La vitamina D también se denomina calciferol, y recibe este nombre porque contribuye a la absorción del calcio y el fósforo. Estas propiedades absorbentes hacen que esta vitamina sea muy necesaria para los niños en edad de crecimiento, por lo que se venden leches y productos alimenticios reforzados. No obstante, la vitamina D se forma automáticamente en la piel por la exposición solar. Algunos alimentos ricos en Vitamina D son las sardinas, el atún, margarina, huevos y quesos altos en grasa.

La vitamina E, o tocoferol, cumple funciones relacionadas con la producción de glóbulos rojos y formación de tejidos musculares. Asimismo, se considera que una de sus funciones principales es la producción de hormonas masculinas y permitir la maduración de espermatozoides y óvulos, por lo que esta vitamina se relaciona con el favorecimiento de la fertilidad. También tiene acción antioxidante, lo que ayuda a la regeneración de los tejidos y evita el envejecimiento celular, por lo que también suele utilizarse para tratamientos estéticos. Algunos alimentos ricos en vitamina E son el aceite de girasol, de maíz y soja, los frutos secos, el coco, la manteca y otros alimentos grasos.

La vitamina K o antihemorrágica recibe esta denominación porque su función es contribuir a la coagulación sanguínea. La vitamina K suele estar siempre presente en el organismo. Sus deficiencias suelen asociarse con problemas para la absorción de grasas. Algunos alimentos ricos en vitamina K son los vegetales de hoja verde, el hígado, aceite y yema de huevos.

La vitamina F no es una verdadera vitamina liposoluble, sino que se denomina de esta forma al conjunto de ácidos grasos esenciales que deben provenir de alimentos externos ya que no los produce el cuerpo automáticamente. Cumplen funciones estructurales de las membranas, se encargan del trasporte de oxígeno, de la coagulación y nutren las células dérmicas. Estos ácidos son los famosos Omega 3 y Omega 6, que también cumplen la función de dispersar el colesterol para que no se tapen venas y arterias. El exceso de vitaminas liposolubles es perjudicial para la salud, por lo que es necesario consultar la dosis apropiada según el historial médico propio y, más importante aún, no consumir suplementos dietarios sin consultar a un profesional de la salud con anterioridad.

Las vitaminas liposolubles se acumulan en tejidos grasos y en el hígado, por lo que una cantidad excesiva se convierte en una toxina para el organismo. Por ejemplo, el exceso de vitamina A puede producir alteraciones óseas o hemorragias en tejidos y el exceso de vitamina E produce trastornos metabólicos. Asimismo, se sabe que la hipervitaminosis D, enfermedad que conlleva pérdida de apetito, trastornos digestivos, vómitos y estreñimiento, se da a causa de exceso vitamínico. El hígado en uno de los principales órganos del cuerpo, el cual se encuentra en la parte superior derecha del abdomen y se divide en derecho e izquierdo. Está compuesto por hepatocitos y tiene las funciones de procesar nutrientes que se absorben en el intestino, eliminar las sustancias tóxicas de la sangre, producir bilis para digerir los alimentos y crear proteínas que ayudan al proceso de coagulación.

La enfermedad hepática puede ser benigna, como es la presencia de quistes hepáticos o hemangiomas, cuyo tratamiento dependerá del tamaño de la lesión, de la localización y los síntomas que provoque, o maligna, como las lesiones provocadas por metástasis de cánceres de otros órganos o cánceres primarios del propio hígado como el carcinoma hepatocelular. En algunos casos, los tumores del hígado aparecen sobre pacientes que ya han sufrido una enfermedad hepática, como cirrosis o hepatitis B o C. Por esto, es fundamental el seguimiento de los pacientes con estos antecedentes para la detección precoz de posibles cánceres.

  • Carcinoma hepatocelular. Es el más frecuente, sobre todo en hombres de entre 60 y 70 años. Suele originarse sobre hígados que han sufrido o sufren una enfermedad.
  • Colangiocarcinoma intrahepatico. Se produce en los conductos biliares que atraviesan el hígado y es el segundo más frecuente, también sobre hígados ya enfermos por hepatitis B o C, colangitis esclerosante primaria o NASH.
  • Carcinoma fibrolamelar: es más frecuente en gente joven de entre 20 y 30 años, tanto en hombres como en mujeres, y es menos agresivo que el carcinoma hepatocelular.

Existen una serie de enfermedades o factores relacionados con el desarrollo de enfermedad en el hígado:

  • Hepatitis B o C. Los pacientes en los que esta infección es crónica presentan predisposición a canceres primarios en el hígado
  • Cirrosis causada por el exceso de alcohol
  • Hígado graso no alcohólico (o Esteatohepatitis no alcohólica), que se da en gente con sobrepeso, obesidad, diabetes tipo II o síndrome metabólico
  • Hemocromatosis: enfermedad hereditaria que provoca una acumulación excesiva e incorrecta del hierro en los órganos por un mal metabolismo del hierro
  • Ingesta de arsénico, presente en el agua o en productos químicos como algunos materiales plásticos

Los problemas de hígado suelen ser asintomáticos, pero cuando se producen síntomas suelen ser dolor abdominal, cansancio, náuseas, fiebre, pérdida de peso, falta de apetito o ictericia (coloración amarillenta de la piel).

Las enfermedades benignas del hígado en muchos casos se detectan casualmente al realizar una revisión por algún otro motivo. Por otro lado, en los pacientes con factores de riesgo se recomienda realizar una ecografía periódicamente para detectar lesiones benignas y malignas. Para confirmar el diagnóstico la mejor opción es realizar entonces una biopsia hepática guiada por ecografía, TAC, o mediante cirugía laparoscópica. En el estudio inicial se realizará una analítica: ésta servirá para observar la función hepática a través de la bilirrubina y las alteraciones en la coagulación. Además, permitirá solicitar marcadores tumorales como la alfa fetoproteina, relacionada con el carcinoma hepatocelular.

Cuando se sospecha de que pueda haber una enfermedad hepática, se recomienda realizar un TAC o tomografía computerizada o una resonancia magnética (RMN) para localizar las lesiones, su tamaño y su relación con otros tejidos y órganos. Así, se podrá elegir el tratamiento más adecuado. Un seguimiento por parte de un especialista es imprescindible en todos los pacientes que tuvieron cáncer de hígado.

Para un seguimiento efectivo, es preciso un trabajo coordinado multidisciplinar, donde los diferentes especialistas combinen estudios de laboratorio, con el estudio de la función hepática y coagulación, y pruebas de imagen como las ecografías o resonancias magnéticas. En IQL trabajan en esa tarea radiólogos altamente experimentados, puesto que el haber realizado tratamientos previos sobre el hígado dificulta la evaluación de las pruebas. La finalidad es la detección precoz en caso de aparecer nuevas enfermedades o repetición de las previas. Las enfermedades benignas sólo se trataran en caso de gran tamaño, hemorragias o en caso que el paciente sienta un intenso dolor abdominal, dado que la mayoría de ellas presentan un riesgo muy escaso de malignizar, que se podrá controlar con seguimiento.

La posibilidad de tratamiento quirúrgico viene determinada por el tipo de lesión, su situación en el hígado y su relación con los vasos. El equipo especializado de IQL, con alta experiencia en cirugía del hígado, valoraran cada caso a nivel individual para ofrecer la mejor combinación de tratamiento, tanto con cirugía como con quimioterapia o radiología intervencionista si fuera necesario. Según el tipo de lesión y su localización, los pacientes podrán beneficiarse de técnicas mínimamente invasivas como la laparoscópica. Así, a través de pequeñas incisiones se puede extirpar la lesión en el hígado, reduciendo la hemorragia y mejorando el dolor postoperatorio, con una más rápida reincorporación a la rutina diaria del paciente.

En ocasiones la complejidad de la enfermedad o las condiciones del paciente no permiten utilizar la laparoscópica. En estos casos deberá llevarse a cabo la cirugía abierta a través de una incisión en el abdomen por debajo de las costillas. En cirugía hepática o del hígado, el paciente normalmente saldrá de quirófano con drenajes permiten a los cirujanos descartar hemorragias, infecciones o fugas de bilis. Así, permanecerá ingresado en la unidad de cuidados intensivos (UCI), al menos las primeras 24-48h.

En algunos casos, la localización o el tipo de lesión del hígado hacen imposible su resección. En estos casos, se puede utilizar radiología intervencionista, mediante la cual se realizaran punciones percutáneas de dichas lesiones para realizar radiofrecuencia o microondas y conseguir un control local de la enfermedad, que puede permanecer estable durante un largo tiempo. En el Instituto Quirúrgico Lacy IQL los pacientes son evaluados por un equipo multidisciplinario conformado por cirujanos, oncólogos médicos y radioterápicos, radiólogos y patólogos

que permitirán tomar la decisión más acertada de forma individualizada. Las vitaminas son sustancias orgánicas muy importantes para el funcionamiento correcto del cuerpo y para que podamos sentirnos sanos y animados.

Las vitaminas liposolubles son muy importantes ya que están involucradas en funciones corporales básicas del organismo y del sistema nervioso. Las vitaminas liposolubles se disuelven en aceites y grasas. A diferencia de las hidrosolubles, las liposolubles se almacenan en tejidos adiposos del cuerpo y en el hígado, por lo que no es necesario un consumo diario de alimentos ricos en vitaminas liposolubles.

Un cuadro comparativo entre vitaminas liposolubles e hidrosolubles nos muestra que las primeras son menos variadas, ya que se trata de cuatro vitaminas reales y una falsa, mientras que hidrosolubles son nueve. Asimismo, las hidrosolubles al disolverse en agua se pierden rápidamente en la cocción y se eliminan por la orina, mientras que las liposolubles se acumulan en el organismo como reserva para los momentos en que no ingresan vitaminas nuevas. Las vitaminas liposolubles son las vitaminas A,D,E,K y F. Estas vitaminas ingresan al organismo a través de lanutrición y dietas equilibradas. Cuando estas sustancias, junto a otras vitaminas hidrosolubles y nutrientes, se encuentran en equilibrio, el cuerpo se halla preparado para combatir y prevenir múltiples enfermedades.

Cada una de las vitaminas liposolubles cumple funciones complementarias que permiten un funcionamiento correcto tanto físico como psíquico. La vitamina A, también denominada retinol, se encarga de la protección de la piel y de la visión. Además contribuye a la formación de enzimas del hígado y de la producción de hormonas. La vitamina A se suele dar en suplementos dietarios a personas que sufren infecciones respiratorias, problemas en la vista o en la piel gracias a sus propiedades reconstructivas.

sacan presos de la carcel para llevarlos a actos kirchneristas

validez y eficacia de los actos juridicos

ejemplos de los actos de habla directos

Hongos de la piel
Síntomas: Se rasca con frecuencia contra las perchas y está muy inquieto. Los hongos de la piel se encuentran bajo las plumas y en la región de la cabeza.
Causa: Infección por hongos
Tratamiento: Es conveniente acudir al veterinario, para que le recete un pomada, contra los hongos. Parálisis
Síntomas: El agapornis no puede moverse, puede ser parálisis total o parcial (que no pueda mover un ala o una patita)
Causa: Falta de vitaminas. La retención del huevo (en las hembras) también puede provocar una parálisis cuanto el huevo que tiene en el interior oprime un nervio. Tratamiento: Acudir al veterinario. Nos recetara un complejo vitamínico y que coma muchas frutas y verduras.

Retención del huevo
Síntomas: La hembra empuja con mucho esfuerzo e intenta poner un huevo se pasa la mayoría del tiempo dentro del nido. Se acurruca en el suelo agotada con las plumas ahuecadas. Respira con mucha dificultad, tiene el abdomen hinchado, y la cloaca está enrojecida y muy caliente.
Causas: El huevo no tiene cáscara, la tiene demasiado fina o muy áspera; también puede tratarse de un huevo demasiado grande. Alimentación errónea (adiposis, falta de vitaminas); falta de limpieza.
Tratamiento: Coja el pájaro en la mano, humedezca suavemente la cloaca con aceite de oliva y dele masajes con mucho cuidado el vientre en dirección hacia la cloaca. Si a pesar de todo no puede expulsar el huevo, hay que llevarlo al veterinario. La muda francesa es una enfermedad vírica. El síntoma más evidente es la pérdida de las timoneras (las plumas de la cola) y las remeras (las plumas largas de las alas) en agapornis jóvenes pocos días o semanas después de haber abandonado el nido. Algunos agapornis pierden todo el plumaje largo, rara vez incluso se ven afectadas las coberteras, es decir, el plumaje que recubre el cuerpo. Otros solo pierden algunas timoneras y/o remeras, pero la capacidad de vuelo casi siempre se ve seriamente afectada. Esto ha llevado a que los agapornis afectados también se llamen pichones corredoras o saltadores, su única forma de desplazarse.

ENFERMEDAD DE LAS VIAS AEREAS DEBIDA A OTROS POLVOS ORGANICOS ESPECIFICOS ULCERA CRONICA DE LA PIEL, NO CLASIFICADA EN OTRA PARTE

TUMOR MALIGNO DE LOS BRONQUIOS Y DEL PULMON AFECCIONES RESPIRATORIAS CRONICAS DEBIDAS A INHALACION DE GASES, HUMOS, VAPORES Y SUSTANCIAS QUIMICAS

NEFROPATIA INDUCIDA POR METALES PESADOS TUMOR MALIGNO DE LOS BRONQUIOS Y DEL PULMON

AFECCIONES INFLAMATORIAS DE LOS MAXILARES ENFERMEDAD TOXICA DEL HIGADO

NEFROPATIA TOXICA, NO CLASIFICADA EN OTRA PARTE DERMATITIS DE CONTACTO POR IRRITANTES

ULCERA CRONICA DE LA PIEL, NO CLASIFICADA EN OTRA PARTE DERMATITIS ALERGICA DE CONTACTO DEBIDA A METALES

TUMOR MALIGNO DE LOS BRONQUIOS Y DEL PULMON TUMOR MALIGNO DE LAS FOSAS NASALES Y DEL OIDO MEDIO

TUMOR MALIGNO DE LOS SENOS PARANASALES TRASTORNO ORGANICICO DE LA PERSONALIDAD Y DEL COMPORTAMIENTO NO ESPECIFICADO DEBIDO A ENFERMEDAD, LESION Y DISFUNCION CEREBRAL

OTROS TRASTORNOS ESPECIFICADOS DE LA NARIZ Y DE LOS SENOS PARANASALES ENFERMEDAD TOXICA DEL HIGADO

QUERATOSIS (QUERATODERMIA) PALMAR Y PLANTAR ADQUIRIDA POLINEUROPATIA DEBIDA A OTRO AGENTE TOXICO

TUMOR MALIGNO DE LOS BRONQUIOS Y DEL PULMON TUMOR MALIGNO DEL HIGADO Y DE LAS VIAS BILIARES INTRAHEPATICAS

OTROS TUMORES MALIGNOS DE LA PIEL TRASTORNO ORGANICICO DE LA PERSONALIDAD Y DEL COMPORTAMIENTO NO ESPECIFICADO DEBIDO A ENFERMEDAD, LESION Y DISFUNCION CEREBRAL

POLINEUROPATIA DEBIDA A OTRO AGENTE TOXICO NEFROPATIA INDUCIDA POR METALES PESADOS

POLINEUROPATIA DEBIDA A OTRO AGENTE TOXICO NEFROPATIA INDUCIDA POR METALES PESADOS

DERMATITIS DE CONTACTO POR IRRITANTES POLINEUROPATIA DEBIDA A OTRO AGENTE TOXICO

ENFERMEDAD ATEROSCLEROTICA DEL CORAZON ATEROSCLEROSIS DE LAS ARTERIAS DE LOS MIEMBROS

ATEROSCLEROSIS DE OTRAS ARTERIAS ENFERMEDAD RENAL HIPERTENSIVA SIN INSUFICIENCIA RENAL

DERMATITIS DE CONTACTO POR IRRITANTES ENFERMEDAD TOXICA DEL HIGADO

que son actos impuros segun la biblia

Si aún así quisieras algo más personalizado puedes tomar una asesoría donde tratamos tu caso y te atendemos personalmente, como comprenderás esta última tiene un costo por razones obvias. Te recomendamos ampliamente que te suscribas al boletín porque ahí, recibirás libros y cursos gratuitos, irás aprendiendo y resolviendo muchas de las dudas que te asaltan sobre la nutrición de tu querid@ compañer@:

Por lo que leo de los comentarios hay muchos schnauzer con este problema o similar el mio tbm es un schnauzer mini de tres años de edad…..gracias Es muy Exacto: carlos; también caí en que era el mejor; yo quise tener mi mascota sana y no empachado; gaste como si fuera para mis hijos jamás les mezquine.
Hoy mi mascota con dolores de estómago hasta fiebre levantó; hoy come arroz una dieta como menciona.
Lo felicito y agradezco por sacar comparaciones.

