfermedad de cálculos biliares:

  1. Ultrasonido: Este examen usa ondas de sonido para examinar los conductos biliares, hígado y páncreas. Es muy seguro. Con el ultrasonido, sería factible visualizar cálculos en la vesícula biliar o en los conductos biliares. Las imágenes podrían tener interferencia en pacientes muy obesos o en quienes ingirieron alimentos poco tiempo antes del examen.
  2. Ultrasonido endoscópico: Este dispositivo utiliza una sonda especial con una extensión de ultrasonido en la punta. Se inserta la sonda por la boca para examinar internamente los conductos biliares, vesícula biliar y conductos pancreáticos.. El uso del dispositivo para ultrasonido endoscópico requiere entrenamiento especial y es útil para ubicar cálculos en el conducto biliar que podrían pasarse por alto con el ultrasonido normal. También es útil para diagnosticar cáncer dentro del páncreas o conductos biliares.
  3. Exploración por CT or CAT scan: Es útil para diagnosticar cáncer dentro del hígado o páncreas. Podría identificar cálculos biliares pero no es tan eficaz como el ultrasonido. Este es uno de los mejores exámenes para evaluar la gravedad de la pancreatitis.
  4. CPRE: La CPRE (colangiopancreatografía retrógrada endoscópica) usa un tipo especial de endoscopio que permite acceso a los conductos biliares y pancreáticos. También permite realizar terapias, tales como extirpar cálculos de los conductos biliar o pancreático. Se pueden tomar mediciones de la presión dentro del músculo del esfínter de Oddi mediante una prueba adicional llamada manometría del esfínter de Oddi (ver la sección sobre disquinesia biliar). Esto se realiza simultáneamente con el CPRE y es un examen especializado que requiere entrenamiento especial para realizarlo.
  5. CPRM (MRI): Colangiopancreatografía por resonancia magnética. Este examen utiliza una máquina llamada IRM (Imágenes por resonancia magnética – MRI). Es una prueba no invasora que emplea software especial de computadora para crear imágenes de los conductos biliar y pancreático, similares a los obtenidos mediante la CPRE pero no requiere realizar una endoscopía. Las anomalías descubiertas en la CPRM serán luego evaluadas más a profundidad o tratadas mediante CPRE o intervención quirúrgica.

* El Dr. Silverman es Fellow del Colegio Americano de Gastroenterología.

por Sano y Ecológico · Publicada mayo 17, 2013 · Actualizado mayo 15, 2014 El hígado es el encargado de la detoxificación, pero también el laboratorio del organismo; su complejidad hace que sea un órgano un tanto especial y sus procesos sean múltiples. El hígado almacena grasas de aquellos alimentos que ingerimos, pero también del exceso de ingesta de hidratos de carbono que son convertidos en grasas, encargándose también de esta transformación. Produce colesterol, que es imprescindible para la formación de hormonas y sales biliares, así como para mantener el nivel de atención y concentración. También tiene que ver con el almacenamiento y la liberación de azúcar en la sangre. Así mismo fabrica las lipoproteínas (colesterol bueno=lipoproteína de alta densidad, malo=de baja densidad, muy malo=de bajísima intensidad, pero todos imprescindibles par el organismo).

Almacena hierro y algunas vitaminas, entre ellas la B12, y descompone hormonas para su eliminación. Prepara de forma que pueden ser eliminados por la orina el alcohol, los medicamentos y los restos alimenticios. Limpia la sangre, controla el azúcar, etc. Y todavía tiene más funciones, sobre todo relacionadas con el intestino delgado y la vejiga. Así como relaciones especiales con el bazo, páncreas, vesícula biliar, vías biliares, etc. Por estas razones, los diez consejos que aparecen a continuación podrían ser muchos más, estos no son mas que una pequeña selección. TRASTORNOS HEPÁTICOS

1. La ansiedad y el estrés afectan mucho al hígado. Mantener un estado de tranquilidad (dado que la agresividad, tanto exteriorizada (cólera) ó interiorizada (ira) lo dañan, obligándole a alterar sus funciones. 2. La alimentación puede ser fundamental cuando el hígado no trabaja bien. Los excesos en la dieta lo dañan, obligándole a una sobrecarga de trabajo que puede alterar su ritmo y eficacia. Para favorecer su funcionamiento hay que habituarse a una dieta saludable donde predominen las frutas y verduras frescas.

3. El consumo de chocolate con un hígado que tiene dificultades de trabajo, puede ser el detonante (suele serlo) de múltiples afecciones, ya que le conduce a un estado de sobreactividad que daña su armonía. 4. El consumo de azúcar debe ser controlado, porque sobrecarga el trabajo hepático, conduciéndole a un estado de lentitud que le impide cumplir bien sus funciones.

5. Hacer ejercicio es primordial para el hígado, pues le ayuda en su trabajo”desestresándole” y permitiendo que el organismo suelte la tensión acumulada. (El ejercicio debe ser moderado y adaptado a la persona, por lo que hay que huir de los esfuerzos violentos o continuados que le dañan. En una palabra, huir del sedentarismo pero también de la “droga del ejercicio” (de esto ultimo por desgracia, hay un exceso que no es bien entendido por las personas). 6. El mejor auxiliar del hígado es la respiración profunda, que le proporciona un masaje interno que le ayuda sobremanera, al hacerle soltar las toxinas acumuladas y recibir sangre limpia. (Aprender a respirar es la base de salud).

