• Aumento de la presión en la vena porta (hipertensión portal). Su médico es probable que la detección de la hipertensión portal y las venas agrandadas cuando eres el primero diagnosticado y cada cierto número de años a partir de entonces. Si usted es diagnosticado con hipertensión portal o sangrado, el tratamiento puede incluir medicamentos o cirugía.
  • Los huesos débiles (osteoporosis). Tratamiento de la pérdida ósea asociada con la cirrosis biliar primaria implica a menudo suplementos de calcio y vitamina D. Su médico también puede recomendar que usted hace ejercicio casi todos los días de la semana para ayudar a aumentar la densidad ósea.
  • Las deficiencias de vitaminas. Su médico puede recomendar suplementos de vitaminas A, D, E y K para contrarrestar las deficiencias de vitaminas.

El buen cuidado de su salud en general puede ayudarle a sentirse mejor y mejorar algunos de los síntomas de la cirrosis biliar primaria:

  • Elija alimentos reducidos en sodio. Opte por los alimentos reducidos en sodio, como sopas reducidas en sodio, puesto que el sodio contribuye a la inflamación de tejidos y para la acumulación de líquido en la cavidad abdominal (ascitis).
  • Ejercer la mayoría de los días de la semana. El ejercicio puede reducir el riesgo de pérdida ósea.
  • Limite el consumo de alcohol. Toman alcohol de vez en cuando, en todo caso. El hígado procesa el alcohol que se consume, y el estrés añadido puede causar daño al hígado. Si su enfermedad ha progresado lo suficiente como para dañar su hígado, su médico le puede recomendar que no beber alcohol en absoluto.
  • Consulte con su médico antes de comenzar nuevos medicamentos o suplementos dietéticos. Debido a que su hígado no está funcionando normalmente, lo más probable es ser más sensibles a los efectos de over-the-counter y la prescripción de medicamentos, así como algunos suplementos dietéticos, así que consulte con su médico antes de tomar cualquier cosa nueva.

Vivir con una enfermedad hepática crónica que no tiene cura puede ser frustrante. Cada uno encuentra maneras de lidiar con el estrés de una enfermedad crónica. Con el tiempo, usted encontrará lo que funciona para usted. Hasta entonces, considerar tratando de:

  • Aprenda sobre su condición. Averigüe todo lo que quieres saber acerca de la cirrosis biliar primaria. Cuanto más sepa sobre lo que está pasando en su cuerpo, el más activo, puede estar en su propio cuidado. Además de hablar con su médico, busque información en su biblioteca local y en los sitios web afiliados con organizaciones, como la Fundación Americana del Hígado.
  • Tome tiempo para usted. Comer bien, hacer ejercicio y descansar lo suficiente puede ayudar a sentirse mejor. Trate de planificar el futuro para los momentos en que usted puede necesitar más descanso.
  • Obtenga ayuda. Si usted tiene amigos o familiares que quieren ayudar, los llevan en sus ofertas y hacerles saber lo que sería más útil para usted. La cirrosis biliar primaria puede ser agotador, así que si alguien quiere hacer sus compras de comestibles, lavar una carga de ropa o cocinar su cena, aceptar la ayuda.
  • Busque apoyo. Las relaciones fuertes pueden desempeñar un papel importante para ayudar a mantener una actitud positiva. Si los amigos o la familia tienen dificultades para comprender su enfermedad, es posible que un grupo de apoyo puede ser útil.

La cirrosis se caracteriza por un daño de las células del hígado y su reemplazo por un tejido cicatricial que impide el tránsito normal del flujo sanguíneo por el hígado e interfiere muchas de las funciones vitales de este órgano. Mucha gente cree que sólo los alcohólicos sufren cirrosis, y aunque es cierto que el consumo de alcohol es la primera causa de esta enfermedad en los Estados Unidos, también lo es que el abstemio también puede padecer la enfermedad. La posibilidad de padecer cirrosis depende de la cantidad y frecuencia con que se bebe en relación con el peso de la persona, su estatura y la capacidad de su cuerpo para metabolizar productos alcohólicos presentes en la sangre circulante.

Es una enfermedad crónica del hígado en la que las células sanas sufren daños y son reemplazadas por células cicatriciales. Esta afección impide el tránsito habitual del flujo sanguíneo por el hígado y no permite que este órgano funcione debidamente. El hígado contiene tejido capaz de regenerarse cuando ha sido dañado, pero el grado de regeneración de las células depende de cada persona. Una cirrosis que no se trate puede derivar en insuficiencia hepática (del hígado) o incluso en la muerte.

El hígado es un órgano grande y complejo, del tamaño de un balón de fútbol americano, que pesa cerca de 1,3 kg (3 libras). Se encuentra debajo de las costillas en la parte superior derecha del abdomen y está conectado con el intestino delgado por las vías biliares, que transportan a los intestinos la bilis que produce. Un hígado sano es suave y liso al tacto. Es uno de los órganos más importantes del cuerpo humano pues constituye una de las “fábricas” de procesamiento y refinado químico más desarrolladas. Casi toda la sangre procedente del estómago y de los intestinos circula a través del hígado. Además, éste se encarga de depurar el organismo de sustancias tóxicas o venenosas, procesar nutrientes, hormonas o medicamentos y producir proteínas y factores de la coagulación, todos ellos de capital importancia para la salud. En la persona enferma de cirrosis, las sustancias tóxicas y la bilis quedan retenidas en el torrente sanguíneo, porque el hígado no las elimina.

La cirrosis no es contagiosa, no se transmite de una persona a otra. Su origen hay que buscarlo más bien en otros factores: – Consumo de alcohol. Es la causa más frecuente. Cerca de un tercio de las personas muy bebedoras, acaban presentando cirrosis. El resto puede sufrir otras formas de enfermedad hepática.

– Hepatitis vírica crónica (inflamación del hígado): la hepatitis (normalmente de los tipos B, C y D) es la segunda causa más común de cirrosis. – La enfermedad de Wilson, que produce acumulación de cobre en el hígado, cerebro, riñones y ojos.

– La fibrosis quística, que provoca la acumulación de secreciones mucosas en los pulmones, hígado, páncreas e intestinos. – La hemocromatosis, causante de acumulación de hierro en el hígado y otros órganos.

– El bloqueo o inflamación de los conductos biliares (la llamada cirrosis biliar). – La insuficiencia cardíaca congestiva.

– Los trastornos de almacenamiento del glucógeno, que impiden la debida utilización de los azúcares por el hígado. – Las infecciones parasitarias.

– La reacción anómala a los medicamentos recetados, toxinas medioambientales y abuso de inhalaciones (exposición a sustancias tóxicas por vía nasal). Signos y síntomas de la cirrosis

En las primeras fases, la cirrosis se considera una enfermedad silenciosa, ya que ocasiona pocos síntomas. Con el paso del tiempo, sin embargo, los enfermos de cirrosis empiezan a experimentar cansancio, debilidad y pérdida del apetito. Son habituales las náuseas y la pérdida de peso. Conforme la cirrosis empeora, el hígado produce menos proteínas de las que el organismo necesita, lo cual da lugar a otros síntomas: – Menor produción de la proteína albúmina, con lo que el agua se acumula en las piernas (edema) del enfermo o en el abdomen (ascitis).

– Lentificación de la producción de proteínas del plasma sanguíneo como el fibrinógeno, factor esencial para la coagulación, lo que hace al enfermo de cirrosis más propenso a las hemorragias. – La cirrosis puede provocar ictericia, alteración caracterizada por un color amarillento de la piel y el blanco de los ojos. Este trastorno se debe a la acumulación en la sangre de bilirrubina (pigmento biliar), que normalmente el hígado depura del torrente circulatorio y evacua hacia el intestino a través de las vías biliares.

– Algu nos enfermos de cirrosis sienten también una picazón intensa, debida a la acumulación de pigmentos biliares en la piel. – La cirrosis impide que el hígado depure la sangre de toxinas y otras sustancias nocivas, así como de medicamentos. La acumulación de estos elementos en el organismo altera las

funciones mentales y la personalidad del enfermo. Entre los primeros indicios de cirrosis figuran el descuido del aspecto, los despistes, problemas de concentración y hábitos de sueño alterados. La pérdida de conciencia o el coma son posibles síntomas más tardíos. – La cirrosis también puede afectar a los vasos sanguíneos

abdominales. Normalmente, la vena porta, que es un vaso de amplia capacidad, transporta la sangre desde el intestino y el higado hasta el hígado. La cirrosis bloquea este flujo, lo cual repercute en un aumento de la presión arterial en este circuito (hipertensión portal). Conforme el higado se inflama, el cuerpo intenta dar salida a la sangre a través de otros vasos sanguíneos, pero puede ocurrir que estos vasos no sean lo suficientemente fuertes para soportar el flujo y se rompan; entonces, el enfermo vomita sangre, signo de una situación de alto riesgo. Diagnóstico El primer paso en el diagnóstico cirrosis consiste en evaluar el historial médico del enfermo y efectuar un examen físico. La detección de un hígado inflamado o de tamaño mayor al normal, de edema o de ascitis, así como la presencia de síntomas de confusión mental por la acumulación de sustancias tóxicas en el cerebro, sirven al médico para sentar el diagnóstico. Puede encargarse una tomogra-fía computada (TC) o bien ecografías para comprobar si el tejido del hígado tiene cicatrices. También es útil la biopsia por punción, procedimiento mediante el cual se introduce en la piel una aguja para aspirar una muestra de tejido. El hígado también se inspecciona con el laparoscopio, instrumento de observación que se introduce en el organismo a través de una incisión minúscula en el abdomen. Otro indicio de cirrosis es la presencia de telangiectasia, formación de “arañas vasculares” en la piel, a base de redes de minúsculos vasos sanguíneos que se dilatan, especialmente en el rostro y la parte superior del pecho.

Tratamiento El tratamiento depende del tipo de cirrosis y de lo avanzada que se encuentre la enfermedad. El objeto es detener su evolución y, al mismo tiempo, contrarrestar el daño infligido al hígado. Si la causa de la cirrosis es el alcohol, la primera medida que debe tomarse es dejar de beber. En la actualidad no existe un tratamiento para “curar” la cirrosis. La picazón se puede tratar con medicamentos. Para el edema o la ascitis se utilizan diuréticos (medicamentos que eliminan el exceso de sal y de agua del cuerpo). En casos graves de disfunción hepática, es decir, cuando las células del hígado dejan de funcionar, el transplante de hígado es la única solución.

Los adultos que siguen una dieta nutritiva y limitan su consumo de alcohol previenen la destrucción de células sanas en el hígado. A continuación figuran otras medidas de utilidad para la prevención de la cirrosis hepática: – No mezclar nunca medicamentos, especialmente los de venta libre, con el alcohol.

– Seguir al pie de la letra las indicaciones de uso de los productos químicos: asegurarse de que están en lugares bien ventilados, no mezclar sustancias químicas, evitar la inhalación y el contacto de productos químicos con la piel, lavar rápidamente cualquier zona que haya sufrido una exposición accidental y utilizar ropa de protección. – Evitar el abuso de inhalantes de todo tipo.

– Evitar el uso de drogas intravenosas, posibles vehículos de contagio de las variedades de hepatitis B, C, y D. Convivencia con la cirrosis

Los enfermos de cirrosis pueden convivir muchos años con la enfermedad. Incluso cuando surgen complicaciones, existe tratamiento. Muchos de estos enfermos han sobrevivido con el trasplante de hígado y continúan haciendo vida normal. Los enfermos de cirrosis deben abstenerse de beber alcohol. Se cree que la mala alimentación, particularmente si está asociada al alcohol o al abuso de drogas, tiene mucho que ver con la aparición de la cirrosis, aunque continúa la investigación al respecto. Entre tanto se recomienda una dieta sana y equilibrada. American Liver Foundation, 75 Maiden Ln., Ste. 603,

cual es mas fuerte viagra o cialis

experiencia com cialis

cialis es buena

Los genes desempeñan un papel importante en el desarrollo de la AR. Los genes que están asociados con la AR son más frecuentes en la población anglosajona. Sin embargo, no todas estas personas llegarán a desarrollar AR. Se cree que estos genes generan, en algunas personas, una susceptibilidad o tendencia a incrementar el riesgo de desarrollar AR. Aún se desconoce la razón por la cual algunas personas que poseen estos genes presentan mayor riesgo de desarrollar AR y otras no.

Los síntomas de la AR varían de una persona a otra y en casi todas las personas también varían de un día para el otro, aunque siempre existe un cierto grado de artritis. En algunas personas, la enfermedad puede ser leve, con períodos de actividad (en los que la inflamación de las articulaciones empeora) conocidos como períodos de agudización. En otras, la enfermedad permanece activa continuamente y empeora, o progresa con el paso del tiempo. Articulaciones que se pueden ver afectadas por la artritis reumatoide:

Si tiene AR, es probable que sienta los siguientes síntomas en algunas articulaciones: • dificultad en la movilidad

Estas señales físicas de la artritis se deben a la inflamación del revestimiento, o sinovio, de las articulaciones. Si esta inflamación persiste o no responde bien al tratamiento, puede causar ladestrucción de cartílago, hueso, tendones y ligamentos adyacentes, conduciendo así, a las deformidades de las coyunturas. La artritis reumatoide puede hacerle sentir completamente enfermo, particularmente durante los períodos de agudización y usted podría:

• presentar fiebre de temperatura baja (febril) • volverse anémico (tener un número de glóbulos rojos más bajo de lo normal); y

• desarrollar nódulos reumatoides (bultos de tejido que se forman bajo la piel) La artritis reumatoide puede afectar diferentes partes de una articulación, como:

A menudo los nódulos reumatoides se forman sobre áreas óseas expuestas a presión. Éstos frecuentemente se encuentran alrededor del codo, y también en otras partes del cuerpo, como los dedos, sobre la espina dorsal o en los pies. En ocasiones, las personas con AR presentan inflamación de:

• los revestimientos que rodean al corazón (pericarditis) y a los pulmones (pleuritis). • las glándulas lacrimógenas y salivares (síndrome de sica / resequedad o síndrome de Sjögren)

• los vasos sanguíneos (vasculitis) Historial clínico y examen físico

Para diagnosticar la AR, su médico tomará su historial clínico y le hará un examen físico. El médico buscará ciertas características de la AR, incluyendo: • hinchazón, calor y movilidad limitada de las articulaciones

• nódulos o bultos bajo la piel • el patrón de las articulaciones afectadas

Su médico también podría preguntarle si ha experimentado fatiga o una sensación general de rigidez, especialmente al levantarse por las mañanas, ya que estos dos síntomas están asociados con la AR. Análisis de sangre

Su médico también podría recomendar que se practique algunos análisis de sangre. Ciertos análisis detectan la presencia de un anticuerpo llamado factor reumatoide, el que puede ser una señal de AR. Sin embargo, el factor reumatoide se halla también en muchas personas que no tienen de AR. Otras anomalías que se descubren a través de pruebas de laboratorio, incluyen la anemia y una elevada velocidad de sedimentación globular media (VSG) o proteína C reactiva (PCR), las cuales indican presencia de inflamación. Aunque estos análisis de sangre pueden ser útiles para establecer un diagnóstico, no hay una prueba única que pueda establecer o excluir un diagnóstico de AR.

