Entre las prácticas sencillas que se tiene para proteger al hígado son: el procurar una dieta sana, con abundante fibra, frutas y vegetales; evitar el sobrepeso, no ingiera medicamentos sin prescripción médica, no mezclar la ingesta de alcohol con el de medicamentos, evitar el exceso en la ingesta de bebidas alcohólicas; vacunarse contra la hepatitis, la A y B. Cirrosis hepática: Complicaciones.

Hipertensión portal (varices esofágicas, esplenomegalia, etc). Es el aumento de la resistencia al flujo sanguíneo portal.

Dicho aumento suele ser sinusoidal. El gradiente entre la vena cava y la vena porta se eleva por encima del límite normal (2-5 mm. de Hg.)

Hemorragia por varices esofágicas. Esplenomegalia con hiperesplenismo.

La hipertensión portal secundaria a cirrosis no es reversible. El empleo de un betabloqueante es la única terapia que ha demostrado eficacia profiláctica en un paciente que nunca ha sangrado. - Hemorragia por varices esofágicas.

Clínica: desde taquicardia ortostática leve hasta shock profundo, dependiendo de la cantidad de sangre perdida y del grado de hipovolemia. Actitud: situación de urgencia vital, remitir urgentemente a un hospital.

Debida a la hipertensión venosa. Es una hemorragia mucosa lenta y mantenida, a diferencia de la hemorragia brusca y masiva característica de las varices.

Actitud: remitir a un hospital para confirmar que el sangrado es debido a la gastropatía y no a las varices. - Esplenomegalia con hiperesplenismo.

Frecuente en pacientes con hipertensión portal grave. Tratamiento: si la esplenomegalia es grande, puede requerir una intervención programada: esplenectomía con cortocircuito porto-cava.

Acumulación excesiva de líquido en la cavidad peritoneal. Aumento del perímetro abdominal.

Disnea, por la elevación diafragmática. Si es mayor de 500 ml., matidez cambiante, oleada ascítica o distensión de los vacíos

Eco-Doppler debe realizarse para detectar cantidades menores de ascitis o si la E.F. es equívoca. Paracentesis con AF para estudiar por primera vez al cirrótico con ascitis, y ante cualquier empeoramiento clínico posterior.

Si la ascitis es moderada (y el cirrótico conocido), el tratamiento debe ser suave y gradual, pudiendo realizarse ambulatoriamente. Debe inducir una disminución ponderal máxima de 1 Kg./día si hay ascitis y edema periférico, y de 0,5 Kg./día si sólo hay ascitis.

La restricción de sal a 800 mg. de Na. (2 gr de ClNa) suele ser adecuada. Esto, junto con el reposo en cama, tiene mayor probabilidad de éxito si la ascitis es de aparición reciente, la hepatopatía subyacente es reversible, puede corregirse un factor desencadenante, o el paciente presenta una eliminación urinaria de Na elevada (alrededor de 25 mml/día), con función renal normal. Los diuréticos de elección son la espironolactona, triamterene y amiloride.

Espironolactona inicialmente 25 mg, 4 veces al día, con aumento de 100 mg./día durante varios días hasta llegar a los 400 mg./día. Añadir furosemida, tiazida con precaución en pacientes que no tienen diuresis adecuada a pesar de la dosis máxima de espironolactona. Tener precaución con la reducción del volumen plasmático, hiperazoemia e hipopotasemia.

Si la ascitis es abundante, precisa ingreso hospitalario para practicar una paracentesis evacuadora, controlar diariamente el peso, vigilar a menudo las concentraciones electrolíticas, y garantizar el cumplimiento terapeútico. Cuando existe ascitis refractaria, remitir al hospital para practicar un TIPS.

Es un síndrome neuropsiquiátrico complejo caracterizado por alteración de la conciencia y de la conducta, cambio de la personalidad, signos neurológicos fluctuantes, arterixis y alteraciones electroencefalográficas características. En los casos graves puede aparecer coma irreversible y muerte.

Pueden desarrollarse cuadros neurológicos orgánicos irreversibles: paraparesia espástica o degeneración hepatocerebral progresiva crónica sin afectación sensitiva, por desmielinización de los cordones laterales de la médula, Sdr. Párkinson, por afectación de los ganglios basales, Sdr. De focalidad cerebral y epilepsia. Clinical and epidemiological profile of Cirrhosis in the liver unit at Edgardo Rebagliati Martins national hospital

INTRODUCCION: La cirrosis es causa importante de morbilidad y mortalidad en el mundo. En Peru ocupa el 5` lugar entre las causas de mortalidad general y el 2` lugar entre las enfermedades digestivas y hepatobiliares. Es la primera causa de demanda de hospitalizacion en el servicio de gastroenterologia del HNERM. Es necesario conocer sus caracteristicas clinicas y epidemiologicas para proponer medidas claras de prevencion.
METODOS: Estudio transversal, observacional, descriptivo de las caracteristicas epidemiologicas y clinicas de los pacientes hospitalizados por cirrosis hepatica en la Unidad de Higado del HNERM entre enero 2001 y junio 2004.
RESULTADOS: Se incluyeron 475 pacientes. El 45.1% correspondio al sexo femenino, la edad promedio fue 63.4 anos (r=26-93). Las causas mas frecuentes de cirrosis fueron consumo de alcohol (28%), hepatitis B cronica (15.2%) y hepatitis C cronica (11.8%). Estuvieron en estadio B de Child-Pugh el 42.3%, y estadio C el 42.5%. El principal motivo de hospitalizacion fue el sangrado digestivo por hipertension portal, seguido por ascitis y encefalopatia. Las infecciones mas frecuentes fueron la urinaria, la neumonia y la peritonitis bacteriana espontanea. Se encontro carcinoma hepatocelular en el 7.9% de casos
CONCLUSIONES: La cirrosis afecta a varones en mayor proporcion y son el consumo cronico de alcohol y la enfermedad viral cronica las principales causas. El sangrado digestivo es el principal motivo de hospitalizacion. La mayoria de casos llega en estadios avanzados de enfermedad. Las infecciones mas frecuentes son la urinaria, la neumonia y la PBE. Se requieren mayores estudios para confirmar los hallazgos de este trabajo. PALABRAS CLAVE: Cirrosis, hepatitis viral, alcohol, Child-Pugh, infecciones, carcinoma hepatocelular, hemorragia digestiva.

Background. Liver cirrhosis is an important cause of morbidity and mortality all around the world. In Peru it is the 5th cause of general mortality and the 2nd one between all those related to gastrointestinal and hepatobiliary diseases. At HNERM it is the principal etiology between all the cases that need hospitalization in gastroenterology. It is clear that we need to know all the clinical and epidemiologic characteristics to propose national actions to try to control and prevent this disease.
Material and Methods. The present is a descriptive, transversal and observational study to clarify the clinical and epidemiological profile of patients with cirrhosis hospitalized in the Liver unit at the Edgardo Rebagliati Martins National Hospital between january 2001 and june 2004.
Results. 475 patients were included, 45.1% were female, medium age was 63.4 years (r=26-93). The most frequent causes of cirrhosis were alcoholism (28%), chronic hepatitis B (15.2%), and chronic hepatitis C (11.8%). According to Child-Pugh score 42.3% was in stage B, and 42.5% en C. The main cause for hosipitalization was upper gastrointestinal bleeding related to portal hypertension, followed by ascitis and encephalopathy. The principal infections were urinary, pulmonar and spontaneous bacterial peritonitis. Hepatocellullar carcinoma was found in 7.9% of the cases.
Conclusions. Liver cirrhosis affects principally males. The principal causes are alcoholism and chronic viral hepatitis. The principal cause of hospitalization is upper gastrointestinal bleeding. Most of the patients have an advanced disease at the moment of diagnosis. Principal infections are urinary, neumonia and SBP. KEY WORDS: Cirrhosis, alcoholism, viral hepatitis, Child-Pugh, gastrointestinal bleeding, infections, hepatocellular carcinoma.

1. VARVASOVSZKY Z, MCKEE M. Problem drinking among hospitalized patients in Hungary. Alcohol & Alcohol 2000;35(6):574-579. 5. MANDAYAM S, JAMAL M, MORGAN T. Epidemiology of Alcoholic Liver Disease. Sem Liv Dis 2004;24:217- 232.

tramadol para perros para que sirve

asociacion tramadol y paracetamol

tramadol accion prolongada

4 Siente la zona abdominal para la hinchazón. Un abdomen distendido es indicativa de insuficiencia hepática. Compruebe si la hinchazón debajo de las costillas derechas inferiores, donde se encuentra el hígado. Si el hígado está inflamado, el paciente también tienen dificultades para respirar debido a demasiada presión se coloca en el diafragma. Los patrones de sueño y alimentación 5 del monitor. La insuficiencia hepática puede causar una pérdida de apetito. El paciente puede ser nauseabundo que lo mantendrá de comer adecuadamente. Debido a la fatiga, el paciente también tenderá a dormir mucho. También habrá una sensación general de debilidad.

6 Nota de heces y orina de color. Anormalmente orina oscura es otro signo de daño hepático. Las heces también sea demasiado clara o demasiado oscura. También es importante estar atento a la presencia de sangre en las heces. 7 Compruebe las uñas del paciente. Con insuficiencia hepática, las uñas toman un color blanco al igual que al intentar bloquear el suministro de sangre a ellos.

8 Identificar otros signos de insuficiencia hepática. Los síntomas menores de daño hepático incluyen micción frecuente y sed excesiva, espasmos, y el sangrado de la nariz.

  • Es importante que usted notifique a su médico tan pronto como detecta signos de insuficiencia hepática. Si la condición se deja sin tratar, puede causar convulsiones e incluso coma. Esto también puede llevar a la sepsis como el hígado es incapaz de mantener las toxinas fuera del torrente sanguíneo. La mayoría de las formas de insuficiencia hepática requieren un trasplante de hígado. Familiares del paciente deben ser probados para la compatibilidad tan pronto como se detecta la insuficiencia hepática.

Resultados de cáncer de hígado en aproximadamente 15,000 muertes en los Estados Unidos cada año. Los síntomas incluyen dolor abdominal y la inflamación, ictericia, fatiga, pérdida de peso y la coagulación de la sangre que conduce a una hemorragia intestinal. Debido a que estos síntomas son similares a los de otras afecciones, el cáncer es a menudo no se diagnostica hasta que el paciente está en las etapas avanzadas de la enfermedad. 1 Tenga en cuenta antecedentes de enfermedades hepáticas como la hepatitis, alcoholismo, cirrosis, o la exposición a las toxinas que te hacen más susceptibles al cáncer de hígado.

2 Los síntomas de cáncer de hígado incluyen la presencia de un bulto en el abdomen superior derecho, lo que indica un tumor, y moretones o hinchazón en el cuerpo, que pueden ser signos de insuficiencia hepática. Estos síntomas requieren un examen físico completo 3 someterse a exámenes de sangre. El conteo sanguíneo completo (CSC) puede ayudar a detectar la anemia y las infecciones, y un panel de química sanguínea (SMA) indicará qué tan bien está funcionando el hígado. También se recomienda un panel de hepatitis.

4 Pida pruebas radiológicas. Una radiografía de tórax puede indicar la presencia de un tumor en el pulmón, lo que podría extenderse al hígado. Una tomografía computarizada detecta tumores hepáticos si son más grandes que un centímetro, y una prueba de imágenes por resonancia magnética (IRM) puede mostrar si el cáncer se ha diseminado a los ganglios linfáticos circundantes. 5 El paciente se somete a una biopsia si alguna de estas pruebas indica la posibilidad de cáncer de hígado. Una aguja se inyecta en el órgano y el médico retira muestras de tejido, que se ponen a prueba para descartar o confirmar la existencia de cáncer.

La Clínica Mayo explica que los riñones comienzan a retener más agua y sodio de lo normal cuando el cuerpo se da cuenta de los capilares están filtrando. Los riñones intentan compensar el fluido que se ha perdido de los vasos sanguíneos. Esto se traduce en más fluido de acumulación y circulación de todo el cuerpo. Esto hace que los capilares de fugas aún más. El fluido fluye en el tejido circundante, y partes de la marejada cuerpo. Cuando se produce la hinchazón, la mayoría de la gente sabe. La piel se vuelve brillante y estirada, y las zonas afectadas obtener hinchada y grasa. Si pulsa en la piel, se producirá un hoyuelo. Se siente como si estuviera caminando sobre muñones en lugar de pies.

El edema no siempre es un problema benigno y una molestia menor y temporal. Puede ser un signo de un problema más grande en el cuerpo. Si usted tiene enfermedad renal, los riñones no pueden funcionar de forma óptima. Es posible que experimente hinchazón en sus ojos y las piernas como resultado. La cirrosis del hígado afecta la función del hígado y los productos químicos que regulan los líquidos corporales. Esta enfermedad también promueve más la presión en la vena portal, que es el vaso sanguíneo grande que transporta la sangre desde el páncreas, el intestino y el bazo en el hígado. En consecuencia, se formará en la cavidad abdominal, piernas y pies fluido. Si el sistema Linfático se ha dañado, los vasos linfáticos y los nodos no funcionen como deberían, y esto dará lugar a un edema. La insuficiencia cardíaca congestiva puede causar que la sangre retroceda en los pies, tobillos y piernas, lo que resulta en edema. El síndrome nefrótico, que se produce cuando se han producido daños a los riñones, puede causar que se acumule líquido. Las personas con insuficiencia venosa crónica puede encontrar que sus piernas y pies se han hinchado. Cuando una persona tiene CVI, sus venas han sido dañadas y no pueden bombear cantidades adecuadas de sangre al corazón. Algunos medicamentos pueden causar edema, incluidos los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos-inflamatorios; estrógenos, que son hormonas femeninas; bloqueadores de los canales de calcio; vasodilatadores, fármacos que abren los vasos sanguíneos; y thiazolidiones.

Si usted tiene un problema con edema, hable con un médico. Él podría determinar una causa subyacente que debe ser abordado. Pero podría ser que de pie o caminar demasiado tiempo o si tiene demasiada sal en su dieta. La sal hace que la gente retenga líquido. El ejercicio le ayudará a prevenir la hinchazón, ya que aumenta la circulación y le ayudará a deshacerse de exceso de líquido en los pies. 1. Evaluar su consumo medicinal. Algunos anticoagulantes, así como la aspirina pueden causar que la piel moretones con facilidad.

2. Tome en cuenta su edad. Los adultos mayores y los niños pequeños tienden a herir más fácilmente porque tienen menos grasa debajo de su piel. La grasa actúa como una capa de relleno, por lo menos cantidades de grasa corporal significa menos protección. Los adultos mayores también tienen más delgada, la piel similar a un tejido que es susceptible a daños, especialmente en las manos, las piernas, los antebrazos y los pies. 3. Acepte que usted tiene el extremo corto de la vara si eres una mujer. Las hembras tienen moretones con más facilidad que los hombres, especialmente en la parte superior los brazos, los muslos y la parte trasera.

4. Gracias abuela Sally. Fácil formación de hematomas a menudo se ejecuta en la familia, así que si tu madre o abuela se pueden encontrar generalmente luciendo un conjunto de azul hews, lo más probable es que es donde obtuviste. 5. Considere que usted puede tener una deficiencia de vitamina B12 de, K, C y / o ácido fólico. Trate de comer más brócoli, los pistachos y los arándanos para la Vitamina K; brócoli, frutas cítricas y fresas para la vitamina C; carne, pescado, huevos y productos lácteos para la vitamina B12; y la espinaca, las frutas y los jugos de folatos (ácido fólico natural).

6. Busque la opinión de su médico si usted siente que hay un problema más grande. Hematomas es a menudo un efecto secundario y, a veces la primera señal de ciertas enfermedades, como el lupus, la cirrosis del hígado, enfermedad de Hodgkin, leucemia y mieloma múltiple. A veces algo sale mal con el proceso de trasplante de sangre del cordón umbilical de un bebé a otro paciente. No sucede a menudo, pero el procedimiento no es perfecto, y tiene margen para el error. Los estudios se realizan para corregir los errores de modo que no se repiten, tal como los estudios se realizan en la sangre y procedimientos.

Hay trasplantes que tienen lugar con la sangre de una persona no relacionada con el paciente. Incluso si la sangre parecía ser un partido para el paciente en el primer examen, a veces el cuerpo del paciente rechace la sangre como si estuviera rechazando un órgano de un donante. En estos casos, las medidas tienen que ser tomadas para asegurar la exactitud de la pruebas de sangre antes de que sea cada vez trasplantado. Un problema similar se produce cuando el paciente recibe la sangre del donante y su cuerpo no reconoce las células inmunes de la sangre del donante. Esta condición se llama injerto contra huésped Enfermedad o EICH. Una persona con EICH desarrollará el adelgazamiento del cabello, uñas frágiles, el apetito y la pérdida de peso, ya sea inmediatamente o meses después de recibir la sangre del donante.

A veces los síntomas de esta enfermedad son crónicas, pero sólo unos pocos años. EICH debe ser tratada tan pronto como se detecte. La mayoría de los tratamientos para esta enfermedad consisten en la administración de fármacos inmunosupresores como la prednisona o la ciclosporina para el paciente. Otra complicación tristemente grave del trasplante de sangre de cordón es cuando un destinatario se desarrolla la leucemia. Esto ocurre cuando se trasplantan células hematopoyéticas. Estos son células madre que sólo se desarrollan en diferentes tipos de células sanguíneas. Sólo 25 casos han sido reportados en lo que va de la leucemia está contraído después del trasplante.

A veces, cuando se está entregando el bebé, él o ella experimenta un prolapso del cordón umbilical. Un prolapso del cordón umbilical es cuando el cordón umbilical se entrega antes de que el bebé tenga. El bebé ejerce presión en el cordón umbilical y, posiblemente, podría cortar el suministro de oxígeno. El oxígeno es vital para la sangre y la supervivencia. Esto afectará a la condición de la sangre del cordón umbilical. El consumo de alcohol es ampliamente aceptado en muchas culturas. Los Centros para el Control de Enfermedades informan que más del 60 por ciento de los adultos beben alcohol. Debido a que es tan socialmente aceptable el uso de alcohol, puede ser difícil de reconocer cuando el uso se ha convertido en abuso.

Muchos adultos beben alcohol, pero la mayoría lo hacen con moderación. El alcohol es una droga, lo que le da un gran potencial para el abuso y la dependencia. Según About-Alcohol-Abuse.com, más de la mitad de los adultos en Estados Unidos han informado de que al menos un familiar tiene un problema con la bebida. Una persona que abusa del alcohol no es necesariamente físicamente dependiente del alcohol de la droga, pero él o ella comienza a tener problemas como resultado del consumo de alcohol. El individuo puede seguir bebiendo a pesar de las recurrentes, problemas de salud o de trabajo financieros, y puede usar alcohol en situaciones que son peligrosas, tales como beber y conducir.

El alcoholismo es la dependencia física al alcohol que da lugar a los síntomas de abstinencia cuando se hacen intentos para dejar de beber. Se caracteriza por un fuerte deseo de consumir alcohol. Hay dificultad para controlar la cantidad consumida y gradualmente se necesita más y más alcohol para producir el efecto deseado. El abuso del alcohol a corto plazo puede alterar el juicio y la coordinación, lo que aumenta el riesgo de accidentes. Abuso de alcohol a largo plazo puede conducir a consecuencias graves de salud, como daño cerebral, cirrosis hepática y ciertos tipos de cáncer. El CDC informa que más de 22.000 personas mueren cada año a partir de muertes inducidas por el alcohol.

Abuso o dependencia de alcohol es una enfermedad tratable. Si usted o un ser querido está mostrando signos de abuso de alcohol, hable con su médico acerca de las opciones de tratamiento. Ralph Waldo Emerson escribió: "Es fácil en el mundo para que vivamos conforme a la opinión del mundo, es fácil en la soledad de vivir después de la nuestra, pero el gran hombre es aquel que en medio de la multitud mantiene con perfecta dulzura la independencia de soledad ". Pero, ¿cómo Emerson? El mundo está lleno de gente dispuesta a aconsejarnos, orientarnos, persuadirnos, nosotros implorar, a analizar, nos juzgue, y en última instancia, confundir a la mierda de nosotros. Así, se gritan: Odio eso! Comprar esta! Creer eso! Honra a esto! Squash eso! Use esto! Hazlo! Aprenda esto! No haga caso de eso! Con todo el ruido, cómo están cada uno de nosotros supone que es capaz de escuchar nuestras propias voces internas tranquilas dulcemente habla nuestras verdades individuales únicas? Aunque no puedo decir que conozco la respuesta con certeza, he estado trabajando conscientemente en este esfuerzo durante años y han desarrollado algunas de las tácticas que me ayudan a ignorar la charla del mundo exterior y vivir mi verdad con compromiso y convicción. Es mi esperanza que estos consejos te inspiran y empoderan a hacer lo mismo.