7. Consumir con moderación toda clase de bebida alcohólica, si existiese algún tipo de patología hepática evitar por completo. 8. Mantener un peso correcto evitando el sobrepeso y la obesidad. ponerse en manos de un nutricionista ayudara a conseguir dicho objetivo.

9. Atención al consumo excesivo de medicación que puede originar toxicidad hepática. 10. Existen una serie de plantas muy recomendables para la salud del higado, entre estas destaco el diente de león, cardo mariano, alcachofa, manzanilla, rábano negro, boldo.

Para finalizar, debemos tener en cuenta algunos pueden hacernos sospechar que hay una mala función hepática; como mareos y sensación de asco, digestiones pesadas y estreñimiento latente (se expulsan los de desechos de 3 ó 4 días antes), sinusitis, rinitis, alteraciones visuales, cólico por piedras, cansancio por la mañana, heces blanquecinas o flotantes, dolor de espalda entre la 4ª y 5ª dorsal y sus reflejos a la altura de la 8º y 9º dorsales, molestias del redondo mayor, sensación de inestabilidad, vértigo o mareos, periartritis de hombro derecho, cefaleas tensionales, etc. Los problemas hepáticos en los perros pueden ocurrir debido a muchos factores, y los síntomas se descuidan hasta que la enfermedad esté en su etapa final. El siguiente artículo cubrirá algunas informaciones sobre los problemas del hígado en los perros.

El hígado es el órgano más grande no sólo en el cuerpo humano, sino también en el cuerpo de un perro. El hígado se encuentra en el abdomen detrás del diafragma. El hígado es uno de los órganos más importantes como la mayoría de las rutas bioquímicas que ayudan en el crecimiento del animal, el suministro de nutrientes al cuerpo, la inmunidad frente a enfermedades, la producción de energía, etc., se llevan a cabo en el hígado. A medida que el hígado está implicado con los procesos bioquímicos para muchos órganos del cuerpo, tiende a ser afectado por muchas enfermedades y problemas. Hay muchos problemas hepáticos que pueden afectar la salud del perro. Veamos algunas de las causas.

¿Qué causa problemas hepáticos?
Los perros mayores sufren de muchos problemas en el hígado, pero hasta los perros más jóvenes pueden sufrir de enfermedades del hígado. Hay anormalidades anatómicas del hígado debido a defectos genéticos, que pueden llevar a muchos problemas serios de salud del perro. Las otras causas son las infecciones como la hepatitis viral canina, leptospirosis y otras enfermedades. Las infecciones bacterianas que entran en el hígado a través de los conductos biliares llevan a la ictericia, el aumento de la temperatura corporal y el dolor abdominal en los perros y también llevan a problemas hepáticos. Si el perro está envenenado o sufre de intoxicación por alimentos, las toxinas pueden dañar el hígado y causar enfermedad hepática. Síntomas de trastornos hepáticos
Los síntomas de problemas hepáticos son variables en cada perro. Los síntomas comúnmente observados son:

  • Convulsiones
  • Vómitos
  • Diarrea
  • Ictericia
  • Sed excesiva y orina frecuente
  • Heces suaves de color blanco grisáceo
  • Distensión abdominal debido a ascitis
  • Hígado ampliado
  • Disminución del apetito
  • Pérdida de peso
  • Anemia
  • Sangrado prolongado, en caso de lesión

Tratamiento para problemas hepáticos
El tratamiento es principalmente sintomático y de soporte. El veterinario puede administrar líquidos por vía intravenosa o subcutánea para prevenir la deshidratación y el suministro de nutrición y medicamentos para controlar el vómito.

Los medicamentos para el tratamiento de problemas hepáticos en perros dependen de la magnitud y la causa de daños en el hígado. Como el hígado es el órgano que descompone los medicamentos, el hígado no funcional requiere dosis medicinales bajas. En el caso de la hepatitis crónica, se administran corticosteroides para reducir la inflamación y cicatrización. También ayudan a estimular el hambre y hacen que el perro se sienta mejor. Los antibióticos se prescriben para curar cualquier infección secundaria debido a problemas hepáticos. Para el tratamiento de la enfermedad de almacenamiento de cobre, se administran la penicilamina y el acetato de zinc para disminuir los niveles de cobre en el hígado. El veterinario puede aconsejar medicamentos para controlar el vómito, náuseas y prevenir las úlceras en el estómago y el intestino. La furosemida es un diurético que se usa para tratar la ascitis. Los electrolitos se utilizan para evitar los fluidos intravenosos y subcutáneos.

Suplementos dietéticos
Hay que cambiar la dieta del perro para ayudar al perro a obtener la cantidad necesaria de nutrición y calorías. Si el perro sufre de la enfermedad de almacenamiento de cobre, se mantendrá en una dieta baja en cobre. El perro debe tener una calidad óptima de proteínas, carbohidratos, grasas, vitaminas y minerales. El alimento para perros debe contener pollo, pescado y huevos, como fuente de proteínas. Se debe incluir hidratos de carbono fácilmente digeribles como fuente de energía. No alimente al perro con alimentos que contienen aditivos artificiales e incluya fósforo y sodio en su dieta. Es necesario estar atento a los diversos síntomas de problemas hepáticos. Muchas veces los síntomas de problemas del hígado en los perros se pasan por alto y la enfermedad llega a un punto crítico. Hable con el veterinario acerca de cualquier problema relacionado con el hígado.

por Sano y Ecológico · Publicada mayo 17, 2013 · Actualizado mayo 15, 2014 El hígado es el encargado de la detoxificación, pero también el laboratorio del organismo; su complejidad hace que sea un órgano un tanto especial y sus procesos sean múltiples. El hígado almacena grasas de aquellos alimentos que ingerimos, pero también del exceso de ingesta de hidratos de carbono que son convertidos en grasas, encargándose también de esta transformación. Produce colesterol, que es imprescindible para la formación de hormonas y sales biliares, así como para mantener el nivel de atención y concentración. También tiene que ver con el almacenamiento y la liberación de azúcar en la sangre. Así mismo fabrica las lipoproteínas (colesterol bueno=lipoproteína de alta densidad, malo=de baja densidad, muy malo=de bajísima intensidad, pero todos imprescindibles par el organismo).