Aunque durante la primera etapa de la AR las radiografías suelen resultar normales, los daños articulares que pueden aparecer a medida que progresa la enfermedad, ayudan a confirmar el diagnóstico. Entre los resultados que suelen sugerir la presencia de AR se incluyen: • pérdida ósea en los márgenes de la articulación, llamadas erosiones

• pérdida de cartílago articular Consulte con un reumatólogo siempre que haya dudas sobre el diagnóstico.

En la actualidad, no existe cura para la AR y tal vez hasta que no se conozca una causa de la AR, probablemente no será posible erradicar la enfermedad por completo. Sin embargo, el tratamiento inmediato es crucial y en la actualidad existen tratamientos con medicamentos muy eficaces. Los métodos actuales de tratamiento se centran en:

• detener o retrasar el daño articular • mejorar las funciones y el bienestar del paciente

El programa de tratamiento será adaptado de acuerdo a sus necesidades teniendo en cuenta la gravedad de la artritis, si existieran otras afecciones clínicas y su propio estilo de vida. Su médico y otros miembros de su equipo de asistencia médica trabajarán en conjunto para encontrar el mejor programa de tratamiento para usted. Su equipo de asistencia médica

El tratamiento de la AR a menudo requiere de trabajo en equipo, el cual beneficia al paciente, al unir la experiencia de profesionales de la salud de diferentes ramas. Un reumatólogo (médico especializado en artritis y otras enfermedades de los huesos, músculos y articulaciones) debería participar como líder del equipo de salud. El reumatólogo puede coordinar su cuidado con el médico de familia, con un médico especializado en medicina interna (un internista), o con otros profesionales de la salud que a menudo desempeñan papeles importantes para ayudarle a controlar la AR, incluyendo:

¿QUÉ MEDICAMENTOS SE UTILIZAN? Los medicamentos que se utilizan para tratar la AR se pueden dividir en dos grupos:

• los que pueden aliviar los síntomas; y • los que pueden modificar la enfermedad.

Su médico quizás le recomiende el uso de dos o más medicamentos en forma simultánea, cada uno de los cuales tendrá un propósito específico en el tratamiento de la AR. Algunos de estos medicamentos afectan el sistema inmunológico o tienen efectos secundarios, por lo que será de gran importancia una cuidadosa supervisión durante el tratamiento. Es necesario considerar que, aunque todos los medicamentos (incluso aquellos cuya venta no está restringida) tienen efectos secundarios, es necesario el tratamiento pronto de la AR, ya que si no se la trata puede causar problemas serios, como la destrucción de las articulaciones. Por lo tanto, las decisiones relacionadas con el tratamiento deben hacerse pensando también en los beneficios del tratamiento (alivio del dolor, prevención de la discapacidad) y los riesgos. Inclusive se debe analizar el costo de la utilización de ciertos tipos de fármacos.

Llame a su médico, enfermero o farmacéutico si tiene alguna duda sobre sus medicamentos, o si piensa que éstos están produciéndole efectos secundarios o si es que no están actuando adecuadamente. Más información adelante. EJERCICIO, ACTIVIDAD Y DESCANSO: ¿CUÁNTO DEBE HACER?

cialis y dolor de cabeza

Aquí presento una relación de los antibióticos que he usado con mayor frecuencia, tened en cuenta que administrar un antibiótico debe ser el último recurso, o estar seguro de que realmente padece una infección, generalmente el pájaro, presenta las asas intestinales muy marcadas de un color rojizo y el ojo triste o sea no de forma redondeada, sino en forma de almendra o más cerrado de lo normal. Maneras de administrar los medicamentos

1- VÍA ORAL:
Directamente tomando al pájaro en la mano y colocándole en el borde del pico unas gotas del medicamento, siempre con el pájaro de medio lado o sea de costado, para evitar atragantamientos, el pájaro lo irá absorbiendo poco a poco, la equivalencia seria 20 gotas: 1cm de solución, existen también pastillas que se pueden dar al pájaro directamente, estas se colocan siempre atrás y encima de la lengua, ayudando al animal con unas gotas de agua. PRIMEROS PASOS A LA RECEPCIÓN DEL PÁJARO:

1- Cuando capturamos un pájaro, lo primero que tenemos que saber es que este, pasa por una situación enormemente extresante, para lo cual administraremos en el agua un antiestres (Lab.Lafi, Lab.Tabernil,Nido etc.) seguidamente le daremos un complejo de semillas, lo mas variado posible, dado que le sometemos a una dieta generalmente diferente a la que tenía en libertad - esta es generalmente la ocasionante del mayor número de muertes entre los fringilidos - el pájaro es tendente a comer las semillas más grasas (navina, cañamón, generalmente de color más oscuro) gradualmente iremos ampliando en la mezcla, las semillas claras, alpiste, perilla, a fin de que no engorde demasiado y administraremos un Probiotico en el agua (Prolyte) durante una semana para evitar las famosas diarreas y consecuente pérdida de líquidos que acarrearan su muerte. Gota:
Es la sintomatologia propia de la artritis, al pájaro le cuesta cerrar los dedos, dado que se le ha depositado cristales de acido urico por una mala alimentación, lo cual origina un fallo en el riñón por falta de verduras y generalmente un exceso de proteinas.
Tratamiento: lavar las patas con glicerina yodada y añadir un poco de bicarbonato sódico en el bebedero, eliminar el paston de huevo.

ENFERMEDADES DEL APARATO RESPIRATORIO
Catarro:
Por corrientes de aire o cambios de lugar. Aparece una secreción en las fosas nasales, pueden haber estornudos y respiración fatigosa, falta de canto, no existe disnea ni ruido.
Tratamiento: - Disponer al pájaro en un ambiente semicálido y no moverlo de ese lugar. - Administrar Estreptomicina -farmacia- en el agua de la bebida, esparcir sobre el pañuelo 3 o 4 gotas de esencia de Eucaliptos -herboristeria-.

HECES NEGRAS:
Indica hemorragia en las partes superiores del aparato digestivo, motivadas por la sangre que ha caido al tubo digestivo, la causa puede ser la presencia de lombrices o tenias o incluso infecciones bacterianas muy aguas. TRATAMIENTO ANTES DE LA MUDA

Al pájaro a fin de que tenga una buena muda y salga en condiciones optimas para el concurso yo sigo el siguiente proceso:
Se baña al pájaro rociándole un compuesto de Agua-Insectornis y posteriormente se le pone al Sol, ello motivará que vaya ahuecando la pluma, lo ideal seria realizar este proceso de 4 a 6 días.
Le recortaremos las uñas y el pico y con una lima de uñas le repasaremos este último, a fin de evitar el sobrevec (sobrepico), le aplicaremos una pomada en las patas Tabernil acaricida o vaselina, para posteriormente llevarlo a un lugar tranquilo y preferentemente en penumbra o semioscuro, siempre en la jaula en la que estaba y cubierto con el pañuelo, de esta manera se fuerza a que el pájaro mude más deprisa y todas las plumas.
Al ir a efectuar la reposición de comida y agua veremos como primeramente muda las plumas largas de las alas y posteriormente las restantes plumas y el plumón, no lo sacaremos de esta situación hasta que el pájaro caspee, o sea deje una especie de caspa en el suelo de la jaula que es lo que recubre el nacimiento de los cañones, esto puede durar de 25 a 40 días, según el grado de humedad y el propio pájaro, particularmente durante esta situación y en contra de muchos que abogan por una total tranquilidad del pájaro, una vez por semana les rocio agua y los pongo un rato al Sol, hasta que se secan, ello durante las 4 o 5 semanas que dura la muda.
Existen pajareros que fuerzan la muda, arrancándoles dos plumas largas de cada ala generalmente la tercera y la cuarta, abriendo el ala de fuera hacia adentro y las de la cola,así como unas cuantas plumas de los flancos, ello puede provocar una situación extresante para el pájaro, pero generalmente he podido comprobar que si están en época de muda es cierto que rápidamente empiezan a mudar.
Otros fuerzan la muda con baños de vapor caliente o incluso poniendo una miga grande de pan empapada en vinagre y puesta bajo la rejilla de la jaula o rociándoles con vino blanco con un aspersor por encima, estos métodos generalmente no tiene una base científica a excepción del baño de vapor, yo particularmente les pongo sobre el pañuelo unas gotas de esencia de Espliego.
Durante el periodo que dura la muda es conveniente administrar en el agua, un choque vitamínico y Aminoácidos, particularmente les suministro - Hidropolivit o Daya Mineral con vitamina B- farmacias, en gotas, los dos solubles en Agua, conjuntamente con un complejo de Aminoácidos.
También procuro dar semillas mas grasas y sobre todo grit de concha y carbón vegetal. Posteriormente cuando salen de la muda efectúo la siguiente preparación:
Los vuelvo a bañar durante 6 o 10 baños, con Agua y sales minerales (Kiko) a fin de fortalecer el plumaje, el baño durará el tiempo indispensable para que se sequen al Sol y posteriormente se devuelven a la Habitación de Canto. De forma posterior en el bebedero se sigue la siguiente pauta: Vitamina A: Retinol
Esta vitamina es esencial para la vista y aumenta la resistencia ante las infecciones, también como antiestres, por ello siempre suministro un complejo AD3E a mis pájaros, ya que todos están en el pañuelo y ello puede provocar problemas oculares, cataratas etc. si no se pueden solear convenientemente, se encuentra especialmente en la zanahoria y la lechuga. Su falta se delata por: pérdida de apetito, adelgazamiento, y excepcionalmente llagas en la boca y ojos (queratitis)

El hígado y los riñones son órganos considerados como el motor de nuestro organismo porque las funciones que llevan a cabo son de gran importancia para la vida del ser humano. Es por ello, que debemos de tener especial cuidado con lo que comemos a diario, llevar un estilo de vida saludable y no necesariamente debemos esperar a sentirnos mal para acudir al médico.

Procesa prácticamente todo lo que comemos, respiramos o absorbemos a través de la piel. Aproximadamente del 90% de los nutrientes del organismo procedentes de los intestinos pasan por el hígado. Este convierte los alimentos en energía, almacena nutrientes y produce proteínas sanguíneas. Además, actúa como filtro para eliminar patógenos y toxinas de la sangre. También elabora bilis, almacena glucógeno, hierro, cobre, vitamina A, muchos de las vitaminas del complejo vitamínico B y vitamina D. produce albúmina y otras proteínas, muchas de éstas esenciales para la coagulación normal de la sangre (protrombina y fibrinógeno) y una sustancia anticoagulante llamada heparina. Muchos científicos creen que el hígado está conectado a, o al menos consciente, de cada enfermedad o disfunción que ocurre dentro del cuerpo.

Por ello, resulta fácil entender que si éste no funciona correctamente puede producirnos muchos problemas de salud. Principalmente el hígado está vinculado con el sistema digestivo, pero contemplando el organismo como una unidad, podemos ver que el hígado afecta a muchas partes del organismo ya sea a nivel digestivo, sistema circulatorio, musculatura, vasos sanguíneos o a nivel inmunológico. Mantener nuestro hígado saludable, nos hace más resistentes a infecciones externas, virus, etc. También repercute en nuestro estado psicológico, ya que una persona con un hígado enfermo presenta un carácter más colérico. También está vinculado con el con determinados tipos de insomnio, con enfermedades alérgicas y asmáticas y con una interminable lista de síntomas.

Por otro lado, los riñones son un par de órganos que desempeñan una función básica para el organismo: recogen los productos de desecho de la sangre y regulan los fluidos internos y el contenido de sales. Excretan agua, pero también la conservan; eliminan a través de la orina todos los productos del desdoblamiento de los alimentos que pueden ser potencialmente nocivos, antes de que alcancen niveles tóxicos. A pesar de ser tan pequeños, procesan y purifican toda la sangre cada 50 minutos; alrededor de 1 700 litros de sangre pasan por ellos al cabo del día. Una de las principales y más temidas enfermedades renales, es la formación de cálculos. Sin llegar a tener cálculos podemos tener sedimentos (arenillas) que den forma a un cuadro de síntomas molestos, que pueden ir desde dolores de espalda (especialmente lumbares), frecuentes infecciones de orina o dolores ciáticos.

Un riñón dañado también puede producir hipertensión, con todos los riesgos que ello conlleva para nuestra salud. También puede producir, a nivel circulatorio, cefaleas (dolores de cabeza). En el siguiente artículo os detallamos la mayor parte de enfermedades que puede sufrir nuestro gato y cuales son sus síntomas para que podamos diagnosticar mejor y mas rápidamente que enfermedad o problema de salud puede tener nuestro gato.

