Cada episodio de hemorragia por varices se asocia a una elevada mortalidad ( se contabiliza la ocurrida dentro de las primeras seis semanas después del episodio de sangrado ), que en general se sitúa alrededor del 35% (44). Nuevamente es el grado de insuficiencia hepática el factor más claramente relacionado con la tasa de mortalidad, aunque factores como la recidiva hemorrágica precoz también parecen relacionarse. 9. 4. TRATAMIENTO DEL EPISODIO AGUDO (tabla 9)

Durante un episodio agudo de sangrado por varices, el objetivo inmediato es conseguir la estabilidad hemodinámica del paciente y el cese de la hemorragia activa. Un paciente con sangrado activo requiere ser manejado dentro de una Unidad de Cuidados Intensivos, donde es posible facilitarle las medidas de control y tratamiento en consonancia a la gravedad de su proceso. Clásicamente se ha considerado que el esquema terapéutico de una hemorragia por varices debe de estar basado en los siguientes elementos: reposición de la volemia, profilaxis de las complicaciones y medidas encaminadas al control de la hemorragia ( a las que se añaden aquellas destinadas a prevenir la recidiva precoz ) (41).

La reposición de la volemia requiere de la inserción de un catéter para medir la presión venosa central y la colocación de una cánula intravenosa de grueso calibre que permita la reposición rápida de volumen. El objetivo es conseguir una volemia adecuada. Las guías para conseguir ésto son simples, tanto clínicas como hemodinámicas: presión arterial sistólica superior a 90 mmHg., frecuencia cardíaca inferior a 100 lat./min., presión venosa central por encima de 5 cmH2O y unas cifras de hematocrito entre el 25% y el 30% o hemoglobina de unos 10 gr./dl. El tipo de expansor a utilizar ( cristaloides o coloides ) dependerá de la experiencia de cada grupo, ya que existen datos controvertidos a cerca de la eficacia, seguridad y complicaciones de cada uno de ellos. En el caso de los pacientes sangrantes por hipertensión portal se deben de tener en cuenta varias consideraciones específicas a la hora de la reposición de volumen. Por una parte, existen datos que indican que la expansión plasmática en casos de hipertensión portal en pacientes cirróticos se asocia a una elevación de la presión portal, con el consiguiente riesgo de recidiva hemorrágica (49), ésto hace que la expansión de volumen deba de ser cuidadosa para evitar los riesgos de un nuevo sangrado. Por otra parte, se ha sugerido que la anemia dilucional normovolémica podría agravar la hipertensión portal mediado por una mayor vasodilatación esplácnica (50), lo que lleva a intentar mantener unas cifras de hematocrito y hemoglobina en los niveles anteriormente expuestos. En cuanto a la profilaxis de las complicaciones que pueden aparecer en relación con una hemorragia digestiva alta, existen dos estrechamente relacionadas con los pacientes cirróticos: la encefalopatía hepática y las infecciones bacterianas. La hemorragia digestiva es uno de los factores precipitantes de la encefalopatía hepática; para intentar disminuir este riesgo se recomienda la eliminación de la sangre existente en el tubo digestivo mediante lavados repetidos por la sonda nasogástrica, administración de laxantes por vía oral y realización de enemas de limpieza (41). El mayor riesgo de infecciones bacterianas, sobre todo de enterobacterias, está en relación con diversas circunstancias como son la traslocación bacteriana, el escape de sangre portal de las colaterales y el déficit funcional de las células de Kupffer (51). Se ha demostrado que la administración de antibióticos no absorbibles disminuye el riesgo de infección, siendo la pauta más eficaz la administración de Quinilonas (Norfloxacino ) a razón de 400 mgr. cada 12 horas (52).

El tercer elemento del tratamiento son las medidas encaminadas al control de la hemorragia. En términos de manejo específico, tanto los métodos que reducen la presión portal como aquellos que reducen el flujo varicoso han sido usados para detener la hemorragia. Estas modalidades terapéuticas específicas generalmente son aplicadas una vez el diagnóstico de hemorragia por varices ha sido establecido endoscópicamente, sin embargo existe un estudio (53) que sugiere que pueden obtenerse mayores beneficios iniciando el tratamiento farmacológico del paciente en el periodo prehospitalario. El tratamiento farmacológico de la hemorragia digestiva alta por rotura de varices está basado en el uso de agentes que disminuyan la presión portal, y por lo tanto la presión en las varices. Se debería de conseguir reducciones significativas tanto en el flujo como en la presión portal, sin una gran incidencia de efectos secundarios. En la actualidad se considera al tratamiento farmacológico como el primer escalón en el esquema terapéutico de la hemorragia por varices (40, 41).

· Vasopresina: hormona producida en la neurohipófisis reguladora del balance hídrico y que a altas dosis actúa como un potente vasoconstrictor. A nivel mesentérico produce una importante disminución del flujo y de la presión portal, y de forma paralela en las varices (54). Su utilización viene limitada por sus efectos secundarios: cardíacos ( arritmias, infarto agudo, fallo ventricular izquierdo ), cerebrales ( accidentes cerebrovasculares ), arteriales ( hipertensión, isquemia intestinal, acrocianosis ), que obliga a suspender el tratamiento en más del 25% de los pacientes (55), lo que hace que la administración aislada de vasopresina sea una práctica en desuso en la actualidad. Las dosis normalmente utilizadas oscilan alrededor de 0.2 a 0.4 U/min. en infusión continua, puede llegar a alcanzarse un máximo de 0.8 U/min., aunque los efectos secundarios se hacen más probables. Si la hemorragia es controlada, la dosis debe de ser disminuída en 0.1U/min. cada 4 ó 6 horas, no se recomienda se uso más allá de 24 horas. · Vasopresina más Nitratos Orgánicos: en un intento de reducir la importancia de los efectos secundarios de la vasopresina, se intentó su administración junto a nitroglicerina, con lo que se disminuía los efectos vasoconstrictores sistémicos de aquella y se incrementaba la reducción de la presión portal, al disminuirse las resistencias vasculares intrahepáticas y a nivel portocolateral. Existen estudios que demuestran los efectos beneficiosos de la adición de nitroglicerina al tratamiento (55) en cuanto al control de la hemorragia y a la reducción de los efectos secundarios. En diversos estudios se ha utilizado la nitroglicerina en sus distintas formas de administración, sublingual, intravenosa y transdérmica, y aunque los efectos beneficiosos no parecen depender de la forma utilizada, la ruta intravenosa parece la preferible debido a que la dosificación es más fácilmente monitorizada según la presión arterial. Se suele iniciar a una dosis de 40 m g./min., ajustando los aumentos de la misma a una presión arterial sistólica superior a 90 mmHg. En la actualidad se recomienda por lo tanto, el uso combinado de vasopresina y nitroglicerina.

· Glipresina ( Terlipresina, Triglicilvasopresina ): derivado sintético de la vasopresina que posee respecto a ésta una vida biológica más prolongada ( lo que permite su uso en bolos y no en administración continua) y una menor incidencia de efectos secundarios. En diversos estudios (56) se comparó a la glipresina con la vasopresina, comprobándose la no diferencia significativa en cuanto al cese de la hemorragia pero si en cuanto a la incidencia de efectos secundarios en favor de la glipresina. Además se ha comprobado que este fármaco es el único que ha conseguido una reducción de la mortalidad en la hemorragia por varices (57). La dosis generalmente utilizada es de 2 mg./4 h. por vía intravenosa, el fármaco no debe de ser retirado hasta transcurridas 24-48 horas del control de la hemorragia (58). · Somatostatina: éste es un fármaco que produce vasoconstricción esplácnica, y por lo tanto reducción del flujo portal y portocolateral, sin efectos secundarios significativos (54). Su acción parece estar mediada por la capacidad de inhibir la liberación de péptidos vasoactivos endógenos, como glugagón, polipéptido intestinal vasoactivo o sustancia P. Se administra en infusión continua a una dosis de 250 m g/h., previamente se suele administrar una dosis similar en forma de bolo. Se ha visto que su uso en forma de bolo produce una reducción más importante de la presión portal, por lo que se aconseja la administración adicional de bolos a la dosis antes referida, en las primeras horas del tratamiento o cuando se sospeche de una recidiva hemorrágica (40, 41). Existen estudios que demuestran la eficacia similar de la somatostatina en relación a la vasopresina para el control de la hemorragia (56). De la misma forma, ha sido comparada la eficacia de la somatostatina con otros métodos para el control de la hemorragia, como son el taponamiento con balón o la escleroterapia, demostrándose una eficacia similar en ambos casos (58). Se ha comprobado que la administración de somatostatina durante cinco días producía una reducción en la incidencia de recidiva hemorrágica precoz (41). Todo ésto hace de la somatostatina un fármaco de primera línea para el control de la hemorragia por varices.

· Octeótrida: análogo sintético de la somatostatina de vida media más larga. Aunque a nivel experimental se ha demostrado una disminución de la presión portal, a nivel humano los resultados son contradictorios (59). Su utilidad en el tratamiento de la hemorragia por varices no está aún claramente establecido, sin embargo distintos estudios que comparan la octeótrida con otros métodos para el control de la hemorragia demuestran una eficacia similar entre ésta y el resto de los métodos (58). · Taponamiento Esofágico: en aquellos pacientes en los cuales no se logra el control de la hemorragia con el tratamiento farmacológico y/o endoscópico es posible la utilización del taponamiento mediante el uso de sondas con balones esofágicos y gástricos que realizan una presión directa en la variz sangrante y disminuyen el flujo a través de las colaterales portosistémicas. Existen dos tipos básicos de balón: los que poseen sólo un gran balón gástrico ( Linton-Nachlas ) y los que poseen tanto balón gástrico como esofágico (Sengstaken-Blakemore y Minnesota ). El taponamiento es una técnica efectiva que permite el control de la hemorragia en aproximadamente el 90% de los casos (60), sin embargo la incidencia de resangrado es alta, ocurriendo en el 35-50% de los pacientes, lo que sugiere que el taponamiento es efectivo mientras se ejerce compresión. Por ello se considera al taponamiento como una medida temporal, mientras que se realizan planes para un control más estricto de la hemorragia. Su empleo está asociado a un número importante de complicaciones (61), que suelen ocurrir entre el 15 y el 30% de los pacientes, destacando aspiración, migración del balón con oclusión de la vía aérea, desgarros de la mucosa, perforación esofágica o necrosis gástrica.

El balón de Sengstaken-Blakemore es el más usado habitualmente a la hora del control de la hemorragia por varices. Consiste en una sonda con tres luces, una luz para el lavado gástrico y las otras dos restantes están comunicadas con los balones gástrico y esofágico. Existen sondas con una cuarta luz, la cual permite la aspiración del contenido esofágico. Si ésta no exite, se recomienda la colocación de una sonda adicional paralela a la sonda de Sengstaken-Blakemore a lo largo del esófago, que permita la aspiración de las secreciones y restos hemáticos que una vez los balones inflados, no pueden pasar hacia el estómago desde el esófago, disminuyendo con ello el riesgo de aspiración bronquial. A la hora de la colocación de la sonda de Sengstaken-Blakemore se recomienda el seguir las siguientes normas:

1. Antes de su colocación, ambos balones deben de ser comprobados. El balón gástrico es un balón de volumen, lo que significa que una vez colocado en el paciente debe de ser inflado con una cierta cantidad de aire ( 250 ml. ). El balón esofágico al contrario, es un balón de presión, con lo que tras su colocación debe ser inflado con cierta cantidad de aire para mantener una presión determinada ( 35-40 mmHg ). 2. Una vez que la cavidad gástrica ha sido lavada de sangre y el diagnóstico de hemorragia por varices confirmado, la sonda debe de ser lubricada y pasada a través de la boca o nariz hasta el estómago. La situación gástrica se confirmará de la forma tradicional, inyectando aire a través de la luz de lavado gástrico y auscultando sobre el abdomen superior.

3. Inicialmente se infla el balón gástrico con unos 100 ml de aire, luego de tracciona ligeramente hasta que el balón se encaja en la zona del cardias, entonces se infla los restantes 150 ml de aire. 4. Si la sonda carece de una cuarta luz, se coloca una sonda ordinaria en el esófago que nos permita la aspiración de secreciones.

5. La sonda de Sengstaken-Blakemore debe de ser fijada externamente, una vez que el balón gástrico está encajado en la unión gastroesofágica. Esto es generalmente hecho en la zona perinasal, teniendo siempre en cuenta la comodidad del paciente, ésta es la llamada tracción pasiva. En algunos casos se utiliza la tracción activa, mediante la aplicación de tracción constante con un sistemas de poleas o pesas, sin embargo corremos el gran peligro del desplazamiento del balón y la consiguiente obstrucción de la vía aérea. 6. Si el sangrado se continúa produciendo, es de suponer que la fuente del mismo son varices esofágicas, con lo que inflaremos el balón esofágico. Este debe de ser llenado con aire hasta llegar a una presión de 35-40 mmHg.

7. La colocación y manejo de esta sonda debe de ser realizado por personal familiarizado en su uso. 8. Si la sonda tiene que ser retirada rápidamente ( por complicaciones), basta con cortar las tres luces a su salida de nariz o boca, para que la sonda pueda ser extraída con facillidad y de una forma rápida.

9. En caso de tener que ser colocada en pacientes somnolientos, obnubilados o comatosos, es preferible la intubación orotraqueal previa. 10. Se recomienda el desinflar el balón esofágico media hora por cada 12 horas de uso, para disminuir de esta forma el riesgo de isquemia de la mucosa. No hay que olvidar que la sonda de Sengstaken-Blakemore es una medida temporal, mientras se planean otras formas de actuación.

c) Tratamiento Endoscópico Esta técnica fue introducida por Crafoord y Frenckner a finales de los años 40, mientras que las primeras objeciones en cuanto a sus resultados aparecieron en la década de los 60. Su reintroducción de nuevo dentro del arsenal terapéutico en la hemorragia por varices, fue debida a las limitaciones que el tratamiento quirúrgico, urgente o reglado, presentaba en muchos pacientes.

Este procedimiento consiste en la inyección de un agente esclerosante dentro o próximo a la variz. La técnica puede ser aplicada a pie de cama. En el caso de hemorragia masiva se recomienda la intubación del paciente para evitar la aspiración de sangre. La técnica de escleroterapia más ampliamente utilizada es la intravaricosa, produciéndose con ésto un trombo dentro de la variz que interrumpe el flujo sanguíneo. La inyección paravaricosa también consigue la hemostasia creando edema local y engrosamiento de la mucosa esofágica. Sarin (62) comparó ambos procedimientos encontrando que la inyección intravaricosa es más efectiva que la paravaricosa en el cese de la hemorragia ( 91% frente al 18,7% ).

En general, la esclerosis es utilizada en el mismo momento en que se realiza el diagnóstico endoscópico de hemorragia por varices. Este procedimiento urgente consigue la hemostasia inmediata entre el 75 y el 95% de los casos, sin embargo las recidivas hemorrágicas que se producen en los días posteriores es muy elevada. El grupo de pacientes en los que está más indicado la realización de la esclerosis de varices con fines hemostáticos, son aquellos en los que habiendo sido aplicado el tratamiento médico correcto continúan sangrando y tienen un elevado riesgo para la intervención quirúrgica de urgencia (63). En la actualidad este tipo de pacientes sería también subsidiario de la colocación de TIPS.

A la hora de comparar este procedimiento con los diversos tratamientos médicos (65), se ha visto que en relación a la vasopresina la esclerosis es mejor a la hora de conseguir la hemostasia primaria, con menor proporción de recidiva precoz y logrando además reducir la mortalidad. En cuanto a la somatostatina, la esclerosis también se muestra más eficaz a la hora de conseguir la hemostasia, aunque la supervivencia es similar en ambos grupos. Esta no es una técnica exenta de complicaciones (Tabla 10), variando entre el 10% y el 30%, con una mortalidad asociada del 0,5 al 2%. Entre las complicaciones leves destacan dolor torácico, fiebre, disfagia transitoria, derrame pleural, infiltrados pulmonares fugaces y bacteriemia transitoria. Las úlceras esofágicas, consideradas también como complicaciones de la esclerosis, suelen aparecer en un porcentaje elevado de casos ( 70 a 80%). Las complicaciones graves, menos frecuentes, consisten en recidiva hemorrágica debido a las ulceraciones de la mucosa, que en algunos casos pueden llegar al 20%, estenosis cicatricial, perforación submucosa y mediastinitis. Parece ser que el volumen total del agente inyectado y la profundidad de la inyección se relacionan directamente con la aparición de complicaciones. Un punto importante a la hora de reducir la incidencia y gravedad de las complicaciones es su prevención, así el mejor tratamiento de la mediastinitis o de la sepsis consiste en el uso de antibióticos que cubran tanto gérmenes grampositivos como gramnegativos. En cuanto a la disfagia, suele estar relacionada con la aparición de úlceras y ser transitoria, y en el caso de ser necesario su tratamiento se utiliza dilataciones con bujía o balón. La hemorragia debido a la úlcera inducida por la propia esclerosis puede ser grave, pero en general responde bien a la colocación de una sonda de Sengstaken. Se ha comprobado (65) que el uso de la esclerosis con carácter hemostático produce un número mayor de complicaciones, lo que apoya la idea de la utilización de fármacos para el control inicial de la hemorragia y dejar la esclerosis para una segunda fase, si el cese de la hemorragia no se ha conseguido.

Una alternativa al uso de agentes esclerosantes es la colocación de bandas elásticas propuesta por Stiegmann (66), ésto produce necrosis isquémica de la mucosa esofágica, seguido de ulceración y cicatrización, con caída de las bandas en el plazo de 3 a 7 días. Esta técnica tampoco está exenta de complicaciones, con úlceras que aunque poco profundas, son más extensas que las que aparecen en la esclerosis, y en el caso de que sangren producen hemorragia de una gran gravedad (67), también pueden aparecer estenosis esofágica aunque en menor proporción que en los casos de esclerosis. La tasa de hemostasia primaria asociada a la colocación de bandas parece ser superior al 80%, aunque la recidiva hemorrágica por úlceras se sitúa en torno al 10%. Un aspecto importante en la esclerosis de varices es su papel en la profilaxis de la recidiva hemorrágica. Se han comparado los diversos tratamientos médicos con la esclerosis a la hora de prevenir la recidiva del sangrado (64), siendo la asociación de escleroterapia y beta bloqueantes la que presenta mejores resultados a la hora tanto de la profilaxis como de la reducción de la mortalidad. Desde los primeros trabajos de N. V. Eck en la cirugía de hipertensión portal hasta nuestros días, el tratamiento quirúrgico de la hemorragia por varices sangrantes ha experimentado un profundo cambio. En la actualidad el tratamiento farmacológico y/o endoscópico de las varices sangrantes tiene una gran relevancia, quedando la cirugía reservada para aquellos casos en los que fracasa el tratamiento médico. Además está establecido que el tratamiento definitivo de un paciente con hepatopatía en fase avanzada es el trasplante hepático.

Todas las técnicas derivativas están dentro de lo que se denomina derivaciones portosistémicas, que pueden ser: totales, selectivas o reducidas. Las anastomosis portosistémicas pretenden establecer una comunicación entre el territorio portal y la circulación sistémica, de forma que se disminuya la presión en las varices esofagogástricas y se mantenga el flujo portal hepático. Sin embargo, en la actualidad no existe una opción quirúrgica que cumpla estos requisitos. × Anastomosis portosistémicas totales

La anastomosis portocava terminolateral es el tratamiento quirúrgico más eficaz para tratar el sangrado por varices, sin embargo presenta una alta mortalidad operatoria, que en algunos casos puede ser superior al 20%, ésto está en relación con la gravedad de la enfermedad hepática, siendo los pacientes con grado C de Child los que presentan un peor pronóstico. Además de lo anterior, presenta otros grandes inconvenientes como son: la alta incidencia de encefalopatía hepática, que puede ser superior al 25%, la atrofia hepática secundaria a la deprivación brusca del flujo portal y que puede provocar un mayor deterioro de la función hepática, además hay que tener en cuenta que este tipo de anastomosis no mejoran la ascitis. Otro tipo de anastomosis totales son las portocavas laterolaterales, las cuales a diferencia de las anteriores permiten el control de la ascitis.