Almacena hierro y algunas vitaminas, entre ellas la B12, y descompone hormonas para su eliminación. Prepara de forma que pueden ser eliminados por la orina el alcohol, los medicamentos y los restos alimenticios. Limpia la sangre, controla el azúcar, etc. Y todavía tiene más funciones, sobre todo relacionadas con el intestino delgado y la vejiga. Así como relaciones especiales con el bazo, páncreas, vesícula biliar, vías biliares, etc. Por estas razones, los diez consejos que aparecen a continuación podrían ser muchos más, estos no son mas que una pequeña selección. TRASTORNOS HEPÁTICOS

escitalopram paginas en español

Aunque actualmente no existe un tratamiento específico y definitivo para acabar con la cirrosis hepática – recuerda, es una enfermedad crónica -, existen algunas preescripciones médicas que te ayudarán a aliviar sus síntomas y evitar posibles complicaciones. Los medicamentos diuréticos para tratar la retención de líquidos, los suplementos vitamínicos, minerales y calóricos para asegurar la nutrición del paciente, los laxantes para impedir el estreñimiento y no permitir que las sustancias tóxicas se adentren en el organismo, el propranolol para reducir la presión de las varices o incluso el transplante de hígado son algunas de las posibilidades que los pacientes, junto a su médico, pueden decidir llevar a cabo para revertir, en la medida de lo posible, la cirrosis hepática. En el caso del consumo de alcohol el riesgo de que el hígado desencadene una cirrosis hepática es directamente proporcional a los altos niveles de ingesta de alcohol, por lo que el riesgo, en estos casos, es más que evidente. Asimismo, existen otros grupos de riesgo como las personas con hepatitis B y C, los pacientes de cirrosis biliar primaria o que sufren hepatitis autoinmune crónica o aquellos que padecen alteraciones metabólicas o hereditarias pueden ser propensos a desarrollar una cirrosis hepática.

No obstante, conociendo los riesgos debes saber que es posible prevenir la lesión del hígado o la cirrosis hepática reduciendo el consumo de alcohol (28 unidades por semana en hombres y 21 en mujeres, como máximo, teniendo en cuenta que una unidad equivale a 250 ml), tomando precauciones para no contraer la hepatitis o evitando el contacto con productos tóxicos. Asimismo, es importante buscar ayuda y soporte médico en caso de padecer hepatitis o tener problemas de alcoholismo. Existen otros consejos interesantes que te ayudarán a mejorar tu estado de salud en caso de padecer una cirrosis hepática. Llevar una vida activa y practicar algo de deporte moderado, aunque resulte difícil por su estado de cansancio y debilidad, le ayudará a estar más saludable. Asimismo, el descanso eficiente y óptimo es muy importante para asegurar que la cirrosis no se vuelve severa. También es importante cuidar la alimentación, basándose en una dieta sana y equilibrada, rica en proteínas, disminuyendo el consumo de sal o tomando suplementos vitamínicos y minerales. Una vida sana le ayudará a sobrellevar la cirrosis hepática, una enfermedad crónica que afecta directamente al buen funcionamiento del hígado.

Si te han realizado el diagnostico de cirrosis hepática es muy probable que estés considerando que la vida ha terminando para ti y que tus actividades laborales, sociales y familiares, deben cambiar radicalmente. Con bastante frecuencia recibo en el consultorio pacientes que el diagnostico cirrosis hepática les ha generado ansiedad, depresión, tristeza, aislamiento, porque consideran que los cambios que les proponen los médicos para mejorar su enfermedad,representan una perdida del disfrute y del placer de la vida. En otras palabras, que su vida ya no tiene sentido. Esto esta muy lejos de la realidad y para entender el como llegaste a una cirrosis y que puedes hacer para mejorar y cambiar el pronostico de vida voy a explicarte aquí, cuales son las causas mas frecuentes de cirrosis y como el tratar la causa y cambiar tu estilo de vida puede ser el primer paso para detener la progresión de la enfermedad. Las 3 principales causas que puedan afectar a nuestro “héroe anónimo” y producir cirrosis y cancer de higado son:

  • El consumo nocivo de alcohol,
  • La hepatitis viral B y C,
  • Los síndromes metabólicos relacionados con la obesidad y el hígado graso no alcohólico.

Un hígado cirrótico se caracteriza por la presencia de nódulos de tejido hepatico, rodeados por bandas de fibrosis, que impiden el paso de la sangre a las celulas hepaticas, llevando a la alteracion del funcionamiento del higado. Además, la presencia de bandas fibrosas altera la arquitectura de los vasos sanguineos, aumentando la resistencia en el tejido hepatico, que contribuye al aumentocreciente de la presión de la vena porta (vena que suministra el mayor porcentaje de sangre al higado), ocasionando hipertension de la vena porta y sus complicaciones.