También os dejamos las tablas de vacunación para gatos para que sepáis cuando y para que enfermedades hay que vacunar a los gatos. Tabla de vacunación de los gatos

ENFERMEDADES POR PARASITOS INTERNOS Sea cual sea el parásito (lombrices o protozoos), los síntomas suelen ser muy similares: perdida de peso, pelaje sin fuerza, picor en la zona del ano, falta de apetito, inactividad, diarreas y vómitos, pérdida de peso,…

Aunque es una enfermedad muy común, no suele llegar a ser enfermedad mortal ya que tiene buen tratamiento. Normalmente se administran antiparásitos en forma de pastillas desde que son muy pequeños y durante toda la vida del gato. El mayor problema con estos parásitos es que pueden llegar a infectar al ser humano ocasionando problemas de salud graves (sobre todo en embarazadas en el caso de la toxoplasmosis), por lo que si estamos en contacto con gatos es importantísimo tenerlos bien desparasitados y consultar a nuestro veterinario ante cualquier duda.

PARASITOS EXTERNOS EN GATOS Pulgas y garrapatas: Los más comunes son las pulgas y garrapatas, sobre todo en gatos que tienen acceso a la calle. Además de producir muchas molestias al gato, pueden ser trasmisoras de otras muchas enfermedades o producir alergias. Existen infinidad de métodos para combatir estos parásitos en forma de insecticidas en polvo, collares antipulgas, pipetas antiparásitos. No suelen ocasionar problemas graves si tenemos a los gatos bien tratados.


Sarna:
Esta es una enfermedad producida por ácaros que ocasionan problemas cutáneos como dermatitis, caída del pelo, costras, picazón,… no suele ser una enfermedad problemática y se da muy poco en gatos domésticos que estén siempre en casa. Es más común en gatos callejeros que encontremos por la calle. El tratamiento suele ser muy eficaz a base de productos en forma de champú para baños, sprays de uso tópico localizado, pipetas antisarna,…

Tiña: La dermatofitosis o tiña es una infección producida por hongos en la piel. Sobre todo afecta a las zonas de las patas y las orejas, donde el tejido cutáneo se inflama y se pierde el pelo. El tratamiento contra la tiña es la limpieza de la piel afectada con productos antisépticos, antiinfecciosos y antifúngicos, usados para desinfectar y curar cualquier enfermedad de la piel. Es una enfermedad poco común en gatos sanos y bien alimentados

ENFERMEDADES CONTAGIOSAS
A continuación os enumeramos algunas de las enfermedades graves y contagiosas que pueden llegar a sufrir los gatos. La mayoría entran dentro de la vacunación, por lo que debéis tener al día las vacunas para evitarlas. Si veis alguno de los síntomas en vuestros gatos, acudir inmediatamente al veterinario. CALICIVIROSIS: cepa virulenta del resfriado común.

Síntomas: fiebre moderada, estornudos, gato saliba mucho y esta decaido, úlceras en boca, ampollas en la lengua, gato babea mucho y esta decaido. Puede llegar a afectar al pulmón. PANLEUCOPENIA FELINA (Moquillo): enteritis infecciosa felina,conocida comunmente como el “Moquillo”. Es una enfermedad muy contagiosa, aunque es rara en gatos vacunados ya que entra dentro de la vacunación.

Síntomas: aparición secreción de mucho moco, falta de apetito, fiebre, vómito espumoso, diarrea de color claro o con sangre, dolor abdominal, disminución de leucocitos en sangre.
RINOTRAQUEÍTIS FELINA:
gripe del gato, causa gran mortandad en gatitos pequeños que no estén vacunados.

experiencias sobre cialis


comprar cialis andorra sin receta

Si en el sueño aparece un veterinario, suele ser señal de advertencia acerca de una persona que piensa… Si es el mismo soñante quien durante el sueño aparece con verrugas, es un presagio de inminentes fracasos…

Los sueños en donde aparece una ventosa suelen ser aviso de que se presentarán diversas contrariedades… Soñarse con los ojos vendados sugiere que, debido a negligencia u otra causa semejante, está perjudicando…

Soñar venas, ya sean las propias o de alguien más y dependiendo de la importancia y tamaño de las… El hígado es un órgano del cuerpo que desde la antigüedad, especialmente en Grecia, era vinculado…

Las jeringas en los sueños por lo general son presagio de problemas que se avecinan en la vida del… Un derrame puede ser una anomalía que afecta el sistema circulatorio produciendo incomodidades o enfermedades,…

La anorexia es un trastorno alimenticio el cual se representa por medio de la pérdida de apetito, reducción… Los herbolarios en sueños simbolizan las alternativas y diversos caminos que podemos elegir a la hora…

El daltonismo es una enfermedad que se caracteriza por no lograr distinguir algunos colores, o en otros… Habitualmente, los tratamientos médicos en sueños, independientemente del tipo que sean, suelen indicar…

Los rayos x o radiografías en sueños suelen indicar que existen algunas molestias o problemas internos… Soñar con pastillas o píldoras en sueños habitualmente simboliza que necesitamos encontrar la solución…

Si no encuentras en el diccionario el significado de tu sueño o no logras interpretarlo claramente, te invitamos a dejar un mensaje en el Foro sobre Interpretación de Sueños En esta sección te vas a dar cuenta de todo lo que puedes evitar controlando el consumo de grasas en tus comidas diarias. ¡¡Comer bien es salud y felicidad!!

Los principales riesgos para la salud del consumo excesivo de grasas vienen por medio de dos mecanismos: a- Trastornos del metabolismo lipídico (colesterol y triglicéridos).

El colesterol es una grasa compleja que se encuentra de forma normal en el cuerpo humano, y es transportada por unas proteínas. El llamado "colesterol bueno" (colesterol-HDL) tiene como una de sus misiones la protección de la pared interna de las arterias para evitar que se obstruyan.

El conocido como “colesterol malo” (colesterol-LDL), sin embargo, favorece la aparición de placas en esas paredes de las arterias. Esas placas se van haciendo cada vez más gruesas hasta que acaban por estrechar o incluso taponar completamente las arterias, impidiendo el paso de la sangre por ellas. También producen la arteriosclerosis, que consiste en un aumento de rigidez y pérdida de la flexibilidad de las arterias, que dificulta el riego sanguíneo. b- Sobrepeso y obesidad.

Un elevado consumo de grasas constituye un factor predisponente importante para padecer sobrepeso y obesidad. La obesidad provoca, de forma directa, pero sobre todo, de forma indirecta, millones de muertes y de estados de enfermedad cada año. Según diferentes estudios, el hecho de ser obeso reduce la esperanza de vida en una media de 12 años, y aumenta el riesgo de muerte por otras enfermedades. Existen numerosos trastornos asociados con la obesidad. Entre los más importantes se encuentran:

-Enfermedades cardiovasculares:
• Hipertensión arterial: muy frecuente en nuestra sociedad, está directamente asociada a la enfermedad cerebrovascular (también conocida como ictus, infartos cerebrales, derrames cerebrales), que provoca numerosas muertes, pero también muchos casos de discapacidad grave, tanto física como mental. La falta de riego sanguíneo se conoce como isquemia; si se produce en las arterias carótidas, que llevan la sangre a la cabeza, se pueden producir enfermedades gravísimas, como los infartos cerebrales.
Si la obstrucción se da en las arterias coronarias, pueden producirse infartos de miocardio, a veces de alta mortalidad.

El consumo excesivo de grasas saturadas tiene un doble efecto sobre el colesterol: por un lado favorece el aumento del colesterol-LDL (el “malo”) y, por otro, disminuye e impide la acción del colesterol-HDL (el “bueno”).
El consumo excesivo de grasas saturadas también provoca el aumento de los triglicéridos, otra grasa que se encuentra de forma normal en el cuerpo, pero cuya elevación puede propiciar también la arteriosclerosis. • Enfermedad coronaria: la afectación de las arterias coronarias, que son las que aportan oxígeno al corazón, produce anginas de pecho e infartos de miocardio.

• Trombosis: la producción de trombos en el sistema venoso, especialmente en las piernas, puede provocar posteriormente el desprendimiento de dichos trombos, ocasionando embolias, que pueden ser de graves consecuencias. - Enfermedades metabólicas:
• Diabetes mellitus: la diabetes es también muy frecuente, y provoca trastornos en ocasiones muy graves, en diferentes partes del cuerpo humano, como los riñones, los ojos (retina) o los nervios periféricos.

• Aumento del ácido úrico: produce lesiones y alteraciones a veces muy incapacitantes en un número importante de personas. - Enfermedades articulares: el exceso de peso daña las articulaciones que tienen que soportarlo, en especial las rodillas y las articulaciones de la columna vertebral; el tratamiento de algunas de estas lesiones es en ocasiones difícil y con resultados poco satisfactorios.

- Enfermedades respiratorias: el exceso de peso dificulta el funcionamiento del aparato respiratorio y provoca desde insuficiencia respiratoria crónica a otras alteraciones como la apnea obstructiva del sueño. - Tumores: parece ser que puede haber algún tipo de relación entre la obesidad y diversos tipos de tumores, como los de colon, vesícula o mama, entre otros.

- Enfermedades digestivas: trastornos del hígado, vesícula biliar y páncreas, entre otros. - Enfermedades del aparato genitourinario: trastornos de la fertilidad, incontinencia urinaria, etc.

- Trastornos psicológicos y psiquiátricos: puede producirse una baja autoestima y enfermedades como trastornos depresivos. El hígado de pollo es un alimento que contiene 22,12 gramos de proteínas, 1,20 gramos de carbohidratos, 4,70 gramos de grasa por cada 100 gramos y no contiene azúcar, aportando 136 calorias a la dieta. Entre sus nutrientes también se encuentran las vitaminas B4, B9, B7 y K. Además de estas propiedades, el hígado de pollo contiene hierro.

Esta página recopila información sobre las características nutricionales y otras propiedades del hígado de pollo a modo de resumen. Aquí podrás encontrar información sobre las proteínas, vitaminas y minerales del hígado de pollo además de otros nutrientes como fibra, calorías o colesterol. Las proporciones de los nutrientes del hígado de pollo pueden variar según el tipo y la cantidad de la carne, además de otros factores que puedan intervenir en la modificación de sus nutrientes. Recuerda que según la preparación del hígado de pollo, pueden variar sus propiedades y características nutricionales.

precio cialis farmacia del ahorro

precio cialis farmacia del ahorro

La cirrosis hepática se caracteriza por una cicatrización grave que impide que el hígado funcione normalmente. Puede ser el resultado de varias causas, siendo las más comunes en Estados Unidos el abuso de alcohol y la hepatitis C, según informa el National Digestive Diseases Information Clearinghouse. El funcionamiento defectuoso del hígado y las consecuentes complicaciones exigen modificaciones en la dieta para manejar estos problemas. Ten cuidado con cualquier terapia nutricional alternativa que exija medidas drásticas en la dieta, particularmente aquellas que incluyen grandes cantidades de hierbas, que como algunas drogas, también pueden ocasionar daño hepático. Muchas personas que sufren de cirrosis padecen algún grado de malnutrición debido a factores como la falta de apetito, la reducción de la capacidad del hígado de asimilar los nutrientes y las dietas mal planeadas. Debes trabajar con un dietista registrado que tenga experiencia en pacientes con cirrosis y que pueda ayudarte a planear una dieta nutricionalmente sana que tenga en cuenta las restricciones alimentarias basadas en la etapa de tu enfermedad y las complicaciones que estés presentando personalmente, así como también tus preferencias de alimentos. Esto te asegurará obtener las calorías y los nutrientes que necesitas. Si bien la buena nutrición es importante para cualquiera, se vuelve primordial cuando se sufren enfermedades crónicas.

Tu cuerpo requiere proteínas para una variedad de propósitos inlcuyendo el desarrollo de la masa muscular. Si tienes cirrosis, necesitas proteías de alta calidad para tener una salud óptima. Cuando las proteínas se degradan, sin embargo, crean subproductos tóxicos como el amoníaco y otras sustancias que un hígado sano podría filtrar normalmente. Si tienes cirrosis y tu hígado no puede realizar este trabajo, estas sustancias pueden acumularse en el torrente sanguíneo y viajar hacia el cerebro, produciendo confusión y pérdida de la memoria. No hay una cantidad fija de proteínas que sirva a todos los pacientes con cirrosis y tus necesidades individuales variarán de acuerdo a varios factores; tu médico y tu dietista pueden brindarte una guía en esta materia. El Dr. Arthur Schoendstadt, que escribe para Emed TV, dice que ciertas investigaciones han mostrado que los pacientes con cirrosis parecen sufrir menos complicaciones cuando consumen más cantidad de proteínas vegetales, como el tofu y los frijoles, o judías, y proteínas animales no derivadas de la carne, como los huevos y los lácteos.

La cirrosis puede causar una patología llamada ascites, que se produce por la acumulación de líquido en el abdomen. Consumir demasiado sodio producirá ascites ya que estimula la retención de líquido en el cuerpo. Si sufres esta complicación, deberás limitar tu ingesta de sodio a aproximadamente 2.000 mg diarios, según la American Dietetic Association (ADA). Leer las etiquetas de los alimentos es de máxima importancia ya que la mayoría de la sal de tu dieta proviene de alimentos preparados comercialmente como la sopa enlatada y las cenas congeladas. La ADA recomienda elegir alimentos que tengan menos de 300 mg de sodio por porción. La mejor decisión para limitar la ingesta de sodio consiste en consumir la mayor cantidad de alimentos frescos posibles, ya que estos a menudo contienen pequeñas cantidades de sal, y no tendrás que preocuparte por controlar obsesivamente cada miligramo. Según el British Liver Trust, una organización sin fines de lucro que brinda información e investiga sobre las enfermedades hepáticas, algunas personas con cirrosis pueden sufrir de alta concentración de azúcar en la sangre. Si tienes este problema, debes seleccionar carbohidratos saludables como los cereales integrales, frutas y verduras y abandonar los carbohidratos refinados como el pan blanco y las galletas azucaradas, los pasteles y los dulces.

