• Ascitis y edemas: acúmulo de líquido en el abdomen, a veces, en grandes cantidades (ascitis) y/o en las extremidades (edemas). En otras ocasiones, el líquido del abdomen se puede infectar de forma espontánea, dando lugar a la llamada peritonitis bacteriana espontánea.
  • Hemorragias por várices esofágicas y/o gástricas: dilatación de los vasos sanguíneos del esófago (varices esofágicas) y/o del estómago (varices gástricas), que pueden llegar a reventar y producir hemorragias internas. Esto ocurre porque aumenta la presión en la vena porta (es decir, existe hipertensión portal). Estas hemorragias se manifiestan con presencia de sangre en el contenido gástrico o en el vómito (que presentará un aspecto como en posos de café, si es que la hemorragia es más antigua, o con sangre roja, si es reciente) o en las heces, que se tornan negras y brillantes.
  • Encefalopatía hepática: se trata de la acumulación de toxinas en el cerebro, lo que puede provocar cambios en la personalidad, insomnio durante la noche y somnolencia o cambios de humor por el día. Incluso, puede tener lugar una disminución de la conciencia y llevar al coma.
  • Síndrome hepatorrenal: es el desarrollo de fallo en el funcionamiento de los riñones cuando el hígado ya está muy dañado y no funciona correctamente.
  • Cáncer de hígado: las personas con cirrosis pueden desarrollar un tipo de tumor llamado carcinoma hepatocelular, cuya mortalidad es bastante alta, pero puede tratarse.

El tratamiento de la cirrosis se centra, por un lado, en ralentizar el avance de la enfermedad y, por otro, en tratar las patologías que la han causado cuando esto sea posible o las complicaciones cuando aparezcan.

  • Medidas de carácter general para ralentizar la evolución de la cirrosis: el paciente debe abandonar totalmente el consumo de alcohol, de drogas, de algunos medicamentos y de plantas medicinales. Igualmente, se debe prevenir la desnutrición mediante una alimentación equilibrada que, en algunos casos, puede precisar un mayor aporte de proteínas. En caso de que existan estados carenciales de vitaminas, sobre todo las B, C, K y ácido fólico, puede ser necesaria la ingesta de suplementos.
  • Seguimiento estrecho de los síntomas que vaya presentando el paciente, controles analíticos, que variarán en función de las causas y su evolución, y ecográficos, o incluso endoscópicos, para el control de las varices esofágicas -si estuvieran presentes- y prevención del sangrado.
  • Tratamiento farmacológico, que es preciso individualizar para cada paciente y en función de su momento evolutivo. La presentación de complicaciones requerirá la utilización de fármacos o medidas terapéuticas específicas en cada caso.
  • Trasplante hepático: indicado en pacientes en situaciones en las que la función del hígado está muy dañada, existe afectación de la función renal o en algunos casos de carcinoma hepatorrenal. La selección de los candidatos a trasplante hepático requiere un estudio pormenorizado de los distintos factores de riesgo y el estado de salud general del paciente.
  • Asociación Española de Enfermería de Patología Digestiva (AEEPD)
  • Fundación para el Desarrollo de la Enfermería (Fuden). “Guía de cuidados para pacientes con cirrosis hepática y sus familiares”. Grupo de trabajo de la AEEPD. Coordinadora. Eva María Román Abal. Madrid, mayo de 2016.
  • Revista “Farmacia Profesional”. “Cirrosis hepática. Actualización”. Adela-Emilia Gómez Ayala. Doctora en Farmacia. Vol. 26, Núm. 4. PP. 45-51. Julio-Agosto 2012.
  • Clínica Universidad de Navarra (CUN). “Saber más sobre la cirrosis hepática”. Dr. Jorge Quiroga Vila. Especialista Unidad de Hepatología.
  • Hepatitis C Support Project. Hoja informativa “¿Qué es la Cirrosis?”. Autor: Alan Franciscus (Editor Jefe). Abril de 2015.
  • National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Deseases (NIDDK). Institutos Nacionales de la Salud de Estados Unidos (NIH). “Cirrosis”.
  • Atención Primaria en la red. “Complicaciones de la cirrosis hepática”. Fisterra.com
  • Atención Primaria en la red. “Información para pacientes sobre cirrosis hepática”. Fisterra.com

*Esta información en ningún momento sustituye la consulta o diagnóstico de un profesional médico o farmacéutico. Entre otras pautas, la Asociación Española de Enfermería de Patología Digestiva, recomienda los siguientes cuidados a las personas que sufren cirrosis:

  1. Elige comer más a menudo pero menores cantidades.
    Es preferible que hagas cinco o seis comidas a lo largo del día y evites los periodos de ayuno prolongado. También procura realizar una pequeña ingesta antes de ir a dormir. Consulta con tu médico lo que mejor te puede venir en función de tus necesidades.
  2. Come de todo y aumenta la fibra.
    Toma carnes, pescados, legumbres… pero también abundantes frutas, verduras y cereales integrales, cuya fibra te ayudará a evitar el estreñimiento. En cualquier caso, trata siempre de comer despacio y masticar bien los alimentos. Consulta en caso de intolerancia o alergia a algún alimento.
  3. Hidrátate adecuadamente siguiendo las instrucciones de tu médico.
    Aparte de la leche, infusiones, caldos o zumos, bebe agua regularmente. El café y el té debes tomarlos con moderación y, por supuesto, cualquier bebida alcohólica está prohibida.
  4. Regularidad en tus deposiciones.
    Es deseable ir al baño al menos una vez al día, por eso es importante que tu dieta sea rica en fibra y, si es necesario, toma los laxantes que te prescriba tu médico.
  5. Vigila tu orina.
    Controla su olor, aspecto, cantidad y frecuencia, así como tu peso y la hinchazón de tu abdomen y piernas, porque ello te aporta valiosa información sobre el control de tu enfermedad. Si observas cambios consulta con tu médico y si tomas diuréticos, hazlo mejor por la mañana o al mediodía, para que puedas descansar bien por las noches.
  6. Cuida tu piel.
    Ya que la cirrosis puede resecarla y adelgazarla, es conveniente que la hidrates con una crema o loción dos veces al día, después de la ducha de la mañana y antes de acostarte. También, hidratarte adecuadamente te ayudará a mantener tu piel sana.
  7. Controla el picor.
    En ocasiones, la acumulación de bilis provoca una coloración amarillenta en tu piel y puedes notar picor. Por eso, es conveniente elegir colonias no perfumadas, evitar el agua muy caliente, los alimentos irritantes como el café, especias, y mantener las uñas cortas para evitar lesiones por rascado que luego se pueden infectar.
  8. Evita las caídas.
    Pueden descompensar la enfermedad y aumentar el riesgo de ingreso hospitalario. Sobre todo si tienes más de 65 años, estás débil o tomas medicación que pueda causarte somnolencia, conviene que camines con un bastón o andador, evites los tacones y lleves suelas de goma que no resbalen, entre otras precauciones. Mantén tu casa bien iluminada, pon especial atención en el baño y levántate con cuidado.
  9. Practica ejercicio físico.
    Adaptado a tus posibilidades y tolerancia al esfuerzo, ya que el ejercicio es beneficioso en general y también para las personas con enfermedades crónicas, incluida la cirrosis.
  10. No permitas que la cirrosis se convierta en el centro de tu vida.
    Sigue haciendo las cosas que te gustan, solo tienes que adaptarlas a tu nueva situación. Si lo necesitas, pide ayuda a tus amigos y familiares o, si te sientes triste o enfadado, no dudes en buscar consejo profesional.

*Esta información en ningún momento sustituye la consulta o diagnóstico de un profesional médico o farmacéutico.

1. GUIA DE PRÁCTICA CLINICA CIRROSIS HEPÁTICA Autor:- Dr. Víctor Cercado Vásquez 1 2. GUIA DE PRACTICA CLINICA 1. INDICEPág. • Índice… Fisiopatología de la cirrosis

UNIVERSIDAD NACIONAL AUTONOMA DE MEXICO FACULTAD DE ESTUDIOS SUPERIORES IZTACALA H.G.Z. 57 LA QUEBRADA CIRROSIS HEPATICA DR. Martínez FLORES RAMIREZ WILLIAMS MELENDEZ SANCHEZ… 1. Instituto Politécnico Nacional Escuela Superior de Medicina Centro Médico Nacional 20 de Noviembre 8CM19 2014-2015 Cirrosis hepática Ramírez García Sergio Rosas Gonzalez…

SINTOMAS DE LA CIRROSIS HEPÁTICA SINTOMAS DE LA CIRROSIS HEPÁTICA ICTERICIA RETENCIÓN DE SAL Y AGUA SANGRADO HEMORRAGIAS INTERNAS CAMBIOS EN LA CONDUCTA Y CONCIENCIA… CIRROSIS HEPÁTICA I. INTRODUCCIÓN La cirrosis hepática constituye uno de los principales problemas de salud en el mundo, debido a su alta morbilidad y mortalidad. Las…

Cirrosis hepática La cirrosis hepática es la cirrosis que afecta al tejido hepático como consecuencia final de diferentes enfermedades crónicas. Las consecuencias de… 1.  Es una entidad anátomo-clínica expresada por una desorganización difusa de la estructura hepática normal por nódulos regenerativos que…

1.  Es una entidad anátomo-clínica expresada por una desorganización difusa de la estructura hepática normal por nódulos regenerativos que… 1. Cirrosis hepáticaLaura Sofía Garcia Lee R1MIInstituto Mexicano del Seguro SocialHospital General de Zona 2A “Francisco del Paso y Troncoso”…

1. CIRROSIS HEPÁTICA. Victoria Morgado Hernández. 2. SÍNDROME. Conjunto sistematizado de síntomas y signos. Se presentan habitualmente… UDI de Gastroenterología. Tema tratado: Cirrosis Hepática, de etiología nutricional, alcoholica, postnecótica, cardiaca y por colestasis.

1. “AVANCES EN EL TRATAMIENTO DE LA CIRROSIS HEPÁTICA” Anna Emilia Piccolo np:103810 2. DEFINICIÓN:fibrosis progresiva del parénquima hepático,… 1. Cirrosis hepática Maria Emanuela Ferrera Gandolfo NP:100652 2. Índice: • Concepto de cirrosis hepática • Epidemiología • Etiopatogenia…

1. CIRROSIS HEPÁTICA Magister Médica Ana María Silvestre Cátedra de Clínica Médica Facultad de Ciencias Médicas. Universidad Nacional de Córdoba 2. Concepto: La… Fisiopatología, etiología, signos, síntomas, y pruebas de laboratorio para el diagnóstico de Cirrosis hepática.

Cirrosis hepática, Manual de Gastroenterología, Universidad de La Frontera. Temuco, Chile. 1. CIRROSIS HEPÁTICA Interno de PregradoFrancisco Mujica La Guaira, junio 2010 República Bolivariana de Venezuela Ministerio del P.P. para la Educación Superior Universidad…

1.  Es una entidad anátomo-clínica expresada por una desorganización difusa de la estructura hepática normal por nódulos regenerativos que… 1. Una fábricaUna fábrica dañada…dañada… Jaime Vidal Marambio Becado 1º año Hospital Naval Almirante Nef 2. Caso clínico…

Cirrosis hepática Introducción: La cirrosis hepática es una condición ocasionada por ciertas enfermedades crónicas del hígado que provocan la formación de tejido cicatrizal… DESCARGA EL FOLLETO COMPLETO

Los continuos avances en el abordaje de la cirrosis hepática y sus complicaciones, sugieren al facultativo la necesidad de mantener una actualización constante de sus conocimientos para mantener su praxis médica en la última evidencia científica. Este curso está orientado a que el especialista pueda ponerse al día en el manejo del paciente cirrótico, de un modo práctico y adaptado a sus necesidades, a través de la última tecnología educativa. Duración: 2 meses

Período de matrícula: hasta 23/04/2018 Fecha de inicio: 23/04/2018

Fecha de finalizacion: 22/06/2018 Precio: 760 €

Actualízate en el manejo de la cirrosis hepática y mejora el pronóstico de tus pacientes" Aumenta tus conocimientos en las patologías del hígado a través de este programa, donde encontrarás el mejor material didáctico, imágenes en alta definición y casos clínicos reales, y los últimos avances el diagnóstico y tratamento de la cirrosis hepática”

La cirrosis es una enfermedad crónica difusa e irreversible del hígado que representa el estadio final de numerosas enfermedades que afectan al hígado y que es la responsable de cerca de 800.000 muertes al año en todo el mundo. Entre la población española tiene una prevalencia del 1-2% y es más frecuente en varones a partir de los 50 años, con el consumo de alcohol y las hepatitis víricas como responsables del 90% de los casos. Aunque es frecuente que la enfermedad se diagnostique cuando ya está avanzada y eso limite la efectividad del tratamiento, el pronóstico de algunas de las complicaciones de la cirrosis, como es el caso de las varices esofágicas, ha mejorado notablemente en los últimos años: fármacos que reducen la hipertensión portal y avances en las técnicas endoscópicas son algunas de las opciones terapéuticas que han permitido este avance.

Este Curso Universitario en Cirrosis Hepática. Complicaciones y Manejo, está orientado para proporcionar una actualización teórica y práctica interdisciplinar, y de carácter avanzado, incorporando los últimos avances en el manejo de la cirrosis hepática para facilitar a los profesionales de la salud el abordaje diagnóstico y terapéutico del paciente cirrótico y el manejo de las posibles complicaciones. Aprovecha el momento y da el paso para ponerte al día en las últimas novedades en el manejo de la cirrosis hepática”

Este Curso universitario de Cirrosis Hepática. Complicaciones y Manejo, contiene el programa científico más completo y actualizado del mercado. Las características más destacadas del curso son:

  • Desarrollo de casos clínicos presentados por expertos en patología hepática. Los contenidos gráficos, esquemáticos y eminentemente prácticos con los que están concebidos, recogen la información clínica indispensable para el ejercicio profesional.
  • Contiene ejercicios prácticos donde realizar el proceso de autoevaluación para mejorar el aprendizaje.
  • Sistema interactivo de aprendizaje basado en algoritmos para la toma de decisiones en el proceso de diagnóstico y terapéutica de la cirrosis hepática.
  • Todo esto se complementará con lecciones teóricas, preguntas al experto, foros de discusión de temas controvertidos y trabajos de reflexión individual.
  • Disponibilidad de los contenidos desde cualquier dispositivo fijo o portátil con conexión a internet.

Este Curso Universitario puede ser la mejor inversión que puedes hacer en la selección de un programa de actualización por dos motivos: además de poner al día tus conocimientos en el manejo de cirrosis hepática, obtendrás un certificado universitario por la primera institución educativa de España, el CEU” Incluye en su cuadro docente especialistas de reconocido prestigio en el campo de la hepatología, que vierten en esta formación la experiencia de su trabajo en los principales centros médicos del país.

Gracias a su contenido multimedia elaborado con la última tecnología educativa, permitirán al profesional un aprendizaje situado y contextual, es decir, un entorno simulado que proporcionará un aprendizaje inmersivo programado para entrenarse ante situaciones reales. El diseño de este programa está basado en el Aprendizaje Basado en Problemas, mediante el cual el médico deberá tratar de resolver las distintas situaciones de práctica profesional que se le planteen a lo largo del curso. Para ello, el médico contará con la ayuda de un novedoso sistema de vídeo interactivo realizado por reconocidos expertos en el campo de la hepatología y con gran experiencia docente.

cuanto necesito para fincar una casa

procedimiento para fincar responsabilidades

inmobiliaria fincar arriendos bucaramanga

La fibrosis hepática ocurre cuando el tejido cicatricial excesivo se acumula más rápido de lo que se puede descomponer. La infección crónica por virus de hepatitis o el consumo excesivo de alcohol, así como las toxinas u otros factores pueden provocar fibrosis hepática. Sólo en raras ocasiones la fibrosis es el problema principal; suele ser una consecuencia de una enfermedad previa del hígado. En el caso de la fibrosis, el proceso de curación es complejo, pero no imposible. Cuando los hepatocitos (células hepáticas funcionales) se lesionan sistema inmunológico se pone a trabajar para reparar el daño. Durante el proceso de fibrosis, los hepatocitos lesionados fabrican sustancias que se liberan en el hígado. Éstas sustancias provocan la acumulación del tejido cicatrizal.

Los factores de riesgo para el desarrollo de la fibrosis hepática son los siguientes:

  • La infección crónica por los virus de la Hepatitis B o la Hepatitis C.
  • El género (fibrosis se produce más rápidamente en los varones que en las mujeres)
  • La edad (los mayores de 50 años tienen más riesgo)
  • El sistema inmune comprometido, debido a la coinfección con el VIH o el uso de fármacos inmunosupresores después de un trasplante de hígado.
  • El consumo excesivo de alcohol
  • El hígado graso (esteatosis)
  • La resistencia a la insulina, como resultado de la cual se necesitan niveles más altos de insulina para que pueda tener su efecto.

En las primeras etapas de la fibrosis hepática, algunas personas no experimentan síntomas debido a que el hígado funciona relativamente bien. En este caso la persona puede vivir una vida normal, a veces muy activa, durante décadas, e incluso sin saber que tiene una enfermedad hepática. Con el tiempo la fibrosis puede alterar las funciones metabólicas del hígado y puede conducir a la cirrosis, una condición en la que las cicatrices en el hígado pasan a ser graves. Esto puede restringir el flujo de sangre, y afectar a la capacidad de funcionamiento del órgano.

Un hígado sano es suave y esponjoso; pero un hígado en el que se ha desarrollado fibrosis es más firme, y si la condición progresa a cirrosis, el hígado puede llegar a estar duro. La fibrosis temprana puede ser difícil de diagnosticar debido a que a menudo es asintomática. Si una prueba de sangre da indicios de que podría haber fibrosis, por lo general, se llevará a cabo una biopsia del hígado. La biopsia requiere una aguja para extraer una pequeña muestra de tejido hepático para que los médicos puedan evaluar la extensión del daño hepático y establecer el grado de fibrosis.