1 Reconocer el valor de ser una persona veraz. Piense en un momento en que usted estaba en la presencia de una persona que estaba viviendo su verdad. ¿Te acuerdas de cómo se siente eso? Para mí, se está calmando. Con una persona así, no tengo que buscar por agendas ocultas o descifrar mensajes contradictorios, ni tengo para crear una fachada sobre el tipo de persona que soy o no soy. Por otro lado, cuando paso tiempo con alguien que miente, manipula o no está seguro acerca de su propia verdad, me siento incómodo. Es difícil saber qué creer o cuál es mi posición con tal persona. A su vez, hace más difícil para mí ser veraz. Entro en el modo de protección; Me siento en guardia y como un detective. Cuando una persona vive su verdad, que me permite vivir fácilmente mi verdad. Y cuando yo vivo mi verdad, que permite vivir a los demás fácilmente sus verdades. Cuanto más usted vive su verdad, más gente va a sentirse tranquilo, centrado e inspirado en su presencia. 2 Tomar conciencia de tus mentiras. Hay muchas maneras de mentir: que fabrican historias sobre su vida para hacerte parecer más interesante, que se ríen de los chistes que no son divertidos para usted acaba de ser "educado", diciendo "sí" a una invitación que no desea aceptar, actuando hipócritamente en formas que no son consistentes con sus palabras y no la celebración de su final de promesas y contratos son sólo algunos ejemplos. Lo que la verdad se te perpetuando al mundo ya ti mismo?

tramadol depersonalization

Rocio: Debiste preguntar que es lo que salió mal en tus análisis de sangre, porque no se trata de creer o dejar de creer en los médicos, los análisis sirven para conocer si tienes un problema de salud y cual puede ser ese problema. Luego cada persona decide si quiere tratarse o no, el médico no te va a obligar, pero pienso que sin salud no tenemos nada y debemos querernos lo suficiente como para hacer lo posible por estar sanos.
Si en el resultado del análisis aparece por ejemplo que tienes un problema en el hígado o los riñones eso puede causar picazón en el cuerpo y es el médico quien va a decirte como tratar el problema para solucionarlo.
Y respecto al Herpes Zoster que te dio alguna vez, no se debe al estrés y a la falta de vitaminas, es un virus que se contrae al estar en contacto con una persona que tenía varicela, por supuesto que si tienes las defensas bajas debido al estrés o a una mala alimentación tienes mayores posibilidades de contraer el virus. tengo una picazon en la espalda y los brazos por mucho tiempo bueno por unos cuantos anos y no se me quita, ya fui al dermatologo pero no encuentran nada sera por el estres, durante unos 2 anos e tenido cambios muy extremos estoy desesperada

tengo un familiar con hígado inflamado, le han realizado estudios de todo sangre orina etc habidos y por haber lo que me sorprende es que en todo el cuerpo tiene como si hubiera hemorragias se hacen como moretones muy grandes uno de el tamaño de toda su espalda, otros en las entrepiernas tobillos, brazos que puede ser lo que tiene, ya hicieron resonancias, tomografías y todo esta normal,esta descartado cáncer, diabetes, estamos muy preocupados porque no saben que puede ser nos dijeron de un escaneo que le hicieran pero mi pregunta es que enfermedad puede ser, alimentación hospitalaria todo light sin azúcar grasas lácteos, carlos: En el hígado se producen proteínas necesarias para la coagulación sanguínea, cuando el hígado no puede producirlas aparecen hematomas (moretones) o hemorragias fácilmente. Si tu familiar está internado precisamente por un problema en el hígado pienso que ahí debe estar la causa de la formación de moretones, por supuesto que esta es una opinión sin ningún valor, la opinión que cuenta es la de los médicos.

Hola buenas tardes, quería consultarte porque tengo mi suegra que tiene mucho picazon en las manos y panza, llega al punto de ser insoportable la picazon y más en la.noche,ya probé de todo tipo de cosas, pero nada le da le da solución.. Marianela: Tu suegra tiene que consultar a un médico para que la examine porque lo primero es determinar cual es la causa de la picazón, especialmente saber si es un problema de la piel o un síntoma de trastornos internos. Es imprescindible que consulte porque de acuerdo a la causa le indicarán en tratamiento que corresponda.

gracias por aportarnos algunos datos de este problema que muchos de nosotros tenemos,,es muy bueno contar con un consejo,,despues uno tiene que ir a el especialista. gracias nuevamente. Hola soy paola tengo un brote extraño en el cuerpo, pero solo en las piernas, vientre, pechos y espalda. Me esta mucho más que todo en las noches… Me comienza con unas ronchas rojas y a medida que me rasco se hinchan, después de un tiempo se me desoyeja y por último me quedan unas manchas feas en la piel;ya tengo como 1 mes con eso.. Le agradecería mucho si me pudiera alludar.. 🙂

Hola, buen día. Tengo 30 años y hace como un año que comencé a tener estos síntomas que realmente son muy molestos. Yo creo que son como una alergia pero realmente no lo se.
Solo se han presentado por las noches, solo una vez me duro cerca de 24 horas. Hasta que fui a urgencias del hospital y me pusieron una inyección en la vena, la cual no supe ni que fue. Los síntomas son:
Calor y sensación de calentamiento en casi todo el cuerpo, sobretodo en orejas, cara, cuello, espalda, pecho, hombros y brazos. Así mismo también hay en estas zonas; ardor, picazón, inflamación y enrojecimiento. A veces son tan fuertes y desesperantes estos síntomas, que me tengo que meter a bañar con agua fría para aminorar todo esto.

De antemano, gracias por su atención. Hola!! hace aproximadamente dos meses empece con picazon debajo del corpiño,luego en la espalda,mas tarde entre las piernas,otras veces en el abdomen….la ropa se me marca y en esos lugares me pica mucho…tome antialergicos,cesa por unos dias y vuelve,ademas aveces siento como pinchazos de adentro hacia afuera…como si tuviera algo en la sangre.
Gracias.
Saludos!!

Adry: Es necesario que consultes a un médico porque no hay otra forma de saber si esa picazón en el cuerpo está relacionada con problemas hepáticos o se trata de dermatitis, alergia, etc. buenas tardes, me opere de la vesicula hace 15 dias, todo bien,como bien y no tengo ningun otro malestar,pero hace 1 semana me escuece todo el cuerpo,recalco TODO, si me rasco se enroncha como sarpullidos con un color casi rojizo,dejo de rascar y desaparece en media hora mas o menos,que puede ser,quisiera ir a conusulta medica pero sale algo caro,pero si esto continua asi lo hare,si pudiera indicarme que podria estara ocurriendo en mi cuerpo,cabe recalcar que mis ojitos estan algo amarillos.

yaquelin: Tienes que consultar a la brevedad porque la picazón en todo el cuerpo y los ojos amarillos pueden ser síntomas de algún problema en el hígado o en los conductos hepáticos. Si el médico descarta esa posibilidad entonces podría tratarse de una reacción alérgica y te indicará el antihistamínico adecuado para ti. Insisto en que no pierdas más tiempo y consultes, puedes volver al mismo lugar donde te operaron, supongo que no te van a cobrar ya que todo lo que te ocurra a 15 días de una cirugía no te lo pueden cobrar extra. Muchas gracias, no me imagine que pudiera ser eso,que examen me puedo realizar para saber si el problema es hepatico?pero me dare prisa en sacar una cita, de todas maneras estare en comunicacion,gracias por su respuesta.

yaquelin: Los estudios tiene que indicarlos un médico porque pueden ser ecografía o tomografía, análisis de sangre o las pruebas que considere adecuadas. Esto sería en caso de ser necesarias, porque de pronto sólo con examinarte ya es suficiente para saber lo que ocurre y no tienes que hacerte ningún tipo de estudio. hola les paso a contar mi problema desde algún tiempo como un mes me pica todo el cuerpo,en especial los brazos el sintoma que experimento es mucho picor,y lo otro es una sensacion como si anduvieran bichos por debajo de mi piel.
y lo otro que no tengo marcas o ronchas que se puedan ver.solamente las que yo dejo al rascarme.
y lo otro que me siento cansado y con dolores en las piernas y un pequeño malestar en el estomago.y ya no puedo dormir bien por que me siento con mucho calor y picor

nachopou: Te dejo un enlace a este tema: Causas de picazón en el cuerpo, para que leas sobre las causas más frecuentes, verás que son varias y por esa razón te aconsejo que consultes a un médico para que te examine ya que no existe ninguna otra forma de saber a que se debe y es imposible darte siquiera una idea de porqué te está ocurriendo eso. mi picazon con mucha comezon me enpieza por la noche en cuanto me acuesto parece que me pican animalitos muy pequeños o invisibles porque nunca los puedo tocar y me corren desde la cabeza hasta las pies ya tengo mucho tiempo sintiendo esto.

ubaldo: La picazón en todo el cuerpo puede deberse a problemas en el hígado, pero también puede tener varias causas diferentes por eso es necesario consultar a un médico para que te examine, de esa forma sabrás cual es la causa y que tratamiento necesitas para solucionarlo. Ola buenas necesito respuesta tengo 35 semanas de embarazo hace 15 dias me da mucha picazon en la piel y hace 4 dias orino de color amarillo oscuro. Fui al medico y me realizo el examen de sangre y la bilirubina salio alta. la solucion q me dieron fue tomar antibitico (ampicilina) y me cuidara en la comida. Debido a q el dr me diagnostico q posiblement tenga hepatitis A. Pero ya han pasado dos y tres dias y me siento igual. No veo solucion. Lo otro me preocupa es el bebe nacera con hepaptis A y cuales serian la prevencion ante el bebe recien nacido en todo. Gracias

Hola le cuento mi problema es que me da mucha comezon en el cuerpo y me salieron unos granitos que casi no se ven y algunos se marca un punto rojo pero cuando me rasco se nota mucho y es una comezon insoportable en algunas partes me salieron como granos hinchados como cuando te pica alguna hormiga y todo comenzo cuando me dormi con una amiga que dice que asi le pasaba queria saber que es o como lo puedo tratar ya tome loratadina pero no me funciono en nada Alfredo: Si esa comezón en el cuerpo empezó al estar en contacto con una persona que también presentaba esos puntos rojos y granos, entonces no se trata de alergia sino del contagio de algún tipo de infección ya sea por parásitos, virus o bacterias y es imprescindible que te examine un médico porque tiene que observar la piel para saber que tipo de problema es y de acuerdo a la causa te indicará el medicamento específico para solucionarlo.

Hola, les cuento ayer me despierto a la madrugada porque me picaba el cuerpo, voy al baño y me doy cuenta que tengo ronchas gigantes en el cuerpo.
Ya me había pasado en otra oportunidad cuando hice una dieta proteica hará 4 meses y ahora estuve muy mal del estomago o del hígado “no se”y me vuelve a pasar! Mi análisis es que algo anda mal con el hígado!!
Ah la primera vez que me paso también a la madrugada, me levante y fui a la guardia me dieron una inyección y se me fue todo a las horas.
Esta vez me fui acostar y espere! a las dos horas no tenia ni una roncha. Que puede ser? Estoy preocupada, es la segunda vez que me pasa sera algo hepático? laura: Lo que describes parece una reacción alérgica o un brote de urticaria, pero si te ocurrió lo mismo después de hacer una dieta proteica y ahora se repite después de tener trastornso digestivos, entonces puedes consultar a un médico y pedir que te realicen pruebas para saber como están funcionando el hígado y los riñones, ya que los problemas renales también pueden causar picazón en el cuerpo. No estoy sugiriendo que hay un problema sino que es esa la única forma de despejar tus dudas.

hola, necesito una respuesta urgente xfavor,yo padesco de alergia ala sangre mas 15 años a raiz de una transfucion de sangre que me hicieron en el parto de uno de mis hijos, esta alergia parece emotiva y lo controlaba con loratadina diaria, pero hace unos meses me vino horrible que nada me calmaba. fui al medico y me dijo urticaria xq eran unas ronchas feas que se borraban cada vez que iba a emergencia me aplicaban corticoides en exceso lo cual ocasiono una bronconeumonia. me recetaro higalab-b levocetiricina- y unos sueros ala vena.me calmo todo y todo estaba bien, y bueno deje de tomarlas y solo segui con el levocertiricina. ahora empezo a arderne,dolerme y picarme un costado de la cadera, no le tome importancia pero esto se a avanzado toda la pierna, me da insomnio, se me hinchan las manos y me duelen horrores, y a la vez me pica. la picazon en la pierna derecha me es horrible con dolor, la dexa y la clorfenamina ya no me hacen nada. pero lo raro es que no tengo ronchas. a vista parece que no tubiera nada… pero ya no soporto el dolor en las manos avanza a los labios de mi boca. y esta empezando en las axilas y partes intimas. xfavor necesito ayuda urgente… ya no cuento para seguir gastando y no puedo tumbarme tengo dos bebes que atender. anteriormente gaste demaciado y quede endeudada, que hasta ahora no termino de cancelar…estoy desesperada… gracias susan: ¿Te realizaron análisis específicos de Hepatitis B o C? Porque si recibiste transfusiones de sangre y tienes picazón en el cuerpo puede ser un síntoma de que el hígado no está funcionando bien. Obviamente no estoy asegurando que esa es la causa del problema pero es raro que te hayan administrado un hepatoprotector si no suponen que es un problema hepático. Pienso que deberías exigirle al médico que te diga concretamente cual es el problema.

hola, tengo hepatitis cronica, estoy en tratamiento. mi inquietud es saber si esta enfermedad hace que uno adelgaze de la cintura para abajo,( es decir piernas )gracias, espero respuesta… betty: No tengo información sobre que las hepatitis crónicas produzcan adelgazamiento en las piernas.

Hola, voy a compartirles lo que a mi me dio resultados para eliminar la horrible picazón en la parte superior del cuerpo. Trabajo en el campo en jornadas de 12 horas, con Temperaturas de 38°C y Humedad Relativa de 95%. Cuando me atacaba la picazón dejaba de trabajar porque no soportaba ni ponerme la camisa. No encontraba la solución, hasta que un día me mandé hacer un Análisis de Sangre y resulté con la Urea alta. Por lo anterior investigue las causas de esta anomalía; encontrando que se puede deber a: mal funcionamiento de los Riñones, exceso de ejercicio, dieta alta en Proteínas y/o deshidratación. Me analizaron el funcionamiento de los Riñones y salieron bien. El ejercicio intenso no lo puedo dejar de hacer y por lo mismo no puedo cambiar mi dieta; por lo que me fui por el lado de la deshidratación. En los días en que me daba la picazón, la orina era escasa, en frecuencia y en cantidad; además de tener un color amarillo intenso. Entonces decidí aumentar el consumo de Agua natural, hasta que mi orina fuera mas frecuente y su color de un amarillo muy pálido, casi incolora. De esta manera la picazón desapareció. Para recuperar los electrolitos perdidos por el sudor y por la orina, tomo un litro de Gato..de disuelto en otro litro de Agua natural. Espero que mi experiencia les sea de utilidad. Saludos. Hola, hace unos tres días estoy sintiendo una picazón en el cuerpo, sobre todo por las noches y en los muslos, pensé que era la pijama y me la quité pero seguía igual, entonces pensé que era la cama de mi sobrina, pero llego a mi casa y la picazón sigue, ni me deja dormir, no tengo brotes, que podrá ser, me ayudan por fa

Karin: La picazón en el cuerpo puede tener tantas causas que resulta imposible decirte una en particular, por eso te dejo un enlace a este artículo por si deseas leer las causas más frecuentes: Causas de picazón en el cuerpo saludos tengo 11 años.lo que pasa es que hace un mes y medio me empezo a picar la parte baja del dedo pulgar de la mano y me aparecen algo parecido a una rocha blanca.Varios dias me empezo a pica
r los dos brazos y me empezo a aparecer puntos muy pequeños rojos.mi madre cree que es por la esponja de lufa del baño que la tengo aproximadamente 7 meses sin cambiar.la bote y hoy no me ha picado nada pero hoy me aparecio esas ronchas.gracias

luz selenia: Es necesario consultar a un médico porque debe observar esas ronchas y puntos rojos para saber de que se trata el problema. Saludos, mi caso es el siguiente mi papá tiene un caso severo de picazón ya tiene mucho tiempo y ahora mi madre también lo tiene, lo característico de esto es que le pican los brazos y tienen rosetones no es el hígado porque los ojos no los tienen amarillos, se han hidratado constantemente y tampoco se les calma tiendo a pensar que es psoriasis por favor oriénteme….gracias

César: La picazón en los brazos puede tener diversas causas, por ejemplo alergia, dermatitis de contacto (contacto frecuente con sustancias o materiales que generan una reacción en la pie), eczema, escabiosis (sarna), urticaria, psoriasis etc. Si tanto tu papá como tu mamá tienen lo mismo es posible que se trate de una reacción alérgica o una dermatitis de contacto, generada por algo con lo que están en contacto diario. La otra posibilidad es que se trate de una infección (hongos, bacterias o virus) que afectó primero a tu papá y luego tu mamá se contagió. Como verás es imposible “acertar” la causa, deben consultar a un médico para que los examine y les indique la crema o tratamiento adecuado. mi esposa de 80 años padece de cirrosis hepática e insuficiencia renal. esta atendida por un medico internista y nefrólogo desde en mes de enero del presente año. también padece de picazón en todo el cuerpo y movimientos involuntarios en pernas, brazos y parte central del cuerpo. por lo anterior no puede dormir y descansar por las noches. le he comentado lo anterior al medico que la atiende y la única respuesta es decirme que es de origen nervioso y solo se quita, no proporcionando algún tratamiento.
esta situación ha empeorado esta ultima semana recién pasada.
agradeceré su opinión al respecto en especial si algún tratamiento puede empeorar su enfermedad renal y/o hepática.
agradezco su atención al respecto. GRACIAS.

manuel: La picazón en el cuerpo posiblemente sea consecuencia de la cirrosis y también influye la insuficiencia renal. Los movimientos involuntarios del cuerpo también puedes estar relacionados con la cirrosis si afectó al sistema nervioso, pero son suposiciones ya que no tengo forma de saberlo y es el médico quien tiene que explicarles detalladamente las causas de estos problemas, es deber del médico brindar toda la información al paciente o sus familiares. Hola, tengo mi hijo de 2 años. A los 7 meses dejó de aumentar de peso, tenía la panza muy inflamada, pero activo y sano en lo demás. Le hicieron estudios de celiaquía que dieron negativo, también de la hormona iga, normal. Al año tuvo una fuerte neumonía y al poco tiempo le descubrieron hígado graso, le descartaron fribisis quística y se le sumaron síntomas como diarrea frecuente, gastritis frecuente y sin causa, lo derivaron al garrahan donde lo antendieron los de gastro y me lo mandaron a casa diciendo que no tenía nada y con una dieta hipofermentativa y leche deslactosada. Ahora empezó con caca marrón claro y blanca (parece como plastilina) ayer hizo caca con sangre (como menstruación) el médico no encontró nada visible, también le salio una fuerte herpes en la boca y la piel está áspera, como pequeños granitos en cada poro, sobre todo en las piernas. La doctora lo manda a todos los médicos y no encuentran nada todavía (gastro, endocrinologa, genetista…)

Ana: Dejamos tu comentario publicado por si alguien atravesó por una situación similar y puede colaborar con alguna idea o sugerencia, porque si al bebé lo han examinado tantos especialistas alguno tendría que haber hecho un diagnóstico concreto. Pienso que si salió que tenía hígado graso y hace heces de color blanco deberían consultar a un hepatólogo que es el médico especialista en problemas hepáticos. Con respecto a la sangre en las heces puede deberse a muchas causas, entre ellas infecciones intestinales o fisuras en el recto, pero en estos casos no hay que hacer suposiciones y los médicos deben encontrar las causas. si es cierto la picazón y es horrible, tengo el higado con problemas,

hola siento picazon en mi cuerpo no se que sera me pica la pierna la mano la barriga la espalda me podran ayudar xfa raul: Es imposible saber si la picazón se debe a un problema en la piel como una dermatitis o una reacción alérgica o si se trata, por ejemplo, de un síntoma de un problema hepático. Es necesario que consultes a un médico para poder determinar la causa ya que no hay otra forma de saberlo.

interacciones del tramadol con otros medicamentos


tramadol y fiebre

De acuerdo con los estudios ya publicados con el uso de la Colchicina, en la cirrosis se han descubierto nuevas indicaciones y éstas son la base para el tratamiento de dicha enfermedad. Se sabe que controla la fibrogénesis al controlar el colágeno por estímulo de una enzima que es la colagenasa(8). Los estudios tanto en cirrosis hepática como en cirrosis biliar primaria han demostrado su efectividad y abren realmente una VERDADERA ESPERANZA TERAPEUTICA PARA LA CIRROSIS (8, 9, 10, 11, 12).

