El cuidado de apoyo es una parte importante del tratamiento de los conejos con enfermedad hepática. La atención de apoyo puede incluir la terapia de fluidos, la alimentación (alimentación forzada o la colocación de sondas de alimentación), y el estrés minimizando. Las vitaminas, como la vitamina B y K, pueden ser útiles si el conejo no ha estado comiendo. Coccidiosis: Es un parásito que puede afectar el hígado de los conejos. Es una enfermedad común en las granjas de conejos y conejos pequeños. Cualquier conejo puede portar coccidios de su lugar de origen. Los coccidios pueden causar depresión, diarrea, pérdida de peso, abdómen distendido, y la muerte del animal. Se puede identificar mediante un examen fecal. En los casos más graves, cuando se ha producido un daño hepático grave (el parásito puede generar lesiones como abscesos nodulares de color blanco amarillento en el hígado), el conejo puede morir a pesar del tratamiento. Este parásito se puede tratar con una variedad de medicamentos. La buena higiene y la prevención de la contaminación fecal de los comederos y bebederos ayudan a controlar esta enfermedad.

Hidatidosis: La Fasciola hepatica es una casualidad del hígado que puede afectar a los conejos que pastan en terrenos que contienen caracoles portadores (el caracol es un hospedador intermediario para el parásito). El diagnóstico puede hacerse por un examen feca l. En algunos casos, la enfermedad puede no ser detectada hasta el examen post mortem (examen de los tejidos después de la muerte). El tratamiento es con un antiparasitario y con el cese de los pastos contaminados. Enfermedades microbianas: Las bacterias como Pasteurella multocida, Clostridium piliformis, colibacilosis, salmonelosis, la listeriosis, la tuberculosis, cystneros Taenia y parásitos como la toxoplasmosis puede causar enfermedad hepática y la muerte en los conejos. El diagnóstico puede hacerse con aspirados de hígado, biopsias, o cultivos. El tratamiento con diversos antibióticos puede o no puede ser eficaz, dependiendo de la severidad de la enfermedad y la respuesta individual a la terapia.

Toxinas: Las aflatoxinas son sustancias de hongos que pueden estar presentes en los alimentos con moho. Las aflatoxinas son muy tóxicas para el hígado y pueden causar enfermedad y muerte en los conejos afectados. El diagnóstico puede sospecharse mediante una biopsia hepática y los niveles de aflatoxinas de los alimentos se puede medir. El tratamiento es principalmente de apoyo y consiste en la extracción de los alimentos afectados. Si ha ocurrido daño hepático severo, el conejo puede morir antes de que se realice un diagnóstico.
El plomo y otros metales pesados ​​pueden causar enfermedad y muerte en los conejos. El diagnóstico de la intoxicación por metales pesados ​​se puede hacer mediante radiografías y comprobar los niveles de metales en la sangre. Hay una variedad de otras toxinas, ya sea inhalado o contacto, que puede ser perjudicial para el hígado de conejo. Lo más notable es el hecho de que el cedro y las virutas de pino son citotóxicos (tóxicos para las células), y pueden causar daños en el hígado. Además, estas virutas usadas como sustrato podría estar relacionado con una mayor incidencia de tumores. Eucalipto y vermiculita también pueden ser tóxicos. Estos materiales deben evitarse como sustrato en conejos y roedores.

Lipidosis hepática: La lipidosis hepática, también conocida como hígado graso, describe la acumulación anormal de grasa en las células del hígado. Esto no suele ser una condición primaria en conejos, pero es causado por períodos de no comer. Algunas de las causas de la lipidosis hepática puede ser una enfermedad dental, por un contenido demasiado bajo de fibra en la dieta, animales obesos que enfermen, gestaciones difíciles. Los análisis de sangre y ecografías pueden ayudar a diagnosticar esta afección. El tratamiento es principalmente de apoyo e incluye soporte nutricional lo más rápido posible. El pronóstico puede ser pobre en función de la gravedad de la enfermedad. Parte del tratamiento será aumentar la actividad de la lipasa hepática y proteger a las células hepáticas de la degeneración grasa en conejos.

Neoplasia: Muchos tumores pueden afectar el hígado de los conejos. El linfoma, adenoma del conducto biliar, y el carcinoma se encuentran entre los tipos más comunes de tumores descritos en el hígado de conejo. Los tumores en otras partes del cuerpo, tales como los tumores uterinos, pueden propagarse al hígado. Los tumores de hígado tienen un mal pronóstico, ya que la cirugía no suele ser una opción. Las radiografías, ultrasonido y biopsia hepática se utilizan para diagnosticar tumores en el hígado. Los análisis de sangre no son buenas pruebas de detección de tumores en el hígado, ya que pueden ser normales en la enfermedad. La quimioterapia ha sido utilizada en conejos y puede ayudar a prolongar la vida del conejo si se detecta un tumor en el hígado. En conclusión, una variedad de enfermedades y toxinas puede causar trastornos hepáticos en conejos. Debido a que los conejos muestran signos inespecíficos de enfermedad, se recomienda en estos casos un examen realizado por un veterinario especializado en animales exóticos con experiencia con el fin de determinar qué pruebas de diagnóstico adicionales pueden ser necesarias para definir mejor la enfermedad. En los casos en que se sospeche de enfermedad hepática, pueden estar indicadas pruebas diagnósticas como analíticas, radiografías, ultrasonido y aspirados o biopsias hepáticas. El pronóstico varía dependiendo de la gravedad de la enfermedad y la respuesta individual a la terapia.

El dueño del conejo puede disminuir el riesgo de enfermedad hepática en su conejo evitando proporcionar determinados tipos de pienso y alimentos con moho, y evitar el uso de virutas como el cedro y pino como sustrato. Además, la esterilización de los conejos a una edad temprana elimina el riesgo de tumores uterinos que se puede diseminar al hígado. Un hígado sano trabaja para el organismo luchando contra las infecciones, depurando la sangre y almacenando energía. Pero en ocasiones puede convertirse en el blanco del ataque de sustancias químicas, de virus o incluso, de tu propio sistema inmunológico. Si el hígado goza de buena salud, podrá regenerarse y recuperarse del daño; pero si hay algo que se lo impide o es incapaz de hacerlo por cualquier motivo, es preciso que estés atento a los primeros signos para buscar atención médica inmediata.

Presta atención a los primeros signos de aviso. Si en tu familia ha habido problemas hepáticos o si estás tomando una medicación que pueda afectar a este órgano (p.ej., para la diabetes o para el corazón), tienes que ser especialmente cauteloso. Según la Clínica Mayo, estos pueden ser algunos de los síntomas iniciales: alteración del color en piel y ojos -sobre todo si adoptan un tono amarillento-; sensibilidad en la piel, que pica y se inflama con facilidad; y dolor e hinchazón abdominal. Si experimentas cualquiera de estos síntomas, junto con orina siempre oscura, pérdida de apetito, náuseas, fatiga crónica, o deposiciones pálidas con sangre o de color alquitranado, y dichos síntomas persisten, debes buscar atención médica de inmediato. Observa tus síntomas. Si se te ha diagnosticado alguna dolencia hepática o tienes problemas de hígado, es preciso que vigiles constantemente tus síntomas para asegurarte de no empeorar. Si tu hígado está sano, pero tomas algún medicamento que puede dañarlo, es importante que estés alerta ante el menor cambio que se produzca en tu cuerpo, antes de que te sobrevenga un daño permanente.

Sométete a exámenes médicos. El Instituto Nacional de la Salud reconoce tres métodos para evaluar la salud del hígado: análisis de sangre, TAC y biopsia de tejido hepático. Además, recomienda a las personas que ya tienen problemas hepáticos, a los diabéticos, a los obesos y a los que padecen otras enfermedades, hacerse una revisión al menos una vez al año. Si perteneces a uno de los grupos de alto riesgo, es posible que tu médico te recomiende un número mayor de revisiones, pero todo va a depender de tus necesidades individuales. Busca las diversas opciones de tratamiento. Si ya tienes problemas en el hígado o eres susceptible de padecerlos, es importante que sepas qué opciones de tratamiento existen. Cada tratamiento se basa en el tipo de problema que el hígado presenta; por ejemplo, para una hepatitis provocada por un virus, se utilizará medicación antiviral, como el interferón alfa. Otros procedimientos incluyen el uso de ribavirina, lamivudina, esteroides o antibióticos. Cuando se padece una hemocromatosis (acumulamiento excesivo de hierro en el cuerpo, especialmente en el hígado), el tratamiento irá destinado a extraer del organismo el excedente de hierro. Para controlar los síntomas que aparecen cuando hay un problema hepático, se prescriben también suplementos de vitaminas y minerales. Si a pesar de estas medidas, el hígado continúa fallando, solo quedará el trasplante como último recurso.

Cambia tu dieta. El Centro Médico de la Universidad de Illinois ofrece unas cuantas recomendaciones dietéticas para personas con problemas hepáticos. El primer paso es limitar la ingesta de proteínas, porque a un hígado dañado le cuesta procesarlas. Luego, se debería incrementar el aporte de carbohidratos, con el fin de mantener altas las reservas energéticas del cuerpo. Esta institución también recomienda reducir o moderar la cantidad de grasas, líquidos y sodio en la dieta, porque un hígado con problemas tiene dificultad para procesar y digerir estas sustancias. Por último, si tu hígado no va bien, es posible que necesites un aporte extra de ciertas vitaminas y minerales -siempre bajo prescripción facultativa-. Un hígado enfermo no es capaz de almacenar adecuadamente ciertas vitaminas y minerales esenciales, de ahí que necesites ese aporte extra para que tu cuerpo se mantenga sano. Por favor, consulta con tu médico antes de tomar dosis excesivas de vitaminas o suplementos dietéticos. Pidiéndole consejo, evitarás daños irreparables en el hígado. Es sabido que ciertas hierbas, como la cimicifuga o la efedra (también conocida como "ma huang"), provocan daños en el hígado si se administran en grandes cantidades. Antes de tomar cualquier suplemento a base de hierbas, consulta a tu médico, nutricionista o dietista, para asegurarte de que no estás sobrecargando de trabajo a tu hígado innecesariamente.

Las personas con un riesgo mayor de sufrir problemas de hígado son aquellas con una historia familiar de enfermedades hepáticas; las que padecen diabetes; las que trabajan con productos químicos tóxicos o en laboratorios donde se manipula sangre, virus, bacterias u otros patógenos; las que desarrollan su labor en un centro de salud; las que tienen obesidad; las que han tatuado su cuerpo (especialmente debido al uso de agujas no esterilizadas); o aquellas que recibieron una transfusión antes de 1992. Si perteneces a alguna de estas categorías, sométete a revisiones de forma regular para asegurar la salud de tu hígado. El acné (acné vulgaris) es una infección de la piel bacteriana que ocurre principalmente en el rostro, así como en la espalda, pecho, hombros, cuello y nalgas.

Es causada por cambios en las glándulas sebáceas de la piel, produciendo grasa en demasía, la que obstruye los poros, generando lesiones en la piel que se conocen como granos (puntos blancos), barritos (puntos blancos), espinillas (puntos negros) etc. Es muy frecuente en los adolescentes de ambos sexos, entre 12 y 25 años, persistiendo hasta los 40 años en algunos casos. El acné afecta al 70% de la población juvenil. El acné es generado en principio por problemas depresivos, que generan problemas orgánicos, digestivos, hepáticos, intestinales y hormonales; estos problemas orgánicos producen acné. Eliminar la depresión y los problemas orgánicos es eliminar el acné.

El acné encuentra un aliado muy fuerte en problemas depresivos, ya sea del paciente o en la familia, por cargar muchas preocupaciones en la mente, por tener un estado anímico bajo, que disminuye las defensas del organismo, por estar incluido en familias complicadas no bien constituidas. Todos estos problemas depresivos mencionados generan problemas orgánicos, cambios hormonales, problemas digestivo hepáticos y problemas intestinales, que a la larga generan acné en el rostro, cuello, espalda del paciente. La mejor manera de eliminar todos esos problemas orgánicos y el acné es por supuesto manteniendo una alimentación saludable y un ambiente sin estrés.

  • Los cambios hormonales generan acné: Los cambios hormonales en la pubertad generan acné. En las mujeres, el exceso de progesterona en días previos al período menstrual, se suele generar más acné y mayor acumulación de grasa en la parte afectada. Esto ocurre en la segunda mitad del ciclo menstrual, o sea, dentro de las dos semanas anteriores a la menstruación. Es la actividad hormonal durante los ciclos menstruales. En los hombres es el exceso de la hormona masculina llamada Testosterona. En resumen: Es el incremento de secreción de hormonas sexuales lo que aumenta la producción de sebo cutáneo.
    Principalmente en mujeres los cambios hormonales también se reflejan en las mujeres después de la pubertad, entre los 1os 18 y 30 años aproximadamente, que por desequilibrios hormonales provoca en las mujeres problemas menstruales (cólicos menstruales, dismenorrea, quistes del ovario, salpingitis, etc.). Las mujeres que tienen trastornos hormonales sufren de acné días antes de cada menstruación; esta es la forma de reconocer si el acné es de origen hormonal, pero solamente en las mujeres con periodos menstruales y antes de los 30 años. Una forma de tratar este problema es usar un tratamiento natural debe ser responsable y muy disciplinado, ya que por estos cambios hormonales durante el embarazo también suelen aparecer, es por eso que se recomienda una alimentación saludable.
    El acné desarrollado por problemas hormonales en los púberes se localiza en la barbilla, parte superior del labio y mentón, como comedones (puntos blancos y espinillas) y microquistes del tamaño de un alfiler y tiende a tener un color rosado.
  • Los problemas hepáticos generan acné: Este tipo de acné se manifiesta acompañado de manchas, es por tener un hígado graso o por un mal funcionamiento del hígado y de la vesícula biliar, se da tanto en mujeres como en hombres. El tratamiento de acné por causas hepáticas tiene que estar complementados estrictamente con una buena alimentación, para brindar salud y fortalecimiento al hígado.
  • Los problemas intestinales generan acné: Las personas que tienen problemas de estreñimiento, colon irritable o colon perezoso, generan en su cuerpo problemas intestinales y por ende acumulación de materia fecal en la zona del intestino. La única manera de eliminar los problemas intestinales es eliminar los desechos fecales acumulados en el intestino. También puede acudir a tu médico naturista o medico de confianza y pedir un método de limpieza de colon y eso te ayudara muchísimo a desaparecer los problemas intestinales y por ende tu acné. Este tipo de acné se localiza generalmente en el cuello y en mentón como forúnculos. Brotes de acné en mentón y cuelo.
  • Acné medicamentoso: Brotes de granos en cualquier parte de cuerpo, la ingesta de antibióticos, litio, hidantoína, corticoides tópicos y sistémicos, pastillas anticonceptivas, etc. podrían genera este tipo de acné.
  • Renal: Cuando los riñones están afectados se presenta un tipo de acné llamado acné renal esto se manifiesta como pústulas o comedones milimetricos notorios principalmente en la barbilla y debajo del labio inferior.
  • Emocional: Cambios de humor, estrés, depresión se presenta en cualquier parte, pero principalmente en el rostro.

Las glándulas sebáceas producen aceite (sebo) que normalmente llega a través de los folículos pilosos a la superficie de la piel. Sin embargo, las células de la piel pueden taponar los folículos y bloquear el aceite que llega desde las glándulas sebáceas. Cuando los folículos se taponean, las bacterias de la piel (llamadas acné propionibacterium o acné P.), comienzan a multiplicarse dentro de los folículos y provocan inflamación. El acné se desarrolla de la siguiente manera:

  • El bloqueo incompleto del folículo piloso origina puntos negros (un tapón negro, semisólido).
  • El bloqueo completo del folículo piloso origina puntos blancos (un tapón blanco, semisólido).
  • La infección y la irritación hace que se formen los puntos blancos. Finalmente, el folículo taponeado explota y derrama aceite, células epiteliales y bacterias sobre la superficie de la piel como consecuencia, la piel se irrita y empiezan a desarrollarse espinillas o lesiones. La lesión básica producida por el acné se denomina comedón.
  • El acné puede ser superficial (espinillas, son abscesos) o profundo (cuando las espinillas inflamadas hacen presión hacia dentro de la piel, lo cual provoca la formación de quistes con pus que, al romperse, causan la aparición de abscesos más grandes.)
  • Acné comedoniano
  • acné pápulo – pustulento
  • acné nodular o foruncular
  • acné nodular (foruncular) quístico
  • acné conglobata.
  • Acné rosáceo

Medicinas naturistas es una comunidad sin ánimo de lucro que se apoya en subvenciones y donaciones de personas agradecidas por nuestras publicaciones. Si donan unos dólares o compartes nuestras publicaciones, estan colaborando con la supervivencia de este portal y la difusion de alternativas naturales como complemento a alguna enfermedad.
facebook.com/medicinasnaturistas

Esta información ha sido creada con el fin de dar a conocer alternativas distintas en la lucha de enfermedades, mas no pretende sustituir a su médico o a la medicina alopática. tampoco exonera o sustituye la consulta a un médico naturista. Se recomienda consultar con su médico antes de usar esta información. El hígado es uno de los órganos más importantes de tu cuerpo. También es el más grande: es casi del tamaño de un balón de fútbol americano. Se ubica tras la parte inferior derecha de las costillas, donde queda protegido de las lesiones.

El hígado funciona como la planta de procesamiento químico del cuerpo. Sus funciones son:

  • Convertir los nutrientes en sustancias químicas y proteínas que el cuerpo necesita para estar sano.
  • Almacenar los nutrientes de los alimentos que comes.
  • Metabolizar los medicamentos y el alcohol.
  • Eliminar los desechos de la sangre.
  • Producir las enzimas y la bilis que ayudan a digerir los alimentos.
  • Producir las proteínas que necesita el sistema inmunitario para ayudar a tu cuerpo a resistir las infecciones.