Actualmente, y de forma más habitual, se realizan pruebas de “elastografía hepática” mediante el Fibroscan®. La elastografía puede medir la elasticidad -el endurecimiento normal o anormal del tejido hepático-, evitando a los pacientes la necesidad de una biopsia. La prueba permite a los médicos iniciar el tratamiento de la fibrosis antes de que progrese y cause daños irreversibles. Se utilizan diferenten formas de describir el grado de fibrosis. Una clasificación común es la escala 0-4:

  • Estadio 0: No hay fibrosis.
  • Estadio 1: Hay fibrosis leve.
  • Estadio 2: La fibrosis se amplía a áreas cercanas a la vena porta (la que lleva la comida del intestino al hígado).
  • Estadio 3: La fibrosis se extiende hacia fuera de las áreas de la vena porta. En esta etapa se localizan muchos puentes de fibrosis que enlazan la vena porta con las áreas centrales del hígado.
  • Estadio 4: La fibrosis ha evolucionado a cirrosis.

El grado de fibrosis también se puede evaluar en los siguientes grados: ninguno, mínimo, leve, moderado o grave.

La biopsia se considera el “estándar de oro” para determinar la extensión de la enfermedad hepática, pero existen varios puntos de interés con respecto a este procedimiento que se deben considerar. La biopsia hepática no siempre es exacta, y se trata de un procedimiento invasivo y no exento de posibles complicaciones, como sangrado e infección. Algunos pacientes pacientes sometidos a esta prueba tienen dolor que requiere medicación. Las complicaciones raras incluyen la punción de otro órgano, la infección y la hemorragia. Si se eliminan las causas que la han provocado (virus, alcohol, etc) el hígado tiene una sorprendente capacidad para regenerarse a sí mismo, de manera que esta condición puede ser detenida antes de que evolucione hacia la cirrosis, e incluso puede hacerse retroceder hasta que el hígado recupera su morfología normal.

Después de las enfermedades cardíacas y el cáncer, la cirrosis es la tercera causa más común de muerte en personas de 45-65 años. La cirrosis es un término general para la enfermedad hepática en fase terminal, que puede tener muchas causas, y que altera el tejido normal del hígado.

La cirrosis no tiene cura, pero la eliminación de la causa subyacente puede retardar la enfermedad. La cirrosis puede ser causada por una serie de condiciones, incluyendo la inflamación de larga data, venenos, infecciones, y enfermedades del corazón.

El alcoholismo más a menudo causa la enfermedad, seguido de la hepatitis, por lo general una infección víral del hígado. Sin embargo, el 30-50% de los casos de cirrosis, no se puede encontrar la causa.

La cirrosis alcohólica: el alcohol puede envenenar todas las células vivas y hacer que las células del hígado se inflamen y mueran. Su muerte lleva a su cuerpo a formar tejido cicatrizal alrededor de las venas de su hígado. Las células hepáticas curativas (nódulos) también forman y presionan las venas hepáticas.

Este proceso de cicatrización se produce en el 10-20% de los alcohólicos y es la forma más común de cirrosis. El proceso depende de la cantidad de alcohol que se consume y durante cuánto tiempo. Algunas familias pueden tener más riesgo de este tipo de cirrosis que otros.

Cirrosis postnecrótica: hepatitis, una infección viral del hígado por lo general provoca esta enfermedad, a pesar de que sustancias venenosas también la pueden causar. Dos tipos de hepatitis, hepatitis B o hepatitis C, causan 25-75% de estos casos. Grandes áreas de tejido cicatricial se mezclan con grandes áreas de nódulos de curación.

Cirrosis biliar: cuando los pequeños tubos que ayudan a digerir los alimentos se bloquean, su cuerpo por error se ataca a sí mismo y reacciona contra estos tubos biliares. Los cálculos biliares a menudo bloquean los tubos y causan este tipo de cirrosis. La enfermedad generalmente afecta a las mujeres de 35-60 años.

Cirrosis cardiaca: el corazón es una bomba que impulsa la sangre por todo el cuerpo. Cuando el corazón no bombea bien, la sangre “retrocede” en el hígado. Esta congestión provoca daños en el hígado. Puede llegar a estar hinchado y ser doloroso. Más tarde se vuelve duro y menos doloroso.

La causa de la insuficiencia cardíaca puede ser de problemas en las válvulas del corazón, el tabaquismo o la infección del músculo del corazón o del saco que rodea el corazón. El médico puede preguntar sobre el abuso del alcohol, la hepatitis, las exposiciones tóxicas, transfusiones de sangre, o el abuso de drogas intravenosas.

Se puede experimentar alguno o varios de estos sintomas: náuseas, pérdida o aumento de peso, sobrecarga de líquidos, sensación de debilidad, cansancio y la pérdida de deseo sexual. La piel y ojos pueden ponerse amarillos (una condición llamada ictericia).

Es posible sufrir fiebre, hinchazón o dolor abdominal, dificultad para respirar, vómitos, diarrea, sangrado de las encías o la nariz, sangre en el vómito o las heces, y períodos menstruales anormales (en las mujeres) Otros síntomas incluyen la pérdida de masa muscular, hinchazón de los tobillos, confusión (encefalopatía hepática), y las hemorroides.

Los hombres pueden notar agrandamiento de los senos (ginecomastia), inflamación del escroto o testículos pequeños. El médico puede sospechar cirrosis si el paciente tiene un historial de abuso de alcohol, uso de drogas intravenosas, o la hepatitis, o si tiene sangrado, ictericia, ascitis (agua que se acumula en el abdomen), o cualquier trastorno cerebral.

Puede ser diagnosticado con cirrosis después de las complicaciones. Por lo general, el médico puede hacer un diagnóstico basado en la historia clínica y examen físico por sí solo. Tomar una biopsia ( tomar un pequeño tejido del hígado y estudiarlo bajo un microscopio) sigue siendo el único diagnóstico que puede ser 100% seguro.

significado fincar

Sala 3 Marca de tu verdad a la superficie. Su verdad interior se revela sutilmente, en un lenguaje que es profunda, suave y tímida. Con el fin de escuchar y apreciar su mensaje, tienes que pasar el tiempo de conexión al mismo. Para mí, esto significa tomar un paseo, escribir en mi diario o tener una salvaje fiesta de baile en solitario de mi música favorita en mi dormitorio. Para usted que podría significar la oración, la meditación, caminatas, tomar un baño, la reproducción de música o la lectura de textos sagrados. Ley 4 como un perro. ¿Alguna vez has visto a un perro "agradable falso" a alguien que no le gustaba? No. Cuando un perro no le gusta alguien, gruñe, ladra, evita esa persona. No estoy diciendo que a ladrar, morder o salir de su manera de ser un idiota para la gente que no le gusta, pero estoy diciendo que-como regla general-la mayoría de nosotros poner demasiada energía en ser demasiado amable para personas que prefieren tener nada que ver con. Usted no tiene que gustar a todo el mundo. No todo el mundo tiene a gustarme. Está bien ser indiferente, distante y contenida cuando en presencia de la gente que no le gusta.

5 Antes de hablar, pregúntese: "¿Es lo que voy a decir la verdad? ¿Podría reformular mis palabras de una manera que refleje mejor mi verdad esencial?" Use palabras cuidadosamente, porque las cosas que dices tienen un poder tremendo. 6 Siéntelo en su intestino. La verdad más a menudo se irradia desde algún lugar que no sea su mente. La mente puede girar y girar, complicar y diluir, mientras que el intestino simplemente responde. Esta es la forma más pura de la verdad. Cuando usted consigue una corazonada o un fuerte instinto, preste atención!

7 Rodéese de buscadores de la verdad, dicen la verdad y verdad hígados. Cuanto más esté cerca de personas sinceras, más usted será capaz de decir la verdad a ti mismo. Mientras que usted no puede estar alrededor de 100 personas-por ciento veraz, el 100 por ciento de las veces, es importante buscar conscientemente otros que valoran la verdad en sus vidas. 8 Tenga cuidado con los enemigos. Algunas personas no les gustará tu verdad. Serán molesto, enojado, a la defensiva, amenazada y asustada. No es necesario discutir o pelear estas personas, pero sí es necesario prestar atención. Cuando ves que alguien está tratando de aplastar a su verdad, debe prestar especial atención a que queda fuerte, tranquilo y centrado.

  • Permita que su verdad para tener compasión. Vivir su verdad no significa estar siempre discutiendo con las personas que están en desacuerdo o reclutar a otros a su sistema de creencias. Recuerde que su verdad no es la verdad.
  • Tenga en cuenta que su verdad puede cambiar a medida que aprende y crece con nuevas experiencias de vida. Esto está bien. Verdad esencial no se trata de leyes férreas, sino de vivir plenamente y honestamente en cada momento. Somos seres dinámicos y que sólo tiene sentido que nuestras verdades serán dinámicas también.
  • Eres hermosa. Esto es cierto.

El hígado es el órgano interno más grande del cuerpo. Produce proteínas, almacena vitaminas y minerales, que hace que la bilis necesaria para la digestión y hace mucho más. Cuando se produce la enfermedad hepática el hígado ya no es capaz de funcionar correctamente. Hay varios tipos de enfermedades hepáticas como la hepatitis, la cirrosis y el cáncer. De hecho, hay cerca de 100 diferentes tipos de enfermedad hepática. Cuando una persona sufre un daño hepático irreversible la única opción es el trasplante de hígado. Vivir con la enfermedad de hígado puede ser una batalla cuesta arriba. A continuación se presentan algunas estrategias que le ayudarán a sobrellevar la situación.

1 Para ser informado. Si usted ha sido diagnosticado con una enfermedad hepática aprender todo lo que pueda acerca de su condición. Consulte con su médico y discutir todas las opciones de tratamiento disponibles. La comprensión de su condición es el primer paso para vivir con ella. 2 Cuida tu alimentación. Las personas que sufren de enfermedades hepáticas necesitan una dieta especial con el fin de optimizar el funcionamiento del hígado y mantener el hígado del trabajo duro. Esto es importante ya que el hígado ayuda a metabolizar toda la comida que se ingiere. Su médico puede sugerirle una dieta especial y proporcionar directrices dietéticas. Coma porciones pequeñas y no comer nada al menos dos horas antes de la hora de acostarse. Evite los alimentos fritos y picantes. Evite el alcohol por completo.

3 Fuera de la caja y considerar opciones alternativas, así como el tratamiento convencional. Las hierbas tales como la leche de cardo, achicoria y diente de león puede ayudar a la regeneración de las células hepáticas. Consulte con su médico y póngase en contacto con un practicante de herbolario o homeopático calificado para aprender más acerca de estas hierbas y sus posibles beneficios. 4 Deje que los amigos y miembros de la familia ayudan a sobrellevar su enfermedad. Ellos quieren ayudarle en todo lo que puedan. Ellos pueden ofrecer apoyo emocional cuando más lo necesitas. También ayuda a unirse a un grupo de apoyo. Nadie entiende lo que está pasando mejor que otra persona que está tratando con la misma condición. Al unirse a un grupo de apoyo que puede ofrecer apoyo, así como recibirla. Es más fácil hacer frente cuando no los haga solo. Hay fuerza y ​​apoyo en los números.

Los niveles de enzimas hepáticas a menudo realizarse como parte de un análisis de sangre de rutina. Enzimas hepáticas elevadas no siempre indican enfermedad o lesión hepática. En los casos en que las enzimas hepáticas elevadas pueden ser indicativos de enfermedad hepática, su médico probablemente ordenará exámenes adicionales. En muchos casos, un análisis de sangre que indica las enzimas hepáticas es la primera indicación de una persona sufre una enfermedad hepática. Muchos medicamentos, incluyendo los medicamentos, de venta libre y productos a base de hierbas, pueden causar aumento de las enzimas hepáticas. Si un análisis de sangre revela enzimas hepáticas altas y usted está en la medicación, el médico puede hacer que usted tome la prueba nuevamente sin tomar el medicamento.

Trastornos como la hepatitis autoinmune, cirrosis billary primaria y colangitis esclerosante primaria pueden causar elevación de enzimas hepáticas. Trastornos que afectan las vías biliares también pueden causar la afección. Un efecto de varias enfermedades hepáticas metabólicas, incluyendo la hemocromatosis, se eleva las enzimas hepáticas.

Los diabéticos frecuentemente han enzimas hepáticas elevadas como resultado de la enfermedad. El consumo excesivo de alcohol puede causar elevación de enzimas hepáticas. De hecho, la enfermedad hepática grave riesgo para la salud asociado con el alcoholismo o el consumo excesivo de alcohol.

Las personas con cálculos biliares a menudo tienen elevados de enzimas hepáticas. Los tumores en el hígado, los conductos biliares y el páncreas pueden causar elevación de enzimas hepáticas.

La tiña es una infección por hongos que ataca la capa externa de la piel y las uñas, provocando una erupción circular roja protuberante que puede extenderse a otras áreas del cuerpo. La tiña se puede transmitir a través del contacto y se propaga fácilmente de una persona o animal a otro. Es imprescindible para detener un brote de tiña tan pronto como se detecte. 1 Trate el área infectada inmediatamente. Si usted o un miembro de la familia tiene una erupción que se asemeja a la tiña, usted debe comprar medicamentos tópicos para tratar las infecciones fúngicas. Si el medicamento de venta libre no funciona, entonces consulte a su médico para verificar que la condición es la tiña y para recibir posible medicación oral.

Contacto 2 Límite con la gente. La tiña se transmite por contacto de la persona infectada o un objeto a otro. Si usted tiene tiña, limitar su contacto con la gente hasta que se curó. Si alguien en su hogar u oficina tiene tiña, limite el contacto con ellos y todos los objetos que utilizan. Una vez que el hongo se disemina a otra persona, es probable que se traslade de nuevo. 3 Limpie las superficies. El hongo de la tiña se puede encontrar en muchas zonas cálidas húmedas incluyendo vestuarios y duchas comunes. (Esta es una de las principales causas del pie de atleta). Use un trapeador o lavar el paño y limpie todas las superficies con una solución limpiadora antibacteriana y antifúngica.

4 Use calcetines limpios. La tiña se puede atacar a los pies y las uñas de los pies, causando una infección que es difícil de tratar el uso de medicamentos aplicados. Calcetines usados ​​durante una sesión de ejercicios que son sudoroso y la izquierda en un suelo del vestuario o un banco puede recoger el hongo fácilmente y difundirlo. Después de hacer ejercicio, cambiar a un nuevo par de calcetines. 5 Use sandalias en los vestuarios y duchas. Si usted puede mantener sus pies descalzos en el suelo, se pone de pie un riesgo mucho menor de contraer la infección por hongos y transmitirla a los demás. Las sandalias de sí mismos pueden convertirse en un paraíso para los hongos si se deja en oscuras, lugares cálidos húmedos, por lo que limpiar su calzado con regularidad.

De acuerdo con la Biblioteca Nacional de Medicina, el edema es más probable que ocurra en las piernas, tobillos o pies. La piel puede ser brillante, estirado e hinchados, según informa la Clínica Mayo. Los médicos pueden tener los pacientes edema usan medias de compresión para prevenir la acumulación de líquido en los tejidos. Las medias de compresión funcionan bien para mantener la presión sobre las piernas del paciente y minimizar los efectos del edema.

Los médicos pueden prescribir medicamentos diuréticos para pacientes edema a la fuerza a los riñones a excretar más agua y reducir la retención de líquidos. Los pacientes pueden experimentar una mejoría del edema si restringen su ingesta dietética de sal siguiendo las indicaciones de un médico. Las personas pueden desarrollar edema si permanecen en la misma posición o estar sentado por un período prolongado de tiempo, comer cantidades excesivas de alimentos salados y si están embarazadas.

El edema es un síntoma de varias enfermedades graves, como la enfermedad renal, cirrosis hepática e insuficiencia cardíaca congestiva. Los pacientes con edema deben ver a un médico tan pronto como sea posible. La hepatitis B crónica es una infección grave del hígado que es causada por el contacto con un virus conocido como el VHB. El virus se contrae normalmente a través del contacto con fluidos corporales de una persona infectada de la actividad sexual o el uso de la misma aguja durante el uso de drogas intravenosas. Puede resultar en daño hepático grave, como el cáncer, cirrosis e insuficiencia hepática. Los síntomas incluyen náuseas y vómitos, dolor abdominal, orina oscura, fatiga y una coloración amarillenta de la piel y la esclerótica de los ojos llamada ictericia. Las opciones de tratamiento son limitadas, pero pueden ser eficaces.

1 Contactar con un profesional médico de inmediato de que usted cree que puede haber sido infectado. Una inyección con inmunoglobulina de hepatitis B dentro de 24 horas a menudo puede prevenir la enfermedad. También debe iniciar una serie de tres inyecciones de vacunación contra la hepatitis B, según la Clínica Mayo. 2 Comenzar la terapia con medicamentos si se diagnostica la hepatitis B. Medicamentos disponibles incluyen interferón, que puede estimular el sistema inmunológico de su cuerpo contra el VHB; La telbivudina, que puede detener la replicación del VHB en sus células; El entecavir, que es un medicamento antivírico que se toma en forma de píldora; La lamivudina, que funciona de manera similar telbivudina, pero no es tan fuerte; y adefovir dipivoxil, que también puede prevenir la replicación del VHB en células, de acuerdo con la Clínica Mayo.

3 Hable con su médico acerca de los factores pertinentes que indican que el fármaco debe ser administrado y por cuánto tiempo, incluyendo su género y cuánto tiempo usted ha sido infectado. El objetivo inicial del tratamiento farmacológico es reducir la carga viral y la fuerza del sistema inmune, y entecavir se prescribe a menudo para este propósito, de acuerdo con la hepatitis B Abogado. 4 Someterse a un trasplante de hígado si el medicamento resulta ineficaz. Si bien las mejoras en la tecnología médica han hecho trasplantes de hígado más éxito, todavía hay una enorme escasez de hígados disponibles para satisfacer la demanda, según la Clínica Mayo.