La acción sobre el COLA GENO en cirrosis hepática, que es la clave para establecer el cuadro de una cirrosis, se basa en el aumento exagerado del colágeno, que viene a ser la estructura que “comprime” y determina el estado de fibrosis. Es interesante recordar que uno de los componentes del colágeno es un aminoácido, la prolina, que se caracteriza por tener muy poca tiroxina y ausencia total del triptófano.

Este colágeno se puede inhibir por análogos de la prolina, por la Colchicina, la penicilamina y el beta-aminopropionitrilo (Ver Cuadros 1, 2, 3, 4). A. Mesejo, M. Juan y A. Serrano

Servicio de Medicina Intensiva. Hospital Clínico Universitario de Valencia. Valencia. España La cirrosis representa el estadio final de muchas enfermedades crónicas del hígado y se asocia con malnutrición en mayor o menor grado, con independencia de su etiología, sobre todo en los estadios avanzados. Su origen es multifactorial, pudiendo señalarse tres factores que contribuyen a ella: a) la limitación o disminución de la ingesta; b) la alteración de la digestión y absorción de nutrientes; c) la interferencia en el metabolismo de los nutrientes. Un pobre estado nutricional se asocia con un peor pronóstico de supervivencia. Si la malnutrición calórico-proteica (MCP) es un predictor independiente de mortalidad o solo un reflejo de la severidad de la insuficiencia hepática, es algo que está sujeto a controversia.
No hay consenso sobre cuales son los mejores criterios diagnósticos de MCP en la cirrosis. La evaluación de la malnutrición es extremadamente difícil puesto que muchos de los parámetros utilizados se afectan tanto por la enfermedad en sí como por los factores desencadenantes o etiológicos.
Las alteraciones metabólicas remedan un estado hipercatabólico. Estos pacientes tienen una disminuida utilización y capacidad de almacenamiento de carbohidratos y un aumento del catabolismo proteico y graso, que conduce a la depleción de las reservas proteicas y lipídicas. Estas anormalidades, combinadas con un descenso en la ingesta y en la absorción de nutrientes, constituyen las bases de la MCP. La alteración metabólica más importante de los pacientes con enfermedad hepática avanzada es el cambio en el metabolismo de los aminoácidos. Los niveles plasmáticos de los aminoácidos de cadena ramificada (AARR) están disminuidos y los niveles de aminoácidos aromáticos (AAA) elevados, lo que tiene implicaciones terapéuticas.
Entre las consecuencias de las alteraciones estructurales en la cirrosis, destaca el desarrollo de encefalopatía hepática, definida como una alteración en la función del sistema nervioso central que refleja una serie de manifestaciones neuropsiquiátricas, neuromusculares y de conducta. Se debe a la incapacidad del hígado enfermo para la metabolización de las neurotoxinas que se acumulan en el cerebro y que afectan a los neurotransmisores, atribuido al efecto tóxico del amonio sobre el tejido cerebral.
El tratamiento nutricional reporta beneficios en los diferentes estadios de la enfermedad. A corto plazo, mejoría del balance nitrogenado, descenso en la estancia hospitalaria y mejoría de la función hepática. A largo plazo, disminución de la incidencia y severidad de la encefalopatía y mejoría de la calidad de vida. La suplementación con nutrición enteral puede mejorar el aporte proteico, descender la frecuencia de hospitalización, mejorar el estado nutricional, la función inmune y la severidad de la enfermedad.
La restricción proteica no está indicada en la cirrosis compensada. Se recomienda una dieta conteniendo alrededor de 30 kcal/kg/d y 1,2 g de proteínas/kg/d. En la encefalopatía aguda puede necesitarse una restricción proteica temporal que no debe superar las 48 h y que debe minimizarse ya que, incluso en pacientes con EH, se obtienen mejores resultados sin una restricción proteica severa. La suplementación oral con AARR a largo plazo enlentece la progresión de la enfermedad hepática y prolonga la supervivencia y la calidad de vida. Se recomienda la suplementación con fibra o dietas con proteínas vegetales, que aportan alto contenido en fibra y menos AAA, o bien con proteínas lácteas además de una elevada relación calorías/nitrógeno.

Palabras clave: Cirrosis. Encefalopatía hepática. Nutrición. Malnutrición. Cirrhosis represents the final stage of many chronic liver diseases and is associated to more or less pronounced hyponutrition, independently of the etiology, particularly at advanced stages. Its origin is multifactorial, with three factors contributing to it: a) limitation or decrease of intake; b) impairment in nutrients digestion or absorption; and c) the interference with nutrients metabolism. A poor nutritional status is associated with a poor survival prognosis. Whether caloric-protein malnourishment (CPM) is an independent predictor of mortality or only a marker of the severity of liver failure is subject to controversy.
There is no consensus on which are the best diagnostic criteria for CPM in cirrhosis. Assessment of hyponutrition is extremely difficult since both the disease itself and the triggering or etiologic factors affect many of the parameters used.
Metabolic impairments mimic a hypercatabolic state. These patients have decreased carbohydrate utilization and storage capacity and increased protein and fat catabolism leading to depletion of protein and lipid reserves. These abnormalities together with decreased nutrients intake and absorption are the bases for CPM. The most important metabolic impairment in patients with advanced liver disease is the change in amino acids metabolism. The plasma levels of branched amino acids (BAA) are decreased and of aromatic amino acids (AAA) are increased, which has therapeutic implications.
Among the consequences of the structural impairments taking place in cirrhosis, we may highlight hepatic encephalopathy, defined as impaired central nervous system functioning that manifests as a series of neuropsychiatric, neuromuscular, and behavioral symptoms. These are due to the inability of the diseased liver to metabolize neurotoxins that accumulate in the brain affecting neurotransmitters and are attributed to the toxic effect of ammonium on the brain tissue.
Nutritional therapy brings benefits in the different stages of the disease. In the short term, it improves nitrogen balance, decreases the hospital stay, and improves liver function. In the long term, it decreases the incidence and severity of encephalopathy and improves quality of life. Supplementation with enteral nutrition may improve protein intake, decrease the frequency of hospitalization, and improve the nutritional status, the immune function and the disease severity. Protein restriction is not indicated in compensated cirrhosis. A diet containing about 30 kcal/kg/d and 1.2 g of protein/kg/d is recommended. In acute encephalopathy temporary protein restriction may be needed, which should not last longer than 48 h and be minimized since even in patients with liver disease better outcomes are obtained without obtaining severe protein restriction.
Oral supplementation with BAA slows the progression of liver disease and improves survival and quality of life. Supplementation should be done with fiber or diets with vegetable proteins, which bring high fiber content and less AAA, or either with dairy proteins in addition to a high ratio/nitrogen ratio.

Key words: Cirrhosis. Hepatic Encephalopathy. Nutrition. Malnourishement. Malnutrición y cirrosis hepática

La cirrosis hepática es una enfermedad crónica y difusa del hígado que altera su estructura y función. Desde el punto de vista histopatológico se define por la triada necrosis celular, fibrosis y nódulos de regeneración y las manifestaciones clínicas son independientes de su etiología, relacionándose más con el grado de disfunción hepática. Desde el punto de vista morfológico se distinguen tres tipos, micronodular, macronodular y mixta 1. La cirrosis representa el estadio final de muchas enfermedades crónicas del hígado: hepatitis vírica, alcohol, medicamentos, obesidad mórbida, tóxicos, metales pesados o enfermedades autoinmunes. Aunque en los estadios iniciales el paciente puede estar asintomático, la historia natural muestra un progresivo desarrollo de ictericia, hipoalbuminemia, plaquetopenia, alteración del tiempo de protrombina y ascitis. Muchos pacientes sufren hemorragias gastrointestinales recurrentes por varices esofágicas. En los estadios avanzados, destacan los cambios en el estado mental y, en concreto, la encefalopatía hepática.

Prevalencia y causas de malnutrición en la cirrosis La malnutrición está presente en pacientes con enfermedad hepática, tanto alcohólica como no alcohólica 2. Se ha constatado 3 que la severidad de la enfermedad hepática correlaciona con la severidad de la malnutrición y el grado de ésta con el desarrollo de serias complicaciones como encefalopatía, ascitis y síndrome hepatorrenal. Estos hallazgos son comunes a pacientes graves con patología aguda y a pacientes con cirrosis más o menos estable, remarcando que el grado de afectación hepática, no la etiología ni la agudeza de proceso, es el factor crítico en el desarrollo de las alteraciones nutricionales en los pacientes con enfermedad hepática.

Así pues, la malnutrición se asocia con la cirrosis con independencia de su etiología, sobre todo en los estadios avanzados. Se establece entre el 25-80% de los pacientes 4, aunque esta prevalencia se ha calculado básicamente sobre datos antropométricos, debido a las dificultades inherentes a la valoración nutricional del paciente con cirrosis y puede inducir a error. El origen de esta malnutrición es multifactorial, pudiendo señalarse tres factores que contribuyen a ella: a) la limitación o disminución de la ingesta; b) la alteración de la digestión y absorción de nutrientes; c) la interferencia en el metabolismo de los nutrientes. Es habitual la disgeusia o alteración del gusto, asociada con frecuencia a déficit de zinc y magnesio 5. Una gran mayoría padecen síntomas gastrointestinales como anorexia (87%), saciedad precoz secundaria a la ascitis, náuseas (55%) y vómitos, que limitan la ingesta de nutrientes y conducen como resultado final a una disminución de peso (60%) y a la referida malnutrición 4. Las náuseas, saciedad precoz e incluso vómitos aparecen a menudo en el paciente cirrótico como manifestación de una cierta gastroparesia y dismotilidad intestinal. Además, las dietas para estos pacientes suelen ser deficientes en saborización y palatalidad como resultado de la restricción de sodio necesarios para el control de ascitis y edema 6. Durante la hospitalización, no es infrecuente periodos de ayuno prolongado y, cuando se reinicia la nutrición, se hace con importantes restricciones, particularmente proteicas. Asimismo, con la frecuente asociación en estos pacientes de diabetes mellitus e insuficiencia pancreática, pueden ser sometidos a una restricción añadida del aporte de carbohidratos y grasas, que sumado a lo anterior, reducen el aporte calórico-proteico global. Hay que resaltar que la malabsorción grasa con esteatorrea se ha descrito en un 40%, siendo severa (más de 30 g/d) en un 10%, normalmente causada por la ya citada insuficiencia pancreática concomitante. La colostasis asociada también provoca malabsorción grasa y de vitaminas liposolubles, que puede empeorarse con la administración de neomicina y su conocida acción sobre las vellosidades intestinales 7. Los efectos secundarios de la medicación y dietas con excesiva restricción de proteínas y sodio, parece ser otra causa añadida importante de malnutrición.

El almacenamiento de glicógeno está afectado en la cirrosis avanzada como consecuencia de la hiperglucagonemia. Este descenso del glicógeno hepático estimula la neoglucogénesis que a su vez puede facilitar la pérdida de aminoácidos por el músculo para obtener energía y contribuir a la síntesis de glucosa. La presencia de hipertensión portal también facilita el desarrollo de un estado hipermetabólico con traslocación bacteriana y aumento de las citoquinas proinflamatorias 8. Desafortunadamente, todos esos factores que conducen a la malnutrición del cirrótico son muy difíciles de controlar. Por ello, como veremos más adelante, cuando el paciente hospitalizado con descompensación aguda de su cirrosis es incapaz de cubrir al menos el 60% de sus necesidades calóricas en las primeras 24-48 horas, debe considerarse la administración de soporte nutricional artificial, enteral, parenteral o mixto. Un pobre estado nutricional se asocia con un peor pronóstico de supervivencia, lo que se ha demostrado en pacientes con cirrosis descompensada y en aquellos subsidiarios de trasplante 9. Si la malnutrición calóricoproteica (MCP) es un predictor independiente de mortalidad o solo un reflejo de la severidad de la insuficiencia hepática, es algo que está sujeto a controversia 10.

Evaluación nutricional en la cirrosis No hay consenso sobre cuales son los mejores criterios diagnósticos de MCP en la cirrosis. La evaluación de la malnutrición es extremadamente difícil en la enfermedad hepática puesto que muchos de los parámetros de laboratorio utilizados se afectan tanto por la enfermedad en sí como por los factores desencadenan desencadenantes o etiológicos. Las tradicionales técnicas de evaluación nutricional usadas con muchos pacientes y sujetos normales, no son aplicables a estos pacientes (tabla I).

Los niveles de proteínas viscerales, albúmina, prealbúmina y RBP (proteína unida al retinol), están alterados en el paciente con cirrosis con independencia de su estado nutricional y correlacionan mejor con la severidad de la propia enfermedad hepática que con la malnutrición 1. La evaluación del estado inmune incluye, como sabemos, linfocitos totales y prueba de hipersensibilidad retardada. Pero la linfopenia y la respuesta inmune alterada son comunes en la cirrosis, incluso en el paciente bien nutrido. Las mediciones antropométricas de los compartimentos graso y proteico-muscular de las extremidades superiores (pliegue tricipital y circunferencia media del brazo) han sido aceptados por muchos investigadores como la prueba más fiable para determinar la prevalencia de MCP en la cirrosis, aunque la valoración global subjetiva se ha utilizado en lugar de la antropometría y ha resultado también útil 1. La determinación de la masa muscular por la prueba creatinina/altura solo es fiable con buena función renal 11. Sin embargo, todos ellos pueden afectarse en mayor o menor grado por la enfermedad en sí, la malnutrición o la retención de fluidos, por lo que son muy inespecíficos. Técnicas de evaluación como la bioimpedancia han demostrado ser más fiables en los pacientes sin ascitis o edema que en aquellos que la presentan y la medición de la masa celular corporal por dilución isotópica es más precisa pero nada útil para la clínica diaria, habiendo demostrado que la masa celular corporal está descendida incluso en los estadios precoces 12. Sin embargo, a pesar de sus limitaciones, todas ellas son pruebas comúnmente utilizados para evaluar la existencia de malnutrición calórico-proteica en estos pacientes.

Patogenia de la malnutrición en la cirrosis Además de los problemas en la ingesta y en la absorción de nutrientes, el aspecto más interesante e importante de la malnutrición en la cirrosis es la presencia de serias alteraciones metabólicas que remedan un estado hipercatabólico similar a la sepsis o el trauma 4. Aunque mediciones del gasto energético basal (GEB) en cirróticos no demuestran diferencias significativas respecto de controles sanos, cuando se expresa en kcal/kg/día 13, la predicción del gasto energético por la ecuación de Harris-Benedict no es precisa en más del 50% de estos pacientes y la presencia de ascitis puede aumentar el GEB en un 10% 14. Pero dado que la masa celular corporal está disminuida incluso en los estadios precoces de la cirrosis, el gasto energético por unidad de tejido metabólicamente activo es posible que esté aumentado.

Con independencia de las tasas absolutas de GEB, el tipo de combustible energético preferido por estos pacientes está alterado. Presentan un cociente respiratorio (RQ) significativamente más bajo que los controles tras una noche de ayuno, lo que indica que están utilizando un mayor porcentaje graso como energía, similar a lo que ocurre con un individuo normal tras 72 h de ayuno 13. Tras una noche de ayuno, el metabolismo basal del paciente cirrótico es similar al individuo normal pero sin embargo, en estos, el gasto energético inicia a partir de aquí una fase adaptativa que provoca su descenso paulatino a lo largo de los días mientras que en el paciente cirrótico sigue normal o aumentado, lo que conduce a una progresiva y rápida disminución de masa muscular y masa grasa que conduce a malnutrición calórico proteica. Estudios del metabolismo de los carbohidratos en la cirrosis han demostrado que la prevalencia de intolerancia a la glucosa es elevada 15. Su patogénesis no está bien definida pero parece causada por una alteración a nivel del postreceptor intracelular, tanto en el hígado como en el músculo. Asociada a esta resistencia insulínica, hay un descenso en los niveles de glicógeno hepático y muscular y una precoz utilización de grasa y proteínas como fuente energética, manifestado por un bajo RQ. También se ha descrito una alteración del metabolismo lipídico. Los niveles de ácidos grasos y cuerpos cetónicos están aumentados, así como la producción de estos últimos 4. Hay evidencia de un defecto en la capacidad de almacenamiento de ácidos grasos en forma de triglicéridos, lo que es probablemente debido a la inhibición de la lipoproteín-lipasa, y un descenso en la disponibilidad de glicerol-fosfato en el adipocito. Este disbalance entre la síntesis y el catabolismo graso provoca la depleción de las reservas en el tejido adiposo. Además, los niveles de leptina en los cirróticos están elevados de forma inapropiada para su masa grasa. Esta excesiva producción de leptina por el tejido adiposo podría ser en parte responsable del descenso del apetito y el aumento del GEB en estos pacientes.

Pero quizá la alteración metabólica más importante de los pacientes con enfermedad hepática avanzada es el cambio en el metabolismo de los aminoácidos. Las pérdidas urinarias de nitrógeno están aumentadas en el paciente cirrótico con función renal normal, lo que sugiere un estado hipercatabólico, y el catabolismo de las proteínas está aumentado y no disminuye como respuesta a la nutrición. En la cirrosis, los niveles plasmáticos de los aminoácidos de cadena ramificada (AARR) (leucina, valina e isoleucina) están disminuidos y los niveles de aminoácidos aromáticos (AAA) (fenilalanina, tirosina, triptófano) elevados. Este disbalance sérico de aminoácidos también se ve en sepsis y trauma y está probablemente mediado por una alteración en el balance entre insulina y otras hormonas reguladoras. Recientemente, el papel del músculo esquelético en el metabolismo de los aminoácidos ha ganado importancia. El músculo esquelético constituye el mayor órgano metabólico del cuerpo y consume activamente AARR que son usados para sintetizar glutamina y alanina. Estos aminoácidos son liberados a la sangre y captados por el hígado como sustratos para la neoglucogénesis hepática. La glutamina es un aminoácido transportador de amonio que es convertido a urea por el hígado y excretado por vía renal. En la cirrosis se produce una importante síntesis de glutamina por el músculo esquelético mientras que la síntesis de urea hepática se reduce. Esto conduce a un aumento en el consumo de glutamina renal, lo que puede constituir un mecanismo de ayuda para la eliminación de amonio por los riñones. Diferentes estudios han demostrado que los pacientes cirróticos con masa muscular esquelética disminuida son más propensos a desarrollar encefalopatía hepática 16, lo que subraya la importancia de preservar la masa muscular esquelética en los pacientes cirróticos como medio para prevenir la encefalopatía crónica.

Así pues, las alteraciones metabólicas en la cirrosis se pueden resumir como sigue: los pacientes tienen una disminuida utilización y capacidad de almacenamiento de carbohidratos además de un aumento en el catabolismo de proteínas y grasas, lo que conduce a un estado catabólico crónico cuyo resultado es la depleción de las reservas proteicas y lipídicas. Estas anormalidades, combinadas con un descenso en la ingesta y en la absorción de nutrientes, constituyen las bases de la MCP en los estadios avanzados de la enfermedad. Una cuestión importante y no resuelta es a qué se debe este continuo estado catabólico en los pacientes cirróticos. Hay suficiente información para postular que este estado hipercatabólico está mediado por las citoquinas. Más específicamente, estos pacientes tienen niveles aumentados de TNF y de interleukinas 1 y 6 (IL1, IL6), con efectos catabólicos en músculo, tejido adiposo e hígado 17. Se ha postulado como hipótesis un paso excesivo de endotoxinas producidas por las bacterias gram negativas a la sangre, debido a un aumento de la permeabilidad intestinal que permite el paso de dichas endotoxinas desde el intestino. Las endotoxinas provocarían la liberación de citoquinas y óxido nítrico (NO), que actuarían como mediadores del estado catabólico así como del estado hiperdinámico de los pacientes cirróticos 18.