En la actualidad existen pocas indicaciones para este tipo de derivaciones totales, que deben ser realizadas en casos muy seleccionados, como determinados casos de Sd. de Budd-Chiari o hemorragia masiva por rotura de varices. Sin embargo, existe un estudio (79) que compara la derivación portocava de urgencia en las primeras ocho horas de ingreso hospitalario con el tratamiento médico, observándose un mayor control de la hemorragia tanto a largo como a corto plazo en los pacientes sometidos a derivación portocava, a pesar de que la mayoría de ellos se encontraban en un estado avanzado de hepatopatía. × Anastomosis portosistémicas selectivas

Fue Warren (68) el primero en introducir el término de selectividad que hacía referencia a la descompresión de la zona gastroesofágica sin disminuir el flujo sanguíneo hepático. Sin embargo, después de más de veinte años de experiencia se sabe que la selectividad se va perdiendo con el transcurso del tiempo, por ello se han realizado modificaciones a la técnica original, como es la desconexión esplenopancreática. La ventaja de este tipo de técnica es la baja incidencia tanto de encefalopatía hepática, menor del 10% (69), como de recidiva hemorrágica. El gran inconveniente que presenta es su dificultad técnica.

El candidato ideal para la realización de una anastomosis selectiva es aquel con sangrado por rotura de varices y con un buen funcionalismo hepático ( grados A-B de Child ). Es considerada como una técnica electiva en este tipo de pacientes. × Anastomosis portosistémicas calibradas

aldara crema opiniones

puedo usar aldara en el embarazo

que contiene aldara crema

En el ” Congreso Europeo de Hepatología ” ( EASL) se presentó un trabajo ( todavía es un ensayo clínico preliminar, no son drogas que están a la venta ) que muestra una alta respuesta el tratamiento de la combinación de 2 drogas antivirales vía oral sin el uso de interferón.

Combination of R7227, protease inhibitor, and R7128, nucleoside polymerase inhibitor, shows significant potency in reducing viral load in patients with hepatitis C – NUTLEY, N.J., BRISBANE, Calif., and PRINCETON, N.J., April 25

Esto es sólo el comienzo. Faltan unos años para que estos tratamientos salgan a la venta.Pero lo comento a modo de ejemplo para que vean la tendencia actual de las nuevas terapeúticas. Brinda esperanza para aquellos pacientes que no respondieron al tratamiento con interferón pegilado más ribavirina o que no lo pudieron hacer o completar.

Hola primeramente deseo saludarle y agradecer su dedicación:
Quiero preguntarle si este nuevo tratamiento en ensayo, ha demostrado hasta hoy pocos efectos adversos? y si se visuliza a futuro una cura? o solamente como con el interf y riva, negativizar y esperar a 5 años de estar negativo para confirmar la cura?.
Por otro lado una persona con genotipo1 y carga viral 547000, con 50 años, sin daño hepático al noser por una esteátosis difusa, puede esperar a que salga este ensayo?.
Agradezco su atención y deseo lo mejor en su vida. Ese ensayo lo puse a modo de ejemplo. Actualmente hay decenas de ensayos con drogas antivirales. Todavía ( por lo menos en Argentina ) no hay ningún medicamento a la venta. Hablar de los efectos adversos es un poco apresurado. No hay gran cantidad de pacientes tratados para saber todo acerca de las nuevas drogas.
Si tu médico hepatólogo te dice que tu hepatitis hay que tratarla ( me faltan datos a mí para darte un consejo), te aconsejo el tratamiento. No se sabe cuando se van a comercializar los nuevos tratamientos. Si no funciona. Tenes la oportunidad de éstas nuevas drogas.
Por otro lado te aclaro que la respuesta al tratamiento en genotipo 1 es en promedio del 50 %. Con tener carga viral negativa a los 6 meses de fin del tratamiento ( RVS= respuesta viral sostenida) tenés mas del 95 % de chances de estás curada. No hay que esperrar 5 años.

Muchas gracias tomaremos el tratamiento y seguiremos informándonos de lo que nos proporcione, gracias por su espacio.
Dios le bendice Soy portador de VHC descubierto en 2007 mi gastroenterologo lo definio segun examenes tercera generacion actualmente y desdeq ue empezo mi tratamiento sol me han recetado espironolactona 100 mg. furosemida 40mg. propanolol y ranitidina para contrarestar los medicamentes en el estomago siento todos los sintomas tengo cirrosis compensada aun asteniay en casa no me alimento como es debido por vivir en casa de mi madre por nopoder trabajar y sin seguro de ningun tipo

Tengo Hepatitis C, recientemente detectada, data de 22 años y medio, ningún tratamiento y con muchos síntomas.(fatiga, tos, inflamación, etc)
El Fibro Scan dio F4 con 34.8.
He leído que estando con cirrosis no responde bien al tratamiento de interferon.
(1 de cada 10)
Qué tratamiento puedo utilizar para salvar el resto de mi hígado y volver a tener buena calidad de vida?
Atte. En primer lugar tendr�a que tener m�s informaci�n para recomendarle o no un tratamiento. El fiboscan s�lo no sirve para diagnosticar exactamente el grado de afectaci�n de su h�gado (falta ecografia, genotipo, carga viral,edad,etc) Como Ud. dice es verdad que los pacientes con cirrosis presentan menor respuesta. Por otro lado no existe por el momento otro tratamiento curativo para la hepatitis C. Env�eme por favor m�s informaci�n a mi mail. gustavo.braslavsky@gmail.com para realizar una sugerencia.

Estiamdo Dr.
Gracias por contestar mi correo. Soy genotipo 2
ecografia con esteatosis, y tgo y tgp 130
leì que està en fase 2 la vacuna en cuba y me quiero saber si en mi situaciòn ayudarà.
Al igual que la investigacion del componenete T
que realiza en Suecia.
Gracias Atte. Buen día, cuando un tratamiento tuvo respuesta + (con interf+ribar), pero luego de los 4 meses al realizar una nueva PCR, ésta vuelve a dar Virus detectable, es probable que la continuidad de este tratamiento tenga un buen final?
ó hay que seguir probando por las dudas que funcione?
El genotipo es 1 a, disculpe la dureza de la pregunta, Gracias Jose Víctor

Mi esposo acaba de empezar el tratamiento con interferon hace una semana su carga viral de hace un mes era de 80,000. quisiera saber que posibilidades hay de que se cure, ya que si ni baja la carga viral a cero no le pueden hacer transplante de rinon, porque el se dializa. Gracias. Al igual que los pacientes sin insuficiencia renal, los pacientes con IR responden al tratamiento.De todas maneras lo ideal ser�a que se cure antes del trasplante renal. Pero la hepatitis C no es una contraindicaci�n para trasplante renal. Aunque en cada pa�s o centro de trasplante puede variar.

Estimado doctor,
Al encontrarme investigando sobre HCV en Argentina, entontre su pagina web, la cual me parececio muy interesante. Queria preguntarle si ha intentado usar Infergen (interferon alfacon) para pacientes que recaen o no responden a la terapia actual. Estudios muestran que hay ciertos pacientes que podrian llegar a tener alrededor de un 37% de probabilidad de cura y la probabilidad de suceso se puede determinar a la semana 12 de tratamiento. Es un producto que esta registrado en USA y podria importarse en forma directa a Argentina a los pacientes que puedan necesitarlo. Con gusto podria darles mas informacion para que estos pacientes puedan tener aunque sea una alternativa mas para su cura. Tengo entendido que como Ud. menciona el producto no est� en la Argentina. Si alg�n paciente lo requiere y lo puede pagar le env�o una solicitud.Si tiene m�s informaci�n me la puede enviar al mail: gustavo.braslavsky@gmail.com

Hola buenos dias,me justaria hacer una pregunta pues estoy muy preocupada,he cogido la gripe A y mi marido tiene epatitis c desde hace muchos años y no le han vacunado todabia,puede pasarle algo muchas gracias Estimado Dr.hace 10 años,me detectaron cirrosis por hep C y me dieron un año de vida,todos los meses me indicaban análisis pero ninguna medicación ni respuesta a mis pregun tas,Desde entonces cansada de lo que me parecia desconcideración cambié de hospital,y sucedió lo mismo.Entonces concurrí a un médico clínico,que me soluciono la ascitis con espirolactona,y un anális de carga viral que dio negativo.Desde entonces vivo ecerrada en mi casa, por miedo a que me suceda.A veces siento mareos y une sensacion de que muero, cosa que me pasa enseguida tomando agua y dos cucharadas de azucar, y me queda un fuerte taquicardia.le aclaro que mi preion es nrmal.Muchas gracias cualquier aclaración me viene bien

necesitaria saber donde puedo acudir hacerme la carga viral sin costo recien me diagnosticaron hepatitis c no se en que estapa de la hepatitis estoy, tuve purpura tromopenica idiopatica que disparo debido a esto supuestamente, alguien me ayuda vivo en capital federal, Argentina
silvina, mi e mail es sylaisicoff@hotmail.com muchisimas gracias Averigua en los hospitales Argerich,Muniz o en el Instituto Malbran.

MI NOVIO HA ESTADO CON MEDICACION POR LA HEPATITIS C 4 MESES, SOLO ME DICE QUE SU MEDICO LE DIJO QUE YA ESTA BIEN, LA VERDAD TENGO MIEDO QUE ME HAYA CONTAGIADO Y ESTOY POR HACERME UN TEST DE SANGRE QUE PRECAUSIONES DEBO DE TOMAR COMO SU PAREJA QUE VIVE CON EL PARA NO CONTAGIARME Y PODER TENER MI VIDA NORMAL YA QUE NO ME GUSTARIA CONTAGIAR A MI FAMILIA. Hola:
Necesito saber si para pacientes con la enfermedad de la hepatitis C sin recursos económicos para llevar el tratamiento médico adecuado, existe alguna institución religiosa, no gubernamental o de Solidaridad que lo puedan ayudar con el mismo.

Ac�, en Argentina, se tramite la medicaci�n por el Ministerio de Salud. Tendr�a que averiguar como es en su pa�s. Hola, nuevamente escribiendole porque estoy muy preocupada mi esposo empezo el tratamiento de interferon + ribabirina hace 4 meses y ahora la hepatologa le dijo que no baja la carga viral que esta en 799,000 y que tiene que suspender el tratamiento, no se que hacer mi esposo esta muy desconcertado con la noticia. quisiera saber si hay alguna otra esperanza para bajarle la carga viral ya que de eso depende su transplante de rinon. gracias

hola, tengo hiv y hep c desde hace 23 años, hice tratam c interferon y ribavirina y no respondi, debi suspender porque la cv se disparo en la semana 31 casi a lo mismo q cuando empece a pesar de haber bajado en la semana 12, tuve porfiria cutanea (año 2000) y ahora estoy haciendome estudios para ver como esta el higado,¿hay novedades?¿puedo ser voluntario en algun tratamiento? tengo 52 años y hace mas de 1 año que estoy medicada con levotorixina…despues de un tratamiento atibitico por presunta infeccion de un molar y luego sospecha de sinusitis por los dolores de cabeza…me an diagnosticado mediante una ecografia viliar higado graso me gustaria saber hay algo que pueda hacer para mejorar mis migrañas??’ que medicina es la mas conveniente en estos casos. agradeceria que alguien me oriente muchisimas gracias!

hola:
tengo hepatitis c desde el año 1978, me la trataron solo a base de reposo, en el año 1999 me volvio a aparecer con mas fuerza, me la trataron con interferon y ribabirina me dio muchos problemas sobre todo psicologicos y no desaparecio el virus pero me mejoro bastante hasta hoy.
este año debido a fuertes vomitos me hicieron endoscopia y me acaban de comunicar que tengo polipos vesicula, ulcera duodenal, varices esofagicas y lo peor cirrosis hepatica.
tengo 54 años, el genotipo es 1, me gustaria saber que hacer ya que me estan ofreciendo el mismo tratamiento de interferon y ribabirina pero con muy pocas probabilidades de exito.
gracias. me gustaria saber porque a un familiar con el trataminto con inter, no le dan la baja laboral…Gracias.-

hola hace algunos meses le detectaron hepatitis c a mi eposo y recientemente comenzo su tratamiento de interferon y rabavirina quiero saber que probabilidad tiene de curarse y aproximadamente cuanto tiempo dura un tratamiento para que empieze a hacer efecto? Las posibilidades de curarse son del 50 % para el genotipo 1 y del 80 % para el 2 y 3, aproximadamente.

Dr, yo hice el tratamiento convinado, por 6 meses, genotipo3 se negativiso a los dos meses de tratamiento, pero volvio a los seis meses de finalizado, me bajaron mucho los globulos blancos y no puedo repetirlo o hacerlo por un año, que hago ahora sigo esperando? hasta cuando? en 2 años mas saldra la cura definitiva? esa droga que usan infergen, en estados unidos, es buena, puede llegar a la Argentina? Hola tengo hepatitis c y miastenia, por lo que mi gastroenterologo dice que el interferon esta contraindicado para mi, por lo que quisiera saber si existe alguna cura para las personas como yo que no pueden utilizar interferón por los efectos adversos (la miastenia que es de origen autoinmune),Gracias

Por un lado es verdad que el interfer�n puede disparar la miastenia gravis. Lo que no se ( no es mi especialidad) es si una vez instalada la mistenia puede empeorar con el tratamiento, o si empeora, esto puede luego ser reversible con la culminaci�n del interfer�n. En que estado est� su hepatitis (biopsia, genotipo, funci�n hep�tica)? Habr�a que evaluar riesgo-beneficio cual ser�a el tratamiento indicado para Ud. Dejar a su libre evoluci�n el virus C tambien es un problema. Por el momento no hay tratamiento alternativo (por lo menos en Argentina) y los tratamientos con los nuevos antivirales por ahora incluyen interfer�n. Siendo el suyo un caso particular podr�a igual tratarse de manera no convencional,cuando salgan a la venta los nuevos antivirales. Atentamente. Dr.Gustavo Braslavsky Hola Dr. gracias por la respuesta a mi pregunta, tambien le comento que el genotipo de hepatitis c que padezco en 2 b, la carga viral es de 168,000 UI, a la fecha no me han hecho biopsia de higado solo ultrasonido con sugerencia de cirrosis, asintomático y me dice mi neurologo (por la miastenia) que el tratamiento me puede agravar la miastenia hasta poner en riesgo mi vida, por lo que por elmomento no es conveniente que me traten con interferón. solo me mantendrán con revisiones cada tres meses.

hola Dr sabe la gente dice que me veo amarillo y me siento cansado me operaron en 1991 en Mexico podre tener hepatitis c y que puede pasar si si tengo el virus y que hago? gracias ademas tengo un hijo que tiene problemas respiratorios y no saben que es??

tengo mi hija que tiene 22 años y tiene hepatitis C- primero le hicieron un ensayo con un tratamiento actual, a los 4 meses se dieron cuenta que no funcionaba, posteriormente le formularon o recetaron el interferon y la rivabirina, pero igual su cuerpo ha rechazado el tratamiento y obviamente tuvo que suspenderlo, y durante éste tratamiento su piel se ha vuelto muy sensible, si lllora se le marca rojo en el parpado y se reseca la piel, alrededor de la boca, sus pezones se agrietan y ha perdido cabello. El médico le ha ordenado suspender el tratamiento, a partir de hoy 21 de septiembre del 2011. Mi pregunta que pasa de ahora en adelante? puede tener cirrosisi? aunque el médico le ha dicho que su higado no estaba tan enfermo, no lo entiendo. que debo hacer por favor URGENT¡¡¡¡¡¡¡ Hola Dr, le quiero hacer unas preguntas, mi papa tiene 56 años y el año pasado le detectaron hepatitis c, empezo el tratamiento en junio de este año con interferon y rivadirina, desde que lo empezo tenia muy bajas las plaquetas, ya que antes de empezarlo le detectaron mucho hierro en sangre, y en el mes de enero le sacaron 4 veces sangre.De lo que va del tratamiento ya en el 3er mes en un analisis le dio negativa la carga de virus,lo que yo noto es que esta muy caido, no tiene fuerzas, tambien en los analisis de sangre le dan muy bajos lo globulos rojos, su hepatologo, le receto eritoproyectina humana se inyecta dos veces por semana, pero no sube los glob rojos.Es posible que pueda dejar el tratamiento ya que lo desmejora mucho,hasta recuperarse, tambien le pasa que repitió en un mes infeccion diverticular, tambien toma antibiotico, y me da miedo que el tratamiento termine con el.
Su hepatologo le dijo que le interrumpiria el tratamiento si en el prox estudio le da positiva la carga de la hepatitis, o si le agarraria una ´peritonitis,o si se desangra.
Puede tratarse con alguna medicacion que no sea tan invasiva
Muchas gracias

que tal dr? mi nombre es martin,soy portador de (hvc) genotipo 1 a.tengo 32 años,y la misma me la diagnosticaron en el año 2002,en este momento presento una cirrosis compensada,e hice tratamiento interferon pegilado+ribavirina.en la semana 8 la pcr dio negativa,en la semana 14 el mismo se suspende por una bajada de plaquetas que casi me llevan a una internacion.se hace uso de eltrombopag y las mismas aumentan a galope osea rapidamente,las transaminazas se normalizaron a rango normal.y en realidad me siento muy bien.solo con la incertidumbre de como sigue la planificacion del programa lo cual no lo se.solo le puedo decir que los efectos secundarios de indole psicologico me estan dando ahora,debido a la espera,etc.le dejo un gran saludo.martin TENGO HEPATITIS C, TODO IVA BIEN CON EL TRATAMIENTO DE INTERFERON CON LA RIBAVIRINA, PERO HACE DOS SEMANAS COMENCE CON COMEZON EN EL CUERPO ACTUALMENTE TENGO LOS OJOS BASTANTES INFLAMADOS, CARA CON RONCHAS, EL CUELLO BASTANTE LASTIMADO CON RONCHAS, AYER ACUDI CON EL ESPECIALISTA Y ME DIO LORATADINA PARA CONTRARESTAR LA COMENZON Y EL HINCHAZON, HA DISMINUIDO UN POCO LA COMEZON PERO LOS OJOS LOS TENGO HINCHADOS Y NO TOLERO CREMAS NI NADA YA, ESTOY PENSANDO EN DEJAR EL TRATAMIENTO O QUE PASARIA SI SOLO ME TRATO CON EL INTERFERON ESTOY DESESPERADA

canadian pharmacy aldara cream

El tratamiento puede consistir en quimioterapia para aliviar los síntomas. Hay ensayos clínicos en curso que están poniendo a prueba nuevos medicamentos quimioterapéuticos y terapia biológica. Es una bacteria implicada en el desarrollo de gastritis y úlceras pépticas. Se asocia también con algunos cánceres de estómago. Con toda probabilidad, la infección por Helicobacter pylori se produce en la edad infantil.

Es un bacilo Gram negativo corto, helicoidal, con múltiples flagelos, microaerófilo (con preferencia por medios escasos en oxígeno), que coloniza las capas profundas del moco de recubrimiento gástrico y duodenal y se adhiere a las células epiteliales superficiales de la mucosa del estómago y duodeno, sin invadir la pared. La bacteria segrega amoníaco, alcalinizando el medio; así se protege de la acción acídica del jugo gástrico (pH 3). El amoníaco además irrita la mucosa, ayudado por proteasas y fosfolipasas bacterianas que destruyen el moco protector. La mucosa y su lámina propia son invadidas por un denso infiltrado de células inflamatorias, especialmente neutrófilos.

Se ha relacionado con el 95% de las úlceras duodenales, el 70% de las úlceras gástricas, el 100% de las gastritis crónicas activas y el 100% de las gastritis crónicas tipo B (las más frecuentes, de localización antral). Las pruebas que se utilizan para diagnosticar esta infección pueden ser directas, si se basan en la identificación del microorganismo (histología y cultivo), e indirectas, cuando estudian alguna característica del germen (prueba de la hueraza y pruebas en aire espirado) o bien los anticuerpos producidos por el paciente (serología). Las muestras utilizadas para el diagnóstico pueden obtenerse por métodos invasivos (biopsia durante la endoscopia) o no invasivos (suero, saliva, aliento).