La estadificación permite a los médicos para clasificar el grado en que un cáncer ha hecho metástasis o propagación, desarrollan un pronóstico y establecer las opciones de tratamiento más eficaces. El sistema TNM utiliza tres piezas clave de información: T describe el número y tamaño de los tumores primarios, N describe el grado de diseminación a los ganglios linfáticos cercanos y M indica si el cáncer ha hecho metástasis en los órganos. Una serie de números y letras colocadas después de la T, N y M proporcionan más detalles sobre el número, el tamaño y la metástasis de los tumores.

Etapa IIIA: T3, N0, M0: O bien hay varios tumores, y al menos uno es mayor que 5 cm de diámetro; o un tumor está creciendo en una rama de los principales vasos sanguíneos del hígado. Etapa IIIB: T4, N0, M0: Un tumor está creciendo en un órgano cercano; o un tumor ha crecido hacia la capa exterior del hígado.

Estadio IIIC: T, N, M1: el cáncer ha invadido los ganglios linfáticos cercanos. El hígado es un órgano vital para mantener el cuerpo sano. Cuando el hígado comienza a deteriorarse, que pasa por varias etapas.

Esperanza de vida & La cirrosis en etapa terminal. Etapa Terminal cirrosis hepática se produce cuando hay tan poco tejido hepático sano dejado que el órgano. La esperanza de vida de un paciente con enfermedad hepática en fase terminal es sombrío, de semanas a algunos meses. Un trasplante de hígado puede.

Etapas de la cirrosis hepática. La cirrosis hepática Curas. ¿Cómo deshacerse del alcohol en su cuerpo. Remedio casero para la Cirrosis. El hígado es un importante órgano de filtración en el cuerpo. Sin el hígado, las toxinas se acumulan en el cuerpo, y la muerte.

cuanto sale fincar un cuarto


fincar dicionario

1. Síntomas: generalmente ausentes. Puede presentarse cansancio, debilidad, malestar general o sensación de incomodidad en el cuadrante superior derecho del abdomen. La enfermedad se diagnostica con frecuencia de forma accidental al realizar una ecografía prescrita por otras causas, o después de identificar una elevación de enzimas hepáticas en el plasma. 2. Signos: obesidad, epatomegalia ( AST).

2) Rasgos de esteatosis hepática en ecografía en personas que no abusan de alcohol (ingesta × En el momento del diagnóstico, aproximadamente el 40% de los pacientes no presentan síntomas, ya que la mayor parte de los síntomas asociados al cáncer de hígado no ocurren hasta que la enfermedad es avanzada.

Los síntomas son inespecíficos y están fundamentalmente relacionados con la enfermedad crónica hepática si se desarrollan en este contexto. En los pacientes con cirrosis hepática que sin una causa aparente desarrollan ascitis, encefalopatía hepática, sangrado por varices esofágicas o fiebre de origen desconocido debe investigarse la presencia de CHC. La ictericia puede deberse a la compresión de la vía biliar o debido a la infiltración tumoral difusa del hígado, aunque principalmente se deberá a la enfermedad crónica hepática de base.

Raramente, los tumores pueden romperse dentro de la cavidad peritoneal causando hemorragia intraperitoneal y peritonitis. En tumores grandes bien vascularizados puede auscultarse un murmullo vascular en la zona del hígado en un 25% de los pacientes. Raramente, la trombosis de la vena hepática o de la vena cava inferior serán una manifestación inicial del CHC.

En la siguiente tabla se muestran los síntomas más comunes asociados al cáncer de hígado. Hay que resaltar que algunos de ellos pueden o no darse con frecuencia en función del tipo y, sobre todo, de la extensión del tumor. Por ello es recomendable asistir al médico de atención primaria ante la aparición de algunos de estos síntomas, especialmente si se prolongan en el tiempo, para poder realizar un diagnostico precoz y proporcionar el tratamiento más adecuado.

  • Dolores abdominales
  • Sensación de presión o plenitud en la parte superior del abdomen.
  • Pérdida de peso.
  • Ictericia: Coloración amarillenta en la piel, conjuntiva de los ojos, y membranas mucosas;
  • Murmullo vascular: Ruido anormal que se ausculta como resultado del flujo turbulento en un vaso sanguíneo reducido.
  • Ascitis
  • Sangrado esofágico
  • Fiebre de origen desconocido

El principal factor de riesgo para el desarrollo del cáncer de hígado es la cirrosis hepática. Por lo tanto, cualquier enfermedad que pueda dar lugar a cirrosis hepática debe considerarse un factor de riesgo para el CHC. Los principales factores de riesgo conocidos están bien definidos e incluyen, hepatitis crónicas víricas, tóxicos, enfermedades metabólicas del hígado, enfermedades hepáticas inmunitarias y enfermedades metabólicas hereditarias.

La presencia de más de un factor de riesgo aumenta significativamente el riesgo de desarrollar cáncer de hígado. El desarrollo del CHC requiere aproximadamente 10 años a partir del diagnóstico de cirrosis y aproximadamente 30 años desde la exposición al virus de la hepatitis C. La secuencia temporal para los otros factores de riesgo no ha sido definida pero un tiempo de evolución parecido puede ser aplicable a la enfermedad crónica secundaria a la ingesta de alcohol.

El screening, cribado o diagnóstico precoz es un conjunto de actividades que pretenden detectar la enfermedad en sujetos sanos antes de que se manifieste clínicamente y poder adoptar el tratamiento adecuado precozmente, y así modificar la historia natural de la enfermedad y reducir la mortalidad. Más del 80% de los pacientes afectados de cáncer de hígado presentan una cirrosis hepática subyacente y en la actualidad el hecho de que se desarrolle CHC supone la principal causa de muerte en pacientes afectos de cirrosis.

Teniendo en cuenta que la única posibilidad de aplicar tratamientos con intención curativa es diagnosticando la enfermedad en una fase inicial asintomática deben considerarse candidatos para pruebas de diagnóstico precoz a todos los sujetos con cirrosis, que podrían recibir un tratamiento en el caso de ser diagnosticados de CHC. Está demostrado a través de diferentes estudios que el diagnóstico precoz es eficaz y puede llegar a reducir la mortalidad un 37%.

La prueba médica recomendada para la realización de un cribado es la ecografía abdominal, una prueba no invasiva, aceptada por la población, con un sensibilidad del 60-80% y una especificidad superior al 90% para la detección precoz del CHC. La ecografía abdominal debe ser realizada siempre por personal experto.

Se recomienda realizar cribado cada 6 meses. A aquellos pacientes de los que se sospecha que han desarrollado un cáncer de hígado, se le practicaran pruebas diagnósticas con los siguientes objetivos:

  • Confirmación del diagnóstico,
  • Determinación de la extensión de la enfermedad
  • Determinación de la reserva funcional hepática
  • Determinación de factores biológicos que afecten al pronóstico

Para realizar el diagnóstico, en primer lugar se lleva a cabo una exploración física del paciente, observando el cuerpo del mismo, la piel y los ojos en búsqueda de síntomas de ictericia y una palpación abdominal para comprobar si existen cambios en el tamaño del páncreas, el hígado o la vesícula biliar. Ante la sospecha de un problema con el hígado se solicita la realización de analíticas de sangre, heces y orina. También pueden ir acompañados de pruebas de diagnóstico por imagen (TAC), biopsia, o una resonancia magnética.

Para un diagnóstico completo del tipo de cáncer de hígado, así como para el seguimiento durante los tratamientos, se llevan a cabo pruebas adicionales que se describen a continuación. Las técnicas de imagen son la piedra angular en el diagnóstico del CHC.

Los cambios arquitecturales del hígado cirrótico, de todas formas, hacen difícil el diagnóstico, y los nódulos regenerativos son difíciles de distinguir de los nódulos neoplásicos. Existen las siguientes pruebas de imagen:

  • Ecografía con contraste,
  • Tomografía computerizada (TC) trifásica
  • Resonancia magnética (RM) trifásica.


El seguimiento para el estudio del nódulo hepático detectado mediante ecografía abdominal se recomienda hacer de esta manera:

Los nódulos menores de 1 cm detectados mediante ecografía de cribado deben seguirse mediante una ecografía cada 3 a 6 meses. Si tras 2 años no se detecta crecimiento, se debe volver al cribado habitual cada Los nódulos mayores o iguales a 1 cm detectados mediante ecografía en sujetos cirróticos pueden diagnosticarse de CHC sin necesidad de obtener una biopsia si presentan en técnicas de imagen dinámicas captación de contraste en fase arterial seguido de lavado en fases tardías.

En los nódulos de entre 1 y 2 cm, este patrón vascular debe detectarse de forma coincidente en 2 técnicas de imagen. La biopsia puede realizarse por punción, por aspiración o con aguja gruesa para la obtención de un cilindro de tejido guiadas por ecografía o por TC.

La biopsia hepática se realizará siempre en pacientes sin cirrosis y en pacientes con cirrosis en los cuales la masa hepática tenga un tamaño entre >1 centímetro y no presente una patrón vascular típico. Debe tenerse en cuenta que el rendimiento diagnóstico de una biopsia en nódulos pequeños no es óptimo y presenta una sensibilidad cercana al 70%. Por tanto, en estos casos una biopsia negativa no puede descartar el diagnóstico de CHC.

Entre las posibles complicaciones de la biopsia hepática están la ruptura del tumor, la hemorragia, y el sembrado local del tumor.
En la mayoría de tumores sólidos, se han desarrollado sistemas de estadificación que describen el grado de extensión del tumor y son útiles para determinar el pronóstico antes y después de un tratamiento particular y para guiar las decisiones terapéuticas.

Además, el estadiaje puede ser tener un papel crítico en la evolución del tratamiento al facilitar la selección adecuada del paciente apropiado para una terapéutica específica y al proporcionar una estratificación del riesgo después del tratamiento. Dado que el cáncer de hígado aparece en la mayoría de los casos asociado a cirrosis hepática y que el grado de alteración de la función hepática determina las opciones terapéuticas y la supervivencia (independientemente de la presencia del CHC), es imprescindible considerar conjuntamente el grado de disfunción hepática y la extensión tumoral.

significado fincar

cuanto necesito para fincar una casa

Remedio para limpieza hepática o desintoxicar el hígado #2: Verter 1 cucharada de semillas de cardo mariano y otra de hojas de diente de león en medio litro de agua. Hervir por 7 minutos. Retirar del fuego y dejar refrescar. Tomar a lo largo del día por una semana especialmente 20 minutos antes de las comidas. Remedio para limpieza hepática o desintoxicar el hígado #3: Verter 1 cucharada de lecitina en polvo en un vaso de agua y mezclar. Tomar vasos al día por una semana.

Remedio para limpieza hepática o desintoxicar el hígado #4: Lavar y partir una cabeza de brócoli y colocar en la licuadora junto con un puñado de hojas de rábano y otra de col, previamente lavadas. Añadir luego 1/2 vaso de agua Licuar por unos instantes. Tomar este jugo a diario, en ayunas, durante una semana. Remedio para limpieza hepática o desintoxicar el hígado #5: Tomar 3 tazas al día de té verde (algo caliente) después de las comidas por una semana.

Remedio para limpieza hepática o desintoxicar el hígado #6: Verter 1 cucharada de raíz de ruibarbo en polvo en una taza de agua y hervir por 5 minutos. Añadir 1/2 cucharadita de aceite de oliva. Tomar una taza todos los días por 15 días. Remedio para limpieza hepática o desintoxicar el hígado #7: Consumir una ensalada de achicoria y zanahoras con unas gotas de jugo de limón todos los días en las comidas por 15 días.

Lea también: Remedios para la intoxicación por químicos prolongada Remedio para limpieza hepática o desintoxicar el hígado #8: Verter en 2 tazas de agua 3 cucharadas de café molido orgánico (no instantáneo) y hervir durante 10 minutos. Colar y dejar que se enfríe a temperatura corporal (37 ºC). Colocar esta preparación en la enema. Poner la boquilla del aparato de enema en el recto. Retener el líquido durante 15 minutos y después ir al sanitario y expulsar el líquido.

Remedio para limpieza hepática o desintoxicar el hígado #9: Extender una gruesa cataplasma de arcilla fría de unos 2 cm encima del hígado durante tres horas, tres veces al día. No hay que extrañarse si al retirar la arcilla notamos olores desagradables y a veces nauseabundos; se trata de un remedio efectivo que nos dejará el hígado limpio. Se recomienda evita los siguientes alimentos y bebidas mientras se está en proceso de desintoxicar el hígado:• Aceites hidrogenados.
• Bebidas alcohólicas
• Azúcar.
• Bebidas edulcoradas.
• Café.
• Cloro en el agua.
• Espinacas.
• Huevos fritos.
• Higos secos.
• Chocolate.
• Grasas y frituras en general.
• Carnes fritas y en salsa.
• Quesos fermentados.
• Tomate frito.
• Bollería y pastelería.
• Mariscos: percebes, mejillones, almejas (sobre todo si hay problemas de urticaria). Con frecuencia el marisco transmite el virus de la hepatitis A.
• Ciertos condimentos: pimienta picante, mostaza, azafrán, entre otros Si desea puede conocer una dieta desintoxicante del higado.

• Evitar el fumar.
• Usar drogas recreativas.
• Consumo excesivo de medicamentos Propiedades de la zeolita para desintoxicar el organismo

Remedios para el hígado graso Vitaminas y minerales para aliviar la hepatitis

Remedios para limpiar o depurar la vesícula biliar Dieta para las personas con problemas en la vesícula biliar

Remedios para los cálculos biliares Remedios para los cólicos biliares

Remedios naturales para la vesícula inflamada o colecistitis Remedios para la cirrosis hepática

Remedios para la hepatitis Remedios para limpiar y depurar el páncreas

COMPLICACIONES DE LA ASCITIS
PRONOSTICO Y RESULTADOS DEL TRATAMIENTO MEDICO

Respuestas a las preguntas más comunes sobre la artritis. Encuentre cobertura médica.

Controle el dolor en vez de que el dolor le controle a usted. Lea nuestros folletos sobre enfermedades específicas y otros tópicos que le serán de gran ayuda.

La artritis reumatoide (AR) es una forma común de artritis que causa inflamación en el revestimiento de las articulaciones, causando calor, reducción en el rango de movimiento, hinchazón y dolor en la articulación. La AR tiende a persistir durante muchos años, suele afectar diferentes articulaciones del cuerpo y puede causar daños en cartílagos, huesos, tendones y ligamentos de las articulaciones. ¿EN QUÉ SE DIFERENCIA LA AR DE OTRAS FORMAS DE ARTRITIS?

Una manera de distinguir la AR de otros tipos de artritis es por el patrón de las articulaciones afectadas. Por ejemplo, la AR afecta la muñeca y muchas de las articulaciones de la mano pero, por lo general, no afecta las articulaciones que están más próximas a las uñas. Por el contrario, la osteoartritis, un tipo de artritis más común, afecta más a menudo a las articulaciones más próximas a las uñas que otras áreas de la mano. Otras articulaciones que pueden verse afectadas por la AR incluyen:

La espina dorsal no suele ser afectada directamente por la AR, a excepción del cuello. Otra característica esencial de la AR es que las articulaciones en ambos lados del cuerpo tienden a verse afectadas. Es decir, si los nudillos de la mano derecha están inflamados, es probable que algunos nudillos de la mano izquierda también lo estén. El patrón general de las articulaciones afectadas, junto con ciertos resultados en pruebas de laboratorio o rayos X, hacen posible que un médico pueda distinguir la AR de otras afecciones.

Todavía no se sabe la causa de la AR; sin embargo, el sistema inmunológico del cuerpo desempeña un papel importante en la inflamación y en el daño que la AR ocasiona en las articulaciones. El sistema inmunológico es la defensa del cuerpo contra bacterias, virus y otras células extrañas. En la AR, el sistema inmunológico ataca a las propias articulaciones y pudiera afectar a otros órganos del cuerpo.En la AR, las células del sistema inmunológico invaden los tejidos de las articulaciones y provocan inflamación. Estas células en el tejido y en el líquido de la articulación producen muchas sustancias, entre las que se incluyen enzimas, anticuerpos y citosinas, que atacan la articulación y pueden dañarla. El papel de los genes

procedimiento para fincar responsabilidades

se puede comprar cialis sin receta en la farmacia

cuanto necesito para fincar una casa

En cuanto al cannabis y sus derivados, favorece la aparición de problemas respiratorios. También se ha asociado a alteraciones en el sistema reproductor, alteraciones en el sistema inmune y problemas cardiovasculares que pueden desencadenar en infartos cerebrales o de miocardio. Además, se ha comprobado su poder como desencadenante de cuadros psicóticos y esquizofrenia. Por último, la cocaína se asocia a problemas relacionados con el corazón como la hipertensión, las arritmias, la formación de coágulos sanguíneos o el estrechamiento de las arterias.

Además de todo esto, las drogas y las enfermedades asociadas a ellas afectan al sistema familiar, social y laboral del individuo adicto, lo que complica todavía más el cuadro y hace que la persona entre en una espiral de la que es muy difícil salir sin ayuda. Una persona con mano derecha responde a un conflicto con su madre o hijos, con el lado izquierdo del cuerpo, pero responde a un conflicto relacionado a una “pareja”, es decir, padre, hermano, pariente, amigo, colega, etc. con el lado derecho.


EL BENEFICIOSO PAPEL DE LOS MICROBIOS Adoptar a un perro es sinónimo de adquirir una gran responsabilidad con nuestra mascota, ya que debemos ser conscientes de la importancia de ofrecerle todo aquello que necesita. Cuando hablamos específicamente de la salud física de nuestro perro, hemos de saber que son pocas las enfermedades exclusivas del ser humano, y al igual que nosotros, nuestra mascota también puede sufrir hepatitis.