Para las personas VIH+, el hígado tiene una importancia vital, puesto que éste procesa muchos de los medicamentos utilizados para tratar el VIH. Lamentablemente, los medicamentos anti-VIH pueden provocar hepatotoxicidad (daño hepático), lo que puede evitar que el hígado funcione adecuadamente. Además, las personas VIH+ pueden sufrir daño hepático o su hígado puede verse sobrecargado debido a:

  • Otros medicamentos de venta con receta médica, medicamentos de venta sin receta médica como el acetaminofeno (Tylenol), el uso frecuente de antibióticos o la exposición a sustancias químicas
  • Infecciones oportunistas (IO) relacionadas con el SIDA como el MAC (complejo Mycobacterium avium), la TB (tuberculosis), el CMV (citomegalovirus) o la criptosporidiosis
  • Hepatitis (inflamación del hígado) causada habitualmente por la infección con un virus, como la hepatitis A, B o C
  • Abuso de alcohol o drogas

Algunos problemas hepáticos ocurren sólo durante el embarazo o afectan a las mujeres más que a los hombres. Éstos son:

  • Cálculos biliares
  • Cirrosis biliar (daño en el conducto biliar)
  • Enfermedades hepáticas autoinmunes
  • Enfermedad de hígado graso no alcohólico
  • Adenomas hepáticos (tumores en el hígado)

Además, las mujeres tienden a desarrollar enfermedades hepáticas relacionadas con el alcohol, en particular cirrosis (cicatrices en el hígado) y hepatitis, después de un período más corto que los hombres.

Los anticonceptivos orales (píldoras anticonceptivas) pueden provocar un aumento en los adenomas hepáticos (tumores en el hígado) y las mujeres que tengan antecedentes significativos de estos tumores benignos (no cancerosos) no deben usarlos. Los medicamentos anti-VIH de la clase de los inhibidores nucleósidos de la transcriptasa reversa (INTR) pueden tener efectos secundarios negativos que pueden llevar a problemas hepáticos. Uno de ellos es la toxicidad mitocondrial.

Las mitocondrias están en el interior de las células y producen energía al metabolizar los azúcares y los lípidos. Al mismo tiempo, se crea ácido láctico como producto de desecho. Normalmente, el cuerpo procesa el ácido láctico y lo elimina. La toxicidad mitocondrial daña las mitocondrias y, por lo tanto, el ácido láctico no se procesa. Esto hace que suban los niveles de ácido láctico. Si éstos se elevan demasiado, se produce una afección muy poco frecuente pero grave que se llama acidosis láctica.

La acidosis láctica puede originar problemas hepáticos, como la acumulación de grasa en el hígado y en sus alrededores y la inflamación de éste. Esta afección es más común en mujeres VIH+ que en hombres, en especial aquéllas embarazadas u obesas. Una de las mejores formas para saber si tienes daño hepático son análisis de sangre especiales llamados pruebas de la función hepática (LFT, liver function test). Las LFT miden los niveles de algunas enzimas hepáticas en el torrente sanguíneo. Niveles enzimáticos altos pueden indicar un daño hepático causado por medicamentos, alcohol, hepatitis o drogas ilícitas. Las LFT habitualmente forman parte de los análisis de sangre rutinarios para personas con VIH. Las LFT más comunes son:

dosificacion sinemet plus retard

sinemet mecanismo de accion

sinemet y alimentos

Hola. a mi canario le han salido unos bultos muy raros. uno en cada hombro. k es eso? Hola mi canario esta extraño, esta embolado, duerme y esta débil come poco que puede ser, me tiene muy preocupada y triste:(

Hola, micanario lleva algun tiempo con diarreas y ahora le he visto un bulto negro en el abdomen, hasta ahora comia bien, pero lleva unos dias que come poco y hace diarrea pero en menor cantidad que antes buenas noches.Tengo un problema y sí me podéis ayudar.Tengo canarios y los pollos me salen muy débiles y con un punto negro en el lado derecho del vientre y se mueren los pollos o los padres no le dan de comer y quisiera saber como solucionar este problema.Por favor seriedad.Gracias

ola necesito obtener el libro de veterinaria completo Hola mi canaria acaba de terminar una puesta y tiene el pico y patas palidas,tambien tiene la cloaca amarillenta blanquecina,esta embolada y ni come ni bebe.Espero respuesta,Gracias

mi canario esta extraño, esta embolado, duerme y algo débil. me podrían decir que le esta pasando. GRACIAS ¿Cómo puedo suministrar un baño antiparasitario de forma correcta? Cada vez que pongo una disolución de vinagre y agua no se bañan, he de aplicarla con spray obligatoriamente.

tengo una canaria, tuvo 3 crias lindas y bellas ya tienen cuatro meses se encuentra en una jaula sola, nunca abandono el nido hasta ayer, pero no se sostiene, tiene temblores y no controla la cabeza que podre hacer. Tengo un canario de aproximadamente 14 años de edad y hace aproximadamente 2 semanas un ojo se le inflamo y al parecer le sangraba y se le formo una costra tapandole por completo el ojo, a los pocos dias le sucedio lo mismo en el otro ojo, yo pense que se iba a morir, pero no, que debo hacer?

Tengo un canario adulto (14 años) y se le pusieron los dos ojos como el que esta en la portada (enfermedades de canarios), que debo hacer. Gracias. Buenas, he comprado una canaria para hacerle compañía a mi canario, esto hace un tiempo, pensé que ya estaba en época de celo, aunque se veía un poco desaliñada y sus alas caídas, además de pasar gran parte del día quieta, y sus alas entre abiertas, hacer unos extraños movimientos con la cola como tratando de botar algo, y perdidas de algunas plumas alrededor de la cloaca algo sucia, pensando que podría ser estreñimiento le he dado unas gotas de aceite de ricino, pero no mejora, no ha perdido peso, pero sigue igual

Bueno días, mi canario refleja una inchasón en la cabeza de lado derecho, por arriba de su ojo, a dejado de cantar, y en ocasiones se ve como si estuviera inflado. que puedo
hacer tengo un mixto jilguero al que le ha salido una especie de grano de aspecto seboso entre la base del pico y el ojo, ha ido creciendo hasta alcanzar el tamaño de un guisante ¿quien me puede orientar? el pajaro esta en perfectas condiciones, como si no tubiera nada

Buenas tarde tengo un canario que tiene micosis y cual es el antibiotico que tendria que darle. Saludos y gracias Tengo un canario que se está quedando pelado y esta muy delgado, estoy muy preocupada. Que puedo hacer?

tengo varios pichones con diarrea blanquecina y embolados,¿ que podría darle? gracias. pichones con heces blancas y embolados, ¿ que les puedo dar?

Hola buenos días tengo una canaria y la tuve junta con un canario 4 días ahora está todo el día en el suelo de la jaula y sin moverse que le puede pasar gracias
doblale la cabeza para atras y pegale un golpe seco, con eso morira de una vez

    El hígado es un órgano situado en la parte superior y derecha del abdomen, es la más voluminosa de las visceras.

    Éste pesa unos 1.500 grs y se encuentra formado de células llamadas hepáticas, cada una de las cuales es una glándula en miniatura. Dichas células están agrupadas constituyendo bloques de forma poliédrica, llamados lobulillos hepáticos. Entre dichos lobulillos queda un espacio triangular por el cual circula una arteriola, rama de la arteria hepática; una vena, rama de la vena porta, y un canal biliar que recoge la bilis producida por la célula hepática y, unido a otros canalículos biliares, va a formar, a la salida del hígado, el canal hepático por el cual es llevada la bilis al intestino.

    El hígado tiene múltiples funciones y posee el doble carácter de glándula de secreción externa y de secreción interna. Como glándula de secreción interna tiene numerosas y tan complejas funciones que con razón se ha dicho que es un verdadero laboratorio: trasforma los hidrocarbonados, azúcares y almidones en glucógeno; almacena éste para ir luego entregándolo a la circulación, a medida de las necesidades de los tejidos; disocia las albúminas y proteicos complejos en cuerpos más simples—ácidos aminados—, que son los verdaderos constructores del protoplasma celular; detiene las sustancias tóxicas, trasformán-dolas en productos de eliminación, como la urea y otros, que se eliminan por el riñón; interviene en el proceso de coagulación sanguínea y en la trasformación y excreción de la hemoglobina de los glóbulos rojos destruidos.

    Los fisiólogos van poniendo de manifiesto más y más funciones cada día en la célula hepática, que hacen de dicho órgano, sin lugar a dudas, uno de los más importantes para la vida. Dados sus múltiples funciones, no es extraño que el hígado se llene de tóxinas las cuales sean necesarias limpiar. Sin embargo, surge la siguiente pregunta ¿Cómo saber si tenemos que limpiar nuestro hígado? A continuación se describen algunos síntomas que nos indica la existencia de un hígado intoxicado.

    Una persona que tiene un hígado “sucio” manifesta síntomas como los siguientes: • Digestiones difíciles, mareos y nauseas después de consumir alimentos grasos
    • Lengua blanca, se siente un sabor amargo en la boca y existe halitosis (especialmente al levantarse).
    • Dificultad para pensar o concentrarse, pesadez mental y problemas con la memoria.
    • Alergias, picazón y erupciones en la piel
    • Dolores de cabeza especialmente en la nuca
    • Intolerancia de alimentos grasos, piedras en la vesícula biliar y ganas de vomitar.
    • Cansancio excesivo

    Alcachofa: Durante los años treinta, los estudios clínicos sobre esta planta establecieron su valor para disminuir el colesterol en la sangre y otros productos metabólicos de desecho. El sabor amargo y áspero de la alcachofa se debe a la cinarina, principio activo que estimula la secreción biliar. Como planta medicinal se emplean las hojas desecadas. Como alimento se utiliza la inflorescencia antes de abrirse. Se emplea en caso de hígado intoxicado, insuficiencia hepática, digestiones débiles, cálculos biliares y estreñimiento crónico. Cardo mariano: Tradicionalmente considerado como útil en el tratamiento de afecciones hepáticas, la investigación moderna ha confirmado dichas propiedades. Es el cardo mariano un protector del hígado, regenerador, antihipoglucémico, anti-inflamatorio y antioxidante. Ayuda en la hepatitis crónica, la cirrosis, la colestasis, el hígado perezoso o lento el hígado graso. Sus tallos se toman cocidos.

    Diente de león: Los médicos árabes medievales lo recomendaban para tratar todo tipo de trastornos hepático-biliares. Aparece citado en las farmacopeas de todo el mundo para trastornos digestivos y hepáticos. Las propiedades terapéuticas del diente de león se deben en parte a las sustancias amargas inulina y taraxacina. También contiene flavonoides, pectina, ácidos grasos, minerales y vitaminas. Sus hojas frescas se pueden tomar en ensalada. Lecitina: Contiene colina y fosfolípidos, que protegen la membrana de las células hepáticas, previenen la acumulación de grasa en el hígado y lo resguardan de trastornos relacionados con abusos de bebidas alcohólicas, tabaco, grasas y fármacos. Sus propiedades hacen aconsejable su uso en las dietas para perder peso, ya que acelera y mejora la absorción del intestino, protege el hígado, reduce el nivel de colesterol y facilita la circulación sanguínea.

    Té verde: Contiene elevados niveles de polifenoles, sustancias que por sus propiedades antioxidantes, anticancerígenas y antibióticas ayudan a prevenir las enfermedades cardíacas y hepáticas, incluido el cáncer de hígado. Verduras cruciferas y tubérculos: Brécol, coliflor, repollo, hojas de rábano y coles de Bruselas contienen sustancias fortalecedoras del hígado. El brécol en particular ayuda a la eliminación de toxinas. Todas ellas reducen el riesgo de cáncer. Tubérculos como la remolacha y la zanahoria, debido a su elevado contenido en betacaroteno, carotenoides y flavonoides, ayudan a depurar y desintoxicar el hígado.

    Remedio para limpieza hepática o desintoxicar el hígado #1: Hervir, por 10 minutos, 2 alcachofas en un litro de agua. Pasado ese tiempo, dejar en reposo y colar. Tomar a lo largo del día por una semana. Remedio para limpieza hepática o desintoxicar el hígado #2: Verter 1 cucharada de semillas de cardo mariano y otra de hojas de diente de león en medio litro de agua. Hervir por 7 minutos. Retirar del fuego y dejar refrescar. Tomar a lo largo del día por una semana especialmente 20 minutos antes de las comidas.

    Remedio para limpieza hepática o desintoxicar el hígado #3: Verter 1 cucharada de lecitina en polvo en un vaso de agua y mezclar. Tomar vasos al día por una semana. Remedio para limpieza hepática o desintoxicar el hígado #4: Lavar y partir una cabeza de brócoli y colocar en la licuadora junto con un puñado de hojas de rábano y otra de col, previamente lavadas. Añadir luego 1/2 vaso de agua Licuar por unos instantes. Tomar este jugo a diario, en ayunas, durante una semana.

    Remedio para limpieza hepática o desintoxicar el hígado #5: Tomar 3 tazas al día de té verde (algo caliente) después de las comidas por una semana. Remedio para limpieza hepática o desintoxicar el hígado #6: Verter 1 cucharada de raíz de ruibarbo en polvo en una taza de agua y hervir por 5 minutos. Añadir 1/2 cucharadita de aceite de oliva. Tomar una taza todos los días por 15 días.

    Remedio para limpieza hepática o desintoxicar el hígado #7: Consumir una ensalada de achicoria y zanahoras con unas gotas de jugo de limón todos los días en las comidas por 15 días. Remedio para limpieza hepática o desintoxicar el hígado #8: Verter en 2 tazas de agua 3 cucharadas de café molido orgánico (no instantáneo) y hervir durante 10 minutos. Colar y dejar que se enfríe a temperatura corporal (37 ºC). Colocar esta preparación en la enema. Poner la boquilla del aparato de enema en el recto. Retener el líquido durante 15 minutos y después ir al sanitario y expulsar el líquido.

    Remedio para limpieza hepática o desintoxicar el hígado #9: Extender una gruesa cataplasma de arcilla fría de unos 2 cm encima del hígado durante tres horas, tres veces al día. No hay que extrañarse si al retirar la arcilla notamos olores desagradables y a veces nauseabundos; se trata de un remedio efectivo que nos dejará el hígado limpio. Recomendaciones nutricionales

sinemet 25/250 para que sirve

ESTUDIOS CIENTÍFICOS A NIVEL MUNDIAL DEMUESTRAN GRANDES RESULTADOS DEL GLUTATIÓN E IMMUNOCAL EN AYUDA CON DIFERENTES ENFERMEDADES

El Glutation es el antioxidante maestro, la efectividad de otros antioxidantes como la vitamina C y E dependen del Glutation. Por tanto una deficiencia en el Glutation produce una oxidacion celular, declive del organismo y la salud. De hecho la vida depende de el. Sin el, las celulas se desintegrarian a causa de la oxidacion. El sistema inmunologico depende completamente del Glutation para funcionar correctamente, particularmente en la creacion de linfocitos T, la principal linea de defensa del organismo contra bacterias, hongos, virus parasitos, carcinogenos, etc. Una deficiencia en el Glutation debilita al sistema inmune dejandonos susceptibles a enfermedades y lo desequilibra provocando enfermedades autoinmunes.

Una enorma cantidad de toxinas son eliminadas del organismo por el sistema enzimatico del Glutation, incluyendo metabolitos de medicamentos, contaminantes, carcinogenos y daños causados por la radiacion, de hecho una de las concentraciones mas altas de Glutation en nuestro cuerpo esta en el Higado, el mayor organo desintoxicante del cuerpo. Una deficiencia en Glutation produce un aumento en toxinas haciendonos propensos a desarrollar enfermedades cronico degenerativas (Cancer, Diabetes, Artritis, setc.) Immunocal: Precursor natural de Glutatión en el organismo.

NO EXISTE EN TODO EL MUNDO OTRO PRODUCTO NATURAL QUE ELEVE EL GLUTATIÓN El Dr. Gustavo Bounous y su equipo de investigación del Hospital General de Montreal, Escuela de Medicina de la Universidad de Mc Gill en Canada, después de 18 años de investigación, han desarrollado un suplemento alimenticio de proteína bioactiva de suero de leche patentado y registrado como Immunocal, el cual contiene cantidades inusualmente elevadas de Cisteína Bioactiva precursora del Glutatión (GSH).
Los médicos que trabajan en emergencias, los toxicólogos y los especialistas del Hígado y el Pulmón están muy familiarizados con el uso terapéutico del Glutatión. Los médicos en USA pueden acudir por formas de aumentar los niveles de Glutatión al conocido libro de referencias medicas “Physician’s Desk Reference”, en donde encontraran solo 2 opciones: La droga farmacéutica NAC (n-acetyl-cisteina) e Immunocal.

Puede encontrar Immunocal en los siguientes libros de referencia: El PDR o Physicians’ Desk Reference se publica cada año y se distribuye a los médicos y farmacéuticos de Estados Unidos. Aunque Immunocal es un suplemento natural, ha sido incluido en el PDR ininterrumpidamente desde el año 2001. Nos sentimos muy honrados de estar incluidos en esta prestigiosa publicación.IMMUNOCAL es un concentrado natural de proteína proveniente de alimentos, patentado en E.E. U.U., que se encuentra incluido en la categoría de los GRAS (generalmente reconocidos como seguros) de la FDA. Este concentrado ayuda al cuerpo a mantener las concentraciones óptimas de glutatión (GSH) proporcionándole los precursores necesarias para la realización de la síntesis intracelular del mismo. Se ha comprobado clínicamente que efectivamente aumenta los niveles de glutatión. Haga clic aquí para leer la lista completa de referencias. VER EL DOCUMENTO COMPLETO..CLIC AQUÍ.

El CPS o Compendium of Pharmaceuticals and Specialties se publica cada año y se distribuye a todos los farmacéuticos y médicos canadienses. Aunque Immunocal sea un suplemento natural que no es medicamento, aparece en el CPS desde 2009. Nos sentimos muy honrados de aparecer en esta prestigiosa publicación. VER EL DOCUMENTO COMPLETO…CLIC AQUÍ. Libro Rojo del Farmaceutico (Pharmacist’s Red Book) de EE.UU, con invaluable información clínica y farmacéutica de referencia, el Red Book es el recurso esencial al que los profesionales de la salud acuden diariamente.

