Cirrosis metaictérica. Cirrosis postnecrótica. Cirrosis de Mossé-Marchand-Mallory. Cirrosis postnecrótica.

Cirrosis de la mujer joven, de la mujer menopáusica. Hepatitis crónica activa. Cirrosis perihepatógena. (Gilbert y Garnier). Cirrosis del hígado de punto de partida peritoneal: las trabéculas fibrosas nacidas de la cápsula penetran en la profundidad del órgano y disminuyen de grosor y de número a medida que se alejan de la superficie.

Cirrosis pigmentaria. Cirrosis bronceada. Cirrosis postnecrótica. Sinónimo: ATROFIA AMARILLA SUBAGUDA O SUBCRÓNICA DEL HÍGADO (Bergstrand; Lepehne); CIRROSIS AGUDA (Reiche); CIRROSIS ATRÓFICA SUBAGUDA (Villaret y Justin-Besançon; Delort); CIRROSIS CICATRIZAL AGUDA (N. Fiessinger); CIRROSIS METAICTÉRICA (Chabrol); CIRROSIS DE MOSSÉ-MARCHAND-MALLORY (N, Fiessinger y Bastin, 1944); CIRROSIS SUBAGUDA FEBRIL (Justin-Besançon); ICTERICIA CIRRÓGENA; ICTERICIA GRAVE PROLONGADA CIRRÓGENA (Chiray, Albot y Thiébaut); HEPATITIS MALIGNA CIRRÓGENA. Cirrosis del hígado, que aparece inmediatamente o después de un tiempo variable, que se extiende hasta 5 ó 10 años, de una hepatitis tóxica o vírica. Se caracteriza, anatómicamente, por la atrofia y la palidez del hígado, la coexistencia de lesiones de necrosis y de nódulos de regeneración celular y el desarrollo de una esclerosis joven. Clínicamente, por ictericia, dolores abdominales, hemorragias (púrpura), ascitis tardía y una evolución, en el espacio de algunas semanas o algunos años hacia una insuficiencia hepática mortal.

Cirrosis subaguda febril. Cirrosis postnecrótica. Cirrosis xantomatosa. Enfermedad o síndrome de Mac-Mahon.

Se define por las alteraciones estructurales que aparecen en el hígado y las fundamentales son tres: Necrosis hepatocelular.
Fibrosis.
Nódulos de regeneración.

Las tres han de estar presentes, que conducen a una alteración de la arquitectura vascular y de la función del hígado. LA NECROSIS HEPATOCELULAR.

Significa muerte, o destrucción de las células del hígado, los pacientes que desarrollan cirrosis, esta muerte celular se produce de modo continuo, como consecuencia del daño hepático, que produce la enfermedad. Las células muertas son durante mucho tiempo sustituídas por otras nuevas, hecho denominado REGENERACIÓN.

La Fibrosis, es la consecuencia del proceso de cicatrización que producen las lesiones inflamatorias, que ocurren en el hígado, de manera que con el paso de los años, el hígado se convierte en un órgano con gran cantidad de tejido cicatricial que altera por completo su estructura. Como consecuencia, las células nuevas generadoras para sustituir a las desaparecidas y que no pudieron colocarse en el lugar adecuado y se sitúan donde se permite el trauma de cicatrices que surcan el hígado

NÓDULOS DE REGENERACIÓN. Por este motivo se halla de nódulos de regeneración, por encontrarse grupos de células hepáticas rodeadas de fibras colágenas ( de cicatrices ), formando Nódulos.

Además esta fibrosis, produce un segundo efecto que es cerrar y endurecer, los pequeños vasos sanguíneos (sinusoides ), por la que circula la sangre a través del Hígado. Las causas que pueden desencadenar un estado de Cirrosis Hepática son múltiples como:

Hepatitis Alcoholica.
Virus B y C.
Hemocromatosis.
Enfermedad de Wilson.
Glucogénesis tipo IV.
Galactosemia.
Amiloidosis.
Déficit de alfa 1 antitripsina.
Tirosinemia hereditaria.
Porfiria cutánea tarda
COLESTASIS PROLONGADAS: Obstrucción de vias biliares.
Tumores y cálculos.

Cirrosis bilir primaria.
Cirrosis biliar secundaria.
Colangitis esclerosante. Las atresias biliares.
La ductopenia idiopatica del adulto.
Fibrosis quística.
Enfermedades granulomatosas e infiltrativas (como: Linfoma).
Obstrucción del flujo de las venas Suprahepáticas como:

Pericarditis constrictiva.
Insuficiencia tricuspídea.
Enfermedad venooclusiva.
Síndrome de Budd-Chiare.
Trombosis portal. Las hepatopatías crónicas Autoinmunes.
Por Fármacos.
Cirrosis de los niños indios.
Sífiles, solo en neonatos, no en adultos.
Equistosomiasis (de años de evolución).
Sarcoidosis.
Brucelosis.
Cirrosis Criptogenética.

SÍNTOMAS Y SIGNOS DE LA CIRROSIS HEPÁTICA. Ictericia oculopalpebral.
Astenia.
Fatiga.
Nauseas y vómitos.
Hematemesis.
Hematoquesia.
Ascítis.
Edema de miembros inferiores.
Pérdida de peso.
Diarrea.
Circulación colateral de la pared abdominal.
Prurito.
Hipertrofia de parótida.
Equímosis.
Hepatomegalia con:

Borde cortante.
De consistencia aumentada.
Grado: I, II, III, IV, V. Esplenomegalia, con Hiperesplenismo con:

Leucopenia.
Neutropenia.
Trobocitopenia.
Pérdida de masas musculares.
Bello axilar y pubiano escaso. Eritema palmar
Facies de zopilote.
Dedos en palillo de tambor
Pérdida de la lúnica.
Ginecomastia.
Atrofia testicular.
Pérdida del líbido.
Circulación colateral de la pared abdominal. ANEXO 2

Eritema palmar.
Facias de zopilote.
Dedos en palillos en tambor.
Perdida de la lúnica.
Perdida del líbido
Amenorrea.
Atrofia mamaria.
Diámetro del vientre aumentado.
Circulación colateral de la pared abdominal. HEPATITIS ALCOHOLICA

Es muy frecuente, la proporción hombre-mujer es de 2.5/1, con- tendencia a igualarse. La ingestión diaria continua, es más peligrosa que el consumo intermitente ( en el que el hígado tiene una oportunidad de recuperarse ), estos enfermos no suelen presentar clínica de intoxicación, o abstinencia florida, siendo capaces de mantener un elevado consumo a lo largo de muchos años.

La lesión hepática no se relaciona con el tipo de bebida, sino con su CONTENIDO EN ALCOHOL, así la dosis más peligrosa está por encima de 80 gr de alcohol diarios durante al menos 5 años de consumo continuado. 300 c.c. de Whisky
800 c.c. de vino
2000 c.c. de cerveza

El mecanismo del daño hepático es complejo, y va desde el efecto Hepatotóxico directo del Acetildehido ( metabolito en el que se transforma en ETANOL), hasta procesos de fibrogénesis, mediados por Citoquinas, pasando por Alteraciones mitocondriales, Cambios en el potencial redox intracelular, retención de agua en el hepatocito, estado hipermetabólico y aumento de la grasa hepática. Además es frecuente que Existen Cofactores que hagan que la cirrosis se desarrolle aún más rapidez, como con el sexo, en Mujeres que son más susceptibles de desarrollar cirrosis y las variaciones genéticas, en la ruta metabólica del etanol.

La Cirrosis Alcohólica es irreversible una vez que está establecida, aunque el enfermo haya dejado de beber hace años. Por lo tanto es fundamental su detección precoz y su indice de sospecha.

pastillas de viagra nombres

cualidades del viagra

la verdad sobre la viagra

  • El grupo de PRETEXT y POSTTEXT.
  • El tamaño del tumor primario.
  • Si hay más de un tumor en el hígado.
  • Si el cáncer se diseminó hacia los vasos sanguíneos principales cercanos.
  • La concentración de alfafetoproteína (AFP) en la sangre.
  • Si se puede reducir el tamaño del tumor mediante quimioterapia para que se pueda extirpar durante la cirugía.
  • Si es necesario un trasplante de hígado.

En algunas ocasiones, se administra quimioterapia antes de una operación para disminuir el tamaño del tumor y facilitar su extirpación. Esto se llama terapia neoadyuvante.

Algunos pacientes pueden recibir quimioterapia o radioterapia después de la cirugía para destruir cualquier célula cancerosa que haya quedado, incluso si el médico extirpa todo el cáncer que se observa en el momento de la operación El tratamiento que se administra después de la cirugía para disminuir el riesgo de que el cáncer vuelva se llama terapia adyuvante. La espera cautelosa es la vigilancia minuciosa de la afección de un paciente sin administrar ningún tratamiento hasta que los signos o síntomas aparezcan o cambien. En el caso de un hepatoblastoma, este tratamiento solo se usa para tumores pequeños que se extirparon completamente mediante cirugía.

La quimioterapia es un tratamiento para el cáncer en el que se utilizan medicamentos para interrumpir la diseminación de células cancerosas, mediante la destrucción de las células o evitando su multiplicación. Cuando la quimioterapia se administra por boca o se inyecta en una vena o un músculo, los medicamentos ingresan al torrente sanguíneo y llegan a células cancerosas en todo el cuerpo (quimioterapia sistémica). Cuando la quimioterapia se coloca directamente en el líquido cefalorraquídeo, un órgano o una cavidad corporal como el abdomen, los medicamentos afectan principalmente las células cancerosas en esas áreas (quimioterapia regional). El tratamiento con más de un medicamento contra el cáncer se llama quimioterapia combinada. La quimioembolización de la arteria hepática (la arteria principal que transporta sangre al hígado) es un tipo de quimioterapia regional que se utiliza para tratar el cáncer de hígado infantil. Se inyecta el medicamento contra el cáncer en la arteria hepática a través de un catéter (sonda delgada). El medicamento se combina con una sustancia que obstruye la arteria, con lo cual interrumpe el flujo de la sangre al tumor. La mayor parte del medicamento contra el cáncer queda atrapado cerca del tumor y solo una cantidad pequeña de este llega hacia otras partes del cuerpo. La obstrucción puede ser temporal o permanente, según la sustancia que se utiliza para obstruir la arteria. Se evita que el tumor reciba el oxígeno y los nutrientes que necesita para crecer. El hígado continúa recibiendo sangre de la vena porta hepática, que transporta sangre desde el estómago y el intestino. Este procedimiento también se llama quimioembolización transarterial o QETA.

La forma en que se administra la quimioterapia depende del tipo de cáncer que se esté tratando y del grupo PRETEXT o POSTTEXT. La radioterapia es un tratamiento del cáncer en el que se utilizan rayos X de alta energía u otros tipos de radiación para eliminar células cancerosas o impedir que crezcan. Hay dos tipos de radioterapia:

  • Radioterapia externa: usa una máquina fuera del cuerpo que envía radiación hacia el cáncer.
  • Radioterapia interna: usa una sustancia radiactiva sellada en agujas, semillas, cables o catéteres que se colocan directamente en el cáncer o cerca de este.

La forma en que se administra la radioterapia depende del tipo de cáncer que se esté tratando y del grupo PRETEXT o POSTTEXT. Radioembolización de la arteria hepática, (la arteria principal que suministra sangre al hígado) es un tipo de radioterapia interna que se usa en el tratamiento del carcinoma hepatocelular. Una cantidad pequeña de una sustancia radiactiva se adhiere a microesferas minúsculas que se inyectan en la arteria hepática a través de un catéter (tubo delgado). Las microesferas se mezclan con una sustancia que bloquea la arteria, impidiendo el flujo de sangre al tumor. La mayoría de la radiación se acumula cerca del tumor para eliminar las células cancerosas. Esto se hace para aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida de los niños con carcinoma hepatocelular. La radioterapia externa se usa para tratar el hepatoblastoma que no se puede extirpar mediante cirugía o que se diseminó a otras partes del cuerpo.

La terapia de ablación extrae o destruye tejido del cuerpo. Para el cáncer de hígado, se emplean distintos tipos de terapia de ablación:

  • Ablación por radiofrecuencia: uso de agujas especiales que se introducen por la piel o una incisión en el abdomen hasta llegar al tumor. Se usan ondas de radio que calientan las agujas y el tumor para destruir las células cancerosas. La ablación por radiofrecuencia se utiliza para tratar el hepatoblastoma recidivante.
  • Inyección percutánea de etanol: uso de una aguja pequeña para inyectar etanol (alcohol puro) directamente en el tumor para destruir las células cancerosas. Tal vez sea necesario aplicar varias inyecciones. Este tipo de inyección de etanol a través de la piel se utiliza para tratar el hepatoblastoma recidivante.

El carcinoma hepatocelular que se relaciona con el virus de la hepatitis B se puede tratar con medicamentos antivíricos. En esta sección del sumario se describen los tratamientos que se estudian en los ensayos clínicos en curso. Es posible que no se mencionen todos los tratamientos nuevos en estudio. La información sobre ensayos clínicos está disponible en el portal de Internet del NCI.

La terapia dirigida es un tipo de tratamiento para el que se usan medicamentos u otras sustancias para atacar células cancerosas específicas. Las terapias dirigidas suelen causar menos daño a las células normales que la quimioterapia o la radioterapia. La terapia dirigida se encuentra en estudio para el tratamiento de todos los tipos de cáncer de hígado que vuelven. Para algunos pacientes, la mejor elección de tratamiento podría ser participar en un ensayo clínico. Los ensayos clínicos forman parte del proceso de investigación del cáncer. Los ensayos clínicos se llevan a cabo para determinar si los tratamientos nuevos para el cáncer son inocuos y eficaces, o mejores que el tratamiento estándar.

Muchos de los tratamientos estándar actuales se basan en ensayos clínicos anteriores. Los pacientes que participan en un ensayo clínico reciben el tratamiento estándar o son de los primeros en recibir el tratamiento nuevo. Los pacientes que participan en los ensayos clínicos también ayudan a mejorar la forma en que se tratará el cáncer en el futuro. Aunque los ensayos clínicos no siempre llevan a tratamientos eficaces, a menudo responden a preguntas importantes y ayudan a avanzar en la investigación.

Los pacientes pueden ingresar en los ensayos clínicos antes, durante o después de comenzar su tratamiento para el cáncer.

En algunos ensayos clínicos solo se aceptan a pacientes que aún no recibieron tratamiento. En otros ensayos se prueban terapias en pacientes de cáncer que no mejoraron. También hay ensayos clínicos que ponen a prueba nuevas formas de impedir que el cáncer recidive (vuelva) o de reducir los efectos secundarios del tratamiento del cáncer.

Los ensayos clínicos se realizan en muchas partes del país. La información en inglés sobre los ensayos clínicos patrocinados por el Instituto Nacional del Cáncer (NCI) se encuentra en la página de Internet clinical trials search. Para obtener información en inglés sobre ensayos clínicos patrocinados por otras organizaciones consulte el portal de Internet ClinicalTrials.gov. Algunas de las pruebas que se usaron para diagnosticar el cáncer o para determinar el grupo de tratamiento se pueden repetir. Algunas pruebas se repiten para asegurarse de que el tratamiento es eficaz. Las decisiones acerca de seguir, cambiar o suspender el tratamiento se pueden basar en los resultados de estas pruebas.

Algunas de las pruebas se seguirán repitiendo esporádicamente después de terminar el tratamiento. Los resultados de estas pruebas pueden mostrar si la afección cambió o si el cáncer recidivó (volvió). Estas pruebas a veces se llaman pruebas de seguimiento o exámenes médicos. Para obtener información sobre los tratamientos que se presentan a continuación, consulte la sección sobre Aspectos generales de las opciones de tratamiento.

Las opciones de tratamiento para el hepatoblastoma que se puede extirpar mediante cirugía en el momento del diagnóstico incluyen los siguientes procedimientos:

  • Cirugía para extirpar el tumor, seguida de espera cautelosa o quimioterapia para el hepatoblastoma con características histológicas puramente fetales.
  • Cirugía para extirpar el tumor, con quimioterapia combinada administrada antes o después de la cirugía para el hepatoblastoma que no tiene características histológicas puramente fetales. Para el hepatoblastoma con características histológicas de células pequeñas indiferenciadas, se administra quimioterapia intensiva.

Las opciones de tratamiento para el hepatoblastoma que no se puede extirpar mediante cirugía o que no se extirpa en el momento del diagnóstico incluyen los siguientes procedimientos:

  • Quimioterapia combinada para reducir el tamaño del tumor, seguida de cirugía para extirparlo.
  • Quimioterapia combinada, seguida de un trasplante de hígado.
  • Quimioembolización de la arteria hepática, seguida de cirugía para extirpar el tumor.