El deterioro del funcionamiento hepático puede aumentar la susceptibilidad a la infección, lo que significa que debes evitar las comidas que tengan más posibilidades de contener bacterias dañinas y otros microbios. No consumas lácteos crudos o sin pasteurizar, carnes crudas o mal cocidas, ni huevos, pescado, tofu o brotes crudos. Lava todas las frutas y verduras antes de consumirlas. Consumir cantidades más pequeñas a lo largo del día en lugar de tratar de esforzarte por hacer tres comidas grandes puede ayudarte a cubrir los requerimientos calóricos diarios. Cuando sientes que no puedes comer mucho, opta por alimentos ricos en calorías como lácteos enteros para maximizar la ingesta de calorías. Beber suplementos nutricionales también puede ayudarte a alcanzar tus requerimientos nutricionales.

La cirrosis es una enfermedad crónica que afecta al hígado. El daño al tejido del hígado evita que pueda seguir trabajando normalmente y si no es tratada a tiempo, puede conducir a insuficiencia hepática.

El alcoholismo crónico y la hepatitis crónica son dos importantes causas de cirrosis. Otras causas incluyen la inflamación, la infección, el veneno y la enfermedad cardíaca.

El alcohol puede conducir a la muerte de las células del hígado. Entonces, el cuerpo forma tejido cicatrizal alrededor de las venas del hígado. Este proceso de cicatrización se produce en 10 a 20 por ciento de los alcohólicos y es la forma más común de cirrosis en en el mundo. La hepatitis es la inflamación del hígado, más comúnmente causada por un virus. Si no se trata, conduce a la muerte celular y la cicatrización del hígado. Hepatitis B, C y D causan la cirrosis, aunque la hepatitis B es la causa más común.

Cirrosis biliar es causada debido a la obstrucción de los conductos que transportan la bilis desde el hígado a través de la vesícula biliar y los intestinos. Si los conductos están bloqueados, devoluciones biliares y causan daño al hígado. También hay cirrosis autoinmune, en la que el sistema inmunológico comienza la lucha contra las células del hígado y causando daños en el hígado. Una de las características de la cirrosis es que sus síntomas no están necesariamente presente en las primeras etapas de la enfermedad. Esto es por qué algunas personas ni siquiera saben que tienen cirrosis hasta que haya una complicación.

La tifoidea es una infección bacteriana de los intestinos causada por la bacteria Salmonella typhi.… La progeria es un trastorno genético poco común, también se llama síndrome de progeria Hutchinson-Gilford (HGPS).…

Fractura de Colle es un término médico para la fractura de la parte distal del… Los síntomas son causados, ya sea por un fallo gradual de las funciones del hígado o por la distorsión de su forma, debido a la cicatrización. Los síntomas más comunes incluyen debilidad y fatiga, náuseas, pérdida de apetito y el deseo sexual. La ictericia es un síntoma cirrosis y el resultado es una coloración amarillenta de la piel y los ojos. Otros síntomas incluyen fiebre, picazón, hinchazón en el abdomen, tobillos y piernas, sangrado de las encías o nariz, sangre en las heces o vómitos y sensibilidad a las drogas.

En algunos hombres la cirrosis puede causar el crecimiento del pecho anormal o hacer pequeños los testículos en los hombres, mientras que en las mujeres puede causar períodos menstruales anormales. El tratamiento de la cirrosis no puede revertir el daño del hígado, pero puede frenar su degeneración y evitar mayores complicaciones. Es esencial dejar de beber alcohol y comer alimentos ricos en grasas saludables, sodio y azúcares.

Algunos medicamentos pueden ser perjudiciales para el hígado, como Tylenol o ibuprofeno, y su uso se debe discutir con un médico. Hay tratamientos que la mayoría de médicos ponen dirigido a aliviar los síntomas y las complicaciones de la cirrosis, pero un medicamento que cure por completo aún no se ha descubierto. Hay, sin embargo, algunos procedimientos experimentales y los tratamientos que se están estudiando actualmente. En cuanto a la cirugía, el único procedimiento que se ha demostrado eficaz con la cirrosis es el trasplante de hígado. Es una operación en la que un hígado dañado se sustituye por un hígado sano de un donante. La tasa de supervivencia en este procedimiento es de 80 a 90 por ciento.

Última actualización el March 15, 2016, 5:48 pm La mayoría de personas con enfermedad del hígado graso no alcohólico no desarrolla problemas graves en el hígado y se mantiene en la primera etapa de la enfermedad (hígado graso simple).
La esteatosis hepática simple puede curarse eliminando la causa.
Por ejemplo, la pérdida de peso en exceso o un mejor control de la diabetes puede curar el hígado graso.

Es importante realizar cambios en el estilo de vida con el fin de prevenir la progresión de la enfermedad a una etapa más grave y reducir el riesgo de sufrir un ataque al corazón o un derrame cerebral. El tratamiento ideal para el hígado graso es el siguiente:

  1. Renuncia definitiva al alcohol
  2. La esteatohepatitis no alcohólica puede deberse a distintos factores, tales como diabetes (especialmente de tipo 2), triglicéridos altos, obesidad, exposición a disolventes, uso de medicamentos como la amiodarona, diltiazem, temoxifeno.

Perder peso y realizar ejercicio
Lo más importante que pueden hacer las personas con enfermedad de hígado graso es perder peso de forma gradual y realizar ejercicio físico regular.

Existen varios tipos de alimentación posibles. En este artículo se cita la alimentación recomendada por la medicina convencional, la dieta del grupo sanguíneo del Dr. D’Adamo y la alimentación a base de comida vegana/cruda recomendada por el higienista Shelton. Alimentación según la medicina convencional

Grasas
Muchos expertos estiman que como máximo el 20-30% de las calorías totales diarias debe proceder de las grasas.
La AHA (American Heart Association) recomienda que:

  1. Menos del 7% de las calorías diarias debe proceder de grasas saturadas
  2. Menos del 1% de las calorías debe incluir grasas trans
  3. El consumo total de colesterol debe ser inferior a 300 mg al día

Para limitar las grasas trans y las grasas saturadas se debe evitar comer o cocinar con grasas normalmente sólidas a temperatura ambiente. Proteínas
Las proteínas deberían aportar alrededor del 15% de las necesidades diarias de energía.
Se deben evitar fuentes de grasas y proteínas como la carne roja y la leche entera.
Se recomienda comer más pescado, legumbres, soja, leche desnatada, claras o sustitutos de huevo.

Medicamentos y suplementos
Un estudio del “Departatment of Medicine, University Health Network” de Toronto demostró que la Atorvastatina 20 mg, combinada con vitaminas C y E, reducía el riesgo de padecer esteatosis hepática moderada-grave entre el 70% de una muestra de 80 pacientes con hígado graso no alcohólico tras 4 años de tratamiento. Dieta del grupo de sanguíneo para la esteatosis
El Dr. D’Adamo recomienda el consumo de distintos alimentos a las personas basándose en su grupo sanguíneo, ya que el sistema inmunitario de una persona con un grupo sanguíneo concreto puede reaccionar negativamente a ciertas sustancias, mientras que una persona de otro grupo no tiene problemas con este mismo alimento.
Los siguientes alimentos se deben evitar en caso de problemas hepáticos:

  • Cereales, en particular los que tienen gluten
  • Leche y productos lácteos
  • Alimentos fritos
  • Alcohol
  • Carne de cerdo y embutidos

Dieta vegana/crudista según el higienismo de Shelton
El higienismo es una medicina natural basada en la alimentación y el estilo de vida saludable, que condena el uso de cualquier sustancia inorgánica (por ejemplo, los medicamentos y suplementos) para el tratamiento de las enfermedades.
En caso de esteatosis hepática, unos días de ayuno (aproximadamente tres) ayudan al organismo a mantener la energía para la digestión y a centrarse en la eliminación de las toxinas que alteran la función de los órganos.

Hay muchos elementos en común entre la dieta del grupo sanguíneo y el higienismo de Shelton, ambas alimentaciones recomiendan consumir pocos alimentos durante las comidas, evitar ciertas combinaciones de alimentos, los alimentos fritos, el alcohol, los productos lácteos y los cereales. Además, aconsejan el ayuno de pocos días.
La principal diferencia se encuentra en las proteínas de origen animal: Shelton está absolutamente en contra, mientras que en la dieta grupo sanguíneo estima que la carne y el pescado son alimentos útiles e importantes, sobre todo para las personas del grupo 0. Dejar de fumar
Los fumadores deben ser capaces de dejarlo, pues esto contribuye a reducir el riesgo de ataque cardíaco y derrame cerebral.

Medicamentos
Si el paciente tiene presión arterial alta o colesterol alto puede que requiera un tratamiento médico. Si tiene diabetes de tipo 2, es posible que tenga que tomar medicamentos para reducir el nivel de azúcar en la sangre.
En un primer momento, se toman los medicamentos en forma de pastillas, a veces una combinación de varios tipos de comprimido.
En la etapa avanzada de la diabetes pueden requerirse inyecciones de insulina.

Alcohol
El hígado graso no alcohólico no tiene su origen en el alcohol, pero las bebidas alcohólicas pueden empeorar la enfermedad. Se recomienda dejar de beber. Fitoterapia
Entre los remedios a base de hierbas naturales, existen los siguientes elementos: alcachofa, diente de león y cardo de leche que ayudan a la digestión y la función hepática, además son antioxidantes y desintoxicantes.

precio cialis farmacia del ahorro

Dr. Joan Pujol Rafols 3.970 € Asimismo, la práctica de ejercicio de forma rutinaria le facilitará a nuestro organismo la ardua tarea de eliminar la grasa sobrante.

Una de las mejores alternativas, tanto para la adopción de una dieta como para la realización de deporte, es, sin duda, acudir a un nutricionista que nos guíe a lo largo de este proceso. Por su parte, el especialista le aconsejará el seguimiento de una dieta orientada hacia la eliminación del hígado graso además de mantener perfectamente controlado el peso que se vaya perdiendo. Y es que la rápida e instantánea pérdida de peso está directamente relacionada con un daño mayor hacia nuestro hígado.

Tanto la repetición de unos hábitos nocivos como el seguimiento de un régimen alimenticio incorrecto repercuten en el desarrollo del hígado graso. Es decir, o cuidamos nuestra alimentación o aquellas personas afectadas de hígado graso serán incapaces de curarse de esta enfermedad. En este sentido, bajo el objetivo de mejorar nuestra alimentación, son poco los esfuerzos que el paciente tendrá que hacer ya que la fórmula puede ser tan sencilla como incluir aquellos alimentos con capacidades óptimas para el tratamiento de esta patología, además de eliminar por completo de esta lista aquellos que originan problemas en nuestro organismo.

En un primer paso, merece la pena destacar que la mejor opción es optar por aquella dieta para el hígado graso que incorpore amplias cantidades de fibra y proteínas saludables. De esta forma, se conseguirá ralentizar la absorción de la grasa en nuestro organismo al tiempo de facilitar al metabolismo su función de procesamiento de este tipo de alimentos. A continuación, señalamos una lista en la que se incluyen, a nivel general, los productos que ofrecen mayores beneficios a nuestro hígado graso:

  • Avena.
  • Arroz integral.
  • Pan integral.
  • Espinacas.
  • Acelgas.
  • Espárragos.
  • Zanahorias.
  • Brócoli.
  • Lentejas.
  • Brócoli.
  • Manzanas.
  • Kiwis.
  • Piña.
  • Peras.
  • Naranja.
  • Limón.
  • Pomelo.

Siempre es recomendable, y más en estos casos, llevar una alimentación saludable a base de frutas y verduras. Por otro lado, la forma en la que se lleguen a cocinar los alimentos que consumamos también va a determinar la cantidad de grasa que ingerimos con este producto en concreto. Múltiples son las alternativas:

En cualquier caso, los productos más sanos, y que disponen de amplios valores nutricionales, son tanto las verduras frescas como las frutas. A partir de este momento más nos vale optar por alimentos desnatados, además de reducir las cantidades diarias. A pesar de que más adelante detallaremos cuáles son los alimentos prohibidos con el hígado graso, avanzamos que el consumo de aceite de oliva también queda restringido o, en su defecto, se podrá consumir en cantidades muy moderadas. Eso sí, de obligado cumplimiento serán los dos litros de agua cada día. Si sigues sin tenerlo claro, apunta el siguiente menú:

Una taza de té acompañada de una tostada de pan integral con una cucharada de mermelada sin azúcares añadidos. Dos rodajas de melón o sandía. Una taza de caldo casero dietético al que se le puede añadir una cucharadita de levadura de cerveza o avena, una taza de puré de zanahoria y calabaza, un filete de pechuga de pavo o pollo a la plancha y una manzana o pera.

Un yogur desnatado y con un puñado de cereales integrales Una taza de caldo, una ensalada grande con lechuga, brotes verdes, rúcula, espinacas y tomate, puedes añadirle clara de huevo cocida, y dos kiwis o una taza pequeña de macedonia.

Una taza de infusión, una tostada de pan integral con una cucharada de queso descremado y un vaso de zumo de frutas. Una dieta basada en frutas y verduras se considera ideal para combatir esta patología hepática.

Una taza de caldo depurativo, una porción de pasta integral con verduras permitidas cocidas o a la plancha y un pomelo. Un yogur desnatado y una barrita de cereales dietética casera.

Una taza de caldo casero dietético, un plato de alcachofas al horno, a la plancha o hervidas, un trozo de pescado blanco a la plancha y una naranja o pera. Una taza de infusión de alcachofas o de diente de león, una tostada de pan integral con una cucharada de mermelada dietética y dos rodajas de piña

Una taza de caldo depurativo, una pechuga de pollo o pavo, una ensalada grande con lechuga, tomates, zanahorias y dos rodajas de piña. Un yogur desnatado y sin azúcares con un puñado de cereales integrales.