Muchas gracias por tus palabras. mil gracias por este articulo tan maravilloso,escrito con todo el amor por los animales.Si ud es tan amable de indicarnos una dieta casera para una perrita schnauzer de 7 años con hígado graso.agradezco su colaboración y muchas felicitaciones por esta pagina gracias

Buenas tardes tengo una perrita frest pooder tiene 14 años tiene hígado graso últimamente le han dado convulsiones eso puede dar por el hígado graso? Que dieta me puede recomendar. Le mandaron a dar el hills pero eso cuesta un dineral gracias por su ayuda. Para poder asesorarte, correctamente, necesitamos que respondas el siguiente cuestionario. Aquí tienes el link:

Hola Dr.
Tengo un Schnauzer de 10 años, hace poco se le hizo examenes de rutina y salio con la fosfatasa alcalina muy alta, le mandaron un tratamiento por un mes con Silimarina. Le estamos dando Taste the Wild de Salmon pero come muy poquito.
Por favor me aconseja que debo hacer. Para poder asesorarte correctamente, necesitamos que respondas el cuestionario de la zona de consulta de la wweb.
Aquí tienes el linK:

Hola doctor..
Quisiera comentarle mi caso
Pasa que tengo una perrita cocker de 8 años ella siempre a tenido problemas del higado, pero ayer fue muy grave ya que tubo 2 convulsiones muy fuertes yo vivo en bolivia y el veterinario solo nos receto epadil y unas tabletas para las convulsiones pero no veo mejoria alguna y esta muy mal quisiera saber que me recomienda para darle de comer y si puedo darle vitaminas para ayudar a que mejore..que puedo hacer cuando convulsione?? Y si le puedo dar glucosamin o suero de la vida
Muchas gracias espero su respuesta Para poder asesorarte correctamente, necesito que respondas el cuestionario que vas a encontrar en el siguiente link:

Envíamelo cuento antes, por favor Hola Dr, me gusta mucho su página y como nos brinda información gratuita a todos los que tenemos una mascota en casa.
Tengo una perrita pomeranian que tiene 10 años hace 2 meses se me enfermo de vómitos y diarrea y encontraron que tiene un problema en el higado, no quiere comer nada. Que me recomienda usted?
El veterinario me mando a darle pollo hervido con arroz pero ella no lo quiere comer,logro darle un poco poniéndolo todo en una licuadora y dándose lo con una geringuilla, pero casi es forzado.
Quisiera que me alludara Dr Carlos Alberto estoy desesperado viendo mi perrita deteriorándose por día, ahora esta en un tratamiento de una pastilla llamada Demosyl de 90 mg lleva tomándola una diaria hace 30 días y no veo mejoras siguen las diarreas y en ocasiones con poquitos de sangre.
Espero atentamente su respuesta.
Muchas gracias.

Para poder darte asesoría, escríbenos al siguiente mail: ayuda@nutricionistadeperros.com Maria Cristina Martin dice

Hola, soy Cristina Martín, de Argentina. Entiendo que usted está en Madrid. Tengo un niño canino de 17 años (tipo caniche) que le diagnosticaron encefalopatía hepática. Desde entonces estoy con dieta a base de germen de trigo (algo de verduras cocidas, arroz, batata, queso crema, yogourt, más silimarina y potasio), gracias a una veterinaria homeópata. Por supuesto que lo alimento yo, ya que por él comería pollo. Ya llevamos peleando más de 10 días. He notado una gran mejoría con esta dieta. Pero necesito sin duda poder refinar la dieta, ver qué vitaminas y minerales más necesita y en qué dosis. Si pudiese contactar con usted, sería muy bueno para mi niño. Puedo abonarle la consulta o retribuirle de la forma que disponga. Muchas gracias. Como ya has podido ver, la alimentación es clave para un enfermo hepático.
Para poder asesorarte nutricionalmente, contesta al cuestionario que podrás encontrar en el siguiente link:

Esta es nuestra forma de trabajar con este tipo de pacientes: Si tienes dudas, nos avisas.

Buen día. Tengo una Rothweiller de 9 años,
Siempre ha dormido muchísimo. Hicieron QS y sale un poco alterada en su hígado, le recetaron ID low fat x q está con sobrepeso actualmente come RD 3/4 de l tazón q dan en pro plan con un muslo y spa de brocoli, calabaza, zanahoria y chayote y x la noche un tazón de RD. Lo malo es q cuando yo como le doy ptobaditas (de pechuga, carne, jamón, queso) de lo q me sirvo. Agradezco sus comentarios y proporcióneme donde da consulta por favor Déjanos decirte que LOS PERROS NO COMEN PIENSO. ES GRAVE Y COMPLETAMENTE INSANO alimentar a un mamífero con base en bolas secas, altamente industrializadas y que sólo contienen un 10% de humedad, por lo que el animal está sometido a una deshidratación crónica. Menos aún, en un perro que tiene sobrepeso y que empieza a presentar problemas en el hígado.

La dieta natural es lo mejor que puedes darle (es más barata e infinitamente más sana), ya que los alimentos frescos y naturales contienen un 80% de agua (que es lo que los mamíferos han de tomar a través del alimento) y todos los nutrientes que el organismo de un perro necesita. Pero tiene que ser una dieta adecuada a su problema. Rellena el cuestionario que aparece en el siguiente link y envíanoslo para que podamos asesorarte nutricionalmente:

Yo tengo un Bull Dog hepatico,pesaba 18 kilos y ahora apenas 10.esta en los huesos,y me dan en el vete el hepatico de royal me dicen qno puede comer nada qno sea eso.se me está muriendo…que puedo darle de comer q sea bueno para el?ayuda por favor!!
Se q la zanahoria le puede ir bien,macarrones me dijo q tb puedo darle pero no los quiere… La nutrición es un pilar fundamental para la salud y más en un perro enfermo del hígado.

Los perros NO COMEN PIENSO, han de tomar alimentos frescos y naturales. Además la dieta natural es mucho más sana y barata que los piensos de prescripción como el de Royal Canin para hepáticos (son bastante caros, entre 5 y 10 euros el kilo). Nosotros podemos ayudarte en la elaboración de una dieta especial para el problema de tu Bulldog. Además la complementaríamos con nutrición ortomolecular.
En el siguiente link tienes nuestra forma de trabajar con este tipo de pacientes:

Si tienes dudas, escríbenos al siguiente mail: ayuda@nutricionistadeperros.com la nutricion animal, le lleva ventaja a la nutricion humana por años, cuando los medicos discutian si el calostro materno era bueno o no dar a los recien nacidos, en medicina veterinaria se lo daban a los terneros 25 años antes, sin discusion alguna

Estamos completamente de acuerdo contigo. Tengo dos perritos Schnauzer, mi perro tiene 12 años y pesa 12.36 kg. y mi perrita 10 años y pesa 8,26 kg., los dos tiene problemas hepáticos y solo los alimento con Royal Canin Hepatic, el problema es lo costoso de este alimento.

Podría usted sugerirme algo de comida casera para prepararles? De antemano le agradezco por su tiempo y su atención.

La nutrición en un paciente hepático es clave y se logra con alimentos frescos y naturales.
Aquí tienes más información si te interesa: Si quisieras una consulta personalizada, escríbenos al siguiente mail contándonos el caso de tus perr@s: ayuda@nutricionistadeperros.com

Te contaremos como trabajamos, así como las tarifas. Hola Dr. Carlos mi pastor alemán tiene 24 años según estudios de laboratorio tiene daño hepático y renal así como el las vértebras (tiene la cabeza de lado ) le dieron alimento ld en lata una semana y luego croqueta pero no la come y además muy caras como puedo sustituirlas con alimento casero

Los perros no toman alimentos enlatados ni bolas secas. Lo mejor es dar alimentos frescos y propios para su enfermedad. Te recomiendo que visites la sección de dietas. Aquí tienes el link:

requisitos de validez para los actos juridicos


actos que realiza el hombre

- VARICES ESOFAGICAS. Se tratan mediante la esclerosis de las venas dilatadas del esófago con una sustancia química, impidiendo así que se rompan y sangren, o colocando unas bandas elásticas. También se pueden tratar con cirugía. - TENDENCIA AL SANGRADO. Se trata con inyecciones de vitamina K o con transfusiones de sangre.

- ENCEFALOPATIA. Para evitar que las bacterias del intestino fabriquen más amoníaco a partir de las proteínas de la dieta, se restringen las proteínas de la dieta, se dan antibióticos por boca que maten localmente las bacterias del intestino. Se debe evitar el estreñimiento con laxantes suaves (lactulosa). Es mucho mejor cuando se abandona el alcohol completamente, antes de que la enfermedad se haga severa. La cirrosis avanzada tiene mal pronóstico, con un 50 % de supervivencia a los 2 años.

La cirrosis se caracteriza por un daño de las células del hígado y su reemplazo por un tejido cicatricial que impide el tránsito normal del flujo sanguíneo por el hígado e interfiere muchas de las funciones vitales de este órgano. Mucha gente cree que sólo los alcohólicos sufren cirrosis, y aunque es cierto que el consumo de alcohol es la primera causa de esta enfermedad en los Estados Unidos, también lo es que el abstemio también puede padecer la enfermedad. La posibilidad de padecer cirrosis depende de la cantidad y frecuencia con que se bebe en relación con el peso de la persona, su estatura y la capacidad de su cuerpo para metabolizar productos alcohólicos presentes en la sangre circulante.

Es una enfermedad crónica del hígado en la que las células sanas sufren daños y son reemplazadas por células cicatriciales. Esta afección impide el tránsito habitual del flujo sanguíneo por el hígado y no permite que este órgano funcione debidamente. El hígado contiene tejido capaz de regenerarse cuando ha sido dañado, pero el grado de regeneración de las células depende de cada persona. Una cirrosis que no se trate puede derivar en insuficiencia hepática (del hígado) o incluso en la muerte.

El hígado es un órgano grande y complejo, del tamaño de un balón de fútbol americano, que pesa cerca de 1,3 kg (3 libras). Se encuentra debajo de las costillas en la parte superior derecha del abdomen y está conectado con el intestino delgado por las vías biliares, que transportan a los intestinos la bilis que produce. Un hígado sano es suave y liso al tacto. Es uno de los órganos más importantes del cuerpo humano pues constituye una de las “fábricas” de procesamiento y refinado químico más desarrolladas. Casi toda la sangre procedente del estómago y de los intestinos circula a través del hígado. Además, éste se encarga de depurar el organismo de sustancias tóxicas o venenosas, procesar nutrientes, hormonas o medicamentos y producir proteínas y factores de la coagulación, todos ellos de capital importancia para la salud. En la persona enferma de cirrosis, las sustancias tóxicas y la bilis quedan retenidas en el torrente sanguíneo, porque el hígado no las elimina.

La cirrosis no es contagiosa, no se transmite de una persona a otra. Su origen hay que buscarlo más bien en otros factores: – Consumo de alcohol. Es la causa más frecuente. Cerca de un tercio de las personas muy bebedoras, acaban presentando cirrosis. El resto puede sufrir otras formas de enfermedad hepática.

– Hepatitis vírica crónica (inflamación del hígado): la hepatitis (normalmente de los tipos B, C y D) es la segunda causa más común de cirrosis. – La enfermedad de Wilson, que produce acumulación de cobre en el hígado, cerebro, riñones y ojos.

– La fibrosis quística, que provoca la acumulación de secreciones mucosas en los pulmones, hígado, páncreas e intestinos. – La hemocromatosis, causante de acumulación de hierro en el hígado y otros órganos.

– El bloqueo o inflamación de los conductos biliares (la llamada cirrosis biliar). – La insuficiencia cardíaca congestiva.

– Los trastornos de almacenamiento del glucógeno, que impiden la debida utilización de los azúcares por el hígado. – Las infecciones parasitarias.

– La reacción anómala a los medicamentos recetados, toxinas medioambientales y abuso de inhalaciones (exposición a sustancias tóxicas por vía nasal). Signos y síntomas de la cirrosis

En las primeras fases, la cirrosis se considera una enfermedad silenciosa, ya que ocasiona pocos síntomas. Con el paso del tiempo, sin embargo, los enfermos de cirrosis empiezan a experimentar cansancio, debilidad y pérdida del apetito. Son habituales las náuseas y la pérdida de peso. Conforme la cirrosis empeora, el hígado produce menos proteínas de las que el organismo necesita, lo cual da lugar a otros síntomas: – Menor produción de la proteína albúmina, con lo que el agua se acumula en las piernas (edema) del enfermo o en el abdomen (ascitis).

– Lentificación de la producción de proteínas del plasma sanguíneo como el fibrinógeno, factor esencial para la coagulación, lo que hace al enfermo de cirrosis más propenso a las hemorragias. – La cirrosis puede provocar ictericia, alteración caracterizada por un color amarillento de la piel y el blanco de los ojos. Este trastorno se debe a la acumulación en la sangre de bilirrubina (pigmento biliar), que normalmente el hígado depura del torrente circulatorio y evacua hacia el intestino a través de las vías biliares.

– Algu nos enfermos de cirrosis sienten también una picazón intensa, debida a la acumulación de pigmentos biliares en la piel. – La cirrosis impide que el hígado depure la sangre de toxinas y otras sustancias nocivas, así como de medicamentos. La acumulación de estos elementos en el organismo altera las

funciones mentales y la personalidad del enfermo. Entre los primeros indicios de cirrosis figuran el descuido del aspecto, los despistes, problemas de concentración y hábitos de sueño alterados. La pérdida de conciencia o el coma son posibles síntomas más tardíos. – La cirrosis también puede afectar a los vasos sanguíneos

abdominales. Normalmente, la vena porta, que es un vaso de amplia capacidad, transporta la sangre desde el intestino y el higado hasta el hígado. La cirrosis bloquea este flujo, lo cual repercute en un aumento de la presión arterial en este circuito (hipertensión portal). Conforme el higado se inflama, el cuerpo intenta dar salida a la sangre a través de otros vasos sanguíneos, pero puede ocurrir que estos vasos no sean lo suficientemente fuertes para soportar el flujo y se rompan; entonces, el enfermo vomita sangre, signo de una situación de alto riesgo. Diagnóstico El primer paso en el diagnóstico cirrosis consiste en evaluar el historial médico del enfermo y efectuar un examen físico. La detección de un hígado inflamado o de tamaño mayor al normal, de edema o de ascitis, así como la presencia de síntomas de confusión mental por la acumulación de sustancias tóxicas en el cerebro, sirven al médico para sentar el diagnóstico. Puede encargarse una tomogra-fía computada (TC) o bien ecografías para comprobar si el tejido del hígado tiene cicatrices. También es útil la biopsia por punción, procedimiento mediante el cual se introduce en la piel una aguja para aspirar una muestra de tejido. El hígado también se inspecciona con el laparoscopio, instrumento de observación que se introduce en el organismo a través de una incisión minúscula en el abdomen. Otro indicio de cirrosis es la presencia de telangiectasia, formación de “arañas vasculares” en la piel, a base de redes de minúsculos vasos sanguíneos que se dilatan, especialmente en el rostro y la parte superior del pecho.