Escrito por Allan C. Somersall, Ph.D., M.D., Nature’s Goldmine (La mina de oro de la naturaleza) explica la ciencia y la tecnología detrás de la proteina del suero de la leche. Es un estudio sobre 15,000 pacientes utilizando Immunocal en distintos padecimientos donde se mostró la ayuda del uso de Immunocal. El Dr. Bounous desarrollo el metodo para la produccion de la proteina no desnatural izada de suero lacteo a la que se le dio el nombre exclusivo de Immunocal y que se ha convertido en el estandar por el que todos los demas productos de suero lacteo han tenido que guiarse eventualmente. En 1978, el Dr. Bounous inicio un programa de investigacion innovador en colaboracion con sus colegas de la Facultad de Medicina de la Universidad McGill para buscar una fuente de proteinas dietetica que estimularia el sistema inmunologico. Su investigacion los llevo al aislamiento y la preparacion de un concentrado de suero lacteo no desnaturalizado que ayuda mantiene los niveles normales de glutation y un solido sistema inmunologico. MÁS INFORMACIÓN..CLIC AQUÍ.

El Dr. Luc Montagnier, experto de renombre internacional, especialista en inmunodeficiencias y ganador del premio Nobel de medicina en 2008, editó un capítulo completo sobre Immunocal en un libro de referencia médica.Ver el articulo en Ingles… El ganador del Premio Nobel de Medicina 2008, el Dr. Luc Montagnier, atrae la atencion sobre Immunocal

Como uno de los expertos mundiales en el campo, el Dr. Montagnier aporta sus contribuciones al libro “Oxidative Stress in Cancer, AIDS, and Neurodegenerative Diseases” en el que un capitulo completo esta dedicado a Immunocal y afirma que: “El glutation juega un papel extremadamente importante en la actividad celular antioxidante y que el funcionamiento de Immunocal como un sistema de entrega de cisteina es capaz de mejorar la sintesis del glutation…”

Immunotec Inc. (TSX-V IMM) felicita al Dr. Luc Montagnier por haber ganado el Premio Nobel de Medicina 2008 por su descubrimiento en 1984, con Francoise Barre-Sinoussi, del virus de inmunodeficiencia humano (HIV). Los doctores Montagnier y Barre-Sinoussi comprendieron primero que el VIH “debilitaba el sistema inmunologico debido a una reproducción masiva del virus y los daños celulares causados a los linfocitos.” MÁS INFORMACIÓN..DALE CLIC AQUÍ. El Dr. James F. Balch, prominente autoridad en nutrición y autor del éxito de ventas “Prescription for Nutritional Healing” comenta: “en mi opinión, todos deberían tomar Immunocal. Hasta el día de hoy, no existe una mejor manera de optimizar el sistema inmunológico”.

El Dr. Wulf Dröge, experto internacional en inmunología, biología celular, antioxidantes y envejecimiento, declaró: “muchos estudios… apoyan la conclusión de que Immunocal es efectivo para mantener un sistema inmunológico saludable… sería conveniente que las personas consumieran Immunocal regularmente”. MÁS INFORMACIÓN…CLIC AQUÍ Dra. Patricia Kongshavn, A mediados de los años 70, incitada por el Dr. Gustavo Bounous, empezó su colaboración en la investigación sobre la influencia de varias proteínas dietéticas en la respuesta inmunitaria. Juntos publicaron su primer trabajo sobre estas investigaciones en 1978 y continuaron su colaboración hasta 1989, periodo durante el cual fueron coautores de 14 artículos. Este trabajo de investigación llevó al descubrimiento del concentrado de proteína de suero no desnaturalizado que regulaba los niveles de glutatión y estimulaba el mejoramiento de la actividad inmunitaria. Esto llevó finalmente a la producción de IMMUNOCAL, un nutracéutico bioactivo de gran calidad. MÁS INFORMACIÓN…CLIC AQUÍ

Best-seller autor, el Dr. Jimmy Gutman, explica por qué el glutatión es vital para la buena salud.Estos son algunos de los libros escritos por el Dr. Jimmy Gutman quien actualmente es reconocido como uno de los principales conocedores del tema del Glutatión en el mundo. MÁS INFORMACIÓN…CLIC AQUÍ.. Dr. Carlos Laberrere, publicado más de 150 veces, c expresa su entusiasmo por Immunocal y su capacidad para optimizar sus niveles de glutatión. MÁS INFORMACIÓN…CLIC AQUÍ….

Las enfermedades de transmisión sexual más frecuentes o conocidas son las siguientes:
La gonorrea es una infección que afecta a un gran número de personas en nuestro país. Está producida por el gonococo, un microorganismo que se encuentra preferentemente en zonas templadas y húmedas del cuerpo (el conducto urinario y el cuello uterino sobre todo). Es una enfermedad venérea, es decir, sólo se transmite a través del contacto sexual directo y no se contagia mediante toallas, baños públicos, piscinas, etc. Hay que estar alerta si se observan los siguientes síntomas: secreción purulenta amarillenta por el pene, sensación de escozor al orinar, aumento del flujo vaginal, dolores abdominales o cansancio. Tiene un tratamiento sencillo y efectivo a base de antibióticos, pero si no se cura a tiempo, la infección puede extenderse a otros órganos y ocasionar consecuencias graves, como la esterilidad.

Antiguamente, era considerada la enfermedad de transmisión sexual más peligrosa, hasta que el descubrimiento de la penicilina por Alexander Fleming en 1928 se convirtió en un tratamiento eficaz para controlarla. Está causada por una bacteria llamada treponema pallidum. La vía principal de transmisión es el contacto sexual, pero también puede contagiarla la madre al feto durante el embarazo, a través de la placenta.Evoluciona en tres etapas. En la primera, pocas semanas después del contagio, aparecen unas pequeñas úlceras rojizas ( chancro sifilítico) en la zona donde se ha producido el contacto (genitales, ano, boca. ). Las lesiones desaparecen poco después. Unos meses más tarde, los treponemas se extienden a través de la sangre por todo el organismo, dando lugar a diversas lesiones generalizadas: manchas en la piel, ganglios inflamados, fiebre, dolor de garganta, pérdida de apetito y malestar general. Estos síntomas pueden desaparecer, incluso sin tratamiento, pero la enfermedad sigue latente. Años después del contacto, la enfermedad continúa la fase latente durante un largo período de tiempo. Si no se aplica un tratamiento, pueden producirse: úlceras en la piel y órganos internos; inflamación de las articulaciones; lesiones de corazón, hígado y sistema nervioso central. Hemos dicho que la sífilis se elimina con antibióticos. No obstante, si no se actúa rápidamente para curarla, existe el riesgo de que las lesiones producidas sean ya irreversibles, cuando se aplique el tratamiento.

El síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA), descrito por primera vez en 1981, es una enfermedad infecciosa que afecta al sistema inmunológico humano, encargado de proteger el organismo de las agresiones externas. Con las defensas debilitadas, queda a merced del ataque de numerosos virus, bacterias, hongos, etc., capaces de provocar graves enfermedades e incluso la muerte. Al agente causante del SIDA se le denomina Virus de la lnmunodeficiencia Humana (VIH).El Sida se transmite por contagio de una persona infectada a otra sana a través de la sangre, el semen o las secreciones vaginales.Son situaciones de riesgo: compartir jeringuillas, agujas, y material de aseo como hojas de afeitar, cepillos de dientes, utensilios de manicura, pedicura, etc. Asimismo en las relaciones sexuales con penetración, sobre todo si es anal, el riesgo aumenta si existen lesiones o heridas por las que pueda penetrar el virus. Las mujeres gestantes contagiadas tienen muchas probabilidades de infectar a su hijo durante el embarazo, el parto o la lactancia. Pueden optar por acogerse a uno de los tres supuestos que contempla la ley del aborto o continuar con el embarazo, sometiéndose a un tratamiento para reducir los riesgos de transmisión. Se considera que no existe riesgo en las transfusiones de sangre, ya que actualmente están controladas por el sistema sanitario.Aunque, gracias a la investigación, ha aumentado la esperanza y calidad de vida de los afectados, todavía no existe ningún remedio para su curación, por lo que la prevención sigue siendo la mejor defensa contra el VIH.

Hola:
me gusto tu blog,esta bueno y aprendi varias cosas sobre diversas enfermedades de transmision sexual. hola alfredo bueno me parecio muy interesante tu blog ya que nos das a conocer un poco mas sobre el tema de la transmicion sexual

Hola.
Me parece informacion que resalta puntos importantes sobre las enfermedades de transmicsion sexual y ademas nos muestra pequeños tips sobre los cuidados que debemos tener Debemos observar diaria, detenida y minuciosamente nuestra mascota buscando alguno de los síntomas que abajo detallamos, pudiendo de esta manera, diagnosticar lo antes posible cualquier síntoma:

Síntomas de que tu conejo está enfermo:

  • Come menos
  • Está mas delgado
  • Se le cae el pelo
  • Bultos o inflamaciones, por encima o debajo de la piel
  • Mamas inflamadas o hinchadas
  • Cabeza inclinada
  • Heces blandas o diarrea
  • Problemas de respiración
  • Tos, estornudos
  • Narices sucias y pegajosas
  • Ojos llorosos
  • Daño en los genitales

Posibles causas de enfermedad:

  • Maltrato al animal
  • Deficiencia del manejo
  • Mala alimentación
  • Alimento defectuoso
  • Alimento con mucho polvillo
  • Instalaciones no apropiadas
  • Instalaciones averiadas
  • Lesiones y/o heridas mal tratadas
  • Intoxicaciones
  • Contagio por hongos, virus, bacterias, etc.
  • Falta de higiene
  • Estrés
  • Calor excesivo
  • Frío excesivo (especialmente en las crías)
  • Falta de ventilación

ATENCIÓN!! esta información es orientativa no juguéis a ser médicos, solo un veterinario especializado en exóticos puede curar a tu conejit@. Son pequeños bultos bajo la piel que contienen pus y son producidos por bacterias.

Tratamiento: Curación lenta. Hacer una punsación en el absceso para poder extraer todo el pus y luego aplicar un desinfectante local del tipo yodopovidona un par de veces al dia retirando la costra que se forme y aplicar un antibiotico via oral hasta que este totalmente curada la herida.

sinemet y alimentos


sinemet y alimentos

Si detener el consumo de alcohol es difícil, el médico puede recomendar un programa de tratamiento para la adicción al alcohol. Pérdida de peso

Las personas con cirrosis causada por la enfermedad de hígado graso no alcohólica pueden ser más saludables si pierden peso y controlan sus niveles de azúcar en la sangre. Es importante mantener una ingesta adecuada de proteínas al intentar bajar de peso en el entorno de la cirrosis.

Los medicamentos para controlar la hepatitis Los medicamentos pueden limitar aún más el daño a las células hepáticas causadas por la hepatitis B o C a través de un tratamiento específico de estos virus.

Los medicamentos para controlar otras causas y síntomas de la cirrosis Los medicamentos pueden retardar la progresión de ciertos tipos de cirrosis hepática.

Por ejemplo, para las personas con cirrosis biliar primaria (ahora conocida como colangitis biliar primaria) que se diagnostica a tiempo, la medicación puede retrasar significativamente la progresión a cirrosis. Otros medicamentos pueden aliviar ciertos síntomas, como picazón, fatiga y dolor.

Suplementos alimenticios pueden ser prescritos para contrarrestar la malnutrición asociada a la cirrosis y para evitar cualquier debilidad en los huesos (osteoporosis). Su médico trabajará para tratar las complicaciones de la cirrosis, incluyendo:

El exceso de líquido en su cuerpo Una dieta baja en sodio y medicamentos para prevenir la acumulación de líquido en el cuerpo puede ayudar controlar la ascitis y la hinchazón.

La acumulación de líquido más grave puede requerir procedimientos para drenar los fluidos u otras intervenciones para aliviar la presión. A veces, un pequeño tubo se coloca en la vena porta del hígado para reducir la presión sanguínea en el hígado y reducir la acumulación de líquido.

Hipertensión de la vena porta Ciertos medicamentos para la presión arterial pueden controlar el aumento de la presión en las vena porta del hígado (hipertensión portal) y prevenir la hemorragia grave.

Su médico le realizará una endoscopia superior a intervalos regulares para buscar venas dilatadas en el esófago o el estómago (várices) que pueden sangrar. Si desarrolla várices, es probable que necesite medicamentos para reducir el riesgo de sangrado.

Si no es capaz de tolerar la medicación y tienen indicios de que las várices están sangrando o que son propensas a sangrar, es posible que necesite un procedimiento para detener el sangrado o reducir el riesgo de sangrado posterior. Infecciones

Puede recibir antibióticos u otros tratamientos para las infecciones. Su médico también es probable que recomiende la vacunación de la gripe, neumonía y hepatitis.

Aumento del riesgo de cáncer de hígado Su médico le recomendará análisis de sangre y pruebas de ultrasonido cada seis meses para buscar signos de cáncer de hígado.

Encefalopatía hepática Se le puede recetar medicamentos para ayudar a prevenir la acumulación de toxinas en la sangre debido al mal funcionamiento del hígado.

El trasplante de hígado En casos avanzados de cirrosis, cuando el hígado deja de funcionar, un trasplante de hígado puede ser la única opción de tratamiento.

La gente en general tiene que considerar esta opción cuando se desarrollan los síntomas de la cirrosis, como la ictericia (coloración amarilla en la piel), retención de líquidos significativa (ascitis), várices, encefalopatía hepática, disfunción renal, cáncer o sangrado. Un trasplante de hígado reemplaza su hígado con un hígado sano de un donante fallecido o con parte de un hígado de un donante vivo.

La cirrosis es la razón más común para un trasplante de hígado. Los candidatos para trasplante de hígado se someten a pruebas exhaustivas para determinar si son lo suficientemente sanos como para tener un buen resultado después de la cirugía.

Además, los centros de trasplante suelen requerir un periodo de abstinencia de alcohol para las personas con enfermedad hepática relacionada con el alcohol antes de que puedan recibir trasplantes. Las semillas negras de la papaya se han encontrado beneficiosas en el tratamiento de la cirrosis del hígado, causada por el alcoholismo y la desnutrición. Una cuchara de sopa de jugo obtenida moliendo las semillas, mezcladas con diez gotas del jugo de lima fresco, se debe dar una vez o dos veces al día por alrededor de un mes como medicina para esta enfermedad.

La hierba de Training Eclipta, conocida en botánica como eclipta alba, ha probado inestimable en la cirrosis del hígado. El jugo de todas las partes de esta planta se debe tomar en las dosis de una cucharilla, mezcladas con una cucharilla de More…miel, diarios tres veces. Picrorhiza, botánico conocido como kurroa del picrorhiza, es una droga de la opción en el ayurveda para la cirrosis del hígado entre adultos. La raíz de la hierba se da en forma pulverizada. Una cuchara sopera del polvo, mezclada con una cantidad igual de miel, se debe administrar tres veces al día. En caso de que de acompañar el estreñimiento, la dosis se deba aumentar al doble y se deba dar con una taza del agua caliente, tres a cuatro veces al día. Estimula el hígado para producir más bilis, la excreción de la cual alivia la congestión del hígado y de los tejidos finos.

El jugo de zanahorias, conjuntamente con el jugo de la espinaca, se ha encontrado beneficioso en el tratamiento de la cirrosis del hígado. El jugo de espinaca -200 ml, debe ser mezclado con 300 ml de jugo de la zanahoria para preparar 500 ml o medio litro de jugos combinados. Alternativamente, 300 ml de jugo de la zanahoria, combinados con 100 ml por cada uno de jugos del pepino y de la remolacha se pueden utilizar con eficacia. Dietarios para la cirrosis del hígado

El paciente debe abstener del alcohol en cualquier forma. Él debe experimentar un programa inicial del hígado-limpieza yendo a un ayuno de jugo rápidamente por siete días. Los jugos recientemente extraídos de remolachas rojas, del limón, de la papaya, y de las uvas se pueden tomar durante este período. Después de la dieta de la fruta y de la leche, el paciente debe emprender una dieta bien-equilibrada, que consisten en, semillas, granos, vegetales, y frutas con énfasis sobre los alimentos crudos, orgánico-crecidos. Las verduras tales como remolachas, calabazas, calabaza amarga, berenjena, tomates, zanahorias, rábanos, y papaya son especialmente útiles en esta condición.

Todas las grasas y aceites se deben excluir de la dieta por varias semanas. El paciente debe evitar los alimentos todo refinados, procesados, y conservados; especias y condimentos; té y café fuertes; alimentos fritos; todas las preparaciones cocinaron en ghee, aceite, o mantequilla; todas las carnes; y todos los añadidos químicos en alimento. El uso de la sal debe ser restricto. El otro tratamiento de la cirrosis del hígado

sinemet y alimentos

sinemet 25/250 para que sirve

6. BELLENTANI S, SACCOCCIO G, COSTA G, et al. Drinking habits as cofactors of risk for alcohol induced liver damage. Gut 1997;41:845-850. 7. BELLENTANI S, TIRIBELLI C, SACCOCCIO G, et al. Prevalence of chronic liver disease in the general population of northern Italy: the Dionysos Study. Hepatology 1994; 20:1442-1449.

11. GREENBERG NJ. History Taking and Physical Examination in the Patient with Liver Disease. In: Chapter 6. Diseases of the Liver 7th Ed. Philadelphia: Lippincot-Raven Publishers. 1999. 12. GANEM D, PRINCE AM: Hepatitis B Virus Infection - Natural History and Clinical Consequences. NEJM 2004;350:1118-1129.