En las primeras etapas, la cirrosis esta compensada sin síntomas y puede presentarse con pruebas de función hepática normales. Sin embargo, los signos y síntomas de un hígado enfermo (Cansancio o fatiga, coloración amarilla de piel y mucosas,falta de apetito, pérdida de peso), así como la alteración de las pruebas de laboratorio y las probabilidades de complicarse y morir aumentan, cuando el estado de la cirrosis empeora. La cirrosis es una enfermedad que genera una gran preocupación y ansiedad en todos los pacientes que la padecen, ya que esta enfermedad está marcada además por muchos cambios y complicaciones.

Estos cambios además causan un gran impacto en el bienestar psicológico de los pacientes con cirrosis, ya que producen en el cuerpo signos, síntomas y complicaciones como:

  • Hemorragia por ruptura de las varices del esofago.
  • Aumento de volumen del abdomen por acumulacion de liquido(ascitis)
  • Cambios en el estado de conciencia (encefalopatía hepática):inversion del sueño/vigilia (duermen mas de dia que de noche), irritabilidad del carácter, poco tolerante, calambres musculares, temblor fino en las manos, hasta progresar a coma hepatico
  • Coloracion amarilla de la piel y mucosas (ictericia)
  • Perdida de masa muscular y desnutricion

No es de extrañarse entonces que todos estos signos y síntomas causen un severo impacto en el estado emocional de los pacientes con cirrosis, estos pueden presentar:tristeza, ansiedad, estrés y depresión. No es fácil, aceptar que padeces de cirrosis y esto crea un estado de confusión y dudas con respecto a cómo llevar una vida normal, con el temor de que puedes morir. Saber que se tiene que vivir con cirrosis hepática tiene un marcado impacto en la calidad de vida del individuo, porque se considera que no puede llevar a cabo sus funciones habituales.

Hay fuerte evidencia que indica que la severidad de la enfermedad se asocia con un deterioro de la calidad vida del paciente, por lo que un diagnostico temprano antes de que se presenten la complicaciones es de vital importancia. Por ejemplo, una ascitis severa provoca malestar o dolor abdominal, dificultad para respirar, aumento de la ansiedad relacionada con la imagen corporal, inmovilidad y un aumento de la probabilidad de caídas. Además, el manejo de la ascitis consiste en procedimientos invasivos frecuentes (punciones para drenaje del liquido), tratamiento con medicamentosdebilitantes (dirueticos) y la aplicación de restricciones en la dieta, lo que causa preocupacion en los pacientes y sus familiares, de manera similar la hemorragia por ruptura de varices esofagicas es un indicador de peor pronostico y produce anemia que debilita al paciente, tambien la alteracion del ritmo del sueño y las alteraciones del estado de conciencia lo discapacitan para realizar sus actividades diarias.

A pesar de la clara relación entre la calidad de vida del paciente y la gravedad de la enfermedad, existen pocas revisiones médicas acerca de las pautas a seguir por los profesionales de la salud, para determinar los factores físicos y psicológicos que afectan la calidad de vida de los pacientes con cirrosis hepática. La clave para los profesionales de la salud en cuanto al manejo de los pacientes con cirrosis,es abordarlos precozmente a traves de una atención clínica integral (fisica, emocional, entorno familiar y laboral), lo que puede ayudar a mejorar la calidad de vida los pacientes, no verlos como un higado sino como “Un todo”.

La esperanza de vida con cirrosis depende en gran medida del estado del hígado en el momento del diagnóstico, por lo que es fundamental acudir al especialista para un diagnostico oportuno y los cambios que el paciente realice en su estilo de vida: Recomendaciones para el paciente:

  • Dejar de ingerir alcohol, cualqueira sea la causa de la cirrosis.
  • Cumplir con los consejos nutricionales para una alimentacion saludable acorde a las necesidades del paciente
  • Seguir indicaciones de tratamiento y actividad fisica
  • Acudir a apoyo psicoterapeuta de requerirlo
  • Reconocer que la unica discapacidad en la vida es una mala actitud.

Recomendaciones para el familiar:

  • No sintonices con su enfermedad, no alimentes la lastima, ni la tristeza.
  • Motiva una sonrisa, alegria y ganas de vivir
  • Genera energia positiva de respeto, admiracion y estimulalo a luchar

Ser Feliz y Ser Saludable es una decision de vida, el que tengas diagnostico de cirrosis no puede limitar tu vida. Decidelo Hoy! Decidelo YA!

La felicidad esta en tus manos y debemos reconocer que la vida es un milagro de Dios, quien esta contando con nuestra voluntad, con nuestra participación para hacernos felices y hacer felices a través de nosotros a los demás. El hígado, uno de los órganos más grandes del cuerpo, está situado en la parte derecha del abdomen, debajo de las costillas.

Realiza innumerables funciones tan importantes como esenciales para la vida, entre las que podemos mencionar:

  • Eliminar las bacterias y virus, contribuyendo al control de las infecciones, así como de la presencia de partículas extrañas en el organismo.
  • Depurar las sustancias tóxicas que circulan por nuestra sangre.
  • Almacenar y liberar la glucosa, regulando el metabolismo energético del cuerpo.
  • Fabricación de proteínas que actúan fuera del hígado, como por ejemplo, en la coagulación.
  • Procesar los nutrientes, hormonas, medicinas y otros productos metabólicos.
  • Producir la bilis, esencial para la digestión, fundamentalmente de las grasas.