1-El bromuro de etidio es capaz de intercalarse entre las bases del ADN de la bacteria y emite fluorescencia que permite su observación en un microscopio de fluorescencia. En esta imagen se puede observar la morfología espiral o de sacacorchos de H. pylori. 2- Cuando se realiza una tinción de Gram a partir de una extensión de biopsia de antro gástrico se pueden observar los bacilos de morfología curvada y gramnegativos

El aparato digestivo es un sistema fundamental dentro de nuestro cuerpo, ya que en base a ella podemos desarrollar todos nuestros alimentos desde la boca hasta el ano. Respecto al cáncer al estómago y sus enfermedades, pienso que hay que tener una dieta balanceada y tomar los medicamentos correspondientes para que éste, el que generalmente mata, no nos afecte.

Las enfermedades en el sistema digestivo (incluso el cáncer), por lo general, son producto de factores externos, tales como la alimentación e infecciones, con lo cual, podemos deducir que la mayoría de las veces en las cuales ocurre una anomalía es por producto de nuestro propio descuido y poca rigurosidad con la higiene y la dieta. A l tener estos dados, podemos deducir que las enfermedades no son casuales, y son evitables. Muchas personas no tratan a su debido tiempo las afecciones al aparato digestivo, y esto provoca que lo que al principio fue una simple molestia, se convierta en una enfermedad grave, y muchísimo mas complicada de sanar.

El cáncer al estómago es el producto de varias causas, entre las cuales podemos contar una infección por la Helicobacter Pylori, pero es evitable con una adecuada manipulación de los alimentos y de todos los productos que podrían ser ingeridos. Reyes, Paula; “El Sistema Digestivo”, Icarito, Santiago, 1997

Con los años el hígado disminuye de peso, y este cambio es aparentemente más acusado en las mujeres; al mismo tiempo, adquiere una coloración más oscura debido a la acumulación de un pigmento en sus células. Asociado a este cambio anatómico, se observa también un descenso del flujo (cantidad de sangre que pasa por él). En cuanto su funcionamiento, ha de saber que las pruebas hepáticas (de "función hepática") convencionales (transaminasas, bilirrubina, GGT y fosfatasa alcalina de origen hepático) no se modifican con la edad. En cambio, la fosfatasa alcalina que se origina en los huesos se puede elevar a partir de los 70 años.

Por otro lado, parece ser que la capacidad de regeneración (de reemplazo) de las células del hígado (uno de los grandes "poderes" de este órgano) después de una lesión cualquiera (virus, alcohol, toxinas) es menor que en personas más jóvenes. Sin embargo, más importantes quizás que estas modificaciones son los efectos que sobre el hígado tiene la presencia de otras enfermedades, como son la diabetes, las alteraciones de la circulación sanguínea, del corazón y del pulmón (más frecuentes en el anciano), así como el estado de nutrición, los factores genéticos, y el consumo del alcohol y tabaco. En diversas investigaciones realizadas en el ser humano se sugiere que la depuración de ciertos medicamentos de la sangre, predominantemente metabolizados (transformados) por algunas enzimas concretas del hígado, se reduce entre el 10 y el 50%. Además, los cambios anatómicos y del flujo sanguíneo ya comentados probablemente colaboran también en la disminución del poder de transformación de algunos medicamentos por parte del hígado.

Estas modificaciones, junto con las alteraciones de la función y circulación sanguínea de los riñones, por lo que se puede eliminar también algún fármaco, y otros cambios corporales asociados a la ancianidad, hacen que en las personas mayores que toman medicamentos sea más frecuente la aparición de efectos adversos. Vesícula biliar

Con el paso de los años la vesícula biliar tiene una bilis más rica en colesterol y presenta una menor capacidad de contracción con el estímulo de la comida (la vesícula biliar se estimula con las comidas, contrayéndose y vaciando su bilis al intestino para colaborar en la digestión de los alimentos). Estas modificaciones explican la mayor presencia de cálculos biliares en las personas de edad. El páncreas de las personas mayores, aunque acumule grasa y tejido fibrótico (que no tiene función alguna en el organismo), no altera su funcionamiento. La reserva funcional de este órgano es fantástica.


Tubo digestivo En general, muchos aspectos fundamentales de la anatomía y la fisiología (función) del tubo digestivo no se alteran o lo hacen mnimamente. Por ejemplo, sabemos que la capacidad de las células del intestino delgado, tanto las que producen enzimas para la digestión de lo que comemos, como las que intervienen en la absorción (paso a la sangre) de los productos de la misma, es tan grande que no suele alterarse incluso en personas muy ancianas.

Las alteraciones del funcionamiento del tubo digestivo (como sucede también con el hígado) se deben más al estilo de vida (tabaco, alcohol, tipo de alimentación, etc.), a enfermedades crónicas que pueda padecer el anciano (del corazón, pulmón o circulación, diabetes) y a la toma de medicamentos de forma prolongada que a los propios años. En los ancianos es lógico que la toma de múltiples medicamentos sea más frecuente que en las personas jóvenes, medicamentos que pueden no sólo interactuar, sino también aumentar las molestias y enfermedades ya presentes, así como provocar nuevos síntomas: estreñimiento, diarrea, falta de apetito, reflujo de ácido al esófago, o alteraciones del hígado y del páncreas. Investigaciones recientes realizadas en personas mayores han demostrado únicamente la existencia de un pequeño menoscabo en el sistema de protección del estómago, así como en la capacidad de eliminación del ácido que alcanza el esófago (mecanismo de defensa del mismo). En cambio, sí existen mayores alteraciones en la motilidad (movimiento de propulsión o progresión del bolo intestinal) del intestino grueso. También disminuye la capacidad del sistema inmunitario (de defensa), que puede modificar el curso de algunas enfermedades del tubo digestivo. En cambio, hasta el momento presente no se ha podido demostrar científicamente que la llamada tercera edad determine por sí sola una disminución de la secreción del ácido y del vaciamiento del estómago, así como del tránsito (progresión de los alimentos) del intestino delgado. Por último, los investigadores no se ponen de acuerdo sobre la influencia de la edad en e funcionamiento del esófago. En este sentido, estudios recientes han comprobado que el esfínter (a modo de válvula) situado entre el esófago y el estómago no se altera con la edad, en cambio parece que se debilita el esfínter que existe entre la faringe y el esófago.

Por último, ha de saber que las molestias digestivas no son necesariamente una manifestación de la vejez. La microbiota intestinal o flora bacteriana, que está formada por aproximadamente un billón de bacterias por gramo de materia fecal, proporciona al organismo nutrientes y vitaminas esenciales y ayuda a digerir componentes alimenticios de difícil digestión. Además, contribuye al desarrollo normal de la inmunidad, es decir, a educar al sistema inmunitario para hacer su tarea. No obstante, cuando se desajusta, la microbiota puede promover enfermedades autoinmunes a través de varios efectos sobre glóbulos blancos, que son los que nos defienden de las infecciones, pero que también pueden atacar a nuestros propios tejidos, provocando enfermedades inflamatorias.

Las bacterias que se encuentran en el intestino delgado pueden migrar a otros órganos y desencadenar una respuesta autoinmune, según un nuevo estudio de la Universidad de Yale, en New Haven, Connecticut, Estados Unidos. Los investigadores también encontraron que la reacción autoinmune se puede suprimir con un antibiótico o una vacuna diseñada para atacar a las bacterias. Los hallazgos, publicados en la revista ‘Science’, sugieren nuevos enfoques prometedores para tratar las enfermedades autoinmunes crónicas, entre las que se incluyen el lupus eritematoso sistémico y enfermedad hepática autoinmune, tal y como apuntan los propios investigadores.

Las bacterias intestinales se han relacionado con una variedad de patologías, incluidas las enfermedades autoinmunes caracterizadas por el ataque del sistema inmunológico al tejido sano. Para arrojar luz sobre este vínculo, un equipo de investigación de Yale se centró en ‘Enterococcus gallinarum’, una bacteria que descubrieron que es capaz de “translocar” espontáneamente fuera del intestino a los ganglios linfáticos, el hígado y el bazo. En modelos experimentales genéticamente susceptibles, los investigadores observaron que, en los tejidos externos al intestino, ‘E. gallinarum’ inició la producción de auto-anticuerpos e inflamación, señas de identidad de respuesta autoinmune. Confirmaron el mismo mecanismo de inflamación en células hepáticas cultivadas de personas sanas y la presencia de esta bacteria en hígados de pacientes con enfermedad autoinmune.

A través de experimentos adicionales, el equipo de investigación descubrió que podían suprimir la autoinmunidad en modelos experimentales con un antibiótico o una vacuna dirigida a ‘E. gallinarum’. Con cualquiera de los enfoques, los científicos consiguieron suprimir el crecimiento de la bacteria en los tejidos y mitigar sus efectos sobre el sistema inmunitario. “Cuando bloqueamos el camino que conduce a la inflamación, podríamos revertir el efecto de este error en la autoinmunidad –apunta el autor principal Martin Kriegel–. La vacuna contra ‘E. gallinarum’ fue un enfoque específico, ya que las vacunas contra otras bacterias que investigamos no previenen la mortalidad y la autoinmunidad”.

La vacuna se administró mediante inyección intramuscular para evitar atacar a otras bacterias que residen en el intestino. Mientras que Kriegel y sus colegas planean realizar más investigaciones sobre ‘E. gallinarum’ y sus mecanismos, los hallazgos tienen relevancia para el lupus sistémico y la enfermedad hepática autoinmune. “El tratamiento con un antibiótico y otros enfoques como la vacunación son formas prometedoras de mejorar la vida de los pacientes con enfermedad autoinmune”, concluye. En conjunto, estas nuevas observaciones tienen profundas consecuencias terapéuticas y descubren mecanismos nuevos que permiten una mejor comprensión de la relación simbiótica que existe entre la microbiota intestinal y el organismo así como de las enfermedades autoinmunes, incluida la hepatitis autoinmune.

Referencia
Vieira, S. M., Hiltensperger, M., Kumar, V., Zegarra-Ruiz, D., Dehner, C., Khan, N.,. & Barbieri, A. (2018). Translocation of a gut pathobiont drives autoimmunity in mice and humans. Science, 359(6380), 1156-1161.

Las enfermedades de transmisión sexual son más comunes de lo que la gente pueda llegar a pensar. Las estadísticas muestran que alrededor de 50 millones de personas en todo el mundo pueden adquirir enfermedades de transmisión sexual en tan sólo un año.

Las enfermedades de transmisión sexual son más comunes de lo que la gente pueda llegar a pensar. Las estadísticas muestran que alrededor de 50 millones de personas en todo el mundo pueden adquirir enfermedades de transmisión sexual en tan sólo un año. Con estos números tan alarmantes, uno podría preguntarse cuáles son las enfermedades de transmisión sexual más comunes para los adultos casados. Aquí le explicaremos algunas de las más frecuentes. La enfermedad de trasmisión sexual más común en el mundo es la llamada clamidia. Sin embargo, esta enfermedad tiene actualmente una cura posible, y ha tenido una tasa de curación muy alta en todo el mundo. Infecta la zona genital, como el cuello del útero en las mujeres, y la uretra en los hombres. La principal razón por la que la clamidia es una enfermedad de trasmisión sexual tan común estos días, es que las personas que sufren de clamidia no tienen síntomas, al menos en la primera etapa de la enfermedad, y sólo aparecen después de haber transcurrido algunos meses desde la infección. Así que en el caso de que usted crea que existe la posibilidad de que haya estado en contacto con alguien que tenga esta enfermedad de transmisión sexual, es muy importante que se haga una revisión médica por un profesional de la salud, con el fin de garantizar la ausencia de esta enfermedades de trasmisión sexual tan comunes. Los condones son la mejor protección contra enfermedades de transmisión sexual para cualquier persona, pero de nuevo, esto sólo protege a las personas en ciertas actividades sexuales.

Otra enfermedad común de transmisión sexual es la gonorrea. Los síntomas experimentados en esta ETS causada por una cepa de bacterias, es muy similar a los observados en la clamidia. A pesar de los efectos que sufren las personas que han tenido esta enfermedad durante un largo período de tiempo son similares a los que están infectados por clamidia. Los órganos que se verán implicados en la infección de la gonorrea son los mismos. Los principales síntomas que las personas que sufren de gonorrea pueden ser relacionados con un dolor insoportable y una sensación de ardor al orinar, secreciones de pus en los hombres y las descargas secreciones vaginales de forma irregular en las mujeres. Otro elemento específico que puede distinguir a la gonorrea de la clamidia es que las personas también se pueden infectar de esta a través de la garganta durante el sexo oral. La sífilis es otra enfermedad de transmisión sexual muy común estos días que puede ser difícil de tratar. Una persona puede ser infectado de sífilis, si él o ella entra en contacto directo con una llaga, por lo tanto, las actividades sexuales son la vía más fácil para adquirir este tipo de enfermedad de transmisión sexual común. El tratamiento de esta enfermedad y la ausencia de úlceras visibles no significan que la enfermedad haya sido curada. De hecho, existe una probabilidad muy alta de que las bacterias están todavía dentro del cuerpo y se extiendan por toda la zona genital. Durante las últimas etapas de la sífilis, la persona infectada ya no puede ser contagiosa.

En los países industrializados relativamente ricos, la mayor parte de la investigación, la enseñanza y las actividades en materia de nutrición se relacionan con ciertas enfermedades crónicas relacionadas con la alimentación. Estas incluyen obesidad, arteriosclerosis y enfermedad coronaria, hipertensión o presión arterial elevada (que puede llevar a un accidente cerebrovascular), ciertos tipos de cáncer, osteoporosis, caries dentales y pérdida de los dientes, algunas enfermedades hepáticas y renales, diabetes mellitus, alcoholismo y otras. La mayoría de estas enfermedades tienen factores dietéticos o nutricionales conocidos en su etiología o en su tratamiento, o en ambos. Ahora es evidente que la incidencia de muchas de estas condiciones o enfermedades crónicas están en aumento en los países en desarrollo, sobre todo en los segmentos más pudientes de su población. Algunos países son testigos de una transición que va de los importantes problemas nutricionales relacionados con la pobreza y el bajo consumo, tratados en detalle en otros capítulos de este libro, a las enfermedades asociadas con la nutrición por el consumo excesivo y la abundancia. En otras naciones más que una transición es una situación donde una parte de la población tiene problemas relacionados con la pobreza y la desnutrición y otra tiene problemas relacionados con la abundancia, estilos de vida más sedentarios y exceso de consumo de energía o de ciertos alimentos. Las implicaciones de la transición o de la coexistencia de diversas condiciones nutricionales en dos segmentos de la población presentan un serio problema de salud pública para estos países. Es importante que se consideren políticas apropiadas de agricultura, salud pública y otras, para poder mitigar o inclusive combatir los efectos adversos de estos cambios.

crema aldara para las verrugas


crema aldara en farmacias del ahorro

Vitamina E (tocoferol): Una carencia de esta vitamina no es muy frecuente, pero tiene consecuencias devastadoras: temblores, movimientos repentinos de la cabeza, convulsiones, ceguera y hemorragias internas. Sin un tratamiento inmediato es mortal, pero aún con ayuda inmediata las síntomas no desaparecerán, solamente se hacen mas débiles. Si has elegido tener un gato como mascota seguramente quieras saber todo sobre sus cuidados y su higiene pero, ¿sabes cuáles pueden ser las enfermedades que puede tener tu gato?

Tu gato puede enfermaraunque estén vacunados y les cuides muy bien. Pueden contraer enfermedades que deben ser tratadas y es bueno que las conozcas para poder buscar ayuda del veterinario si fuera oportuno. Por eso desde uncomo.com queremos explicarte cuáles son las enfermedades más comunes en los gatos domésticos. Igual que las personas padecemos alergias estacionales, los gatos también pueden padecer diferentes tipos de alergias. Los síntomas pueden ser:

  • Respiratorios: estornudos, tos, mucosidades y dificultades respiratorias.
  • Cutáneos: picor intenso y persistente, lagrimeo de ojos.

Si piensas que tu gato puede estar padeciendo una alergia primero se debe descubrir qué es lo que le ocasiona este trastorno para eliminarlo.

Otra de las enfermedades más comunes en los gatos domésticos es la bronconeumonía, una dolencia que consiste en una inflamación de los bronquios y los alvéolos pulmonares. Se produce por la infección de un virus haciendo que tu gato tenga los ojos llorosos, mucosidad abundante, tos e incluso úlceras en la boca. Aunque tu gato haya sido vacunado igualmente puede contagiarse con el virus de la gripe, otra de las enfermedades comunes de los gatos. Sabrás rápidamente si tu gato tiene la gripe porque verás síntomas como:

  • Ojos lagrimosos
  • Tose y estornuda con frecuencia
  • Percibes que tiene la nariz congestionada y mucosidad

Si crees que tu gato ha sido contagiado con la gripe lo más recomendable es que lo lleves al veterinario para que le trate con antibióticos específicos y aptos para la raza de tu gato. En unComo te damos algunas claves para que sepas cómo tratar el resfriado en los gatos.

Otra de las enfermedades comunes de los gatos domésticos es la conjuntivitis. Al igual que los humanos, los gatos pueden padecer de esta enfermedad en la zona de los ojos que puede resultarle muy molesta en la visión y en su salud. Puedes determinar si tu gato tiene conjuntivitis observando la apariencia de sus ojos: si ves que tiene muchas legañas, que lagrimea en abundancia, que tiene los ojos enrojecidos o los párpados inflamados son síntomas de la conjuntivitis en los gatos.

Las cataratas en los gatos pueden ser congénitas o adquiridas, pero sea cuál sea la causa, verás rápido si tu gato las padece porque verías en el ojo como el interior de la pupila es de color blanco. Igualmente si ves que tu gato empieza a tener movimientos extraños o se choca contra los muebles, llévale al veterinario para que le haga un seguimiento. También puede ser que, a causa las cataratas, tu gato tenga menos visión o, incluso, se le haya desarrollado ceguera. Podrás detectarlo si notas que el animal está desorientado, si se rasca mucho los ojos o si no reaccionan a la luz. En unComo te damos algunos consejos para saber si tu gato es ciego.

Normalmente son los gatos más pequeños los que pueden padecer problemas gastrointestinales a causa de un virus, de parásitos, de una infección bacteriana o porque tu gato ha ingerido alimentos en mal estado. Los síntomas que presentaría tu gato serían: vómitos, diarreas, dolor abdominal, pérdida de apetito, debilidad o apatía. Si tu gato tiene estos síntomas acude a tu veterinario urgentemente porque se puede deshidratar rápido y peligrar su vida.

La otitis es otra de las enfermedades más comunes de los gatos domésticos y es una enfermedad que produce la inflamación del conducto auditivo y es muy doloroso; además, la otitis en los gatos puede tener consecuencias muy graves como la perforación del tímpano. Se puede producir a causa de la presencia de parásitos como ácaros, hongos o bacterias. Si observas que tu gato tiene una secreción marrón por las orejas llévalo inmediatamente al veterinario.

Para poder evitar que tu gato presente alguna de estas enfermedades comunes, es imprescindible que tengas en cuenta los cuidados específicos que necesita tu animal de compañía. Debes extremar la precaución en aspectos básicos de la vida del gato como son su alimentación, el cuidado de su pelaje, la higiene de sus dientes y tener en cuenta que hay estaciones en el año en las que el animal tiene más riesgos de contraer enfermedades, por eso, en unComo te ayudamos a que sepas cómo cuidar a un gato en invierno y en verano.

Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento veterinario ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar. Si deseas leer más artículos parecidos a Cuáles son las enfermedades más comunes en los gatos domésticos, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Mascotas.