Tratamiento El tratamiento depende del tipo de cirrosis y de lo avanzada que se encuentre la enfermedad. El objeto es detener su evolución y, al mismo tiempo, contrarrestar el daño infligido al hígado. Si la causa de la cirrosis es el alcohol, la primera medida que debe tomarse es dejar de beber. En la actualidad no existe un tratamiento para “curar” la cirrosis. La picazón se puede tratar con medicamentos. Para el edema o la ascitis se utilizan diuréticos (medicamentos que eliminan el exceso de sal y de agua del cuerpo). En casos graves de disfunción hepática, es decir, cuando las células del hígado dejan de funcionar, el transplante de hígado es la única solución.

Los adultos que siguen una dieta nutritiva y limitan su consumo de alcohol previenen la destrucción de células sanas en el hígado. A continuación figuran otras medidas de utilidad para la prevención de la cirrosis hepática: – No mezclar nunca medicamentos, especialmente los de venta libre, con el alcohol.

– Seguir al pie de la letra las indicaciones de uso de los productos químicos: asegurarse de que están en lugares bien ventilados, no mezclar sustancias químicas, evitar la inhalación y el contacto de productos químicos con la piel, lavar rápidamente cualquier zona que haya sufrido una exposición accidental y utilizar ropa de protección. – Evitar el abuso de inhalantes de todo tipo.

– Evitar el uso de drogas intravenosas, posibles vehículos de contagio de las variedades de hepatitis B, C, y D. Convivencia con la cirrosis

Los enfermos de cirrosis pueden convivir muchos años con la enfermedad. Incluso cuando surgen complicaciones, existe tratamiento. Muchos de estos enfermos han sobrevivido con el trasplante de hígado y continúan haciendo vida normal. Los enfermos de cirrosis deben abstenerse de beber alcohol. Se cree que la mala alimentación, particularmente si está asociada al alcohol o al abuso de drogas, tiene mucho que ver con la aparición de la cirrosis, aunque continúa la investigación al respecto. Entre tanto se recomienda una dieta sana y equilibrada. American Liver Foundation, 75 Maiden Ln., Ste. 603,

Toll-Free (800)223-0179; (800)GO-LIVER Primary Biliary Cirrhosis Support Group,

actos fallera mayor de valencia

actos desleales ejemplos

Ascitis es la acumulación de agua dentro de la cavidad abdominal. La ascitis en la cirrosis es causada por la hipertensión porta y por la disminución de la concentración de albúmina en la sangre (vamos a hablar sobre albúmina más adelante). En la cirrosis, puede haber una acumulación de más de 10 litros de líquido ascítico en la cavidad peritoneal, lo que hace que el paciente quede con un abdomen muy voluminoso. Una de las complicaciones de la ascitis es la peritonitis, que se produce cuando el líquido dentro de la barriga se infecta por las bacterias de los intestinos. Es una situación grave; si no es identificada y tratada en el tiempo cierto puede evolucionar con sepsis.

Además de la acumulación de líquido dentro del abdomen, el paciente cirrótico puede presentar retención de líquidos en las piernas y en los pulmones. a) Encefalopatía hepática

El hígado es el órgano responsable del metabolismo de muchas sustancias tóxicas. Cuando este deja de funcionar, la acumulación de toxinas produce cambios en el sistema nervioso, que van desde pequeños cambios mentales, somnolencia, desorientación o coma, en casos más avanzados. b) Ictericia

El hígado cirrótico no puede eliminar la bilirrubina producida, que pasa a acumularse en el torrente sanguíneo. El exceso de bilirrubina se deposita en la piel, dejando el paciente con la piel y los ojos con una coloración amarillenta. Este fenómeno se llama ictericia. Además de la piel amarillenta, la ictericia de la cirrosis también suele causar orina oscura y heces claras.

La orina oscura se produce porque el exceso de bilirrubina en la sangre es filtrado por los riñones, lo que deja la orina con una coloración similar al mate o Coca-Cola (Lee: COLOR DE LA ORINA (Orina naranja, verde, azul, roja…)). En personas sanas, el color oscuro de las heces es dado por la presencia de bilirrubina. Como en la cirrosis el drenaje de la bilirrubina para el intestino se encuentra afectado, las heces comienzan a salir cada vez más claras, pudiendo quedarse casi blancas.

c) Carencia de proteínas El hígado es responsable de producir varias proteínas, incluyendo la albúmina. La falta de albúmina causa desnutrición y es uno de los factores que lleva a la formación de edemas y ascitis.

Otra proteína producida en el hígado es la vitamina K, que está relacionada con la coagulación de la sangre. Los pacientes con cirrosis avanzada presentan trastornos de coagulación y mayor facilidad de tener sangrados. Los cuadros de hemorragia digestiva causados por ruptura de várices esofágicas suelen ser graves, ya que los pacientes, además de perder gran volumen de sangre, todavía tienen dificultad para detener el sangrado, ya que, además de las plaquetas bajas, también presentan deficiencia de los factores de coagulación.

d) Ginecomastia El mal funcionamiento del hígado también cambia el equilibrio de las hormonas sexuales. El aumento de estrógeno causa la aparición de senos y pérdida de pelo corporal en los pacientes masculinos.

e) Otros síntomas Todavía hay varios otros signos y síntomas relacionados con la cirrosis, entre ellos:

Síndrome hepatorrenal: insuficiencia renal aguda que ocurre en la cirrosis avanzada y generalmente indica un caso terminal. El paciente que desarrolla síndrome hepatorrenal tiene una supervivencia muy corta y el único tratamiento es el trasplante de hígado. • Eritema palmar: palmas de las manos rojizas.

Hipocratismo digital: uñas más anguladas, dando el aspecto de baquetas a los dedos. • Nefropatía por IgA: algunos pacientes con cirrosis pueden presentar una enfermedad renal causada por la acumulación de anticuerpos en los riñones.

Cáncer del hígado: pacientes con cirrosis están bajo mayor riesgo de desarrollar cáncer de hígado, especialmente si la cirrosis ha sido causada por el alcohol o la hepatitis viral. La cirrosis en etapas tempranas puede ser asintomática. En las etapas finales, la mayoría de los signos y síntomas descritos anteriormente están presentes.

La severidad de la cirrosis es generalmente descrita por la escala de Child-Pugh que se basa en parámetros clínicos y de laboratorio. Según estos resultados, los pacientes son clasificados en 3 clases: A, B y C, siendo esta última la más grave. Pacientes clasificados como Child C tiene una tasa de mortalidad de más del 60% en los próximos dos años.

También existe la clasificación MELD, basada en la severidad de los exámenes de sangre. Tanto el Child como el MELD son modos de estandarizar la severidad de la cirrosis, sirviendo también como base para la lista de trasplante hepático que, hasta el momento, es el único tratamiento efectivo para la cirrosis.

El único tratamiento eficaz de la cirrosis es el trasplante de hígado, que solamente se indica en casos seleccionados. Mientras el paciente espera para un trasplante, el tratamiento se realiza con el fin de controlar los síntomas y complicaciones. Ejemplos: para la ascitis y los edemas, pueden utilizarse diuréticos como espironolactona y furosemida. Para las varices del esófago, el tratamiento se realiza a través de endoscopia digestiva. Laxantes, como la lactulosa, ayudan a controlar la encefalopatía hepática.

Es importante que el paciente evite el consumo de alcohol y otros medicamentos nefrotóxicos. Este artículo también está disponible en Português

La cirrosis es una grave enfermedad del hígado, la cual puede ser provocada por el consumo excesivo de alcohol, también se puede producir por algunas enfermedades, medicamentos o virus. La cirrosis aparece cuando el hígado sufre daños continuos e irreversibles que afectan las células de una manera muy agresiva. Esta enfermedad del hígado no es contagiosa, no se adquiere tras el contacto con una persona infectada, por esta razón es importante buscar su origen en el organismo y encontrar el problema que lo ha causado para poder iniciar un tratamiento realmente efectivo. Algunas de sus principales causas son:

  • El consumo exagerado de alcohol
  • Hepatitis
  • La enfermedad de Wilson
  • La fibrosis quística
  • La hemocromatosis
  • La inflamación constante de los conductos biliares
  • La cirrosis biliar.
  • Las infecciones provocadas por una invasión de parásitos.
  • Trastornos que impidan la correcta asimilación de los azúcares por parte del hígado.
  • Reacciones alérgicas provocadas por medicamentos recetados o no
  • Inhalación de algunas sustancias tóxicas

Desafortunadamente para los pacientes con esta enfermedad, cuando ésta apenas está comenzando no presenta ningún tipo de síntoma que pueda alertar sobre este delicado problema de salud, ya que en sus inicios simplemente se observan algunas cicatrices que en realidad no afectan el correcto funcionamiento del hígado. Cuando la enfermedad se encuentra en un estado mucho más avanzado se pueden presentar las siguientes señales de alarma:

  • Fatiga, debilidad y cansancio inexplicables.
  • Perdida significativa del apetito.
  • Pérdida de peso.
  • Náuseas, especialmente cuando se consumen alimentos grasos.
  • Se presenta alternadamente tanto estreñimiento como diarrea.
  • Se experimenta una exagerada y desagradable producción de gases.
  • Edemas en las piernas y se hincha o inflama el vientre.
  • Se experimentan algunos temblores en los dedos y en la lengua.
  • El vaso se crece y el hígado se deforma.
  • Se presenta una grave insuficiencia renal y cardíaca.

Cuando la causa de la cirrosis no se trata a tiempo, esta grave enfermedad puede seguir avanzando y causar daños irreversibles tanto en el hígado como en otros órganos importantes del cuerpo.

  • Moretones que se presentan con gran facilidad.
  • Comezón en cualquier parte del cuerpo, abundantes hemorragias nasales.
  • Insuficiencia hepática
  • Varices esofágicas
  • Hemorragias nasales o gástricas.
  • Acumulación de líquidos en el abdomen acompañado de hinchazón.
  • Vómitos de sangre o sangrado rectal.
  • Delirio, confusión, desmayos, alucinaciones, entre otros.
  • Hinchazón en las piernas
  • Temblores musculares
  • Dificultad para mantenerse en pie
  • Dificultad para respirar
  • Color amarillento tanto en la piel como en los ojos.

Como primera medida se recomienda un cambio total de hábitos alimenticios, si la enfermedad se produjo por el consumo de licor, indudablemente este debe ser eliminado por completo. Se debe evitar al máximo el consumo de sal, además se debe tratar a parte cada una de las complicaciones que se han presentado por causa de la cirrosis.

En los casos extremadamente graves, como por ejemplo si la cirrosis ha llegado a un nivel de enfermedad terminal, se recomienda el trasplante de hígado, ya que esta es la única manera de salvar a la persona de una muerte inminente. La cirrosis es incurable, pero siguiendo un tratamiento adecuado y teniendo presentes las recomendaciones que aconsejen los médicos tratantes, sin duda se puede llevar una vida normal y sin llegar a tener las complicaciones antes descritas. La sábila es un excelente remedio natural para sanar el hígado, ya que esta planta tiene propiedades regenerativas. Se puede tomar licuando una o dos cucharadas de sus cristales o pulpa con cualquier jugo, resulta un excelente remedio para el tratamiento de la cirrosis.

Algunas investigaciones realizadas al respecto han dado como resultado que estas semillas tienen la propiedad de sanar en el hígado los daños provocados por el excesivo consumo de medicamentos que lo hayan podido afectar. Según estudios realizados recientemente se ha podido demostrar que la cúrcuma tiene la propiedad de eliminar las toxinas del organismo que le puedan provocar daños al hígado.

estructura de un texto dramatico. fisica actos cuadros escenas

nombre generico de levaquin

actos de operaciones mercantiles

  • ALT o SGPT (alanina transaminasa)
  • AST o SGOT (aspartato transaminasa)
  • Bilirrubina
  • Fosfotasa alcalina

Los síntomas del daño hepático o de las enfermedades hepáticas incluyen:

  • Dolor
  • Aumento de tamaño del hígado
  • Fatiga
  • Náuseas
  • Orina oscura
  • Deposiciones (heces, materia fecal) de color arcilloso
  • Ictericia (color amarillo de la piel, ojos y membranas mucosas)

Si tienes estos síntomas, debes llamar al médico.

En la mayoría de los casos, el hígado tiene la capacidad especial de repararse a sí mismo. Lamentablemente, también puede sufrir un daño permanente. Si los medicamentos anti-VIH son los causantes del daño hepático, se pueden cambiar por otros medicamentos. Esta opción puede no servirles a todos. Es importante equilibrar la necesidad de medicamentos anti-VIH con su potencial de causar daño hepático.

Hay muchas cosas que puedes hacer para evitar que tu hígado sufra daños, ayudar a que éste sane y apoyar su función.

  • El exceso de alcohol puede causar cirrosis.
  • Muchos medicamentos anti-VIH y otros no se deben combinar con el alcohol.
  • Evita el alcohol totalmente si estás coinfectada con hepatitis.
  • Usar algunas drogas (como el éxtasis) puede afectar tu hígado.
  • Muchas personas VIH+ se coinfectan con el virus de la hepatitis C (VHC). Si lo estás, asegúrate de que tu médico controle ambas infecciones y te proporcione una atención y tratamiento adecuados. Si no lo estás, evita el contacto con sangre o agujas infectadas para reducir el riesgo de que adquieras el VHC. (En la actualidad no existe ninguna vacuna disponible contra la hepatitis C).
  • Preocúpate de alcanzar y mantener un peso saludable mediante la dieta y el ejercicio.
  • Come muchas frutas y verduras, en especial, aquéllas de hojas verde oscuro y, frutas y verduras de colores naranja y rojo.
  • Bebe mucho líquido, en especial agua.
  • Evita los productos lácteos con alto contenido de grasas, los aceites vegetales procesados (con grasas hidrogenadas), los alimentos muy fritos y las carnes grasosas.
  • Toma un multivitamínico con antioxidantes.
  • Si tienes una enfermedad hepática, n tomes altas dosis de vitamina A o carotenoides (betacaroteno).
  • Evita los altos niveles de hierro.
  • Las terapias con hierbas, como el cardo lechero (silimarina), se han usado ampliamente para tratar el hígado. Algunas hierbas son tóxicas para el hígado y otras interactúan con los medicamentos anti-VIH. Es importante que le cuentes a tu médico si usas alguna hierba o suplemento.

Cuando tu hígado se daña, éste no puede cumplir adecuadamente con todas sus importantes funciones. Dado que es posible que no haya síntomas evidentes de daño hepático, es importante que controles el estado de tu hígado con visitas de control regulares y pruebas de laboratorio. Colabora con tu médico para determinar los medicamentos anti-VIH que funcionen mejor para ti y tu hígado. Además, una buena nutrición y un estilo de vida sano te permitirán apoyar a este esforzado órgano. Intoxicación hepática. Consumió un suplemento dietario y le produjo hepatitis

Argentina – Ante un nuevo caso, el doctor Hugo Tanno dice que los suplementos, en algunos casos, puede producir problemas hepáticos serios. Debería haber advertencias en las etiquetas de los productos. El porcentaje de afectados es muy pequeño. NE – Notiexpress – 23 de marzo de 2009 – Leer la nota en su link

La demanda de una joven rosarina a una empresa fabricante de suplementos dietarios, a los que atribuyó haber sufrido reacciones alérgicas y una insuficiencia respiratoria, sacó a la luz problemas similares. Otro rosarino llegó al Hospital Centenario con intoxicación hepática y su caso fue el primero reportado en el país de hepatitis “innegablemente vinculada al consumo de Herbalife“, según señalaron los profesionales que lo atendieron. La historia clínica del paciente se analizó en un seminario de la carrera de posgrado en gastroenterología del hospital, realizado en el 2007. El caso está fundamentado en estudios internacionales que llegaron a los mismos resultados.