El abuso del alcohol puede dañar el hígado. Sin embargo, algunas enfermedades crónicas, el abuso de alcohol, los traumatismos, ciertas toxinas u otros factores pueden inflamarlo y dañar su estructura y tejido hasta acabar causando una cirrosis hepática. Esto último sucede cuando la dolencia ha provocado tantas cicatrices en el hígado que este tejido ha sustituido al sano y el hígado ya no es capaz de regenerar las células dañadas. En este estado, la sangre no puede circular con normalidad por el órgano, que además pierde la capacidad de llevar a cabo sus funciones.

De acuerdo a datos publicados por la revista especializada “Farmacia Profesional”, la cirrosis está vinculada a 800.000 muertes al año en todo el mundo. Su prevalencia en Europa y Estados Unidos es de unos 250 casos anuales por cada 100.000 y es dos veces mayor en hombres que en mujeres. La misma publicación estima que, en España, la cirrosis afecta a entre el 1% y el 2% de la población, y es más frecuente en varones mayores de 50 años.

La cirrosis tiene varias causas, pero las más comunes son:

  • El alcoholismo: consumir alcohol en exceso durante un tiempo prolongado -entre 5 y diez años- puede llegar a provocar cirrosis, aunque no todas las personas alcohólicas la desarrollan y las cantidades de consumo de riesgo varían en hombres y en mujeres. El principal problema de este tipo de cirrosis es que, una vez instaurada es irreversible, aunque se abandone el consumo de alcohol. El alcoholismo es la causa del 65% de los casos de cirrosis que se diagnostican en España.
  • La hepatitis C crónica: se trata de una infección del hígado que se transmite principalmente por el contacto con la sangre de una persona infectada. En el 4%-24% de los casos que se cronifican termina provocando cirrosis al cabo de 20 años de la infección. También pueden provocar la cirrosis la hepatitis B crónica y la hepatitis D.
  • Otras enfermedades: como la hepatitis autoinmune (provocada por un ataque del propio sistema inmunitario al organismo); trastornos del metabolismo, como el hígado graso o esteatosis no alcohólica y hemocromatosis (por exceso de absorción y almacenamiento de hierro en el organismo); enfermedades biliares; obstrucción del flujo venoso; consumo de drogas; y enfermedades degenerativas.

Es común que los síntomas de la cirrosis no aparezcan hasta que la enfermedad alcanza etapas más avanzadas. En fases iniciales algunos de los síntomas son:

  • Debilidad y cansancio.
  • Pérdida de apetito.
  • Molestias digestivas.
  • Disminución de peso y de masa muscular.

A medida que la enfermedad va progresando, el paciente presenta limitaciones en su vida diaria y pueden aparecer los siguientes síntomas:

  • Ictericia: la piel y las mucosas se tornan amarillentas, porque el hígado es incapaz de eliminar la bilirrubina de la sangre. Esto puede producir picor en la piel.
  • Náuseas y vómitos.
  • Dolor abdominal e hinchazón, que produce la retención de sal y líquidos y la acumulación de estos en las extremidades inferiores (edema) y el abdomen (ascitis).
  • Sangrados frecuentes de las encías, hemorragias nasales y hematomas en la piel, que aparecen por golpes suaves, ya que la producción de proteínas necesarias para el proceso de coagulación se paraliza o ralentiza.
  • Cambios en la piel: como la aparición de vasos sanguíneos en forma de araña, sobre todo en las mejillas, el tronco y los brazos. También pueden enrojecerse las palmas de las manos y las uñas o adquirir un tono más blanco.
  • Disminución del deseo y/o de la potencia sexual: en el caso de las mujeres, también puede producirse pérdida de la menstruación y problemas de fertilidad.
  • Desnutrición y pérdida más acentuada de fuerza y masa muscular: sobre todo en las fases más avanzadas de la cirrosis, dado que la acción del hígado es básica en la absorción de nutrientes.

A medida que progresa, la cirrosis hepática puede presentar numerosas y graves complicaciones. Algunas de ellas son:

escitalopram y viagra

3. Trastornos en el sistema digestivo: flatulencia, náuseas y vómitos, lengua depapilada, edema de las glándulas salivales (en algunos enfermos), dolor en el hipocondrio derecho, esplenomegalia ( 60 % de los enfermos), hepatomegalia con superficie nodular palpable (esto solo se observa en algunos enfermos, ya que típicamente el hígado está disminuido y escondido profundamente por debajo del arco costal), ascitis, hernia de la pared abdominal (más frecuentemente hernia umbilical).

4. Trastornos funcionales del sistema reproductor: hipogonadismo (libido disminuida, trastornos menstruales, infertilidad y en hombres atrofia testicular) y feminización (ginecomastia, arañas vasculares, eritema palmar, cambio en la distribución del vello). 5. Historia natural: la cirrosis hepática es una enfermedad progresiva. Con el tiempo aparecen las manifestaciones bioquímicas y clínicas de descompensación. Clasificación de Child-Pugh del grado de insuficiencia hepática en el curso de la cirrosis →tabla 12-1. El tiempo de evolución, desde la etapa temprana (posible de detectar solamente en el examen histopatológico) hasta la insuficiencia hepática terminal, es variable y depende de la etiología y del tratamiento utilizado. La supervivencia desde el momento de la aparición de los primeros síntomas de descompensación es de un 45 % de los enfermos a los 5 años, y un 10-20 % a los 10 años.