Consecuencias metabólicas y nutricionales Las alteraciones estructurales en la cirrosis tienen dos importantes efectos: la alteración de la función hepatocelular y la hipertensión portal. Ambas son causa de importantes trastornos metabólicos que afectan al metabolismo energético, tanto hidrocarbonado como lipídico, síntesis proteica y trastornos hidroelectrolíticos y vitamínicos, además de otros efectos hormonales y de deficiente eliminación de compuestos de degradación. Entre las consecuencias que nos interesan destaca el desarrollo de encefalopatía hepática, que analizaremos más adelante, y de malnutrición calóricoproteica, que agravan la evolución natural de la enfermedad a corto y medio plazo 3.

La desnutrición moderada o grave es común en pacientes con cirrosis y es un factor negativo en el pronóstico. Como hemos visto, su origen es multifactorial (fig. 1) y su manejo complejo, afectando a todos los principios inmediatos, macro y micronutrientes. Muy esquemáticamente sería como sigue 1: a) Balance energético. La mayor parte de los pacientes cirróticos compensados suelen tener un metabolismo normal, un 15-20% son hipermetabólicos y un 15-20% hipometabólicos. La capacidad de almacenar glucógeno es menor en los cirróticos y la tasa de producción de glucosa y la glucogenolisis tras ayuno nocturno están reducidas. Existe una compensación parcial por el aumento de la gluconeogénesis 3, pero este es un proceso que requiere energía que se obtiene, en parte, porque la concentración plasmática de ácidos grasos libres se duplica por el aumento de la lipólisis. Todo ello contribuye a la depleción de la reserva grasa. Se ha constatado que la ingesta de cuatro a siete comidas poco copiosas diarias mejora el gasto energético, como veremos más adelante.

b) Hidratos de Carbono. La hipoglucemia no es demasiado frecuente en la cirrosis, salvo en estadios muy avanzados de la enfermedad. La mayoría de los pacientes con cirrosis presentan hiperglucemia, casi el 70% intolerancia a la glucosa y entre 15-40% diabetes, hiperinsulinemia y resistencia periférica a la insulina. c) Grasas. En la cirrosis aumentan los ácidos grasos libres (AGL) en plasma. Junto con el aumento de las concentraciones plasmáticas totales de ácidos grasos, hay un descenso de los ácidos grasos poliinsaturados (AGPI), probablemente por la alteración del metabolismo hepático de los ácidos grasos esenciales. La reducción de AGPI es proporcional a la gravedad del proceso y al grado de desnutrición, por lo que podría justificarse una suplementación dietética con AGPI.

d) Proteínas. El aumento en las necesidades proteicas se puede deber a la ya conocida dificultad para almacenar glucógeno y a la disminución de la glucogenolisis, lo que conlleva mayor neoglucogénesis con la consiguiente utilización energética de aminoácidos musculares y disminución de las reservas proteicas. Así, el catabolismo proteico está aumentado provocándose un balance nitrogenado negativo 19. Está también disminuida la síntesis de proteínas plasmáticas (albúmina) y se constatan cambios en las concentraciones plasmáticas de aminoácidos con aumento de los aromáticos y disminución de los ramificados. e) Vitaminas y minerales. Los micronutrientes se afectan por defectos en su almacenamiento hepático, en el transporte y en las pérdidas renales. Hay déficit de vitaminas liposolubles, sobre todo si hay colostasis asociada, por inadecuada absorción y esteatorrea 19. Las vitaminas hidrosolubles no se afectan tanto en la cirrosis, si no coexiste con alcoholismo, en el que habrá déficit de tiamina, piridoxina, folato, niacina y cianocobalamina. El balance mineral también puede estar alterado, con niveles elevados de cobre, sodio y potasio y déficit de zinc.

Encefalopatía hepática y malnutrición La encefalopatía hepática (EH) puede definirse como una alteración en la función del sistema nervioso central debido a una insuficiencia hepática, reflejando una serie de manifestaciones neuropsiquiátricas, neuromusculares y de conducta que obedecen a múltiples causas y que están relacionadas con diferentes mecanismos fisipatológicos 20. Están presentes tanto en la enfermedad aguda como en la crónica y son potencialmente reversibles.

Desde un punto de vista práctico, cabe indicar que la eficacia de los tratamientos para la EH no han sido bien evaluados por ensayos clínicos randomizados y bien diseñados, en parte por las dificultades para valorar la sintomatología neuropsiquiátrica, con espontáneas y frecuentes fluctuaciones de la conciencia y que pueden influenciarse por numerosos e inespecíficos factores clínicos concurrentes como son infección, hipoxemia, hemorragia gastrointestinal o alteraciones electrolíticas. Se acepta que las sustancias nitrogenadas procedentes del intestino afectan a la función cerebral. Desde el punto de vista fisiopatológico, se produce un edema de los astrocitos que sufren la llamada astrocitosis de Alzheimer tipo II, que provoca un aumento de la presión intracraneal.

acugesic tramadol hcl 50mg

cuanto cuesta el tramadol clorhidrato

La bilis almacenada en la vesícula biliar se libera cuando los alimentos grasos entran en el intestino delgado. El estómago es un saco muscular que es importante para absorber alimentos y prepararlos para la posterior digestión.

El hígado produce bilis y es la primera parada para la mayoría de los nutrientes que son absorbidos durante la digestión. Epiplón es otra palabra para referirse a la capa de grasa que cubre a los órganos internos.

El intestino delgado es la parte del cuerpo donde se absorben la mayoría de los nutrientes de la comida ingerida. El duodeno juega un papel importante para controlar el vaciado del estómago en el intestino delgado.

Las plantas medicinales para el riñón son fundamentales para el cuidado correcto de este órgano tan importante para nuestra vida con una salud óptima. Hay que tener presente que los riñones se encargan de depurar nuestra sangre, por lo que un problema en el riñón suele generar graves enfermedades que suelen necesitar tratamientos muy peligrosos y agresivos. La mayoría de las plantas con propiedades medicinales adecuadas para el cuidado de nuestros riñones suelen tener propiedades diuréticas, de este modo pueden ayudarnos a depurar los riñones y limpiarlos, de modo que puedan realizar a su vez sus funciones de limpieza sanguínea fundamental para que la salud del resto de nuestros órganos no se vea afectada.

Un ejemplo que se suele poner como planta medicinal para el riñón es la cola de caballo, una variedad con unas claras propiedades diuréticas que facilitan una rápida evacuación del líquido residual con el que eliminamos las diferentes toxinas y elementos sobrantes de nuestro organismo. Además puede ayudarnos a curar de manera rápida cualquier infección de orina que podamos padecer, así como eliminar la arenilla que se genera por los residuos, formando los molestos cálculos renales que tantos problemas pueden causarnos, además de los grandes dolores que sufrimos en estos casos. En esta sección te proponemos las diferentes plantas medicinales que puedes usar para cuidar la salud de tu riñón sin ningún problema ni riesgo para tu salud global, de modo que evites los posibles efectos secundarios que en ocasiones pueden ocasionar los medicamentos convencionales.

Encuentra las propiedades medicinales que el cepa caballo puede aportar y qué aplicaciones se pueden preparar graciasaa esta planta. La achicoria tiene unas propiedades digestivas muy beneficiosas, ideal para ayudarnos a desitoxicar nuestro cuerpo y de ese modo depurar muchos de nuestros órganos, como hígado y riñones.

La Capraria Biflora es conocida según el país como fegosa, claudiosa o sabadilla, conoce aquí qué propiedades te ofrece y cómo puedes aprovecharlas. Cooce las propiedades y aplicaciones medicinales más importantes de la ortiga, una planta que puede resultar muy beneficiosa para varios problemas de salud: problemas de riñones, mucosidad, heridas y mucho más.

Aunque el ajenjo ofrece bastantes beneficios, es recomendable tener en cuenta algunas precauciones, pues un consumo excesivo tiene unos peligros importantes. Conoce los beneficios que ofrece la planta de sanguinaria, un ingrediente muy útil para tratar diferentes problemas de salud por medio de una infusión de sus hojas.

Conoce más sobre el té verde, sus propiedades medicinales más importantes y qué aplicaciones puedes encontrarle, con los beneficios más importantes de esta planta para nuestra salud. El diente de león ofrece unas propiedades que propician una curación más rápida, de ahí que pueda resultar muy beneficiosa para cuidar órganos tan importantes como el hígado, los riónes o el estómago; un modo natural de mantener nuestro cuerpo en

Analizamos la Jatropha gossypiifolia, conocida popularmente como frailecillo o tuatúa morada, una planta que ofrece varios usos medicinales muy beneficiosos. Vamos a analizar más sobre los numerosos beneficios que ofrece la bardana, todas sus propiedades y aplicaciones, ideal para problemas de riñón o de hígado entre otros.

Conoce cómo puede ayudarte la cola de caballo en caso de sufrir cálculos renales, un elemento muy beneficioso para facilitar el proceso del sistema urinario. Vamos a conocer las propiedades medicinales del sabal, una especie de palmera que puede resultarte útil para tratar varios problemas de salud.

Estas son las principales propiedades que ofrece el sabal, una planta medicinal que entre sus aplicaciones resulta ideal para problemas de riñón, problemas como la tos o el asma o para tonificar la piel. El saw palmetto es una variedad de palmera que ofrece unas propiedades ideales para problemas de riñones, ideal también para prevenir enfermedades de próstata, además de ser un regulador diurético natural.

Conoce las propiedades y los beneficios del bailahuen para su uso como planta medicinal, cómo usarlo y cómo te puede ayudar. Debemos observar diaria, detenida y minuciosamente nuestra mascota buscando alguno de los síntomas que abajo detallamos, pudiendo de esta manera, diagnosticar lo antes posible cualquier síntoma:

Síntomas de que tu conejo está enfermo:

  • Come menos
  • Está mas delgado
  • Se le cae el pelo
  • Bultos o inflamaciones, por encima o debajo de la piel
  • Mamas inflamadas o hinchadas
  • Cabeza inclinada
  • Heces blandas o diarrea
  • Problemas de respiración
  • Tos, estornudos
  • Narices sucias y pegajosas
  • Ojos llorosos
  • Daño en los genitales

Posibles causas de enfermedad:

  • Maltrato al animal
  • Deficiencia del manejo
  • Mala alimentación
  • Alimento defectuoso
  • Alimento con mucho polvillo
  • Instalaciones no apropiadas
  • Instalaciones averiadas
  • Lesiones y/o heridas mal tratadas
  • Intoxicaciones
  • Contagio por hongos, virus, bacterias, etc.
  • Falta de higiene
  • Estrés
  • Calor excesivo
  • Frío excesivo (especialmente en las crías)
  • Falta de ventilación

ATENCIÓN!! esta información es orientativa no juguéis a ser médicos, solo un veterinario especializado en exóticos puede curar a tu conejit@. Son pequeños bultos bajo la piel que contienen pus y son producidos por bacterias.

Tratamiento: Curación lenta. Hacer una punsación en el absceso para poder extraer todo el pus y luego aplicar un desinfectante local del tipo yodopovidona un par de veces al dia retirando la costra que se forme y aplicar un antibiotico via oral hasta que este totalmente curada la herida.

  • .ACORTAMIENTO DE LA MANDÍBULA SUPERIOR O INFERIOR.

Es hereditaria y se manifiesta por el excesivo crecimiento de los dientes, produciendo una dificultad para la alimentación. No tiene cura alguna por ser de origen genético. Es producto de déficit alimenticios, por lo tanto el tratamiento se orienta a una suplementación o cambio del alimento.

Las conejas no operadas tienen un 85% probabilidad de desarrollar cáncer del útero y de los ovarios a los 3 años, y a los 5 años, este riesgo aumenta a más de 96%.
Además del peligro de cáncer, la preñez, el parto y la crianza de sus conejitos sacrifican la salud de la coneja. En la naturaleza, los conejos viven solamente 1 o 2 años. Las conejas paridoras, que están forzadas a criar de 3 a 5, o más, camadas al año casi nunca viven más de 4 años. Al contrario, nuestros conejos y conejas operadas viven alrededor de 7 a 10 años. ¡El récord es 21 años! La calidad y duración de vida de su conejito puede ser aumentado enormemente si sus órganos de reproducción son extirpados. Esto también le permitirá a su conejo tener otros conejos acompañantes sin tener que lidiar con los impulsos sexuales, también reducirá los modales destructivos tal como masticar las alfombras, excavar, y orinando descontroladamente. Puede contraerse por corrientes de aire o humedad excesiva. Se manifiesta en estornudos, ojos llorosos y una descarga nasal fuerte. El animal afectado se frota la nariz con las patas delanteras. Los síntomas de esta enfermedad tienden a aparecer por lo general durante un periodo de estrés o bajas defensas.

Es producida por los coccidios y es una de las enfermedades que mas bajas produce en el conejo. Este microorganismo, ataca desde el estómago hasta el colon, siendo sus síntomas trastornos digestivos, gases y diarreas. El conejo deja de comer y beber y muere por deshidratación.En condiciones normales el coccidio convive en equilibrio con el conejo y son los problemas de stress los que bajan las defensas del animal y permiten la multiplicación indiscriminada del coccidio.
Tipos:
Cocciodiosis hepática: se detecta por las llamativas manchas blancas en el hígado. No es mortal, pero los animales adelgazan mucho.
Coccidiosis intestinal: aparece en gazapos destetados una diarrea galopante y el animal pronto muere por deshidratación. También aparece durante períodos de estrés que bajan las defensas del animal y permiten la multiplicación indiscriminada del coccidio, siendo sus síntomas trastornos digestivos, gases y diarreas. El conejo deja de comer y beber, y muere por deshidratación.El problema de la coccidiosis es que es muy contagiosa. Los gazapos son inmunes hasta el destete y luego, repentinamente, brota la enfermedad. Los animales adultos son portadores sanos, pero justamente las madres son las que contagian a sus gazapos. La enfermedad está en los excrementos de la coneja. Tratamiento: es sencilla de curar, bajo la supervisión de un veterinario, porque existen en el mercado productos llamados “coccidiostáticos” que facilitan el tratamiento. También es fundamental extremar la higiene de la jaula.

  • .CONJUNTIVITIS E INFECCIONES OCULARES

La conjuntivitis es una infección bacteriana de los párpados. Se manifiesta por los ojos llorosos y una descarga de mucosidades, la cual hace que los pelos alrededor de los ojos se peguen. Esta infección puede ser producida además de por bacteria, por la irritación que causa en los ojos del animal el humo, el polvo y/o la arenilla de su lecho. En casos graves, pueden llenarse de legañas e incluso brotar pus.

Tratamiento: Se le aplican unas gotas oftalmológicas (colirio) que recetará el veterinario. Conviene tratar al conejo enseguida pues el lagrimal podría obstruirse. El veterinario también comprobará que el globo ocular no está dañado. Muy frecuente. Conviene no cambiar bruscamente la dieta y lavar bien los alimentos frescos. Cualquier alteración de la dieta debe ser gradual pues los conejos son muy sensibles en este aspecto. No confundir la diarrea con las heces blandas, llenas de mucus y unidas tipo un racimo de uvas que los conejos se comen para completar su ciclo digestivo.

Tratamiento: alimentar sólo con heno y agua hasta que la diarrea haya desaparecido. Si no cesa en 48 horas acudir a su veterinario.

uso del tramadol durante el embarazo

los dictamenes son actos administrativos

interacciones del tramadol con otros medicamentos

El hígado tiene a su cargo la responsabilidad de realizar más de 500 funciones distintas dentro del organismo. Contar con un hígado sano es el mejor guardián de nuestra salud. En esta tarea, el amaranto es recomendado para ayudar a combatir algunas enfermedades hepáticas. El hígado tiene a su cargo la responsabilidad de llevar a cabo más de 500 funciones distintas dentro del organismo, por ello, es tan importante cuidar esta parte de nuestro cuerpo, y sobre todo consumir alimentos adecuados para el correcto funcionamiento de este órgano y así evitar enfermedades hepáticas de consideración.

En esta tarea, el amaranto es uno de los productos de origen vegetal más completo para la alimentación humana y representa una de las fuentes más importantes de proteínas, minerales, vitaminas y aminoácidos, además de ácido fólico, niacina, calcio, hierro y fósforo. Por todas estas cualidades, está considerado como uno de los productos más promisorios para cumplir la función de “producto nutracéutico” o “alimento funcional”, debido a los enormes beneficios que ayudan a mejorar la salud del cuerpo humano. Dentro de las principales características de los alimentos nutracéuticos encontramos que su consumo no posee efectos nocivos, tienen propiedades nutritivas y beneficiosas para el organismo y, a la vez, disminuyen y previenen el riesgo de contraer enfermedades, además de que mejora el estado de salud.

El efecto benéfico de los alimentos funcionales se debe a que con su consumo se incrementa la producción y absorción de vitaminas y minerales que requiere el organismo. También presentan actividad antimicrobiana, son hipocolesterolémicos y ayudan a equilibrar la flora intestinal, protegiéndola de bacterias nocivas y de toxinas, como también, refuerzan las defensas naturales. El Hígado: un órgano que no descansa nunca

El hígado es una glándula del Aparato Digestivo que está situado bajo el diafragma, en la parte derecha. Su peso es de 1,5 a 2Kg, es de color rojo oscuro y está compuesto por numerosos canalículos cuyas células apriétales se encargan de segregar la bilis. Por ello, en caso de una insuficiencia renal crónica puede ser útil el Amaranto, pues contribuye a incrementar el aporte de aminoácidos esenciales. Este órgano tiene distintas funciones en nuestro cuerpo, conozcamos algunas de ellas.
El hígado se encarga de purificar la sangre, es decir, hacer que ésta pierda muchos elementos nocivos que luego se transforman en colesterol. Además almacena los azúcares que llegan por medio de la digestión en forma de glucógeno, que el organismo se encarga de consumir después, según sus necesidades. También fabrica y segrega la bilis, como se mencionó anteriormente.

Pero luego de la digestión existe todo un proceso. Los azúcares que se acumulan en el hígado como glucógeno, pueden volver a transformarse en glucosa, que constituye un combustible para la vida de todo ser humano. Por ello, es indispensable contar con una cantidad suficiente de azúcar en nuestro organismo para llevar una vida activa. El hígado es la mayor y más pesada de las vísceras. Además, es el que puede presentar mayores diferencias de un individuo a otro, puesto que se va desarrollando conforme pasan los años. Así tenemos que en la edad adulta alcanza los 1.500 gramos de peso, pero a partir de los 50 a 60 años, reduce su tamaño y llega a pesar entre 800 y 1.000 gramos. Pero en realidad, y debido a la enorme cantidad de sangre que absorve en nuestro organismo, llega a pesar hasta 2.500 gramos.

Todas estas razones nos llevan a pensar que contar con un hígado sano es el mejor guardián de nuestra salud. Por esto hay que evitar sobrecargarlo con una alimentación excesiva e inadecuada, teniendo siempre en cuenta que todas las impurezas y desechos que contiene el torrente sanguíneo son destruidas sistemáticamente por el hígado.
A la hora de cuidar el hígado…

Como hemos visto, este es un órgano que necesita tratamiento especial. Todo medida que se tome para evitar su disfunción es insuficiente, tomando en cuenta que nos sirve para toda la vida. Las enfermedades hepáticas en el ser humano son las que tienen peor solución y suelen dejar consecuencias duraderas. Por eso es necesario mantener una vida alimenticia ordenada y metódica, teniendo especial cuidado con los horarios de las comidas. Además, se recomienda dormir lo necesario (8 horas diarias). Beber abundante agua, sobre todo fuera del horario de comidas. En caso de llevar una vida demasiado sedentaria, es aconsejable pasear una hora como mínimo o realizar ejercicios físicos en horas de la mañana.

Consumir productos naturales. De hecho, los alimentos son el pilar fundamental de nuestra salud, e incluso pueden servirnos de remedio. Entre estos alimentos con enormes propiedades curativas se encuentra el amaranto que ayuda a tratar algunas enfermedades hepáticas. Otra de las enfermedades que ataca al hígado es la cirrosis hepática y se debe al excesivo consumo de alcohol y llega a producir graves transtornos en el proceso digestivo. Esto afecta a las paredes del estómago y se producen las conocidas úlceras.