“Herbalife no es malo para todos, pero en algunos casos puede producir una intoxicación en el hígado”, destacó el jefe del Servicio de Gastroenterología del Centenario, Hugo Tanno, quien fue el médico que en su momento atendió al paciente y pudo comprobar que su enfermedad se debía al consumo de esos productos. El tema es un tópico de debate internacional. Y a partir de este caso, los gastroenterólogos rosarinos incluyeron en el cuestionario de rutina si el paciente consume Herbalife.

EL NUEVO CASO Transcurría el año 2007 cuando el médico recibió en su consultorio a un paciente con claros síntomas de hepatitis, una inflamación del hígado causada por un virus o un medicamento. Estaba amarillo, la orina era oscura y manifestaba que se sentía muy cansado.

“Descartadas las causas comunes de la enfermedad, se vio que, fuera de los alimentos, lo único que consumía el paciente eran complementos para su dieta. En su momento se le advirtió que ciertas hierbas de Herbalife podían estar produciéndole toxicidad en el hígado, pero el paciente sólo accedió transitoriamente a suspender la medicación”, contó Tanno. Aún así, el paciente reincidió tres veces. “Cuando se sentía bien volvía a ingerir el suplemento y entonces empeoraba. Esto llevó a que se le hiciera una biopsia hepática, que demostró fehacientemente que el paciente sufría una lesión producida por el producto dietario”, confirmó el médico.

Casualmente, en pleno tratamiento, el paciente volvió a hacer un brote y a deteriorarse. Mientras el equipo médico estudiaba el caso, la revista científica Journal of Hepatology del año 2007 publicó 20 casos de pacientes israelíes y suizos con intoxicación hepática por el consumo de Herbalife. El título de los trabajos era “La asociación del consumo de suplementos nutricionales de Herbalife y la hepatotoxicidad” y reportaban el mismo cuadro que el rosarino. La contundencia de las publicaciones científicas hizo que se le suspendiera el suplemento dietario y el paciente mejoró. Tanno lo revisó hace dos semanas y comprobó que “el funcionamiento de su hígado es normal”.

NO ES PARA TODOS “Herbalife no es malo para el hígado” quiso dejar en claro el médico, sino que “hay hígados que no son buenos para Herbalife”.

De hecho, entre millones de consumidores son pocos los que se intoxican. “No quiero demonizar el producto -remarcó el gastroenterólogo-. Hay que distinguir entre la posibilidad y la probabilidad. La toxicidad es posible, pero poco probable, y de hecho hay pruebas a la vista”. Tanno sugirió que en las etiquetas de estos productos “tendría que haber una advertencia sobre los potenciales efectos adversos que pueden producir en el hígado“, ya que los suplementos pueden confundirse con medicamentos, aunque se vendan como alimentos.

Ya hay “más de siete publicaciones médicas que hablan de la toxicidad de estos suplementos, sin contar con el subregistro (casos de hepatitis no diagnosticados)”, advirtió. De la misma manera en que lo hacen los fármacos en los prospectos, donde aclaran las contraindicaciones, “así debería hacerlo la empresa multinacional”, opinó el gastroenterólogo.

En coincidencia, muchas publicaciones científicas (como por ejemplo las que reportaron las investigaciones de médicos israelíes, avalados por el Ministerio de Salud de su país) hacen explícito un llamado a un “cambio de la regulación concerniente a los suplementos nutricionales que expliciten los efectos adversos”. Tal como pasa con los medicamentos, el paracetamol también puede producir daños hepáticos y en el prospecto se lee que, entre las reacciones adversas, “el efecto más grave por la sobredosis es una necrosis hepática”. Lo mismo ocurre con ciertos desinflamatorios como el diclofenax.

Tanno dijo que si un paciente le pregunta si puede tomar Herbalife no puede decirle que no. “Pero les advierto que si perciben algún síntoma extraño consulten porque existe la posibilidad de que genere efectos tóxicos”, aclaró. DAÑINO PARA ALGUNOS

Herbalife es un suplemento dietario que se ofrece como un alimento. El estudio de Alain Schoepfer publicado en la revista Journal of Hepatology (2007) señala que los productos de esta marca “están realizados con plantas y hierbas enriquecidas con nutrientes, aceites, minerales y vitaminas. Generalmente, el número exacto de productos, así como su composición, es desconocido. Por eso es difícil especificar cuál de ellas son las que provocan toxicidad al hígado“. En la misma línea, el jefe de la cátedra de Gastroenterología del Hospital Centenario, Hugo Tanno, señaló que “hay compuestos que tienen ciertas hierbas que pueden ser tóxicas. No se trata de la hierba en sí, sino de la unión de productos de esa hierba con determinadas proteínas del organismo”.

Y, hasta el momento, es en el hígado donde más se ven los efectos tóxicos de Herbalife. La semana próxima en un congreso latinoamericano de hígado, Tanno comentará los avances de la hepatitis en los últimos 20 años. Justamente abundará sobre el consumo de suplementos y medicamentos homeopáticos, que también producen consecuencias negativas en el organismo.

NE – Notiexpress – 23 de marzo de 2009 – Leer la nota en su link Archivado en: Inicio » Varios » Ultimos titulares » Herbalife es tóxico para el hígado?

TITULO: Alteración de las Enzimas Hepáticas: Guía para Médicos Clínicos AUTOR: Giannini EG, Testa R, Savarino V

TITULO ORIGINAL: [Liver Enzyme Alteration: A Guide for Clinicians] CITA: Canadian Medical Association Journal 172(3):367-379, Feb 2005

normas de comportamiento en actos culturales

Como hemos explicado, la afectación hepática puede terminar produciendo anemia a causa de las microhemorragias gástricas con lo que el organismo intenta por todos los medios compensar la pérdida comiendo más para fabricar sangre extra. Ahora bien, la sangre se fabrica en la médula ósea -preferentemente la de los huesos planos, por ejemplo la cresta ilíaca- y para obtenerla ésta precisa, entre otros elementos, calcio. Y cuando este mineral no está suficientemente presente en la dieta el organismo no tiene más remedio que recurrir a los huesos para obtenerlo pudiendo dar lugar a osteoporosis en edades tempranas. Fibromialgia

Esta patología, que como su nombre indica es un “algia de las fibras musculares”, pertenece al amplio campo de influencia hepático pues el responsable del tono, vigor y resistencia de la musculatura es el hígado. Y de hecho, muchos de los pacientes que hemos tratado mediante desintoxicación de hígado y riñón –y, por tanto, de la mayor parte del organismo- han logrado mejoras substanciales en un porcentaje elevado de casos. Algo esperanzador teniendo en cuenta que la Fibromialgia es una enfermedad de diagnóstico difícil y un tanto subjetivo. Ya expliqué en su día los efectos sorprendentemente beneficiosos que sobre los tumores tiene recuperar la calidad sanguínea –y, por tanto, celular- merced a la correcta filtración y eliminación de toxinas y elementos tumorales por parte de un hígado y riñones sanos. No insistiré pues en ello si bien invito al lector a leer la entrevista en la que hablaba de ello y que apareció en el número 78 (tiene ese texto entrando en la sección de Reportajes de nuestra web: www.dsalud.com).

HEPATITIS CRÓNICAS Finalizaré recordando que al tratar un cuadro hepático hay que considerar siempre la presencia de antiguas hepatitis de los tipos hoy conocidos -A, B, C y D (la E es prácticamente desconocida)-, éstas dos últimas, por cierto, habituales en casi todos los estados cancerosos. Porque determinadas enfermedades infecciosas -entre ellas las hepatitis, aún aparentemente curadas- dejan huella. Es decir, se puede determinar su presencia durante toda la vida del paciente lo que significa que, aún erradicada del organismo, una parte -incluso negativizada en teoría- queda presente y detectable y, por tanto, activa en algún nivel. Presencia que puede producir patologías secundarias y aparentemente sin relación con la enfermedad original pero que deben ser tenidas en cuenta siempre que la patología actual nos haga pensar en una relación hepática aunque ésta parezca lejana.

En definitiva, una inflamación hepática crónica -bien por depósitos procedentes del filtrado fisiológico que realiza el hígado en la sangre, bien por causa de una parasitosis (virus, bacterias, etc.), bien por intoxicación- puede producir, de forma parcial o total, todas estas dolencias: 1º) Hipotensión y mareos.
2º) Disnea de esfuerzo y taquicardias.
3º) Falta de concentración y pérdida de memoria.
4º) Depresión, cefaleas, migrañas, caída del cabello y alteraciones de la visión.
5º) Alzheimer, parkinson, esclerosis múltiple, epilepsia y ataxia cerebelosa.
6º) Piernas pesadas, varices y hemorroides.
7º) Hernias de hiato, úlceras gástricas y acidez.
8º) Anemia y cansancio.
9º) Obesidad, osteoporosis y fibromialgia.
10) Intoxicación celular y cáncer.

Obviamente todos estos síntomas no tienen por qué aparecer a la vez. Algunos pueden incluso haber convivido con nosotros muchos años, a veces desde que tenemos uso de razón. Y generalmente se achacan a nuestra “constitución enfermiza” cuando en realidad -como muchas enfermedades presuntamente heredadas- se deben a la sangre contaminada que la madre transmite al feto dando desde el principio a su hijo una precaria calidad de vida. En suma, todos los cuadros patológicos mencionados parecen no tener relación pero lo cierto es que en muchos casos la causa es común: una insuficiencia hepática. Y resolviendo ese problema con el tratamiento y las medidas higiénicas y dietéticas adecuadas en cada caso resolverse todos ellos. De ahí que a nuestro juicio, dada la actual intoxicación de nuestra sociedad, en nuestra consulta sugiramos hacer una desintoxicación hepática y renal a fondo cada dos años. Porque lo mejor es siempre prevenir.

El consumo de esta hortaliza ayuda a controlar la ansiedad por comer, estimula la eliminación de líquidos y favorece a la salud del hígado. Las hojas y corazón de alcachofa concentran la mayor parte de antioxidantes, vitaminas y minerales, se recomienda el consumo de la planta de preferencia sin procesos como capsulas o derivados, se debe de consumir al vapor, sancochadas, en extracto las hojas, corazón y raíz dependiendo para que beneficios lo desee.

Las alcachofas son un alimento muy conveniente. Conviene comerlas crudas, en ensalada para aprovechas todas sus propiedades. Si se hierven, se debe beber el caldo resultante para no desaprovechar sus valores. Las alcachofas al horno o a la brasa bañadas en aceite de oliva, resultan altamente deliciosas y medicinales por el alto contenido en ácido oleico, tanto como de las aceitunas. La Alcachofa es una planta usada en terapias medicínales, perenne, de la familia de las compuestas, de hasta 2 m. de altura, de hojas pinnado-lobuladas de más de 60 cm. de longitud, con lóbulos sin espinas y envés tomentoso. Sus capítulos son vistosos, muy grandes, de hasta 15 cm, con las flores azuladas y las brácteas ovales. El receptáculo floral de la Alcachofa, es comestible. Esta planta medicinal que es cultivada en muchos lugares del mundo y muy abundante en el mediterráneo, es pocas veces asilvestrada.

  • Anticancerígeno: Una de las excelentes propiedades medicinales de la Alcachofa; prevenir o mejorar los procesos cancerosos. Decocción de 60 gramos de raíces secas por litro de agua, hasta reducir el líquido a la mitad. Beber 2 vasos al día.
  • Antidiabética: Rebaja el nivel de azúcar en la sangre y combate la diabetes. Tomar jugo de las hojas mezcladas con vino. Decocción de unas hojas hasta reducir el líquido a la mitad. Tomar un vaso al día.
  • Cirrosis: Dentro de una de las principales propiedades medicinales de la Alcachofa, tenemos el tratamiento de la Cirrosis. Infusión de dos cucharadas de hojas secas por litro de agua. Tomar tres veces al día antes de las comidas. Un preparado de jugo de las hojas verdes mezcladas con vino.
  • Colesterol, Hipertensión, Arterioesclerosis: Reduce el nivel de colesterol en la sangre, disminuye la presión arterial y previene la aterosclerosis. Infusión de dos cucharadas de hojas secas por litro de agua. Tomar tres veces al día antes de las comidas. Un preparado de jugo de las hojas verdes mezcladas con vino.
  • Diurético: Favorece la eliminación de líquido en el cuerpo. Decocción de 60 gramos de raíces secas por litro de agua, hasta reducir el líquido a la mitad. Beber 2 vasos al día.
  • Hepatitis: Infusión de dos cucharadas de hojas secas por litro de agua. Tomar tres veces al día antes de las comidas. Un preparado de jugo de las hojas verdes mezcladas con vino.
  • Hígado y Bilis: Protege al hígado y ayuda a su recuperación en caso de enfermedad hepática (cirrosis, hepatitis, insuficiencia hepática, intoxicación, etc.). Favorece la función biliar. Infusión de dos cucharadas de hojas secas por litro de agua. Tomar tres veces al día antes de las comidas. Un preparado de jugo de las hojas verdes mezcladas con vino puede servir para el mismo cometido.
  • Obesidad: Decocción de 60 gramos de raíces secas por litro de agua, hasta reducir el líquido a la mitad. Beber 2 vasos al día.
  • Sequedad en los Ojos: La decocción de alcachofa ayuda a fortalecer los ojos y puede servir como colirio natural en casos de sequedad ocular. Hervir durante 10 minutos un par de cucharadas de hojas secas en medio litro de agua. Dejar enfriar y color. Aplicar una compresa con el líquido resultante para fortalecer la salud ocular. Aplicar en forma de colirio para aumentar la humedad del ojo. Otra de las propiedades medicinales de la Alcachofa para aprovechar en este tratamiento.

Aunque en ningún caso es tóxica, se desaconseja su utilización en embarazadas y lactantes. Además, el consumo prolongado estimula la vesícula biliar aumentando la producción de bilis, desfavoreciendo personas con piedras en la vesícula.

buenas tardes, canaria despues de criar se encuentra decaida, con las alas abajo y torpe al caminar, que puedo suministar para recuperar su salud Canario apenas ve por ninguno de los ojos, esta siempre abajo de la jaula que puede ser? No se mueve tan apenas

canario con desgarro bastante grande en cabeza y cuello,ha perdido bastante piel.Que podemos hacer? Tuve un pichón que se murió y no supe el motivo, presentaba perdida de plumaje, cansancio, perdida del equilibrio (no tenia fuerzas en las patas. Jamas supe que tipo de enfermedad tuvo.
¿Me pueden ayudar a saber cual era?

canario abatido,en la comesura del pico pelado y abra el pico como si bostesara repetidamente porque contestan por favor

Tengo un canario joven que es de comer poco como si le costara pelar las semillas. Hace tres días le dio una parálisis y se quedó con la cabeza ladeada. No come nada y tampoco bebe.Tampoco pía y no mantiene el equilibrio en el palo.Acudimos al veterinario, se le administra comida por sonda, pero no hace por comer.Esperando diagnóstico.Alguien podría decirme algo de lo que le pasa?Gracias. Hola buenas, no tengo ninguna experiencia en canarios, tengo uno que el año pasado rescate de la piscina. Desde hace un par de semanas le ha dado por meterse en la bañera y se queda ahi parado por un largo tiempo, despues sale y esta lo mas normal, y al rato de patas a la bañera, es normal este comportamiento?. Muchas gracias

tengo un canario que lleva mas de un año mudando las plumas y no hace mas que rascarse come bien y no ha dejado de cantar Hola. a mi canario le han salido unos bultos muy raros. uno en cada hombro. k es eso?