Tabla 12-1. Clasificación de Child (modificada por Pugh) de insuficiencia hepática L a enfermedad hepática alcohólica comprende una serie amplia de manifestaciones que abarca un amplio espectro, desde un hígado graso asintomático hasta hepatitis alcohólica y cirrosis hepática descompensada con ascitis, hemorragia digestiva por várices o encefalopatía.

Si bien la mayoría de las personas toma alcohol en alguna cantidad, sólo algunas desarrollan daño en el hígado. Los estudios epidemiológicos han definido que se requiere de una cantidad mínima de ingesta de alcohol para el desarrollo de enfermedad hepática alcohólica. El límite más mencionado es de 80 g de alcohol diarios por 10 a 20 años. Esto equivale aproximadamente a 1 litro de vino, 300 mL de licor (whisky, pisco, aguardiente, etc) u 8 cervezas. El alcoholismo es una enfermedad crónica compleja, en la que interactúan factores genéticos, psicosociales y ambientales. Se caracteriza por la pérdida del control sobre la ingesta de alcohol, abuso del alcohol a pesar de sus consecuencias negativas y frecuentemente negación de la ingesta. El alcoholismo es una enfermedad grave, que puede ser progresiva y llevar a la muerte.

En la práctica clínica hay un cuestionario muy breve que puede ayudar al médico a detectar alcoholismo:

  1. ¿Ha intentado dejar de beber o reducir su ingesta?
  2. ¿Se ha sentido molesto por críticas a su forma de beber?
  3. ¿Ha tenido sentimiento de culpa por su forma de beber?
  4. ¿Ha bebido alguna vez en la mañana para “pasar la caña” (evitar los efectos de la ingesta excesiva)?

Dos o más respuestas positivas sugieren fuertemente el diagnóstico de alcoholismo. El examen físico frecuentemente es normal en las personas alcohólicas. Los llamados estigmas de cirrosis (telangiectasias, parotidomegalia, palma hepática, ginecomastia y distribución ginecoide del vello pubiano, entre otros) pueden encontrarse en etapas avanzadas de la enfermedad. Algunos hallazgos pueden ser un poco más sugerentes de la etiología alcohólica, como la contractura palmar de Dupuytren y la parotidomegalia.

No hay ningún examen de laboratorio que sea altamente sensible y específico (“diagnóstico”) de alcoholismo, sin embargo, existen algunas anormalidades que cuando están presentes, pueden ayudar a establecer el diagnóstico: En la enfermedad hepática alcohólica habitualmente hay una elevación desproporcionada de SGOT en relación a la SGPT, con una relación habitualmente mayor a 2. Los valores absolutos de transaminasas habitualmente son menores de 300 U/L.

Frecuentemente hay elevaciones de la gamaglutamil transpeptidasa (GGT) en las personas que beben alcohol en exceso. Sin embargo, este hallazgo no es específico, ya que otras enfermedades hepáticas pueden producir elevaciones de la GGT (en particular las enfermedades colestásicas), al igual que el consumo de muchos medicamentos. La macrocitosis, expresada como aumento del VCM de los eritrocitos es otro marcador de ingesta excesiva de alcohol, sin embargo su sensibilidad es baja (40%).

Los triglicéridos frecuentemente se elevan en personas que han ingerido alcohol en exceso durante los días previos. La transferrina deficiente en carbohidratos se ha usado como un marcador de consumo de alcohol, sin embargo su rendimiento no es muy superior a la medición de niveles de GGT. Su disponibilidad en laboratorios es limitada. La esteatosis hepática o hígado graso es muy frecuente en las personas que beben alcohol en exceso y puede ocurrir incluso luego de una sola ingesta excesiva. Puede diagnosticarse mediante exámenes de imagen como la ecografía abdominal. La mayor parte de las veces los pacientes son asintomáticos. Es una condición reversible al dejar de beber.

La hepatitis alcohólica es una complicación importante del consumo excesivo de alcohol, que puede tener una alta mortalidad cuando cumple criterios de gravedad. Se sospecha habitualmente con el cuadro clínico en una persona con historia de abuso de alcohol. El cuadro clínico habitualmente incluye fiebre baja ( 2. La bilirrubina se eleva en relación a la gravedad de la hepatitis. El tiempo de protrombina se alarga, también en relación a su gravedad. La aparición de encefalopatía hepática es siempre un síntoma de gravedad en pacientes con hepatitis alcohólica. El diagnóstico histológico mediante una biopsia hepática puede ser necesario en algunos casos. La cirrosis hepática causada por alcohol se presenta de manera clínicamente similar a la cirrosis de cualquier otra causa. Frecuentemente se observan las anormalidades de laboratorio como una relación SGOT/SGPT elevadas o VCM elevado.

La histología hepática es uno de los pilares fundamentales del diagnóstico y de la evaluación de toda enfermedad hepática. En la enfermedad hepática alcohólica hay elementos de la histología hepática que permiten sospechar el diagnóstico cuando hay dudas o el paciente minimiza su ingesta. La biopsia permite, además, etapificar la enfermedad, permitiendo distinguir la esteatosis simple de la cirrosis hepática, o hacer el diagnóstico directamente de hepatitis alcohólica.
La enfermedad hepática alcohólica puede clasificarse histológicamente en tres formas:

  1. Esteatosis
    Se observa acumulación de grasa macro o microvesicular en el citoplasma de los hepatocitos. Pueden observarse además, megamitocondrias, que reflejan el daño mitocondrial que produce el etanol.
  2. Hepatitis alcohólica
    La hepatitis alcohólica produce un cuadro histológico indistinguible de la esteatohepatitis no alcohólica. Además de la esteatosis, se observa balonamiento y necrosis de hepatocitos, infiltración por neutrófilos en el lobulillo, cuerpos de Mallory e inflamación perivenular central, con grados variables de fibrosis en esta zona del lobulillo.
  3. Cirrosis
    La cirrosis, con formación de nódulos de regeneración delimitados por bandas de tejido colágeno, es progresión de la fibrosis que se inicia en la zona perivenular central. Una vez constituida, su apariencia histológica es similar a la de la cirrosis, sin embargo, la presencia de esteatosis o cuerpos de Mallory pueden sugerir fuertemente la etiología.