14. BELLENTANI S, SACCOCCIO G, COSTA G, et al. Drinking habits asn cofactors of risk for alcohol induced liver damage. The Dionysos Atudy Group. GUT 1997;41:845-850. 15. CLARK JM, BRANCATI FL, and DIEHL AM. Nonalcoholic Fatty Liver Disease. Gastroenterology 2002;122:1649–1657

20. PINTO VALDIVIA JL, VIDAL ESCUDERO J, BUSSALLEU A, HUERTA MERCADO TENORIO J, Hepatitis C en donadores al banco de sangre del Hospital Nacional Cayetano Heredia (1998 – 2002). Rev Gastroenterol Peru. 2003;23:22-8. 22. SANCHEZ JL, SJOGREN MH, CALLAHAN JD, WATTS DM y col. Hepatitis C in Peru: risk factors for infection, potential iatrogenic transmission, and genotype distribution. Am J Trop Med Hyg. 2000;63:242-8.

24. DAVIS GL, ALBRIGHT JE, COOK SF, ROSENBERG DM. Projecting future complications of chronic hepatitis C in the United States. Liver Transpl. 2003 Apr;9(4):331-8. 25. BUTI M, SAN MIGUEL R, BROSA M, et al. Estimating the impact of hepatitis C virus therapy on future liver-related morbidity, mortality and costs related to chronic hepatitis C. J Hepatol. 2005 May;42(5):639- 45.

26. MORENO-SANCHEZ D. Epidemiology and natural history of primary non-alcoholic fatty liver disease. Gastroenterol Hepatol. 2006;29:244-254. 27. CLARK JM. The epidemiology of non-alcoholic fatty liver disease in adults. J Clin Gastroenterol. 2006 Mar;40(3 Suppl 1):S5-10

28. KOJIMA H, SAKURAI S, MATSUMURA M, et al. Cryptogenic cirrhosis in the region where obesity is not prevalent. World J Gastroenterol 2006;12:2080- 2085. 29. MARTORELL R, KETTEL KHAN L, HUGHES ML, AND GRUMMER-STRAWN LM. Obesity in Latin American Women and Children. The Journal of Nutrition Vol. 128 No. 9 September 1998, pp. 1464-1473

30. FILOZOF C, GONZALEZ C, SEREDAY M, MAZZA C, BRAGUINSKY J. Obesity prevalence and trends in Latin-American countries. Obes Rev. 2001 May;2(2):99-106 31. SABERIFIROOZI M, SERATI AR, MALEKHOSSEINI SA, ET AL.. Analysis of patients listed for liver transplantation in Shiraz, Iran. Indian J Gastroenterol 2006;25:11-13

32. RAY G, GHOSHAL UC, BANERJEE PK, et al. Aetiological spectrum of chronic liver disease in eastern India. Trop Gastroenterol. 2000;21(2):60-2. 33. MENDEZ-SANCHEZ N, AGUILAR-RAMIREZ JR, REYES A, ET AL.Etiology of liver cirrhosis in Mexico. Ann Hepatol. 2004;3:30-33.

34. FERNANDEZ J, NAVASA M, GOMEZ J, et al. Bacterial infections in cirrosis: epidemiological changes with invasive procedures and norfl oxacin prophylaxis: Hepatology 2002; 35: 140-8 35. BORZIO M, SALERNO F, PLANTONI L, et al. Bacterial infection in patients with advanced cirrhosis: a multicentre prospective study. Digest. Liver Dis 2001; 33: 41-8

37. MATTOS, ANGELO A. DE; CORAL, GABRIELA P; MENTI, EDUARDO; ET AL. Arq. gastroenterol 2003; 40(1):11-15 38. SILVANO FASOLATO, PAOLO ANGELI, et al. Renal failure and bacterial infections in patients with cirrhosis: Epidemiology and clinical features Hepatol.2007; 45: 223-229

41. PETRIDES AS, DEPRONZO RA. Glucose metabolism in cirrhosis: A review with some perspectives for the future. Diabetes Metab Rev 1989;5:691-709. 42. PROIETTO J, ALFORD FP, DUDLEY FJ. The mechanism of the carbohydrate intolerance of cirrhosis. J Clin Endocrinol Metab 1980; 51:1030-1036.

43. EL-SERAG HB, MASON AC. Rising incidence of hepatocellular carcinoma in the United States. N Engl J Med 1999;340:745–50. 44. TAYLOR-ROBINSON SD, FOSTER GR, ARORA S, ET AL. Increase in primary liver cell cancer in the UK, 1979–1994. Lancet 1997;350:1142–3.

45. OKUDA K, FUJIMOTO I, HANAI A, et al. Changing incidence of hepatocellular carcinoma in Japan. Cancer Res 1987;47:4967–72. 46. ARROYO V, RODES J, GUTIERREZ LIZARRAGA MA, REVERT L. Prognostic value of spontaneous hyponatremia in cirrhosis con ascites. Am J Dig Dis 1976; 21:249-256

47. ANGELI P, WONG F, WATSON H, GINES P. Hyponatremia in cirrosis: results of a patient Population Survey. Hepatology 2006; 44: 1535-42 48. LAY CS, TSAI YT, TEG C, et al. Endoscopic variceal prophylaxis of fi rst variceal in bleeding in cirrhotic patients with high risk esophageal varices. Hepatology 1997; 25: 1346-1350.

49. KIM T, SHIJO H, KOKAWA H, TOKUMITSU H et al. Risk factors for hemorrhage from gastric fundal varices. Hepatology 1997; 25: 306-312 Una de las enfermedades más frecuentes entre las personas que han abusado del alcohol o que han sufrido infecciones agresivas del hígado como la hepatitis es la cirrosis hepática

Ésa es una alteración por la que el hígado deja de tener una estructura carnosa y blanda para transformarse en una estructura fibrosa y dura. Una vez la enfermedad se ha instaurado, no se puede hacer otra cosa que frenar o parar el progreso de la enfermedad.

La medicina científica utiliza para ello medicamentos como los corticoides o los inmunosupresores y es difícil pensar que se pueda prescindir de ellos. Sin embargo, la medicina natural ofrece recomendaciones complementarias muy útiles como las infusiones medicinales y que, a continuación, se detallan: Infusión para la cirrosis hepática #1: Verter 1 cucharada de hojas de cardo mariano en una taza de agua y hervir por 5 minutos. Cubrir y dejar refrescar. Tomar 2 tazas al día. Esta infusión contiene silimarina la cual ayuda a eliminar las toxinas del hígado y la regeneración de las células dañadas.

Infusión para la cirrosis hepática #2: Hervir una taza de agua y cuando llegue a su punto de ebullición, verter 1 cucharada de diente de león. Tapar y dejar refrescar. Colar y tomar 2 tazas al día. Infusión para la cirrosis hepática #3: Lavar 2 cabezas de alcachofa y colocar en un recipiente que contenga 1 litro de agua. Hervir por 10 minutos. Dejar refrescar y tomar a lo largo del día.

Infusión para la cirrosis hepática #4: Lavar y picar una pedazo de raíz de regaliz y verter en una taza de agua. Hevir por 5 minutos. Colar y tomar 1 veces al día. Esta infusión no debe tomarse si se sufre de hipertensión. Infusión para la cirrosis hepática #5: Hervir 50 g de hojas de achicoria en un litro de agua, durante 10 minutos. Filtrar, endulzar y tomar 3 tazas diarias.

Existen otros remedios para la cirrosis hepática que se pueden elaborar. El zumo de limón sobre la piel, por ejemplo, ayuda a aliviar los picores de los que padecen problemas de hígado. Es importante observar que, en la medicina ayurveda, existen otras plantas de efectos indudables para los problemas del hígado y que han mostrado eficacia contra las hepatitis virales como son la Eclipta alba o yerba de tago y la Picrorhiza kurroa.

En la medicina china, existen plantas que son utlizadas para la cirrosis hepática como son: Bupleurum chino
Phellodendron wüsonii
Clementis chinensis
Solanum incanum
Ixeris chinensis
Gardenia jasminoides

sinemet mecanismo de accion

duración del efecto del viagra

sinemet 25/250 para que sirve

Como reconoce José Antonio Oteo, jefe del departamento de Enfermedades Infecciosas del Centro de Investigación Biomédica de La Rioja (CIBIR) y del departamento de Enfermedades Infecciosas del Hospital Universitario San Pedro: “Siempre ha existido interés en el estudio de la microbiota [por ejemplo, la publicidad desde hace años de yogures bífidus, el uso profiláctico de probióticos, etc.]. El problema es que no disponíamos hasta hace relativamente poco tiempo de las técnicas adecuadas para estudiarla de forma fiable. La posibilidad actual de aplicar las técnicas de metagenómica y, como tal, de conocer mucho mejor los diferentes microorganismos que componen la flora de nuestro organismo ha abierto una puerta a la investigación”. Es más, se sabe ahora que “solo un tercio de nuestra microbiota intestinal es común a la mayoría de la gente, mientras que los otros dos tercios son específicos en cada persona. En otras palabras, podríamos describirla como un carné de identidad, ya que es única para cada individuo”, apunta Gut Microbiota & Health.

Este especialista recuerda también que en nuestro país hay grupos muy potentes trabajando en microbiota y en investigación en general. Su grupo, de hecho, es experto en enfermedades infecciosas: “Colaboramos con expertos en otras enfermedades o ámbitos como el departamento de Neurología del Hospital San Pedro y, también, colaboramos con diversos grupos de España y Europa especializados en el estudio de la obesidad, la microbiota, etc. Nuestra visión es claramente traslacional. Desde nuestro laboratorio, se intenta dar respuestas a los compañeros que tratan y ven pacientes de diferentes disciplinas”. Se sabe que un buen equilibrio de la flora intestinal equivale a tener un sistema inmunitario activo y cargado de salud

El doctor Oteo recuerda que “el estudio de la microbiota nos ha permitido, además, observar diferencias entre su composición en personas sanas y en afectadas por diferentes enfermedades, lo que es muy interesante a la hora de abordar distintas estrategias para prevenir o incluso tratar dichas enfermedades. Por ejemplo, está alterada en pacientes con obesidad, en ciertas enfermedades neurológicas, en pacientes infectados por el VIH, el virus de la hepatitis C y en pacientes con afecciones del tracto intestinal, entre otras”. Es importante mencionar, insiste Oteo, que muchas de las diferencias que se han encontrado en algunas afecciones no permiten establecer si estos hallazgos son causa o consecuencia de la enfermedad o se deben a diferentes actuaciones que llevamos a cabo en las personas enfermas (ejemplo: uso de fármacos que pueden alterar la microbiota)… “Aun así, los cambios observados son evidentes y dan idea de qué está ocurriendo a nivel intestinal y su relación con el estado inflamatorio del paciente”.

En este sentido, el doctor González Guerra, fundador y especialista del aparato digestivo del Centro Médico-Quirúrgico de Enfermedades Digestivas (CMED), recuerda: “Se sabe que un buen equilibrio de la flora intestinal equivale a tener un sistema inmunitario totalmente activo y repleto de salud, es decir, que nuestras defensas están totalmente activadas”. De hecho, los expertos coinciden en señalar que son muchos los factores que alteran la flora intestinal. “Cualquier diarrea estival o infecciosa, las intoxicaciones alimentarias e, incluso, los estreñimientos pertinaces, aunque la causa más frecuente de alteraciones es la administración de antibióticos”, destaca el doctor Flecha, que añade el estrés como otro de las causas que agravan el estado de la flora intestinal.

La dieta debería incluir aceites de primera presión sin calentar y las fibras de la fruta y la verdura Por todo ello, los especialistas llevan décadas haciendo hincapié en la necesidad de preservar su ‘salud’. Y es posible. Lo detalla Salvador Molina, presidente en Murcia de la Asociación de Profesionales y Autónomos de las Terapias Naturales (Cofenat) y naturópata. “Cada vez se está recomendado más el uso de probióticos en casos de necesidad de antibióticos y en personas con el sistema inmunitario debilitado aunque, por lo que se va sabiendo, pronto van a ser recomendados en casos aparentemente no necesarios, como en problemáticas del sistema nervioso [depresión, distimia, ansiedad, etc.] y otros”.

Es importante, además, “asociar los probióticos a los prebióticos, que son un tipo de hidratos de carbono que nuestro intestino no puede digerir, y tienen la capacidad de modificar de forma selectiva la flora intestinal, ya que son utilizados por los primeros como sustrato alimenticio, concretamente un oligosacárido, llamado inulina”, determina el doctor Flecha. Pero para que el uso de ambos ayude en la recuperación del clima intestinal, debemos cuidar nuestra alimentación. La dieta debe incluir, por ejemplo, los aceites de primera presión en su estado puro, es decir, sin calentar. “Hay que recordar que los ácidos grasos omega 3 son los más específicos en la reparación tanto de la mucosa como de la pared intestinal. Su mejor exponente en el mundo vegetal es el aceite de lino y en menor medida otros, como el aceite de nuez, también rico en omega 3. También hay que añadir, de manera generosa, fibras de las frutas y las verduras. De ese modo se aportan FOS [fructooligosacáridos], que sirven de materia alimenticia directa a gran número de bacterias intestinales”, recuerda Salvador Molina.

Por el contrario, “hay que minimizar el uso de azúcares refinados provenientes de productos elaborados con ella, ya que estos alimentan los hongos existentes en el intestino [cándidas, por ejemplo], y dificultan la acción de los lactobacilos y bifidobacterias. También, las grasas saturadas, en su mayor parte provenientes de las carnes [especialmente rojas] y lácteos [por ejemplo, mantequilla], además de tener cuidado con algunos alimentos especialmente sensibilizantes de la biota, como el cacao, café, alcohol, azúcar y algunas especias”, reitera el especialista. El futuro está a la vuelta de la esquina y todos los especialistas no dudan en aseverar que los estudios sobre la microbiota van a arrojar muchas pistas sobre la salud y las enfermedad humanas, sobre todo en el campo de la inmunología.

Entre estas grasas, las cuales debemos evitar, se encuentran principalmente:

El aumento del tamaño del abdomen por acumulación de líquido o ascitis es síntoma de enfermedades del páncreas, corazón o riñones, pero, sobre todo, de problemas en el hígado debido a alcoholismo, cirrosis o cáncer. Conoce más sobre sus causas y tratamiento.

Aunque pocas veces escuchamos hablar de ella, la ascitis suele presentarse en personas con enfermedades del hígado (hepáticas) debido a infecciones y alcoholismo. Esta condición consiste en la acumulación excesiva de líquido en la cavidad abdominal debido a la obstrucción del flujo sanguíneo local; también puede ocurrir por afecciones crónicas (de larga duración) en otros órganos alojados en el abdomen.

Si bien se presenta rara vez y sin generar consecuencias, en muchos casos la ascitis es reflejo de un padecimiento severo y muy avanzado, por lo que involucra a importante volumen de fluidos que producen síntomas como:

  • Crecimiento (distensión) abdominal.
  • Malestar general.
  • Dificultades respiratorias (los pulmones cuentan con menos espacio para expandirse y recibir aire con normalidad).

Debido a su fuerte vinculación con daño al hígado generado por consumo inmoderado de alcohol durante años, este problema ocurre con frecuencia en personas mayores de 45 años, siendo más común entre hombres, aunque en fechas recientes se ha incrementado entre las mujeres (cada vez son más propensas al consumo de bebidas embriagantes). En pacientes con enfermedades hepáticas, la ascitis se presenta principalmente por hipertensión portal, es decir, por el incremento en la presión sanguínea de la vena porta; otros factores que también intervienen en el problema son retención de sodio y agua por el organismo o alteraciones hormonales, principalmente.

Cabe señalar que la vena porta es un conducto grueso que lleva sangre del intestino delgado hacia bazo, páncreas y vesícula biliar, y concluye su trayecto en el hígado, donde el vital líquido se reparte en pequeños canales o vasos; si esta vía se obstruye o aprisiona, como ocurre en una enfermedad hepática, la presión sanguínea local aumenta en forma considerable. Debido a este sobreesfuerzo, parte del líquido transportado por la sangre se filtra y sale por la superficie del hígado e intestino, lo que provoca acumulación paulatina de fluidos (líquido ascítico) en la cavidad abdominal.

Las enfermedades hepáticas que se relacionan con ascitis incluyen:

  • Cirrosis. El consumo inmoderado de alcohol es la principal causa de esta enfermedad crónica que consiste en la muerte progresiva del tejido hepático normal y su sustitución por cicatrices y tejido fibroso; como consecuencia, el hígado pierde sus capacidades, en tanto la inflamación y destrucción celular obstruye la vena porta y genera hipertensión portal.
  • Hepatitis. Inflamación del hígado a causa de microorganismos infecciosos, como virus de la hepatitis (tipos A, B, C, D y E) y bacterias, además de algunos parásitos. También genera destrucción de tejido hepático e hipertensión en la vena porta.
  • Cáncer de hígado. El surgimiento de tumores malignos en el hígado es más frecuente en hombres que en mujeres y ataca especialmente a personas entre 50 y 60 años de edad. Es común que genere problemas circulatorios en el hígado.
  • Trombosis de la vena porta. Consiste en la obstrucción de las venas del hígado a causa de un trombo o coágulo de sangre. Por lo general, este padecimiento se deriva de cirrosis y hepatitis, aunque también lo ocasionan células cancerígenas arrastradas por el sistema circulatorio desde hígado, páncreas, estómago u ovarios, y por restos de sangrados internos generados por inflamación en vesícula biliar o páncreas. Los coágulos también pueden formarse en la misma vena porta a causa de mala circulación sanguínea.