Hola mi canario esta extraño, esta embolado, duerme y esta débil come poco que puede ser, me tiene muy preocupada y triste:( Hola, micanario lleva algun tiempo con diarreas y ahora le he visto un bulto negro en el abdomen, hasta ahora comia bien, pero lleva unos dias que come poco y hace diarrea pero en menor cantidad que antes

buenas noches.Tengo un problema y sí me podéis ayudar.Tengo canarios y los pollos me salen muy débiles y con un punto negro en el lado derecho del vientre y se mueren los pollos o los padres no le dan de comer y quisiera saber como solucionar este problema.Por favor seriedad.Gracias ola necesito obtener el libro de veterinaria completo

Hola mi canaria acaba de terminar una puesta y tiene el pico y patas palidas,tambien tiene la cloaca amarillenta blanquecina,esta embolada y ni come ni bebe.Espero respuesta,Gracias mi canario esta extraño, esta embolado, duerme y algo débil. me podrían decir que le esta pasando. GRACIAS

¿Cómo puedo suministrar un baño antiparasitario de forma correcta? Cada vez que pongo una disolución de vinagre y agua no se bañan, he de aplicarla con spray obligatoriamente. tengo una canaria, tuvo 3 crias lindas y bellas ya tienen cuatro meses se encuentra en una jaula sola, nunca abandono el nido hasta ayer, pero no se sostiene, tiene temblores y no controla la cabeza que podre hacer.

Tengo un canario de aproximadamente 14 años de edad y hace aproximadamente 2 semanas un ojo se le inflamo y al parecer le sangraba y se le formo una costra tapandole por completo el ojo, a los pocos dias le sucedio lo mismo en el otro ojo, yo pense que se iba a morir, pero no, que debo hacer? Tengo un canario adulto (14 años) y se le pusieron los dos ojos como el que esta en la portada (enfermedades de canarios), que debo hacer. Gracias.

actos de habla discurso publico

PRESIÓN ARTERIAL ALTA O HIPERTENSIÓN La hipertensión es una condición muy común en la mayoría de los países industrializados y con una prevalencia variada en los países en desarrollo. En América del Norte y Europa occidental, alrededor del 25 por ciento de las personas de más de 55 años de edad tienen presión arterial alta. Las tasas de hipertensión en el Japón son mayores.

La presión arterial alta se asocia con una incidencia mayor de accidentes cerebrovasculares y enfermedad coronaria. Estas condiciones son las principales causas de muerte en países industrializados y ahora además están adquiriendo importancia en los países en desarrollo, sobre todo en los países emergentes de Asia y América Latina, y en las personas pudientes y occidentalizadas de los países pobres en desarrollo, incluso los de África. El tipo más común de hipertensión arterial se denomina hipertensión esencial; se distingue de la hipertensión que es secundaria a una condición patológica.

La presión arterial se mide con un esfigmomanómetro, que da dos lecturas, la sistólica (la más alta) y la diastólica. La medición se hace en milímetros de mercurio. Una lectura normal es alrededor de 120/80 mm. El límite superior normal es aproximadamente 140/90 mm en adultos. Una lectura sistólica un poco más alta en personas mayores no es motivo de preocupación grave pero no es normal. La causa verdadera de la hipertensión esencial no se conoce, pero la obesidad y los factores psicológicos son dos de los factores de riesgo importantes. Es probable que los factores genéticos predispongan a ciertas personas a la hipertensión. El principal factor dietético que se relaciona con la hipertensión esencial es el consumo de sodio, aunque quizá es un factor sólo en los que tienen una sensibilidad a la sal genéticamente determinada. Este tema no se ha resuelto en forma definitiva. Como en la actualidad no hay un marcador genético confiable para identificar las personas expuestas a riesgo, casi todas las recomendaciones de salud pública indican que es prudente limitar la ingesta de sal. Aunque variaciones extremas en el consumo de sodio se asocian con diferencias en la presión arterial, no existen datos aleatorios prospectivos que apoyen la creencia, ampliamente difundida, que la restricción del consumo de sal en personas normotensas (o sea, en personas con presión normal para su grupo de edad y comunidad) prevenga una aparición posterior de la hipertensión.

La mayoría de la gente obtiene gran parte de su sodio de la sal o cloruro de sodio, que se puede agregar durante la cocción, en la mesa o en el procesamiento (como en pescado enlatado, jamón o galletas saladas). Sin embargo, en algunas sociedades asiáticas, el glutamato monosódico que usualmente se usa como condimento, puede ser la principal fuente de sodio. También se recibe sodio de medicamentos sencillos como la aspirina o ciertos antiácidos. No es raro que las personas consuman más de 50 gramos de sal por día, que es cinco veces más de lo necesario o recomendado. La hipertensión esencial puede estar presente por largo tiempo y la presión arterial ser bastante alta y asintomática, antes que surjan complicaciones adversas. Sin embargo, muchos síntomas son informados a menudo por los hipertensos, incluyendo dolor de cabeza, cansancio y mareo. Estos síntomas pueden además tener otras causas.

Las complicaciones incluyen enfermedad arteriosclerótica del corazón, insuficiencia cerebrovascular que puede llevar a hemorragia cerebral y estrechez o trombosis de vasos sanguíneos del cerebro (que se denomina con frecuencia apoplejía); falla renal y problemas oftalmológicos como hemorragia de la retina. La gravedad de la hipertensión se estima habitualmente por el nivel de la presión arterial y principalmente en cuanto la presión diastólica excede los niveles normales. La observación de la retina o el fondo del ojo mediante un oftalmoscopio, es también útil. Un examinador experimentado puede ver los vasos de la retina y el disco óptico y clasificar el grado de cambios relacionados con la gravedad de la enfermedad.

La disminución del consumo de sal en los hipertensos, frecuentemente redundará en descenso de la presión arterial. Algunas veces la reducción de sal es el único tratamiento necesario. Otros factores nutricionales en la hipertensión y accidentes cerebro-vasculares son la obesidad y el alcoholismo. Es evidente que la presión arterial en personas con sobrepeso frecuentemente baja al reducir el peso corporal. En general, los vegetarianos tienen una presión arterial menor que los no vegetarianos. La hipertensión que no responde a los regímenes dietéticos o a la pérdida de peso puede necesitar medicamentos específicos. Éstos se describen en los textos de medicina.

La diabetes melitus es un desorden metabólico crónico en el que los niveles de glucosa sérica son altos debido a una carencia o disminución en la efectividad de la insulina. La enfermedad no es curable, y puede llevar a una variedad de complicaciones, algunas de ellas graves. El tratamiento puede reducir las complicaciones. La diabetes en algunas ocasiones es secundaria a otras enfermedades, de modo especial a las que afectan el páncreas, el órgano que produce la insulina. Existen diferentes clasificaciones de diabetes, pero la mayoría de los casos se pueden dividir así:

Tipo 1 o diabetes insulino dependiente, que se denomina también diabetes juvenil porque no es raro que empiece temprano en la vida, comúnmente alrededor de los 8 a los 14 años; Tipo 2 o diabetes no insulino dependiente, que es mucho más común y que casi siempre empieza a una edad más avanzada.

Durante mucho tiempo se ha sabido que la diabetes se presenta en forma familiar y que por lo tanto, existe un compromiso de factores genéticos. Además las familias, por lo general, comparten un entorno, comen alimentos similares y tienen un patrón común de actividades. Los factores dietéticos y el patrón de actividad tienen un papel; en la diabetes Tipo 2 la obesidad es un precursor frecuente. Los diabéticos obesos que pierden peso mejoran su condición. No se ha constatado que los grandes consumos de azúcar aumenten la probabilidad de la diabetes o que las dietas altas en fibra y carbohidratos complejos reduzcan la probabilidad de la diabetes, excepto porque desplazan la grasa en la dieta y reducen el riesgo de la obesidad. La diabetes Tipo 1 en algunos casos parece que se asocia con infecciones virales tempranas. El informe de la Conferencia Internacional de Nutrición (FAO/OMS, 1992) sugiere que una «aparente epidemia de diabetes ataca a adultos de 30 a 62 años de edad en el mundo entero», y que la tendencia se «relaciona mucho con el estilo de vida y el cambio socioeconómico». La tendencia compromete principalmente a los diabéticos Tipo 2 o no insulino dependientes. Para este grupo de edad los niveles de diabetes son moderados, entre 3 y 6 por ciento, en Europa y EE.UU. y en algunos países en desarrollo. Una prevalencia alta (del 10 al 20 por ciento) se observa en algunas sociedades urbanas de la India y China y en inmigrantes (algunas veces segunda o tercera generación) del continente hindú que se han establecido en el Caribe, Fiji, Mauricio, Singapur y Sudáfrica. La diabetes es poco común en muchas comunidades en el mundo en desarrollo donde se mantienen las dietas y los patrones de actividad tradicionales.

No está absolutamente claro porque grupos particulares de emigrantes u otros que cambian sus estilos de vida de tradicionales a sedentarios parecen estar a riesgo de contraer la diabetes. Sin embargo, es probable que los cambios dietéticos, que algunas veces incluyen un exceso de consumo de alcohol, son un factor importante. Los cambios dietéticos también se acompañan de un cambio en la forma de vida, de rural a urbana, de trabajo físico pesado a una vida sedentaria y quizá de pobreza rural a una mayor abundancia. Desde el punto de vista nutricional la diabetes se relaciona con la obesidad, con la enfermedad cardiovascular y con el alcoholismo.

La enfermedad se caracteriza por niveles anormalmente altos de glucosa en la sangre. No es raro que la primera evidencia de diabetes sea una prueba urinaria donde se descubre glucosa. El diagnóstico se confirma con un nivel alto de glucosa en la sangre: ya sea una glicemia al azar por encima de 11 mmol/l (200 mg/dl) o un nivel en ayunas por encima de 7 mmol/litro (120 mg/dl). Una prueba anormal de tolerancia a la glucosa confirma aún más el diagnóstico y brinda más información. Las complicaciones incluyen, entre otras, enfermedad cardíaca arterioesclerótica, cataratas, problemas renales, impotencia sexual, anormalidades neurológicas y mala circulación, que algunas veces lleva a gangrena de las extremidades.

La meta del tratamiento es proteger la salud y evitar las complicaciones. Esto se logra tratando de mantener los niveles de glucosa sanguínea tan cerca de lo normal como sea posible, durante tanto tiempo como sea posible y al hacerlo reducir la cantidad de glucosa que se elimina por la orina. El control es en gran parte asistido por la reducción de peso en los diabéticos obesos y por medio del mantenimiento de un peso corporal saludable en todos los diabéticos. Hay tres principios cardinales en el tratamiento y control de la diabetes: disciplina, dieta y medicamentos. Los diabéticos deben organizar un estilo de vida regular y disciplinado con comidas a ciertas horas, trabajo, recreación, ejercicio y sueño. Deben regular su consumo alimenticio para controlar la diabetes y utilizar medicamentos como recurso sólo cuando el régimen no logre controlarlo. El control exige una buena cooperación entre quien sufre la enfermedad y el trabajador de la salud que deberían tener una buena comunicación para aclarar que no existe cura para la diabetes pero que no es difícil mantenerse en una buena salud hasta la vejez. La mayoría de la diabetes Tipo 2 se puede controlar por medio de disciplina y dieta. Muchos diabéticos jóvenes Tipo 1 y otros diabéticos Tipo 2 más graves, pueden necesitar insulina u otra terapia con medicamentos pero bajo supervisión médica. Los diabéticos de edad, con frecuencia tienen sobrepeso, y sus dietas deben ser muy rígidas para ayudarles a lograr un peso deseable. Esto es factible pero no fácil.

Existe todavía debate y desacuerdo sobre cuál es el mejor tratamiento dietético para la diabetes. Los lectores deben consultar bibliografía de nutrición o medicina interna para obtener informes detallados. Muchos médicos ahora recomiendan una dieta en la que de 55 a 65 por ciento de la energía viene de los carbohidratos, 10 a 20 por ciento de la proteína y 20 a 30 por ciento de la grasa. La dieta debe ser mixta y variada, debe contener cereales, legumbres o raíces, frutas y hortalizas. Se aconsejan los alimentos ricos en fibra. Lo importante es recalcar que la alimentación debe ser regular. El diabético debe comer cantidades moderadas con frecuencia, y evitar las comilonas o pasar períodos muy largos sin alimentarse. Los dietistas encuentran que es útil suministrar listas de intercambio que informen al diabético sobre grupos de alimentos o platos que contienen cantidades similares de carbohidrato, proteína, grasa y energía.

Los diabéticos pueden necesitar atención especial durante enfermedades, especialmente en el caso de infecciones; durante embarazos y partos; o en caso de cirugía. El alcohol no está totalmente prohibido, pero se debe consumir sólo en cantidades muy pequeñas. Los diabéticos deben ser conscientes de las probables complicaciones, de manera que puedan buscar un tratamiento lo antes posible. En los países industrializados el cáncer se encuentran entre las principales causas de muerte. Resulta cada vez más evidente que ciertos tipos de cáncer se asocian con algunas dietas y factores antinutricionales. Como ocurre con la enfermedad coronaria, la hipertensión, la obesidad y la diabetes, la evidencia epidemiológica sugiere que algunos tipos de cáncer son menos comunes en las personas que regularmente consumen cereales, legumbres, frutas y hortalizas.

Los cánceres de colon, próstata y mama, que son muy frecuentes en países industrializados, son en general mucho menos comunes en los países en desarrollo. Muchos creen que estos cánceres aumentan a medida que las dietas cambian con una disminución de frutas, hortalizas y fibra, y más cantidad de grasa. Ciertamente, el cáncer del colon parece estar influido por estos tipos de dietas. Por el contrario, las dietas basadas en vegetales en las que los principales alimentos son cereales no procesados, legumbres, frutas y hortalizas, parecen ser protectores contra el cáncer de colon y quizás otros tipos de cáncer. Estas dietas tradicionales son altas en fibra, y las dietas altas en fibra aumentan el tiempo de tránsito de los alimentos del estómago hasta su excreción en las heces. La pregunta sigue abierta sobre si la vitamina C, la vitamina E y el beta caroteno (vitaminas antioxidantes) u otros compuestos no nutrientes, de las frutas y hortalizas son protectores contra estos u otros tipos de cáncer, incluyendo los del aparato gastrointestinal. Un alto consumo de alcohol parece resultar en mayores tasas de cáncer de hígado y estómago. Las madres que lactan a sus hijos parecen presentar menores tasas de cáncer de mama que las que no han amamantado.

En algunos países en desarrollo, especialmente en África y el sudeste asiático, el cáncer primario de hígado es mucho más común que en los países industrializados del Norte. En algunos países africanos, este tipo de cáncer, también denominado hepatoma, es el más común. La investigación ahora demuestra que las altas tasas de prevalencia son el resultado de hepatitis previa en la vida, causada por el virus de hepatitis B. Algunos cánceres hepáticos, al igual que algunas otras enfermedades hepáticas, se pueden relacionar con el consumo de hepatotoxinas (toxinas para el hígado) en los alimentos. La que más comúnmente se menciona es la aflatoxina. La osteoporosis es una enfermedad crónica, muy común ahora en las personas mayores, sobre todo mujeres, en los países industrializados. La enfermedad se caracteriza por excesiva desmineralización de los huesos. En general, la reducción en el contenido de calcio de los huesos se ha considerado como un proceso normal de envejecimiento. Sin embargo, la pérdida de densidad ósea en las mujeres postmenopáusicas de los países industrializados es particularmente acelerada.