Para el hepatoblastoma que se diseminó a otras partes del cuerpo en el momento del diagnóstico, se administra quimioterapia combinada para reducir el tamaño del cáncer en el hígado y el cáncer que se diseminó a otras partes del cuerpo. Después de la quimioterapia, se realizan pruebas con imágenes para determinar si el cáncer se puede extirpar mediante cirugía. Las opciones de tratamiento incluyen los siguientes procedimientos:

  • Si se puede extirpar el cáncer del hígado y otras partes del cuerpo, se realiza una cirugía para extraer los tumores, seguida de quimioterapia para destruir cualquier célula cancerosa que pueda haber quedado.
  • Si el cáncer del hígado no se puede extirpar mediante cirugía, pero no hay signos de cáncer en otras partes del cuerpo, el tratamiento puede ser un trasplante de hígado.
  • Si el cáncer en otras partes del cuerpo no se puede extirpar o si no es posible realizar un trasplante de hígado, se administra quimioterapia, se realiza una quimioembolización de la arteria hepática o se proporciona radioterapia.

La opción de tratamiento en ensayos clínicos para el hepatoblastoma recién diagnosticado es la siguiente:

  • Participación en un ensayo clínico de regímenes nuevos de tratamiento que se basan en la distancia y el lugar de diseminación del cáncer en el momento del diagnóstico.

Realice una búsqueda en inglés de ensayos clínicos sobre cáncer auspiciados por el NCI que aceptan pacientes en este momento. La búsqueda se puede realizar según el tipo de cáncer, la edad del paciente, y el lugar donde se llevan a cabo los ensayos. También podrá consultar información general sobre los ensayos clínicos.

Las opciones de tratamiento para un carcinoma hepatocelular que se puede extirpar mediante cirugía en el momento del diagnóstico incluyen los siguientes procedimientos:

efectos del viagra en los hipertensos

8- Mehta RL, Kellum JA, Shah SV, Molitoris BA, Ronco C, Warnock DG, et al. Acute Kidney Injury Network. Acute Kidney Injury Network: report of an initiative to improve outcomes in acute kidney injury. Crit Care. 2007;11:R31 [ Links ] 9- Scott RA, Austin AS, Kolhe NV, McIntyre CW, Selby NM. Gastroe Acute kidney injury is independently associated with death in patients with cirrhosis. Gastroenterologhy.2013;4: 191–197.

10-Salerno F, Gerbes A, Gines P, Wong F, Arroyo V. Diagnosis,prevention and treatment of hepatorrenal syndrome in cirrhosis. A consensus workshop of the international ascites club. Postgrad Med J. 2008; 84(998):662-70. [ Links ] 11-Schepke M, Appenrodt B, Heller J, Zielinski J, Sauerbruch T. Prognostic factors for patients with cirrhosis and kidney dysfunction in the era of MELD: results of a prospective study. Liver Int. 2006; 26: 834–839

12- Thadhari R, Pascual M, Bonventre J. Acute renal failure. N Engl J Med. 1996;334(22): 1448-60. [ Links ] 13- Silvariño R, Noboa Oscar. Prevención de la lesión renal en el perioperatorio de cirugía no cardíaca [ en línea ). Arch Med Int. 201 1 [ acceso: 2016-02-01)1; 3 3: 59-64. Disponible en: http://www.scielo.edu.uy/pdf/ami/v33n3/v33n3a02.pdf

14-Uruguay. Ministerio de Salud Pública. Ordenanza Ministerial nº89 del 28 de febrero de 2014 (en línea). Montevideo: MSP; 2014 (acceso julio 2016). 15- Wu CC, Yeung LK, Tsai WS, Tseng CF, Chu P, Huang TY, et al. Incidence and factors predictive of acute renal failure in pacients with advanced liver cirrhosis. Clin Nephrol. 2006;65:28-33. [ Links ]

16- Heras M, Fernández-Reyes M J, Guerrero M T, Sánchez R, Muñoz A, Molina Á, et al. Factores predictores de fracaso renal agudo en ancianos con enfermedad renal crónica ( en línea ). Nefrología (Madr.) 2012 ( acceso 2016 Mar. 0 9]; 32(6): 819-823. Disponible en: http://www.revistanefrologia.com/es-publicacion-nefrologia-articulo-factores-predictores-fracaso-renal-agudo-ancianos-con-enfermedad-renal-cronica-X0211699512002232 19- Ruiz-del-Arbol L, Urman J, Fernández J, González M, Navasa M, Monescillo A, et al. Systemic, renal, and hepatic hemodynamic derangement in cirrhotic patients with spontaneous bacterial peritonitis. Hepatology 2003;38:1210-1218 [ Links ]

21- Hartleb M, Gutkowski K. Kidneys in chronic liver diseases. World J Gastroenterol. 2012;18(24):3035-49. [ Links ] 23- Solomon R, Deray G. Consensus Panel for CIN. How to prevent contrast induced- nephropathy and manage risk patients: Practical recommendations. Kidney Int Suppl. 2006;(100):S51-3. [ Links ]

Autor: Eelco F.M. Wijdicks.
Fuente: N Engl J Med 2016; 375:1660-1670 Una revisión de los elementos de la patogenia, la clínica y el tratamiento de primera y segunda línea en casos con encefalopatía hepática.

La presencia de encefalopatía hepática mínima, evaluada mediante la frecuencia crítica de parpadeo, predice la supervivencia del paciente con cirrosis hepática. Un estudio disponible online y que saldrá publicado en noviembre en Gastroenterology, efectuado en el Hospital Universitario Valme, de Sevilla, en colaboración con el Valle de Hebrón, de Barcelona, el Instituto de Investigación Sanitaria de Valencia, el Hospital General Universitario de Alicante y el Hospital Clínico Universitario de Valencia, evalúa el impacto de la encefalopatía hepática mínima en la supervivencia a largo plazo de pacientes con cirrosis hepática. Continue Reading »

Probióticos en las enfermedades hepáticas.(descarga pdf)
Autores: Soriano G y cols. Fuente: Nutr Hosp. 2013;28(3):558-563. En las enfermedades hepáticas, especialmente en la cirrosis y la esteatohepatitis no alcohólica, las alteraciones en la microbiota intestinal y en los mecanismos de respuesta inflamatoria desempeñan un papel importante en la progresión de la enfermedad y el desarrollo de complicaciones. Los probióticos, debido a su capacidad para modular la flora intestinal, la permeabilidad intestinal y la res-puesta inmunológica, pueden ser eficaces en el tratamiento de las enfermedades hepáticas y en la prevención de las
complicaciones de la cirrosis. En este artículo se reseñan los resultados del uso de los probióticos en el tratamiento de la encefalopatía hepática mínima y en la prevención de episodios de encefalopatía aguda, así como en el tratamiento de la esteatohepatitis no alcohólica y la prevención de infecciones bacterianas en los pacientes con
trasplante hepático.

Investigadores españoles detectan la encefalopatía hepática mínima a partir de resonancia magnética cerebral

El estudio concluye que existen alteraciones microestructurales de la sustancia blanca asociadas a la EHM.

Investigadores del Instituto de Investigación del Clínico (Incliva), dirigidos por la doctora Carmina Montoliu, han diseñado un método para detectar la encefalopatía hepática mínima o deterioro cognitivo a través de la resonancia cerebral. El hallazgo ha sido publicado en GUT. Según ha informado la Generalitat en un comunicado, la investigación ha sido codirigida por el doctor Vicente Felipo, del Centro de Investigación Príncipe Felipe, y se ha realizado en colaboración con el Hospital Clínico Universitario, el Hospital Arnau de Vilanova, ambos de Valencia, la Universidad Jaume I de Castellón y la Fundación ERESA.

La encefalopatía hepática mínima (EHM) es la fase inicial de la encefalopatía hepática y sus síntomas no son evidentes, por lo que es necesario realizar estudios específicos para detectarla. En España la padecen, en algún grado, unas 200.000 personas y más de 12.000 fallecen cada año como consecuencia de las afecciones hepáticas. Según la doctora Montoliu, durante la primera fase hay un leve deterioro cognitivo, déficit de atención, alteraciones en la personalidad, la actividad y la coordinación motoras, que van progresando y que finalmente afectan a la calidad de vida y a la capacidad para realizar tareas cotidianas. Por ello, es importante detectar la enfermedad en sus estadios iniciales para poder prevenirla, “ya que si no se diagnostica a tiempo, cuando los síntomas ya son muy evidentes éstos pueden conducir al coma y a la muerte”. Actualmente, la detección de la encefalopatía hepática mínima se realiza mediante tests psicométricos, que requieren bastante tiempo.

La doctora Montoliu y sus colaboradores han detectado, mediante resonancia magnética cerebral, que los pacientes con EHM tienen afectada la sustancia blanca cerebral. Utilizando una técnica denominada tensor de difusión, han analizado la integridad de los tractos neuronales del cerebro, las conexiones nerviosas intracerebrales, que constituyen la sustancia blanca cerebral, y los resultados permiten concluir que existen alteraciones microestructurales de la sustancia blanca cerebral asociadas a la EHM que reflejarían la presencia de una integridad estructural reducida. “La sustancia o materia blanca es una parte del sistema nervioso central compuesto por fibras nerviosas, que son como conexiones eléctricas que comunican las neuronas entre sí y los centros nerviosos con todos los órganos del cuerpo. Podemos decir que en los pacientes con EHM fallan estas conexiones”, ha explicado la Dra. Montoliu.

Elevada prevalencia La encefalopatía hepática se produce cuando el hígado deja de realizar su función y, como consecuencia, las toxinas se acumulan, llegan al cerebro y alteran la función cerebral, provocando daños como alteraciones en la personalidad, la función cognitiva, la actividad y coordinación motoras y el nivel de conciencia.

Entre un 33 y un 50% de los pacientes con cirrosis hepática sin síntomas evidentes de encefalopatía hepática clínica presentan encefalopatía hepática mínima. La encefalopatía hepática mínima es la fase incipiente de la encefalopatía hepática, que puede conducir al coma hepático y a la muerte, salvo trasplante.
Fuente: Jano Online Determinación de la fibrosis y cirrosis hepática a través de un simple índice no invasivo en pacientes con hepatitis crónica por virus c.

Dres. Rosela Páez*, Carmen Zuramay**, Gerka Tremont ***, Lloeznaly Ochoa****, Julio Vargas****, Román Chacón**** *Gastroenterólogo Adjunto Ad-honorem de la Consulta de Hepatología del Hospital IVSS Dr. Miguel Pérez Carreño. Caracas-Venezuela

**Gastroenterólogo Adjunto del Servicio de Gastroenterología del Hospital IVSS Dr. Miguel Pérez Carreño. Caracas-Venezuela ***Gastroenterólogo egresado del Hospital IVSS Dr. Miguel Pérez Carreño. Caracas-Venezuela

****Residentes de Primer año de Postgrado del Servicio de Gastroenterología del Hospital IVSS Dr. Miguel Pérez Carreño. Caracas-Venezuela Para cualquier información o separata contactar a la: Dra. Rosela Páez. Gastroenterólogo Adjunto Ad-honorem de la Consulta de Hepatología del Hospital IVSS Dr. Miguel Pérez Carreño. E-mail: rpaezc@cantv.net

Objetivo: utilizar el índice APRI para la determinación de fibrosis significativa y cirrosis hepática en pacientes con hepatitis crónica por virus C. Pacientes y métodos: se realizó un estudio retrospectivo con 54 pacientes con hepatitis crónica por virus C, el diagnóstico fue establecido por ARN del virus C y parámetros bioquímicos y biopsia hepática. Resultados: de los 54 pacientes el 57% perteneció al sexo femenino, el promedio de edad fue de 41,7 años para el total de la muestra. La fibrosis leve (F1) predominó en un 28% siendo más frecuente en el sexo femenino. El índice APRI, reveló en nuestra muestra una sensibilidad de 52% y una especificidad de 17%, con un valor predictivo positivo de 54% y un valor predictivo negativo de 15% para la fibrosis significativa, y una sensibilidad de 29% con una especificidad de 17%, un valor predictivo positivo de 33% y un valor predictivo negativo de 14% para la cirrosis. Conclusión: el índice APRI fue más sensible para detectar la fibrosis pero con una baja especificidad, mientras que para la cirrosis es poco sensible y específico. Palabras claves: Fibrosis, Cirrosis, Índice APRI, Hepatitis crónica, Virus C.

Objetive: to use APRI index for predicting significant hepatic fibrosis and cirrosis in patients with chronic hepatitis C infection.Patients and methods: a retrospective study was done with 54 patients who chronic hepatitis infection, the diagnosis was established by the presence of hepatitis C virus RNA, biochemical and liver biopsy parameters. Results: of 54 patients, 57% were female, the mean age was 41,7 years old. Mild fibrosis (F1) was more frequent with 28% in women. APRI index in our study had a sensitivity of 52% and specificity of 17%, positive predictive value of 54% and negative predictive value of 15% for significative fibrosis and a sensitivity of 29%, specificity of 17%, positive predictive value of 33% and negative predictive value of 14% for cirrosis. Conclusion: APRI index was more sensitivity for predicting fibrosis but with a low specificity whereas for cirrosis was less. Key words: Fibrosis, Cirrosis, APRI index, Chronic hepatitis, Virus C.

viagra de hombre en mujer


citalopram y viagra

Hola, estoy embarazada de 14 semanas y anoche me agarró picazon en toda la pierna y la tenia muy roja. Ultimante me siento muy cansada y tengo la piel amarilla. También tomo levitiroxina porque estoy en tratamientos de hipotiroidismo. Sera que tendre problemas en el higado? Tengo como dos meses con la picazon en todo el cuerpo,, con los comentarios de Ud. me hare los analices de funcion hepatica y vere los resultado mil gracias por las opinines.

Hola hace dos meses me pica las piernas en las noche me rasco y me da por rascarme más
Me salen unas ronchas rojas a veces se desaparecen y a veces la espalda me pica y siento como pica no se qué es me pueden ayudar soy diabetico desde hace 14 años este año en marzo me detectaron cirrosis aguda primaria,a consecuencia de esto tengo unos picores en el cuerpo y en la noche se agudizan mas me han dado unas cremas pero no calma,solo duermo cuando ya el cansancio me gana 1 o 2 horaspor dia esto es terrible,la piel esta toda llagada en partes con pus,esto no es vivir ya la depresion esta haciendo mella en mi,si hubiera un remedio para mis males del escozor por favor ayudenme.

Ola mi mama le salieron granos como si tuviera viruela le da mucha comezón se rasca hasta salirl sangre, los granos le salieron en todo el cuerpo hasta en la cabeza que sera lo que tiene ella tiene 55anos.gracias nelly: Tu mamá debe consultar al médico porque no existe ninguna otra forma de saber a que se debe ese problema en la piel.

Buenas tardes, llevo días investigando y leyendo los comentarios y respuestan que dan, por ello, me anime a escribirles. Hace unos meses me empecé a hinchar por partes, primero una parte de la plante de los pies, luego una parte de la mano incluyendo dedos. Seguidamente me di cuenta que se hinchaba pero tambien tenia ronchas grandes que picaban y aparecian en la muñeca. Tambien ronchas independientes en el brazo y en la pierna que me picaban y eran grandes. Todas estas aparecian en diferentes momentos o dias. Ahora ultimo senti gran picor en la parte de la nuca, cuando me revisaron que tenia estaba rojo y me picaba demasiado. Y finalmente, se me hincho el labio inferior pero la mitad. No se que puedo estar teniendo. Viaje hace poco a argentina donde comí muchas parrillas y me causo granitos en la cara, nunca habia tenia granitos en la cara por grasa solo por mestruación. Luego bebí demasiado alcohol, ahora bebo pero 1 vez a la semana con amigos lo normal, no soy alcoholica ni nada por el estilo. La ultima vez me puse mal por ello y nose si tendrá que ver pero vomité billis.
Estoy realmente preocupada y nerviosa, me dicen los doctores que no me ponga mal porque aumenta esto. Voy a un dermatologo pero veo que sigo en lo mismo. Que podría tener? Agradezco muchisimo de antemano su respuesta. Saludos! Estefania: Si el problema comenzó luego de haber comido mucha carne (especialmente carnes rojas que contienen más grasa) y de haber bebido alcohol en exceso, es posible que esté relacionado con el funcionamiento del hígado. Como verás te digo “es posible” ya que no tengo forma de saberlo, pero para saber si la inflamación y las ronchas son consecuencia de un trastorno hepático deben realizarte estudios, al menos una ecografía y un análisis que se llama funcional hepático, se trata de una prueba de sangre que detecta si hay un malfuncionamiento de ese órgano.