Otros padecimientos vinculados a la acumulación de líquido en abdomen, no relacionados directamente con problemas en el hígado, son:

  • Pericarditis constrictiva. Inflamación del pericardio (cubierta en forma de saco que recubre al corazón) que genera engrosamiento, cicatrización y endurecimiento del mismo. Como consecuencia, la sangre bombeada disminuye en cantidad y fuerza, facilitando la formación de coágulos en la vena porta.
  • Insuficiencia cardiaca congestiva. Padecimiento caracterizado por la pérdida de capacidad en el bombeo de sangre, misma que se acumula en hígado, tracto gastrointestinal, extremidades y pulmones. También se generan trombos por este motivo.
  • Síndrome nefrótico. Este trastorno en el riñón ocasiona retención de líquidos en el cuerpo (edema) notándose más en párpados y piernas; a medida que el tiempo pasa, puede haber acumulación cerca de pulmones y en abdomen. Se presenta tanto en niños como en adultos.
  • Insuficiencia renal. Consiste en la pérdida de la capacidad del riñón para eliminar residuos y toxinas de la sangre, concentrar orina y conservar sales minerales, por lo que favorece la acumulación de líquidos. Se debe a padecimientos muy diversos, como diabetes (incapacidad del organismo para asimilar azúcares), nefritis por lupus (daño renal ocasionado por las mismas defensas del organismo), hipertensión (presión arterial elevada), enfermedad poliquística del riñón (problema hereditario que agranda a este órgano y limita su función), tumores, cálculos (formación anormal de pequeñas piedras debido a que la orina se encuentra muy concentrada y las sustancias que la conforman se cristalizan), etcétera.
  • Pancreatitis. Inflamación o infección del páncreas (glándula en forma alargada situada detrás del estómago) debido a la acción de distintos microorganismos; este padecimiento también ocasiona trombosis de la vena porta.

Además de relacionarse con severos problemas de salud, la ascitis llega a entorpecer el tratamiento de algunos padecimientos, ya que la detección de líquidos acumulados retrasa en muchas ocasiones la realización de intervenciones quirúrgicas, por ejemplo, aquellas encaminadas a eliminar tumoraciones. Por tanto, todo paciente con problemas hepáticos o enfermedades crónicas como las antes descritas debe mantener constante monitoreo por parte de su médico (hepatólogo o médico internista), a fin de descartar el posible surgimiento o evolución de este síntoma y sus complicaciones.

Aunque es una condición anormal, la ascitis no siempre se puede distinguir, pues en ocasiones el líquido almacenado es relativamente escaso (menos de 2 litros y medio), por tanto, no genera síntomas que motiven la consulta al médico. Sin embargo, la acumulación de líquido ascítico es consecuencia de enfermedades crónicas, casi siempre del hígado, por ello, quien sufre alguno de los padecimientos descritos debe atenderse adecuadamente y mantener comunicación abierta y continua con el especialista que le atiende.

Ahora bien, si la cantidad de líquido acumulado es elevada, puede detectarse con relativa facilidad no sólo por agrandamiento del abdomen y malestar al respirar, sino porque el médico que realiza el diagnóstico mediante ligeros golpes (percute) en la zona, suele escuchar un sonido apagado. En los casos más severos se nota que el abdomen está tenso y el ombligo se aplana o sobresale, además de que los tobillos se hinchan a causa del exceso de líquido. Si la presencia de la enfermedad no está clara, se puede recurrir a una ecografía (ultrasonido diagnóstico o ultrasonografía), sistema automatizado de ondas de sonido que permite obtener imágenes de las estructuras internas del cuerpo humano y sus alteraciones.

Otra alternativa consiste en extraer pequeña muestra del líquido ascítico introduciendo una aguja en la pared abdominal (paracentesis diagnóstica), a fin de analizar su composición en laboratorio y determinar con certeza la causa del problema. Algunos estudios han demostrado que los pacientes con cirrosis que sufren acumulación de líquidos antes de ser sometidos a una intervención quirúrgica en el hígado, tienen un índice de mortalidad de 37% o más, en tanto que en quienes no padecieron ascitis se tiene una tasa de fallecimientos de 14%.

Así pues, la ascitis debe reducirse en la medida de lo posible para evitar complicaciones; la terapia básica para su tratamiento es el reposo total en cama (estar de pie incrementa la acumulación de líquido) y una dieta con poca sal, generalmente combinada con diuréticos, fármacos que ayudan al riñón a eliminar líquidos por la orina. Si el problema dificulta la respiración o la alimentación, el líquido puede extraerse con una aguja (paracentesis terapéutica). A menudo, grandes cantidades de albúmina (principal proteína del plasma sanguíneo) se pierden en el líquido abdominal, por lo que debe administrarse por vía intravenosa. Asimismo, en raras ocasiones se desarrolla una infección en el líquido acumulado sin razón aparente, especialmente en pacientes con cirrosis alcohólica; esta afección se denomina peritonitis bacteriana espontánea y se trata con antibióticos.

La mejor manera de evitar esta y otras complicaciones es a través de la atención adecuada a las enfermedades que afectan al hígado y otros órganos de la cavidad abdominal. Recuerda, el seguimiento médico adecuado permite eliminar la amenaza de una evolución desfavorable de ascitis y, en cambio, puede mejorar notablemente la calidad de vida.

INFORMACIÓN VITAMINAS DEL COMPLEJO B - ARTÍCULOS DE SALUD Y NUTRICIÓN.

  • Participa en la producción de energía del organismo.
  • Ayuda en el desarrollo de las vainas de mielina: La vitamina B1 ayuda en el buen desarrollo de las vainas de mielina alrededor de los nervios.
  • Asegura la función cardiaca adecuada. La deficiencia de vitamina B1 por lo tanto puede dar lugar a las funciones cardíacas irregulares.
  • Previene las cataratas. Cuando se usa junto con otros nutrientes esenciales, la vitamina B1 puede detener o retrasar la aparición de cataratas.
  • Reduce los efectos del envejecimiento ya que es un poderoso anti-oxidante.
  • Asegura una adecuada digestión: Ayuda en la secreción de ácido clorhídrico, que es esencial para la digestión completa de las partículas de alimentos.
  • Previene la enfermedad de Alzheimer. La vitamina B1 se cree que puede retrasar la progresión de la enfermedad de Alzheimer.
  • Mejora la memoria. La vitamina B1 puede mejorar su memoria y concentración. También se utiliza en el tratamiento de muchas enfermedades nerviosas.
  • Ayuda a la producción de glóbulos rojos de la sangre.
  • Restaura deficiencias causadas por el alcoholismo. La vitamina B1 puede incluso frente a las deficiencias causadas por la cirrosis, infecciones, hipertiroidismo o el alcoholismo.
  • Mejora el apetito

GRACIAS POR TAN VALIOSA INFORMACION..AHORA MISMO TENGO UNA DEFICIENCIA EN VITAMINA B1 Y B3. Y VITAMINA C. ESTOY TOMANDO DESDE HACE UN MES PASTILLAS DE COMPLEJO B Y VITAMINA C (REDOXON) EFERVESCENTE. LAS DOS AL MISMO TIEMPO DESPUES DEL DESAYUNO. EL DR ME DIJO Q LO TOMARA POR 2 O 3 MESES. SERA SUFICIENTE ESE TIEMPO. Hola, muchas gracias por sus palabras.

HOLAS PUES ESTA INFORMACION ME SIRVIO MUCHO AHORA VOY APLICAR TODO LO QUE LEI PUES QUE DIOS NOS GUIE Y ENGIGA SOLO EL NOSPUEDE SANAR DE LAS ENFERMEDADES Myriam S. Reyes A.
Dios nos sana; él dijo: "Ayudate que yo te ayudaré". El nos puso a nuestra disposición a la naturaleza y a los científicos y estudiosos para que nos ayuden. No seamos tan ilusos. Gracias por sacarnos de la ignorabcia

Hola tengo una niña de 7 años que tiene problemas cerebrales quiero saber si la vitamina B1 la puede ayudar porque tiene un poco de retraso en el cole y esta muy hiperativa Hola, desconozco los síntomas de ese síndrome y si la toma de vitamins puede afectarle de alguna forma (también con la interacción con otros medicamentos).

dosificacion sinemet plus retard

  • La agresividad y la tasa de crecimiento tumoral, (estadío).
  • El estado de salud general del paciente.
  • La función hepática del paciente.
  • Los tratamientos administrados.

El sistema de Estadificación BCLC es el más utilizado en EEUU y Europa. Surgió de la identificación de factores pronósticos en varios ensayos clínicos, conformando una clasificación con estadios. Los pacientes son clasificados en 5 estadios que a su vez proporcionan también información sobre las mejores opciones terapéuticas.

Los 5 estadios son los siguientes:

  • El estadio 0 o muy temprano: es un subgrupo con especial buen pronóstico. Incluye pacientes con cirrosis hepática compensada, con CHC muy inicial, totalmente asintomáticos y que presentan tumores únicos menores de 2 cm, sin invasión vascular ni diseminación. Este estadio muy inicial correspondería al concepto de carcinoma in situ. En estos casos, la cirugía o la ablación por radiofrecuencia ofrecen una alta probabilidad de curación.
  • El estadio A o temprano: es un estadio inicial que incluye a pacientes asintomáticos con función hepática conservada con un CHC solitario o con un máximo de 3 nódulos de hasta 3 cm de diámetro. Estos pacientes pueden tratarse con intención curativa mediante resección quirúrgica, ablación percutánea y trasplante hepático.
  • El estadio B o intermedio: consiste en pacientes con tumores multinodulares que exceden los criterios anteriormente descritos, sin invasión vascular ni extra hepática, con función hepática y estado general conservado. Si la función hepática corresponde al estadio A, los sujetos pueden beneficiarse de tratamiento mediante quimioembolización.
  • El estadio C o avanzado: incluye pacientes con función hepática conservada, pero que presentan un CHC con invasión vascular, invasión extra hepática o con afectación leve del estado general. En este grupo de pacientes, el único tratamiento que hasta la fecha ha mostrado beneficios en términos de supervivencia es el tratamiento con sorafenib.
  • El estadio D o terminal: incluye pacientes que presentan afectación grave del estado general o función hepática muy afectada y que no son candidatos a trasplante hepático. A este grupo de pacientes únicamente se les debe indicar tratamiento sintomático.

Su tratamiento va dirigido directamente a las complicaciones.

Algo de grasa en el hígado es normal. Pero si la grasa en el hígado representa más del 5% al 10% del peso de tu hígado, puedes tener enfermedad hepática alcohólica o no alcohólica. En algunos casos, estas enfermedades pueden llevar a complicaciones graves. Está atento a la siguiente guía que te ayudarán a entender los síntomas, causas y tratamientos para el hígado Más de 15 millones de personas en simplemente Estados Unidos abusan del alcohol. Casi todos ellos – el 90% -100% – desarrollan grasa en el hígado.

El hígado graso puede ocurrir después de beber cantidades moderadas o grandes de alcohol. Incluso puede ocurrir después de un corto período de consumo excesivo de alcohol (hepatopatía alcohólica aguda). La genética o herencia (lo que se transmite de padres a hijos) juega un papel en el desarrollo de grasa en el hígado por la enfermedad hepática alcohólica de dos maneras: Puede influir en la cantidad de alcohol que se consume y su probabilidad de desarrollar alcoholismo. Y también, puede afectar los niveles de enzimas hepáticas implicadas en la descomposición (metabolismo) de alcohol.

Otros factores que pueden influir en la probabilidad de desarrollar la enfermedad de hígado graso alcohólico incluyen:

  • Hepatitis C (que puede conducir a la inflamación del hígado)
  • Una sobrecarga de hierro
  • Obesidad
  • Dieta

La enfermedad del hígado graso no alcohólico es ahora la causa más común de enfermedad hepática crónica en muchas partes del mundo, como por ejemplo en Estados Unidos. Algunas personas con exceso de grasa en el hígado simplemente tienen lo que se llama un hígado graso. Aunque esto no es normal, no es grave si no conduce a la inflamación o daño. Otros tienen lo que se llama esteatohepatisis no alcohólica. Aunque es similar a la enfermedad hepática alcohólica, las personas con este tipo de enfermedad del hígado graso beben poco o nada de alcohol. La esteatohepatisis no alcohólica puede conducir a daño hepático permanente. El hígado puede agrandarse y con el tiempo las células hepáticas pueden ser reemplazadas por tejido cicatricial. Esto se llama cirrosis. El hígado no puede funcionar bien y puede que desarrolles insuficiencia hepática, cáncer de hígado y muerte relacionada con el hígado. La esteatohepatisis no alcohólica es una de las principales causas de cirrosis.

Ambos tipos de enfermedad hepática no alcohólica son cada vez más comunes. Hasta un 20% de los adultos pueden tener hígado graso o esteatohepatisis no alcohólica. Y más de 6 millones de niños tienen una de estas condiciones, que son más comunes en los niños asiáticos e hispanos. La evidencia reciente indica que la esteatohepatisis no alcohólica aumenta el riesgo de enfermedades del corazón en los niños que tienen sobrepeso o son obesos. La causa de la enfermedad del hígado graso no alcohólico no está claro. Ciertos factores tienden a aumentar el riesgo, pero en algunos casos, no se presentan factores de riesgo. Sin embargo, el desarrollo de grasa en el hígado por enfermedad hepática no alcohólica tiende a darse en familias. También se presenta con mayor frecuencia en personas que son de mediana edad y con sobrepeso u obesidad. Estas personas a menudo tienen niveles altos de colesterol o triglicéridos y diabetes o prediabetes (resistencia a la insulina), también.

  • Medicamentos
  • Hepatitis viral
  • Enfermedad hepática autoinmune o heredada
  • La pérdida rápida de peso
  • Desnutrición

Estudios recientes muestran que un crecimiento excesivo de bacterias en el intestino delgado y otros cambios en el intestino puede estar asociado con la enfermedad de hígado graso no alcohólico. Algunos investigadores sospechan ahora que esto puede desempeñar un papel en la progresión de la enfermedad hepática no alcohólica y a la esteatohepatisis no alcohólica.

Aunque es muy raro, la grasa se acumula en el hígado de la madre durante el embarazo, poniendo tanto a la madre como al feto en riesgo grave. Cualquiera de los dos puede desarrollar insuficiencia hepática, insuficiencia renal, infección grave, o hemorragia. Nadie entiende plenamente su causa, pero las hormonas pueden jugar un papel. Una vez que se confirma el diagnóstico, el bebé tiene que nacer lo más rápido posible. Aunque la madre puede necesitar cuidados intensivos durante varios días, la función hepática a menudo retorna a la normalidad en pocas semanas.

Acumular grasa en el hígado es a menudo silencioso, no produce síntomas, sobre todo al principio. Si la enfermedad avanza – que es por lo general durante un período de años, o incluso décadas – puede causar problemas como:

  • Fatiga
  • Pérdida de peso o pérdida del apetito
  • Debilidad
  • Náusea
  • Confusión, juicio dañado, o dificultad para concentrarse

Estos síntomas también pueden estar presentes:

  • Dolor en el centro o la parte superior derecha del abdomen
  • Agrandamiento del hígado
  • Irregular decoloración oscura de la piel, generalmente en el cuello o la zona de la axila

Con la enfermedad hepática alcohólica, los síntomas pueden empeorar después de períodos de consumo excesivo de alcohol. Con el hígado graso por enfermedad hepática no alcohólica, el proceso de la enfermedad puede detenerse o revertirse, o puede empeorar. Si hay la cirrosis, el hígado pierde su capacidad de funcionamiento. Esto puede causar signos y síntomas tales como:

  • Retención de líquidos
  • Pérdida de masa muscular
  • Hemorragia interna
  • Ictericia (coloración amarillenta de la piel y los ojos)
  • Insuficiencia hepática

A menudo, el diagnóstico de un hígado graso se presenta durante un chequeo de rutina. El médico puede notar que el hígado se agranda ligeramente o ver signos de grasa en el hígado en un análisis de sangre. O bien, el médico puede sospechar un problema después de tomar un historial de salud o hacer un examen físico.

  1. Análisis de sangre. Durante las pruebas de sangre de rutina, elevaciones de ciertas enzimas hepáticas pueden aparecer. Estos podrían incluir la alanina aminotransferasa o aspartato aminotransferasa.
  2. Estudios de imagen. Un hígado graso también puede aparecer en los estudios por imágenes, como una ecografía abdominal.
  3. Biopsia hepática. La única manera de confirmar el diagnóstico de grasa en el hígado es con una biopsia del hígado. Esto se hace generalmente una vez que otras causas han sido descartadas. Después de aplicación de anestesia local, el médico inserta una aguja a través de la piel para eliminar un pequeño trozo de hígado. Esto se examina bajo un microscopio para detectar signos de grasa, inflamación y células hepáticas dañadas. Si la inflamación o el daño no está presente, el diagnóstico es simplemente un hígado graso.

Dacal Rivas, Andrés*; Santos Quintairos, Carmen**; Valentín Gómez, Fátima* **Servicio de Medicina Interna

La hepatopatía crónica es un estado patológico hepático que se prolonga en el tiempo (> 6meses). La etiología es muy variada (ver capítulo Alteración del Perfil Hepático) El estadio final de la hepatopatía crónica es la cirrosis hepática, que es un proceso de fibrosis secundario a fenómenos de destrucción y regeneración de las células del parénquima asociado a un incremento difuso del tejido conectivo y a la desestructuración de la arquitectura hepática.

Las consecuencias principales de la cirrosis hepática son: Insuficiencia hepatocelular (IH): disminución de la capacidad funcional hepática debido a la pérdida de hepatocitos. Se manifiesta a modo de coagulopatía, ictericia, etc.

Hipertensión portal (HTP): incremento del gradiente de presión entre vena porta y venas suprahepáticas por encima de los 5mmHg debido a un aumento de la resistencia al flujo venoso y a un aumento del aflujo portal. Es la consecuencia más relevante de la cirrosis pues dará lugar a las principales complicaciones de la enfermedad como puede ser la formación de ascitis, de varices esofágicas, etc. En el diagnóstico de la hepatopatía crónica y la evaluación de la presencia o no de cirrosis hepática debemos seguir los siguientes pasos:

1) Anamnesis exhaustiva: reflejando en la historia el consumo de fármacos hepatotóxicos, hábitos de abuso, antecedentes familiares; e interrogando por la posibilidad del desarrollo de complicaciones: edemas, incremento del perímetro abdominal, heces melénicas, etc. Prestando especial interés a la presencia de datos de HTP: ascitis, edemas, esplenomegalia, circulación venosa colateral.