  • Las legumbres que se comen crudas como las zanahorias, la lechuga, los tomates, etc., deben de lavarse muy bien. El vinagre en algunos aderezos para ensalada mata muchos tipos de bacterias.
  • No coma alimentos en mal estado, o alimentos con un olor o sabor desagradable. Los organismos nocivos no siempre se pueden detectar por la apariencia, el olor, o el sabor. En caso de duda, tire los alimentos pasados en vez de arriesgarse a enfermarse.
  • El herpes (herpes labial y herpes genital)
  • Paperas
  • Borrelia - una espiroqueta transmitida por garrapatas que causa la enfermedad de Lyme (borreliosis).
  • Tuberculosis - una enfermedad de los pulmones causada por Mycobacterium tuberculosis
  • Criptosporidiosis - enfermedad parasitaria del intestino causada por Cryptosporidium.
  • Blastomicosis - infecciones de la piel y los pulmones.
  • Coccidioidomicosis - puede causar tos, dolor en el pecho, o dificultad para respirar
  • Criptococosis - puede ser transmitida por los excrementos de las palomas
  • Anquilostomiasis
  • Oxiuros
  • Tenia o Solitaria
  • Triquinosis - una enfermedad causada por el consumo de carne mal cocida, que contiene quistes de Trichinella spiralis.

Enfermedades infecciosas y producidas por hongos

Psitacosis (Ornitosis, Fiebre del loro) La psitacosis es una enfermedad muy seria, no solo porque sin tratamiento resulta mortal para los periquitos, sino también porque se contagia a los humanos, y también en este caso, no se debe tomar a la ligera.

Pero no está justificado el pánico que tienen muchos dueños de periquitos a esta enfermedad: en realidad, no es muy frecuente, y sus síntomas acompañan también a otras enfermedades menos graves. Además con el tratamiento correcto (y realizado a tiempo) no tiene que resultar mortal para los periquitos, y en humanos, también tratada a tiempo, la mortalidad está entre el 1 - 5 %, menos que en el caso de una gripe. Aún así, cualquier persona que tenga periquitos debería conocer las síntomas de la enfermedad para poder reconocerla a tiempo si aparece. La psitacosis está causada por Chlamydia psittaci, un microorganismo que se clasifica como bacteria, aunque presenta algunas características más bien propias de los virus. Se transmite por inhalación de polvo contaminado por el agente infeccioso, normalmente procedente de las heces secas del ave. La enfermedad es muy contagiosa entre aves, (afecta a prácticamente todas las especies, no solo a psitácidos), y el riesgo de contagio es algo menor, aunque considerable, entre aves y humanos. Desde el contagio hasta la aparición de la enfermedad pueden pasar varios meses, durante los cuales el periquito infectado excreta a las chlam i dias con sus excrementos. La enfermedad puede permanecer latente durante mucho tiempo, muchas veces se desencadena cuando el periquito pasa por un periodo de estrés u otra enfermedad. También ocurre que crías, con el sistema inmune todavía en desarrollo, sufran la enfermedad, contagiados por sus padres donde la infección permanece latente.

La enfermedad en sí es difícil de reconocer, las síntomas pueden variar, aparecer todas o solo algunos, y no son exclusivos de la psitacosis. Posibles síntomas son: inflamación de los ojos (muchas veces de un ojo solo), respiración forzosa, ruidos al respirar, segregaciones por la nariz, diarrea verdosa y tos. Los periquitos parecen enfermos, permanecen con el plumaje levantado, se muestran apáticos, comen menos y duermen mucho. Si se deja sin tratar la enfermedad lleva a la muerte de la mayoría de los animales infectados en un plazo de dos a diez semanas. En humanos la enfermedad produce síntomas parecidas a gripe: falta de apetito, fiebre, dolores musculares y de cabeza. En personas adultas y previamente sanos normalmente se queda ahí, pero en ancianos, niños pequeños y personas enfermas puede llevar a una especie de neumonía, e incluso a problemas cardiacos y del sistema nerviosos central.

Tanto en aves como en humanos el diagnóstico se hace mediante un análisis de sangre (en humanos) o de las heces (en periquitos). Así también se puede diagnosticar durante las fases latentes. El tratamiento es mediante antibióticos. ¡Es imprescindible acudir a un veterinario ante la sospecha! Intentar tratar la enfermedad por cuenta propia pone en peligro tanto la vida del periquito como la del dueño. Con el antibiótico adecuado (no sirve cualquiera, se suelen utilizar tetraciclinas ) el tratamiento no es muy complicado y normalmente exitoso. Si tienes un periquito infectado hay que tratar TODAS las aves que hayan estado en contacto con el, y también el propio dueño debería acudir al médico para hacerse el análisis.

La aspergillosis es una infección de las vías respiratorias y los sacos aéreos con el hongo Aspergillus fumigatus. No se contagia a los humanos, y el riesgo de contagio entre dos periquitos es muy bajo. El hongo entra en contacto con los periquitos con más frecuencia a través de una mezcla de semillas en mal estado, donde vive dentro de los granos, y el ave, al pelarlos, inhala las esporas. Aquí hay que mencionar que muchos loros más grandes se contagian a través de cacahuetes con cáscara, donde el hongo vive con predilección. ¡Si tienes un loro y le quieres dar cacahuetes, solo pelados! También se encuentra en paredes (moho).

El hongo, una vez que entra en el organismo del periquito, prolifera primero en sus sacos aéreos, y después puede extenderse a otros órganos como el tracto digestivo, incluso a los ojos. Lo peligroso no es el hongo en sí, sino una toxina que produce, la aflatoxina, que tiene efectos devastadores sobre el organismo y sobre todo sobre el sistema nerviosos central. Es más fácil la prevenir que curar: un periquito tiene menos probabilidades de infectarse si su dueño sigue una serie de reglas. Hay que cuidar la alimentación del periquito, dar abundante fruta y verdura (todos los días), poner la jaula en un lugar ventilado (pero sin corrientes), con luz natural, proporcionar la oportunidad de volar libremente por la habitación al periquito. Todos estos factores aumentan las defensas del perico.

Cuando un periquito se infecta se crean una especie de gránulos con el hongo en sus pulmones y sacos aéreos, y después en otros órganos. Además las toxinas del hongo dañan los riñones. La aspergillosis puede ser aguda o crónica. La forma aguda es casi siempre mortal, también con tratamiento. Los periquitos respiran con dificultad, estornudan, bostezan, sufren diarreas, se muestran apáticos y mueren al cabo de pocos días por asfixia o un fallo renal.

La forma crónica se suele descubrir muy tarde, ya que las síntomas no son muy evidentes y no hacen sospechar nada grave. El periquito se cansa rápidamente al volar, necesita unos minutos para recuperarse de cualquier esfuerzo. Bebe más de lo normal, y aunque su comportamiento en principio es normal, duerme un poco más. A veces sufre diarrea, que puede aparecer y desaparecer. Esta fase de la enfermedad puede durar semanas a meses. Después va empeorando progresivamente: hace ruidos al respirar, mueve la cola con el ritmo de la respiración, cambia la voz, las diarreas se hacen más persistentes, el periquito regurgita con frecuencia y se nota decaído. Si sospechas que tu periquito podría sufrir aspergillosis, llévalo a un veterinario especializado en aves cuanto antes. Con un tratamiento adecuado a tiempo la enfermedad se puede parar, aunque raramente curar del todo, y cuanto antes se detecta más años puede vivir el periquito con una calidad de vida aceptable. Sin tratamiento lleva a la muerte inevitablemente en un plazo de algunos meses. El diagnóstico se hace mediante una radiografía y / o un análisis de un frotis traqueal.

que contiene aldara crema

que contiene aldara crema

las células sangúineas, que son los glóbulos blancos o leucocitos, células que "están de paso" por la sangre para cumplir su función en otros tejidos; y los derivados célulares, que no son células estrictamente sino fragmentos celulares, están representados por los eritrocitos y las plaquetas, siendo los únicos componentes sanguíneos que cumplen sus funciones estrictamente dentro del espacio vascular. Primariamente se describirán los derivados celulares, en segundo lugar los leucocitos, y luego el plasma sanguíneo. Los glóbulos rojos, hematíes o eritrocitos constituyen aproximadamente el 96% de los elementos figurados. Su valor normal (conteo) en la mujer está entre 4.800.000 y en los hombres 5.400.400 hematíes por mm³ (ó microlitro).

Estos corpúsculos carecen de núcleo y orgánulos, por lo cual no pueden ser considerados estrictamente como células. Contienen algunas vías enzimáticas y su citoplasma está ocupado casi en su totalidad por la hemoglobina, una proteína encargados de transportar oxígeno y dióxido de carbono. En la membrana plasmática de los eritrocitos están las glucoproteínas (CDs) que definen a los distintos grupos sanguíneos y otros identificadores celulares. Los eritrocitos tienen forma de disco bicóncavo, deprimido en en el centro; esta forma aumenta la superficie efectiva de la membrana. Los glóbulos rojos maduros carecen de núcleo porque lo expulsan en la médula ósea antes de entrar en el torrente sanguíneo (esto no ocurre en aves, anfibios y ciertos animales). Los eritrocitos en humanos adultos se forman en la médula ósea

La hemoglobina —contenida exclusivamente en los glóbulos rojos— es un pigmento, una proteína conjugada que contiene el grupo “hemo”. También transporta el dióxido de carbono, la mayoría del cual se encuentra disuelto en el plasma sanguíneo. Los niveles normales de hemoglobina están entre los 12 y 18 g/dL de sangre, y es proporcional a la cantidad y calidad de hematíes (masa eritrocitaria). Constituye el 90% de los eritrocitos y como pigmento otorga su color característico, rojo, aunque esto sólo se da cuando el glóbulo rojo está cargado de oxígeno.

Tras una vida media de 120 días, los eritrocitos son destruidos y extraídos de la sangre por el bazo, el hígado y la médula ósea, donde la hemoglobina se degrada en bilirrubina y el hierro es reciclado para formar nueva hemoglobina Artículo principal: Plaqueta Las plaquetas (trombocitos) son fragmentos celulares pequeños (2-3μm de diámetro), ovales y sin núcleo. Se producen en la médula ósea a partir de la fragmentación del citoplasma de los megacariocitos quedando libres en la circulación sanguínea. Su valor cuantitativo normal se encuentra entre 150.000 y 450.000 plaquetas por mm³ (en España, por ejemplo, el valor medio es de 226 000 por microlitro con una desviación estándar de 46 000 [2]).

Las plaquetas sirven para taponar las lesiones que pudieran afectar a los vasos sanguíneos. En el proceso de coagulación (hemostasia), las plaquetas contribuyen a la formación de los coágulos (trombos), así son las responsables del cierre de las heridas vasculares. Ver trombosis. Artículo principal: Leucocito Los glóbulos blancos o leucocitos forman parte de los efectores celulares del sistema inmunológico, siendo células con capacidad migratoria, utilizan la sangre como vehículo para acceder a diferentes partes de la biología. Los leucocitos son los encargados de destruir los agentes infecciosos y las células infectadas, y también secretar sustancias protectoras como los anticuerpos, combatiendo las infecciones.

El conteo normal de leucocitos está en un rango entre 4.500 y 11.500 células por mm³ (o microlitro) de sangre, variable según las condiciones fisiológicas (embarazo, stress, deporte, edad, etc.) y patológicas (infección, cáncer, inmunosupresión, aplasia, etc.). El recuento porcentual de los diferentes tipos de leucocitos se conoce como "fórmula leucocitaria". Ver Hemograma más adelante. Según las características microscópicas de su citoplasma (tinctoriales) y su núcleo (morfología) se dividen en:

  • los granulocitos o células polimorfonucleares: que son los neutrófilos, basófilos y eosinófilos; poseen un núcleo polimorfo y numerosos gránulos en su citoplasma con tinción diferencial según los tipos celulares; y
  • los agranulocitos o células monomorfonucleares: que son los linfocitos y los monocitos; sin gránulos en el citoplasma y con núcleo redondeado.
  • Neutrófilos: presentes en sangre entre 2.500 y 7.500 células por mm³. Son los más numerosos, ocupando un 55% a 70% de los leucocitos. Se tiñen pálidamente, de ahí su nombre. Se encargan de fagocitar sustancias extrañas (bacterias, agentes externos, etc.) que entran en el organismo. En situaciones de infección o inflamación su número aumenta en la sangre.
  • Basófilos: se cuentan de 0.1 a 1.5 células por mm³ en sangre, comprendiendo un 0.2-1.2% de los glóbulos blancos. Presentan una tinción basófila, lo que los define. Segregan sustancias como la heparina, de propiedades anticoagulantes, y la histamina que contribuyen con el proceso de la inflamación.
  • Eosinófilos: presentes en la sangre de 50 a 500 células por mm³ (1-4% de los leucocitos) Aumentan en enfermedades producidas por parásitos, en las alergias y en el asma.
  • Monocitos: Conteo normal entre 150 y 900 células por mm³ (2% a 8% del total de glóbulos blancos). Esta cifra se eleva casi siempre por infecciones originadas por virus o parásitos. También en algunos tumores o leucemias. Son células con núcleo definido y con forma de riñón. En los tejidos se diferencian hacia macrófagos o histiocitos.
  • Linfocitos: Valor normal entre 1.300 y 4000 por mm³ (24% a 32% del total de glóbulos blancos). Su número aumenta sobre todo en infecciones virales, aunque también en enfermedades neoplásicas (cáncer) y pueden disminuir en inmunodeficiencias. Los linfocitos son los efectores específicos del sistema inmunológico, ejerciendo la inmunidad adquirida celular y humoral. Hay dos tipos de linfocitos, los linfocitos B y los linfocitos T.

Los linfocitos B están encargados de la inmunidad humoral, esto es, la secreción de anticuerpos (sustancias que reconocen las bacterias y se unen a ellas y permiten su fagocitocis y destrucción). Los granulocitos y los monocitos pueden reconocer mejor y destruir a las bacterias cuando los anticuerpos están unidos a éstas (opsonización). Son también las células responsables de la producción de unos componentes del suero de la sangre, denominados inmunoglobulinas. Los linfocitos T reconocen a las células infectadas por los virus y las destruyen con ayuda de los macrófagos. Estos linfocitos amplifican o suprimen la respuesta inmunológica global, regulando a los otros componentes del sistema inmunológico, y segregan gran variedad de citoquinas. Constituyen el 70% de todos los linfocitos. Tanto los linfocitos T como los B tienen la capacidad de "recordar" una exposición previa a un antígeno específico, así cuando haya una nueva exposición a él, la acción del sistema inmunológico será más eficaz.

Artículo principal: Plasma sanguíneo El plasma sanguíneo es la porción líquida de la sangre en la que están inmersos los elementos formes. Es salado y de color amarillento traslúcido y es más denso que el agua. El volumen plasmático total se considera como de 40-50mL/Kg peso. El plasma sanguíneo es esencialmente una solución acuosa de composición compleja conteniendo 91% agua, proteínas (6-8 g/dL) y algunos rastros de otros materiales (hormonas, electrolitos, etc). El plasma es una mezcla de proteínas, aminoácidos, glúcidos, lípidos, sales, hormonas, enzimas, anticuerpos, urea, gases en disolución y sustancias inorgánicas como sodio, potasio, cloruro de calcio, carbonato y bicarbonato.

Además de vehiculizar las células de la sangre, también lleva los alimentos y las sustancias de desecho recogidas de las células. El suero sanguíneo es la fracción fluida que queda cuando se coagula la sangre y se consumen los factores de la coagulación. Los componentes del plasma se forman en el hígado (albúmina y fibrógeno), las glándulas endocrinas (hormonas).

La identificación de los grupos sanguíneos supuso un hecho muy importante, tanto por las numerosas contribuciones al establecimiento de los principios genéticos como por su importancia en las transfusiones. Se han descrito cuatro combinaciones esenciales de hematíes y plasma, que definen los cuatro grupos sanguíneos que se conocen con las letras O, A, B y AB.

En cada uno de los grupos descubiertos, los hematíes tienen en su superficie una sustancia (antígeno), que es diferente a cada grupo. El grupo A tiene el antígeno A, el grupo B tiene el antígeno B, el grupo AB tiene los dos antígenos y el grupo O no tiene antígeno.

En el año 1940, se detecta la existencia de un nuevo antígeno en la membrana de los hematíes de la mayoría de la población. Este antígeno es llamado Rh, ya que las primeras investigaciones se llevaron a cabo experimentando con un simio del tipo Macaccus Rhesus. Se observó que al inyectar hematíes humanos a estos simios, producían un anticuerpo que era capaz de reaccionar aglutinando los hematíes en el 85% de la población. Se denominan Rh positivos los hematíes que son aglutinados por este anticuerpo y tienen, por tanto, el antígeno Rh en la superficie. Se denominan Rh negativos los que no son aglutinados y que, por tanto, no poseen el antígeno Rh en su superficie. De la misma manera que en el sistema ABO, en el sistema Rh no se puede transfundir el antígeno Rh a las personas que no lo tienen, ya que podría originar la producción de anticuerpos Rh en el receptor. Los sujetos Rh negativos sólo podrán recibir sangre de donantes Rh negativos. Este sistema explica la enfermedad hemolítica del recién nacido. Esta enfermedad, de aparición habitual en el segundo hijo, podía incluso llegar a provocar la muerte de éste. Cuando la madre es Rh negativa, el padre Rh positivo y el bebé Rh positivo, éste último puede estimular la producción de anticuerpos de la madre, ya que los glóbulos rojos del hijo pasarán por la placenta a la madre. Son los anticuerpos anti-Rh, que podrían reaccionar contra los hematíes del hijo. Esta enfermedad, hoy en día, se puede prevenir mediante la vigilancia sistemática de las embarazadas Rh negativas y administrándolas adecuadamente la inmunoglobulina anti-Rh.

En las transfusiones, tanto el donante como el receptor deben pertenecer al mismo grupo sanguíneo ABO y Rh. Sólo excepcionalmente, se puede transfundir sangre de otros grupos compatibles. Existen otros grupos sanguíneos, también clasificados por letras como, por ejemplo M, N, S y P y otros conocidos por el nombre de las personas en las que se identificaron los anticuerpos por primera vez (Kell, Duffy, etc.).

Es muy IMPORTANTE señalar que Immunocal no es un MEDICAMENTO sino un SUPLEMENTO ALIMENTICIO por lo que ESTE PRODUCTO no fue diseñado para diagnosticar, tratar o curar ninguna enfermedad pero si cuenta con estudios clínicos que demuestras que eleva el sistema inmunológico mediante ser el mejor precursor del Glutatión en forma natural en el cuerpo, a diferencia de otros productos que elevan el Glutatión en otras formas y que se sabe que no tiene la misma eficacia. ¡La primera y única proteína que ha COMPROBADO clínica y científicamente optimizar el sistema inmunológico!

Immunocal es un suplemento patentado muy similar a la leche materna. Contiene más de 90 % de proteína pura y cuenta con un valor biológico más alto que cualquier otro suplemento proteínico o alimento disponible en el mercado. El término “valor biológico” (VB) es una escala de importantes proteínas comestibles contenidas en su cuerpo. El consumo diario de Immunocal le ayudará a aumentar el nivel de concentración de glutatión (abreviado como GSH), una molécula a la que se hace referencia como El protector más importante de su cuerpo. La mayoría de las personas nunca han oído hablar del glutatión; sin embargo, debido a la inmensa cantidad de publicaciones de investigaciones sobre el tema y el gran impacto que esto va a tener en el cuidado de la salud en el futuro, el término glutatión muy pronto va a convertirse en parte de nuestro vocabulario diario, de la misma manera en que ahora utilizamos las palabras “antioxidante” o “colesterol”. A la fecha, se han publicado más de 100,000 artículos sobre el glutatión en la literatura médica.

Immunocal es una proteína especialmente formulada derivada del suero. A diferencia de la mayoría de los productos comerciales de suero, contiene la fuente más rica de bloques de construcción de glutatión disponibles. Solo Immunocal tiene la investigación y las patentes internacionales que comprueban todo esto.