Hola tengo picazon y no se que. hacer es en todo mi cuerpo c,uando me pueden ayuda estoy arta de estar asi cuando chica tuve hepatiti b.necesito unconsejo porfavor. gracias Hace un par de dias senti como si algun bicho
Me hubiera picado la pierna, sobre el pantalon medio mucha
Comezon, cuando me quite el pantalon tenia toda moretiada
La parte donde sentia la picazon tengo una semana el morete sigue ahi
Un poco mas tenue, pero desde entonces siento mucha comezon en todas
Piernas y tobillos como si me estuvieran picadas de moscos

Hola,mi problema empezo hace tres años y medio despues del nacimiento de mi segundo hijo,me hicieron transfusión de sangre y a partir de esa fecha he tenido mucha picazon en todo mi cuerpo que en temporadas me da,muchisima picazon y,de repente se va y asi estado en este tiempo,no se si sea por la,transfusion,pero de ahi empezo mi problema,no me provoca salpullido ni ronchas solo es la picazon,…le agradeceria mucho su respuesta …gracias Hace una semana empece a tener mucha comezon en las manos y en los pies siento que se me hinchan cuando me rasco y me da mucho dolor primero me dijo una doctora que lo q tenia era algo de mi sangre y dijo que me hiciera unos analisis de sangre no me los he hecho pero dos dias despues m senti cansada sin ganas de comer mucho me seguia la comezon despues volvia a ir con otra doctora y me dijo que tenia una infeccion en las vias urinarias me mando medicamento pero no me resulta así que les pido me digan de que se trata en realidad graciass

Hola des de hace 4 años o un poco mas que tengo higado graso. Este año comenze con una fuerte picazon o escozor en mi zona genital, vale decir en la piel de mis testiculos la que se acrecenta en las noches. Cree usted que ambas tengan relacion. Quiero decir higado y mi escozor en la zona genital?……Des de ya quedo agradecido de su respuesta.
Saludos des de Alemania.
Eduardo Para terminar decir que estoy tomando Legalon Forte 3 capsulas diarias una despues de ca da comida…….ayuda a regenerar el higado graso….o que consecuencias puede traer esto.

Eduardo: El escozor producido en la piel por los problemas hepáticos suele ser generalizado y no estar concentrado en un àrea determinada. La picazón en los genitales puede tener varias causas, entre ellas se encuentran las alergias, eczemas, infecciones causadas por hongos dermatofitos (Tiña), irritaciones ocasionadas por algún tipo de prenda o el jabón, también la Candidiasis (hongo Cándida) puede causar comezón. Es normal que el escozor aumente durante la noche, eso ocurre en la mayoría de las afecciones en la piel.
Te aconsejo que consultes a un médico porque debe examinarte para poder determinar la causa concreta y en base a ella indicarte el tratamiento que corresponda, ya que por ejemplo, no se trata de la misma forma una eczema que una infección por hongos. Eduardo: Tengo entendido que el Legalón contiene Silimarina, sustancia que es extraída de las semillas del Cardo Mariano y se trata de uno de los mejores remedios naturales para las enfermedades del hígado, pienso que te resultará beneficioso pero lo correcto es que lo consultes con tu médico. Te dejo un enlace a uno de los artículos que hemos publicado sobre la Silimarina para que leas más sobre lo que estás tomando: Silimarina, el remedio para el hígado. También te dejo un enlace a este tema: Tratamientos naturales para higado graso.

Tengo 10 dias de tener unas ronchitas en los brazos y en el cuello me da picazon que puedo hacer ayudame por favor Gracias soy veronica hace unos dias tuve fuerte dolor de estomago con esos malestares de diarrea fui al baño hice poco con ganas de vomitar el malestar fue tan fuerte que casi me desmayo despues me dio frio y picazon en todo mi cuerpo de pies a cabeza fue algo terrible. hoy dia me volvio a pasar lo mismo quisiera que me ayudaran xfa gracias.

esperanza: Las ronchitas en los brazos pueden deberse a muchas causas y es necesario que consultes al médico porque no existe ninguna otra forma de saber cual es el problema. Por lo general el médico te indicará tomar un antihistamínico (antialérgico) y la aplicación de alguna crema, pero para poder recetarte la medicación primero tiene que examinarte. veronica: Tienes que consultar al médico porque esos síntomas pueden corresponder por ejemplo a un problema hepático, una infección o una intoxicación y un profesional deberá buscar la causa para poder darte el tratamiento que corresponda.

Hola, buenas noches me salio unas ampollas como la varicela y me pica mucho por miembros superiores e inferiores por el pecho, al rededor de la cintura, el ombligo, la espalda el cuello y la cabeza y me pica demaciado, me rasco y me lastimo ya nose q hacer necesito su ayuda, tengo 47 años, gracias,Bendición Giovanna: Es necesario que consultes a un médico para que te examine porque no existe otra forma de saber cual es la causa de esas ampollas.

Hola! Cada mañana cuando me levanto comienzo mis actividades comienzo con una picazon en todo el cuerpo, se hinchan mis pies, manos y la boca. Me tratan con antialergicos que de hecho cuando los tomo se pasa la picazon pero cada dia sucede lo mismo.
Cuando estaba embarazada me pasaba igual pero esta picazon era peor porque era cada vez que comia algo o tomaba. Mi dra me hizo varios examenes de sangre y siempre estaba normal.
La verdad que no se ya que hacer
esto se torna desesperante todos los dias tengo una comezón que es desesperante.dormida me rasco y me lastimo la piel todo comenzó después de estar internada por problemas respiratorios que comenzaron con cansancio, transpiración abundante falta de aire y por último fiebre muy alta. me dijeron que tenía una infección larigeo broquial y que además estaba juntando agua en los pulmones, me trataron con antibióticos muy fuertes y desinflamatorios ya que me dio muchos dolores corporales que no me permitian moverme normalmente cada vez que quería darme vuelta era un solo grito,estuve internada 5 dias y luego seguí con medicacion ambulatoria los mismos antibioticos y los desinflamatorios por 7 dias más. a los 4 o 5 días me aparecieron hongos en mis organosfemeninos fui al medico me dio la medicacion y alos dos dias comence a ponerme color cereza en los lugares donde se doblan las carnes debajo de la panza en la cintura debajo de los senos en el cuello en las axilas donde se doblan los brazos y tengo una comezon idescriptible me agarra un deseperacion que ya no tolero fui al dermatologo y me dio un antialergico sin sacarme la medicacion de los hongos,al salir de vacaciones la doctora fui a un medico clinico y me dijo que son hongos y me dio unas pastillas que tomo cada 7 dias y una crema que cada vez que me la pongo parece que me estoy hechando agua hirviendo. lo unico que alivia un poco es fresco y hielo sobre la piel vivi encerrada ya que no puedo ponerme ropa que ajuste o el sostén.estoy deseperada ya hace un mes de esto y no tengo ninguna mejoria.necesito que me indique que hacer a donde ir, que tomar por favor.estoy desorientada.ayúdeme.soy argentina vivo en la provincia del chaco.

marcela: Los antibióticos pueden causar que aparezcan infecciones producidas por hongos. Si la crema que te indicó el médico te causa ardor prueba a aplicar yogur en la piel, el yogur tiene la propiedad de combatir los hongos de la piel y de los genitales, pero debes elegir el que no contiene trozos de frutas, sabores artificiales o colorantes, o sea el natural. También debes beber yogur ya que te va a ayudar mucho, evita en lo posible las harinas y los alimentos dulces y en cuanto puedas consulta a otro dermatólogo. estoy sintiendo todos los síntomas de un hígado enfermo: (inflamación del abdomen, picazón fuerte en todo el cuerpo, heces amarillas claras, insomnio cansancio etc.)
Los médicos no saben que tengo y yo estoy desesperado con todo esto. Ellos me dicen que yo soy la que me creo mi enfermedad por lo tanto su atención es omisa; por favor Uds. podrían decirme que examen o exámenes me debo hacer para llevárselos, agradezco la atención prestada a esta.

Amparo: Si consideras que tienes una enfermedad en el hígado debes consultar con un médico especialista (hepatólogo) y el profesional te va a indicar todos los estudios que considere necesarios para comprobar o descartar cualquier tipo de enfermedad hepática.
Por lo general se hacen análisis de sangre específicos para saber si puede haber una hepatitis crónica, por ejemplo la B o la C, también un análisis que se llama Funcional hepático (se le llama de otras formas pero es lo mismo) y permite conocer el funcionamiento del hígado.
Luego hay otros estudios como ecografía, tomografía o resonancia magnética, para los cuales necesitas la indicación de un médico. Yo estoy emabarazada tengo 35 semanas y empeze con una comezon muy fuerte por todo el cuerpo mi gine me hizo unas Pruebas de Sangre y todo salio muy bien que no tenia nada pero la comezon sigue ahorita en este momento tengo demaciada comezon que Sera alguien que me ayude

Hola buenas noches, mi problema es que desde hace unos dias me pica la cabeza, no tengo piojos, tampoco caspa y es la primera vez que mw aucede.. ahora siento que es como algo psicológico ya q cuando pienso en que me pica la cabeza es como que automáticamente siento que me pica el cuerpo, es decir la necesidad de tener que rascarme ya que siento picazón en alguna parte del cuerpo (aclaro que esto último es cuando pienso que me va a picar el cuerpo) Buenas noches,tengo una duda ya que estoy preocupada ya que desde ayer empece con picazon en todo el cuerpo de una manera desesperante, hoy desperte y tenia la caras, manos y brazos muy hinchados y rojo debido a que mi piel estaba dando mucho,durante el dia seguia con estas partes hinchadas pero no con picazon,ahora por la noche se han incrementado los salpullidos y ronchas en el cuerpo,tambien dandome cuenta de que tengo las piernas y pies muy hinchados y mi cuerpo lleno de ronchas, no se que me pasara…

Karen: Debes consultar al médico sin demora, porque tiene que examinarte un profesional para ver de que se trata y seguramente vas a necesitar tratamiento. No sigas dejando pasar el tiempo y consulta. Hola buenas noches mi problemas es que desde hace 3 meses me empezo una comeson en la piernas luego a en los brazos después me di cuenta que me comenzaron a salir unos granitos en la cara torso y pubis, los de la cara me duelen los del cuerpo me dan comezón antes de salír y una especie de toques eléctricos no tienen nada dentro solo son rojos ya tome tetraciclina dicloxacilina ciprofloxacino dexametazona inyectada pomada de miconazol clioquinol hidrocortisona y por ahorita estoy tomando eritromicina y nada me funciona lo que me preocupa que ya se contagio mi hijo de 5 años y a mi ex y a mi novio dato hace 4 meses rescate a una perrita que estaba muy sucia y con garrapatas que puedo hacer por favor estoy desesperada gracias

roxana: Cuando al final del comentario dices que poco antes de que comenzara la comezon y las erupciones en la piel habías rescatado una perrita de la calle pensé que podía tratarse de sarna ya que es muy contagiosa, pero supongo que el médico lo habría diagnosticado fácilmente con una simple observación.
Evidentemente no es consecuencia de un problema interno, como cuando ocurre como consecuencia de enfermedades del hígado, porque de acuerdo a tu relato se han contagiado otras personas que están en contacto contigo, por lo tanto es sarna o un problema similar y en ese caso todos deben recibir el mismo tratamiento, el cual no tiene nada que ver con todos los tratamientos que recibiste anteriormente.
Si el médico no sabe lo que es puede tomar una muestra de las lesiones y enviarla al laboratorio para analizar, el resultado del estudio dirá exactamente cual es el problema y de esa forma podrá indicarte el tratamiento correcto para solucionarlo. Quiero saber si tengo problema del higado ya que me empieza una ronchita y me pica y después se me inflama como un golpe inflamado y me pica

Hola hace unas semanas que llega la noche y me pica el cuerpo cuando me termino de bañar, si transpiro o si me acuesto sin remera, me pican mucho los brazos y espalda Hola, lo que me sucede a mi es que en 2 meses he tenido 2 episodios de que me comienzan a picar las palmas de las manos y me da un malestar abdominal pero no es dolor de estomago es una sensacion rara por la zona del estomago acompañado de nauseas sin vomito, mi duda es que en el articulo hablan de la picazon en todo el cuerpo y a mi me sucede solo en las mano. estos episodios me duran como 30 minutos y despues van desapareciendo.

Solange: En el artículo dice que la picazón causada por los problemas hepáticos puede ocurrir en grandes áreas de la piel o en todo el cuerpo. No tengo forma de saber si esa picazón en las manos que aparece acompañada de nauseas y sensación rara en el estómago tiene alguna relación con el hígado, porque también puede deberse a otras causas, incluso a problemas circulatorios o neurológicos y es necesario que consultes a un médico porque deberá examinarte para decirte cual es la causa de ese malestar. Hola,buen día;sucede que siempre en.las mañanas que me ducho e incluso en el día si llueve,mis manos se enrojecen y rasquiña mientras están húmedas,me podrían indicar que produce ese síntoma y que debo.hacer o tratar? Gracias

Hola buenos Días!! Me intereso mucho lo su articulo ya que mi esposo desde hace mas o menos un mes que padece esas comezones dice que le comienzan asi con los pies como calientes, no es de todos los dias hace 15 dias fue al doctor y le dijeron que era alguna alergia le dieron crema y no le funciono, despues fue con otro doctor y le dijeron que es sarna le dieron una crema y dijeron que esa enfermedad es muy contagiosa, dure 15 dias durmiendo con el y esa supuesta enfermedad y nunca se me pego ni a mi ni a mis hijos, a los 6 dias despues de la primer puesta de la crema le volvieron pero en esta ocacion nada le sirvio y sola se le quitaron, ayer acabe de ver tu articulo y me parecio super interesante gracias;mi esposo es super delgado y no engorda con nada el en una ocacion fue al doctor por otra enfermedad y el le dijo pues si quiere engordar coma hamburguesas, y demas puras cosas grasosas mi esposo con sus ganas de engordar ha venido haciendo esto, ademas se toma una cervesa o hasta 3 al dia lo que antes no lo hacia pero no toma nada de agua la verdad si estoy preocupada que vaya a ser algo mas grabe.. Gracias y si usted pudiese darme mas informacion acerca de como saber si es por el hígado gracias y Dios lo bendiga!! silvia: Si bien las enfermedades del hígado causan comezón en la piel, también debo decirte que la mayoría de los problemas en la piel no están relacionadas con el hígado. De acuerdo a tu comentario deduzco que los médicos que visitó no tienen idea de lo que le ocurre a tu esposo y cada uno le indicó una crema diferente de acuerdo a lo que supuso que era.
Pienso que debería consultar a otro médico, hablarle de la comezón pero también decirle que no puede subir de peso, porque el médico tendría que indicarle pruebas de sangre y orina para saber como está el ácido úrico, el colesterol, saber si el hígado y riñones funcionan bien, etc, todos esos datos se los pueden proporcionar estas simples pruebas.
Puede tener alergia y si el médico considera que es eso seguramente le va a mandar medicación por vía oral, también puede ser alguna eccema que requiera ser tratada con otro tipo de cremas, o sea, que puede ser alergia o una afección en la piel que no está relacionada con problemas internos, pero para descartar esa posibilidad le tienen que hacer los análisis correspondientes.

sergii: Te dejo un enlace a este tema: Dermatitis en las manos, aunque los síntomas no sean exactamente iguales a los que se decriben en ese artículo puedes encontrar algunas sugerencias de las causas y las soluciones para esos problemas. hola soy operada de la vesicula hace 2 años y el medico cirujano especialista en vesicula e higado me dijo que tengo grasa en el higado hace un año, pero hace 2 meses estoy presentando diarrea muy a menudo no se si por los alimentos, mucho sueño, dolor en el abdomen y comezon en manos pies y cabeza por las noches, hinchazon en el estomago, ansiedad y hasta cambio de temperamento tanto asi que hasta me como las uñas y nunca lo hacia

documental la viagra del himalaya

un diabético puede consumir viagra

La infección crónica de los virus de hepatitis B o C incrementa el riesgo, así como el consumo de esteroides anabólicos, la edad y la exposición a ciertas toxinas y químicos (como las aflatoxinas de cultivos contaminados con hongos). Aproximadamente el 5% de las personas que tienen cirrosis llegan a desarrollar cáncer de hígado, independientemente de si la enfermedad fue causadad por abuso del alcohol, por un trastorno genético que causa la acumulación de hierro en el hígado o alguna otra causa.

Otros factores que pueden aumentar el riesgo de problemas en el hígado incluyen:

  • Sobrepeso y obesidad
  • Diabetes
  • Altos niveles de triglicéridos en la sangre
  • Hígado graso
  • Consumo excesivo de alcohol
  • Ciertas hierbas y suplementos
  • Ciertos medicamentos recetados
  • Sexo sin protección
  • Perforaciones en el cuerpo
  • Tatuajes
  • Inyección de drogas con agujas compartidas
  • Trabajar con químicos o toxinas sin seguir las medidas de seguridad
  • Un trabajo que te expone a la sangre y fluidos corporales de otras personas
  • Transfusiones de sangre antes de 1992

Entre los síntomas de cáncer de hígado están: pérdida inexplicable de peso, fatiga, sentirse lleno después de comer poco, falta de apetito, dolor abdominal persistente, inflamación del área estomacal, coloración amarilla en la piel y ojos y una masa que puede sentirse en el hígado. Tratamiento

El tratamiento del cáncer de hígado puede ser difícil debido a que es un órgano vital y muchas de las enfermedades que causan cáncer debilitan al hígado. Cuando no es posible una cura, el tratamiento puede ayudar a aliviar síntomas y mejorar la calidad de vida. Hay tres estrategias principales de tratamiento:

1. La cirugía para eliminar una porción del hígado 2. Radiación

3. Quimioterapia La cirugía es la única forma de realmente curar el cáncer de hígado. Si el cáncer se ha extendido más allá del hígado, no es posible curarlo con cirugía.