Otros signos frecuentes que se asocian a IH. son la atrofia muscular, eritema palmar, arañas vasculares, ginecomastia, pérdida vello axilar, atrofia testicular y fetor hepaticus. En pacientes alcohólicos: contractura de Dupuytren, hipertrofia parotídea, neuropatía periférica. 3) Pruebas Complementarias: ante la sospecha de una hepatopatía crónica y/o cirrosis hepática debemos solicitar las siguientes pruebas de diagnóstico complementario, que nos dan información tanto del grado de funcionalidad hepática como de diagnóstico diferencial etiológico.

Pruebas de laboratorio: Los hallazgos más frecuentes en la cirrosis hepática son los siguientes:

sinemet y alimentos

- Resistencia a la insulina y diabetes de tipo II. La cirrosis causa resistencia a la insulina. Esto hace que el músculo, grasa, y células hepáticas no utilicen la insulina correctamente. El páncreas intenta satisfacer la demanda de la insulina produciendo más. Finalmente, el páncreas se agota y aparece la diabetes tipo II. - Cáncer de hígado. Puede producirse un carcinoma hepatocelular, un tipo de cáncer con una alta tasa de mortalidad.

- Problemas en otros órganos. La cirrosis puede producir disfunción del sistema inmunitario, conduciendo a la infección. El líquido en el abdomen (ascitis) puede infectarse con las bacterias normalmente presentes en los intestinos. La cirrosis puede también producir impotencia, disfunción y fallo renal y osteoporosis. Determinación de la fibrosis y cirrosis hepática a través de un simple índice no invasivo en pacientes con hepatitis crónica por virus c.

Dres. Rosela Páez*, Carmen Zuramay**, Gerka Tremont ***, Lloeznaly Ochoa****, Julio Vargas****, Román Chacón**** *Gastroenterólogo Adjunto Ad-honorem de la Consulta de Hepatología del Hospital IVSS Dr. Miguel Pérez Carreño. Caracas-Venezuela

**Gastroenterólogo Adjunto del Servicio de Gastroenterología del Hospital IVSS Dr. Miguel Pérez Carreño. Caracas-Venezuela ***Gastroenterólogo egresado del Hospital IVSS Dr. Miguel Pérez Carreño. Caracas-Venezuela

****Residentes de Primer año de Postgrado del Servicio de Gastroenterología del Hospital IVSS Dr. Miguel Pérez Carreño. Caracas-Venezuela Para cualquier información o separata contactar a la: Dra. Rosela Páez. Gastroenterólogo Adjunto Ad-honorem de la Consulta de Hepatología del Hospital IVSS Dr. Miguel Pérez Carreño. E-mail: rpaezc@cantv.net

Objetivo: utilizar el índice APRI para la determinación de fibrosis significativa y cirrosis hepática en pacientes con hepatitis crónica por virus C. Pacientes y métodos: se realizó un estudio retrospectivo con 54 pacientes con hepatitis crónica por virus C, el diagnóstico fue establecido por ARN del virus C y parámetros bioquímicos y biopsia hepática. Resultados: de los 54 pacientes el 57% perteneció al sexo femenino, el promedio de edad fue de 41,7 años para el total de la muestra. La fibrosis leve (F1) predominó en un 28% siendo más frecuente en el sexo femenino. El índice APRI, reveló en nuestra muestra una sensibilidad de 52% y una especificidad de 17%, con un valor predictivo positivo de 54% y un valor predictivo negativo de 15% para la fibrosis significativa, y una sensibilidad de 29% con una especificidad de 17%, un valor predictivo positivo de 33% y un valor predictivo negativo de 14% para la cirrosis. Conclusión: el índice APRI fue más sensible para detectar la fibrosis pero con una baja especificidad, mientras que para la cirrosis es poco sensible y específico. Palabras claves: Fibrosis, Cirrosis, Índice APRI, Hepatitis crónica, Virus C.

Objetive: to use APRI index for predicting significant hepatic fibrosis and cirrosis in patients with chronic hepatitis C infection.Patients and methods: a retrospective study was done with 54 patients who chronic hepatitis infection, the diagnosis was established by the presence of hepatitis C virus RNA, biochemical and liver biopsy parameters. Results: of 54 patients, 57% were female, the mean age was 41,7 years old. Mild fibrosis (F1) was more frequent with 28% in women. APRI index in our study had a sensitivity of 52% and specificity of 17%, positive predictive value of 54% and negative predictive value of 15% for significative fibrosis and a sensitivity of 29%, specificity of 17%, positive predictive value of 33% and negative predictive value of 14% for cirrosis. Conclusion: APRI index was more sensitivity for predicting fibrosis but with a low specificity whereas for cirrosis was less. Key words: Fibrosis, Cirrosis, APRI index, Chronic hepatitis, Virus C.

Fecha de Recepción Sep. 2005- Fecha de Revisión Feb. 2006- Fecha de Aprobación. Abr. 2006 La fibrosis hepática es el resultado de un proceso dinámico en el cual la acumulación de matriz extracelular fibrilar está asociada con su degradación y remodelación, en un proceso balanceado y puede resultar en un estado avanzado definido como "cirrosis" o bien revertirse para restaurar la estructura hepática normal y por lo tanto su función. La cirrosis se caracteriza por la formación de nódulos de regeneración del parénquima que son separados por una cápsula de tejido conectivo en septos fibrosos y está asociado con cambios angio-estructurales. A la luz de éste importante cambio estructural, el tejido hepático cirrótico puede ser "remodelado" en respuesta a la remoción de la causa primaria que ocasiona el daño cualquiera sea su etiología. Esto no significa que la cirrosis en su completa expresión sea reversible, aunque éste punto es materia de especulación. 1

La fibrosis y cirrosis representa la consecuencia de una cicatrización de una herida en respuesta a una variedad de causas: viral, inducida por drogas, autoinmune, colestasis y enfermedades metabólicas. Las manifestaciones clínicas de la cirrosis varían ampliamente desde asintomático a la falla hepática y está determinada por la severidad y naturaleza de la enfermedad hepática, así como a la extensión de la fibrosis hepática. 2,3 La biopsia hepática analizada con coloración del tejido conectivo ha sido considerada como la "prueba de oro" para confirmar el diagnóstico clínico y evaluar el tejido hepático desde la severidad de la actividad de la enfermedad, fibrosis hepática, sirve además de guía para el tratamiento a seguir, además de evaluar posibles enfermedades concomitantes. Sin embargo, está asociada con un potencial riesgo de morbilidad y mortalidad. Igualmente tiene varias limitaciones como son: error de muestreo, el cual es posible cuando la muestra es muy pequeña, variabilidad interobservador de aproximadamente 20% en categorizar el grado de fibrosis. La distribución no homogénea de la necroinflamación y fibrosis hepática de las enfermedades hepáticas crónicas tales como la hepatitis C, frecuentemente impide la interpretación correcta de la biopsia hepática, particularmente cuando se necesita ser comparada con otras biopsias obtenidas en un mismo paciente. Finalmente, la biopsia hepática proporciona solamente datos estáticos, siendo imposible evaluar el balance entre la producción y degradación de la matriz extracelular y no revela suficientemente los mecanismos patogénicos subyacentes. 1,2

De acuerdo a los hallazgos de Poynard y colaboradores 4 la hepatitis C es una enfermedad fibrótica progresiva y no una hepatitis de carácter inflamatoria. Por lo tanto hay una necesidad de disponer de una herramienta no invasiva que sea rápida que sirva como marcador de fibrosis hepática que sea confiable y reproducible y para monitorizar la progresión de la fibrosis sin la necesidad de biopsias repetidas en las enfermedades crónicas hepáticas y en particular en las enfermedades hepáticas que sean sometidas a tratamiento. El marcador serológico ideal de fibrosis hepática debe tener los siguientes requisitos: especificidad hepática, sensibilidad tanto para fibrogénesis como para fibrólisis, vida media conocida, ruta de excreción conocida, sintetizada por una fuente celular identificada, que sea reproducible y de rápida metodología. Existen marcadores indirectos que reflejan alteraciones de la función hepática pero no del metabolismo de la matriz extracelular (parámetros bioquímicos) como son: Índice PGA (Tiempo de protrombina, GGT y Apolipoproteína), Induce PGAA que incluye además de las anteriores a la Alfa 2 macroglobulina, Induce de Forn y el Índice APRI y marcadores directos relacionados con modificaciones de la matriz celular durante la fibrogénesis, producto de la síntesis y degradación de la matriz extracelular. 1 El propósito de éste estudio fue utilizar un índice ya validado: Índice APRI, que consiste en la relación AST/Contaje plaquetario para la determinación de fibrosis significativa y cirrosis hepática en pacientes con hepatitis crónica por virus C.

El siguiente es un estudio retrospectivo en el cual se evaluaron 142 casos con infección crónica por virus C detectado por Anticuerpos para Virus C, tomados de la base de datos provenientes de la consulta de hepatología del Hospital del IVSS Dr. Miguel Pérez Carreño del período 1999 a 2005. Se seleccionó 54 casos quienes cumplieron los criterios de inclusión: presencia de Anti-HCV positivo y confirmado por PCR cualitativo (ARN del VHC), biopsia hepática, ecosonograma abdominal, ausencia de otras enfermedades hepáticas como: coinfección con otros virus, enfermedades autoinmunes, enfermedades metabólicas, por alcohol, tumores hepáticos primarios o metastásicos. Se aplicó el Indice APRI con valores de corte para ausencia de fibrosis 1,5. Para cirrosis se utilizó valores de corte para ausencia de cirrosis 2. El análisis estadístico se realizó utilizando valores absolutos, promedios, Prueba Chi, Sensibilidad, Especificidad, Valor Predictivo Positivo y Valor Predictivo Negativo.

La muestra quedó constituida por 54 casos de los cuales el sexo femenino predominó en un 57% (n=31). Grafico 1 El promedio de edad para el total de la muestra fue de 41,7 años.

Según el grado de fibrosis el F1 predominó con 28 % (n=15). Tabla 1 Frecuencia según el grado de fibrosis de la muestra estudiada.

Según sexo y grado de fibrosis, la fibrosis significativa (F3 y F4) predominó en el sexo femenino, aunque no hubo diferencias significativas, Chi 0,94 GL 1. Tabla 2 Frecuencia de grados de fibrosis según sexo de la muestra estudiada

El 46% de los pacientes con cirrosis presentaron contaje plaquetario 150.000 mm3 debieron ser sometidos a biopsia hepática ya que dichos parámetros no pudieron predecir en estos casos el estadio de la fibrosis hepática.. Por su parte Imber-Bismut y colaboradores 6 a diferencia de estudio previo utilizó 6 marcadores bioquímicos con un alto Valor Predictivo Positivo y Valor Predictivo Negativo (> 90% de ausencia de F2, F3 y F4). Se utilizaron los siguientes parámetros: Alfa 2 macroglobulina, Haptoglobina, GGT, Gammaglobulina, Bilirrubina total y Apolipoproteína A1. Por lo que de éste estudio se obtiene como conclusión que se requiere la combinación de varios marcadores séricos, los cuales pueden detectar la mayoría de los pacientes con actividad histológica moderada y severa pero no los casos con fibrosis clínicamente significativa. Estos parámetros: Alfa 2 macroglobulina y Haptoglobina, no son de fácil disponibilidad y están relacionados con la activación de las células esteladas, y no con el estadio de fibrosis.

Forns y colaboradores 7 utilizó un simple modelo predictivo para discriminar pacientes con fibrosis de aquellos sin fibrosis significativa, a través de un análisis de multivarianza donde se evaluó edad, GGT, colesterol, contaje plaquetario y Tiempo de protrombina. El modelo identificó alrededor de la mitad de los pacientes sin fibrosis o fibrosis portal (F0 y F1) con un alto Valor Predictivo a través de la combinación de pocas variables clínicas, bioquímicas y hematológicas. Sin embargo, se determina a través de una fórmula algo complicada no siendo útil en la práctica diaria. Wai y colaboradores 8 proponen un modelo más sencillo, el cual no es un concepto nuevo ya que anteriormente se había observado que se podía predecir la fibrosis con dos parámetros y con datos de laboratorio rápidamente disponible y con un carácter objetivo como son: los valores de AST y contaje plaquetario, 9 para confirmar dicha premisa se realizó un índice (Relación AST/Contaje plaquetario) o APRI que permitiera predecir tanto la fibrosis significativa como la cirrosis in pacientes con hepatitis crónica por virus C. El APRI fue exacto en detectar tanto la fibrosis significativa como la cirrosis en el 81% de los casos con cirrosis y en el 51% de los pacientes con fibrosis significativa. En nuestro estudio, la sensibilidad del índice APRI para la fibrosis fue de 52% con una especificidad de 17%, mientras que la sensibilidad del índice APRI para la cirrosis fue de 29% con una especificidad de 17%. Por lo tanto el índice APRI es más sensible para detectar fibrosis pero con una baja especificidad, mientras que es poco sensible y específico para detectar la cirrosis, tal como se observó en el modelo propuesto por Wai y colaboradores.

Recientemente Iacobellis y colaboradores 10 en su publicación validó todos los índices que hasta la fecha han sido propuestos como marcadores de fibrosis. Utilizó una serie de 1252 casos, ya que en los estudios previos eran menores de 200 pacientes. El valor Predictivo fue aceptable en algunos índices con rangos > de 82% para acertar la fibrosis significativa no así para diagnosticar la cirrosis. El contaje plaquetario con valores de corte 1, resultó ser significativo. En éste estudio el contaje plaquetario en su distribución individual entre los estados diferentes de fibrosis se encontró valores bajos en pacientes con ausencia de fibrosis o fibrosis leve y valores altos en aquellos con fibrosis severa o cirrosis. Esto pudiera explicarse: en la primera situación, y pudiera ser explicado como secundario al aclaramiento de complejos inmunes o un incremento del secuestro plaquetario por la respuesta inmune antigeno-anticuerpo inducido por el virus de la hepatitis C. La segunda sdebida a error de muestreo o variación intraobservador, o bien por deficiencia inherente al índice. Nuestro trabajo revela hallazgos similares. Recientemente Iacobellis y colaboradores 10 en su publicación validó todos los índices que hasta la fecha han sido propuestos como marcadores de fibrosis. Utilizó una serie de 1252 casos, ya que en los estudios previos eran menores de 200 pacientes. El valor Predictivo fue aceptable en algunos índices con rangos > de 82% para acertar la fibrosis significativa no así para diagnosticar la cirrosis. El contaje plaquetario con valores de corte 1, resultó ser significativo. En éste estudio el contaje plaquetario en su distribución individual entre los estados diferentes de fibrosis se encontró valores bajos en pacientes con ausencia de fibrosis o fibrosis leve y valores altos en aquellos con fibrosis severa o cirrosis. Esto pudiera explicarse: en la primera situación, y pudiera ser explicado como secundario al aclaramiento de complejos inmunes o un incremento del secuestro plaquetario por la respuesta inmune antigeno-anticuerpo inducido por el virus de la hepatitis C. La segunda sdebida a error de muestreo o variación intraobservador, o bien por deficiencia inherente al índice. Nuestro trabajo revela hallazgos similares.

Las limitaciones de nuestro estudio es el tamaño de la muestra, ya que no todos los casos pudieron ser biopsiados, a diferencia de los trabajos anteriores, las muestras histológicas no fueron evaluadas por un mismo patólogo en su mayoría por ser un trabajo retrospectivo. Concluimos que nuestros resultados no logró demostrar el alto valor predictivo reportado en otras series para el diagnostico de fibrosis significativa ni cirrosis, utilizando un modelo ya validado (Indice APRI). Sin embargo, insistimos en la necesidad de evaluar de manera prospectiva utilizando parámetros clínicos y bioquímicos de fácil disponibilidad para la evaluación posterior al tratamiento, evitar biopsias innecesarias en los casos de fibrosis mínima o ausente, igualmente en los casos donde estén contraindicados o rehúsen al procedimiento. Se requiere la evaluación histológica por un patólogo experto para disminuir la variabilidad intraobservador dada la importancia de su resultado para la decisión del tratamiento a instaurar.

1. Pinzani M., Rombouts K., Colagrande S. Fibrosis in chronic liver diseases: diagnosis and management. J Hepatol 2005; 42: S22-S36. [ Links ] 2. Friedman S. Liver fibrosis-from bench to bedside. J Hepatol 2003; 38: S38-S53. [ Links ]

3. Friedman S. Evaluation of fibrosis and hepatitis C. Am J Med 1999;107(6B):27S-30S. [ Links ] 4. Poynard T., Bedossa P., Opolon P. Natural history of liver fibrosis progression in patients with chronic hepatitis C. Lancet 1997;349:825-832. [ Links ]

5. Pohl A., Behling C, Oliver D., Kilani M., Monson P., Hassanein T. Serum aminotransferase levels and platelet counts as predictors of degree of fibrosis in chronic hepatitis C virus infection. Am J Gastroenterol 2001; 96:3142-3146. [ Links ] 6. Imbert-Bismut F., Ratziu V., Pieroni L., Charlotte F., Benhamou Y., Poynard T. Biochemical markers of liver fibrosis in patients with hepatitis C virus infection: a prospective study. Lancet 2001;357:1069-1075. [ Links ]

7. Forns X., Ampurdanês S., Llovet J., Aponte J., Quintó Ll., Martínez-Bauer E., y col. Identification of chronic hepatitis C patients without hepatic fibrosis by a simple predictive model. Hepatology 2002;36:986-992. [ Links ] 8. Wai Ch., Greenson J., Fontana R., Kalbfleisch J., Marrero J., Conjeevaram and Lok A. A simple noninvasive index can predict both significant fibrosis and cirrhosis in patients with chronic hepatitis C. Hepatology 2003; 38:518-526. [ Links ]

dosificacion sinemet plus retard

Estas situaciones son de urgencia médica, con lo cual se recomienda a las personas que las sufren que acudan rápidamente al hospital. Pueden tratarse si se eliminan las causas que las han provocado, pero con riesgo de que re-aparezcan al cabo de un tiempo. Cuando hay cirrosis es fundamental eliminar completamente el consumo de alcohol y de tabaco, ya que con estas sustancias el proceso de la cirrosis se acelera. Si esta situación se mantiene en el tiempo puede dar lugar a la aparición de un carcinoma hepatocelular (cáncer de hígado).