Hepatitis es un término que proviene de los vocablos griegos "hepar" (hígado) e "itis" (inflamación) y que por lo tanto indica una stuación patología en la que el hígado está inflamado, no obstante, la inflamación hepática puede producirse por distintas causas, lo que nos ayudará a diferenciar entre distintos tipos de hepatitis. En este artículo de ExpertoAnimal te brindamos una completa información acerca de esta patología y te mostramos los síntomas y el tratamiento de la hepatitis en perros.

La anatomía de los perros no es tan distinta a la de los humanos y aquellos órganos vitales para nosotros también resultan de vital importancia para nuestra mascota, como es el caso del hígado. El hígado es imprescindible para el equilibrio orgánico de nuestra mascota ya que interviene en el metabolismo, procura la adecuada eliminación de los distintos tóxicos, almacena energía, sintetiza proteínas, produce la bilis y participa en la asimilación de los nutrientes. La hepatitis canina se produce por una inflamación del hígado, que puede estar ocasionada por una mala alimentación o por una exposición reiterada a distintos tóxicos, lo que afecta progresivamente al hígado y puede llegar a causar un daño crónico.

Cuando el daño hepático ha afectado a las funciones de este importante órgano podremos observar signos graves que indican un mal funcionamiento ya no del hígado, sino de todo el organismo. La hepatitis en perros puede tener distintas causas y dependiendo del origen de la misma estaremos ante un tipo de hepatitis u otro:

  • Hepatitis común: Es aquella que causa una inflamación hepática por la exposición del organismo a tóxicos y medicamentos que son capaces de producir daños en el hígado. Los síntomas se presentan cuando el daño ocasionado es grave.
  • Hepatitis autoinmune: Se produce por una reacción del propio sistema inmunitario del perro que ataca a los hepatocitos (células del hígado) pues los confunde con agentes patógenos. Este tipo de hepatitis también se conoce como enfermedad hepática autoinmune.
  • Hepatitis infecciosa: La inflamación del hígado es provocada por el adenovirus canino tipo I, se trata de una enfermedad vírica y aguda que se contagia a través de la orina, agua contaminada u objetos contaminados. Afecta sobre todo a los perros menores de 1 año y el curso de la enfermedad suele oscilar entre 5-7 días, antes de que se produzca una mejoría. Este enfermedad también se conoce como hepatitis de Rybarth.

La hepatitis infecciosa suele tener un buen pronóstico siempre que el perro no presente una forma sobreaguda, en este caso, puede morir en pocas horas, en el caso de la hepatitis común o autoinmune el pronóstico dependerá de cada caso aunque las lesiones se cronificarán.

Recordemos que en cualquier caso estamos ante una inflamación del hígado, por lo que independientemente de la causa, los síntomas de la hepatitis en perros son los siguientes:

  • Sed excesiva
  • Ictericia (coloración amarillenta de ojos y mucosas)
  • Sangre en las mucosas
  • Dolor abdominal que puede derivar a inmovilidad
  • Fiebre
  • Convulsiones por fallo hepático
  • Pérdida del apetito
  • Aumento de la secreción nasal y ocular
  • Vómitos
  • Edema subcutáneo

Un perro con hepatitis no tiene por qué mostrar todos los síntomas expuestos, por lo que ante cualquier signo que indique una posible hepatitis debemos acudir urgentemente al veterinario. El tratamiento de la hepatitis en perros dependerá del factor que haya causado la patología.

  • En la hepatitis común el tratamiento será sintomático pero también deberá cumplir con el objetivo de modular aquellos factores que han causado el daño hepático.
  • En la hepatitis autoinmune el tratamiento también será sintomático aunque el veterinario valorará la posible prescripción de un medicamento inmunomodulador que actúe específicamente sobre el sistema de defensas previniendo el daño hepático.
  • En el caso de hepatitis infecciosa o vírica, el tratamiento también es sintomático ya que no existe cura, se pueden emplear antibióticos para controlar infecciones secundarias, soluciones isotónicas para prevenir la deshidratación, protectores hepáticos y dieta hipoproteica.

Es el veterinario el que debe indicar una dieta hipoproteica, aunque ésta resulta beneficiosa en los tres casos de hepatitis, ya que ante la presencia abundante de proteínas el hígado se sobrecarga. Recuerda que únicamente el veterinario es el profesional capacitado para prescribir cualquier tipo de tratamiento a tu mascota.

Para prevenir la hepatitis común y autoinmune es importante para que nuestro perro pueda disfrutar de una buena salud y de la máxima calidad de vida, para ello debemos aportarle un alimento balanceado que cubra todos sus requerimientos nutricionales, el suficiente afecto y el suficiente ejercicio al aire libre, todo ello contribuirá a que su organismo pueda mantener más fácilmente el equilibrio. En el caso de la hepatitis infecciosa, la vacunación es la herramienta más efectiva de prevención, disponemos de varias opciones:

  • Suero polivalente: Previene a corto plazo y se recomienda cuando aún no ha sido posible el inicio del programa de vacunación
  • Vacuna con virus inactivado: Se requieren dos dosis y el periodo de protección oscila entre los 6 y 9 meses
  • Vacuna con virus atenuado: Únicamente se requiere una dosis y la protección es tan eficaz como duradera

Consulta con tu veterinario ya que él será el que indique qué tipo de prevención es la más adecuada para tu mascota.

Algunas enfermedades del hígado pueden producir intensa picazón en todo el cuerpo, estas molestias se mantienen a lo largo del tiempo y no responden a tratamientos dermatológicos La picazón en la piel que puede ser causada por problemas hepáticos tiene determinadas características, por ejemplo, la picazón se mantiene por largos períodos, se presenta en grandes superficies de la piel o todo el cuerpo, la comezón se incrementa notoriamente durante la noche y no disminuye (o solo lo hace temporalmente) con la aplicación de medicamentos de uso tópico o la ingesta de antihistamínicos.

ENFERMEDADES DEL HÍGADO QUE PUEDEN CAUSAR PICAZÓN EN LA PIEL La comezón suele presentarse cuando el hígado no puede realizar normalmente sus funciones de filtrar las toxinas y se produce la acumulación de deshechos tóxicos en la sangre.

No se conoce exactamente cual es la relación concreta entre los problemas del hígado y la picazón en la piel, se cree que puede deberse al exceso de sales biliares, los niveles elevados de opioides endógenos o a un fosfolípido denominado ácido lisofosfatídico, pero cualquiera sea la causa es un hecho comprobado que algunas enfermedades del hígado se manifiestan con prurito generalizado. Entre las enfermedades del hígado que pueden causar picazón en el cuerpo se encuentran la Colangitis Esclerosante, el HIGADO GRASO, la CIRROSIS BILIAR primaria, algunos casos de HEPATITIS A o las hepatitis que se han transformado en crónicas como la HEPATITIS B o la HEPATITIS C.

Otros problemas que no afectan directamente al hígado, pero están relacionados con este órgano, también pueden producir una comezón generalizada, tales como las obstrucciones de los conductos biliares, el Lodo biliar y los cálculos en la vesícula, aunque en estos dos últimos casos no es frecuente se que produzca picazón y si ocurre no es tan intensa como la ocasionada por las enfermedades del hígado. ¿CÓMO SABER SI LA PICAZÓN EN EL CUERPO ES CAUSADA POR EL HÍGADO?

Cuando la picazón en todo el cuerpo está relacionada con enfermedades del hígado puede estar acompañada de otros síntomas tales como cansancio sin motivos, problemas digestivos (malestar, nauseas,etc), piel y ojos de color amarillento, inflamación abdominal, piernas inflamadas (tobillos), orina oscura, heces claras, cambios de ánimo, irritabilidad o insomnio.
No es necesario que se den todos estos síntomas a un mismo tiempo, incluso puede no haber sintomatología como ocurre en el caso de las hepatitis crónicas. ¿QUÉ HACER CUANDO SE TIENE PICAZÓN EN TODO EL CUERPO?

Ante la sospecha de que la picazón en la piel se debe a alguna enfermedad del hígado es necesario comunicarle la inquietud al médico y solicitar la realización de las pruebas necesarias para confirmar o descartar un problema hepático.
Si las pruebas lo confirman el médico indicará un pase al especialista (hepatólogo) para realizar el tratamiento correspondiente.
Existen medicamentos que ayudan a calmar la comezón ocasionada por problemas hepáticos, ver más información en este artículo: TRATAMIENTOS PARA PICAZÓN CAUSADA POR EL HÍGADO. Entrada actualizada: Marzo 29 de 2018

Copyright © Salud Plena Los artículos de Salud plena y las respuestas a las preguntas de los usuarios sólo pretenden brindar información y NO suplantan de ningún modo la consulta médica.
Todo tipo de tratamiento, remedio natural o dieta debe ser aprobado por su profesional de confianza
.

Entrada escrita en fecha junio 7th, 2012 a la hora 10:38 en la categoria: Problemas de piel. hola megustaria saber con que me puedo quitar la comezon del cuerpo y unos piquetes que medan.y la causa no es el higado son sintomas del dengue pero no puedo acudir a un especialista por que mi bolsillo no me lo permite ley lgunos consejo y me parecieron que estan muy bien es per eso que pido su ayuda.espero pronta respuesta.

hola soy dellanira a mi se me hinchan las manos y los pies junto con la piernas cuando voy para la calor,necesito q por favor me den una respuesta a mi problematica no se si es mala circulacion o es otra cosa por favor ayudenme DELLANIRA: La inflamación de las piernas y las manos se debe a retención de líquido, pero las causas pueden ser varias, por ejemplo problemas en los riñones, corazón, hígado circulatorios, etc. Es necesario que te examine un médico porque no existe ninguna otra forma de saber cual es la causa.

procedimiento para fincar responsabilidades

La terapia sustitutiva de vitaminas repone las vitaminas A, K y D, que se pierden en las deposiciones grasosas. Se debe agregar un suplemento de calcio para prevenir o tratar los huesos blandos y débiles (osteomalacia). El trasplante de hígado antes de producirse insuficiencia hepática puede ser eficaz.

El pronóstico puede variar. Si la afección no recibe tratamiento, la mayoría de los pacientes necesitará un trasplante de hígado para evitar la muerte a raíz de esta enfermedad. Aproximadamente un cuarto de los pacientes que ha tenido la enfermedad durante 10 años experimentará insuficiencia hepática. Los médicos ahora pueden emplear un modelo estadístico para predecir el mejor momento para realizar el trasplante. La cirrosis progresiva puede llevar a insuficiencia hepática. Las complicaciones pueden abarcar:

  • Sangrado
  • Daño al cerebro (encefalopatía)
  • Desequilibrio hidroelectrolítico
  • Insuficiencia renal
  • Malabsorción
  • Desnutrición
  • Huesos blandos (osteomalacia)

Consulte con el médico especialista si presenta:

  • Hinchazón abdominal
  • Sangre en las heces
  • Confusión
  • Ictericia
  • Prurito cutáneo que no desaparece y no está relacionado con otras causas
  • Vómito de sangre

Afdhal NH. Diseases of the gall bladder y bile ducts. En: Goldman L, Ausiello D, eds. Cecil Medicina. 23rd ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier. 2007: chap 159.

Mayo MJ. Natural history of primary biliary cirrhosis. Clin Liver Dis. 2008;12:277-288. Silveira MG, Lindor KD. Treatment of primary biliary cirrhosis: therapy with choleretic y immunosuppressive agents. Clin Liver Dis. 2008;12:425-443.

Contenido: 5 de abril de 2010 Versión del inglés revisada por: David C. Dugdale, III, MD, Profesor de Medicina, División de Medicina General, Departamento de Medicina, Universidad de Washington Facultad de Medicina; George F. Longstreth, MD, Departamento de Gastroenterología, Kaiser Permanente Medical Care Program, San Diego, CA. También se examinó por David Zieve, MD, MHA, Director Médico, ADAM, Inc. Traducido por: DrTango, Inc.

Precio de las ecografias 40 € Teléfono 914 60 80 00 / 914 60 80 01

Lunes a viernes: 9/13 y 16:30/20:30 h
Sabados: 9:00 a 14:00 horas C/ Marqués de Jura Real, 12
28019 Madrid, MAD

Para los pacientes de Clínica DAM hay un aparcamiento de pago con descuento. Línea 5 – Marqués de Vadillo
Linea 6 – Usera

Calle Marqués de Jura Real, 12
Madrid, 28019 España A.D.A.M., Inc. esta acreditada por la URAC, tambien conocido como American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). La acreditacion de la URAC es un comite auditor independiente para verificar que A.D.A.M. cumple los rigurosos estandares de calidad e integridad. A.D.A.M. es una de las primeras empresas en alcanzar esta tan importante distincion en servicios de salud en la red. Conozca mas sobre la politica editorial, el proceso editorial y la poliza de privacidad de A.D.A.M. A.D.A.M. es tambien uno de los miembros fundadores de la Junta Etica de Salud en Internet (Health Internet Ethics, o Hi-Ethics) y cumple con los principios de la Fundacion de Salud en la Red (Health on the Net Foundation: www.hon.ch).

El artículo de Cirrosis biliar no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 112. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997-2018 ADAM, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida. A. Mesejo, M. Juan y A. Serrano

Servicio de Medicina Intensiva. Hospital Clínico Universitario de Valencia. Valencia. España La cirrosis representa el estadio final de muchas enfermedades crónicas del hígado y se asocia con malnutrición en mayor o menor grado, con independencia de su etiología, sobre todo en los estadios avanzados. Su origen es multifactorial, pudiendo señalarse tres factores que contribuyen a ella: a) la limitación o disminución de la ingesta; b) la alteración de la digestión y absorción de nutrientes; c) la interferencia en el metabolismo de los nutrientes. Un pobre estado nutricional se asocia con un peor pronóstico de supervivencia. Si la malnutrición calórico-proteica (MCP) es un predictor independiente de mortalidad o solo un reflejo de la severidad de la insuficiencia hepática, es algo que está sujeto a controversia.
No hay consenso sobre cuales son los mejores criterios diagnósticos de MCP en la cirrosis. La evaluación de la malnutrición es extremadamente difícil puesto que muchos de los parámetros utilizados se afectan tanto por la enfermedad en sí como por los factores desencadenantes o etiológicos.
Las alteraciones metabólicas remedan un estado hipercatabólico. Estos pacientes tienen una disminuida utilización y capacidad de almacenamiento de carbohidratos y un aumento del catabolismo proteico y graso, que conduce a la depleción de las reservas proteicas y lipídicas. Estas anormalidades, combinadas con un descenso en la ingesta y en la absorción de nutrientes, constituyen las bases de la MCP. La alteración metabólica más importante de los pacientes con enfermedad hepática avanzada es el cambio en el metabolismo de los aminoácidos. Los niveles plasmáticos de los aminoácidos de cadena ramificada (AARR) están disminuidos y los niveles de aminoácidos aromáticos (AAA) elevados, lo que tiene implicaciones terapéuticas.
Entre las consecuencias de las alteraciones estructurales en la cirrosis, destaca el desarrollo de encefalopatía hepática, definida como una alteración en la función del sistema nervioso central que refleja una serie de manifestaciones neuropsiquiátricas, neuromusculares y de conducta. Se debe a la incapacidad del hígado enfermo para la metabolización de las neurotoxinas que se acumulan en el cerebro y que afectan a los neurotransmisores, atribuido al efecto tóxico del amonio sobre el tejido cerebral.
El tratamiento nutricional reporta beneficios en los diferentes estadios de la enfermedad. A corto plazo, mejoría del balance nitrogenado, descenso en la estancia hospitalaria y mejoría de la función hepática. A largo plazo, disminución de la incidencia y severidad de la encefalopatía y mejoría de la calidad de vida. La suplementación con nutrición enteral puede mejorar el aporte proteico, descender la frecuencia de hospitalización, mejorar el estado nutricional, la función inmune y la severidad de la enfermedad.
La restricción proteica no está indicada en la cirrosis compensada. Se recomienda una dieta conteniendo alrededor de 30 kcal/kg/d y 1,2 g de proteínas/kg/d. En la encefalopatía aguda puede necesitarse una restricción proteica temporal que no debe superar las 48 h y que debe minimizarse ya que, incluso en pacientes con EH, se obtienen mejores resultados sin una restricción proteica severa. La suplementación oral con AARR a largo plazo enlentece la progresión de la enfermedad hepática y prolonga la supervivencia y la calidad de vida. Se recomienda la suplementación con fibra o dietas con proteínas vegetales, que aportan alto contenido en fibra y menos AAA, o bien con proteínas lácteas además de una elevada relación calorías/nitrógeno.

Palabras clave: Cirrosis. Encefalopatía hepática. Nutrición. Malnutrición. Cirrhosis represents the final stage of many chronic liver diseases and is associated to more or less pronounced hyponutrition, independently of the etiology, particularly at advanced stages. Its origin is multifactorial, with three factors contributing to it: a) limitation or decrease of intake; b) impairment in nutrients digestion or absorption; and c) the interference with nutrients metabolism. A poor nutritional status is associated with a poor survival prognosis. Whether caloric-protein malnourishment (CPM) is an independent predictor of mortality or only a marker of the severity of liver failure is subject to controversy.
There is no consensus on which are the best diagnostic criteria for CPM in cirrhosis. Assessment of hyponutrition is extremely difficult since both the disease itself and the triggering or etiologic factors affect many of the parameters used.
Metabolic impairments mimic a hypercatabolic state. These patients have decreased carbohydrate utilization and storage capacity and increased protein and fat catabolism leading to depletion of protein and lipid reserves. These abnormalities together with decreased nutrients intake and absorption are the bases for CPM. The most important metabolic impairment in patients with advanced liver disease is the change in amino acids metabolism. The plasma levels of branched amino acids (BAA) are decreased and of aromatic amino acids (AAA) are increased, which has therapeutic implications.
Among the consequences of the structural impairments taking place in cirrhosis, we may highlight hepatic encephalopathy, defined as impaired central nervous system functioning that manifests as a series of neuropsychiatric, neuromuscular, and behavioral symptoms. These are due to the inability of the diseased liver to metabolize neurotoxins that accumulate in the brain affecting neurotransmitters and are attributed to the toxic effect of ammonium on the brain tissue.
Nutritional therapy brings benefits in the different stages of the disease. In the short term, it improves nitrogen balance, decreases the hospital stay, and improves liver function. In the long term, it decreases the incidence and severity of encephalopathy and improves quality of life. Supplementation with enteral nutrition may improve protein intake, decrease the frequency of hospitalization, and improve the nutritional status, the immune function and the disease severity. Protein restriction is not indicated in compensated cirrhosis. A diet containing about 30 kcal/kg/d and 1.2 g of protein/kg/d is recommended. In acute encephalopathy temporary protein restriction may be needed, which should not last longer than 48 h and be minimized since even in patients with liver disease better outcomes are obtained without obtaining severe protein restriction.
Oral supplementation with BAA slows the progression of liver disease and improves survival and quality of life. Supplementation should be done with fiber or diets with vegetable proteins, which bring high fiber content and less AAA, or either with dairy proteins in addition to a high ratio/nitrogen ratio.