La osteoporosis aumenta en buena parte el riesgo de fracturas, aún por caídas o traumas menores. Las fracturas del cuello del fémur (cerca de la articulación de la cadera) son casi epidémicas en las mujeres ancianas de EE.UU. y Europa; además, estas personas tienen con mucha frecuencia fracturas en las vértebras. La estatura disminuye, las espaldas se doblan y hay dolores muy fuertes. La causa de la osteoporosis no se conoce. Casi con certeza, en las mujeres después de la menopausia, se debe en parte a niveles menores de hormonas (como el estrógeno) y a que hacen menos ejercicio. Algunos consideran que el bajo consumo de calcio tiene un papel importante y muchos millones de personas toman calcio medicinal porque creen que reducirán el riesgo de sufrir osteoporosis. Sin embargo, el consumo dietético de calcio es mucho mayor en EE.UU. donde la prevalencia de osteoporosis es más alta que en muchos otros países de Asia y África, donde la osteoporosis es poco común. Un consumo alto de proteína aumenta la necesidad de calcio, por lo tanto las personas que consumen dietas altas en proteína tienen mayores necesidades de calcio.

Existe alguna evidencia de que al aumentar el consumo de flúor se ayuda a mantener la densidad ósea, y el flúor se ensayó en el pasado para tratar la osteoporosis, pero ahora no se recomienda tanto. Muchas mujeres en los países industrializados ahora toman estrógenos después de la menopausia y esto quizá reduce la desmineralización que lleva a la osteoporosis. El ejercicio regular relativamente extenuante además reduce la pérdida de masa ósea. Las mujeres rurales de África, Asia y América Latina, quienes habitualmente trabajan en el campo, transportan leña y agua, caminan largas distancias al mercado y en general son bastante activas, cumplen con los requisitos para disminuir la probabilidad de osteoporosis. Los seres humanos inmovilizados, ya sean individuos con fracturas destinados a guardar o los astronautas en el espacio, pierden definitivamente calcio de sus huesos. En EE.UU. y Europa el aumento en el consumo de calcio puede reducir la probabilidad de desarrollar osteoporosis. En Estados Unidos y en el Reino Unido, la leche aporta de 30 a 50 por ciento del calcio dietético consumido. La leche entera, si se consume en las cantidades que con frecuencia se recomiendan para prevenir la osteoporosis, además aumentará apreciablemente la posibilidad de niveles no saludables de consumo de grasa total, grasa saturada y energía. En general se recomienda utilizar suplementos de calcio. Recientes experimentos en seres humanos demuestran que el tratamiento con hormonas paratiroideas puede ser efectivo en algunos casos de osteoporosis.

OTRAS ENFERMEDADES CRÓNICAS CON IMPLICACIONES NUTRICIONALES Las caries de los dientes, o caries dentales, es la enfermedad más común en los seres humanos del mundo entero. Esta condición y el papel de la dieta en su etiología se describen con detalle en el Capítulo 21.

El consumo excesivo de alcohol, que puede ser esporádico o alcoholismo con una dependencia crónica o adicción al alcohol, son problemas comunes en muchos países del Norte y el Sur. El alcohol aporta energía (aproximadamente 7 kcal por gramo de etanol) y en una persona que mantiene un peso óptimo, la energía del alcohol puede reducir el consumo de alimentos en 30, 50 o incluso hasta el 70 por ciento. Una persona que apenas consume un 50 por ciento de los alimentos de otra persona de la misma edad y peso, recibe sólo la mitad de los minerales y vitaminas esenciales que suministra una dieta normal. Por lo tanto, en los alcohólicos son comunes las condiciones y enfermedades por carencias. Una enfermedad grave, el síndrome de Wernicke-Korsakoff, debido a carencia de tiamina, es común en los alcohólicos (véase el Capítulo 16). Los alcohólicos a menudo desarrollan cirrosis hepática que casi siempre progresiva hasta provocar la muerte de quien la sufre. La adicción crónica al alcohol puede llevar a graves consecuencias familiares y sociales, y éstas a su vez pueden tener implicaciones nutricionales. El dinero que se podría gastar en la compra de alimentos o para cubrir necesidades básicas de la familia se gasta en alcohol. Una esposa o un padre alcohólicos puede ser una esposa o padre malos y pueden tener dificultades cada vez mayores para obtener el sustento de la familia. El alcoholismo causa muchos problemas en la sociedad, incluso, por ejemplo, muertes por accidentes de tránsito y aumento de la violencia.

actos del corpus en valencia

La evaluación nutricional del paciente cirrótico, como en todo paciente desnutrido, incluye: 1) los procederes clínicos (donde se recogen los datos del interrogatorio, examen físico, historia psicosocial y encuestas dietéticas); 2) los procedes antropométricos, que incluyen la talla, el peso, la superficie corporal, el índice de masa corporal (IMC), la circunferencia braquial, los pliegues cutáneos, y las áreas muscular y grasa del brazo. Las variables bioquímicas que se consideran son: glucosa, urea, creatinina, proteínas plasmáticas (albúmina, transferrina, prealbúmina), conteo celular de linfocitos, hierro sérico, excreción urinaria de creatinina y nitrógeno ureico, y el balance nitrogenado, entre otros. El consenso de la Sociedad Europea para la Nutrición Enteral y Parenteral de los pacientes con enfermedad hepática
recomienda: 18

  • Se debe aportar al paciente hasta 1,2 - 1,5 g de proteínas/Kg/día para lograr un balance nitrogenado adecuado. De esta
    forma se evita la depleción proteica endógena por la vía gluconeogénica: el beneficio que se obtiene dando pobres
    cantidades de proteínas en la dieta es mínimo comparado con la gran cantidad de aminoácidos que entran en la
    circulación sistémica debido a la degradación proteica endógena.
  • Es necesario modificar el régimen alimentario para prevenir la malnutrición y el patrón de ayuno en estos pacientes.

Este debe ser: 1) Comidas frecuentes en el día, 2) Inclusión de una merienda en las noches, y 3) Suplir con preparados
enriquecidos con aminoácidos de cadena ramificada, libres de aminoácidos aromáticos, combinados con glucosa e insulina, para disminuir la degradación proteica.

En los pacientes compensados, la dieta será según las recomendaciones para sujetos saludables. La dieta del paciente se particularizará de acuerdo con su evaluación nutricional y sus necesidades energéticas. El aporte de glúcidos, grasas y proteínas será adecuado en una proporción aproximada de: Glúcidos: 60 - 65 %; Grasas: 20 - 25 %; Proteínas: 10 - 15 %. En la cirrosis descompensada en cualquiera de sus formas, primero se deben tomar las medidas emergentes para controlar la gravedad del enfermo y sostener las funciones vitales (reanimación). En esta primera fase, las medidas a tomar desde el punto de vista nutricional son pobres, y están encaminadas principalmente a controlar la causa de la descompensación.

Una vez que el paciente rebasa esta etapa, se debe establecer un patrón de reajuste donde primeramente se reconocerá el
estado del enfermo. Se debe monitorear estrechamente la terapia nutricional, y ajustar secuencialmente la dieta, según la
respuesta del individuo. Se le administrarán las kilocalorías suficientes, según su tolerancia, para mantenerlo compensado, en forma productos enterales y parenterales.
En el caso específico de la encefalopatía hepática, existe un aumento en las concentraciones séricas de amoníaco, aminoácidos aromáticos, neuro-transmisores inhibitorios y falsos neurotransmisores como la serotonina, feniletanolamina y octopamina. 21

El tratamiento está encaminado en la primera etapa a controlar la hemorragia, conocer la causa de la misma (si es de origen varicoso o no), y aplicar las medidas de aclaramiento del tracto gastrointestinal con el objetivo para impedir la absorción de compuestos nitrogenados que precipiten la aparición de una encefalopatía. En este estado de descompensación del enfermo, el tratamiento dietético está encaminado a restringir la sal (sodio) a
0,5-1,0 g por día, y aportar, además, una dieta de acuerdo con las necesidades energéticas del individuo, con énfasis en
la administración de albúmina por vía oral (ovo- y lactoalbúmina) y endovenosa si lo requiriera y según los criterios establecidos. El aporte endovenoso se podrá realizar cuando sea necesario hacer paracentesis, y su infusión se calculará a
razón de 6 a 8 g de albúmina por cada litro de líquido ascítico extraído. 26

Este síndrome ocurre en los individuos con hepatopatías crónicas e insuficiencia hepática avanzada con hipertensión portal, y se caracteriza por una insuficiencia renal funcional y notable alteración de la circulación arterial y de la actividad de los sistemas vasoactivos endógenos. El tratamiento está encaminado a restringir al máximo el aporte de líquidos, suspensión de los diuréticos, y control estricto del balance hidroelectrolítico y ácido-básico, así como el uso de expansores plasmáticos y
la dopamina. 27 La Nutrición parenteral en los pacientes cirróticos solo debe reservarse para aquellos estados que plenamente lo justifiquen: 1) los desnutridos que deban ser sometidos a tratamiento quirúrgico, 2) en las insuficiencias hepáticas graves como medida terapéutica auxiliar, 3) en los pacientes graves con alguna de las complicaciones antes descritas o cuando exista imposibilidad de alimentación oral. 4

La Nutrición parenteral tiene sus inconvenientes, pues: 1) incrementa las actividades aminotranferasas y de la fosfatasa alcalina, 2) puede precipitar la aparición de colestasis, 3) aumenta el riesgo de infecciones. Recomedaciones en el uso de la albúmina exógena:

Es bueno dejar establecido que dicho elemento es un hemoderivado, no es un nutriente. Por lo tanto, no se puede utilizar con fines de repleción nutricional.

El metabolismo energético puede ser usado como factor predictivo a la hora de valorar el pronóstico de un paciente
cirrótico. 29 La correcta nutrición de estos pacientes es tan o más importante que el tratamiento farmacológico de la
enfermedad y sus complicaciones, ya que ello nos permite realizar acciones encaminadas a mejorar su calidad de vida,
de ahí la importancia de conocer exactamente todos los fenómenos metabólicos que ocurren en esta enfermedad. As an entity, Liver Cirrhosis (LC) is present with varying frequencies from country to country. Although its causes can be varied, alcoholic and viral factors are the most frequent ones. Malnutrition prevalence is high among cirrhotic patients because of the concurrence of a hypercatabolic state in one hand, and increased energy and nutrients requirements along with inadequate dietetic habits on the other, all of these factors difficulting nutritional replenishment. Feeding of the cirrhotic
patient is dependent upon the clinical status of the liver disease, be either compensated or uncompensated (hepatic encephalopathy, digestive bleedings, ascitis, hepatorenal syndrome). In the first case, diet will be established following the principles of a healthy diet. Regarding those patients with uncompensated signs of the hepatic disease, recommendations will be set forth based on the response of the patient to the medical treatment. Energy metabolism can be used as a predictive criterion. Proper nutrition of these patients is as important as the pharmacological treatment of the disease and its complications, because allow us to perform actions oriented to improve their quality of life. Henceforth, the importante of knowing accurately the
metabolic changes that ocurrs in this disease.

La protección de la integridad anatómica y funcional del hígado ejercida por el café es de tal calibre que parece poco creíble. Casi suena a broma. Sin embargo, estudios epidemiológicos de gran rigurosidad científica revelan que el consumo prolongado de café se asocia a una reducción muy notable del riesgo de cirrosis alcohólica y de cáncer de hígado, entre otros procesos. En el año 2004 la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó un notable estudio epidemiológico sobre esta enfermedad, en el que precisó que el 1,3 % de las muertes anuales en el mundo se debían a cirrosis hepática. En Europa sufren esta enfermedad 29 millones de personas, de las que 17.000 fallecen anualmente.

En España las enfermedades digestivas ocupan la cuarta causa de muerte (2013), según datos recientes del Instituto Nacional de Estadística (27 de febrero de 2015). La cirrosis es una gran protagonista de la patología digestiva, cuyas causas principales, en nuestro país, son el consumo de alcohol y el virus de la hepatitis C, prácticamente cada una es responsable de un 50% (algo más el alcohol). MEDIDAS PREVENTIVAS DE LA CIRROSIS

Antes de describir las propiedades benefactoras del café me parece crucial enfatizar que si realmente deseamos disminuir el riesgo de cirrosis, lo primero que tenemos que hacer es reducir el consumo de alcohol, pues a partir de los 40 gramos diarios de ingesta etílica existe un pronunciado riesgo de degeneración y desestructuración hepática; incluso trabajos más recientes están considerando que ya existe riesgo con 20 gramos de alcohol al día (unos tres vasos de vino). Las medidas de prevención primaria de la infección por los virus de la hepatitis C, B y D representan otra medida preventiva de primer orden. Dado que disponemos de una excelente vacuna frente a la hepatitis B, la mayor parte de los casos de cirrosis de origen vírico se deben a la evolución de la hepatitis crónica C, pues, por ahora, no podemos prevenirla con vacuna alguna. En consecuencia, las medidas de prevención primaria de la misma se centrarán en evitar su mecanismo de transmisión: práctica de relaciones sexuales seguras (con protección) y control de la transmisión por vía sanguínea (lucha contra la adicción a drogas por vía parenteral, control transfusiones…).

Una vez que la persona se ha infectado por el virus de la hepatitis C, tiene muchas posibilidades de evolucionar hacia una hepatitis crónica (en torno al 80%). Obviamente, el tratamiento efectivo de la misma conseguirá curar no sólo la citada hepatitis crónica sino también prevenir sus temibles complicaciones: cirrosis hepática y cáncer de hígado. Hasta ahora el tratamiento de la hepatitis crónica con el tratamiento convencional (interferón y ribavirina) tenía una efectividad de un 50%. Sin embargo, el avance terapéutico alcanzado durante el año 2014 ha sido espectacular, pues la nueva combinación de antivíricos (ritonavir, ombitasvir, dasabuvir…) parece ser capaz de curar hasta al 90% de las personas. Más aún, durante el 2015 se ha comprobado que la efectividad del tratamiento de la hepatitis C (causada por el genotipo 1) con sofosbuvir/daclatasvir es superior al 90%.

Aunque es bastante caro, está claro que la confirmación de estos excelentes resultados hace que la relación coste-beneficio sea muy rentable y beneficiosa. CAFÉ: REDUCCIÓN DEL RIESGO DE CIRROSIS

Si efectuamos un pequeño recorrido histórico sobre la literatura científica más relevante que ha versado sobre este tema nos remontaremos a los estudios iniciales de Klatsky, que ya en 1992 publicó un estudio de cohortes 1 en el que reveló que las personas que bebían cuatro o más tazas de café al día veían reducido su riesgo de cirrosis en un gran porcentaje: 80%. Posteriormente, se publicaron tres estudios italianos de carácter retrospectivo (casos y controles) que también obtuvieron resultados similares. Así, Corrao y colegas en 1994 comparando a un grupo de 115 casos con cirrosis con un grupo testigo o control, sin cirrosis, comprobaron que había una asociación inversa entre la ingesta de café y el riesgo de cirrosis 2. Estos mismos investigadores publicaron, siete años más tarde, en una revista de prestigio (Annals of Epidemiology), un estudio de casos y controles (274 casos de cirrosis y 458 controles), en el que mostraron que las personas que bebían cuatro o más tazas de café al día veían reducido su riesgo de cirrosis en un porcentaje del 84% con respecto a los que no bebían café 3. El tercer estudio de casos y controles fue el efectuado por Gallus y colegas 4, los cuales publicaron sus resultados en el año 2002, en la misma revista que el grupo anterior (Annals of Epidemiology). Estos investigadores comparando los hábitos dietéticos de 101 casos de cirrosis con 1538 controles, comprobaron que los que bebían tres o más tazas de café al día tenían un riesgo notablemente menor de desarrollar cirrosis: un 71%.