Pero quién no ha oído hablar del colesterol. Esta sustancia se encuentra en las grasas de animales y en la bilis y es la responsable de los cálculos o piedras que se forman en la vesícula. Cuando la retención de la bilis es excesiva, y la vesícula llega a inflamarse, el colesterol se deposita en el fondo y forma pequeñas piedras que producen cólicos muy dolorosos y que se extraen mediante una operación quirúrgica. Para mantener en buen estado el hígado es aconsejable ingerir frutas frescas, cereales, patatas hervidas, ensaladas frescas, aceites vegetales, miel de abeja, pescado. Es importante recordar que este órgano no resiste las grasas en exceso, por eso es aconsejable llevar una dieta rica en fibras y baja en grasas.

Como sabemos los alimentos producen una energía que se puede medir en calorías. Por ejemplo, en una vida sedentaria se calcula que un adulto de unos 70 Kg de peso debe comsumir entre 1.500 y 2.200 calorías diarias. En cambio si se lleva a cabo un trabajo fuerte como el que realiza un agricultor, un atleta puede llegar a necesitar entre 3.000 y 5.000 calorías. Habitualmente, se considera que la necesidad media de calorías puede cubrirse consumiendo alimentos en la siguiente proporción: proteínas 200g que equivalen a 800 calorías; lípidos o grasas 70g que equivalen a 630 calorías; glúcidos 100g que equivale a 400 calorías. Esto suma un total de 1.830 calorías que es la cifra promedio que necesita nuestro organismo.

El Agua: un elemento fundamental Si bien los alimentos nos proporcionan la energía que nuestro cuerpo necesita existen tres componentes igualmente importantes en las funciones de nutrición: oxígeno, agua y alimento naturales. El primero llega a través de la respiración, pasa directamente por las células de los tejidos para quemar los alimentos y liberar la energía necesaria.

Otro elemento imprescindible es el agua que constituye el 65% del peso del cuerpo humano, y es el tercer componente de nuestro organismo, además los alimentos naturales que aportan sustancias muy valiosas. Pero es importante recalcar que gracias al agua el organismo puede eliminar sustancias de desecho como la orina y el sudor, y regular la transpiración. Así, el ser humano precisa de aproximadamente 35g de agua por Kg de peso al día. Esta relación se incrementa en climas secos donde se establece un promedio de 1,51 por Kg al día.

¿Cómo ayuda el Amaranto en las enfermedades hepáticas? Como se mencionó anteriormente, el perfil de aminoácidos que contiene el amaranto sumado a la alta digestibilidad de su proteína y contenido de fibra, ayudan en las dietas especiales que deben cumplir los pacientes con insuficiencia hepática, así como también, varios estudios científicos determinan que existe la posibilidad de controlar la encefalopatía hepática mediante el uso de esta planta de origen prehispánico.

Es conveniente hablar sobre las encefalopatías hepáticas para ver cómo se aplica el amaranto en este tipo de enfermedades. Tomando en cuenta los estudios médicos, las encefalopatías hepáticas comprenden un conjunto de transtornos neuropsíquicos que están en relación directa con las afecciones del hígado. Esta disfunción se observa principalmente en el curso de hepatitis víricas, tóxicas o medicamentosas, y también en el curso de la cirrosis. Por ello, es necesario tomar en cuenta los cuidados del hígado, citados anteriormente, para prevenir estas enfermedades.

Ya que nuestro hígado es un órgano tan sensible y delicado debemos fortalecerlo y ayudarlo en sus funciones, consumiendo alimentos que nos ayuden a mantenerlo sano. Las fibras alimentarias, por ejemplo, son largas moléculas químicas que pertenecen principalmente a las paredes de las células vegetales y que nuestro organismo no es capaz de digerir. Sus funciones son importantes como absorber el agua, aumentar el volumen de las heces, acelerar el tránsito intestinal, eliminar el colesterol y sales biliares, disminuir la cantidad de glucosa y ácidos grasos, eliminar sustancias cancerígenas, entre otras.

El amaranto es un producto rico en fibra, superando incluso el contenido de otros cereales comunes como el trigo, la cebada, el arroz. Un alimento balanceado que además cuenta con otro componente esencial llamado, ácido aspártico que ayuda a desintoxicar el hígado y contribuye a un buen funcionamiento. El ácido L- Aspártico se combina con otros aminoácidos formando moléculas capaces de absorber toxinas del torrente sanguíneo. Pero no sólo ayuda al hígado, sino que también facilita las funciones del aparato digestivo. El amaranto posee almidón que ocupa el 30% del grano, donde reserva una importante proporción de las proteínas y lípidos. Las reducidas dimensiones del gránulo de almidón del Amaranto facilitan la digestión, que resulta de 2,4 a 5 veces más rápida que el almidón de maíz.

De esta forma, el amaranto con todas las proteínas y propiedades que posee ayuda a contrarrestar las enfermedades hepáticas, y su uso es cada vez más recurrente. | El Amaranto | Salud y Nutrición | Recetario |
|¿Dónde Comprar? | Para Niños |

Sí, el virus del Ébola es especialmente letal, pero ni es tan contagioso ni causa tantas muertes en términos absolutos como otras enfermedades

Aunque no conviene trivializar la peligrosidad del brote de ébola que está sufriendo África Occidental, y que desde hace unas semanas acapara todas las portadas de los medios, es necesario hacer un esfuerzo por relativizar su impacto. Sí, el virus del Ébola es especialmente letal, pues acaba con la vida de más de la mitad de las personas infectadas, pero ni es tan contagioso ni causa tantas muertes en términos absolutos.

El actual brote del ébola ha acabado con la vida de 932 personas, según el último dato aportado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), desde que estallara en marzo de este año, pero hay que recordar que, en sólo un año, y sólo en África subsahariana, mueren más de un millón de personas por el sida, otras tantas por bronquitis o neumonía y más de medio millón por una simple diarrea. Estos son, según datos de la OMS [puede descargarlos aquí], las enfermedades infecciosas que más muertes causan en todo el mundo y que, quizás, deberían preocuparnos más que el ébola.

1. Infecciones respiratorias de vías bajas Las infecciones respiratorias que afectan a la tráquea, los bronquios y los pulmones (el tracto respiratorio inferior) son las patologías contagiosas que causan más muertes en el mundo, tanto en los países en desarrollo como en los desarrollados. Sólo las enfermedades cardiovasculares y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica causan más decesos a nivel global.

Las infecciones respiratorias más comunes son la bronquitis y la neumonía, aunque las muertes ocasionadas por la gripe también entran en esta categoría. En la mayoría de ocasiones los pacientes se curan gracias a un tratamiento con antibióticos, pero su altísima prevalencia hace que, en números absolutos, la mortalidad sea muy alta. En España, sin ir más lejos, este tipo de infecciones suponen, según la Organización Médica Colegial, entre el 14 y el 22% de las consultas de Atención Primaria. Pese a los enormes esfuerzos realizados en las últimas décadas para detener su avance, el síndrome de inmunodeficiencia adquirida sigue siendo la sexta causa de muerte a nivel global, y la segunda enfermedad infecciosa en términos de mortalidad. Entre 1990 y 2010 las muertes provocadas por el sida crecieron un 127% en el mundo desarrollado y un preocupante 439% en los países en vías de desarrollo.

Como explicaba en una entrevista en El Confidencial el doctor Asier Sáez-Cirión, uno de los más reputados expertos en VIH del mundo, justo cuando estamos más cerca de controlar la epidemia, nos estamos despreocupando de ella: “Hay una banalización gravísima de la infección. La gente piensa que el VIH, gracias al tratamiento, se ha convertido casi en una enfermedad crónica, y hay una relajación en ciertos comportamientos y actitudes como la protección en las relaciones sexuales”. 3. Enfermedades diarreicas

La diarrea, que no deja de ser una alteración de las heces, es una de las principales causas de muerte en los países del Tercer Mundo, ya que está íntimamente asociada a la deshidratación, la malnutrición y la calidad del agua, que tiene un papel crucial en su transmisión. En la mayoría de los casos, la diarrea aparece debido a una infección ya sea por rotavirus (la principal causa) o bacterias. Su mortalidad es especialmente elevada en los niños, que pierden cantidades peligrosas de sales importantes, electrolitos y otros nutrientes. La diarrea causa casi un millón y medio de muertes al año en los países en desarrollo y es la quinta causa global de muerte. En los países desarrollados ni siquiera aparece entre las 60 causas de muerte más comunes. La triste realidad es que el hambre y la sed son los verdaderos responsables de las muertes por diarrea.

4. Tuberculosis La tuberculosis es una infección bacteriana contagiosa que afecta principalmente a los pulmones, aunque puede contagiarse a otros órganos. Se trata de una de las enfermedades que más ha preocupado a los médicos durante toda la historia. Hoy en día su impacto se ha reducido enormemente en los países desarrollados (donde, aún así, causa 46.000 muertes al año), pero sigue golpeando con fuerza en el Tercer Mundo.

Se trata de una enfermedad que se contagia con relativa facilidad, por vía aérea, y no tiene un tratamiento sencillo, pues requiere largos periodos de exposición a varios antibióticos, algo que se complica debido al desarrollo de resistencias a los mismos. La malaria es una enfermedad producida por los parásitos del género Plasmodioum, que transportan los mosquitos Se calcula que más de medio millón de personas mueren al año debido a ésta, la mayoría en el África Subsahariana. El 75% son niños.

inyeccion tramadol efectos secundarios

Muchas veces las células cancerosas conservan las características físicas y biológicas del tejido del que proceden a pesar de estar ampliamente diseminadas. De este modo, un patólogo puede, a través del examen microscópico de estas células, determinar la procedencia de los tumores metastásicos. Los tumores de las glándulas (véase Sistema endocrino) pueden ser identificados porque en ocasiones producen de forma indiscriminada la misma hormona producida por el tejido del que proceden. A veces, también responden a las hormonas que controlan esos tejidos en condiciones normales. Cuanto más agresivo y maligno es un cáncer, menos recuerda a la estructura del tejido del que procede, pero la tasa de crecimiento del cáncer depende no sólo del tipo celular y grado de diferenciación, sino también de factores dependientes del huésped. Una característica de malignidad es la heterogeneidad celular del tumor. Debido a las alteraciones en la proliferación celular, las células cancerosas son más susceptibles a las mutaciones. Con la evolución, el tumor es cada vez menos diferenciado y de crecimiento más rápido. También puede desarrollar resistencia a la quimioterapia o a la radiación.

Ciertos factores son capaces de provocar un cáncer en un porcentaje de los individuos expuestos a ellos. Entre éstos se encuentran la herencia, las infecciones, las radiaciones ionizantes, los productos químicos y las alteraciones del sistema inmunológico. Los investigadores estudian como estos diferentes factores pueden interactuar de una manera multifactorial y secuencial para producir tumores malignos. El cáncer es, en esencia, un proceso genético. Las alteraciones genéticas pueden ser heredadas, o producidas en alguna célula por un virus o por una lesión provocada de manera externa. Probablemente una serie de mutaciones secuenciales conduce a la malignización de una única célula que se multiplica como un solo clon. En un principio se consideró que un clon maligno era completamente anormal, y que la única curación posible era la eliminación de todas las células anormales del organismo. En la actualidad, se sabe que el problema reside en la incapacidad de la célula de diferenciarse en su estado adulto y funcional, quizás por la ausencia de algún factor necesario para esa diferenciación. Se calcula que de un 5 a un 10% de los cánceres tienen un origen hereditario. Algunas formas de cáncer son más frecuentes en algunas familias: el cáncer de mama es un ejemplo de ello. El cáncer de colon es más frecuente en las familias con tendencia a presentar pólipos de colon. Una forma de retinoblastoma sólo aparece cuando está ausente un gen específico. Estos genes, denominados genes supresores tumorales o antioncogenes, previenen en condiciones normales la replicación celular. Su ausencia elimina el control normal de la multiplicación celular. En algunos trastornos hereditarios, los cromosomas tienen una fragilidad intrínseca; estos procesos conllevan un riesgo elevado de cáncer.

Existen cada vez más evidencias de que algunas infecciones pueden llegar a provocar cáncer y, en concreto, aquellas relacionadas con los cánceres de estómago, hígado, cérvix y con el sarcoma de Kaposi (un tipo especial de cáncer que aparece en enfermos de SIDA). Se ha relacionado la bacteria Helicobacter pylori con el cáncer de estómago. Distintos estudios demuestran que personas infectadas con esta bacteria tienen cuatro veces más probabilidad de desarrollar este tipo de cáncer.

Los virus son la causa de muchos cánceres en animales. En el ser humano, el virus de Epstein-Barr se asocia con el linfoma de Burkitt y los linfoepiteliomas, el virus de la hepatitis con el hepatocarcinoma, y el virus herpes tipo II o virus del herpes genital con el carcinoma de cérvix. Todos estos virus asociados a tumores humanos son del tipo ADN. El virus HTLV, sin embargo, es del tipo ARN, o retrovirus, como la mayor parte de los virus asociados a tumores en animales. Produce una leucemia humana. En presencia de una enzima denominada transcriptasa inversa, induce a la célula infectada a producir copias en ADN de los genes del virus, que de esta manera se incorporan al genoma celular. Estos virus del tipo ARN contienen un gen denominado oncogén viral capaz de transformar las células normales en células malignas. Distintas investigaciones han demostrado que los oncogenes virales tienen una contrapartida en las células humanas normales: es el protooncogén, u oncogén celular. Los productos de los oncogenes (las proteínas que producen) son factores de crecimiento (o proteínas necesarias para la acción de tales factores de crecimiento), que estimulan el crecimiento de las células tumorales. Las radiaciones ionizantes son uno de los factores causales más reconocidos. La radiación produce cambios en el ADN, como roturas o trasposiciones cromosómicas en las que los cabos rotos de dos cromosomas pueden intercambiarse. La radiación actúa como un iniciador de la carcinogénesis, induciendo alteraciones que progresan hasta convertirse en cáncer después de un periodo de latencia de varios años. En este intervalo puede producirse una exposición a otros factores.

El proceso por el que los productos químicos producen cáncer ha sido ampliamente estudiado. Algunos actúan como iniciadores. Sólo se requiere una única exposición, pero el cáncer no aparece hasta pasado un largo periodo de latencia y tras la exposición a otro agente denominado promotor. Los iniciadores producen cambios irreversibles en el ADN. Los promotores no producen alteraciones en el ADN pero sí un incremento de su síntesis y una estimulación de la expresión de los genes. Su acción sólo tiene efecto cuando ha actuado previamente un iniciador, y cuando actúan de forma repetida. El humo del tabaco, por ejemplo, contiene muchos productos químicos iniciadores y promotores. La actuación del tabaco como promotor es tal, que si se elimina el hábito de fumar, el riesgo de cáncer de pulmón disminuye de forma rápida. El alcohol es también un importante promotor; su abuso crónico incrementa de manera importante el riesgo de cánceres que son inducidos por otros agentes, como el cáncer de pulmón en los fumadores. Los carcinógenos químicos producen también roturas y translocaciones cromosómicas. Se cree que el sistema inmunológico es capaz de reconocer algunas formas de células malignas y producir células capaces de destruirlas. Algunas enfermedades o procesos que conducen a una situación de déficit del sistema inmunológico son la causa del desarrollo de algunos cánceres. Esto sucede en el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA), en enfermedades deficitarias del sistema inmunológico congénitas, o cuando se administran fármacos inmunodepresores.

Se calcula que los factores ambientales son la causa del 80% de los cánceres. La relación causa efecto más demostrada es la del humo del tabaco, inhalado de forma activa o pasiva; es responsable de cerca del 30% de las muertes por cáncer. Los factores alimentarios pueden ser responsables de un 40%, pero la relación causal no está tan establecida, y no se conocen con exactitud los constituyentes de la dieta que son responsables. La obesidad es un factor de riesgo para algunos cánceres como los de mama, colon, útero y próstata. El alto contenido en grasa y el bajo contenido en fibra de la dieta se asocian con una alta incidencia de cáncer de colon. Al igual que ocurre con el alcohol, las grasas y la obesidad parecen actuar como promotores. Sea cual fuere la causa inicial por la que una célula normal se transforma en cancerosa y transmite a su descendencia esta alteración, es necesario que esta modificación se encuentre impresa en su ADN. Esto supone que todos los posibles agentes promotores o causales del cáncer actúan sobre un sustrato genético común dentro de la célula. Actualmente, se acepta que todos los factores cancerígenos (sustancias químicas, radiaciones, infecciones, etc.) actúan sobre porciones del ADN que deben ser fundamentales en la regulación del crecimiento y diferenciación celular. Estas porciones reciben el nombre de protooncogenes y bajo la acción de diversos factores sufren pequeñísimas alteraciones que ocasionan el comienzo del fenómeno canceroso, desarrollándose el oncogén.

Se cree que la malignización es la consecuencia de una serie de alteraciones que comienzan con un gen alterado o una mutación somática (una mutación de una célula normal de un tejido corporal), seguida de la acción promotora de algún agente que estimula la expresión de uno o varios oncogenes, o inhibe los efectos de uno o varios antioncogenes; en consecuencia se liberan factores de crecimiento. Es posible que el primer evento sea la falta de producción de los metabolitos necesarios para la diferenciación celular normal. La estimulación por los factores de crecimiento produce la proliferación del clon de células indiferenciadas, y un defecto del sistema inmunológico permite que estas células alteradas escapen a la destrucción por el sistema de control del organismo. Cuanto más temprano sea el diagnóstico y el tratamiento, mayores posibilidades de curación habrá. Las pruebas de detección precoz en pacientes aparentemente sanos permiten realizar el diagnóstico antes del desarrollo de los síntomas, en una fase en la que el cáncer es más curable. Algunos de los cánceres más mortíferos, como los de mama, colon y recto, cuello uterino y próstata, pueden ser puestos en evidencia mediante pruebas de detección.

El diagnóstico precoz de las formas de cáncer para las que no existe una prueba práctica de detección depende de la identificación por parte del paciente de los signos tempranos de la enfermedad. Los síntomas enumerados en la siguiente lista pueden señalar la existencia de un cáncer: -Cambios en el ritmo intestinal o urinario

-Heridas que no cicatrizan -Bultos en las mamas o en otras regiones del organismo

-Dificultad para tragar alimentos -Cambios repentinos en el aspecto de verrugas cutáneas

-Tos persistente o ronquera El diagnóstico del cáncer comienza por una exhaustiva historia clínica y un examen físico, que incluye la inspección y palpación de todas las localizaciones corporales accesibles, en especial piel, cuello, mamas, abdomen, testículos y ganglios linfáticos accesibles. Debe realizarse el examen de los orificios corporales, en particular el examen rectal para los cánceres de recto y próstata, y el examen pélvico para los cánceres de cuello y matriz uterina.

La biopsia sigue siendo el único método definitivo para el diagnóstico del cáncer. En una biopsia, se toma para estudio una sección del tejido tumoral o de una metástasis. Diversas técnicas recientes han reducido la necesidad de realizar biopsias quirúrgicas abiertas. La mayor parte de los tumores en cualquier localización corporal son accesibles a la biopsia a través de una fina aguja flexible dirigida por palpación o tomografía axial computerizada (TAC). Con el diagnóstico previo a la cirugía, el médico puede realizar una mejor planificación del tratamiento y de la cirugía, si es preciso. Una vez establecido el diagnóstico definitivo de cáncer, la extensión o estadio de la enfermedad deben ser evaluados puesto que de ellos dependen el pronóstico y tratamiento adecuado. Para cada tipo específico de tumor el estadio (I, II, III, IV) se define en función del hallazgo de ciertos datos con significación pronóstica: tumor localizado de pequeño tamaño, tumor localizado más extenso, afectación de los ganglios linfáticos regionales y metástasis a distancia. El estadio clínico se deduce de los datos obtenidos antes de la exploración quirúrgica, y condiciona la elección del tratamiento inicial. El estadio quirúrgico depende de los hallazgos exploratorios durante la intervención y puede diferir del estadio clínico; el tratamiento posterior y el pronóstico se establecen en función de éste. También permite analizar los efectos de diferentes tratamientos.