Key words: Cirrhosis. Hepatic Encephalopathy. Nutrition. Malnourishement. Malnutrición y cirrosis hepática

La cirrosis hepática es una enfermedad crónica y difusa del hígado que altera su estructura y función. Desde el punto de vista histopatológico se define por la triada necrosis celular, fibrosis y nódulos de regeneración y las manifestaciones clínicas son independientes de su etiología, relacionándose más con el grado de disfunción hepática. Desde el punto de vista morfológico se distinguen tres tipos, micronodular, macronodular y mixta 1. La cirrosis representa el estadio final de muchas enfermedades crónicas del hígado: hepatitis vírica, alcohol, medicamentos, obesidad mórbida, tóxicos, metales pesados o enfermedades autoinmunes. Aunque en los estadios iniciales el paciente puede estar asintomático, la historia natural muestra un progresivo desarrollo de ictericia, hipoalbuminemia, plaquetopenia, alteración del tiempo de protrombina y ascitis. Muchos pacientes sufren hemorragias gastrointestinales recurrentes por varices esofágicas. En los estadios avanzados, destacan los cambios en el estado mental y, en concreto, la encefalopatía hepática.

Prevalencia y causas de malnutrición en la cirrosis La malnutrición está presente en pacientes con enfermedad hepática, tanto alcohólica como no alcohólica 2. Se ha constatado 3 que la severidad de la enfermedad hepática correlaciona con la severidad de la malnutrición y el grado de ésta con el desarrollo de serias complicaciones como encefalopatía, ascitis y síndrome hepatorrenal. Estos hallazgos son comunes a pacientes graves con patología aguda y a pacientes con cirrosis más o menos estable, remarcando que el grado de afectación hepática, no la etiología ni la agudeza de proceso, es el factor crítico en el desarrollo de las alteraciones nutricionales en los pacientes con enfermedad hepática.

Así pues, la malnutrición se asocia con la cirrosis con independencia de su etiología, sobre todo en los estadios avanzados. Se establece entre el 25-80% de los pacientes 4, aunque esta prevalencia se ha calculado básicamente sobre datos antropométricos, debido a las dificultades inherentes a la valoración nutricional del paciente con cirrosis y puede inducir a error. El origen de esta malnutrición es multifactorial, pudiendo señalarse tres factores que contribuyen a ella: a) la limitación o disminución de la ingesta; b) la alteración de la digestión y absorción de nutrientes; c) la interferencia en el metabolismo de los nutrientes. Es habitual la disgeusia o alteración del gusto, asociada con frecuencia a déficit de zinc y magnesio 5. Una gran mayoría padecen síntomas gastrointestinales como anorexia (87%), saciedad precoz secundaria a la ascitis, náuseas (55%) y vómitos, que limitan la ingesta de nutrientes y conducen como resultado final a una disminución de peso (60%) y a la referida malnutrición 4. Las náuseas, saciedad precoz e incluso vómitos aparecen a menudo en el paciente cirrótico como manifestación de una cierta gastroparesia y dismotilidad intestinal. Además, las dietas para estos pacientes suelen ser deficientes en saborización y palatalidad como resultado de la restricción de sodio necesarios para el control de ascitis y edema 6. Durante la hospitalización, no es infrecuente periodos de ayuno prolongado y, cuando se reinicia la nutrición, se hace con importantes restricciones, particularmente proteicas. Asimismo, con la frecuente asociación en estos pacientes de diabetes mellitus e insuficiencia pancreática, pueden ser sometidos a una restricción añadida del aporte de carbohidratos y grasas, que sumado a lo anterior, reducen el aporte calórico-proteico global. Hay que resaltar que la malabsorción grasa con esteatorrea se ha descrito en un 40%, siendo severa (más de 30 g/d) en un 10%, normalmente causada por la ya citada insuficiencia pancreática concomitante. La colostasis asociada también provoca malabsorción grasa y de vitaminas liposolubles, que puede empeorarse con la administración de neomicina y su conocida acción sobre las vellosidades intestinales 7. Los efectos secundarios de la medicación y dietas con excesiva restricción de proteínas y sodio, parece ser otra causa añadida importante de malnutrición.

El almacenamiento de glicógeno está afectado en la cirrosis avanzada como consecuencia de la hiperglucagonemia. Este descenso del glicógeno hepático estimula la neoglucogénesis que a su vez puede facilitar la pérdida de aminoácidos por el músculo para obtener energía y contribuir a la síntesis de glucosa. La presencia de hipertensión portal también facilita el desarrollo de un estado hipermetabólico con traslocación bacteriana y aumento de las citoquinas proinflamatorias 8. Desafortunadamente, todos esos factores que conducen a la malnutrición del cirrótico son muy difíciles de controlar. Por ello, como veremos más adelante, cuando el paciente hospitalizado con descompensación aguda de su cirrosis es incapaz de cubrir al menos el 60% de sus necesidades calóricas en las primeras 24-48 horas, debe considerarse la administración de soporte nutricional artificial, enteral, parenteral o mixto. Un pobre estado nutricional se asocia con un peor pronóstico de supervivencia, lo que se ha demostrado en pacientes con cirrosis descompensada y en aquellos subsidiarios de trasplante 9. Si la malnutrición calóricoproteica (MCP) es un predictor independiente de mortalidad o solo un reflejo de la severidad de la insuficiencia hepática, es algo que está sujeto a controversia 10.

Evaluación nutricional en la cirrosis No hay consenso sobre cuales son los mejores criterios diagnósticos de MCP en la cirrosis. La evaluación de la malnutrición es extremadamente difícil en la enfermedad hepática puesto que muchos de los parámetros de laboratorio utilizados se afectan tanto por la enfermedad en sí como por los factores desencadenan desencadenantes o etiológicos. Las tradicionales técnicas de evaluación nutricional usadas con muchos pacientes y sujetos normales, no son aplicables a estos pacientes (tabla I).

Los niveles de proteínas viscerales, albúmina, prealbúmina y RBP (proteína unida al retinol), están alterados en el paciente con cirrosis con independencia de su estado nutricional y correlacionan mejor con la severidad de la propia enfermedad hepática que con la malnutrición 1. La evaluación del estado inmune incluye, como sabemos, linfocitos totales y prueba de hipersensibilidad retardada. Pero la linfopenia y la respuesta inmune alterada son comunes en la cirrosis, incluso en el paciente bien nutrido. Las mediciones antropométricas de los compartimentos graso y proteico-muscular de las extremidades superiores (pliegue tricipital y circunferencia media del brazo) han sido aceptados por muchos investigadores como la prueba más fiable para determinar la prevalencia de MCP en la cirrosis, aunque la valoración global subjetiva se ha utilizado en lugar de la antropometría y ha resultado también útil 1. La determinación de la masa muscular por la prueba creatinina/altura solo es fiable con buena función renal 11. Sin embargo, todos ellos pueden afectarse en mayor o menor grado por la enfermedad en sí, la malnutrición o la retención de fluidos, por lo que son muy inespecíficos. Técnicas de evaluación como la bioimpedancia han demostrado ser más fiables en los pacientes sin ascitis o edema que en aquellos que la presentan y la medición de la masa celular corporal por dilución isotópica es más precisa pero nada útil para la clínica diaria, habiendo demostrado que la masa celular corporal está descendida incluso en los estadios precoces 12. Sin embargo, a pesar de sus limitaciones, todas ellas son pruebas comúnmente utilizados para evaluar la existencia de malnutrición calórico-proteica en estos pacientes.

Patogenia de la malnutrición en la cirrosis Además de los problemas en la ingesta y en la absorción de nutrientes, el aspecto más interesante e importante de la malnutrición en la cirrosis es la presencia de serias alteraciones metabólicas que remedan un estado hipercatabólico similar a la sepsis o el trauma 4. Aunque mediciones del gasto energético basal (GEB) en cirróticos no demuestran diferencias significativas respecto de controles sanos, cuando se expresa en kcal/kg/día 13, la predicción del gasto energético por la ecuación de Harris-Benedict no es precisa en más del 50% de estos pacientes y la presencia de ascitis puede aumentar el GEB en un 10% 14. Pero dado que la masa celular corporal está disminuida incluso en los estadios precoces de la cirrosis, el gasto energético por unidad de tejido metabólicamente activo es posible que esté aumentado.

Con independencia de las tasas absolutas de GEB, el tipo de combustible energético preferido por estos pacientes está alterado. Presentan un cociente respiratorio (RQ) significativamente más bajo que los controles tras una noche de ayuno, lo que indica que están utilizando un mayor porcentaje graso como energía, similar a lo que ocurre con un individuo normal tras 72 h de ayuno 13. Tras una noche de ayuno, el metabolismo basal del paciente cirrótico es similar al individuo normal pero sin embargo, en estos, el gasto energético inicia a partir de aquí una fase adaptativa que provoca su descenso paulatino a lo largo de los días mientras que en el paciente cirrótico sigue normal o aumentado, lo que conduce a una progresiva y rápida disminución de masa muscular y masa grasa que conduce a malnutrición calórico proteica. Estudios del metabolismo de los carbohidratos en la cirrosis han demostrado que la prevalencia de intolerancia a la glucosa es elevada 15. Su patogénesis no está bien definida pero parece causada por una alteración a nivel del postreceptor intracelular, tanto en el hígado como en el músculo. Asociada a esta resistencia insulínica, hay un descenso en los niveles de glicógeno hepático y muscular y una precoz utilización de grasa y proteínas como fuente energética, manifestado por un bajo RQ. También se ha descrito una alteración del metabolismo lipídico. Los niveles de ácidos grasos y cuerpos cetónicos están aumentados, así como la producción de estos últimos 4. Hay evidencia de un defecto en la capacidad de almacenamiento de ácidos grasos en forma de triglicéridos, lo que es probablemente debido a la inhibición de la lipoproteín-lipasa, y un descenso en la disponibilidad de glicerol-fosfato en el adipocito. Este disbalance entre la síntesis y el catabolismo graso provoca la depleción de las reservas en el tejido adiposo. Además, los niveles de leptina en los cirróticos están elevados de forma inapropiada para su masa grasa. Esta excesiva producción de leptina por el tejido adiposo podría ser en parte responsable del descenso del apetito y el aumento del GEB en estos pacientes.

Pero quizá la alteración metabólica más importante de los pacientes con enfermedad hepática avanzada es el cambio en el metabolismo de los aminoácidos. Las pérdidas urinarias de nitrógeno están aumentadas en el paciente cirrótico con función renal normal, lo que sugiere un estado hipercatabólico, y el catabolismo de las proteínas está aumentado y no disminuye como respuesta a la nutrición. En la cirrosis, los niveles plasmáticos de los aminoácidos de cadena ramificada (AARR) (leucina, valina e isoleucina) están disminuidos y los niveles de aminoácidos aromáticos (AAA) (fenilalanina, tirosina, triptófano) elevados. Este disbalance sérico de aminoácidos también se ve en sepsis y trauma y está probablemente mediado por una alteración en el balance entre insulina y otras hormonas reguladoras. Recientemente, el papel del músculo esquelético en el metabolismo de los aminoácidos ha ganado importancia. El músculo esquelético constituye el mayor órgano metabólico del cuerpo y consume activamente AARR que son usados para sintetizar glutamina y alanina. Estos aminoácidos son liberados a la sangre y captados por el hígado como sustratos para la neoglucogénesis hepática. La glutamina es un aminoácido transportador de amonio que es convertido a urea por el hígado y excretado por vía renal. En la cirrosis se produce una importante síntesis de glutamina por el músculo esquelético mientras que la síntesis de urea hepática se reduce. Esto conduce a un aumento en el consumo de glutamina renal, lo que puede constituir un mecanismo de ayuda para la eliminación de amonio por los riñones. Diferentes estudios han demostrado que los pacientes cirróticos con masa muscular esquelética disminuida son más propensos a desarrollar encefalopatía hepática 16, lo que subraya la importancia de preservar la masa muscular esquelética en los pacientes cirróticos como medio para prevenir la encefalopatía crónica.

cuanto sale fincar un cuarto

TRIADA PORTAL RODEADA DE AREAS DE HIGADO GRASO ACUMULACION DE GRASA EN HIGADO, FOTO BAJO PODER

HIGADO GRASO, FOTO MAYOR PODER ESTEATOSIS = ACUMULACION DE GRASA EN CELULAS HEPATICAS

ESTEATOHEPATITIS = ACUMULACION DE GRASA EN CELULAS HEPATICAS + INFLAMACION Son varias las razones que pueden originar HIGADO GRASO ( ESTEATOSIS ), por lo que se ha visto en la necesidad de clasificar las causas para mejor comodidad de estudio de la enfermedad (2).

(Fig.4) Consecuencias de la Resistencia a la Insulina en el Hepatocito. LA SINTOMATOLOGIA DE LOS PACIENTES CON ESTEATOSIS O ESTEATOHEPATITIS ES MUY VARIABLE.

PUEDE NO HABER SINTOMAS, SER ESCASOS O MODERADAMENTE MOLESTOSOS AL EXAMEN FISICO DEL PACIENTE SE PUEDE APRECIAR:

EN GRAN NUMERO DE PACIENTES LA SOSPECHA DE HIGADO GRASO Y ESTEATOHEPATITIS SE HACE AL REALIZAR UNA ECOSONOGRAFIA O ULTRASONIDO DEL ABDOMEN SUPERIOR QUE PIDE EL MEDICO ESPECIALISTA AL RADIOLOGOCOMO PARTE DE UNA EVALUACION GENERAL DEL PACIENTE SIN EMBARGO LO MAS IMPORTANTE PARA QUE EL MEDICO PUEDEA DIFERENCIAR ENTRE UNA ESTEATOSIS Y UNA ESTEATOHEPATITIS SON LOS EXAMENES DE LABORATORIO EN DONDE LAS PRUEBAS HEPATICAS SON CLAVES

ESTEATOSIS = PRUEBAS HEPATICAS NORMALES ESTEATOHEPATITSI = PRUEBAS HEPATICAS ANORMALES

1. Cairns SR, and Peters TJ. Biochemical analysis of hepatic lipid in alcoholic,diabetic and control subjets. Clinical Science, 1983;65:645. 4. Powell E.E., Cooksley W.G, Hanson R, Searle J, Halliday J.W, Powell L.W. The natural history of nonalcoholic steatohepatitis: a follow-up study of forty-two patients for up to 21 years. Hepatology 1990;11:74-80.

5. Ludwing J, Viggiano T.R., Mcgill D.B. and Ott B.J. Nonalcoholic Steatohepatitis. Mayo Clinic Experiences with hitherto unnamed disease. Mayo Clin Proc 1980;55:434. 6. Arslanian S.A. Kalhan S.C. Correlations between fatty acid and glucose metabolism. Potential explanation of insulin resistance of puberty. Diabetes 1994;43:908-914.

7. Marchesini G, Brizi M, Morselli-Labate A.M. Bianchi G,. Bugianesi E, McCullough A.J. et al,. Association of Non alcoholic fatty liver disease with insulin resistance. Am J Med 1999;17:80-89. 8. Petrides A.S. DeFronzo R.A. Glucose and insulin metabolism in cirrhosis. J Hepatol;1989:107-114.

9. Petrides A.S. Vogt C, Schulze-Berge D, Matthews D, Strohmeyer G. Pathogenesis of glucose intolerance and diabetes mellitus in cirrhosis. Hepatology 1994;19:616-627. 10. Fromenty B, grimbert S, Mansouri A, Beaugrand M, Erlinger S, Rotig A, Pessayre D. Hepatic mitochondrial DNA deflection in alcoholic. Association with micro vesicular steatosis. Gastroenterology 1995;108:193-200.

12. Matteoni C.A. Younossi Z.M., Gramlich T, Bopari N, Lui Y.C., McCullough A.J. Nonalcoholic liver disease: a spectrum of clinical and pathological severity. Gastroenterology 1999;116:1413-1419. 13. Diehl A.M., Goodman Z, and Ishak K.G. Alcohol like liver disease in Nonalcoholics: A clinical and histologic comparison with alcohol-induced liver injury. Gastroenterology 1988; 95:1056-1062.

14. Sanson-Fisher R. The measurement of alcohol consumption and alcoholic-related problem. Aust Drug Alcohol Rev 1986; 5:309-310. 17. Storey E, Anderson GJ, Mack U, Powell L.W.,Halliday JW. Desialyted transferrin as a serologic marker of chronic excessive alcohol ingestion. Lancet 1987; 1:1292-1294.

18. Nalpas B, Vassault A Charpin S, Lacour B, Berthelot P. Serum mitochondrial aspartate aminotransferase as a marker of chronic alcoholism: diagnostic value and interpretation in aliver unit. Hepatology 1986; 6:608-614. 19. Nomura F, Ohnishi K, Koen H, Hiyama Y, Nakayama T, Itoh Y, et al. Serum cholinesterase in patients with fatty liver. J Clin Gastroenterology 1986; 8:599-602.