El tratamiento de la enfermedad hepática alcohólica es la abstinencia completa y definitiva del alcohol. El beneficio de dejar de beber es evidente incluso en los pacientes que tienen enfermedad hepática avanzada (cirrosis). Los pacientes con esteatosis hepática alcohólica pueden progresar hacia grados más importantes de fibrosis o cirrosis, por lo que se aplica en su tratamiento la abstinencia permanente del consumo de alcohol.

El tratamiento de la cirrosis hepática por alcohol incluye la prevención y el manejo de cada una de las complicaciones específicas de la cirrosis, en forma similar a la cirrosis de cualquier otra causa. El trasplante hepático es una opción de tratamiento en aquellos individuos que han dejado de beber. El uso de colchicina, si bien es discutido, puede ser una opción, ya que es bastante bien tolerado. El propiltiouracilo y la metadoxina no se usan habitualmente en el tratamiento de la enfermedad hepática alcohólica. En la hepatitis alcohólica es fundamental determinar la gravedad del episodio para decidir la terapia. La gravedad se determina habitualmente mediante una fórmula conocida como la función discriminante o score de Maddrey:

Función discriminante = [4,6 x (tiempo protrombina – control protrombina)] + bilirrubina (El tiempo de protrombina medido en segundos y la bilirrubina en mg/dL)

Una función discriminante > 32 se asocia a alta mortalidad a 30 días (35% sin encefalopatía, y 45% en los pacientes con encefalopatía). Este punto de corte se utiliza habitualmente para decidir el uso de terapia con corticoides. Recientemente se ha demostrado que la aplicación del MELD en pacientes con hepatitis alcohólica tiene un valor pronóstico comparable a la función discriminante. Un score de MELD > 11 es equivalente a un score de Maddrey de 32.

Las medidas de tratamiento de la hepatitis alcohólica incluyen:

  1. Soporte general
    El paciente con hepatitis alcohólica frecuentemente ha bebido en exceso los días a semanas previas, por lo que al ingresar al hospital se debe prevenir y diagnosticar precozmente el síndrome de privación alcohólico, habitualmente con uso de benzodiazepinas. Se debe aportar vitamina K, complejo vitamínico B y folato, minerales (Mg y P) e hidratación. Se debe evitar, sin embargo la sobrehidratación, que puede precipitar ascitis o incluso aumentar la presión portal y riesgo de sangrado variceal. La terapia nutricional, con aporte de una nutrición hipercalórica y normoproteica parece aportar a la recuperación. En caso de no ser suficiente el aporte oral, consideramos el uso de aporte enteral para entregar los requerimientos nutricionales.
  2. Corticoides
    El tratamiento con corticoides es el más aceptado para la hepatitis alcohólica grave (score de Maddrey > 32, MELD > 11 ó presencia de encefalopatía), a pesar de que aún existe cierta controversia sobre su beneficio. Es el tratamiento de elección en nuestro centro, siempre que no existan contraindicaciones como infección activa y hemorragia digestiva. El corticoide de elección es la prednisolona en dosis de 40 mg/d por 4 semanas, seguido por suspensión gradual. Una disminución de los niveles de bilirrubina sérica a la semana de tratamiento es un indicador de respuesta al tratamiento.
  3. Pentoxifilina
    El uso de pentoxifilina, que actuaría mediante el bloqueo de TNF alfa, parece una opción atractiva, ya que no tiene los riesgos de los corticoides (por ejemplo infecciones). Hasta el momento hay sólo un estudio que ha demostrado el beneficio de la pentoxifilina en dosis de 400 mg vo tres veces al día, reduciendo la mortalidad de 46 a 25% a 4 semanas, fundamentalmente a expensas de evitar el síndrome hepatorenal. Se requieren más estudios confirmatorios antes de que pueda considerarse una terapia de primera línea. Sin embargo, es la terapia que utilizamos cuando hay contraindicaciones para el uso de corticoides.
  4. Otros
    Otras terapia dirigidas al bloqueo de citoquinas inflamatorias (TNF alfa), como el Infliximab y el Etanercept están en etapa de evaluación. La posibilidad de aumentar el riesgo de infecciones graves en los estudios preliminares ha frenado el entusiasmo por estas terapias biológicas.

La presencia de múltiples quistes de paredes delgadas (imperceptibles) en el hígado sugiere la presencia de la enfermedad poliquística hepática. La mayoría de las veces estos quistes múltiples en el hígado se asocian a quistes renales, lo que se conoce. ¿Qué es la cirrosis hepática? ¿Cuál es el tratamiento de la cirrosis? Si a Ud. le han diagnosticado cirrosis o daño hepático crónico le va interesar esta información.