TE DECIMOS COMO TE PUEDE SALIR ¡GRATIS! SI TE INSCRIBES CON ALGUNO DE LOS SIGUIENTES PAQUETES

PAQUETE DE ABUNDANCIA $7,000.00 (incluye envío) Incluye 2 caja de immunocal mx, 4 caja de immunocal platinum, y 6 vasos mezcladores (Folleteria de la empresa y membresia) Este paquete te da el 46% de descuento con relación al precio público

PAQUETE EXITO $7,995.00 (incluye envío) Incluye 4 cajas de immunocal mx, 3 cajas de platinum y 7 vasos mezcladores (Folleteria de la empresa y membresia) Este paquete te da el 42 % de descuento con relación al precio público

PAQUETE CELEBRACIÓN DIAMANTES $7,976.00 (incluye envío) Incluye 5 cajas de immunocal mx, 2 cajas de platinum y 7 vasos mezcladores (Folleteria de la empresa y membresia) Este paquete te da el 39% de descuento con relación al precio público

Recuerda que es muy importante conocer para que ayuda cada presentación de immunocal, la dosis correcta y como prepararlo porque con ello aseguraras un correcto y óptimo funcionamiento del producto en el cuerpo humano.

Te recomendamos contactarnos vía telefónica o correo electrónico y si gustas nosotros te regresaremos la llamada para aclarar todas estas dudas y así tomes la mejor decisión para tu salud.

Immunocal Platinum tiene todas las bondades de Immunocal con dos ingredientes adicionales: CMP™ † y RMF.

Las citoquinas son pequeñas proteínas biológicamente activas que actúan como señales en el sistema inmunológico para activar o desactivar la inflamación. Los CMP pueden disminuir la respuesta inflamatoria de las células y los tejidos Una inflamación fuera de control puede comprometer el envejecimiento saludable y se ha descubierto que juega un rol crítico en varios problemas de salud.

La RMF incluye una mezcla exclusiva de citratos minerales naturales que actúan para reducir los niveles de acidez en el cuerpo y sirven para favorecer el balance natural del pH. Esto sirve para mejorar la fuerza de los huesos a medida que envejecemos, para apoyar el funcionamiento saludable de los riñones y para contribuir al bienestar general. La RMF también incluye una cantidad muy pequeña de creatina, que es la señal que las células usan para regular de mejor manera los niveles de azúcar.

Debido a Immunocal Platinum puede reducir la producción de ácido, es ideal para cualquier persona que se ejercite regularmente de forma extenuante, personas que envejecen, así como aquellos que quieran evitar la pérdida de calcio en los huesos. MAS INFORMACIÓN PRECIOS Y PAQUETES……

¿ QUÉ ES LA CISTEÍNA BIOACTIVA? La cisteina es un precursor de Glutatión en la forma de cistína, la cual protege al organismo al mantener niveles normales de Glutatión.
• Precursor de Glutatión
• Componente Esencial del sistema Inmunológico
• Antioxidante
• Desintoxicante
• Inmunomodulador

¿Qué es el “suero”? El suero es un grupo de proteínas que se encuentran en la leche. ¿Qué es un “aislado” de proteína de suero? Las proteínas de suero pueden producirse en diferentes concentraciones. La proteína de suero “regular” puede tener una concentración de entre 20% y 70%. Los “concentrados” de proteína de suero tienen una concentración de entre 70% y 90%. Un “aislado” de proteína de suero tiene una concentración por sobre el 90% de proteína pura. Técnicamente esto es difícil y costoso de conseguir sin dañar la estructura de la proteína.

¿Por qué es conveniente un aislado de proteína de suero? Solo en los aislados se elimina completamente la grasa, las toxinas solubles en grasa, el agua, las toxinas solubles en agua, la lactosa y otros contaminantes de la proteína. Es la forma “más pura” de proteína.

crema aldara en farmacias del ahorro

se puede tomar cialis con red bull

cuanto tiempo tarda aldara en hacer efecto

  • Cansancio y debilidad extrema
  • Hemorragias nasales y aparición de moretones en la piel con facilidad
  • Dolor y acumulación de líquido en el abdomen
  • Pérdida de apetito, puede haber náusea
  • Coloración amarillenta de la piel
  • Retención de líquidos (hinchazón) en las piernas (edema)

El tratamiento para la cirrosis varía dependiendo de la causa. Si es causada por el alcohol, la solución obvia es dejar de tomar. Si se trata de cirrosis causada por hepatitis, hay medicamentos para controlar el daño. Cuando existen complicaciones como hinchazón en las piernas y el abdomen, el médico te recomendará una dieta baja en sodio. Si la hinchazón es demasiado severa, quizá se necesite drenaje o cirugía para aliviar la presión. Cuando el daño del hígado es tan severo que deja de funcionar, se recurre el trasplante de hígado. Esto quiere decir que te sacan tu hígado y lo reemplazan con el de alguna persona que haya fallecido y lo haya donado; o con partes del tejido del hígado de alguien que aún vive. Esta opción sin embargo es complicada porque es costosa y hay que encontrar donantes, lo cual no siempre es una tarea fácil. ¿Qué puedes hacer para prevenir la cirrosis? Hay varias cosas que están a tu alcance y tienen que ver con tu estilo de vida.

  • No bebas alcohol o hazlo en moderación
  • Lleva una dieta rica en vegetales y frutas
  • Mantén un peso sano
  • Evita la exposición a sustancias químicas tóxicas
  • Reduce tu riesgo de hepatitis teniendo sexo seguro y evitando compartir agujas. Pregúntale a tu doctor acerca de la vacuna contra la hepatitis B.

Habla con tu médico si tienes otras dudas al respecto. La cirrosis es una enfermedad grave, y afecta un órgano que es vital. Toma las medidas necesarias para prevenir que tu hígado se dañe. No podrás vivir sin él.

CIENCIA UANL / AÑO 19, No. 80, JULIO-AGOSTO 2016 La cirrosis es un síndrome hepático que provoca una inflamación constante en el hígado, lo que genera una respuesta que los especialistas llaman “cicatrización”; ésta consiste en que el hígado comienza a producir una gran cantidad de colágeno para encapsular el daño, lo cual en lugar de ser benéfico resulta perjudicial ya que termina alterando y destruyendo las funciones de este órgano, lo que conlleva un descontrol en las funciones hepáticas del individuo, por eso los pacientes con cirrosis son desnutridos, tienen retención de líquidos y no absorben bien los alimentos.

Al respecto, Javier Ventura Juárez, profesor investigador del Departamento de Morfología de la Universidad Autónoma de Aguascalientes (UAA), en México, en conjunto con un grupo de expertos, analiza el efecto de los fármacos doxazosina y carvedilol para tratar pacientes con cirrosis hepática. La idea nace de un proyecto completamente diferente, nuestra línea de investigación es la amibiasis y en el proceso amibiano buscamos ver qué ocurre cuando se cambia el sistema nervioso autónomo (…) Eso lo hicimos, pero normalmente la amiba induce un absceso hepático en el hígado o úlceras en el colon. En el caso del hígado observamos que normalmente se hace una cápsula de tejido fibroso de colágeno, y esa es la vía final común del absceso amibiano; sin embargo, en los animales que les quitamos el sistema nervioso simpático no vimos eso, o vimos una expresión mínima del colágeno.

Por lo anterior, dijo, comenzaron a contemplar la posibilidad de trasladar este mismo proceso a las enfermedades del hígado que producen colágeno, para así tratar de moderar o erradicar sus efectos mediante la utilización de fármacos que ya existen en el mercado, pero que se utilizan para otros padecimientos, cuando también podría servir para controlar las células de fibrosis en el hígado. Indicó que en distintas etapas del proyecto se han realizado varios experimentos y se han ido observando primero efectos gruesos y, posteriormente, efectos cada vez más finos, llegando a la conclusión de que a cierta dosis, la doxazosina y el carvedilol disminuyen el depósito de colágeno en el proceso de la cirrosis inducida.

Como no había nada escrito respecto a la aplicación en animales, consideramos primero administrar dosis altas para poder ver un efecto y, efectivamente, a 250 miligramos por kilogramo de peso, los animalitos se morían; entonces fuimos bajando la dosis hasta llegar a 100, 50 y 15 miligramos, entonces hemos visto cambios y mayor sobrevivencia, además de los cambios morfológicos que son evidentes en la dimensión del depósito de colágeno, que es la parte esencial de la cirrosis. Por último, el profesor investigador de la UAA afirmó que han comenzado a realizar análisis sobre el proceso de regeneración del hígado para procurar que la proliferación celular se lleve a cabo de una manera ordenada, y evitar así que haya algún proceso que esté distorsionado o esté llevando a otro daño. Con los datos observados hasta ahora, se considera que hay una recuperación del órgano bastante ordenada (fuente: Conacyt/DICYT).

Esperanza para quienes padecen el mal por elevado consumo de alcohol Hepatomegalia o agrandamiento del hígado es una condición no médica indefinida, que puede ser el resultado de una infección, problema metabólico o un tumor. Las personas que tienen la condición generalmente tienen masa abdominal, indicador de aumento del hígado, así como ictericia o color amarillento de la piel.

Un número de condiciones conducen a un agrandamiento del hígado, según Health Line, el alcohol, la enfermedad hepática es la causa más frecuente y por lo general sigue el consumo excesivo de alcohol. Si mantiene como el consumo de alcohol durante años, resulta en inflamación del hígado y esta condición se intensifica a cirrosis hepática o cicatrización. Según la Mayo Clinic, la ampliación del hígado no suele tener síntomas. Sin embargo, una persona con la condición, puede experimentar dolor en la parte superior derecha del abdomen, color amarillento de la piel y el área blanca de los ojos, falta de apetito y pérdida de peso, mialgias o dolores musculares y fatiga entre otros.

Tratamiento El tratamiento para el agrandamiento del hígado es basado en el caso y sintomático, lo que significa que el plan de manejo es dependiendo del caso o síntomas presentes. Por ejemplo, si el agrandamiento del hígado es causado por el consumo excesivo de alcohol, el plan médico incluirá la reducción o eliminación del consumo de alcohol. En cambio, si el caso está relacionado con el hígado graso, el tratamiento está orientado hacia la grasa, como participar en programas de ejercicios.

La nutrición ayuda en la gestión del agrandamiento del hígado. Puesto que la condición puede ser asociada al alcoholismo, ingesta de alimentos grasos y diabetes, el plan de dieta se adapta para tratar cada causa. Reducir o eliminar el alcohol ayuda en la gestión de la hepatomegalia, ya que esto disminuye el estrés hepático y alivia los síntomas. También, una dieta de proteínas también puede integrarse en el plan de tratamiento, como la proteína ayuda a reparar los tejidos cicatrizados.

Opciones que son altas en grasas saturadas o grasas trans, que incluyen carne grasa, queso y alimentos procesados, la ingesta de ácidos grasos insaturados, que puede obtenerse del aceite de pescado, puede reducir los niveles de triglicéridos en la sangre y ayudar a controlar el proceso de la enfermedad. Para las personas que tienen hepatomegalia relacionada con la diabetes, la dieta tiene como objetivo reducir los niveles altos de azúcar en la sangre. Este tipo de agrandamiento del hígado, se administra con una dieta baja en calorías, más una administración más intensiva de insulina. Alimentos con alto contenido de azúcar son evitados y estos incluyen azúcar, harina y almidones simples. Además, comer en exceso debe evitarse, ya que hacerlo eleva los niveles de azúcar en la sangre. Además, una persona puede optar por comer alimentos ricos en carbohidratos complejos, proteínas y grasas no saturadas, ya que tienen valores de índice glucémico más bajos, en comparación con otras opciones de alimentos.

Si bien la hepatomegalia puede sugerir una enfermedad subyacente, se pueden hacer algunos remedios para controlarla. El aumento de la ingesta de líquidos orales, especialmente el agua, ayuda a la eliminación de toxinas del cuerpo. Además, también se puede combinar el jugo de rábano blanco y caramelos de azúcar para controlar el agrandamiento del hígado; la persona puede tomar la mezcla cada mañana con el estómago vacío.

Otra opción como remedio es tomar la pulpa de una hoja de aloe vera mezclada con jengibre y la sal, se puede consumir en la mañana durante diez días. En general, un hígado agrandado puede ser una indicación de una condición médica más seria. Por lo tanto, es esencial consultar a un profesional de la salud si la persona experimenta uno o más de los síntomas antes mencionados.

Respuesta a su pregunta de Salud Título: Hepatopatía congestiva o cirrosis cardiaca.

Pregunta (formulada el 20 de Marzo del 2011): Tratamiento de la hepatopatía congestiva o cirrosis cardiaca

No hay estudios prospectivos realizados al día de hoy para evaluar el tratamiento médico de la cirrosis cardíaca.
Debido a que no hay datos que sugieran que la presencia de cirrosis cardíaca empeora la mortalidad o la morbilidad, el tratamiento va dirigido a la causa subyacente, aumento de la presión cardíaca derecha y la congestión venosa hepática.

* El inicio del tratamiento en un entorno hospitalario, tanto para descartar la cardiopatía isquémica y para la administración de diuréticos IV.
* En la mayoría de los casos, la diuresis es la piedra angular de la terapia médica inicial para el alivio sintomático.

* Una vez que el paciente está euvolémico (euvolemia es el estado de normalidad en el volumen de líquidos corporales), beta-bloqueadores y los inhibidores ACE (inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina ) se deberian agregar si la causa subyacente es la disfunción ventricular izquierda.
* La espironolactona se debe considerar, especialmente si hay una fase 3 o 4 de la clasificación NYHA (New York Heart Association) de insuficiencia cardíaca.

El tratamiento definitivo de la cirrosis cardíaca a veces requiere una intervención quirúrgica, sobre todo cuando la lesión estructural subyacente o anatómica sigue siendo sintomática a pesar del tratamiento médico máximo. Ejemplos de intervención quirúrgica son los siguientes:

crema aldara para las verrugas

Hola soy Carlos Barrera y creado este blog Solucion para el Acne con el fin de comentarle sobre mi experiencia con el acne y darte mi secreto de como elimine esto de mi vida.
Luego de quince años de haber tratado el acné con casi todas las soluciones disponibles tópicas y orales, y diferentes tratamientos, sin éxito, comencé mi búsqueda para identificar una causa directa del acné.

Y dejame decirte que la Causa directa del acné: NO es la alimentación, el estrés, la falta de higiene, vitaminas y bacterias en nuestra piel.

Bacterias son sólo el último jugador en este proceso del acné. Ninguna de esta es causa directa.

La principal causa del acné es el desequilibrio hormonal en el primer lugar, y las toxinas que se encuentran en nuestro cuerpo en el segundo lugar.

Así que, ¿cuál es la solución definitiva para el acné? La respuesta es la restauración del equilibrio hormonal y hacer que su hígado sea más fuerte.

Asi que en este blog te mostraré cual es la mejor solucion para hacer tu higado aun mas fuerte y claro otros consejos que de igual forma ayudan a mejorar la salud de nuestra piel eliminado asi el acné o espinillas.

Descubre cuál es el mejor tratamiento para la ascitis. La ascitis ocurre cuando se acumula líquido de manera anormal en el abdomen, más concretamente en al zona peritoneal. Este líquido se llama ascítico y está formado por un conjunto de proteínas.

La ascitis es una enfermedad que produce un gran complejo a las personas que lo sufren, el aspecto de barriga y ombligos saliente, así como el aumento de peso hará que la persona se sienta mal consigo misma, preguntándose por qué tiene ese aspecto cuando en realidad no han cambiado sus hábitos alimenticios, o incluso comiendo menos que antes (ya que cuando se sufre la persona no tiene tanto apetito). Por otro lado, al juntarse una gran cantidad de líquido en el abdomen a menudo a persona tiene problemas respiratorios debidos a la presión y peso del líquido acumulado sobre los pulmones. En casos más graves pueden llegar a acumularse la cantidad de 10-12 litros de agua en el vientre. Las consecuencias son: dolor en el abdomen, retención de líquido, dolor en la espalda como consecuencia de la sobrecarga extra y el ritmo de los intestinos se altera. Además el líquido ascítico a veces puede infectarse (peritonitis bacteriana espontánea) y producir fiebres y dolores. Es más común en alcohólicos crónicos.

Cuando las cantidades del líquido acumulado son pequeñas no influye mucho en la persona y apenas lo notan, piensan que el hinchazón es debido a un aumento de peso, sin embargo, no suele ser lo habitual. Con cantidades moderadas el aumento de peso es evidente debido al aumento de líquido en el abdomen, hay un hinchazón del vientre evidente y el ombligo a veces se sale hacia afuera. Por otro lado, también aparecen otros síntomas en otras aprtes del cuerpo, como los conocidos edemas, son hicnhazones en los tobillos de la persona como acumulación del líquido ascítico.

Finalmente, el diagnóstico te lo tiene que hacer un médico. Cuando el hinchazón abdominal no es muy evidente pero hay sospecha solo se podrá confirmar mediante una ecografía, pero además, para poder confirmar la enfermedad se hará una exploración de la persona, un análisis de orina, de sangre y también del líquido abdominal, con el fin de saber la causa del líquido y ¡muy importante! saber si hay una posible infección. La ascitis es una enfermedad muy común en las personas que sufren cirrosis. La vena porta que lleva la sangre desde los intestinos hasta el hígado y sus ramificaciones aumenta en presión y llega menos sangre a los riñones para irrigarlos, es decir, hay menos flujo sanguíneo renal. Como consecuencia hay un aumento de una hormona llamada aldosterona que se encarga de que el riñón acumule agua y sal. Se produce entonces muy poca orina.

No siempre hace falta tener cirrosis para que se produzca ascitis, a veces aparece en personas que a menudo se exceden con el alcohol pero que no llegan a tener cirrosis. También puede aparecer como consecuencia de otras enfermedades como la insuficiencia cardiaca y renal, el cáncer, una tuberculosis que alcance las paredes del estómago y por una inflamación del páncreas. Para curar una ascitis es básico seguir unas pautas de alimentación y cambiar el estilo de vida. Sin esas dos cosas la ascitis nunca desaparecerá:

1- Reducir la sal. Es la pauta más importante de todas. Si no reduces la sal de tu dieta seguirás acumulando líquido en tu interior. Se recomienda no superar una cantidad de 1500-2000 mg de sal diarios, o lo que es lo mismo 1-2 gr. Deberás ponerte en contacto con un dietista o nutriólogo que te diga que alimentos puedes y no puedes tomar, ya que hoy en día prácticamente todo lo que consumes tiene algo de sal, desde una simple barra de pan hasta los alimentos más insospechados, como los bollos azucarados o el chocolate. Si te es dificil desengancharte de la sal puedes usar sustitutos que no tienen potasio, mejor si te los recomiende el dietista. 2-Ingesta de diuréticos. Los más conocidos son las pastillas de agua. Los fármacos que en estos casos se suelen recetar son furosemida y la espironolactona, pero nose deben tomar sin prescripción médica porque si se produce una bajada brusca de los electrolitos (el sodio y potasio) el paciente puede tener consecuencias graves como sufrir un ataque cardiaco. Además nunca se deben utilizar como sustitutos para la sal, es decir, con la excusa de tomar las pastillas no debes ignorar la reducción de sal de la dieta.

3- Reduce la cantidad de líquido que bebes. Tu bebida diaria no puede superar la orina que expulsas en ese mismo día, y por supuesto deberás olvidarte del alcohol. Por otro lado, el agua que bebas tiene que tener bajo contenido en sodio (podrás comprobarlo en el etiquetado de la botella). 4-Pésate 2 veces a la semana. Para saber si el tratamiento es efectivo tendrás que pesarte 2 veces a la semana antes del desayuno. Si en tres días consecutivos aumentas una media de 900 gr por día acude al médico.

5- No tomes medicamentos antiinflamatorios no esteroideos sin consultar antes a tu médico, los más frecuentes por su uso son el ibuprofeno y la aspirina. 6- Tratamientos invasivos: se aplican otro tipo de tratamientos en el caso de que el líquido no desaparezca de forma natural con las recomendaciones anteriores.