Las medidas terapéuticas tradicionales incluyen la cirugía, la radiación y la quimioterapia. En la actualidad se estudia la utilidad de la inmunoterapia y la modulación de la respuesta biológica. La principal estrategia para el tratamiento curativo del cáncer es la excisión de todas las células malignas mediante una intervención quirúrgica. En el pasado, esto implicaba la excisión de todo el tejido afectado y de la mayor cantidad posible de tejido potencialmente afectado, incluidos los tejidos vecinos y los ganglios linfáticos. Para algunos tumores, y en especial el cáncer de mama, no es precisa una cirugía tan ablativa (mastectomía) en la mayor parte de los casos. Las mejoras en las técnicas quirúrgicas, los conocimientos en fisiología, en anestesia y la disponibilidad de potentes antibióticos y hemoderivados, han permitido realizar cirugías más limitadas, con menos secuelas y más pronta recuperación. Sin embargo, muchos cánceres están demasiado extendidos en el momento del diagnóstico para que la cirugía curativa sea posible. Si la extensión local del tumor afecta a tejidos vecinos que no pueden ser resecados, o si existen metástasis a distancia, la cirugía no será un tratamiento curativo. Sin embargo, puede ser beneficiosa para el alivio sintomático de ciertas situaciones como la obstrucción, o puede tener el objetivo de disminuir la masa tumoral para permitir una mejor respuesta al tratamiento quimioterapéutico o radioterapéutico sucesivo.

Las radiaciones ionizantes pueden ser electromagnéticas o por partículas y producen una destrucción tisular. La radiación electromagnética incluye los rayos gamma, una forma de emisión radiactiva, y los rayos X, que se producen cuando un haz de electrones impacta en un metal pesado. La radiación de partículas incluye haces de electrones, protones, neutrones, partículas alfa (núcleos de helio) y piones. Véase Física: Partículas elementales. La sensibilidad de los tumores a las radiaciones es muy variable. Son tumores sensibles aquellos cuya sensibilidad es superior a la de los tejidos vecinos normales. Cuando tales tumores son además accesibles —los tumores superficiales o los tumores en órganos como el útero en el que se puede introducir una fuente de radiación— pueden ser curados mediante radioterapia. La propiedad de la radiación de respetar hasta cierto punto los tejidos normales permite el tratamiento de tumores en localizaciones donde no es posible la cirugía por la proximidad de tejidos vitales o porque el tumor ha empezado a infiltrar estructuras adyacentes que no pueden ser sacrificadas. La radioterapia también se emplea con frecuencia como tratamiento paliativo, sobre todo en las metástasis.

La radioterapia puede ser útil como coadyuvante a la cirugía. La radiación preoperatoria puede esterilizar las células tumorales con rapidez, impidiendo su diseminación en el acto quirúrgico. También puede disminuir la masa tumoral facilitando la cirugía, o transformando un tumor inoperable en otro operable. En otros casos la radioterapia se emplea en el postoperatorio. Consiste en la utilización de fármacos para el tratamiento del cáncer. Puesto que los fármacos se distribuyen en el organismo a través del sistema circulatorio, la quimioterapia es útil para aquellos tumores cuya diseminación los hace inaccesibles a la cirugía o a la radioterapia. Existen multitud de fármacos anticancerosos, la mayor parte de los cuales actúan interfiriendo la síntesis o función del ADN. Por tanto las células en división son más sensibles a la quimioterapia.

El tejido canceroso tiene una mayor proporción de células en división que los tejidos normales (en los que las células de soporte o de relleno están en una fase quiescente y son por tanto resistentes a los efectos del fármaco). Dentro de los tejidos normales, los que tienen una tasa de proliferación más rápida son la médula ósea y las células de recubrimiento del tracto gastrointestinal. Son los dos tejidos más sensibles al efecto de la quimioterapia y del grado de lesión de éstos depende la toxicidad, que limitará la máxima dosis tolerable de los fármacos anticancerosos. Para que el tratamiento sea efectivo, la sensibilidad del tumor debe ser superior a la del tejido normal más sensible. Mientras algunos tumores son varias veces más sensibles, otros sólo son ligeramente sensibles. Por fortuna, las células de la médula ósea pueden dividirse a mayor velocidad que las células malignas y por tanto se recuperan con mayor rapidez. Si se repite un ciclo del fármaco en este momento, el tumor no ha tenido tiempo de crecer demasiado. Los ciclos repetidos reducen de forma paulatina el tumor antes de la aparición de resistencias.

La sensibilidad de ciertos tumores a la quimioterapia es tal que es posible la curación en un alto porcentaje: esto sucede en el cáncer uterino; las leucemias agudas (sobre todo en los niños); la enfermedad de Hodgkin y los linfomas difusos de células grandes; el carcinoma de testículo; el carcinoma de ovario; los carcinomas de células pequeñas del pulmón, y gran parte de los cánceres infantiles. Muchas veces estos procesos cancerosos se han diseminado en el momento del diagnóstico y no existe otra opción terapéutica. Otros cánceres avanzados tienen buena respuesta a la quimioterapia y pueden ser controlados durante periodos prolongados, por lo que se utiliza con frecuencia como tratamiento paliativo. Los dos principales problemas que limitan la utilización de la quimioterapia son la toxicidad y la resistencia. Las técnicas que evitan o controlan la toxicidad y disminuyen el riesgo de resistencias se han ido perfeccionando. Es importante la instauración precoz del tratamiento, la utilización de dosis óptimas del fármaco, la repetición de los ciclos con intervalos cortos si es posible, siempre que se permita la recuperación del paciente de los efectos tóxicos.

Es eficaz la utilización de múltiples fármacos. Los protocolos de quimioterapia utilizan diferentes fármacos (a menudo entre 3 y 6 al mismo tiempo), cada uno de los cuales es eficaz de forma aislada. Se combinan fármacos con diferentes mecanismos de acción para evitar la aparición de resistencias cruzadas, y con diferentes tipos de toxicidad para poder emplear la dosis óptima de cada fármaco, sin producir toxicidad aditiva que puede resultar fatal. Se puede utilizar la quimioterapia junto a la cirugía o a las radiaciones en la denominada terapia combinada. Muchas veces se utiliza como tratamiento coadyuvante cuando la cirugía es la principal modalidad terapéutica. Suele administrarse tras la cirugía. Esta terapia es muy eficaz en el cáncer de mama. El objetivo principal de la quimioterapia como coadyuvante es la eliminación de las micrometástasis que pudieran existir previamente a la cirugía. Es más reciente la utilización de la quimioterapia previa a la cirugía como tratamiento coadyuvante, que puede además reducir la masa del tumor y facilitar su operabilidad.

Muchos cánceres procedentes de tejidos que son sensibles a la acción hormonal, como la mama, la próstata, el endometrio y el tiroides, responden al tratamiento hormonal. Consiste en la administración de diferentes hormonas o antihormonas o en la anulación de la hormona estimulante correspondiente. Se están empezando a emplear nuevas estrategias, algunas de ellas prometedoras, en el tratamiento del cáncer. Se pueden utilizar agentes biológicos denominados moduladores de la respuesta biológica, para modificar la respuesta del organismo (y en especial del sistema inmunológico) al cáncer. Otro planteamiento es utilizar agentes biológicos para estimular a determinadas células a que ataquen a las células malignas. El mejor ejemplo es la utilización de la interleuquina 2 para estimular a los linfocitos killers sensibles a linfoquinas (células LAK).

Se ha investigado en profundidad la existencia de antígenos específicos de algunos tumores que permitan la elaboración de anticuerpos antitumorales: éstos atacarían el cáncer de manera directa o constituyendo el vehículo para un fármaco quimioterapéutico. Así, el anticuerpo identificaría la célula maligna a la que se adheriría permitiendo al fármaco ejercer su acción. Incluso en el caso de conseguirse la curación, el cáncer puede haber producido serias secuelas. Se debe intentar ofrecer al paciente la mejor calidad de vida posible, mediante técnicas de rehabilitación que pueden incluir cirugía reconstructiva. Cuando no es posible la curación, el tratamiento paliativo tiene por objetivo brindar al paciente la mejor calidad de vida y función durante los siguientes meses o años. El dolor puede controlarse en la actualidad de manera mucho más eficaz que en otras épocas.

tramadol contraindicaciones en lactancia

a) AISLAMIENTO Y TIPIFICACIÓN DEL VIRUS DEL DENGUE:
Cultivo: permite la detección del ARN viral en muestras de plasma ( o de tejidos en casos de evolución fatal ). Está especialmente indicada como diagnóstico rápido de dengue y tiene como ventaja adicional la capacidad de detectar el serotipo viral. b) SEROLOGÍA: La prueba de fijación de complemento, para IgM (inmunoglobulinas M) indica sólo diagnóstico presuntivo. Los resultados positivos pueden persistir 60-90 días.

No administrar salicilatos como antitérmicos: pueden causar irritación gástrica y hemorragias por su acción antiagregante plaquetaria y acidosis. Utilizar preferentemente paracetamol; en niños la dosis de orientación es de 10 mg/kg. repartido en 4 tomas
La hidratación y el balance del medio interno se calcula de acuerdo a la edad y peso del paciente.
Tratamiento del shock según criterios de UTI (Unidad Terapia Intensiva).
Si se requiere internación, asegurar la ausencia de mosquitos en la sala del hospital. VIGILANCIA EPIDEMIOLÓGICA

Sospechar la enfermedad cuando se asista a un paciente de cualquier edad con enfermedad febril aguda en áreas con Aedes aegypti, que ocurran especialmente durante el verano y principio del otoño. En estos casos investigar si existe posibilidad de viajes o visitas recibidas de áreas con dengue; averiguar si ocurren mas casos relacionados CASO SOSPECHOSO
Enfermedad febril aguda con dos o más de las siguientes manifestaciones: cefalea frontal intensa, dolor retroocular, mialgias, artralgias, rash, con ausencia de síntomas respiratorios y manifestaciones hemorrágicas leves; o que provenga de áreas con dengue.
CASO PROBABLE
El caso sospechoso con una sola muestra de laboratorio positiva.

CASO CONFIRMADO
Todo caso con aislamiento y serología positiva para dengue certificado por laboratorio de referencia. En situación de epidemia, aquellos casos sospechosos relacionados con un caso confirmado por laboratorio. Brotes epidémicos de los últimos años en Sudamérica:
Argentina fue declarada país libre del mosquito transmisor del Dengue en la década del 60, pero debido a que varios países no lograron la eliminación, se produjo paulatinamente la reinfestación. En los últimos 25 años, ocurrieron varios brotes de Dengue y Dengue Hemorrágico, en la zona de Centro América, el Caribe y en Sudamérica, entre ellos algunos países vecinos (Bolivia, Paraguay y Brasil). Varios serotipos de Dengue están actualmente circulando en las Américas, donde los casos aumentaron en forma explosiva desde 66.000 en 1980 hasta 539.993 en el año 2006.

Se ha detectado la presencia del vector en varias provincias argentinas, entre ellas: Salta, Tucumán, Córdoba, Formosa, Misiones, Corrientes, Santa Fe, Capital Federal y Gran Buenos Aires. Desde 1998 se han confirmado casos de Dengue en el norte de Argentina (provincias de Formosa y Misiones); y se asistieron en la Ciudad de Buenos Aires y en otras provincias, casos importados especialmente de Paraguay, Bolivia y Brasil. A continuación se observa la estadística sobre casos de Dengue fehacientemente notificados, asistidos en la ciudad de Buenos Aires, del año 1999 hasta el 2007, publicada por el Ministerio de Salud del gobierno de la ciudad de Buenos Aires. INFORMACIÓN PARA EL VIAJERO SOBRE EL DENGUE

Cómo prevenir el dengue en los viajeros La fiebre del dengue es una enfermedad causada por un virus que es transmitido a través de la picada de mosquitos infectados. Los viajeros pueden infectarse con el dengue durante visitas a países tropicales y subtropicales. La enfermedad ocurre en la mayor parte de los países tropicales en Asia, las Islas del Pacífico, las islas del Caribe, México, Sur y Centro América y África. El riesgo de contagiarse con el dengue es generalmente más alto en áreas urbanas, y más bajo en áreas rurales y en alturas sobre los 1500 metros (4500 pies).

Moretones: 375 Causas generadas:

  • miconazole + warfarin
  • Verapamil + propranolol
  • Verapamil + allopurinol
  • warfarin + metronidazole

    Para estar protegido debes recibir las tres dosis de la vacuna en el establecimiento de salud. Si sospechas que has estado en riesgo de contraer hepatitis B, acude al establecimiento de salud para hacerte la prueba y recibir tratamiento gratuito.

  • Al tener relaciones sexuales sin preservativo con una persona infectada.
  • Personal de salud
  • Personal de las fuerzas armadas, policiales y bomberos
  • Personas con hemofilia
  • Personas con VIH
  • Personas privadas de la libertad
  • Trabajadoras sexuales
  • Hombres que tiene sexo con hombres
  • Usa preservativo en todas las relaciones sexuales.
  • No compartas objetos de uso personal, material de pedicura y manicure, aguas, jeringas ni material para confeccionar tatuajes o piercings.
  • Cansancio
  • Fiebre
  • Tono amarillento de la piel o los ojos (ictericia)
  • Dolor muscular o de articulaciones
  • También conocido como artemisia amarga o hierba santa, el Ajenjo es una hierba medicinal cuyas propiedades empezaron a desarrollarse desde las civilizaciones más antiguas, incluyendo a los pueblos egipcios y helénicos.

    El ajenjo es una hierba de estructura simple, que florece durante las épocas calurosas del año, aunque posee raíces perennes. Su tallo suele ser grueso y firme, leñoso en algunas ocasiones y con él se explica la frondosidad de la planta. Las hojas suelen presentar un tono blancuzco o amarillento debido a las vellosidades que presenta en el haz de las mismas. Sus flores son en general de color amarillo muy suave y suelen presentarse únicamente en el periodo estival. Es originaria de Europa y regiones de Asia Central, pero la facilidad con la que puede cultivarse hace posible encontrarla en casi cualquier lugar del mundo en la actualidad. Es una planta que se adapta fácilmente a suelos pobres y condiciones climáticas secas. Por el tamaño de sus semillas es importante que para su cultivo se coloquen en sitios libres de corrientes de aire o agua. Puede conseguirse un buen ejemplar sólo mediante la plantación de un esqueje de la raíz y no requiere más que una pequeña fertilización anual. Posee un potente sabor amargo atribuido a uno de sus componentes, la absintina la cual es soluble en alcohol. En el siglo XIX esta planta despertó un especial interés entre la sociedad artística europea con la creación de la absenta. A esta bebida de alto contenido alcohólico hecha a partir el ajenjo, se le atribuyen propiedades alucinógenas. Sus usos más comunes son por tanto la fabricación de este licor y otros como el vermú. De igual manera se utiliza como un insecticida de origen natural. Su aceite es considerado como un veneno muy potente.

    Las propiedades medicinales del Ajenjo tratan especialmente las afecciones gástricas, es un vermífugo potente, tónico estomacal y antiséptico. Durante su acción afecta diferentes zonas del cerebro y el sistema nervioso. A pesar de los poderosos efectos de las bebidas alcohólicas que se fabrican a partir de esta planta, su uso medicinal es apto para cualquier persona y su sabor acre impide el consumo de cantidades excesivas. Se cree que la absintina es responsable de sus propiedades digestivas. Infusión básica de ajenjo: A un litro de agua hirviendo agregue 3 cucharadas de las sumidades floridas y deje reposar por 15 minutos. Para estimular el apetito se pueden beber entre 1 y 3 tazas al día, siempre antes de la comida, mientras que para mejorar la digestión es recomendable tomar una taza después de comer. Se trata de una planta amarga, por lo que se puede endulzar con miel de abejas.

    Tónico gástrico: Preparada en infusión, de preferencia sin ningún tipo de endulzante pues este potencia su sabor. Esta misma propiedad es la que le concede la propiedad de ser un tónico estomacal. Acrecienta el apetito e incita la creación de jugos gástricos. Recomendado para personas inapetentes y para tratar digestiones pesadas. Las personas que padezcan de úlceras, gastritis o enfermedades cardiovasculares deben evitar su consumo. Enfermedades del hígado: Aumentan la secreción de jugos biliares descongestionando el hígado y mejorando sus funciones. Para el correcto funcionamiento del hígado, o incluso cuando ya se están presentando afecciones de cualquier tipo se aconseja tomar tres tazas diarias del cocimiento de un puñado de ajenjo y un fruto de fique. Realizar el procedimiento hasta notar mejoría.

    Parásitos estomacales: Tomado en infusión es un potente vermífugo, aunque no se recomienda para el consumo de niños pequeños.
    Infusión para eliminar las lombrices se prepara: A un litro de agua hirviendo agregue 4 cucharaditas de sumidades florales y déjelas reposar por una hora. Esta bebida aromática se debe tomar en las mañanas antes de desayunar. Problemas menstruales: Provoca la menstruación debido a su acción directa sobre el útero. Ayuda a la normalización de los ciclos y es muy recomendable para adolescentes con periodos irregulares y que padezcan de fuertes cólicos durante los mismos.

    Antiséptico: Aplicado en emplastos, tras mezclarse con un poco de aceite de oliva y molerse bien con un mortero, resulta un efectivo antiséptico para heridas superficiales. Soñarse enfermo cuando en la realidad no lo está es un aviso del principio de alguna enfermedad que, aunque no sea grave, sí alterará sus actividades.
    También advierte que podría tener serias dificultades con sus parientes o amigos cercanos.
    Una joven que se sueñe enferma insinúa que en la realidad está preocupada porque teme quedarse soltera.
    Soñar enfermedades, y peor aún si aparecen de manera epidémica, indica que está cayendo en trastornos particularmente mentales.
    Si esto se confirma en la vida real, debe consultar a un médico de inmediato.
    Soñarse enfermo siempre indica que los propios asuntos no van bien y que seguirán empeorando, y esto suele referirse también a la salud.
    Soñar a sus amistades o seres queridos enfermos insinúa que sus familiares o amigos están propensos a sufrir una desgracia que afectará al soñante.
    Soñar enfermedad en cualquier persona y forma y peor si el enfermo es el soñante, anuncia problemas complicados en su vida, por lo cual debe revisar todos sus asuntos antes de actuar, sin descuidar su salud.
    Soñar que una enfermera se hospeda en la casa del soñante insinúa que se aproximan enfermedades y otros problemas, por ejemplo la visita de personas desagradables.
    Soñar que una enfermera abandona la casa del soñante insinúa que todo marcha bien, incluyendo la salud.
    Una joven que se sueñe como enfermera insinúa que se goza de amplia estimación de sus amistades.
    Contrario a lo anterior, tradicionalmente soñar que padecemos de peste nos augura mejores situaciones a nivel laboral y anuncia la posibilidad de obtener una posición envidiable, también anuncia la posibilidad de recibir noticias de alguien lejano.


    Ver en el sueño que otra persona padece de ictericia manifiesta que el soñante posee algunos problemas que no ha resuelto y no es prudente o recomendable dejarlos así, puesto que se tornarán más complejos de resolver en el futuro.
    En caso de soñar que padecemos de ictericia en el sueño, es presagio de próxima felicidad y bienestar. También advertencia para cuidar un poco más la salud.
    Si se sueña padeciendo dolores en las articulaciones o artrosis, esto será señal de cambios beneficiosos, alegría a nivel familiar y estabilidad financiera. Es posible que se abran nuevos horizontes a nivel financiero, lo que nos pondrá en una difícil situación.
    Los sueños en donde nos vemos padeciendo de gota pueden ser una advertencia, pues posiblemente la enfermedad está a punto de presentarse y es necesario estar precavidos.
    En caso de soñarnos en estado de coma es presagio de que se pueden presentar problemas de salud, habrán situaciones complicadas, difíciles de resolver que pondrán en tela de juicio tu integridad. Se presentaran situaciones de difícil solución, las cuales nos harán sentir impotentes y frustrados por no poder resolverlas.
    Las hernias en sueños simbolizan que hemos hecho un esfuerzo demasiado grande a la hora de perseguir nuestros ideales, y que es posible que a pesar de esto no obtengamos lo que deseamos.
    Soñar a un bebé con una hernia es presagio de que nos estamos preparando para afrontar una nueva etapa en nuestra vida, en la cual nos veremos obligados a hacer uso de todas nuestras capacidades y creatividad.
    En caso de soñar con gotas de agua, es buena señal para la consecución de nuestros negocios. Soñarse…

    En ocasiones los sueños en donde nos sentimos temerosos de infectarnos con gérmenes o bacterias pueden… Generalmente los sueños en donde vemos o nos encontramos en una farmacia sugieren que se está pasando…

    Este sueño es un llamado a la prudencia, pues de tomar decisiones equivocadas se pueden ver comprometidos… Soñar que nos desmayamos indica intranquilidad, decepciones y disgustos. Una desgracia se puede presentar…

    Soñar que padecemos de comezón es claro presagio de relaciones delicadas y sospechosas, que generaran… Es frecuente tener sueños en donde aparecen enfermedades graves como los pueden ser el cáncer, el…

    Usualmente los sueños en donde aparecen camillas pueden tener dos significados, el hecho de una enfermedad… Usualmente los sueños en los que vemos o sentimos que tenemos náuseas sugieren que algo está mal…

    Generalmente, este sueño indica frustración debido a problemas menores y cotidianos que se han ido… Soñar con la enfermedad de la viruela es símbolo de ganancias financieras inesperadas pero necesarias. …

    envenenamiento por tramadol

    Existen tratamientos para la mayoría de los pacientes con cáncer del estómago. Se emplea dos clases de tratamiento: -Cirugía (extracción del cáncer en una operación)

    -Quimioterapia (uso de medicamentos para eliminar las células cancerosas). La radioterapia y la terapia biológica se están evaluando en ensayos clínicos.