La encefalopatía portal o hepática es una complicación de la cirrosis hepática. Se manifiesta como somnolencia, desorientación, alteraciones del sueño o cambios de carácter. teng o higado graso estoy a dieta de grasa y carne roja ydulce y harina sientia el abdomen inflamado y el higado al prtengo dos meses con el tratamieno no tomo alcohl tenia dolor del lado derecho por muchos anos pero no m daba siempre sino hasta ahora pero un dolor apenas perceptible pero estoy bajando de poco si tomaba alcohl cervesa vino en una forma medida pero ulimamente empece a tomar mas como veces tengo un ano a veces tengo cansancio

Hola. me metí a esta pagina por curiosidad de ver los síntomas del hígado graso, ya que tengo una amiga con este problema. y leí el relato del muchacho de 40 años que dejo las drogas por el licor. yo te digo algo y a todos, SOLO DIOS SOLO DIOS LOS PUEDE LEVANTAR, no hay nada en este mundo terrenal. todavía están a tiempo Dios primero, El TE LIBRARA, ENAMORATE DE EL. SIGUELE EN FAMILIA, ESCUCHA LA PALABRA, PRACTICALA. LA VIDA ES MUY CORTA. ES UN REGALO QUE EL NOS DIO. LOS VICIOS SON DEL ENEMIGO QUE DISFRUTA VERTE DESTRUIDO. DIOS EN CAMBIO QUIERE VERTE FELIZ Y CRECIENDO EN EL. AMEN. Hola Gente, les cuento que he sido diagnosticado con higado graso hace ya 3 anos atras, tengo 40 anos y durante mi juventud abuse mucho de drogas al punto de generar una adiccion, espesificamente a la (cocaina intravenosa) esto lo vivi durante mas de 10 anos y gracias a mi esposa y a mi familia logr salir adelante y dejar este habito. El problema es que como todo adicto de manera inconciente creo haber encontrado en el alcohol un sustituto de mi adiccion, basicamente cambiando una adiccion por otra ya que es lo que me “ayuda” a lidiar con la anciedad constante con la que vivo. Ahora el tema es que el problema con mi higado graso viene creciendo y es algo realmente preocupante, hoy en dia me considero alcoholico ya que consumo alcohol 5 o 6 dias a la semana, mi doctora me recomendo una dieta baja en grasa, eliminar las harinas, sodas y por supuesto el alcohol (algo dificil) y tambien usar pastillas de cardo mariano. Espero tener la fuerza necesaria para cambiar mis habitos ya que tengo una hermosa familia (4 hijos) que me necesitan a su lado. Un abrazo gente y pelearla y no bajar los brazos la vida es complicada para todos, todos tenemos una historia, traumas y problemas….pero al final del dia el cambio esta en nosotros.

Hola he bebido desde que tengo 14 años (tengo 40), y e llegado a estar mas de 6 veces al borde de morir debido a estar borracho con mis amigos, no tengo familia. nadie me quiso de las muejeres por mi forma de tomar. NO ME ARREPIENTO. el alcohol siempr estuvo de mi lado. que tristesa que prefieras al alcohol, eso es sintoma de bajo autoestima, de falta de aceptacion y de deseo de morirte. yo te digo vale la pena dejar el alcohol, la vida es mas linda que en parrandas.
tomar no es malo, lo malo es exagerar y dejarlo todo por un rato de fiesta.
como persona debes tener cosas muy buenas, Si no crees en DIos te reto a buscarlo para que tesaque de la soledad tan profunda en la que te encuentras. Dios te bendiga donde quieras que te encuentres.

Hola me llamo Javier he bebido desde que tenía 17 años de edad,al siguiente dia de que he bebido no se me quita el hambre,por todo lo contrario me da mas hambre de lo normal sed y algo de ansiedad,pero comiendo durmiendo y dejando de beber en el dia de la resaca me siento nuevamente bien,lo unico que me preocupa es que a veces escupo saliva con sangre!,sera que ya tengo cirrocis o higado graso.,no bebo alcohol solo cerveza cada ocho dias Tengo 33 años y tengo hígado graso por alcohol, ahorita ando con dieta y cero alcohol, mi pregunta es después de regenerar el hígado y que baje triglicéridos y colesterol, puedo volver a tomar? Por cierto andan a sin hacer ejercicio durante casi 3 años. E regresado al ejercicio y no lo pienso dejar de que eso ayuda también

el medico ya deio responderte… pero si tomas puedes morir Lo viví y estoy pagando,,la bebida ríe dos veses destruye familias marcan hijos,,deprime,,y después te muerde es como la biblia dice que el vino es rojo y apetece pero al final muerde como una cobra

Yo empeze a perder peso y no deceos por el alcohol A mi me detectaron higado graso me puse a dieta De no grasas harinas y azucar y se me desaparecio En un año. Tal vez meces Pero espere mucho para llevar los studios a my doctor gracias a Dios que trabajo en mi el alcohol no lo volvi a tomar Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Belén Giménez (19 de Marzo de 2012)

La cirrosis hepática se manifiesta a través de diferentes síntomas que pueden presentar distinta gravedad dependiendo de cada caso. Hasta en el 25% de todos los pacientes no se presentan síntomas, y es lo que se conoce en medicina como cirrosis hepática latente. Cuando se trata de una cirrosis hepática manifiesta se muestran signos de que el hígado está dañado o de que existe la enfermedad. Existen unos síntomas generales que, normalmente, siempre se manifiestan independientemente de la causa que produzca la cirrosis:

para que es la medicina meclizine