La criocirugía, en la que el tumor literalmente es congelado hasta matarlo, también ofrece una nueva esperanza en algunos casos. Los trasplantes de hígado son una opción para pacientes en las primeras etapas del cáncer.

  • Vacunarse contra la hepatitis B (incluidos los niños).
  • Prevenir infecciones de hepatitis C.
  • Limitar el consumo de alcohol.
  • Encontrar y tratar enfermedades hereditarias que causan cirrosis.
  • Sigue estos 8 consejos para prevenir el cáncer

El cáncer de hígado puede detectarse con análisis sanguíneos, ultrasonido, tomografía, resonancia magnética y biopsia.

¿Sabías que el hígado es el órgano más grande dentro del cuerpo humano? También es uno de los más importantes, debido a la cantidad de funciones que desempeña, como la transformación de los alimentos en energía, la eliminación del alcohol y las toxinas de la sangre, la producción de la bilis, un líquido amarillo verdoso que ayuda a la digestión, y ayudar a mantener el equilibrio de glucosa, proteínas, grasas, colesterol, hormonas y vitaminas en el cuerpo.

¿Quieres saber más sobre las enfermedades que pueden aparecer asociadas a él? ¿Necesitas algún remedio casero para los Problemas de Hígado? A continuación te presentamos los mejores remedios naturales que hemos recopilado para tí:

1 cucharada sopera de aceite de oliva virgen extra.
1 chorro de limón recién exprimido. El aceite de oliva ayuda a vaciar la vesícula biliar y el zumo de limón es un buen depurativo del hígado, por lo que esta combinación es muy beneficiosa para combatir los problemas de hígado.

Para beneficiarte de estas propiedades, toma, en ayunas, una cucharada sopera de aceite de oliva virgen extra con un buen chorro de limón. Es conveniente que mantengas esta mezcla en la boca durante un minuto porque así se consigue, al mezclarse con la saliva, que tu cuerpo la absorba mucho mejor y realice mejor esta función.

Puedes tomarlo hasta que la dolencia mejore. 2 hojas secas de alcachofa.
1 taza de agua.

La alcachofa es una planta que protege al hígado y ayuda a su recuperación en caso de enfermedades hepáticas, por lo que te resultará de gran utilidad para combatir los problemas de hígado. Para beneficiarte de estas propiedades y preparar este remedio, pon el agua a calentar y añade las dos hojas secas de alcachofa, manteniendo la ebullición durante un par de minutos.

A continuación, retira del fuego y deja reposar la infusión durante 15 minutos. Puedes tomar una taza hasta tres veces al día, y debes beberla poco a poco.

1 Cucharada de semillas de cardo mariano.
1 Taza de agua. El cardo mariano es una planta que posee una alta concentración de silymarina, una sustancia que facilita la secreción de bilis y previene la absorción innecesaria de toxinas, además de ser un gran protector hepático contra los efectos causados por el alcohol, por eso, se convierte en una buena aliada para combatir los problemas de hígado y para mantenerlo sano.

Para beneficiarte de sus propiedades, puedes preparar esta sencilla infusión con sus semillas. Necesitarás poner una taza de agua a calentar, y cuando rompa a hervir, añadirla a una cucharada de semillas de cardo mariano que habrás machacado previamente, dejando reposar en infusión, al menos 20 minutos. A continuación, tienes que beber la infusión poco a poco. Otra forma de consumir el cardo mariano es consumirlo directamente en ensalada, combinando sus hojas con otros vegetales.

100 Gramos de raíz de diente de león
1 Litro y 1/2 de agua. El diente de león es una planta estimulante de la función hepática y biliar, y gracias a sus propiedades depurativas y hepatoprotectoras puede utilizarse para depurar la sangre de toxinas y para combatir muchos de los problemas de hígado, protegiéndole de una posible degeneración causada por intoxicaciones alimentarias o químicas.

Para realizar la decocción o cocimiento y extraer el principio activo de esta planta, tienes que hacer hervir sus partes más duras, en este caso, los 100 gramos de la raíz desmenuzadas, en litro y medio de agua a fuego lento, durante 20 o 30 minutos. A continuación, tienes que dejar reposar al menos durante 10 minutos. Tienes que tomar tres tazas al día para notar los efectos. 1 Cucharadita de hojas secas de boldo.
1 taza de agua.

El boldo además de poseer propiedades hepatoprotectoras, es una planta muy adecuada para la vesícula biliar, por lo que te ayudará a combatir los problemas de hígado. Para preparar esta infusión, tienes que poner el agua a calentar, y cuando rompa a hervir, verterla sobre una taza que tenga la cucharada de las hojas secas de boldo, dejando reposar a continuación la infusión tapada durante al menos 10 minutos. En ese momento, ya puedes colarla para separar los restos de la planta y beber la infusión. Es preferible tomarla después de las comidas, ya que te ayudará a realizar la digestión.

1 puñadito de flores o de las hojas secas de diente de león.
1 taza de agua. El diente de león es una planta muy depurativa, por lo que ha sido considerada siempre como una buena aliada para resolver los problemas de hígado.

Para beneficiarte de estas propiedades y preparar esta infusión, añade un puñadito de las hojas un puñadito de las flores o de las hojas secas de esta planta a una taza de agua que esté hirviendo. A continuación, deja reposar la infusión tapada unos 10 minutos antes de colarla para separar los restos de la planta.

cuanto dura efecto de la viagra

bula de micardis

tengo 18 años y tome viagra

En definitiva, el alcohol parece encontrarse detrás de los tumores de hígado más letales. Tal es así que debe requerirse a los médicos que presten una especial atención a la población con problemas de alcoholismo. Y a la ciudadanía, que limite –o suspenda– su consumo de alcohol. Como concluye Charlotte Costentin, «una menor carga tumoral y una mejor función hepática al diagnóstico se traducirían en mayores tasas de pacientes con cáncer hepático relacionado con el alcohol susceptibles de recibir tratamiento curativo, caso de una resección tumoral o de un trasplante de hígado».

En estudios recientes se ha determinado que más del 70% de los pacientes con cirrosis compensada padecen sobrepeso u obesidad. Además, la obesidad incrementa el riesgo de “descompensación”. Este último término se aplica cuando un paciente con cirrosis presenta ascitis (líquido en el vientre), hemorragia por ruptura variceal o bien encefalopatía (síntomas de desorientación, temblor, somnolencia acentuada o estado de coma) lo cual empeora su pronóstico de vida. A pesar de no tener completamente esclarecidos los mecanismos mediante los cuales se explica dicha asociación, se cree que tenga que ver con un aumento progresivo en la presión portal y al ser la hipertensión portal la base fisiopatológica de la mayoría de las complicaciones de la cirrosis, debería de ser una de las principales metas a reducir.

Hasta el momento no se conocía el impacto de las medidas dietéticas y de ejercicio (que habitualmente están enfocadas a bajar de peso) en pacientes cirróticos sin generar descompensaciones. Metodología: Se tomó una muestra de 60 pacientes diagnosticados con Cirrosis Hepática de cualquier etiología, compensada, con hipertensión portal ( por cateterismo hepático) y sobrepeso-obesidad; se tomó como hipótesis que una moderada disminución en el peso no tendría efectos adversos en la función hepática y habría una mejoría en la hipertensión portal mediada por la disminución en la presión portal.

El programa denominado “Estudio de Ejercicio y Dieta” consistió en 16 semanas de cambios en ejercicio y dieta supervisados, con una asesoría nutricional previa, laboratorios y encuesta de calidad de vida. La intervención involucró una dieta hipocalórica con restricción de entre 500 – 1000 kCal/día, con ingesta del 20 – 25% de proteínas para evitar la depleción muscular, pero dentro de los 0.8 g/kg requeridos para el IMC ideal (calculado para el estudio en 25 kg/m2). Los carbohidratos constituyeron 45-50%, las grasas 10 mmHg a valores finales por debajo de 10 mmHg, lo cual se asocia a una reducción en la probabilidad de hemorragia por várices.
Se observó una tendencia de que a mayor disminución del peso, mayor disminución de la presión portal. Ningún paciente presentó descompensación, no hubo cambios en los puntajes de MELD o Child-Pugh, con pocos efectos adversos. Un paciente presentó hinchazón leve de tobillos, uno presentó exacerbación de asma y otro más un episodio de artritis. Sin embargo, cuatro pacientes lograron disminución de los fármacos hipoglucemiantes y uno suspendió la espironolactona por desaparición de la hinchazón de miembros inferiores, como efecto favorable.

En pacientes diabéticos no se observó una reducción relevante en la masa corporal y la presión portal, por lo que en ellos es probable que se requiera modificar el esquema de intervención (por ejemplo, más sesiones semanales y mejor control de su diabetes). Comentarios: Este interesante trabajo demuestra que el ejercicio y la dieta no sólo son seguros, sino que además son eficaces para reducir riesgos.

Los resultados globales del estudio pueden justificar la recomendación de disminuir por lo menos 10% del peso corporal en pacientes con sobrepeso u obesidad para lograr beneficio clínico y a largo plazo incidir sobre la hipertensión portal y disminuir el riesgo de una hemorragia. En cuanto a datos de laboratorio, se encontró una disminución importante tanto en la hormona insulina (que se asocia a la resistencia a la insulina), como de la hormona leptina involucrada en la regulación del apetito. Esta última hormona induce señales de saciedad por lo cual se considera como un efecto benéfico de los cambios de hábito y particularmente del ejercicio.

Es importante notar la relevancia del estudio en población mexicana, por la alta prevalencia tanto de sobrepeso y obesidad como de enfermedad hepática, pudiendo considerarse el cambio de estilo de vida como una parte de la terapéutica médica no farmacológica necesaria y no solo como una opción que puede añadirse al tratamiento integral de dichos pacientes, siguiendo el modelo aquí descrito para replicar en nuestra población. 1. Berzigotti A et Al. Effects Of An Intensive Lifestyle Intervention Program On Portal Hypertension In Patients With Cirrhosis And Obesity: The SportDiet Study. Hepatology 2017; 65(4):1293 – 1305.

2. Seol-Jeong K et Al. Effects Of 12-Week Circuit Excercise Program On Obesity Index, Appetite Regulating Hormones And Insulin Resistance In Middle Age Obese Women. The Journal Of Physical Therapy Science 2018;60:169-173. Resumen revisado por el Dr. Jorge Luis Poo. Hepatólogo Clínico.

El hígado en uno de los principales órganos del cuerpo, el cual se encuentra en la parte superior derecha del abdomen y se divide en derecho e izquierdo. Está compuesto por hepatocitos y tiene las funciones de procesar nutrientes que se absorben en el intestino, eliminar las sustancias tóxicas de la sangre, producir bilis para digerir los alimentos y crear proteínas que ayudan al proceso de coagulación. La enfermedad hepática puede ser benigna, como es la presencia de quistes hepáticos o hemangiomas, cuyo tratamiento dependerá del tamaño de la lesión, de la localización y los síntomas que provoque, o maligna, como las lesiones provocadas por metástasis de cánceres de otros órganos o cánceres primarios del propio hígado como el carcinoma hepatocelular.

En algunos casos, los tumores del hígado aparecen sobre pacientes que ya han sufrido una enfermedad hepática, como cirrosis o hepatitis B o C. Por esto, es fundamental el seguimiento de los pacientes con estos antecedentes para la detección precoz de posibles cánceres.

  • Carcinoma hepatocelular. Es el más frecuente, sobre todo en hombres de entre 60 y 70 años. Suele originarse sobre hígados que han sufrido o sufren una enfermedad.
  • Colangiocarcinoma intrahepatico. Se produce en los conductos biliares que atraviesan el hígado y es el segundo más frecuente, también sobre hígados ya enfermos por hepatitis B o C, colangitis esclerosante primaria o NASH.
  • Carcinoma fibrolamelar: es más frecuente en gente joven de entre 20 y 30 años, tanto en hombres como en mujeres, y es menos agresivo que el carcinoma hepatocelular.

Existen una serie de enfermedades o factores relacionados con el desarrollo de enfermedad en el hígado:

  • Hepatitis B o C. Los pacientes en los que esta infección es crónica presentan predisposición a canceres primarios en el hígado
  • Cirrosis causada por el exceso de alcohol
  • Hígado graso no alcohólico (o Esteatohepatitis no alcohólica), que se da en gente con sobrepeso, obesidad, diabetes tipo II o síndrome metabólico
  • Hemocromatosis: enfermedad hereditaria que provoca una acumulación excesiva e incorrecta del hierro en los órganos por un mal metabolismo del hierro
  • Ingesta de arsénico, presente en el agua o en productos químicos como algunos materiales plásticos

Los problemas de hígado suelen ser asintomáticos, pero cuando se producen síntomas suelen ser dolor abdominal, cansancio, náuseas, fiebre, pérdida de peso, falta de apetito o ictericia (coloración amarillenta de la piel). Las enfermedades benignas del hígado en muchos casos se detectan casualmente al realizar una revisión por algún otro motivo. Por otro lado, en los pacientes con factores de riesgo se recomienda realizar una ecografía periódicamente para detectar lesiones benignas y malignas. Para confirmar el diagnóstico la mejor opción es realizar entonces una biopsia hepática guiada por ecografía, TAC, o mediante cirugía laparoscópica.

En el estudio inicial se realizará una analítica: ésta servirá para observar la función hepática a través de la bilirrubina y las alteraciones en la coagulación. Además, permitirá solicitar marcadores tumorales como la alfa fetoproteina, relacionada con el carcinoma hepatocelular. Cuando se sospecha de que pueda haber una enfermedad hepática, se recomienda realizar un TAC o tomografía computerizada o una resonancia magnética (RMN) para localizar las lesiones, su tamaño y su relación con otros tejidos y órganos. Así, se podrá elegir el tratamiento más adecuado.

Un seguimiento por parte de un especialista es imprescindible en todos los pacientes que tuvieron cáncer de hígado. Para un seguimiento efectivo, es preciso un trabajo coordinado multidisciplinar, donde los diferentes especialistas combinen estudios de laboratorio, con el estudio de la función hepática y coagulación, y pruebas de imagen como las ecografías o resonancias magnéticas. En IQL trabajan en esa tarea radiólogos altamente experimentados, puesto que el haber realizado tratamientos previos sobre el hígado dificulta la evaluación de las pruebas. La finalidad es la detección precoz en caso de aparecer nuevas enfermedades o repetición de las previas.

Las enfermedades benignas sólo se trataran en caso de gran tamaño, hemorragias o en caso que el paciente sienta un intenso dolor abdominal, dado que la mayoría de ellas presentan un riesgo muy escaso de malignizar, que se podrá controlar con seguimiento. La posibilidad de tratamiento quirúrgico viene determinada por el tipo de lesión, su situación en el hígado y su relación con los vasos. El equipo especializado de IQL, con alta experiencia en cirugía del hígado, valoraran cada caso a nivel individual para ofrecer la mejor combinación de tratamiento, tanto con cirugía como con quimioterapia o radiología intervencionista si fuera necesario.

Según el tipo de lesión y su localización, los pacientes podrán beneficiarse de técnicas mínimamente invasivas como la laparoscópica. Así, a través de pequeñas incisiones se puede extirpar la lesión en el hígado, reduciendo la hemorragia y mejorando el dolor postoperatorio, con una más rápida reincorporación a la rutina diaria del paciente. En ocasiones la complejidad de la enfermedad o las condiciones del paciente no permiten utilizar la laparoscópica. En estos casos deberá llevarse a cabo la cirugía abierta a través de una incisión en el abdomen por debajo de las costillas.

En cirugía hepática o del hígado, el paciente normalmente saldrá de quirófano con drenajes permiten a los cirujanos descartar hemorragias, infecciones o fugas de bilis. Así, permanecerá ingresado en la unidad de cuidados intensivos (UCI), al menos las primeras 24-48h. En algunos casos, la localización o el tipo de lesión del hígado hacen imposible su resección. En estos casos, se puede utilizar radiología intervencionista, mediante la cual se realizaran punciones percutáneas de dichas lesiones para realizar radiofrecuencia o microondas y conseguir un control local de la enfermedad, que puede permanecer estable durante un largo tiempo.

En el Instituto Quirúrgico Lacy IQL los pacientes son evaluados por un equipo multidisciplinario conformado por cirujanos, oncólogos médicos y radioterápicos, radiólogos y patólogos que permitirán tomar la decisión más acertada de forma individualizada.

Las vitaminas son sustancias orgánicas muy importantes para el funcionamiento correcto del cuerpo y para que podamos sentirnos sanos y animados. Las vitaminas liposolubles son muy importantes ya que están involucradas en funciones corporales básicas del organismo y del sistema nervioso.