    La cirugía es un tratamiento común para todas las etapas del cáncer del estómago. El médico puede eliminar el cáncer empleando uno de los siguientes procedimientos: En una gastrectomía subtotal se extrae la parte del estómago que contiene cáncer y parte de otros tejidos y órganos que están cerca del tumor. También se extraen ganglios linfáticos cercanos (disección de ganglios linfáticos). El bazo (un órgano en el abdomen superior que filtra la sangre y extrae glóbulos viejos) puede extraerse si fuera necesario.

    En una gastrectomía total se extrae todo el estómago y partes del esófago, el intestino delgado y otros tejidos cercanos al tumor. El bazo se extrae en algunos casos. También se extrae los ganglios linfáticos cercanos (disección de ganglios linfáticos). El esófago se conecta al intestino delgado para que el paciente pueda continuar comiendo y tragando. Si sólo se extrae parte del estómago, el paciente podrá seguir comiendo de una manera bastante normal. Si se extirpa todo el estómago, es posible que el paciente necesite ingerir comidas pequeñas y frecuentes y alimentos que contengan poca azúcar y mucha grasa y proteína. La mayoría de los pacientes pueden ajustarse a este nuevo régimen alimenticio.

    La quimioterapia consiste en el uso de medicamentos para eliminar células cancerosas. La quimioterapia se puede tomar en forma de píldoras o introducirse en el cuerpo con una aguja en una vena o músculo. La quimioterapia se denomina un tratamiento sistémico debido a que el medicamento se introduce al torrente sanguíneo, viaja a través del cuerpo y puede eliminar células cancerosas fuera del estómago. El tratamiento que se administra después de la cirugía, cuando no se puede ver células cancerosas, se llama terapia adyuvante. La terapia adyuvante para el cáncer del estómago está siendo evaluada en ensayos clínicos.

    La radioterapia consiste en el uso de rayos X de alta energía para eliminar células cancerosas y reducir tumores. La radiación puede provenir de una máquina fuera del cuerpo (radioterapia externa) o de materiales que producen radiación (radioisótopos) introducidos a través de tubos plásticos delgados al área donde se encuentran las células cancerosas (radioterapia interna). La terapia biológica trata de que el mismo cuerpo combata el cáncer. Emplea materiales hechos por el cuerpo o elaborados en un laboratorio para estimular, dirigir o restaurar las defensas naturales del cuerpo contra la enfermedad. La terapia biológica también se conoce como terapia modificadora de la respuesta biológica (BRM) o inmunoterapia.

    El tratamiento para cáncer del estómago dependerá de la etapa de la enfermedad, la parte del estómago dónde se encuentra el cáncer y la salud general del paciente. El paciente podría tomar en cuenta el tratamiento estándar debido a su eficacia en pacientes en estudios anteriores o podría optar por participar en un ensayo clínico. Muchos pacientes con cáncer gástrico no se curan con terapia estándar y algunos tratamientos estándar podrían tener más efectos secundarios de los deseados. Por estas razones, los ensayos clínicos están diseñados para encontrar mejores maneras de tratar a los pacientes con cáncer y se basan en la información más actualizada.

    El tratamiento podría ser cualquiera de los siguientes: 1. Cirugía para extraer parte del estómago (gastrectomía subtotal).

    2. Cirugía para extraer el estómago entero y parte de los tejidos que lo rodean (gastrectomía total). Los ganglios linfáticos alrededor del estómago también pueden extraerse durante la cirugía (disección de ganglios linfáticos).

    El tratamiento podría ser cualquiera de los siguientes: 1. Cirugía para extraer parte del estómago (gastrectomía subtotal) con extracción de los ganglios linfáticos asociados (linfadenotomia)

    2. Cirugía para extraer el estómago entero y parte de los tejidos que lo rodean (gastrectomía total). Se podría extraer los ganglios linfáticos adyacentes (linfadenotomia).

    -Cáncer Gástrico - Etapa II: El tratamiento podría ser cualquiera de los siguientes:

    1. Cirugía para extraer parte del estómago (gastrectomía subtotal). 2. Cirugía para extraer el estómago entero y parte del tejido que lo rodea (gastrectomía total).

    3. Un ensayo clínico de cirugía seguido de radioterapia adyuvante, quimioterapia o ambas. También se pueden extraer los ganglios linfáticos alrededor del estómago (disección de ganglios linfáticos).

    -Cáncer Gástrico - Etapa III: El tratamiento podría ser cualquiera de los siguientes:

    1. Cirugía para extraer el estómago entero y parte del tejido que lo rodea (gastrectomía total). Los ganglios linfáticos también pueden ser extraídos. 2. Un ensayo clínico de cirugía seguida de radioterapia adyuvante, quimioterapia o ambas.

    3. Un ensayo clínico de quimioterapia con radioterapia o sin ella. -Cáncer Gástrico - Etapa IV:

    El tratamiento podría ser cualquiera de los siguientes: 1. Cirugía para aliviar los síntomas, reducir hemorragias o para extraer un tumor que está bloqueando el estómago.

    2. Quimioterapia para aliviar los síntomas. -Cáncer Gástrico - Recurrente:

    envenenamiento por tramadol

    El diagnóstico de peritonitis primaria es por exclusión de una fuente intraabdominal primaria de infección. Se realiza siempre con la punción del líquido ascítico, donde tiene un alto valor predictivo para el diagnóstico cuando se obtienen los siguientes datos:1) hallazgo de mas de 500 leucocitos polimorfonucleares por/ml, 2) disminución del ph 32 mg/dl. Debe de practicarse cultivo del líquido ascítico además del análisis bioquímico.

    La combinación de neutrofilia con un gradiente elevado entre el pH de la sangre arterial y el líquido ascítico >0.10 o bien la disminución del pH en líquido ascítico tiene una precisión diagnóstica del 91-97 %. Cifras de leucocitos por encima de 10.000/mm3 nos deben hacer pensar en la posibilidad de que la peritonitis sea secundaria. La realización rutinaria de paracentesis diagnóstica en pacientes con ascitis consigue un diagnóstico precoz dela PBE. La PBE del cirrótico debe sospecharse siempre que un paciente cirrótico con ascitis desarrolle fiebre y/o dolor abdominal.

    Los pacientes con peritonitis primaria, habitualmente responden dentro de las 48 horas al tratamiento antimicrobiano adecuado, observándose un descenso progresivo del numero de leucocitos del líquido ascítico. El diagnóstico de peritonitis tuberculosa se hace por baciloscopia del líquido peritoneal o por biopsia del peritoneo y el cuadro clínico es de inicio gradual, con fiebre, pérdida de peso, malestar general, sudoración nocturna y distensión abdominal. En este caso se objetivan en la laparotomía o laparoscopia, nodulos diseminados en la superficie peritoneal y epiplon.

    Habitualmente la mortalidad oscila entre un 20-40% por la peritonitis primaria en sí, aunque aumenta de manera global por la situación de la propia enfermedad causal de la peritonitis. Los pacientes con PBE del cirrótico han mejorado su pronóstico en los últimos años por 2 causas: 1) Es mejor conocida y se hace por tanto un diagnóstico mas precoz, 2) Las pautas antibioticas son mas eficaces. Los pacientes con peor pronóstico tienen insuficiencia renal, hipoalbuminemia severa, encefalopatía y hemorragia digestiva acompañando al cuadro peritonítico. Debe ir dirigido al agente aislado en el líquido ascítico y/o en sangre. Mientras llegan los resultados de los cultivos, el tratamiento empírico debe cubrir a los bacilos aerobios gramnegativos y a los cocos grampositivos, siendo las cefalosporinas de 3ª generación las mas utilizadas (Cefotaxima 1-2gr/iv/6 o Ceftriaxona 1-2gr/iv/12h).

    Cuando se sospecha infección por Staphylococccus aureus debe tratarse con cloxacilina o una cefalosporina de primera generación (cefazolina). Cuando la coloración del gram sea sugestiva de Bacteroides o es evidente la infección polimicrobiana, deben agregarse antimicrobianos con actividad contra B.fragilis y otros microorganismos anaerobios (metronidazol, clindamicina). Una alternativa puede ser la ofloxacino oral (400 mg/12h) o IV (200mg/12h). 4

    Debe ocurrir mejoría clínica junto con una declinación significativa en el recuento de leucocitos del líquido ascítico tras 24-48 horas de tratamiento antimicrobiano. La ausencia de respuesta clínica esperada o la persistencia de un recuento elevado de leucocitos en líquido ascítico deben conducir a la consideración de otros diagnósticos. El tratamiento antimicrobiano debe continuarse durante 10-14 dias según evolución clínica. Otro problema que se plantea aquí y debemos afrontar es el porcentaje de recidivas en pacientes con PBE por cirrosis con ascitis. La probabilidad de recidiva es variable, pero en los peores casos puede ser del 23% a los 6 meses, del 39% al año y del 54% a los 2 años. En estos casos se aconseja el empleo profiláctico de norfloxacino (400 mg/d) oral, disminuyendo de forma notoria hasta un 20-30% las recidivas de la PBE, en los casos tratados.

    Dr. Jorge Quiroga
    Unidad de Hepatología. Departamento de Medicina Interna. Clínica Universitaria de Navarra

    La cirrosis es el resultado final de muchas enfermedades hepáticas crónicas. Disminuye el tejido hepático funcionante y aparece fibrosis. El hígado pierde su función y estructura normales y se producen insuficiencia hepática e hipertensión portal. Es la novena causa de muerte en países occidentales.

    En nuestro medio, más del 80% de los casos se deben al alcohol (40%) y a la hepatitis crónica por virus C (40%). El resto se debe a hepatitis crónica por virus B, hepatitis crónica autoinmune, cirrosis biliar primaria, colangitis esclerosante, enfermedades metabólicas congénitas familiares como la hemocromatosis (sobrecarga de hierro), la enfermedad de Wilson (sobrecarga de cobre), el déficit de alfa-1-antitripsina y la porfiria cutánea tarda. La esteatohepatitis no alcohólica (asociada a diabetes y obesidad) es una causa cada vez más frecuente. Muy raramente se debe a toxicidad farmacológica y a otras enfermedades muy infrecuentes. Estas enfermedades son progresivas. En muchas el diagnóstico y tratamiento precoces evitan la progresión a cirrosis o detienen su evolución. Por eso es importantísimo saber si una persona tiene una enfermedad hepática crónica con potencial evolución a cirrosis.

    Se deben a dos hechos principales: la insuficiencia hepática y la hipertensión portal. La insuficiencia hepática produce, entre otros, fallos en la fabricación de proteínas, en la depuración de sustancias y en el control de la nutrición. Por ello, la cirrosis repercute gravemente sobre todo el organismo. La hipertensión portal se debe a que el hígado cirrótico opone mayor resistencia al paso de la sangre. Como resultado, mucha de la sangre portal que debería pasar por el hígado no lo hace y circula por trayectos venosos anormales con dos consecuencias. Primera, la aparición de varices esofágicas y gástricas que pueden romperse y producir hemorragias muy graves. Segunda, la falta de depuración en el hígado de la sangre procedente del territorio abdominal por lo cual muchas sustancias llegan al resto del organismo en cantidades muy superiores a las normales con múltiples consecuencias nocivas.

    En las personas con cirrosis existen dos etapas: una inicial (cirrosis compensada) y otra avanzada (cirrosis descompensada).
    En la fase inicial el paciente puede estar asintomático y hacer vida normal. De hecho, hay personas que tienen cirrosis y lo desconocen. Algunos pacientes pasan de esta situación a tener una complicación aguda muy grave que puede comprometer su vida. En otros casos la enfermedad progresa hasta llegar a la fase avanzada en la cual aparece el cuadro florido de la cirrosis, la calidad de vida disminuye y el riesgo de muerte crece. Más del 50% de estos enfermos fallecen en un lapso de 5 años si no reciben un trasplante hepático o se instaura un tratamiento frene la evolución (por ejemplo abandono del alcohol o tratamiento antiviral, según la causa). El diagnóstico se hace por combinación de hallazgos clínicos, analíticos y de imagen y/o por la realización de una biopsia hepática. Una persona puede enterarse de padecer cirrosis por:

    • Hallazgo imprevisto: por alteración de los análisis del hígado o hallazgos anormales en ecografía o escáner en consultas por otro motivo.
    • Por estudio familiar tras identificar una enfermedad hepática hereditaria. Por ejemplo, una hemocromatosis.
    • En el seguimiento de hepatopatías progresivas conocidas. Por ejemplo, hepatitis crónica C.
    • Por síntomas iniciales inespecíficos. Por ejemplo, cansancio o hinchazón de tobillos.
    • Por complicaciones graves. Por ejemplo, una hemorragia digestiva por rotura de varices o encefalopatía hepática.

    Las manifestaciones clínicas más importantes de la cirrosis avanzada son las siguientes:

    • Deterioro del estado general: cansancio, falta de apetito y desnutrición con pérdida de masa y fuerza muscular.
    • Color amarillento de la piel (ictericia), aparición de dilataciones vasculares en la piel sobre todo de la cara, tronco y extremidades superiores y facilidad para tener hematomas con golpes mínimos y hemorragias gingivales. A veces se observan venas muy marcadas en la pared del abdomen.
    • Distensión del abdomen por acúmulo de líquido (ascitis) e hinchazón de tobillos y piernas por edemas. El síndrome hepato-renal y la peritonitis bacteriana espontánea pueden aparecer sólo si hay ascitis y el pronóstico es muy grave.
    • Hemorragias digestivas por rotura de varices esofágicas o gástricas, que son muy graves.
    • Alteraciones de la función cerebral con cambios sutiles (mayor torpeza, lentitud de pensamiento) o manifiestas como desorientación alteración de la conducta, somnolencia o incluso coma (encefalopatía hepática).

    La cirrosis predispone al cáncer de hígado y más del 90% de los hepatocarcinomas aparecen en hígados cirróticos. Por eso los pacientes con cirrosis deben ser vigilados ya que el diagnóstico precoz de estos tumores permite tratamientos curativos.

    Los consejos generales con respecto a las enfermedades hepáticas crónicas son los siguientes:

    • Una persona con enfermedad hepática no debe consumir alcohol. Una persona sana no debe consumir alcohol en cantidades excesivas (60 gramos/día para varones y 30 gramos/día para mujeres sería la cantidad máxima). De modo orientativo, un litro de cerveza tiene unos 40 gramos de alcohol, un litro de vino unos 115 y un litro de whisky o bebida similar unos 320.
    • Seguir las indicaciones con respecto a la vacuna contra el virus B que indique el médico (ya se vacunan todos los niños y en adultos depende del riesgo).
    • Evitar automedicación, especialmente si se tiene una enfermedad hepática.
    • Incluir análisis básicos de hígado (transaminasas, fosfatasa alcalina y gamma-GT) cuando se hagan análisis por otro motivo.
    • Comunicar al médico habitual la existencia de familiares con hepatopatías
    • Si una persona tiene cualquier enfermedad hepática o alteraciones de los análisis del hígado, seguir el programa de revisiones que sus médicos aconsejen.

    Si una persona tienen una cirrosis debe ser seguida un mínimo de 2 ó 3 veces al año por sus médicos para prevenir complicaciones, darle el tratamiento adecuado y, en su caso, valorar la posibilidad de realizar un trasplante hepático. Las medidas de prevención y tratamiento de las complicaciones de la cirrosis son complejas y deben ser siempre indicadas por sus médicos. La Cirrosis es la forma como se nombra a la fase más avanzada de daño al hígado, que se caracteriza por una disminución de la elasticidad del mismo, secundario a uno o más factores lesivos como pueden ser infecciones virales (virus hepatitis B, virus hepatitis C), enfermedades autoinmunes, tóxicos como el alcohol, acumulación de grasa o problemas metabólicos, entre otros.

    ¿Qué síntomas puede presentar? La Cirrosis hepática puede ser asintomática al inicio, si el hígado se encuentra en una fase compensada. Sin embargo, el hígado se puede descompensar ya sea por la evolución natural o por alguna infección o daño intercurrente. Los síntomas de descompensación hepática pueden ser:

    • Aumento del perímetro abdominal por acumulación de líquido, así como hinchazón de piernas.
    • Problemas para respirar en caso de que se acumule líquido en el tórax.
    • Aumento del tamaño de los vasos sanguíneos ubicados en el esófago que en caso de ruptura pueden ocasionar un sangrado profuso.
    • Debilidad general.
    • Cambio del ritmo natural del sueño con insomnio nocturno y somnolencia diurna.
    • Coloración amarillenta de la parte blanca de los ojos o de la piel.
    • Presencia de moretones o sangrado espontáneo de encías o nariz.
    • Desorientación, confusión o incluso coma en fases más avanzadas. A través de análisis sanguíneos donde se objetiven alteraciones que sugieran a su médico una afectación hepática. Se deberán solicitar las pruebas pertinentes para realizar el diagnóstico de la(s) causa(s) que conlleven a la afectación del hígado.

    A través de las pruebas de imagen como la Ecografía abdominal (US), Resonancia magnética (RM) o Tomografía axial computarizada (TAC) se pueden objetivar alteraciones de la superficie o del tamaño del hígado, aumento del tamaño del bazo, aumento de la presión de los vasos sanguíneos venosos o líquido dentro del abdomen (ascitis). La Elastografía de transición hepática (FibroScan CAP ®)) es una técnica no invasiva que permite valorar la elasticidad hepática y la cantidad de grasa acumulada en el hígado. Nos proporciona importante información del grado de fibrosis a nivel del hígado.

    La Biopsia hepática puede ser necesaria en algunos casos. Consiste en la toma de una muestra con una aguja de una pequeña porción del hígado. Esa muestra es revisada al microscopio y nos da información de la causa y el grado de daño. El pronóstico depende de varios factores, como serían la causa(s) de la cirrosis hepática, del tiempo de evolución y de si se presentan complicaciones inherentes a la misma o por otras enfermedades coexistentes, siendo la más determinante el hecho de presentar descompensaciones.

    Al presentar una cirrosis hepática aumenta el riesgo para el desarrollo de un tumor hepático (hepatocarcinoma), por lo cual su médico le realizará estudios y controles (Ecografía, RM, TAC) para el diagnóstico temprano del mismo. No existe ningún tratamiento que consiga curar propiamente la cirrosis, por lo que el tratamiento irá dirigido principalmente contra la causa inicial de la afectación del hígado para evitar la progresión o incluso en algunos casos para producir una regresión del daño. Otra parte del tratamiento se dirige para evitar o tratar las complicaciones cuando la enfermedad está ya evolucionada como serían la infección del líquido abdominal, encefalopatía hepática (confusión, desorientación o coma) o ruptura de varices esofágicas (hemorragia digestiva).
    El tratamiento de rescate para pacientes con daño hepático avanzado (insuficiencia hepática) y cumplan los criterios es el trasplante hepático.

    Descriptores DeCS: CIRROSIS HEPÁTICA/diagnóstico; VIRUS DE LA HEPATITIS SIMILAR AC. En la historia natural de la infección por el virus de la hepatits C (VHC) se reconoce el desarrollo de la cirrosis hepática (CH) y la aparición del carcinoma hepatocelular (CHC) como eventos tardíos. 1 Aún en estas fases la enfermedad tiene muy poca expresividad clínica hasta que aparecen los síntomas y signos característicos de la hipertensión portal y la encefalopatía hepática. 2 La cirrosis se desarrolla en cerca del 20 % de los pacientes de 10 a 20 a, después de haber adquirido la infección. 3 Por su parte, la aparición del carcinoma ocurre en el 1 a 4 % de los casos. 4

    El tratamiento con interferón alfa en estos pacientes ha resultado ser un tema controversial. Muchos autores consideran a la cirrosis como un estadío final de la enfermedad, por lo que se oponen a una intervención terapéutica ante las pocas posibilidades de alcanzar una respuesta bioquímica sostenida. Los que se encuentran a favor del tratamiento sostienen los beneficios de reducir la actividad necroinflamatoria y en detener el deterioro funcional e histológico del hígado. Un panel de expertos del Instituto Nacional de Salud de los Estados Unidos 5 ha recomendado imponer tratamiento teniendo en cuenta situaciones clínicas definidas. Este trabajo tiene como objetivo presentar los resultados preliminares de la primera experiencia de los autores en la administración de interferón alfa a 2 enfermos con diagnóstico de cirrosis producida por el virus de la hepatitis C.