El equilibrio del cuerpo humano es tan frágil que un pequeño problema puede causar que todo el cuerpo llegue a su fin. El cuerpo humano está construido de tal manera que combate los problemas y con un poco de ayuda puede llegar a curarse a sí mismo rápidamente. La cirrosis es una de las enfermedades más alarmantes y degenerativas del hígado. El daño causado por lo general no es reparable y conduce a una cascada de otros problemas, enfermedades e infecciones. Sin embargo el hígado es conocido por ser uno de los órganos más regenerativos del cuerpo humano. Así que, si algo hace que se degenere, significa que hay una causa por la cual preocuparse y un punto del que no se puede volver. No hay cura conocida para la cirrosis, pero hay formas y medios para prevenir esta enfermedad y mantenerla bajo control.

Mientras que muchas personas se someten a tratamiento alopático para asegurar la buena salud, los remedios caseros complementan las medicinas y tratamiento. Los remedios caseros también ayudan a asegurar un alivio más rápido. La cirrosis causa daño a los tejidos del hígado, lo que significa que el tejido hepático se sustituye por tejido de la cicatriz o tejido dañado, y como resultado, el hígado deja de funcionar normalmente. Como el hígado y el cuerpo intentan reparar el tejido dañado, se da paso a la formación de nódulos en el cuerpo que son regenerativos. Todo esto conduce al hecho de que el hígado pierde su capacidad para funcionar normalmente y altera las funciones del cuerpo.

Los remedios caseros aseguran que uno puede mantener la propagación de la cirrosis en jaque ya que no hay forma de revertir los efectos de las enfermedades después de su aparición. Toma semillas de papaya y aplástalas de manera adecuada para extraer el jugo. Ahora, toma una cucharada de jugo de semillas de papaya y mezcla con dos cucharadas de jugo de limón, bebe el jugo mezclado dos veces al día para mejorar el funcionamiento del hígado.

Toma dos tazas de agua y añádeles dos cucharas llenas de yogur natural y 2 cucharadas de semillas de comino en polvo. Añadir sal marina al gusto. Básicamente, la idea es hacer suero de leche y tomarlo dos veces al día. Es útil para mantener niveles saludables de bacterias en el cuerpo, aliviar dolores de estómago y ayudar a la digestión. Toma un vaso de agua, exprime un limón en ella y añade un poco de sal marina también. Debes tomarlo 3 veces al día. Evita el azúcar, ya que es difícil de digerir y no es fácil de procesar para el hígados ya afectado por cirrosis. Esta mezcla trae alivio del problema de estómago y ayuda a la digestión. El limón es bueno para la digestión y también funciona como un laxante natural.

Las zanahorias son ricas en beta caroteno y la espinaca es una rica fuente de hierro. Lava algunas zanahorias y una cantidad considerable de hojas de espinaca. Machaca o muele y mezcla hasta lograr una pasta fina. Cuela la mezcla con un colador fino y bebe este jugo para obtener algo de alivio de los síntomas de la cirrosis hepática y cuidar de tu hígado, al mismo tiempo podrás proporcionar los nutrientes vitales para el cuerpo. El vinagre de manzana es bueno ya que ayuda a mejorar el metabolismo de las grasas. También funciona como un buen agente desintoxicante para el hígado. Toma un vaso de agua y añádele una cucharada de vinagre de sidra de manzana y una cucharadita de miel. Bebe esta mezcla, 3 veces al día para conseguir un hígado sano.

Los hogares de la India están llenos de encurtidos y conservas de todo tipo. Estos pueden ser acreditados a sus propiedades para la salud y la capacidad para mantener el cuerpo sano por dentro y por fuera. La grosella espinosa india o amla como se le conoce comúnmente para la mayoría de nosotros, es un ingrediente increíble para mantener el daño hepático en jaque. Como el amla es una fuente rica de vitamina C, su consumo mantiene la función hepática correctamente. Se puede consumir el amla en su forma conservada. Otra forma es la de deshacerse de la semilla en el centro de la fruta y rallarlo. Come esta grosella rallada con la ensalada o cuajada. Si es posible, mastícala un poco para liberar el jugo en la boca y asimilar la vitamina C más rápido en el cuerpo.

Esta es beneficiosa para la piel y los órganos internos, la cúrcuma es una rica fuente de anti-sépticos, con propiedades anti-bacterianas, anti-hongos, y antioxidantes. La cúrcuma puede hacer maravillas para nuestro hígado y tratar la cirrosis hepática. Hay muchas maneras sencillas para consumir la cúrcuma, mientras que la más común es su uso en nuestra cocina diaria. Alternativamente, podemos usar la antigua receta de nuestras madres y abuelas que consiste en agregar una cucharada de cúrcuma en un vaso de leche caliente y agregar un poco de miel a la misma. Esta también una gran manera de consumirla. La cúrcuma se encarga del hígado y mantiene los radicales libres del cuerpo antes de que puedan causar cualquier daño o perjuicio.

Las semillas de lino han surgido en los últimos tiempos como un participante final de la carrera de beneficios para la salud. Las semillas de lino podrían no beneficiar directamente la condición de la cirrosis hepática, pero sí ayudar a reducir la carga sobre el hígado que ya está sufriendo. Las semillas de lino son ricas en fitonutrientes y estos fitonutrientes ayudan a prevenir el exceso no deseado de las hormonas circulantes en la sangre. Hay muchas maneras de comer las semillas de lino. Se pueden añadir a las ensaladas y sándwiches después de asarlas un poco y alternativamente muchas personas las están utilizando en batidos y smoothies sobre una base diaria. También se pueden comer simplemente asadas y recibir directamente un poco de estas semillas todos los días, temprano en la mañana con el estómago vacío para obtener mejores resultados.

Comer frutas frescas es una manera maravillosa de permanecer en buena salud y mantener tu cuerpo sano por dentro. La papaya es un buen remedio casero para la cirrosis hepática. La mejor manera de preparar la papaya para obtener beneficios directos para el hígado es el consumo de jugo de papaya. Toma dos cucharadas de este jugo y añade una o media cucharadita de jugo de limón fresco y bebe esto todos los días. Si es posible, hazlo 3 o 4 veces al día para mejores resultados. Estas son sólo algunas de las causas de la cirrosis hepática y no son exhaustivas. Dependiendo de los factores de estilo de vida y el medio ambiente, podría haber muchas otras razones para la enfermedad.

  • La causa más común y conocida de la cirrosis es el consumo excesivo de alcohol. El alcohol parece bloquear el metabolismo normal de grasa, proteínas y carbohidratos. Esto conduce a que el hígado produzca tejidos de cicatrizados.
  • En algunos casos, la hepatitis también conduce a la cirrosis. La hepatitis conduce a la acumulación de grasa en el hígado y, como resultado los tejidos se cicatrizan. Otras causas de este tipo de daños en el hígado también pueden ser la obesidad, diabetes, y enfermedades de las arterias coronarias.
  • Si el conducto biliar en la persona se ve afectado, puede causar daños secundarios en el hígado que conducen a la cirrosis.

La enfermedad crónica del hígado se caracteriza por la destrucción gradual del tejido del hígado con el paso del tiempo. Entre las distintas enfermedades que conforman esta categoría se incluyen las siguientes:

  • Cirrosis hepática.
  • Fibrosis hepática.

Según el Instituto Nacional de la Diabetes y de las Enfermedades Digestivas y del Riñón (National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases, su sigla en inglés es NIDDK), la cirrosis es la 12ma causa principal de muerte en Estados Unidos. Debido al daño crónico del hígado, el tejido cicatrizante reemplaza lentamente al tejido del hígado de funcionamiento normal, lo que causa la disminución progresiva del flujo sanguíneo que atraviesa el órgano. A medida que se pierde el tejido normal del hígado, los nutrientes, las hormonas, las drogas y las sustancias tóxicas no son procesados eficientemente por el hígado. Además, se inhibe la producción de proteínas y de otras sustancias producidas por el hígado.

Los síntomas de la cirrosis varían según la severidad de la condición. La cirrosis leve puede no mostrar ningún síntoma. A continuación, se enumeran los síntomas más comunes de la cirrosis. Sin embargo, cada individuo puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir los siguientes:

  • Función nerviosa anormal.
  • Ascitis: acumulación de fluido en la cavidad abdominal.
  • Agrandamiento de mamas en el hombre.
  • Toser o vomitar sangre.
  • Dedos rizados (contractura de Dupuytren de las palmas).
  • Cálculos en la vesícula biliar.
  • Caída del cabello.
  • Comezón.
  • Ictericia: color amarillo de la piel y de los ojos.
  • Insuficiencia renal.
  • Encefalopatía hepática.
  • Pérdida de masa muscular.
  • Poco apetito.
  • Hipertensión portal.
  • Enrojecimiento de las palmas.
  • Agrandamiento de las glándulas salivales de las mejillas.
  • Disminución del tamaño testicular.
  • Venas en forma de araña en la piel.
  • Debilidad.
  • Pérdida de peso.

Los síntomas de la cirrosis pueden parecerse a los de otras condiciones o problemas médicos. Consulte siempre a su médico para el diagnóstico. La causa más común de la cirrosis es el abuso de alcohol. Otras causas pueden incluir las siguientes:

  • Hepatitis y otros tipos de virus.
  • Uso de determinadas drogas.
  • Exposición a sustancias químicas.
  • Obstrucción del conducto biliar.
  • Enfermedades autoinmunológicas.
  • Obstrucción del flujo de salida de la sangre del hígado (por ejemplo, síndrome Budd-Chiari).
  • Alteraciones del corazón y de los vasos sanguíneos.
  • Deficiencia de alfa1-antitripsina.
  • Altos niveles de galactosa en la sangre.
  • Altos niveles de tirosina en la sangre al momento de nacer.
  • Enfermedad por almacenamiento de glucógeno.
  • Fibrosis quística.
  • Diabetes.
  • Desnutrición.
  • Acumulación hereditaria de exceso de cobre (enfermedad de Wilson) o de hierro (hemocromatosis).

Además del examen físico y la historia médica completa, los procedimientos de diagnóstico para la cirrosis pueden incluir los siguientes:

  • Exámenes de laboratorio.
  • Exámenes de la función del hígado - serie de exámenes de sangre especiales que pueden determinar si el hígado funciona correctamente.
  • Biopsia del hígado - procedimiento en el que se toman muestras de tejido del hígado (con aguja o durante una operación) para examinarlas con un microscopio.
  • Colangiografía - examen de rayos X de los conductos biliares mediante una tintura de contraste intravenosa (su sigla en inglés es IV).
  • Tomografía computarizada (También llamada escáner CT o CAT.) - este procedimiento de diagnóstico por imagen utiliza una combinación de tecnologías de rayos X y computadoras para obtener imágenes transversales (a menudo llamadas "rebanadas") del cuerpo, tanto horizontales como verticales. Una tomografía computarizada muestra imágenes detalladas de cualquier parte del cuerpo, incluidos los huesos, los músculos, el tejido graso y los órganos. La tomografía computarizada muestra más detalles que los rayos X regulares.
  • Ecografía (También llamada sonografía.) - técnica de diagnóstico por imágenes que utiliza ondas sonoras de alta frecuencia y una computadora para crear imágenes de vasos sanguíneos, tejidos y órganos. Las ecografías se usan para visualizar los órganos internos del abdomen como hígado, bazo y riñones, y para evaluar el flujo sanguíneo de varios vasos.

El tratamiento específico para la cirrosis será determinado por su médico basándose en lo siguiente:

  • Su edad, su estado general de salud y su historia médica.
  • Qué tan avanzada está la enfermedad.
  • Su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.
  • Sus expectativas para la trayectoria de la enfermedad.
  • Su opinión o preferencia.

La cirrosis es una enfermedad del hígado progresiva y el daño hecho al hígado es irreversible. Sin embargo, una correcta nutrición, evitar ciertas toxinas (como el alcohol), tomar suplementos vitamínicos y el manejo adecuado de las complicaciones de la cirrosis suelen demorar o detener un mayor daño del hígado. En los casos severos de cirrosis, se puede evaluar la posibilidad de un trasplante de hígado.

La fibrosis es el crecimiento de tejido cicatrizante como resultado de una infección, inflamación, lesión o incluso de la curación. El crecimiento excesivo de tejido cicatrizante puede afectar prácticamente a cualquier órgano. La fibrosis en el hígado puede inhibir el correcto funcionamiento del órgano. Con frecuencia la fibrosis hepática es el resultado de la cirrosis. Haz click aquí para ir a la página de
Recursos en la Red de Las Enfermedades del Hígado, la Bilis y el Páncreas

La cirrosis es una enfermedad de carácter crónico que afecta al funcionamiento normal del hígado. La causa más frecuente es un excesivo consumo de alcohol. Entre los síntomas más característicos destacan el dolor abdominal, acumulación de líquidos en las piernas, fatiga y problemas de concentración. El diagnóstico puede incluir análisis de sangre, exploración física y biopsia.

  1. Elena Pereira Jiménez DUE. Interclinik
  2. Ana Hermosín Alcalde DUE. Centro de diálisis Diaverum (Cartaya).
  3. Irene Calviño García. Grado de Enfermería. Clínica Los Naranjos Huelva

Al tratarse de una enfermedad crónica, se hará imprescindible cambiar los hábitos de vida y administrar la medicación adecuada a los síntomas que lleva consigo la cirrosis. En cuanto a los cuidados de Enfermería, será prioritario concienciar al paciente y a sus familiares del carácter crónico de la enfermedad. Además, se vigilaran los síntomas para actuar ante ellos en caso de complicación, ya sea con medicamentos o prestando el apoyo anímico necesario. Palabras claves: hígado, alcoholismo, hepatitis b, hepatitis c, vías biliares.

Introducción La cirrosis es una enfermedad crónica del hígado, que consiste en un incremento del tejido fibroso y en la aparición de nódulos, con alteración de la estructura normal del órgano. Es la consecuencia final de diversas causas que han ido lesionando el hígado durante mucho tiempo. El origen más frecuente en España, y en la mayoría de los países de nuestro entorno, es el consumo excesivo de alcohol, pero hay otras causas importantes que se explican más adelante.

La destrucción de la estructura normal y la disminución de células hepáticas conllevan un deterioro en el funcionamiento normal del órgano. El hígado interviene de forma importante en la digestión de los alimentos, pero además es la pieza fundamental en el metabolismo de los medicamentos y en la síntesis de proteínas, entre ellas las que intervienen en los fenómenos de coagulación de la sangre. La cirrosis es una enfermedad grave, aunque el pronóstico individual depende de la fase de su evolución en la que se realice el diagnóstico. Los enfermos con cirrosis “compensada” (sin complicaciones graves) tienen una probabilidad del 50% de seguir vivos a los 10 años, pero los enfermos “descompensados” tienen una mortalidad del 70% al cabo de 3 años. En todo caso, el pronóstico empeora si la cirrosis es alcohólica y el enfermo sigue bebiendo.

sinemet 25/250 para que sirve

Entre los distintos procesos que se puede encontrar el médico en las pruebas están:

  • Quiste Hidatídico: Es fácil de verificar si se ven grupos de quistes y se detecta la presencia de parásitos.
  • Abcesos: Cursa con dolor con dolor y fiebre y un aumento de proteínas, con lo cual es fácil descartarlo con un analítica como el hemograma.
  • Poliquistosis: Se detecta ya que va asociada a problemas renales.
  • Tumores Benignos: Se detectan por la apreciación de engrosamiento y se da en muy pocas ocasiones, se conoce como cistoadenoma.
  • Tumores Malignos: Tanto el cistocarcinoma como el necrósado son de intervención quirúrgica urgente, el primero suele se provocado por la denigración de uno benigno y el segundo por metástasis procedentes de otros órganos.

Los quistes hepáticos simples en general no suelen necesitar tratamiento, el médico puede hacer un seguimiento para evaluar su evolución. En casos de quistes de tamaño medio o grande se proceder a reducir o eliminar el quiste. El mejor tratamiento si hay molestias es quitar el tinte y se suele hacer a través de laparoscopia. El médico hace dos o tres pequeñas incisiones para poder eliminar estos quistes. Requiere aproximadamente un día o dos en el hospital y los pacientes se recuperan generalmente en 2 semanas. También te puede interesar:

Su médico le acaba de decir que usted sufre de la enfermedad de Crohn. ¿Ahora qué? Lo más probable es que usted nunca antes haya oído hablar de esta enfermedad. Es más, la mayoría de las personas no están familiarizadas con la enfermedad de Crohn y ahora usted tiene que enfrentarse a ella. Probablemente tenga muchas preguntas.

Algunas de las más comunes son:

  • ¿Qué es la enfermedad de Crohn?
  • ¿Tiene cura la enfermedad de Crohn y cuál es el pronóstico?
  • ¿Cómo me dio a mí?
  • ¿Podré trabajar, viajar o hacer ejercicio?
  • ¿Debo seguir una dieta especial?
  • ¿Cuáles son mis opciones de tratamiento?
  • ¿Necesitaré cirugía?
  • ¿Cómo cambiará mi vida la enfermedad de Crohn, tanto ahora como en el futuro?

El propósito de este folleto es proporcionarle respuestas que le ayudarán a contestar esas preguntas, y explicarle paso a paso los puntos claves de la enfermedad de Crohn y lo que podrá esperar en el futuro. No se va a convertir en un experto de la noche a la mañana, pero aprenderá más y más con el paso del tiempo. En cuanto más informado esté, podrá manejar su enfermedad mucho mejor y participar activamente en su propio equipo de salud. ¿Qué es la enfermedad de Crohn?