Las vitaminas liposolubles se disuelven en aceites y grasas. A diferencia de las hidrosolubles, las liposolubles se almacenan en tejidos adiposos del cuerpo y en el hígado, por lo que no es necesario un consumo diario de alimentos ricos en vitaminas liposolubles. Un cuadro comparativo entre vitaminas liposolubles e hidrosolubles nos muestra que las primeras son menos variadas, ya que se trata de cuatro vitaminas reales y una falsa, mientras que hidrosolubles son nueve. Asimismo, las hidrosolubles al disolverse en agua se pierden rápidamente en la cocción y se eliminan por la orina, mientras que las liposolubles se acumulan en el organismo como reserva para los momentos en que no ingresan vitaminas nuevas.

Las vitaminas liposolubles son las vitaminas A,D,E,K y F. Estas vitaminas ingresan al organismo a través de lanutrición y dietas equilibradas. Cuando estas sustancias, junto a otras vitaminas hidrosolubles y nutrientes, se encuentran en equilibrio, el cuerpo se halla preparado para combatir y prevenir múltiples enfermedades. Cada una de las vitaminas liposolubles cumple funciones complementarias que permiten un funcionamiento correcto tanto físico como psíquico.

La vitamina A, también denominada retinol, se encarga de la protección de la piel y de la visión. Además contribuye a la formación de enzimas del hígado y de la producción de hormonas. La vitamina A se suele dar en suplementos dietarios a personas que sufren infecciones respiratorias, problemas en la vista o en la piel gracias a sus propiedades reconstructivas. La vitamina A se encuentra en alimentos de origen animal, verduras como las zanahorias y la espinaca, manteca, etc.

efectos del viagra caducado

Toronto, ON, Canada M2J 5B5 Telephone (416)491-3353 Toll-free (800)563-5483 Facsimile (416)491-4952 http://www.hepnet.com/ U.S. Centers for Disease Control and Prevention,

1600 Clifton Rd., Atlanta, GA 30333 Telephone (404)639-3534 Telephone (404)639-3311 Toll-free (800)311-3435 Information Hotline (888)-232-3228 Office of Public Inquiries (800)311-3435 Hepatitis Information Line (888)-443-7232 TTY (404)639-3312 http://www.cdc.gov/ World Health Organization, 525 23rd St. NW,

Realicen esta prueba para medirse el metabolismo sin tener que venir a mi consultorio. No se asusten si les sale negativa. Esta prueba se la recomiendo a los pacientes con hígado graso que engordan aún sin comer mucho y sienten cansancio crónico.

Acabo de recomendarle estos 5 alimentos que funcionan como Metformina a un paciente con hígado graso. Aún sin comer mucha grasa, su hígado la fabricaba desde adentro. Le enseñé como tomar Glucosamina para que no le engorden y este truco para bajar los triglicéridos y el ácido úrico.
He preparado esta Calculadora de Metformina que detecta quien lo necesita y quien no para curar el hígado graso. Algunas personas con herencia familiar de resistencia a la insulina lo necesitan.

Al tomar Metformina mejora la acción de la insulina y se evita que los alimentos con azúcar engorden tanto. Adicionalmente previene la diabetes y disminuye el apetito. Por eso muchos médicos consideramos que todos los pacientes con hígado graso deberían tomarlo como tratamiento coadyuvante. Síntomas del Hígado Graso

Aún con el hígado aumentado de tamaño y las Transaminasas elevadas, las personas con hígado graso no sienten molestia o dolor pero generalmente el hígado graso provoca:

  • ronquidos (apnea del sueño)
  • verrugas en el cuello y las axilas
  • más apetito en las tardes
  • dolores musculares en la espalda

Como descifrar la causa del hígado graso Un jugo de naranja natural tiene 50 gramos de azúcar. Los músculos y el hígado pueden almacenar 30 gr de azúcar en forma de glucógeno pero el resto es convertido en grasa.

ALERTA: el azúcar de las frutas (FRUCTOSA) aumenta más la grasa en el hígado que el azúcar del pan, papa, arroz y avena (GLUCOSA). Tratamiento del Hígado Graso

En los hombres con hígado graso es indispensable aumentar la Testosterona, mientras que a las mujeres les recomiendo este MENÚ SEMANAL. Al salir del consultorio le prometí a la paciente que su grasa en el hígado disminuiría en pocos días. Ninguna enfermedad tiene resultados tan inmediatos. Así sucedió y sus transaminasas volvieron a la normalidad.

Normalmente el hígado es el fiscal de tránsito de los alimentos.

  1. al comer: almacena el azúcar de los alimentos (glucogenogénesis)
  2. después de 2 horas sin comer: decide liberar el azúcar almacenado (neogluconeogénesis)
  3. después de 4 horas sin comer: ordena traer grasa al hígado pata fabricar más azúcar. (lipólisis)

Cuando el hígado permanece atascado en el tercer estado, termina acumulando grasa y por eso la enfermedad se llama: Hígado Graso. Hola Dr. buenos días, soy una mujer de 39 años con síndrome metabólico, síndrome de ovario poliquistico por lo tanto tengo resistencia a la insulina. Mido 1.65 Mt. Y peso 91 kg. Por lo tanto tengo obesidad. Hace poco y todavía en este momento desarrollé un cuadro que consistía en hepatomegalia grado 3, dolor de articulaciones, de espalda, fiebre y mucho dolor e inflamación en el estomago y costado lado derecho más enfatizado que todo parecía tratarse de una hepatitis autoinmune pero los estudios que me hicieron salieron negativos antiklm anti mitocondrias,anti músculo liso etc. El único que me salió positivo es AAN 1:80, y antipcda positivo.la conclusión hasta el momento fue esteatosis hepatica, mis enzimas disminuyeron solo con reposo dieta baja en grasa y azúcares poca cantidad solo melón,papaya.de medicamentos estoy tomando esomeprazol, debromu y paracetamol. Como también soy hipertensa, ahorita me encuentro en un dilema de qué medicamentos y alimentos debo dejar de tomar para no dañar más mi hígado. Pues además de los anteriores tomo metformina, telmisartan, verapamilo de liberación prolongada para taquicardia, victan para ansiedad, escitalopram para depresión, loratadina en algunas ocasiones. Y de alimentos soy un caos pues si como solo ensaladas me da diarrea y si como otras cosas solo a la plancha como pescado, pollo, verduras cocidas o al vapor, caldo de pollo, gelatina, aguas de sabor, piña, melón etc aún así hay días que se me inflama mucho el estomago y me dan punzadas en el costado derecho un poco de pesadez y dolor en la parte donde se encuentra el hígado. No se que hacer, pues no me alivio del todo y me da miedo comer porque ya no se como me sentiré después, también suspendí el uso de anticonceptivos por miedo y si no los tomo dejo de reglar y ya en una ocasión me hicieron legrado por tal motivo. Obviamente con el síndrome de ovario poliquistico pues padezco de infertilidad y la única posibilidad es un invito, estaba a punto de realizarmelo cuando me enfermé del hígado y todo lo atrás mencionado, me siento frustrada y desesperada pues ya tengo casi 40 años. Además no sé si considerar los anticuerpos antinucleares positivos 1:80 para seguirme estudiando una posible enfermedad autoinmune. Me dicen que por la etapa que curso puede tratarse de un falso positivo y que no debo angustiarme. Le agradecería mucho pudiera orientarme que debo hacer respecto a mi alimentación, medicamentos cuales tomo o cuales suspendo, si puedo hacer ejercicio aún así con las molestias pata bajar la insulina, la glucosa y la obesidad. Debo darle seguimiento al anticuerpoantinuclear?. Cuánto tiempo puedo estar así. De por vida debo cuidarme lo sé pero en que momento podré realizarme mi invitro. Por favor ayúdeme. Leyendo su artículo me di cuenta que es peor los ayunos prolongados y las fructosas obviamente alimentos grasosos. Pero por qué no termina por ceder este cuadro. Algo debo estar haciendo mal con mi alimentación que tengo dias mejor y días muy malos en donde siento que retrocedo. Aparentemente los ultrasonidos no revelan, tumores, cancer, abscesos amebeanos, cirrosis y ni siquiera la propia esteatosis solo hepatomegalia, quizás la misma inflamación no dejaba ver más allá. Me repetiré otro ultrasonido próximamente pues a pesar de que mismenzimas hepaticas han bajado y también la inflamación comparado con hacen un mes. Sigo cursando con cuadros de dolor y de inflamación pero siento que mejora o empeora con la alimentación. Agradezco de antemano su atención y por
Favor trate de ayudarme con una pronta respuesta a todo esto que más que un comentario parece una carta.soy un estuche de defectos.muchos se que son genéricos y otros que yo misma he ayudado a que se presenten. No quiero ser diabética pero voy que vuelo por mi resistencia a la insulina. SOP y obesidad. Gracias doctor.

Buenas noches. Doctor
Tengo un hijo de 34 años el es una persona que ejercita diario desde hace 11 años como lo mas sano posible no cafe no refresco no grasa poco pan no carne roja no puerco solo pollo verduras fruta agua somple y tiene problemas de higado graso
Y de familiares diabeticos directos abuelas paterna y materna y su servidora que puede tomar para desgrasarlo o que dieta llevar o como tomar la metmorfina no es obeso
Por su atencion gracias espero su ayuda HOLA DR HE TOMADO POR MUCHOS AÑOS CERVEZA Y MUCHAS CANTIDADES ULTIMAMENTE, ME HICIERON UN ULTRASONIDO Y TENGO HIGADO GRASO, SE PUEDE DETECTAR CIRROSIS CON UN ULTRAONIDO, COMO PUEDO SABER SI MI HIGADO ESTÁ AFECTADOL GRACIAS POR SU AYUDA

Mi nombre es Julio Gallego. Bogotá COLOMBIA; tengo 66 años y 1.77 de estatura, con sobre peso de 88 kilos, hace 3 meses me diagnosticaron higado graso. mi pregunta es si las harinas y la fructuosa de las frutas, generan azúcar, qué se podría comer para diseñar una dieta, que permita adelgazar y solucionar el hígado graso y evitar una posible cirrosis. no consumo alcohol ni bebidas con azúcar y regularmente hago ejercicio. muchas gracias por sus comentarios al respecto, le quedo inmensamente agradecido por su información al respecto. Mi nombre es Julio Gallego. Bogotá COLOMBIA; tengo 66 años y 1.77 de estatura, con sobre peso de 88 kilos, hace 3 meses me diagnosticaron higado graso. mi pregunta es si las harinas y la fructuosa de las frutas, generan azúcar, qué se podría comer para diseñar una dieta, que permita adelgazar y solucionar el hígado graso y evitar una posible cirrosis. no consumo alcohol ni bebidas con azúcar y regularmente hago ejercicio. muchas gracias por sus comentarios al respecto, le quedo inmensamente agradecido por su información al respecto. sufro de apnea del sueño y uso maquina cppa hace 5 años.

Bueno lo mio no es una pregunta ase 3 años salí con hígado graso y en pese a tomar metformina y aora tengo el hígado libre de grasa también soy pre-diabetica desde ase 3 años y sea mantenido hígual desde que empecé a tomar la metformina Hola Dr. Tengo hígado graso.Por consumo excesivo de alcohol.Tengo50 años.tambien tengo muy elevado los triglicéridos. Que medicamentos me recomienda. Y si tengo que hacer dieta. Realizó algo de ejercicio. Gracias

Hola Dr. Tengo hígado graso.Que me recomienda tomar. Gracias Hola Dr. Salomon, soy un hombre de 55 años 1.79 de estatura y peso 113 kg creo que realmente pocas veces me enfermo, no padezco enfermedades (resfriados, gripes muy poco) solo que ahora traigo un dolor en la espalda baja que me da cuando me recuesto de cierta forma o cuando hago algún movimiento al levantarme o sea no es un dolor que sea constante todo el tiempo solo me da cuando hago ciertos movimientos o permanezco en una sola posición como estar acostado o sentado un rato y al levantarme me da como un dolor punzante en la espalda baja de mi lado izquierdo y me quedo como dolorido, hace aproximadamente tres años me paso algo similar el doctor me mando a hacer estudios y ultrasonido y salí bien un poco alto en triglicéridos y el hígado un poco inflamado y me dijo el doctor que posiblemente me había lastimado al hacer algún esfuerzo por mi trabajo y me dio unas pastillas para el hígado inflamado y me aliviaron en seguida. he tratado de bajar de peso pero cuando decido cuidarme para bajar mi sobre peso como comer mas sano y porciones mas pequeñas y comer mas verduras y menos carnes ademas de que no tomo refrescos y tengo unos 10 meses que voy a caminar por las tardes 45 minutos 3 o 4 veces a la semana y me he sentido mejor pero no veo ningún resultado positivo como bajar de peso o de talla. que me recomienda para mi dolor y para bajar mi sobrepeso ademas de que si tengo estos síntomas que usted menciona al inicio que empece a leer su pagina como son los ronquidos (apnea del sueño) verrugas en el cuello y las axilas, más apetito en las tardes, dolores musculares en la espalda

Por su atención y en espera de una pronta respuesta Gracias su ayuda Hola Doctor estoy muy precupada porke salí con poca grasa en mi hígado es peligroso k puedo hacer de antemano muchas gracias Doctor

La piel del pollo es buena? Tomar Metformina adelgaza y previene la diabetes? La avena… Esta es la lista de compras que le doy a mis pacientes con Cerebro de…

En vez de pedirle a un niño que tenga fuerza de voluntad es mejor quitarle… Con los años el hígado disminuye de peso, y este cambio es aparentemente más acusado en las mujeres; al mismo tiempo, adquiere una coloración más oscura debido a la acumulación de un pigmento en sus células. Asociado a este cambio anatómico, se observa también un descenso del flujo (cantidad de sangre que pasa por él).

En cuanto su funcionamiento, ha de saber que las pruebas hepáticas (de "función hepática") convencionales (transaminasas, bilirrubina, GGT y fosfatasa alcalina de origen hepático) no se modifican con la edad. En cambio, la fosfatasa alcalina que se origina en los huesos se puede elevar a partir de los 70 años. Por otro lado, parece ser que la capacidad de regeneración (de reemplazo) de las células del hígado (uno de los grandes "poderes" de este órgano) después de una lesión cualquiera (virus, alcohol, toxinas) es menor que en personas más jóvenes. Sin embargo, más importantes quizás que estas modificaciones son los efectos que sobre el hígado tiene la presencia de otras enfermedades, como son la diabetes, las alteraciones de la circulación sanguínea, del corazón y del pulmón (más frecuentes en el anciano), así como el estado de nutrición, los factores genéticos, y el consumo del alcohol y tabaco.

En diversas investigaciones realizadas en el ser humano se sugiere que la depuración de ciertos medicamentos de la sangre, predominantemente metabolizados (transformados) por algunas enzimas concretas del hígado, se reduce entre el 10 y el 50%. Además, los cambios anatómicos y del flujo sanguíneo ya comentados probablemente colaboran también en la disminución del poder de transformación de algunos medicamentos por parte del hígado. Estas modificaciones, junto con las alteraciones de la función y circulación sanguínea de los riñones, por lo que se puede eliminar también algún fármaco, y otros cambios corporales asociados a la ancianidad, hacen que en las personas mayores que toman medicamentos sea más frecuente la aparición de efectos adversos.

quimioterapia y viagra

Algunos de los síntomas más comunes de la un hígado intoxicado y problemas hepáticos se explican a continuación: Se trata del conocido ” amarillamiento ” de la piel. Todo tu cuerpo incluyendo a veces las uñas y los ojos adquieren un tono amarillo. Esto se debe principalmente a la acumulación de ‘bilirrubina’ que es un pigmento en la bilis. La bilis se hace en nuestro hígado, y es esencial en el proceso de digestión. Si tu hígado está teniendo problemas de filtrado de toxinas que se ingieren (ya sea a través del tracto digestivo, la piel o el sistema respiratorio) la bilirrubina se acumula en el torrente sanguíneo por lo tanto se convierte en palidez amarillenta de nuestra piel, y este es uno de los signos más comunes del hígado intoxicado.

Mientras que los cambios de color pueden ser indicadores de muchos de los problemas en el cuerpo, a menudo es una señal clave de problemas hepáticos. Si te mantienes bien hidratado entonces la orina producida siempre debe ser de un color pálido tipo paja. Por ictericia sin embargo, una acumulación de bilirrubina puede manifestarse como un color mucho más oscuro de la orina. Un hígado con mal funcionamiento también puede hacer que tus heces se vuelvan pálidas, con sangre, o incluso negras. Conoce tu propio cuerpo y reconoce los cambios. De nuevo, notando cambios es el punto clave. Si comienzas a tener dolores o cólicos en la zona abdominal que son persistentes, esto podría ser un signo de hígado intoxicado o que algo no está funcionando correctamente a nivel hepático. También se puede notar hinchazón constante o una sensación de tener gases; esto puede llegar a desarrollar la ascitis. La ascitis es la acumulación de líquido dentro de las paredes del abdomen, y causa exceso de presión en los pulmones resultando en dificultad para respirar. El tratamiento es invasivo y requiere drenaje del fluido por catéter.