    Paciente 2: Sexo masculino, 45 a de edad, marinero, bebedor habitual, sin antecedentes de exposiciones parenterales declaradas. Presenta episodio de ascitis que cedió al tratamiento con diuréticos. El diagnóstico de cirrosis en ambos se estableció por el aspecto laparoscópico del hígado. 6 La presencia de hipertensión portal se determinó por ecografía, laparoscopia y endoscopia alta. El paciente 2 tenía várices esofágicas grado II según clasificación de Paquet. 7

    Para detectar los anticuerpos contra el virus VHC se empleó un sistema ELISA desarrollado en el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología de Cuba 8 (Bio- -Screen anti-HVC, Heber Biotec, La Habana, Cuba). De acuerdo con los hallazgos clínicos y de laboratorio, ambos pacientes fueron incluidos en el grupo A de la clasificación de Child-Pugs.

    Se indicó tratamiento con interferón alfa 2b recombinante (Heberón alfa R, Heber Biotec, La Habana, Cuba). Los esquemas empleados fueron los siguientes: primer paciente: 5 x 10 6 UI por vía intramuscular (im), 3 veces por semana durante 12 meses. El segundo paciente recibió 3 x 10 6 UI, por vía im, 3 veces por semana por 12 meses. Se realizaron determinaciones mensuales de aminotrans-ferasas, hemograma, leucograma y conteo de plaquetas para evidenciar los efectos secundarios del interferón. En el enfermo tratado con 3 MU de interferón alfa se produjo normalización de las cifras de ALAT durante los 9 meses. Sin embargo, éstas volvieron a elevarse una vez finalizado el esquema de tratamiento, y mantuvo un carácter fluctuante como ocurría antes de recibir la terapéutica. Los parámetros hematológicos evaluados no sufrieron modificaciones significativas.

    tramadol precio españa

    • El tratamiento para la dependencia del alcohol. Las personas con cirrosis causada por el abuso del alcohol tiene que dejar de beber. Si se detiene el consumo de alcohol es difícil, el médico puede recomendar un programa de tratamiento para la adicción al alcohol.
    • La pérdida de peso. Las personas con cirrosis causada por la enfermedad de hígado graso no alcohólico necesita perder peso y controlar los niveles de azúcar en la sangre.
    • Medicamentos para el control de la hepatitis. Los medicamentos pueden controlar el daño a las células del hígado causado por la hepatitis B o C.
    • Los medicamentos para controlar otras causas y síntomas de la cirrosis.medicamentos pueden retardar la progresión de ciertos tipos de cirrosis hepática. Por ejemplo, las personas con cirrosis biliar primaria que se diagnostica y se trata a tiempo nunca pueden experimentar síntomas.

    Otros medicamentos pueden aliviar los síntomas como el picor, la fatiga y el dolor. Los suplementos alimenticios pueden ser prescritos para contrarrestar la desnutrición asociada a la cirrosis y prevenir la osteoporosis (huesos débiles). El tratamiento de las complicaciones de la cirrosis
    Su médico trabajará para tratar las complicaciones de la cirrosis, entre ellos:

    • El exceso de líquido en el cuerpo. edema o ascitis se puede manejar con una dieta baja en sodio y medicamentos para prevenir la acumulación de líquido en el cuerpo.Acumulación de líquido más graves pueden requerir procedimientos para drenar el líquido o cirugía para aliviar la presión.
    • El aumento de la presión arterial. Medicamentos para la presión arterial pueden controlar la hipertensión portal y prevenir el sangrado severo. Si usted desarrolla varices, usted puede necesitar un procedimiento (ligadura) para detener la hemorragia y medicamentos para ayudar a prevenir el sangrado futuro. En los casos graves, un pequeño tubo (stent) se puede colocar en las venas para reducir la presión sanguínea en el hígado.
    • Infecciones. Puede recibir antibióticos u otros tratamientos para las infecciones. Su médico también es probable que recomiende la vacunación de la gripe, la neumonía y la hepatitis.
    • El aumento de riesgo de cáncer de hígado. Su médico podría recomendar pruebas de sangre periódicas y pruebas de ultrasonido para buscar signos de cáncer de hígado.
    • La encefalopatía hepática. Los medicamentos pueden ser recetados para ayudar a reducir la acumulación de toxinas en la sangre debido a la mala función hepática.

    La cirugía de trasplante de hígado
    en casos avanzados de cirrosis, cuando el hígado deja de funcionar, un transplante de hígado puede ser la única opción de tratamiento. Un trasplante de hígado es un procedimiento para reemplazar el hígado con un hígado sano de un donante fallecido o de una parte de un hígado de un donante vivo. La cirrosis es la razón más común para un trasplante de hígado.

    Se necesita pruebas exhaustivas antes de un trasplante de hígado para garantizar que un candidato está en buena salud suficiente para tener la operación de trasplante. Además, los centros de trasplante suelen requerir un periodo de abstinencia de alcohol, a menudo, al menos, seis meses antes del trasplante para las personas con enfermedad hepática relacionada con el alcohol. Si usted tiene cirrosis, tome precauciones para limitar el daño hepático adicional:

    • No beba alcohol. Ya sea que su cirrosis fue causada por el uso crónico de alcohol u otra enfermedad, evitar el alcohol. El consumo de alcohol puede causar daño hepático adicional.
    • Consuma una dieta baja en sodio. exceso de sal puede hacer que su cuerpo retenga líquidos, el empeoramiento de la hinchazón en el abdomen y las piernas. Use hierbas para sazonar los alimentos, en lugar de sal. Elija alimentos preparados con bajo contenido de sodio.
    • Coma una dieta saludable. Las personas con cirrosis pueden experimentar la desnutrición. Lucha contra esto con una dieta saludable a base de plantas que incluye una variedad de frutas y verduras. Elija proteínas magras, como las legumbres, pollo o pescado. Evite los mariscos crudos.
    • Evite infecciones. cirrosis hace más difícil para que usted pueda combatir las infecciones. Protéjase evitando las personas que están enfermas y lavarse las manos con frecuencia. Vacúnese contra la hepatitis A y B, influenza y neumonía.
    • Usar medicamentos de venta libre con cuidado. cirrosis hace que sea más difícil para su hígado a procesar las drogas. Por esta razón, pregunte a su médico antes de tomar cualquier medicamento, incluyendo medicamentos de venta libre. Evite fármacos como la aspirina y el ibuprofeno (Advil, Motrin IB). Si tiene daños en el hígado, el médico puede recomendar acetaminofeno (Tylenol, otros) en dosis bajas para el alivio del dolor.

    Varias de las medicinas alternativas, especialmente la leche de cardo (silimarina) y raíz de regaliz (glicirricina) se han utilizado para el tratamiento de enfermedades hepáticas. No hay suficiente evidencia de beneficio a partir de ensayos en pacientes para recomendar el uso de estos u otros productos a base de hierbas para el tratamiento de la cirrosis hepática.Hable con su médico si usted está interesado en probar la medicina alternativa para ayudar a hacer frente a la cirrosis.

    Reduzca su riesgo de cirrosis en el cuidado de su hígado:

    • Beber alcohol con moderación, en todo caso. Si usted decide beber alcohol, hágalo con moderación. Para los adultos sanos, lo que significa hasta un trago por día para mujeres de todas las edades y hombres mayores de 65 años, y un máximo de dos bebidas al día para los hombres de 65 años o menos.
    • Lleve una dieta saludable. Elija una dieta basada en plantas que está lleno de frutas y verduras. Elija granos enteros y fuentes de proteína magra. Reducir la cantidad de alimentos grasos y fritos que consume.
    • Mantenga un peso saludable. Una cantidad excesiva de grasa en el cuerpo puede dañar su hígado. Hable con su médico acerca de un plan para bajar de peso si usted es obeso o tiene sobrepeso.
    • Reduzca su riesgo de hepatitis. Compartir agujas y tener relaciones sexuales sin protección puede aumentar el riesgo de hepatitis B y C. Pregúntele a su médico acerca de las vacunas contra la hepatitis.

    Si usted está preocupado por el riesgo de la cirrosis del hígado, hable con su médico acerca de las maneras que usted puede reducir su riesgo. La cirrosis del hígado está causada por la cicatrización progresiva como resultado de la enfermedad del hígado u otras afecciones tales como la hepatitis crónica o el abuso de alcohol.

    Su médico podría realizar una CPRM u otros exámenes abdominales por imágenes utilizando TAC, ultrasonido o RMN para ayudar a diagnosticar su condición. Para confirmar el diagnóstico se puede realizar una biopsia, exámenes de la función hepática o una cirugía. A pesar de que no existe una cura para la cirrosis, su médico podría tratar sus síntomas mediante la recomendación de cambios en el estilo de vida, medicamentos, desvío portosistémico intrahepático transyugular (DPIT) o cirugía de transplante.

    La cirrosis de hígado es una enfermedad debida a la cicatrización progresiva del hígado causada por diversas enfermedades del hígado y otras condiciones tales como la hepatitis crónica, la enfermedad biliar, la fibrosis quística y el abuso del alcohol. La cicatrización causada por estas enfermedades disminuye la circulación sanguínea en el hígado y reduce la capacidad del hígado para producir proteínas esenciales, nutrientes y hormonas, y para procesar toxinas. La cirrosis causa cambios que incluyen la obstrucción del flujo de sangre hacia el hígado, llamada hipertensión portal, que puede resultar en un bazo agrandado, ascitis y várices y puede causar sangrado gastrointestinal (GI). El daño causado al hígado por la cirrosis es irreversible, y las etapas avanzadas puede ser fatales. Por lo general, los síntomas de la cirrosis no son detectables hasta que el daño en el hígado se encuentra en una fase avanzada. Los síntomas pueden incluir:

    • Náuseas
    • Pérdida del apetito
    • Pérdida de peso
    • Fiebre
    • Sangre en las heces
    • Ictericia
    • Picazón en la piel
    • Fatiga
    • Aparición fácil de moretones
    • Hinchazón abdominal

    Si su médico sospecha que usted tiene cirrosis, se pueden realizar uno o más de los siguientes exámenes por imágenes:

    • Tomografía computada del abdomen (TC): este procedimiento combina un equipo especial de rayos X con computadoras sofisticadas para producir múltiples imágenes o fotografías digitales del hígado. Puede ayudar a determinar la gravedad de la cirrosis como así también la de otras enfermedades del hígado. Consulte la página de Seguridad para más información acerca de TC.
    • Ultrasonido abdominal: el ultrasonido es un tipo de examen por imágenes que utiliza ondas sonoras para crear imágenes del interior del abdomen y/o la pelvis, incluyendo imágenes del hígado. El ultrasonido Doppler permite evaluar el flujo sanguíneo hacia, y desde el hígado.
    • Resonancia magnética nuclear del cuerpo (RMN): este examen por imágenes utiliza un potente campo magnético, pulsos de radiofrecuencia y una computadora para producir imágenes detalladas del hígado, permitiendo la evaluación del daño causado por varias enfermedades del hígado. Consulte la página de Seguridad para obtener más información acerca de la RMN.
    • Colangiopancreatografía por resonancia magnética (CPRM): la CPRM es un tipo especial de examen por RMN que puede evaluar anormalidades mediante la creación de imágenes detalladas de los ductos que envuelven al hígado y a la vesícula biliar, comúnmente conocidos como sistema biliar que se encuentra dentro del hígado.
    • Biopsia: Biopsia: parte del tejido del hígado puede ser muestreado y examinado en el laboratorio para analizar los daños.
    • Exámenes de la función hepática: este examen consiste en analizar la sangre para detectar unas enzimas particulares que indican la presencia de daño en el hígado.
    • Cirugía: la cirrosis puede ser diagnosticada durante la cirugía abierta, cuando el médico puede visualizar todo el hígado. Esto normalmente no es necesario para realizar el diagnóstico de cirrosis.

    Si bien no existe una cura para la cirrosis, su médico puede recomendar varios tratamientos para ayudar a reducir la velocidad de la cicatrización y aliviar los síntomas. En primer lugar, su médico puede intentar tratar la enfermedad subyacente, que es la causa de la cirrosis, a través de medicamentos, la pérdida de peso o programas de tratamiento para el alcoholismo. Para tratar los síntomas de la cirrosis misma, su médico le puede recomendar:

    • Cambios en el estilo de vida: cambios en la dieta, tales como poco sodio o una dieta a base de vegetales y el abandono del consumo de alcohol.
    • Se pueden prescribir medicamentos como los antibióticos para evitar infecciones, como así también vacunas contra la hepatitis viral, la neumonía y la gripe, que lo ayudarán a evitar posibles enfermedades que podrían causar infecciones. Su médico también le puede prescribir medicamentos para ayudar a reducir las toxinas en la sangre.
    • Desvío portosistémico intrahepático transyugular (TIPS): TIPS es un procedimiento para tratar la hipertensión portal debida a la cirrosis. Un radiólogo de intervención utiliza una técnica de toma de imágenes llamada fluoroscopia para colocar un pequeño tubo (stent) para así proporcionar un canal abierto para que la sangre fluya libremente de ida y de vuelta a través del hígado.
    • Cirugía: en casos muy graves, es posible que se requiera de un transplante de hígado. En un trasplante de hígado se sustituye el hígado dañado con uno sano, proveniente de un donante.

    La cirrosis es una condición muy seria que causa graves daños en el hígado. Si no sabes bien de qué se trata, acá te contamos. El hígado es un órgano vital y debes estar alerta ante esta enfermedad reduciendo los riesgos de que se desarrolle. ¡Cuida a tu hígado! Es crucial para la vida.

    Por alguna razón, se habla con más frecuencia de la cirrosis en los hombres. Tal vez porque una de sus principales causas es el alcoholismo, y son los hombres quienes tienden a usar más el alcohol para tratar de buscar la salida a sus problemas. El beber de vez cuando no tiene consecuencias graves, pero si su abuso crónico le causa graves daños al cuerpo — sobre todo al hígado. ¿Y qué órgano es el encargado de desintoxicar al cuerpo? El hígado. ¿Y qué pasa cuando el hígado sufre daños graves? Desarrolla cirrosis. En la cirrosis el hígado va formando tejido fibroso hasta que las células originales se ven reemplazadas por cicatrices, ya no pueden funcionar. El hígado, por si no lo sabes, es un órgano grande que se localiza en la parte superior derecha de tu abdomen. Pero no está ahí de adorno. Es más, cumple varias funciones muy importantes que nos mantienen vivos, como las siguientes:

    • Produce sustancias como la bilis que ayudan a digerir los alimentos y a que se formen coágulos para detener los sangrados.
    • Actúa como filtro de la sangre.
    • Almacena vitaminas y minerales.
    • Controla la cantidad de proteínas, azúcares y grasas que circulan en el torrente sanguíneo.
    • Metaboliza el alcohol y las drogas.

    Cuando el hígado sufre daños leves (cirrosis leve) puede cicatrizar y repararse para poder seguir cumpliendo con su papel en el organismo. Pero si se sigue dañando, se generan más cicatrices que eventualmente hacen que el hígado no pueda funcionar. El abuso del alcohol es una de las principales causas de la cirrosis. La cirrosis por causa del alcohol se desarrolla por lo general luego de diez años de beber mucho regularmente. ¿Qué es beber mucho? Simple: en el caso de los hombres, 5 o más bebidas al día. En el de las mujeres, 3 o más bebidas alcohólicas al día. Y aunque esta es la causa más común de la cirrosis, no es la única. Hay otros factores y condiciones que pueden causarle daño al hígado. Entre ellos están:

    • Hepatitis B y Hepatitis C.
    • Grasa que se acumula en el hígado como consecuencia del colesterol alto, la obesidad o la diabetes.
    • Fibrosis quística (una enfermedad hereditaria que provoca la acumulación de mucosidad en los pulmones y el tubo digestivo).
    • Enfermedades auto inmunes, específicamente hepatitis auto inmune que sucede cuando el sistema inmunológico del cuerpo ataca al hígado.
    • Por destrucción de los conductos biliares (cirrosis biliar primaria).
    • Por endurecimiento de los conductos biliares (colangitis esclerosante primaria).
    • Por malformación de los conductos biliares (atresia biliar).
    • Por parásitos.
    • Incapacidad para procesar el azúcar presente en la leche (galactosemia)
    • Acumulación de hierro en el cuerpo (hemocromatosis).
    • Acumulación de cobre (enfermedad de Wilson).
    • Exposición a venenos como el arsénico.

    Para que estés alerta en cuanto a la cirrosis, presta atención a los síntomas:

    • Cansancio y debilidad extrema
    • Hemorragias nasales y aparición de moretones en la piel con facilidad
    • Dolor y acumulación de líquido en el abdomen
    • Pérdida de apetito, puede haber náusea
    • Coloración amarillenta de la piel
    • Retención de líquidos (hinchazón) en las piernas (edema)

    El tratamiento para la cirrosis varía dependiendo de la causa. Si es causada por el alcohol, la solución obvia es dejar de tomar. Si se trata de cirrosis causada por hepatitis, hay medicamentos para controlar el daño. Cuando existen complicaciones como hinchazón en las piernas y el abdomen, el médico te recomendará una dieta baja en sodio. Si la hinchazón es demasiado severa, quizá se necesite drenaje o cirugía para aliviar la presión. Cuando el daño del hígado es tan severo que deja de funcionar, se recurre el trasplante de hígado. Esto quiere decir que te sacan tu hígado y lo reemplazan con el de alguna persona que haya fallecido y lo haya donado; o con partes del tejido del hígado de alguien que aún vive. Esta opción sin embargo es complicada porque es costosa y hay que encontrar donantes, lo cual no siempre es una tarea fácil. ¿Qué puedes hacer para prevenir la cirrosis? Hay varias cosas que están a tu alcance y tienen que ver con tu estilo de vida.

    • No bebas alcohol o hazlo en moderación
    • Lleva una dieta rica en vegetales y frutas
    • Mantén un peso sano
    • Evita la exposición a sustancias químicas tóxicas
    • Reduce tu riesgo de hepatitis teniendo sexo seguro y evitando compartir agujas. Pregúntale a tu doctor acerca de la vacuna contra la hepatitis B.

    Habla con tu médico si tienes otras dudas al respecto. La cirrosis es una enfermedad grave, y afecta un órgano que es vital. Toma las medidas necesarias para prevenir que tu hígado se dañe. No podrás vivir sin él.

    La cirrosis del hígado está causada por la cicatrización progresiva como resultado de la enfermedad del hígado u otras afecciones tales como la hepatitis crónica o el abuso de alcohol. Su médico podría realizar una CPRM u otros exámenes abdominales por imágenes utilizando TAC, ultrasonido o RMN para ayudar a diagnosticar su condición. Para confirmar el diagnóstico se puede realizar una biopsia, exámenes de la función hepática o una cirugía.

    A pesar de que no existe una cura para la cirrosis, su médico podría tratar sus síntomas mediante la recomendación de cambios en el estilo de vida, medicamentos, desvío portosistémico intrahepático transyugular (DPIT) o cirugía de transplante. La cirrosis de hígado es una enfermedad debida a la cicatrización progresiva del hígado causada por diversas enfermedades del hígado y otras condiciones tales como la hepatitis crónica, la enfermedad biliar, la fibrosis quística y el abuso del alcohol. La cicatrización causada por estas enfermedades disminuye la circulación sanguínea en el hígado y reduce la capacidad del hígado para producir proteínas esenciales, nutrientes y hormonas, y para procesar toxinas. La cirrosis causa cambios que incluyen la obstrucción del flujo de sangre hacia el hígado, llamada hipertensión portal, que puede resultar en un bazo agrandado, ascitis y várices y puede causar sangrado gastrointestinal (GI). El daño causado al hígado por la cirrosis es irreversible, y las etapas avanzadas puede ser fatales.

    calculos de enfermagem decadron