20. Lavine JE. Vitamin E treatment of nonalcoholic steatohepatitis in children: A pilot study. J Pediatr 2000; 136:734-738. 21. Caldwell SH, Hespenheide EE, Redick JA, Iezzoni JC, Battle EH, Sheppard BL. A pilot study of a thiazolidinedione, troglitazone, in nonalcoholic steatohepatitis. Am J Gastroenterology 2001; 96:519-525.

22. Laurin J, Lindor K.D. Crippin J.S., Gosard A, Gores G.J., Ludwig J. Ursodeoxycholic acid or clofibrate in the treatment of non-alcohol induced steatohepatitis: A pilot sudy. Hepatology 1996; 23:74-80. El hígado es esencial para que el cuerpo funcione correctamente. Elimina o neutraliza las toxinas de la sangre, produce sustancias relacionadas con la inmunidad para controlar la infección, y elimina los gérmenes y las bacterias de la sangre. Produce las proteínas que regulan la coagulación de la sangre y también la bilis, que ayuda a absorber las grasas y las vitaminas liposolubles (solubles en grasa).

En la cirrosis hepática, tejido cicatricial (fibrosis) sustituye al tejido normal del hígado, bloqueando el flujo de la sangre a través del órgano y evitando que funcione correctamente. La cirrosis es la duodécima causa principal de muerte por enfermedad. Las causas pueden se diversas, aunque las más comunes son el alcoholismo y la hepatitis C.

- Enfermedad hepática alcohólica. Para muchas personas, la cirrosis hepática es sinónimo de alcoholismo crónico, pero de hecho, el alcoholismo es solamente una de las posibles causas. La cirrosis alcohólica se suele desarrollar después de más de una década de ingesta severa de alcohol. La cantidad de alcohol que puede dañar el hígado varía de persona a la persona. En las mujeres, sólo dos o tres bebidas al día pueden dar lugar a cirrosis, y en los hombres, tres o cuatro bebidas por día. El alcohol parece dañar el hígado al bloquear el metabolismo normal de proteínas, grasas y carbohidratos. - Hepatitis C crónica. La infección con este virus causa inflamación y daño moderado al hígado que, al cabo de varias décadas, puede dar lugar a cirrosis.

- Hepatitis crónica B y D. El virus de la hepatitis B es probablemente la causa más común de cirrosis en el mundo, pero es menos frecuente en occidente. La hepatitis B, como la hepatitis C, causa inflamación del hígado y lesión, que tras varias décadas puede producir cirrosis. La hepatitis D está causada por otro virus que infecta el hígado, pero solamente en personas que tienen ya hepatitis B. - Hepatitis autoinmune. Esta enfermedad es debida a que el propio sistema inmunitario ataca el hígado y provoca inflamación, lesión, y finalmente, cicatrización y cirrosis.

- Enfermedades hereditarias. La deficiencia de alfa-1 antitripsina, la hemocromatosis, la enfermedad de Wilson, la galactosemia, y las enfermedades relacionadas con el almacenamiento de glicógeno se encuentran entre las enfermedades hereditarias que interfieren con la manera que el hígado produce, procesa, y almacenan las enzimas, proteínas, metales, y otras sustancias que el cuerpo necesita para funcionar correctamente. - Esteatohepatitis no alcohólica. Enfermedad del hígado caracterizada por acumulación de ácidos grasos y triglicéridos en las células hepáticas que puede acabar produciendo fibrosis hepática, la cual a su vez, puede originar cirrosis. Este tipo de hepatitis parece estar asociada a la diabetes, malnutrición proteica, obesidad, enfermedad de las arterias coronarias, y tratamiento con corticosteroides.

- Conductos biliares bloqueados. Cuando se bloquean los conductos que transportan la bilis fuera del hígado, la propia bilis retrocede y daña el tejido hepático. En los niños pequeños, esto sucede principalmente debido a atresia biliar, una enfermedad en la cual los conductos biliares están ausentes o dañados. En adultos, la causa más frecuente es la cirrosis biliar primaria, una enfermedad en la cual los conductos se inflaman, se bloquean, y se produce una fibrosis (cicatrización). La cirrosis biliar secundaria puede suceder después de cirugía de la vesícula biliar cuando los conductos se dañan inadvertidamente. - Fármacos, toxinas, e infecciones. Reacciones severas a ciertos fármacos, exposición prolongada a toxinas ambientales, esquistosomiasis (infección causada por un parásito) pueden provocar cirrosis.

Existen diferentes tipos de trastornos hepáticos, cuales afectan el hígado, el cual es un órgano responsable en digerir los alimentos y liberarlo de substancias toxicas. Estos trastornos pueden ser heredados u ocasionados por su estilo de vida. Estas enfermedades son como Hepatitis, Cirrosis, enfermedad del hígado graso, hemocromatosis, enfermedad de Wilson, Cancer del Higado, Fibrosis, La colangitis esclerosante primaria, Cirrosis biliar primaria.

Por ejemplo yo padezco de Hepatitis C, una enfermedad viral del higado el cual ocasiona inflamación del hígado y una reducción en la función del órgano. Los síntomas asociados con trastornos del hígado incluyen inflamación abdominal, ojos y piel amarilla, picazón en la piel, orina obscura, heces de color claro, fatiga crónica, nausea y vómito, depresion, dolor en las articulaciones, enfermedad de Crohn, Colitis, pérdida de apetito e insuficiencia hepática incluyendo cirrosis y cáncer del hígado. Pacientes diagnosticados con Hepatitis C frecuentemente reportan usar cannabis para tratar sus síntomas así como la náusea asociada con la terapia antiviral. Un estudio encontró que personas que consumen cannabis son más probables en apegarse a su tratamiento en comparacion con quienes no lo consumían. Hallazgos Clínicos: Efectos del Cannabis Sobre Trastornos Hepaticos

procedimiento para fincar responsabilidades

  • Incluir grasas poliinsaturadas ricas en ácidos grasos esenciales, nueces, aguacates, semillas de sésamo.
  • El cardo lechero puede contribuir al tratamiento de la cirrosis, ya que contribuye a la regeneración de las células hepáticas. Puede tomarse en forma de tabletas o el extracto sin contenido de alcohol llamado glicerato.
  • Jugo terapia, integrar productos como betabel (remolacha), zanahoria, paja de trigo, aceite de linaza crudo, ajos.
  • Aumentar el consumo de hidratos de carbono complejos, como papas, pastas, arroz y pan integral.
  • Aumentar el consumo de frutas y verduras frescas.
  • Reducir Alimentos grasos y sal.
  • Evitar el alcohol, alimentos muy condimentados y encurtidos, comidas a la parrilla.
  • Tomar agua de alcachofa y comer diario una alcachofa.
  • Alcachofa con amargón y boldo: Tomar té de estos 3 ingredientes, 2 veces al día
  • Alcachofa: Tomar extracto de alcachofa (incluida sus hojas). 3 veces al día.
  • Apio orgánico con azafrán y culantro: Preparar el cocimiento en 1 ½ de agua, una rama de apio, un manojo de raíz de azafrán y una rama de culantro; hervir hasta que el agua se reduzca a un litro; al finalizar agregar una papeleta de Ruibarbo, una de hierro y una de sulfato de magnesia. Tomar en frío una copita.
  • Arcilla: Aplicar barro con llantén sobre la zona adolorida.
  • Berro: Aplicar cataplasma de berro, ligeramente tibio, aplicar varias veces al día.
  • Café tostado y orgánico: Tomar 1 – 3 veces al día una taza de café (sin azúcar).

Medicinas naturistas es una comunidad sin ánimo de lucro que se apoya en subvenciones y donaciones de personas agradecidas por nuestras publicaciones. Si donan unos dólares o compartes nuestras publicaciones, estan colaborando con la supervivencia de este portal y la difusion de alternativas naturales como complemento a alguna enfermedad.
facebook.com/medicinasnaturistas

Esta información ha sido creada con el fin de dar a conocer alternativas distintas en la lucha de enfermedades, mas no pretende sustituir a su médico o a la medicina alopática. tampoco exonera o sustituye la consulta a un médico naturista. Se recomienda consultar con su médico antes de usar esta información. Para la cirrosis significa una patología que lleva a reducir la velocidad y la cicatrización progresiva del hígado, debido a un daño crónico impuesta sobre un cuerpo; en otras palabras, el resultado de la cirrosis frecuentes y lesiones hepáticas en la que somos testigos de la destrucción de los hepatocitos, más tarde reemplazado por cicatrices. La cirrosis afecta la funcionalidad y la estructura del hígado, causando serios daños al cuerpo.

Entre los principales agentes etiológicos implicados en la cirrosis, el abuso de alcohol y ciertos tipos de hepatitis jugar un papel de liderazgo; Sin embargo, incluso el consumo excesivo de ciertos medicamentos, la hemocromatosis y el bloqueo de los conductos hepáticos causados ​​por cálculos biliares son otros posibles factores de riesgo. Trastornos o abuso de alcohol / drogas → hígado inflamado → la síntesis de citoquinas → formación de tejido fibroso, nódulos y cicatrices en el hígado

Cirrosis también puede ser asintomática; Sin embargo, los individuos afectados pueden quejarse de la anorexia, ascitis, debilidad y malestar general, disminución del aumento de peso, edema, insomnio, ictericia, los pies y las piernas hinchadas, esplenomegalia.

  • Complicaciones: abscesos, el estómago y el esófago

Información sobre Fármacos para el tratamiento de la cirrosis no pretenden reemplazar la relación directa entre el profesional de la salud y el paciente. Siempre consulte a su médico y / o especialista antes de tomar medicamentos para el tratamiento de la cirrosis. En la actualidad, todavía no hay tratamiento farmacológico puede revertir la progresión de la enfermedad cirrótico: medicamentos utilizados en la terapia sólo son capaces de retardar su evolución - significaba en un sentido negativo - de la causa que subyace. En algunos casos, el tratamiento quirúrgico puede salvar la vida del paciente.

El tratamiento para los alcohólicosLos pacientes con cirrosis alcohólica deben dejar de beber alcohol. Cuando se establece una verdadera adicción al alcohol, en la que el sujeto no es capaz de detener, y recomienda remitir al paciente a un programa de tratamiento específico para los alcohólicos. Tratamiento para la cirrosis causada por hepatitis: Si la cirrosis estaba relacionada con la hepatitis, son fármacos recomendados para el tratamiento de la enfermedad subyacente. Por ejemplo:

  • Pegintergerone (. ES Pegasys, Pegintron) tomar 100 mcg de droga por semana durante 31 semanas; posteriormente, continuar la terapia asumiendo por vía subcutánea 50 mcg / semana de 35-52 semanas.
    Se puede tomar el medicamento en combinación con lamivudina (por ejemplo. Lamivudina / Zidovudina Lamivudina Teva Teva), para los pacientes con VIH y la hepatitis B, en cuyo caso, se recomienda para ser administrado por vía subcutánea 100 mcg de peginterferón durante 31 semanas y se continuar el tratamiento con 50 mcg por semana durante 32-52 semanas. (Para más información vea el artículo sobre fármacos contra la hepatitis)

El tratamiento para evitar complicaciones de la cirrosis:

  • Aumento de la presión en las venas pequeñas y la vena porta se puede prevenir con el uso de medicamentos que pueden controlar la presión dentro de las venas que llevan la sangre al hígado. Estos medicamentos pueden prevenir la hemorragia grave. Particularmente medicamentos recomendados betabloqueantes: Atenolol (por ejemplo Atenol.), Maleato de timolol (Blocadren por ejemplo.), Bosiprololo hemifumarato (por ejemplo Concor.). La dosificación y el modo de administración de los medicamentos deben ser determinados por su médico.
  • La ascitis (exceso de líquido en el abdomen) se puede prevenir tomando diuréticos (amilorida + hidroclorotiazida por ejemplo:. Ej Moduretic:. Tomar 1-2 comprimidos de 5 mg formulados con 50 mg de hidroclorotiazida y amilorida O Esidrix, formulado. en tabletas de 25 mg de hidroclorotiazida ser tomado 1-2 veces al día) y la corrección de los hábitos alimenticios, tales como tomar alimentos bajos en sal. En algunos casos, para remediar las varices y ascitis por cirrosis del hígado, y recomendó un procedimiento llamado cateterismo transyugular de las venas hepáticas supra.
  • Si la cirrosis fue causada por infecciones bacterianas, y así proceder a la toma de antibióticos dirigidos contra el patógeno responsable. Por ejemplo: Amoxicilina (. Por ejemplo amoxicilina, amoxicilina y Trimox, Zimox, Augmentin), ofloxacina (por ejemplo Exocin, Oflocin, para las infecciones por E. coli y Klebsiella pneumoniae.), Etc. La elección de un antibiótico en vez de otra depende del patógeno.
  • En el contexto de la cirrosis hepática grave, el aumento de toxinas encontradas en la sangre puede ser tratada con fármacos indicados para el tratamiento de la encefalopatía hepática (complicación grave de las entidades hepática y cirrosis avanzada). En este caso, la droga más usada en la terapia y lactulosa (por ejemplo Normase, EPS Duphalac, VERELAIT, Laevolac:. Asume inicialmente 30 ml de la droga por vía oral o tres veces de 300 ml de la sustancia en 700 ml de agua o solución salina mediante enema, cada dosis 4-6 horas de mantenimiento:. 30-45 ml, por vía oral 3 veces al día). En tales circunstancias, el paciente debe corregir su poder. Consulte a su médico.
  • Debido a que la cirrosis puede convertirse en cáncer, y una buena regla a análisis de sangre periódicos y otros exámenes específicos, con el fin de luchar contra cualquier tipo de cáncer desde los primeros signos.

La mejor cura para la cirrosis hepática y, sin duda, la prevención:

  • No beba alcohol
  • Tenga cuidado con algunos medicamentos
  • Limite el consumo de AINE en el caso de la hepatitis crónica
  • Medicamentos para la insuficiencia cardíaca
  • Siga una dieta equilibrada, teniendo cuidado de limitar el consumo de alimentos salados
  • Asumir los probióticos para equilibrar la flora intestinal

El cáncer de hígado incluye dos tipos principales: carcinoma hepatocelular (CHC) y cáncer de vías biliares intrahepáticas. (Para las variantes menos comunes, consultar la sección Clasificación celular del cáncer primario de hígado en adultos).

Cálculo del número de casos nuevos y defunciones por cáncer de hígado y de vías biliares intrahepáticas en los Estados Unidos en 2018:[1] El CHC es relativamente poco frecuente en los Estados Unidos, aunque su incidencia va en aumento, sobre todo en lo que concierne a la propagación de la infección por el virus de la hepatitis C (VHC).[2] El CHC es el tumor sólido más común en todo el mundo y la tercera causa principal de muertes relacionadas con el cáncer.[3]

Ampliar Anatomía del hígado. El hígado está en la parte superior del abdomen, cerca del estómago, los intestinos, la vesícula biliar y el páncreas. El hígado tiene cuatro lóbulos. Dos lóbulos están adelante del hígado y dos lóbulos pequeños (que no se muestran) están atrás del hígado. La etiología del CHC es probablemente multifactorial. Los siguientes factores pueden aumentar el riesgo de CHC:

  • Infección por el virus de la hepatitis B (VHB) e infección por el virus de la hepatitis C (VHC): Las infecciones por los VHB y VHC parecen ser las causas más importantes de CHC en todo el mundo. La infección crónica por el VHB es la causa principal de CHC en Asia y África. La infección por el VHC es la causa principal de CHC en América del Norte, Europa y Japón.[4,5]

La incidencia anual de CHC en portadores del VHB es de 0,5 a 1 % por año en pacientes no cirróticos y de 2,5 % por año en pacientes cirróticos. El riesgo relativo de CHC es de 100 (es decir, los portadores de VHB tienen 100 veces más probabilidades de presentar un CHC que las personas que no están infectadas).[6,7]

En un estudio único prospectivo de población que incluyó a 12 008 pacientes, la presencia de positividad para anti-VHC aumentó veinte veces más el riesgo de CHC que en personas anti-VHC negativas.[8] El CHC se puede presentar en pacientes de fibrosis en puentes, infectados por el VHC, aun en ausencia de cirrosis manifiesta.[9] Sin embargo, el riesgo más alto es el de los pacientes con cirrosis confirmada relacionada con el VHC, que tiene una tasa de incidencia de 2 a 8 % anual.[4]

  • Cirrosis alcohólica: Varios informes indican que la cirrosis alcohólica es un factor de riesgo de CHC. No obstante, no se conoce la verdadera incidencia del CHC en la cirrosis alcohólica porque la mayoría de los informes epidemiológicos sobre este tema se publicaron antes de la identificación del VHC.[3]
  • Síndrome metabólico: Los factores de riesgo relacionados con el síndrome metabólico, como resistencia a la insulina, hipertensión, dislipidemia y obesidad se reconocieron como causas posibles de esteatosis hepática no alcohólica, cirrosis y CHC. Empero, hasta la fecha no hay estudios en los que se hizo un seguimiento suficientemente prolongado a un grupo bastante grande de pacientes para describir la incidencia del CHC causado por el síndrome metabólico.[10]
  • Cirrosis biliar: La incidencia del CHC en estadio IV por cirrosis biliar primaria es aproximadamente la misma que la de cirrosis que resulta de la hepatitis C.[11]
  • Lesión hepática crónica: Es probable que la lesión hepática crónica aumente el riesgo de CHC, sobre todo en pacientes con cirrosis. El riesgo acumulado a 5 años de CHC en pacientes con cirrosis oscila entre 5 y 30 %, y depende de la etiología (la más alta entre personas con infección por VHC), la región o el grupo étnico (el más alto entre los asiáticos) y el estadio de la cirrosis.[12,13][Grado de comprobación: 3iii]
  • Hemocromatosis: La hemocromatosis es un factor importante de riesgo de CHC y tiene un aumento de riesgo relativo veinte veces más alto que el de la población normal.[14]
  • Aflatoxina B1: La aflatoxina B1 es producida por hongos del género Aspergillus y es un contaminante común de los cereales, frutos secos y verduras en algunas partes de Asia y África. La aflatoxina B1 también se ha señalado como un cofactor en la etiología del cáncer primario de hígado en los portadores del VHB porque aumenta el riesgo neoplásico al triple.[15]
  • (Para obtener más información, consultar el sumario del PDQ Prevención del cáncer de hígado [hepatocelular]).