La enfermedad de Crohn se llama así en honor al Dr. Burrill B. Crohn, quien publicó un papel de gran importancia junto con sus colegas Oppenheimer y Ginzburg en 1932 describiendo lo que hoy se conoce como la enfermedad de Crohn. La enfermedad de Crohn pertenece a un grupo de afecciones conocidas como enfermedad inflamatoria intestinal (EII). La enfermedad de Crohn es una afección crónica inflamatoria del tracto gastrointestinal. Los síntomas incluyen dolor abdominal con cólico, náuseas, fiebre, pérdida de apetito, pérdida de peso y fatiga, y, a veces, sangrado rectal. Cuando usted sufre de la enfermedad de Crohn, no tendrá los mismos síntomas todo el tiempo. Es más, a veces no tendrá ningún síntoma. Cuando no tiene ningún síntoma, esto se llama remisión. Al leer acerca de las enfermedades inflamatorias del tracto gastrointestinal, necesita saber que la enfermedad de Crohn no es lo mismo que la colitis ulcerosa, otro tipo de EII. Los síntomas de estas dos enfermedades son bastante similares, pero las áreas afectadas de su cuerpo son diferentes. La enfermedad de Crohn puede afectar cualquier parte del tracto gastrointestinal, desde la boca hasta el ano, pero la colitis ulcerosa está limitada al colon—también llamado el intestino grueso. La enfermedad de Crohn más comúnmente afecta la parte donde termina el intestino delgado (el íleo) y donde comienza el colon. La enfermedad de Crohn también puede afectar todo el grosor de la pared intestinal, mientras que la colitis ulcerosa sólo involucra la parte más profunda de la pared intestinal. Y por último, en la enfermedad de Crohn la inflamación del intestino puede “saltarse”—dejando áreas normales entre las áreas afectadas por la enfermedad intestinal. En la colitis ulcerosa, esto no ocurre. En sólo

el 10 por ciento de los casos las características de la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn coinciden, esta enfermedad se conoce como colitis indeterminada. ¿Se irá algún día?

Nadie sabe exactamente qué es lo que causa la enfermedad de Crohn. También, nadie puede predecir cómo la enfermedad—una vez diagnosticada—afectará a una persona en particular. Para algunas personas pueden pasar años sin tener ninguna clase de síntomas, mientras que otros tienen brotes, o ataques más frecuentes. Sin embargo, una cosa es cierta: la enfermedad de Crohn es una afección crónica. Las afecciones crónicas son condiciones persistentes. Pueden ser controladas con tratamiento, mas no curadas. Eso quiere decir que la EC es una enfermedad a largo plazo. De hecho, muchas de las enfermedades médicas tales como la

diabetes, la presión alta y las enfermedades cardiacas son tratadas con éxito mas no curadas. Ocasionalmente las personas pueden desarrollar complicaciones graves que pueden ser serias— tal como el cáncer colorrectal—pero esto ocurre en un número muy pequeño de personas afectadas por la EII. Los estudios muestran que las personas que sufren de la EII usualmente tienen la misma expectativa de vida que aquellas personas sin la EII. Es importante recordar que la mayoría de las personas que sufren de la enfermedad de Crohn llevan una vida muy activa, feliz y productiva. Breve introducción al sistema gastrointestinal

La mayoría de nosotros no estamos familiarizados con el tracto gastrointestinal, aun cuando ocupa una gran parte del “espacio” de nuestros cuerpos. Aquí hay un repaso breve: El tracto gastrointestinal (véase la figura 1) comienza en la boca. Sigue un recorrido torcido y curvilíneo y termina, muchas yardas después, en el recto. Entremedio hay un número de órganos los cuales tienen una función en el procesamiento y transporte de la comida a través del cuerpo.

El primero es el esófago, un tubo delgado que conecta la boca al estómago. La comida pasa por el estómago y entra al intestino delgado. Esta es la sección donde la mayoría de los nutrientes son absorbidos. El intestino delgado luego se dirige al colon, o intestino grueso, el cual conecta al recto. La función principal del colon es absorber el exceso de agua y sales del material de desecho (lo que sobra después de que la comida ha sido digerida). También almacena el desecho sólido, convirtiéndolo en heces, y lo excreta por el ano.

Cuando ocurre la inflamación, las funciones principales son afectadas, incluyendo la absorción de agua. Como resultado, la diarrea puede ser un síntoma muy común durante los brotes de la enfermedad de Crohn. ¿A quién le da la enfermedad de Crohn?

Aproximadamente 1.4 millones de americanos sufren hechos rapidos la colitis ulcerosa o la enfermedad de Crohn. Ese número está dividido en partes casi iguales entre las dos enfermedades. A continuación hay algunos datos resumidos y unas estadísticas:

  • Cerca de 30,000 nuevos casos de la enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa son diagnosticados cada año.
  • El promedio de personas más frecuentemente diagnosticadas con la enfermedad de Crohn fluctúa entre los 15 y 25 años de edad, pero la enfermedad puede ocurrir a cualquier edad.
  • La enfermedad de Crohn puede ocurrir en las personas de 70 años de edad y mayores, y también en los niños pequeños. Se estima que un 10 por ciento de aquellos afectados tienen menos de 18 años de edad.
  • Los hombres y las mujeres parecen estar afectados por partes iguales.
  • Mientras que la enfermedad de Crohn puede afectar a aquellos de cualquier grupo étnico, los caucásicos son afectados más que cualquier otro grupo. Prevalece más que todo entre la populación judía de la Europa Oriental.
  • Tanto la enfermedad de Crohn como la colitis ulcerosa son enfermedades encontradas principalmente en países desarrollados, más comúnmente en las áreas urbanas que en las áreas rurales, y más a menudo en climas del norte que del sur. Sin embargo, algunos de estos patrones de enfermedad están cambiando gradualmente. Por ejemplo, el número de casos de la EII está aumentando en partes del mundo en vías de desarrollo, incluyendo la China, India y América del Sur.

La conexión genética Los investigadores han descubierto que la enfermedad de Crohn tiende a correr en las familias. De hecho, los parientes de primer grado de una persona afectada por la Ell tienen un riesgo de brote de entre el 5,2 y el 22,5 por ciento. También depende de cuál miembro de familia sufre de la EII, etnicidad, y la clase de EII—ya sea enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa. Sus genes claramente tienen un papel importante, aun cuando todavía no se ha identificado un patrón hereditario. Eso quiere decir que actualmente no hay manera de predecir si la enfermedad de Crohn se manifestará en algún miembro de la familia.

¿Qué causa la enfermedad de Crohn? Nadie sabe la(s) causa(s) exacta(s) de la enfermedad. Una cosa es cierta: Nada de lo que usted hizo le causó la enfermedad de Crohn. Nadie lo contagió. No fue nada de lo que usted comió o bebió que hiciera que brotaran los síntomas. Una vida llena de estrés no causó que se enfermara. Así es que, sobre todo, ¡no se culpe a sí mismo!

¿Cuáles son algunas de las causas más comunes? La mayoría de los expertos piensa que hay una explicación multifactorial. Esto quiere decir que se necesita un número de factores trabajando en conjunto para dar lugar a la enfermedad de Crohn. Los tres factores principales que se sospecha contribuyen a la enfermedad de Crohn son:

  1. Ambiental
  2. Genético
  3. Una reacción inadecuada del sistema immunológico del cuerpo

Lo más probable es que una persona hereda uno o más genes que lo hacen a él o a ella susceptible a la enfermedad de Crohn. Entonces, algo en el ambiente ocasiona que el sistema inmune responda en forma anormal. (Los científicos

todavía no han identificado al “activador” o los “activadores” ambientales.) Cualquiera que sea que lo active, provoca que el sistema inmune de la persona “se encienda” y comience a atacar el sistema gastrointestinal. Ahí es cuando comienza la inflamación. Desafortunadamente, el sistema inmune no “se apaga,” así es que la inflamación continúa, dañando los órganos digestivos, causando los síntomas de la enfermedad de Crohn. ¿Cuáles son los indicios y síntomas?

A medida que la pared intestinal se vuelve más inflamada y ulcerosa, pierde la habilidad de absorber agua del desecho que pasa por el colon. Eso, a su vez, conduce a que progresivamente se aflojen las heces—en otras palabras, diarrea. La pared intestinal dañada puede comenzar a producir exceso de mucosidad en las heces. Además, la ulceración en la pared del intestino puede causar sangrado, dando como resultado heces sanguinolentas. Eventualmente, esa pérdida de sangre puede causar conteo bajo de células rojas, conocido como anemia.

La mayoría de las personas con la enfermedad de Crohn sufren de movimiento intestinal urgente así como también dolor abdominal y cólico. Estos síntomas varían de persona a persona y pueden cambiar con el tiempo. A la vez, éstos pueden resultar en la pérdida de apetito y posteriormente pérdida de peso. Estos síntomas, junto con la anemia, también pueden conducir a la fatiga. Existe la posibilidad de que los niños que sufren de la enfermedad de Crohn tengan deficiencias en su desarrollo y crecimiento. Los síntomas pueden variar de leves a severos. A causa de que la enfermedad de Crohn es una afección crónica, los pacientes pasarán por períodos en que la enfermedad rebrota (está activa) y causa síntomas. Entre los rebrotes, las personas podrían no sufrir de ninguna aflicción en lo más mínimo. Estos períodos libres de la enfermedad (conocidos como “remisión”) podrían pasar meses y aún años, aunque los síntomas típicamente regresan en algún momento.

La inflamación también podría causar que se desarrolle una fístula. Una fístula es un túnel que va de un bucle del intestino a otro, o que conecta el intestino a la vejiga, vagina, o la piel. Las fístulas ocurren más comúnmente alrededor del área anal. Si esta complicación surge, podría notar drenaje de moco, pus, o heces por esta abertura. Otras afecciones que pudieran ocurrir en algunos pacientes incluyen las constricciones, el estrechamiento de los intestinos; fisuras, desgarramientos en la pared del ano; y abscesos. Un absceso es una masa sensible llena de pus por una infección.

Más allá del intestino Además de los síntomas en el tracto gastrointestinal, algunas personas también pueden sufrir una variedad de síntomas en otras partes del cuerpo asociados con la enfermedad de Crohn. Los signos y síntomas de la enfermedad pueden ser evidentes en:

sinemet mecanismo de accion

29 Manejo en la Insuficiencia Hepática
Corregir causa subyacente y transtornos metabólicos graves Defectos de la coagulación Desequilibrio hidroelectrolitico Insuficiencia renal Hipoglicemia Encefalopatía y trans. ácido básico
La cirrosis es una grave enfermedad del hígado, la cual puede ser provocada por el consumo excesivo de alcohol, también se puede producir por algunas enfermedades, medicamentos o virus. La cirrosis aparece cuando el hígado sufre daños continuos e irreversibles que afectan las células de una manera muy agresiva.

Esta enfermedad del hígado no es contagiosa, no se adquiere tras el contacto con una persona infectada, por esta razón es importante buscar su origen en el organismo y encontrar el problema que lo ha causado para poder iniciar un tratamiento realmente efectivo. Algunas de sus principales causas son:

  • El consumo exagerado de alcohol
  • Hepatitis
  • La enfermedad de Wilson
  • La fibrosis quística
  • La hemocromatosis
  • La inflamación constante de los conductos biliares
  • La cirrosis biliar.
  • Las infecciones provocadas por una invasión de parásitos.
  • Trastornos que impidan la correcta asimilación de los azúcares por parte del hígado.
  • Reacciones alérgicas provocadas por medicamentos recetados o no
  • Inhalación de algunas sustancias tóxicas

Desafortunadamente para los pacientes con esta enfermedad, cuando ésta apenas está comenzando no presenta ningún tipo de síntoma que pueda alertar sobre este delicado problema de salud, ya que en sus inicios simplemente se observan algunas cicatrices que en realidad no afectan el correcto funcionamiento del hígado. Cuando la enfermedad se encuentra en un estado mucho más avanzado se pueden presentar las siguientes señales de alarma:

  • Fatiga, debilidad y cansancio inexplicables.
  • Perdida significativa del apetito.
  • Pérdida de peso.
  • Náuseas, especialmente cuando se consumen alimentos grasos.
  • Se presenta alternadamente tanto estreñimiento como diarrea.
  • Se experimenta una exagerada y desagradable producción de gases.
  • Edemas en las piernas y se hincha o inflama el vientre.
  • Se experimentan algunos temblores en los dedos y en la lengua.
  • El vaso se crece y el hígado se deforma.
  • Se presenta una grave insuficiencia renal y cardíaca.

Cuando la causa de la cirrosis no se trata a tiempo, esta grave enfermedad puede seguir avanzando y causar daños irreversibles tanto en el hígado como en otros órganos importantes del cuerpo.

  • Moretones que se presentan con gran facilidad.
  • Comezón en cualquier parte del cuerpo, abundantes hemorragias nasales.
  • Insuficiencia hepática
  • Varices esofágicas
  • Hemorragias nasales o gástricas.
  • Acumulación de líquidos en el abdomen acompañado de hinchazón.
  • Vómitos de sangre o sangrado rectal.
  • Delirio, confusión, desmayos, alucinaciones, entre otros.
  • Hinchazón en las piernas
  • Temblores musculares
  • Dificultad para mantenerse en pie
  • Dificultad para respirar
  • Color amarillento tanto en la piel como en los ojos.

Como primera medida se recomienda un cambio total de hábitos alimenticios, si la enfermedad se produjo por el consumo de licor, indudablemente este debe ser eliminado por completo. Se debe evitar al máximo el consumo de sal, además se debe tratar a parte cada una de las complicaciones que se han presentado por causa de la cirrosis. En los casos extremadamente graves, como por ejemplo si la cirrosis ha llegado a un nivel de enfermedad terminal, se recomienda el trasplante de hígado, ya que esta es la única manera de salvar a la persona de una muerte inminente. La cirrosis es incurable, pero siguiendo un tratamiento adecuado y teniendo presentes las recomendaciones que aconsejen los médicos tratantes, sin duda se puede llevar una vida normal y sin llegar a tener las complicaciones antes descritas.

La sábila es un excelente remedio natural para sanar el hígado, ya que esta planta tiene propiedades regenerativas. Se puede tomar licuando una o dos cucharadas de sus cristales o pulpa con cualquier jugo, resulta un excelente remedio para el tratamiento de la cirrosis. Algunas investigaciones realizadas al respecto han dado como resultado que estas semillas tienen la propiedad de sanar en el hígado los daños provocados por el excesivo consumo de medicamentos que lo hayan podido afectar.

Según estudios realizados recientemente se ha podido demostrar que la cúrcuma tiene la propiedad de eliminar las toxinas del organismo que le puedan provocar daños al hígado. Esta es una excelente hierba que tiene la propiedad de ayudar a facilitar el drenaje del hígado, limpiándolo de las toxinas que le causan daño. Los efectos más importantes se ven cuando apenas los síntomas de la enfermedad están iniciando.

Tomar en ayunas el jugo de un limón disuelto en un vaso de agua tibia, es un remedio muy efectivo para limpiar el hígado. Estas semillas han dado excelentes resultados en el tratamiento de la cirrosis, especialmente cuando esta apenas está comenzando a manifestarse.

La manera más efectiva de prevenir la cirrosis es llevando una alimentación sana y evitando el consumo de alcohol, de esta manera se evita el daño en las células del hígado. Nunca se deben mezclar los medicamentos con el alcohol, además evitar el consumo de medicinas sin autorización médica.

Cuando se deben manipular algunos productos químicos es esencial utilizar la debida protección, ya que la inhalación o el contacto físico de cualquier producto químico es perjudicial para la salud en general y repercute en el hígado, ya que estas sustancias viajan a través de la sangre. Las personas que padecen cirrosis pueden convivir por muchos años con esta enfermedad, aún cuando se presenten las complicaciones que esta provoca ya que hay en la actualidad muchos tratamientos que pueden ser bastante efectivos. Hay evidencias de un gran número de personas que han padecido la enfermedad y a las cuales se les ha realizado el trasplante de hígado con resultados bastante satisfactorios, siguiendo con su vida totalmente normal y llenas de salud.

- AGENTE: Alcohol que es de características químicas. Otros agentes pueden ser hepatitis B, C y D, enfermedades auto inmunes. enfermedades hereditarias y obstrucción biliar crónica que son de características biológicas · SEXO: afecta mas hombres que a mujeres

· COSTUMBRES: hábitos diarios de alcoholismo y promiscuidad · CARACTERÍSTICAS QUE LO HACEN SUCEPTIBLE: sea o no alcohólicas o desnutrido, contacto con sustancias químicas como el tetracloruro de carbono, naftaleno clorado, arsénico, fósforo y esquistosomiasis infecciosa.

- TOXICA: es la primera causa de cirrosis hepática por el consumo de alcohol en un exceso de un 50% aproximadamente. - VIRAL: la segunda causa de la cirrosis hepática crónica es producida por los virus del VHB, VHD, y VHC, la hepatitis auto inmune es una enfermedad que se presenta cuando las células inmunológicas atacan los hepatocitos produciendo inflamación crónica y posteriormente cirrosis.

- ANTIGENICIDAD: la tercera causa son las determinadas condiciones hereditarias que pueden causar daños permanentes del hígado cuando cursan una acumulación excesiva de metales. · FISICOS: exceso en consumo de alcohol

· BIOLÓGICOS: enfermedades auto inmunes VHB, VHD y VHC · SOCIALES: disminución en el factor económico y discriminación social

· MENTALES: pacientes con síndrome de alcoholismo · RECURSOS EN SALUD: auto formulación

La zona más afectada del hígado comprende los espacios porta y peri portales en que se comunican los conductillos biliares en cada lobulillo para formar conductos biliares, esta zona se inflama y los conductos se ocluyen con bilis y pus espeso. Del hígado intenta formar nuevos condu ctos y por esta razón hay proliferación excesiva de tejido, compuesta en gran medida por los conductos no formados, desconectados y rodeados por tejidos cicatrizados. - Dialogar con la comunidad a cerca de los posibles riesgos que se pueden adquirir por la ingesta excesiva de alcohol especialmente en los jóvenes.

- Explicar los medios por los cuales se puede adquirir las diferentes clases de hepatitis y como evitarlas. - Realizar cursos psicoprofilacticos explicando a las madres las posibles anomalías congénitas y los riesgos de causa de alcohol, las enfermedades de transmisión sexual y exposición de factores genéticos

codigos actos notariales