Una taza de caldo casero depurativo, un plato grande de verduras al horno, a la plancha o cocidas como zanahorias, alcachofas, calabaza, calabacín, pimientos o cebollas y una macedonia o ensalada de frutas. Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

Aquellas personas diagnosticadas de hígado graso mostrarán dificultades para digerir aquellos alimentos bien elevados en grasas. Precisamente, este tipo de productos deberán reducirse en su consumo. En concreto, los alimentos prohibidos con el hígado graso y que, por lo tanto, han de evitarse son:

  • Alimentos fritos.
  • Alimentos horneados que incluyan quesos o grasas.
  • Productos lácteos.

Los fritos y los lácteos y derivados son algunos de los alimentos prohibidos con el hígado graso. Además, aquellos productos ricos en azúcares naturales aumentan de forma natural los niveles de azúcar en sangre lo que, a su vez, afecta de forma directa al hígado. Estos alimentos, cuyo consumo debe ser más bien moderado, son:

  • Patatas.
  • Sandía.
  • Pasas.
  • Plátano.
  • Pan blanco.
  • Derivados de maíz.
  • Helados.
  • Yogurt de sabores.
  • Chocolate rico en carbohidratos simples.

Finalmente, además de los alimentos prohibidos con el hígado graso, el consumo de alcohol va a repercutir en la acumulación de grasa en las células del hígado. Es por ello por lo que los especialistas recomiendan el consumo nulo de alcohol en aquellos pacientes diagnosticados de forma previa de esta enfermedad. Y es que la acumulación de grasa en este órgano a niveles muy por encima de los normales comenzará a originar cicatrices en los tejidos, algo que puede llegar a originar un daño irreparable en nuestro hígado.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico. Desde 55 €/mes con
Consulta tu cuota

Dr. Rafael León Montañés 10.500 € Dr. Rafael León Montañés 11.250 €

Balón intragástrico en Castellón Dr. Francisco Javier Martín Espinosa 3.900 €

Banda gástrica en Castellón Dr. Francisco Javier Martín Espinosa 10.200 €

Cirugía de la obesidad mórbida (cirugía bariátrica) en Madrid Dr. Marcos Rodríguez Martín 10.980 €

cialis generico españa farmacias

Vitamina E (tocoferol): Una carencia de esta vitamina no es muy frecuente, pero tiene consecuencias devastadoras: temblores, movimientos repentinos de la cabeza, convulsiones, ceguera y hemorragias internas. Sin un tratamiento inmediato es mortal, pero aún con ayuda inmediata las síntomas no desaparecerán, solamente se hacen mas débiles. Si has elegido tener un gato como mascota seguramente quieras saber todo sobre sus cuidados y su higiene pero, ¿sabes cuáles pueden ser las enfermedades que puede tener tu gato?

Tu gato puede enfermaraunque estén vacunados y les cuides muy bien. Pueden contraer enfermedades que deben ser tratadas y es bueno que las conozcas para poder buscar ayuda del veterinario si fuera oportuno. Por eso desde uncomo.com queremos explicarte cuáles son las enfermedades más comunes en los gatos domésticos. Igual que las personas padecemos alergias estacionales, los gatos también pueden padecer diferentes tipos de alergias. Los síntomas pueden ser:

  • Respiratorios: estornudos, tos, mucosidades y dificultades respiratorias.
  • Cutáneos: picor intenso y persistente, lagrimeo de ojos.

Si piensas que tu gato puede estar padeciendo una alergia primero se debe descubrir qué es lo que le ocasiona este trastorno para eliminarlo.

Otra de las enfermedades más comunes en los gatos domésticos es la bronconeumonía, una dolencia que consiste en una inflamación de los bronquios y los alvéolos pulmonares. Se produce por la infección de un virus haciendo que tu gato tenga los ojos llorosos, mucosidad abundante, tos e incluso úlceras en la boca. Aunque tu gato haya sido vacunado igualmente puede contagiarse con el virus de la gripe, otra de las enfermedades comunes de los gatos. Sabrás rápidamente si tu gato tiene la gripe porque verás síntomas como:

  • Ojos lagrimosos
  • Tose y estornuda con frecuencia
  • Percibes que tiene la nariz congestionada y mucosidad

Si crees que tu gato ha sido contagiado con la gripe lo más recomendable es que lo lleves al veterinario para que le trate con antibióticos específicos y aptos para la raza de tu gato. En unComo te damos algunas claves para que sepas cómo tratar el resfriado en los gatos.

Otra de las enfermedades comunes de los gatos domésticos es la conjuntivitis. Al igual que los humanos, los gatos pueden padecer de esta enfermedad en la zona de los ojos que puede resultarle muy molesta en la visión y en su salud. Puedes determinar si tu gato tiene conjuntivitis observando la apariencia de sus ojos: si ves que tiene muchas legañas, que lagrimea en abundancia, que tiene los ojos enrojecidos o los párpados inflamados son síntomas de la conjuntivitis en los gatos.

Las cataratas en los gatos pueden ser congénitas o adquiridas, pero sea cuál sea la causa, verás rápido si tu gato las padece porque verías en el ojo como el interior de la pupila es de color blanco. Igualmente si ves que tu gato empieza a tener movimientos extraños o se choca contra los muebles, llévale al veterinario para que le haga un seguimiento. También puede ser que, a causa las cataratas, tu gato tenga menos visión o, incluso, se le haya desarrollado ceguera. Podrás detectarlo si notas que el animal está desorientado, si se rasca mucho los ojos o si no reaccionan a la luz. En unComo te damos algunos consejos para saber si tu gato es ciego.

Normalmente son los gatos más pequeños los que pueden padecer problemas gastrointestinales a causa de un virus, de parásitos, de una infección bacteriana o porque tu gato ha ingerido alimentos en mal estado. Los síntomas que presentaría tu gato serían: vómitos, diarreas, dolor abdominal, pérdida de apetito, debilidad o apatía. Si tu gato tiene estos síntomas acude a tu veterinario urgentemente porque se puede deshidratar rápido y peligrar su vida.

La otitis es otra de las enfermedades más comunes de los gatos domésticos y es una enfermedad que produce la inflamación del conducto auditivo y es muy doloroso; además, la otitis en los gatos puede tener consecuencias muy graves como la perforación del tímpano. Se puede producir a causa de la presencia de parásitos como ácaros, hongos o bacterias. Si observas que tu gato tiene una secreción marrón por las orejas llévalo inmediatamente al veterinario.

Para poder evitar que tu gato presente alguna de estas enfermedades comunes, es imprescindible que tengas en cuenta los cuidados específicos que necesita tu animal de compañía. Debes extremar la precaución en aspectos básicos de la vida del gato como son su alimentación, el cuidado de su pelaje, la higiene de sus dientes y tener en cuenta que hay estaciones en el año en las que el animal tiene más riesgos de contraer enfermedades, por eso, en unComo te ayudamos a que sepas cómo cuidar a un gato en invierno y en verano.

Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento veterinario ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar. Si deseas leer más artículos parecidos a Cuáles son las enfermedades más comunes en los gatos domésticos, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Mascotas.

  • Las legumbres que se comen crudas como las zanahorias, la lechuga, los tomates, etc., deben de lavarse muy bien. El vinagre en algunos aderezos para ensalada mata muchos tipos de bacterias.
  • No coma alimentos en mal estado, o alimentos con un olor o sabor desagradable. Los organismos nocivos no siempre se pueden detectar por la apariencia, el olor, o el sabor. En caso de duda, tire los alimentos pasados en vez de arriesgarse a enfermarse.
  • El herpes (herpes labial y herpes genital)
  • Paperas
  • Borrelia - una espiroqueta transmitida por garrapatas que causa la enfermedad de Lyme (borreliosis).
  • Tuberculosis - una enfermedad de los pulmones causada por Mycobacterium tuberculosis
  • Criptosporidiosis - enfermedad parasitaria del intestino causada por Cryptosporidium.
  • Blastomicosis - infecciones de la piel y los pulmones.
  • Coccidioidomicosis - puede causar tos, dolor en el pecho, o dificultad para respirar
  • Criptococosis - puede ser transmitida por los excrementos de las palomas
  • Anquilostomiasis
  • Oxiuros
  • Tenia o Solitaria
  • Triquinosis - una enfermedad causada por el consumo de carne mal cocida, que contiene quistes de Trichinella spiralis.

Enfermedades infecciosas y producidas por hongos

Psitacosis (Ornitosis, Fiebre del loro) La psitacosis es una enfermedad muy seria, no solo porque sin tratamiento resulta mortal para los periquitos, sino también porque se contagia a los humanos, y también en este caso, no se debe tomar a la ligera.

Pero no está justificado el pánico que tienen muchos dueños de periquitos a esta enfermedad: en realidad, no es muy frecuente, y sus síntomas acompañan también a otras enfermedades menos graves. Además con el tratamiento correcto (y realizado a tiempo) no tiene que resultar mortal para los periquitos, y en humanos, también tratada a tiempo, la mortalidad está entre el 1 - 5 %, menos que en el caso de una gripe. Aún así, cualquier persona que tenga periquitos debería conocer las síntomas de la enfermedad para poder reconocerla a tiempo si aparece. La psitacosis está causada por Chlamydia psittaci, un microorganismo que se clasifica como bacteria, aunque presenta algunas características más bien propias de los virus. Se transmite por inhalación de polvo contaminado por el agente infeccioso, normalmente procedente de las heces secas del ave. La enfermedad es muy contagiosa entre aves, (afecta a prácticamente todas las especies, no solo a psitácidos), y el riesgo de contagio es algo menor, aunque considerable, entre aves y humanos. Desde el contagio hasta la aparición de la enfermedad pueden pasar varios meses, durante los cuales el periquito infectado excreta a las chlam i dias con sus excrementos. La enfermedad puede permanecer latente durante mucho tiempo, muchas veces se desencadena cuando el periquito pasa por un periodo de estrés u otra enfermedad. También ocurre que crías, con el sistema inmune todavía en desarrollo, sufran la enfermedad, contagiados por sus padres donde la infección permanece latente.

La enfermedad en sí es difícil de reconocer, las síntomas pueden variar, aparecer todas o solo algunos, y no son exclusivos de la psitacosis. Posibles síntomas son: inflamación de los ojos (muchas veces de un ojo solo), respiración forzosa, ruidos al respirar, segregaciones por la nariz, diarrea verdosa y tos. Los periquitos parecen enfermos, permanecen con el plumaje levantado, se muestran apáticos, comen menos y duermen mucho. Si se deja sin tratar la enfermedad lleva a la muerte de la mayoría de los animales infectados en un plazo de dos a diez semanas. En humanos la enfermedad produce síntomas parecidas a gripe: falta de apetito, fiebre, dolores musculares y de cabeza. En personas adultas y previamente sanos normalmente se queda ahí, pero en ancianos, niños pequeños y personas enfermas puede llevar a una especie de neumonía, e incluso a problemas cardiacos y del sistema nerviosos central.

Tanto en aves como en humanos el diagnóstico se hace mediante un análisis de sangre (en humanos) o de las heces (en periquitos). Así también se puede diagnosticar durante las fases latentes. El tratamiento es mediante antibióticos. ¡Es imprescindible acudir a un veterinario ante la sospecha! Intentar tratar la enfermedad por cuenta propia pone en peligro tanto la vida del periquito como la del dueño. Con el antibiótico adecuado (no sirve cualquiera, se suelen utilizar tetraciclinas ) el tratamiento no es muy complicado y normalmente exitoso. Si tienes un periquito infectado hay que tratar TODAS las aves que hayan estado en contacto con el, y también el propio dueño debería acudir al médico para hacerse el análisis.

La aspergillosis es una infección de las vías respiratorias y los sacos aéreos con el hongo Aspergillus fumigatus. No se contagia a los humanos, y el riesgo de contagio entre dos periquitos es muy bajo. El hongo entra en contacto con los periquitos con más frecuencia a través de una mezcla de semillas en mal estado, donde vive dentro de los granos, y el ave, al pelarlos, inhala las esporas. Aquí hay que mencionar que muchos loros más grandes se contagian a través de cacahuetes con cáscara, donde el hongo vive con predilección. ¡Si tienes un loro y le quieres dar cacahuetes, solo pelados! También se encuentra en paredes (moho).

El hongo, una vez que entra en el organismo del periquito, prolifera primero en sus sacos aéreos, y después puede extenderse a otros órganos como el tracto digestivo, incluso a los ojos. Lo peligroso no es el hongo en sí, sino una toxina que produce, la aflatoxina, que tiene efectos devastadores sobre el organismo y sobre todo sobre el sistema nerviosos central. Es más fácil la prevenir que curar: un periquito tiene menos probabilidades de infectarse si su dueño sigue una serie de reglas. Hay que cuidar la alimentación del periquito, dar abundante fruta y verdura (todos los días), poner la jaula en un lugar ventilado (pero sin corrientes), con luz natural, proporcionar la oportunidad de volar libremente por la habitación al periquito. Todos estos factores aumentan las defensas del perico.

Cuando un periquito se infecta se crean una especie de gránulos con el hongo en sus pulmones y sacos aéreos, y después en otros órganos. Además las toxinas del hongo dañan los riñones. La aspergillosis puede ser aguda o crónica. La forma aguda es casi siempre mortal, también con tratamiento. Los periquitos respiran con dificultad, estornudan, bostezan, sufren diarreas, se muestran apáticos y mueren al cabo de pocos días por asfixia o un fallo renal.