Un síntoma común de hígado intoxicado es la piel hipersensible – excesivamente conpicazón o irritación al tacto. Algo de esto se puede aliviar con la aplicación de crema hidratante pero no va a mejorar sin tratar el problema hepático subyacente. Si sufres de ataques cada vez más frecuentes de reflujo ácido con indigestión, con o sin vómitos, estos son otros signos de advertencia de que no todo está bien y necesitas investigar más sobre el correcto funcionamiento de tu hígado.

Es evidente que esto puede tener muchas causas además de presentarse como un signo de hígado intoxicado, pero si se convierte en un problema más habitual de lo que podría ser es debido a un mal funcionamiento del hígado, ya que es fundamental para el sistema digestivo del cuerpo. No sólo estamos hablando de mucho cansancio aquí, sino más bien como la debilidad absoluta y el letargo general y constante. Si el hígado tiene exceso de trabajo, esto tendrá un efecto de golpe y lo cobra en el cuerpo entero. Si se combina este síntoma con cualquiera de los otros mencionados a continuación, debes buscar ayuda médica de inmediato.

Esto puede parecer un síntoma vago que a su vez podría ser el resultado de muchas condiciones. Pero la pregunta clave que hay que preguntarse es ¿tienes alguna otra de estas señales de advertencia? Esto a menudo no aparece hasta bastante tarde en el desarrollo de una enfermedad hepática, por lo que hay que buscar la opinión de un experto médico. Comúnmente afecta a los pies, los tobillos y las piernas. La retención de líquidos se manifiesta como la hinchazón de la zona afectada. Si presionas el dedo en el área hinchada, la piel no se recuperara de inmediato y una huella de tu dedo estará allí durante unos segundos después de quitar la presión, una de las causas de la retención de líquidos puede estar relacionado con el hígado intoxicado.

Esto es difícil de describir, pero cada uno de nosotros debe estar en sintonía con nuestros propios cuerpos. De esa manera puedes realmente decir la diferencia entre unos pocos “días de descanso” y una sensación más general y subyacente de malestar que puede dejar en descubierto que el hígado intoxicado puede ser la causa de esta problemática. Esto se debe a que no todas las toxinas se están filtrando fuera de un hígado enfermo de manera eficiente y las toxinas que quedan flotando en nuestro cuerpo pueden manifestarse en dolores de cabeza, brotes en la piel, sequedad de la piel e incluso el mal humor característico.
Mantén tu hígado sano conociéndo tu cuerpo, reconociendo los cambios y hacer frente a ellos rápidamente. Esto le dará a tu hígado la mejor oportunidad de recuperación y la auto-reparación. Investigación y redacción: equipo de Vida Lúcida

El hígado y los riñones son órganos considerados como el motor de nuestro organismo porque las funciones que llevan a cabo son de gran importancia para la vida del ser humano. Es por ello, que debemos de tener especial cuidado con lo que comemos a diario, llevar un estilo de vida saludable y no necesariamente debemos esperar a sentirnos mal para acudir al médico.

Procesa prácticamente todo lo que comemos, respiramos o absorbemos a través de la piel. Aproximadamente del 90% de los nutrientes del organismo procedentes de los intestinos pasan por el hígado. Este convierte los alimentos en energía, almacena nutrientes y produce proteínas sanguíneas. Además, actúa como filtro para eliminar patógenos y toxinas de la sangre. También elabora bilis, almacena glucógeno, hierro, cobre, vitamina A, muchos de las vitaminas del complejo vitamínico B y vitamina D. produce albúmina y otras proteínas, muchas de éstas esenciales para la coagulación normal de la sangre (protrombina y fibrinógeno) y una sustancia anticoagulante llamada heparina. Muchos científicos creen que el hígado está conectado a, o al menos consciente, de cada enfermedad o disfunción que ocurre dentro del cuerpo.

Por ello, resulta fácil entender que si éste no funciona correctamente puede producirnos muchos problemas de salud. Principalmente el hígado está vinculado con el sistema digestivo, pero contemplando el organismo como una unidad, podemos ver que el hígado afecta a muchas partes del organismo ya sea a nivel digestivo, sistema circulatorio, musculatura, vasos sanguíneos o a nivel inmunológico. Mantener nuestro hígado saludable, nos hace más resistentes a infecciones externas, virus, etc. También repercute en nuestro estado psicológico, ya que una persona con un hígado enfermo presenta un carácter más colérico. También está vinculado con el con determinados tipos de insomnio, con enfermedades alérgicas y asmáticas y con una interminable lista de síntomas.

Por otro lado, los riñones son un par de órganos que desempeñan una función básica para el organismo: recogen los productos de desecho de la sangre y regulan los fluidos internos y el contenido de sales. Excretan agua, pero también la conservan; eliminan a través de la orina todos los productos del desdoblamiento de los alimentos que pueden ser potencialmente nocivos, antes de que alcancen niveles tóxicos. A pesar de ser tan pequeños, procesan y purifican toda la sangre cada 50 minutos; alrededor de 1 700 litros de sangre pasan por ellos al cabo del día. Una de las principales y más temidas enfermedades renales, es la formación de cálculos. Sin llegar a tener cálculos podemos tener sedimentos (arenillas) que den forma a un cuadro de síntomas molestos, que pueden ir desde dolores de espalda (especialmente lumbares), frecuentes infecciones de orina o dolores ciáticos.

Un riñón dañado también puede producir hipertensión, con todos los riesgos que ello conlleva para nuestra salud. También puede producir, a nivel circulatorio, cefaleas (dolores de cabeza). El término hígado graso se refiere a una enfermedad del hígado caracterizada por acumulación de ácidos grasos y triglicéridos en las células hepáticas (hepatocitos). El alcohol es una causa frecuente de hígado graso, y es un factor que siempre debe considerarse en un paciente con hígado graso. En este artículo nos referiremos a la esteatosis hepática no asociada al consumo de alcohol. La acumulación de grasa en los hepatocitos puede llevar a inflamación hepática, con la posibilidad de desarrollar fibrosis y finalmente terminar en el daño hepático crónico (o cirrosis).

La obesidad y el sobrepeso son las causas más importantes de hígado graso. El hígado graso se conoce de varias formas:

  • Hígado graso: Término general. Cuando no es por alcohol es conocida como hígado graso no alcohólico, en inglés NAFLD (non-alcoholic fatty liver disease).
  • Esteatosis hepática: Acumulación de grasa en el hígado, sinónimo de hígado graso.
  • Esteatohepatitis no alcohólica: Cuando la acumulación de grasa en el hígado también es acompañada por un proceso inflamatorio. En inglés se conoce como NASH (non-alcoholic steatohepatitis).
  • Esteatohepatitis metabólica: También se ha propuesto llamar a esta enfermedad esteatohepatitis metabólica (metabolic steatohepatitis; MESH).

Un paso crítico en el tratamiento del hígado graso es un cambio en los hábitos de alimentación, reduciendo las comidas calóricas y los excesos de grasa. La causa de la acumulación de grasa en el hígado no se conocen con certeza, pero hay algunos mecanismos que han demostrado ser muy importantes en el desarrollo de la enfermedad:

  • Resistencia a la insulina.
  • El estrés oxidativo.
  • Liberación de citokinas.

El hallazgo de hígado graso es extremadamente frecuente. Esta enfermedad está asociada con los siguientes factores de riesgo:

  • Obesidad y sobrepeso.
  • Sedentarismo.
  • Diabetes.
  • Hipercolesterolemia.
  • Hipertrigiceridemia.

Sin embargo, cada vez es más común encontrar personas con hígado graso sin estos factores de riesgo. No todas las personas con hígado graso desarrollan complicaciones o daño hepático crónico.

En Chile, un estudio realizado por el Departamento de Gastroenterología de la Universidad Católica de Chile muestra que la prevalencia de hígado graso en la población general de Santiago es del 23%. El hígado graso es habitualmente asintomático, y se descubre sólo después de una ecografía (o ultrasonido) abdominal que muestra el hígado con aumento de ecogenicidad (“brillante”). La otra manera de llegar al diagnóstico es a través del hallazgo de aminotransferasas (transaminasas) elevadas en un análisis de sangre rutinario o por cualquier otra razón. Algunas personas se quejan de dolor leve a moderado abdominal en el hipocondrio derecho (la zona donde se encuentra el hígado). Sólo un pequeño porcentaje de los pacientes desarrollan síntomas de insuficiencia hepática con elevación de bilirrubina o síntomas como ascitis o encefalopatía hepática.

Una parte fundamental del tratamiento consiste en un cambio de hábitos alimenticios, dejando comidas calóricas y exceso de grasas El diagnóstico de hígado graso se basa en los hallazgos de la biopsia hepática. Esta muestra acumulación de grasa en los hepatocitos, y también puede haber diversos grados de inflamación y fibrosis.

Aunque la biopsia hepática es el único examen que certifica el diagnóstico y es un procedimiento de bajo riesgo, no todas las personas con sospecha de hígado graso son sometidas a este procedimiento. Es común hacer el diagnóstico presuntivo de hígado graso en alguien con imágenes sugerentes (ecografía, tomografía computada o resonancia magnética). La biopsia hepática es, sin embargo, la única prueba que distingue entre “esteatosis simple” (acumulación de grasa) y “esteatohepatitis “(grasa asociada a inflamación y fibrosis). Algunas personas con hígado graso tienen adicionalmente elevación de las transaminasas o aminotransferasas en la sangre (SGOT y SGPT, también conocidas como ALT y AST). En estos casos es importante descartar otras causas de inflamación hepática, como la infección por virus de hepatitis B y hepatitis C, la hemocromatosis y la hepatitis autoinmune, entre otros.

La mayoría de las personas con hígado graso no desarrollará una enfermedad con consecuencias graves. Aproximadamente el 20% de los sujetos puede tener algún grado de fibrosis hepática en la biopsia, que puede progresar a etapas más avanzadas de la enfermedad, como cirrosis y cáncer hepático. El hígado graso es probablemente la causa más común de cirrosis criptogénica (cirrosis, sin causa aparente). El tratamiento del hígado graso consiste fundamentalmente en la normalización del peso y aumentar la actividad física. La obesidad y el sobrepeso, principales factores de riesgo son modificables mediante cambios en el estilo de vida. Otras recomendaciones incluyen evitar el alcohol y los medicamentos innecesarios.

En los pacientes que se encuentran en etapas más avanzadas de la enfermedad (inflamación o fibrosis hepática importante), algunos medicamentos pueden ayudar, como antioxidantes (vitamina E) o agentes sensibilizadores a la insulina. El uso de pioglitazona, que ha demostrado beneficios normalizando las aminotransferasas y la histología hepática, sigue siendo algo controversial. 1. ¿Qué es el hígado graso? El hígado graso es una enfermedad en la que el hígado aumenta el contenido de grasas (triglicéridos y colesterol). Esto puede hacer que el hígado aumente de tamaño y tome una coloración amarillenta, llegando.

Si Ud. tiene cirrosis o alguna enfermedad hepática, le interesarán estos consejos sobre la alimentación, dieta y nutrición. Las transaminasas o aminotransferasas son exámenes que indican inflamación hepática. Este examen está alterado casi por definición en todas las hepatitis.

Esta información corresponde
a las páginas 261 a 263 de Guía comunitaria
para la salud ambiental La mayoría de los envenenamientos por plaguicidas se deben a la exposición durante varias semanas, meses o años, no por una sola exposición. Las personas pueden no enfermarse por los plaguicidas hasta muchos años después de entrar en contacto con ellos. En los adultos podrían pasar 5, 10, 20, 30 años o más antes de enfermarse debido a la exposición continua. El tiempo que la enfermedad tarda en manifestarse depende de muchos factores. Con los niños generalmente toma menos tiempo. Las enfermedades causadas por plaguicidas pueden comenzar aun antes del nacimiento del bebé si la madre embarazada entra en contacto con plaguicidas.

si sufro de hipertension puedo tomar viagra

Una de las complicaciones más graves que pueden presentar los pacientes portadores de cirrosis hepática, independientemente de su etiología (causa), es el desarrollo de várices esofágicas y/o gástricas, aunque también pueden “aparecer” en cualquier parte del tubo digestivo, debido a que éstas tienen un riesgo potencial de romperse y consecuentemente presentar hemorragia la cual puede llegar a ser en un alto porcentaje intensa y con un alto riesgo de mortalidad, por lo cual es de suma importancia dentro de su protocolo de estudio la realización de una esofagogastroduodenoscopia (endoscopia superior, endoscopia alta) para su diagnóstico temprano (antes de la aparición del primer cuadro de hemorragia) o bien si el paciente ya presentó o presenta hemorragia digestiva con la finalidad de efectuar un tratamiento endoscópico específico (ligadura de las varices). El Diagnóstico y tratamiento de la Cirrosis Hepática contempla diferentes aspectos y depende directamente del agente causante así como el descartar otras enfermedades que pudieran confundirse con ella, por lo cual es de suma importancia el diagnóstico preciso y lo más recomendable es acudir con oportunidad a atención médica por un GASTROENTERÓLOGO (médico clínico con una especialización en el estudio, diagnóstico y tratamiento de las Enfermedades del Aparato Digestivo, Hígado y Vías biliares).

El Pronóstico (cómo le irá al paciente) depende principalmente de la oportunidad diagnóstica temprana (en etapas iniciales de la enfermedad). La enfermedad crónica del hígado se caracteriza por la destrucción gradual del tejido del hígado con el paso del tiempo. Entre las distintas enfermedades que conforman esta categoría se incluyen las siguientes:

  • Cirrosis hepática.
  • Fibrosis hepática.

Según el Instituto Nacional de la Diabetes y de las Enfermedades Digestivas y del Riñón (National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases, su sigla en inglés es NIDDK), la cirrosis es la 12ma causa principal de muerte en Estados Unidos. Debido al daño crónico del hígado, el tejido cicatrizante reemplaza lentamente al tejido del hígado de funcionamiento normal, lo que causa la disminución progresiva del flujo sanguíneo que atraviesa el órgano. A medida que se pierde el tejido normal del hígado, los nutrientes, las hormonas, las drogas y las sustancias tóxicas no son procesados eficientemente por el hígado. Además, se inhibe la producción de proteínas y de otras sustancias producidas por el hígado.

Los síntomas de la cirrosis varían según la severidad de la condición. La cirrosis leve puede no mostrar ningún síntoma. A continuación, se enumeran los síntomas más comunes de la cirrosis. Sin embargo, cada individuo puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir los siguientes:

  • Función nerviosa anormal.
  • Ascitis: acumulación de fluido en la cavidad abdominal.
  • Agrandamiento de mamas en el hombre.
  • Toser o vomitar sangre.
  • Dedos rizados (contractura de Dupuytren de las palmas).
  • Cálculos en la vesícula biliar.
  • Caída del cabello.
  • Comezón.
  • Ictericia: color amarillo de la piel y de los ojos.
  • Insuficiencia renal.
  • Encefalopatía hepática.
  • Pérdida de masa muscular.
  • Poco apetito.
  • Hipertensión portal.
  • Enrojecimiento de las palmas.
  • Agrandamiento de las glándulas salivales de las mejillas.
  • Disminución del tamaño testicular.
  • Venas en forma de araña en la piel.
  • Debilidad.
  • Pérdida de peso.

Los síntomas de la cirrosis pueden parecerse a los de otras condiciones o problemas médicos. Consulte siempre a su médico para el diagnóstico. La causa más común de la cirrosis es el abuso de alcohol. Otras causas pueden incluir las siguientes:

  • Hepatitis y otros tipos de virus.
  • Uso de determinadas drogas.
  • Exposición a sustancias químicas.
  • Obstrucción del conducto biliar.
  • Enfermedades autoinmunológicas.
  • Obstrucción del flujo de salida de la sangre del hígado (por ejemplo, síndrome Budd-Chiari).
  • Alteraciones del corazón y de los vasos sanguíneos.
  • Deficiencia de alfa1-antitripsina.
  • Altos niveles de galactosa en la sangre.
  • Altos niveles de tirosina en la sangre al momento de nacer.
  • Enfermedad por almacenamiento de glucógeno.
  • Fibrosis quística.
  • Diabetes.
  • Desnutrición.
  • Acumulación hereditaria de exceso de cobre (enfermedad de Wilson) o de hierro (hemocromatosis).