Un trabajo de gran repercusión fue el publicado en el año 2006 por Klatsky y colegas (grupo Kaiser permanente) en una revista anglosajona de gran relevancia (Arch Intern Med). Estos autores estudiaron prospectivamente a 125.580 personas, sin enfermedad hepática, durante un tiempo de 16 a 21 años (inicialmente examinados entre 1978 y 1985). A finales de 2001 ya habían diagnosticado 330 casos de cirrosis, de los cuales 199 se debían al consumo de alcohol. Tras controlar los diversos factores de confusión y empleando un sistema estandarizado para el cálculo de riesgos (modelos de regresión de Cox con 7 covariables), comprobaron que los bebedores habituales de café se beneficiaban de un 22% de reducción de cirrosis alcohólica por cada taza de café consumida al día, de forma que los que consumían cuatro o más tazas de café al día tenían riesgos relativos de 0,2 con respecto a los no bebedores, lo que significa una reducción de un 80% del riesgo de cirrosis etílica. También comprobaron una notable reducción del riesgo de elevación sanguínea de las enzimas hepáticas relacionadas con el daño del hígado (las transaminasas), particularmente en los grandes bebedores de alcohol (reducción de un 40 a un 50% de riesgo). El té no se asoció a ninguna reducción de riesgo. 5

Copas de café especial preparado con la cafetera de infusión Chemex por Pedro, un ángel barista Estos autores, aunque comprueban un notable efecto protector del café sobre el hígado, revelado por gran descenso del riesgo de cirrosis, insisten en que la mejor medida para evitar la cirrosis alcohólica se basa en la reducción de la ingesta de cantidades apreciables de alcohol.

Hasta ahora hemos visto que el consumo prolongado de café reduce el riesgo de cirrosis hepática de origen alcohólico, pero no sobre otras enfermedades crónicas del hígado (hepatopatías crónicas). Sin embargo, hace pocos años se han publicado varios artículos que describen el efecto protector del café en otras patologías crónicas del hígado: la hepatitis crónica causada por el virus de la hepatitis C y el hígado graso o esteatosis hepática no alcohólica. En ambos procesos el consumo prolongado de café parece reducir su evolución a cirrosis, hecho que ensombrecería el pronóstico de los mismos. Vamos a describir los citados artículos. Consumo de café: aumento de efectividad del antiguo tratamiento de hepatitis C (interferon y ribavirina)

En marzo de 2011, Neal Freedman y colegas, miembros del Instituto Nacional del Cáncer de EE.UU., publicaron en la revista oficial de la Sociedad Americana de Gastroenterología (Gastroenterology) un excelente trabajo 6 en el que revelaron que "el consumo alto de café (más de tres tazas al día) es un factor predictivo de una mejor respuesta virológica al tratamiento con interferon y ribavirina en pacientes con hepatitis C". En esencia, estos autores comprobaron que la respuesta virológica temprana (semana 20), tardía (semana 48, coincidiendo con la conclusión del tratamiento) y sostenida (cuando no se observa el ARN vírico en la semana 72) era tres veces más probable que sucediera en los bebedores de más de tres tazas al día, con respecto a los no bebedores. No observaron iguales beneficios en los bebedores de té.

Hemos de entender que la curación de la hepatitis crónica C evita sus dos grandes complicaciones: cirrosis y cáncer de hígado. ¿El café es capaz de reducir el riesgo de cirrosis hepática en personas que ya padecen Hepatitis C?

Antes, parecía harto difícil; ahora, es posible. Al menos, eso parece desprenderse de la publicación, en agosto de 2015, en Clinical Gastroenterology and Hepatology, 7 de un estudio observacional (casos y controles) que revela que el café y la cafeína (de otras fuentes) se asocia a una reducción significativa del desarrollo de cirrosis entre sujetos con infección crónica por el virus de la hepatitis C. Efectivamente, los autores del estudio aprecian que de los 910 pacientes de la muestra, los que sufrían cirrosis avanzada (342 pacientes) no consumían habitualmente café, mientras que los que presentaban lesiones mínimas o ligeras de fibrosis tenían como hábito arraigado el consumo habitual de café (568 pacientes). Incluso llegan a observar tal beneficio a partir de cantidades modestas de cafeína: 100 miligramos.

actos de tramite en derecho administrativo

Los diabéticos pueden necesitar atención especial durante enfermedades, especialmente en el caso de infecciones; durante embarazos y partos; o en caso de cirugía. El alcohol no está totalmente prohibido, pero se debe consumir sólo en cantidades muy pequeñas. Los diabéticos deben ser conscientes de las probables complicaciones, de manera que puedan buscar un tratamiento lo antes posible. En los países industrializados el cáncer se encuentran entre las principales causas de muerte. Resulta cada vez más evidente que ciertos tipos de cáncer se asocian con algunas dietas y factores antinutricionales. Como ocurre con la enfermedad coronaria, la hipertensión, la obesidad y la diabetes, la evidencia epidemiológica sugiere que algunos tipos de cáncer son menos comunes en las personas que regularmente consumen cereales, legumbres, frutas y hortalizas.

Los cánceres de colon, próstata y mama, que son muy frecuentes en países industrializados, son en general mucho menos comunes en los países en desarrollo. Muchos creen que estos cánceres aumentan a medida que las dietas cambian con una disminución de frutas, hortalizas y fibra, y más cantidad de grasa. Ciertamente, el cáncer del colon parece estar influido por estos tipos de dietas. Por el contrario, las dietas basadas en vegetales en las que los principales alimentos son cereales no procesados, legumbres, frutas y hortalizas, parecen ser protectores contra el cáncer de colon y quizás otros tipos de cáncer. Estas dietas tradicionales son altas en fibra, y las dietas altas en fibra aumentan el tiempo de tránsito de los alimentos del estómago hasta su excreción en las heces. La pregunta sigue abierta sobre si la vitamina C, la vitamina E y el beta caroteno (vitaminas antioxidantes) u otros compuestos no nutrientes, de las frutas y hortalizas son protectores contra estos u otros tipos de cáncer, incluyendo los del aparato gastrointestinal. Un alto consumo de alcohol parece resultar en mayores tasas de cáncer de hígado y estómago. Las madres que lactan a sus hijos parecen presentar menores tasas de cáncer de mama que las que no han amamantado.

En algunos países en desarrollo, especialmente en África y el sudeste asiático, el cáncer primario de hígado es mucho más común que en los países industrializados del Norte. En algunos países africanos, este tipo de cáncer, también denominado hepatoma, es el más común. La investigación ahora demuestra que las altas tasas de prevalencia son el resultado de hepatitis previa en la vida, causada por el virus de hepatitis B. Algunos cánceres hepáticos, al igual que algunas otras enfermedades hepáticas, se pueden relacionar con el consumo de hepatotoxinas (toxinas para el hígado) en los alimentos. La que más comúnmente se menciona es la aflatoxina. La osteoporosis es una enfermedad crónica, muy común ahora en las personas mayores, sobre todo mujeres, en los países industrializados. La enfermedad se caracteriza por excesiva desmineralización de los huesos. En general, la reducción en el contenido de calcio de los huesos se ha considerado como un proceso normal de envejecimiento. Sin embargo, la pérdida de densidad ósea en las mujeres postmenopáusicas de los países industrializados es particularmente acelerada.

La osteoporosis aumenta en buena parte el riesgo de fracturas, aún por caídas o traumas menores. Las fracturas del cuello del fémur (cerca de la articulación de la cadera) son casi epidémicas en las mujeres ancianas de EE.UU. y Europa; además, estas personas tienen con mucha frecuencia fracturas en las vértebras. La estatura disminuye, las espaldas se doblan y hay dolores muy fuertes. La causa de la osteoporosis no se conoce. Casi con certeza, en las mujeres después de la menopausia, se debe en parte a niveles menores de hormonas (como el estrógeno) y a que hacen menos ejercicio. Algunos consideran que el bajo consumo de calcio tiene un papel importante y muchos millones de personas toman calcio medicinal porque creen que reducirán el riesgo de sufrir osteoporosis. Sin embargo, el consumo dietético de calcio es mucho mayor en EE.UU. donde la prevalencia de osteoporosis es más alta que en muchos otros países de Asia y África, donde la osteoporosis es poco común. Un consumo alto de proteína aumenta la necesidad de calcio, por lo tanto las personas que consumen dietas altas en proteína tienen mayores necesidades de calcio.

Existe alguna evidencia de que al aumentar el consumo de flúor se ayuda a mantener la densidad ósea, y el flúor se ensayó en el pasado para tratar la osteoporosis, pero ahora no se recomienda tanto. Muchas mujeres en los países industrializados ahora toman estrógenos después de la menopausia y esto quizá reduce la desmineralización que lleva a la osteoporosis. El ejercicio regular relativamente extenuante además reduce la pérdida de masa ósea. Las mujeres rurales de África, Asia y América Latina, quienes habitualmente trabajan en el campo, transportan leña y agua, caminan largas distancias al mercado y en general son bastante activas, cumplen con los requisitos para disminuir la probabilidad de osteoporosis. Los seres humanos inmovilizados, ya sean individuos con fracturas destinados a guardar o los astronautas en el espacio, pierden definitivamente calcio de sus huesos. En EE.UU. y Europa el aumento en el consumo de calcio puede reducir la probabilidad de desarrollar osteoporosis. En Estados Unidos y en el Reino Unido, la leche aporta de 30 a 50 por ciento del calcio dietético consumido. La leche entera, si se consume en las cantidades que con frecuencia se recomiendan para prevenir la osteoporosis, además aumentará apreciablemente la posibilidad de niveles no saludables de consumo de grasa total, grasa saturada y energía. En general se recomienda utilizar suplementos de calcio. Recientes experimentos en seres humanos demuestran que el tratamiento con hormonas paratiroideas puede ser efectivo en algunos casos de osteoporosis.

OTRAS ENFERMEDADES CRÓNICAS CON IMPLICACIONES NUTRICIONALES Las caries de los dientes, o caries dentales, es la enfermedad más común en los seres humanos del mundo entero. Esta condición y el papel de la dieta en su etiología se describen con detalle en el Capítulo 21.

El consumo excesivo de alcohol, que puede ser esporádico o alcoholismo con una dependencia crónica o adicción al alcohol, son problemas comunes en muchos países del Norte y el Sur. El alcohol aporta energía (aproximadamente 7 kcal por gramo de etanol) y en una persona que mantiene un peso óptimo, la energía del alcohol puede reducir el consumo de alimentos en 30, 50 o incluso hasta el 70 por ciento. Una persona que apenas consume un 50 por ciento de los alimentos de otra persona de la misma edad y peso, recibe sólo la mitad de los minerales y vitaminas esenciales que suministra una dieta normal. Por lo tanto, en los alcohólicos son comunes las condiciones y enfermedades por carencias. Una enfermedad grave, el síndrome de Wernicke-Korsakoff, debido a carencia de tiamina, es común en los alcohólicos (véase el Capítulo 16). Los alcohólicos a menudo desarrollan cirrosis hepática que casi siempre progresiva hasta provocar la muerte de quien la sufre. La adicción crónica al alcohol puede llevar a graves consecuencias familiares y sociales, y éstas a su vez pueden tener implicaciones nutricionales. El dinero que se podría gastar en la compra de alimentos o para cubrir necesidades básicas de la familia se gasta en alcohol. Una esposa o un padre alcohólicos puede ser una esposa o padre malos y pueden tener dificultades cada vez mayores para obtener el sustento de la familia. El alcoholismo causa muchos problemas en la sociedad, incluso, por ejemplo, muertes por accidentes de tránsito y aumento de la violencia.

No hay pruebas de que el consumo moderado de alcohol sea dañino, siempre y cuando sea discreto. Inclusive se ha comprobado que un vaso de vino tinto con la comida principal, como parte de la «dieta mediterránea», puede reducir el riesgo de enfermedad cardíaca. Otros cuadros crónicos que tienen implicaciones nutricionales incluyen enfermedades de los riñones y del sistema urinario; del aparato gastrointestinal, donde se incluyen estómago; vesícula e hígado. Estas enfermedades se describen en textos médicos.

PROBLEMAS NUTRICIONALES DE LA POBREZA Y LA OPULENCIA - UN CONTRASTE Como se menciona en varios capítulos de la presente publicación, muchas de las principales enfermedades causadas por deficiencia nutricional que predominan en los países en desarrollo se asocian con falta de seguridad alimentaria, pobreza, enfermedades infecciosas, atención insuficiente y factores relativos a los mismos. Se ha podido demostrar claramente que el así llamado desarrollo económico, en especial el que va de la mano con el alivio de la pobreza, lleva rápidamente a importantes reducciones en la desnutrición y las infecciones. Ejemplos de países donde esto ha sucedido son: Costa Rica y Cuba en América Latina; Malasia y Tailandia en Asia y Mauricio en África. Las principales reducciones en malnutrición, en prevalencia de enfermedades transmisibles y en mortalidad infantil son probablemente el resultado de mejor educación y reducción del analfabetismo, de más seguridad alimentaria en el hogar y una mejor higiene y suministro de agua potable y un mayor acceso a servicios de salud razonablemente buenos.

En la mayoría de los países, a medida que se reducen las tasas de malnutrición proteinoenergética y de infecciones como la gastroenteritis y el parasitismo intestinal, aumenta a menudo la incidencia de enfermedad arteriosclerótica del corazón, obesidad, ciertos tipos de cáncer, diabetes y accidentes cerebrovasculares. Se hace con frecuencia evidente el cambio del perfil de salud, primero en los grupos más ricos y urbanos y luego en la población rural. En general no hay estadísticas confiables sobre morbilidad, pero en muchos países se publican datos sobre mortalidad. Estos datos demuestran claramente que en los países en desarrollo en mejor situación, las muertes a causa de infecciones y la malnutrición han declinado bastante y las tasas de mortalidad infantil han mejorado de modo significativo. Sin embargo, las tasas de mortalidad en las llamadas «enfermedades no transmisibles relacionadas con la dieta» aumentaron en estas naciones. Estas enfermedades incluyen neoplasmas malignos, diabetes, obesidad, enfermedades del sistema circulatorio (menos la fiebre reumática), enfermedad hepática crónica y cirrosis, colelitiasis y colecistitis. La Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó estadísticas para 42 países con buenos datos de mortalidad para los años 1991 a 1992 (OMS, 1993d), que muestran cómo en algunos países industrializados, por ejemplo Australia, Japón, el Reino Unido y los Estados Unidos, las tasas de mortalidad por estas causas disminuyeron de 1960 a 1990, mientras que en países en desarrollo en mejor situación, como Ecuador, Mauricio y Tailandia, las tasas de mortalidad por estas causas aumentaron notablemente en el mismo período. En muchos de los países en desarrollo de nivel intermedio, las tasas de mortalidad por estas enfermedades, en personas de 45 a 54 años de edad, fueron muy semejantes a las de los países industrializados para el período 1985 a 1989. Es probable que la significante reducción en estas últimas naciones se deba a esfuerzos educativos y mensajes de salud pública que influyen en la gente para reducir el consumo alimentario de componentes dietéticos dañinos y para modificar los comportamientos que aumentan el riesgo de muerte a causa de estos desórdenes. En realidad, los cambios de comportamiento no nutricional, como por ejemplo la disminución del tabaquismo, también contribuyen a estas reducciones. El cambio alimentario que se considera generalmente más importante es la reducción del consumo de ciertas grasas.