La forma crónica se suele descubrir muy tarde, ya que las síntomas no son muy evidentes y no hacen sospechar nada grave. El periquito se cansa rápidamente al volar, necesita unos minutos para recuperarse de cualquier esfuerzo. Bebe más de lo normal, y aunque su comportamiento en principio es normal, duerme un poco más. A veces sufre diarrea, que puede aparecer y desaparecer. Esta fase de la enfermedad puede durar semanas a meses. Después va empeorando progresivamente: hace ruidos al respirar, mueve la cola con el ritmo de la respiración, cambia la voz, las diarreas se hacen más persistentes, el periquito regurgita con frecuencia y se nota decaído. Si sospechas que tu periquito podría sufrir aspergillosis, llévalo a un veterinario especializado en aves cuanto antes. Con un tratamiento adecuado a tiempo la enfermedad se puede parar, aunque raramente curar del todo, y cuanto antes se detecta más años puede vivir el periquito con una calidad de vida aceptable. Sin tratamiento lleva a la muerte inevitablemente en un plazo de algunos meses. El diagnóstico se hace mediante una radiografía y / o un análisis de un frotis traqueal.

es lo mismo cialis que viagra

La cirrosis es causada por enfermedades crónicas del hígado (a largo plazo) que dañan el tejido hepático. Puede tomar muchos años para que el daño del hígado conduzca a la cirrosis. El alcoholismo crónico

El alcoholismo crónico es la causa principal de cirrosis. El consumo excesivo de alcohol puede causar que el hígado se inflame, lo que con el tiempo puede conducir a la cirrosis.

La cantidad de alcohol que causa la cirrosis es diferente para cada persona. La hepatitis viral crónica

La hepatitis C hace que el hígado se inflame, lo que con el tiempo puede conducir a la cirrosis. Aproximadamente una de cada cuatro personas con hepatitis C crónica desarrollan cirrosis. La hepatitis B y la hepatitis crónica D también puede causar cirrosis.

El hígado graso no alcohólico La grasa que se acumula en el hígado y que no es causada por el consumo de alcohol, es el cuadro denominado hígado graso no alcohólico.

Esta enfermedad puede provocar inflamación en el hígado y esto puede conducir a la cirrosis. Las personas con hígado graso no alcohólico a menudo tienen otros problemas de salud como la diabetes, la obesidad, el colesterol alto, enfermedades de la arteria coronaria y malos hábitos alimenticios.

Enfermedad de las vías biliares La enfermedad de la vías biliares evita que la bilis fluya hacia el intestino delgado.

La bilis se acumula en el hígado provocando inflamación de hígado, lo que puede conducir a la cirrosis. Dos enfermedades de la vía biliar son la colangitis esclerosante primaria y cirrosis biliar primaria.

Enfermedades genéticas Algunas enfermedades genéticas pueden conducir a la cirrosis.

Estas enfermedades incluyen la enfermedad de Wilson, hemocromatosis, enfermedad de almacenamiento de glucógeno, alfa-1 antitripsina, y la hepatitis autoinmune. Por lo general hay pocos síntomas durante las primeras etapas de la cirrosis.

En las primeras etapas de la cirrosis, el hígado es capaz de funcionar correctamente a pesar de estar dañado. A medida que la enfermedad progresa, los síntomas tienden a desarrollarse cuando se ven afectadas las funciones del hígado.

Los síntomas de la cirrosis pueden incluir:

  • Cansancio y debilidad
  • Pérdida de apetito
  • Pérdida de peso y pérdida de masa muscular
  • Sensación de mareo (náuseas) y vómitos
  • Sensibilidad o dolor en la zona del hígado
  • Líneas rojas diminutas (capilares sanguíneos) en la piel encima de la cintura
  • Picazón en la piel
  • Coloración amarillenta de la piel y la parte blanca de los ojos (ictericia)
  • Una tendencia a sangrar o tener moretones con facilidad, tales como hemorragias nasales frecuentes o sangrado de las encías
  • Perdida de cabello
  • Fiebre y escalofríos
  • Hinchazón en las piernas, los tobillos y los pies causadas por una acumulación de líquidos (edema)
  • Hinchazón en el abdomen causado por una acumulación de líquido, cuadro conocido como ascitis.

La fase tardía de los síntomas: En las últimas etapas de la cirrosis, es posible que haya vómitos de sangre o presencia de heces negras.

En los estados avanzados de cirrosis hay cambios en la personalidad, problemas de sueño (insomnio), pérdida de memoria, confusión y dificultad para concentrarse. Esto se conoce como encefalopatía hepática, y se produce cuando las toxinas afectan al cerebro ya que el hígado no es capaz de eliminarlas del cuerpo.

Con el tiempo, las toxinas que normalmente serían eliminadas al exterior por un hígado sano puede causar insuficiencia orgánica múltiple, seguida de la muerte. El diagnóstico de cirrosis generalmente se basa en la presencia de un factor de riesgo para cirrosis, como por ejemplo el consumo excesivo de alcohol o la obesidad, y se confirma mediante exámenes físicos, pruebas de sangre e imágenes radiográficas.

El médico preguntará acerca de la historia médica y los síntomas de la persona y realizará un examen físico completo para buscar signos clínicos de la enfermedad. Por ejemplo, en el examen abdominal, el hígado puede sentirse duro o agrandado con signos de ascitis (acumulación de liquido en la cavidad abdominal).

El médico indicará pruebas de sangre que pueden resultar útiles para evaluar el hígado y aumentar la sospecha de cirrosis. Para ver en el hígado signos de aumento de tamaño, flujo sanguíneo reducido o ascitis, el médico puede indicar imagenes médicas, tales como: una tomografía computarizada (TAC), un ultrasonido o ecografía; una resonancia magnética (RM) o una gammagrafía del hígado.

El médico puede observar el hígado directamente introduciendo un laparoscopio en el abdomen. El laparoscopio es un instrumento que tiene una cámara que transmite imágenes a un monitor. El diagnóstico de cirrosis se puede confirmar mediante una biopsia de hígado, pero no siempre resulta necesaria.

Generalmente, la biopsia se realiza si el resultado puede tener un impacto sobre el tratamiento. La biopsia se realiza mediante la introducción de una aguja entre las costillas o en una vena en el cuello.

Se toman precauciones para minimizar las molestias. Se examina una pequeña muestra de tejido hepático con un microscopio para buscar cicatrices u otros signos de cirrosis. A veces, durante la biopsia se encuentra una causa de daño hepático que no es cirrosis.

El tratamiento de la cirrosis depende de la causa y la magnitud del daño en el hígado. Los objetivos del tratamiento son frenar la progresión de tejido cicatricial en el hígado y prevenir o tratar los síntomas y las complicaciones de la cirrosis.

Es posible que tenga que ser hospitalizado si tiene daño severo del hígado. En la cirrosis temprana, puede ser posible minimizar el daño al hígado mediante el tratamiento de la causa subyacente.

Las opciones incluyen: Tratamiento para la dependencia del alcohol

nombre generico cialis mexico

La cirrosis es una condición en la que el hígado se va deteriorando paulatinamente, de tal forma en la que ya no funciona bien y donde se bloquea la circulación de la sangre por medio del hígado y este pierde su capacidad para controlar infecciones, limpiar la sangre, procesar los nutrientes consumidos o incluso las medicinas, regular la coagulación de la sangre y producir la bilis que es la encargada de absorber las grasas, las vitaminas y el colesterol. Un hígado en buen estado se regenera por cuenta propia cuando sus células se dañan, haciendo así que no pierda su capacidad para ayudar a nuestro organismo en diversas funciones, sin embargo cuando se padece de cirrosis el hígado se deteriora y no existe una forma en la que pueda volver a regenerarse por sí mismo, por lo cual las células del hígado se irán dañando cada vez más y más.

En las primeras etapas de la cirrosis por lo general no se presentan síntomas, pero al pasar del tiempo cuando el hígado va dejando de funcionar bien se pueden comenzar a experimentar debilidad en el cuerpo, fatiga, cansancios, pérdida del apetito, vómitos que pueden ir de leves a graves, nauseas, pérdida de masa muscular, pérdida de peso, dolor en el abdomen, inflamación en el área del abdomen, picazones e incluso se pueden ver pequeños vasos sanguíneos en forma de arañitas en la piel. En caso de padecer de cirrosis es importante llevar una dieta muy sana, evitando los maricos, hacer ejercicio regularmente y consultar con el medico sobre los mejores medicamentos para mantener controlado este padecimiento, para que no dañe de forma severa el hígado.

Esta es una enfermedad que se caracteriza por la inflamación en el hígado, las personas que sufren de hepatitis pueden tener episodios donde se les inflame el hígado de repente o pueden presentar una evolución de la enfermedad que se manifieste con una fibrosis, una cirrosis o incluso cáncer en el hígado.
Existen diferentes tipos de hepatitis y cada uno de los tipos tiene diferentes causas, mientras que la hepatitis A y E son causados por lo general por tomar agua o alimentos contaminados, la hepatitis B, C y D por lo general se transmiten por contacto con fluidos corporales infectados, así mismo algunos casos pueden deberse a un mal uso de equipos al momento del nacimiento de un bebe, además de la transmisión por vía genética. La gravedad del padecimiento dependerá de su causa exacta, además de la condición de salud en general en la que se encuentre el paciente.

Los síntomas de la hepatitis por lo general se confunden fácilmente con los síntomas de una gripe, por lo que debes ser muy cuidado a la hora de analizar cada síntoma, entre los síntomas más comunes de este padecimiento se encuentran los episodios fuertes de cansancio, la falta de concentración y el malestar general del cuerpo, fiebres de hasta 39 grados centígrados, dolores en las articulaciones y dolores en los músculos, dolores de cabeza, fobia a la luz o malestar muy fuerte a la hora de estar frente a ella, falta de apetito, vómitos, diarreas e incluso nauseas. No existe un solo tratamiento para la hepatitis, ya que todo dependerá del tipo de hepatitis que se padezca, aunque por lo general para la hepatitis A por lo general se recomienda una dieta balanceada que sea baja en grasas, sin bebidas alcohólicas y sin tabaco.

Para la hepatitis B además de las indicaciones anteriores por lo general se recomiendan medicamentos que tienen el objetivo de mantener controlada la infección que yace en el hígado, mientras que para las personas que padecen de hepatitis C además de una dieta balanceada, ejercicio regular y medicamento que se encargue de controlar las infecciones, se deberán realizar exámenes especialices que determinen que tan deteriorado se encuentra el hígado y sus órganos cercanos para saber cuál será el mejor método a tomar en cuenta para poder mantener a raya este padecimiento. El aumento del tamaño del abdomen por acumulación de líquido o ascitis es síntoma de enfermedades del páncreas, corazón o riñones, pero, sobre todo, de problemas en el hígado debido a alcoholismo, cirrosis o cáncer. Conoce más sobre sus causas y tratamiento.

Aunque pocas veces escuchamos hablar de ella, la ascitis suele presentarse en personas con enfermedades del hígado (hepáticas) debido a infecciones y alcoholismo. Esta condición consiste en la acumulación excesiva de líquido en la cavidad abdominal debido a la obstrucción del flujo sanguíneo local; también puede ocurrir por afecciones crónicas (de larga duración) en otros órganos alojados en el abdomen.

Si bien se presenta rara vez y sin generar consecuencias, en muchos casos la ascitis es reflejo de un padecimiento severo y muy avanzado, por lo que involucra a importante volumen de fluidos que producen síntomas como:

  • Crecimiento (distensión) abdominal.
  • Malestar general.
  • Dificultades respiratorias (los pulmones cuentan con menos espacio para expandirse y recibir aire con normalidad).

Debido a su fuerte vinculación con daño al hígado generado por consumo inmoderado de alcohol durante años, este problema ocurre con frecuencia en personas mayores de 45 años, siendo más común entre hombres, aunque en fechas recientes se ha incrementado entre las mujeres (cada vez son más propensas al consumo de bebidas embriagantes). En pacientes con enfermedades hepáticas, la ascitis se presenta principalmente por hipertensión portal, es decir, por el incremento en la presión sanguínea de la vena porta; otros factores que también intervienen en el problema son retención de sodio y agua por el organismo o alteraciones hormonales, principalmente.

Cabe señalar que la vena porta es un conducto grueso que lleva sangre del intestino delgado hacia bazo, páncreas y vesícula biliar, y concluye su trayecto en el hígado, donde el vital líquido se reparte en pequeños canales o vasos; si esta vía se obstruye o aprisiona, como ocurre en una enfermedad hepática, la presión sanguínea local aumenta en forma considerable. Debido a este sobreesfuerzo, parte del líquido transportado por la sangre se filtra y sale por la superficie del hígado e intestino, lo que provoca acumulación paulatina de fluidos (líquido ascítico) en la cavidad abdominal.

Las enfermedades hepáticas que se relacionan con ascitis incluyen:

  • Cirrosis. El consumo inmoderado de alcohol es la principal causa de esta enfermedad crónica que consiste en la muerte progresiva del tejido hepático normal y su sustitución por cicatrices y tejido fibroso; como consecuencia, el hígado pierde sus capacidades, en tanto la inflamación y destrucción celular obstruye la vena porta y genera hipertensión portal.
  • Hepatitis. Inflamación del hígado a causa de microorganismos infecciosos, como virus de la hepatitis (tipos A, B, C, D y E) y bacterias, además de algunos parásitos. También genera destrucción de tejido hepático e hipertensión en la vena porta.
  • Cáncer de hígado. El surgimiento de tumores malignos en el hígado es más frecuente en hombres que en mujeres y ataca especialmente a personas entre 50 y 60 años de edad. Es común que genere problemas circulatorios en el hígado.
  • Trombosis de la vena porta. Consiste en la obstrucción de las venas del hígado a causa de un trombo o coágulo de sangre. Por lo general, este padecimiento se deriva de cirrosis y hepatitis, aunque también lo ocasionan células cancerígenas arrastradas por el sistema circulatorio desde hígado, páncreas, estómago u ovarios, y por restos de sangrados internos generados por inflamación en vesícula biliar o páncreas. Los coágulos también pueden formarse en la misma vena porta a causa de mala circulación sanguínea.