-Paracentesis: si la cantidad de líquido sigue aumentando se procederá a extraerlo con una aguja evacuadora en el abdomen y a través de la piel. Para reponer la falta de proteínas se inserta simultáneamente albúmina intravenosa. -Inserción de una prótesis en el hígado. Se trata de incorporar un tubito (TIPS) que conecte la vena porta con las venas suprahepáticas y así favorecer el flujo de sangre al hígado. Además, los riñones podrán mejorar su función y eliminar más rápido el exceso de sodio en el cuerpo, así como prevenir la aparición de nuevo líquido.

-Transplante de líquido. Es la última opción y está enfocada para aquellas personas que tienen un estado avanzado de cirrosis, que tienen una función cardiaca y hepática deficiente o que incluso con bajos niveles de sodio en sangre y orina no responden al tratamiento. No existen pruebas a favor o en contra del tratamiento con glucocorticosteroides en pacientes con cirrosis biliar primaria

La cirrosis biliar primaria es una enfermedad hepática colestásica progresiva crónica de presunta etiología autoinmune. Los glucocorticosteroides deben mejorar la evolución clínica. Sólo se identificaron dos ensayos clínicos aleatorios pequeños sobre este tema. Los ensayos no fueron lo suficientemente grandes en cuanto al tamaño de la muestra o la duración del seguimiento, para permitir evaluar de manera adecuada los cambios en la mortalidad. Los glucocorticosteroides se asociaron con una mejoría en los marcadores séricos de la histología inflamatoria y hepática, ambos de significación clínica incierta. También se asociaron los glucocorticosteroides con eventos adversos, como una reducción en la densidad mineral ósea. Se necesitan más ensayos si se desea evaluar de manera adecuada la efectividad de los glucocorticosteroides. No hay datos suficientes para apoyar o refutar el uso de glucocorticosteroides para los pacientes con cirrosis biliar primaria. Puede ser apropiado considerar un ensayo clínico aleatorio prospectivo amplio para este tema.

La cirrosis biliar primaria es una enfermedad hepática colestásica progresiva crónica de posible etiología autoinmune, que se caracteriza por la destrucción de los conductos biliares intrahepáticos de pequeño diámetro y finalmente causar el desarrollo de cirrosis e insuficiencia hepática. Su evolución puede estar influida por la inmunosupresión. Los glucocorticosteroides son agentes inmunosupresores potentes, pero se los asocia con efectos adversos significativos como la osteoporosis. Evaluar sistemáticamente los efectos beneficiosos y perjudiciales de los glucocorticosteroides versus placebo o la ausencia de intervención para los pacientes con cirrosis biliar primaria.

Se realizaron búsquedas en el EMBASEMEDLINERegistro de Ensayos Controlados del Grupo Cochrane Hepatobiliar (Cochrane Hepato-Biliary Group),The Cochrane Library,, y en los textos completos de los estudios identificados, hasta junio de 2004. La estrategia de búsqueda incluyó términos para cirrosis biliar primaria y glucocorticosteroides (incluso los nombres de las preparaciones frecuentemente utilizadas). Se estableció contacto con grupos de investigación y fabricantes para obtener referencias adicionales. No se aplicó ninguna restricción de idioma. Se incluyeron ensayos clínicos aleatorios a doble ciego, simple ciego o sin cegamiento que evaluaban ensayos de preparaciones de glucocorticosteroides versus placebo o ausencia de intervención en pacientes con cirrosis biliar primaria, diagnosticada mediante pruebas de función hepática anormales y anticuerpos antimitocondriales o histología. Se permitieron agentes adicionales si se los administraba a ambos grupos de la misma forma.

Se evaluó la calidad de los ensayos clínicos aleatorios mediante componentes metodológicos (generación de la secuencia de asignación; ocultamiento de la asignación; cegamiento y seguimiento). Los análisis se realizaron según el método de intención de tratar (intention-to-treat) y los datos faltantes se explicaron mediante imputación. Se identificaron sólo dos ensayos con poder estadístico insuficiente (36 y 40 pacientes informados). Estos fueron notablemente diferentes en cuanto a los criterios de inclusión y protocolos de tratamiento. Ambos informaron que utilizaron placebo. Sin embargo, el ocultamiento de la asignación no fue claro. Sólo un ensayo informó la muerte de los pacientes. No se identificó una mejoría significativa sobre la mortalidad (odds-ratio [OR] 0,42; intervalo de confianza [IC] del 95%; 0,10 a 1,76). Se identificaron mejorías en los marcadores séricos de inflamación e histología hepática. Los marcadores pronóstico posiblemente vinculados, como la bilirrubina y la albúmina, se informaron de manera incompleta. La densidad mineral ósea (diferencia de medias ponderada -2,84%; IC del 95%: -4,16 a -1,53) y el número de pacientes con eventos adversos (OR 8,99; IC del 95%: 2,15 a 37,58) aumentaron de manera significativa en el grupo con glucocorticosteroides.

El hígado funciona como un órgano desintoxicante por que elimina toxinas a través de ciertas hormonas y encimas que nos ayudan a eliminar esas toxinas. Si tu estas constantemente atacando a tu hígado con medicamentos, frituras, bebidas alcohólicas, cigarrillos. Este estará ocupado eliminando toxinas a cada momento y esto lo sobre cargará de problemas. Por eso si tenemos descuidado nuestro hígado, básicamente trabajando en muchas cosas como eliminando medicamentos, alcohol,comida chatarra, no podemos procesar adecuadamente los alimentos.

El hígado afectado primero se presenta como un hígado aumentado de tamaño y se hacen mucho mas blandos de lo que deben ser y comienza a haber una degeneración graso del hígado o conocido también como hígado graso (esteatosis hepatica). Si continuamos con el mismo ritmo y estilo de vida, atacando en todo momento a nuestro hígado, esto puede progresar a cirrosis.

Y si el hígado ya degenerado sigue así puede pasar de cirrosis a Cáncer de hígado. Rabanitos: Son una maravilla para limpiar y regenerar el metabolismo hepático

Vino tinto: Si bien hemos mencionado que las bebidas alcoholicas dañan el hígado, debemos saber que el Vino Tinto contiene resveratrol que es un poderoso antioxidante que previene la cirrosis, evita el envejecimiento de la celulas hepaticas (eviten las personas que sufren de diabetes ya que contiene niveles altos de azucar) Alcachofa: Hepato protector, Coma mucha alcachofa si deseas protejer tu hígado frente a un medio hostil. Otra manera de consumirla a parte de sopas, es en agua de alcachofa.

crema aldara en farmacias del ahorro

  • El tratamiento para la dependencia del alcohol. Las personas con cirrosis causada por el abuso del alcohol tiene que dejar de beber. Si se detiene el consumo de alcohol es difícil, el médico puede recomendar un programa de tratamiento para la adicción al alcohol.
  • La pérdida de peso. Las personas con cirrosis causada por la enfermedad de hígado graso no alcohólico necesita perder peso y controlar los niveles de azúcar en la sangre.
  • Medicamentos para el control de la hepatitis. Los medicamentos pueden controlar el daño a las células del hígado causado por la hepatitis B o C.
  • Los medicamentos para controlar otras causas y síntomas de la cirrosis.medicamentos pueden retardar la progresión de ciertos tipos de cirrosis hepática. Por ejemplo, las personas con cirrosis biliar primaria que se diagnostica y se trata a tiempo nunca pueden experimentar síntomas.

Otros medicamentos pueden aliviar los síntomas como el picor, la fatiga y el dolor. Los suplementos alimenticios pueden ser prescritos para contrarrestar la desnutrición asociada a la cirrosis y prevenir la osteoporosis (huesos débiles). El tratamiento de las complicaciones de la cirrosis
Su médico trabajará para tratar las complicaciones de la cirrosis, entre ellos:

  • El exceso de líquido en el cuerpo. edema o ascitis se puede manejar con una dieta baja en sodio y medicamentos para prevenir la acumulación de líquido en el cuerpo.Acumulación de líquido más graves pueden requerir procedimientos para drenar el líquido o cirugía para aliviar la presión.
  • El aumento de la presión arterial. Medicamentos para la presión arterial pueden controlar la hipertensión portal y prevenir el sangrado severo. Si usted desarrolla varices, usted puede necesitar un procedimiento (ligadura) para detener la hemorragia y medicamentos para ayudar a prevenir el sangrado futuro. En los casos graves, un pequeño tubo (stent) se puede colocar en las venas para reducir la presión sanguínea en el hígado.
  • Infecciones. Puede recibir antibióticos u otros tratamientos para las infecciones. Su médico también es probable que recomiende la vacunación de la gripe, la neumonía y la hepatitis.
  • El aumento de riesgo de cáncer de hígado. Su médico podría recomendar pruebas de sangre periódicas y pruebas de ultrasonido para buscar signos de cáncer de hígado.
  • La encefalopatía hepática. Los medicamentos pueden ser recetados para ayudar a reducir la acumulación de toxinas en la sangre debido a la mala función hepática.

La cirugía de trasplante de hígado
en casos avanzados de cirrosis, cuando el hígado deja de funcionar, un transplante de hígado puede ser la única opción de tratamiento. Un trasplante de hígado es un procedimiento para reemplazar el hígado con un hígado sano de un donante fallecido o de una parte de un hígado de un donante vivo. La cirrosis es la razón más común para un trasplante de hígado.

Se necesita pruebas exhaustivas antes de un trasplante de hígado para garantizar que un candidato está en buena salud suficiente para tener la operación de trasplante. Además, los centros de trasplante suelen requerir un periodo de abstinencia de alcohol, a menudo, al menos, seis meses antes del trasplante para las personas con enfermedad hepática relacionada con el alcohol. Si usted tiene cirrosis, tome precauciones para limitar el daño hepático adicional:

  • No beba alcohol. Ya sea que su cirrosis fue causada por el uso crónico de alcohol u otra enfermedad, evitar el alcohol. El consumo de alcohol puede causar daño hepático adicional.
  • Consuma una dieta baja en sodio. exceso de sal puede hacer que su cuerpo retenga líquidos, el empeoramiento de la hinchazón en el abdomen y las piernas. Use hierbas para sazonar los alimentos, en lugar de sal. Elija alimentos preparados con bajo contenido de sodio.
  • Coma una dieta saludable. Las personas con cirrosis pueden experimentar la desnutrición. Lucha contra esto con una dieta saludable a base de plantas que incluye una variedad de frutas y verduras. Elija proteínas magras, como las legumbres, pollo o pescado. Evite los mariscos crudos.
  • Evite infecciones. cirrosis hace más difícil para que usted pueda combatir las infecciones. Protéjase evitando las personas que están enfermas y lavarse las manos con frecuencia. Vacúnese contra la hepatitis A y B, influenza y neumonía.
  • Usar medicamentos de venta libre con cuidado. cirrosis hace que sea más difícil para su hígado a procesar las drogas. Por esta razón, pregunte a su médico antes de tomar cualquier medicamento, incluyendo medicamentos de venta libre. Evite fármacos como la aspirina y el ibuprofeno (Advil, Motrin IB). Si tiene daños en el hígado, el médico puede recomendar acetaminofeno (Tylenol, otros) en dosis bajas para el alivio del dolor.

Varias de las medicinas alternativas, especialmente la leche de cardo (silimarina) y raíz de regaliz (glicirricina) se han utilizado para el tratamiento de enfermedades hepáticas. No hay suficiente evidencia de beneficio a partir de ensayos en pacientes para recomendar el uso de estos u otros productos a base de hierbas para el tratamiento de la cirrosis hepática.Hable con su médico si usted está interesado en probar la medicina alternativa para ayudar a hacer frente a la cirrosis.

Reduzca su riesgo de cirrosis en el cuidado de su hígado:

  • Beber alcohol con moderación, en todo caso. Si usted decide beber alcohol, hágalo con moderación. Para los adultos sanos, lo que significa hasta un trago por día para mujeres de todas las edades y hombres mayores de 65 años, y un máximo de dos bebidas al día para los hombres de 65 años o menos.
  • Lleve una dieta saludable. Elija una dieta basada en plantas que está lleno de frutas y verduras. Elija granos enteros y fuentes de proteína magra. Reducir la cantidad de alimentos grasos y fritos que consume.
  • Mantenga un peso saludable. Una cantidad excesiva de grasa en el cuerpo puede dañar su hígado. Hable con su médico acerca de un plan para bajar de peso si usted es obeso o tiene sobrepeso.
  • Reduzca su riesgo de hepatitis. Compartir agujas y tener relaciones sexuales sin protección puede aumentar el riesgo de hepatitis B y C. Pregúntele a su médico acerca de las vacunas contra la hepatitis.

Si usted está preocupado por el riesgo de la cirrosis del hígado, hable con su médico acerca de las maneras que usted puede reducir su riesgo. La cirrosis del hígado está causada por la cicatrización progresiva como resultado de la enfermedad del hígado u otras afecciones tales como la hepatitis crónica o el abuso de alcohol.

Su médico podría realizar una CPRM u otros exámenes abdominales por imágenes utilizando TAC, ultrasonido o RMN para ayudar a diagnosticar su condición. Para confirmar el diagnóstico se puede realizar una biopsia, exámenes de la función hepática o una cirugía. A pesar de que no existe una cura para la cirrosis, su médico podría tratar sus síntomas mediante la recomendación de cambios en el estilo de vida, medicamentos, desvío portosistémico intrahepático transyugular (DPIT) o cirugía de transplante.

La cirrosis de hígado es una enfermedad debida a la cicatrización progresiva del hígado causada por diversas enfermedades del hígado y otras condiciones tales como la hepatitis crónica, la enfermedad biliar, la fibrosis quística y el abuso del alcohol. La cicatrización causada por estas enfermedades disminuye la circulación sanguínea en el hígado y reduce la capacidad del hígado para producir proteínas esenciales, nutrientes y hormonas, y para procesar toxinas. La cirrosis causa cambios que incluyen la obstrucción del flujo de sangre hacia el hígado, llamada hipertensión portal, que puede resultar en un bazo agrandado, ascitis y várices y puede causar sangrado gastrointestinal (GI). El daño causado al hígado por la cirrosis es irreversible, y las etapas avanzadas puede ser fatales. Por lo general, los síntomas de la cirrosis no son detectables hasta que el daño en el hígado se encuentra en una fase avanzada. Los síntomas pueden incluir:

  • Náuseas
  • Pérdida del apetito
  • Pérdida de peso
  • Fiebre
  • Sangre en las heces
  • Ictericia
  • Picazón en la piel
  • Fatiga
  • Aparición fácil de moretones
  • Hinchazón abdominal

Si su médico sospecha que usted tiene cirrosis, se pueden realizar uno o más de los siguientes exámenes por imágenes:

  • Tomografía computada del abdomen (TC): este procedimiento combina un equipo especial de rayos X con computadoras sofisticadas para producir múltiples imágenes o fotografías digitales del hígado. Puede ayudar a determinar la gravedad de la cirrosis como así también la de otras enfermedades del hígado. Consulte la página de Seguridad para más información acerca de TC.
  • Ultrasonido abdominal: el ultrasonido es un tipo de examen por imágenes que utiliza ondas sonoras para crear imágenes del interior del abdomen y/o la pelvis, incluyendo imágenes del hígado. El ultrasonido Doppler permite evaluar el flujo sanguíneo hacia, y desde el hígado.
  • Resonancia magnética nuclear del cuerpo (RMN): este examen por imágenes utiliza un potente campo magnético, pulsos de radiofrecuencia y una computadora para producir imágenes detalladas del hígado, permitiendo la evaluación del daño causado por varias enfermedades del hígado. Consulte la página de Seguridad para obtener más información acerca de la RMN.
  • Colangiopancreatografía por resonancia magnética (CPRM): la CPRM es un tipo especial de examen por RMN que puede evaluar anormalidades mediante la creación de imágenes detalladas de los ductos que envuelven al hígado y a la vesícula biliar, comúnmente conocidos como sistema biliar que se encuentra dentro del hígado.
  • Biopsia: Biopsia: parte del tejido del hígado puede ser muestreado y examinado en el laboratorio para analizar los daños.
  • Exámenes de la función hepática: este examen consiste en analizar la sangre para detectar unas enzimas particulares que indican la presencia de daño en el hígado.
  • Cirugía: la cirrosis puede ser diagnosticada durante la cirugía abierta, cuando el médico puede visualizar todo el hígado. Esto normalmente no es necesario para realizar el diagnóstico de cirrosis.

Si bien no existe una cura para la cirrosis, su médico puede recomendar varios tratamientos para ayudar a reducir la velocidad de la cicatrización y aliviar los síntomas. En primer lugar, su médico puede intentar tratar la enfermedad subyacente, que es la causa de la cirrosis, a través de medicamentos, la pérdida de peso o programas de tratamiento para el alcoholismo. Para tratar los síntomas de la cirrosis misma, su médico le puede recomendar:

  • Cambios en el estilo de vida: cambios en la dieta, tales como poco sodio o una dieta a base de vegetales y el abandono del consumo de alcohol.
  • Se pueden prescribir medicamentos como los antibióticos para evitar infecciones, como así también vacunas contra la hepatitis viral, la neumonía y la gripe, que lo ayudarán a evitar posibles enfermedades que podrían causar infecciones. Su médico también le puede prescribir medicamentos para ayudar a reducir las toxinas en la sangre.
  • Desvío portosistémico intrahepático transyugular (TIPS): TIPS es un procedimiento para tratar la hipertensión portal debida a la cirrosis. Un radiólogo de intervención utiliza una técnica de toma de imágenes llamada fluoroscopia para colocar un pequeño tubo (stent) para así proporcionar un canal abierto para que la sangre fluya libremente de ida y de vuelta a través del hígado.
  • Cirugía: en casos muy graves, es posible que se requiera de un transplante de hígado. En un trasplante de hígado se sustituye el hígado dañado con uno sano, proveniente de un donante.

La cirrosis es una condición muy seria que causa graves daños en el hígado. Si no sabes bien de qué se trata, acá te contamos. El hígado es un órgano vital y debes estar alerta ante esta enfermedad reduciendo los riesgos de que se desarrolle. ¡Cuida a tu hígado! Es crucial para la vida.

Por alguna razón, se habla con más frecuencia de la cirrosis en los hombres. Tal vez porque una de sus principales causas es el alcoholismo, y son los hombres quienes tienden a usar más el alcohol para tratar de buscar la salida a sus problemas. El beber de vez cuando no tiene consecuencias graves, pero si su abuso crónico le causa graves daños al cuerpo — sobre todo al hígado. ¿Y qué órgano es el encargado de desintoxicar al cuerpo? El hígado. ¿Y qué pasa cuando el hígado sufre daños graves? Desarrolla cirrosis. En la cirrosis el hígado va formando tejido fibroso hasta que las células originales se ven reemplazadas por cicatrices, ya no pueden funcionar. El hígado, por si no lo sabes, es un órgano grande que se localiza en la parte superior derecha de tu abdomen. Pero no está ahí de adorno. Es más, cumple varias funciones muy importantes que nos mantienen vivos, como las siguientes:

  • Produce sustancias como la bilis que ayudan a digerir los alimentos y a que se formen coágulos para detener los sangrados.
  • Actúa como filtro de la sangre.
  • Almacena vitaminas y minerales.
  • Controla la cantidad de proteínas, azúcares y grasas que circulan en el torrente sanguíneo.
  • Metaboliza el alcohol y las drogas.

Cuando el hígado sufre daños leves (cirrosis leve) puede cicatrizar y repararse para poder seguir cumpliendo con su papel en el organismo. Pero si se sigue dañando, se generan más cicatrices que eventualmente hacen que el hígado no pueda funcionar. El abuso del alcohol es una de las principales causas de la cirrosis. La cirrosis por causa del alcohol se desarrolla por lo general luego de diez años de beber mucho regularmente. ¿Qué es beber mucho? Simple: en el caso de los hombres, 5 o más bebidas al día. En el de las mujeres, 3 o más bebidas alcohólicas al día. Y aunque esta es la causa más común de la cirrosis, no es la única. Hay otros factores y condiciones que pueden causarle daño al hígado. Entre ellos están:

  • Hepatitis B y Hepatitis C.
  • Grasa que se acumula en el hígado como consecuencia del colesterol alto, la obesidad o la diabetes.
  • Fibrosis quística (una enfermedad hereditaria que provoca la acumulación de mucosidad en los pulmones y el tubo digestivo).
  • Enfermedades auto inmunes, específicamente hepatitis auto inmune que sucede cuando el sistema inmunológico del cuerpo ataca al hígado.
  • Por destrucción de los conductos biliares (cirrosis biliar primaria).
  • Por endurecimiento de los conductos biliares (colangitis esclerosante primaria).
  • Por malformación de los conductos biliares (atresia biliar).
  • Por parásitos.
  • Incapacidad para procesar el azúcar presente en la leche (galactosemia)
  • Acumulación de hierro en el cuerpo (hemocromatosis).
  • Acumulación de cobre (enfermedad de Wilson).
  • Exposición a venenos como el arsénico.