    (Para obtener más información, consultar el sumario del PDQ Exámenes de detección del cáncer de hígado [hepatocelular]). Para lesiones de menos de 1 cm y que se encuentran durante exámenes de detección en pacientes con riesgo alto de CHC, no se necesita otra evaluación diagnóstica porque la mayoría de estas lesiones serán nódulos cirróticos en lugar de CHC.[16][Grado de comprobación: 3iii] La estrategia común de vigilancia es un seguimiento cuidadoso en intervalos de tres meses con el uso de la misma técnica con que se documentó por primera vez la presencia de las lesiones.

    Para los pacientes con lesiones hepáticas de más de 1 cm que tienen riesgo de CHC, se debe establecer un diagnóstico. Las pruebas necesarias para diagnosticar un CHC pueden incluir radiología, biopsia o ambas. Para los pacientes con cirrosis, enfermedad hepática u otros factores de riesgo de CHC, y lesiones de más de 1 cm, se pueden usar estudios de triple fase de contraste optimizados (tomografía computarizada (TC) dinámica o imaginología por resonancia magnética [IRM]) para establecer un diagnóstico de CHC.[17]

    Una TC trifásica con contraste o IRM en fases distintas de perfusión sirven para evaluar todo el hígado. Después de la administración controlada de un material de contraste por vía intravenosa, se tomas imágenes de las fases de perfusión arterial y venosa. Durante la fase arterial del estudio, el CHC se destaca con más intensidad que el hígado circundante debido a que la sangre arterial en el hígado se diluye en la sangre venosa que no contiene contraste, mientras que el CHC contiene solo sangre arterial. En la fase venosa, el CHC se destaca menos que el hígado circundante (que se conoce como lavado venoso del CHC) porque la sangre arterial que fluye a través de la lesión ya no contiene contraste; sin embargo, la sangre portal en el hígado ahora contiene contraste.

    La presencia de absorción arterial seguida de lavado en un solo estudio dinámico es altamente específica (95–100 %) para un CHC de 1 a 3 cm de diámetro y, prácticamente, diagnóstica un CHC.[18-20][Grado de comprobación: 3ii] En estos casos, se puede considerar establecido un diagnóstico de CHC sin necesidad de una segunda modalidad de imaginología, aun en ausencia de una biopsia que lo confirme.[4,20,21][Grado de comprobación: 3ii] Si, por otra parte, la primera modalidad de imaginología, ya sea TC potenciada con contraste o IRM, no es concluyente, las imágenes secuenciales con una modalidad diferente pueden mejorar la sensibilidad para detectar un CHC (de 33 a 41 % con TC o IRM, a 76 % cuando ambos estudios se realizan en secuencia) sin una disminución de la especificidad.[19]

    Si, a pesar del uso de dos modalidades de imaginología, una lesión mayor de 1 cm permanece sin caracterización en un paciente de riesgo alto de CHC (es decir, con solo uno o ningún patrón de realce), se puede considerar una biopsia de hígado.[4,20] Se puede realizar una biopsia de hígado cuando el diagnóstico de CHC no se establece mediante una técnica dinámica de imágenes (TC trifásica o IRM) de lesiones hepáticas de 1 cm o más en pacientes de riesgo alto.

    La alfafetoproteína (AFP) no es suficientemente sensible o específica para usarla como ensayo diagnóstico. La AFP puede estar elevada en un colangiocarcinoma intrahepático y en algunos casos en los que hay metástasis de cáncer de colon. El hallazgo de una masa en el hígado con una concentración elevada de AFP no indica automáticamente un CHC. No obstante, si la concentración de AFP es alta, se puede utilizar para vigilar la recidiva. Poco se sabe sobre la evolución natural de los tumores tempranos porque la mayoría de los pacientes de HCC reciben tratamiento. Sin embargo, en los informes más antiguos se describieron tasas de supervivencia de 13 a 21 % sin ningún tratamiento específico.[22,23] En la actualidad, sólo 10 a 23 % de los pacientes de CHC pueden ser aptos para un tratamiento quirúrgico con intención curativa.[24,25] Las tasas de supervivencia general (SG) a 5 años para pacientes de CHC en estadio temprano que se someten a trasplante oscila entre 44 y 78 %; para los pacientes que se someten a resección de hígado la tasa de SG oscila entre 27 y 70 %.[26]

    El trasplante de hígado, la resección quirúrgica y la ablación ofrecen tasas altas de respuesta completa y una posibilidad de curación en pacientes de CHC en estadio temprano.[4] Hay mayor conocimiento sobre la evolución natural del CHC en estadio avanzado. Los pacientes con enfermedad avanzada sin tratamiento habitualmente sobreviven menos de 6 meses.[27] En 25 ensayos clínicos aleatorizados, la tasa de supervivencia de pacientes no tratados osciló entre 10 y 72 % a 1 año, y de 8 a 50 % a 2 años.[28]

    A diferencia de la mayoría de los pacientes con tumores sólidos, el pronóstico de los pacientes de CHC se ve afectado no solo por el estadio del tumor en el momento de su presentación sino, también, por el funcionamiento hepático subyacente. Los principales factores pronósticos que guían la selección del tratamiento son los siguientes:

    • Extensión anatómica del tumor (es decir, tamaño del tumor, número de lesiones, presencia de invasión vascular y diseminación extrahepática).
    • Estado funcional.
    • Reserva funcional hepática según el puntaje Child-Pugh.[27,29,30]

    Otros sumarios del PDQ que contienen información relacionada con el cáncer de hígado primario son los siguientes:

    cuanto necesito para fincar una casa

    Son muy glotones, es muy importante que haga ejercicio para mantenerlo en forma, calmara su temperamento y evitará que se convierta en un perro obeso, vigile su alimentación y siga las cantidades recomendadas por su veterinario. Adaptable como mascota del hogar, el Cocker Spaniel ajustará sus necesidades rápidamente a las de la familia, pero a menos que se le permita hacer una buena cantidad de ejercicio, no estará en la condición física que debería. Al Cocker Spaniel le gusta divertirse y compartir con la familia, los perros que se aburren, pueden comportarse muy mal y hacer travesuras.

    Su pelaje necesita recorte y esto debe ser realizado por un profesional, o el dueño puede adquirir el equipo apropiado y aprender a hacerlo él mismo. Deben ser cepillados a diario. Las uñas deben recortarse según sea necesario. Sus ojos deben ser limpiados con regularidad. Por ser propensos a las otitis, las largas orejas deberían ser revisadas cada semana y prestarles especial atención, limpiando cualquier suciedad, es importante mantener el interior de las orejas limpio. Si llegara a tener una infección en el oído, hay que llevarlo al veterinario cuanto antes, una infección crónica puede causar mucho dolor en el perro y llegar a terminar en sordera.

    El Cocker Spaniel puede tener problemas de sordera hereditaria. En los Estados Unidos se estima que un 6.9% de los perros serán sordos de al menos un oído. Si se decide por esta raza lleve el cachorro al médico veterinario para que le haga un reconocimiento para descartar

    El moquillo canino se presenta con frecuencia en perros jóvenes que no están vacunados, así como en los más viejos que no se han vacunado regularmente. Es una enfermedad de fácil transmisión que resulta complicada debido a la infección secundaria severa que genera. Los síntomas más comunes son ojos rojos y moqueo. Al principio parece que los perros tuvieran únicamente frío, pero a medida que transcurre el tiempo y la enfermedad, empeoran. La falta de apetito, el vómito, la diarrea y los desórdenes respiratorios y nerviosos son signos del moquillo.

    l moquillo es un virus del tipo RNA, cuyo contagio puede darse por inhalación a través de la nariz y la garganta y llega a atacar los nodos linfáticos. Cualquier excremento o secreción (estornudo) de un animal infectado contiene el virus. También puede ser transportado en la ropa, los zapatos y en el momento en que su perro se acerque a ellos se infectará. En los casos más leves el perro sólo parece perder temporalmente el apetito y tener algo de fiebre, una pequeña mucosidad en la nariz y los ojos, algo de tos y una diarrea discreta, como estos síntomas también cursan con otras enfermedades se hace difícil el diagnóstico temprano del moquillo. En los cachorros es muy común que aparezcan pústulas de la piel del vientre llenas de pus; si enferman mientras están cambiando los dientes y sobreviven, tendrán puntos o manchas permanentes en la dentición definitiva. No hay un medicamento conocido que destruya el virus, una vez que cursa la enfermedad lo que se hace es tratar las enfermedades secundarias que aparecen como consecuencia del moquillo, por ejemplo se recetan antibióticos para los males respiratorios, sustitución de líquidos para la diarrea, etc.

    Desafortunadamente entre el 50 y el 80% de los perros infectados mueren, mientras que los que sobrevivan tendrán daños permanentesen su sistema nervioso o sufrirán algún tipo de parálisis el resto de sus vidas. Algunos perros parecen recuperarse pero al poco tiempo recaen. Una mejoría total tarda más dedos meses, durante el cual el animal excreta el virus activo (contagia a otros animales), una vez curado no será más un transmisor. Es importante recalcar que no existe tratamiento para combatir el virus es por ello que la prevención es una prioridad de salud, la vacuna debe aplicarse entre las seis y ocho semanas de edad y colocar dos dosis subsiguientes cada 15 a 21 días. La vacuna debe ser siempre aplicada por un Médico Veterinario, sin excepción, pues antes de la vacunación se debe hacer un examen completo del animal para determinar si está sano, ya que si tiene las defensas bajas, está enfermo o sufre parásitos y se vacuna, es muy posible que contraiga la enfermedad de la que estamos tratando de prevenirlo.

    Además la vacuna es un medicamento que tiene unas condiciones estrictas de conservación y almacenamiento, que de no cumplirse, pueden inactivar sus propiedades haciendo inútil la aplicación de la misma y por ende dejando a su perro totalmente desprotegido ante la enfermedad. Con motivo de celebrarse el 26 de Abril el Día Internacional del Perro de Búsqueda, y ante los recientes desastres naturales que han sacudido el mundo donde estos magníficos canes han demostrado su gran utilidad, quisimos brindarle este pequeño homenaje a este importante trabajador canino.

    A pesar de todos los avances tecnológicos y científicos, de los GPS, las imágenes satelitales y los robots, los perros de búsqueda y rescate siguen siendo una de las mejores herramientas de los equipos SAR (Servicio de Búsqueda y Salvamento), salvando la vida de cientos de personas cada año. Si bien no existe una raza única para la búsqueda y rescate, tampoco cualquier perro es útil para esta actividad.

    En primer lugar tiene que ser lo suficientemente ágil y resistente como para soportar las dificultades propias de los trabajos que realiza. Por esto, pequineses, malteses y otros perros pequeños no suelen ser utilizados en estas labores, prefiriéndose las razas más grandes. No deben ser tan grandes como para que su tamaño dificulte aún más las tareas de rescate. Un perro muy grande puede representar una dificultad importante cuando es necesario hacerlo descender en rapel o cuando hay que trasladarlo en helicópteros y botes pequeños.
    La excepción a esta regla se da cuando los perros necesitan mucha fuerza para sujetar o arrastrar a las personas, como ocurre con algunos perros salvavidas.

    Los perros de búsqueda y rescate también deben tener una motivación excepcional para realizar búsquedas prolongadas aún en las condiciones más desfavorables. Es por esto que se prefieren aquellos perros que tienen un impulso de presa muy desarrollado. Por último, pero no menos importante, todo perro de búsqueda y rescate tiene que estar perfectamente socializado con la gente y con otros animales. También tendrá que estar acostumbrado a situaciones estresantes, como la presencia de mucha gente alrededor, explosiones, gritos, etc.

    En definitiva, cualquier perro puede ser utilizado para búsqueda y rescate siempre que cumpla con los requisitos anteriores y haya recibido un adiestramiento de alto nivel. Especialidades de los perros de búsqueda y rescate

    En la actualidad, los perros de búsqueda y rescate se pueden clasificar en diferentes grupos según las tareas en las que sean especialistas. Los dos grupos principales corresponden a los perros de rastreo y los perros de venteo. Los perros de rastreo, como su nombre lo indica, siguen el rastro de una persona desde un punto A hasta un punto B. Estos perros necesitan un punto de partida y alguna prenda no contaminada de la persona que van a buscar. Se utilizan para encontrar personas perdidas y también pueden utilizarse para encontrar prófugos, aunque en este último caso suelen ser perros policía y no perros de equipos SAR.

    Los perros de venteo son los que buscan el olor humano que se encuentra en el aire, sin seguir a una persona en particular. Son especialistas en encontrar personas enterradas por derrumbes, personas enterradas por avalanchas, cadáveres de personas ahogadas, evidencias humanas en escenas de crímenes, etc. l pasado 4 de enero fue publicada en Gaceta Oficial Nº 39.338 la nueva Ley para la Protección de la Fauna Doméstica Libre y en Cautiverio, con las normas que regirán la protección, tenencia, manejo, uso y comercialización de la fauna doméstica, en nuestro caso nos concentraremos en lo que respecta a las mascotas.

    Esta normativa establece responsabilidades, sanciones y penalizaciones para aquellos que la incumplan, por lo que es importante que los dueños de mascotas sepan de este nuevo instrumento legal. En esta nota les traemos un resumen de la misma. Los invitamos a analizarla y dejar sus opiniones en el blog mascotasoriente.blogspot.com o hacerle llegar sus inquietudes a las autoridades correspondientes.

    Entre los aspectos que mas resaltan está el que los dueños o los que ejerzan la tenencia de mascotas están obligados a brindarles el cuidado, protección, alimentación y medidas sanitarias adecuadas a su especie y raza, y serán responsables de daños por impericia o negligencia que causen sus animales a terceros y a sus bienes, así como de evitar eventos que puedan perturbar la tranquilidad ciudadana. También están en la obligación de retirar los desechos de sus mascotas de la vía pública, parques y demás y son responsables de su disposición final. Los animales deberán ser registrados ante la autoridad municipal correspondiente a su lugar de residencia, reservándose la autoridad la capacidad de prohibir o restringir la propiedad o tenencia de animales que puedan considerarse riesgosos.

    Con respecto a esto se restringe desde ya la propiedad y tenencia de Pitbulls, Terrier Americano, Bull Terrier Staffordshire, Terrier Americano Staffordshire y sus mestizajes y aquellos que los posean deberán tenerlos en cautividad, cumplir con los requisitos sanitarios correspondientes y adoptar medidas de aseguramiento necesario para evitar el escape de los mismos. Tanbién queda prohibida la importación, adopción, reproducción, cría y comercialización de estos ejemplares y a partir del 31 de diciembre del 2014 queda expresamente prohibida su propiedad y tenencia. Se prohíbe específicamente: abandonar en la vía pública animales vivos o muertos, maltratarlos, agredirlos o causarles practicas que les ocasionen, sufrimiento, dolor o muerte; practicarles mutilaciones, usarlos como blanco de tiro, castrarlos sin anestesia, mantenerlos en condiciones de hacinamiento. También se prohíben estrictamente todas las actividades de peleas de perros, con sanciones severas para los que incurran en ellas. Se penalizara a los dueños que descuiden el albergue de su mascota, así como condiciones de movilidad y sanitarias que atenten con las condiciones óptimas del animal.

    Queda prohibida la permanencia de la fauna doméstica en áreas de uso común de los inmuebles, así como oficinas y transporte público, excepto para los de seguridad del Estado y de asistencia. Sólo podrán circular en estas áreas acompañados de sus dueños y con sus correspondientes correas, arneses y/o bozales de acuerdo a la especie, raza o variedad. Los animales que circulen sin dueño podrán ser retenidos por las autoridades municipales, que pasados los 3 días podrán disponer del animal según sus regulaciones. Los animales declarados en estado de abandono deberán ser confinados en sitios manejados o autorizados por la instancia municipal correspondiente. Sobre el sacrificio sin dolor, este solo debe ser aplicado por un Médico Veterinario o una persona supervisada por este y bajo ninguna circunstancia se permitirá que los niños y adolescentes presencien el acto. También podrá aplicarse en caso desituaciones como control poblacional, amenaza a la salud pública o a la integridad de las personas.

    Se establecen tres tipos de sanciones, leves, graves y muy graves. Las infracciones leves serán penadas con multas que oscilan de 20 a 39 UT (Unidades Tributarias), como no recoger los desechos del animal, el maltrato aunque no cause dolor, venta o donación sin las medidas sanitarias pertinentes, tener animales no registrados, mantener animales en espacios no adecuados.