Además del examen físico y la historia médica completa, los procedimientos de diagnóstico para la cirrosis pueden incluir los siguientes:

  • Exámenes de laboratorio.
  • Exámenes de la función del hígado - serie de exámenes de sangre especiales que pueden determinar si el hígado funciona correctamente.
  • Biopsia del hígado - procedimiento en el que se toman muestras de tejido del hígado (con aguja o durante una operación) para examinarlas con un microscopio.
  • Colangiografía - examen de rayos X de los conductos biliares mediante una tintura de contraste intravenosa (su sigla en inglés es IV).
  • Tomografía computarizada (También llamada escáner CT o CAT.) - este procedimiento de diagnóstico por imagen utiliza una combinación de tecnologías de rayos X y computadoras para obtener imágenes transversales (a menudo llamadas "rebanadas") del cuerpo, tanto horizontales como verticales. Una tomografía computarizada muestra imágenes detalladas de cualquier parte del cuerpo, incluidos los huesos, los músculos, el tejido graso y los órganos. La tomografía computarizada muestra más detalles que los rayos X regulares.
  • Ecografía (También llamada sonografía.) - técnica de diagnóstico por imágenes que utiliza ondas sonoras de alta frecuencia y una computadora para crear imágenes de vasos sanguíneos, tejidos y órganos. Las ecografías se usan para visualizar los órganos internos del abdomen como hígado, bazo y riñones, y para evaluar el flujo sanguíneo de varios vasos.

El tratamiento específico para la cirrosis será determinado por su médico basándose en lo siguiente:

  • Su edad, su estado general de salud y su historia médica.
  • Qué tan avanzada está la enfermedad.
  • Su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.
  • Sus expectativas para la trayectoria de la enfermedad.
  • Su opinión o preferencia.

La cirrosis es una enfermedad del hígado progresiva y el daño hecho al hígado es irreversible. Sin embargo, una correcta nutrición, evitar ciertas toxinas (como el alcohol), tomar suplementos vitamínicos y el manejo adecuado de las complicaciones de la cirrosis suelen demorar o detener un mayor daño del hígado. En los casos severos de cirrosis, se puede evaluar la posibilidad de un trasplante de hígado.

La fibrosis es el crecimiento de tejido cicatrizante como resultado de una infección, inflamación, lesión o incluso de la curación. El crecimiento excesivo de tejido cicatrizante puede afectar prácticamente a cualquier órgano. La fibrosis en el hígado puede inhibir el correcto funcionamiento del órgano. Con frecuencia la fibrosis hepática es el resultado de la cirrosis. Haz click aquí para ir a la página de
Recursos en la Red de Las Enfermedades del Hígado, la Bilis y el Páncreas

Unique Access ofrece acceso a un amplio protocolo de tratamientos para la Cirrosis Hepática que utiliza mayores cantidades de células madre, una amplia rehabilitación, y muchas terapias de apoyo. Esta combinación eficaz de las tecnologías médicas más avanzadas, con las terapias físicas y ocupacionales sistemáticas, ha ayudado a pacientes tratados previamente obtener beneficios importantes. Hay evidencias que sugieren que el trasplante de células madre es capaz de reducir la fibrosis hepática y mejorar la función hepática. Las Células Madre Mesenquimales (CMM) son el tipo más ampliamente estudiado de las células madre que se extrae de los tejidos adultos sin ningún tipo de problema ético ni riesgo alguno para el donante. Las Células Madre Mesenquimales (CMM) tienen la capacidad de diferenciarse en una variedad de células funcionales que incluyen las células del hígado (hepatocitos).

Los pacientes con Cirrosis Hepática tratados con Células Madre Mesenquimales (CMM) han demostrado mejoras visibles en la función hepática y los síntomas asociados. Por otra parte, la progresión de la enfermedad ha disminuido significativamente después del trasplante de células madre. (A) Las Células Madre Mesenquimales (CMM) se diferencian en hepatocitos del parénquima para mejorar la función hepática. Se estima que se necesitan aproximadamente 2-3 x 1010 hepatocitos parenquimatosos sanos para mantener la función normal de un hígado adulto. En hígados fibróticos o cirróticos graves, el número de hepatocitos se reduce significativamente. Se ha demostrado en varias ocasiones la trans-diferenciación de las células madre mesenquimales (CMM) de donantes para convertirse en hepatocitos parenquimatosos.

(B) Las Células Madre Mesenquimales (CMM) evitan que el hígado de someterse a la fibrogénesis a través de la secreción de una variedad de citoquinas, tales como HGF, la interleucina (IL) -6 y -10 y (C) Las Células Madre Mesenquimales (CMM) pueden disolver directamente la fibrosis. No había evidencia que sugiera que las células madre mesenquimales (CMM) fueran capaces de producir la metaloproteinasa de matriz (MPM), una enzima capaz de degradar la matriz extracelular, lo que alivia la cirrosis hepática directamente.

Los pacientes con Cirrosis Hepática tratados con células madre generalmente observan mejoras en las siguientes áreas:

    mejora de la función hepática y los síntomas asociados
    Letargo
    Fatiga
    Ascitis
    Sangrado viático
    Coma hepático
    Cognición

Nosotros creemos que siempre hay esperanza y que los pacientes merecen un acceso a tratamientos seguros y efectivos. Somos independientes, contamos con un departamento médico interno.

Combinamos el servicio de hospitales acreditados internacionalmente con tratamientos de última generación, productos únicos y servicios que son integradores y efectivos para asegurar que el tratamiento tenga el mejor resultado posible. En cuanto a las células madre que empleamos, nos aseguramos que el paciente reciba la célula madre correcta y necesaria en lo que concierne a la calidad, cantidad y viabilidad.

Nuestro exclusivo compañero de investigación garantiza una viabilidad celular de 95%, mientras que muchas inyecciones tienen una sorprendente viabilidad de 98%-99%. 1. GUIA DE PRÁCTICA CLINICA CIRROSIS HEPÁTICA Autor:- Dr. Víctor Cercado Vásquez 1 2. GUIA DE PRACTICA CLINICA 1. INDICEPág. • Índice…

Fisiopatología de la cirrosis UNIVERSIDAD NACIONAL AUTONOMA DE MEXICO FACULTAD DE ESTUDIOS SUPERIORES IZTACALA H.G.Z. 57 LA QUEBRADA CIRROSIS HEPATICA DR. Martínez FLORES RAMIREZ WILLIAMS MELENDEZ SANCHEZ…

1. Instituto Politécnico Nacional Escuela Superior de Medicina Centro Médico Nacional 20 de Noviembre 8CM19 2014-2015 Cirrosis hepática Ramírez García Sergio Rosas Gonzalez… SINTOMAS DE LA CIRROSIS HEPÁTICA SINTOMAS DE LA CIRROSIS HEPÁTICA ICTERICIA RETENCIÓN DE SAL Y AGUA SANGRADO HEMORRAGIAS INTERNAS CAMBIOS EN LA CONDUCTA Y CONCIENCIA…

CIRROSIS HEPÁTICA I. INTRODUCCIÓN La cirrosis hepática constituye uno de los principales problemas de salud en el mundo, debido a su alta morbilidad y mortalidad. Las… Cirrosis hepática La cirrosis hepática es la cirrosis que afecta al tejido hepático como consecuencia final de diferentes enfermedades crónicas. Las consecuencias de…

1.  Es una entidad anátomo-clínica expresada por una desorganización difusa de la estructura hepática normal por nódulos regenerativos que… 1.  Es una entidad anátomo-clínica expresada por una desorganización difusa de la estructura hepática normal por nódulos regenerativos que…

cuanto vale una pasta de viagra en colombia

El tratamiento puede consistir en quimioterapia para aliviar los síntomas. Hay ensayos clínicos en curso que están poniendo a prueba nuevos medicamentos quimioterapéuticos y terapia biológica. Es una bacteria implicada en el desarrollo de gastritis y úlceras pépticas. Se asocia también con algunos cánceres de estómago. Con toda probabilidad, la infección por Helicobacter pylori se produce en la edad infantil.

Es un bacilo Gram negativo corto, helicoidal, con múltiples flagelos, microaerófilo (con preferencia por medios escasos en oxígeno), que coloniza las capas profundas del moco de recubrimiento gástrico y duodenal y se adhiere a las células epiteliales superficiales de la mucosa del estómago y duodeno, sin invadir la pared. La bacteria segrega amoníaco, alcalinizando el medio; así se protege de la acción acídica del jugo gástrico (pH 3). El amoníaco además irrita la mucosa, ayudado por proteasas y fosfolipasas bacterianas que destruyen el moco protector. La mucosa y su lámina propia son invadidas por un denso infiltrado de células inflamatorias, especialmente neutrófilos.

Se ha relacionado con el 95% de las úlceras duodenales, el 70% de las úlceras gástricas, el 100% de las gastritis crónicas activas y el 100% de las gastritis crónicas tipo B (las más frecuentes, de localización antral). Las pruebas que se utilizan para diagnosticar esta infección pueden ser directas, si se basan en la identificación del microorganismo (histología y cultivo), e indirectas, cuando estudian alguna característica del germen (prueba de la hueraza y pruebas en aire espirado) o bien los anticuerpos producidos por el paciente (serología). Las muestras utilizadas para el diagnóstico pueden obtenerse por métodos invasivos (biopsia durante la endoscopia) o no invasivos (suero, saliva, aliento).

1-El bromuro de etidio es capaz de intercalarse entre las bases del ADN de la bacteria y emite fluorescencia que permite su observación en un microscopio de fluorescencia. En esta imagen se puede observar la morfología espiral o de sacacorchos de H. pylori. 2- Cuando se realiza una tinción de Gram a partir de una extensión de biopsia de antro gástrico se pueden observar los bacilos de morfología curvada y gramnegativos

El aparato digestivo es un sistema fundamental dentro de nuestro cuerpo, ya que en base a ella podemos desarrollar todos nuestros alimentos desde la boca hasta el ano. Respecto al cáncer al estómago y sus enfermedades, pienso que hay que tener una dieta balanceada y tomar los medicamentos correspondientes para que éste, el que generalmente mata, no nos afecte.

Las enfermedades en el sistema digestivo (incluso el cáncer), por lo general, son producto de factores externos, tales como la alimentación e infecciones, con lo cual, podemos deducir que la mayoría de las veces en las cuales ocurre una anomalía es por producto de nuestro propio descuido y poca rigurosidad con la higiene y la dieta. A l tener estos dados, podemos deducir que las enfermedades no son casuales, y son evitables. Muchas personas no tratan a su debido tiempo las afecciones al aparato digestivo, y esto provoca que lo que al principio fue una simple molestia, se convierta en una enfermedad grave, y muchísimo mas complicada de sanar.

El cáncer al estómago es el producto de varias causas, entre las cuales podemos contar una infección por la Helicobacter Pylori, pero es evitable con una adecuada manipulación de los alimentos y de todos los productos que podrían ser ingeridos. Reyes, Paula; “El Sistema Digestivo”, Icarito, Santiago, 1997

Con los años el hígado disminuye de peso, y este cambio es aparentemente más acusado en las mujeres; al mismo tiempo, adquiere una coloración más oscura debido a la acumulación de un pigmento en sus células. Asociado a este cambio anatómico, se observa también un descenso del flujo (cantidad de sangre que pasa por él). En cuanto su funcionamiento, ha de saber que las pruebas hepáticas (de "función hepática") convencionales (transaminasas, bilirrubina, GGT y fosfatasa alcalina de origen hepático) no se modifican con la edad. En cambio, la fosfatasa alcalina que se origina en los huesos se puede elevar a partir de los 70 años.

Por otro lado, parece ser que la capacidad de regeneración (de reemplazo) de las células del hígado (uno de los grandes "poderes" de este órgano) después de una lesión cualquiera (virus, alcohol, toxinas) es menor que en personas más jóvenes. Sin embargo, más importantes quizás que estas modificaciones son los efectos que sobre el hígado tiene la presencia de otras enfermedades, como son la diabetes, las alteraciones de la circulación sanguínea, del corazón y del pulmón (más frecuentes en el anciano), así como el estado de nutrición, los factores genéticos, y el consumo del alcohol y tabaco. En diversas investigaciones realizadas en el ser humano se sugiere que la depuración de ciertos medicamentos de la sangre, predominantemente metabolizados (transformados) por algunas enzimas concretas del hígado, se reduce entre el 10 y el 50%. Además, los cambios anatómicos y del flujo sanguíneo ya comentados probablemente colaboran también en la disminución del poder de transformación de algunos medicamentos por parte del hígado.

Estas modificaciones, junto con las alteraciones de la función y circulación sanguínea de los riñones, por lo que se puede eliminar también algún fármaco, y otros cambios corporales asociados a la ancianidad, hacen que en las personas mayores que toman medicamentos sea más frecuente la aparición de efectos adversos. Vesícula biliar

Con el paso de los años la vesícula biliar tiene una bilis más rica en colesterol y presenta una menor capacidad de contracción con el estímulo de la comida (la vesícula biliar se estimula con las comidas, contrayéndose y vaciando su bilis al intestino para colaborar en la digestión de los alimentos). Estas modificaciones explican la mayor presencia de cálculos biliares en las personas de edad. El páncreas de las personas mayores, aunque acumule grasa y tejido fibrótico (que no tiene función alguna en el organismo), no altera su funcionamiento. La reserva funcional de este órgano es fantástica.


Tubo digestivo En general, muchos aspectos fundamentales de la anatomía y la fisiología (función) del tubo digestivo no se alteran o lo hacen mnimamente. Por ejemplo, sabemos que la capacidad de las células del intestino delgado, tanto las que producen enzimas para la digestión de lo que comemos, como las que intervienen en la absorción (paso a la sangre) de los productos de la misma, es tan grande que no suele alterarse incluso en personas muy ancianas.

Las alteraciones del funcionamiento del tubo digestivo (como sucede también con el hígado) se deben más al estilo de vida (tabaco, alcohol, tipo de alimentación, etc.), a enfermedades crónicas que pueda padecer el anciano (del corazón, pulmón o circulación, diabetes) y a la toma de medicamentos de forma prolongada que a los propios años. En los ancianos es lógico que la toma de múltiples medicamentos sea más frecuente que en las personas jóvenes, medicamentos que pueden no sólo interactuar, sino también aumentar las molestias y enfermedades ya presentes, así como provocar nuevos síntomas: estreñimiento, diarrea, falta de apetito, reflujo de ácido al esófago, o alteraciones del hígado y del páncreas. Investigaciones recientes realizadas en personas mayores han demostrado únicamente la existencia de un pequeño menoscabo en el sistema de protección del estómago, así como en la capacidad de eliminación del ácido que alcanza el esófago (mecanismo de defensa del mismo). En cambio, sí existen mayores alteraciones en la motilidad (movimiento de propulsión o progresión del bolo intestinal) del intestino grueso. También disminuye la capacidad del sistema inmunitario (de defensa), que puede modificar el curso de algunas enfermedades del tubo digestivo. En cambio, hasta el momento presente no se ha podido demostrar científicamente que la llamada tercera edad determine por sí sola una disminución de la secreción del ácido y del vaciamiento del estómago, así como del tránsito (progresión de los alimentos) del intestino delgado. Por último, los investigadores no se ponen de acuerdo sobre la influencia de la edad en e funcionamiento del esófago. En este sentido, estudios recientes han comprobado que el esfínter (a modo de válvula) situado entre el esófago y el estómago no se altera con la edad, en cambio parece que se debilita el esfínter que existe entre la faringe y el esófago.

Por último, ha de saber que las molestias digestivas no son necesariamente una manifestación de la vejez. La microbiota intestinal o flora bacteriana, que está formada por aproximadamente un billón de bacterias por gramo de materia fecal, proporciona al organismo nutrientes y vitaminas esenciales y ayuda a digerir componentes alimenticios de difícil digestión. Además, contribuye al desarrollo normal de la inmunidad, es decir, a educar al sistema inmunitario para hacer su tarea. No obstante, cuando se desajusta, la microbiota puede promover enfermedades autoinmunes a través de varios efectos sobre glóbulos blancos, que son los que nos defienden de las infecciones, pero que también pueden atacar a nuestros propios tejidos, provocando enfermedades inflamatorias.

Las bacterias que se encuentran en el intestino delgado pueden migrar a otros órganos y desencadenar una respuesta autoinmune, según un nuevo estudio de la Universidad de Yale, en New Haven, Connecticut, Estados Unidos. Los investigadores también encontraron que la reacción autoinmune se puede suprimir con un antibiótico o una vacuna diseñada para atacar a las bacterias. Los hallazgos, publicados en la revista ‘Science’, sugieren nuevos enfoques prometedores para tratar las enfermedades autoinmunes crónicas, entre las que se incluyen el lupus eritematoso sistémico y enfermedad hepática autoinmune, tal y como apuntan los propios investigadores.

Las bacterias intestinales se han relacionado con una variedad de patologías, incluidas las enfermedades autoinmunes caracterizadas por el ataque del sistema inmunológico al tejido sano. Para arrojar luz sobre este vínculo, un equipo de investigación de Yale se centró en ‘Enterococcus gallinarum’, una bacteria que descubrieron que es capaz de “translocar” espontáneamente fuera del intestino a los ganglios linfáticos, el hígado y el bazo. En modelos experimentales genéticamente susceptibles, los investigadores observaron que, en los tejidos externos al intestino, ‘E. gallinarum’ inició la producción de auto-anticuerpos e inflamación, señas de identidad de respuesta autoinmune. Confirmaron el mismo mecanismo de inflamación en células hepáticas cultivadas de personas sanas y la presencia de esta bacteria en hígados de pacientes con enfermedad autoinmune.