Para que estés alerta en cuanto a la cirrosis, presta atención a los síntomas:

  • Cansancio y debilidad extrema
  • Hemorragias nasales y aparición de moretones en la piel con facilidad
  • Dolor y acumulación de líquido en el abdomen
  • Pérdida de apetito, puede haber náusea
  • Coloración amarillenta de la piel
  • Retención de líquidos (hinchazón) en las piernas (edema)

El tratamiento para la cirrosis varía dependiendo de la causa. Si es causada por el alcohol, la solución obvia es dejar de tomar. Si se trata de cirrosis causada por hepatitis, hay medicamentos para controlar el daño. Cuando existen complicaciones como hinchazón en las piernas y el abdomen, el médico te recomendará una dieta baja en sodio. Si la hinchazón es demasiado severa, quizá se necesite drenaje o cirugía para aliviar la presión. Cuando el daño del hígado es tan severo que deja de funcionar, se recurre el trasplante de hígado. Esto quiere decir que te sacan tu hígado y lo reemplazan con el de alguna persona que haya fallecido y lo haya donado; o con partes del tejido del hígado de alguien que aún vive. Esta opción sin embargo es complicada porque es costosa y hay que encontrar donantes, lo cual no siempre es una tarea fácil. ¿Qué puedes hacer para prevenir la cirrosis? Hay varias cosas que están a tu alcance y tienen que ver con tu estilo de vida.

  • No bebas alcohol o hazlo en moderación
  • Lleva una dieta rica en vegetales y frutas
  • Mantén un peso sano
  • Evita la exposición a sustancias químicas tóxicas
  • Reduce tu riesgo de hepatitis teniendo sexo seguro y evitando compartir agujas. Pregúntale a tu doctor acerca de la vacuna contra la hepatitis B.

Habla con tu médico si tienes otras dudas al respecto. La cirrosis es una enfermedad grave, y afecta un órgano que es vital. Toma las medidas necesarias para prevenir que tu hígado se dañe. No podrás vivir sin él.

La cirrosis del hígado está causada por la cicatrización progresiva como resultado de la enfermedad del hígado u otras afecciones tales como la hepatitis crónica o el abuso de alcohol. Su médico podría realizar una CPRM u otros exámenes abdominales por imágenes utilizando TAC, ultrasonido o RMN para ayudar a diagnosticar su condición. Para confirmar el diagnóstico se puede realizar una biopsia, exámenes de la función hepática o una cirugía.

A pesar de que no existe una cura para la cirrosis, su médico podría tratar sus síntomas mediante la recomendación de cambios en el estilo de vida, medicamentos, desvío portosistémico intrahepático transyugular (DPIT) o cirugía de transplante. La cirrosis de hígado es una enfermedad debida a la cicatrización progresiva del hígado causada por diversas enfermedades del hígado y otras condiciones tales como la hepatitis crónica, la enfermedad biliar, la fibrosis quística y el abuso del alcohol. La cicatrización causada por estas enfermedades disminuye la circulación sanguínea en el hígado y reduce la capacidad del hígado para producir proteínas esenciales, nutrientes y hormonas, y para procesar toxinas. La cirrosis causa cambios que incluyen la obstrucción del flujo de sangre hacia el hígado, llamada hipertensión portal, que puede resultar en un bazo agrandado, ascitis y várices y puede causar sangrado gastrointestinal (GI). El daño causado al hígado por la cirrosis es irreversible, y las etapas avanzadas puede ser fatales.

aldara precio en peru

El Adenocarcinoma: Se origina en las células glandulares del recubrimiento del intestino delgado y es el tipo más común de cáncer del intestino delgado. La mayoría de estos tumores afectan la sección del intestino delgado próxima al estómago. Suelen crecer y bloquear el intestino. El Leiomiosarcoma: Se inicia en las células musculares lisas del intestino delgado. En su mayoría, estos tumores se manifiestan en la sección del intestino delgado próxima al intestino grueso.

Colon Irritable: Es un trastorno de consulta muy frecuente en la actualidad. Consiste en una alteración motora del tubo digestivo como resultado de cuadros tensiónales, angustia y estrés. Se caracteriza por dolor o malestar abdominal que habitualmente se alivia después de las defecaciones, y que es más frecuentemente percibido en la parte inferior izquierda del abdomen, e incluso, en algunos, casos irradiados hacia la espalda. Hay alteraciones en el hábito intestinal, pudiéndose presentar estreñimiento, diarrea o episodios alternados de ambos. Es usual además que se presenten deseos de evacuación intestinal después de comer, aumento en la producción de gases e hinchazón abdominal. Aunque no se conoce el origen específico de esta alteración en la motilidad digestiva, se relaciona estrechamente con el aumento del estrés. Cáncer del Colon: El cáncer del colon o el recto también se conoce como cáncer colorrectal. Si se detecta anticipadamente, con frecuencia es curable. Es más común en las personas mayores de 50 años de edad y el riesgo aumenta con la edad. Se es más propenso a presentar un cáncer colorrectal si se tiene:

Pólipos: crecimientos de tejido dentro del colon y el recto que pueden tornarse cancerosos Antecedentes familiares o personales de cáncer colorrectal

Colitis ulcerativa o enfermedad de Crohn Los síntomas pueden incluir sangre en las heces, heces más delgadas, cambios en los hábitos intestinales y malestar estomacal general. Sin embargo, es posible no presentar síntomas en sus inicios, de modo que las pruebas de detección son importantes. Todas las personas mayores de 50 años de edad deben someterse a un estudio para descartar el cáncer colorrectal. El tratamiento incluye cirugía, quimioterapia, radiación o una combinación de todas.

Cáncer del Ano o Anal: El cáncer anal es un tipo raro de cáncer. El ano es por donde las heces se expulsan del cuerpo cuando usted va al baño. Está formado por las capas externas de la piel y el extremo del intestino grueso. El cáncer anal es una enfermedad en la cual se forman células cancerígenas en los tejidos del ano. Los síntomas incluyen hemorragia, dolor o abultamientos en la zona anal. La picazón y las secreciones también pueden ser señales de un cáncer anal. Los posibles tratamientos incluyen radiación, quimioterapia y cirugía. El tratamiento dependerá si el tumor se ha diseminado y del tipo, el tamaño y la ubicación del mismo.

Hemorroides; las hemorroides son venas hinchadas en el recto o ano. El tipo de hemorroide depende de dónde ésta ocurre. Las hemorroides internas involucran las venas dentro del recto. Las hemorroides internas usualmente no duelen pero pueden sangrar sin ocasionar dolor.

Las hemorroides prolapsadas pueden estirarse hacia abajo hasta salirse del ano. Una hemorroide prolapsada puede volver a invaginarse dentro del recto por cuenta propia, o se puede empujarla cuidadosamente de vuelta hacia adentro. Las hemorroides externas ocurren en las venas afuera del ano. Pueden dar comezón o doler y algunas veces pueden rajarse y sangrar.
Si se tiene una hemorroide se puede sentir un abultamiento sensible al tacto en el borde del ano. También es posible que se vea sangre en el papel higiénico o en el inodoro después de tener una evacuación intestinal.

Las hemorroides son por causa del aumento en la presión de las venas del ano o del recto. Una de las principales causas es hacer esfuerzo cuando está tratando de tener una evacuación intestinal (defecar). Esto puede ocurrir si se está constipado o si se tiene diarrea. También puede que ocurran si se sienta en el inodoro durante mucho tiempo. Las hemorroides también pueden ser por causa de la obesidad, de levantar objetos pesados o de cualquier otra actividad que se tenga que hacer esfuerzo. El hígado ayuda al organismo a digerir los alimentos, almacenar energía y eliminar las toxinas. La hepatitis es la inflamación del hígado que impide su buen funcionamiento. Puede llevar a la escarificación, denominada cirrosis, o a un cáncer.

Los virus causan la mayoría de los casos de hepatitis. El tipo de hepatitis recibe su nombre de acuerdo con el virus que la produjo; por ejemplo, hepatitis A, hepatitis B o hepatitis C. El consumo de drogas o alcohol también puede provocar una hepatitis. En otros casos, el organismo ataca equivocadamente sus propios tejidos. Se puede ayudar a prevenir algunas formas virales mediante la vacunación. Algunas veces, la hepatitis desaparece espontáneamente. Si no sucede así, puede tratarse con fármacos. Algunas otras veces, la hepatitis dura toda la vida. Algunas personas que tienen hepatitis no presentan síntomas. Otros pueden presentar:

Orina oscura y evacuaciones de coloración pálida Ictericia, tonalidad amarilla de la piel y los ojos

La cirrosis es el conjunto de cicatrices en el hígado. El tejido cicatricial se forma por lesiones o enfermedades prolongadas. El tejido escamoso no puede hacer lo que hace el tejido hepático sano: producir proteínas, ayudar a combatir las infecciones, limpiar la sangre, ayudar a digerir los alimentos y almacenar energía. La cirrosis puede conducir a: Ocurrencia de hematomas o hemorragias con facilidad o sangrado nasal

Hinchazón del abdomen o las piernas Sensibilidad adicional a las medicinas

Aumento de la presión en la vena que penetra en el hígado Venas dilatadas en el esófago y el estómago

La cirrosis puede tener muchas causas. Las causas más comunes son el alcoholismo crónico, la hepatitis, etc. Nada hará desaparecer el tejido escamoso, pero tratar la causa puede evitar que empeore la enfermedad. Si se forma demasiado tejido escamoso, es posible que quizá deba pensar en un trasplante de hígado.
Carcinoma hepatocelular Aproximadamente 5 por ciento de las personas con cirrosis desarrolla cáncer de hígado.

Nombres Alternativos: Cáncer del hígado; Cáncer hepático; Carcinoma primario de las células del hígado; Tumor del hígado. El carcinoma hepatocelular es responsable del 80 a 90% de todos los tipos de cáncer del hígado. Su incidencia es más frecuente en los hombres que en las mujeres, generalmente en personas entre los 50 y los 60 años de edad.

La causa del cáncer del hígado generalmente es cirrosis (cicatrización del hígado). La cirrosis puede ser causada por hepatitis viral (especialmente hepatitis B y C), consumo excesivo de alcohol (la causa más común de cirrosis), hemocromatosis, ciertas enfermedades autoinmunitarias del hígado y otras patologías que ocasionan inflamación hepática crónica. Cálculos Biliares: La vesícula biliar es un órgano con forma de pera ubicado debajo del hígado. Almacena bilis, un líquido producido por el hígado para digerir las grasas. Cuando el estómago y el intestino digieren los alimentos, la vesícula biliar libera bilis a través de un tubo denominado conducto biliar común. Ese conducto conecta a la vesícula biliar y el hígado con el intestino delgado.

Es más probable que la vesícula cause problemas si algo obstruye el flujo de bilis a través de los conductos biliares. Eso suele ocurrir con los cálculos biliares. Los cálculos se forman cuando hay sustancias en la bilis que se endurecen. Las crisis por cálculos suelen presentarse después de las comidas. Los signos de una crisis por cálculos incluyen nauseas, vómitos o dolor en el abdomen, la espalda o debajo del brazo derecho. Los cálculos biliares son más comunes entre los adultos mayores, las mujeres, las personas con sobrepeso. El tratamiento más común es la remoción de la vesícula biliar. Afortunadamente, la vesícula biliar no es un órgano imprescindible para la vida. La bilis tiene otras vías para llegar al intestino delgado.

Peritonitis: Es la inflamación del peritoneo (una membrana que recubre la cavidad abdominal), por acción de bacterias patógenas provenientes de la ruptura del apéndice (apendicitis mal cuidada) o por la perforación del estómago. El cáncer de páncreas o cáncer pancreático: Es un tumor maligno que se origina en la glándula pancreática. Dependiendo de la extensión del tumor en el momento del diagnóstico, el pronóstico es generalmente muy malo ya que pocos enfermos sobreviven más de cinco años después del diagnóstico y la remisión completa es extremadamente rara.
Cerca del 95% de los tumores pancreáticos son adenocarcinomas. El 5% restante son tumores neuroendocrinos pancreáticos como el insulinoma, que tienen un diagnóstico y tratamiento completamente diferente, con un mejor pronóstico generalmente.
Todavía se desconoce la etiología y el mecanismo de carcinogénesis pancreática. Se cree que el proceso se inicia por una alteración de las células de los conductos pancreáticos. Los carcinógenos alcanzarían estas células provocando su transformación maligna por tres posibles vías de acceso:

Diabetes: Otros nombres: Azúcar en la sangre, Diabetes de comienzo en la edad adulta, Diabetes no insulinodependiente, Glucosa en la sangre. La diabetes es una enfermedad en la que los niveles de glucosa (azúcar) de la sangre están muy altos. La glucosa proviene de los alimentos que se consumen. La insulina es una hormona que ayuda a que la glucosa entre a las células para suministrarles energía. En la diabetes tipo 1, el cuerpo no produce insulina. En la diabetes tipo 2, el tipo más común, el cuerpo no produce o no usa la insulina adecuadamente. Sin suficiente insulina, la glucosa permanece en la sangre.

necesito receta para comprar aldara

Ten presente que debes hacer un uso bastante medido de esta raíz para no obtener efectos contraproducentes. Evita las altas dosis de cúrcuma en los niños y no exageres en su ingesta. Con esto en mente ¡ya puedes aplicar la cúrcuma para curar enfermedades! Cuando hay una cirrosis, el hígado forma nódulos delimitados por tejido fibroso. La funcionalidad de estos nódulos no es igual a la del hígado normal. L a cirrosis afecta al hígado, uno de los órganos más importantes del cuerpo humano. El hígado está ubicado en la zona superior del abdomen en el lado derecho, por debajo de las costillas y pesa aproximadamente 1,5 kg. Un hígado normal es de contorno liso y elástico, está conectado directamente al intestino delgado por medio del conducto biliar, el cual transporta la bilis que se produce en el hígado hacia el intestino delgado donde es utilizada para la digestión. El hígado funciona como una gran fábrica química, que se altera cuando hay cirrosis. Casi toda la sangre que sale del estómago e intestino pasa por el hígado. Entre las muchas funciones que el hígado cumple están las siguientes:

  • Producción de bilis y otras enzimas (proteínas) digestivas.
  • Control de infecciones.
  • Producción de proteínas que ayudan a la coagulación de la sangre.
  • Metabolismo del colesterol.
  • Almacenamiento de glicógeno que sirve de combustible a los músculos.
  • Mantención y regulación de los niveles hormonales.
  • Metabolización de medicamentos, alcohol y otras drogas.

Considerando todas las funciones del hígado, no es sorprendente que las enfermedades hepáticas alteren todas las demás funciones del cuerpo. Una de las enfermedades más importantes del hígado es la cirrosis.

La cirrosis es la consecuencia de un daño acumulado en el hígado, habitualmente durante varios años, que se caracteriza por la acumulación de fibrosis (“cicatrices”) en el tejido hepático y disminución del tejido hepático funcionante. Estos cambios del hígado interfieren con la estructura y funcionamiento normal del hígado, ocasionando serias complicaciones en la circulación de la sangre a través de dicho órgano y en sus funciones. Existen numerosas causas que pueden desencadenar la cirrosis hepática, entre las principales están:

  • Virus de hepatitis B, hepatitis C, y hepatitis D.
  • Consumo excesivo de alcohol.
  • Hígado graso no alcohólico (también llamada esteatohepatitis no alcohólica): Condición frecuente en la población general, asociada a diabetes y obesidad.
  • Enfermedades autoinmunes: Hepatitis autoinmune y cirrosis biliar primaria.
  • Enfermedades hereditarias o congénitas como:
    • Hemocromatosis, en la cual se acumula hierro dentro del hígado dañando el tejido.
    • La enfermedad de Wilson, la cual es causada por una alteración en el transporte del cobre, acumulándose en el hígado y en otros tejidos.
  • Obstrucción prolongada del conducto biliar, como la colangitis esclerosante.
  • Ausencia de proteínas específicas o enzimas para metabolizar diferentes substancias en el hígado, como la deficiencia de alfa 1-antitripsina.
  • Ciertas enfermedades del corazón (insuficiencia cardiaca).
  • Reacción severa a drogas o medicamentos.
  • Exposición prolongada a agentes tóxicos en el medio ambiente.

Sí. La mayoría de las veces las causas de la cirrosis se pueden identificar:

  • En caso de cirrosis alcohólica: Antecedentes de consumir alcohol regularmente o en exceso, cambios físicos o de conducta y una biopsia del tejido hepático.
  • En caso de hepatitis: Exámenes de sangre para detectar el virus u otros marcadores específicos de la enfermedad, imágenes y biopsia hepática entre otros. La biopsia hepática es una muestra del tejido del hígado que se obtiene bajo anestesia local.

Muchas personas que ingieren alcohol en cantidades excesivas desarrollan cierto grado de daño al hígado, pero no necesariamente lleva a la cirrosis hepática. Entre aquellos individuos que consumen entre 200 y 400 mL de alcohol diariamente por un período de 15 años o más, aproximadamente una tercera parte desarrollará cirrosis hepática, otra tercera parte desarrollará hígado graso y el resto tendrá problemas hepáticos leves. En general, mientras más beba y mientras más frecuente y regularmente lo haga, mayor será la probabilidad de que termine desarrollando cirrosis hepática. El alcohol por sí sólo en cantidades excesivas es un tóxico que puede causar cirrosis.

Sí. Los individuos que ingieren alcohol socialmente también pueden desarrollar cirrosis. Los factores que contribuyen al desarrollo de la enfermedad son:

  • Cantidad de alcohol consumida.
  • Frecuencia con que se consume alcohol.
  • Factores genéticos o hereditarios.
  • Estado físico y nutricional.

No se saben las razones por las que algunos individuos son más propensos que otros a los efectos del alcohol. Las mujeres toleran peor el alcohol que los hombres. Muchos investigadores creen que la razón de esto es que los hombres tienen una habilidad mayor que las mujeres para metabolizar y eliminar el alcohol. Investigaciones indican que las mujeres, aún consumiendo menos alcohol que los hombres, desarrollan cirrosis más frecuentemente que los hombres. Algunos pacientes con hepatitis crónica viral desarrollan cirrosis, Hay 5 tipos conocidos de virus causantes de hepatitis.

  • La hepatitis aguda de tipo A y la hepatitis E no llevan a la hepatitis crónica (se han descrito casos excepcionales de hepatitis E crónica en pacientes inmunosuprimidos, pero no es lo habitual).
  • La hepatitis tipo B aguda lleva a una infección crónica en el 5% de los pacientes adultos. En una minoría de estos pacientes, la hepatitis crónica progresa a cirrosis.
  • La hepatitis aguda tipo D afecta sólo a individuos previamente infectados con el virus de la hepatitis B.
  • La hepatitis aguda tipo C se convierte en crónica en aproximadamente 80% de los adultos infectados. Una minoría de estos pacientes (20 – 30%) progresará a cirrosis hepática en un período de varios años (10 a 30 años).