Otros padecimientos vinculados a la acumulación de líquido en abdomen, no relacionados directamente con problemas en el hígado, son:

  • Pericarditis constrictiva. Inflamación del pericardio (cubierta en forma de saco que recubre al corazón) que genera engrosamiento, cicatrización y endurecimiento del mismo. Como consecuencia, la sangre bombeada disminuye en cantidad y fuerza, facilitando la formación de coágulos en la vena porta.
  • Insuficiencia cardiaca congestiva. Padecimiento caracterizado por la pérdida de capacidad en el bombeo de sangre, misma que se acumula en hígado, tracto gastrointestinal, extremidades y pulmones. También se generan trombos por este motivo.
  • Síndrome nefrótico. Este trastorno en el riñón ocasiona retención de líquidos en el cuerpo (edema) notándose más en párpados y piernas; a medida que el tiempo pasa, puede haber acumulación cerca de pulmones y en abdomen. Se presenta tanto en niños como en adultos.
  • Insuficiencia renal. Consiste en la pérdida de la capacidad del riñón para eliminar residuos y toxinas de la sangre, concentrar orina y conservar sales minerales, por lo que favorece la acumulación de líquidos. Se debe a padecimientos muy diversos, como diabetes (incapacidad del organismo para asimilar azúcares), nefritis por lupus (daño renal ocasionado por las mismas defensas del organismo), hipertensión (presión arterial elevada), enfermedad poliquística del riñón (problema hereditario que agranda a este órgano y limita su función), tumores, cálculos (formación anormal de pequeñas piedras debido a que la orina se encuentra muy concentrada y las sustancias que la conforman se cristalizan), etcétera.
  • Pancreatitis. Inflamación o infección del páncreas (glándula en forma alargada situada detrás del estómago) debido a la acción de distintos microorganismos; este padecimiento también ocasiona trombosis de la vena porta.

Además de relacionarse con severos problemas de salud, la ascitis llega a entorpecer el tratamiento de algunos padecimientos, ya que la detección de líquidos acumulados retrasa en muchas ocasiones la realización de intervenciones quirúrgicas, por ejemplo, aquellas encaminadas a eliminar tumoraciones. Por tanto, todo paciente con problemas hepáticos o enfermedades crónicas como las antes descritas debe mantener constante monitoreo por parte de su médico (hepatólogo o médico internista), a fin de descartar el posible surgimiento o evolución de este síntoma y sus complicaciones.

Aunque es una condición anormal, la ascitis no siempre se puede distinguir, pues en ocasiones el líquido almacenado es relativamente escaso (menos de 2 litros y medio), por tanto, no genera síntomas que motiven la consulta al médico. Sin embargo, la acumulación de líquido ascítico es consecuencia de enfermedades crónicas, casi siempre del hígado, por ello, quien sufre alguno de los padecimientos descritos debe atenderse adecuadamente y mantener comunicación abierta y continua con el especialista que le atiende.

Ahora bien, si la cantidad de líquido acumulado es elevada, puede detectarse con relativa facilidad no sólo por agrandamiento del abdomen y malestar al respirar, sino porque el médico que realiza el diagnóstico mediante ligeros golpes (percute) en la zona, suele escuchar un sonido apagado. En los casos más severos se nota que el abdomen está tenso y el ombligo se aplana o sobresale, además de que los tobillos se hinchan a causa del exceso de líquido. Si la presencia de la enfermedad no está clara, se puede recurrir a una ecografía (ultrasonido diagnóstico o ultrasonografía), sistema automatizado de ondas de sonido que permite obtener imágenes de las estructuras internas del cuerpo humano y sus alteraciones.

Otra alternativa consiste en extraer pequeña muestra del líquido ascítico introduciendo una aguja en la pared abdominal (paracentesis diagnóstica), a fin de analizar su composición en laboratorio y determinar con certeza la causa del problema. Algunos estudios han demostrado que los pacientes con cirrosis que sufren acumulación de líquidos antes de ser sometidos a una intervención quirúrgica en el hígado, tienen un índice de mortalidad de 37% o más, en tanto que en quienes no padecieron ascitis se tiene una tasa de fallecimientos de 14%.

Así pues, la ascitis debe reducirse en la medida de lo posible para evitar complicaciones; la terapia básica para su tratamiento es el reposo total en cama (estar de pie incrementa la acumulación de líquido) y una dieta con poca sal, generalmente combinada con diuréticos, fármacos que ayudan al riñón a eliminar líquidos por la orina. Si el problema dificulta la respiración o la alimentación, el líquido puede extraerse con una aguja (paracentesis terapéutica). A menudo, grandes cantidades de albúmina (principal proteína del plasma sanguíneo) se pierden en el líquido abdominal, por lo que debe administrarse por vía intravenosa. Asimismo, en raras ocasiones se desarrolla una infección en el líquido acumulado sin razón aparente, especialmente en pacientes con cirrosis alcohólica; esta afección se denomina peritonitis bacteriana espontánea y se trata con antibióticos.

La mejor manera de evitar esta y otras complicaciones es a través de la atención adecuada a las enfermedades que afectan al hígado y otros órganos de la cavidad abdominal. Recuerda, el seguimiento médico adecuado permite eliminar la amenaza de una evolución desfavorable de ascitis y, en cambio, puede mejorar notablemente la calidad de vida.

  • Infecciones parasitarias
  • Algunas formas de malignidad como el linfoma de Hodgkin o algunas formas de linfoma no Hodgkin.
  • Embolismo de colesterol (transitoriamente)
  • Alergia a los alimentos
  • Dermatitis herpetiforme
  • Vasculitis
  • Efectos secundarios de medicamentos con receta
  • Las infecciones parasitarias
  • Cirrosis
  • Asma
  • Eczema
  • El linfoma de Hodgkin
  • Linfoma no Hodgkin en adultos

Última actualización junio 2016 *

El hígado es la víscera más voluminosa de nuestro cuerpo, y una de las más importantes en cuanto a la actividad metabólica del organismo, órgano esencial para la vida y tiene por funciones: secretar la bilis, formar el glucógenos, fijar la grasa, convertir las sustancias nitrogenadas en urea, contribuir a la formación y destrucción de los hematíes y neutralizar, fijar o destruir los venenos, toxinas o bacterias. Un virus (de la palabra latina virus, toxina o veneno) es una entidad biológica capaz de autorreplicarse utilizando la maquinaria celular. Es un agente potencialmente patógeno compuesto por una cápside (o cápsida) de proteínas que envuelve al ácido nucleico, que puede ser ADN o ARN.

La hepatitis C es causada por el virus HCV (por su sigla en ingles) o VHC (por su sigla en castellano), causa inflamación hepática, suele ser asintomática, si no es detectada y tratada en forma temprana puede producir fibrosis, cirrosis, e incluso cáncer hepático (hepatocarcinoma)
El virus fue reconocido, recién en el año 1989, antes se denominaba hepatitis no A -no B, hasta que finalmente se la identificó como Hepatitis C y se estudió las características de este virus, que difiere de las otras formas de hepatitis.
Una de las principales características de la Hepatitis C es que en la mayoría de los casos no presenta síntomas visibles, hasta que no está en un período avanzado o bien en su etapa aguda, que muchas veces es confundido con un malestar hepático, dado que los síntomas de su etapa aguda suelen permanecer poco tiempo.
Por esta característica, se considera que en el mundo existen 200.000.000 de infectados y la mayoría no saben que lo están, generalmente su detección es casual (cuando se acude a donar sangre, por ejemplo) o cuando el médico realiza un completo chequeo físico.
La hepatitis C es una enfermedad peligrosa, dado que no presenta síntomas y el virus que se halla presente en la sangre, ataca y deteriora al hígado llegando en algunos casos al cabo de 20 0 30 años a producir cirrosis o cáncer hepático.
No existe en la actualidad una vacuna para la hepatitis C, pero si tratamientos que serán más efectivos atacando al virus, cuanto antes se detecte la infección. La detección se realiza a través de un simple análisis de sangre donde se estudiara si existen anticuerpos para hepatitis C (Anti-HCV), a quienes tienen anticuerpos de hepatitis C este análisis dará positivo, y luego será confirmado por otro estudio de sangre llamado PCR, donde se puede medir también la cantidad de virus en sangre.
El análisis para detectar hepatitis C no es un análisis de rutina, por los que debes pedírselo a tu medico, en muchos países es gratuito, cubierto por las obras sociales, seguridad social o seguro de salud, también es gratuito en los hospitales públicos, realizado en forma particular no es un análisis que tenga un alto costo.

El virus de la hepatitis C se transmite por contacto directo con sangre infectada o hemoderivados, sangre sangre directo, por vía parenteral.
La transmisión sexual es de muy baja incidencia, se daría especialmente en relaciones sexuales de riesgo, en relaciones no seguras es recomendable el uso de preservativos, si bien se ha encontrado virus en otras secreciones no ha sido en las cantidades necesarias para una posible trasmisión.
Es importante exigir la esterilización adecuada para el virus de la hepatitis C (por autoclave, glutaraldehído o similares) cuando se acude al odontólogo, podólogo, manicura y todos aquellos profesionales que utilicen elementos cortantes o invasivos en el cuerpo (tatuajes, piercing, etc.) La Hepatitis C no se transmite por besos, abrazos, sudor, tos, comidas, contacto casual, amamantar o por compartir vasos, cubiertos o platos.

Evita el uso compartido de agujas y jeringas.
No compartas cuchillas de afeitar, cortaúñas, cepillos dentales, ni ningún elemento cortante.
Usa guantes cuando exista riesgo de contacto con sangre.
Usa preservativo ante cualquier contacto sexual no habitual o en conductas sexuales de riesgo.
Protege tus heridas con apósitos o vendas adecuadas.
Usa material estéril y descartable ante cualquier procedimiento en donde pueda haber sangre aunque sea una ínfima cantidad, como en el caso de cuchillas de afeitar en la peluquería, colocación de piercings, en el podólogo, odontólogo, etc. ¿Cuáles son los síntomas?
La mayoría de las personas con hepatitis C no presentan ningún síntoma, sin embargo algunas personas con hepatitis C pueden sentir una sensación similar a la del estado gripal y síntomas como los que se describen a continuación.

para que sirve el farmaco cialis

  • Dieta balanceada
  • Hacer ejercicio
  • Pérder peso
  • Disminuir el consumo de alcohol
  • Controlar los niveles de colesterol

Continuar leyendo: Las personas con los triglicéridos aumentados en sangre deben hacer un cambio en su estilo de vida pero también se debe considerar la toma de medicamentos si el paciente no responde de la manera esperada.

  • Las estatinas ayudan si el paciente además de los triglicéridos tiene niveles de colesterol elevados.
  • Los fibratos son especialmente útiles para bajar los triglicéridos.
  • La ezetimiba es un medicamento que bloquea la absorción del colesterol.
  • Los ácidos grasos omega-3, (suplementos de aceite de pescado) pueden ayudar a reducir sus niveles de triglicéridos

Continuar leyendo:

Su alimentación afecta de manera significativa la utilización de las grasas por el organismo. La obesidad es un factor importante que se relaciona con el aumento de los triglicéridos.

Por esta razón no debe excederse en la cantidad de calorías que se consumen al día ya que las dietas altas en calorías, estimulan la producción de triglicéridos en el hígado. Las dietas con un alto contenido de carbohidratos elevan los niveles de triglicéridos por un aumento de la síntesis de triglicéridos en el hígado.

Conviene en este caso reducir la ingesta de alimentos ricos en carbohidratos simples, como el azúcar (azúcar refinada, bebidas azucaradas, refrescos gaseosos, helados), la fructosa (presente en los jugos de frutas comerciales), además de consumir porciones más pequeñas de pan, arroz, pastas, papa y otros alimentos altos en carbohidratos. Evite el consumo de alimentos elaborados con harinas refinadas

El arroz blanco, el pan y la pasta hechos con harina blanca aumentan los triglicéridos. En su lugar, consuma cantidades moderadas de granos enteros como panes integrales de 7 granos, pasta de trigo integral, arroz integral y otros granos como quinoa, cebada, avena y mijo integrales.

Las grasas de la dieta están constituidas casi exclusivamente por triglicéridos.Para disminuir los triglicéridos, es importante disminuir el aporte total de grasa, preferiblemente en un 25-30%. Grasa Saturada

La grasa saturada eleva los niveles de triglicéridos y colesterol. Todas las grasas animales, con excepción de las procedentes del pescado, son saturadas, por lo que es preferible limitar su consumo.

Elimine la piel del pollo, y consuma carne de res o cerdo muy ocasionalmente, tratando de que se consuman únicamente los cortes magros (constituidos por fibra muscular, sin grasa). Debe disminuir el consumo de productos lácteos ricos en grasa como mantequilla y crema así como los alimentos de origen vegetal con alto grado de grasas saturadas como el aceite de palma y aceite de coco.

Consumir bebidas con alcohol es un fuerte contribuyente a altos niveles de triglicéridos. Incluso una pequeña cantidad de alcohol puede elevar los triglicéridos. Estas bebidas incluyen: cerveza, vino, ron, whisky, vodka y otros licores. El hígado es uno de los órganos más grandes del cuerpo (después de la piel). Es de crucial importancia ya que lleva a cabo una larga lista de tareas de las cuales dependen muchas funciones del cuerpo. Entre estas tareas se encuentra la importante labor de filtrar alrededor de un litro de sangre por minuto (cuando está saludable), el hígado depura hormonas, sustancias químicas, gérmenes, alérgenos, bacterias, medicamentos, toxinas, etc. Hoy veremos algunas hierbas medicinales para el hígado, para cuidarlo y mantenerlo sano.

El hígado también realiza la función de mantener la proporción de glucosa, proteínas, grasas, colesterol, vitaminas y hormonas, además de que ayuda a utilizar los nutrientes de los alimentos, aprovechando y reciclando el hierro, facilitando la asimilación de lo que comemos segregando más de un litro de bilis al día, incluso participa de forma importante en un adecuado y óptimo funcionamiento del sistema inmune. Malas digestiones, gases, dolor de hígado, inflamación del vientre, dolor de cabeza, mareos, depresiones, incapacidad para concentrarse, urticaria, erupciones cutáneas, mal humor, hipoglucemia, mal aliento por las mañanas, asma y necesidad de comer azúcar.