    Las infracciones graves serán sancionadas con multas que van de 40 a 70 UT, y son consideradas graves, entre otras: el maltrato que ocasione dolor o lesiones, actos de crueldad y la práctica de mutilaciones que no sean por el propio beneficio de la salud del animal. El abandono así como mantenerlo en condiciones higiénicas y sanitarias inade-cuadas, alimentación inadecuada o insuficiente de acuerdo a su especie o raza, trabajos que originen inmovilización, daño o dolor; la ausencia de la vacuna pertinente, el incumplimiento en la aplicación de tratamientos médicos prescritos por un Médico Veterinario, venta de animales enfermos. También la evaluación, control sanitario, prescripción o aplicación de tratamientos médicos y realización de cirugías por personas sin acreditación como Médicos Veterinarios o supervisados por estos. Las infracciones muy graves acarrearan multas que van desde las 71 a 100 UT, entre estas están: maltrato que ocasione la muerte,organización y celebración de pelas de perros, esterilización o sacrificio sin dolor de animales sin control facultativo, el comercio ilícito de animales doméstico, el uso de animales para comerciar, distribuir o traficar estupefacientes y psicotrópicos.

    fincar dicionario

    • Incluir grasas poliinsaturadas ricas en ácidos grasos esenciales, nueces, aguacates, semillas de sésamo.
    • El cardo lechero puede contribuir al tratamiento de la cirrosis, ya que contribuye a la regeneración de las células hepáticas. Puede tomarse en forma de tabletas o el extracto sin contenido de alcohol llamado glicerato.
    • Jugo terapia, integrar productos como betabel (remolacha), zanahoria, paja de trigo, aceite de linaza crudo, ajos.
    • Aumentar el consumo de hidratos de carbono complejos, como papas, pastas, arroz y pan integral.
    • Aumentar el consumo de frutas y verduras frescas.
    • Reducir Alimentos grasos y sal.
    • Evitar el alcohol, alimentos muy condimentados y encurtidos, comidas a la parrilla.
    • Tomar agua de alcachofa y comer diario una alcachofa.
    • Alcachofa con amargón y boldo: Tomar té de estos 3 ingredientes, 2 veces al día
    • Alcachofa: Tomar extracto de alcachofa (incluida sus hojas). 3 veces al día.
    • Apio orgánico con azafrán y culantro: Preparar el cocimiento en 1 ½ de agua, una rama de apio, un manojo de raíz de azafrán y una rama de culantro; hervir hasta que el agua se reduzca a un litro; al finalizar agregar una papeleta de Ruibarbo, una de hierro y una de sulfato de magnesia. Tomar en frío una copita.
    • Arcilla: Aplicar barro con llantén sobre la zona adolorida.
    • Berro: Aplicar cataplasma de berro, ligeramente tibio, aplicar varias veces al día.
    • Café tostado y orgánico: Tomar 1 – 3 veces al día una taza de café (sin azúcar).

    Medicinas naturistas es una comunidad sin ánimo de lucro que se apoya en subvenciones y donaciones de personas agradecidas por nuestras publicaciones. Si donan unos dólares o compartes nuestras publicaciones, estan colaborando con la supervivencia de este portal y la difusion de alternativas naturales como complemento a alguna enfermedad.
    facebook.com/medicinasnaturistas

    Esta información ha sido creada con el fin de dar a conocer alternativas distintas en la lucha de enfermedades, mas no pretende sustituir a su médico o a la medicina alopática. tampoco exonera o sustituye la consulta a un médico naturista. Se recomienda consultar con su médico antes de usar esta información. Para la cirrosis significa una patología que lleva a reducir la velocidad y la cicatrización progresiva del hígado, debido a un daño crónico impuesta sobre un cuerpo; en otras palabras, el resultado de la cirrosis frecuentes y lesiones hepáticas en la que somos testigos de la destrucción de los hepatocitos, más tarde reemplazado por cicatrices. La cirrosis afecta la funcionalidad y la estructura del hígado, causando serios daños al cuerpo.

    Entre los principales agentes etiológicos implicados en la cirrosis, el abuso de alcohol y ciertos tipos de hepatitis jugar un papel de liderazgo; Sin embargo, incluso el consumo excesivo de ciertos medicamentos, la hemocromatosis y el bloqueo de los conductos hepáticos causados ​​por cálculos biliares son otros posibles factores de riesgo. Trastornos o abuso de alcohol / drogas → hígado inflamado → la síntesis de citoquinas → formación de tejido fibroso, nódulos y cicatrices en el hígado

    Cirrosis también puede ser asintomática; Sin embargo, los individuos afectados pueden quejarse de la anorexia, ascitis, debilidad y malestar general, disminución del aumento de peso, edema, insomnio, ictericia, los pies y las piernas hinchadas, esplenomegalia.

    • Complicaciones: abscesos, el estómago y el esófago

    Información sobre Fármacos para el tratamiento de la cirrosis no pretenden reemplazar la relación directa entre el profesional de la salud y el paciente. Siempre consulte a su médico y / o especialista antes de tomar medicamentos para el tratamiento de la cirrosis. En la actualidad, todavía no hay tratamiento farmacológico puede revertir la progresión de la enfermedad cirrótico: medicamentos utilizados en la terapia sólo son capaces de retardar su evolución - significaba en un sentido negativo - de la causa que subyace. En algunos casos, el tratamiento quirúrgico puede salvar la vida del paciente.

    El tratamiento para los alcohólicosLos pacientes con cirrosis alcohólica deben dejar de beber alcohol. Cuando se establece una verdadera adicción al alcohol, en la que el sujeto no es capaz de detener, y recomienda remitir al paciente a un programa de tratamiento específico para los alcohólicos. Tratamiento para la cirrosis causada por hepatitis: Si la cirrosis estaba relacionada con la hepatitis, son fármacos recomendados para el tratamiento de la enfermedad subyacente. Por ejemplo:

    • Pegintergerone (. ES Pegasys, Pegintron) tomar 100 mcg de droga por semana durante 31 semanas; posteriormente, continuar la terapia asumiendo por vía subcutánea 50 mcg / semana de 35-52 semanas.
      Se puede tomar el medicamento en combinación con lamivudina (por ejemplo. Lamivudina / Zidovudina Lamivudina Teva Teva), para los pacientes con VIH y la hepatitis B, en cuyo caso, se recomienda para ser administrado por vía subcutánea 100 mcg de peginterferón durante 31 semanas y se continuar el tratamiento con 50 mcg por semana durante 32-52 semanas. (Para más información vea el artículo sobre fármacos contra la hepatitis)

    El tratamiento para evitar complicaciones de la cirrosis:

    • Aumento de la presión en las venas pequeñas y la vena porta se puede prevenir con el uso de medicamentos que pueden controlar la presión dentro de las venas que llevan la sangre al hígado. Estos medicamentos pueden prevenir la hemorragia grave. Particularmente medicamentos recomendados betabloqueantes: Atenolol (por ejemplo Atenol.), Maleato de timolol (Blocadren por ejemplo.), Bosiprololo hemifumarato (por ejemplo Concor.). La dosificación y el modo de administración de los medicamentos deben ser determinados por su médico.
    • La ascitis (exceso de líquido en el abdomen) se puede prevenir tomando diuréticos (amilorida + hidroclorotiazida por ejemplo:. Ej Moduretic:. Tomar 1-2 comprimidos de 5 mg formulados con 50 mg de hidroclorotiazida y amilorida O Esidrix, formulado. en tabletas de 25 mg de hidroclorotiazida ser tomado 1-2 veces al día) y la corrección de los hábitos alimenticios, tales como tomar alimentos bajos en sal. En algunos casos, para remediar las varices y ascitis por cirrosis del hígado, y recomendó un procedimiento llamado cateterismo transyugular de las venas hepáticas supra.
    • Si la cirrosis fue causada por infecciones bacterianas, y así proceder a la toma de antibióticos dirigidos contra el patógeno responsable. Por ejemplo: Amoxicilina (. Por ejemplo amoxicilina, amoxicilina y Trimox, Zimox, Augmentin), ofloxacina (por ejemplo Exocin, Oflocin, para las infecciones por E. coli y Klebsiella pneumoniae.), Etc. La elección de un antibiótico en vez de otra depende del patógeno.
    • En el contexto de la cirrosis hepática grave, el aumento de toxinas encontradas en la sangre puede ser tratada con fármacos indicados para el tratamiento de la encefalopatía hepática (complicación grave de las entidades hepática y cirrosis avanzada). En este caso, la droga más usada en la terapia y lactulosa (por ejemplo Normase, EPS Duphalac, VERELAIT, Laevolac:. Asume inicialmente 30 ml de la droga por vía oral o tres veces de 300 ml de la sustancia en 700 ml de agua o solución salina mediante enema, cada dosis 4-6 horas de mantenimiento:. 30-45 ml, por vía oral 3 veces al día). En tales circunstancias, el paciente debe corregir su poder. Consulte a su médico.
    • Debido a que la cirrosis puede convertirse en cáncer, y una buena regla a análisis de sangre periódicos y otros exámenes específicos, con el fin de luchar contra cualquier tipo de cáncer desde los primeros signos.

    La mejor cura para la cirrosis hepática y, sin duda, la prevención:

    • No beba alcohol
    • Tenga cuidado con algunos medicamentos
    • Limite el consumo de AINE en el caso de la hepatitis crónica
    • Medicamentos para la insuficiencia cardíaca
    • Siga una dieta equilibrada, teniendo cuidado de limitar el consumo de alimentos salados
    • Asumir los probióticos para equilibrar la flora intestinal

    El cáncer de hígado incluye dos tipos principales: carcinoma hepatocelular (CHC) y cáncer de vías biliares intrahepáticas. (Para las variantes menos comunes, consultar la sección Clasificación celular del cáncer primario de hígado en adultos).

    Cálculo del número de casos nuevos y defunciones por cáncer de hígado y de vías biliares intrahepáticas en los Estados Unidos en 2018:[1] El CHC es relativamente poco frecuente en los Estados Unidos, aunque su incidencia va en aumento, sobre todo en lo que concierne a la propagación de la infección por el virus de la hepatitis C (VHC).[2] El CHC es el tumor sólido más común en todo el mundo y la tercera causa principal de muertes relacionadas con el cáncer.[3]

    Ampliar Anatomía del hígado. El hígado está en la parte superior del abdomen, cerca del estómago, los intestinos, la vesícula biliar y el páncreas. El hígado tiene cuatro lóbulos. Dos lóbulos están adelante del hígado y dos lóbulos pequeños (que no se muestran) están atrás del hígado. La etiología del CHC es probablemente multifactorial. Los siguientes factores pueden aumentar el riesgo de CHC:

    • Infección por el virus de la hepatitis B (VHB) e infección por el virus de la hepatitis C (VHC): Las infecciones por los VHB y VHC parecen ser las causas más importantes de CHC en todo el mundo. La infección crónica por el VHB es la causa principal de CHC en Asia y África. La infección por el VHC es la causa principal de CHC en América del Norte, Europa y Japón.[4,5]

    La incidencia anual de CHC en portadores del VHB es de 0,5 a 1 % por año en pacientes no cirróticos y de 2,5 % por año en pacientes cirróticos. El riesgo relativo de CHC es de 100 (es decir, los portadores de VHB tienen 100 veces más probabilidades de presentar un CHC que las personas que no están infectadas).[6,7]

    En un estudio único prospectivo de población que incluyó a 12 008 pacientes, la presencia de positividad para anti-VHC aumentó veinte veces más el riesgo de CHC que en personas anti-VHC negativas.[8] El CHC se puede presentar en pacientes de fibrosis en puentes, infectados por el VHC, aun en ausencia de cirrosis manifiesta.[9] Sin embargo, el riesgo más alto es el de los pacientes con cirrosis confirmada relacionada con el VHC, que tiene una tasa de incidencia de 2 a 8 % anual.[4]

  • Cirrosis alcohólica: Varios informes indican que la cirrosis alcohólica es un factor de riesgo de CHC. No obstante, no se conoce la verdadera incidencia del CHC en la cirrosis alcohólica porque la mayoría de los informes epidemiológicos sobre este tema se publicaron antes de la identificación del VHC.[3]
  • Síndrome metabólico: Los factores de riesgo relacionados con el síndrome metabólico, como resistencia a la insulina, hipertensión, dislipidemia y obesidad se reconocieron como causas posibles de esteatosis hepática no alcohólica, cirrosis y CHC. Empero, hasta la fecha no hay estudios en los que se hizo un seguimiento suficientemente prolongado a un grupo bastante grande de pacientes para describir la incidencia del CHC causado por el síndrome metabólico.[10]
  • Cirrosis biliar: La incidencia del CHC en estadio IV por cirrosis biliar primaria es aproximadamente la misma que la de cirrosis que resulta de la hepatitis C.[11]
  • Lesión hepática crónica: Es probable que la lesión hepática crónica aumente el riesgo de CHC, sobre todo en pacientes con cirrosis. El riesgo acumulado a 5 años de CHC en pacientes con cirrosis oscila entre 5 y 30 %, y depende de la etiología (la más alta entre personas con infección por VHC), la región o el grupo étnico (el más alto entre los asiáticos) y el estadio de la cirrosis.[12,13][Grado de comprobación: 3iii]
  • Hemocromatosis: La hemocromatosis es un factor importante de riesgo de CHC y tiene un aumento de riesgo relativo veinte veces más alto que el de la población normal.[14]
  • Aflatoxina B1: La aflatoxina B1 es producida por hongos del género Aspergillus y es un contaminante común de los cereales, frutos secos y verduras en algunas partes de Asia y África. La aflatoxina B1 también se ha señalado como un cofactor en la etiología del cáncer primario de hígado en los portadores del VHB porque aumenta el riesgo neoplásico al triple.[15]
  • (Para obtener más información, consultar el sumario del PDQ Prevención del cáncer de hígado [hepatocelular]).

    (Para obtener más información, consultar el sumario del PDQ Exámenes de detección del cáncer de hígado [hepatocelular]). Para lesiones de menos de 1 cm y que se encuentran durante exámenes de detección en pacientes con riesgo alto de CHC, no se necesita otra evaluación diagnóstica porque la mayoría de estas lesiones serán nódulos cirróticos en lugar de CHC.[16][Grado de comprobación: 3iii] La estrategia común de vigilancia es un seguimiento cuidadoso en intervalos de tres meses con el uso de la misma técnica con que se documentó por primera vez la presencia de las lesiones.

    Para los pacientes con lesiones hepáticas de más de 1 cm que tienen riesgo de CHC, se debe establecer un diagnóstico. Las pruebas necesarias para diagnosticar un CHC pueden incluir radiología, biopsia o ambas. Para los pacientes con cirrosis, enfermedad hepática u otros factores de riesgo de CHC, y lesiones de más de 1 cm, se pueden usar estudios de triple fase de contraste optimizados (tomografía computarizada (TC) dinámica o imaginología por resonancia magnética [IRM]) para establecer un diagnóstico de CHC.[17]

    Una TC trifásica con contraste o IRM en fases distintas de perfusión sirven para evaluar todo el hígado. Después de la administración controlada de un material de contraste por vía intravenosa, se tomas imágenes de las fases de perfusión arterial y venosa. Durante la fase arterial del estudio, el CHC se destaca con más intensidad que el hígado circundante debido a que la sangre arterial en el hígado se diluye en la sangre venosa que no contiene contraste, mientras que el CHC contiene solo sangre arterial. En la fase venosa, el CHC se destaca menos que el hígado circundante (que se conoce como lavado venoso del CHC) porque la sangre arterial que fluye a través de la lesión ya no contiene contraste; sin embargo, la sangre portal en el hígado ahora contiene contraste.

    La presencia de absorción arterial seguida de lavado en un solo estudio dinámico es altamente específica (95–100 %) para un CHC de 1 a 3 cm de diámetro y, prácticamente, diagnóstica un CHC.[18-20][Grado de comprobación: 3ii] En estos casos, se puede considerar establecido un diagnóstico de CHC sin necesidad de una segunda modalidad de imaginología, aun en ausencia de una biopsia que lo confirme.[4,20,21][Grado de comprobación: 3ii] Si, por otra parte, la primera modalidad de imaginología, ya sea TC potenciada con contraste o IRM, no es concluyente, las imágenes secuenciales con una modalidad diferente pueden mejorar la sensibilidad para detectar un CHC (de 33 a 41 % con TC o IRM, a 76 % cuando ambos estudios se realizan en secuencia) sin una disminución de la especificidad.[19]

    Si, a pesar del uso de dos modalidades de imaginología, una lesión mayor de 1 cm permanece sin caracterización en un paciente de riesgo alto de CHC (es decir, con solo uno o ningún patrón de realce), se puede considerar una biopsia de hígado.[4,20] Se puede realizar una biopsia de hígado cuando el diagnóstico de CHC no se establece mediante una técnica dinámica de imágenes (TC trifásica o IRM) de lesiones hepáticas de 1 cm o más en pacientes de riesgo alto.

    La alfafetoproteína (AFP) no es suficientemente sensible o específica para usarla como ensayo diagnóstico. La AFP puede estar elevada en un colangiocarcinoma intrahepático y en algunos casos en los que hay metástasis de cáncer de colon. El hallazgo de una masa en el hígado con una concentración elevada de AFP no indica automáticamente un CHC. No obstante, si la concentración de AFP es alta, se puede utilizar para vigilar la recidiva. Poco se sabe sobre la evolución natural de los tumores tempranos porque la mayoría de los pacientes de HCC reciben tratamiento. Sin embargo, en los informes más antiguos se describieron tasas de supervivencia de 13 a 21 % sin ningún tratamiento específico.[22,23] En la actualidad, sólo 10 a 23 % de los pacientes de CHC pueden ser aptos para un tratamiento quirúrgico con intención curativa.[24,25] Las tasas de supervivencia general (SG) a 5 años para pacientes de CHC en estadio temprano que se someten a trasplante oscila entre 44 y 78 %; para los pacientes que se someten a resección de hígado la tasa de SG oscila entre 27 y 70 %.[26]

    El trasplante de hígado, la resección quirúrgica y la ablación ofrecen tasas altas de respuesta completa y una posibilidad de curación en pacientes de CHC en estadio temprano.[4] Hay mayor conocimiento sobre la evolución natural del CHC en estadio avanzado. Los pacientes con enfermedad avanzada sin tratamiento habitualmente sobreviven menos de 6 meses.[27] En 25 ensayos clínicos aleatorizados, la tasa de supervivencia de pacientes no tratados osciló entre 10 y 72 % a 1 año, y de 8 a 50 % a 2 años.[28]

    A diferencia de la mayoría de los pacientes con tumores sólidos, el pronóstico de los pacientes de CHC se ve afectado no solo por el estadio del tumor en el momento de su presentación sino, también, por el funcionamiento hepático subyacente. Los principales factores pronósticos que guían la selección del tratamiento son los siguientes:

    • Extensión anatómica del tumor (es decir, tamaño del tumor, número de lesiones, presencia de invasión vascular y diseminación extrahepática).
    • Estado funcional.
    • Reserva funcional hepática según el puntaje Child-Pugh.[27,29,30]

    Otros sumarios del PDQ que contienen información relacionada con el cáncer de hígado primario son los siguientes:

    usar mucho ventolin