El aumento de las enfermedades no transmisibles relacionadas con la dieta, en países de rápido crecimiento, probablemente afecta primero y en mayor grado a la gente pudiente, a menudo personas productivas, bien educadas y con cargos importantes en los sectores públicos y privados. Estas enfermedades pueden luego reducir la productividad de estos individuos y su tratamiento puede además empezar a absorber un segmento cada vez mayor del presupuesto de salud. El reto para los nutricionistas y otros trabajadores de salud es ayudar a los países en desarrollo a evitar la transición de una alta prevalencia de infecciones evitables y de desnutrición, a tasas mayores de enfermedades crónicas de la riqueza, que son parcialmente evitables. Los países en desarrollo, sobre todo los que se industrializan con rapidez y tienen un alto aumento en los ingresos, tienen la posibilidad de tomar medidas antes que aumenten tales enfermedades. Este es un reto que debe tomarse y que no se debe ignorar. Quizá las medidas para reducir el tabaquismo son inclusive más importantes que las que se toman para prevenir los cambios dañinos en el consumo alimentario, pero las acciones para prevenir las prácticas dietéticas dañinas merecen prioridad. China es un país que por lo menos considera estos problemas y toma acciones apropiadas. Su atención es particularmente importante debido a que es el país más populoso del mundo y se ha transformado en los últimos 50 años, de un país con extrema pobreza, graves carencias de alimentos y muchas muertes a causa de infecciones, a una nación con una economía pujante, seguridad alimentaria y servicios de salud que han controlado muchas infecciones evitables. El gobierno chino tiene mucho más control sobre sus ciudadanos que el que tienen muchos otros gobiernos, y podría dar los pasos requeridos para reducir las tasas ya crecientes de enfermedades relacionadas con la nutrición y con el tabaquismo crónico. Al hacerlo, China podría establecer un ejemplo para otros países.

En la mitad de la década de 1990, la atención se focaliza en la enfermedad cardiovascular que toma auge en los países de Europa oriental y la ex-Unión Soviética. La incidencia creciente de enfermedades crónicas en los países en desarrollo merece atención. Una guía alimentaria puede tener varios propósitos. Puede servir para definir prioridades nacionales en el sector de la salud, o para facilitar la planificación de las economías nacionales (metas alimentarias, objetivos dietéticos/nutricionales); o dirigirse a individuos (consumo de nutrientes recomendados, guías alimentarias). Todas estas formas de orientación tienen en común el propósito de ayudar a las poblaciones a lograr un estado de nutrición óptimo, conducente a una buena salud.

Como los seres humanos en todas partes tienen necesidades nutricionales bastante semejantes en relación con su edad, sexo y tamaño corporal, la orientación nutricional se puede preparar hasta cierto punto con una perspectiva global. Las estrategias para lograr las metas nutricionales, sin embargo, varían de una población a otra y deben tener en cuenta el entorno biológico y físico de la población, así como los factores económicos y socioculturales sobresalientes. Estos aspectos se deben reflejar en las guías alimentarias. Las guías alimentarias son un conjunto de enunciados que orientan y suministran principios y criterios sobre prácticas alimentarias positivas para promover el bienestar nutricional de la población en general. Tienen como propósito que se utilicen por los individuos.

Las guías alimentarias se basan sobre todo en las necesidades nutricionales y el conocimiento científico actual y además, en forma indirecta pero firme, sobre los tipos de enfermedades relacionadas con la dieta predominantes en la sociedad. Las pautas toman en cuenta el patrón alimentario acostumbrado e indican las modificaciones que se deben establecer para contribuir a la reducción de estas enfermedades. Representan la forma práctica de alcanzar las metas globales nutricionales para una población. Hasta hace poco, las guías alimentarias se expresaban en términos técnicos nutricionales. Ahora, sin embargo, las guías alimentarias que se basan en grupos de alimentos y que enuncian los principios de una buena práctica de alimentación, son cada vez más comunes. Donde no se pueden expresar totalmente en términos de alimentos, están escritas en lenguaje corriente. Estas pautas evitan en lo posible utilizar términos técnicos de la ciencia de la nutrición. Las guías alimentarias con base en los alimentos varían entre los diversos grupos de población. Por lo tanto, es importante reconocer que en cada región o país puede existir más de un patrón de alimentación saludable, y por lo tanto desarrollar estrategias con base en los alimentos que sean apropiadas para la comarca local.

Los alimentos y la dieta no son los únicos componentes de un estilo de vicia saludable. Por lo tanto, las organizaciones que desarrollan guías alimentarias están cada vez más dispuestas a integrar mensajes relacionados con la alimentación, junto con otras políticas relacionadas con la salud (como tabaquismo, actividad física, consumo de alcohol). Se deben considerar en la preparación de guías alimentarias los siguientes puntos básicos:

los problemas de salud pública deben determinar la dirección y la relevancia de las guías alimentarias; las guías alimentarias se deben abordar en un contexto socio cultural específico y por lo tanto necesitan reflejar los factores sociales, económicos, agrícolas y ambientales más importantes, que afectan la disponibilidad de los alimentos y los patrones de alimentación;

las guías alimentarias necesitan reflejar los patrones alimentarios en vez de metas cuantitativas; las guías alimentarias necesitan ser positivas y deben estimular el placer de ingerir alimentos apropiados;

los diversos patrones alimentarios pueden ser compatibles con una buena salud. Para tratar en mejor forma los asuntos de consumo óptimo de nutrientes para el desarrollo de guías alimentarias basadas en los alimentos, la reciente Consulta de la FAO/OMS sobre Preparación y Uso de Guías Alimentarias Basadas en Alimentos (1995) promovió el concepto de densidad de nutrientes aplicada a la alimentación total - es decir, la cantidad de nutrientes esenciales suministrada por 1 000 kcal de energía provista por la dieta - como alternativa al enfoque tradicional de raciones dietéticas recomendadas para nutrientes específicos. La densidad de nutrientes de referencia, para nutrientes seleccionados, se presenta en el Anexo 4, con implicaciones importantes de salud pública al utilizar este enfoque en el desarrollo y la evaluación de guías alimentarias.

APROVECHE AL MÁXIMO SUS ALIMENTOS
UNA INICIATIVA DE LA FAO PARA PROMOVER EL DESARROLLO DE GUÍAS ALIMENTARIAS PRÁCTICAS La FAO recientemente ha producido una serie de materiales educativos sobre nutrición que se basan en las consideraciones anteriormente mencionadas y pueden facilitar el desarrollo de guías alimentarias prácticas. El paquete, titulado Aproveche al máximo sus alimentos se basa en reconocer que el alimento tiene un valor y una importancia más allá del suministro de nutrientes. El comer se encuentra entre las actividades más naturales y agradables conocidas, y dentro de la sociedad el alimento, y especialmente compartir y asegurar los alimentos, tiene un considerable significado social. Los múltiples papeles de los alimentos y las conductas que se relacionan con la comida necesitan reconocerse y apreciarse en el desarrollo de las guías alimentarias.

actos que genera la contienda contenciosa administrativa

La preservación de la masa muscular esquelética parece ser beneficiosa para la prevención de la encefalopatía recurrente, quizá debido al papel del músculo esquelético en la eliminación de amonio vía síntesis de glutamina. Dadas las anormalidades metabólicas descritas en la cirrosis, que producen un aumento del catabolismo y un descenso de la disponibilidad de la glucosa durante el ayuno, los alimentos ricos en carbohidratos pueden recomendarse, siempre que no coexista una intolerancia hidrocarbonada o aumento de la resistencia periférica a la acción de la insulina. Un tentempié al acostarse junto a 4-6 comidas diarias ha demostrado que proporciona un balance positivo de nitrógeno en los pacientes cirróticos 40. Si hay ascitis e hiponatremia, está indicada la restricción hídrica. La deficiencia de zinc es común en estos pacientes, especialmente cuando se asocia con malnutrición, debido a un descenso en la capacidad de almacenamiento hepático. Debe considerarse su suplementación si los niveles plasmáticos están bajos o en los casos con disgeusia o alteración de la visión 41. Puesto que el zinc es un cofactor en la síntesis hepática de urea desde el amonio, se ha postulado que los suplementos de zinc pueden mejorar la encefalopatía, aunque hay evidencias clínicas conflictivas sobre su eficacia como terapia para la encefalopatía hepática 42. Parece que su administración mejora la actividad del ciclo de la urea en modelos experimentales de cirrosis y se ha constatado que su deficiencia puede ser un factor precipitante de encefalopatía 25, por lo que se recomienda su suplementación oral (220 mg/d).

Por último, respecto de las alteraciones vitamínicas 1, los niveles de vitamina E están bajos en el 47% de los cirróticos y el 59% tiene enfermedad metabólica ósea, principalmente osteoporosis y raramente osteomalacia. Puede coexistir un déficit de vitamina A debido a un descenso en la liberación desde el hígado. Además, los niveles plasmáticos de vitamina B12 están habitualmente altos debido a un aumento en las transcobalaminas I y III pero, sin embargo, los niveles tisulares de Vitamina B12 están depleccionados, con un descenso en la transcobalamina II. 1. Esteller Pérez A, González Gallego J. Nutrición en las enfermedades hepatobiliares. En: Gil A Ed. Tratado de nutrición. Tomo IV. Acción Médica, Madrid, 2005, pp. 907-57. [ Links ]

2. Caregaro L, Alberino F, Samodio P y cols. Malnutrition in alcoholic and virus-related cirrosis. Am J Clin Nutr 1996; 63:602-609. [ Links ] 3. Marsano L, Martin A, Randall H. Current nutrition in liver disease. Curr Opin Gastroenterol 2002; 18:246-253. [ Links ]

4. McCullough AJ, Tavill AS. Disordered energy and protein metabolism in liver disease. Semin Liver Dis 1991; 11:265-277. [ Links ] 5. Madden AM, Bradbury W, Morgan MY. Taste perception in cirrhosis: its relationship to circulating micronutrients and food preferences. Hepatology 1997; 26:40-48. [ Links ]

6. Quigley EM. Gastrointestinal dysfunction in liver disease and portal hypertension. Gut-liver interaction revisited. Dig Dis Sci 1996; 41:557-561. [ Links ] 7. Thompson GR. Actions of neomycin on the intraluminal phase of lipid absorption. J Clin Invest 1971; 50:321-323. [ Links ]

8. Muller MJ. Energy expenditure and substrate oxidation in patients with cirrhosis: the impact of cause, clinical staging and nutritional state. Hepatology 1992; 15:782-794. [ Links ] 9. Selberg O, Bottcher J, Tusch G y cols. Identification of high and low risk patients before liver transplantation. A prospective cohort study of nutritional and metabolic parameters in 150 patients. Hepatology 1997; 25:652-657. [ Links ]

10. Merli M, Riggio O, Dally L. Does malnutrition affect survival in cirrhosis? Hepatology 1996; 23:1041-1046. [ Links ] 11. Pirlich M, Seiberg O, Boker K y cols. The creatinine approach to estimate skeletal muscle mass in patients with cirrhosis. Hepatology 1996; 24:1422-1427. [ Links ]

12. Pirlich M, Schutz T, Spachos T y cols. Bioelectrical impedance analysis is a useful bedside technique to assess malnutrition in cirrhotic patients with and without ascites. Hepatology 2000; 32:1208-1215. [ Links ] 13. Merli M, Riggio O, Romiti A y cols. Basal energy production rate and substrate use in stable cirrhotic patients. Hepatology 1990; 12:106-112. [ Links ]

14. Campillo B, Bories P, Pornin B y cols. Influence of liver failure, ascites and energy expenditure on the response to oral nutrition in alcoholic liver cirrhosis. Nutrition 1997; 13:613-621. [ Links ] 15. Petrides AS. Liver disease and diabetes mellitus. Diabetes Rev 1994; 2:2-18. [ Links ]

16. Mullen KD, Webwe FL. Role of malnutrition in hepatic encephalopathy. Semin Liver Dis 1991; 11:292-304. [ Links ] 17. Khoruts A, Stahnke L, McClain CJ y cols. Circulating tumor necrosis factor. Interleukin-1 and interleukin-6 concentrations in chronic alcoholic patients. Hepatology 1991; 13:267-276. [ Links ]

18. Guarner C, Soriano G, Tomas A y cols. Increased serum nitrite and nitrate levels in patients with cirrhosis: relationship to endotoxemia. Hepatology 1993; 18:1139-1143. [ Links ] 19. Jiménez Jiménez FJ, Montejo González JC, Núñez Ruiz R. Nutrición artificial en la insuficiencia hepática. Nutr Hosp 2005; 20(Supl. 2):22-24. [ Links ]

20. Wright G, Jalan R. Management of hepatic encephalopathy in patients with cirrosis. Best Pract Res Clin Gastroenterol 2007; 21:95-110. [ Links ] 21. Norenberg MD. Astrocytic-ammonia interactions in hepatic encephalopathy. Semin Liver Dis 1996; 16:245-253. [ Links ]

22. Arias JL, Aller MA, Sánchez F y cols. The inflammatory bases of hepatic encephalopathy. Eur J Gastroenterol Hepatol 2006; 18:1297-1310. [ Links ] 23. Kramer L, Tribl B, Gebdo A y cols. Partial pressure of ammonia versus ammonia in hepatic encephalopathy. Hepatology 2000; 31:30-34. [ Links ]

24. Donovan JP, Schafer DF, Shaw BW y cols. Cerebral oedema and increased intracranial pressure in chronic liver disease. Lancet 1998; 351:719-721. [ Links ] 25. Blei A, Córdoba J. Hepatic encephalopathy. Am J Gastroenterol 2001; 96:1968-1976. [ Links ]

26. Cabré E, González-Huix F, Abad A y cols. Effect of total enteral nutrition on the short-term outcome of severely malnourished cirrhotics. A randomized trial. Gastroenterology 1990; 98: 715-720. [ Links ] 27. Marchesini G, Dioguardi FS, Bianchi GP. Long-term oral branched chain aminoacid treatment in chronic hepatic encephalopathy. J Hepatol 1990; 11:92-101. [ Links ]

28. Mendenhall CL, Roselle GA, Gartside P y cols. Relationship of protein calorie malnutrition to alcoholic liver disease: a reexamination of data from two Veterans Administration cooperative studies. Alcohol Clin Exp Res 1995; 19:635-641. [ Links ] 29. Cabré E, Rodríguez-Iglesias P, Caballería J y cols. Short and long term outcome of severe alcohol-induced hepatitis treated with steroids or enteral nutrition: a multicenter randomized trial. Hepatology 2000; 32:36-42. [ Links ]

30. Plauth M, Cabré E, Riggio O y cols. ESPEN Guidelines on enteral nutrition: liver disease. Clin Nutr 2006; 25:285-294. [ Links ] 31. Bran OS. Infectious complications of cirrhosis. Curr Gastroenterol Rep 2001; 4:285-292. [ Links ]

32. McCullough AJ. Malnutrition in liver disease. Liver Transplant 2000; 6(Supl. 1):85-96. [ Links ] 33. ASPEN Board of Directors. Guidelines for the use of parenteral and enteral nutrition in adult and pediatric patients. Liver disease. J Parent Enteral Nutr 2002; 26(Supl.1):65-67. [ Links ]

34. Córdoba J, López-Hellín J, Planas M y cols. Normal protein for episodic hepatic encephalopathy: results of a randomized trial. J Hepatol 2004; 41:38-43. [ Links ] 35. Fabbri A, Magrini N, Bianchi G y cols. Overview of randomized clinical trials of oral branched chain amino acid treatment in chronic hepatic encephalopathy. J Parent Enteral Nutr 1996; 20:159-164. [ Links ]

36. Marchesini G, Bianchi G, Merli M y cols. The Italian BCAA Study Group. Nutritional supplementation with branched-chain amino acids in advanced cirrhosis: a double-blind, randomized trial. Gastroenterology 2003; 124:1792-1801. [ Links ] 37. Muto Y, Sato S, Watanabe A, for the LOTUS group y cols. Effects of oral branched chain amino acid granules on eventfree survival in patients with liver cirrhosis. Clin Gastroenterol Hepatol 2005; 3:705-713. [ Links ]

donde puedo comprar lioresal