El principio de la cirrosis es por lo general silencioso siendo muy pocos los síntomas específicos. A medida que se acumula el daño en el hígado, pueden aparecer los siguientes síntomas:

  • Pérdida de apetito.
  • Malestar general.
  • Náusea y vómitos.
  • Pérdida de peso.
  • Aumento del tamaño del hígado.
  • Ictericia o coloración amarilla de la piel y la parte blanca de los ojos, debido a la acumulación de la sangre cuando el hígado no es capaz de eliminar bien la bilis.
  • Prurito o picazón.
  • Ascitis o acumulación de líquido en el abdomen.
  • Vómitos con sangre, por ruptura de venas (várices) en la parte baja del esófago.
  • Encefalopatía o cambios del estado de conciencia, los que pueden ser sutiles (confusión) o profundo (coma).

El diagnóstico de la cirrosis puede ser inesperado. Una persona puede presentarse al médico con síntomas que no aparezcan de enfermedad hepática y luego de un examen físico y análisis de sangre descubrir que tiente cirrosis.

El tratamiento para la cirrosis depende del tipo de cirrosis que padezca la persona, el tiempo que haya durado la enfermedad y el daño permanente que haya sufrido el hígado. Algunas veces el daño que sufren el hígado se puede corregir si se encuentra la causa específica de la cirrosis y se da el tratamiento adecuado.

  • En el caso de la cirrosis alcohólica, la abstención total y una dieta balanceada son partes importantes del tratamiento.
  • En el caso de la cirrosis secundaria a hepatitis viral, se usan medicamentos para aumentar la respuesta del sistema de inmunidad contra el virus, como el interferón.
  • En casos de cirrosis causada por hepatitis autoinmune, los corticosteroides solos o combinados con la azatioprina pueden ser un tratamiento efectivo.
  • En los pacientes cirróticos con ictericia, el tratamiento suplementario con vitaminas liposolubles pueden ayudarlos.
  • En el caso de la enfermedad de Wilson, se eliminan las cantidades excesivas de cobre en el organismo por medio de medicamentos.
  • En la hemocromatosis, se elimina el exceso de hierro por medio de flebotomías (extracción de sangre).
  • Muchos tipos de cirrosis requieren un trasplante de hígado cuando la insuficiencia hepática está avanzada.

Las complicaciones de la cirrosis incluyen la ascitis, la encefalopatía hepática y la hemorragia por ruptura de várices esofágicas.

  • La ascitis es tratada reduciendo la ingesta de sal más la administración de diuréticos. En algunos casos es necesaria la evacuación directa de grandes cantidades de líquido en el abdomen por medio de un catéter a través de la pared abdominal, también llamado paracentesis.
  • El tratamiento del coma hepático o principio de coma (encefalopatía hepática) requiere medicamentos específicos, reducir la ingesta de proteínas y el control de la hemorragia digestiva.
  • El tratamiento de las hemorragias por las várices esofágicas incluye tratamientos endoscópicos como la ligadura o escleroterapia (inyección directa de una sustancia química que destruye la várice en su interior) y otros tratamientos como medicinas que disminuyen la tendencia a sangrar, compresión de una várice sangrante por medio de balones inflables especiales y un procedimiento llamado shunt protosistémico intrahepático transyugular (TIPS).

La responsabilidad del hígado por el funcionamiento adecuado de todo el organismo es tan grande que una enfermedad crónica del hígado puede modificar las respuestas de su organismo a una variedad de enfermedades. El funcionamiento anormal del hígado en la cirrosis puede:

  • Afectar la dosis de medicamentos requeridos para el tratamiento de otras enfermedades.
  • Modificar el tratamiento de la diabetes.
  • Afectar la respuesta del organismo a las infecciones.
  • Alterar la tolerancia a procedimientos quirúrgicos.

Los pacientes con cirrosis son propensos a desarrollar infecciones bacterianas, trastornos en el funcionamiento del riñón, úlceras estomacales, cálculos en la vesícula, cierto tipo de diabetes y cáncer del hígado. El tratamiento de la cirrosis hepática con adherencia adecuada a las recomendaciones de su médico puede llevar a una mejoría de los síntomas, con lo que el paciente puede llevar una vida y actividades normales. Cuando la cirrosis no es descubierta a tiempo, el pronóstico puede ser menos favorable con respecto a tener una mejoría y las complicaciones como la ascitis y la hemorragia son más frecuentes.

  • No beba en exceso. Evite el uso de bebidas alcohólicas. El alcohol destruye las células del hígado. El grado de regeneración de las células del hígado varia de persona a persona. Un daño previo al hígado por virus desconocidos o sustancias químicas pueden afectar el proceso de regeneración.
  • Siga una alimentación balanceada, mantenga un peso adecuado, coma frutas y verduras; y haga actividad física regular.
  • Busque ayuda médica. Manténgase bajo cuidado médico si desarrolla una hepatitis viral hasta que su mejoría esté asegurada.

El hígado es un órgano grande, con gran reserva funcional, capaz de seguir desempeñando sus funciones vitales aunque esté dañado. También tiene la capacidad de repararse a sí mismo en cierto grado. Las células que mueren pueden se reemplazadas por otras nuevas. Si la causa de la cirrosis puede ser eliminada o controlada, esta capacidad del hígado permite que se logre cierta mejoría y puede permitir desempeñar una vida normal.

La enfermedad hepática alcohólica comprende una serie amplia de manifestaciones que abarca un amplio espectro, desde un hígado graso asintomático hasta hepatitis alcohólica y cirrosis hepática descompensada con ascitis, hemorragia digestiva por várices o encefalopatía. Generalidades Si bien la mayoría de las personas toma alcohol. La encefalopatía portal o hepática es una complicación de la cirrosis hepática. Se manifiesta como somnolencia, desorientación, alteraciones del sueño o cambios de carácter.

La cirrosis biliar primaria es una enfermedad de tipo autoinmune que afecta la vía biliar. Es de lenta progresión y tiene tratamiento específico. Alguien necesita Rifaximina en Chile??

No deben perder las esperanzas,existe un preparado natural con muchísimos años de creado en Alemania,son muchas las personas en varios países que se curaron y quien lo tiene,brinda testimonios de las curas. Yo soy de MÉXICO Y CURÉ MI CIRROSIS CON ÉSTE TRATAMIENTO.Existe un Facebook cura de cirrosis Maria L Gonzalez. Reciban mis saludos hola jorge.como esta comonos contactamos para que meds informacion sobre el producto. mi correo es edgarangu@hotmail.com

Hola Jorge buena noche me llamo Oswaldo y te pediria el favor informarme el link o como contacto las personas que dices que curaron tu cirrosis te agradezco enormemente. Hola señor por favor necesito ayuda urgente para mi marido hace 1mes le descubrieron sirrosis hepática congenita estamos destrozados ya que somos de escasos recursos y hemos sufrido mucho por no tener acceso a una salud de calidad hemos sido desnigrado como personas por favor ayúdenos de antemano muchas gracias

este es el mail de la señora malugonza77@hotmail.com es de uruguay mi suegro se curo de la hepatitis b y de la cirrosis hace 5 años ya con el preparado de esta señora

aldara crema precio en españa

Se ha vuelto muy común el aumento de esta sustancia en el cuerpo humano, esto se debe a la mala alimentación y la vida sedentaria que muchos profesan, es por eso necesario que hagamos cambios para mantener los número y poder gozar de un mejor estado de salud. Podemos empezar por:

  • Evitar comidas fritas o con exceso de grasas
  • Hacer deporte,mínimo 30 minutos al día
  • Tomar mucha agua
  • Consumir productos con fibra
  • Consumir frutas y verduras
  • Evitar cualquier tipo de alimento que contenga cantidades excesivas de grasa
  • No consumir grasas saturadas

A continuación, la información importante sobre colesterol LDL, HDL, enfermedades y formas de balancear los niveles.

Las defensas del cuerpo El sistema sanguíneo, sus valores, formas y tamaños, nos ayudan a conocer a través de un hemograma, la forma en la que están actuando nuestras defensas. Existen enzimas muy importantes, que si los niveles no son los adecuados, podemos padecer deficiencias y enfermedades que no nos permitirán llevar a cabo las actividades diarias, con las fuerza y energía que necesitamos.

Las plaquetas son una de ellas, pues su función principal es la de coagular correctamente la sangre, así evitamos cualquier tipo de derrame o desangramiento. Para conocer todo sobre plaquetas, visita la web: https://www.plaquetas.top Tener monocitos bajos, es una manera de indicar que los glóbulos blancos han disminuido, son débiles, y por ende, las defensas del cuerpo están en el limbo. Esto, junto con la hemoglobina baja, que nos indica falta de glóbulos rojos y propensión a la anemia. Nos está indicando que la debilidad del cuerpo es alta, es importante acudir a un médico.

Componentes del sistema inmune El sistema inmune está ayudado por varias células, glóbulos blancos y rojos, en los cuales los niveles son importantes, pues de ellos depende el comportamiento de nuestra salud.

Los eosinofilos por su parte, son unos glóbulos blancos que ayudan al sistema inmunitario a evitar parásitos e infecciones. También tenemos el producto final del metabolismo, el que se encarga de mantener la masa muscular como se debe, esa es la creatinina. También existen enzimas que nos ayudan a detectar enfermedades, cuando los niveles de fosfatasa alcalina aumenta, el sistema sanguíneo nos está diciendo que tenemos problemas hepáticos y propensión a enfermedades del hígado.

La cirrosis es la inflamación intersticial del hígado. Se trata de una enfermedad crónica e irreversible que provoca fibrosis y nódulos entre las células del hígado, lo que provoca cambios en la estructura del hígado y en sus funciones, ya que la circulación de la sangre está bloqueada. Si la cirrosis es muy avanzada, puede llegar a provocar insuficiencia hepática o cáncer de hígado. Según la American Medical Association, las causas más comunes de la cirrosis son:

  • Infección por el virus de la hepatitis B o de la hepatitis C.
  • Enfermedades autoinmunitarias del hígado como la hepatitis autoinmunitaria, la cirrosis biliar primaria o la colangitis esclerosante primaria.
  • Enfermedades del hígado graso no alcohólico, que puede darse en personas con obesidad.
  • Enfermedades hereditarias metabólicas del hígado como la hemocromatosis, la enfermedad de Wilson o la deficiencia de antitripsina.
  • Exposición prolongada al alcohol que provoca la inflamación del hígado.

En los primeros estados de la patología muchos de los pacientes no presentan síntomas. Según avanza la enfermedad, pueden empezar a detectarse los siguientes:

  • Debilidad y fatiga.
  • Pérdida de apetito y de peso.
  • Náuseas y vómitos.
  • Dolor e hinchazón abdominal.
  • Los vasos sanguíneos adquieren forma de araña en la superficie de la piel.

En estados avanzados de la enfermedad, también se pueden empezar a presentar síntomas más graves, como lista el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y del Hígado (Niddk):

  • Edemas y ascitis.
  • Moretones y hemorragias frecuentes.
  • Hipertensión portal: es un aumento de presión sanguínea en la vena porta, la cual conecta los intestinos y el bazo con el hígado.
  • Aparición devaricesesofágicas y gastropatía.
  • Esplenomegalia.
  • Ictericia: ocurre cuando un hígado enfermo no elimina suficiente bilirrubina de la sangre, lo que hace que la piel y el blanco de los ojos adopten un tono amarillento, así como un oscurecimiento de la orina.
  • Cálculos biliares.
  • Mayor sensibilidad a los medicamentos.
  • Encefalopatía hepática.
  • Diabetestipo 2: la cirrosis provoca resistencia a la insulina, lo que acaba provocando un exceso de glucosa en el torrente sanguíneo.
  • Cáncer de hígado.

Para que no se produzca la cirrosis se deben evitar sus causas más comunes como el consumo excesivo de alcohol; en el caso de padecer una enfermedad hepática crónica, hay que acudir periódicamente al médico para comprobar si se trata de una enfermedad tratable e impedir así que se convierta en una cirrosis.

Dependiendo de la causa, según la clasificación de la Clínica Mayo se pueden distinguir entre varios tipos de cirrosis:

  • Cirrosis alcohólica: provocada por un consumo excesivo de alcohol, daña al hígado de forma general.
  • Hepatopatía grasa no alcohólica: la acumulación de grasas en las células del hígado crea una fibrosis.
  • Cirrosis vinculada a la hepatitis: la hepatitis B o C de un paciente acaba generando fibrosis en el hígado.
  • Cirrosis criptogénica: se desconoce qué causa la fibrosis.
  • Cirrosis biliar primaria: un fallo del sistema inmunológico hace que este ataque a las células que revisten las vías biliares del hígado.
  • Colangitis esclerosante primaria: las vías biliares se hinchan y presentan fibrosis, lo que hace que queden obstruidas.
  • Cirrosis biliar secundaria: surge como consecuencia de la obstrucción de las vías biliares.

En primer lugar, el médico realiza una anamnesis para buscar signos de cirrosis. La decisión de llevar a cabo este examen suele basarse en determinar que el paciente se encuentra en riesgo de sufrir una cirrosis, por ejemplo, si presenta un problema de alcoholismo u obesidad. Para estudiar el hígado se realizan otras pruebas como una ecografía, una elastografía por resonancia magnética, una tomografía computarizada o una resonancia magnética.

Por último, para confirmar el diagnóstico, se realiza una biopsia para obtener una muestra de tejido hepático, al que se le realiza un examen microscópico. Si se distinguen bandas diseminadas de tejido fibroso que dividen al hígado en nódulos, significa que el paciente tiene cirrosis. Si el paciente tiene una cirrosis avanzada se puede determinar su probabilidad de supervivencia a 90 días mediante el puntuaje MELD (modelo para el puntuaje de la enfermedad hepática en etapa terminal). Este puntuaje se basa en el resultado de tres pruebas de sangre (índice internacional normalizado, bilirrubina y creatinina) del que se extrae una puntuación del 6 al 40. Una puntuación cercana al 6 indica que el paciente tiene una alta probabilidad de sobrevivir pasado este tiempo, mientras que las puntuaciones más cercanas a 40 indican que corre mucho más riesgo de no superar la enfermedad.

No existe un tratamiento que sea capaz de eliminar por completo la cirrosis, pero se suelen llevar a cabo intervenciones para aliviar los diversos síntomas:

  • Cambios en el estilo de vida: evitar el alcohol en casos de alcoholismo o tratar de perder peso puede ayudar a que los síntomas no se agraven. También se recomienda una dieta nutritiva baja en sodio.
  • Medicamentos: pueden retrasar el avance de algunos tipos de cirrosis o ayudar a aliviar síntomas como el dolor o el cansancio.
  • Disminuir la presión sanguínea: esto se consigue mediante endoprótesis vasculares (unas pequeñas prótesis cilíndricas que se colocan en las paredes arteriales), y puede ayudar a aliviar problemas de retención de líquidos o sangrado venoso en el estómago y el esófago.
  • Mejorar el flujo de bilis: mediante un endoscopio se estiran las vías biliares para extraer los cálculos biliares que obstruyan el paso de la bilis.
  • Trasplante de hígado: en los estados más avanzados de la enfermedad se puede plantear la sustitución del hígado.

Según la Organización Mundial de la Salud, la cirrosis es la 17ª causa de muerte por enfermedad en todo el mundo. Suele ser una patología más presente en los hombres que en las mujeres. Según recoge el libro de Enfermedades Hepáticas: Consejos Prácticos de la Asociación Española para el Estudio del Hígado, una vez que los síntomas ya se han presentado y se ha diagnosticado la cirrosis alrededor de un 90 por ciento de los pacientes consigue sobrevivir más de cinco años.

  • Almacenar nutrientes.
  • Consumo excesivo de alcohol.
  • Obesidad.
  • Diabetes.
  • Consumir alimentos que tienen aflatoxina (un hongo que puede crecer en productos como los granos y las nueces que no se almacenan adecuadamente).
  • Malestar en la parte superior del abdomen en el lado derecho.
  • Abdomen hinchado.
  • Ictericia (color amarillento en la piel y el blanco de los ojos).
  • Moretones frecuentes o hemorragia.
  • Cansancio inusual.
  • Falta de apetito.
  • Evite beber demasiado alcohol.

El hígado es el órgano más grande del cuerpo después de la piel (si a esta la consideramos un órgano). Pesa entre un 1,5 y 2 kg en el hombre y algo menos en la mujer.

En los niños recién nacidos el hígado pesa unos 150 g, y es mayor en proporción con el tamaño total del cuerpo. El hígado está localizado en el cuarto superior derecho del abdomen, debajo del diafragma, y tiene dos lóbulos principales, el derecho y el izquierdo que es más pequeño y que cruza la línea de demarcación y se apoya sobre el estómago.

Estos dos lóbulos se dividen en lóbulos menores, en los que hay pequeños vasos sanguíneos que desembocan en la vena hepática. Esta vena lleva la sangre a la vena cava inferior, vena que conduce la sangre a la mitad inferior del cuerpo. Además el hígado posee un canal para recoger la bilis que se origina, y sale del lóbulo en dirección opuesta. El hígado tiene numerosas funciones, y es el mayor procesador químico del organismo. Es el órgano que debe tratar las sustancias tóxicas tanto internas como externas del organismo.

Además de estas funciones se ocupa de la descomposición de elementos químicos complejos; otra de su función es la de síntesis de moléculas proteicas. El hígado es un depurador de las toxinas del organismo, desactivando hormonas y drogas. Las células de Kupffer del hígado limpian al organismo de organismos infecciosos que vienen del abdomen. Antes de nacer un bebé, y algunas semanas después del nacimiento, el hígado forma glóbulos rojos y blancos. Incluso si un adulto tiene problemas con la producción de sangre, el hígado puede volver a recuperar su antigua función de formador de sangre.

Cuando una persona produce o consume sustancias tóxicas endógenas o exógenas, el hígado es el encargado de modificar esas sustancias biológicamente activas para que pierdan su efecto biológico. En otras palabras el hígado es el órgano detoxificador por excelencia. Un ejemplo de esto lo tenemos en el alcohol. El alcohol tiene que se detoxificado en el hígado. Esto explica porqué el consumo excesivo de alcohol daña las células del hígado. Un ejemplo de lo que puede ocurrir cuando el hígado enferma lo tenemos en el aumento de hormonas como la aldosterona y estrógeno. Si el hígado está enfermo ya no puede neutralizar correctamente estas hormonas. La aldosterona tiene la función de mantener el correcto nivel de sal y de líquidos en el organismo. Cuando se produce una enfermedad hepática, aumenta la actividad de la aldosterona y provoca la hinchazón de los tejidos y la retención de agua.

Por otra parte, el exceso de estrógeno (hormona femenina) lleva al desarrollo de rasgos femeninos en hombres con enfermedades hepáticas, como por ejemplo la ginecomastia (desarrollo del tejido del pecho). En el caso de los medicamentos también hay que tener un especial cuidado cuando el hígado está enfermo, ya que no tiene la suficiente capacidad para detoxificar la toxicidad que produce en el organismo ciertos fármacos.

Tarde o temprano los elementos nutritivos que el cuerpo recibe gracias a la alimentación y digestión pasan por el hígado. De la glucosa absorbida por el intestino el hígado fabrica glucógeno, y si hay un exceso de glucosa se transporta a las células adiposas del cuerpo para que se acumule como grasa. Por otra parte, la grasa que viene de los intestinos al hígado se utiliza con diversos fines; uno de estos la fabricación de colesterol, necesario para la elaboración de hormonas. El hígado se encarga de elaborar un buen número de proteínas. Pero el hígado hace más que elaborar proteínas de los aminoácidos que proceden del intestino, también descompone los aminoácidos no deseados y los transforma en otros que el organismo más tarde si pueda necesitar.

Sabemos que lo que diferencia a las proteínas de los hidratos de carbono y de las grasas es que las proteínas en su composición contienen nitrógeno. Como el hígado tiene esta función de elaborar proteínas a través de los aminoácidos que le llegan del intestino, en este proceso se forma nitrógeno libre en forma tóxica, amoniaco. Pues bien, el hígado lo transforma en urea para después llevarlo a la corriente sanguínea donde los riñones terminarán de filtrarlo y eliminarlo. En este brevísimo repaso de algunas funciones del hígado notamos la importancia de este órgano vital para nuestra salud. Para su correcto funcionamiento es preciso que la estructura básica del hígado no esté alterada, de modo que los hepatocitos cumplan correctamente su función.

efectos adversos del motilium