Hay muchas formas de cuidar al hígado, mantenerlo joven y sanarlo de forma natural. Una dieta baja en grasas y productos de procedencia animal, evitar alcohol y procesados, refinados (azucares, harinas, pastas, etc.), así como mantener una vida con buen descanso, bajos niveles de estrés y con ejercicio, son algunas claves para mantenerlo fuerte en todas las etapas de la vida. Sin embargo, además de lo anterior, podemos apoyarnos en la poderosa medicina herbolaria, hay hierbas medicinales para el hígado que no sólo ayuda a sanar y a mantener nuestro hígado saludable, sino que ayudan a estimular la capacidad auto-curativa del cuerpo sin dañarlo ni causarle dependencias o debilitarlo.

Es importante no tomar las infusiones de hierbas medicinales para el hígado con la comidas, ya que obstruyen la absorción del hierro de los alimentos. La hora adecuada para las infusiones es después de media hora de haber comido, en ayunas (cuando es necesario), o antes de acostarse.

  1. Cardo mariano: uno de los mejores remedios para el hígado (conocido como guardián del hígado), puedes beneficiarte de esta hierba en ensaladas (cruda y tierna) o en infusión. Ayuda a sanar hígado y vesícula, desintoxica, protege y reduce inflamaciones del hígado, además de ayudarlo a reparar tejidos dañados y eliminar venenos biológicos. Cuando el hígado no elimina o neutraliza sustancias dañinas el hígado se daña y deteriora. El cardo mariano previene y ayuda al hígado a eliminar estas sustancias además de que lo protege contra sus agresiones, resguarda al hígado de drogas, alcohol, hongos venenosos, sustancias perjudiciales, etc., ayuda a eliminar exceso de hierro que daña el hígado y es un potente antioxidante que lo repara y regenera, además de que protege contra la diabetes, lo desinflama, baja el colesterol nocivo y estimula sus funciones vitales. Toma una dosis de 250mg al día para proteger el hígado y combatir diabetes y otros daños hepáticos.
  2. Diente de León: un fuerte depurador sanguíneo, ideal para descongestionar el hígado, un tónico general para el cuerpo con propiedades antiinflamatorias, laxantes y reparadoras. Es un tónico amargo y vesicular. Consume esta planta en ensaladas frescas o en polvo (mezclado con zumos) o infusión. La dosis varía alrededor de 500 y 2000 mg al día, según la dolencia. Una cura con diente de león es beber 3 tazas al día pero no junto con las comidas sino 30 minutos después de comer.
  3. Alcachofa: tónico amargo con propiedades protectoras y regenerativas del hígado, depura la sangre y ayuda a mejorar las digestiones, combatir urticaria, alergias, acidez, gases, mejorar los mareos y vértigos, fatiga sin saber porqué, hinchazón abdominal, etc., síntomas de un hígado en mal funcionamiento. Previene hepatitis, insuficiencia hepática y problemas como diabetes, excelente para bajar de peso y eliminar colesterol nocivo y a purificar la sangre. Además, posee propiedades que estimulan la producción de bilis y drena la vesícula, por lo que previene y combate la formación de piedras vesiculares. La mejor forma de consumir la alcachofa es comerla en ensaladas, bien limpia y cocinada con un poco de sal. Se debe rascar la carne con los dientes directamente de la hoja. Además, te puedes preparar una infusión con hojas de alcachofa, hirviendo en una taza de agiua 10 hojas de alcachofa. Recuerda no endulzar con nada para mejores resultados. Evita al máximo utilizar cualqueir tipo de azuar, incluso el azucar de dieta, que es muy nocivoa para el hígado. En el mercado ya venden cápsulas de alcachfa las cules también son apropiadas para sanar el higado (consulta las dosis en el empaque).

Las enfermedades cardiovasculares son diferentes padecimientos en las que se incluyen las enfermedades del corazón y las que se relacionan con los vasos sanguíneos. Estas enfermedades son la causa número uno de muertes en el mundo. Por esta razón es de suma importancia conocer cuáles son sus factores de riesgo. La enfermedad coronaria, reumática, congénita, trombosis venosa, arteriopatías y embolias son algunos ejemplos de enfermedades cardiovasculares. Muchas de éstas y otras enfermedades ni siquiera presentan síntomas y su primera manifestación puede llegar a ser un infarto.

Los factores de riesgo más importantes de estas enfermedades son:

  • Presión arterial alta (hipertensión arterial): este es el principal factor de riesgo de tener un paro cardiaco, insuficiencia renal o un accidente cerebrovascular.
    La presión arterial es la fuerza de las paredes de las arterias cuando el corazón bombea la sangre a todo el cuerpo.
    Para saber si se sufre hipertensión se debe consultar a un médico especialista ya que la mayoría de las personas que la sufren no presentan síntomas. En algunos casos se sienten palpitaciones en la cabeza o en el pecho y cuando no hay síntomas pueden pasar años hasta que se den cuenta que la padecen.
    El riesgo de desarrollar este padecimiento es mayor con la ingesta excesiva de sal, sobrepeso, consumo de alcohol y tabaco.
  • Obesidad y Sobrepeso: esto es cuando se acumula grasa excesiva en el cuerpo. Estos trastornos alimentarios son el desequilibro entre la calorías consumidas y las gastadas.
    Si tu Índice de Masa Corporal es igual o mayor a 25, padeces sobrepeso y si es mayor a 30 padeces obesidad. Esta es la fórmula para calcularlo: IMC = kg/m 2
    Con estos trastornos no solo puedes desarrollar enfermedades cardiovasculares sino también diabetes, osteoartritis y otras enfermedades degenerativas.
  • Colesterol: el colesterol es una molécula compuesta de ácidos grasos que se transporta en la sangre, el hígado es el encargado de producir suficiente, pero al consumir productos animales lo aumentamos.
    Si se lleva exceso de grasa en la sangre, se acumula y se pueden tapar las arterias. Esto aumenta la probabilidad de tener enfermedad coronaria y terminar en un infarto agudo al miocardio.
    Esto se puede prevenir con un check up en el que un médico mide los niveles de colesterol y puede evaluar los resultados.
  • Diabetes: la diabetes es una enfermedad en donde el cuerpo tiene alteraciones en cuanto a la producción de insulina, la cual es una hormona que se encarga de convertir la glucosa (azúcar) en energía.
    Ésta se puede diagnosticar mediante un análisis para medir los niveles de glucosa en sangre. El análisis se realiza estando en ayunas desde la noche anterior.
    Si se detecta a tiempo puede controlarse, el médico especialista puede indicar cambio en la alimentación y programas de ejercicios físicos.
  • Tabaquismo: mucha gente sabe que el tabaquismo aumenta el riesgo de cáncer de pulmón, pero pocos saben que aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Se ha demostrado que el fumar acelera la frecuencia cardiaca, contrae las arterias y ocasiona alteraciones en el ritmo cardiaco.
    Las sustancias que contiene el cigarro provocan la acumulación de grasa en las arterias, también afectan la concentración de colesterol, aumentando el riesgo de que se forme un coágulo sanguíneo, que podría causar un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular.
  • Herencia: la herencia también es un factor importante en las enfermedades cardiovasculares, si tus padres o tus hermanos tuvieron un problema cardiaco o circulatorio antes de los 55 años, se tiene un mayor riesgo cardiovascular. Otras herencias como hipertensión, diabetes y obesidad aumentan también el riesgo.
  • Edad: como lo mencionábamos antes, el factor de la edad es de suma importancia ya que las personas de mayor edad tienen mayor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. Con el paso de los años la actividad del corazón tiende a deteriorarse, también puede que el grosor de las paredes del corazón aumenten, las arterias se pueden endurecer y la eficiencia para bombear sangre, disminuye.

Estos son algunos de los factores de riesgo más importantes de enfermedades cardiovasculares que debemos tomar en cuenta ya que estudios de la Organización Mundial de la Salud señalaron que estos padecimientos constituyen la segunda causa de muerte en México, esto quiere decir que el 30% de las muertes son causa de algún problema cardiaco. La cardiopatía isquémica es uno de los principales factores que condicionan más de la mitad de las muertes. Su principal causa es por arteriosclerosis, que es la alteración de las arterias, principalmente endurecimiento, aumento del grosor y se pérdida la elasticidad.

Si se cuentan con más factores de riesgo, mayor será la probabilidad de padecer enfermedades cardiovasculares. Estos factores pueden modificarse o tratarse y otros, desgraciadamente no. Por esta razón en el Hospital San Ángel Inn te invitamos a hacerte un check up periódicamente para descartar todo tipo de padecimientos cardiacos. Contamos con médicos especialistas listos para darte una valoración mediante los estudios que incluyen desde un check up ejecutivo, una química sanguínea, antígenos y perfil de lípidos, hasta radiografía de tórax y un electrocardiograma.

Tabla de Contenido

tomar alcohol con cialis

como se llama el trataiento y donde lo adquirio Hola mi papá tiene eso quiero saber

jorge, hola. pudes decirme que remedio natural cura esta enfermedad, xfavor respondeme.mi correo es… coty.guarda@gmail.com Jorge Ramos Me puedes mandar el tratamiento alemán para la cirroces

Yo perdi a mi padre hace 18 días solo les digo a las personas q tienen esa enfermedad q buscan la cura xq está enfermedad es muy dolorosa para la familia y para el paciente xq cuando hay hemorragia es traumatico q nunca se puede olvidar solo les digo q se cuiden mucho bendiciones para cada uno de las personas q tiene esa enfermedad. Hola. Envíame información al correo eleydacuencas@hotmail.com

I’m pleased that I seen this website, precisely the proper information that I was trying to find! gdaabddfdfef Es posible que la enfermad se manifieste en sangramiento en forma de vomito bucal. Sin presentar otra manifestacion. Esto ocurrio en una sola opartunidad. El consumo de alcohol seso hace a la fecha dos años aproximadsmente.

Tu sangrado bucal es posible que sea una ulcerasangrante de estómago pero también tengas problemas con el hígado. te recomiendo una estetoscopiao y analítica completa mirate el vih y vhc Gracias por la informacion, he salido de muchas dudas.

Grazie x informazioni mi hermano tiene cirrosis lo diagnosticato 1 año tiene 58 años esta trattamento ke posibilidades ha para ke trapianto de higado Grazie x tutto informazioni Oigan yo he bajado de peso.. Ya estoy saliendo adelante.. Ahora duermo bien pero tengo muchas ojeras a que se debe. y me siento mareado.

O fígado é o segundo maior órgão do corpo humano depois da pele. Ele exerce mais de 200 funções em nosso organismo, sendo as principais o auxílio na digestão de alimentos, produção de bile (substância que atua na digestão de gorduras), a síntese de colesterol e a metabolização dos elementos nocivos de alguns alimentos, como bebidas alcoólicas, café e gorduras. NÃO PARE AGORA. TEM MAIS DEPOIS DA PUBLICIDADE;)

A doença hepática pode ser herdada (genética) ou causada por uma variedade de fatores que danificam o fígado, tais como vírus e uso de álcool. A obesidade também está associada com danos no fígado. Com o tempo, os danos ao fígado pode levar à insuficiência hepática, uma condição com risco de vida. Proteja-se contra as hepatites

Para saber mais sobre doenças hepáticas, consulte: NÃO PARE AGORA. TEM MAIS DEPOIS DA PUBLICIDADE;)

NÃO PARE AGORA. TEM MAIS DEPOIS DA PUBLICIDADE;) Sinais e sintomas de doença hepática incluem:

  • Pele e os olhos amarelados (icterícia)
  • Dor abdominal e inchaço
  • Inchaço nas pernas e tornozelos
  • Coceira na pele
  • Urina escura
  • Fezes claras ou esbranquiçadas
  • Fadiga crônica
  • Náuseas ou vômitos
  • Perda de apetite
  • Machucar-se com facilidade.

NÃO PARE AGORA. TEM MAIS DEPOIS DA PUBLICIDADE;)

NÃO PARE AGORA. TEM MAIS DEPOIS DA PUBLICIDADE;) Alguns exames podem ajudar no diagnóstico de doença hepática:

  • Exames de sangue, sendo que um grupo de testes sanguíneos chamados testes de função do fígado pode ser utilizada para diagnosticar a doença de fígado
  • Tomografia computadorizada
  • Ressonância magnética
  • Ultrassonografia
  • Biópsia.

NÃO PARE AGORA. TEM MAIS DEPOIS DA PUBLICIDADE;)

NÃO PARE AGORA. TEM MAIS DEPOIS DA PUBLICIDADE;) Os medicamentos mais usados para o tratamento de uma doença hepática são:

Somente um médico pode dizer qual o medicamento mais indicado para o seu caso, bem como a dosagem correta e a duração do tratamento. Siga sempre à risca as orientações do seu médico e NUNCA se automedique. Não interrompa o uso do medicamento sem consultar um médico antes e, se tomá-lo mais de uma vez ou em quantidades muito maiores do que a prescrita, siga as instruções na bula. NÃO PARE AGORA. TEM MAIS DEPOIS DA PUBLICIDADE;)

NÃO PARE AGORA. TEM MAIS DEPOIS DA PUBLICIDADE;)

  • Beba álcool com moderação
  • Use camisinha
  • Não compartilhe seringas
  • Vacine-se contra as hepatites
  • Não abuse do uso de medicamentos
  • Evite o contato direto com sangue e fluidos corporais de outras pessoas
  • Pratique atividades físicas
  • Mantenha o peso ideal
  • Não fume.

NÃO PARE AGORA. TEM MAIS DEPOIS DA PUBLICIDADE;) NÃO PARE AGORA. TEM MAIS DEPOIS DA PUBLICIDADE;)

O fígado é o segundo maior órgão do corpo humano depois da pele. Ele exerce mais de 200 funções em nosso organismo, sendo as principais o auxílio na digestão de alimentos, produção de bile (substância que atua na digestão de gorduras), a síntese de colesterol e a metabolização dos elementos nocivos de alguns alimentos, como bebidas alcoólicas, café e gorduras. NÃO PARE AGORA. TEM MAIS DEPOIS DA PUBLICIDADE;)

actos por muerte nestor