A través de experimentos adicionales, el equipo de investigación descubrió que podían suprimir la autoinmunidad en modelos experimentales con un antibiótico o una vacuna dirigida a ‘E. gallinarum’. Con cualquiera de los enfoques, los científicos consiguieron suprimir el crecimiento de la bacteria en los tejidos y mitigar sus efectos sobre el sistema inmunitario. “Cuando bloqueamos el camino que conduce a la inflamación, podríamos revertir el efecto de este error en la autoinmunidad –apunta el autor principal Martin Kriegel–. La vacuna contra ‘E. gallinarum’ fue un enfoque específico, ya que las vacunas contra otras bacterias que investigamos no previenen la mortalidad y la autoinmunidad”.

La vacuna se administró mediante inyección intramuscular para evitar atacar a otras bacterias que residen en el intestino. Mientras que Kriegel y sus colegas planean realizar más investigaciones sobre ‘E. gallinarum’ y sus mecanismos, los hallazgos tienen relevancia para el lupus sistémico y la enfermedad hepática autoinmune. “El tratamiento con un antibiótico y otros enfoques como la vacunación son formas prometedoras de mejorar la vida de los pacientes con enfermedad autoinmune”, concluye. En conjunto, estas nuevas observaciones tienen profundas consecuencias terapéuticas y descubren mecanismos nuevos que permiten una mejor comprensión de la relación simbiótica que existe entre la microbiota intestinal y el organismo así como de las enfermedades autoinmunes, incluida la hepatitis autoinmune.

Referencia
Vieira, S. M., Hiltensperger, M., Kumar, V., Zegarra-Ruiz, D., Dehner, C., Khan, N.,. & Barbieri, A. (2018). Translocation of a gut pathobiont drives autoimmunity in mice and humans. Science, 359(6380), 1156-1161.

Las enfermedades de transmisión sexual son más comunes de lo que la gente pueda llegar a pensar. Las estadísticas muestran que alrededor de 50 millones de personas en todo el mundo pueden adquirir enfermedades de transmisión sexual en tan sólo un año.

Las enfermedades de transmisión sexual son más comunes de lo que la gente pueda llegar a pensar. Las estadísticas muestran que alrededor de 50 millones de personas en todo el mundo pueden adquirir enfermedades de transmisión sexual en tan sólo un año. Con estos números tan alarmantes, uno podría preguntarse cuáles son las enfermedades de transmisión sexual más comunes para los adultos casados. Aquí le explicaremos algunas de las más frecuentes. La enfermedad de trasmisión sexual más común en el mundo es la llamada clamidia. Sin embargo, esta enfermedad tiene actualmente una cura posible, y ha tenido una tasa de curación muy alta en todo el mundo. Infecta la zona genital, como el cuello del útero en las mujeres, y la uretra en los hombres. La principal razón por la que la clamidia es una enfermedad de trasmisión sexual tan común estos días, es que las personas que sufren de clamidia no tienen síntomas, al menos en la primera etapa de la enfermedad, y sólo aparecen después de haber transcurrido algunos meses desde la infección. Así que en el caso de que usted crea que existe la posibilidad de que haya estado en contacto con alguien que tenga esta enfermedad de transmisión sexual, es muy importante que se haga una revisión médica por un profesional de la salud, con el fin de garantizar la ausencia de esta enfermedades de trasmisión sexual tan comunes. Los condones son la mejor protección contra enfermedades de transmisión sexual para cualquier persona, pero de nuevo, esto sólo protege a las personas en ciertas actividades sexuales.

Otra enfermedad común de transmisión sexual es la gonorrea. Los síntomas experimentados en esta ETS causada por una cepa de bacterias, es muy similar a los observados en la clamidia. A pesar de los efectos que sufren las personas que han tenido esta enfermedad durante un largo período de tiempo son similares a los que están infectados por clamidia. Los órganos que se verán implicados en la infección de la gonorrea son los mismos. Los principales síntomas que las personas que sufren de gonorrea pueden ser relacionados con un dolor insoportable y una sensación de ardor al orinar, secreciones de pus en los hombres y las descargas secreciones vaginales de forma irregular en las mujeres. Otro elemento específico que puede distinguir a la gonorrea de la clamidia es que las personas también se pueden infectar de esta a través de la garganta durante el sexo oral. La sífilis es otra enfermedad de transmisión sexual muy común estos días que puede ser difícil de tratar. Una persona puede ser infectado de sífilis, si él o ella entra en contacto directo con una llaga, por lo tanto, las actividades sexuales son la vía más fácil para adquirir este tipo de enfermedad de transmisión sexual común. El tratamiento de esta enfermedad y la ausencia de úlceras visibles no significan que la enfermedad haya sido curada. De hecho, existe una probabilidad muy alta de que las bacterias están todavía dentro del cuerpo y se extiendan por toda la zona genital. Durante las últimas etapas de la sífilis, la persona infectada ya no puede ser contagiosa.

En los países industrializados relativamente ricos, la mayor parte de la investigación, la enseñanza y las actividades en materia de nutrición se relacionan con ciertas enfermedades crónicas relacionadas con la alimentación. Estas incluyen obesidad, arteriosclerosis y enfermedad coronaria, hipertensión o presión arterial elevada (que puede llevar a un accidente cerebrovascular), ciertos tipos de cáncer, osteoporosis, caries dentales y pérdida de los dientes, algunas enfermedades hepáticas y renales, diabetes mellitus, alcoholismo y otras. La mayoría de estas enfermedades tienen factores dietéticos o nutricionales conocidos en su etiología o en su tratamiento, o en ambos. Ahora es evidente que la incidencia de muchas de estas condiciones o enfermedades crónicas están en aumento en los países en desarrollo, sobre todo en los segmentos más pudientes de su población. Algunos países son testigos de una transición que va de los importantes problemas nutricionales relacionados con la pobreza y el bajo consumo, tratados en detalle en otros capítulos de este libro, a las enfermedades asociadas con la nutrición por el consumo excesivo y la abundancia. En otras naciones más que una transición es una situación donde una parte de la población tiene problemas relacionados con la pobreza y la desnutrición y otra tiene problemas relacionados con la abundancia, estilos de vida más sedentarios y exceso de consumo de energía o de ciertos alimentos. Las implicaciones de la transición o de la coexistencia de diversas condiciones nutricionales en dos segmentos de la población presentan un serio problema de salud pública para estos países. Es importante que se consideren políticas apropiadas de agricultura, salud pública y otras, para poder mitigar o inclusive combatir los efectos adversos de estos cambios.

cuales son los nombres del viagra

2. Ampurdanés S, Bruguera M. Cirrosis hepática compensada. En: Berenguer J, editor. Gastroenterología y Hepatología. II part. 3ra ed. Barcelona: Elselvier Science; 2002. p. 643. 3. Samada M, Castellanos M, Vilar E. Historia natural y complicaciones de la cirrosis hepática. En: Hernández JC, Samada M, editores. Hepatología 2006. La Habana: Editorial CIMEQ; 2006. p. 113-21.

4. González EJ, Rivera-Acosta JE, Sánchez JM, Romero C, Meléndez M, Pérez C, Torres EA. Management of upper gastrointestinal bleeding in cirrhotic patients with documented esophageal varices evaluated at the Puerto Rico Medical Center. Bol Asoc Med PR. 2011 Jan-Mar;103(1):5-8. Citado en PubMed; PMID: 21696096. 5. Castellanos Fernández MI. Nutrición y cirrosis hepática. Acta Médica [Internet]. 2003 [citado 18 Sept 2011];11(1):26-37. Disponible en: http://www.bvs.sld.cu/revistas/act/vol11_1_03/act17103.htm.

6. Castellanos M, Santana S, García E, Rodríguez de Miranda A, Barreto J, López Y, et al. Influencia de la desnutrición en la aparición de complicaciones y mortalidad en pacientes cirróticos. Nutr Hosp [Internet]. 2008 [citado 31 Jul 2011];23(1). Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?pid=S0212-16112008000100011&script=sci_arttext. 7. Carvalho L, Parise ER. Evaluation of nutritional status of nonhospitalized patients with liver cirrhosis. Arq Gastroenterol [Internet]. 2006 [citado 14 Oct 2011];43(4). Disponible en: http://www.scielo.br/scielo.php?pid=S0004-28032006000400005&script=sci_arttext.

8. Rangel A, Cruz M, Patiño López GA. Actualización en Cirrosis. Rev Dolor [Internet]. 2009;[citado 15 Feb 2010];6(8). Disponible en: http://www.intramed.net/UserFiles/pdf/63894.pdf. 9. Asociación Médica Mundial. Declaración de Helsinki. Principios éticos para las investigaciones médicas en seres humanos. Ferney-Voltaire, Francia: AMM; 2004.

10. Fleming KM, Aithal GP, Card TR, West J. The rate of decompensation and clinical progression of disease in people with cirrhosis: a cohort study. Aliment Pharmacol Ther. 2010;32(11-12):1343-50. Citado en PubMed; PMID: 21050236. 11. Fajardo González MH, Arce Núñez M, Medina Garrido Y, Esteva Carral L, Osorio Pagola MF. Comportamiento de la cirrosis hepática en el hospital “Arnaldo Milían Castro” de julio de 2007 a marzo de 2009. Medisur [Internet]. 2010 [citado 15 Sept 2011];8(4). Disponible en: http://www.medisur.sld.cu/index.php/medisur/article/view/1154/159.

12. García-Fuster MJ, Abdilla N, Fabiá MJ, Fernández C, Oliver V, Forner MJ. Enfermedad tromboembólica venosa y cirrosis hepática. Rev Esp Enferm Dig [Internet]. 2008 [24 Mar 2010];100(5):259-62. Disponible en: http://scielo.isciii.es/pdf/diges/v100n5/original1.pdf. 13. Northup P, McMahon M, Ruhl A, Altschuler S, Volk-Bednarz A, Caldwell S, et al. Coagulopathy does not fully protect hospitalized cirrhosis patients from peripheral venous thromboembolism. Am J Gastroenterol. 2006;101(7):1524-8. Citado en PubMed; PMID: 16863556.

Recibido: 14 de septiembre de 2012.
Aprobado: 27 de septiembre de 2012. El hígado graso no alcohólico o esteatosis hepática se asocia a los trastornos metabólicos. La inflamación del hígado, unida a los depósitos de grasa en este órgano, ocasiona una enfermedad silenciosa que da síntomas sólo en las etapas avanzadas.

Según explica a Infosalus el doctor Manuel Romero, experto de la Fundación Española del Aparato Digestivo (FEAD) y jefe de servicio de Aparato Digestivo del Hospital Nuestra Señora de Valme (Sevilla), en el hígado se producen y almacenan productos intermedios (lípidos, azúcares y proteínas) básicos para la mayoría de funciones vitales y es un órgano que participa también en la desintoxicación del organismo. Los trastornos metabólicos condicionan la enfermedad hepática. Pacientes diabéticos (7% población), obesos (15%-20% población) y con alteraciones en el metabolismo lipídico tienen más riesgo de sufrir enfermedad hepática aunque también existe un pequeño grupo de pacientes que no tienen estos factores y que tampoco toman alcohol y que sin embargo pueden llegar a desarrollar la enfermedad.

Según explica el doctor Romero, cuando a un exceso de grasa existente en el hígado se une la inflamación de este órgano se produce la enfermedad, lo que se denomina esteatosis hepática o hígado graso no alcohólico. "La sola existencia de grasa no supone que exista enfermedad, tiene que existir también inflamación", aclara el facultativo. La prevalencia del hígado graso en la población está entorno al 20%-30%, lo que supone que 1 de cada 5 españoles lo padece. El hígado graso es muy frecuente ya que se diagnostica de forma rápida y sencilla con una prueba diagnóstica de ecografía en la que el hígado aparece brillante. Sin embargo, sólo en el 10% de estas personas el hígado graso presenta además inflamación y por tanto enfermedad.

Romero llama la atención ante el hecho de que al ser un porcentaje reducido el de personas con hígado graso que presentan inflamación, la dolencia se considera poco habitual cuando en realidad la enfermedad se da en un 2% de la población general. La detección de la inflamación es complicada ya que requiere una biopsia hepática que supone una intervención invasiva para el paciente. "Este 2% de la población que padece esteatosis hepática está en riesgo de desarrollar cáncer, cirrosis y necesitar un trasplante de hígado", alerta Romero, que apunta que en las listas estadounidenses que recogen las principales causas por las que se requiere un trasplante de hígado, el hígado graso con inflamación ya se encuentra como causa principal.

"Hay que crear concienciación sin generar alarmismo ya que la mayoría de pacientes no padece la enfermedad pero hay que detectar los casos en los que existe el trastorno. Para ello población, médicos, políticos y medios deben ser conscientes de que es una enfermedad hepática que está desplazando a la hepatitis C, pues ésta se está consiguiendo controlar", apunta Romero, catedrático de Medicina de la Universidad de Sevilla. El desarrollo de esteatosis hepática se ha asociado además a tres aspectos clave:

- El componente genético: se ha asociado una mutación en el gen de la adiponutrina a la predisposición a padecer el trastorno. - El microbioma: existen más bacterias en el intestino que células en el organismo, de ahí su importancia en el funcionamiento del sistema digestivo y del organismo en su conjunto. Se ha descubierto que uno de los tres tipos de composición de la flora intestinal, los denominados enterotipos, aumenta el riesgo de padecer la enfermedad.

- Obesidad infantil: la obesidad medida a los 7, 9 u 11 años se asocia a un aumento del riesgo de esteatosis hepática. "El papel de los colegios en la dieta y el ejercicio físico se ha convertido en esencial para la prevención de la obesidad infantil", apunta Romero. Romero apunta que las enfermedades hepáticas suelen ser silenciosas en su evolución hasta que se hacen patentes a través de trastornos graves como la cirrosis hepática, hemorragias o cáncer.

Sin embargo, el especialista señala que son tres los aspectos que han de tenerse en cuenta como sospechosos para detectar el hígado graso con inflamación: 1. Prueba ecográfica: el hígado se observa brillante en la ecografía.

2. Transaminasas: una elevación en las transaminasas (los 'chivatos' de la inflamación) en la analítica sanguínea indica inflamación en el higado. 3. Trastorno metabólico: si el paciente presenta algún trastorno metabólico como diabetes, hipertensión, alteraciones en los lípidos, obesidad o síndrome metabólico (circunferencia de cintura superior al perímetro normal, hipertensión, colesterol bueno bajo, triglicéridos o azúcar elevados).

Según señala Romero, si se presentan al menos dos de estos aspectos en combinación existe un riesgo elevado de que la enfermedad esté en marcha. En los casos en los que se detecta, el tratamiento principal se basa en cambios en la dieta y realizar ejercicio físico. En este último caso, el especialista apunta que solo cuando se logre institucionalizar la prescripción y monitorización de ejercicio físico en los pacientes se conseguirán resultados reales en la lucha contra la enfermedad.

"El abordaje terapéutico es reducido a pesar de que se está investigado mucho. Se utiliza la vitamina E en pacientes no diabéticos y fármacos dirigidos a la resistencia a la insulina", explica Romero. La enfermedad hepática por depósito de grasa no alcohólica (NAFLD, por sus siglas en inglés) multiplica los riesgos de enfermedad vascular, pues el 90 por ciento de los pacientes con enfermedad hepática por depósito graso tiene alguno de los síntomas delsíndrome metabólico como obesidad abdominal, hipertensión, colesterol o diabetes, y un 33 por ciento presentan el diagnóstico complejo.

Ahora un nuevo estudio publicado en 'Journal of Hepatology' demuestra que el ejercicio, independientemente de la frecuencia o la intensidad, aporta beneficios a los adultos obesos y con sobrepeso con hígado graso no alcohólico, la causa más común de enfermedad hepática crónica en el mundo occidental. NO EXISTEN TRATAMIENTOS PARA LA ESTEATOSIS HEPÁTICA

No existen tratamientos farmacológicos aprobados para esta enfermedad, pero se ha visto que las intervenciones en el estilo de vida, como la dieta, el ejercicio y la pérdida de peso resultante, ayudan a mejorar este trastorno. En particular, estas acciones pueden mejorar algunas características de la esteatohepatitis no alcohólica (NASH, por sus siglas en inglés), la forma progresiva de NAFLD. La pérdida de peso es la estrategia comúnmente recomendada para todos los pacientes obesos y con sobrepeso con hígado graso no alcohólico. Los regímenes de ejercicios basados en el entrenamiento aeróbico y de resistencia reducen la grasa del hígado, así como la grasa visceral, pero no se ha evaluado sistemáticamente la cantidad exacta y la intensidad del ejercicio aeróbico necesaria para revertir o mejorar el hígado graso no alcohólico.

venta de viagra en concepcion chile